Você está na página 1de 318

EL MÉTODO SHERESHEVSKY PARA

PROGRESAR EN AJEDREZ

De jugador de club a maestro

Mijaíl Shereshevsky
© Mijaíl Shereshevsky

Traductor: Manuel Suárez Alba


Diseño de portada: Laura Pruneda González

Todos los derechos reservados


ISBN: 978-84-948179-2-2
Depósito Legal: AS 02453-2018
Impresión:
Impreso en España

EDITORIAL CHESSY
© Editorial Chessy 2018
http://www.editorialchessy.com
Urbanización Puerta Vetusta, n.o 19
Santa Eulalia de Morcín (Asturias)
Teléfono: 985 78 34 81
webmaster@editorialchessy.com

Director General: Alfonso Romero Holmes


Webmaster: Laura Pruneda
Maquetación: Yago Gallach Pérez
ÍNDICE

Prólogo 7

Introducción 9

PARTEI Perfeccionamiento en ajedrez 17

Capítulo 1 Construcción de un repertorio de aperturas 18


Capítulo 2 Estudiando a los clásicos 87

PARTE 11 Estrategia del final 116

Capítulo 3 La centralización del rey 122


Capítulo4 El papel de los peones en el final 128
Capítulo 5 El problema del cambio 133
Capítulo 6 El pensamiento esquemático 145
Capítulo7 No apresurarse 166
Capítulo 8 El principio de las dos debilidades 185
Capítulo 9 En lugar de una conclusión 190

PARTE 111 Del siglo XX al siglo XXI 197

Capítulo 10 Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez 198


y los entrenadores
Capítulo 11 Libros de ajedrez 211
Capítulo 12 NATI 221
Capítulo 13 Pereza 228
Capítulo 14 La técnica del cálculo de variantes 234
Capítulo 15 Movimientos resultantes 244
Capítulo 16 El método en ajedrez de losif Dorfman 260
Capítulo 17 Antes de la conclusión 295
Capítulo 18 Conclusión 303

Índice de jugadores 317


PRÓLOGO

Conocí a Mijaíl Shereshevsky en Minsk dos de Perfeccionamiento en ajedrez y de


hace casi 30 años, cuando ingresé en el Endgame Strategy, por supuesto revisados
departamento de ajedrez del Instituto de forma exhaustiva con los programas
de Educación Física de la capital de Bielo- modernos de ordenador.
rrusia. Además de un jugador de ajedrez
bastante fuerte (ganador varias veces de En los años 90, Mijaíl Shereshevsky se re-
los campeonatos de Bielorrusia y de las tiró casi por completo del ajedrez y se de-
Fuerzas Armadas de la URSS, y miembro dicó a los negocios. En esto coincidieron
del equipo nacional de Bielorrusia), Mi- nuestros caminos en la vida. Sin embargo,
jaíl lzrailevich también era un reputado el ajedrez -lo sé por mí mismo- nunca se
entrenador. Sus mejores alumnos, Alek- abandona, y hace unos años el famoso
sei Aleksandrov, !laja Kadimova y Elena entrenador empezó a ayudar a jóvenes ta-
Zayats, ganaron el oro y otras medallas lentos. En el año 2012 organicé el match
en los campeonatos juveniles del mundo por el campeonato del mundo entre Bo-
y de Europa, y en total, Shereshevsky ha ris Gelfand (amigo mío desde los días de
entrenado a siete grandes maestros, ¡en estudiante en Minsk) y Vishy Anand, des-
aquellos años en los que ese título era im- pués el Memorial Alekhine, y ya en 2014
portante! fui elegido Presidente de la Federación
Rusa de Ajedrez (FRA), y un poco más tar-
Desde el punto de vista del siglo XXI, sus de, Vicepresidente de la FIDE.
excelentes libros Mastering the Endgame 1
y Endgame Strategy2 ya son considerados La palabra clave con la que fui a las elec-
clásicos, y no es de extrañar que el cam- ciones de la FRA fue popularización. Mi
peón del mundo, Magnus Carlsen, elogie principal tarea: devolver la popularidad al
los trabajos de Shereshevsky casi 30 años ajedrez, y el interés, que durante mucho
después de su publicación. Es una pena tiempo no ha sido suficiente. Para lograr
que otro de sus libros, The Soviet Chess el resultado deseado se desarrollaron una
Conveyor3 , que se convirtió en un éxito de serie de programas y proyectos. Uno de
ventas a principios de los años 90, nunca los resultados más importantes de nuestro
se haya publicado en ruso. Sin embargo, trabajo ha sido la creación de un departa-
ahora esta laguna por fin se verá comple- mento de ajedrez en el centro educativo
tada: en el nuevo trabajo de Mijaíl lzraile- para niños «Sirius», en Sochi. La apertura
vich se incluyen fragmentos selecciona- tuvo lugar en un ambiente solemne, en
presencia del Presidente ruso Vladímir Pu-
Nota del Editor. Publicados en castellano con el tin, quien destacó que el país siempre ha
título de Planificación del final, tomos 1 y 2.
apoyado al ajedrez, y el ajedrez al país ...
2 Nota del Editor. Esa obra no ha sido editada en
castellano.
3 Nota del Traductor. Editado en castellano con el El departamento de ajedrez está super-
título Perfeccionamiento en ajedrez.
7
Prólogo

visado por el decimocuarto campeón En su nueva obra Mijaíl Shereshevsky re-


mundial Vladímir Kramnik: a pesar de que sume su larga experiencia de entrenador,
juega activamente y se mantiene entre los y revela los secretos de su metodología.
mejores jugadores de ajedrez del mundo, Estoy seguro de que este libro será útil
Vladímir dedica su tiempo y energía a los tanto para los entrenadores cualificados
futuros campeones. Ofrecí a Shereshevsky como para los jóvenes ajedrecistas, con el
ingresar en el equipo de entrenadores, y objetivo de obtener mejores resultados.
está realizando un gran trabajo. Logró en-
contrar su lugar en el equipo de colabora-
dores, establecer una buena cooperación
con la administración de «Sirius» y, lo más
importante, proporcionar una prepara-
ción de calidad a los ajedrecistas jóvenes
más capacitados. En cualquier caso, ¡los
resultados de los alumnos de «Sirius» en Andrei Filatov
los últimos campeonatos del mundo y de
Europa infantiles nos han complacido mu- Presidente de la Federación Rusa de
cho! Ajedrez

8
INTRODUCCIÓN

Este libro representa una mirada al trabajo


de un entrenador especializado que dejó
su actividad en el año 1992 y que ahora
vuelve a desempeñarlo.

La idea de escribir este libro surgió en una


conversación personal y pertenece a Mark
Glujovsky. Ya entablamos amistad cuando
era el redactor jefe de la revista 64 y direc-
tor de Chess TV, e impartí unas lecciones
en la televisión ajedrecística a petición
suya. Podemos decir que fue mi primer
regreso al ajedrez activo. Ahora siguen al-
gunas palabras sobre mí.

Inicié mi trabajo de entrenador a los 25


años, en el año 1975, en Minsk, cuando era
maestro. Tenía que dar clases con grupos
variados. Había un grupo de principiantes,
uno de jugadores de tercera categoría,
otro de primera categoría y uno de can-
didatos a maestro. Cada trabajo tiene sus
Mijaíl Shereshevsky
propias características; sin embargo, ense-
guida me convertí en el entrenador de la
selección juvenil de Bielorrusia, y tuve que Mi primer entrenador, Abo lzrailevich
dejar el trabajo con los principiantes y los Shagalovich, formó a una gran pléyade
jugadores de tercera categoría. Empecé a de ajedrecistas en el Palacio de Pioneros
investigar los métodos de entrenamiento de Minsk, que integraron la selección de
para los jugadores de primera categoría Bielorrusia: V. Kupreichik, A. Kapengut, V.
y candidatos a maestro, y advertí que no Didishko, E. Mochalov, S. Segun, T. Golo-
existían. Los grandes maestros y maestros vei, V. Litvinov, G. Archakov. Era una per-
de aquella época, cuando eran jóvenes, se sona educada y con talento, un maestro,
perfeccionaron por sí solos, como pudie- un jugador fuerte aunque, según los es-
ron. Con frecuencia, a través de los libros tándares actuales, era un amateur. Amaba
y en grupos de compañeros con talento, el ajedrez, logró inculcar este amor a sus
siguiendo el método de ensayo y error. Yo alumnos, pero no poseía una metodología
no fui una excepción. de enseñanza profesional.

9
Introducción

Cuando era un estudiante, y con poco di- Maestro, Vladímir llich Lenin, jugaba muy
nero, trabajé a tiempo parcial en el Palacio bien al ajedrez, con la fuerza de un juga-
de Pioneros y acudí a las clases de Shaga- dor de primera categoría. Así era: él des-
lovich, para aprender a enseñar a princi- preciaba a los ajedrecistas del tipo de Fima
piantes y jugadores de tercera categoría. Revzin. Los llamaba «empiristas rastreros»,
Uno de sus monólogos, improvisado, lo lo que equivale a «arrastrarse».
puedo reproducir casi textualmente. En el
tablero mural reproducía una partida del Todo esto lo decía en un tono absoluta-
match con los jóvenes ajedrecistas de Mo- mente serio, y mi preocupación principal
lodechno, en la que el jugador de segunda era no reírme en voz alta y resbalar debajo
categoría del Palacio de Pioneros de Min- de la mesa por la risa, aunque yo me sen-
sk, Fima Revzin, no advirtió un mate en taba detrás de todos, y los niños no me
dos jugadas, y como resultado perdió la veían. Más tarde busqué en un diccionario
partida. Monólogo de Shagalovich: filosófico y encontré que a un grupo de
opositores que no entraban en la esencia
- ¡En esta posición Fima no dio mate en de los hechos, en opinión de Len in, los de-
dos jugadas! ¿Pero cómo pudo hacer eso? nominó «empiristas rastreros».
Después de todo, ¡ha empezado a jugar
al balonmano! (Cabe señalar que a Abo No obstante, volvamos al método de en-
lzrailevich no le gustaba mucho que los aje- trenamiento para los jugadores de prime-
drecistas combinaran el ajedrez con otro ra categoría y candidatos a maestro. Mi
tipo de actividades. Por lo general, el asun- siguiente entrenador fue lsaak Efremo-
to terminaba en perjuicio del ajedrez.) Por vich Boleslavsky. ¡Era un superclase! Gran
supuesto, ¡en el estadio hay que apretar maestro de categoría mundial, entrenador
los talones! Pero cuál es la diferencia; ¿en de la selección de la URSS y de campeo-
cuánto tiempo corre un hombre moder- nes del mundo. Todos los que tuvieron la
no los 100 metros, en 1O segundos, 11 o suerte de formar parte de la selección de
13? ¡Si puedes tomar un avión y volar a mil Bielorrusia y trabajaron con él, pudieron
metros por segundo! He escuchado en la aprender mucho por sí mismos. ¡Pero no
radio que Mohammed Ali, llamado tam- había un sistema! Trabajamos en el análisis
bién Cassius Clay, pronto golpeará en la de las aperturas y en su conexión con el
cara a su compatriota ... medio juego, y también en el análisis de
las partidas jugadas.
Niños gritando:
Por supuesto, la comprensión del juego de
¡Joe Frazier! l. Boleslavsky era colosal, su capacidad de
análisis única, su visión combinatoria era
- ¡Correcto, Frazier! Y usted sabe que el aguda, pero el que tiene oídos tiene que
presidente de la primera federación de escuchar. Nadie te da nada «masticado»
ajedrez de la URSS fue Nikolai Vasilievich y te lo mete en la boca. En especial no se
Krilenko, presidente del Consejo de Comi- ocupaba nada del final de partida, solo
sarios del Pueblo 4 • ¿Y en qué puede con- cuando se analizaban las partidas jugadas
vertirse, en su opinión, Cassius Clay? ¡Solo o los aplazamientos. En esa época había
en presidente del partido de los cabrones! algunos manuales ineficaces, escritos por
Quiero recordarle que nuestro gran Líder y personas que no trabajaron como entre-
nadores, o que trabajaron y no lograron
4 Nota del Autor: En realidad, N. Krilenko fue ningún resultado. En general, los entrena-
miembro del Consejo de Comisarios del Pueblo, dores interesados en su trabajo tuvieron
pero no su presidente.
10
Introducción

que desarrollar por sí mismos una meto- cios para eliminar los defectos en el juego,
dología. fueron temas que ni siquiera discutimos
específicamente. Sin duda, es necesario
Es importante tener en cuenta que, por re- el estudio de la apertura y su conexión
gla general, no vas a trabajar con un Boris con el medio juego. Este trabajo, familiar
Gelfand o un Vasya lvanchuk, cuyo talento para la mayoría de los ajedrecistas y entre-
es notable desde el primer instante, por- nadores, es interminable, puedes hacerlo
que ningún trabajo de entrenamiento, in- toda la vida. Solo es suficiente salir de la
cluso uno deficiente, puede estropearlos o apertura con una posición excelente y
frenarlos. Pero sí puede pasar con jóvenes después empezar a «descoserla» para que
inteligentes con ciertas habilidades para la sensación de una buena preparación
el ajedrez, cuyo descubrimiento no es tan de la apertura se desvanezca. La calidad
evidente, y depende en gran medida de de la preparación de la apertura es muy
un sistema correcto de estudio y entrena- importante a un nivel elevado, cuando el
miento. resto de los componentes del jugador son
comparables, como el servicio en el tenis.
Quiero señalar que el crecimiento de la Sin embargo, primero debes aprender a
fuerza de un joven ajedrecista es irregu- jugar, o lo que es lo mismo: entrenar ade-
lar y no se asemeja a un gráfico plano y cuadamente. En la literatura de ajedrez so-
progresivo. Aquí es bastante apropiado viética se halla el libro autobiográfico es-
recordar la ley de la dialéctica sobre la crito por el gran maestro Aleksandr Kotov
transición entre la cantidad de trabajo Piense como un Gran Maestro 5 , que aborda
bien planificado y la calidad del trabajo el proceso real de entrenamiento del cál-
racionalmente realizado. El trabajo bien culo de variantes. Nos referiremos a él en
planificado y racionalmente realizado, de este libro. Pero el creador del método de
hecho, es cualitativo, sin embargo el salto entrenamiento ajedrecístico basado en la
siempre ocurre inesperadamente. A me- implementación de diversos ejercicios, di-
nudo, los jugadores de ajedrez, a primera rigidos a reducir las deficiencias del juego
vista, recuerdan a los «patitos feos» que se del ajedrecista, es el entrenador emérito
convierten en «cisnes blancos» que igua- de la URSS Mark Dvoretsky.
lan o incluso superan a sus compañeros
con cualidades aparentemente superio- Los resultados del método de Dvoretsky
res. Simplemente el desarrollo del orga- son bien conocidos. Dicen que la historia,
nismo y la formación de la personalidad incluida la del ajedrez, no soporta el modo
avanzan a ritmos diferentes en cada joven. subjuntivo. Estoy convencido de que ni
Artur Yussupow, ni Sergei Dolmatov, ni
De esa manera llegamos a lo más impor- muchos otros de sus alumnos, podrían ha-
tante. El entrenador debe planificar su tra- ber obtenido tales resultados en el ajedrez
bajo y empezar a entrenar. ¿Cómo? Para la si no hubieran accedido a su debido tiem-
mayoría de los entrenadores de la época po a Dvoretsky, y el ejemplo inverso con
el proceso de entrenamiento comprendía Valery Chejov lo confirma, aunque es cier-
el estudio de las aperturas, el análisis de to que es imposible verificarlo. Además,
la teoría moderna de aperturas, así como quiero señalar que Mark Dvoretsky sabe
el análisis de las partidas jugadas. Desde sacar a la luz las debilidades humanas de
luego esto es lo que realizamos con l. E. sus alumnos en el juego de torneo y sabe
Boleslavsky, solo que a un nivel muy ele-
vado. Los clásicos, el final, la técnica del S Nota del Traductor. Su traducción literal del
cálculo de variantes, la selección de ejercí- ruso sería Secretos del pensamiento del ajedrecis-
ta.
11
Introducción

Kramatorks, año 1989. En el campeonato nacional juvenil los equipos de Bielorrusia tuvieron un
gran éxito: las chicas ocuparon el segundo lugar, y los muchachos el tercero.
Sentados: Sagalchik, Gelfand, Gerasimovich,levitan, Zayats, Smirin.
De pie: Atlas, Aleksandrov, y los entrenadores: Kapengut, Shereshevsky, Mochalov, Raisky

seleccionar un conjunto de ejercicios para a los que había que ayudar a alcanzar el
eliminar uno u otro defecto. Y 1
ese es el nivel de maestro. Además, Dvoretsky po-
pilotaje supremo de la maestría de un en- día permitirse trabajar con no más de tres
trenador. Tuve la fortuna de que durante alumnos a la vez, en casa y en el momen-
uno de los torneos de la primera liga del to que le parecía conveniente. Por el con-
campeonato de la Unión Soviética, cele- trario, un entrenador de niños tenía que
brado en Minsk, Dvoretsky me propusiera ocuparse de varios grupos de al menos
que fuera su ayudante. Mi relación con él seis alumnos cada uno. Aparte de asistir a
me ha proporcionado grandes beneficios. consejos de profesores, redactar informes
Conocí sus métodos de trabajo, sobre los innecesarios que no tenían relación con el
que ahora se han escrito muchos libros. trabajo, también tenía que hacer de árbi-
Mi libro Estrategia del final no hubiera sido tro en las competiciones. El tiempo que
posible sin la influencia de este notable quedaba para la preparación y la creativi-
especialista. dad era escaso.

Regresemos a la creaCion de métodos Me detendré en mi metodología, con la


propios de los entrenadores de finales que preparé a tres campeones de la URSS
del siglo XX. Dvoretsky se ocupaba de ju- de chicos y chicas, que más tarde ganaron
gadores jóvenes con un nivel de maestro los Campeonatos del Mundo y de Europa.
soviético, mientras que un entrenador ha- Son Aleksei Aleksandrov, Elena Zayats e
bitual tenía que trabajar con jugadores de llaja Kadimova. Todos ellos se convirtieron
primera categoría o candidatos a maestro, en grandes maestros, así como otros cua-

12
Introducción

tro alumnos míos. Recordaré que entonces un jugador que no ha definido su estilo.
los campeonatos de la URSS, de Europa y Es necesario enseñarle mucho. Por regla
del Mundo, no abarcaban los años 8, 1O, general, es necesario completar en poco
12, etc., sino que solo existía la categoría tiempo su alfabetización ajedrecística. En
absoluta hasta 20 años, y la de «cadetes» mi época la situación era exactamente
hasta 16 años. Y todos mis alumnos acu- esa. Ahora, como pude comprobar obser-
dieron a mí como jugadores «bisoños» de vando el campeonato juvenil de Rusia, la
primera categoría o candidatos a maestro. situación no ha cambiado para mejor. Lo
mismo que tú no tienes claro el estilo de
El perfeccionamiento de un jugador de juego de un futuro gran maestro, ni él mis-
ajedrez se compone de varios aspectos, mo conoce sus gustos e inclinaciones en
pero se pueden mencionar como princi- el ajedrez, sin embargo, es necesario par-
pales la teoría, la práctica y los ejercicios ticipar en torneos, y entonces la conjetura
de entrenamiento. El concepto de «teoría» «¿se sentirá cómodo con esta o aquella
es mucho más amplio que el estudio de apertura?» es solo una pérdida de tiempo.
las aperturas. Este concepto, además de Los requisitos para el repertorio de aper-
la creación de un repertorio de aperturas, turas de los jugadores que yo entrenaba
incluye el conocimiento de los clásicos, la eran los siguientes:
lectura y el estudio de libros «sensatos» y
colecciones de torneos, el estudio de los 1} El repertorio de aperturas debe ser só-
principios del juego en el final y la me- lido, con unos fundamentos posicionales
morización de posiciones precisas, una sanos; activo, pero no demasiado agresivo.
gran variedad de técnicas estratégicas
y tácticas en el medio juego, el análisis 2} En el repertorio no debería haber aper-
de las partidas jugadas, y muchas cosas turas o variantes notoriamente «decaden-
más. Con la práctica es mucho más fácil. tes», que cuando el ajedrecista progrese y,
Para mejorar, el ajedrecista debe jugar. En en consecuencia, crezca la fuerza de sus
primer lugar están las partidas de torneo rivales, tenga que ser tarde o temprano
con un control de tiempo «largo». Las par- «liquidada». Son aquellas que conducen
tidas rápidas y de blitz se pueden utilizar a posiciones significativamente peores
con moderación, para entrenar y practicar y ofrecen una seria ventaja al adversa-
ciertas habilidades en el juego. rio al inicio del juego. Por ejemplo, para
las negras en respuesta a 1 e4 la defensa
Los ejercicios de entrenamiento son el Alekhine, la defensa Escandinava, la de-
tipo de trabajo ajedrecístico que depen- fensa Philidor, etc. Con ellas el ajedrecista
de especialmente del entrenador. Si bien terminará inevitablemente en «bancarro-
para la «teoría» en muchos temas es posi- ta», y tendrá que aprender nuevas aper-
ble realizar clases introductorias y asignar turas partiendo de cero, aunque existe la
tareas para el trabajo individual, los ejerci- tentación de obtener éxitos inmediatos en
cios de entrenamiento, en muchos casos, las partidas con oponentes menos cualifi-
son imposibles sin un entrenador. Con cados.
frecuencia las posiciones con una tarea
determinada deben desarrollarse con el 3} La apertura no debe conducir a desviar
reloj y el entrenador. el juego hacia diversas «tabiyas» estra-
tégicas. Es incorrecto enseñar a un joven
Cuando inicias el trabajo con un jugador ajedrecista a jugar con blancas 1 li:Jf3, 2
de primera categoría o candidato a maes- g3, 3 il,g2, 4 0-0, 5 d3, 6 li:Jbd2, 7 e4 para
tro, de 1O a 14 años, estás tratando con todas las ocasiones. O bien 1 li:Jf3, 2 c4, 3

13
Introducción

g3 1 4 ig2/ 5 0-0. Entonces su comprensión


ajedrecística no se desarrollará en su tota-
lidad. En sus partidas surgirá un rango de
posiciones demasiado pobres y limitadas
en su contenido estratégico. Si quieres
que juegue posiciones cerradas/ entonces
invítale a jugar 1 d41 2 c4 y al principio es
preferible 3 4Jc3/ pero no 3 CUf3.

4) Lo principal. El repertorio de aperturas


debe establecerse de tal manera que no
sea necesario revisarlo al menos en un
año/ y limitarlo solo al análisis de las par-
tidas jugadas.

Cuando tus alumnos se conviertan en


maestros y grandes maestros/ constru-
yan un estilo de juego y que sus gustos
ajedrecísticos sean estables; ellos podrán
cambiar el repertorio de aperturas diame-
tralmente. Por eso/ que les enseñes ahora
a jugar contra 1 e2-e41a apertura Españo-
la/ la Siciliana/ la Caro-Kann o la defensa Australia, año 1988. Abrazando cariñosamen-
Francesa/ no tiene especial importancia. te a un koala
Lo importante es orientarles a una sólida
lucha posicional. La tarea más importante nicación entre entrenadores se llevaba a
es comenzar a aprender el juego en toda cabo en los diversos torneos de ajedrez y
su diversidad/ y acceder a la apertura de en las sesiones de las escuelas de ajedrez.
una manera racionaL pero no primitiva. Me complace recordar la comunicación
en las competiciones juveniles con unos
En mi época los entrenadores con una excelentes entrenadores/ que crearon su
práctica activa y de éxito no estaban muy propio método de enseñanza en Rusia: el
dispuestos a compartir con nadie los se- gran maestro Aleksandr Nikolaievich Pan-
cretos de su trabajo. Aquellos que no po- chenko y el filósofo-investigador del aje-
nían tanto énfasis en estudiar la apertura/ drez Viacheslav Andreievich Chebanenko.
en la conexión de la apertura con el medio Por desgracia/ ya no están con nosotros.
juego/ o en el análisis de las partidas juga- ¡Permanecen en la memoria!
das/ sino en otros métodos de perfeccio-
namiento ajedrecístico/ eran los menos. Tomé parte en el trabajo con las escuelas
Se puede leer algo sobre este tema en de las sociedades deportivas «Burevest-
contados artículos de las revistas de aje- nik» y «Lokomotiv»/ donde se realizó un
drez. Sin embargo/ no recuerdo que haya interesante trabajo creativo bajo la direc-
un libro dedicado a este tema/ escrito por ción de Dvoretsky/ aunque fueron más
entrenadores-jugadores/ antes del año bien episodios esporádicos que una prác-
1999 He leído o he mirado no menos del tica constante.
95% de la literatura ajedrecística editada
en la URSS. Los trabajos de Dvoretsky fue- En el año 1990 acepté una oferta de la
ron publicados posteriormente. La comu- Federación Búlgara de Ajedrez/ y traba-

14
Introducción

jé en Sofía durante dos años. Una de las castellano fue Perfeccionamiento en aje-
principales razones fue el deseo de sacar drez, y en inglés The Chess Soviet Conveyor.
a mi familia de Minsk, ya que en el año Ermenkov me convenció de que para una
1986 se produjo la tragedia de Chernóbil, persona de habla inglesa la palabra «Me-
y para los simples mortales era imposible todología» era sinónimo de aburrimiento,
comprender la imagen real de la contami- y tuvimos que pensar en algo más sonoro
nación por radiación. En esa época se pro- para el oído inglés.
dujo en Bulgaria su propia «perestroika».
Pronto colapsó la Unión Soviética. Llega- Ceo que la esencia de la metodología ex-
ron los «difíciles» años 90, y dejó de haber puesta en un libro que ya tiene veinte años
dinero para el trabajo ajedrecístico tanto sigue vigente hoy. Las correcciones reali-
en Bulgaria como en Bielorrusia. En el año zadas con la ayuda del ordenador lo han
1994, siendo maestro internacional con rejuvenecido. En la primera parte de este
un coeficiente de gran maestro, jugué mi nuevo libro cito capítulos de Perfecciona-
última partida de torneo y decidí abando- miento en ajedrez, los que se refieren a la
nar el ajedrez. A petición del presidente construcción de un repertorio de apertu-
de la Federación Búlgara de Ajedrez, Mijaíl ras y al estudio de los clásicos. La segunda
lliev, en el año 2001 fui entrenador-selec- parte del libro es un concentrado de End-
cionador del equipo nacional en el cam- game Strategy, donde se pone el acento,
peonato de Europa, y el año 2002 en la con un cambio en la presentación del ma-
última Olimpiada de ajedrez que ganó el terial y una serie de nuevos ejemplos, en el
equipo de Rusia, aunque desde entonces estudio de los principios primordiales de
no he entrenado a nadie individualmente. los finales de partida más complejos. En la
tercera parte del libro se expone la visión
El año 1992 escribí un libro que describía del autor sobre los enormes cambios que
los métodos de mi trabajo. Estaba dirigido han tenido lugar en el ajedrez y en el tra-
a jugadores de primera categoría o can- bajo de entrenamiento durante el último
didatos a maestro para que alcanzaran el cuarto de siglo.
nivel de un maestro internacional o gran
maestro. En el libro se describe cómo y Para terminar, me gustaría añadir que el
con qué consecuencias entrenaba a esos ajedrez es multifacético, y que se pueden
ajedrecistas. Como en aquella época en crear infinidad de diversos ejercicios es-
Rusia a los autores casi no se les pagaba tratégicos, tácticos, teóricos y prácticos.
por escribir libros, y las editoriales extran- Se puede utilizar el viejo programa de V.
jeras te daban un insuficiente porcentaje E. Golenischev, modernizado porV.Ivanov
por tu trabajo, decidí publicar este libro en y editado por el brillante periodista llya
inglés y español por mi propia cuenta (Per- Odessky, y dar clases con él, o con algún
gamon Press, por Endgame Strategy, trans- otro libro. Es probable que tenga cierta
firió a la agencia de derechos de autor de utilidad, no obstante es dudoso que haya
la Unión Soviética cierta suma, de la que un progreso serio. Un buen entrenador
me correspondían alrededor de 400 libras debe trazar un vector de trabajo, que inclu-
por año, lo que era bastante bueno en la ya una serie de componentes importantes,
Unión Soviética y bastante mísero en la y asegurarse de que el alumno no se desvíe
Bulgaria del año 1993). La traducción del de él. Y en el momento en que esos compo-
libro al castellano la realizó el candidato a nentes, cada uno de los cuales implica una
maestro Anatoly Timofeevich Bondar, por gran cantidad de trabajo, se llenen, asi-
desgracia hoy fallecido, y al inglés el gran milen y converjan apropiadamente en un
maestro Evgeny Ermenkov. El título en punto, debe producirse un salto brusco en

15
Introducción

la categoría del ajedrecista. Por desgracia,


cada vez con mayor frecuencia observa-
mos serios desequilibrios en la educación
ajedrecística de los jóvenes talentos, aun-
que de eso hablaremos con más detalle en
la tercera parte del libro.

16
PARTE 1
PERFECCIONAMIENTO EN AJEDREZ

El libro The Chess Soviet Conveyor fue escrito el año 1992 y no se ha publicado en lengua
rusa. En él intenté explicar mi metodología y describir las etapas de trabajo que un joven
ajedrecista debe hacer para pasar de ser un jugador de primera categoría o candidato
a maestro a convertirse en dos o tres años en un maestro internacional o gran maestro.

Después de un cuarto de siglo, en mi opinión este método no ha perdido su vigencia.


Más bien lo contrario. La vieja escuela de entrenadores soviéticos se está yendo poco a
poco, y la nueva no siempre logra distinguir la dirección principal de trabajo y conducir
por ella a sus alumnos, para eliminar en el transcurso de su perfeccionamiento los diver-
sos defectos de su juego. En una gran corriente de información, como en la canción de
Anna German, «se pierde de vista mucho».

Los extractos del libro que ofrezco a su atención se presentan con pequeños cambios y
adiciones, y representan una traducción inversa del inglés al ruso, realizada por la gran
maestra Anna Burtasova, ya que el manuscrito original del libro ya hace tiempo que se
perdió.

En el capítulo dedicado al estudio de los clásicos, para reducir el material de estudio in-
cluyo mi conferencia ofrecida en la escuela de Mark Dvoretsky y A. Yussupow y publicada
en su libro conjunto «Métodos de entrenamiento en ajedrez6 ».

6 Nota del Traductor: Editado en castellano con el título Entrenamiento de élite.


17
Capítulo 1
Construcción de un repertorio de aperturas

El repertorio de aperturas de cada ajedre- campeonato individual de la URSS de su


cista puede ser diferente, y no solo por los edad (cualquiera de ellos, hasta 1O, 12, 14,
nombres de las aperturas, sino más bien 16, 18 o 21 años), él - y usted como en-
desde el punto de vista del modo de jugar trenador - obtenían el derecho a partici-
la etapa inicial de la partida. Me gustaría par en el campeonato del mundo, y esto
explicar mi idea. Supongamos que un aje- garantizaba un viaje al extranjero intere-
drecista comienza la partida con la jugada sante y rentable. Y un buen resultado del
1 e4 Su adversario responde 1 ... cS. Ahora, joven ajedrecista en el campeonato del
si las blancas quieren luchar por la ventaja mundo proporcionaba la oportunidad de
y la iniciativa en la apertura, deben jugar obtener el título de «entrenador emérito»,
2 tLlf3 y 3 d4. Además, creo que las blan- y con ello un aumento de salario vitalicio.
cas deben ser consecuentes, lo que en la Naturalmente, se le daba una gran impor-
Najdorf sería jugar 6 ,igs, y en el Dragón tancia al resultado, y era imposible hablar
el sistema con el enroque largo y el ata- de una preparación de aperturas «a largo
que en flancos opuestos. Si el ajedrecista plazo». Era necesario atenerse al resultado
no hace esto, su trabajo analítico pierde el de la partida, ganar a cualquier precio, y el
elemento de la creatividad, y puede con- repertorio de aperturas se basaba, entre
vertirse en un jugador experimentado sin otras cosas, en esquemas superficiales de
un arma de apertura fiable. «celadas». Al principio este método podía
ser productivo, pero más tarde, a medida
Poseo una amplia experiencia de trabajo que la fuerza del joven ajedrecista y la
en la antigua URSS, y comprendo la men- de sus oponentes iba creciendo, los es-
talidad y el deseo de los entrenadores de quemas de aperturas «ingenuos» se con-
que sus alumnos obtuvieran resultados vertían en un boomerang, y el repertorio
ya desde la más tierna edad. Era necesa- del joven jugador regresaba a la etapa de
rio ganar los campeonatos por equipos embrión. Durante ese tiempo el entrena-
del distrito, de la ciudad, de la república, dor, por regla general, ya estaba ocupado
de la URSS. Esto era lo mínimo que debía en la formación de nuevos talentos en el
hacerse para ganarse una vida tranquila: camino hacia un éxito rápido. El jugador,
aumento salarial y mejora del estatus de que habitualmente alcanzaba el nivel de
entrenador. candidato a maestro, equipado con un
repertorio de aperturas deficiente, tenía
Más recientemente, además de los tradi- que resolver el problema por sí solo. Te-
cionales campeonatos del mundo, para nía una oportunidad solo si aprendía a
«cadetes» hasta los 16 años, y juveniles pensar críticamente y analizar posiciones
hasta los 21 años, comenzaron a cele- objetivamente. Por lo general, tenía serias
brarse campeonatos del mundo en otras dificultades para desprenderse de todo lo
edades. Y si el alumno conseguía ganar el que había aprendido previamente y co-

18
Construcción de un repertorio de aperturas

menzar de nuevo. Solo unos pocos podían Fischer demostró convincentemente la


conseguirlo. efectividad de 1 e4. Por supuesto, este
enfoque tiene sus aspectos negativos. Ta-
Ahora regresemos a la jugada 1 e4 y la les jugadores a veces penetran profunda-
defensa Siciliana. Debo insistir: creo que mente en «territorio enemigo». El oponen-
el desarrollo de las blancas en las apertu- te puede preparar una novedad en alguna
ras abiertas y semiabiertas debe ser con- variante aguda de la apertura, tienes que
secuente. ¿Por qué? La respuesta es muy resolver problemas sobre el tablero cuan-
sencilla, y se basa en los mismos funda- do el tiempo corre, y en la mayoría de los
mentos del ajedrez. La jugada 1 e4 es solo casos no hay vuelta atrás. Además, es ne-
el primer paso hacia un rápido desarrollo cesario revisar constantemente la crecien-
de las fuerzas, la premisa de un conflicto te cantidad de información ajedrecística,
temprano en la mayoría de las aperturas. pues no puede permitirse pasar por alto
Supongamos que las blancas intentan ju- una novedad importante en una variante
gar lenta y posicionalmente en cualquier aguda. Voy a citar algunas partidas, aun-
variante aguda de la defensa Siciliana. Tal que el número de ejemplos que ilustran
estrategia solo puede funcionar contra un este principio pueden ser infinitos.
adversario inexperto y sin preparación. En
consecuencia, la iniciativa de la partida
pasa poco a poco a las negras. La titáni-
PARTIDA 1
ca lucha entre Kasparov y Karpov es un
ejemplo instructivo. El gran especialista lembit 011 - Viktor Gavrikov
en jugar la siciliana «ralentizada», Karpov, Defensa Siciliana [B97]
(recordemos su match con Polugaievski Tallin 1983
del año 1974) no pudo ganar ni una sola
partida con 1 e4 en su segundo match, y 1 e4 eS 2etJ f3 d6 3 d4 exd4 4etJxd4etJ f6 SltJ c3
a partir del tercer match renunció a jugar a6 6 i,gs e6 7 f4 'l!Mb6 8 'l!Md2 'l!Mxb2 9 ~b1
1 e4. 'l!Ma3 10 fS etJc611 fxe6 fxe612etJxe6 bxe613
ie2ie7140-0 0-0 1S @h1 ~a716 'l!Me3 ~d7
Por otro lado, los ajedrecistas que inician 17 eS dxeS 18 'l!MxeS
la partida con la jugada 1 e4 y eligen los
caminos más activos para las blancas
(además de la Siciliana también existen
esquemas agudos en la Española, con sus
ataques Marshall y Jaenisch, en la variante
abierta y en varias variantes cerradas; en la
defensa Francesa, en la defensa Caro Kann,
y en una amplia gama de otros sistemas),
pueden esperar obtener un éxito rápido
tras la fase de apertura. Jugar contra aje-
drecistas de este tipo es un verdadero de-
safío y una tarea muy difícil. Los problemas
a los que las negras se enfrentan después
de 1 e4, en comparación con los sistemas 18 ... 'l!Md619'11Mas id8 20'l!Ma4 '~!Mes 21 ixf6
de aperturas cerradas, son mucho más es- ixf6 22 ~f3 eS 23 ie4 ~b7 24 ib3 e4 2S
pecíficos y requieren decisiones responsa- ixe4 ~xb126etJxb1 ib7 27 ~f1 'l!Me4 28 ~f3
bles en una etapa temprana. En su época idS 29etJa3 'l!Mxf3 Las blancas abandona-
el undécimo campeón del mundo Robert ron.

19
Construcción de un repertorio de aperturas

Recuerdo esta partida bastante bien. En


ese torneo era el entrenador de Peter Kor-
zubov, y entré en la sala de juego poco
después del inicio de la ronda. En la mayo-
ría de las partidas los adversarios habían
realizado solo algunas jugadas, mientras
que 011 y Gavrikov desplegaban sus ju-
gadas al ritmo de una ametralladora, y el
encargado del tablero mural apenas podía
seguirles. Transcurridos apenas cinco mi-
nutos los adversarios ya habían realizado
veinte jugadas, y en ese momento Lembit
011 empezó a pensar, viendo claro que las Hasta este momento los grandes maestros
blancas ya estaban perdidas. No soy un seguían el curso de la partida Short- Hüb-
experto en esta variante, y no puedo decir ner, Tilburgo 1988, que terminó a la juga-
quiénes eran los que habían jugado ante- da siguiente. Hübner jugó 23 ... eS?, y des-
riormente esta partida, y en qué momento pués de 24 :tl:h1! abandonó a causa de 24
hubo una mejora del juego de las negras. ... \Wg4+25Wf1 c426i,d1 :tl:e1+27Wxe1
Como espectador, ese día no puede evitar \Wg2 281We2\Wxh1 + 29 Wd2 Además, en el
sentir lástima por el estonio. La derrota de Informador ajedrecístico n.o 46 se ofrece un
las blancas en cinco minutos, cuando en análisis en el que se demostraba que las
las mesas vecinas la batalla real apenas blancas también obtenían ventaja decisi-
había comenzado, y la circunstancia de va después de 23 ... :tl:e4. Lembit 011 realizó
que tu oponente no tuvo que pensar ni otra jugada: 23 ... '!Wh2+!t y después de 24
una sola jugada sobre el tablero, puede lilf1 i.f4! quedó claro que son las blancas
quitarte durante mucho tiempo el deseo las que tienen que luchar por las tablas. Es
de meterte en discusiones teóricas. Sin única la jugada 25 Wff3!, ya que tanto 25
embargo, Lembit 011 sacó las conclusiones id1 :tl:e1+!, como 25 i,xf41Wxf4+ 26 Wg2
correctas de esta situación. Veamos ahora :tl:e3 son insuficientes para las blancas.
su partida del campeonato de la URSS del
año 1989. 25 ... gel+ 261ilxe1 '\Wxg1+ 27 lile2i.xc128
gxc1!

Las blancas sacrifican la calidad para for-


PARTIDA 2
zar las tablas, ya que después de 28 Wd3
Andrei Sokolov- Lembit 011 \WxgS las negras deben ganar. Ahora des-
Defensa Rusa [C42] pués de ...
Odesa 1989
28 ... '\Wxc1 29 g6 ge8+ 30 li:ld3 '\Wb1+ 31
1 e4 eS 2etJf3etJf6 3etJxe5 d6 4etJf3etJxe4 5 li:ld2 '\We1+ 32 li:ld3 '!Wb1+ 33 li:ld2 '\We1+
d4 d5 6 i.d3 i.d6 7 0-0 0-0 8 c4 c6 9etJ c3etJ xc3 la partida terminó en tablas. Si las negras
10 bxc3 dxc4 11 i.xc4 i.g4 12 '1Wd3 etJd7 13 intentan ganar mediante 30 ... :tl:e7 (en lu-
lt:lg5etJf6 14 h3 i.h5 15 f4 h616 g4 hxg5 17 gar de 30 ... 1Wb1+), entonces después de
fxg5 bS 18 i.b3 l2Jxg419 hxg4 '!Wd7 20 gxh5 31 gxf7+ rJif8 32\Wh31Wb1+ 33 i,c21Wxa2
'\W g4+ 21 lilf2 ~ae8 22 ~g1 '\Wh4+ 23 lilg2 34 \Wc8+ Wxf7 35 \Mff5+ todo termina con
jaque continuo.
Véase el diagrama siguiente

20
Construcción de un repertorio de aperturas

PARTIDA 3 ~bd820E:xd8E:xd821 mn ~d222 ~h3ll:Jg4


Lev Psajis- Tibor Tolnai 23Wib8+ mh7 24 b4Wfa3 25Wfxa7Wfc1+ 26
Defensa Siciliana [B76] mg2 .ixc3 27 E:xc3 ~xe2+ 28 mg31JN el+ 29
mf3Wff1 +las blancas abandonaron.
Dortmund 1989
1 e4 eS 2ll:J f3 d6 3 d4 cxd4 4ll:J xd4ll:J f6 sll:J c3 El gran maestro S. Makarichev, famoso
g6 6 ie3 .ig7 7 f3 llJ c6 8Wf d2 0-0 9 g4 periodista de ajedrez y comentarista de
televisión, realizó los comentarios a la 6a
Aquí las negras habían probado 9 ... h5, 9 partida del match por el campeonato del
... eS y 9 ... ~e6. Lev Psajis ya había juga- mundo del año 1990 entre Kasparov y Kar-
do con blancas una partida contra Smirin pov. Escribió en la revista 64 n.o 23, 1990:
(Kiaipeda 1988), que continuó 9 ... ~e6 «Viendo la lucha entre dos de los ajedre-
1O h4 dS 11 0-0-0 CUxd4 12 ~xd4 de 13 cistas más fuertes de nuestro tiempo, in-
gS lU hs 14 ~xg7 Wfxd2+ 15 2%xd2 ~xg7 voluntariamente te preguntas a ti mismo
16 lt:lxe4 2%ad8, con un final más o menos cómo se relacionan entre sí la filosofía más
igual. Sin duda, Psajis se guardaba en la profunda del ajedrez y la simple práctica
manga una mejora, sin embargo le espe- terrenal. "Las blancas juegan 1 e2-e4, ¡y
raba una sorpresa desagradable. ganan!'; proclamó el famoso teórico sovié-
tico Rauzer y... desarrolló un buen núme-
ro de sistemas agresivos para las blancas,
que todavía son populares hoy. El gran
maestro Sveshnikov considera que solo
con esta jugada las blancas obtienen ven-
taja en la apertura. ¿Por qué? ¿Cómo? Es
una cuestión que es difícil de comprender,
no se puede verificar. Aunque la mayoría
de los jugadores de ajedrez coinciden in-
conscientemente en que objetivamente la
jugada 1 e4 es la más fuerte. Tras este mo-
vimiento, la jugada del peón de rey exige
un serio enfoque de cara a la preparación
9 ... ixg4! y al juego sobre el tablero, al límite de las
posibilidades. El único lema de las blancas
debe ser "adelante y solo hacia adelante';
El efecto de este sacrificio fue como la ex- porque las vacilaciones en la apertura
plosión de un «cóctel Molotov». El futuro pueden conducir al fracaso y a la desilu-
nos mostrará la verdadera evaluación de sión».
esta novedad. No obstante, en esta parti-
da concreta las blancas apenas ejercieron El lector ya ha podido convencerse de que
resistencia, aunque la diferencia en el ra- los problemas de las blancas, cuando se
ting de los dos rivales era de cien puntos a enfrentan a una novedad en el transcurso
favor de las blancas, y aún más en la com- de una variante de apertura aguda, son
prensión ajedrecística y en la categoría de realmente serios. La catástrofe en la aper-
juego. tura puede suceder incluso al más alto
nivel. Ofrezco un ejemplo de la 8a partida
Después de 10 fxg4ll:Jxg4 11 .ig1 e6 12 h4 del match entre Vladímir Kramnik y Peter
hS 13 ll:Jxc6 bxc6 14 .ie2 .ih6 15Wfd3ll:Jes Lékó. El precio de la derrota de las blancas
16Wfg3 E:b817 b3Wfa518 E:d1.ig719 E:xd6 en una discusión teórica puede ser muy

21
Construcción de un repertorio de aperturas

elevado, y esta partida casi le cuesta a todo posible.


Kramnik el título de campeón del mundo.

PARTIDA 4
Vladímir Kramnik- Peter Lékó
Apertura Española [C89]
Brissago 2004 (m/8)

Primero damos el texto completo de esta


partida, donde los adversarios llevaron
a cabo una disputa teórica en la variante
más aguda del ataque Marshall, y después
ofrecemos algunas explicaciones. 21 ... '\Wg6

1 e4 eS 2é2Jf3é2Jc6 3 ib5 a6 4ia4l2Jf6 5 0-0 «Cuando Lékó pensaba su jugada 21, yo


fie7 6 E:e1 b5 7 fib3 0-0 8 c3 d5 9 exd5é2Jxd5 estaba en la sala de descanso y me pre-
10 l2Jxe5l2Jxe511 E:xe5 c612 d4J\d613 E:e1 guntaba qué jugar a 21 ... '\Wg6 Le queda-
W'h4 14 g3W'h3 15 E:e4 g5 161Mí'f1W'h5 17 ban 20 minutos para llegar al control. Si yo
é2Jd2 fif5 18 f3 é2Jf6 19 E:e1 E:ae8 20 E:xe8 a mi vez pensaba 40 minutos en respuesta
E:xe8 21 a4 W'g6 22 axb5 id3 23 W'f2 E:e2 a 21 ... \Wg6, daría a mi adversario la se-
24 '\Wxe2 ixe2 25 bxa6 '1Mld3 26 ~f2 fixf3 27 guridad de que la preparación había ter-
l2Jxf3 l2Je4+ 28 ~e1 l2Jxc3 29 bxc3 W'xc3+ minado, y que no estaba del todo seguro
30 ~f2 '\Wxa1 31 a7 h6 32 h4 g4 Las blancas de la valoración final de la variante. Com-
abandonaron. prendí que si quería ganar esta partida, mi
respuesta -sin importar cuál- debería ser
rápida. Podía elegir entre 22 axbS con un
juego agudo o 22 etJe4 con tablas. Tomé
la decisión de jugar a ganar, respaldado
por el criterio del ordenador. Me jugué el
todo por el todo; aquí es difícil culpar a al-
guien, incluso a mí mismo. No cometí un
error, puedo decir que puse todo "a cero"»
(Kramnik).

Con la jugada 16 '1Mff11as blancas entraron


en los raíles de una variante muy aguda.
Teniendo en cuenta que el gran maestro
húngaro conocía perfectamente todas las
líneas de moda de la teoría actual, deci-
dieron sorprenderlo con una continuación
casi olvidada. En efecto, Lékó pensó bas-
tante tiempo y decidió continuar la lucha
con las damas, aunque 16 ... iM!xf1 +era del

22
Construcción de un repertorio de aperturas

«Las blancas jugaron rápido 23 Wff2? Este nen compensación suficiente por la dama,
es el último momento en el que podía sin embargo el ordenador durante cierto
haber pensado y corregir el análisis defi- tiempo valora que la posición después
ciente de mis segundos, jugando 23 Wfd1 !, de 25 ... Wfd3 está ganada por las blancas.
tras lo cual la partida debía terminar en Aunque solo un minuto o dos después
tablas por repetición de jugadas, ya que cambia al signo diametralmente opuesto.
las negras no disponen de fundamentos Solo en este momento Kramnik empezó a
para jugar a ganar: 23 ... ~e2 24 Wfe1 (24 pensar.
~c2?! ~xd 1 25 ~xg6 hxg6 26 bxa6 ~e?
27 a? Ela8 28lZ'lc4lZ'ld7 29 ~xg5 ~e2). Por 26<i>f2
ejemplo:
1) 24 ... Wd3 25 bxa6 ~xf3 26 Wif1; Aunque ya podía haber abandonado con
2) 24 ... axb5? 25 lt:Je4 (25 Ela7) 25 ... lt:Jxe4 seguridad, porque toda la variante es
26 W/xe2 lZ'lf6 27 W/d2 g4 28 ~c2 W/g7 29 sencilla y muy corta, y no es necesario el
Wff2; ordenador para calcularla: 26 a? Wfe3+ 27
3) 24 ... ~xb5 25 lt:Je4 lt:Jxe4 26 c4 lZ'lf6 27 Wg2 ~xf3+ 28lZ'lxf3 ®e2+ 29 Wg1 lt:Jg4 30
Wfd1 ~b4 28 ~d2=; a8Wf+ Wg7 31 ~e3 W/xe3+ 32 Wg2 Wfe2+
4) 24 ... ~d3 25 Wfd1 =. 33 Wh3 lZ'lf2+».
No obstante, en primer lugar, Vladímir no
tenía motivos para no confiar en sus fie- Puede dar la impresión de que el autor
les ayudantes, y en segundo lugar, quería se contradice a sí mismo. Por un lado,
ejercer presión psicológica sobre Peter, defiende la creación de un repertorio de
provocándole una sensación de insegu- aperturas firme y de calidad, y por otro
ridad sin concederle un tiempo adicional lado, asusta a los ajedrecistas jóvenes con
para pensar» (Bareev). catástrofes en la apertura si se meten en
disputas teóricas. No, no estoy tratando
de disuadir a los jóvenes de que empleen
sistemas de aperturas agudos, y mucho
menos, de participar en «combates de
reconocimiento». Al contrario, esta forma
de juego cultiva el coraje y el ingenio, y
merece todo el respeto. Desde el punto de
vista actual el futuro pertenece a los aje-
drecistas universales, que jueguen «con
las dos manos» cualquier tipo de posición.
Solo quiero recordar que nuestra tarea es
proporcionar a los jóvenes un repertorio
relativamente de elevada calidad con un
La siguiente jugada de las negras fue 25 ... amplio diapasón de posibilidades estraté-
Wfd3!, y quedó patente que las blancas es- gicas, que no haya que cambiar al menos
tán mal. Esto es lo que escribe al respecto durante un año. El trabajo con variantes
Evgeny Bareev en el libro From London to firmes y agudas de aperturas abiertas y
Elista: semiabiertas requiere el procesamiento
de un enorme flujo de información, y eso
«Una jugada que ni nosotros ni nuestro or- resta tiempo al estudio de los finales, de
denador supimos valorar correctamente. los clásicos y de muchos otros procedi-
mientos de perfeccionamiento. Para tal re-
En caso de 25 ... ~xa6 las blancas obtie- pertorio de aperturas es necesario seguir

23
Construcción de un repertorio de aperturas

la práctica de todos los torneos mundiales. opinión, el primer grupo lo componen: la


El riesgo de derrota «compartida» se in- Defensa Nimzoindia, la Defensa India de
crementa exponencialmente. En resumen, Dama, los diversos sistemas de apertura
este enfoque recuerda a la centralización que surgen tras 1 d4 tLlf6 2 c4 e6 3 l2Jf3, las
del rey en el final: rara vez es incorrecta, diversas variantes del Gambito de Dama y
aunque a veces es inoportuna. la Defensa Eslava. En todas estas apertu-
ras las negras luchan con todas sus fuer-
En esencia, la jugada 1 d4 no es tan agre- zas por el control de las casillas centrales y
siva como la del peón de rey. Y a pesar de juegan con un gran margen de seguridad.
todo en muchas variantes, donde las blan- Es casi imposible imaginar que las blancas
cas juegan con firmeza, las posiciones de puedan presentar alguna novedad en el
aperturas cerradas que surgen sobre el sistema Lasker del Gambito de Dama o en
tablero son ricas en ideas estratégicas, lo la Defensa Nimzoindia, que pudiera poner
cual es extremadamente importante para en duda la apertura. Claro está que en mu-
el desarrollo del joven ajedrecista en la chas variantes se producen regularmente
comprensión del juego posicional. Es bas- novedades y mejoras. Algunas veces la
tante más fácil para el ajedrecista elegir las posición de las negras parece sospechosa,
variantes adecuadas para él, por ejemplo sin embargo en general las negras siem-
en la Defensa India de Rey: puede escoger pre deben tener en reserva una variante
tanto el agudo sistema Samisch como el suficientemente segura, aunque sea pasi-
sistema menos comprometido con g2-g3, va, mientras la línea principal se encuentre
mientras que después de 1 d4 tt:Jf6 2 c4 «en el Pit stop» para su reparación.
e6 puede elegir 3 tt:Jc3 y jugar la defensa
Nimzoindia, o la más tranquila 3 tt:Jf3, que Un caso distinto aparece en la Defensa
remite a la Defensa India de Dama. Ambas Grünfeld, la India de Rey o la Benoni Mo-
decisiones son equivalentes, mientras que derna. En estas aperturas las negras lu-
en la variante del Dragón de la Defensa chan por la iniciativa, aunque al mismo
Siciliana, jugando con blancas, solo vale tiempo hacen serias concesiones posicio-
atacar. nales en el centro. El jugador que conduce
las blancas puede elegir sin problemas la
Así que ya hemos hecho nuestra elección, variante que mejor se adapte a su estilo.
1 d4. Por parte de las negras son de espe- Las blancas pueden elegir líneas muy agu-
rar dos tipos de estrategia en la apertura, das, donde todo está en equilibrio inesta-
que se pueden definir fácilmente como ble y las negras necesitan tener un buen
«de casillas negras» (las negras ceden el conocimiento de la teoría, o jugar esque-
centro: 1 d4 tt:Jf6 2 c4 g6 3 tt:Jc3 .tg7, o 1 mas posicionales tranquilos, que obligan
d4 tt:Jf6 2 c4 eS seguido de un ataque por a las negras a resolver problemas bastan-
las casillas negras) y de «casillas blancas», te complejos, aunque menos concretos.
entre las que se incluyen también la De- Está claro que las negras necesitan estar
fensa Nimzoindia y la Defensa India de al día de todo el flujo de información que
Dama. Las diversas variantes del Gambi- hay sobre las aperturas, porque cualquier
to de Dama ocupan la mayor parte de la partida nueva e importante puede poner
teoría de las aperturas cerradas. La Defen- todo patas arriba y provocar una derrota
sa Holandesa y la Defensa Grünfeld son en el tablero. El Gambito de Dama, al con-
una raza aparte. Personalmente yo sepa- trario, es una garantía contra cualquier
ro los sistemas de aperturas cerradas en tipo de sorpresas, porque casi siempre
dos grupos: las aperturas de «calidad» y puedes lidiar con ellas confiando solo en
las aperturas de dudosa dignidad. En mi el sentido común.

24
Construcción de un repertorio de aperturas

Cuando juegas una apertura agresiva, el


peligro real consiste en que no haya una
«variante de repuesto». Simplemente
tendrás que dejar de jugar una apertura
mientras haya una línea que la refute, al
menos temporalmente. Por ejemplo, es
posible jugar la Benoni Moderna y la De-
fensa Grünfeld, aunque sigo considerando
que estas aperturas son poco recomenda-
bles para el repertorio de aperturas de los
principiantes, porque en ellas las negras
deben estar listas para enfrentarse en
cualquier momento a problemas difíciles la teoría considera que la mejor jugada es
en una amplia gama de variantes. 4 tLlf3, y otorga ventaja a las blancas des-
pués de, digamos, 4 ... tt'lc6 S a3 (S tt'lbd2)
Finalmente, hay aperturas que ni siquiera S ... ig4 6 b4 Vf1e7 7 Vf1a4 0-0-0 8 if4 ixf3
pueden aspirar a recibir un signo de cali- 9 gf ~b8 1O ttJd2 tt'lxeS 11 Vf1b3 ttJg6 12
dad. Por ejemplo, el Contragambito Albin, ig3 fS 13 f4. Los esfuerzos de las negras se
el Gambito Budapest, la Defensa Chigorin, dirigen a buscar nuevos caminos en esta
1 d4 dS 2 c4 ifs, y algunas otras más. Ha- variante. Por eso es bastante más benefi-
bitualmente inicio la preparación de las cioso en la práctica algo que puede que
aperturas de los ajedrecistas jóvenes con no sea lo mejor, pero que sea lo bastante
estas aperturas, porque se pueden exa- desconocido y desagradable para el ad-
minar fácilmente en poco tiempo. En este versario. Debe tenerse en cuenta que los
libro no voy a analizar completamente un mejores ajedrecistas no juegan este tipo
repertorio de aperturas específico, no obs- de aperturas. Entonces, veamos 4 a3!? En
tante intentaré aclarar la mayoría de los 1970 yo entrenaba al equipo juvenil de
puntos clave de mi trabajo. Bielorrusia en la Espartaquiada Nacional.
Una de las chicas de nuestro equipo, G.
Ahora vamos a hablar un poco sobre las Gul, jugó 4 e3? y perdió después de 4 ...
aperturas de baja calidad. No pueden ib4+ S id2 de etc. Tras esta amarga ex-
constituir una base permanente del reper- periencia, en la partida siguiente jugó 4
torio de aperturas de un jugador, es ne- a3!? Mientras observaba las partidas del
cesario jugarlas de vez en cuando, apun- torneo, me llamó la atención esta jugada,
tando al efecto sorpresa. Por lo tanto, no y advertí que merecía una seria atención.
quiero gastar esfuerzos en su refutación, Las blancas retrasan temporalmente el de-
sencillamente sería una pérdida de tiem- sarrollo del caballo de rey, previenen ib4
po. Creo que es mucho más importante y ig4, y renuevan la amenaza e2-e3. Pare-
conseguir que no te afecte el efecto sor- ce que no hay nada mejor que 4 ... tt::lc6, ya
presa y que puedas conducir el juego ha- que a 4 ... eS sigue S e4. Ahora las blancas
cia una variante que te sea confortable. juegan S e3 La respuesta más natural es S
... dxe3, porque a S ... aS se jugaría 6 ttJf3
Comencemos con el Contragambito Al- ics 7 exd4 é2Jxd4 8 ie3 ig4 9 ie2 con
bín. Tras las jugadas 1 d4 d5 2 c4 eS?! 3 dxe5 ventaja. 6 '1Wxd8+ @xd8 (en otro caso las
d4 negras se quedan sin peón) 7 ixe3 tt::lxeS

Véase el diagrama siguiente Véase el diagrama siguiente

25
Construcción de un repertorio de aperturas

probable que tras un análisis exhausti-


vo las negras puedan neutralizar poco a
poco la iniciativa de las blancas. Pero no
olvidemos que no estamos preparando a
un pretendiente al campeonato mundial,
sino a un ajedrecista joven. No esperamos
que venza a su adversario inmediatamen-
te después de la apertura. Queremos que
consiga una posición compleja con una
sólida base estratégica, y confiamos en
que obtenga la victoria como resultado de
un buen juego en el medio juego y en el
Definitivamente las blancas han tenido final. Lo deseable sería volver a preparar la
éxito. En general, en el Contragambito apertura lo menos posible, así que reco-
Albin procuran crear complicaciones y miendo este enfoque.
obtener posibilidades de ataque. Ahora
tienen que luchar por la igualdad con las Continuemos con el estudio de las apertu-
damas cambiadas. La posición es simétri- ras de baja calidad.
ca. Las blancas están mejor desarrolladas,
y deben buscar cómo sacar provecho de
la iniciativa. Defensa Chigorin

8CLlf3! Quisiera desarrollar esta apertura de la


manera más sencilla posible. Después de
La única pieza negra activa que hay que 1 d4 dS 2 c4CLlc6?! merece seria atención 3
cambiar es el caballo eS. Y debe hacerse e3!?
de inmediato, porque a 8 CUc3 sigue 8 ...
i.e6, y a 8 CUd2 responden 8 ... i.fs con
contrajuego gracias a la posición centrali-
zada del caballo.

8 ... ébxf3+ 9 gxf3

Desde la época de Steinitz los ajedrecistas


cuentan los tiempos a partir de la posición
inicial. Si valoramos esta posición desde
ese punto de vista, entonces vemos que
las negras han hecho una jugada bastan-
te dudosa, md8, mientras que las blancas
han realizado tres jugadas de peones y un Si ahora las negras renuncian a la ruptura
movimiento de desarrollo útil con el alfil. en el centro 3 ... eS, la salida del caballo por
Además, pronto el rey blanco se enrocará c6 parece bastante absurda. En caso de 3
en el lado largo con jaque. ... eS 4 dxeS la Enciclopedia de Aperturas
ofrece la siguiente variante: 4 ... d4! 5 exd4
Estoy seguro de que el lector verá fácil- \Wxd4 6 \Wxd4CUxd4 7 i.d3 i.g4! 8 f3 i.e6 9
mente que después de 1O CUc3, 11 0-0-0 i.e3 0-0-0 con ventaja negra, Réti - Bogol-
y 12CUe4 las negras se enfrentan a la dura jubov, 1921. No obstante, las blancas pue-
tarea de luchar por las tablas. Es bastante den jugar S a3!, y llegamos a una posición

26
Construcción de un repertorio de aperturas

que ya analizamos en el Contragambito ~e2! con ventaja decisiva.


Albin. De nuevo debemos examinar la ju-
gada 4 ... dxc4?! Después de S'1Wxd8+ ~xd8 Las negras evitaron de esta variante y en
las blancas pueden elegir entre 6 etJf3 y 6 su lugar jugaron 3 ... eS? La partida conti-
f4. El movimiento 6 etJf3 parece bastante nuó así: 4 cxdS etJxd4 5 e3 etJfS 6ttJf3 ~d6
sólido, ya que después de 6 ... etJb4 7 ~d2! 7 !bS+ ~d7 8\Wa4 etJfe7 9 e4. Las blancas
la jugada 7 ... ~fS no funciona por 8 etJd4. obtuvieron una ventaja clara, y luego la
Las negras pueden jugar 6 ... ~g4 7 ~xc4 convirtieron fácilmente en una victoria.
~xf3 8 gf etJxeS 9 ~e2, aunque las blancas
tienen ventaja en el final gracias a la pa- Gelfand forma parte de la élite del ajedrez
reja de alfiles. La jugada 6 f4 parece más mundial. Para mantener su estatus, debe
arriesgada, aunque si las blancas consi- mantener una buena preparación de las
guen mantener los peones unidos sin un aperturas, garante contra cualquier sor-
retraso apreciable en el desarrollo, enton- presa, un repertorio perfeccionado acorde
ces tendrán garantizada una gran ventaja a su nivel mundial.
en la apertura. No es conveniente para las
negras el juego rectilíneo 6 ... etJb4 7 ~d2! Quiero hacer algunas matizaciones desde
~fS 8 etJf3! etJc2 por 9 etJd4, y en caso de 6 el punto de vista actual. El libro Perfeccio-
... ~e6 sigue 7 etJa3! Aquí el ordenador pro- namiento en ajedrez se escribió en el año
mete buenas perspectivas a las blancas. 1992, en la era previa a los ordenadores.

Como hemos visto, con ayuda de 3 e3!? las Hoy cualquier ajedrecista utiliza el orde-
blancas pueden canalizar el juego hacia nador, y no es fácil sorprender al adversa-
variantes inexploradas, aunque razona- rio en la apertura. Por eso la atención de
bles, donde el efecto sorpresa se revierte a muchos jugadores se ha trasladado de
su favor. Este enfoque es muy racional des- las grandes avenidas a los caminos más
de el punto de vista de un jugador prác- estrechos. Para crear una incomodidad
tico. Este movimiento se halla en plena psicológica al rival, algunos están listos
armonía con el sentido común, y cumple para andar por caminos rurales cubiertos
todos los requisitos que exige la posición. de maleza. Los editores comenzaron a
Al menos uno puede estar seguro de que publicar más a menudo monografías de-
si la primera experiencia con este enfoque dicadas a tales aperturas. Sentí curiosidad
fracasa, la culpa no es de la apertura. Por y abrí los libros La Defensa Chigorin según
otra parte, puedes ignorar completamen- Morozévich (Morozévich y Barsky son los
te la práctica de torneos en estas apertu- autores) y The Liberated Bishop Defence: A
ras. Finalmente, si tu adversario encuentra Surprising and Complete Block Repertoire
una vía segura para igualar, puedes dejar against 7.d4 de Aleksei Bezgodov.
3 e3 y buscar otra cosa. Por ejemplo, du-
rante el campeonato femenino de Bielo- Aleksandr Morozévich es un excelente
rrusia del año 1990, Elena Zayats estaba gran maestro ruso, que durante mucho
segura de que su adversaria iba a jugar la tiempo formó parte de la élite del ajedrez
Defensa Chigorin. Sin embargo, no quería mundial. Sus victorias sobre los campeo-
jugar un final y pidió consejo a uno de los nes mundiales Vladímir Kramnik, Viswa-
grandes maestros más fuertes del mundo, nathan Anand y otros «dioses» del firma-
Boris Gelfand. Él recomendó la siguiente mento ajedrecístico, obtenidas en una
variante: 1 d4 dS 2 c4 etJc6 3 etJc3 etJf6 4 lucha feroz e intransigente, proporciona-
etJf3 ~g4 5 cxdS ttJxdS 6 e4 etJxc3 7 bxc3 ron a Morozévich la imagen de ser uno de
eS 8 dS etJb8 9 \Wa4+ etJd7 1OetJxeS \Wf6 11 los ajedrecistas más brillantes, más activos

27
Construcción de un repertorio de aperturas

y con mayor talento del planeta. Al mismo te: «En la variante 1 d4 dS 2 c4 lt:lc6 3 e3
tiempo es uno de los ajedrecistas más im- eS 4 dxeS d4 las blancas poseen cierta
predecibles, de pensamiento más original, iniciativa. Con un juego preciso las negras
aunque, por desgracia, más inestables del pueden igualar las posibilidades gradual-
mundo. Él ve a su manera cada posición, mente, aunque para ello a menudo tienen
penetra en ella y advierte las posibilidades que entrar en un final algo peor». Absolu-
dinámicas más ocultas. Sobre el tablero tamente lo mismo que escribí en mi libro,
sus piezas, en sentido figurado, vibran con aunque con otras palabras.
tensión, y esta tensión, que literalmente
borbotea, a menudo no puede resistirla No sé cómo denominar a la siguiente
su oponente. De una manera similar, aun- apertura que persigue el mismo plan: 1 d4
que más rigurosa, jugaba el gran maestro dS 2 c4 i.fS?!
Vladímir Malaniuk, a quien no se le permi-
tió abandonar el país durante la época so-
viética, aunque en la actualidad quien más
recuerda al estilo de Morozévich es Hikaru
Nakamura. Y aunque todas estas compa-
raciones son arbitrarias, Morozévich es
único. Aunque también existe el reverso
de la moneda. Un conocido anuncio de te-
levisión advierte: «No intente repetir este
anuncio, ¡es peligroso para su vida!»

En el libro La Defensa Chigorin según Moro-


zévich, a la jugada 3 e3 y su paso al Contra-
gambito Albin mediante 3 ... eS 4 dxeS d4 S En los años 70-80 gozó del favor de
a3!? solo se le dedica una partida, Bareev Vladímir Malaniuk, uno de los maestros
- Morozévich, Elistá 1997, donde después internacionales más fuertes de aquella
de S ... aS 6 lLlf3 (el ordenador también época en la URSS. Necesitaba prepararme
propone la jugada 6 f4!?, que lleva a una seriamente para mi enfrentamiento con él
lucha de contenido complejo) 6 ... i.cS 7 en el Campeonato de las Fuerzas Armadas,
ed i.xd4 8 i.e2 las blancas obtuvieron po- que se celebró en Odesa el año 1981, y no
sibilidades un poco mejores y finalmente tenía a mano ningún manual de apertu-
lograron ganar. ras. Después de 1 d4 dS 2 c4 i.fS?! centré mi
atención en 3 cxdS Las negras deben jugar
3 ... i.xb1, y entonces sigue 4 Wfa4+ Es evi-
dente que después de 4 ... 1Mfd7 o 4 ... lt:ld7
las blancas están mucho mejor gracias a la
pareja de alfiles y el centro, por eso solo
queda 4 ... c6! S ~xb1 (es mala 5 dxc6? por
5 ... lt:lxc6 6 f\xb1 eS!) S ... WfxdS Las negras
amenazan la maniobra lt:lb8-d7-b6, tras la
cual las blancas tendrían problemas con
la defensa del peón. Tras la banal 6 lt:lf3?!
lt:ld7 7 e3lt:lb6 81Mlb31Mfxb3 9 axb3 las ne-
gras en absoluto están peor. Por ese mo-
tivo las blancas jugaron 6 e3 lLld7 7 id2!
La conclusión de Morozévich es la siguien- lLlb6 8 WfaS, y después de 8 ... lLlf6 9 WfxdS

28
Construcción de un repertorio de aperturas

cxdS ganaron el final.

Pasado algún tiempo, en el campeonato


por equipos de las Fuerzas Armadas en
Sebastopol (1982), Smbat Lputian tam-
bién venció a Malaniuk de la misma ma-
nera. Malaniuk pronto se convirtió en gran
maestro y se incorporó a la élite soviética,
y en lo que respecta a su extraña jugada
2 ... ii.fs, pues ... ¡simplemente dejó de ju-
garla!

Un cuarto de siglo después el gran maes- Gambito Budapest


tro Aleksei Bezgodov le dio a esta apertura
un bonito nombre y publicó la monografía Tras las jugadas 1 d4 ctJf6 2 c4 eS 3 dxeS ttJg4
«Apertura del alfil liberado». aconsejo a mis alumnos jugar 4 e3 ttJxeS
S ctJh3!? ¿Por qué esta extraña jugada del
Me encanta leer la obra de Aleksei Bezgo- caballo a h3? Entiendo perfectamente que
dov. Me gustó especialmente un artículo si las blancas quieren refutar este provoca-
en el que el autor da vida a las piezas de tivo comienzo necesitan examinar las ju-
ajedrez y comparte con el lector sus aspi- gadas 4 ct'lf3 o 4ii.f4. También vale la pena
raciones y ansiedades. En un nuevo libro recurrir a los clásicos.
Aleksei Bezgodov, de religión budista,
convoca a una persona para que haga de
alfil. Ciertamente, el autor es una perso-
na y un publicista con talento, con quien
PARTIDA S
sería muy interesante discutir sus puntos Alexander Alekhine- llya
de vista sobre el ajedrez. Por desgracia, Rabinovich
Malaniuk no entró en el orden de juga- Gambito Budapest [A52]
das que elegí en mi partida contra él, por Baden-Baden 1925
eso no hubo ocasión de discutir el tema.
En una situación similar, en la monografía 1 d4 ttJf6 2 c4 eS 3 dxeS ttJg4 4 e4!
las blancas en lugar de jugar el alfil por d2
mueven b2-b4, que habría tropezado con «Esta jugada está plenamente justificada
el agudo contraataque a7-a5 con juego como el mejor sistema para las blancas
confuso. Aunque en la posición que sur- en respuesta al Gambito Budapest. Las
ge después de 1 d4 dS 2 c4 ifS 3 cd ixb1 4 blancas devuelven el peón, y a cambio se
Wfa4+ c6 S ~xb1 WfxdS 6 e3 ttJd7 7 id2! los apoderan del punto dS. No obstante, las
defectos posicionales de la jugada 7 ... aS?! blancas deben jugar los siguientes movi-
son tan evidentes, que no tiene sentido mientos con mucha precisión, pues si no
discutir la posición del diagrama. su centro de peones puede ser objeto de
un fuerte ataque de las negras» (Aiekhine).
Véase el diagrama siguiente
4 ... ttJxeS S f4
Ahora centremos nuestra atención en otra
apertura. Véase el diagrama siguiente

S ... ttJg6

29
Construcción de un repertorio de aperturas

bajando de la misma manera, como me


parecía correcto, y en cuanto a la malevo-
lencia, conseguí no gastar nervios y fuerza
y evitar disputas inútiles, simplemente ig-
norándolas.

Por supuesto, podemos pasar el tiempo


mirando las revistas de ajedrez de los últi-
mos años, realizar análisis y trazar sistemas
que nos aseguren una ventaja mayor en
el Contragambito Albín o en el Gambito
Budapest. ¿Pero es necesario esto en esta
La teoría considera que es mejor la otra re- época, cuando esta apertura la jugare-
tirada del caballo, 5 ... Cbec6. Puedo ofrecer mos una vez de cada cincuenta partidas,
al lector esta miniatura: 5 ... Cbec6 6 ibe3 mientras que disponemos de un esquema
ibb4+ 7 Cbc3 V!1e7 8 ibd3 f5 9 Vl1h5+! g6 bastante fiable que no requiere más tiem-
1O iWf3 ibxc3+ 11 bxc3 fxe4? 12 ibxe4 0-0 po y esfuerzo? Es necesario enseñar a los
13 ibd5+ ct/h8 14 CLlh3 d6 15 0-0 ibxh3 16 jóvenes ajedrecistas a ganar gracias al tra-
iWxh3 iWd7 17 f5! gxf5 18 :!%ab1! f4 19 ibxf4 bajo sobre la partida como un todo, y no
\Wxh3 20 ibe5+!, y las negras abandonaron, solo a ocuparse de la preparación de una
Alekhine- Seitz, Hastings 1925. apertura súper compleja. ¿No será mucho
más práctico invertir todo ese tiempo en
6 tlJf3! ics 7 fS tlJh4? 8 tlJgS Wle7 9 Wlg4 f6 el estudio de problemas de la apertura
10 Wlh5+! g611 Wlxh4 fxgS 12 ixgS Wlf713 realmente importantes, como los que
ie2 0-0 14 Elfl tlJc6 15 tlJc3 tlJd4 16 fxg6 van encontrar las blancas en la Defensa
Wlxg6 17 ~xf8+ ixf8 18 .ihs Wlb6 19 o-o- Nimzoindia, la India de Rey o la Grünfeld,
o.ig7 20 ~f1 tlJe6 21 .if7+ <.tlh8 22 .ixe6 en lugar de los que atañen a la Defensa
W!xe6 23 .if6! Las negras abandonaron. Chigorin o a la apertura 1 d4 d5 2 c4 ibf5, y
de esta manera eludir temporalmente las
No hay duda de que Alekhine era mu- disputas sobre la apertura?
cho más fuerte que sus rivales, y que su
estrategia central es digna de estudio. Yo Regresemos a 5 tlJh3
todavía procuro seguir mi regla: en las
aperturas de dudosa calidad desviarme
de las principales líneas teóricas en favor
de otras menos analizadas, que a cambio
posean un fundamento estratégico. No
puedo evitar realizar una analogía con la
vida ajedrecística en la Unión Soviética.
Trabajé de entrenador en la URSS duran-
te muchos años, y tuve muchas disputas,
que en ocasiones se convirtieron en con-
flictos. Conozco a muchos jugadores y en-
trenadores que están dispuestos a discutir
durante mucho tiempo o incluso a pelear
por minucias. Tuve una rica experiencia Este movimiento me lo enseñó por pri-
de actitudes bastante groseras e injustas mera vez uno de los jugadores de ajedrez
hacia mí y mis alumnos, aun así seguí tra- postal más fuertes del mundo, Donatas

30
Construcción de un repertorio de aperturas

Lapienis. A menudo coincidíamos como Parece preferible el fianchetto de este alfil.


entrenadores en las competiciones infan-
tiles y analizábamos juntos los problemas 8 0·0 0·0 9 ctJc3 ifS10 tiJfdS aS?
de las aperturas.
Las negras han realizado algunas jugadas
La última jugada de las blancas parece naturales, pero rutinarias, y como resulta-
muy lógica. Un caballo blanco se sitúa en do tienen una mala posición.
c3, y el otro en f4, y así el punto dS estará
controlado completamente. Si las negras
desarrollan su caballo b8 por c6, entonces
uno de los caballos blancos ejercerá una
fuerte presión desde el puesto avanzado
dS. Por lo tanto, aparentemente las ne-
gras deben controlar la casilla dS con el
peón, aunque entonces las blancas ten-
drán excelentes posibilidades prácticas en
el juego contra el peón d6 Entiendo que
si las negras se defienden bien, podrían
obtener un contrajuego suficiente. Sin
embargo, esta forma de jugar la apertura
ofrece a las blancas excelentes posibilida- 11 e4! id712 f4 l2Jg613 fS CL:les 14 f6! ixf6
des prácticas. 1S l2Jxf6+ gxf616 .ih6l:!e8 17 tiJdSl:!e618
h4
Ilustraré mis conclusiones con la ayuda de
tres partidas de uno de mis alumnos, Ale- Las negras amenazaban 18 ... fS. Ahora a
ksandr Zazhogin, que se jugaron en com- esto sigue 19 ~gS.
peticiones infantiles. Todas estas partidas
son similares entre sí, sin embargo son 18 ... CL:le719WI'd2!
muy instructivas. Las negras desarrollaron
sus piezas con cierta negligencia, sin un Las blancas juegan al mate, no se apartan
plan bien pensado, e invariablemente ob- de su camino por el peón f6.
tuvieron posiciones peores. Por su parte,
las blancas se desarrollaron de acuerdo a 19 ... tlJxdS 20 cxdS l:!e8 21 l:!f2! fS 22 exfS
un plan de juego preparado, se apodera- \Wxh4 23 g3! \W d8 24 f6 c6
ron de la iniciativa, y después superaron a
su adversario mediante ataques enérgicos
y efectivos.

PARTIDA 6
Aleksandr Zazhogin - Filimónov
Gambito Budapest [A52]
Grodno 1989

1 d4 ctJf6 2 c4 eS 3 dxeS l2Jg4 4 e3 tlJxeS S


tiJh3 d6 6 l2Jf4 t2Jbc6?! 7 ie2 ie7?!
2S .if8! Las negras abandonaron.

31
Construcción de un repertorio de aperturas

PARTIDA 7 fxg6 28 \Wxg4 Las negras abandonaron.


Aleksandr Zazhogin- Yakunovich
Gambito Budapest [A52]
Vitebsk 1990 PARTIDA 8
1 d4 etJf6 2 c4 eS 3 dxeS etJg4 4 e3 tt:lxeS S Aleksandr Zazhogin - N. Miezis
¿¿j h3 tLl bc6?! 6 tLl f4 ib4+ Gambito Budapest [A52]
Vilnius 1990
El cambio de los alfiles de casillas negras
es favorable a las blancas. Tenía sentido 1 d4 etJf6 2 c4 eS 3 dxeS etJg4 4 e3 tt:lxeS S
jugar 6 ... g6. tLl h3 tLl g6 6 g3 tLl c6 ?! 7 f4!
7 .id2 ixd2+ 8 'Wxd2 d6 9 etJc3 0-0 10 ie2 Las negras han impedido la llegada del ca-
~e811 0·0 etJg612 ¿¿jfdS .ifS?! 13 f4! ballo blanco a f4, sin embargo su propio
caballo está mal situado en g6. Las blancas
juegan a restringir este caballo, y al mismo
tiempo incrementan su ventaja de espa-
cio.

7 ... ib4+?!

Era bastante más lógica 7 ... ics, con ata-


que al peón débil e3.

8id2'Wfe7?

En esta casilla la dama se convierte en un


Las negras no han cometido todavía erro- objetivo excelente para el caballo blanco,
res graves, pero han jugado sin plan. Como que tiende a ocupar la casilla dS.
consecuencia, la posición de las blancas es
bastante superior. 9 'Wl e2 ixd2 + 1O'Wl xd2 0-0 11 tLl c3

13 ... 'Wfd714 ~ae1 tt:lce71S e4!

Una jugada muy enérgica.

1S ... etJxdS 16 cxdS ig4?

Las negras cometen un error fatal, aunque


incluso después de 16 ... ixe4 17 ibs c6
18 dxc6 bxc6 19 ltJxe4 cxbS 20 fS el domi-
nio de las blancas es total, a pesar del equi-
librio material. Ahora el alfil de las negras
cae en la trampa, y la partida concluye.
Yde nuevo la ventaja blanca es indudable.
17 .ibs c618ia4 ihS19 fS eLleS 20 \Wgs g6
21 h3 'Wfc7 22 g4 ixg4 23 hxg4 h6 24 'Wxh6 11 ... ~e812 etJdS \Wd6?
¿¿jxg4 25 'Wh3 'Wb6+ 26 @g2 @g7 27 fxg6

32
Construcción de un repertorio de aperturas

La retirada a d8 es mejor que esta extraña Cada jugador debe tener su propia teoría
jugada. de aperturas, que incluirá esquemas nue-
vos y antiguos (¡aunque actualizados!),
13 i.g2 éL'ld814 eS! variantes, ideas y jugadas. Nosotros inten-
tamos desarrollar un tipo de repertorio de
Tras este lindo golpe táctico la partida aperturas que ayude al ajedrecista a pen-
prácticamente está terminada. El futuro sar estratégicamente, que le lleve a me-
gran maestro letón ya podía haber cesado jorar constantemente las habilidades del
la resistencia aquí. juego posicional y que le permita plantear
problemas bastante complejos a su ad-
14 ... \Wc6 1S éL'le7+ éL'lxe7 16 i.xc6 dxc6 17 versario. Si es posible, nuestro repertorio
lL'lf2 éL'le6 18 0-0 éLlxcS 19 e4 éL'lg6 20 \Wc2 de aperturas debe estar algo alejado de la
ttJe6 21 E:ad1 éLlef8 22 E:d2 éL'le7 23 E:fd1 b6 última moda, para no saturarse con el flujo
24 E:d8 i.b7 2S E:xe8 E:xe8 26 b4 éL'le6 27 fS de información.
éLlgs 28 \Wb3 eS 29 bxcS éLlxfS 30 \Wa4 ~f8
31 c6 lL'lf3+ 32 ~g2 i.xc6 33 \Wxc6 éL'l3d4 34 En consecuencia, si decide ampliar su re-
E:xd4 éLlxd4 3S \Wxc7 éL'lbS 36 \Wc6 Las ne- pertorio de aperturas con nuevas varian-
gras abandonaron. tes, hágase las siguientes preguntas:

Desde luego, el juego de las negras en es- ¿Necesito esto ahora, cuando esta variante
tas partidas estuvo bastante alejado del la juega casi todo el mundo en los últimos
ideal. Sin embargo, los jugadores de nivel tiempos?
mundial rara vez utilizan tales aperturas, y
en todo caso, para empezar, este sistema ¿No sería mejor dirigir mis esfuerzos hacia
con las blancas es bastante normal. una variante menos popular, también con
buenos fundamentos posicionales, aunque
Por cierto, si comparamos las partidas de menos investigada?
Alekhine y Zazhogin (Dios me perdone
por tal blasfemia ... ), sin saber quién con- Ahora dirigiremos nuestra atención a las
ducía las blancas, sería difícil decir cuál de aperturas de buena calidad. En estas aper-
ellas la jugó el gran campeón, y cual un turas es difícil que las blancas pretendan
candidato a maestro desconocido, porque alcanzar una ventaja seria en la apertura,
el nivel de resistencia fue más o menos el y por eso en una primera fase mi trabajo
mismo. con los jóvenes ajedrecistas se limita a ex-
plicar las principales ideas estratégicas y a
Tengo que reconocer que nunca abría la la elección de variantes que lleven a po-
Enciclopedia de aperturas de ajedrez para siciones complejas, ricas en posibilidades
intentar obtener ventaja siguiendo las re- activas.
comendaciones del autor. Estoy acostum-
brado desde niño a no confiar ciegamente
en los manuales, y a utilizarlos como pun- Gambito de Dama
to de partida para el trabajo analítico de
las aperturas, revisando prácticamente Empecemos con el Gambito de Dama re-
cada jugada en las variantes principales. husado: 1 d4 dS 2 c4 e6 3 lL'lc3
La «Enciclopedia» consiste en su mayor
parte en una selección de partidas, cla- Véase el diagrama siguiente
sificada según diferentes variantes, y es
adecuada para el trabajo como referencia. Aquí ya aparece una sutileza: las negras

33
Construcción de un repertorio de aperturas

Intentaré explicar cuál es la esencia de la


lucha por la diagonal b1-h7. El ataque de
minorías de peones es uno de los planes
de juego posibles para las blancas. En el
flanco de dama disponen de dos peones
contra tres de las negras. Supongamos
que el peón «b» alcanza la casilla b5:

pueden elegir entre 3 ... lLlf6 y 3 ... !le?.


Poseo una amplia experiencia, y sé que
por lo general el joven ajedrecista con el
que empiezas a trabajar no comprende
la diferencia entre estas dos jugadas, y
tiene una idea muy vaga de lo que es un
ataque de minorías, si es que la tiene. Por
lo tanto, es importante atraer su atención
sobre los momentos claves del combate. Y No se puede prevenir la aparición de una
en primer lugar sobre la importancia de la debilidad en la estructura de peones de
diagonal b1-h7 en el sistema de Carlsbad. las negras, bien en c6 o en d5.
Después de 3 ... etJf6 las blancas tienen la
posibilidad de conquistar esta diagonal. Ahora supongamos que después de los
Después puede seguir 4 cxdS exdS S .igS, y movimientos S ... .ie7 6 e3 c6 las blancas
ahora las negras no pueden jugar 5 ... ilf5 no juegan 7 \Wc2!, sino 7 etJf3?! Las negras
por 6 :flxf6. Las negras deben elegir entre deberían aprovechar inmediatamente la
5 ... !le 7 y 5 ... c6. oportunidad y jugar 7 ... ilf5! Para llevar
a cabo el ataque de minorías las blancas
Tras S ... .ie7 6 e3 está claro que de nue- necesitan la casilla bl para su torre, por lo
vo no vale 6 ... ilf5 por 7 :flxf6:flxf6 8 \Wb3, que tendrían que cambiar los alfiles de ca-
y las negras pierden peón. Entonces, las sillas blancas. La variante continúa así:
negras tienen que jugar 6 ... c6, y después
de 7 \& c2! las blancas se apoderan de otra 7 ... .its 8.id3 .ixd3 9'.Wxd3 etJbd710 o-o o-o
diagonal importante. Preste atención: la 11 ~ab1 aS 12 a3 ~e813 b4
jugada de dama es más precisa que 7 id3,
porque las negras tienen el recurso 7 ...
l2Je4! En cambio en respuesta a 7 \Wc2 la
jugada 7 ... l2Je4? es un error a causa de 8
:flxe7 \Wxe7 94Jxd5.

Supongamos que las negras han jugado


5 ... c6, y las blancas 6 e3. Ahora es posi-
ble 6 ... ilf5, aunque después de 7 iWf3! las
negras no pueden evitar el debilitamiento
de su estructura de peones en el flanco de
dama, ya que no vale 7 ... g6 por 8 g4!

34
Construcción de un repertorio de aperturas

Aquí las negras pueden jugar 13 ... tt:Je4 ces todavía maestro internacional}, co-
con una posición más o menos equilibra- mentando esta partida en el «Informador»
da, aunque cuando se han cambiado los n.o 42, apuntó que en lugar de 20 ... :r'l:e8?!
alfiles de casillas blancas la mejor forma era mejor jugar 20 ... \Wd6 con idea de 21 ...
de luchar contra el ataque de minorías :r'l:c7, y después en caso de necesidad :r'J:fc8,
es la directa 13 ... bS!?, seguida de la ma- aunque las posibilidades de las blancas
niobra posterior del caballo a c4. Es ne- siguen siendo preferibles. En generat en
cesario recordar que cuando están sobre posiciones de este tipo las negras prácti-
el tablero los alfiles de casillas blancas en camente no tienen perspectivas de jugar
plan con b7-b5 tiene serias deficiencias a ganar. Las blancas pueden «acogollar»
desde el punto de vista posicional. Es útil al peón c6 sin dificultades y sin riesgo de
para el lector saber que a veces las negras perder. Nunca he sido adicto a las estadís-
emprenden la lucha por la importante ticas, aunque creo que entre el 35 y el 40
diagonal con ayuda de la larga maniobra por cierto de estas partidas termina con la
tt:Jd7-f8-e6, g7-g6, tt:Je6-g7 y ifs, aunque victoria de las blancas, y el resto en tablas.
generalmente las blancas tienen tiempo Las negras pierden demasiado tiempo en
para «ocuparse» del peón c6, como en la el cambio de los alfiles de casillas blancas.
siguiente partida.
21 bxc6 bxc6 22 ~b6 tlJe7 23 ~cb1 W/d6 24
Wlb3 ~as 25 ~b7 ctJfS 26 ltJcs ~e7
PARTIDA 9
Las blancas han conseguido el dominio de
Ígor Novíkov- Andrei Jaritónov la columna «b» y del puesto avanzado cS.
Gambito de Dama [036] Las negras deben aceptar la simplificación
Sebastopol 1986 de la posición a causa de la amenaza 27
:r'l:d7.
La apertura de esta partida transcurrió así:
27 ~bS+! ~xb8 28 W/xbS+ WlxbS 29 ~xbS+
1 d4 dS 2 c4 e6 3 tlJc3 ctJf6 4 cxdS exdS SigS @g7 30 g4! ctJh4 31 ctJxh4 ixh4 32 ~c8
ie7 6 e3 c6 7 id3 tlJbd7 8 W/c2 ctJfS 9 ctJf3
tlJe6 10 ih4 g6 11 0-0 0-0 12 ~ab1 ctJg7 13
b4 a6 14 a4 ifS 15 bS axbS 16 axbS ~eS 17
~fc1 ixd3 1S W/xd3 ctJfS 19 ixf6 ixf6 20
ctJa4 ~es

La estrategia de las blancas ha tenido éxi-


to: el peón c6 está perdido. La única con-
trachance de las negras es atacar al peón
f2.

El gran maestro Andrei Jaritónov (enton- 32 ... ~a7 33 ~xc6 ~a2 34 ctJd3 ~d2 35 ~c3

35
Construcción de un repertorio de aperturas

fS!? 36 gxfS gxfS 37 ~f1 f4!?

Las negras hacen esfuerzos heroicos para


crear contrajuego. Las blancas amenaza-
ban expulsar a la torre de la casilla d2 y
ocupar la segunda fila con su propia torre,
tras lo cual la materialización del peón de
ventaja sería solo cuestión de tiempo.

38 CLlxf4?

Ígor Novíkov cede a la tentación de ga-


nar otro peón, manteniendo compacta conseguir ventaja mediante 8 e4 dxe4 9
su estructura de peones, aunque al mis- ~xf6 ~xf6 1O iWxe4+, como jugó Eingorn
mo tiempo permite a las negras activar contra Karpov en el campeonato de la
significativamente sus piezas. La decisión URSS del año 1988. Después de 1O ... ~e6
correcta era 38 exf4!, y después de 38 ... 11 ~c4 iW e7 12 ~xe6 iWxe6 13 iWxe6 fxe6
~f6 39 ~g2 ~f5 40 ~f31as blancas deben 14 0-0-0 tt:la6 15 flhe1 tt:lc7 16 tt:le4 ~el
ganar. Aunque es muy probable que tanto 17 f\d3 las blancas obtuvieron una ventaja
la calidad del juego como el resultado se mínima en el final, aunque la partida ter-
vieran afectados por los apuros de tiempo. minó en tablas.

38 ... gxf2+ 39 ~g1 gd2 40 ctJxdS ~g6! Después, y en el mismo campeonato, Kar-
pov probó esta variante con blancas con-
Las negras tienen dos peones menos, sin tra. Las negras eligieron una continuación
embargo ya no tienen nada que temer. de doble filo: 8 ... tt:lxe4 9 ~xe7 ~xel (9 ...
iWxe7 1O tt:lxd5!) 1O tLlxe4 dxe4 11 iWxe4+
41 gc8 ~fS 42 gf8+ ~g4 43 gf4+ ~h3 44 ~e6 Aquí Karpov mostró las deficiencias
gf3+ ~g44S gf1 ge2!46 ctJf4gxe3 47 CLlg2 de la posición negra mediante 12 ~c4
:Be4 48 ctJxh4 ~xh4 49 :Bd1 ~gS 50 ~f2 iWa5+ 13 ~f1 !, y después de 13 ... iWf5 14
~f6 51 :Bd3 ~e6 52 :Be3 ~dS Tablas. iWe3 tbd7 15 f\e1 f\ae8

Ahora centremos nuestra atención en


la jugada 3 ... i.e7 Aprendí sus sutilezas
hace mucho tiempo, tras el match por el
campeonato del mundo del año 1963 en-
tre Mijaíl Botvinnik y Tigran Petrosian. La
idea, modesta a simple vista, consiste en
que con esta jugada las negras pretenden
ocupar la diagonal b1-h7 con el alfil en el
caso de que las blancas quieran encauzar
la partida por los raíles de la variante de
Carlsbad. Por ejemplo, 3 ... i.e7 4 ctJf3 ctJf6
S cxdS exdS 6i.gS c6 7'Wc2 g6!?
con el oculto sacrificio de peón 16 d5!!
Véase el diagrama siguiente cxd5 17 ~b5!, comenzó un ataque contra
el rey que proporcionó a las blancas una
Por ejemplo, las blancas han intentado victoria magnífica.

36
Construcción de un repertorio de aperturas

Sin embargo, poco a poco, las negras en-


contraron una manera de neutralizar la
iniciativa del adversario. La partida Ruban
- Dreev, Tiflis 1989, continuó así: 8 e4 dxe4
9 .ixf6 .ixf6 1O'\W xe4+

i.~.t~·~ ~~
~¡t(¡~·· "~!~ i
LX~!~~~!~
~~~~~·o·•~~
~~~~~~~~~
.~.~.0f¿J%
~ ~/-
'1!.~.~
~ ~
demasiado optimista, que debilita una
posición más o menos igualada. 29 !xd3
b 'flJ
t~L}. ~~j~-:t
..
a rr~ b '!~ 30 iWxd3 c4 no proporcionó a las blancas
posibilidades reales de éxito.
'u' ~ %V •

Creo que es útil tener en cuenta que des-


10 ... '1We711.ic40-0 12 o-o'\Wb4! 13 .ib3 .tts pués de 3 ... !el el golpe central 4 e4 no
14 'IWf4ttJ d7 1S :¡;fe1 aS 16 g4 .ie6 17 .ixe6 ofrece nada a las blancas.

Las negras han resuelto todos los proble-


mas de apertura, y no temen el golpe 1l
:gxe6, porque después de 1l ... fxe6 18
!xe6+ @h8 19 !xdl iWxb2 20 iWc1 iWb4
disponen de un fuerte contrajuego.

17 ... fxe618 '1We3 :gae819tLle4.ig7 20 :gadl


tLlb6! Las negras se apoderaron de la ini-
ciativa y más tarde ganaron la partida.

El interés teórico por la variante que em-


pieza con 7 '\Wc2 empezó a decaer. En la
partida A. Karpov - A. , Rotterdam 1989, Comparemos esta posición con la que
las blancas consiguieron ganar después surge en el gambito eslavo después de 1
de una aguda lucha: 1 c4 e6 2 d4 dS 3 ctJc3 d4 dS 2 c4 e6 3 l2lc3 c6 4 e4 dxe4 S l2lxe4
!el 4ctJf3 l2lf6 S cxdS exdS 6!gS c6 liWc2 !b4+
ctJa6!? 8 e3 (a 8 a3 sigue 8 ... g6) 8 ... ctJb4 9
iWd1 !fs 1o:gel aS 11 !e2 0-0 12 0-0 ctJdl Véase el diagrama siguiente
13 !xel \Wxel 14 iWb3 :gfb8 1S ctJa4 ctJa6
16 !xa6 :gxa6 1l ltJcs :gb6 18 iWc3 :gbs 19 Aquí las blancas pueden sacrificar un peón
me1 h6 20 b3 !e4 21 ctJd2 !g6 22 ctJf1 mediante 6 !d2 iWxd4 l !xb4 iWxe4+ 8
!e2, porque la posición de las negras se
Véase el diagrama siguiente ha debilitado con el movimiento cl-c6.
Sin embargo, en el Gambito de Dama des-
22 ... lLlxcS 23 dxcS b6 24 cxb6 :g8xb6 2S pués de 4 ... dxe4 S l2lxe4 !b4+ las blan-
ctJd2 iWa3 26 ctJf3 es 2l \M!d2 !e4 28 lLles cas deben jugar 6 ctJc3, y entonces las ne-
:ge6 (28 ... c4!?) 29 ctJd3 gS?! Una jugada gras mediante 6 ... eS obtienen suficiente

37
Construcción de un repertorio de aperturas

impresión.

PARTIDA 10
Mijaíl Botvinnik- Paul Keres
Gambito de Dama [036]
Moscú 1952

1 d4 ét:lf6 2 c4 e6 3 ét:lc3 dS 4 cxdS exdS S ,igs


.ie7 6 e3 0-0 7.id3 éL\ bd7 8Wf c2l!e8 9 éL\ ge2
éLlf810 0-0 c611 ~ab1
contra juego.
Las blancas han desarrollado el caballo de
Regresemos a la jugada 3 ... lt:Jf6. Después rey por e2 y muestran sus intenciones de
de 4 cxdS exdS 5 ~gS ~e7 6 e3 c6 7 Wc2 iniciar el ataque de minorías de peones. Es
la diagonal b1-h7 está en manos de las más habitual que el caballo de rey se en-
blancas. Pueden elegir entre el ataque de cuentre en f3.
minorías de peones u otros planes de jue-
go. El ataque de minorías de peones es un
plan muy seguro, no obstante las negras
disponen de medios para resistir. Para los
alumnos que deseen conocer los planes
de las dos partes en este caso, les será útil
estudiar el capítulo «Posiciones típicas en
la estructura de peones de Carlsbad», del
corto aunque instructivo libro de Boris
Zlotnik Tipovie pozitsii mittelshpilya 7 , que
publicó en el año 1986la editorial «FiS 8 ».

Sin embargo recuerdo el irónico comenta-


rio del maestro Oleg Dementiev, que fue 11 ... .id6?
entrenador del gran maestro Arshak Pe-
trosian: «Si en tus mejores años atacas al Keres emplea uno de los mejores méto-
peón c6, ¿qué harás cuando seas mayor?» dos para contrarrestar el ataque de mi-
Comparto la opinión de que en la varian- norías de peones; sin embargo, no presta
te de Carlsbad del Gambito de Dama un atención a la diferencia en la situación del
ajedrecista joven debe elegir un plan con caballo blanco. En efecto, con el caballo
unas posibilidades estratégicas más am- en f3 el plan de las negras incluye las ju-
plias que el ataque en el flanco de dama. gadas ~e7-d6, ltJf8-g6, h7-h6, el cambio
La siguiente partida me produjo una gran en f6, ~g5xf6 Wd8xf6, después ~c8-g4 y
lt:Jg6-h4, lo que con frecuencia conduce a
7 Nota del Traductor. Su traducción al castellano un ataque devastador en el flanco de rey.
sería Posiciones típicas en el medio juego. Aquí el caballo blanco ha salido por e2, y
8 Nota del Traductor. Fizkultura i Sport (Cultura esto permite a Botvinnik desviarse del ata-
Física y Deporte). Este libro no se ha traducido al
que de minorías de peones e iniciar una
castellano, pero el citado capítulo se puede en-
contrar en el libro Fundamentos estratégicos del ofensiva en el centro. La situación del alfil
ajedrez, de la editorial Martínez Roca, Colección negro en d6 solo contribuye al desarrollo
Escaques, n.o 77, 1985.
38
Construcción de un repertorio de aperturas

de la iniciativa de las blancas y viene a ser


una pérdida de tiempo decisiva.

12 cJihl

La amenaza consistía en 12 ... ~xh2+ y 13


... tt'lg4+

12 ... lLlg613 f3!

«Las blancas estaban preparadas para el


ataque estándar en el flanco de dama, 11
:i'l:ab1. Ahora, por supuesto, rechazan este Keres se prepara para responder al ataque
plan en favor del ataque en el centro. Las por la columna «h», apoyado con 30 :i'l:h3,
negras no pueden impedir el avance e3- mediante 30 ... f5, pero inesperadamente
e4, porque en esta posición es difícil reali- aparece un golpe táctico: 30 lLlfS! ~fe8 31
zar el contragolpe c6-c5. Esta es la conse- ttJh6+
cuencia de la desafortunada jugada 11 ...
~d6» (Mijaíl Botvinnik). Botvinnik no se conforma con ganar la ca-
lidad y concluye la partida con un ataque
13 ... .ie714 ~be1lLld7 enérgico en el flanco de rey.

La jugada 14 ... h6 puede refutarse me- 31 ... cJit8 32 'IWf6lLlg7 33 ~cf3 ~c8 34 ttJxf7
diante 15 ~xh6 gxh6 16 ~xg6. ~e6 35 '\WgStLlfS 36 tLlh6 '\Wg7 37 g4 Las ne-
gras abandonaron.
151l.xe7 ~xe7 16lLlg3 lLlf6 17 '1Wf2ie6 18
lLl fS! .ixfS 19 .ixfS '1Wb6 20 e4 En la actualidad el plan de Mijaíl Botvinnik
ya hace tiempo que no es una revelación
En el plano estratégico la partida ya está en el campo de la estrategia, sin embargo
decidida. Las negras no pueden oponer es uno de los métodos de juego típicos en
nada al abrumador ataque del adversario. este tipo de posiciones. Por eso, ahora las
blancas no enmascaran sus intenciones
20 ... dxe4 21 fxe4 ~d8 22 eS ttJdS 23lLle4 agresivas en el centro mediante 11 :i'l:ab1,
y juegan directamente 11 f3
El caballo blanco penetra en el campo
contrario, porque 23 ... (fjc? 24 (fjd6 (fjes
es imposible por 25 (fjcs o bien 25 {fjxf7.

23 ... lLlf8 24lLld6 '\Wc7 25 .ie4lLle6?!

La mejor posibilidad práctica de las negras


era el sacrificio de calidad en d6.

26 '\Wh4 g6 27 .ixdS cxdS 28 ~el '@' d7 29 ~c3


~f8

Véase el diagrama siguiente


La posición es muy tensa, no obstante las

39
Construcción de un repertorio de aperturas

blancas sostienen firmemente la inicia- es el doblaje por la columna «f».


tiva estratégica. Por cierto, no han firma-
do ningún «juramento sagrado» que las 15 ... ttJe616 E:af1 E:f8
comprometa a jugar e3-e4, y, digamos,
pueden jugar g2-g4 y después lt'lg3, o a Las negras evitan el debilitamiento de la
veces, cuando el alfil negro está en e6, y el posición, pero pierden muchos tiempos
caballo en g6, pueden emprender el avan- en la defensa del peón «f7». Ahora las
ce del peón «f». No obstante, la ruptura en blancas se apoderan de la iniciativa.
el centro es su idea principal.
17 dS?!
La teoría ya se ha ocupado en gran medi-
da de la posición del último diagrama, sin La elección de qué peón avanza es una
embargo en este libro me gustaría familia- cuestión de gustos. Yo me decanté por el
rizar al lector con mis métodos de trabajo, peón de dama, aunque la jugada 17 eS
y no escribir una monografía de aperturas. también tiene sus ventajas. Posteriormen-
Por eso, en la medida de lo posible utili- te, Vasily lvanchuk en el match de candi-
zaré mis propias partidas y las partidas de datos contra Artur jugó de forma análoga
mis alumnos, aunque también algunas a la partida Botvinnik- Keres: adelantó el
partidas de eminentes ajedrecistas que peón «e», trasladó el caballo a e4, obtuvo
pertenecen a la herencia clásica. ventaja y ganó la partida en un estilo ex-
celente.
Las negras no pueden evitar el avance
del peón «e», excepto con la jugada 11 17 ... liJes 18 ttJd4 '\Wes 19 ttJb3 ttJxd3 20
... eS?, sin embargo a este movimiento '\Wxd3ttJf6
es muy fuerte 12 É\ad 1!, que amenaza 13
~xf6 o 13 dxcS ~xcS 14lt'lxdS. Por eso, de En hS el caballo carece de perspectivas;
momento deben apuntar al contrajuego además, en todas las variantes las negras
contra el inestable centro adversario. Las deben considerar la amenaza ms.
blancas, sin embargo, necesitan preparar
sus acciones activas en el centro, teniendo 21 h3!c8
en cuenta la posición de sus torres.
Si 21 ... ~d7, entonces es peligrosa 22lt'lcs.
En una partida contra mí del campeona-
to por equipos de las Fuerzas Armadas 22ttJd2! !d7 23ttJc4 '\We7
de la URSS (Minsk 1984), el gran maestro
Timoshenko intentó determinar inmedia- La primera impresión es que las blancas
tamente la posición central con la jugada poseen una seria ventaja, sin embargo no
11 ... ttJh5 Después de 12!xe7'\Wxe713 e4 es fácil derrumbar la posición de las ne-
dxe4 14 fxe4 las negras jugaron 14 ... !g4; gras. ¿Cómo deben jugar las blancas?
ahora prácticamente han concluido lamo-
vilización de sus fuerzas y están prepara- Véase el diagrama siguiente
das para atacar el centro blanco mediante
É\a8-d8 y lt'lf8-e6. Las blancas necesitan Quería decidir la partida por medios estra-
jugar con energía. tégicos, y perdí mucho tiempo pensando
en la jugada 24 '\Wd4!? Si ahora las negras
15 E:f2!? permiten el sacrificio de calidad tras 2S
É1xf6 gxf6 26 d6 y después É1xf6 y eS, su
La mejor posición para las torres blancas posición será desesperada. Por eso 24 ...

40
Construcción de un repertorio de aperturas

eS es una jugada única. Indagué durante Es mala 33 ... :Sf8 por 34 e6, mientras que
bastante tiempo el final que surge tras 2S la jugada 33 ... ~e6 se refuta mediante 34
WifeS 9 WifxeS 26 éi'lxeS, sin embargo no al- Wfc6, y también pierde 33 ... :Sd8 a causa
cancé a comprender si estaba o no gana- de 34 Wifc7 Wifgs 3S :Sf6!
do. Por eso descarté la jugada 24 Wifd4 en
favor de 24 d6!? Aquí puede parecer que el ataque de
las blancas se ha extinguido, porque a
En realidad, apenas consideré esta conti- 34 Wifc8+ Wfd8 3S Wifc6 tropieza con 3S ...
nuación, porque este movimiento solo fue Wfb6+, mientras que después de 34 Wic6
una alternativa a 24 Wifd4en la posición del ~d8 no vale 3S e6? por 3S ... Wfe3+ Sin em-
último diagrama. Después de 24 ... Wi e6 25 bargo las blancas tienen a su disposición
eS lLJdS tuve miedo de caer en el zeitnot, la jugada tranquila 35 Wid6!! con la amena-
porque en ese momento ya había gastado za ~h 1, y solo después eS-e6; resulta que
mucho tiempo. En la partida se acordaron las negras aquí están indefensas.
las tablas después de 26 Wifd4 éi'lxc3 27
bxc3 eS 28 Wife4~c6 29Wifg4 Wifxg4 30 hxg4 Sin embargo, regresemos a la posición del
~bS 31 m4 mes. último diagrama. El ordenador encontró
un camino corto y muy efectivo para al-
No obstante las blancas tenían a su dispo- canzar el objetivo: 30 g4! Wixh3 (30 ... Wifh4
sición la interesantísima jugada 26 lDe4! 31 éi'lg2!, y cae la dama) 31lDxd5!! Wixd3 32
Durante el juego, con el reloj corriendo, la lDe7++!; tampoco ayuda 31 ... Wifxg4+ 32
descarté por 26 ... bS 27lDgS Wih6 28lDxf7 :Sg2.
WihS 29 lDe3 ie6, y las blancas pierden
una pieza. En la partida Riskin - Deiko, Minsk 1984,
las negras también continuaron 11 ... lLJhS
Véase el diagrama siguiente 12 ixe7 Wixe7 13 e4, aunque aquí Deiko
decidió no abrir la columna «f» y en su
Cuando mostré esta partida a mis alum- lugar jugó 13 ... ie6 Riskin respondió di-
nos, uno de ellos encontró la excelente rectamente 14 eS!? g615 f4lLJg716lDg3, lo
posibilidad 30 lLJxdS cxdS {30 ... ~xdS 31 que obligó a las negras a bloquear el flan-
d7) 31 d7 Ahora 31 ... ~xfl pierde después co de rey con la jugada 16 ... fS
de 32 e6, y solo queda 31 ... ~xf7 32 ~xf7
ixf7 33 Wic3! WigS! Ahora las blancas, en posesión de ventaja
de espacio y con las piezas mejor situadas,
9 Nota del Editor: El ordenador considera que es comenzaron a atacar a su oponente en el
más fuerte 25 We3! con una gran ventaja de las flanco contrario: 17lDa4 ~ac8 18 a3 b6 19
blancas.
41
Construcción de un repertorio de aperturas

b4 !d7 20 é2Jc3 é2Jfe6 21 é2Jge2 1988, precisamente el jugador de 14 años


Aleksandr Zazhogin, y el de 15 años Oleg
Romanov, con los que acababa de empe-
zar a trabajar.

PARTIDA 77
Aleksandr Zazhogin - Ziulev
Gambito de Dama [036]
Minsk 1988

1 d4 d5 2 c4 e6 3 é2Jc3é2Jf6 4 cxd5 exd5 5 i,g5


c6 6 \Wc2 !e7 7 e3 0-0 S !d3 é2Jbd7 9 é2Jge2
Las negras están restringidas. Sus caballos ~es 10 o-o éLJfS 11 f3 g6 12 ~ad1 é2Je6 13
no pueden ocupar a la vez la casilla e6, la ih4\Wc7?!
posición del alfil en d7 tampoco es envi-
diable. Las blancas disponen de un plan Plantea una celada, sin embargo es una ju-
de acción claro con una idea principal: el gada dudosa. A 14 e4? las negras planean
ataque a la cadena de peones del adversa- responden 14 ... dxe4 15 fxe4 ctJg4 16 ~g3
rio mediante b4-b5. La posición negra está \Wd8, con ataque al peón d4 y a la casilla
estratégicamente perdida. e3.

21 ... ~edS 22 b5 !es 23 \Wb3 \Wb7 24 bxc6 14 \Wc1!?


ixc6 25 ~ac1 a6 26 é2Ja2 b5 27l2Jb4 \Was 2S
l2Jxc6! Una decisión original. Las blancas contro-
lan la casilla e3 con la dama y permiten
Sin siquiera dudarlo, Riskin cambia el alfil que el alfil de casillas blancas retroceda a
«malo» del adversario, que juega un papel la casilla b1. Sin embargo, parece más na-
importante en la defensa. tural14~h1.

2S ... ~xc6 29 ~xc6 \Wxc6 30 \Wb4 ~eS 31 ~el 14 ... é2Jh515 ixe7\Wxe716 e4 ~dS
\Wd7 32 ~xcS+ \WxcS 33 @f2

Las blancas culminan los preparativos


para la ruptura de peón a3-a4.

33 ... \Wds 34 g3 @f7 35 a4 \Wb6 36 axb5


l2Jc7 37 é2Jc3l2Jge6 3S t2Ja4 \Wxd4+ 39 \Wxd4
l2Jxd4 40 b6 t2Jce6 41 !xa6 éLJdS 42 é2Jc3 g5
43 !eS gxf4 44 gxf4 t2J4e6 45 é2Jxd5 Las ne-
gras abandonaron.

Ahora veamos cómo se probó el esquema


de Mijaíl Botvinnik en los campeonatos
juveniles. Quiero presentar al lector las Una posición peculiar. ¿Qué plan deben
partidas de dos candidatos a maestro en elegir las blancas? El desarrollo más natu-
el campeonato juvenil de Minsk del año ral parece ser el avance de los peones «e»

42
Construcción de un repertorio de aperturas

y «f», sin embargo las negras en respuesta Las negras no aguantan la tensión e ini-
a 17 eS tienen preparado el contragolpe cian el contraataque, que al estar insufi-
central c6-c5. Zazhogin empieza la prepa- cientemente preparado se vuelve como
ración del ataque en el centro. un boomerang. Era imprescindible 24 ...
hxg4, con una posición confusa.
17 .ib1
2S tLlxd4 WiM?! 26 tLlxe6 tLlxe6 27 .ixe6 fxe6
También eran ventajosos otros planes. 2S cxb61Wxg4+ 291Wg31WfS 30 bxa71Wc2 31
Merecía atención 17 Wle3, para después fS! exfS 32 1Wxg6+ ilhs 33 1WxhS+ 'it>g7 34
de 17 ... b6 cambiar drásticamente el ca- 1WgS+ 'it>hS 3S :BxdS Las negras abandona-
rácter del juego mediante 18 exdS cxdS ron.
19 me1 o incluso 19 g4li:Jf6 20 ~fe1, en
analogía con la 14" partida del match Bot-
vinnik- Petrosian, que examinaremos más
PARTIDA 12
adelante.
Oleg Romanov- Ziulev
17 ... b61S1We3 .ib7 19 a3 :Bes 20 eS :BadS Gambito de Dama [036]
21 f4 Minsk 1988

Las blancas son consecuentes en sus ac- 1 d4 dS 2 c4 e6 3 éLJc3CLlf6 4 cd ed S ,igs c6 6


ciones, aunque en comparación con la e3 .ie7 71Wc2 o-o S .id3 éLJbd7 9.tLlge2 :Bes
partida anterior las piezas del adversario 10 0-0 CLlfS 11 f3 g6 12 :Bad1 tLle6 13 .ih4
están situadas con mayor armonía, y las CLlhS14.if2
negras no necesitan bloquear mecánica-
mente los peones blancos mediante f7-f5. Las blancas evitan el cambio del alfil de
casillas negras.
21 ... eS! 22 ia2CLlhg7
14 ... 1Wc7
Las negras amenazan cambiar dos veces
en d4, con la posterior maniobra l/Jg7-f5 y Las negras apartan su dama del enfrenta-
el avance del peón «d». miento con la torre blanca. En caso de 14
... fS podía seguir 15 e4!? Por ejemplo: 15
23 g4!? ... fxe4 16 fxe4 dxe4 17 ii.xe4 y 18 dS a la
jugada siguiente.
Una decisión muy arriesgada, aunque
concreta y directa. 1S i>h1 .id6

23 ... hS

Era mucho más lógico abrir el centro me-


diante 23 ... cxd4. Podría seguir 24 li:Jxd4
li:Jxd4 25 ~xd4 (25 Wlxd4? Wlh4) 25 ... li:Je6
26 ~xdS! (26li:Jxd5? WlcS 27l/Jf6+ mh8) 26
... Wlh4 27 h3, y la posición blanca es pre-
ferible.

24dxcS d4?

43
Construcción de un repertorio de aperturas

Apunta al peón h2. Parece muy natural negras respondieron 12 ... W!as, que pre-
16 .llg1 con idea de preparar e3-e4. Sin viene 13 e4.
embargo, los ajedrecistas jóvenes están
llenos de optimismo y aman los ataques 13 a3! E!:ad814 ~h1
al rey, por eso no es sorprendente que las
blancas prefirieran 16 g4!? ctJf617 h4 b6? Las blancas no se apresuran.

Demasiado lento. Las negras necesitaban 14 ... ~c8


tomar medidas contra el ataque inminen-
te. Valía la pena decidirse por 17 ... hS!?, La posición negra es sólida, pero muy pa-
permitiendo el sacrificio de pieza en g6, siva. Sus piezas están colocadas estética y
con la posterior retirada del caballo de e6 armoniosamente en el centro, sin embar-
a g7. go, si las blancas consiguen avanzar sus
peones centrales, toda esta armonía se
18 E!:g1 ~b719 hS vendrá abajo.

Ahora el ataque blanco no se puede dete- 15~h4!


ner.
El alfil se traslada a g1, desde donde in-
19 ... E!:ac8? 20 ~h4 ctJd7 21 f4! ctJg7 22 Wfd2 terferirá constantemente las maniobras
~e7 23 ~g3 W! d8 24 fS! de las piezas negras. Si en la jugada pre-
cedente las negras hubieran jugado 14 ...
En el lenguaje futbolístico, las blancas ctJg6, entonces las blancas no habrían con-
cuelgan el balón al área de su adversario. seguido trasladar el alfil por la ruta g5-h4-
f2-g1, aunque podrían haber incrementa-
24 ... ~g5 25 fxg6 fxg6 26 ctJf4 gxhS 27 gxh5 do la presión mediante ctJe2-g3-f5.
ctJf6 28 h6!
15 ... ctJg6
Culmina con elegancia el enérgico ataque.
Las negras continúan con el juego movi-
28 ... ~xh6 29 Wfh2 ~g5 30 ~h4 ~xh4 31 miento a movimiento, sin un plan para la
Wfxh4 CLle4 32 E!:xg7+! ~xg7 33 E!:g1+ Las partida. Deberían pensar seriamente en
negras abandonaron. cómo obtener contrajuego. Como c6-c5
en este momento no es constructivo, me-
recía atención 15 ... g6 con idea de ctJf8-e6.
En g6 la posición del caballo es demasiado
PARTIDA 13
pasiva. Es evidente que Ziatdinov se pro-
Alexéi Aleksandrov- Rashid pone luchar por la casilla f4 para sus piezas
Ziatdinov en el momento en que el peón e3 avance
Gambito de Dama [036] a e4, sin embargo esta esperanza no se
Primorsko 1990 hace realidad.

1 d4 ctJf6 2 c4 e6 3 ctJc3 d5 4 cd ed 5 ~gS c6 6 16~f2~d6?! 17 ~g1 CLJhS 18 b4!


Wfc2 ~e7 7 e3 ctJbd7 8 ~d3 0-0 9 ctJge2 E!:e8
10 0-0 CLJf811 f3 ~e612 E!:ad1 Esta jugada es posible gracias a la ubica-
ción del alfil en d6, porque después de 18
Esta jugada se corresponde con el espíritu ... W!xa3? 19 l'í:a1Wixb4 20 l=í:fb1 las negras
de la idea estratégica de las blancas. Las pierden la dama.

44
Construcción de un repertorio de aperturas

18 ... W!c7 CLJg4+ ~g6 41 ~h4 '8ee8 42 CL!eS+ ~g7 43


~hS Las negras abandonaron.

Me gustaría agregar a lo dicho anterior-


mente que cuando el caballo blanco está
situado en e2, entonces el salto del caballo
negro a e4 no es demasiado efectivo ni en
la 1o• jugada, ni en la 11 a (después de 1o
... h6 11 ~h4). En la partida Shereshevsky
- Aslanov, Minsk 1981, después de 10 ...
h6 11 ih4 CLJe4 12 ixe7 '.Wxe7 las blancas
jugaron 13 '8ae1!?

Me dispongo a preparar el avance del


19e4! peón central.

El momento adecuado para la ruptura en 13 ... CLJdf614 f3


el centro. Las negras no pueden jugar 19
... t/Jhf4 por 20 eS!, y 20 ... t/Jxd3 se refuta Era interesante probar 14 4Jd1, con el fin
mediante 21 exd6. Aquí, al igual que en la de conservar sobre el tablero otra pieza
partida Botvinnik- Keres, la ubicación del menor.
alfil en d6 constituye un obstáculo para las
negras. 14 ... CL!xc3 1S CLJxc3 eS

19 ... dxe4 20 fxe4 if4 Las negras previenen el avance del peón
e3-e4, pero entran en un final desfavora-
Quizás para ser consecuentes, las negras ble.
ocupan la casilla f4 con el alfil, sin embar-
go ésto solo facilita la tarea de las blancas. 16 dxcS '.WxcS17lt:\bS! '.Wxc218 ixc2
No obstante, ya era muy difícil defender la
posición de Ziatdinov.

21 eS ih6 22 ifS! '8e7 23 CL!e4

Observamos el mismo escenario que en la


partida de Botvinnik. Él dictó cómo debe
seguirse.

23 ... ixfS 24 '8xfS ctJhf4 2S CL!xf4 ixf4 26


'8f1 ih6 27 g4!

Las blancas cosechan el fruto de su estra-


tegia. Todavía siguió: En el libro Estrategia del final dedico un ca-
pítulo completo a los finales de este tipo.
27 ... if4 28 '8S:f4 CL!xf4 29 '8xf4 f6 30 '.Wb3+ Tales posiciones son muy desagradables
~h8 31 '.Wf3 '.Wd7 32 exf6 gxf6 33 CL!xf6 '.We6 para las negras, aunque son defendibles
34 dS! cxdS 3S id4 '.We1+ 36 ~g2 '.We2+ con un juego preciso. En este caso se man-
37 ~g3 '.Wxf3+ 38 '8xf3 '8e6 39 gS ~g7 40 tienen sobre el tablero los dos pares de

45
Construcción de un repertorio de aperturas

torres, lo que permite a las blancas crear ches de candidatos, en un buen número
una debilidad adicional en el flanco de rey de torneos fuertes, y en las Olimpiadas.
mediante el avance, tras la preparación Sus posiciones se caracterizan por una es-
correspondiente, de los peones «h» y «g». tructura dinámica de peones en el centro
Además, la amenaza 20 ltJc7 es bastante y en el flanco de rey. Son atractivas para
desagradable. aquellos jugadores que aspiran a la inicia-
tiva y al avance de los peones, y para aque-
Mi ingenioso contrincante jugó 19 ... llos a quienes les gusta contraatacar. A los
.id7?!, y tras una corta reflexión respon- segundos les gusta sacar partido de los
dí 20 é2Jd4?!, aunque después de 20 ltJc7! defectos de la estructura de peones de su
:E\ec8 21 ltJxa8 :E\xc2 22 :E\c1 :E\xb2 23 :E\f2 adversario, que generalmente aparecen
las negras no tienen suficiente compen- tras una actividad excesiva. En resumen,
sación por la calidad. Estaba demasiado podemos aprender mucho del estudio de
interesado en jugar un final sobre el que las partidas de los grandes jugadores clá-
ya había trabajado antes. Lo gané gradual- sicos. Demos paso a la historia.
mente, más o menos tras i80 jugadas! Así
pues, es dudoso que se pueda aconsejar
a las negras jugar la posición del último
diagrama.
PARTIDA 14
Mijaíl Botvinnik- Tigran Petrosian
En conclusión, qUisiera agregar que a Gambito de Dama [031]
veces las blancas consiguen preparar el Moscú 1963 (m/14)
avance de los peones centrales con la ayu-
da del enroque largo. El gran maestro le- 1 d4 dS 2 c4 e6 3 éLlc3 .ie7 4 cxdS exdS S.if4
tón Shírov es un partidario devoto de este c6
plan en la apertura. Antes de profundizar
en el estudio de la jugada 3 ... f¿e7, quiero Las negras luchan por la diagonal b1-h7.
señalar que nunca intenté enseñar a mis
alumnos obtener en la apertura algún tipo 6 e3 .ifS 7 g4! .ie6
de ventaja «abstracta». Es mucho más im-
portante que conozcan los planes estraté- Una jugada prácticamente forzada. En
gicos de cada posición, que siempre estén caso de 7 ... f¿g6?! Las blancas disponen
listos para tomar la iniciativa, y que tien- del ataque 8 h4!, y 8 ... f¿xh4 es mala por 9
dan a una lucha compleja sobre el tablero. Wb3 b6 1O :E\xh4! iWxh4 11 ltJxdS. Si no se
captura el peón, entonces a 8 ... hS sigue 9
De acuerdo con los manuales de apertu- gS, y a 8 ... h6, el avance 9 hS, y las blancas
ra, la jugada 3 ... .ie7 fue introducida por obtienen ventaja de espacio en el flanco
el gran maestro soviético Alatortsev. Si las de rey.
blancas quieren jugar el sistema Carlsbad,
deben conformarse con el desarrollo más Véase el diagrama siguiente
modesto del alfil por f4 después de 4 cxdS
exdS S .if4 Esta continuación ha sido com- 8h3
probada numerosas veces en torneos del
nivel más alto. Por ejemplo, en los matches En esta posición también es posible 8 j¿d3,
por el campeonato del mundo Botvinnik- como jugó Botvinnik en la 12a partida del
Petrosian, 1963, Karpov- Korchnoi, 1981, match, y también 8 h4!?, otra invención de
Karpov- Kasparov, 1985, Kasparov- Kar- Botvinnik, que probó en su partida contra
pov, 1986 y 1987, y también en los mat- Spassky en Leiden, 1970.

46
Construcción de un repertorio de aperturas

8 ... é2Jf6 9 .id3 eS Las blancas se han apoderado por com-


pleto de la iniciativa. Las negras no tienen
Parece que todo está en regla: al ataque debilidades/ la coordinación entre sus pie-
en el flanco las negras responden con el zas tampoco es mala/ y sin embargo su
contragolpe en el centro. Las blancas no posición no es agradable. Su principal de-
buscan aislar un peón en d5, abriendo la fecto es la ausencia de posibilidades para
posición, y siguen con el desarrollo tran- crear un plan de contrajuego constructivo.
quilo de sus piezas. Intentemos una vez más realizar una ana-
logía con el fútbol. Imagine que un equi-
10 é2Jf3 é2Jc611 @fl! po avanza/ intenta marcar un got y el otro
solo observa las acciones de su oponente
El rey blanco se sentirá cómodo en g2, y la y procura neutralizarlas/ sin ni siquiera in-
torre hl está activa en su posición original. tentar contraatacar.
La posición del peón blanco en g4 no es
tan extravagante. Al contrario/ este peón 17 ... .id6
permite a las piezas blancas ocupar las ca-
sillas g2 y g3 1 para conservar la ventaja de Petrosian quiere simplificar la posición/ sin
espacio en el flanco de rey. embargo el cambio de los alfiles de casi-
llas negras con los peones aislados mu-
11 ... 0·0 12 @g2 cd 13 é2Jxd4! é2Jxd414 exd4 tuos solo favorece a las blancas.

Con el cambio de caballos las blancas ga- 18 ~ae1.ixe5 19 ~xeS


nan un tiempo para ocupar con el peón la
casilla f3. La captura 19 dxe5? sería un «descuido»
posicional por 19 ... d4 20 exf6 iWxf6.
14 ... é2Jd715 \Wc2! ctJf6
19 ... g6 20 Wlf2 ctJd7 21 ~e2 é2Jb6 22 ~he1!
Petrosian regresa con el caballo a su pues-
to. En caso de 15 ... g6 las negras tendrían «La jugada de doble filo 22 h4 era una de-
que considerar 16 ih6 Eí:e8 17 f4/ mientras cisión que no se correspondía con el espí-
que a 15 ... h6 es muy fuerte 16 iWd2/ con el ritu de la posición/ porque las perspectivas
plan id3-c2 y después iWd2-d3. de ataque son confusas/ mientras que el
final se presenta favorable a las blancas »
16f3 ~c817 .ies (Mijaíl Botvinnik).

Véase el diagrama siguiente 22 ... é2Jc4

47
Construcción de un repertorio de aperturas

Las negras intentan jugar activamente/ sin


embargo tras el cambio de piezas meno-
res el caballo blanco será claramente más
fuerte que el alfil del adversario.

23 .ixc4 E:xc4

Si 23 ... dxc4/ entonces 24 dS y 25 iWd4.

24 E:d2 :BeS 25 E:e3 a6 26 b3 E:c6 27lLla4 b6


28lLlb2 aS 29lLld3 f6

tras el cual su posición se deteriora.

38 ... a4 39 bxa4

«En caso de 39 ltJes fí:c3 40 bxa4 fí:a3 41


fí:b2 fí:xa4 42 fí:xb6 fí:xa2+ desaparecían
todos los peones del flanco de dama/ lo
que facilitaba la defensa de las negras»
(Mijaíl Botvinnik).

39 ... E:c4 40 aS! bxaS 41 lLlcs .its 42 @g3 a4


43 S:t>t4 a3 44 S:t>es E:b4 45 é2Jd3 E:bS 46 S:t>d6
30 h4! S:t>t7 47 S:t>c6 .ixd3 48 E:xd3 E:b2 49 E:xa3 E:g2
SO @xdS E:xgS+ 51 S:t>c6 hS 52 dS E:g2 53 d6
A pesar de todo las blancas realizan esta E:c2+ 54 S:t>d7 h4?!
jugada/ aunque no con la idea de atacar
en el flanco de rey. Botvinnik prepara la Botvinnik indicó que incluso tras la mejor
apropiación de la casilla eS/ mediante el 54 ... gS! 55 fí:aS! mf6 56 md8 h4 57 d7 h3
avance del peón «g». 58 fí:a6+ \t>g7 59 fí:e6 h2 60 fí:e1 las blan-
cas deben ganar.
30 ... .if7 31 E:xe8+ .ixe8 32 'W! e3 .if7 33 gS
ie6 34lLlf4.if7 SS f4 E:f2 56 S:t>cs E:xf4 57 E:a7+ Las negras
abandonaron. Una partida excelente/ en la
El alfil debe retroceder. En caso de 34 ... que las negras no cometieron ni un solo
~fS puede seguir 35 gxf6 iWxf6 36 \We5 y 1 error grave/ y sin embargo se vieron supe-
las negras pierden el peón dS. radas completamente.

35 lLld3 .ie6 36 gxf6 'Wfxf6 37 'WfgS! 'WfxgS+


38 hxgS
PARTIDA 75
Véase el diagrama siguiente Viktor Korchnoi - Anatoly Karpov
Gambito de Dama [D31]
La posición se ha simplificado/ no obstante Merano 1981 (m/13)
el final es difícil para las negras. Petrosian
intenta crear contrajuego/ sin embargo a 1 c4 e6 2lLlc3 dS 3 d4 .ie7 4 cd ed S .if4 c6 6
la jugada siguiente comete un error grave/ e3 .ifs 7 g4 .ie6 8 h3 é2J f6 9 .id3 o-o 1olLl f3

48
Construcción de un repertorio de aperturas

c511 @f1ttJc612 @g2 ~c8 propuso 16 ... Vfib6!? 17 Vfib3 ctJxd4 con
idea de responder a 18 exd4 con la agu-
Petrosian jugó 12 ... cxd4. da 18 ... Ei:c4!?, mientas que después de 18
tt:Jxd4 «no se puede hablar de nada más
que una mínima ventaja de las blancas».
He estudiado muchos finales similares y
V. Lepeshkin y D. Plisetsky critican la úl- les dediqué un capítulo completo en el li-
tima jugada de las negras, y en su libro bro Estrategia del final. Las negras pueden
Match por el campeonato del mundo. Mera- mantener la posición con un juego preci-
no 1981 proponen la jugada 13 ... a6. Sigue so, aunque generalmente esto no es una
esta variante: 14 dxcS .itxcS 15 ctJbS .ite7 tarea fácil.
(es más fuerte 15 ... CDb4! [Redacción]) 16
ctJbd4 tt:Jxd4 17 Ei:xc8 .itxc8 18 tt:Jxd4 (18 17 ~xc8 W! xc8 18 exd4!
exd4 ttJ e4 19 Ei:e 1 fS) 18 ... .itd6 19 .itxd6
\Wxd6 20 Vfic2 Ei:e8 con idea de tt:Je4. «Cree- Una idea de Mijaíl Botvinnik.
mos que las debilidades en el flanco de rey
no permiten a las blancas esperar una ven- 18 ... W! d7 19 tLl c7 ~c8 20 lLl xe6 fxe6
taja significativa», concluyen los autores.
Es mala 20 ... Vfixe6 por 21 .itfs.

Puede parecer que las blancas no tienen


una ventaja apreciable, sin embargo des- La superioridad de las blancas es induda-
pués de 21 Ei:c1 (que amenaza 22 Vfixc8 ble: tienen la pareja de alfiles, mejor desa-
o los movimientos de la dama a eS o e?) rrollo, y espacio para maniobrar. Además,
la defensa de las negras será complicada. en la posición de las negras aparece una
Hay que decir que en el match del año debilidad en e6.
1981 Karpov jugó mejor que Korchnoi y
ganó con firmeza. Sin embargo, en los pe- 21 ~e1 a6
riódicos soviéticos los comentarios sobre
este match fueron unilaterales. El motivo Tahl dijo que era mejor 21 ... Vfifl.
fue que entonces el ajedrez y la política
estaban demasiado entrelazados. Dicho 22 gS!?
esto, regresemos a la partida.
Las blancas podían jugar más tranquilas,
14 dxcS.ixc515ttJbSi.f816tLlfd4! ttJxd4 sin embargo Korchnoi prefiere materializar
su ventaja de una forma más enérgica.
En lugar de la última jugada Mijaíl Tahl

49
Construcción de un repertorio de aperturas

22 ... tLl e4 23 W! g4 ib4 24 :B:e2 :B:f8 25 f3 Wff7 Los dos adversarios cometen errores.
26 .ie5 C2J d2 27 a3 Muchos comentaristas advirtieron que
las negras podían salvarse con ayuda del
Tahl comentó que las blancas disponían fantástico recurso táctico 29 ... ctJh4+!! No
de un camino técnico para obtener la se puede capturar el caballo: a 30 \Wxh4 si-
victoria: 27 f4 tt:Je4 28 8:xe4 dxe4 29 ~c4 gue 30 ... \Mff3+, y si 30 ~xh4, entonces 30
mh8 30 ~xe61'&e7 31 f5; sin embargo, las ... iWf1 + 31 mh2 ~d6+ 32 ~g3 Ei:f2+ Solo
negras pueden defenderse: 29 ... 8:e8 30 f5 queda 30 mh2 ctJf3+ 31 ~h1, y ahora de
e3!, y en caso de cambio en e6, la dama nuevo 31 ... ctJh4!! Las variantes demues-
negra penetra en f2. Por supuesto, en vez tran que las negras tienen todo en orden:
del sacrificio de calidad las blancas sen-
cillamente pueden capturar el peón: 28 1) 32 8:f2? ctJfS!;
~xe4 dxe4 29 8:xe4, aunque aquí ya las es-
peran dificultades técnicas. Tras la jugada 2) 32 8:c2? iWf3+ 33 1'&xf3 8:xf3 34 i.xh4
de la partida la posición se complica con- ~d6 35 mg2 8:xd3;
siderablemente, aunque objetivamente es
la continuación más fuerte. 3) 32 ~xh4 iWfl+ 33 mh2 ~d6+ o 33 \Wg1
\Wxh3+ 34 Ei:h2 \Wxd3;
27 ... tLlxf3 28 g6?
4) 32 \Wxh4 iWf3+ 33 8:g2 \Wxd3 34 axb4
«La ingeniosa iniciativa de las negras ha- m1+ 35 mh21'Mld1 o 3s B:g1 iWf3+ 36 mh2
bría sido insuficiente si las blancas hubie- \We2+ 37 8:g2 iWd1, y las blancas no tienen
sen jugado aquí 28 ~g3! con las amena- nada mejor que repetir la posición.
zas 29 axb4 o 29 Ei:f2» (Mijaíl Tahl). 28 ...
ctJh4+ tampoco ayuda después de 29 mh2 Tras la jugada de la partida las blancas
tt:Jf3+30mh1 tt:Jh4por31 ~xh7+mxh732 pueden exprimir al máximo su ventaja.
\Wxh4+ mg8 33 Ei:f2. Siguió:

28 ... hxg6 30 :B:f2 CLle1+ 31 @h1 \Wxf2 32 ixf2 CL'lxd3


33 W!xe6+ :B:f7 34 .ig3 CL'lxb2 35 \WxdS .if6
Proporcionaba un contrajuego suficiente 36 id6 g5 37 Wlb3 ixd4 38 \W e6 g6 39 \W e8+
28 ... ctJe1+! 29 ~h2 \We7. @g7 40 ieS+ .ixe5 41 \WxeS+ @h7 42 \Wxb2

29.ig3 Aquí se aplazó la partida, sin embargo las


negras abandonaron sin reanudar. No se
consigue construir una fortaleza.

29 ... ie7?

50
Construcción de un repertorio de aperturas

Esta es la mejor pos1c1on que pueden


construir las negras. Las blancas ganan
con el paso a un final de peones, mediante
el sacrificio de la dama en fS.

PARTIDA 16
Mark Taimánov- Josip Rukavina
Gambito de Dama [031]
Leningrado 1973

Esta partida fue galardonada como una de cambio) quieren empujar al rey negro al
las mejores del torneo lnterzonal de 1973. flanco de rey, para después, con el avance
g4-g5, abrir la columna «g» para las ope-
1 d4 dS 2 c4 e6 3 él:Jc3 ie7 4 cxdS exdS S!f4 raciones de ataque. En esencia, las negras
c6 6 e3 !fS 7 g4 ie6 8 h3 él:Jf6 están indefensas contra este plan» (Mark
Taimánov).
Es mala 8 ... hS? 9 gxhs ttJd7 1O~e2 ét:Jdf6
11 l:!h2! ~d6 12 ~xd6 \Wxd6 13 l:!g2! con 13 ... él:Jc714 ~hgl !xf4?!
ventaja blanca, Korchnoi - lvkov, Budva
1976. «Ya que las negras han esperado tanto
tiempo para realizar este cambio, valía la
9id3id6 pena aguantar una jugada más, jugando
primero 14 ... ttJe6» (MarkTaimánov).
Así jugó Spassky contra Korchnoi en su
match de candidatos del año 1968 en 15 él:Jxf4
Kiev. Korchnoi no pudo extraer ventaja de
la apertura, sin embargo en la partida que También era mala 15 exf4.
examinamos MarkTaimánov consiguió re-
futar prácticamente el plan de las negras. 15 ... '\Wd616 gS hg 17 ~xgS @f8

10 tLlge2 h6?! A 17 ... g6 seguiría 18 l:!e5+

Es dudoso que sea necesario crear esta 18 ~eg1 él:Jce819 él:Jce2 b6 20 @b1!
debilidad. Como indicó Taimánov después
de la partida, es mejor 1O ... ~xf4 11 ttJxf4 Un movimiento preparatorio muy útil an-
\Wd6. tes de la ofensiva en el centro.

11 '1Wb3 !es 12 0-0-0 éLl a6 20 ... ~h6

Véase el diagrama siguiente Es mala 20 ... ~xh3 a causa de 21 l:!h1 \Wd7


22l"1g3.
13 ~del
21 f3 él:Jh7
«El plan de las blancas es claro. Con la
amenaza potencial de abrir la columna «e» Después de 21 ... ~xh3 22 e4 las blancas
(mediante e3-e4, o bien e3xf4 en caso de tendrían un fuerte ataque.

51
Construcción de un repertorio de aperturas

22 :9:Sg3 ie6 23 Wl'c2 @gs 24 e4! dxe4 2S fxe4


CDf8 26 Wl'c3!

dalidades de la Defensa Benoni: 3 ... eS, 3


... e6, 3 ... g6, y del Gambito Valga, 3 ... bS.

Con un juego sencillo y lógico las blancas Empecemos con 3 ... eS Las blancas pue-
han obtenido una posición ganada. Las den continuar 4 CDc3 d6 S e4ie7
negras no pueden oponer nada al avance
de los peones enemigos en el centro y al Forma parte del plan relacionado con el
ataque en el flanco de rey. cambio de los alfiles de casillas negras. En
su época el gran maestro Boleslavsky me
26 ... f6 aconsejó como réplica a este sistema de
las negras jugar:
Amenazaban 27 dS.

27eS!WI'e7

No es mucho mejor 27 ... fxeS debido a 28


dxeS \Wd7 29 ttJd4.

28 tDxe6 tDxe6 29 Wl'xc6 :9:d8 30 ic4 fxeS


31 :9:g6! :9:d6 32 Wl'cs :9:xg6 33 :9:xg6 @f7 34
:9:xe6! :9:xe6 3S dxeS gS 36 CDd4 CDg7 37 a4 a6

«Solo quedan movimientos de peones, y


son pocos ... » (MarkTaimánov).

38 idS bS 39 aS b4 40 ib3 g4 41 hxg4 Las


negras abandonaron. Con esta jugada las blancas evitan el cam-
bio de alfiles y provocan el posterior debi-
litamiento de la posición de las negras, lo
Aperturas que surgen después que crea la posibilidad de transición a un
de 1 d4 ti:lf6 2 c4 c::S 3 d5 final favorable.

Véase el diagrama siguiente 8 ... g6

Tras estas tres jugadas pueden surgir va- Las negras siguen su plan obstinadamen-
rias aperturas. Por ejemplo, diversas mo- te. El peón h4 estaba envenenado por

52
Construcción de un repertorio de aperturas

iWhS, pero ahora de nuevo es vulnerable. al ataque de las blancas en el flanco de


dama. Las blancas pueden jugar tranqui-
9 .ih6 tLlg710 hS! lamente f3, a3, l=í:b 1, b4, doblar torres por
la columna «b», etc., y si es necesario, abrir
Las blancas no necesitan entrar en compli- otro frente en el flanco de rey (¡acuérdese
caciones después de 1O1Mfd2 ixh4. Parece del peón hS!). Las negras no tienen dón-
que ahora las negras pueden realizar su de mostrar actividad. Si en la posición
plan, sin embargo la posición emergel!te del diagrama ensayan 14 ... fS, entonces
será claramente favorable a las blancas. después de 15 hxg6 hxg6 16 exfS gxfS
las blancas pueden jugar tranquilamente
10 ... i.gs 11 i.xgS \WxgS12 Wld2 \Wxd2+ 17 f3, para detener los peones negros, y
también pueden intentar desarrollar in-
De lo contrario las blancas tendrían la po- mediatamente un ataque por la columna
sibilidad de jugar 13 \Wh6 con un fuerte «h» mediante 17 l=í:h6, l=í:ah 1, tt:'lhs etc., y es
ataque al rey. poco probable que las negras sobrevivan
a esta ofensiva.
13 sfixd2 a614.id3
Puede aprender más sobre las posiciones
de este tipo con las siguientes partidas.

PARTIDA 17
Mario Bertok- Efim Geller
Defensa Benoni [A56]
Kiev 1959

1 d4 tLlf6 2 c4 eS 3 dS eS 4 tLlc3 d6 S e4 .ie7


6 tLlge2 0-0 7 tLlg3 tLle8 8 h4 a6 9 i.d3 g610
hS i,gs 11 i.d2 Wlf612 \Wc1 i.xd2+ 13 \Wxd2
Las negras ya han obtenido lo que que- Wif414 tLlge2 \Wxd2+ 15 sfixd2
rían: han cambiado su alfil «malo» por el
alfil «bueno» del adversario. Sin embargo,
el factor decisivo para la valoración de
esta posición es la ventaja de espacio de
las blancas, y no el razonamiento abstrac-
to sobre alfiles «malos» y «buenos». Obje-
tivamente, el alfil de las negras es bastan-
te peor que su oponente blanco, porque
está restringido por la cadena de peones
blancos. Por otra parte, su alfil cambiado
podría haber jugado un papel importante
en la defensa del flanco de dama contra el
ataque de las blancas.
1S ... tLlg7 16 tLlg3 tLld7 17 a3 tLlf6 18 hxg6
Yo creo que la posición del último diagra- fxg6 19 b4 tLld7 20 f3 l!b8 21 l!ab1 tLle8 22
ma estratégicamente está perdida para las l!b2 tLlc7 23l!hb1l!a8 24 tLlge2 cxb4 25 axb4
negras, porque no pueden oponer nada aS 26 bxaSl!xaS 27 tLlc1 sfif7 28 i.c2 tLlcS 29
Construcción de un repertorio de aperturas

etJb3 etJxb3+ 30 ~xb3 rJle7 31 ~b6 etJa6 32 éDd2 etJh711 etJbS Wi'd712 f3 a613 etJc3 Wfe7
etJbS ~d8 33 g4 ~a2 34 gS ~f8 35 etJc3 ~a3 14 ~b1 éDd7 1S a3 etJdf6 16 b4 b6 17 Wi'b3
36 ~h1 ~f7 37 CLlbS ~a2 38 etJxd6 ~xf3 39 .id718 bxcS bxcS 19 Wi'b6 ~fe8 20Wi'xc7 ~xe7
etJxe8+ @d8 40 ~f6 ~g3 41 ~f8+ rJlc7 42
~xh7+ Las negras abandonaron.

PARTIDA 18
Alberic O'Kelly- Olaf Ulvestad
Defensa Benoni [A56]
Málaga 1966

1 d4 etJf6 2 e4 eS 3 dS eS 4 éDc3 d6 5 e4 g6 6
.id3 .ig7 7 éDge2 0-0 8 f3 etJe8 9 .ie3 .ih6
10 '1Wd2 .ixe3 11 '\Wxe3 '1Wh4+ 12 g3 Wi'h3 13
éDdl rJlg7 14 etJf2 Wi'h6 15 rJld2 Wfxe3+ 16 21 0-0 etJe8 22 ~b6 .if6 23 .ixf6 éDhxf6 24
rJlxe3 CLld717 a3 a618 b4 ~b819 ~hb1 etJc7 ~fb1 .ie8 25 .id1 ~aa7 26 .ia4 ~ab7 27 .ie6
20 éDc3 b6 21.ie2 ~b7 22 éDd3 fS ~xb6 28 ~xb6 éDd7 29 ~b1 rJlts 30 éDa4
rJle7 31 rJlt2 fS 32 rJle3 f4+ 33 rJlt2 etJef6 34
etJb3 gS 35 etJaS rJlt7 36 etJb6 etJxb6 37 ~xb6
rJle7 38 .ia4 éDd7 39 ~b1 rJlt6

23 bxeS bxcS 24 exfS CLlb6 25 éDf2 gxfS 26 g4


rJlt6 27 ~a2 .id7 28 gxfS .ixfS 29 etJfe4+
rJle7 30 ~ab2 ~fb8 31 rJlt2 .!es 32 etJxd6
rJlxd6 33 CLle4+ rJle7 34 d6+ rJlds 35 etJxcS 40 g3 rJle7 41 h4 fxg3+ 42 rJlxg3 gxh4+
Las negras abandonaron. 43 rJlxh4 rJlt6 44 rJlhS @f7 45 .ixd7 ~xd7
46 etJe6 ~e7 47 rJlxh6 .ih3 48 @gs .ig2 49
etJd8+ @es 50 ~b8 ~g7+ 51 rJlt6 Las negras
abandonaron.
PARTIDA 19
Svetozar Gligorié- Miguel
Quinteros Aperturas de uso limitado
Defensa India de Rey [E92]
Manila 1973 Ahora estudiaremos la apertura 1 d4 etJf6
2.ig5
1 d4 etJf6 2 e4 eS 3 dS g6 4 etJc3 .ig7 S e4 d6
6 CLlf3 o-o 7 .ie2 eS 8 ,igs h6 9 .ih4 Wfc7 10 Véase el diagrama siguiente

54
Construcción de un repertorio de aperturas

Empezaremos con las variantes donde las


blancas eliminan al caballo negro f6.

1 d4 ctJf6 2 igS eS?!

Creo que este movimiento tiene muchos


más defectos que virtudes. Después del
cambio las negras deben capturar en f6
con el peón «g», y soy muy escéptico so-
bre tales decisiones.

3ixf6
Invertí bastante tiempo en escribir el li-
bro Endgame Strategy. En aquella época La continuación más lógica, aunque tam-
trabajaba de entrenador y a veces jugaba bién son posibles jugadas del tipo 3 dS o
en torneos. Prácticamente no me que- 3 ct'lc3. Ofrezco al lector mi partida «loca»
daba tiempo para estudiar y analizar la contra Zhelyandinov:
información vigente sobre las aperturas,
ya que trabajaba mucho con los clásicos,
y preferí leer libros dedicados a la heren-
PARTIDA 20
cia ajedrecística de los viejos maestros en
detrimento de los nuevos «Informadores Mijaíl Shereshevsky- V.
de aperturas». Por eso motivo tomé la Zhelyandinov
decisión temporal de dejar la jugada 2 c4 Apertura Trompovsky [A45]
después de 1 d4 ct'lf6, y empecé a jugar 2 L'vov 1977
ct'lf3 o 2 j,gs, con la confianza puesta más
en el medio juego y en el final. Gradual- 1 d4 ctJf6 2 igs eS 3 d5 '11Nb6 4 ctJc3 '11Nxb2 5
mente esto me llevó a formar mi «particu- id2 '11Nb6 6 e4 d6 7 f4 e6 8 E:b1 '11Nd8 9 ibS+
lar» teoría de aperturas, a la vez que mis id7 1Odxe6 fxe6 11 eS dxe5 12 fxe5 ctJdS 13
resultados prácticos, aunque parezca raro, id3 ie6 14 '11Ng4 ctJb4 15 ctJge2 ctJxd3+ 16
mejoraban. Después de terminar mi obra exd3 ctJa617'11Nxe6+ '11Ne718'11Nh3 ctJc7190·0
Endgame Strategy regresé a la jugada 2 c4. 'I1N e6 20 'I1N g3 0-0-0

Así pues, 1 d4 ctJf6 2 igS Las negras se en-


frentan a un problema estratégico real en
la segunda jugada. Las blancas se propo-
nen capturar en f6 y después, según con
qué peón capturen las negras, elegirán el
transcurso posterior de la partida.

Las negras tienen a su disposición varias


posibilidades, aunque lo primero que de-
ben decidir es si permiten la captura en
f6 Si las negras quieren evitar los peones
doblados, entonces pueden jugar 2 ... ct'le4
o 2 ... e6; si esto no les importa, entonces 21 E:be1 ie7 22 ctJf4 '11Nd7 23 '11Nxg7 E:hg8 24
pueden mover 2 ... dS o 2 ... cS. '11Nxh7 E:h8 25 '11Nf7 E:df8 26 '11Ne4 b5 27 '11Nb3 c4
28 '11Nc2 ie5+ 29 d4 '11Nxd4+ 30 i>h1 E:xh2+

55
Construcción de un repertorio de aperturas

31 <.f:?xh2 gh8+ 32 etJh3, y las negras sobre- con peón del punto h5. El caballo blanco
pasaron el tiempo. va a penetrar por allí.

9 ... hS10 h4
PARTIDA21
Naturalmente, las blancas impiden que
Mijaíl Shereshevsky- Albert este peón avance más. Ahora en lugar de
Kapengut un punto débil las negras tienen un peón
Apertura Trompovsky [A45] débil.
Minsk 1981
10 ... es
1 d4 etJf6 2 ,igs eS?! 3 ixf6 gxf6
¿Qué deberían hacer ahora las negras para
En caso de 3 ... exf6 4 ctJc3 las negras tie- coordinar las acciones de sus piezas en los
nen problemas con el peón «d». flancos de dama y de rey? Kapengut in-
tenta dejar libre la sexta fila, aunque como
4dS! dijo con humor Nimzowitsch, la debilidad
de los peones doblados se puede compa-
rar con la cojera de una persona sentada.
No se puede decir que tiene problemas
de salud hasta que se levanta. Tan pronto
como los peones se ponen en movimien-
to, su debilidad se manifiesta claramente.
Ahora es muy vulnerable el peón f5.

Puede parecer que tras el cambio del alfil


de casillas negras las blancas estén obli-
gadas a mantener sus peones centrales
en casillas negras, para restringir al alfil
adversario. Sin embargo aquí es mucho
más importante ganar espacio y meter
una cuña en la posición de las negras, para
dificultar la coordinación de sus piezas en
ambos flancos.
Y ahora, ¿cómo deben continuar las blan-
4 ... Wl'b6 S Wl'c1 etJa6 6 e3 e6 7 c4! cas? Parece muy fuerte 12 a3 d6 13 Wlc2
seguido del enroque largo. Las blancas
El peón d5 debe ser defendido sólidamen- también pueden intentar forzar el mo-
te. vimiento e5-e4 y aprovechar el puesto
avanzado f4. Sin embargo, disponen de
7 ... .ig7 8 etJc3 ts 9 etJge2 un movimiento más decisivo.

La captura 3 ... gxf6 eliminó la protección 12 d6!!

56
Construcción de un repertorio de aperturas

Un «estacazo» muy fuerte. El peón d6 divi- 22 ... ctJb8


de la posición de las negras en dos partes.
Ahora se desarrolla una lucha vital alrede- La captura del peón 22 exf3 23 gxf3 ~xf3
000

dor del peón d6. 24 ~e2 conduce a una posición práctica-


mente desesperada para las negras. Con
12 ... e4 13 'Wd2 i.es 14 o-o-o l:!h6 15 tLlbS su último movimiento Kapengut intenta
~b8 complicar el juego a cualquier precio.

Las negras pretenden llevar el caballo a c6 23 fxe4 a6 24 tLl c3 f6


a través de b4 y preparar la jugada a7-a6.
Por eso ... Muy consecuente. No ofrece ningún alivio
a las negras 24 Élxd6 debido a 25 CUcdS
000

16a3! con un ataque blanco devastador.

Ahora el caballo negro queda excluido del 25 l:!xf5!


juego.
De momento las blancas aceptan el reto,
16 ... b617 tLle2 i.b718 tLlf4 'Wg719 ~h3! que provoca más complicaciones. Consi-
deré que el sacrificio de calidad era el ca-
La torre de rey blanca entra en juego de mino más rápido y directo para la victoria,
forma majestuosa. y lo más razonable.

25 ... i_xe426 ~xe5 fxe5 27 tLlh3 i,g6 28 tLlgS


'\Wg7 29i.d3

Las blancas poseen una gran superioridad


de fuerzas en el flanco de rey. No es de ex-
trañar que su ataque sea irresistible.

29 ... e4 30 i.xe4 i.xe4 31 tLl cxe4 Wf eS

Esta jugada permite a las blancas realizar


sus sueños. De todos modos, la posición
de las negras estaba perdida hacía tiempo.

32 Wff2+ @gs 33 Wff7+ <i>hs 34 Wfe7 ttJc6 35


Las negras descubren por fin cómo expul- tLlf7+
sar al caballo adversario de bS: se propo-
nen retirar el caballo a su casilla de parti- Véase el diagrama siguiente
da, para después jugar a7-a6. Las blancas
deben actuar con energía, si no pueden En los felices años de mi infancia, solo co-
tener dificultades con la materialización nocía los conceptos básicos de la ciencia
de su ventaja. ajedrecística, y no pensaba que el ajedrez
sería mi profesión. Entonces obtenía más
22f3! placer al jugar una partida. Recuerdo que
a veces conseguía hacer un ataque doble
Es necesario abrir la posición. 22 ~e2 es al rey y la dama, e incluso en momentos
floja, por ser demasiado lenta. más afortunados la horquilla era triple;

57
Construcción de un repertorio de aperturas

por ejemplo/ al rey/ a la dama y a una to- 4 g3 eS 5 e31.Mfb6 6 tt:lc3 e6 7 ~b1 tt:lc6 8 tt:lf3
rre. Aunque/ desafortunadamente/ nunca .id7 9 .ig2 cxd410 exd41.Mfa6
conseguí una horquilla a las cuatro prin-
cipales piezas enemigas. Ahora jugaba en Aquí surge una situación psicológica muy
un torneo contra un fuerte maestro/ y por especial. En las posiciones de este tipo/ en
primera vez (y muy probablemente/ por las que la casilla hS es débil 1 se ve muy se-
última vez) ¡lo había conseguido! ductora la maniobra del caballo desde c3
a f4. Por eso parece bastante natural 11
Aquí las negras ya podían haber abando- a3/ seguida de 12 é2le2/ 13 0-0 y 14 é2lf4.
nado/ sin embargo mi adversario continuó Yo había intentado profundizar en la esen-
el juego: 35 ... ci>g7 36 tt:lxe5+ tt:lxe7 37 dxe7 cia de la posición y comprendí que en la
~es 38 tt:ld6! ~xe7 39 tLlfS+ ga jugada era bastante mejor desarrollar el
alfil por h3/ y no por g2: en ese caso ten-
¡Una partida así debería jugarse en el año dría mejores perspectivas. Por ese motivo
del caballo! decidí jugar...

39 ... i>f6 40 lLlxe7 i>xeS 41 ~xd7 ~f6 42 11.if1 ...


~d2 i>e4 43 tLldS ~f1+ 44 i>c2/ y aquí por
fin las negras abandonaron. con la esperanza de aclarar las intenciones
de mi oponente. Evidentemente/ Don-
Ahora volvamos nuestra atención a la con- chenko interpretó la jugada 11 ~f1 como
tinuación más fuerte. una oferta velada de tablas y sobreestimó
su posición/ aunque en respuesta a 11 ...
\Wb6 las blancas habrían jugado 12 ~h3.
Otro logro de las blancas en esta situación
PARTIDA22
fue que las negras gastaron alrededor de
Mijaíl Shereshevsky- A. veinte minutos en su reflexión.
Donchenko
Apertura Trompovsky [000] La partida continuó:
L'vov 1977
11 ... 1.Mfa512 .ih3 b513 a3!?
1 d4 tLlf6 2 ,igs dS 3 .ixf6 gxf6
Un sacrificio de peón interesante. Por su-
La captura 3 ... exf6 la analizaremos en la puesto/ podía haber jugado sencillamente
siguiente partida. 13 .8:a1 o 13 0-0~ no obstante la jugada de
la partida me pareció muchos más prome-

58
Construcción de un repertorio de aperturas

tedora. mismo tiempo refuerza la presión por la


columna «e».
13 ... ixa314 W'd3ie7
18 ... hS?! 19liJf4liJd6 20 éiJd2!
Las blancas tendrían una compensación
posicional excelente por el peón sacrifica- Todas las casillas por donde las negras
do después de 14 ... ib4 15 0-0 ixc3 16 podrían mostrar sus intenciones agresi-
bxc3. vas están cubiertas. Ahora se amenaza 21
ttJxdS WxdS 22 ig2.
15 0-0 b416lDe2
20 ... l:&c8 21l'!a1

Han pasado solo cinco jugadas, y la posi-


ción se ha convertido de confusa en clara-
mente ganada por las blancas.

21 ... Wbs 22l:&xa7 fS

En caso de 22 ... l'J:xc2 el sacrificio del caba-


llo en e6 decide el resultado de la partida.

23 if1 Wb8?! 24l:&ea1lDbs 25l:&7a5 @fs 26


liJb3 if6?
Es el momento para hacer un resumen de
la apertura. Las blancas han terminado el Las negras han preparado la evacuación
desarrollo y están preparadas para luchar de su rey a g7, pero en el proceso han de-
por la iniciativa en el centro y en el flanco bilitado la casilla cS. El ataque final de las
de rey. Las negras tienen en su haber un blancas es sencillo y natural.
peón más y la pareja de alfiles. Sin embar-
go su rey está atascado en el centro y no
encuentra refugio en ninguno de los dos
flancos, y esto le traerá a las negras mu-
chos problemas. Es difícil valorar con exac-
titud esta posición, sin embargo en una
partida práctica es mucho más fácil jugar
con las blancas (y es lo que suele pasar).

16 ... liJd8?!

Donchenko pretende llevar el caballo a


d6, sin embargo esta maniobra parece de-
masiado lenta. Como ya indiqué, es bas- 27lDcs !es 28 ixbS ixbS 29lDcxe6+! Fxe6
tante más complicado jugar esta posición 30 '\Wxe6l:&h6 31l:&xb5 Las negras abando-
con negras que con blancas. naron.

17l'!fe1lDb718 We3! Ahora vamos a analizar la captura en f6


con el otro peón: 3 ... exf6
La dama blanca apunta a la casilla h6, y al

59
Construcción de un repertorio de aperturas

negras cambian, dSxc4 b3xc4, entonces la


posición del alfil en g2 sin duda será pre-
ferible para las blancas, porque ataca al
peón b7. Por otra parte, si las negras elu-
den la captura en c4, entonces en g2 el
alfil puede cumplir una función defensiva,
en especial si el peón «O> avanza a cS. La
posición adquiere un carácter cerrado, y
las blancas disponen de tiempo suficien-
te para trasladar el alfil a la diagonal f1-a6,
con el objeto de preparar la ruptura de
peón b3-b4-bS en el flanco de dama.
Esta posición se puede jugar más o menos
mediante un esquema. Por lo general, las Para encontrar la disposición óptima de las
blancas procuran desarrollar sus piezas piezas necesitaba una amplia experiencia
más o menos así: e2-e3, ii.d3, 4Jd2, l1Jgf3 o práctica en los torneos; sin embargo, esta
Wlf3, l1Je2 seguido de c2-c4. Las negras re- no era suficiente. Había comprobado en la
accionan situando los peones en c6 y fS, y práctica algunas posiciones tras el cambio
después trasladan el caballo por el itinera- dxc4 bxc4, sin embargo las posiciones en
rio 4Jb8-d7-f6-e4. En respuesta a la jugada las que las negras eluden el cambio solo
c2-c41as negras cambian en c4 y obtienen las había analizado. Veamos ahora algunas
un contrajuego confortable en el centro partidas con el cambio y las variantes prin-
por las casillas blancas dS y e4. cipales de mis análisis.

Como ya dije antes, en los años ochenta


dejé de estudiar el Informador ajedrecístico
PARTIDA 23
y centré mi atención en los clásicos. En-
contré un concepto increíble en los co- Mijaíl Shereshevsky- Vladímir
mentarios de Alekhine a unas partidas, llinsky
creo recordar, del libro del torneo de Bled Apertura Trompovsky [DOO]
1931, que me habían prestado para leer Moscú 1979
durante algunos días. En las posiciones
de este tipo el cuarto campeón mundial 1 d4l{)f6 2 ,igs dS 3 .ixf6 exf6 4 e3 .ie7 5 g3
consideraba que era imprescindible pre- 0-0 6 .ig2 c6 7 l{)d2 ie6 8 l{)e2 l{)d7 9 0·0
parar el avance c2-c4 mediante la previa E:e810 b3 f511 c4l{)f612 a3 dxc4?
b2-b3, para en caso de cambio tener la
posibilidad de capturar en c4 con peón. Si
las negras no cambiaban en c4, entonces
las blancas podían avanzar el peón a eS e
iniciar un asalto de peones en el flanco de
dama mediante b3-b4, a2-a4, b4-bS. Y la
pregunta es: ¿cuál es la posición más ra-
cional de las piezas para llevar a cabo este
plan?

No está claro que en ese caso las blancas


necesiten tener su alfil en d3. Tal vez su
desarrollo por g2 tenga más sentido. Si las

60
Construcción de un repertorio de aperturas

El juego de las negras en la apertura deja '.We7 32'.Wd3 ~h8 33 :Be2 '.Wd7 34 ct:\es .ixeS
mucho que desear. El desarrollo del alfil 3S fxeS f6 36 exf6 :Be4 37 ~g1 '.We6 38 :Bg2!
por e? es dudoso, el enroque temprano :Bxe3? 39 f7! :Be1+ 40 :Bxe1 '.Wxe1+ 41 Wff1
no tiene ningún sentido, aunque todo Las negras abandonaron.
esto es una bagatela. Sin embargo, la últi-
ma jugada de las negras, el cambio en c4,
es un serio error posicional, que concede a
PARTIDA 24
las blancas una ventaja posicional prácti-
camente decisiva. Mijaíl Shereshevsky- Vladímir
Litvinov
13 bxc4 '.WaS?! 14 '.Wc2 :Bad81S :Bfb1 J\c816 Defensa Holandesa [ASO]
eS! Minsk 1988

Las negras no pueden oponer nada a la 1 d4fS2J\gS


presión del adversario en el flanco de
dama. De momento sus alfiles no pueden La jugada mágica de alfil a gS también es
trabajar, y el punto dS es muy bonito a la posible contra la Defensa Holandesa. Su
vista, pero solo eso. justificación táctica consiste en la siguien-
te variante: 2 ... h6 3 ~h4 gS 4 ~g3 f4? S e3
16 ... '.Wc717 ctJc4 g618 '.Wa4 a619 :Bb2 ctJdS eS 6 exf4 exf4 7 ~xf4 gxf4 8 iM!hS+ ~e? 9
20 :Bab1 J\gS?! iM!eS+

La presión de las blancas en el flanco de 2 ... ¿¿jf6?!


dama se vuelve insoportable, y la jugada
de la partida, que va unida a un sacrificio Esta jugada es un error. En comparación
de calidad, no las ofrece ningún alivio. con las posiciones anteriores el peón do-
blado está situado en f6 en lugar de f?,
21 J\xdS cxdS 22 ctJd6 bS 23 ¿¿jxe8 :Bxe8 24 con lo que las negras están privadas de la
'.Wb3 J\d7 2S a4 hS 26 axbS axbS 27 f4 J\f6 maniobra tt'lb8-d7-f6-e4. La respuesta co-
rrecta a la jugada de alfil es 2 ... dS.

3 .ixf6 exf6 4 e3 c6 S ¿¿j d2

La última jugada de las negras parece una


provocación. Las blancas pueden avanzar
el peón a eS sin ninguna preparación, sin
embargo después de S c4 dS es precipita-
da 6 eS por 6 ... b6, mientras que la jugada
6 b3 conduce a cierto debilitamiento en el
flanco de dama. Decidí posponer de mo-
mento el estudio de las consecuencias de
esta jugada y seguí por los caminos cono-
Las blancas tienen ventaja de calidad y cidos:
mejor posición. La materialización de la
ventaja no requiere grandes esfuerzos. La S ... dS 6 g3 J\d6 7 J\g2 J\e6 8 ctJe2 ctJd7 9 b3
partida continuó:
Véase el diagrama siguiente
28 ~f2 J\c6 29 ctJg1 gS 30 ctJf3 gxf4 31 gxf4

61
Construcción de un repertorio de aperturas

20 éL\ c4 éL\ f4?!

Cuando realizaron su jugada anterior las


negras contaban con este salto. Tenía
cierto sentido el contraataque desespe-
rado que empieza con la jugada 20 f4!?,oo•

aunque para jugar así las negras deberían


haber visto que después de 20 tt:lf4 su
oo·

posición se torna desesperada.

21 exf4ixc4

Las blancas no quieren enrocarse en el


lado corto antes que su adversario, por
miedo al ataque por la columna «h». Yo
realicé el plan recomendado por Alekhine,
permanecer por ahora con el rey en el cen-
tro.

9 ... ~b610Wfc1 \We711 a3 :!::!:c812 0·0

Decidí que ahora mis acciones en el flan-


co de dama serían bastante más efectivas
que las posibles contramedidas de mi ad-
versario en el flanco opuesto, y que había 22dS!
llegado la hora de enrocarse.
Este sacrificio posicional de peón permi-
12 ... gS13 c4 ib814 a4 dxc4 te a las blancas de forma inesperada in-
cluir todas sus piezas en el ataque al rey.
Tras este cambio las blancas adquieren La atención de las negras estaba dirigida
nuevas ventajas posicionales, aunque, casi completamente al flanco de dama, y
¿qué se puede recomendar a las negras? allí tienen éxito, sin embargo tras esto el
Después de 14 hS 1S aS tt:la8 16 cxdS
oo• flanco de rey se queda prácticamente in-
cxdS 171Wb2 las blancas van muy por de- defenso.
lante de su rival en el desarrollo de la ini-
ciativa. Debo señalar que al jugar 2 ~gS las blan-
cas están obligadas constantemente a
1S bxc4 Wff7 16 eS ét:lds 17 Wlb2 hS 18 :!::!:fbl buscar y encontrar soluciones creativas y
:!::!:h719 :!::!:a3 aS? originales.

Litvinov tiene la intención de repeler el 22 ... gxf4?!


ataque con la construcción de una barrera
mecánica, a saber, con el peón en aS y el El cambio brusco del carácter de la posi-
caballo en b4, sin embargo su construc- ción afectó negativamente a Litvinov, que
ción defensiva es socavada por una mina al mismo tiempo se encontraba en graves
táctica. Merecía atención 19 h4, para ob-
oo• apuros de tiempo. Como resultado, perdió
tener algún tipo de contrachance práctica. en unas pocas jugadas. Es dudoso que las
negras pudieran salvar la partida después

62
Construcción de un repertorio de aperturas

de 22 ... ~xdS 23 ~xdS cxdS 24 4:ld4, aun- Ahora las blancas tienen la posibilidad de
que en cualquier caso esta variante las deteriorar la estructura de peones del ad-
concedía mayores posibilidades. versario también en el otro flanco.

23 d6! sib5!

Ahora el alfil de casillas negras está exclui- En las posiciones en las que el adversario
do del juego, mientras que las torres blan- dispone de la ventaja de la pareja de alfi-
cas acceden a la casilla e?. les, es muy importante cambiar el otro ca-
ballo, es decir, dejarle solo con la pareja de
23 ... ia7 24lLlxf4 ~f8 alfiles, sin caballo. Por ejemplo, si hacemos
estas jugadas: 1 d4 CLlf6 2 ~gS dS 3 ~xf6
También era desesperado 24 ... ~xcS a exf6 4 e3 c6 5 g3 fS 6 ~g2 ~d6 7 CLle2 0-0
causa de 25 E\el +y 26 E\e7. 8 0-0 CLld7 9 CLld2 CLlf6 1O b3 4:le4 11 f3, en-
tonces llegamos a esta posición:
25 ~e3 ~eS 26 ~xe8+ Wfxe8 27 Wfxf6+ ~g8
28Wfxf5 Las negras abandonaron.

PARTIDA25
Mijaíl Shereshevsky- Eduard
Barkovsky
Apertura Trompovsky [DOO]
Minsk 1981

1 d4lLlf6 2 ig5 d5 3 ixf6 exf6 4 e3 if5 5


id3
Aquí las negras cometerían un grave error
Las negras han desarrollado su alfil pre- posicional si cambiaran su caballo me-
maturamente, y las blancas intentan in- diante 11 ... 4Jxd2? 12 1Wxd2. Las blancas
mediatamente arrebatar a su adversario la pueden hacer frente fácilmente al ataque
ventaja de la pareja de alfiles. de su adversario por la columna «e», de-
fendiendo el peón e3. Para conseguirlo
5 ... ig6 6lLle2 id6 7 0-0 lLlc6?! es suficiente mover el rey a f2 y, si es ne-
cesario, la torre a el. En algún momento
las blancas pueden poner de relieve los
defectos del cambio de caballos con la ju-
gada f3-f4!, que inutiliza a la pareja de al-
files. El defecto de la jugada f3-f4 es la de-
bilitación de la casilla e4, sin embargo las
negras no pueden ocuparla si les falta el
caballo. Las blancas continuarán el avance
en el flanco de dama, trasladan su peón
hasta eS, y el resto ya lo sabemos.

Ahora regresamos a la partida:

63
Construcción de un repertorio de aperturas

8 ... 0-0 9 .ixc6 bxc6 1OétJ bc3 E:b8 11 b3 Wl c8 Merecía atención 18 c4!? para a 18 ... dxc4
12 é2Jf4 19 bxc4 Elb4? responder 20 eS E\xa4 21
\Wb3! Sin embargo, el traslado inesperado
Las blancas mantienen firme su intención al otro flanco de la dama 19 ... IWaS! permi-
de cambiar uno de los alfiles. tiría a las negras obtener buen contrajuego
después de 20 tt'lc3 ~b4 21 ctJd1 cS.
12 ... E:d8 13 é2Ja4 1Mi'f5 14 é2Jxg6 hxg6 15
1Mi'd3!Wlh5 18 ... W.fg419 c4 dxc4 20 bxc4 E:b4 21 a3

No era conveniente 21 eS a causa de 21


... ~xf4! (pero no 21 ... Ele8? 22 \Wa3!) 22
exf4 E\e2 23 Elg3 \Wxf4 24 Elf1 (pierde 24
\Wxe2? \Wxd4+) 24 ... \Wxd4+ 2S \Wxd4 Elxd4
26 tt'lc3 Elc2; las negras tienen tres peones
por el caballo, y las torres muy activas.

21 ... E:xa4 22 W.fb3 E:xe3 23 W.fxe3

Era más fuerte 23 E\xe3, tras lo cual no


salva 23 ... ~xf4 24 Ele8+ ~h7 2S \Wxa4
~xh2+ 26 ~xh2 \Wh4+ 27 ~g1 \Wxd4+ 28
16 f4!? ~f1 \Wf4+ 29 ~e2 \Wg4+ 30 ~e3, y el rey
blanco se escapa del jaque continuo. Solo
Esto parece excesivo, pero aun así es la queda 23 ... \Wxf4
manera correcta de protegerse contra el
mate. Las blancas debilitan el peón e3 y
el punto e4, sin embargo el adversario
no tiene un caballo para aprovecharse de
ello. Además, las blancas obtienen otras
opciones de juego, ligadas con la manio-
bra l'U1-f3-h3. Por otro lado, la jugada na-
tural 16 g3 permitiría a las negras obtener
la iniciativa en el flanco de dama, según el
esquema: g6-gS-g4, g7-g6, ~g7, Elh8 etc.

16 ... E:e8

En caso de 16 ... gS las blancas responde- Durante la partida calculé la variante 24


rían con el movimiento 17 \Wfs. Ele8+ ~h7 (es mala 24 ... ~f8 2S E\xf8+!)
2S \Wh3+ \Wh6 26 \Wxh6+ gh 27 eS ~f4 28
17 E:f3 E:e7? Eld1, y las blancas tienen la posibilidad de
capturar el peón c7 tras la jugada g2-g3.
Las negras no comprenden el proyecto de En el final las blancas disponen de buenas
su adversario y debilitan la última fila, y al posibilidades para obtener la victoria. Sin
mismo tiempo obstaculizan a su propio embargo, decidí jugar al ataque.
alfil.
Y a pesar de todo, en la posición del últi-
mo diagrama las blancas tienen un bonito

64
Construcción de un repertorio de aperturas

camino para ganar: 24 \Wb8+ if8 (es mala Tras esta jugada «activa» la ventaja podría
24 ... mh7 25 ~h3+) 25 ~ael!! Se amenaza haber pasado a manos de las negras. Man-
el golpe en f8 seguido del mate en e8, y tenía la igualdad 29 \Wh3! \Wxd4+ 30 mh 1
en respuesta a 25 ... \Wxd4 las blancas sim- if8 31 ~xf8 c;t>xf8 32 \Wh8+ me 7 33 ~e 1+
plemente apartan al rey de la clavada, 26 c;t>d6 34 \Wf8+ c;t>d5 35 \Wxf7+ c;t>c5 36 fxg5
c;t>hl, y renuevan la amenaza. Si se defien- fxg5 37 ~bl!
de ahora el alfil con el movimiento 26 ...
\Wd6, entonces 27 ~e7!!, ¡y a pesar de todo 29 ... gxf4??
las blancas capturan en f8!
Las negras se encontraban en un terrible
23 ... E!:xc4? zeitnot y no pudieron encontrar el ca-
mino exacto. Después de 29 ... ~el+ 30
Era imprescindible 23 ... if8. cj;lf2 \Wa2+ 31 \We2 (31 ~e2 \Wc4 32 ~ee8
\Wc2+!) 31 ... \Wxe2+ 32 c;t>xe2 gxf4 tendrían
24 E!:bl tres peones por la calidad, y las blancas
deberían esforzarse mucho para conse-
Perdía en el acto 24 \We8+ if8 25 ~el!, y guir un empate.
para defenderse de la amenaza 26 \Wxf8+
c;t>xf8 27 ~h8++, las negras deben entre- Ahora todo termina con un mate:
gar la dama.
30 E!:gs+ @h6 31 E!:h8+ @95 32 h4+ @g4 33
24 ... Wfe6 Wfh3++

Jugada única. Vamos a examinar las posiciones que sur-


gen cuando las negras evitan el cambio
25 Wfg3?! del caballo f6 por el alfil blanco.

Y aquí llevaba a la victoria la jugada para- 1 d4 ttlf6 2 .ig5 ttle4


dójica 25 \Wel !!, y gracias a la amenaza 26
~e3 las blancas se apoderan de la colum- Esta jugada conduce a una posición agu-
na «e». da y compleja.

25 ... g5 3ih4

Las blancas amenazaban dar mate a su ad-


versario después de 26 ~b8+ if8 27 ~h8+
c;t>xh8 28 ~xf8+ c;t>h7 29 \Wh4++

26 Wfd3?!

Esta jugada natural, con cuya ayuda las


blancas de nuevo plantean una amenaza
de mate, en realidad deja escapar la ven-
taja. Se conservaban las posibilidades de
victoria después de 26 \Wel! if8 27 \Wxe6
fxe6 28 fxg5 fxg5 29 ~b7.
3 ... g5
26 ... g6 27 E!:e3 Wf d5 28 E!:e8+ @g7 29 E!:bb8?!

65
Construcción de un repertorio de aperturas

La respuesta principal. En ocasiones las las blancas obtienen buena compensa-


negras juegan aquí 3 ... eS, 3 ... dS e incluso ción por el peón. Esta opinión se confirmó,
3 ... c6. Después de 3 ... eS lo mejor para las en particular, en la partida jugada en el
blancas es jugar 4 f3 (si 4 ctJd2, entonces 4 cambio de siglo Chepukaitis- Emelin, San
... dS! proporciona a las negras buen jue- Petersburgo 2000.
go). Después de 3 ... eS 4 f3, en la partida
Shereshevsky - Gufeld, Daugavpils 1978, Si las blancas no quieren jugar tan agu-
las negras jugaron 4 ... ctJf6!? Si compara- do y sacrificar un peón, entonces pueden
mos esta posición con la que surge tras 1 probar la jugada S c3. El juego puede con-
d4 ctJf6 2 ~gs eS, vemos que aquí el alfil tinuar así: S ... 1Mlb6 6 iWd2 dS 7 e3 ~fS 8
blanco está situado en h4, y el peón en g4 ~g6 9 ctJe2 con una posición bastante
f3. Ahora el cambio S ~xf6, a diferencia interesante y compleja, que por lo que yo
de 3 ~xf6, es imposible para las blancas, sé todavía no se ha probado en la práctica.
porque las negras pueden responder con
impunidad S ... exf6! Otro cambio, 6 dxcS En lugar de 3 ... eS hay otra posibilidad
~xcS, ahora o más tarde, tampoco lo acon- más: 3 ... dS 4 f3 ctJd6. Así siguieron las
sejaría el doctor, a causa de los agujeros partidas Shereshevsky- Kupreichik, Minsk
por la diagonal g1-a7. Ydespués de S ctJc3 1979, y Shereshevsky- Tukmakov, Moscú
(en lugar de S ~xf6) S ... cxd4 6 iWxd4 ctJc6 1981. En la primera partida después de S
7 iWd2 e6 la posición se asemeja a una ex- ctJc3 las negras jugaron sin precisión: S ...
traña Siciliana. Por desgracia, estoy muy c6 6 e4 iWb6 7 l"í:b1 g6 8 ~f2, consiguieron
lejos de ser considerado un experto en una posición muy mala y perdieron. Tuk-
la variante Rauzer de la Defensa Siciliana, makov reaccionó con mayor energía: S ...
y me resulta difícil hacer una evaluación eS! 6 de ctJfS 7 ~f2 d4!, con compensación
exacta, no obstante creo que las negras no más que suficiente por el peón; la partida
tienen nada de lo que quejarse. terminó con una victoria convincente de
las negras.
Posteriormente llegué a la conclusión de
que las blancas deberían haber intenta- La quinta jugada de las blancas es mala:
do sacar provecho de los dos tiempos de en lugar de S ctJc3?! debieron jugar S c3!
ventaja con la ayuda de un sacrificio de Ahora la maniobra S ... eS 6 dxcS ctJfS 7 ~f2
peón después de S dS iWb6 6 e4 iWxb2 (6 no es tan fuerte, porque las blancas con-
... .!DxdS? 7 iWxdS \Wxb2 8 iWxcS ctJc6 9 \Wc3) trolan la casilla d4. Por otro lado, las blan-
7 ctJd2 cas aventajan a su adversario en el desa-
rrollo y tienen buenas expectativas para
apoderarse de la iniciativa.

Para terminar, la jugada 3 ... c6 va unida a


una trampa: las negras pretenden empeo-
rar la estructura de peones de su adversa-
rio con ayuda de 4 ... iWaS+ y S ... iWhS. La
solución más sencilla es 4 c3, aunque tam-
bién son posibles otras jugadas.

Regresemos a la jugada 3 .•. g5 La partida


puede continuar así: 4 f3 gxh4 5 fxe4 eS 6 e3

En mi opinión, en la posición del diagrama Véase el diagrama siguiente

66
Construcción de un repertorio de aperturas

PARTIDA 26
M. Shereshevsky- B. Maryasin
Apertura Trompovsky [A45]
Minsk 1978

6 ... Wfb6 7ll:l c3 cxd4

En caso de 7 ... e6 8 lLlf3 \Wxb2 las blancas


pueden intentar tomar la iniciativa. Por
ejemplo: 9 ltJ bS \Wb4+ 1O ~f2! \W aS 11
lt:Jes.
La inusual estructura de peones de ambos
bandos hace que la posición del diagrama 8 exd4ll:l c6 9ll:l f3
sea muy original. Aquí no existe una teo-
ría tan extensa como en la vieja y buena Es muy prometedora 9lLldS \Wd8 1Oc3.
Apertura Española o el Gambito de Dama.
La antigua partida Bondarevsky - Boles- 9 ... ig7?
lavsky, Moscú 194S, aparece en todos los
libros de texto, y en base a ella esta posi- Durante varias jugadas seguidas las ne-
ción ha sido considerada durante mucho gras eluden capturar el peón b2, por te-
tiempo como favorable a las negras. Des- mor a la iniciativa del adversario. Con su
pués de 6 ... ~h6 7 \Wd3 lt:Jc6 8 lLld2 cxd4 último movimiento Maryasin provoca el
9 exd4 \Wb6 1O ltJ b3 aS 11 a4 dS 12 lt:Jf3 paso al final, que acepto con gusto. Era
ltJ b4 13 \W d 1 0-0 14 ~d3 lt:Jxd3+ 1S \Wxd3 mejor 9 ... e6.
\W g6 16 lt:Jxh4 \Wxe4+ 17 \Wxe4 dxe4, Bo-
leslavsky, efectivamente, obtuvo ventaja. 10 ll:ldsWfaS+? 11Wfd2! Wfxd2+ 12 <Jixd2 o-o
Sin embargo el juego de las negras dista 13 c3 e614ll:le3
de ser el ideal, de acuerdo con los estánda-
res modernos. En primer lugar, el caballo
b1 debe desarrollarse por c3, y la coordi-
nación entre la torre a1 y la dama no debe
interrumpirse con la jugada 7 \Wd3.

La posición del diagrama tras la sexta


jugada de las blancas es muy interesan-
te. El poderoso centro de peones de las
blancas es impresionante, en especial si
logran mantener los peones en su posi-
ción actual. Los peones doblados negros
del borde del tablero, definitivamente, son
una debilidad, que se puede explotar en el La pareja de alfiles no compensa la de-
final, aunque por ahora las blancas deben bilidad de los peones doblados «h». Las
estar preparadas para las complicaciones blancas poseen un centro poderoso y un
que pueden surgir en cuafquier momento. desarrollo excelente de piezas; de hecho,
Quiero mostrar algunas partidas donde lo- ¡una posición ganada!
gré pasar al final.
14 ... if615 eS ie716 dS! exdS 17ll:lxd5 d6

67
Construcción de un repertorio de aperturas

18 i,bs i,d8 19 exd6 rio a retirarse a d8, y así tener la posibilidad


de jugar ttJg5-e6 con ganancia de tiempo.
La ventaja de calidad (de posición) se
transforma en ventaja numérica (de peo- 30 ... E!:g7 31 h4 E!:g6
nes). Lo que sigue es la fase de realización.
El final de piezas menores es tan desespe-
19 ... h3 20 gxh3! rado para las negras como el de torres.

Típico en posiciones de este tipo. Es mejor 32 E!:xg6+ hxg6 33 mf3 ~g7 34 mg4 .ie3 35
no dejar al rival los peones que han pene- tLle4 'kt>h6 36 b3 i,b6 37 c4 i,d4 38 ét:Jgs a6
trado demasiado en tu propio campo. 39 ét:Je4 i,g1 40 h3 i,d4 41tLlg3 i,f2 42 ét:Je4

20 ... i,e6 Aquí se aplazó la partida, sin embargo las


negras abandonaron sin reanudar el jue-
La captura 20 ... !xh3 no afectaba particu- go. Las blancas ganan fácilmente: avanzan
larmente al resultado de la partida. el peón «h» hasta hS, obtienen un puesto
avanzado para el rey en fS y después cap-
21 tLlf4 i,b6 22 l2Jxe6 fxe6 23 i,xc6 bxc6 24 turan el peón eS.
me2 E!:ad8 25 E!:ad1

La posición está más o menos definida. El


PARTIDA 27
resto es cuestión de técnica sencilla.
M. Shereshevsky- S. Yuferov
25 ... eS 26 E!:hf1 E!:f6 27 d7 E!:f7 28tLlg5 E!:f:d7 Apertura Trompovsky [A45]
29 E!:xd7 E!:xd7 Minsk 1985

Las negras incluso han conseguido recu- 6 ... i,h6 7 ~f2


perar el peón, aun así sus cuatro peones
«tullidos» no dejan posibilidades de salva- Esto es mejor que 7\Wd3.
ción. La posición de las negras está com-
pletamente perdida.

7 ... ét:Jc6

30 E!:f6! En esta posición son posibles otras juga-


das; por ejemplo, 7 ... e6 y 7 ... cxd4, aun-
A las blancas les resultará muy útil contro- que por lo general por transposición de
lar la sexta fila, para obligar al alfil adversa- jugadas conducen a la misma posición. La

68
Construcción de un repertorio de aperturas

jugada 7 ... \Wb6 es imprecisa, porque las todos los patinadores se lanzan detrás de
blancas juegan 8 etJc3 con la amenaza 9 él para arrinconar a los adversarios en su
etJa4, y 8 ... cxd4 proporciona a las blancas zona. Esta analogía con el hockey tiene su
una opción adicional, 9 \Wxd4. sentido: las blancas intentan establecer un
caballo en la retaguardia de su adversario
Examinaremos las consecuencias de los y lo apoyan con sus peones. Sin embargo,
movimientos 7 ... e6 y 7 ... cxd4. Al jugar la práctica ha demostrado que tras una
7 ... cxd4 las negras comienzan a ejercer defensa correcta las negras se apoderan
presión con sus piezas sobre el centro del de la iniciativa. Por ejemplo, 11 etJbS 0-0!
oponente y amenazan capturar el peón 12 c4 d6 13 etJxd6 eS 14 \Wb3 exd4 (aún
b2. Los acontecimientos pueden desarro- es más fuerte 14 ... \Wd8! 1S dxeS lLlxeS 16
llar de esta manera: 8 exd4 etJc6 9 etJf3 \Wb6 ~d1 etJg4+) 1S \Wxb6 ~e3+ 16 We1 axb6,
1O etJc3 \Wxb2 (son mejores las jugadas con posibilidades un poco mejores para
que se han dado en la práctica, 1O ... d6 o las negras, Aleksandrov- Loginov, Kstovo
10 ... e6) 11 etJbS Wd8? (es imprescindible 1994.
11 ... 0-0 con juego de doble filo) 12 ~b1
\Wxa2 13 dS!, y las negras sufren pérdidas Regresemos a la partida Shereshevsky -
materiales. Por ejemplo: 13 ... etJb8 14 \Wd4 Yuferov.
\Wxc2+ 1S ~e2 ~g8 16 ~b2.
7 ... ll'lc6 8 dS
En caso de 7 ... e6 8 etJc3 etJc6 9 etJf3 cxd4
1O exd4 \Wb6 el juego de las negras parece Ya había jugado anteriormente con este
bastante sensato. De hecho, en la variante adversario en 1979 y probé 8 c3 (sería un
anterior se puede llegar a esta posición si error 8 etJc3?? por 8 ... ~xe3+). La partida
las negras juegan 1O ... e6 en lugar de 1O continuó así: 8 ... \Wb6 9 Wfb3 cxd4 1O cxd4
... \Wxb2? (1 O exd4? ~el!) 1O ... \Wxb3 11 axb3 eS 12
etJf3 d6; más adelante las blancas obtuvie-
ron una gran ventaja posicional, proba-
blemente decisiva. Era evidente que Yufe-
rov había encontrado una mejora; tal vez
quería entregar una pieza por tres peones
después de 1O ... ~xe3+!? 11 Wxe3 (11
\Wxe3 \Wxb2+) 11 ... \Wxd4+ 12 We2 \Wxe4+.
Decidí desviarme yo primero, porque con-
sideré que la posición de la partida del año
1979 era bastante confusa.Así,

8 ... ll'les 9 Whs d6 10 ibS+ id7 11 ll'lf3


ig712 a4
Aquí la continuación más fuerte es 11
~bS, porque en cualquier momento las Véase el diagrama siguiente
blancas pueden optar por eliminar el ca-
ballo enemigo para aliviar la presión so- Las blancas se han hecho con la iniciati-
bre el peón central d4. Las blancas tienen va, sin embargo no pueden subestimar
la maniobra más emprendedora, aunque el margen de seguridad de la posición de
arriesgada, 11 etJbS?! A los jugadores de las negras. Yuferov debió ganar un peón
hockey canadienses les gusta arrojar el mediante 12 ... etJxf3 13 gxf3 ~xb2 14 ~a2
disco al centro del adversario, y después ~f6, y aunque después de 1S f41a posición
Construcción de un repertorio de aperturas

lado opuesto del tablero. Lo mejor para las


blancas es aclarar primero la situación en
el flanco de dama, intentar crear allí debili-
dades, y solo después comenzar un juego
combinado en ambos flancos.

21 ~a3!

De esta manera las blancas liquidan la


amenaza b6-b5 y preparan b2-b4.

21 ... ~ab8 22 'if:?d3 .if6 23 h3


de las blancas parece muy amenazadora,
no se ve nada concreto: 15 ... a6! 16 ~xd7+ Las blancas no deben darse prisa: debe
\Wxd7 17 t2Jd2 fí:g8 seguido del enroque impedirse que la torre negra acceda a la
en el lado largo. columna «h» con ganancia de tiempo.
Además, en posiciones de este tipo a ve-
Las negras no quisieron entrar en esta po- ces es útil conceder al adversario la posibi-
sición de doble filo y prefirieron jugar un lidad de mostrar actividad.
final con un peón menos.
23 ... 'if:?g7 24 ~b1 ~feS 25lLlf3 ~c7 26 b4 c4+
12 ... 0-013 .ixd7 Wfxd714lLlxh4 Wfg4?
Ahora las blancas obtienen un excelente
Era mejor conservar las damas en el table- puesto avanzado en d4, aunque aparente-
ro, mediante la jugada 14 ... ~h8. Ahora la mente parecía más desagradable para las
suerte de la partida está decidida. negras abrir la posición.

15 Wfxg4lLlxg416 'if:?f3 ét:leS+ 17 'if:?e2lLlg6 27 'if:?c2 ~h8 28 ~aa1 ~ceS 29 b5 aS


18lLlxg6 hxg619lLld2 b6 20 c3 a6
Ahora las blancas deben preparar la ma-
niobra t2Jf3-d4-c6. No obstante deben
tener cuidado, porque las negras pueden
obtener cierto contrajuego con el movi-
miento fí:h4. Además, tras el cambio t2Jd4-
~xd4-cxd4 surge un final de torres en el
que las negras pueden crear algún tipo
de contrajuego en el flanco de dama. Las
blancas deben paralizar las acciones del
oponente, ejerciendo presión por la co-
lumna «f».

30 ~f1 ~h5 31 ~ad1 ~d8?! 32 ~d2 .ieS


Las blancas tienen un peón más, y es hora
de decidir un plan para su materialización. Véase el diagrama siguiente
Sería muy ingenuo empezar a avanzar in-
mediatamente los peones del flanco de Las negras intentan oponerse a la presión
rey, para crear un peón pasado. Las ne- de las blancas por la columna «f», pero
gras podrían obtener contrajuego en el conceden a las blancas la excelente posi-

70
Construcción de un repertorio de aperturas

bilidad de jugar 33 éDd4! 8étJdS!'I.Wd8

Justo a tiempo, porque las negras no pue- El ajedrecista francés admite su error. Era
denavanzarelpeón«b. interesante el sacrificio de torre median-
te 8 ... \Wg6. Después de 9 C!Jc7+? md8 10
33 ... :Bh4 34 :Bdf2 if6 3S CL\c6 :Bf8 36 :Bf4 C!Jxa8 \Wxe4 las negras tienen cierta com-
pensación; sin embargo, las blancas pue-
Todo ha terminado. El caballo se ha situa- den jugar la sencilla 9 iWf3 con idea de lle-
do en la casilla c6, y ahora el peón c4 es var el caballo g 1 a f4. Debe señalarse que 8
vulnerable. Todavía siguió: ... W/aS+ 9 c3 e6 no vale por 1OiWhS! exdS?
11 \!MeS+
36 ... i,gs 37 :Bxh4 ixh4 38 eS :Bes 39 :Bf4
i,gs 40 :Be4 fS 41 exf6+ <i>xf6 42 <i>d2 e6 43 9 'I.WhS ig710 \Wxh4 cxd411 \Wg3 <i>fs
h4 ih6 44 g4 gS 4S hS eS 46 :Bxc4 e4 47 ctJd4
Las negras abandonaron.

PARTIDA28
Mijaíl Shereshevsky- Manuel
Apicella
Apertura Trompovsky [A45]
Budapest 1991

1 d4 é2Jf6 2 igs CL\e4 3 ih4 eS 4 f3 gS S fe gh


6 e3 'I.Wb6?!
12 exd4!
Como ya sabemos, es más precisa 6 ... ~h6,
que obliga al rey blanco a desplazarse a f2. No soy diferente de la mayoría de jugado-
res de ajedrez, que prefieren atacar con
7 étJc3ih6? material equilibrado a defenderse con
ventaja material. Durante el juego calcu-
Esta jugada ya es un error. Las negras ya lé que las complicaciones después de 12
se abstuvieron de desarrollar el alfil por h6 C!Jc7 dxe3 13 C!Jxa8 \!MaS+ 14 c3! ~xc3+ 1S
en la jugada precedente, por eso debieron me2, probablemente redundaban en fa-
seguir con el mismo espíritu y jugar 7 ... e6. vor de las blancas; sin embargo, no quise

71
Construcción de un repertorio de aperturas

ponerme a la defensiva. Intuitivamente 19 ... ixb2+ 20 ~xb2 ~g7 21 ét:lc7! E:f8 22


tomé la decisión correcta, porque después ~hf1! Las negras abandonaron.
de 1S ... \WbS+! 16 ~xe3 \Wxb2 17 l3.d 1 d6
el ataque de las negras compensaba de Nos queda analizar algunos de los movi-
sobra la pérdida de material. mientos que por transposición llevan a
variantes principales de la apertura. Por
Para completar el cuadro, añadiré que des- ejemplo, las negras pueden jugar 6 ... tLlc6,
pués de 13 0-0-0! (en lugar de 13 tLlxa8) y después 7 é2Jc3 ih6.
13 ... Él.g8 14 mb1 ih6 1S \Wh4 \Wxc7 16
\Wxh6+ l3.g7 17 \Wxe3 las posibilidades de
las blancas también son preferibles, aun-
que la continuación de la partida es bas-
tante más fuerte.

12 ... ixd4 13 0-0-0 ~g8 14 Wfh4

Algo más fuerte que 14 \Wc7 ib6 1S \Wf4


é2Jc6 (pierde 1S ... e6? a causa de16 \Wh6+!
l3.g7 17 é2Jf6 ie3+ 18 \Wxe3 \Wxf6 19 \WcS+)
16 é2Jf3.

14 ... ét:lc615 ét:lf3 ig716 ét:\gs Las blancas no pueden jugar 8 ~f2 por 8
... ixe3+ Sin embargo, pueden jugar 8 dS!
é2Jb8 9 eS ixe3 1Oic4 con una iniciativa
mortífera por el peón. A veces las negras
juegan 6 ... cxd4 7 exd4 eS

16 ... h6?

El error decisivo en una posición mala. La


última jugada de las negras es demasiado
optimista e ignora las amenazas tácticas Aquí es muy fuerte 8 \WhS! d6 9 é2Jf3 l3.g8
del adversario. Resistía más 16 ... tLleS, 1O é2Jc3!, Ker - Kulashko, Auckland 1997.
aunque tampoco salvaba. También es interesante 8 ic4!? con bue-
nas posibilidades de ataque. Esta posición
17 ét:lxf7! ~xf718Wfh5+ ~f819ic4 merece un análisis cuidadoso.

No hay defensa contra el ataque de la to- No intento demostrar que las blancas ob-
rre blanca. Todavía siguió: tengan ventaja con el movimiento igS en
la segunda jugada. Si este fuera el caso,

72
Construcción de un repertorio de aperturas

esta jugada se encontraría en las parti-


PARTIDA 29
das de los matches por el campeonato
del mundo. Sin embargo, el lector ya de- Mijaíl Shereshevsky- lvica Raicevié
bería estar convencido, vistas algunas de Apertura Trompovsky [A45]
las partidas precedentes, de que un movi- Doiran 1992
miento impreciso a menudo lleva a las ne-
gras a dificultades insuperables. Además, 1 d4 étlf6 2igs e6 3 e4 h64.ixf6 '1Wxf6 S étlc3
las blancas no necesitan complicar mucho .ib4 6 '1Wd2 eS!?
la lucha, y pueden jugar tranquilas, con-
tando con una ventaja cómoda en el final. Una decisión interesante. Las negras in-
Me gustaría que el lector intente formar su tentan atacar inmediatamente el centro
propia teoría, diferente de la teoría de esta blanco, para impedir la jugada f2-f4.
variante ofrecida por los libros, que por
supuesto en el futuro se refinará aún más. 7 eS '1We7 8 a3 ias

Ahora examinemos la jugada 2 ... e6 Después de 8 ... cxd4 9 axb4 dxc3 1OW/xc3
0-0 11 bS las blancas están un poco mejor.

Las blancas deben jugar 3 e4, en otro caso


la jugada de alfil no tiene ningún sentido. 9b4!

3 ... h6 Las blancas necesitan jugar enérgicamen-


te, de lo contrario las negras destruyen
Hace tiempo analicé la jugada 3 ... eS y no los restos del centro de su adversario y se
pude encontrar nada convincente para las quedan con la fuerte pareja de alfiles.
blancas después de 4 eS h6. Decidí jugar
de esta manera con negras contra el gran 9 ... cxd4
maestro Lputian en el campeonato de las
Fuerzas Armadas de 1984; sin embargo, En caso de 9 ... cxb4 sigue 10 éLJbS tt:Jc611
después de 4 dS! h6 S ~xf6 W!xf6 6 tt:Jc3 axb4 ~xb4 12 c3 ~as 13 éLJd6+
a6 7 tt:Jf3 eS? 8 a4 b6 9 ~d3 d6 1O éLld2
conseguí salvar la partida solo a costa de 10 étJ bS .ib611 étld6+ ci>d812 étlf3
grandes esfuerzos y con la ayuda de mi
adversario. Merece atención 12 f4, como se jugó en
algunas partidas posteriores.

12 ... étlc6

73
Construcción de un repertorio de aperturas

Una alternativa interesante es 12 ... f6!? 16é2Jf3 fxeS 17 0-0-0 E:f8 18l2Jxe5 E:xf2 19
Wlc3
13 .ibS f614.ixc6 bxc615l2Jxd4
El principio de «no apresurarse» en acción:
las blancas incrementan la presión, y man-
tienen todas las amenazas. Por desgracia,
pasé por alto un contrajuego oculto del
adversario, tras lo cual comencé a repro-
charme por pensar abstractamente y des-
cartar otra continuación prometedora que
vi sobre el tablero: 19 tt:lxc8 mxc8 20 1Mlc3,
y las negras no pueden defender el punto
d7. Sin embargo, objetivamente la jugada
de la partida es más fuerte.

19 ... E:e2! 20 ilb1


15 ... ilc7?
No era posible la captura en c8 por 20 ...
Hasta este momento ambos adversarios 1M/g5+
habían jugado bien, pero ahora las negras
deberían haber capturado con sangre fría 20 ... E:e3
el peón eS. Después de 15 ... fxeS 16 ttJ6f5
1Mlf6 17 tt:lxc6+ ~e8 (17 ... r:/iJc7? 18 1Mfd6+ Ahora a 20 ... iWgS sigue 21 CLle8+
r:!iJb7 19 tt:laS+ ~xaS 20 bxaS) 18 CLld6+
r:J:Jf8 19 tt:laS! (19 tLle4? 1Mlh4 20 1M!d6+ r:!iJg8 21 Wlb2 .ia6
21 tt:le7+ mf7) se llegaba a una posición
muy interesante: El ingenio de las negras las permitió evitar
una catástrofe inmediata.

Esta posición es crítica para evaluar las


acciones precedentes de ambos rivales. 22 bS?!
Requiere un análisis detallado, aunque
definitivamente prefiero la posición de las Esta imprecisión se debe a un mal cálculo
blancas. de la variante. No era difícil encontrar 22
ttJdc4!, tras lo cual la variante 22 ... ~xc4
No obstante, volvamos a la partida. 23 f\xd7+ 1Mfxd7 24 tt:lxd7 mxd7 251Mlxg7+
r:!iJc8 26 fld1 ~dS 27 f\f1 proporcionaba a

74
Construcción de un repertorio de aperturas

las blancas una victoria sencilla. fil por d3, mientras que las negras quieren
situar su caballo en f6 tras el avance del
22 ... gbs? peón «f», para evitar tener que defender el
peón f5 mediante g7-g6. Al mismo tiem-
Agobiado por el zeitnot el gran maestro po las negras permiten que el adversario
yugoslavo comete un error decisivo. Era avance su peón «e».
imprescindible jugar 22 ... cxb5, y ahora
en caso de 23 etJf5 exf5 24 Eí:xd7+ \Wxd7 25 7 CLle2
etJxd7 ~xd7 26 \Wxg7+ ~c6 27 Eí:dl apa-
rece 27 ... ~c8! Ambos pasamos por alto Ahora y en la jugada siguiente las blancas
esta oportunidad, gracias a la cual la ven- podían jugar e3-e4, aunque esto llevaría a
taja pasaba al bando de las negras. Si bien una posición absolutamente distinta.
es cierto que en lugar de 23 etJf5? es bas-
tante más fuerte 23 Eí:hfl! Eí:d8 24 etJxb5+ 7 ... lLld7 8 b3 fS 9 c4lLlf610 '1Wc2 Cbe4
~xb5 25 \Wxb5 con amenazas imparables,
aunque no estoy seguro de pudiera haber Las negras han conseguido continuar sin
encontrado sobre el tablero esta conti- la jugada g7-g6.
nuación.
11 0-0 0-0 12 eS i.c713 b4
Después de 22 ... Eí:b8? las blancas conser-
van la ventaja de material y ganan sin es-
fuerzo. La partida terminó de la siguiente
manera:

23lLlfS exfS 24 gxd7+ '1Wxd7 2SlLlxd7 'it>xd7


26 '\Wxg7+ 'it>e6 27 '1Wxh6+ 'it>e7 28 '1Wf4 gb7
29 '\WgS+ 'it>e6 30 '\Wg6+ 'it>es 31 bxa6 gbs
32 gn i.d4+ 33 mc1 gfs 34 '1Wg7+ gf6 3S
g4 'it>dS 36 gd1 gxa3 37 gxd4+ Las negras
abandonaron.

No pretendo convencerle de que con


blancas es suficiente jugar 2 ~g5 para ga- Las blancas siguen la línea estratégi-
nar, por eso mostraré una partida que ter- ca principal. Las negras deben buscar
minó a favor de las negras. contrajuego en el otro lado del tablero.

PARTIDA 30
Las negras amenazan el sacrificio del alfil
Mijaíl Shereshevsky- V. y obligan a las blancas a debilitar su flanco
Bogdanovsky de rey.
Apertura Trompovsky [DOO]
Doiran 1992 17 g3 '1We718 bxc6 bxc619 gab1 i.cs

1 d4 CLJf6 2 i,gs dS 3 i.xf6 exf6 4 e3 i.e6 S Véase el diagrama siguiente


Cb d2 c6 6 i.d3 i.d6
20aS?
Las blancas han decidido desarrollar su al-

75
Construcción de un repertorio de aperturas

«desechable» en este libro, que se inicia


con las jugadas 1 e4 eS 2 d3

¿Cómo se me ocurrió la idea de empezar


la partida de esta manera? A finales de los
años setenta y principios de los ochenta,
Peter Korzubov, mi alumno con mayor ta-
lento, obtuvo buenos resultados en mu-
chas competiciones. Por ejemplo, en 1978
ganó un torneo clasificatorio para el mun-
dial de cadetes, en el que luchó con aje-
drecistas de la talla de Andrei Sokolov, Ehl-
No es fácil imitar a Petrosian. Las blancas vest y Novíkov. En el campeonato mundial
no advierten el peligro y continúan ab- obtuvo el cuarto puesto detrás de Short,
sortas el juego en el flanco de dama. Mi que fue tercero. Korzubov obtuvo dos nor-
último movimiento se puede comparar mas para el título de maestro internacio-
con el antiguo ritual japonés del «haraki- nal, sin embargo solo había jugado 22 par-
ri». Entonces me encontraba en muy baja tidas, y la FIDE exigía como mínimo 24. No
forma, y solo calculé variantes de este tipo: había dudas de que en el próximo torneo
20 ... !xaS? 21 W/a4!c7 22!a6, tras lo cual Korzubov obtendría el título de maestro
la iniciativa de las blancas en el flanco de internacional. Sin embargo, sucedió algo
dama se incrementa. Era imprescindible imprevisto. Inesperadamente, su salud
ocuparse de medidas profilácticas en el se deterioró bruscamente y se graduó en
flanco de rey. Por ejemplo, h2-h4, i>g2, el ejército antes de lo previsto. Korzubov
Eí:h 1, y solo después pensar en acciones en continuó su participación en los torneos
el otro lado del tablero. de vez en cuando pero, por desgracia, es-
taba lejos de su forma anterior ...
20 ... gS!
Tenía que contar esta triste historia, por-
Directo a la diana. Las negras preparan la que a Korzubov no le gustaba jugar 1 d4,
apertura de la posición mediante f5-f4, y sino 1 e4, aunque evitaba jugar las va-
la jugada 21 Eí:fe1 no lo impide, porque las riantes agudas de la Defensa Siciliana y
negras capturan el peón aS con ganancia procuraba elegir opciones con un juego
de tiempo. En esta partida las negras no estratégico tranquilo. Con frecuencia ob-
pudieron hacer frente al ataque del adver- tenía posiciones sin perspectivas claras. A
sario en el flanco de rey, y perdieron, de veces le decía en broma: «Petya, me divier-
hecho, sin luchar. Es poco probable que el te ver cómo llevas el caballo a b3, y luego
motivo de esto pueda llamarse apuros de te esfuerzas en traerlo a f3». Se trataba de
tiempo. la variante Najdorf en la Defensa Siciliana.

21 a6 f4 22 exf4 gxf4 23 Wlc1 ~g4 24 ll:les Korzubov era un maestro experimentado,


~xeS 2S dxeS ~xe2 26 ~xe2 W/xeS 27 :gb7 ya había participado en la Primera liga del
:gf6 28 W/b2 Wlxb2 29 :gxb2 f3 30 ~d1 ll:lxcS Campeonato de la URSS, y a ese nivel no
31 :ga2 :gbs 32 :gas :gbs 33 :ga3ll:le4 34 :gel es fácil cambiar el repertorio de aperturas
:gb1 3S :gd3 :ga1 36 :g1e3 ll:lc3 Las blancas en dos semanas. Por ese motivo me pa-
abandonaron. reció lógico eludir durante algún tiempo
la teoría principal de la Defensa Siciliana.
Examinaremos ahora la última apertura Tuvimos que recurrir a las aperturas con

76
Construcción de un repertorio de aperturas

colores cambiados. Trabajamos mucho


con el siguiente orden de jugadas en la
Apertura Inglesa: 1 c4 d6 2 d4 eS. Ahora
las negras no temen el cambio de damas,
porque el caballo no se ha desarrollado
por f6, y después de 3 dxeS dxeS 4 \Wxd8+
mxd8 S ctJf3 las negras pueden jugar sen-
cillamente S ... f6. Esta es la diferencia con
la variante 1 d4 ttlf6 2 c4 d6 3 ttlc3 eS 4
dxeS dxeS S \Wxd8+ mxd8 6 ctJf3 ctJbd7,
donde las blancas disponen de un plan
muy bueno, relacionado con el avance
del peón «g». Además revisamos una par- en la variante con las jugadas 3 ctJd2 ttlf6,
tida de Larsen, en la que el gran maestro las blancas no consiguen acceder a esta
danés realizó con las negras un plan muy posición debido a la indefensión del peón
interesante: 1 c4 d6 2 d4 eS 3 ctJf3 e4 4 d4. Y en la variante con la jugada 3 eS las
ctJd2 fS S ctJc3 ctJf6 6 e3 c6 7 f3 dS 8 \Wb3 blancas no tienen tiempo para el avance
!e7 9 !e2 0-0 10 fxe4 fxe4 11 cxdS cxdS f2-f4. Aquí, a costa de la pérdida de un
12 tt:Jdxe4 tt:Jxe4 13 ctJxe4 ttlc6 con buena tiempo (el peón d2 ha avanzado a d4 en
compensación por el peón sacrificado. No dos jugadas), ¡las blancas han conseguido
recuerdo si Larsen sacrificó efectivamente mantener el caballo en la casilla ideal b1!
el peón o simplemente lo recomendó, no Lo único negativo, o más bien positivo,
obstante llegué a la conclusión de que se es la inseguridad temporal del peón eS,
podía jugar así con colores cambiados. Me ya que es muy peligroso para las negras
dispuse a comprobar esta variante en el aceptar su sacrificio.
campeonato de Bielorrusia del año 1983,
contra Mochalov. 9 ... !e7

Mochalov rehúsa el sacrificio. La varian-


te principat 9 ... fxeS, la veremos en la si-
PARTIDA 31
guiente partida.
Mijaíl Shereshevsky- Evgeny
Mochalov 10 @h1 0-0 11lDa3
Defensa Siciliana [B25]
Minsk 1983 Las negras no han conseguido el
contrajuego contra el rey blanco típico en
1 e4 eS 2 d3é2Jc6 3 f4 dS 4 .ie2 estas posiciones de la Defensa Francesa, y
ahora la superioridad de las blancas (gra-
El orden de jugadas más preciso para las cias a su ventaja de espacio) es evidente.
blancas en esta variante.
11 ... cxd4 12 cxd4 '\W d8 13 l2J c2l2J b6 14 exf6!
4 ... é2Jf6 5 e5l2Jd7 6é2Jf3 e6 7 c3 f6 8 d4 '\Wb6
90-0 Justo en este momento, cuando el caballo
negro ha perdido el control sobre la casi-
Véase el diagrama siguiente lla f6, es hora de cambiar la estructura de
peones.
Llegamos a la posición que había prepara-
do. En la Defensa Francesa, y en concreto 14 ... .ixf6 15 b3 .id7 16 .id3 l2Jc8 17 '\We2

77
Construcción de un repertorio de aperturas

tLJ d6 18 ia3 W1 c7 19 tLJ eS g6 20 ~a el caballo e3, la partida terminaba inmedia-


tamente.
La ventaja de las blancas se acrecienta
con cada jugada, y ahora empieza a ser 26 ... bxc6 27 !es? eS!
decisiva. Pueden encontrarse algunas im-
precisiones en las acciones de las negras, Pasé por alto completamente esta jugada.
sin embargo me parece que fue más fácil
jugar con blancas esta posición, mientras 28 fS exd4 29 ttJc4
que las negras empezaron a estar mal ya
al salir de la apertura. Vea lo que hice con mi posición absoluta-
mente ganada. Por suerte logré recupe-
20 ... ~fe8 21 Wffg4 tLle4 22 tLle3 ~ad8 rarme. Y en el zeitnot mutuo organicé un
ataque ganador.
Al defenderse de la amenaza 23 tt:lxd5, las
negras pasan por alto un golpe táctico.

29 ... ci>h8

23 ttJxg6 El «columpio» del zeitnot. Después de 29


... !'í:d5! 30 b4 e3 son las negras las que tie-
Esto da fin prácticamente a la lucha. nen ventaja.
Después de 23 ... hxg6 24 \Wxg6+ i.g7 el
procedimiento más rápido para ganar es 301®'gS
25 i.xe4 dxe4 26 d5. Sin embargo, hacía
tiempo que no jugaba en torneos y me Llevaba a ventaja blanca 30 !'í:ce1! e3 31
encontraba en muy baja forma; esto expli- \Wh4.
ca los milagros que empezaron a suceder
a continuación. 30 ... ~dS 31 ttJd6! ~eeS

23 ... ~g7 24 ixe4?! No vale 31 ... !'í:xd6 por 32 i.xd6 Wxd6 33


f6, y es mala 33 ... i.f8? (mantiene más o
Un cambio injustificado. ¿Para qué abrir la menos el equilibrio 33 ... Wlf8) por 34 f7 y
columna «d»? 35 \Wg8++

24 ... dxe4 2S ttJeS ~c8 26 ttJxc6? 32 ttJbS! Wffd7?

Una jugada horrorosa. Después de 26 Si 32 ... cxb5, entonces 33 i.f8! Los saltos
Wh5, con idea de incluir en el ataque al del caballo confundieron a las negras, y no

78
Construcción de un repertorio de aperturas

encontraron la retirada correcta 32 ... \Wf7!,


tras la cual conservaban mejores posibili-
dades.

33ixd4l:!xbS 34ixeSl:!xeS 3Sl:!cd1l:!dS 36


l:!xdS1M!xdS 371Mle7! 1Mlg8 38 f6

Llevaba más rápido al objetivo 38 :8.d1!


~f8 39i1Me8.

38 ... .ita 391M/xe41Mle6 40 1M/d4 eS?

¡Error en la jugada de control! Después de rrecto para desarrollar la iniciativa. En esta


40 ... \Wf7 las blancas tendrían que aplicar partida Kupreichik no consigue resolver
una técnica excelente para ganar la parti- este problema.
da.
1S .ibS?
411M/d8 ~g8 42 f7+ ~g7 431M/gS+ Ylas ne-
gras abandonaron. Después de 43 ... \Wg6 Era necesario desarrollar el alfil por el otro
gana 44 iWeS+ ct?h6 45 \We8. flanco. Después de 15 ~hS+! g6 16 ~f6!
(si 16 \Wf3, contando con 16 ... \Wxd4+? 17
Cuando me preparaba junto con el equipo ct?h1 ~e7 18 i1Mf7+ ct?d8 19 ~xe7+ Ci'Jxe7
de Bielorrusia para la Espartaquiada de los 20 ~e2, y los dos peones demás no salvan
Pueblos de la URSS del año 1983, mostré a las negras, entonces sigue 16 ... ~e7! 17
el sistema con 2 d3 al gran maestro Viktor i1Mf7+ ct?d8 18 ~xe7+ Ci'Jxe7 19 i1Mf6 :8.e8 20
Kurpeichik, quien lo aplicó con éxito en ~g4 :8.c8 con una posición de doble filo)
varias ocasiones. 16 ... :8.g8 17 Ci'Ja4! \Wb4 18 a3 i1Md6 19 ~g4
con compensación más que suficiente por
el peón.

PARTIDA 32
La idea de Kupreichik de continuar el ata-
Viktor Kupreichik- Jaan Ehlvest que en el final parece original. Sin embar-
Defensa Siciliana [B25] go, tuvo éxito solo por un error de las ne-
Moscú 1983 gras.

1 e4 eS 2 d3 e6 3 f4 dS 4ie2 ttJc6 S ttJf3 ttJf6 1S ... 1M!xd4+ 161M/xd4ttJxd417ixd7+ ~xd7


6 eS ttJd7 7 c3 f6 8 d41Mlb6 9 0-0 cxd410 cxd4 18l:!f7+ ~e8?
fxeS11 fxeSttJdxeS12 ttJxeS ttJxeS
Ahora las blancas tienen todo en orden:
Ehlvest acepta el reto. recuperan uno de los peones entregados,
y conservan un fuerte ataque. Era bastan-
13 ttJc3 .id714.igS ttJc6 te más fuerte 18 ... ct?c6! Por ejemplo: 19
:8.c1 ~es 20 mh1 :8.af8 21 :8.xg7 Ci'Jfs, y cae
Véase el diagrama siguiente la torre g7. Después de 18 ... ct?c6 las ne-
gras rechazaban el ataque y conservaban
La posición del diagrama parece muy la ventaja material.
atractiva para las blancas; sin embargo, no
es nada sencillo encontrar el camino co- 19l:!xb7 h6?

79
Construcción de un repertorio de aperturas

queda 36 gb3+ ~xa8 37 gc8 g4+ 38 ~h4


gfS (amenaza tanto 39 ... ghS++, como 39
... gS++) 39 gc:b8+ ~a? 40 g8b7+ ~a8
(pero no 40 ... ~a6? 41 g3b6+ ~as 42 b4+
~a4 43 ga?+) 41 gb8+, y todo termina
con jaque continuo.

36 ~b3+ @xaS 37 ~e6 .ics 3S g4 ~dS 39


~a6+ .ia7 40 ~xe6 ~d7 41 ~eS ~dS 42 ~e7
Las negras abandonaron.

Enseguida se probó de nuevo el sacrificio


20 lDxdS! hxgS 21 lDe7+ @d7 22 tlJxaS+ de peón.
@es 23 ~xa7 @bs 24 ~a4! @b7

Si 24 ... il.cS, entonces 2S gaS (2S b4?


PARTIDA 33
ctJe2+ 26 ~f1 !d4) 2S ... ii.b4 26 gxgS
~xa8 27 gxg7 conserva las posibilidades Peter Korzubov- Lembit 011
de victoria. Defensa Siciliana [B20]
Tallin 1983
2S ~f1 'De2+ 26 @f2 lDf4 27 @f3 .id6 2S
~d1 ttJdS 29 ~e1 ~es 30 g3 .ibs 31 ~e1 ~e7 Las negras ensayaron cambiar el orden de
32 ~as ~f7+ 33 ~g4 ~ts 34 ~a3? jugadas en la apertura.

Tras esta jugada descuidada las blancas 1 e4 eS 2 d3 e6 3 f4 dS 4.ie2 ttJf6 S eS ttJfd7 6


podían caer bajo un ataque, y ya tendrían c3 ttJ e6 7 tD f3 f6 S d4 '1Wb6 9 0-0 cxd4 1Ocxd4
que buscar la salvación. Era imprescindi- fxeS 11 fxeS ttJdxeS 12 ttJxeS 'DxeS 13 tlJc3
ble 34gccS. Aquí las negras jugaron 13 ... ttJc6?

34 ... ttJf6+ 3S @h3 Ahora las blancas se ven obligadas a situar


el alfil en bS, aunque resulta ser muy útil:
esa jugada prácticamente gana.

14.ibs .id71S !xe6! bxc616.igs eS?

La decisión de 011 de provocar una crisis


inmediata resulta catastrófica para él, aun-
que en todo caso la posición de las negras
prácticamente era desesperada.

Véase el diagrama siguiente

17 ttJa4
3S ... .id6?
Korzubov elige la vía posicional tranquila.
Era correcta 3S ... gf2! con la amenaza 36 ... En su lugar podía realizar una combina-
g4+ 37 ~h4 gfS!, y las mismas blancas no ción espectacular: 17 \WhS+ g6 18 gxf8+!
pueden jugar 36 g4 por el mate en h2 Solo Las negras no pueden capturar la torre

80
Construcción de un repertorio de aperturas

PARTIDA 34
Aleksandr Ryskin - Kuczynski
Defensa Siciliana [B20]
Opole 1991

Las primeras 12 jugadas son las mismas


que las de las partidas Kupreichik- Ehlvest
y Korzubov - 011, aunque en lugar de 13
ct:'lc3 Ryskin jugó 13 ~hS+!?

con el rey, 18 ... ci>xf8, por 19 W/h6+ ci>f7


20 f&f1+ ci>g8 (20 ... !fs 21 f&xf5+ gxfS 22
Wff6+ ci>g8 23 W/e6+ ci>g7 24 !h6++) 21
!f6, por eso es obligado jugar 18 ... f&xf8.
Y entonces 19 \Wxh7 W/xd4+ 20 ci>h1 \!Mes
21 W/xg6+ Ei:f7 22 f&e1! gana. Es cierto que
la variante elegida por Korzubov tampoco
deja a las negras esperanzas de salvación.
Siguió:

17 ... Wlb418 a3 W!d619 dxeS Wlg6 20 ~e3?!


Siguió 13 ... g614 rJJh1! lt:lc6
Una imprecisión, era bastante más fuerte
20 e6! W/xgS 21 exd7+ ci>xd7 22 W/b3. Si 14 ... ct:'lf7, entonces 15 Wff3 \!Me? 16 ct:'lc3
gxhS 17 !d2! ct:'ld6 18 ct:'lxdS! exdS 19
20 ... ~fS? f&ae1+ !e? 20 Wff6 Eí:g8 21 !gS con ame-
nazas decisivas.
Las negras podían resistir más después de
20 ... !e7! 15 Wlf3 ~e716~h6! ~d7

21 Wlf3 ~d3 22 ~f2 ~e7 23 ~es ~h4 24 g3 Es mala 16 ... gxhS por 17 !g7.
~b8 25 ~d6 ~bS 26lt:lcs ~xcS 27 ~xcS ~d8
28 e6 ~e7 29 ~xe7 rJJxe7 30 W! e3 Las negras 17 Wlf7+ rJJd818 ~g4 rJJc7
abandonaron.
Es más tenaz 18 ... ct:'lxd4, aunque después
Otro de mis alumnos, Aleksandr Ryskin, de 19 ct:'ld2 f&e8 20 !e3 la iniciativa de las
ensayó una idea excelente en esta varian- blancas compensa de sobra el peón de
te en un torneo de ajedrez activo en Po- menos.
lonia.
19 lt:lc3 ~af8 20 ~xf8 ~xf8 21 W!xh7 Wxb2
22 [Uc1 con una posición ganada para las
blancas.

Veamos algunas partidas más jugadas con


esta variante.

81
Construcción de un repertorio de aperturas

PARTIDA 35
disfrutan de una coordinación excelente
entre sus piezas. Objetivamente la posi-
Peter Korzubov- Semen Dvoiris
ción está más o menos equilibrada, y se
Defensa Siciliana [B20] avecina una lucha tensa.
Vilnius 1984
13.id2
1 e4 eS 2 d3 e6
Excelente jugada profiláctica, que refuerza
En la partida Korzubov- Glek, Minsk 1983, el peón c3.
las negras jugaron 2 ... t:Llc6. La partida con-
tinuó así: 3 f4 dS 4 il,e2CLld4 5 t:Llf3 t:Llxe2 6 13 ... ét:lb6 14 ét:le3 tLlas 1S .id3 é2Jac4 16
iWxe2 e6 7 ed iWxdS 8t:Llc3 iWd8 9 il,e3t:Llf6 Wfe2.id7
1O d4 iWaS 11 0-0-0, y aquí las negras no
encontraron nada mejor que el sacrificio Las maniobras negras parecen bastante
de peón 11 ... c4. Después de 12 iWxc4il,b4 naturales. En caso de 16 ... cxd4 las negras
13 iWbS+ il,d7 14 iWxaS il,xaS 15 il,d2 il,c6 debían tener en cuenta la respuesta 17
16 :ghf1 il,xc3 17 il,xc3 t:Lle4 18 il,d2 il,ds t:Llxd4.
19 b3 bS 20 il,as f6 21 t:Lle1 su actividad se
quedó en nada, y las blancas materializa- 17 é2Jxc4 ét:lxc418 ixc4 dxc419 ie3 Wfas 20
ron su ventaja material. dxcS.ixcS?

3 f4 dS 4 ie2 ét:lc6 S c3 é2Jf6 6 eS é2Jd7 7 ét:lf3 Era mejor 20 ... iWxc3!, y después de 21
bS 8 ét:la3 :E'!:b8 9 é2Jc2 b4 10 d4 bxc3 11 bxc3 :gfc1 iWa3 el peón c4 invulnerable. En ese
ie712 0-0 0-0 caso las posibilidades de las negras hubie-
ran sido preferibles.

21 i.xcS WfxcS+ 22 :E'i:f2 i.c6 23 ét:ld4

Este tipo de posición recuerda mucho a la


Defensa Francesa. Las negras han abierto
una columna en el flanco de dama, donde
pueden seguir el consejo de Nimzowitsch La posición se ha aclarado. El caballo blan-
de socavar la base de la cadena de peo- co es bastante más fuerte que el alfil ad-
nes del adversario. Aunque las blancas versario, y en esta posición esta ventaja
también disponen de muchos triunfos. será «de larga duración».
La ventaja de espacio y el peón avanzado
eS sirven de premisa para el ataque al rey. 23 ... g6 24 Wfe3 i.dS 2S ét:lfS! :E!:fc8 26 WfxcS
Las blancas mantienen firmemente sus :E!:xcS 27 ét:ld6 as 28 :E'i:d2 @f8 29 @f2 @e7 30
puestos avanzados en el centro y además @e3 ic6 31 :E!:ad1! i.a4 32 ét:le4 :E'!:c7 33 :E'i:f1

82
Construcción de un repertorio de aperturas

.ic6 34 tt:ld6 f6? posición excelente. Después, en el medio


juego, Korzubov superó con firmeza a su
En juego de las negras en las diez últimas adversario, a partir de 24 ~e3!
jugadas podría mejorarse aquí y allá. Aun
así, el carácter de la posición no ha cam- 1 e4 eS 2 d3 tt:le6 3 f4 ctJf6 4 tt:lf3 d5 S eS ctJg4
biado mucho. Dvoiris se encontraba en 6 .ie2 f6 7 h3 tLl h6 8 0·0 fxeS 9 fxeS g6 1Oc3
zeitnot y con su última jugada decidió d4111Wb3 .ig712 tt:lbd2 b613 tt:le4 tt:las 14
cambiar bruscamente el transcurso de la 1We2 dxc3 1S bxc3 0·0 16 .igs .ib7 17 tt:ld6
partida. Sin embargo, como suele suceder, .ie6181Wd2 ctJfS 19 éLlxfS ~xfS 20 .ih61Wc7
la medicina no cura la enfermedad, sino 21 d4 exd4 22 exd4 .idS 23 ~ac11W d7
que mata al paciente. Las negras debieron
jugar 34 ... hS, para reducir el número de
peones en el flanco de rey, y atenerse a
una defensa pasiva.

3S g4 ~f8 36 ~ff2!

Korzubov encuentra de nuevo un golpe


claro como el agua, que incrementa su
presión posicional.

36 ... .id7 37 gS fxeS?

Las negras no necesitaban abrir el juego. 24.ie3 ~af82S1We2 ~Sf7 26<i>h2 e6 27 tt:ld2
Han perdido claramente el control de la ~xf1 28 .ixf1 .ib7 291Wb21WdS 30 ~e71W d8
posición y juegan sin fortuna el resto de la 311Wc1 ~fS 32 tt:lf3 .if8 33 .id3 ~f7 34 ~xf7
partida. Aunque después de 37 ... fS tam- <i>xf7 3S éLlgS+ <i>g8 36 tt:lxe6Wfd5 37 tt:lf4
bién era muy difícil sostener la posición de 1Wxa2 38.ib11Wf7 39 e61We7 40.ia2 <i>h841
las negras. d5Wfd6 Las negras sellaron su siguiente ju-
gada, sin embargo después abandonaron
38 fxeS ~eS 39 ~xf8 <i>xf8 40 tt:le4 ~c7 41 sin reanudar el juego.
tt:lf6 .ia4 42 ~d8+ <i>g7 43 ~g8+ <i>f7 44
~h8 Las negras abandonaron. Para ilustrar el posible curso de los aconte-
cimientos sin damas, tenemos la siguiente
Es sorprendente la similitud de esta par- partida, donde las blancas legaron demos-
tida con la siguiente, que ofrezco sin co- trar fácilmente la superioridad del peón e4
mentarios. sobre el peón cs.

PARTIDA 36 PARTIDA 37
Peter Korzubov- Aleksandr Viktor Kupreichik- El mar
Petrushin Maguerramov
Defensa Siciliana [820] Defensa Siciliana [820]
Tallin 1983 Moscú 1983

Las negras jugaron la apertura con origi- 1 e4 eS 2 d3 tt:le6 3 f4 d5 4 .ie2 dxe4 S dxe4
nalidad y diligencia, y consiguieron una Wfxd1+ 6 .ixd1 tt:lf6 7 tt:le3 e6 8 .ie3 .id7 9

83
Construcción de un repertorio de aperturas

etJf3 0-0-0 10 .ie2 .ie7 11 0-0-0 etJg412 .ig1 las blancas se retiran con \Wd4-d2, para
fS 13 h3 eL\ h6 14 exfS eL\ xfS 1S eL\ e4 :9: hf8 después desarrollar el alfil por la gran dia-
gonal (en la casilla b2). Aquí este enfoque
sería demasiado audaz debido al significa-
tivo retraso acumulado en el desarrollo.

6 g3 etJf6 7 .ig2 e6

Muy modesta. Sin embargo es obligada.


En eS el peón se convertiría en un objetivo
de ataque.

8 0-0 .ie7 9 b3!

Las blancas deben preparar el avance de


16 c3 eL\ h4 17 eL\ xh4 :9:xf4 18 eL\ d6+ .ixd6 19 peón d3-d4. Tras la apertura de la posición
g3 :9:xh4 20 gxh4 .if4+ 21 @c2 b6 22 .ih2 eS los alfiles fianchettados desarrollarán su
23 .ig4 .ixg4 24 :9:xd8+ etJxd8 2S hxg4 .ixh2 máxima actividad.
26 :9:xh2 @d7 27 :9:f2 @e7 28 @d3 etJf7 29
@e4 Las negras abandonaron. 9 ... 0-0 10 .ib2 Wfc711 Wfe2 :9:d8

En otra ocasión probé una nueva modifi-


cación de la variante que se inicia con 2 d3.

PARTIDA38
Mijaíl Shereshevsky- Leonid
Yurtaev
Defensa Siciliana [B25]
Gomel1983

1 e4 eS 2 d3 dS 3 exdS WfxdS 4 etJf3 etJc6 S eLlc3

En posiciones de este tipo, con la misma


apertura, aunque con colores cambiados, Las negras necesitan trasladar el alfil de c8
con frecuencia las negras, en lugar de ata- a eS para terminar el desarrollo y coordi-
car inmediatamente a la dama con el ca- nar sus piezas. Sin embargo, la jugada 12
ballo, fianchetan primero el alfil y después ... ibd7 tapa la columna «d» y permite que
desarrollan el caballo por c6. Sin embargo, las blancas jueguen 13 d4, tras lo cual las
decidí que con un tiempo de más tenía negras tendrán que sufrir bajo el peligroso
sentido atacar enseguida a la dama. «bombardeo» de los alfiles blancos, siendo
el alfil catalán g2 especialmente peligroso.
S ... Wfd8 No obstante, las negras necesitaban llegar
a esa posición. Yurtaev pensó aquí media
De nuevo existe una pequeña diferencia hora, y en lugar de realizar esa jugada de-
en comparación con la posición análoga cidió modificar la estructura de peones.
con colores cambiados. Con frecuencia

84
Construcción de un repertorio de aperturas

12 ... élJd4?! 13 é2Jxd4 cxd414 étJbSW!'b61S a4 Las negra siguen el camino de menor re-
.ics sistencia: en el final la superioridad de las
blancas será abrumadora. Sin embargo, es
Ahora me llegó el turno de pensar seria- dudoso que otros movimientos de las ne-
mente sobre la posición. Era necesario gras pudieran cambiar el resultado.
encontrar a cualquier coste la forma de
impedir que las negras terminaran el de- 23 dxc4 :gxd1?
sarrollo.
Las negras se aferran en vano al peón.
16W!'eS! Después de 23 oo• id?! 24 ixb7 :gab8 25
ie4 f5 26 ig2 :gbc8 las blancas aun ten-
Ataca al peón d4 y el punto el. drían que superar dificultades técnicas.

16 ... é2Jd717WI'gs f618WI'h4 é2Jf8 24 :gxd1 @f7 2S eS

Las negras están listas para terminar el Las blancas no se apresuran en ganar el
desarrollo e igualar la posición. De nuevo peón mediante 25 CLJd6+, y continúan re-
debía buscar un remedio táctico. forzando tranquilamente su posición.

19 b4! .ixb4 20 .ixd4.ics 21.ixcSW!'xcS 2S ... :gb8?! 26 ctJxa7 .id7 27 :gb1 Las negras
abandonaron. En caso de 27 000 ixa4 sigue
28 c6.

Para que el lector no crea que intento con-


vencerlo de que 2 d3 conduce a una ven-
taja automática de las blancas, este es el
inicio de una partida en la que las negras
resolvieron fácilmente y con elegancia los
problemas de la apertura.

PARTIDA 39
Las blancas han obtenido alguna venta- Peter Korzubov- Silvia Danailov
ja, sin embargo las negras amenazan la Defensa Siciliana [B21]
jugada 22 a6, y da la impresión de que
000 Pernik 1984
ejercerán una resistencia seria. El siguien-
te movimiento de las blancas resuelve el 1 e4 eS 2 d3 é2Jc6 3 f4 g6 4 é2Jf3 .ig7 S c3 d6 6
problema. .ie2 e6 7 0-0 é2Jge7 8 .ie3 fS! 9 é2Jbd2 0-0 10
étJgS h611 é2Jh3 b612 .if3 .ib713WI'e2WI'd7
22WI'c4!! 14 .if2?! :gae8, y las blancas ya necesitan
pensar seriamente en cómo igualar.
Es agradable realizar este tipo de jugadas.
Con frecuencia son más efectivas que una Véase el diagrama siguiente
combinación brillante.
La partida terminó en tablas, aunque las
22 ... Wfxc4?! negras tuvieron ventaja durante bastante
tiempo.

85
Construcción de un repertorio de aperturas

Para concluir, debo señalar una vez más


que en mi opinión dicho sistema debería
estar incluido en el arsenal de cualquier ju-
gador fuerte. El título del capítulo debe re-
cordarle que no se debe usar como arma
principal, sino que simplemente se aplica
de vez en cuando. En otro caso, tarde o
temprano su repertorio de aperturas en-
trará en crisis.

86
Capítulo 2
Estudiando a los clásicos

Recientemente le pregunté a un ajedre- Praktische Schaaklesen 10 • Además, hay un


cista con talento cuál era su opinión sobre libro muy curioso y muy raro de E. Znosko-
las partidas de Alekhine. Me respondió: Borovsky, Teoría del medio juego en ajedrez.
«¿para qué voy a estudiar las partidas de En él se desarrollan los métodos de valora-
Alekhine?, no voy a jugar contra él». De ción de la posición típicos de aquella épo-
donde se deduce que solo estudia las par- ca. Ahora están en gran parte olvidados.
tidas de sus adversarios. Estoy convencido
de que con ese enfoque las perspectivas Anteriormente a Steinitz los ajedrecistas
de este jugador son muy limitadas. suponían que el transcurso de los aconte-
cimientos sobre el tablero dependía solo
¿Por qué necesitamos estudiar hoy a los de ellos mismos. Era suficiente sentirse
clásicos? bien, tener una inspiración creativa, y obli-
gadamente saltaría la chispa, aparecería
El ajedrez moderno comienza con las teo- una combinación genial. En aquella época
rías de Steinitz. Anteriormente a él hubo se jugó la partida «inmortal» Anderssen
jugadores muy fuertes, como Philidor, de - Kieseritzky (que lamentablemente está
La Bourdonnais, Morphy, sin embargo el lejos de ser perfecta, y desde el punto de
comienzo del ajedrez posicional moderno vista actual no resiste la crítica). Steinitz
se inicia a partir de Steinitz. fue el primero en pensar si realmente esto
sucedía así, y empezó a investigar esta
Yo, como entrenador, me preocupo por cuestión.
los resultados prácticos de los alumnos.
Por lo tanto, el estudio de los clásicos es Llegó a la conclusión de que las combina-
de interés, en primer lugar, desde el pun- ciones no son posibles en todas las posi-
to de vista del jugador práctico. Tengo un ciones, que su implementación no depen-
programa de trabajo determinado, quizás de solo del talento del jugador, sino de las
subjetivo, sobre los clásicos, que sugiero a propiedades de la posición en sí misma.
mis alumnos. Hay situaciones en las que el jugador más
genial no puede realizar ninguna combi-
No estoy demasiado interesado en el aje- nación. Esto llevó a Steinitz a investigar
drez anterior a Steinitz. Y aunque Morphy, diversas posiciones, y empezó a buscar las
por supuesto, fue un notable ajedrecista, leyes generales del juego posicional. Sin
el estudio de sus partidas no se incluye embargo su logro más importante (¡debo
en mi programa. El programa comienza recalcarlo!) fue la conclusión de que era
con la teoría de Steinitz. Creo que su me- necesario jugar al ajedrez siguiendo un
jor descripción se halla en dos libros: el plan, que sus acciones se podían planear.
de Em. Lasker Manual de ajedrez (capítulo
«El juego posicional») y el de Max Euwe 1O Nota del Traductor. Su traducción al castellano
sería Lecciones prácticas de ajedrez.
87
Estudiando a Jos clásicos

Y el plan, a su vez, dependía de la valo-


POSICIÓN 1
ración de la posición. Steinitz desarrolló
muchos principios interesantes del juego Aaron Nimzowitsch -José Raúl
posicional, la mayoría de ellos han resisti- Capa blanca
do la prueba del tiempo, otros no se han San Petersburgo 1914
justificado. Sin embargo su idea principal
es que es necesario jugar según un plan,
y que el plan emana de la valoración de la
posición. Esta idea es totalmente cierta, y
demostró ser muy importante para el de-
sarrollo de la teoría del ajedrez.

El enfoque típico de esa época acerca de


la valoración de la posición se describe
con mucha claridad en el mencionado li-
bro de Znosko-Borovsky. Estos son los tres
factores principales que influyen en dicha
valoración: la superioridad en fuerzas (o lo
que es lo mismo, la ventaja de material), Esta partida es un ejemplo clásico del jue-
la ventaja de tiempos (en la actualidad, en go lógico y activo del genio cubano. El
el desarrollo) y la ventaja de espacio. De decimotercer campeón del mundo, Garri
acuerdo al tema de la ventaja de tiempo, Kasparov, no la pasó por alto en su obra
los ajedrecistas empezaron a contar los fundamental «Mis geniales predecesores»;
tiempos partiendo de la posición inicial. más adelante cito algunos de sus comen-
Por ejemplo, podía resultar que un ban- tarios.
do tenía seis tiempos, y el otro diez (esto
ocurre no solo por una pérdida directa de Las blancas tienen un peón más, y las ne-
tiempos, sino también debido al cambio gras ventaja de desarrollo. Contemos los
de una pieza que hizo varios movimientos tiempos: las blancas han jugado e4, un
por otra que apenas se ha movido). Ahora, tiempo, tt'lc3 dos, el enroque tres, la dama
por supuesto, nadie cuenta los tiempos, el en a6, son dos tiempos; en total, cinco. Las
ajedrecista sencillamente echa un vistazo negras tienen más tiempos. Las jugadas
y valora la ventaja de desarrollo de uno u de peones g6, d6, bxc6, tres tiempos; E:c8,
otro bando. E:e8, Wfd7, ~g7, tt'lf6, y el enroque seis más
(por supuesto, no todos tienen el mismo
Una vez establecidos estos tres factores, se valor; por ejemplo, el de E:c8 no es muy
pasaba a la evaluación de la posición y a la claro).
elaboración de un plan de juego. Este en-
foque puede ser útil en ocasiones, incluso Repito que no es necesario hacer estos
en la actualidad. Veamos unos ejemplos. cálculos. Salta a la vista que las negras tie-
nen ventaja de desarrollo, y las blancas un
peón más.

El peón e4 está atacado, y las blancas de-


ben plantearse cómo defenderlo. Se pue-
de hacer la jugada Wfd3, que al mismo
tiempo extrae a la dama de una posición
peligrosa, y se puede jugar E:el o f2-f3.

88
Estudiando a los clásicos

Nimzowitsch eligió 15 Wfd3, y posterior- mente.


mente perdió la partida de una manera
muy instructiva. Capablanca respondió 15 Desde la casilla a6 la dama ataca al peón
... Wfe6, que ataca de nuevo al peón e4 y c6 e impide la reorganización \We6, ltJd7,
fuerza a las blancas a realizar otra jugada l2lb6(e5), l2lc4. Por eso la jugada correcta
defensiva. Después el juego continuó de era 15 f3! Por supuesto, debemos tener en
acuerdo a la estrategia actual del Gambito cuenta ~a8, aunque entonces se puede
Volga: a través de d7 el caballo se trasla- jugar \Wc4. Todo consiste en no retirar el
dó a c4, las torres ocuparon las columnas ataque de la dama blanca sobre el peón
semiabiertas <<a>> y «b». Las blancas no con- c6.
siguieron neutralizar esta presión.Esto es
lo que pasó después: Hay que señalar que a 15 f3 Capablanca
habría reaccionado con la jugada 15 ...
16f3 é2Jd717 id2? d5!?, y la iniciativa de las negras es una
compensación suficiente por el peón.
«Nimzowitsch no advierte el peligro cre-
ciente. Era correcta 17 if4, para en caso Me gustaría ofrecer un ejemplo de la idea
de 17 ... ltJes eliminar el caballo: 18 ixes de mantener la dama en el campo adver-
ixeS 19 ~ab1. Con semejante alfil las ne- sario con una partida más moderna. Este
gras no pueden perder, sin embargo re- ejemplo lo comenta Mark Dvoretsky en
solvemos otro problema: cómo no perder el cuarto tomo de la serie Schoo/ of future
con las blancas ... » (Kasparov). champions 11 •

17 ... l2Je5 18 W! e2 l2Jc419l!ab1l!a8 20 a4?


POSIC/ÓN2
«Apenas cambia nada 20 b3?! l2lxd2 21
\Wxd2 ~a3! (pero no enseguida 21 ... \Wes? John Nunn - Artur Yussupow
por 22 l2la4!), y después de 22 ... \Wes las Linares 1988
negras recuperan el peón y conservan su
poderoso alfil. Sin embargo, era mucho
mejor 20 ie1, aunque después 20 ... dS!
21 b3 ctJd6 22 a4 fS las negras tienen un
juego cómodo y activo» (Kasparov).

20 ... ét:lxd2 21 Wfxd2 Wfc4 22l!fd1 l!eb8 23


Wfe3 l!b4 24 W/g5 id4+ 25 ~hl l!ab8 26
l!xd4 Wfxd4, y las negras materializaron su
ventaja de calidad.

Solo encontré la explicación correcta de


lo que ocurrió en Znosko-Borovsky. Él es-
cribe que si su adversario tiene ventaja de «Las negras tienen un peón más, sin em-
tiempo (de desarrollo), y usted de mate- bargo las piezas enemigas apuntan peli-
rial, entonces en ningún caso debe desviar grosamente al flanco de rey. Las dos torres
a la defensa las piezas que ejercen presión blancas pueden dirigirse allí instantánea-
sobre la posición del adversario. Déjelas
en peligro, déjelas corriendo riesgo, pero 11 Nota del Editor: Los dos primeros tomos han
impida que el adversario maniobre libre- sido editados en castellano con los títulos de En-
trenamiento de Elite 7 y Entrenamiento de Elite 2.
89
Estudiando a los clásicos

mente. Ahora se amenaza 19 ih7+


El primer deseo sería apartar la dama de
la zona de peligro con la jugada 18 ... Vflc7.
Sin embargo, entonces sigue 19 VflhS, y
la dama blanca se incorpora al ataque al
rey. Se amenaza 20 l'í:g3 o 20 l'í:g4; es pe-
ligroso 19 ... fS 20 l'í:g3 VflxeS 21 tt'lf3 Vflc3
22 Vflxh6. Hay que devolver el peón: 19 ...
tt'lfS 20 ixfS ef 21 VflxfS tt'lc4, aunque en
ese caso las blancas conservan mejores
posibilidades.
18 ... @h8!
Por supuesto, en c3 la dama se siente in- 28 ... ~c4!
cómoda, sin embargo desde ahí ataca al Ya no vale 29 h4? debido a 29 ... l'í:bb4.
caballo d2, limita la movilidad de la dama 29c3
blanca, y en general atrae la atención del Otra trampa más: la atractiva 29 ... d4 se re-
adversario, desviándola del flanco de rey. futa mediante 30 ctJxd4 tt'lxd4 31 Vflf1! Aun
19 g4?! así era más tenaz 29 ltJd2.
Es mejor 19 ctJf3. 29 ... a4! 30 etJd2 tt:lcxeS!! 31 Wfa1
19 ... tt:lac6! También era triste 31 ct:Jxc4 ctJxc4 32 l'í:e2
Al atacar al peón eS las negras impiden la a3.
apertura de líneas en el flanco de rey me- 31 ... ~c7 32 Wfxa4 ~beS 33 Wfas tt:lc4 34
diante g4-gS. tt:lxc4 ~xc4
20 etJf3 ~ab8! La gran superioridad de las negras está
De nuevo un movimiento profiláctico, en fuera de toda duda, y en adelante la mate-
este caso contra la amenaza 21 ic4 Vflb2 rializaron con éxito».
22 l'í:b3. Y en caso de 21 gS sigue 21 ... l'í:b4!
21 i,c4! Wfb2 22 i,b3! tt:lg6! 23 ~a2 Cómo no vamos a recordar la variante
La dama negra finalmente está atrapada, Najdorf de la Defensa Siciliana, en la que
pero la compensación que se obtiene por la dama captura el peón b2 y después se
ella es más que suficiente. retira a a3. Esta dama es un trastorno para
23 ... ~xb3 24 ~xb2 ~xb2 2S Wl el?! el adversario. Se encuentra en una situa-
Es mejor 2S l'í:b3. ción peligrosa, no obstante impide que
2S ... ~b4! el enemigo maniobre libremente. Ahora
ha advertido la trampa tendida por el gran mostraré una posición que surge de una
maestro inglés: a la natural 2S ... l'í:fb8?! si- variante de la defensa Ragozin.
gue 26 l'í:b3 l'í:2xb3 (obligada) 27 cxb3, y la
dama blanca tiene a su disposición la co- 1 d4 é2Jf6 2 c4 e6 3 etJf3 dS 4 CLlc3 i,b4 S cxdS
lumna «C>>. exdS 6i,gs
26h3 ~fb8
Ahora 27 l'í:b3 ya es inútil: las negras res- El cambio de peones seguido de la clava-
ponden 27 ... aS! Es menos convincente 27 da del caballo es uno de los planes más
... tt'lgxeS 28 ct:Jxes ct:Jxes 29 Vfle3. desagradables para las negras. Por regla
27 @h2! aS 28 @g3 general responden con el contraataque
¿Qué pretenden hacer las blancas ahora? c7-cS, tras realizar previamente la jugada
Evidentemente, h3-h4-hS. 6 ... h6. Aunque se puede jugar de otra ma-
nera.
Véase el diagrama siguiente

90
Estudiando a los clásicos

6 ... c6 7 e3 llegamos a la siguiente jugada de torre.

Ahora se puede jugar 7 ... Was, aunque es 12 ... l::!:g8


útil incluir primero h7-h6.
La dama debe quedarse en c3. La dejamos
7 ... h6 8 .ih4 Wfas en una posición algo avanzada y extrava-
gante, sin embargo desde aquí estorba al
Las blancas deben elegir: o bien sacrificar adversario. Digamos que en caso de 13
el peón con la jugada 9 ~xf6, o bien pasar Whs surge una buena posibilidad de con-
a una defensa pasiva; por ejemplo, des- traataque: 13 ... ~g4 14 Wxh6 ~fS, y a 15
pués de 9 Wb3 ttJe4. Está claro que en este ~xb7 \Wc1+ 16 Ke2 ~g4+ (o 16 ... ~c2!?).
último caso las negras no tendrán ningún Todo esto es muy peligroso para las blan-
problema. cas.

9 .ixf6 ixc3+ 10 bxc3 Wfxc3+ 11 éDd2 gxf6 Desafortunadamente, las blancas tienen
una posibilidad para situar problemas di-
Las negras plantean una amenaza posi- fíciles ante su oponente.
cional: ~fS y después Wc2. Si consiguen
cambiar damas, digamos después de 12 13 g3! ,ig4?! 14 ie2
~e2 ~fS 13 0-0 \Wc2, entonces se agotará
la iniciativa de las blancas. La posición de las negras es peor. A pesar
de todo, las debilidades crónicas se no-
12 l::!:b1 tarán. Sin embargo deben luchar de esta
manera: no retirarse, intentar resistir al
Sin lugar a dudas, una jugada correcta. Las adversario con las fuerzas ya existentes.
blancas impiden la salida del alfil adversa- Tenga en cuenta que a las blancas no les
rio y al mismo tiempo apartan la torre del resultó fácil decidirse por la jugada g2-
ataque de la dama, llevándola a una posi- g3, ya que sin duda el cambio de alfiles
ción activa. provocado por la jugada ~g4 debilita sus
casillas blancas y reduce el número de pie-
zas sobre el tablero, y esto no resulta muy
agradable cuando tienes un peón menos.

En una de las variantes menos habituales


de la Defensa Grünfeld puede surgir la si-
guiente posición: 1 d4 etJf6 2 c4 g6 3 etJc3 dS
4 .if4 ig7 S e3 eS 6 dxcS Wf aS 7 Wi'b3 .id7 8
.les etJa6 9 cxdS etJxcS10 Wfc4 etJa6

Véase el diagrama siguiente

Las blancas tienen un peón más, y las ne-


Ahora en caso de retirada de la dama (por gras ventaja en el desarrollo. Si las blancas
ejemplo, a través de a3 hacia e?), es proba- intentan reducir la ventaja de desarrollo
ble que las negras sufran un ataque muy del adversario moviendo una pieza del
desagradable. Deben intentar frenar al flanco de rey, digamos, 11 ttJf3, entonces
adversario con las piezas que ya están mo- las negras tienen la posibilidad de desa-
vilizadas. Después de analizar la posición, rrollar su iniciativa mediante 11 ... bS se-

91
Estudiando a los clásicos

terminar cuál es nuestra peor pieza, y


también entender qué plan va a realizar
nuestro adversario. Tras ello, es necesario
mejorar la posición de esa pieza, y al mis-
mo tiempo dificultar el plan del rival. Todo
esto se muestra con ejemplos concretos.

La teoría de Steinitz contiene muchos pos-


tulados diferentes, algunos indiscutibles y
otros muy controvertidos. Escribe sobre la
ventaja de la pareja de alfiles, sobre la de
la mayoría de peones en el flanco de dama
guido de b5-b4 o la jugada 11 ... l%c8. (sin embargo la mayoría de peones en el
flanco de dama, como ha demostrado la
Las blancas deben intentar sofocar la ini- práctica posterior, no constituye una ven-
ciativa del adversario con las fuerzas que taja por sí misma, debe estar específica-
tienen en juego, por lo que el desarrollo mente vinculada con otros elementos de
del caballo de rey debe esperar. Se puede la posición). Podría decirse que algunos
recordar el refrán sobre el hombre ham- de sus principios adquieren un carácter
briento que lame el plato después de co- filosófico. Si tienes ventaja, estás obligado
mer: «El lamer no quita el hambre». A la luz a atacar, de lo contrario la ventaja se eva-
de estos argumentos, viene a la mente el porará inevitablemente; esto no es ajedrez
movimiento 11 a3!, para a 11 ... bS respon- puro, sino un principio filosófico.
der con la jugada 12 b4!, y a 11 ... l%c8 elegir
entre 12 iM!d4 y 12 b4. losif Dorfman hizo un comentario im-
portante a este postulado de la teoría de
Por lo tanto, ya hace mucho tiempo nació Steinitz. Él cree que es necesario aclarar
una idea útil para la práctica actual: «Con qué tipo de ventaja está en cuestión: es-
ventaja de material y retraso en el desarro- tática o dinámica. Debes atacar solo sipo-
llo, no retire las piezas desarrolladas que sees una ventaja dinámica. No obstante,
causen problemas al adversario». En otras analizaremos la doctrina de Dorfman en la
palabras, no pases a una defensa pasiva. tercera parte del libro.
Ahora este concepto ya está olvidado.
En general, el enfoque propuesto por
También es interesante la idea de Znos- Steinitz para valorar la posición merece un
ko-Borovsky acerca de las posiciones con estudio serio. Ese es un capítulo muy inte-
ventaja de espacio. Él expresa la idea ge- resante en la historia del ajedrez. Es con-
neral de que no es necesario aumentar la veniente estudiarlo a través de los libros
ventaja de espacio, que lo importante es antiguos, para conocer directamente el
conservarla. Tarde o temprano habrá un pensamiento de las personas que descu-
momento crítico: el adversario intentará brieron todo esto.
liberarse. Y es necesario estar preparado lo
mejor posible para cuando acontezca ese El defecto de la teoría de Steinitz reside
momento crítico. en su inmovilismo. En los institutos téc-
nicos se estudia la teoría de la mecánica,
También ofrece recomendaciones sobre que consta de tres secciones principales:
qué hacer cuando tenemos un espacio estática, cinemática y dinámica. A grandes
reducido. Znosko-Borovsky aconseja de- rasgos, la estática es cuándo todo está en

92
Estudiando a los clásicos

reposo, la cinemática, si hay algún tipo de mático a Tarrasch, no es del todo correcto.
movimiento, y la dinámica, cuando todo Simplemente en su época discutió con
se mueve. Entonces, la teoría de Steinitz Chigorin, considerado el fundador de la
solo comprende uno de los capítulos de escuela de ajedrez rusa. Y a las personas
la «teoría de la mecánica» del ajedrez. que no nos gustan les colocamos todo
Steinitz, por desgracia, no tuvo en cuen- tipo de etiquetas.
ta la dinámica de la lucha, tomó todo en
un estado estático. Sus valoraciones son Ahora vamos a examinar un ejemplo que
adecuadas para muchas posiciones, pero muestra la ventaja dinámica, el enfoque
de ningún modo para todas. Sin embargo, concreto de una posición anteriormente
¿cuánto puede exigirse a una persona? Él estática. Es un ejemplo tomado del exce-
hizo una aportación enorme al desarrollo lente libro de Lipnitsky Cuestiones sobre
del ajedrez. Teoría Moderna en Ajedrez.

Es muy interesante conocer las partidas de


Steinitz, aunque debemos admitir que las
partidas de sus seguidores ilustran su teo-
ría mejor que las suyas propias. En ocasio-
nes se aferraba a su teoría con demasiado
rigor, sin tener en cuenta la dinámica de
la lucha. Y esto a veces le llevaba a tristes
resultados.

Akiba Rubinstein aplicó perfectamente en


la práctica las enseñanzas de Steinitz. En
su libro Manual de ajedrez, Lasker expresó
la opinión de que las partidas de Rubins- Es el turno de juego de las blancas. Poseen
tein son ejemplares bajo el punto de vista la ventaja de la pareja de alfiles, sin embar-
de la teoría de Steinitz. Además, Rubins- go su estructura de peones en el flanco
tein poseía una excelente técnica del final. de dama está deteriorada. Si las negras
En la colección «Grandes ajedrecistas del consiguen llevar a cabo el plan estándar
mundo» se incluye el excelente libro de Y. en estas posiciones, !a6, éi'lc6, \Wa4, tiJaS,
Razuvaiev y V. Murajveri, Akiba Rubinstein. capturarán el peón c4 y lo más probable
Recomiendo su estudio a todos los ajedre- es que ganen.
cistas con los que trabajo.
Si se siguen los principios generales del
Aconsejo estudiar las partidas de Rubins- juego en la apertura (desarrollar las piezas,
tein de la siguiente manera. Una vez termi- enrocarse), entonces es necesario jugar 11
nada la apertura, debe cubrir las jugadas e e3. Me temo, sin embargo, que en ese caso
intentar adivinarlas. Es decir, intentar jugar el plan concreto triunfará sobre los prin-
como Rubinstein. Dedique a esta labor al cipios abstractos, y las blancas perderán
menos 45 minutos para cada partida, y se gradualmente.
le quedará mucho más en la cabeza que si
simplemente la reproduce. En la posición actúan otros principios, no
menos obvios. No siempre es fácil formu-
Siegbert Tarrasch escribió un libro exce- larlos con palabras, con frecuencia un ju-
lente, La partida moderna de ajedrez. Garri gador de ajedrez los siente intuitivamente.
Kasparov lo elogia. Cuando se llama dog-

93
Estudiando a los clásicos

Tras un examen detallado de la posición filaxis, la sobreprotección. Es decir, como


se puede ver que las negras no tienen resultado de la discusión entre hipermo-
piezas en el flanco de rey. De esta mane- dernos y «clásicos», el ajedrez evolucionó.
ra, podemos llegar a la jugada 11 g4!!, que
cambia drásticamente la valoración de la Nimzowitsch fue un opositor irreconcilia-
posición. Esta jugada se corresponde con ble de Tarrasch y sus puntos de vista. Por
el principio: «ataca al adversario en el lu- desgracia, eran ajedrecistas de generacio-
gar más vulnerable para él». nes diferentes. Los picos de fuerza práctica
de Nimzowitsch y Tarrasch decayeron en
Las blancas crean una amenaza muy de- períodos distintos. En sus enfrentamien-
sagradable, 12 i,g2. Digamos que a 11 ... tos a menudo obtuvo la victoria Nim-
fxg4 sigue 12 i,g2 tLlc6 13 dS, y la posición zowitsch, aunque esto no significa que el
negra se desmorona. Si juegan 11 ... i,b?, hipermodernismo fuera superior. Solo que
entonces después de 12 :gg 1 las blancas Tarrasch era más viejo, jugaba más flojo
tienen un ataque formidable en el flanco que en su juventud.
de rey. Tal vez la mejor decisión sea el mo-
vimiento 11 ... cxd4, que traslada el juego Por supuesto, se puede extraer mucho
a un final difícil para las negras. de los libros de Nimzowitsch Mi sistema y
La práctica de mi sistema. En primer lugar,
Si el peón estuviese en f7, y no en fS (¡algo hablaremos de la profilaxis y la sobre-
tan insignificante!), todo el juego que se protección. Los ajedrecistas actuales han
inicia con g2-g4 no tendría sentido, y la aprendido y desarrollado muy bien las en-
ventaja estaría del lado de las negras. Aun- señanzas de Nimzowitsch. Hoy el término
que el flanco de rey sigue sin estar defen- «profilaxis» se expresa mejor con las pala-
dido por ninguna pieza negra, las blancas bras «prevención» o «precaución», y Mark
no tienen nada que hacer, porque no exis- Dvoretsky introdujo el término «pensa-
te el peón fS, que es el «gancho» al que miento preventivo» como un elemento
pueden agarrarse las blancas. Y es muy importante para tomar una decisión a la
importante tener en cuenta tales detalles hora de elegir una u otra jugada. Si toma-
específicos al evaluar la posición. mos la creatividad de los campeones del
mundo, entonces la idea de profilaxis o
Después de Steinitz llegaron los hipermo- prevención del plan del adversario se ex-
dernos (¡una palabra divertida!). Steinitz presa más claramente, en mi opinión, en
consideraba que era bueno tener un cen- las partidas de Petrosian, Karpov, Kramnik
tro de peones fuerte, y que quien tenía y Magnus Carlsen. También ha cambiado
ventaja en el centro también tenía ven- la comprensión del término «sobrepro-
taja en general. Sin embargo ajedrecistas tección» (ver la partida Karpov- Timman,
como Réti, Nimzowitsch y Breyer -prin- Montreal1979).
cipales representantes del hipermoder-
nismo- afirmaron que no era necesario Sin embargo, no debe creerse sin reservas
tener un centro de peones fuerte, que se todo lo escrito en los libros Mi sistema y
podía ceder el centro al adversario y lue- La práctica de mi sistema. Nimzowitsch se
go atacarlo con piezas. Surgieron nuevas enfrentaba a menudo con rivales muy in-
aperturas. Por ejemplo, la Apertura Réti, la feriores a su fuerza de juego, y en ese caso
Defensa Nimzoindia, la Defensa Alekhine; no es difícil probar cualquier teoría.
se desarrolló la comprensión de otras
antiguas, como la Apertura Inglesa. Nim- Vyacheslav Andreevich Chebanenko, co-
zowitsch elaboró principios como la pro- nocido entrenador moldavo, por desgra-

94
Estudiando a los clásicos

cia hoy fallecido, crió a toda una pléyade drez, sin embargo Nimzowitsch aspiraba
de grandes maestros y maestros. Fue tam- al mismo estatus. Creo que este choque
bién un teórico, cuyo nombre lleva uno de de vanidades, que empezó con una pe-
los sistemas para las negras en la Defensa queña confrontación, fue el factor princi-
Eslava más difíciles de penetrar, un filósofo pal que estimuló el deseo de Nimzowitsch
del ajedrez, un interlocutor interesante, un de bajar a Tarrasch de su pedestal». Ade-
buen amigo mío, que en su época publicó más Marín echa en falta que Nimzowitsch
en la revista «Ajedrez en la URSS» diversos realizara su investigación de las cadenas
artículos de opinión. En ellos Chebanenko de peones en la Defensa Francesa, donde
cuestiona el principio de Nimzowitsch la ruptura de la parte superior de la ca-
que establece que es necesario atacar la dena de peones de las blancas mediante
cadena de peones en su base. Imagínense f7-f6 debilita la posición del rey negro, y
la cadena de peones de las blancas en la que casi no se ocupara de las formacio-
Defensa India de Rey: dS, e4, f3, g2 (y los nes indias. La razón de esto estuvo en la
peones negros c7, d6, eS). Nimzowitsch valoración de Tarrasch sobre la jugada 3
escribe que las negras deben jugar f7-fS, e4-eS en la Defensa Francesa, a la que el
y después, quizás, llevar este peón a f4 y ajedrecista alemán tuvo la imprudencia de
avanzar el peón «g». La base de la cadena colocar un signo de interrogación.
de peones blancos es el peón f3, e incluso
el peón g2. Sin embargo a menudo vemos «¡Destronar a Tarrasch! ¡Solo así podría
ejemplos en los que las negras no em- ocupar su lugar en el trono y recibir el re-
piezan con f7-fS, sino con c7-c6. Es decir, conocimiento de mejor pensador de aje-
socavan el centro no por la base de la ca- drez entre los vivos! Destronar a Tarrasch
dena de peones, sino por su vértice, y con por todo, incluyendo incluso la Defensa
frecuencia también da buenos resultados. Francesa, confirmando, reafirmando, pro-
Nimzowitsch construyó sus conclusiones bando y remachando contra la opinión del
principalmente sobre la base de la Defen- maestro del clasicismo que 3 eS es la últi-
sa Francesa, pero incluso en ella a veces no ma palabra en el ajedrez moderno cuando
es necesario atacar la cadena de peones se refiere a la cuestión fundamental de la
por la base, sino por la cúspide, es decir, restricción y el bloqueo.
jugar f7-f6.
La hipótesis de desacreditar a Siegbert
Respondió a los comentarios de Cheba- Tarrasch explica mejor la obsesión de
nenko, más o menos un cuarto de siglo Nimzowitsch por la Defensa Francesa, y el
después, el admirador más devoto de abandono respecto a los conceptos flore-
Nimzowitsch, el maestro internacional cientes de la cadena de peones y la mayo-
argentino Enrique Marín, quien al parecer ría cualitativa en los territorios indios. Y si
ha estudiado durante toda su vida el le- bien los jugadores de club y los amantes
gado del padre del Hipermodernismo. En del ajedrez perdieron mucho por este mo-
su interesante obra Cómo ganar peones en tivo, entonces el mayor perdedor fue el
las defensas indias aclara muchos términos mismo Nimzowitsch, cuya idiosincrasia lo
poco conocidos para el lector de habla dejó enredado en las ruinas de una obse-
rusa. sión ciega con la jugada 3 eS en la Defensa
Francesa» (E. Marín).
Ya hemos mencionado la enemistad entre
Nimzowitsch yTarrasch. Acerca de ello, es- Bellamente expresado. ¡Vaya, muy próxi-
cribe E. Marín: «En aquella época Tarrasch mo al ajedrez de V. Nabokov! Ahora habla-
se consideraba el mejor pensador de aje- remos del término «mayoría cualitativa»,

9S
Estudiando a los clásicos

mencionado casualmente en el párrafo


POSICIÓN 3
anterior.
Viktor Korchnoi- John Nunn
Ámsterdam 1990

«Si conoce nuestras opiniones sobre la


cadena de peones/ entonces asimilará fá-
cilmente el concepto de la mayoría cuali-
tativa: el flanco que avanza en dirección a La posición de las negras en el flanco de
la base de peones del adversario natural- dama es muy restringida. En la partida se
mente es superior desde el punto de vista jugó 17 cxd6 ixd618 ét:Jd3l!g7 19 ét:Jcs/ y
cualitativo» (Nimzowitsch/ Mi sistema). las blancas obtuvieron la victoria en una
lucha aguda.
La noción de la «mayoría cualitativa» fue
introducida por Nimzowitsch sin recalcar Sin embargo/ cinco años después/ en su
la atención del lector sobre este térmi- enfrentamiento con Xie Jun/ Wenzhou
no. Por eso no queda muy impreso en la 199S1 en la posición del diagrama Kor-
memoria/ o por lo menos no en la mía. En chnoi jugó 17 c6!? y obtuvo una victoria
relación con la posición del diagrama/ las convincente: 17 ... hS 18 @h1l!h7 19 cxb7
blancas tienen mayoría cualitativa en el ixb7 20 a6 ic8 21 ét:Jbs g4 22 CiJxa7 g3 23
flanco de dama/ y las negras en el de rey. ctJc6 W/d7 24ig1 ctJg425 fxg4 hxg426ixg4
En consecuencia/ el plan de las blancas in- W/xg4 27 W/xg4 ixg4 28 ét:Jf3 ixf3 29 l!xf3
cluye el asalto de peones b2-b4 y c4-cS/ y ctJh4 30 a7 ig7 31 l!aS gxh2 32 if2 ttJxf3
para las negras f7-fS seguido de fS-f4 y g6- 33 gxf3 if6 34l!bS @f7 35 l!b7 @g6 36 bS
gS-g4. Una vez que el peón blanco llegue @h6 37 l!b8 l!h8 38 l!xh8+ ixh8 39 ih4
a eS/ las blancas buscarán la manera de in- l!g8 40 @xh2 Las negras abandonaron.
vadir la casilla c7 con la torre o el caballo/
con el cambio previo en d6. Además/ en En su libro E. Marh oponiéndose a la críti-
algunos casos/ cuando el peón blanco está ca de Nimzowitsch efectuada por el maes-
en aS o una pieza menor de las negras en tro internacional John Watson/ escribe lo
d7 1 las blancas pueden pensar en cambiar siguiente: «Sin embargo/ a finales del siglo
el objetivo del ataque con el movimiento XXI la crítica de Watson al//principio/1 de la
c5-c6 irrumpiendo en el campo negro. cadena de peones se dirige contra la mis-
ma apertura que consideró Nimzowitsch.
Esto sugiere que su verdadero objetivo era
criticar al maestro del Hipermodernismo/
lo mismo que el objetivo de este último
consistía en atacar a Tarrasch». Después

96
Estudiando a los clásicos

Marín continua: «Él describe la ruptura en el zeitnot, donde se vulnera el curso ló-
en términos de ataque (por ejemplo, gico de la lucha. A un jugador inexperto
"ataque al peón delantero de una ca- le será difícil entender esta partida, incluso
dena de peones"), mientras que yo, si- es difícil a veces para un maestro. Sin em-
guiendo a Nimzowitsch, lo considero bargo, si juegan, digamos, Alekhine con
como una medida fundamentalmente Tartakower, entonces ya existe una dife-
defensiva». rencia notable en la categoría de juego.
El plan proyectado por Alekhine funciona
Si pasamos del estilo elevado «de Na- como un reloj. Tartakower no lo compren-
bokov» al lenguaje de los simples morta- de, no obstaculiza su ejecución. De esta
les, entonces Marín dice que la jugada c7- manera, todo el plan aparece ante noso-
c6 con el posterior cambio del peón dS -la tros en su forma más pura. Contra juga-
cúspide de la cadena de peones blancos- dores actuales, tales como Aronián, Giri,
es, en primer lugar, una acción defensi- Caruana, no se vería una imagen tan clara,
va, ¡no atacante! En efecto, si miramos porque su poder de respuesta es mucho
una vez más los diagramas de las partidas mayor. Por eso las primeras lecciones de
Korchnoi- Nunn y Korchnoi- Xie Jun, po- estrategia, las lecciones de elaboración de
demos advertir que las posibilidades de los planes para la lucha, deben tomarse de
las negras en el flanco de dama son muy los clásicos.
limitadas. Gracias a la ventaja de espacio
las blancas tienen la opción de emprender Hablemos un poco sobre la descripción de
acciones activas. Sin embargo, si juegan los planes de juego por parte de los clási-
el -c6 con un peón blanco en c4 y cambian cos.
en dS, las negras prácticamente obligan al
adversario a un cambio inmediato en d6
en la posición del diagrama. Por lo tanto,
POSICJÓN4
obtienen una posición más específica en
el flanco de dama, y les resulta más fácil E. Znosko-Borovsky- Alexander
planificar sus acciones en esta parte del Alekhine
tablero. París 1933

Finalmente, tenemos dos ajedrecistas


destacados. Son Capablanca y Alekhine.
No estuvieron influenciados por ninguna
tendencia, jugaron de manera completa-
mente diferente, y no obstante sus parti-
das sirven del ejemplo hasta nuestros días.

Pensemos cómo se ve el ajedrez moderno.


Supongamos que juegan dos adversarios
del mismo nivel. Por ejemplo, Lékó con
Topalov. Uno de ellos proyecta un plan
de juego, el otro advierte este plan, e in- Juegan las blancas
tenta obstaculizarlo. Como resultado de
la colisión de planes las blancas obtienen Ofrecemos los comentarios de Alekhine a
una ligera ventaja. Fijan un nuevo plan de esta posición:
juego, en respuesta sigue un nuevo contra
plan. Por fin, ambos contendientes caen «El juego en este final dista de ser tan

97
Estudiando a los clásicos

sencillo como parece, en especial para las


blancas. El plan de las negras, que se coro-
na con todo éxito, consta de las siguien-
tes partes: 1) cambio de un par de torres;
2) traslado del rey a e6, donde defendido
por el peón puede impedir la invasión en
la casilla d7 de la restante torre blanca;
3) operando con la torre por la columna
abierta «g» y avanzando el peón «h», for-
zar la apertura de la columna «h»; 4) tras
esto el rey blanco, y posiblemente el alfil,
estarán atados a la defensa de los puntos
h 1 y h2 contra la invasión de la torre; S) fxe4+ 'it>xe4 48 E:xc7 i>f3 49 E:xe7 ~xf2+
mientras tanto las negras, avanzando los SO 'it>e1 b2 51 E:b7 E:c2 52 c6 'it>g3 53 c7 f3 54
peones «a» y «b», tarde o temprano con- 'it>d1 E:xc7 SS E:xb2 f2 Las blancas abando-
siguen abrir alguna columna en el flanco naron.
de dama; 6) como el rey blanco en ese mo-
mento se encontrará en el otro flanco, las Me parece que Alekhine es un poco pí-
blancas no podrán impedir la invasión de caro cuando describe su grandioso plan
la torre negra en la primera o la segunda de juego, que planeó alrededor de la ju-
fila. gada 16. Lo más probable es que pensara
Se puede estar de acuerdo en lo siguiente: esquemas, componentes cortos del plan
si las blancas desde el principio hubieran que luego describió como un todo. En re-
advertido que existe un peligro real de sumen: es útil para las negras cambiar un
perder este final, es posible que consi- par de torres y conservar el segundo par.
guieran salvar la partida con una defensa Sería bueno centralizar el rey en la casilla
atenta. Pero sucedió que las negras juga- e6, y avanzar el peón «f» hasta fS. Y para el
ron siguiendo un plan, mientras que las resto, como dijo Winston Churchill en una
blancas jugaron solo con la convicción ocasión: «La guerra mostrará el plan».
de que la partida tenía que terminar en
tablas. Como resultado se sucedieron una La categoría de Alekhine en el final era
serie de instructivos procedimientos y tru- mucho más elevada que la de Znosko-
cos típicos, bastante más útiles para los es- Borovsky, y después de ganar la partida
tudiosos, que las llamadas "bellas" partidas el campeón del mundo describió la se-
cortas». cuencia de sus acciones, que no encon-
traron una respuesta digna, y las conectó
16 .ih6 E:fd8 17 i>f1 fS 18 E:xd8+ E:xd8 19 g3 con un ingenioso plan original. Esto me
i>f7 20 i.e3 hS 21 'it>e2 'it>e6 22 E:d1 E:g8 23 recuerda el deseo actual de un excelente
f3 h4 24 i.f2 hxg3 25 hxg3 E:h8 26 .ig1 i.d6 comentarista de ajedrez, el gran maestro
27 i>f1 E:g8 28 .if2 bS 29 b3 aS 30 'it>g2 a4 31 Sergei Shipov, sobre la necesidad de que
E:d2 axb3 32 axb3 E:a8 33 c4 E:a3 34 cS.ie7 35 después de cada partida los contendien-
E:b2 b4 36 g4 f4 tes den una conferencia de prensa, para
comprender lo que los grandes maestros
Véase el diagrama siguiente vieron durante el juego, y lo que no ad-
virtieron. Al comentar la aguda victoria
37 i>f1 E:a1+ 38 i>e2 E:cl 39 E:a2 E:c3 40 de Magnus Carlsen sobre el gran maestro
E:a7 'it>d7 41 E:b7 E:xb3 42 E:b8 E:b2+ 43 i>f1 chino Li Chao en Doha 2015, Shipov es-
b3 44 'it>g1 'it>c6 45 i>f1 'it>ds 46 E:b7 e4 47 cribe en la revista 64, n.o 1, del año 2016:
Estudiando a los clásicos

«¡Una parida espectacular! Es una pena métodos para su implementación. Aquí,


que a su finalización no hubiera una rue- en lugar de lo concreto, es más bien ne-
da de prensa. Al final de un combate tan cesaria la representación de las imágenes.
agudo es necesario tomar suavemente a Cuando Nimzowitsch, al debatir sobre la
los artistas por el cuello y extraerles toda la fuerza o debilidad de los peones dobla-
verdad oculta. Por ejemplo, ¿Magnus supo dos, los compara con la cojera de una per-
que después del peón tendría que sacrifi- sona sentada, que solo se advierte cuando
car el caballo y la dama? ¿O simplemente se levanta, la imagen es recordada duran-
siguió la corriente, sin saber lo que suce- te mucho tiempo, si no para siempre. Y no
dería al giro siguiente? Los comentarios en importa en absoluto si Nimzowitsch tenía
vivo y puramente humanos de los mejores o no razón en el ejemplo concreto con va-
jugadores del mundo también son útiles riantes concretas. Podemos encontrarnos
para los jugadores jóvenes y prometedo- con una desafortunada excepción a la re-
res. Deben aprender a mirar las posiciones gla, aunque en esencia Nimzowitsch, sin
con los ojos de los maestros. Si se les deja duda, tenía razón. No me gusta el antiguo
ir, tras la partida estos mismos maestros dicho: «Platón es mi amigo, pero la verdad
vuelven a casa, abren los ordenadores por- me es más querida». En mi opinión, es as-
tátiles (o miran los chads) y descubren las tuto e inmoral.
variantes exactas. ¡Y entonces se vuelven
terriblemente inteligentes y perspicaces! Así pues, el uso del ordenador para la
En ninguna manera lo mismo que fueron presentación de las reglas estratégicas
durante la partida. Las variantes del orde- del ajedrez clásico, en mi opinión, debe-
nador son como un ruido que se superpo- ría consistir en un retoque de asperezas
ne sobre las sensaciones del juego, y así se en el avance hacia la dirección principal.
obtiene un cuadro analítico impersonal. Después de todo, cuando enseñamos a un
Pasado un tiempo, ya es difícil separar los ajedrecista principiante y le decimos que
componentes». en el inicio de la partida es aconsejable en
los siete primeros movimientos sacar las
En la posición de la partida Znosko-Boro- piezas menores hacia el centro y enrocar-
vsky- Alekhine todo el plan profundo de se, no vamos a desorientarlo con excep-
Alekhine podía haber llegado a su fin casi ciones a la regla. Y cuando explicamos que
de inmediato, si las blancas en lugar de 17 después de las jugadas 1 e4 eS 2 lLlf3 las
mf1 ?! hubiesen jugado 17 f4! con un juego negras cometen un error decisivo si hacen
absolutamente equilibrado (17 ... e4 18 fS). el horrible movimiento 2 ... f7-f6?

Sin embargo, de ninguna manera quiero


criticar las debilidades humanas de los
grandes campeones. Más bien, viceversa.

Unas palabras sobre el uso del ordenador


para editar a los clásicos y estudiar los prin-
cipios generales del juego en el final. En
las colecciones de partidas de los clásicos
del pasado y en sus libros sobre estrategia,
la tarea principal es centrar la atención del
alumno en la asimilación de los principios
de acción en una situación dada, en el es-
tudio de los planes de ambos bandos y los en la variante 3 lLlxeS fxeS 4 Wfh5+ cJle7

99
Estudiando a Jos clásicos

5 \WxeS+ ctlf7 6 ic4+ ctlg6 7 IWfS+ ctlh6 8 casi total de análisis táctico. Los comen-
d4+ gS 9 h4 ie7 10 hxg5+ ctlg7 11 1Wf7++ tarios se centran exclusivamente en las
modestamente nos callamos que la mejor ideas, que a mi parecer, yacen detrás de
defensa es 6 ... dS!, y a nadie se le pasa por los movimientos. El análisis táctico en ge-
la cabeza analizar esta posición con el or- neral- y especialmente su superabundan-
denador. cia - destruye la armonía de las lecciones
que se pueden extraer de la esencia de las
Después de todo la jugada 2 ... f6? es real- partidas, y dificulta tanto el análisis cru-
mente horrible, y el principiante, desde un zado de ideas, como su uso en el juego
punto de vista metodológico, debe tener práctico por parte del lector. Después de
la convicción de que debe castigarse me- todo, de hecho, realmente estamos intere-
diante 3 éL:lxeS! Y de hecho, en el proceso sados en la partida misma. No me interesa
de entrenamiento de los principiantes una partida virtual que se desarrolle en
no tiene sentido establecer cuál de las variantes, ese juego que surge del eterno
dos jugadas: 3 lDxeS, 3 d4 o 3 ic4, es ob- "¿y si?" y conduce a una partida comple-
jetivamente más fuerte. En mi juventud tamente diferente. Pero si nos interesa
adopté un pensamiento interesante de precisamente "la parte analítica': entonces
Lion Feuchtwanger en su notable trilogía podemos hacernos la pregunta: ¿por qué
La guerra judía. En la disputa entre Flavio no nos sumergimos en una nueva partida
Josefa y Justo de Tiberíades, este último analítica, que surge de la partida analítica?
afirma que la verdad, o más bien la verdad Por eso no quiero deslizarme a lo largo de
pura, es siempre absolutamente fea. En una espiral infinita, prefiero adherirme es-
contraste, la verdad con una pequeña frac- trictamente a la línea de la lucha de la vida
ción de mentira la hace hermosa y com- real, que es el fruto de los esfuerzos físicos
pletamente digerible. Cuando estudiamos y psicológicos de los oponentes. Así razo-
las partidas de Capablanca o de Rubins- né al elegir las docenas de partidas com-
tein, aprendemos estrategia, técnica y ar- pletas que incluyo en este libro. La econo-
monía, no intentamos derrocar al ídolo del mía de comentarios es, por lo tanto, una
pedestal, y estamos más preparados para decisión consciente, incluso aunque esta
la dulce verdad que para la fea verdad, que política pueda provocar el descontento de
se puede obtener con la ayuda de los aná- quienes juzgan la calidad de un libro por
lisis del ordenador. la frondosidad de las ramas de los árboles
de variantes».
Me gustó mucho la manera en que expre-
sa maravillosamente un pensamiento si- Después Marín continua: «A los lectores
milar Enrique Marín en su original estudio que deseen llegar a la verdad táctica de
de las cadenas de peones, con el estilo de posiciones concretas, les recomiendo ana-
Nimzowitsch, aunque en las estructuras lizarlas por sí mismos o con la ayuda de
indias: «¿Debería incluirse en los comen- un motor de análisis en un ordenador. ¡El
tarios la justificación táctica de los mo- ordenador está diseñado para eso! ¿Para
vimientos? ¿Deberíamos profundizar en qué perder tiempo y espacio, acumulando
variantes, subvariantes, ramas y ramifica- una masa de variantes y subvariantes, si se
ciones laterales, o deberíamos limitarnos pueden obtener rápidamente con la ayuda
a debatir ideas tácticas, operacionales y de Fritz, Rybka, Houdini o Stockfish? Entre
estratégicas, que puedan guiar a los juga- otras cosas- esta es nuestra premisa básica
dores en sus propias partidas? -es un error animar al alumno a realizar un
análisis táctico profundo, sin proporcionarle
Yo me decanté a favor de una ausencia una clara comprensión estratégica de lo que

100
Estudiando a los clásicos

está sucediendo en el tablero. 12 1nsistir en el


análisis significa obligar al alumno a coger
agua con el cesto de su deseo de mejo-
rar. Además, este tipo de "contaminación
analítica': además de aumentar el costo
del libro, puede simplemente asustar al
lector. Creo que a aquellos que necesitan
y aman la investigación táctica profunda
les resultará más útil investigar la táctica
con sus propias fuerzas y con la ayuda de
los motores de ordenador. La experiencia
muestra que cuando se trata de estudiar
estrategia, los aficionados están más inte- cha estratégica gira alrededor del punto
resados en la explicación de los principios e4. Si las blancas consiguen poner en mo-
generales y en las ideas que se derivan de vimiento la masa de peones en el centro
ellos». mediante f2-f3 y e3-e4, entonces tendrán
de su parte una clara ventaja posicional;
Bellamente expresado. Enrique Marín es si las negras pueden impedirlo, entonces
un excelente estilista y una persona inge- su ventaja de espacio y el alfil blanco de
niosa. Quizás expresa sus sentimientos de casillas negras malo jugarán su papel. Di-
una manera un tanto radical, sin embargo dishko está listo para jugar 15 f3. Es inte-
en el plano metodológico es absoluta- resante la reacción de Korzubov 14 ... ctJe7!
mente preciso. Yo no sé presentar el ma-
terial de una manera tan figurativa y bella, La intención de las negras se basa en lo
sin embargo como entrenador practico siguiente: 15 f3 g5! 16 1Mlg3 h6 17 f4 (se
procuro que tras el estudio de cada tema amenazaba 17 ... mh8) 17 ... etJh5 18 1Mff3
los pensamientos que tenga el alumno g4191Mld1 f5, para bloquear la posición en
en la cabeza no formen un revoltijo, sino el centro y mantener la ventaja de espacio.
que se alineen en un orden estricto. Por
la experiencia de trabajo puedo decir que 15 h3?
cuanto más fuerte se vuelve un jugador
de ajedrez, más necesita muchas variantes Las blancas toman el control de la casilla
concretas, aunque él ya sepa obtenerlas g4 e insisten en la jugada 16 f3, ya que
por sí mismo. Ofrezco un ejemplo del libro después de 16 ... g5? 171Mlg3 h6 18 f4 ya es
Perfeccionamiento en ajedrez. imposible la respuesta g5-g4. Sin embar-
go, siguió ...

15 ... Wfc7!
POSICIÓN 5
Viacheslav Didishko - Peter Korzubov corta de raíz el juego de las
Korzubov blancas, al advertir sutilmente que el mo-
Minsk 1983 vimiento 15 h3? perdía la defensa con
peón si la dama se sitúa en g3. Estas son
Véase el diagrama siguiente todas las variantes necesarias para com-
prender la lucha estratégica, y sin embar-
El último movimiento de las blancas fue go sin ellas no se comprendería nada.
141Mfd1-e1. Está bastante claro que la lu-
Después la partida de las blancas se desli-
12 Nota del Autor. El texto en cursiva es mío.
101
Estudiando a los clásicos

zó por la pendiente, sin embargo nuestro so existe una frase: <<La percepción es más
objetivo no es mostrar la mejor defensa importante que la realidad», que se usa en
para ellas. Es suficiente asimilar la idea ge- la propaganda política, en la publicidad
neral. El juego continuó: y en los métodos de enseñanza. Nuestro
libro solo habla de ajedrez, aunque en la
1611Nb1 id717 !!el étJe4! 18 :!!e2 aS! 19 CLlf3 tercera parte, cuando toquemos el resba-
étJg6 20 @hl :!!a6 211Mfg1 'Wc8 22 'Wh2 :!!f6 ladizo tema de determinar el grado de ge-
23 ixe4 dxe4 24 étJ gl étJ h4 2S :!!f1 :!!h6 nialidad de un ajedrecista, tendremos que
volver a esta frase.

Vamos a resumirlo con una pequeña se-


lección. En mi opinión, un curso corto de
estudio de los clásicos, desde la perspecti-
va actual, donde el proceso de aprendiza-
je es cada vez más acelerado, debería ser
más o menos así:

1) Explicación de los principios generales


enseñados por W. Steinitz y reproducción
con marcadores (para ocultar las jugadas)
de las partidas de Akiba Rubinstein.
La ventaja posicional de las negras es
enorme. Didishko hace un intento deses- 2) Reproducción con marcadores de las
perado por liberarse. partidas de José Raúl Capa blanca.

26 f4 exf3 27 gxf3 étJg6! 3) Reproducción con marcadores de las


partidas de Alexander Alekhine. Prefe-
Nítida realización táctica. rentemente de libros de Alekhine con sus
propios comentarios.
28 @g2 ixh3+ 29 étJxh3 :!!xh3 30 1!Nxh3
étJf4+ 31 exf4 :!!xe2+ 32 @g3 'Wxh3+ 33 4) Estudio sin marcadores de los libros de
@xh3 :!!xb2 34 !!el @f8 3S a4 :!!c2 36 :!!e3 Aaron Nimzowitsch Mi sistema y La prácti-
:!!a2 37 @g4 :!!xa4 38 @ts :!!a2 39 @es :!!b2 ca de mi sistema.
40 @ds a4 41 @xc4 a3 Las blancas abando-
naron. Es necesario seguir exactamente este
orden en el estudio de los clásicos. Por
Por supuesto, se podrían añadir más va- supuesto, también tenemos a Mijaíl Bot-
riantes, pero se correría el riesgo de «no vinnik, Vassily Smyslov y otros grandes aje-
ver el bosque por culpa de los árboles». drecistas. Sin embargo para una compren-
sión profunda del ajedrez moderno es
Al estudiar a los clásicos, conscientemen- preciso adquirir una cultura ajedrecística
te no intentamos cavar profundo. Para elevada, siguiendo primero un curso so-
aprender los procedimientos estratégicos bre los clásicos.
es útil para el estudiante aceptar la dulce
verdad, aunque una cierta cantidad de En mi práctica de entrenador he verificado
mentiras debe estar presente en dosis mí- y garantizado que con un estudio intensi-
nimas. Por desgracia, en la vida diaria no se vo de los clásicos y de los principios que ri-
dosifican las porciones de mentiras. lnclu- gen los finales complejos, un joven ajedre-

102
Estudiando a los clásicos

cista mejora la técnica de materialización se convirtieron en fundamento para una


de la ventaja. Comienza a percibir mejor la "ciencia" semiescolástica, y la idea de este
armonía de interacción entre las piezas, a enfoque del ajedrez es una contribución al
encontrar más rápido los esquemas con- acervo del juego».
venientes para la disposición y actuación
de las piezas, o, como se dice en la jerga Alekhine fue realmente un gran jugador
profesional, a «jugar con la mano», y no de ajedrez. Podía planear sus acciones
con la cabeza, es decir, poseer la facilidad basándose completamente en una valo-
necesaria para tomar decisiones. ración muy precisa de la posición. Podía,
mejor que nadie, encontrar los recursos
Llamo la atención del lector sobre la narra- específicos ocultos en una posición, que le
ción de uno de los más fuertes ajedrecistas permitieran jugar de forma creativa y muy
actuales, el gran maestro Levon Aronián, efectiva.
donde cuenta cómo superó un largo es-
tancamiento en su juego y ganó la Copa
Sinquefield del año 2015 (64 n.o 9/2015):
PARTIDA 40
«Para superar la crisis en mi juego, traba-
jé intensamente un mes con mi ayudante Alexander Alekhine- Akiba
principal Ashot Nadanian. Y revisé de nue- Rubinstein
vo muchas partidas de los clásicos y de los Gambito de Dama [030)
campeones del mundo. Tenía curiosidad La Haya 1921
por comprender qué era lo que los dete-
nía. Y después realicé algunos autoanálisis
siguiendo los ejemplos de otros ajedrecis-
tas. En general fue útil examinar las parti-
das de los grandes maestros del pasado,
para comprender hasta dónde llegaba mi
calidad de juego. También estudié las par-
tidas de Smyslov, Euwe, Botvinnik y Petro-
sian. Y gané confianza».

Hablemos un poco más sobre la relación


entre Znosko-Borovsky y Alekhine, y la
valoración de Alekhine del libro Teoría
del medio juego en ajedrez, dedicado a las
enseñanzas de Steinitz. Alekhine escribió:
«... En aquel entonces él estaba casi termi-
nando su estupendo (por su concepción)
libro Teoría del medio juego en ajedrez. Digo Alekhine comenta así esta posición: «Des-
por su concepción, porque su método de pués de trece movimientos se ha llegado a
abordar el tema y algunos de sus concep- una posición poco frecuente en el gambi-
tos es ligeramente diferente de mis pun- to de dama. En las trece primeras jugadas
tos de vista y valoraciones. Sin embargo es las blancas han hecho tres jugadas con
muy interesante el hecho de que el autor el peón «O>, tres jugadas con el peón «h»
sitúe en un lugar secundario la necesidad de y cuatro jugadas de alfil, tras lo cual han
un enfoque analítico del ajedrez, teniendo obtenido una posición, si no ganada, de-
en cuenta que ciertas reglas generales son cisiva.
en efecto más importantes. Estas reglas

103
Estudiando a los clásicos

Se ha hablado mucho en relación con la nado Cuestiones sobre Teoría Moderna en


original apertura de esta partida, de una Ajedrez. Él propone el siguiente esquema.
11
nueva técnica hipermoderna,; de una es- Supongamos que tenemos una posición
cuela llneorromántica,; etc. En realidad el bastante confusa, y queremos compren-
asunto es mucho más simple. der a quién le es favorable. Determinamos
quién tiene el turno de juego, e inten-
Las negras han hecho en la apertura algu- tamos encontrar las mejores posibilida-
nas jugadas excéntricas (3 ... a6; 5 ... {¡je7; des para ambos bandos. No es necesario
6 ... {¡jg6), las cuales, si el adversario no intentar analizar todo «hasta el mate»,
hubiera reaccionado (por ejemplo, con la solo es necesario intentar alcanzar una
jugada 7 e3 en lugar de 7 .te3, o 9 g3 en posición definida, que pueda valorarse
vez de 9 h4), hubieran dado a las negras correctamente con nuestros conocimien-
una buenísima partida. Y no absolutamen- tos, basándonos en las leyes, principios y
te adrede, sino obligado por la necesidad, habilidades posicionales que hayamos ad-
adelanté el peón «h» para evitar que las quirido. Lipnitsky clasifica estas posiciones
negras tuvieran superioridad en el cen- como definidas. Por ejemplo:
tro. Sin embargo, como regla, semejantes
experimentos en la apertura no están de
acuerdo con mi temperamento ni con mi
POSJCIÓN6
estilo».
Yury Averbaj- Mijaíl Botvinnik
Creo que sobre la base de la teoría de Moscú 1955
Steinitz la posición del diagrama se puede
valorar correctamente para planificar las
futuras acciones de las blancas. Aunque si
sigues demasiado estrictamente esa teo-
ría, es poco probable que encuentres en
posiciones semejantes jugadas del tipo de
7 .te3! y 9 h4!

Tanto Alekhine como Znosko-Borovsky


emigraron de Rusia y, hasta donde sabe-
mos, se mantuvieron en buenos términos,
respetándose profundamente. Al parecer,
es por eso que Alekhine fuera tan delica-
do: «... Se diferencia ligeramente de mis
puntos de vista». Alekhine difícilmente
habría estado de acuerdo con que el enfo-
que analítico pudiera ocupar un lugar se-
cundario, porque la mayoría de las veces
este enfoque es suficiente para determi-
nar la esencia de la posición.

¿Cuáles son las principales características


del enfoque analítico? En mi opinión, la
mejor explicación del enfoque analítico
y de la misma esencia del análisis la pro-
porcionó Lipnitsky en su libro ya mencio-

104
Estudiando a los clásicos

POSIC/ÓNl POS/C/ÓN9
László Szabó- Gedeon Barcza
Estocolmo 1952

En el primer caso no necesitamos calcular


ninguna variante ni tener en cuenta los
matices de la posición. La ventaja de las
POSIC/ÓNB
negras es tan evidente que no requiere
Alexander Alekhine- Friedrich ninguna cuestión. En el segundo y ter-
Samisch cer ejemplo las blancas están claramen-
Baden Baden 1925 te mejor, y en el cuarto tenemos sobre
el tablero una posición completamente
igualada. Cuando un ajedrecista se vuelve
más fuerte y experimentado, el número
de posiciones que puede llamar definidas
aumenta. Es bastante obvio que para un
jugador principiante muchas posiciones
serán complejas, mientras que para un
gran maestro serán claras. Sin embargo,
muchas posiciones no se pueden evaluar
correctamente solo mediante el uso del
método de valoración «óptico», y Lipnits-
ky sugiere que tales posiciones se deno-
minen críticas. Por lo tanto, uno de los
objetivos del análisis ajedrecístico es la
transición de una posición crítica a una
posición definida.

Hoy la definición «posición crítica» se usa


ampliamente para determinar la dirección
del ritmo de juego. En la doctrina de Dor-
fman, que trataremos en la tercera parte
del libro, esto generalmente es una piedra
angular. En la actualidad, la comprensión
del término «posición crítica» se identifica
más bien con posiciones en las que se de-

105
Estudiando a los clásicos

cide la suerte de la partida, lo que, no obs- en e4.


tante, está próximo a la visión de Lipnitsky
a mediados del siglo pasado. De esta manera, en fS la dama se encuen-
tra como sobre un barril de pólvora, y las
Me gustaría ofrecer al lector dos ejemplos negras necesitan vigilar constantemente
de enfoque analítico de las posiciones to- que las blancas no enciendan la mecha. Y
mados del libro de Lipnitsky, comentados como no se aprecia qué ventaja tienen las
por su autor. negras a cambio, entonces la valoración
general que se impone es ésta: la última
jugada de las negras es mala y deja su po-
sición amenazada.
PARTIDA 41
Erich Eliskases- Yury Averbaj Pasemos a la segunda etapa, más difícil,
Defensa Ragozin [D38] la penetración concreta en la posición. El
Estocolmo 1952 caballo atacado e4 está defendido por la
dama blanca, que a su vez puede ser ata-
1 d4 e6 2 c4CLlf6 3CLlf3 d5 4CLlc3 ib4 5Wfa4+ cada y solo dispone de una casilla para re-
CLlc6 6 e3 id7 7 1Mfc2 0-0 8 id2 dxc4 9 ixc4 tirarse. Tras esto las negras pueden forzar
id610 CLlgS eS 11CLld5 g612CLlxf6+ Wfxf6 un asalto en el flanco de dama.
13CLle4 Wlts 14 d5!
¿Es esto suficiente compensación para las
negras? Averbaj, al jugar 13 ... IWfS, prob-
ablemente pensó así. Por eso, sigamos el
curso de sus razonamientos concretos en
esta posición crítica (a la que llamaremos
convencionalmente n.o 1).

De esta manera, 14 ... ctJb4 15 1Wb1 bS 16


ii.b3 aS

«Intentaremos primero valorar esta posi-


ción crítica. Empecemos con una "tosca"
valoración general. La posición de la dama
negra en el papel de patrulla avanzada
aquí es poco atractiva: la dama priva al
peón «f» de la posibilidad de avanzar dos
casillas, y además, está alejada del flanco
de dama, donde pueden producirse acon-
tecimientos importantes.
Ahora se aclaran las intenciones de las ne-
Las blancas pueden crear diversas amena- gras. Amenazan expulsar al alfil blanco b3,
zas sobre la dama encerrada, en especial para ganar el peón central dS y liberar de
teniendo en cuenta que el alfil d7 le corta paso a su dama. Por ejemplo, 17 0-0 a4 18
la retirada, y además la debilidad de la ca- ii.d1 ct:JxdS, y la jugada 19 ii.g4 es imposi-
silla f6 es apreciable con el caballo blanco ble debido a que después de 19 ... \Wxg4

106
Estudiando a los clásicos

casilla f6 está defendida por el caballo ne- baj encontró para las negras una defen-
gro. sa suficiente, 19 h5!, con las siguientes
000

variantes: 20 h3 !e8! 21 g4 'Wc8, y no es


Al jugar 13 \WfS Averbaj, probablemente,
oo, posible 22 gxhS por 22 'Wxh3, o 20 g4
oo.

tuvo en cuenta esta posición, que llamare- hxg4 21 h3 gxh3 22 mh2 ~g7 23 l'i:g1, y
mos posición crítica n.o 2. Ya que ha surgi- después de 24 !g4 las blancas, por fin,
do de manera forzada de la posición críti- ganan la dama, aunque las negras reciben
ca n.o 1, entonces es extraordinariamente suficiente compensación por ella.
importante tener una exacta valoración
concreta de ella. Las variantes que siguen después de 19
!d1! las ofrece el maestro Baranov en el
Naturalmente, en primer lugar hay que libro Torneo internacional de ajedrez de
ver cómo entró en ella el adversario. En Estocolmo. Y ya que la jugada 19 !c2 (en
la partida tuvo lugar: 17 0-0 a4 18 !xb4 lugar de 19 !d1) no ofrece ventaja a las
axb3 19 !xd6 cxd6 20 f3 gS 21 axb3 con blancas por 19 !e8!, entonces la jugada
oo.

peón de ventaja y grandes posibilidades 18 !xb4! aseguraba a las negras posibi-


oo•

de victoria para las blancas. Si estas juga- lidades de igualdad.


das fueron obligadas, entonces podemos
decir que la jugada 13 'WfS fue mala, ya
000 ¿Se puede decir ahora que la jugada 13 000

que forzosamente las llevó a una posición 'Wfs no es mala y que no colocó a las ne-
difícil. ¿Pero fueron obligadas o no? ¿Por gras bajo la amenaza de derrota? Antes de
qué en la jugada 18 las negras no respon- responder a esta pregunta, es necesario
dieron 18 !xb4?
oo• aclarar si las blancas podían jugar más
fuerte. Regresemos de nuevo a la posi-
Resulta que durante la partida Averbaj ad- ción crítica n.o 2.
virtió que tras la respuesta 19 !d1! la posi-
ción de las negras estaba perdida.

En lugar de 17 0-0 proponemos para las


blancas jugar 17 a3! a4 (jugada única,
En efecto, en esta posición crítica n.o 3, pierde 17 lL'la6 por 18 !c2!) 18 !xb4
oo•

que por lo visto ambos adversarios tuvie- (pero no 18 lL'lxd6 lL'ld3+! 19 ~e2 'Wxf2+!
ron en cuenta en sus cálculos, las blancas 20 ~xd3 cxd6, y las negras tienen un po-
tienen las peligrosas amenazas 20 g4 (en deroso ataque por la pieza, amenazan
caso de 19 mg7) y 20 !g4! (a 19 !e8),
ooo 000 axb3, e4+ y !fS+) 18 !xb4+ 19 axb4
oo•

para ganar la dama. axb3 20 f3!

Sin embargo, en el análisis posterior Aver- Véase el diagrama siguiente

107
Estudiando a los clásicos

Surge la posición crítica n.o 4 No favorece


a las blancas jugar a ganar peón. Por ejem-
plo: 19 tt:lxd6 cxd6 20 ~xd6 É!fc8 con ame-
naza de invasión en c2. O bien 19 ~xd6
cxd6 20 tt:lxd61Wg5!, y no es posible 21 0-0
por 21 ... ~h3, y a 21 \We4 es buena 21 ...
\M! e? para «pescar» el caballo blanco.

Sin embargo, las blancas desestiman la


ganancia inmediata de peón, y juegan 19
0-0! (también es buena 19 f3!), tras lo cual
surge una posición que tiene un carácter
Esta posición ya no adquiere un carác- bastante determinado.
ter crítico, sino definido, que es a lo que
se reduce el objetivo del análisis. Tras el
cambio de dos piezas menores, como an-
tes, la dama fS y el alfil d7 están mal situ-
ados.

Por ejemplo, 20 ... ~g7 21 0-0 hS (tampo-


co es atractiva 21 ... Élxa 1 22 1Wxa 1 ~e8 23
1Wa7 \Wc8 24 Élc1, y las negras están mal)
22 Élc1, y es muy difícil para las negras de-
fender las numerosas debilidades del flan-
co de dama.

Es curioso el «pastel de hojaldre» de peo- Como antes las blancas tienen un fuerte
nes por la columna «b». Así, las blancas tie- caballo en e4, que ataca el punto d6. La
nen ventaja. dama negra está fuera del juego en fS. Se
amenaza 20 f3 y 21 g4. Por ejemplo, 19 ...
¿Se puede juzgar por fin, en base a estos ~xb4 20 f3! etc.
análisis, la jugada 13 ... 1Wf5? Para respon-
der satisfactoriamente y con toda la razón, Aunque este análisis tampoco es comple-
todavía es necesario someter a una inves- to, podemos decir que después de 13 ...
tigación detallada el sacrificio de peón ne- \Wfs la iniciativa y la ventaja están del lado
gro en la variante 17 a3! a4 18 ~xb4! axb3 de las blancas. ¿Tenemos ya las bases sufi-
cientes para juzgar, por fin, como mala la
jugada 13 ... 1Wf5?

Resulta que no. El asunto está lejos de ser


tan sencillo. Antes es necesario aclarar si la
jugada 13 ... 1Wf5 era sencillamente «el mal
menor». Desde luego, ¿se puede excluir
que cualquier otra jugada fuera aun peor?

Regresemos a la posición anterior a la ju-


gada 13 ... 1Wfs y veamos otras posibilida-
des.

108
Estudiando a los clásicos

Así, 13 ... V!ie7 14 dS (probablemente, la decir que ofrecen a las negras posibilida-
mejor) 14 ... ttJ b4! Esto es más activo que des de igualdad.
14 ... ttJd8.
Solo ahora, si se comparan los resultados
obtenidos tras 13 ... IWfS y 13 ... V!ie7 (13 ...
Wih4), se puede llegar a la conclusión final
de que la jugada 13 ... V!ifs era mala. Ella es
la causa de las posteriores dificultades de
las negras en esta partida.

Ahora se puede expresar con ayuda de


signos este análisis:

13 ... V!ifS? (13 ... V!ie7! o 13 ... Wih4!) 14 dS!


ttJb4! 1S 1Wb1! bS! 16 ibb3! aS! 17 a3! (fue
más débil lo jugado en la partida Eliska-
1S \Wb3 (no son mejores otras jugadas de ses- Averbaj: 17 0-0?, ya que después de
la dama blanca) 1S ... aS! (no vale 1S ... ibfs 17 ... a4 18 ibxb4 en lugar de 18 ... axb3?
16 ttJxd6 ttJc2+ por 17 me2V!ixd6 18 fí:ac1, igualaba 18 ... ibxb4! 19 ibd1! hS! etc.) 17 ...
y las blancas consiguen ventaja material) a4 18 ibxb4!, y las blancas obtienen venta-
16 ttJxd6 (a la inmediata 16 a3 sigue 16 ... ja tanto tras 18 ... ibxb4+ 19 axb4 axb3 20
a4! y 17 ... ttJa6) 16 ... V!ixd6! 17 a3 ttJa6 18 f3!, como después de 18 ... axb3 19 0-0 (o
ibxaS liJeS, y las negras recuperan el peón 19 f3).
tanto tras 19 V!ic3 ttJa4, como después
de 19 ibb4 ttJxb3 20 ibxd6 ttJxa 1 21 ibxf8 Así, solo como resultado del análisis, he-
ttJc2+! (pero no 21 ... mxf8 22 i>d2!) 22 mos visto que nuestra primera impresión,
md2 ttJxe3! etc., con juego igualado. la «tosca» valoración general de que la ju-
gada 13 ... V!ifS es poco atractiva, se confir-
En lugar de la inmediata 13 ... V!ie7 es inte- ma. Se puede suponer que Averbaj recha-
resante y quizás más fuerte 13 ... Wih4, zó la jugada 13 ... V!ifS probablemente, por
consideraciones generales; la jugada se
hizo a partir de un análisis concreto, que
sin embargo contenía un error».

Este análisis demuestra que el proceso de


transición de una posición crítica a una
posición definida es un proceso largo y
que consume mucha energía.

En este ejemplo hemos considerado un


análisis relativamente sencillo, con un nú-
mero de variantes diferentes no muy ele-
vado. Sin embargo, muy a menudo tene-
para en caso de 14 dS responder 14 ... ibfS, mos que lidiar con situaciones en las que
y a 14 g3, 14 ... V!ie7. una posición crítica entra en otra, y es ne-
cesario por doquier calcular con exactitud
Sin entrar en un análisis detallado de las numerosas variantes. En ese caso no es
jugadas 13 ... V!ie7 y 13 ... V!ih4, se puede fácil reducir todo a posiciones definidas, y

109
Estudiando a los clásicos

a veces incluso es imposible. De esta ma- blero/ desde donde participa en el ataque
nera/ el jugador debe ser capaz de detener al rey y obstaculiza el desarrollo del flanco
en algún momento el análisis e intentar de dama negro;
evaluar la posición en función de sus co- 2) se abre la diagonal d1-h5 para la incor-
nocimientos y experiencia. poración inmediata al ataque de la dama
blanca/ lo que permitiría concentrar cua-
Cuanto más precisa y correcta sea la eva- tro piezas contra el rey negro;
luación/ más aumenta la probabilidad de 3) es muy difícil expulsar al caballo de e5 1
encontrar un plan correcto. En el libro de ya que no valen tanto 11 ... f6 por 12 'Wh5! 1
Lipnitsky hay un magnífico ejemplo en el como 11 ... lt:ld7 a causa de 12lt:lc6!
que compara el proceso de evaluación de Así/ de las consideraciones generales he-
la posición y la elaboración de un plan con mos extraído una jugada extraordinaria-
la realización de un disparo aproximado y mente atractiva. No obstante todo esto
otro preciso. solo es una «puntería aproximada». ¿Qué
nos proporciona una «puntería» más exac-
ta/ más concreta? El acercamiento concre-
to a la posición permite descubrir la res-
PARTIDA 42
puesta del adversario 11 ... i.a6! 1 con cuya
lsaak Lipnitsky- Anatoly Sidorov ayuda las negras se libran del fuerte alfil
Defensa Nimzoindia [E53] blanco d3 ¿Qué hacemos ahora? ¿A pesar
Riga 1954 de todo/ realizamos la jugada 11 lt:le5? An-
tes de tomar una decisión es necesario ver
1 d4 ttJ f6 2 c4 e6 3 ttJ c3 i,b4 4 e3 eS S ttJ f3 0-0 si se puede refutar la jugada 11 ... i.a6.
6 i,d3 dS 7 0-0 b6 8 cxdS cxd4 9 exd4 élJxd510 Por lo tanto/ 12 i.xa6 lt:lxa6 13 '\Wa4! 'Wc8
élJxdS exdS 14lt:lc6 i.d6 15 i.f4! 1 y no se puede tomar
en f4 por 16lt:le7+

«Las blancas tienen la iniciativa (disponen


de posibilidades de ataque al rey negro/ Sin embargo las negras descubren una de-
mientras que el adversario no tiene juego fensa suficiente: 15 ... 'Wc7! Si no exisiera
contra el peón aislado). ¿Cómo desarro- esta jugada/ las blancas podrían detener
llarla/ especialmente mientras el flanco de su elección en la jugada 11 lt:le5 1 ya que la
dama negro esté sin desarrollar? respuesta 11 ... i.a6 estaría refutada. ¡Pero
En primer lugar se impone la fuerte juga- la jugada 15 ... 'Wc7 existe! Después de 16
da posicional11 lt:les. A favor de esta juga- i.xd6 '\Wxd6 17 :;::l.ac1 lt:lc7 la posición se
da habla lo siguiente: simplifica mucho.
1) el caballo se afirma en el centro del ta- Las blancas aun tendrían una pequeña

11 o
Estudiando a los clásicos

iniciativa, aunque considerablemente 17 l:l:fc1 1Mlxc2 18 l:l:xc2 podrían pasar a


menor que la que tenían en la posición un final con muchas piezas, en el que las
inicial. Si sopesamos los pros y los contras, negras tendrían grandes dificultades con
apartaríamos la jugada 11 liJes, ya que no el desarrollo posterior de sus piezas. Por
asegura el desarrollo posterior de nuestra ejemplo, 18 ... g6 19 t.f6+! (para esto era
iniciativa. necesario el jaque en h 7) 19 ... ~g8 20 t.h3
Merece preferencia la jugada 11 Wla4! etc.
Después de 14 ... lt:la6 siguió 15 a3 l2Jc7
16l2Jes ixeS 17 dxeS, y la iniciativa de las
blancas degeneró en un fuerte ataque en
el flanco de rey».

Hemos visto que en el primer caso el aná-


lisis corroboró consideraciones inconcre-
tas, basadas en el sentido común, y en el
segundo las refutó. En el ajedrez moderno,
el enfoque analítico prevalece a la hora de
formar un plan y valorar posiciones con-
fusas. Cuando un ajedrecista analiza en
casa de manera precisa y profunda las
La dama blanca llega a a4 con ganancia posiciones críticas de la apertura y del me-
de tiempo, y desde esta casilla impide el dio juego, realmente complica la vida a su
desarrollo natural de las piezas del adver- adversario sobre el tablero. Cuando usted
sario. analiza las posiciones, comprende por sí
Es bien sabido que cuando se dispara se mismo su esencia y no confía solo en el
recurre a la puntería aproximada y a la sentido común, le resulta más fácil elabo-
exacta. La primera sirve para fijar la direc- rar un plan correcto.
ción, y la segunda permite fijar la atención
en el objetivo. En el ajedrez una valoración El enfoque analítico y concreto para eva-
precisa a menudo puede llevar a cambiar luar la posición fue precisamente lo que
la dirección misma. En este ejemplo, el distinguía a los representantes de la es-
sentido común dice que la dama puede cuela soviética de ajedrez (tema que se
estar bien ubicada en hS, mientras que verá en la tercera parte del libro), y ase-
el análisis concreto muestra que la dama guró su dominio en el mundo durante
debe ir en otra dirección, hacia a4. décadas. La teoría, y no solo las apertu-
La partida continuó: 11 ... id6 12 igS! ras, comenzó a desarrollarse a pasos agi-
Fuerza la torpe jugada 12 ... Wld7, ya que gantados. Hubo un replanteamiento de
después de 12 ... f6 13 t.h4 toda la posi- los valores de los factores estratégicos,
ción negra estaría agujereada. Tampoco establecidos tanto por la escuela clásica
es agradable 12 ... t.e7 13 t.xe71Mlxe7 14 como por los hipermodernos, para cada
l:l:fe1, y las blancas ocupan la columna situación específica. Reconsiderados,
abierta «e» con ganancia de tiempo, como ¡pero no negados! Por mi experiencia de
en la famosa partida Botvinnik- Alekhine, trabajo con uno de los ajedrecistas más
torneo AVRO 1938. fuertes del mundo de mediados del siglo
13 Wlc2 h614ih4l2Ja6 pasado, el gran maestro lssak Efremovich
¿Y por qué no ahora 14 ... t.a6?, puede Boleslavsky, puedo asegurar que poseía
preguntar el lector. En ese caso las blan- una enorme erudición y que conocía bien
cas mediante 15 t.h7+! ~h8 16 t.fs1Mlc6 a los clásicos. Junto con Boleslavsky, tanto

111
Estudiando a los clásicos

Bronstein y Geller, como los que se unie- peones.


ron a ellos más tarde, Mijaíl Tahl y Leonid
Stein, argumentaron con mayor convic- El peón débil d6 ya aparecía sin ninguna
ción que los factores dinámicos en cual- timidez por parte de las negras en la De-
quier situación concreta pueden ser más fensa India de Rey.
importantes que, digamos, los defectos de
la estructura de peones. Es el caso del sis-
tema Boleslavsky en la Defensa Siciliana,
POSICIÓN 12
predecesor de la todavía más desafiante
variante de Chelíabinsk. Mijaíl Botvinnik- Efim Geller
Budapest 1952

POSICIÓN 10

Efim Geller obtuvo en esta partida una bri-


llante victoria sobre el campeón del mun-
do.

Los ajedrecistas fueron mucho más con-


POSICIÓN 11
descendientes con la cesión del centro por
parte de las negras con la jugada e5:d4 en
el sistema Chigorin de la Apertura Españo-
la.

POSICIÓN 13
Wolfgang Unzicker- Paul Keres
Hamburgo 1956

Véase el diagrama siguiente

¿Le agrada la posición del siguiente


Para un ajedrecista actual estas posiciones diagrama? Se produjo en el match por el
tienen un aspecto común, sin embargo en campeonato del mundo del año 1961,
aquellos días era casi un desafío a los pun- entre Mijaíl Tahl y Mijaíl Botvinnik; en esa
tos de vista estrictos sobre la creación de partida el entonces joven jugador de Riga
debilidades crónicas en la estructura de superó con seguridad en la lucha dinámi-

112
Estudiando a los clásicos

los «árboles de variantes frondosos». Y


ahora afirmo que el enfoque concreto de
la posición que surge del análisis es la ver-
dad a la que uno debe aferrarse. Aquí me
gustaría citar a Vladímir Kramnik en sus co-
mentarios sobre el resultado del torneo de
Wijk aan Zee del año 2013 (64 n.o 2/2013):
«... En muchos encuentros (del torneo) no
hubo en absoluto resistencia, ni un atisbo
de lucha. En esas partidas, los que jugaron
bien solo tenían que venir, sentarse en la
silla y luego tender la mano, para aceptar
ca a un maestro más experimentado. las felicitaciones por una victoria bien me-
recida.

Y puedo decir que TODOS (excepto aque-


POS!CION 74
llos que terminaron en "plus") tienen par-
Mijaíl Tahl- Mijaíl Botvinnik tidas inexplicablemente débiles. Un listón
Campeonato del Mundo 1960 de candidato a maestro, no superior ...

Si se comparan los jugadores de 2800


con el conjunto de ajedrecistas con rating
2730 o inferior, en los últimos tiempos,
por alguna razón, la diferencia entre ellos
se ha vuelto más grande. No se puede ha-
blar por una sola partida, ¡pero es que en
general fueron un MONTÓN! Miro y me
pregunto: a veces con los jugadores del
"top ten" no pueden ni siquiera estable-
cer una lucha, no digamos hacer tablas.
Y no tengo la sensación de que nosotros
(entre cinco y diez) juguemos más fuerte
Tarrasch o Nimzowitsch apenas aproba- que antes. Sencillamente por debajo de
rían la estrategia de las blancas, que in- nosotros se produce algún fallo. Tal vez se
fringe todos los principios del desarrollo deba a una informatización excesiva. He
rápido de las piezas, con solo la dama y el visto las partidas, y creo que ni siquiera
rey en juego, y la estructura de peones del se trata de descuidos (hubo suficientes,
flanco de dama en ruinas. aunque es algo que le sucede a todos).
Me causaron mayor impresión los errores
Todo esto venía precedido por un minu- posicionales groseros. Creo que se debe al
cioso trabajo analítico, y podemos decir hecho de que la gente se ha acostumbra-
que entonces nació el prototipo de aje- do a mirar las posiciones en el ordenador.
drez actual, donde gobierna el ordenador. El juego "jugada a jugada'; "estoy mejor,
estoy peor". Se empieza a olvidar que hay
El lector tiene derecho a preguntar si el au- unos principios generales del ajedrez que
tor no se contradice a sí mismo. Después es mejor no violar. Creo que ahora todos
de todo, unas páginas atrás me solidariza- los jugadores al nivel de 2700 son víctimas
ba con E. Marín, quien en su obra cortaba del ordenador, mientras que los jugadores

113
Estudiando a los clásicos

del nivel más alto llevan mejor a cabo la muchas comodidades, sin embargo su uso
simbiosis». inadecuado conduce a desviaciones y a la
aparición de lagunas en el desarrollo del
En mi opinión, el decimocuarto campeón ajedrecista.
mundial revela con gran precisión la esen-
cia del problema. Aunque no nos interesan En primer lugar, antes los ajedrecistas
los «setecientos», de los que nos separa obtenían una experiencia enorme con el
un cielo. Por cierto, en los últimos años los trabajo analítico, con el análisis de las po-
«setecientos» probablemente han traba- siciones de las partidas aplazadas. Con el
jado en sus errores, corrigiéndolos y «aca- advenimiento de los ordenadores, la idea
riciando» seriamente a los celestiales. El 1 de aplazar las partidas murió por sí sola.
de enero del año 2016 solo dos jugadores En segundo lugar, la preparación de las
pudieron mantener el «listón» de los 2800: aperturas (así como el flujo de informa-
el campeón del mundo Magnus Carlsen ción) no era tan profunda en esos días, sin
y el mismo Vladímir Borisovich. Aunque embargo se realizaba individualmente o
Magnus, desde su estratosférico 2889, en reducidos grupos de trabajo, lo que de-
obtenido en el año 2014, cayó a la para él sarrollaba el «músculo analítico». Por su-
modesta cumbre de 2850. Mientras que puesto, no se puede detener el progreso.
Caruana y Aronián, con picos máximos de Nadie estará hoy de acuerdo en cambiar
2851 y 2835 respectivamente, y con ellos un tren rápido por el asiento en un carrua-
Topalov, Anand, Nakamura y Grischuk, ca- je enganchado por caballos. Sin embargo
yeron en compañía de los «setecientos». cuando se viaja con un enganche de ca-
ballos una persona siempre está mejor
Dios está con ellos, con los «setecientos». preparada para los obstáculos y paradas
Continuemos la narración con los candi- inesperados, que debe eliminar con su
datos a maestro y con los maestros, con propio esfuerzo, gracias a la experiencia
los que empiezan a asaltar las cimas aje- adquirida. Esto es lo que escribe Vladímir
drecísticas. Hace poco hemos comproba- Kramnik sobre los graves errores posicio-
do, con los ejemplos del excelente libro de nales y las infracciones de los principios
Lipnitsky, que la esencia del enfoque con- generales del ajedrez cometidos por los
creto de la posición se basa en el análisis. grandes maestros, incluso los de alto ni-
Y que el objetivo del análisis es llevar una vel, que miran la posición con los ojos del
posición de tipo indefinido a una posición ordenador, «estoy mejor, estoy peor».
cuya evaluación verbal pueda ser dada
por su apariencia exterior, o, como les gus- En tercer lugar, en el análisis de las par-
ta decir a los ajedrecistas, por considera- tidas propias entonces no existía la ten-
ciones generales. El ajedrecista debe rea- tación de examinar la posición con el or-
lizar el análisis durante el juego, sin tocar denador, presionar una tecla y recibir una
las piezas sobre el tablero, pensando casi valoración, del tipo de «+ 1,3» o «-0,7», y
cada jugada. Esto es así. En este compo- después detectar los errores mirando el
nente los actuales candidatos a maestro y brusco cambio de las valoraciones del or-
maestros son significativamente inferiores denador. Antes era necesario que entrara
a sus coetáneos soviéticos, que jugaron en tu cabeza.
con un nivel similar en los años 30-40 del
siglo pasado. ¿Por qué pasa esto? La res- ¿Cuál es la receta actual para mejorar
puesta es sencilla: ¡el ordenador! Un traba- nuestras habilidades analíticas? El primer
jo adecuado con él propicia el perfeccio- punto desaparece. Ya no hay partidas
namiento del ajedrecista y proporciona aplazadas, y es difícil simular una posición

114
Estudiando a los clásicos

aplazada. El grado de responsabilidad del


análisis será menor. Después de todo, in-
cluso el ajedrecista más responsable, que
aspire a la perfección, inconscientemen-
te sentirá que en este caso un análisis de
mala calidad no conlleva la pérdida de un
punto en el torneo. Sin embargo, el se-
gundo punto, y en especial el tercero, son
bastante adecuados para el entrenamien-
to. Es necesario analizar los esquemas de
apertura y realizar el análisis de las parti-
das jugadas sin la ayuda del «motor», es-
cribirlo, y solo después encender el orde-
nador, para verificar los resultados. Porque
si enciendes el ordenador de inmediato,
involuntariamente caes bajo su influencia,
y la efectividad del proceso de análisis in-
dependiente se derrumba. Todos tienen
ordenadores, sin embargo la calidad de la
preparación de las aperturas es diferente
para cada uno. Solo los mejores ajedre-
cistas del mundo, como escribe Kramnik,
llevan bien a cabo esta simbiosis, es decir,
utilizan los puntos fuertes del ordenador y
lo «guían» en la dirección correcta. Y para
sentir y encontrar esta dirección correcta,
es necesario realizar el análisis sin «motor».

Resumiendo lo anterior. Para nuestro can-


didato a maestro o maestro, en esta etapa
de enseñanza del ajedrez, le será útil reali-
zar análisis que no sean demasiado largos
e intrincados, definidos en conformidad
con la estrategia, y cortar las «ramas de los
árboles frondosos del ordenador».

115
PARTE 11
ESTRATEGIA DEL FINAL

La mayor parte de la élite del ajedrez actual posee, diría yo, una técnica sofisticada del
final de juego. No puede ser de otra manera. Es demasiado elevada la posibilidad de que
los adversarios tengan casi el mismo nivel en todos los demás componentes del juego.
Sin embargo, incluso los mejores de los mejores cometen errores en el final. En primer
lugar, las personas tienden a equivocarse. En segundo lugar, el ajedrez actual es muy
competitivo y requiere mucha energía. Estos errores se asocian con mucha frecuencia
con la fatiga y con la falta de tiempo para pensar, y no con la comprensión del juego y el
conocimiento de los principios generales que rigen el final.

La imagen que vemos hoy en las competiciones juveniles, incluso del nivel más alto, es
muy distinta. Ofrezco un ejemplo del campeonato del mundo sub-12.

POSICIÓN 75
A. Nesterov- M. Muradli
Porto-Karras 2015

Juegan las blancas

La partida se jugaba en la última ronda, y en el plano deportivo era muy importante.


Tanto el ajedrecista ruso como el azerbaiyano liberaban el torneo con 8 puntos de 1O
partidas jugadas. Sobre el tablero aparece un final bastante agudo con una ventaja de las
blancas visualmente significativa. Nesterov idea una interesante maniobra táctica, que
conduce a la ganancia de un peón, aunque al mismo tiempo permite que su adversario
active su rey.

116
ESTRATEGIA DEL FINAL

40 ~d8+? ila7 41 ~d7? ~g5 42 CLJc6+ ilb6 43 CLJd8 ilbs 44 ~xb7+ ilc4 45 a3 aS

Una mirada a la posición es suficiente para comprender hasta qué punto se han com-
plicado la vida las blancas al ganar el peón b?, mientras que las negras, al contrario, han
mejorado. El ordenador aprueba las acciones de las blancas, sin embargo yo las marco
con un signo de interrogación. Existe un principio de juego general en los finales agudos
de torres con peones igualmente avanzados por ambas partes: el rey debe acompañar
a su peón, y la torre luchar contra el del adversario. La presencia de caballos sobre el
tablero cambia poco el punto de vista de esta regla. Hay que tener en cuenta que el rey
negro acompaña al peón dS y está preparado para apoyar su avance, mientras que las
piezas blancas andan desorientadas.

Tras las jugadas46 CLJe6 ~eS 47 CLJf4 d4 48 ~c7+ ilb3 49 ~d7 ~e4 50 f3 gxf3 51 ilf2 a4 52
ilxf3 ilxa3 53 ~d6 ilb3 la posición de las blancas se convirtió en pésima, y después de
algunos movimientos el ajedrecista azerbaiyano ganó la partida y el torneo.

No me interesa dónde y cuándo podían las blancas jugar más fuerte. En la posición inicial
del diagrama cometieron un error de concepto, persiguiendo al peón b?. Era imprescin-
dible jugar 40 lZJxdS! lZJxa2 41 f4! gxf3 (de lo contrario el avance del peón «f» decide) 42
~f2 con una gran ventaja, que en el juego práctico es decisiva.

Las blancas tienen todo de acuerdo con las reglas: el rey avanza con sus peones, y la torre
lucha contra los enemigos. En general aquí no era necesario hacer cálculos. Solo era ne-
cesario saber y comprender.

117
ESTRATEGIA DEL FINAL

Para hacer una comparación examine detenidamente el siguiente final: Geller- Smyslov,
lnterzonal de Palma de Mallorca 1970 13 .

El libro Endgame Strategy está dedicado precisamente a los verbos «saber» y «compren-
den> los principios generales de juego de los finales complejos.

De acuerdo con el espíritu de la época actual, he reducido considerablemente el volumen


del material y lo he compuesto de forma diferente, con la inclusión de algunos ejemplos
modernos nuevos. Al final de cada capítulo hay un ejercicio. Creo que después de analizar
todos los ejemplos, podrá decir con confianza que ya tiene una idea de los principios de
juego en los finales complejos.

La idea conductora del libro es un artículo sorprendente por su brevedad y profundidad


de contenido, especialmente teniendo en cuenta que fue escrito hace casi cien años.
Se trata de un artículo del ingenioso maestro soviético Sergei Belavenets, por desgracia
fallecido en los años de la Gran Guerra Patria.

Llamó mi atención sobre este artículo y su trabajo sobre él Mark lsrailevich Dvoretsky, sin
cuya amistad el libro Endgame Strategy no habría visto la luz.

13 Nota del Editor: Este final viene comentado al final del capítulo 6, partida n.o 40.
118
ESTRATEGIA DEL FINAL

Principios fundamentales del juego en el final

Sergei Belavenets, maestro

En las feroces batallas del medio juego las pasiones estallan. En el aire penden los sa-
crificios, las combinaciones espectaculares, cada uno de los jugadores observa de cerca
los golpes tácticos, las trampas astutas, las sutiles jugadas inesperadas. Y de repente se
producen cambios masivos, la poesía de las agudas refriegas combinativas finaliza, viene
el prosaico final. El paso al final procede a veces de la voluntad de una de las partes, que
cree que en él será más fácil materializar su ventaja. Otras veces el final surge como resul-
tado del deseo mutuo de los jugadores.

En el final la técnica pasa a primer plano. Lo primero que debe hacer el ajedrecista es re-
construir su pensamiento, su estado de ánimo. Es necesario olvidarse de la «belleza» o de
la táctica. Aconsejo a cualquier jugador, si lo permite el tiempo que le quede en el reloj,
gastar algunos minutos para «calmar las furiosas pasiones de su interior». Este gasto dará
sus frutos en el futuro, pues el ajedrecista considerará la posición correctamente, «como
un final». ¿Qué significa esto?

Necesitamos profundizar en la respuesta, ya que los manuales de finales agrupados en


volúmenes, que ofrecen innumerables ejemplos y posiciones, no le prestan suficiente
atención al curso del pensamiento ajedrecístico en el final.

En el medio juego el pensamiento está ocupado, principalmente, en el cálculo de va-


riantes, subordinadas a cualquier objetivo. Lo principal que hace un jugador en el medio
juego es comprobar todo tipo de golpes tácticos, calcular combinaciones, variantes. En el
final la situación es diferente. Solo en raros finales, los llamados combinativos, debemos
centrarnos en el cálculo, en la táctica. En la abrumadora mayoría de los finales debemos
pensar un plan. Aquí las variantes juegan un papel secundario. El primer violín pertenece
a los esquemas del pensamiento, y la posibilidad de construir una posición en particular
ya se verifica con la ayuda del cálculo de variantes. Planeamos la disposición necesaria
de nuestras propias piezas, contando por supuesto con lo que el adversario pueda hacer.
Después verificamos con ayuda del cálculo de variantes la posibilidad de alcanzar esta
posición. Por ejemplo: en la siguiente posición de la partida Capablanca- Ragozin, Mos-
cú, 1936, las blancas formularon sus acciones de manera muy sucinta.

POSJC/6N 16
Capa blanca- Ragozin
Moscú, 1936

Véase el diagrama siguiente

Capablanca escribe sus pensamientos durante la partida. «El plan de las blancas consiste
en impedir el avance del peón «C>> (tras lo cual podría crearse un peón débil «b») y en con-
trolar todo el tablero hasta la quinta fila. Esto se consigue llevando el rey a e3, situando la
torre en c3, el caballo en d4, y los peones en b4 y f4. Una vez obtenida esta posición, las

119
ESTRATEGIA DEL FINAL

blancas intentarán avanzar los peones del flanco de dama».

Como hemos visto, a Capablanca no le interesaban las variantes, incluso no le interesaba


el tiempo, la velocidad con la que se conseguiría la posición concebida. Lo principal está
hecho, el esquema necesario de la posición está diseñado, el resto es jugar siguiendo las
notas ya escritas.

1 ctJd4 ~b7 2 b4 átd7 3 f4 @e7 4 @f2 ~a7 S ~c3 @d6 6 ~d3 @e7 7 @e3 ~a4 8 ~c3 @d6

La construcción planeada por las blancas ha terminado. Ahora se enfrentan a un nuevo


desafío: realizar el avance de los peones del flanco de dama. Para ello, en primer lugar,
necesitan trasladar su rey para que apoye el avance de los peones.

A propósito de la repetición de jugadas. La regla principal del final es: ¡no te apresures! Si
existe la posibilidad de avanzar un peón dos casillas o una, avance con él primero una ca-
silla, mire cuidadosamente, y después avance una casilla más. Por supuesto, la regla de no
apresurarse es necesaria en finales tranquilos, en los combinativos el asunto es diferente.
La regla «no apresurarse» para muchos puede parecer paradójica, sin embargo aparece
en casi todos los finales de los grandes maestros del final. Observe con atención los fi-
nales de Capablanca, Flohr, y verá con qué lentitud, a veces bordeando el aburrimiento,
materializan su ventaja.

La repetición de movimientos juega un papel muy importante en el final. Aparte del he-
cho de que ahorra tiempo para pensar, hay que advertir que al repetir movimientos el
bando activo obtiene cierto beneficio psicológico. El defensor, cuya posición es peor, a
menudo no aguanta, incurre en nuevas debilitaciones y facilita la tarea de su adversario.
Además, la repetición ayuda a aclarar la posición tanto como sea posible. Sabemos que
algunos defensores del arte ajedrecístico «puro» nos reprocharán este consejo. Sin em-
bargo no podemos dejar de aconsejar a los ajedrecistas: ¡repitan a veces las jugadas en el
final! En un combate es necesario aprovechar todas las posibilidades, y no hay nada feo
ni deshonroso en la repetición.

11 ctJe2 g612 ~d3+ @e6

120
ESTRATEGIA DEL FINAL

13i>d4

Volveremos más adelante a la posición del diagrama.

13 ... !!a614 !!e3+ i>d615 li:Jc3 f516 bS

Los peones inician su avance, y las piezas blancas están listas para apoyarlos. Cabe señalar
que Capa blanca solo empezó a avanzar sus peones cuando sus piezas alcanzaron las posi-
ciones más fuertes. Por supuesto, aquí no se puede capturar el peón a3 debido a 17 lt:Je4+

16 ... !!a817 i>e4.ie6+ 18 i>b4 eS+ 19 bxe6,ig8 20 li:JbS+ i>xc6 21 !!d3

Ahora ya se puede demorar el avance del peón <<a>>. Las negras tienen débiles los peones
del flanco de rey, y uno de ellos perece.

21 ... gS 22 !!d6+ i>b7 23 fxgS hxgS 24 !!g6 !!f8 25 !!xgS f4

26li:Jd4

Un movimiento muy importante. Capablanca arrebata a su adversario cualquier posibili-


dad ligada al avance f4-f3.

26 ... !!eS 27 !!g7+ i>b6 28 !!g6+ i>b7 29li:Jb5 !!f8 30 li:Jd6+ i>bs 31 h4 Las negras abando-
naron.

121
Capítulo 3
La centralización del rey

Cuando la partida entra en el final, cambia


sobre todo el papel del rey. Si en la aper-
tura y en el medio juego el rey procura
encontrar un refugio seguro y observa la
batalla a distancia, sin participar directa-
mente en ella por regla general, en el fi-
nal, cuando la posibilidad de un ataque de
mate se reduce significativamente, el rey
se convierte en una unidad de combate
activa. A menudo un jugador con expe-
riencia, que prevé de antemano la transi-
ción al final, acerca su rey al centro, para
obtener más tarde ventaja en el juego. car el peón b3 desde la casilla a3, o para
hacer retroceder al rey blanco a la prime-
La centralización del rey es una de las le- ra fila con el jaque ;ga2+ Sin embargo, las
yes principales del final. Sin embargo, pa- blancas también tienen cartas de triunfo.
radójicamente, muchos jugadores a veces La torre f6 ataca al peón e6 y corta al rey
descuidan esta regla. La centralización del adversario el paso al centro.
rey en el final casi nunca está mal. Alguna
vez puede ser solo inoportuna. Muy a me- Mueven las blancas. Sergey Kariakin cap-
nudo, cuando uno de los bandos dispone turó el peón e6 y cometió un error deci-
de varios planes de juego equivalentes, el sivo.
más fuerte suele ser aquél donde lo princi-
pal es la centralización del rey. Por lo tanto, 36~xe6?
puedo aconsejar al lector: si la partida en-
tra en el final y considera un plan de juego, Era necesario llevar urgentemente el rey
¡nunca se olvide del rey! al centro, para aprovechar la circunstancia
de que el adversario no podía responder
lo mismo. Lo correcto era 36 mf2! ;ga3 37
me3 ;gxb3+ 38 md2, y el rey blanco con-
POSICIÓN 77
sigue defender el peón clave c4. También
Sergey Kariakin - Wang Yue se podía activar el rey después de 38 me4.
Bakú 2008 Por ejemplo: 38 ... ;gc3 39 ;gg6+! mhs 40
;gxe6 ;gxc4+ 41 mfs ;gc2 42 ;gc6 c4 43 e6
Véase el diagrama siguiente con contrajuego suficiente para obtener
tablas.
Las negras tienen ventaja. Disponen de un
peón más y una torre activa, lista para ata- 36 ... i>fS!

122
La centralización del rey

El rey negro es el primero en dirigirse al 1 ... @g7 2 b4?!


centro, y toma el control del peón pasado
eS. Es evidente que las blancas pasaron El rey blanco está demasiado lejos del cen-
por alto este fuerte recurso. Ahora no pue- tro, y cualquier paso a un final de caballos
den salvar la partida. es favorable a las negras. Debieron jugar
2 ~f1.
El juego continuó así: 37 'IJ,e7 'IJ,a3 38 e6
2 ... /J¡je7 3 a4?!
Tampoco ayudaba 38 ~f7+ ~xeS 39 ~f3
por 39 ... bS! 40 cxbS c4 con victoria en el No valía 3 \MieS+ \WxeS 4tLlxeS ~f6 S tLlf3
final de peones o 40 ~e3+ ~d4 41 ~g3 ~e6 6tLlxd4+ ~dS 7tLlbS ~c4 8tLld6+ (es
bxc4 42 ~g4+ ~d3 43 ~xc4 ~xb3 44 ~xcS mala 8 lt:Jxa7 por 8 ... ~xb4, que gana el
~c3 con victoria en el final de torres (va- caballo) 8 ... ~xb4 con ventaja negra; las
riante de Mark Dvoretsky). blancas necesitaban activar el rey, y solo
después avanzar los peones.
38 ... 'IJ,xb3 39@f2 'IJ,b440'IJ,xc7 @xe641 'IJ,h7
'IJ,xc4 42 'IJ,h6+ @ds 43 'IJ,xb6 'IJ,e4 44 'IJ,b1 c4 3, .. /J¡JdS4g3?
4S 'IJ,e1 c3 46 'IJ,xe4 @xe4 47 @el @e3! Las
blancas abandonaron. Las blancas creen que la ventaja está to-
davía de su lado, y rechazan la amenaza
4 ... tLlf4 con el paso a un final de damas
igualado. Sin embargo, después del mo-
POSICIÓN 78
vimiento de la partida es difícil evitar el
Abra m Roizman -A. Mijalevsky intercambio de damas, mientras que en el
Minsk 1979 final de caballos las negras son superiores
gracias a la actividad de su rey.

En caso de S \M/ as era desagradable el ata-


que doble S ... \Wd7!, y después de 5 \Mies
se hacía notar la diferencia en la posición
de los reyes: el negro alcanzaba antes la
casilla c4.

Mantenía la igualdad S \Wb?! Por ejemplo:


S ... lt:Jxa4 6 \Wxa7tLlc3 7 \Wb7 etc.

El peón pasado negro está bloqueado, S ... '\W e6! 6 '\W xe6 fxe6 7 aS @f6 8 @f1
mientras que las blancas disponen de to-
dos los requisitos previos para crear un Las blancas no podían impedir el avance
peón pasado alejado en el flanco de dama. del peón «e» mediante 8 f4 por 8 ... ~fS 9
En caso de cambio de caballos el juego liJeS eS, y tras el cambio de peones el rey
debería terminar en tablas, mientras que negro penetra en c4.
tras el cambio de damas influiría mucho
la posición mutua de los reyes. Por eso las 8 ... eS9tlJcS
negras empiezan a centralizarse.
Yaquí tampoco ayudaba 9 f3 debido a 9 ...

123
La centralización del rey

~e61 o ~e1 ~ds 11 ét:Jb2 e4. 24 gxhS ~fS 2S h6 ét:JeS+ 26 ~e3 ~g6 27
~d4 ét:Jc6+ 28 ~es ét:Jb8 29 ~bs ~xh6
9 ... e410@e1 @e511 tlJd7+ @dS!

Lo más importante: ¡la activación del rey!

12 bS

Debe considerarse también el movimien-


to 12 ét:Jf6+. La variante 12 ... ~c4 13 ét:Jxh7
~d3 14 ét:Jf6 ~c2 1S ét:Jg4 d3 16 ét:Je3+ ~c1
17 ~f1 (17 ét:Jc4 ét:Jb1! 18 bS ét:Ja3!) 17 ... d2
18 ~g2 ét:JdS no dejaba ninguna esperan-
za a las blancas.

12 ... ttJxb513 tlJf6+ @c4! El caballo, desde su posición inicial, junto


con el peón a?, ha levantado una barrera
infranqueable para el rey blanco. Las ne-
gras ganan.

La partida continuó: 14 ... tlJd6 15 tlJxh7


e3+ 16 fxe3 tlJe4+ 17 @dl d3, y las blancas
abandonaron.

EJERCICIO 7
Y. Kotkov- Mark Dvoretsky
Moscú 1972
14@d2?

Tras esto las negras ganan muy fácil. Las


blancas tenían a su disposición dos posibi-
lidades: 14 ét:Jxe4 y 14 ét:Jxh 7. La captura en
e4 es floja. Es mejor la captura en h7, para
intentar crear un peón pasado alejado en
el flanco de rey.

Por lo tanto, 14 ét:Jxe4 ~d3 1S ét:Jd2 (pierde


1S ét:JcS+ ~c2 16 ét:Ja6 a causa de 16 ... ét:Jc?!
17 ét:Jb4+ ~c3 18 ét:Jc6 d3) 1S ... ~c2 16 f4
d3 17 g4 ét:Jd4 18 h4 ct?c1 19 ét:Je4 ét:Jc2+ 20 Mueven negras. Especifique el esquema de
~f2 d2 con una victoria sencilla. acción para las negras y la jugada concreta
con la que deben empezar.
Veamos ahora 14 ét:Jxh 7! ct?d3 1S ét:JgS. Des-
pués es posible: 1S ... e3 16 h4 e2 17 ét:Jf3
ét:Ja3 18 ét:Jxd4 ct?xd4 19 ~xe2 ét:Jc4 20 a6
~es 21 ~f3 ~fs 22 g4+ ~es 23 hs gxhs RESPUESTA: En esta posición, antes de

124
La centralización del rey

iniciar las acciones activas, es útil incluir en ganar el caballo.


el juego al rey, acercándolo al peón blanco
pasado eS. La jugada inicial concreta es 54 58 ... c3
... E:b5!
También ganaba 58 ... ctJe7!? (Mark She-
Esto es lo que escribe sobre esta posición reshevsky).
Mark Dvoretsky en el quinto tomo de
School of future champions: 59 ét:lxc3 @xc3 60 d5

«Las negras tienen un sano peón de ven-


taja. Resulta atractivo empezar enseguida
las acciones activas con 54 ... Eí:a3+. Sin
duda este movimiento es suficiente para
ganar, aun así no me pareció técnico. El rey
negro está atascado en el borde del table-
ro y todavía no participa en el juego. Esta
es una posible (aunque, por supuesto, no
forzada) variante, en la que se nota esta
circunstancia: 55 md2 CiJxd4? 56 ctJxd4
Eí:d3+ 57 mc2 Eí:xd4 58 Eí:e1 !, y son las blan-
cas quienes ganan.
En mis cálculos llegué rápidamente a esta
Me agradaba más acercar primero el rey posición, y me asusté por un momento,
para, si fuera necesario, apoyar al peón «O> al no ver cómo detener los peones. Sin
o detener al peón pasado enemigo «e». embargo, luego me pregunté: «¿A dónde
Por eso empecé por probar el cambio de debería llegar mi caballo?» Por supuesto, a
torres. d6, además si es posible con ganancia de
un tiempo. Enseguida vi la ruta.
54 ... E:b5
60 ... étJa5! 61 e7 ét:lc4+ 62 @e2 ét:ld6
Si 55 Eí:a1 +,entonces 55 ... @b?. El rey se
acerca al centro, mientras que el jaque Todo este episodio es instructivo desde el
por la tercera fila no conduce a nada para punto de vista de la técnica de materiali-
las negras. La única pregunta es qué pasa zación de la ventaja. Está claro que es más
si el adversario cambia en bS y después conveniente jugar el rey a b7. Una vez es-
captura el peón dS. Intente encontrar la tablecido que las blancas no pueden cam-
respuesta. Al mismo tiempo la respuesta biar torres, las negras, al jugar 54 ... E:b5,
debería ser convincente y relativamente facilitan su tarea posterior. Por este motivo
simple. La posición inicial es demasiado vale la pena esforzarse en contar con una
buena para permitirse corre riesgos. variante forzada, en especial si puedes ha-
cerlo de forma rápida y precisa (a mí el cál-
55 E:xb5 @xb5 56 ét:lc3+ @b4 57 étJxd5+ culo me llevó unos tres minutos). Creo que
@b3 58e6 ahora el pensamiento se vuelve más cla-
ro, que /a base de una buena técnica es, en
En caso de 58 md2 ltJxd4 el resultado del gran medida, una táctica corta y precisa».
combate está claro. Ahora es posible la ju-
gada 58 ... ctJe7!?, aunque antes es mejor Los comentarios de Mark Dvoretsky son
considerar una continuación más forzada, muy instructivos y exhaustivos. Recomien-

125
La centralización del rey

do especialmente que los entrenadores y maestro Bareev sobre este momento, en


los lectores presten atención a la última la clase impartida en la escuela Dvoretsky-
frase en cursiva. Yussupow:

En la partida las blancas eludieron el cam- «Un movimiento algo extraño (no es sor-
bio de torres, y las negras mostraron la prendente ¡es el cuadragésimo!). Desde la
técnica segura para materializar la ventaja: infancia se nos ha enseñado que en el fi-
nal el rey debe avanzar hacia el centro, por
SS l'!a1+ i>b7 56 i>f2l'!b2 57 i>e3l'!b3+ 58 eso se imponía 40 ... ~f7. ¿Y qué recomen-
i>f2l'!b2 59 i>e3l'!b3+ 60 i>f2 daríamos ahora para las blancas?
Sí, se puede hacer la jugada 41 :Eí:c2, aun-
que, ¿para qué? ¿Para poner en marcha
la torre? Penetremos con la torre, no hay
problema, sin embargo la torre junto con
el alfil no ganan. ¡Y si incluimos al rey en el
ataque! Imagine el rey blanco en e6 y el al-
fil en eS; aquí las negras tendrían que ren-
dirse, incluso si no me quedaran peones.
Por lo tanto era necesario adivinar la juga-
da 41 ~c3!, que intenta "rodear" al peón
d5 con el rey por el flanco. Probablemente
la posición sería de tablas, sin embargo las
blancas no arriesgan nada y pueden cau-
60 ... h4 61 e6 i>c7 62 l'!a8 h3 63 l'!g8 éiJe7 sar problemas al adversario».
64l'!h8 i>d6 65 éiJgl c3 66 ct?e3 c2+ 67 i>d2
l'!g3!_Las blancas abandonaron. 41 ieS?! i>f7!

Por supuesto, no 41 ... :Eí:xh5? 42 ~d4!


POSICIÓN 19
Evgeny Bareev- Garri Kasparov
Linares 1992 El rey negro se libera, y la partida termina
en tablas.

44 ibB+ i>ts 45 l'!e3 l'!hl 46l'!f3+ @g4 47


l'!g3+ i>ts 48l'!f3+ Tablas.

Muchos años después, cuando Evgeny


Bareev ya representaba a la selección de
Canadá, jugó en la Olimpiada de ajedrez
de Bakú la siguiente partida, un final que
se convirtió en un ejemplo excelente para
los dos primeros capítulos de la sección
Estrategia del final: «La centralización del
rey» y «El papel de los peones en el final».
Con apuros de tiempo, en su última juga-
da (la 40) Garri Kasparov retiró el rey de g7
a g8. Ofrecemos los comentarios del gran

126
La centralización del rey

POS/C!ÓN20
Prepara el traslado de la torre a aS a través
de la casilla a4.
Pável Eliánov- Evgeny Bareev
Bakú 2016 32 ~a3 ~b4 33 a7tLla8 34 dS ~b1+ 35 @h2
~xbS 36 e4 ~as 37 ~f3 @es!

El rey negro, a diferencia de su colega, par-


ticipa activamente en el juego.

38 ~c3 @d8 39 d6 ~xa7, y pronto las negras


ganaron.

Un primer vistazo a la posición muestra


una aparente superioridad de las blancas.
En el final tienen tres peones por una pie-
za, y el más peligroso en la lucha contra el
caballo, el peón extremo de la columna
<<a>>, ya ha alcanzado la sexta fila y es un
peón pasado defendido. La valoración vi-
sual sería un veredicto final de condena
para las negras, si el rey blanco estuvie-
ra más cerca del centro, al menos en e2.
Sin embargo, la lejanía del rey blanco del
centro aquí es un factor decisivo para la
valoración de la posición, y las blancas ni
siquiera consiguen salvarse.

29 ... ~c8!

Las negras aprovechan la circunstancia de


que en caso de cambio de torres los peo-
nes bS y a6 serán eliminados debido a la
lejanía del rey blanco, con lo que obligan
a su adversario a ceder la única columna
abierta.

30 ~b1 (30 f1a 1 lt:Jc3) 30 ... ~c4! 31 ~b3

Aquí tampoco ayuda 31 f1a 1 por 31 ... lt:Jc7


32 a7 lt:Ja8, y los peones blancos del flanco
de dama perecen.

31 ... 11Jc7

127
Capítulo 4
El papel de los peones en el final

Por lo general, en el final el objetivo prin- por tres peones! Sin embargo, en los fina-
cipal no es dar mate al rey adversario, sino les hay una diferencia entre el valor abso-
avanzar los peones para transformarlos en luto y el valor relativo de los peones. Ob-
dama. Por eso en el final, en comparación servemos el asalto de la infantería blanca,
con el medio juego, el valor de los peones que no pueden detener las fuerzas supe-
se incrementa. riores del adversario.

22 ... .ixc6 23 f6 h6
POSICIÓN 21
Se amenazaba 24 ~gS+ seguido de ~xf7.
Valentin Lukov- Semko Semkov
Bulgaria 1977 24~e3 c4!

Una defensa ingeniosa. Con el sacrificio de


un cuarto peón las negras abren la colum-
na «C>> y obtienen contrajuego.

25 .ixc4 ~ec8?

El error decisivo. El sitio de la torre se halla


en e8. Proporcionaba contrajuego sufi-
ciente la inmediata activación de la torre
de dama: 25 ... ~aS!

26b3!
Las blancas sacrificaron un caballo, a cam-
bio obtuvieron tres peones, y uno de ellos Refuerza el alfil y abre una salida al rey.
ha alcanzado la séptima fila. Con su última No valía 26 ~g3+ mh8 27 ~xf7?? por 27 ...
jugada tt'lb8-c6 las negras plantearon una ~e4+
amenaza doble a la torre y al peón pasado.
En caso de 22 ~xcS ~xe7 23 ~dS tt'lb4! 24 26 ... ~a5
~xb 7 ~e 1+ 25 ~c1 ~a 1+! se da mate al rey
blanco. Sin embargo, las blancas tienen la Para en caso de 27 ~g3+ tener la respues-
posibilidad de mantener la iniciativa. ta 27 ... ~gs.

22 ~xc6! 27 g4! .ie8 28 f4

¡Ahora las negras tienen una torre extra Los peones avanzan en estricto orden de

128
El papel de los peones en el final

combate.

amenazador. Sin embargo, con la jugada


CLle2-d4 las blancas pretenden interrum-
28 ... gca8 29 gd3 pir la interacción entre las piezas negras.
Fabiano Caruana descubre una solución
Apunta a la casilla d8. táctica brillante:

29 ... i>h7 27 ... aS! 28 éLld4?!

No ofrecía nada el jaque con las torres. La única posibilidad de salvación, indicada
por Ca ruana, era 28 ~el, aunque era difícil
para las blancas prever la brillante combi-
nación del adversario.
Impide que se libere el rey negro: 30 ...
i>g6?? 31 ~d3+ 28 ... axb4! 29 éLlxc6 b3 30 gxc7

30 ... gc8 31 h4 ga7 32 <it>b2 Tampoco era «una cura» 30 CLlb4 b2 31


:gd1 CLla3.
Hay tiempo para mejorar la posición del
rey blanco, porque el avance de los peo-
nes blancos es inevitable.

32 ... gd7 33 gxd7 ixd7 34 ixf7 gb8 35 gS


hxgS 36 fxgS ~e8 37 g6+ Las negras aban-
donaron.

POSICIÓN22
Liviu Nisipeanu- Fabiano Ca ruana
Dortmund 2015
30 ... ttJd6!! Las blancas abandonaron.
Véase el diagrama siguiente

Mueven las negras. A simple vista la po-


sición no está clara: el poderoso caballo
c4 y el peón pasado «a» tienen un aspecto

129
El papel de los peones en el final

POSIC/ÓN23
Magnus Carlsen- Aleksandr
Grischuk
Linares 2009

POSIC/ÓN24
Artyom Timofeev- Denis
Jismatullin
Moscú 2009

La superioridad de las blancas es evidente.


Sus peones pasados son más peligrosos,
más compactos y más avanzados. Si con-
siguen eliminar el último obstáculo serio,
el peón b7, entonces será casi imposible
detenerlos. La idea del primer movimiento
es obvia.

33ia6!if6!

Grischuk se defiende con tenacidad. Era


desesperado para las negras 33 ... bxa6 34
d7 ~f6 35 c6. Tras jugar en la apertura la variante de la
Defensa Siciliana con 3 ~bS+, surgió una
Ejercicio. ¿Cómo continúan las blancas? ¿Es posición insulsa, más o menos igualada, y
posible 34 bbl? daba la impresión de que los adversarios
terminarían repartiéndose el punto. Sin
embargo, los jóvenes ajedrecistas tenían
SOLUCIÓN: 34 ixb7! ~xb7 35 c6 ~xb6 ganas de lucha y buscaron la posibilidad
de continuar el combate. Artyom Timo-
Véase el diagrama siguiente feev sacrificó la calidad, para inmovilizar a
la torre b6, y Denis Jismatullin rescató de
36~c1! su cautiverio a la prisionera con la jugada
43 ... dS!?
La única jugada ganadora. El resto pierde.
Por ejemplo, 36 c7? Ei:c6. Tras la captura obligada 44 exdS las negras
debieron defender tranquilamente con
36 ... ixb2 37 d7 Las negras abandonaron. su rey el peón f6 mediante 44 ... ít>f7 y al
mismo tiempo apartar al rey de un posible
doble de caballo en la casilla c7 tras la cap-

130
El papel de los peones en el final

tura del peón dS. En ese caso sus posibi- me, pero su posición está perdida. El ejér-
lidades serían, quizás, incluso preferibles. cito de peones blancos barre todo a su
paso. No tiene sentido comentar el poste-
Desconozco si las negras tenían poco tiem- rior transcurso de la partida. Simplemente
po de reflexión, el caso es que Jismatullin vamos a ver y disfrutar cómo Artyom Ti-
eligió 44 ... ~d6?! y se convirtió en coau- mofeev demuestra el triunfo del espíritu
tor de un ejemplo único, que demuestra sobre la materia.
perfectamente el papel cambiante de los
peones en el final. En las páginas de este 50 ... ~a8 51 a6 e4 52 fxe4 ~d7 53 ctJfS ~e8
libro no solo consigue ganar brillante- 54 c6+ ~d8 55 é2Jd6 ~e7 56 ~es fS 57 exfS
mente (ver final Jismatullin- Eliánov), sino ~e2 58 ctJb7+ ~e8 59 d6 ~xg2 60 d7+ ~e7
también, en cierta medida, perder con 61 f6+ ~xf6 62 c7 Las negras abandonaron.
mucho ingenio.

45 eS ~dd8 46 ~d4 ~ac8 47 ~xaS eS+ 48


EJERCICIO 2
~c4!b6
Martín de Ortueta- José Sanz
Madrid 1934

La idea de las negras consistía en este do-


ble de peón. Al perder las blancas el peón Mueven las negras. Calcular las
eS las negras tenían todas las posibili- consecuencias de 30 ... ~d2.
dades para ganar. Sin embargo, siguió la
asombrosa 49 b4!! bxaS 50 bxaS

SOLUCIÓN: A la jugada 30 ... E\d2 la res-


puesta única de las blancas es 31 ctJa4
Ahora se plantea la PREGUNTA: ¿vale el
golpe combinativo 31 ... E\xb2?

RESPUESTA: ¡sí! 31 ... ~xb2!!

De lo contrario las blancas equilibran el


juego después de 32 ~f1.

La ventaja material de las negras es enor- 32 é2Jxb2 c3

131
El papel de los peones en el final

La respuesta es obvia. Después de 33ttJd3


c4+ 34 l'lxb6 cxd3 las negras transforman
el peón en dama. Sin embargo, después
de 33 ~xb6!, ¿qué hacen ahora las negras?
En caso de captura de la torre 33 ... axb6?
ya ganan las blancas con la jugada 34
ttJd3. Sin embargo, las negras tienen un
golpe de peón, 33 ... c4!, que arrebata la
casilla d3 al caballo blanco y amenaza el
movimiento 34 ... c2.

Sin embargo las blancas hallan la defensa


34 ~b4!, que ataca al peón c4. ¿Ganan las
blancas? ¡No! Las negras tienen a su dispo-
sición un golpe definitivo de peón de rara
belleza, 34 ... a5!!

¡Una posición fantástica! La torre y el ca-


ballo blancos no están en condiciones de
resistir a los tres peones negros, dos de
ellos doblados.

35CLJxc4 c2 Las blancas abandonaron.

132
Capítulo 5
El problema del cambio

Con una relación de material limitada, el


problema del cambio se vuelve primor-
dial. Si en la apertura o en el medio juego
a veces las consecuencias de un intercam-
bio desafortunado pueden corregirse en
el futuro, en el final semejante error ya
puede ser grave. Por supuesto, en la mayo-
ría de los casos un ajedrecista experimen-
tado determina fácilmente qué cambio es
ventajoso para él. No obstante a veces sur-
gen situaciones en las que el cambio que
sugieren las consideraciones generales es
rutinario y no se corresponde con las exi- f4, que es la joya de la posición. No obstan-
gencias de la posición, mientras que una te, en la partida siguió: 23 ... ltJxd3!
decisión que a simple vista parece paradó-
jica se convierte en la única correcta. Capablanca entrega su hermoso caballo
por el alfil malo de las blancas, y demues-
Con frecuencia la simplificación de la po- tra una fina valoración de la posición.
sición es el mejor procedimiento para Aparentemente, hay algo de verdad en la
materializar la ventaja de material y posi- broma que se cuenta entre ajedrecistas,
cional. El resultado concreto de la partida «el peor alfil es mejor que el mejor caba-
depende en gran medida de la capacidad llo». Por supuesto, en f4 el caballo negro
del ajedrecista para resolver correctamen- ocupa una posición ideal, aunque, ¿qué
te el problema del cambio, con la simpli- provecho real se puede sacar de él? El al-
ficación oportuna de la posición o, por el fil blanco parece malo, pero consolida la
contrario, el mantenimiento de la tensión. estructura de peones del flanco de rey y
tiene buenas perspectivas en caso de un
posible juego en el flanco de dama.

POS/CIÓN25
Las negras quieren pasar el juego al final,
Harry Kline- Jósé Raúl Capa blanca donde su alfil puede ser más fuerte que el
Nueva York 1913 caballo blanco.

Véase el diagrama siguiente 24 éDxd3 .ie6 25 ~dl ~ed8 26 b3 ltJf4 27


ltJg2?!
La posición del diagrama está lejos de ser
un final. Las negras poseen ventaja de es- Una jugada extraña. Eran más naturales 27
pacio, mejor alfil y un caballo «eterno» en lt:Jfs o 27 lt:Jxf4.

133
El problema del cambio

27 ... é2Jxd3 28 :Bxd3 :Bxd3 29 Wlxd3 :Bd8 42 Wff1 cxbS 43 ~g2 b4 44 Wfbs b3 45 Wl e8+
~g7 46 Wfe7 b2 47 éLlxgS ib3
Es posible que las blancas calcularan 29
... ixg4 30 ttJxh4 gxh4?! 31 :gg2, aunque Las amenazas blancas se rechazan fácil-
aquí después de 30 ... ih3! las posibilida- mente, mientras que el peón negro ya está
des de las negras también son claramente listo para transformarse en dama.
mejores. Sin embargo, Capablanca elige
una vía más tranquila para fortalecer la 48 é2Jxf7 ixf7 49 WlgS+ ~f8 50 Wih6+ ~e7
posición. 51 W/gS+ ~e8 Se acabaron los jaques, y las
blancas abandonaron.
30 Wle2 h3! 31 éLle3 aS
Es curioso que en su libro Mi carrera
Las negras comienzan a crear debilidades ajedrecística José Raúl Capablanca ni si-
en el flanco de dama. La superioridad del quiera se detuviera en la jugada 23 ...
alfil sobre el caballo es evidente. 0Jxd3! Para él ese plan fue una continua-
ción natural.
32 :Bf1 a4 33 c4

Ahora se debilita la casilla d4, aunque 33


POSICIÓN 26
bxa4 era aún peor por 33 ... 1Wf4! seguida
de :gas. Robert Fischer- Tigran Petrosian
Buenos Aires 1971
33 ... :Bd4 34lt:lc2 :Bd7 3Slt:le3 Wfd8 36 :Bd1
:Bxdl+ 37 é2Jxd1

En caso de 37 W!xd1 también es muy fuer-


te 37 ... 1Wd4.

37 ... W/d4 38lt:lf2

La partida se aproxima al final. Las piezas


blancas están mejor movilizadas, y no se
ve ninguna compensación para las negras
por la debilidad de los peones dS y a6.
Sería favorable para las blancas cambiar
los alfiles de casillas negras, tras lo cual la
debilidad de las casillas d4 y eS adquiere
38 ... bS 39 cxbS axb3! 40 axb3 ixb3 41lt:lxh3 tintes reales.
id1
16ie3 0-0
El peón pasado negro «b)) y la debilidad
del flanco de rey de las blancas predeter- En caso de 16 ... 0Jd7 las negras tendrían
minan el resultado de la partida. que considerar la actividad de las blancas

134
El problema del cambio

en el flanco de rey. Por ejemplo: 16 ... tt'ld7 28 @f3! fS 29 @e3 d4+ 30 @d2 é2Jb6 31 ~ee7
17 f4 g6 18 ~d4 0-0 19 fS!? gxfS 20 ~xfS étJds 32 ~f7+ @es 33 ~b7 é2Jxb4 34 .ic4
con buen juego.
También se podía jugar directamente 34
17 .ics ~fe818.ixe7 ~xe719 b4! gh?. Las negras abandonaron.

Impide el avance liberador a6-a5, al que Muchos años después, ya en la era infor-
seguiría b4-b5. mática, el gran maestro Sarjan Guliev ana-
lizó la posición del diagrama inicial en su
19 ... @f819ltlc5 .ic8 20 f3 interesante obra La idea en la partida de
ajedrez14 , bellamente editada por el bri-
Escamotea al caballo la casilla e4 y prepara llante periodista de ajedrez llya Odessky.
la centralización del rey. Ofrezco los comentarios a la jugada de
Fischer 22ltlxd7!?
20 ... ~ea7 21 ~es .id7
«Muy característico de la creatividad de
Fischer. Se desprende fácilmente de un
fuerte caballo, cambiándolo por un alfil
negro que bajo consideraciones genera-
les es malo, para obtener una posición con
propiedades cualitativamente diferentes.
Si las blancas hubiesen jugado 22 a4, para
impedir 22 ... ~b5, las negras responderían
22 ... ~c6, que prepara tt'lf6-d7» (Lev Polu-
gaievski).

Ahora comenta Sarjan Guliev:

22ltlxd7+! «Polugaievski escribió los comentarios en


caliente. Cada uno de los analistas que
Robert Fischer hizo esta jugada muy rápi- posteriormente investigaron la posición,
do. Las blancas entregan su hermoso ca- de una u otra manera se solidarizaron con
ballo por el alfil pasivo de las negras. ¿Para Lev Abramovich. Dijeron, el caballo está
qué? Resulta que este alfil amenazaba muy bien en eS, es una lástima despren-
desplazarse a b5 y tornarse activo, mien- derse de él, pero es necesario. Y todos sus
tras que en caso de a4 es posible ~c6. argumentos fueron iguales.
Además, tras el cambio las blancas ocupan Sin embargo, esto no es así. Al menos, no
la columna «O>. del todo. En la variante 22 a4 .ic6 23 ~e2
é2Jd7 las blancas emprenden una com-
22 ... ~xd7 23 ~el ~d6 24 ~c7 é2Jd7 25 ~e2 binación: 24 é2Jxa6! ~xa6 25 .ixa6 ~xa6 y
g626@f2! ahora hacen un movimiento tranquilo, 26
~c1!!
Ahora no hay que darse prisa.
Véase el diagrama siguiente
26 ... hS 27 f4 h4
con la amenaza inevitable b4-b5 (26 ...
Provoca mayores debilidades.
14 Nota del Editor. En castellano saldrá publicado
próximamente con Editorial Chessy.
135
El problema del cambio

partida práctica, con tiempo limitado


para pensar, encontrar la combinación de
movimientos 22 a4! y 23 ~e2! solo está al
alcance de los grandes maestros de clase
extra. Y el propósito del libro Estrategia
del final es explicar al lector los principios
del juego en los finales complejos, la lógi-
ca de la toma de decisiones y la ejecución
de ciertos procedimientos técnicos en el
juego práctico de los grandes maestros y
maestros. De hecho, de los que en principio
ven la jugada CiJcSxdl.
!xa4 27 2'%c8++).
Y en caso de 23 ... g6 (a fin de evitar el Para que al lector no le surja la idea de que
matet entonces 24 ~c1CLJd7 25 aS, y ya no la jugada CiJc5xd7 debe conducir a la vic-
se ve qué jugar a continuación. Por ejem- toria de la manera más sencilla en todos
plo, a 25 ... mg7 decide 26 lLlxa6 ~xa6 27 los casos de la vida, ofrezco el siguiente
~b2! ejemplo.

POSICIÓN 27
Yuri Balashov- Manuel Rivas
Minsk 1982

Lo que significa que el cambio en d7 no


era obligado. No, no lo era. El asunto es
otro. Se trata de que en principio había que
fijarse en la jugada CiJcSxdl. Había que huir
de la rutina para incluirla entre las jugadas
candidatas (lo que desde luego no es ape- Mueven las negras
tecible, porque el caballo ocupa una posi-
ción excelente). Había que diferenciarla de Las negras tienen una posición ganada.
las otras. Y por fin, decidirse a hacerla, con No solo tienen un peón de ventaja, sino
el cálculo variantes concretas». también superioridad abrumadora en la
actividad de las piezas, en gran medida
He decidido resaltar en cursiva la tercera debido a la superioridad del caballo c4
frase del párrafo final de Sarjan Guliev. sobre el alfil d2. Tras la natural 49 ... 2'%b3!
Las bellas variantes y las finas maniobras con la amenaza 50 ... ~b 1+y 51 ... 2'%b2, las
de las blancas, en especial la que se basa blancas podrían abandonar la partida con
en el golpe táctico CiJc5:a6, se encontra- la conciencia tranquila.
ron con la ayuda del ordenador. En una

136
El problema del cambio

En vez de esto siguió 49 ... ~xd2?! h3 55 :9:a8 mf4 56 gf8+ mg3 57 :9:g8+ mf2
58 :9:f8+ mg2 59 :9:g8+ mh 1 60 eS :9:xa5 61
La jugada de la partida no deja escapar la e6 :9:e5 62 :9:e8 etc.
victoria, sin embargo ya exige un juego
exacto, porque es sabida la tendencia a 51 :gbs :gxaS?
tablas de los finales de torre. Para el bando
débil esto constituye una oportunidad. Llevaba a la victoria 51 ... h4! 52 :9:xb4 h3
53 gb 1 h2 54 É&h 1 mes 55 me2 mf4! etc.
50 @xd2 :ga3?!
52 :gxb4@es
Esta jugada y la siguiente evidencian una
mala comprensión de la posición, en gran Continuación de la misma táctica. Las ne-
parte debido a la ignorancia de las posi- gras no solo no impiden la llegada del rey
ciones típicas donde la torre del bando blanco a h2, sino que se puede decir que
más débil lucha con éxito contra torre y lo conducen allí. Después de 52 ... :9:e5! las
dos peones del adversario. Y este es caso negras conservaban posibilidades de vic-
en el que la unión del cambio de un ca- toria, sin embargo nuestro propósito no
ballo excelente por un alfil malo con la ju- incluye un análisis preciso de esta conti-
gada siguiente provoca no el asombro con nuación. Sigamos el transcurso de la par-
la consiguiente consideración y respeto, tida.
sino solo un comprensivo movimiento de
cabeza. 53 @e3 :ga3+ 54 @f2 h4 55 @g2 h3+ 56
@h2 @f4 57 :gc4 aS
Hay que advertir que después de 50 ... h4
51 :9:b8 las negras tenían un bonito truco
táctico:

58e5+!

En estas posiciones el bando débit para


51 ... h3 52 :9:xb4 :9:c1 !!, y si 53 mxc1 h2 54 no conceder al adversario ninguna posibi-
eS+, entonces 54 ... mgs y ganan. lidad, lo mejor que puede hacer es desha-
cerse rápidamente de su peón y «engan-
En la posición del último diagrama solo lle- charse» lo más rápido posible al peón <<a>>
va a tablas 51 ... :9:b3 52 mc2 :9:a3 53 :9:b6+! de su adversario.
(como indicó Nesterov, es mala 53 :9:xb4?
h3; sobre el tablero hay equilibrio mate- 58 ... @xeS 59 :¡;eS+! @d4 60 :¡;fs
rial, sin embargo las blancas ya pueden
rendirse). Por ejemplo: 53 ... mgs 54 :9:xa6 Sobre el tablero tenemos una posición

137
El problema del cambio

teórica de tablas. Después siguió: ría en tablas. Por eso Jólmov debió jugar
4 ... i.d8!, como indicó Mijaíl Botvinnik.
60 ... a4 61 ~f4+ ci>e3 62 ~g4 <i>e2 63 ~e4+ Entonces mediante S ... CLJe7+ las negras
<i>f3 64 ~c4 <i>e2 65 ~e4+ <i>d2 66 ~f4 expulsaban al rey blanco, mientras que el
:5a1 67 :5d4+ <i>e2 68 ~e4+ ci>f3 69 :5c4 a3 cambio de caballos después de S CLJeS+
70 ~c3+ <i>e2 71 :5xh3 ~a2 72 :5g3 ~al 73 llevaba a tablas. En lugar de esto Jólmov
:5g2+ <i>f3 74 :5g3+ <i>e4 75 :5g4+ ci>d5 76 jugó:
~g5+ ci>c6 77 :5g6+ ci>b7 78 :5g7+ <i>as 79
:5g8+ Tablas. 4 ... h5?! 5 .ig7!

Una maniobra muy fuerte, que arrebata al


caballo la casilla e7. En caso de S ... id8 si-
POSICIÓN 28
gue 6 if8, y a S ... i.d6 6 i.f6.
Mijaíl Botvinnik- Ratmir Jólmov
Moscú 1969 5 ... .ids 6 .ita .ib6 7 .ic5 él:Je7+ 8 <i>c4
.ixc5?

Error en la resolución del problema del


cambio. Después de 8 ... ic7 las negras
mantenían un equilibrio aproximado.
No obstante, el margen de seguridad de
su posición todavía es bastante elevado,
aunque el final de caballos es mucho más
peligroso para ellas que la posición con los
alfiles sobre el tablero.

9 <i>xc5 <i>c710 él:Jg5 f611 él:Jh7 f512 h4

Las blancas poseen la pareja de alfiles. Sin


embargo los caballos negros encuentran
fácilmente puntos de apoyo, y además ya
se amenaza 1 ... fS con tablas probables.
Por eso las blancas cambian voluntaria-
mente, haciendo una apuesta por la acti-
vidad de su rey.

1.ixd5 exd5 2 e4! dxe4+ 3 <i>xe4 ci>d7 4 ci>d5

En caso de cambo de caballos el final es


tablas. Si se cambian los alfiles, las blancas
tendrán oportunidad de ganar, ya que en Al valorar esta posición, Botvinnik escribe:
un final de caballos la ventaja de espacio «El zugzwang está próximo. En caso de 12
y la posición activa del rey son cruciales. ... b6+ 13 md4 md6 14 ct:Jfs lt:Jc6+ 1s me3
Tras el cambio del alfil por el caballo ne- ct:Jes 16 mf4 no se consigue defender el
gro las blancas solo tendrían una ventaja peón g6. Jólmov busca la salvación en las
mínima, y por fin, si se produce el cambio complicaciones tácticas».
del caballo blanco por el alfil negro, en-
tonces probablemente la partida termina- Sin embargo, si las negras en lugar de la

138
El problema del cambio

variante indicada por Botvinnik 13 ... ~d6?


jugaran 13 ... ~c6! 14 é2Jf8 (14 a4 bS 1S as
éLldS) 14 ... ~bS, obtendrían suficiente
contrajuego para hacer tablas.

12 ... f4?

En esencia, solamente esta jugada de


Jólmov es el error decisivo. Solo tras él la
partida de las negras se desliza por la pen-
diente.

13 etJf8 b6+ 14 @d4 ttJfS+ 15 rJie4 ttJxh416 Las negras debían buscar el cambio de ca-
ttJe6+! rJic617 ttJxf4 @bs ballos, y no el de alfiles, pues en un final de
caballos la ventaja de espacio a menudo
«En caso de 17 ... gS 18 g3! gxf4 19 gxh41as es un factor decisivo.
blancas ganan el final de peones. Esto es
lo que pasaron por alto las negras cuando 2 ixf6 ttJxf6?!
jugaron 13 ... b7-b6+» (Botvinnik).
Ahora el rey blanco irrumpe en el centro,
18 g3 ttJfS 19 ttJxg6 ttJh6 20 ttJeS! por delante del rey negro. Lo mejor era
debilitar su propia estructura de peones a
Corta todos los intentos de contrajuego. cambio de detener al rey blanco, median-
te la captura en f6 con peón. En ese caso,
20 ... @a4 21 ttJc4 rJib3 después de 2 ... gxf6 3 ~e2 ~f8 no prome-
te nada a las blancas el sacrificio de peón
Después de 21 ... bS el caballo se dirige a 4 ~d3 é2Jxf2+ S ~d4 por S ... tLldl o S ...
c6. ~e?!?, y tendrían que perder tiempo para
alejar al caballo negro de e4.
22 etJxb6 @xa3 23 ttJdS @b3 24 f4 @c4 25
ttJc7 @xb4 26 éilxa6+ Las negras abando- 3 rJie2 rJif8
naron.
Era peligroso 3 ... tLle4 por 4 ~d3! tLlxf2+ S
~d4, y ahora a S ... tLldl ya es buena 6 e4.
En lugar de S ... é2Jd1 es más fuerte S ... b6,
POSIC/ÓN29
aunque entonces las negras tendrían que
A. Mijalevsky- T. Akopov considerar 6 ~eS o 6 a4; en ambos casos
Rostov 1977 tiene lugar un agudo juego de cálculo.

Véase el diagrama siguiente 4 @d3 @e7 S @d4 ttJd7 6 ttJd2

La posición del diagrama parece más o Las blancas previenen la activación del
menos igualada. Tras la exacta 1 ... é2Jd6 2 rey negro, ya que a 6 ... ~d6 sigue 7 é2Jc4+
é2Jd2 f6 con la posterior centralización del ~c6 8 e4, con una posición todavía más
rey, las negras tenían todos los fundamen- apretada para las negras. Las complicacio-
tos para contar con las tablas. Sin embar- nes que surgen tras 6 e4 ~d6?! 7 eS+ ~c6
go, siguió 1 ... ~f6? 8 tLlgS ~bS 9 é2Jxf7 devienen a favor de las
blancas, aunque es más fuerte 6 ... f6.

139
El problema del cambio

6 ... tLlb6 7 e4 debieron excluir del juego al caballo negro


mediante 17 ctJd3, y entonces la maniobra
El final de peones que surge tras 7 lt:Je4 Wc4 seguida de b4-bS decide la partida.
lt:Ja4 8 lt:Jcs lt:Jxcs 9 ~xcS Wd7 1O Wb6, es Por ejemplo: 17 lt:Jd3! Wd7 18 ~c4 ~c6 19
peligroso para las negras. Lo correcto para ctJf4! ~d7 20 ctJhS.
ellas era 7 ... Wd7, y en caso de 8 lt:Jgs dis-
ponen de la respuesta 8 ... eS+! seguido de 17 ... tLlb2+ 18 @c3 ébd1+ 19 @d4tLlb2 20
9 ... f6. g4?!

7 ... éba4?! Lo más sencillo era ceder el turno de jue-


go al adversario con la maniobra 20 Wc3
¿Qué motivo hay para llevar el caballo al lt:Jd 1+ 21 Wd3 4J b2+ 22 Wd4, y ahora es
borde del tablero? Era más lógico trasla- mala 22 ... lt:Ja4 por 23 ctJd3, mientras que
darlo a e7 a través de c8, después de la en caso de 22 ... ctJd1 es muy fuerte 23 a4!
jugada 7 ... Wd7. Es más floja 7 ... Wd6 por Por ejemplo: 23 ... ctJb2 24 aS bS 2S ctJd3
8 eS+ Wc6 9 lt:Je4, y a 9 ... WbS es posible con victoria en el final de peones.
10 lt:Jc3+
20 ... fxg4 21 fxg4tLld1 22 gS?!
8e5f5
Esta jugada era mejor no realizarla, porque
En lugar del peón retrasado f7 las negras las negras podían obtener contrajuego
se quedan con una debilidad en e6. con la maniobra ~e7-f7-g6. Era buena
22 a4! Ofrezco una variante demostrativa:
9tLlc4 @d710 tLld6 b611 f3tLlb2 22 a4 ctJb2 23 aS bS 24 ~es gS 2S hxgS
hxgS 26 lt:Jg6+! Wf7 27 ~b6 ctJd3 28 ~xa6
lt:Jxb4+ 29 ~xbS lt:JdS 30 a6 lt:Jc7+ 31 Wb6
lt:Jxa6 32 Wxa6 Wxg6 33 Wb6 y ganan.

22 ... hxgS 23 hxgStLl b2

12 h4!

Las blancas procuran debilitar el flanco de


rey adversario, ya que las negras no están
en condiciones de evitarlo.
24g6
12 ... tLla4 13tLlf7 @e7 14tLlg5 h6 15tLlh3
i>d716 ébf4 i>e717 @c4?! Las blancas han restringido al máximo la
posición de las negras, sin embargo les fal-
El juego preciso de las blancas les ha pro- ta un tiempo de espera. Lo cierto es que
porcionado una posición superior. Ahora en caso de 24 Wc3 ctJd1+ 2S Wd3 CDb2+

140
El problema del cambio

26 ~d4 t/Ja4! (es mala 26 ... t/Jd1 por 27 a4) Korzubov elude correctamente el cambio
27 t/Jd3 <j;lf7! 28 ~c4 ~g6 29 ~b3 bS 30 de alfiles.
t/Jcs <j;lxgS 31 t/Jxa6 las negras disponen
de un contrajuego serio. S :Bd6?

24 ... tt:la4 2S tLld3 @d8 26 @c4 @d7?? Una actividad falsa. Las blancas solo ten-
drán preocupaciones con la torre en d6
Un error grave. Después de 26 ... bS+ 27 Debieron preferir S a4.
<j;Jd4 ~d7 28 t/JcS+ tt:JxcS 29 ~xcS las
blancas no disponen del tiempo gS-g6, y s ... @e7
el juego termina en tablas.
Las negras acosan al peón eS.
27 bS axbS+ 28 @xbS tLlc3+ 29 @xb6 CLldS+
30 @b7 tt:le7 31 a4 CLlxg6 32 aS Las negras
abandonaron.
Ahora el paso a un final de torres plantea
problemas difíciles a las blancas. Las pie-
zas blancas están demasiado avanzadas, y
POSICIÓN 30
tras el cambio de alfiles no tienen tiempo
D. Kayumov- Peter Korzubov para ocupar las posiciones necesarias.
Grodno 1984
7 ixbS :BxbS 8 :Ba6 :BdS+ 9 @e4 :Bc7

Las torres blancas están separadas, y el rey


solo no puede ocuparse del cuidado del
peón eS.

1o@f4 h6 11 h4

Kayumov previene el movimiento g7-gS,


pero a cambio esta jugada de peón crea
los requisitos previos para la aparición de
nuevas debilidades.

La posición de las blancas es algo peor por 11 ... g6!


la debilidad de su estructura de peones y
la disposición pasiva de sus piezas. Sin em-
bargo, la probabilidad de un resultado de
tablas es más elevada que el de victoria de
las negras.

1 ... ids 2 :Bd4 as

El paso a un final de torres no ofrece a las


negras ninguna ventaja en especial.

3 :Be2 @f8 4 @d3 ic6!

141
El problema del cambio

12 ge4? 2 cJíbs

No se puede permitir que la torre negra Las blancas entregan la pieza; no obstan-
acceda a la segunda fila sin lucha. Podía te, 2 h3 mes 3 lt:Jc3 ít>b4 también era deso-
mantener la resistencia 12 l:'l:a8 l:J:ccS 13 lador para ellas.
l:'l:e3 l:'l:d4+ 14 ít>f3 l:'l:d2 15 mg4.
2 ... tLla3+! 3 cJíb6 etJxb1 4 a6 d2 S a7 d1VQF 6
a8'1W '1Wb3+ 7 cJíc7

Sitúa a las blancas frente a problemas in- Como resultado de una serie de jugadas
solubles. Amenaza el jaque desde la casilla casi forzadas las negras han obtenido ven-
f2 y 14 l:J:fS.
oo• taja material y una posición que se gana
con facilidad. La continuación 7 Wlf7+ 8oo•

13 ga7 + cJits 14 g4 gxa2 mb61Wf6+ 9 ít>c? tbc3 llevaba rápidamen-


te a la victoria.
El primer botín.
7 ... 'IWc4+ 8 cJíd6 'IW eS+ 9 cJie6 '\W eS+ 1OcJif7
1S g,4gbS16~c8+ cJig717 gc3 ga318 gu
gbxb3 19 gxb3 gxb3 20 gxaS gh3 21 ga1 hS
Las blancas abandonaron.

POSICIÓN 37
A. Son - E. Jorobets
Tahskent1978

10 ... 'IWdS+?

¡El problema del cambio! Proporcionaba


una victoria sencilla 1O ... 1Wf4+ seguido de
11 tbc3. Con las damas sobre el tablero
000

el caballo de ventaja decide rápidamente


el asunto, mientras que tras su cambio sur-
ge sobre el tablero un final casi de peones,
que solo se puede ganar con un juego ex-
El peón pasado de las negras es mucho cepcionalmente preciso.
más peligroso que el de su adversario, y
además su rey y su caballo ocupan posi- 11 'IWxdS+ cJíxdS12 cJíf6 tLld2
ciones ideales.
Véase el diagrama siguiente
1 ... h4!
13 cJífS!
Las negras sellaron esta jugada, que sitúa
a su oponente ante una difícil elección. La rutinaria 13 \t>gs? pierde después de 13

142
El problema del cambio

Repetición de jugadas para ganar tiempo


para pensar.

20 ~f4 étJe3 21 ~f3 ~d2!

Las negras guían al rey blanco, que se ve


obligado a mantener la oposición, lejos
del peón h4.

22 'it>t2 étJdS!

La maniobra decisiva .
... l2lf3+ 14 Wg4 We4 o 14 Wf44Jxh2 15
Wg5 tLlf3+ 16 ~f4 tLlg5. También es mala 23 ~f3 éLle7 24 'it>g4 tLlg6 25 'it>gs 'it>e3 26
13 h3 We4 14 Wg5 tLlf3+ Vemos una vez ~xg6 i>f4!
más cuán peligroso es el momento del
paso a un final de peones (el juego se de- Todavía era posible equivocarse: 26 ...
sarrolla de forma semejante al de un final Wf3?? 27 Wf5 Wg3 28 We4 con tablas. Las
de peones). blancas abandonaron.

EJERCICIO 3
No hay nada mejor.
Alexéi Shírov- Viswanathan Anand
14h3! Moscú 2001

A esto ha conducido el cambio equivoca-


do de las damas. Las blancas amenazan
empujar al caballo hacia atrás con la ju-
gada 15 Wf4 seguido del ataque al único
peón negro.

Es cierto que las negras tienen un cami-


no de problema que las lleva a la victoria.
Compruébelo, estimado lector, encuentre
personalmente la manera de ganar para
las negras, y solo después siga la continua-
ción de la partida. Mueven las negras. Valore la posición,
procure identificar su esencia y encuentre el
14 ... 'it>d415 ~f4 tLle1! 16 'it>g4 éLlg217 ~f3 esquema de juego posterior para las negras.
tLle3! 18 'it>f4

Con jugadas únicas las negras han con-


seguido defender su peón, sin embargo, RESPUESTA: La posición está más o me-
¿cómo se puede apartar al rey blanco? nos igualada, sin embargo las blancas
tienen la iniciativa. Sus fuerzas están cen-
18 ... 'it>d319 ~f3 tLlfS tralizadas, y es más fácil jugar con ellas.
Como acertadamente anotó el gran maes-

143
El problema del cambio

tro Sarjan Guliev en su ya mencionado e


interesante libro Winning Chess Manoeu-
vres: Strategic Ideas that Masters Never Foil
to Find, las blancas pueden hacer algunas
jugadas «al toque»: l:'í:fl-dl, mgH2-f3, e3-
e4, con las que mejoran su posición. Las
negras necesitan un plan de acción bien
pensado. Como indica el gran maestro
azerbaiyano, la simple 23 ... l:=í:fd8 24l:'í:fd1
l:=í:dS, a la espera de 25 e4?! l2Jxe4!, no pro-
porciona la igualdad por 25 tLlb6! l:=í:xd4 26
l:=í:xd4l:'í:b8 27 l2Jc4
a h7 las negras se defienden del cambio
de torres en la casilla d8 Entre el peón «a»,
que avanza hasta a4, y la torre situada en
la columna «b», las negras «enganchan» a
las blancas al flanco de dama y aseguran el
contrajuego necesario.

26 ~1d2 a4 27 @f3 ~a7!

La reorganización de las piezas negras


se ha completado. Después de 28 e4 :i!b4
Shírov fuerza las tablas por repetición de
movimientos.
El cambio de un par de torres no ha alivia-
do a las negras, mientras que el peón a6 29 ctJd6 :i!b8! 30 ctJc4 :i!b4 31 tLld6 ~b8 32
después del movimiento b2-b3 se vuelve ctJc4 Tablas.
vulnerable.

La esencia de la posición consiste en que


las negras deben mantener las cuatro to-
rres sobre el tablero y crear contrajuego
en el flanco de dama. Sigamos la acción
modélica de Anand.

23 ... ~fb8! 24 ~fd1 aS! 25 @f2

Véase el diagrama siguiente

25 ... @h7!

¡Sin prejuicios! Con las cuatro torres sobre


el tablero el rey negro no estaría seguro
en el centro. Anand se prepara para rea-
lizar el plan de defensa que ha pensado.
La torre a8 se ubica en a? para defender
la séptima fila. Con la evacuación del rey

144
Capítulo 6
El pensamiento esquemático

La historia del ajedrez conoce muchos distribución lógica de sus piezas, surgida
ejemplos en los que en una posición com- de la valoración de la posición y diseña-
pleja, y prácticamente en algunos minu- da para resolver problemas concretos no
tos, un jugador toma una decisión, cuya demasiado complejos. En el transcurso
corrección es confirmada posteriormente del juego un esquema reemplazó a otro,
con largos análisis, aunque para el juego y llegó un momento en el que Capa blanca
práctico parece irreal. Es legendaria la in- decidió descartar el avance de su peón de
tuición de J. R. Capablanca. V. Smyslov, R. más en el flanco de dama. Es decir, cambió
Fischer, A. Karpov, V. Kramnik y muchos el plan de juego estratégico, porque Rago-
otros jugadores de ajedrez, que se han zin tenía debilidades en el flanco de rey, y
hecho famosos por sus análisis excepcio- el juego contra esas debilidades prometía
nalmente rápidos y precisos de todos los mejores posibilidades.
detalles de la posición.
Todo esto es muy característico del aje-
En el final los esquemas mentales propor- drez moderno. Por supuesto, hay posi-
cionan al ajedrecista experimentado ven- ciones que nos permiten diseñar un plan
taja sobre su adversario, incluso aunque estratégico global, contra el que el adver-
éste lo supere en la velocidad y la longitud sario no puede oponer nada. Sin embar-
del cálculo de variantes, pues a pesar de go, es más frecuente cambiar los planes
ello solo pone su atención principal en el de acuerdo con los cambios de situación
cálculo. sobre el tablero, causados por las acciones
del adversario. Y ahí es necesario dedicar
No obstante, pensar con esquemas no todo el tiempo a pensar en esquemas, en
debe confundirse con la formulación del las pequeñas partes que componen un
plan principal de juego, aunque en ambos plan, con la excepción de las posiciones
casos hay mucho en común. Tanto los es- calculables, donde las consideraciones
quemas mentales como el plan general de generales pasan a un segundo plano, y ce-
juego derivan de una estimación concreta den su lugar al cálculo concreto.
de la posición. Por ejemplo, en la partida
Capablanca- Ragozin la idea principal de
las blancas fue la realización de un peón
POSIC/ÓN32
de ventaja en el flanco de dama. La crea-
ción del momento favorable para la imple- Boris Spassky- Eugenio Torre
mentación de ese plan vino precedida por Hamburgo 1982
un gran trabajo de preparación para me-
jorar la disposición de las propias fuerzas y Véase el diagrama siguiente
prevenir el posible contrajuego del adver-
sario. Tras ello Capablanca aprovechó la En el diagrama aparece un final de torres

145
El pensamiento esquemático

Sin embargo, permite que Spassky se sal-


ga de los caminos trillados y gane la par-
tida.

9 a6 i>g610 a7!

Con el peón situado en f6 esta jugada es


posible.

10 ... i>h711 i>h2 !!a112 g3 !!a2+ 13 i>g1


@g6?!

típico con un peón más de las blancas en Tras esta jugada las negras ya no tienen
el flanco de dama. ninguna posibilidad. El único intento para
mantenerse al borde del abismo era la ju-
1 ... gd1+ 2 i>h2 hS 3 h4 !!d2 4 @g3 !!d3+ S gada 13 ... g5! Ahora las blancas necesita-
f3 !!d2 6 !!aS+ i>h7 7 a4 !!a2 8 aS f6? rían encontrar la elección correcta y jugar
14 l::':f8! (es errónea 14 hxg5? fxg5 15 f4
por 15 ... exf4 16 gxf4l::l:a 1+! 17 ~f2 l::':a2+!
con tablas). Con un juego correcto de su
adversarios las negras no pueden salvar
la posición que surge tras 14l::':f8! l::l:xa? 15
l::l:xf6 gxh4 16 gxh4

Hasta ahora el juego transcurría por el


camino habitual. El plan estándar de las
blancas consiste en llevar el rey al flanco
de dama cuando la torre esté situada en
a? y el peón en a6. Durante ese tiempo
las negras capturan uno de los peones
del flanco de rey e intentan crear allí un La torre blanca ocupará una posición fuer-
peón pasado, y entregan la torre por el te en f5, mientras que el rey apartará a la
peón blanco <<a>>, que ya habrá llegado a torre negra de la quinta fila. No obstante,
a? con la torre blanca situada en b? o e?. El las blancas tendrían que superar dificulta-
contrajuego de las negras es más difícil de des técnicas.
organizar que en un final similar con tres
0 dos peones por cada bando en el flanco 14f4!
de rey, aunque a veces funciona.
Véase el diagrama siguiente
A primera vista es difícil entender por qué
la última jugada de Eugenio Torre está 14 ... i>f7
marcada con un signo de interrogación.

146
El pensamiento esquemático

POS/C/ÓN33
Lev Polugaievski- Evgeni Vasiukov
Tiflis 1967

Ahora empieza a comprenderse cuál es la


diferencia debida a la posición del peón
«f». Con el peón en f7, las negras obten-
drían las tablas con el cambio en f4 segui-
do del movimiento g7-g6, y las blancas no
pueden crear un peón pasado en el flanco En nuestra opinión, los finales de torres
de rey. Ahora la captura con peón en f4 es se encuentran, por así decirlo, en una cla-
completamente desesperada para las ne- sificación aparte de los finales de ajedrez.
gras debido al avance hacia la transforma- Son extraordinariamente complejos, y es-
ción en dama del peón pasado blanco por tán sujetos a sus propias leyes y principios
la columna «e». específicos, que a menudo no tienen nada
que ver con los principios que rigen la lu-
1S fxeS cha en los finales complejos. A menudo en
los finales de torres es difícil describir las
Era mala 15 fS, con idea de g3-g4 y h4-h5- acciones de ambos bandos debido al gran
h6, a causa de los jaques de la torre negra, número de posibilidades disponibles, las
que desplazarían al rey blanco al flanco de posiciones que surgen son irracionales, y
dama, con lo cual la jugada g3-g4 sería im- la elección de la jugada, ante todo, se basa
posible. en variantes concretas.

1S ... fxeS16mf1 ~al+ 17 me2 m!J618md2 Sin embargo, a menudo contemplamos la


~a419 mc3 ~a1 20 mc4 mf7 21 @dS ~aS+ imagen opuesta: las variantes concretas
22md6 son prácticamente irrelevantes, y el pen-
samiento se lleva a cabo exclusivamente
Esta posición, o bien la misma posición mediante esquemas. A ese tipo de finales
con el rey en la casilla h7, era inevitable pertenece este final. El método de defensa
para las negras. Ahora pierden el peón eS para el bando débil en este tipo de posi-
debido al zugzwang. ciones se conoce desde hace tiempo. La
torre negra se sitúa detrás del peón blan-
22 ... mg6 23 me6 ~a1 co, y mientras avanza hasta b6, las negras
esperan. Cuando el rey blanco acuda en
No cambiaba nada 23 ... <j,Jh7 24 cj;lfs g6+ ayuda de su peón pasado, las negras cap-
25 <j,lf6. turan uno de los peones blancos del flan-
co de rey y crean un peón pasado en ese
24 mxeS mf7 2S mfS ~aS+ 26 eS g6+ 27 lado del tablero. Después ya están listas
me4 Las negras abandonaron. para entregar la torre por el peón pasado

147
El pensamien -a:: o esquemático
blanco, y tod~ se reduce, por regla gene- está en su camino el peón g6. Las blancas
ral a un final de «rey y torre contra rey y podrían apartarlo enseguida del cami-
pe,ón». El resu 1::ado de 1~ partida d:pende, no tras asestar la puñalada 1 hS. Cuando
por supuesto, d~ .l~s mcunstanCia.s con- las negras capturen en hS o permitan a
cretas de la pOSICion resultante, s1n em- las blancas capturar en g6, la idea de las
bargo el resulta do de tablas es más común blancas de crear un segundo peón pasa-
que la victoria del bando que tiene peón do adquiere tintes de realidad, y sobre el
de ventaja. Pa r-ece que en nuestro caso la tablero emerge un final teórico ganado.
acción también se desarrollará siguiendo Durante la partida me disponía a jugar h4-
el citado esquema. hS en la jugada siguiente, sin embargo el
análisis me convenció de que mi esperan-
1 bS? za era infundada. Porque ahora es el turno
de juego de las negras, y antes de situar la
La jugada secreta de las blancas es un error torre detrás del peón «b», pueden cortar
grave, que deja es~apar la victoria. o.frece.- de raíz todas las intenciones agresivas de
mos el come ntano de Lev Poluga1evsk1: su adversario en el flanco de rey jugando
«Solo en el análisis conseguí descubrir un previamente 1 ... hS! En ese caso, si el rey
matiz en esta posición, y muy significativo. blanco se acerca al peón «b», el juego si-
El hecho es que tras avanzar su peón hasta gue según el esquema mencionado al
la casilla b7, laS blancas encadenan a lato- principio, y pueden confiar en mi palabra,
rre y al rey adversarios, y después, con una entonces a las blancas como mínimo les
maniobra envolvente de su rey, mediante falta un tiempo para obtener la victoria.
la "triangulación'; capturan el peón eS. No
obstante, incluso después de esto solo Por mucho que lo repasé, no encontré
obtienen la victoria si consiguen crear un una victoria para las blancas. Aunque las
peón pasado en la columna «f». blancas ganan el peón eS con ayuda de la
"triangulación" (esto es posible), después
solo pueden crear un peón pasado en las
columnas «g» o «h», lo que es insuficiente
para ganar».

Estos comentarios del gran maestro Po-


lugaievski tienen ya medio siglo. Lástima,
hoy los programas de ordenador detec-
tan fácilmente un «agujero» en ellos: 1 hS
gxhS 2 bS l%f4! 3 f3 h4+ 4 mf2 h3! S gxh3
e4 6 me3 exf3! con tablas.

1 ... :Bb4?
Mediante fs-f6+, las blancas arrebatan al
rey negro la posibilidad de "bailar" en las Es evidente que las negras no descubrie-
casillas g7 y h7, y tras mg7-f7 ganan con ron la esencia lógica de la posición, y ya
ayuda de )%b8-h8, mientras que en caso de en la primera jugada de la reanudación
i>g7xf6 obtienen la posibilidad de asestar cometen un error decisivo. Como ya se ha
un jaque mortal: l%b8-f8+ y b7-b8\W. dicho, la jugada correcta era 1 ... hS!

En la posición aplazada el peón blanco «f» 2 hS! gxhS 3 b6?


no tiene un oponente en su columna, pero

148
El pensamiento esquemático

Es fácil entender la alegría del gran maes- Por eso en respuesta a 3 ... Eí:b3+ las blan-
tro Poi u gaievski tras la primera jugada cas tendrían que probar suerte con 4 ~h4.
de la reanudación. Sin embargo las emo- Sin embargo, en caso de 4 ... e4! (además,
ciones, incluso las positivas, no siempre también es posible 4 ... Eí:b2) la atractiva
son un buen asistente en un combate S ~xhS solo lleva a tablas después de la
ajedrecístico. Al saborear por anticipado jugada tranquila S ... Eí:b4!!, y las blancas
la realización del plan mencionado, las están condenadas a luchar "sin rey': ya
blancas se apresuran y pasan por alto una que no puede poner un pie en la "minada"
posibil ¡dad oculta de contrajuego para su cuarta fila. Y la temática 6 f4 llega tarde
adversario, que Vasiukov no aprovecha. Lo por un tiempo: 6 ... e3 7 fS e2 8 Eí:e8 Eí:xb6 9
correcto era 3 ~f3! Por ejemplo, es posible Eí:xe2 Eí:b1. Tampoco cambia nada 6 g4: el
esta va ('iante: 3 ... Eí:b3+ 4 ~e4 Eí:b2 S ~e3 avance g4-gS se detiene con 6 ... Eí:bS+!!».
Eí:b3+ 6 ~d2 Eí:b2+ 7 ~c3 Eí:xf2 8 Eí:e8, y las
blancas deben ganar. 4i>f3 i>h7

3 ... h4-t-? No cambiaba nada 4 ... ~g6 S b7 ~hS 6


g4+! hxg3 7 fxg3, y las negras no están en
Cedernos de nuevo la palabra a Polugaie- condiciones de defenderse contra el avan-
vski: «La posibilidad de salvación consistía ce 8 g4+y 9 gS!
en la jugada 3 ... Eí:b3+! En ese caso apa-
recía un increíble estudio de tablas des- S b7 i>g7 6 i>e3 e4
pués de 4 f3 e4 S b7 (S ~f2 Eí:b2+ 6 ~e3
Eí:xg2 7 b7 Eí:b2 8 fxe4 h4, y el peón «h» no La táctica de espera tampoco tenía éxito.
es más débil que cualquiera de sus opo- Si 6 ... ~h7, entonces 7 ~d3 ~g7 8 ~c3
nentes blancos) S ... h4+ (pero no S ... e3 Eí:b1 9 ~c4 Eí:b2 1O ~ds, y cae el peón eS,
a causa de 6 f4 e2+ 7 ~f2), y después de ya que pierde enseguida 1O ... Eí:bS+? 11
6 ~f2 salva a las negras la directa 6 ... h3, ~c6!, y el rey blanco se acerca al peón b7
mientras que en caso de 6 ~xh4 e3 7 ~g3 con ganancia de tiempo, tras lo cual deci-
sigue la sutil 7 ... Eí:b4!!, y las blancas están de la retirada de la torre por la octava fila.
en zugzwang.

Las blancas no tienen otra jugada más que


8 f4 (el cambio del peón b7 por el peón e3 9 .. ,gb2
conduce a un final de tablas teórico), aun-
que entonces 8 ... e2 9 ~f2 Eí:xf4+ 1O ~xe2 El peón e4 está condenado. Si 9 ... ~h7,
Eí:b4 de nuevo no las ofrece nada. entonces 1O ~eS Eí:b2 11 ~c6 Eí:c2+ 12

149
El pensamiento esquemático

ct?ds fí:b2 13 ~xe4. te el rey a su peón pasado.

10 <±>xe4 ~b4+ 11 <±>d3 ~b3+ 12 <±>c4 ~b1 2 <±>b3 bS 3 <±>c2 a4 4 ~h6 <±>es S ~xg6 ~xh4
13 f4 6~g8~g4

Una posición similar a la que esperaban Ambos bandos actúan de acuerdo con un
alcanzar las blancas en la reanudación. To- escenario preestablecido.
davía siguió:
7g6<±>b6
13 ... ~el+ 14 <±>d3 ~b115fS ~b616f6+ Las
negras abandonaron. Hubiera sido un error grave 7 ... ct?c4? 8 g7
fí:g2+ 9 ct?b1 ~b3 1Ofí:c8!, y a 1O ... fí:g 1+
sigue 11 fí:c1 fí:xg7 12 fí:c3++
POSICIÓN 34
8g7!
V. Smirnov- Mijaíl Shereshevsky
Minsk 1979 La marcha del rey hacia el peón carecía ab-
solutamente de perspectivas.

8 ... <±>b79<±>d3

Empieza a esbozarse el plan de las blan-


cas. Tras la llegada del rey blanco a f3 la
torre negra se ve obligada a dejarlo pasar
a la cuarta tila. Después el rey blanco em-
prende camino hacia aS ...

Tarde o temprano se producirá un inter-


cambio de peones en el flanco de rey,
tras el cual las blancas se quedarán con
un peón pasado de ventaja en la columna
«g». La torre negra se situará a su retaguar-
dia, y si el rey blanco se dirige al peón g6,
las negras capturan el peón b2 y crean un
peón pasado en el flanco de dama. La par-
tida terminaría en tablas. Ese es el esque-
ma habitual en este final. En esta posición las blancas entregan el
peón g7 con la jugada fí:f8, y después de
1 ... aS fí:xg7 juegan Eí:fS, capturan los peones del
flanco de dama y ganan. Sin embargo, las
A las negras les favorece retirar los peones negras tienen una defensa.
de la séptima tila. Además, cuanto más
avance el peón «a», más rápido se conse- 9 ... <±>a7 10 <±>e3 <±>b7 11 <±>f3 ~g112 <±>t4
guirá crear un peón pasado, si las blancas ~g213 <±>es ~g314 <±>ds ~gS+ 1S <±>d6
ceden el peón b2 para acercar rápidamen-

150
El pensamiento esquemático

Hasta aquí las negras mantenían una tác- EJERC/C/04


tica de espera, sin embargo ahora se en-
Oleg Moiseev- Vladímir Bagírov
cuentran en zugzwang. La torre no pue-
Moscú 1956
de impedir que el rey blanco llegue a eS,
mientras que el rey negro debe proteger
la casilla c6. Con el método de exclusión
es fácil encontrar la jugada que da tablas.

1S ... b4!

Las negras sacrifican sus peones del flanco


de dama, y a cambio destruyen la estruc-
tura de peones de su adversario. Surge un
final increíble, en el que las blancas tienen
tres peones de ventaja, ¡pero no pueden
ganar!
Mueven las negras. Indique el plan de juego
16 axb4 gg6+ 17 @es ggS+ 18 @c4 @a719 y la primera jugada.
bS gg4+ 20 @es @b7 21 b6 ggs+ 22 @b4
gg4+23@bs Tras el análisis de los finales precedentes
la tarea no debería causar dificultades es-
Las negras están en zugzwang. Se ven peciales.
obligadas a entregar el peón a4, aunque
esto no tiene importancia.

23 ... ggS+ 24 @xa4 gg4+ 2S b4 gg1 26 SOLUCIÓN. 1 ... gS! 2 hxgS Wg6 31%a7 a2
@as ggS+ 27 bS gxbS+! 4 Wh2 WhS 5 Wg2 g6, y las negras, tras la
captura del peón gS, ganan sin la ayuda
Véase el diagrama siguiente de su rey, mediante la creación de un peón
pasado en la columna «f».
Tablas.
En la partida las negras se precipita-
ron al jugar 1 ... a2?, y permitieron un
contrajuego oculto del adversario. Las
blancas respondieron 2 ga6! @h6 Ahora
2 ... gS no daba nada debido a 3 hxgS, y

151
El pensamiento esquemático

el rey negro nunca podrá capturar el peón


g5. En caso de 3 ... g6 el rey blanco impedi-
rá que su oponente penetre a través de f3
en g4 (sencillamente las blancas esperan
con su torre en la columna <<a>>), y después
de 3 ... ci>g8 4 g6 las negras no pueden me-
jorar la posición.

El juego continuó de la siguiente manera:


3 <;t>h2 <i>h5

La jugada exacta. Las blancas no ceden a la


tentación de atacar al peón g7. Sería erró-
neo 14 2:c7 2:f2+ 15 ci>g1 2:a2 16 2:xg7+?
ci>f3, y la presencia en el tablero del peón
f5 impide a las blancas salvar la partida.

14 ... E:f2+ 15 ci>g1 E:e216 E:a8 <i>f317 E:a3+


E:e318 E:a1 g2 (18 ... ci>g4 19 Eí:a8) 19 <i>h2!

La sutileza final (19 2:b1? ci>g3 20 Eí:a 1 Eí:f3


Las negras amenazan jugar 4 ... g5 y 21 2:b1 2:f1 +con un final ganado).
ganan. ¿Cómo deben reaccionar las
blancas? 19 ... <i>f2 20 E:a2+ E:e2 21 E:xe2+ ci>xe2 22
<i>xg2 Tablas.

Con frecuencia la defensa se enfrenta a la


SOLUCIÓN: Lo correcto es 4 E:a4!! con siguiente elección: pasar a una defensa
idea de a 4 ... g5 responder 5 g4+! pasiva o sacrificar un peón para obtener
contrajuego.
Después siguió: 4 ... <i>h6 5 E:a6! ci>h5 6
E:a4! g5 7 g4+! <;t>xh4! A este respecto es muy interesante la
opinión de Nimzowitsch: «Sin vacilación
Después de 7 ... fxg4 8 hxg5 el asunto se y con plena conciencia de la responsabi-
reduce a la posición de la partida Smirnov lidad asumida, tomamos la decisión de
- Shereshevsky. Ahora la presencia de un establecer la siguiente regla: si hay que
peón blanco en f5 crea algunos problemas decidir entre defender con la torre un peón
a las blancas, y se requiere que jueguen atacado, que por ese motivo se vea obligada
con precisión. a ocupar una posición pasiva, o simplemen-
te sacrificar el peón para que la torre tenga
8 gxf5+ g4 9 <i>g2 E:b110 E:xa2 E:b4 11 E:c2 libertad de acción, lo mejor será elegir la úl-
g3 12 E:a2 'it>g413 E:c2 E:f4 tima opción.

Véase el diagrama siguiente Esta regla, como ya se ha dicho, debe


adoptarse con precaución. El mayor o me-
14 :§:eS! nor grado de actividad (o de pasividad)
debe contrastarse en cada caso con espe-

152
El pensamiento esquemático

cial cuidado. No es nuestra intención pre- mucho más convincente.


dicar el sacrificio por el bien de la víctima.
Sacrifique, ¡pero razonadamente!» 4 @f2 :gas 5 e4

En la siguiente partida el bando débil se Tukmakov rehúsa la captura del peón b6.
salva mediante el sacrificio de material Después de 5 Eí:xb6 a3 6 bxa3 Eí:xa3 la torre
con el fin de activar las piezas. negra se ubica detrás del peón «b», y para
tener probabilidades de ganar tras situar
la torre en b7 y el peón en b6 las blancas
deben intentar acudir con su rey en ayuda
POS/CION35
del peón pasado. Durante ese tiempo las
Vladímir Tukmakov- Mijaíl negras capturan el peón g2, y aunque el
Shereshevsky peón blanco esté situado en b7, y la torre
Tiflis 1980 negra, digamos, en c7, el peón pasado ne-
gro de la columna «h» proporciona a las
negras suficiente contrajuego. La tarea de
las negras sería más difícil si el peón blan-
co estuviera en g4, y el negro en h6.

5 ... a3 6 bxa3 :gxa3 7 exd5 exd5 8 :gd6

La captura del peón dS no promete a las


blancas posibilidades de éxito.

Las blancas tienen ventaja. Dominan la


única columna abierta. El peón negro b6
es débil, y ya deben pensar en un plan de
defensa.

1 ... h5!

Un procedimiento típico. Las negras


apuestan por un contrajuego activo, que
va asociado al sacrificio de un peón. Para
las futuras acciones activas es muy impor-
tante «apretar» a los peones blancos en 11 @h2 :gb112 g4 hxg4 13 fxg4 :gb3 14 g3
el flanco de rey. Si las blancas hubiesen @ts
tenido el turno de juego, habrían jugado
inmediatamente g3-g4. El rey negro se dirige a la casilla e6, tras lo
cual las blancas no pueden conservar su
peón de ventaja. Tablas.

Puede ser que la defensa pasiva llevara a


tablas; sin embargo, el plan asociado al
sacrificio del peón para activar la torre es

153
El pensamiento esquemático

Si 6 E\c7, entonces 6 ... 2:xa3 7 E\xe 7 f\a 1+


POS/C/ÓN36
8 ct?e2 2:a2+ 9 ct?f1 aS, y el peón negro se
Oleg Pavlenko- Vladímir Bagírov dirige rápidamente a la casilla a2.
Bakú 1964
6 ... aS 7 ic2 )"'Sb2 8 ~dl ib3! 9 ixb3 ~xb3

Ahora se puede valorar el mérito de la ju-


gada 1 ... g5!

Nimzowitsch ya describió los finales de


este tipo en su obra Mi sistema: «En la prác-
tica de los maestros es habitual que uno
de los contendientes emprenda largas
maniobras y, en general, realice máximos
esfuerzos, solo para lograr una posición
agresiva de su torre como resultado de to-
das estas acciones, imponiendo al mismo
Las negras tienen ventaja posicional. La tiempo al adversario un papel pasivo. En-
diferencia en la posición de las torres su- tonces la torre activa, con aires de "prima
giere que las blancas tendrán grandes di- donna'; que interpreta el papel principal,
ficultades con la defensa del peón «a». Lo mirará a su rival en el desempeño de un
más probable es que las blancas tengan papel secundario. En ese caso no hay que
que desprenderse de este peón con el fin sorprenderse si "humillado" el rival ... alega
de pasar a un final de torres. enfermedad y suspende la función. Algo
parecido sucede en la siguiente posición:
Ahora mueven las negras. En previsión de
un posible final de torres, Bagírov hizo la
jugada 1 ... gS!, que paraliza la estructura
de peones negros en el flanco de rey y ex-
cluye cualquier contrajuego en esa zona
del tablero.

2 ~f1 h6 3 ~el ~c2

Las negras impiden que el rey enemigo se


acerque al flanco de dama. Este objetivo
podía lograrse tal vez con mayor efecto
con la jugada 3 ... 2:b3!
La torre negra agradece, pero no acepta, el
4.ie4 papel pasivo que se le impone (1 ... 2:a7), y
prefiere la acción activa: 1 ... 2:b2! 2 2:xa5
En respuesta a 4 2:d1 las blancas tuvieron 2:a2. Ahora la torre negra ha adquirido
que contar con la posibilidad 4 ... 2:a2 5 gran elasticidad, y con ello puede asegu-
2:d3 ~c4, sin embargo este era el mal me- rar las tablas; probablemente, la jugada 1
nor. ... 2:a7 llevaba a la derrota».

4 ... ~b2S ~el ~b3 6~a1 En nuestro ejemplo la salida de la torre


blanca al espacio operativo no salva la

154
El pensamiento esquemático

partida, principalmente debido a la posi-


ción activa de los peones en el flanco de
rey. Volvamos a la continuación de la par-
tida.

POSICIÓN 37
Mijaíl Shereshevsky- Valentin
Arbakov
Gomel1983

10 a4 :gb2 11 ~el :gb412 :ga2 ~g713 ~d2


hS 14 ~e2 e6 1S ~f3 fS 16 ~g2 ~f617 h3
:ge418 :ga3 :gc419 :ga2 ~e7

Una vez fortalecida la posición en el flanco


de rey, las negras envían a su rey a con-
quistar el peón blanco a4.

20 :ga1 ~d6 21 h4

Pavlenko comprende que la partida está


perdida, e intenta confundir a su adversa-
rio.
La posición de las blancas parece prefe-
21 ... gxh4 22 gxh4 ~es rible. Su estructura de peones es mejor y
tienen una mayor concentración de piezas
Por supuesto, no 22 ... l:!xh4? 23 f4. en el centro. Si bien es cierto que las ne-
gras están gestando el contrajuego l:!c8-
23 f3 es 24 ~g3 ~b4 2S :gd1 :gc3 26 ~f2 :gcs b8-b3. Por eso las blancas tomar la deci-
27 f4 exf4 28 exf4 ~xa4 sión de entrar en un final de torres.

Véase el diagrama siguiente 1 fSif7 2 CDdSixdS

Las negras han ganado el peón del flanco Prácticamente obligado, debido a las
de dama, y no han permitido contrajuego amenazas 3 tjje? y 3 [fjxf6.
en la otra parte del tablero. Todavía siguió:
29 ~e3 ~bS 30 :gds a4 31 ~d4 ~b4 32 3 :gxdS :gbs 4 :gd4 :gb3 S :gc:c4 :gxc4 6 :gxc4
:gb8+ :gbs 33 :g,g a3 34 :gc4+ ~b3 Las blan- :gxa3
cas abandonaron.
La serie de jugadas forzadas ha finalizado.
Valoré esta posición con mucho optimis-

155
El pensamiento esquemático

mo. Las blancas tienen cuatro peones mo- f6 a 1\W 22 E.\xa 1 E.\xa 1 23 f7
nolíticos ligados contra los cuatro peones
dispersos de las negras.

7 ~f2 hS! 8 E!:d4!

23 ... E.\a2+! 24 mfl E.\a8 2S g6 mf3 26 mel


®e3 27 mdl md3 28 mcl mc3 29 mbl
E.\b8+ 30 ®el E.\a8, y se repite el mecanis-
mo de tablas.
8 ... h4!!

Las negras entregan uno de sus peones y


POSICIÓN 38
están preparadas para sacrificar un segun-
do peón. Lo principal es separar los peo- Gennadi Timoshenko- Mijaíl
nes blancos del flanco de rey y apostar por Shereshevsky
su peón pasado «a». Tiflis 1980

Reconozco que yo había calculado la ju-


gada 8 ... E.\a6, y entonces las blancas ga-
nan mediante 9 mg3 mg7 1o mh4 mh6 11
E.\d3! (con la amenaza 12 E.\g3) 11 ... E.\a4 12
E.\xd6 E.\xe4+ 13 g4 hxg4 14 E.\xf6+ ®g7 lS
E.\g6+ y 16 hxg4.

9 E:xd6 ~g710 E:d7+ ~h6!

Por supuesto, no 1O ... mg8 por 11 E.\d4


seguido de 12 eS, y las blancas conservan
todas las posibilidades de victoria.
La situación de las negras parece peligro-
11 E:f7 sa. El peón blanco ya ha alcanzado d7, el
rey negro se encuentra en una posición
En esta posición se aplazó la partida, y más vulnerable que el blanco, y las negras
los contendientes firmaron las tablas sin tienen que tener en cuenta el ataque de
continuar. La variante principal del análi- las torres blancas por la columna «d». Solo
sis es la siguiente: 11 ... mgs 12 E.\g7+ mf4 se puede aliviar la situación mediante un
13 E.\g4+ mes 14 E.\xh4 aS 1S E.\h6 a4 16 g4 cambio de damas.
E.\ a 1 (también es posible 16 ... E.\b3) 17 gS
a3 18 E.\xf6 a2 19 E.\e6+ mf4 20 E.\a6 E.\h 1 21 1 ... \Wc3!
El pensamiento esquemático

Para hacer esta jugada las negras tuvieron peones del adversario, la mayoría de las
que calcular las consecuencias del paso veces deberá escogerse la segunda deci-
no solo a un final de torres, sino también sión.
a uno de peones.
El lector puede objetar que con la elimina-
2 Wfxc3 ción del peón a4 las negras obtienen un
par de peones pasados y ligados. La va-
Las blancas no tienen elección. A la retira- riante 7 ... :8.a2 8 :8.h7+ @d6 9 :8.xa7 :8.f2 no
da de la dama seguiría el jaque con torre parece peligrosa para ellas. Sin embargo
desde la casilla gS. después de 7 ... :8.a2 8 :8.xh5 :8.xa4 9 mg4
surge un final agudo, en el que los dos
2 ... E:xc3 3 E:d6 E:c7 4 E:xg6 E:c:d7 5 E:xd7+ bandos avanzan sus peones pasados en
E:xd7 6 E:h6 flancos opuestos.

Después de 6 :8.g7+ me6 7 :8.xd7 @xd7 el En estos finales rige el siguiente principio:
final de peones tiene un carácter tablífe- el rey debe marchar con sus peones, y la to-
ro. Para las negras es suficiente situar el rre luchar contra los peones enemigos. Las
peón a7 en a6 y mover el rey entre las ca- piezas blancas actúan de acuerdo con este
sillas d6 y e6 El rey blanco situado en d4 esquema, y las negras todo lo contrario.
no dispone de casillas para penetrar, y la Invito al lector a que verifique por sí mis-
captura del peón f4 sería imposible debi- mo que sería mucho más difícil obtener
do al avance del peón pasado negro en el las tablas en este agudo final, que en la
flanco de dama. continuación que tuvo lugar en la partida.

6 ... E:d2+ 1 Wh3 7 ... E:f2 8 E:xhS E:xf3+ 9 Wg4 E:a3 10 E:h7+
We611 E:xa7

Las blancas han ganado un peón, sin em-


bargo las negras pueden obtener tablas
sin especial dificultad debido al reducido
y disperso número de peones que quedan
sobre el tablero.

11 ... t3 12 Wg3 wes13 E:e7+ Wd414 ~f2

Amenazaban 14 ... me3.

14 ... E:a2+ 15 Wxf3 E:xh216 E:d7+ WcS!


Las negras tienen que elegir: ¿atacan al
peón a4, o al peón f3? Por regla general, en Es errónea 16 ... mes? 17 :8.d5+ me6 18
estas posiciones se puede hacer la jugada :8.b5, y las blancas ganan.
a partir de consideraciones generales y sin
necesidad de un cálculo de variantes de- 17 eS
tallado. En los finales de torres los peones
dispersos no representan un gran peligro, Véase el diagrama siguiente
mientras que los ligados son muy fuertes.
Por eso, si existe la posibilidad de eliminar 17 ... E:h4!
un peón separado o romper el «grupo» de

157
El pensamiento esquemático

tades. Aunque en el final torre y caballo,


por lo general, son más débiles que torre
y alfil, después de 3 ... ~xd4! 4 ~xd4 é2le6
5 ~e4 ~c8 las blancas no tenían muchas
razones para contar con la victoria. Ulf An-
dersson prefiere mantener las mismas pie-
zas que el adversario, y cambiarlas por su
equivalente. Pronto salen los caballos del
tablero, y después los alfiles; sin embargo,
en el final de torres las dificultades de las
negras solo aumentan.

El procedimiento estándar. Separar al rey 4 .id2 lt:Jes 5 b3 h6 6 h3 E:c8


del peón.
Hubiera sido un gravísimo error 6 ... ~d8
18 e6 E:h6 19 e7 E:e6 20 @f4 @c6 21 E:a7 por 7 ~xd8+ ~xd8 8 f4 seguido de 9 é2lc6.
@d6Tablas.
7 @e2 ctJc6 8 ctJxc6 E:xc6 9 E:d7 a610 @d3

Debido a la torre activa y al rey centraliza-


POS/CIÓN 39
do, las blancas ya tienen ventaja.
Jan Timman - Ulf Andersson
Wijk aan Zee 1981 10 ... @f811 a4 @e812 E:b7 E:d6+ 13 @e2
.id414.ie3! E:e615 b4.ixe316 fxe3

Sobre el tablero existe igualdad de mate-


rial y una estructura de peones simétrica. La partida ha entrado en un final de torres,
Las blancas tienen una ventaja posicional que es difícil valorar unívocamente como
mínima debido a la ubicación más activa ganado por las blancas o de tablas. Aun-
de sus piezas, sin embargo las negras tie- que si comparamos esta posición con la
nen todas las posibilidades para igualar el inicial, entonces es evidente que las blan-
juego. cas han mejorado sus posibilidades de vic-
toria, y es dudoso que pudieran aspirar a
1 @f1.if6 2 E:xe8 E:xe8 3 ctJd4 ét:Jg6?! más, mientras que las negras han empeo-
rado considerablemente su posición.
Una imprecisión, Tras la cual las negras
empiezan a experimentar ciertas dificul- 16 ... h517@d3h4

158
El pensamiento esquemático

En caso de 17 ... ~g6 seguiría 18 ~a7.

18 'Ba7 bS

Uno de los momentos más difíciles para el


bando defensor en los finales de torres es
tomar la decisión sobre qué táctica de lu-
cha debe seguir, cuando el adversario for-
talece su posición. Por regla general exis-
ten dos posibilidades: entregar un peón
y activar la torre, o bien continuar con la
táctica de espera. No existe una receta
mágica. En unos casos la única decisión g4 28 a6) 28 <J?a6! h3 29 bs g4 30 b6 g3 31
correcta es la primera, y en otros la segun- b7 ~b3 32 ~xh3, y las blancas ganan. Aun-
da. Mucho depende de las características que a primera vista el final parece agudo,
propias del jugador, porque no siempre es un ajedrecista experimentado enseguida
posible prever hasta el final todas las con- advierte que las complicaciones deben
secuencias de la decisión tomada. Anders- terminar en favor de las blancas, y las va-
son prefiere mantener el equilibrio mate- riantes concretas lo confirman. Puede for-
rial y es derrotado. mularse la siguiente regla para los finales
de torres con peones pasados avanzando
Es posible que si las blancas hubiesen es- en flancos distintos: la torre debe luchar
cogido la continuación 18 ... aS 19 bxaS contra los peones adversarios, mientras que
bxaS 20 ~xas 2Jg6 21 ~hS ~xg2 22 ~xh4 el rey debe apoyar el avance de sus propios
también perdieran el final sin peón, y en- peones pasados. En la mayoría de los casos
tonces los comentaristas habrían conde- esta regla es correcta.
nado la jugada 18 ... aS y recomendado la
continuación 18 ... bS. El final se amolda al 23 ~es 'Be6 24 'Bb7!
carácter del jugador, y es extraordinaria-
mente difícil dar un diagnóstico preciso. Tras reforzar al máximo su posición, las
blancas emprenden acciones activas. A su
19 aS 'Bc6 20 ~d4! vez, las negras obtienen contrajuego, sin
embargo casi nunca se consigue ganar
Es posible que el gran maestro sueco sub- un final de torres con material equilibrado
estimara esta maniobra del rey. Resulta «sin perder sangre», sin dar contrachances
que a 20 ... 2Jc4+ sigue 21 <Jids ~xb4 22 al oponente.
md6! f6 23 ~xa6, y las blancas tienen gran-
des posibilidades de victoria. 24 ... 'Bxe4 2S ~b6 'Bxb4 26 ~xa6 'Bb2 27
~b6 'Bxg2 28 a6 'Ba2 29 a7
20 ... ~f8 21 ~dS 'Bg6 22 e4!
Véase el diagrama siguiente
Véase el diagrama siguiente
Las blancas han salido victoriosas de la ar-
22 ... ~e8 dorosa lucha. Esto lo ha facilitado en gran
medida el «pernicioso» peón bS.
En caso de 22 ... ~xg2 es posible la siguien-
te variante: 23 ~xa6 2Jg3 24 ~a8+ <J?e7 2S 29 ... gS 30 ~es ts 31 'Bb8+ ~f7 32 a8\W
<J?cs 2Jxh3 26 mxbS gS 27 ~h8 ~a3 (27 ... 'Bxa8 33 'Bxa8 g4 34 ~d4 gxh3 3S 'Bh8 Las

159
El pensamiento esquemático

negras abandonaron. las negras tienen todo en regla: su rey


apoya al peón pasado c4, y la torre luchará
con los peones enemigos. Las blancas, sin
embargo, tienen a su rey lejos de la arena
POSJC/ÓN40
de las acciones militares, y la ventaja ma-
Efim Geller- Vasily Smyslov terial solo las permite no perder la partida.
Palma de Mallorca 1970
Continuemos la variante de Geller: 52 h4
~b3 53 h5 c3 54 h6 c2 55 ~es (es mala 55
h7? c1\W 56 h8\W \Wf4+) 55 ... ~c3 56 ~xc3
mxc3 57 h7 el \W 58 h8\W \Wf4+ 59 mh3
\Wf5+ 60 ª'g3 \Wf4+ con tablas.

En caso de 46 ~xeS ~a8 47 mg3 ª'd6 48


~e3 ~a2! (indicada por Geller) las negras
disponen de contrajuego suficiente para
alcanzar las tablas.

En la variante 46 ~b6 ~a8 47 ~xbS ~a3


48 ~es ~xc3 49 ~c6 ~b3 50 ~xc4 md6 51
Mueven las blancas. Tienen un peón de ~c6+ ª'xdS 52 ~g6 ~xb4 53 ~xg7 h5 54
ventaja, y es posible tanto capturar el ~g5 h4 la partida también debe terminar
peón eS, como atacar con la jugada 1 en paz.
~g6 el peón g7, o con la jugada 1 ~b6 el
peón bS. Sin embargo, las negras tienen Una cosa está clara. En los finales de torres
contrajuego. Su torre, desplazándose por agudos la ventaja de material no juega
la columna <<a>>, tendrá la oportunidad de un papel principal. ¡Las blancas necesitan
atacar al peón c3. En el momento en que cambiar la tendencia desfavorable y co-
la torre blanca abandone la sexta fila, des- nectar su rey con el peón dS! Por eso, 46
de la casilla d6 el rey negro atacará al peón i>g3!
dS, y la torre al peón c3, y entonces podrán
permitirse perder peones en el flanco de Las blancas están dispuestas a despren-
rey y obtener contrajuego suficiente para derse de la ventaja de material con tal de
salvarse. En la variante indicada por Geller obtener la distribución de fuerzas correc-
46 ~g6 ~a8 47 ~xg7+ md6 48 ~g6+ mxdS ta.
49 ~xh6 ~a3 50 ~b6 ~xc3 51 ~xb5+ md4

160
El pensamiento esquemático

46 ... ~as 47 @f3 ~a3 48 @e4 ~xd 49 ~g6 rJlc7 63 1:\c6+ rJld7 64 d6 c2 65 1:\c7+ 'ít>e6
66 <i>xbS rJlxd6 67 1:\c8.

63 ~e6+ @d7 64 ~e3! c2 65 ~d ~h2 66 h4!


~xh4 67 ~xc2 ~xg4 68 ~h2! ~g6 69 @xbS
@d6 70 ~hS @c7

También era desesperado 70 ... 1:\gS 71


1:\xh6+ rJlxdS 72 rJlb6.

71 @es ~f6 72 ~hl @b7 73 bs ~g6 74 ~hs


@c7 75 ~ts ~gl 76 b6+ @b7 77 ~f7+ @bs
78 d6 ~el+ 79 @ds Las negras abandona-
ron.
La irrupción del rey blanco en el centro
ha cambiado por completo los papeles.
Ahora el rey negro está presionado contra
EJERCICIO 5
las cuerdas (octava fila), y su adversario se
lanza al ataque junto con el peón dS. La Boris Gelfand- Vladímir Malájov
torre blanca combina las acciones de ata- Dagomys 2005
que con la vigilancia del peón enemigo
c4. Solo han transcurrido cuatro jugadas, y
la posición se ha convertido de confusa a
claramente ganada por las blancas.

Continuemos el desarrollo del final: 49 ...


~c2 50 ~xg7+ @d6 51 ~g6+ @d7 52 ~97+
@d6 53 ~g6+ @d7 54 @xeS ~e2+ 55 @d4
~xf2 56 ~g7+ @d6 57 ~g6+ @d7 58 g4
~d2+ 59 @es ~e2+ 60 @d4 ~d2+ 61 @es
c362~d6+!

Mueven las blancas. Indique el plan de


acción y la jugada concreta.

La ventaja blanca es evidente. Las negras


están situadas en la última línea de de-
fensa. Es necesario que el rey blanco en-
tre en f7, ya que la base de la cadena de
los peones centrales negros la constituye
el peón e6. La ventaja más importante
de las blancas es el hecho de que en casi
cualquier situación el cambio del caballo
por el alfil conduce a un final de peones
62 ... @e7 ganado por ellas. Solo queda encontrar la
manera de poner a las negras en posición
Las negras tampoco tenían muchas po- de zugzwang.
sibilidades de salvación después de 62 ...

161
El pensamiento esquemático

SOLUCIÓN: Para resolver esa cuestión es


necesario hacerse la pregunta: «¿En qué
ubicación del caballo blanco el alfil ne-
gro no tiene movimientos? La respuesta
es obvia, el caballo debe ir a h5. Al mismo
tiempo debe impedirse el contrajuego
asociado con la maniobra del alfil negro
ih8-f6-h4-f2. Boris Gelfand descubre una
solución elegante y forzada:

45 ctJf7! if6 46 tLlgS! J\h8 (es desesperado


46 ... ixg5 47 fxg5) 47 ctJh7! ~eS
presencia de los alfiles sobre el tablero no
Valía la pena ensayar la última posibilidad, deja a las negras ninguna esperanza de
47 ... \t>d6. Entonces las blancas tendrían salvación, porque en caso de intercambio
que responder, como en la partida, 48 de torres su posición estaría completa-
lilf6!, para evitar las complicaciones in- mente perdida. Por el contrario, el final de
necesarias 48 \t>f7?! eS! 49 fxe5+ ixe5 50 torres concede a las negras posibilidades
dxe5+ <j;¡xe5. de salvación.

48 tLlf6+ ~f849 tLlhS! ~g8 50 ~h6 1 'Bc7?

Una decisión equivocada en la solución


del problema del cambio. Simplemente
debieron abrir una «ventanilla» para el rey
con la jugada 1 h3, y en caso de 1 ... :gds es
desagradable 2 :gb4.

1 ... J\e4!

Ahora el juego pasa a un final de torres, y


las esperanzas de las negras de obtener un
resultado positivo se incrementan.

Las negras abandonaron. Después de 50 ... 2 ~f1 ixc2 3 'Bxc2


~f7 51 ~h 7 if6 52 lilxf6 <j;¡xf6 53 \t>g8 las
blancas ganan.

POSIC/ÓN41
B. Maryasin - Peter Korzubov
Minsk 1982

Véase el diagrama siguiente

Las blancas tienen un peón de ventaja y


excelentes posibilidades de victoria. La Pregunta n.o 1: ¿Qué juegan las negras?

162
El pensamiento esquemático

de las blancas entre las jugadas 4 ~a2 y 4


~c3, y por qué?
RESPUESTA: 3 ... ~a8!

Cuando Siegbert Tarrasch, tras recibir las


críticas por su famoso aforismo "en los fi- RESPUESTA: 4 ~c3!
nales de torres la torre debe situarse detrás
del peón pasado, del propio o del contra- No es rentable para las blancas situar su
rio'; añadió irónicamente"si esto es favora- torre detrás del peón pasado. Después de
ble"; por supuesto tenía en mente las ex- 4 l"'a2?! l"\a4! 5 <i?e2 <i?f8 6 <i?d3 <i?e7 7 <i?c3
cepciones concretas a la regla. El presente <i?d7 8 <i?b3, con la jugada 8 ... ~e4 las ne-
final de torres tal vez se pueda incluir en la gras recuperan el peón, a la vez que su rey
categoría de excepciones. Porque el peón consigue bloquear el peón pasado.
blanco «a» casi no ha avanzado, mientras
que las negras mantienen la torre en una 4 ... f6!
posición más activa, y conservan al mismo
tiempo la posibilidad de un ataque frontal. Las negras se dan prisa en organizar el
contrajuego.
No obstante, en caso de 3 ... ~d1 + 4 <i?e2
~a 1 lasblancas, aparte del juego estándar Sexf6
5 ~c8+ <i?h7 6 ~aS, y el peón eS restringe
la posición del adversario en el flanco de En caso de 5 f4? fxeS 6 fxes <i?f7 las negras
rey, disponen de la posibilidad igual de disponen de suficientes contrachances en
peligrosa para las negras de saltar con la el flanco de rey.
torre blanca a la tercera fila. Después de
5 ~c3!? las blancas intentarán situar sus S... gxf66 cifle2
peones del flanco de rey de tal manera
que el objetivo potencial de ataque de las Las blancas solo tienen un plan: acercar su
negras, la base de la cadena de peones, rey al peón pasado.
también se encuentre en la tercera fila y
sea defendida por la torre. Por ejemplo, 6 ... eS 7 cifld2 ciflf7 8 ciflc2 ciflg6?!
podría ser el triángulo de peones f4, g3,
h4. En ese momento el rey blanco partirá Las negras iniciaron correctamente la eje-
en ayuda de su peón pasado <<a>>. Con la ju- cución de su contrajuego, y ahora debían
gada de la partida Peter Korzubov impide jugar 8 ... fS! La jugada del rey es menos
la primera posibilidad de juego activo del flexible, ya que en ocasiones el rey negro
adversario, aunque necesitó evaluar las podría dirigirse al centro desde la casilla
consecuencias de la jugada 4 ~a2. f6, y la columna «g» podría ser útil para la
torre negra para el ataque al peón g2.
Debe añadirse que sería un error atacar al
peón enemigo con la jugada 3 ... ~dS?! por 9ciflb2!?
4 ~e2 ~d 1+ 5 ~e 1 ~d3 6 ~a 1!? (también es
posible 6 ~e3) 6 ... ~dS 7 a4! (7 f4? gS!) 7 ... Una jugada astuta. En caso de 9 <i?b3 las
~xeS 8 aS!, y las blancas avanzan el peón negras se verían obligadas a jugar 9 ...
hasta a7, con todas las posibilidades de ~b8+, y después de 1O <i?a2 ~d8 11 l"'c2
victoria. fS 12 a4 e4, por lo visto, mantenían un
contrajuego suficiente para las tablas.
Pregunta n.o 2: ¿Cuál debe ser la elección Ahora se las deja elegir, y como suele su-

163
El pensamiento esquemático

ceder en estos casos, comenten un error.

9 ... f5?

Deja la partida al borde de la derrota. Era


correcta 9 ~b8+ 1o ma2 ~d8, que trans-
000

pone a la posición mencionada anterior-


mente.

10 .E!c4!

Aquí la torre ocupa una posición exce- Pregunta n.o 3: Encuentre el movimiento
lente, mientras que los peones blancos para las blancas que prácticamente gana la
del flanco de rey se encuentran en una partida, y explique por qué.
posición ideal en términos de evitar el
contrajuego de las negras en esa parte del
tablero.
RESPUESTA: Para responder a la pregun-
10 ... e4 ta planteada, es necesario recurrir al pen-
samiento preventivo. Para ello debemos
Apenas es más fuerte 1O oo• f4 11 a4 mfs 12 entender qué van a hacer las negras en su
f3 ~g8 13 ~c2 e4 14 fxe4+ mxe4 1S ma3 próximo movimiento. Un análisis lógico
~a816 ~a2. simple sugiere que el único juego activo
del que disponen las negras es jugar 16
11 a4 'kt>gs oo• ~f8 y 17 oo• mf3. Tras esta reflexión ya es

fácil encontrar la jugada 16 ~bS!, para a


Aquí se hace notar el defecto de la jugada 16 ~f8 ganar la partida mediante 17 a6
000

8 oo• mg6. Si el rey estuviera en f6, las negras mf3 18 a?, mientras que en caso de 16 000

dispondrían de la posibilidad 11 mes.


000 ~h8 17 a6 ~xh3+ 18 mb4 ~h8 19 a? E&a8
Por ejemplo: 12 ~eS+ md4 13 ~xfS ~xa4 20 ~as mg4 las blancas ganan fácilmente
14 ~f6 hS 1S ~fS ~a8 con contra juego. con ayuda de la maniobra del rey 21 mes
f4 22 md4 mf3 23 E&a3+
12 'kt>b3 h513 .E!cS h414 aS
En la partida se jugó 16 'kt>b4?, lo que per-
Las blancas no obstaculizan la jugada 14 mitió que las negras escaparan milagrosa-
h3, ya que después de 14 h3 mf4 las ne-
000 mente.
gras obtenían contrajuego mediante 1S 000

~g8. 16 ... .E!f817 f!c3

14 ... h315 gxh3 'kt>f4! A 17 a6 es posible la siguiente continua-


ción: 17 oo• mf3 18 a? f4 19 ~fS ~a8 20 ~f7
No alcanzaba su objetivo 1S ~h8 16 ~c3
000 mxf2 21 ~xf4+ mg1! 22 ~f7 e3 23 mc3 ~e8
f4 por 17 mc2!, y las blancas deben ganar. 24 ~e? ~xe7 2S a8Wf e2, y las negras obtie-
nen las tablas.
Véase el diagrama siguiente
Véase el diagrama siguiente

26 Wfg8+ mxh2 27 Wfb8+ mh1.

164
El pensamiento esquemático

POSICIÓN 42
Vasily Smyslov, 1938

17 ... i?e518 a6 f419 a7 E:a8!

Era erróneo 19 ... e3? 20 fxe3 f3 por 21 gc4!


f2 22 m4 gas 23 gxf2 gxa7 24 gf3.
1 E:gl+
20 E:c7
No vale 1 gxgS? con idea de 1 ... a 1\W? 2
Las blancas no conseguían nada con 20 gg 1+por los jaques intermedios 1 ... gb2+
ga3 por 20 ... e3 21 fxe3 f3 22 ga 1 ~e4 23 2 ~c4 gc2+, y solo después 3 ... a1\W.
~bS f2 24 ~b6 ghS, con tablas.
1 ... i?b22f4!
20 ... e3 21 fxe3 fxe3 22 @es
Las blancas deben despejar la segunda fila
No cambiaba nada 22 <j,Jc3 ~e4 23 ~c2 para los ataques de flanco de su torre.
~f3 24 gf?+ <j,Je4 25 ~d1 ggS, y la torre
negra alcanza la casilla a2 a través de una 2 ... gxf4 3 a7 :i!d4+! 4 i?bs E:d8 s E:g2+ i?b3
de las columnas abiertas. 6 E:gl f3 7 :i!fl! f2 8 i?b6 @c3 9 i?b7 i?d3

22 ... e2 23 @b6 !!eS!

Precisión hasta el final.

24 !!el @f4 25 h4 i?e3 26 i?b7 E:e7+ 27


i?b6 E:e6+ 28 i?bs !!es Tablas.

Quisiera añadir que el método de defensa


de las negras repite la idea de un estudio
de Vasily Vasilievich Smyslov, compuesto
en el año 1938.

Las negras están listas para romper la


defensa del adversario con la jugada 1O
... ~e2, pero sigue 10 !!al! i?c3 11 E:fl!, y
sobre el tablero tenemos una posición de
tablas.

165
Capítulo 7
No apresurarse

La capacidad para utilizar este principio POSICIÓN43


requiere que el ajedrecista posea una gran
Richard Réti - Piotr Romanovsky
experiencia en el desarrollo de los finales.
Moscú 1925
¿Cuántos finales ganados no han alcan-
zado la victoria simplemente porque el
bando más fuerte buscaba ganar lo más
rápido posible y pasó por alto jugadas
sencillas de refuerzo antes de emprender
las acciones decisivas? Siguiendo el prin-
cipio de «no apresurarse», se puede luchar
por la victoria en posiciones con una ven-
taja pequeña aunque estable. Solo de esta
manera es posible provocar debilidades
en el campo enemigo, enmascarar tu plan
de juego, embotar la vigilancia del adver-
sario. No obstante, no se debe abusar de
este principio. Es necesario estar prepara-
do para en el momento adecuado pasar a En esta posición los alfiles de distinto co-
una acción activa decidida, de lo contrario lor dan ventaja a las blancas. Los peones
el adversario eliminará las debilidades de negros eS y eS crean una barrera impene-
su campo, que a menudo son temporales. trable para su propio alfil, mientras que las
La capacidad para sentir y no dejar esca- blancas tienen un plan claro para desa-
par este momento crítico no se adquiere rrollar la iniciativa: llevan la torre a c4, y el
fácilmente. Veremos en los ejemplos que rey a f3 seguido de e2-e3, ie4-dS. La torre
incluso los ajedrecistas muy fuertes se negra debe defender el peón eS, mientras
equivocan llegados a este punto. que las blancas pueden trasladar su torre
al flanco de rey y continuar con la ruptura
Las leyes que rigen el principio «no apre- de peones h2-h4, g3-g4, g4-gS. Las negras
surarse» son, ante todo, de carácter psi- no están en condiciones de impedir este
cológico. La ejecución de este principio plan.
puede ser particularmente recomendable
en el momento en que el adversario se ve 1 ~c4 i>fs 2 i>f3 ~es 3 e3 ~c3
privado de contra juego activo.
Véase el diagrama siguiente

Es necesario detenerse en esta posición.


Conocemos el plan de las blancas: ie4-dS,
:1l:c4-h4, mf3-e4, :1l:h4-hS, h2-h4, g3-g4, g4-

166
No apresurarse

gS etc. Muchos ajedrecistas jugarían así 12ie6!


enseguida, y es posible que tuvieran éxito.
Sin embargo la técnica del final dicta otra La respuesta ganadora.
jugada.
12 ... fxe613 fxg6 'Sd814 'Sxa7 <Jlgs
4a4!
«El alfil llega tarde exactamente por un
¡No te precipites! Las blancas aprovechan tiempo: 14 ... ie 1 1S aS ih4 16 a6 if6 17
la oportunidad para mejor la posición de g7 f&g818 f&b7 !xg719 a?, y ahora debido
su peón a2. ¿Vale la pena distraerse por a la amenaza f&b81as negras se ven obliga-
esto? Sin ninguna duda. Si después esta das a jugar 19 ... f&a8, y las blancas, con la
«trivialidad» fuera necesaria para ganar, captura del alfil, ganan fácilmente» (Réti ).
sería un castigo justo por no seguir el prin-
cipio «no apresurarse». Si en a4 el peón 15 g7 <Jlh616 aS <Jlh7 17 a6 'Sd6 18 h4 ie1
está ligeramente mejor que en a2, enton- 19 hS ih4 20 h6 Las negras abandonaron.
ces debe situarse allí, y después continuar
la realización del plan.

POSJCJÓN44
4 ... <Jle7 5 ids 'Sc7 6 'Sh4 h6 7 <Jle4 <Jlt6 8
'ShS 'Sd7! 9 g4 Salo Flohr- Ígor Bondarevsky
Moscú 1939
Es evidente que las blancas no advirtieron
el contrajuego oculto de las negras. Se po-
día preparar el ataque mediante !dS-c4,
h2-h3, g3-g4, sin conceder al adversario
ninguna contrachance. Sin embargo na-
die es inmune a este tipo de descuidos.
En las complicaciones combinativas que
surgen va a jugar un papel importante la
posición del peón blanco en a4.

9 ... g6!? 1o'Sxh6 @gs 11 'Sh7 <Jlxg4

Amenaza mate.
Las blancas están mejor. Su caballo eS es
Véase el diagrama siguiente claramente superior al alfil negro, y su es-

167
No apresurarse

tructura de peones centrales es más móvil. Probablemente, este es el error decisi-


La movilidad de la masa de peones negros vo. Las negras debían jugar 3 ... b6 4 2'\cl
del flanco de dama está muy limitada, y el ~e8, que conservaba la posibilidad de
peón pasado h7 no es muy peligroso. Las contra juego. Después de la jugada 3 ... ~fS
blancas trazaron el siguiente plan: las blancas fuerzan a7-a6, y la estructura
de peones de las negras se queda conge-
l. Provocar el avance a7-a6 y de esta ma- lada.
nera asegurarse contrajuego en el flanco
de dama, gracias al puesto que consigue 4 '8.c1 a6
el caballo en cS.
Forzado, debido a la amenaza aS-a6.
2. Traslado del caballo a eS, sin permitir su
cambio por el alfil, para lo que es necesa- S '8.h1
rio el avance e3-e4.
La torre ha cumplido su trabajo en el flan-
3. Mejorar la posición del rey, invadir con co de dama y toma de nuevo el control so-
la torre el espacio enemigo, atacar a los bre el peón pasado de las negras. Después
peones débiles h7 y b7, y después conse- la torre blanca se traslada a h4, donde
guir el intercambio de las torres y pasar a apoyará el avance e3-e4.
un final de piezas menores ganado.
S ... '8.g7
Es interesante ver con qué precisión y arte
realiza este plan Flohr.

1 aS

Con la amenaza aS-a6.

1 ... '8.c7 2 '8.h6+!

Precisamente con este tipo de jugadas


se demuestra estar en posesión de una
elevada técnica en el final. Para realizar
el avance aS-a6 las blancas necesitan te-
ner la torre en el. Por eso se podía jugar 2 6 '8.h2!
2'\h 1, sin embargo resulta que tras el jaque
cualquier jugada de las negras empeora ¡No hay prisa! Las negras están privadas
ligeramente su posición. Tal vez este <<li- de contrajuego, mientras que las blancas
gero» empeoramiento no decida nada, sin tienen un plan claro para ganar. La última
embargo Flohr aprovecha la más mínima jugada de la torre de nuevo invita a las
posibilidad para mejorar la posición. negras a que empeoren la posición de sus
piezas. En estos casos el adversario se ve
2 ... ,ig6 afectado psicológicamente por la ausen-
cia de amenazas específicas. Podemos su-
Ahora la columna «g» está obstruida para poner que con la jugada 6 2'lh2! las blancas
la torre negra. ganan un tiempo valioso para la reflexión.

3 '8.h1 ibts? 6 ... '8.c7 7 '8.h6+ ig6 8 '8.h4 ibts

168
No apresurarse

En caso de 8 ... mgs seguiría el jaque en


POS/C/ÓN45
g4.
Anthony Saidy- Robert Fischer
9e4dxe410fxe4ig611 ~f4+ ~e612 ~e3 USA 1964

Las blancas centralizan el rey, ya que el


traslado del caballo a eS lo tienen asegu-
rado.

12 ... ~g7 13 étld3 ~d6 14 éL\ es ~e7 15 ~f8


~c7

Se amenazaba la jugada 16 ~b8.

Si no estuvieran en el tablero los peones


d4 y dS, entonces las posibilidades de las
blancas no hubieran sido peores. Sin em-
bargo, los peones mutuamente aislados
crean una barrera infranqueable para el
alfil blanco, sin limitar la movilidad del ca-
ballo negro. Por eso las blancas se enfren-
tan a una lucha difícil por las tablas.

16e5 ~e8 1 ~f1 étlfs 2 ~e2 étle6 3 ~d3

Las negras ofrecen el intercambio de to- ¿Qué plan de juego deben elegir las ne-
rres porque la presión de las blancas se gras? Ante todo, es necesario activar el
acrecienta con cada jugada. Sin embargo rey. Parece que debería dirigirse al centro,
el final de piezas menores lo tienen perdi- a d6. Sin embargo, el gran maestro ameri-
do. Tras la pérdida del peón h7 esto será cano tiene intención de jugar en el flanco
bastante obvio. de rey, con la intención de crear allí objeti-
vos de ataque. Por eso lleva el rey a fS por
17 ~xe8 .ixe8 18 ~f4 b6 19 étla4! bxaS 20 el camino más corto, la casilla h7.
bxaS .if7 21 ~es .ic4 22 ~gS .ie2 23 ~h6
~d824~xh7 ~e7 25 ~g6.if1 3 ... hS!

Las blancas eligen tal vez no el camino Para conseguir la formación requerida,
más corto, aunque sí el más fiable para lle- Fischer no realiza ni una sola jugada de
var su rey a cS. más. Es conveniente no apresurarse cuan-
do debe enmascararse al enemigo el plan
26 ~fS .ih3+ 27 ~f4 .ig2 28 ~e3 .if1 29 concebido.
~d2 ~f7 30 ~c3 ~g6 31 ~b4 ~fS Las ne-
gras abandonaron. 4.ie3

Las blancas mantienen una táctica de es-

169
No apresurarse

pera. Quizás era mejor activar el alfil me- 15 i>e2 f4 16 .if2 ~g7 17 h3 ~fS 18 @d3
diante a3-a4, b2-b3 y ~cl-a3 con el rey g4!?
situado en e3.
Inesperadamente las negras realizan una
4 ... @h7 s f3 @g66a4 @fs 7 @e2 gS 8 @f2 ruptura, aunque era posible llevar el caba-
llo a e6, y el rey a fS.

19 hxg4 hxg4 20 fxg4 ttJ h6

Las negras han alcanzado la ubicación


planeada y ralentizan drásticamente el
juego. En el libro Mis 60 mejores partidas,
Robert Fischer, en el comentario de una El momento crítico. Ahora se requiere de
de sus partidas con Tigran Petrosian, escri- las blancas un enfoque concreto para re-
be: «A Petrosian le gusta jugar"al gato y el solver los problemas a los que se enfren-
ratón'; a la espera de que sus adversarios tan. Debieron activar inmediatamente el
se equivoquen en ausencia de amenazas alfil mediante 21 ~h4 l2lxg4 22 ~d8, con
directas. ¡Lo más sorprendente es que en idea de a4-a5. Es cierto que las blancas
efecto se equivocan!» pierden un peón después de 22 ... tt'le3;
sin embargo, la continuación 23 g3 tt'lc4
Una descripción muy figurativa del princi- 24 gf l2lxb2+ 25 ~c2 l2lxa4 26 ~b3 bS 27
pio de «no apresurarse». El curso posterior ~b4 a6 28 ~as ctJc3 29 ~el las daba fun-
de la partida demuestra que Fischer asi- damentos para contar con las tablas. En
miló bien la lección aprendida. Y aunque cambio, por inercia las blancas continúan
A. Saidy no comete un error claro, para no la táctica de espera, y muy pronto se en-
crear debilidades en su campo también cuentran en una situación desesperada.
empieza a jugar «al gato y el ratón». Sin
embargo en el momento crítico, cuando 21 ~el? ~xg4 22 .id2 @ts 23 .ie1 ~f6 24
necesitan mostrar actividad inmediata- .ih4 ~e4 25 .ie1
mente, las blancas no están psicológica-
mente preparadas para ello. Ahora ya es tarde para 25 ~d8, porque
después de 25 ... ~g4 el rey blanco debe
8 ... ~d8 9 .id2 @g6 10 @e3 ~e6 11 @d3 acudir en defensa del peón g2, y ya no se
i>ts 12 ~e3 f613 i>e2 @g614 @d3 fS puede ni hablar de actividad en el flanco
de dama.
Observe cómo el peón negro «f» avanza
lentamente, como si lo hiciera de mala 25 ... i>g4 26 i>e2 ~g3+ 27 @d3
gana.
El final de peones es claramente deses-

170
No apresurarse

perado, y después de 27 ~f2 el rey negro 1 ... .ig4+?!


se apodera de la casilla e4 mediante 27 ...
~fS 28 ~f3 tLle4 seguido de éLJgS+. Si aho- No debieron permitir voluntariamen-
ra 29 ih4, entonces 29 ... tLld2+ 30 ~e2 te que el rey blanco accediera al centro.
tLlc4 31 b3 tLlaS 32 b4 tLlc6, y las blancas Merecía atención 1 ... ies, que apunta al
pierden un peón. peón g3 y a la casilla f4.

27 ... ~fS 2 i>f4 .ic3 3 .ids .id2+ 4 i>e4 .ic3 s :B:a7+


i>t8 6 :B:c7 .ifS+ 7 i>f4 .id4
Resulta que las blancas no tienen una de-
fensa satisfactoria contra la amenaza tLlh4. Con idea de a 8 ~gs dar jaque continuo
mediante 8 ... ie3+ y 9 ... id4+
28 .if2 t2J h4 29 aS
8 .if3 .ig7 9 :B:b7
Un intento de activación tardío.
Hay que tener en cuenta que no daba
29 ... ~xg2 30 ~c3 i>f3 31.ig1 i>e2 32 .ih2 nada a las blancas 9 ixhs ih6+ 1o ~es
f3 33 ,ig3 t2Je3 ig7+ Sin embargo, como se mantiene la
amenaza imaginaria de captura en hS, las
No hay defensa contra la amenaza éLJfS. negras desean deshacerse de ella lo antes
Las blancas abandonaron. posible.

9 ... .ih6+?
POS!CJON46 No había necesidad de dejar pasar al rey
Rafael Vaganian - Mijaíl blanco. Si las negras hubieran adivinado
Shereshevsky el plan del adversario, posiblemente ha-
Minsk 1972 brían conseguido las tablas. Sin embargo,
el problema radica precisamente en que
las negras no sabían cómo podían perder
esta posición.

10 i>es .ig7+ 11 ~d6 .id412 .ids .if2 13


:B:b3 .id414 E:b8+ ~g71S :B:b7+ i>h8

En caso de 15 ... ci>h6 es desagradable 16


ig8 gS 17 i:%b5, mientras que la jugada 15
... ~f8 no era del agrado de las negras de-
bido a 16 l:%f7 + ~e8 17 ie6, y el rey negro
se encuentra en una posición peligrosa.

Las blancas tienen calidad de ventaja. Si Véase el diagrama siguiente


se cambian los alfiles de casillas blancas,
surge una posición teórica de tablas. Las 16 :B:b4!
blancas no pueden acercarse al peón g6,
por eso son tablas. Confiadas en hacer ta- La tarea de las blancas consiste en domi-
blas, las negras hacen una primera jugada nar la casilla f7 para el rey. Sin embargo a
imprecisa. 16 ci>e7 las negras pueden responder 16 ...

171
No apresurarse

~g7! 17 ~e8+ mf6, que conserva las po- 25 i>e7!


sibilidades de tablas. Por eso las blancas
continúan realizando movimientos ino- Una vez realizado el tratamiento psicoló-
cuos, para enmascarar su proyecto. gico del adversario, se pueden emprender
las acciones activas.
16 ... ~c317 E:b3 ~d418~f7 i>g719 E:b7
25 ... ~c3?
Amenaza jaque descubierto.
Error decisivo. Era imprescindible 25 ...
19 ... i>h8 ~g7 26 ~e8+ ~f6 seguido de g6-g5. Las
negras ya creían que el juego pasivo era
Pero no 19 ... ~h6 por 20 .m.gB. suficiente para las tablas, y no quisieron
sacar al rey de su acogedor rincón, sin
20 i>d5 ~c3 21 E:b3 ~al 22 i>d6 i>g7 23 darle importancia a la diferencia de la po-
E:b7 sición del rey blanco entre e7 y f7. Por lo
visto, si las blancas hubieran situado su rey
Otra vez amenaza jaque descubierto. en e7 en la decimosexta jugada, las negras
habrían respondido 16 ... mg7!, aunque
23 ... i>h8 psicológicamente en este momento era
mucho más difícil jugar así.
Por supuesto, no 23 ... ~h6. Recuerdo que
en este momento pensé en broma que no 26i>f7!
se pueden otorgar las tablas por triple re-
petición de la misma trampa. Con el rey situado en la casilla f7 el final
después del cambio de los alfiles de casi-
24.ic4~d4 llas blancas está perdido para las negras, y
esto no lo tomaron en cuenta.
Véase el diagrama siguiente
26 ... ~d4 27 E:b5 i>h7 28 E:b3
Compare esta posición con la posición
después de la decimoquinta jugada de las Empieza la persecución del alfil negro. Las
negras. Vemos que es idéntica, solo que el negras debían apresurarse, ya que queda-
alfil blanco en lugar de estar situado en la ba poco para las tablas por la regla de las
casilla dS ocupa la casilla c4, lo que en rea- 50 jugadas.
lidad no tiene ninguna importancia.
28 ... ~e4

172
No apresurarse

Rechaza la amenaza 29 ~d3.


POS/C/ÓN47

29 .ie6
A. Donchenko- Mijaíl Shereshevsky
Kaliningrado 1973
Con la amenaza 30 :gb4.

29 ... .ic2 30 ~a3 .!es 31 .ic4 J\d4

Para a 32 ~d3? responder 32 ... ~b2! con


tablas.

32 ~f3 !es 33 ~e3 J\d4

En esta posición se aplazó la partida. El


análisis demostró que a pesar del peón
de ventaja las negras no pueden ganar la
partida, aunque para obtener las tablas las
blancas deberían realzar una defensa muy
precisa.

1 ... .ie12 d6
34 ~e2! .ia4!
Forzado, ya que es mala 2 ~xh5 por 2 ...
Jugada única. Era mala 34 ... ~f5? 35 ~e6 ¡)::;xd5, y en caso de 2 ~g2 sigue 2 ... ¡)::;e3
~b1 36 :ge1 ~c2 37 :gc1 y ganan. con el consiguiente avance del peón «f».

3S ~e7!.i\g7 2 ... exd6 3 !xhS J\d2

En caso de 35 ... ~c2 a las negras no les No daba nada a las negras la directa 3 ...
gustaba la jugada 36 ~d3!? ¡)::;e3 por 4 ~f7 f4 5 hS f3 6 h6 f2 7 ¡)::;g2.

36 J\dS .ic2 37 .ie4! J\b3+ 38 @es .ia4+ 39 4 J\f7 dS S hS @e4 6 .i\g6


@ds J\b3 40 ~b7 .ie6

Con la trampa: 41 :gb6?! ~f7 42 ¡)::;el ~d4,


y después de 43 ... ¡)::;g7 el juego comienza
de nuevo.

41 @e7! Las negras abandonaron. No hay


defensa contra 42 :gb6.

173
No apresurarse

6 ... ie3 embargo las blancas no advirtieron que


las negras pasaban al juego activo.
En caso de 6 ... d41as blancas mantenían la
defensa mediante 7 mg2 d3 S mf2 ~e3+ 9 19ie8? .igS
me1 mes (9 ... mf41 o h6) 1o~f7 mf6 (1 o ...
f4 11 h6) 11 ~c4 d2+ 12 md 1 mgs 13 il.d3
f4 14~e2 mh415 h6 mg3 16 h7 ~d417
Kxd2 f3 1S ~xf3 mxf3 19 md3 con tablas.
Por eso las negras no fuerzan los aconte-
cimientos, e inician maniobras con el alfil
con el fin de empezar las acciones decisi-
vas en una situación lo más favorable po-
sible (en correspondencia con el principio
«no apresurarse»).

7 @g2 d4 8 'lt?n il,gs 9 'lt?e2 ie3 10 'lt?d1


'lt?es 11 'lt?e2 'lt?e412 'lt?e1.igs 13 @e2 .ih6
14 'lt?f2 20if7?

Una jugada que indica que las blancas es- Esta jugada pierde. Por lo visto, las blancas
tán seguras de hacer tablas. calcularon 20 ... mg4 21 ~e6, y tienen todo
en orden. Probablemente, la mejor posibi-
14 ... d3 lidad para salvarse era la jugada 20 ~d7. Si
20 ~g6, entonces 20 ... ~h4+! 21 mf1 mgs
Dado que el rey blanco ocupa una posi- 22 ~es d2 23 me2 ~e 1 y con el avance del
f

ción peligrosa, las negras se activan. peón «f» las negras capturan el peón h5,
tras desviar al alfil de su defensa. Así mis-
15 @el @es 16 'lt?f2(?) mo hay que advertir que ya era tarde para
20 me1 por 20 ... me3.
El rey se aleja del peón d3.
20 ... ih4+!
16 ... 'lt?f6
Esto es lo que no vieron las blancas. El res-
Para las negras es primordial no asustar al toes sencillo.
adversario.
21 'lt?n 'lt?e3 22 h6 @d2 23 ib3 'lt?c1 24 h7
17 .ie8 .if6 25 @f2 d2 26 @e2 f4 Las blancas aban-
donaron.
Era más fuerte 17 me1. Las blancas no ad-
vierten las intenciones de las negras.

17 ... 'lt?es 18 .ig6 'lt?f4

Ha llegado el momento crítico del final. Si


las blancas hubieran jugado 19 me1 toda-f

vía podían obtener las tablas, ya que a 19


... mg4 20 md1 d2 21 ~es ~e3 disponen
de la maniobra 22 ~d7! mgs 23 h6! Sin

174
No apresurarse

ción que destruya los frágiles reductos de-


EJERC/C/06
fensivos del adversario.
Vladímir Kramnik- Anish Giri
Doha 2014 32.ie4!

Para empezar, las blancas quieren arreba-


tar a su adversario la ventaja de la pareja
de alfiles con la jugada 33 il,d3, y al mismo
tiempo persiguen un objetivo más ocul-
to. Las blancas mueven el alfil a e4 para
después trasladar el caballo de eS a d4, y
avanzar el peón e2 a e3. ¡Un plan excelen-
te!

32 ... f6

Mueven las blancas. Tienen un peón de Giri se defiende de la primera amenaza de


ventaja, y para su materialización, ante su oponente, pero no puede evitar la se-
todo, deben resolver el problema del gunda.
cambio. ¿Es aceptable el final de torres
después de 30 e3, o es mejor evitarlo 33 tLJf3! ~d8 34 e3
mediante 30 il,g2?
Cinco jugadas han sido suficientes para
que Kramnik cambiara la posición de muy
buena a absolutamente ganada, sin con-
SOLUCIÓN: ceder a su ingenioso oponente ninguna
posibilidad. ¡Una obra maestra!
30.ig2!
34 ... eS 35 fxe5 fxe5
Comenta Kramnik: «Una jugada fuerte.
Aquí tuve mis dudas. Lo más simple era
30 e3, y estuve a punto de jugar así, sin
embargo después pensé que las negras
podían tener alguna posibilidad después
de 30 e3 il,xf1 31 ~xf1 il,xeS 32 fxeS f&c8
33 l::&c4 f&aa8. Creo que aunque lentamen-
te, las blancas deben ganar. Puedo llevar
el rey al centro, y siempre dispongo de la
maniobra l:!d2-d6, aunque esto es un final
de torres, que siempre son tablas, como
me dijeron en mi infancia. Sin embargo
sobre este particular tengo mis dudas».
La posición de las blancas está comple-
30 ... ~a7 31 c6 .ie7 tamente ganada, y siguen el principio de
«no apresurarse». Vladímir Borisovich des-
Las negras se defienden contra el ataque cribió sus acciones posteriores de forma
de la torre en cS. Las blancas deben hacer muy figurada y con autoironía en 64 n.o
un último esfuerzo y encontrar una posi- 1/201S:

175
No apresurarse

«36 :!!el de rey están situados en casillas del color


Otra jugada de jubilado. No amenazo del alfil contrario, y representan un objeti-
nada, pero me gustan estos movimientos. vo para las piezas blancas. Además, cada
Lo aprendí de Karpov, que era un maestro pieza blanca es más fuerte que la homó-
de este tipo de juego profiláctico tan len- nima de su adversario. La posición de las
to. En una posición ganada, cuando las po- negras es poco agradable, aunque defen-
sibilidades de tu oponente son pequeñas, dible. Sobre el tablero hay igualdad ma-
simplemente haces movimientos útiles y terial, y es conocida la tendencia a tablas
le das la posibilidad de equivocarse. de las posiciones con alfiles de distinto
36 ... a4 color. Para ganar esta posición las blancas
Desesperación. En caso de 36 ... ~b4 yo necesitarán la ayuda del adversario, y por
podía ganar de una manera forzada: 37 c7 lo tanto no podrán hacerlo si no siguen el
:9:c8 38 :9:ac2 (amenaza ~fS) 38 ... ~d6 39 principio de «no apresurarse».
tLlgS g6 40 ~dS+ ~g7 41 ~c6, y debido al
doble en e6 las negras no pueden captu- S3f4
rar el peón c7. El juego ha concluido.
37 bxa4 Es evidente que en el flanco de rey lo me-
Anish se rindió a causa de 37 ... :9:xa4 38 jor es situar los peones en casillas de color
:9:xa4 ~xa4 39 el :9:c8 40 ~fS». negro y construir el triángulo de peones
eS, f4, g3, h4, para fijar la cadena de peo-
nes del adversario en casillas del color del
alfil blanco. Por eso no tenía mucho senti-
POS/C/ÓN48
do retrasar el avance del peón «f» y con-
Magnus Carlsen- Sergey Kariakin ceder al adversario la posibilidad, incluso
Wijk aan Zee 2013 aunque no fuera demasiado afortunada,
de reducir el número de peones con la ju-
gada g6-gS.

53 ... id6 54 E:e8

Empieza el juego siguiendo el principio


de «no apresurarse». Es posible que ya en
este momento Magnus Carlsen esbozara
su plan de acción y empezara a ocultarlo
a su oponente. Da la impresión de que su
idea principal es el avance de peón e4-
eS-e6. Si consigue trasladar su alfil a e4
y cambiar peones en e6, entonces tras la
En la posición del diagrama la ventaja po- captura en e6 con la torre blanca estaría
sicional de las blancas es evidente. Tienen en peligro el peón negro g6. Además, las
una estructura de peones monolítica, con negras deben vigilar constantemente el
perspectivas de ganar espacio en el cen- paso de la torre blanca a la séptima fila,
tro y en el flanco de rey, y posibilidades con ataque al peón f7.
potenciales de ruptura. Las negras tienen
dos islotes de peones. Los peones eS y d4, 54 ... :i!b7 SS E:a8
fijados por el peón blanco d3 y el alfil c4,
no tienen movilidad y limitan la actividad De momento la torre negra permanece en
de su alfil. Los peones negros del flanco la séptima fila, y el avance e4-eS-e6 no da

176
No apresurarse

resultado por la respuesta f7-f5. avance del peón blanco «e».

SS ... J1.e7 56 @g2 ~b1! 64 @f2 ~d1 65 ~eS J1.f8 66 J1.c4 ~b1

Las negras se defienden activamente. Se repite de nuevo la posición represen-


Era peligroso permanecer pasivas en la tada en el anterior diagrama. Se crea una
séptima fila. Si las blancas consiguen ju- ilusión de seguridad, y el adversario está lo
gar g3-g4 con el rey situado en h3 o f3, suficientemente agotado. Es difícil defen-
entonces, tras el intercambio de peones der constantemente una posición peor,
en la casilla g4, la amenaza h4-h5, con la especialmente cuando tienes sentado
destrucción de la defensa del adversario, frente a ti a un gran finalista que es el aje-
sería muy desagradable. drecista más fuerte del mundo. ¡El miedo
salta a la vista! Carlsen realiza una ruptura
57 eS inesperada.

En caso de 57 Eí:a71as negras mantienen la 67 g4! hxg4 68 hS!


defensa con la jugada 57 ... mf8.

57 ... ~el 58 @f2 ~b1 59 ~eS J1.f8

Con toda probabilidad, si Carlsen hubie-


ra realizado esta ruptura en la jugada 60,
entonces Kariakin habría sabido encontrar
60~c8 una defensa mejor, pero casi 1O jugadas
después no pudo conseguirlo. A mi pare-
No alcanzaba su objetivo 60 e6 fxe6 61 cer, quien describió con mayor colorido
~xe6 por la maniobra 61 ... Eí:b7 62 id5 esta situación fue el gran maestro Sergei
Eí:d7 63 ie4 Eí:d6. Shipov en 64 n.o 2/2013.

60 ... J1.e7 61 ~a8 ~b2+ 62 @f3 ~b1! «68 ... ~h1?

De momento esto funciona. En caso de 63 No se puede culpar por este error. Pocos
g4 se da jaque desde la casilla f1. habrían logrado adivinar la salvación divi-
na 68 ... gxh5 69 f5 h4 70 f6+ mg6 71 ~xf8
63 J).ds ~el! mf5! (solo así, porque todavía no se sabe
cuál de los peones negros avanzará, y si
Las negras no necesitan pensar; la ame- será necesario el jaque en b2), y menos en
naza era 64 ga7 mf8 65 e6 fxe6 (65 ... f5!?) la sexta hora, cansado y hambriento».
66 ie4. La jugada de la partida impide el

177
No apresurarse

69 hxg6 fxg6 70 ~e6 cJih6 71 .id5! Svídler hizo el movimiento útil 27 ~g2?
y dejó escapar buena parte de su ventaja.
Es posible que Kariakin pasara por alto
este movimiento en sus cálculos, y exami- El movimiento es útil, aunque inoportuno.
nara solo 71 f5 ~gS, con contrajuego. Las Era necesario incluir el pensamiento pre-
blancas capturan el peón g6, y después ventivo y responder a la pregunta: ¿Cómo
sigue una materialización precisa. se proponen las negras mejorar la disposi-
ción de sus piezas? Es difícil proponer algo
71 ... ~h2+ más razonable que f7-f6, g7-g5, ~e6-f7 y
~f7-g6, en uno u otro orden. El procedi-
Tampoco ayudaba 71 ... ~b1 72 ~e4. miento más radical para impedir que el
adversario mejore su posición consiste en
72 cJig3 ~h3+ 73 cJixg4 ~xd3 74 f5 ~e3 75 la jugada 27 lt:lc7!!, y de hecho las negras
~xg6+ cJih7 76 .ig8+ cJih8 77 cJit4 ~c3 78 no tienen nada que jugar. Después las
f6 d3 79 cJie3 c4 80 .ie6 cJih7 81 .if5 ~c2 82 blancas pueden ocuparse tranquilamente
~g2+ cJih6 83 ~xc2 dxc2 84 .ixc2 @g5 85 de las debilidades de su adversario en el
cJid4 .ia3 86 @xc4 .ib2 87 cJid5 cJit4 88 f7 flanco de dama .
.ia3 89 e6 @g5 90 cJic6 cJif6 91 cJid7 cJig7 92
e7 Las negras abandonaron. Son muy curiosos los comentarios del pro-
pio Svídler, efectuados en 64 n.o 11/2014:
«Llevando hasta lo absurdo la idea de no
apresurarse en un final mejor. En honor
EJERCICIO 7
a la verdad, simplemente no consideré el
Piotr Svídler- Shakhryar movimiento correcto. Creo que si me hu-
Mamedyarov biera venido a la mente, incluso durante
Bakú 2014 un segundo, lo habría hecho».

En efecto, es difícil que se te ocurra la ju-


gada 27 lt:lc7!!, aunque depende en gran
medida de la forma deportiva del jugador
en ese momento.

27 ... f6!

La vida de las negras se ha vuelto más ale-


gre.

28 ~fd1?!
Mueven las blancas. Indique la jugada y el
esquema de acción para las blancas. Habla Svídler: «Otra jugada según las
consideraciones generales. Era mucho
más fuerte 28 ~e? ~e8 (28 ... m8 29 lt:\xcS
bxcS 30 ~d6 ~f7 31 lt:lc7) 29 l2ld6! ~xd6
SOLUCIÓN: La posición de las blancas es (me preocupaba 29 ... ~xc7 30 lt:lxe8 ~c6,
claramente mejor. Las piezas negras están sin embargo después de 31 lt:lxb4 ~c8 32
mal coordinadas, y es muy difícil defender l2ld6 ~a8 33lt:ld3! ~xd6 34 ~c61as blancas
los peones débiles b6, b4 y dS. Partien- ganan fácilmente) 30 ~xd6 ~c3 31 lt:lxb4
do de consideraciones generales, Piotr ~xe3 32 ~fe1 !, y a pesar de los cambios, la

178
No apresurarse

posición de las negras todavía está lejos 33 ... :gcs


de la igualdad. Sin embargo en este mo-
mento perdí el control del timón». En caso de 33 ... !'&aS lo más sencillo es 34
l'i:xaS! bxaS 3S !'&al, y las blancas eliminan
28 ... if7 29 ét:lxcS todos los peones enemigos del flanco de
dama. Ahora cae en desgracia la torre ne-
«Pánico. Me disgustó horriblemente que gra b2.
las negras estuvieran preparadas para ju-
gar l'i:a8, Íl.g6, y crear un contrajuego se- 34 ixb4 ét:lcs 3S ia3 :gxb3 36 ixcS Las ne-
rio. Sin embargo la captura en eS no es el gras abandonaron.
procedimiento correcto para resolver este
problema. Además ese día no veía la juga-
da correcta: 29 4Jc7! de nuevo muy fuer-
PARTIDA 43
te. Después de 29 ... gS (¿Qué otra cosa?
Como antes, las negras no tienen jugadas) Mijaíl Shereshevsky- Vladímir
30 ct:JxcS ct:JxcS (es favorable a las blancas Veremeichik
30 ... bxcS 31 Jid6) 31 Jig3 las negras están Apertura Trompowsky [A45]
mal» (Svídler). Minsk 1978

29 ... :gxcS 1 d4 CLlf6 2 igs eS 3 CLlc3 '\Was 4 ixf6 gxf6 S


e3 fS 6 'IWhS cxd4 7 exd4 '1Wb6 8 0-0-0 '1Wh6+ 9
Es mala 29 ... bxcS por 30 t;Jc7. '\Wxh6ixh6+ 10@b1 d6

30 ét:ld4 :gas?

Le llega el turno de equivocarse a Ma-


medyarov. Era correcta 30 ... !'&deS, y las
negras están cerca de igualar el juego.
Ahora las blancas de nuevo son dueñas de
la situación.

Como resultado de un desarrollo original


de la apertura, hubo un cambio rápido de
damas, y la partida entró en una posición
compleja de tipo de final de juego. Las ne-
gras tienen algo comprometida su estruc-
tura de peones en el flanco de rey, pero a
cambio poseen la ventaja de la pareja de
alfiles.
31 id6! :gxa2+ 32 @g3 :gb2?! 33 :ga1!
Pregunta n.o 1. ¿Cómo pueden desplegar
La posición de las negras está perdida. Sus las blancas sus acciones con actividad?
torres han perdido terreno, y además su
rey corre riesgo de ser atacado.

179
No apresurarse

RESPUESTA: 11 g3!

Las blancas deben jugar de manera ra-


zonable y sistemática, si no pueden caer
gradualmente incluso en una posición
peor. En primer lugar es necesario limitar
el alcance de los alfiles negros, y ya des-
pués pensar en jugar contra las debilida-
des existentes en el campo del adversario.
Con ese objetivo el alfil se incorpora por
g2 y se construye la columna de peones
h2, g3, f4, lo que limita la movilidad del al-
fil de casillas negras. Ahora no vale 11 ... f4 Pregunta n.o 2. ¿De qué forma pueden
por 12 tt:Jds. materializar las blancas su gran ventaja po-
sicional?
11 ... .id7?!

Las negras planean oponer al alfil «cata-


lán» g2 su propio alfil en c6. RESPUESTA: Las blancas de nuevo deben
trazar un plan de juego. Las negras tienen
12.ig2.ic613 dS! débiles los peones hS, fS y el. No obstante
estas debilidades están próximas entre sí,
Esta jugada acentúa la lentitud de ma- y es fácil defenderlas. Por eso, de acuerdo
niobra del adversario. Las blancas ganan con el principio de las dos debilidades, las
espacio, adelantan en el desarrollo a su blancas necesitan crear objetivos vulnera-
oponente y fijan el peón e7 en la columna bles en el otro extremo del tablero. Aun-
semiabierta «e» como debilidad potencial. que antes que nada es necesario mejorar
la posición de las piezas y encadenar a las
13 ... .id714 f4! i.g71SlLlge2 h516 h4 negras en el flanco de rey. Para ello se cen-
traliza el rey blanco, el caballo se traslada
Tales movimientos deben hacerse auto- a e3, y después las torres tienen la posibi-
máticamente. No se puede permitir que el lidad de atacar en el flanco de dama del
peón negro siga avanzando. adversario.

16 ... lLla617 E:he1lLlc718lLld4 <lif819 E:e3 22 <l:?c1! <l:?g7 23 <Jid2 <lif6 24 <l:?e1 E:c8 25
.if6 20 i.h3 i.xd4?! .if1lLle8 26 E:d2

Ahora empieza el juego «en una portería». Prepara el traslado del caballo a e3.
Las negras se condenan a una defensa
pasiva. En caso de 20 ... e6 podía seguir el 26 ... lLlg7 27lLld1 E: heS 28 E:a3 a6?!
sacrificio de pieza 21 dxe6 fxe6 22 tt'lxfS!?
~xc3 23 :E\xd6, aunque, por supuesto, no Era mejor abstenerse de este debilita-
era necesario. Al menos en esta continua- miento y jugar 28 ... :E\a8.
ción las negras obtenían posibilidades de
contrajuego y una lucha táctica. 29 E:b3 E:c7

21 E:xd4 E:e8 En caso de 29 ... bS es desagradable 30 a4.

180
No apresurarse

30~b6 Tras haber delineado este plan mental-


mente, las blancas, temerosas del posi-
Primer objetivo alcanzado. Se ha fijado el ble zeitnot, decidieron actuar siguiendo
peón b7. el principio de «no apresurarse» y repetir
una vez más la posición, para después de
30 ... ~d8 31i.e2 @g6 32 tt:le3 éLle8 33 ~d4 la jugada 40 aplazar la partida y obtener la
etJf6 34i.d3 ~g8 35 @e2 ~a8?! 36~db4~a7 victoria después del análisis casero.

¡Lástima! Este plan no está predestina-


do a realizarse. No hay que abusar del
principio de ceno apresurarse», que debe
usarse solo en los casos en los que el ad-
versario está completamente privado de
contrajuego, y estás seguro de ello.

37 ... !bS!

Desagradable sorpresa táctica. Debido a


la clavada del alfil d3 el peón fS es invio-
lable. En caso de 38 ~xbS axbS 39 a3 ~es
Las negras están completamente atadas las piezas negras recuperan la libertad. Las
y solo hay que observar cómo las blancas blancas no quisieron jugar 38 c4 porque
fortalecen su posición. esa casilla estaba destinada a la torre. En el
zeitnot decidí sacrificar la calidad:
Pregunta n.o 3. ¿Qué deben hacer las blan-
cas para romper la resistencia de su indefen- 38 ~xbS axbS 39 etJxfS ~a4 40 b4 ~xa2, y
so rival? tuve que ganar la partida por segunda vez
en una aguda lucha.

El análisis de agudas complicaciones tác-


RESPUESTA: Las blancas disponen de un ticas en el final no es la idea principal de
plan claro para materializar la ventaja. la obra Endgame Strategy, y ofrezco este
ejemplo principalmente para mostrar la
1) fijar la debilidad del peón b7 mediante idea de que no debe abusarse del princi-
a2-a4-a5; pio de «no apresurarse». Por eso el resto
de la partida, que seguramente está lleno
2) cambiar la única pieza activa de las ne- de inexactitudes y errores mutuos, solo lo
gras, la torre e?, con la jugada ~c4; acompaño con comentarios breves. Si lo
desea, con la ayuda del ordenador el lec-
3) tras situar el alfil en d3 y el caballo en e3, tor puede encontrar él mismo todos los
encadenar las piezas negras al peón fS, y «lapsus» en el juego de los contendientes.
trasladar el rey a d4;
41 @f3 ~c3 42 éLlxe7+ @g7 43 etJfS+ @fs 44
4) realizar la ruptura c2-c4-c5, tras lo cual @e2
la posición de las negras comenzará a de-
rrumbarse. Las blancas de ningún modo pueden ce-
der el peón c2, porque él y el alfil d3 son el
37 ~d4? soporte de toda la posición.
No apresurarse

44 ... ~c8?!

Las negras escogen de nuevo la táctica


pasiva, quizás porque no adivinaron el
proyecto de las blancas. A simple vista la
situación de las negras no es tan mala. Una
torre se dirige a d8 para la defensa, la otra
ataca al peón g3 después de que el caballo
alcance g7 a través de e8 para desplazar o
intercambiar el caballo blanco fS. Sin em-
bargo, era más lógico y desagradable para
las blancas el contraataque 44 ... E!c7 45
~d2 E! a 1 46 !xbS E!g 1, con juego agudo. La jugada tranquila planificada por el
gran campeón 11 @d4? es un error táctico.
45 @d2 ~d8 46i.xb5 ~a147 @c3 ~el Como indicó Mark Dvoretsky, las negras
obtenían una posibilidad afortunada para
Era más razonable la inmediata 47 ... E!g1. salvar la partida mediante 11 ... !bS! 12
lt'lc3 (12 E!e3+ ~d6, planeando 13 ... eS+)
48 .id3 CLJg8 49 @c4! 12 ... !xd3 13lt'lxa4 !f1. Según Dvoretsky,
la continuación correcta para las blancas
El rey blanco se incorpora al ataque, aplas- era la activa 11 g4, o la más arriesgada
tando la defensa de las negras. 11 fS+!? ~e? (11 ... gxfS 12 lLlf4+ ~e? 13
lt'ldS+) 12lt'lc3!
49 ... CiJe7 so @bs CiJxfS 51 i.xfS @e7 52
@b6 @t6 53 @c7! No hay cielo sin nubes. Nadie está a salvo
de un descuido táctico. Sin embargo, con
Era errónea 53 il.d3 por 53 ... E!e7. el examinen del siguiente ejemplo pode-
mos apreciar de qué forma tan sutil sintió
53 ... ~g854.id3 ~e7+55 @xd6~c856~c4! el tercer campeón del mundo el ritmo del
juego y, cuando fue necesario, cómo supo
Obstaculiza 56 ... E!cc7. actuar de manera extraordinariamente ac-
tiva y precisa. Recomiendo reproducir este
56 ... ~d8+ 57 @es ~c7+ 58 @b6 ~cd7 59 final tapando las jugadas de Capablanca
~c7!? con un marcador, para comparar en cada
ocasión nuestra versión con los movi-
Lo más sencillo. mientos del genial cubano.

59 ... ~xdS 60 @xb7 ~xd3


POS/C/ÓN49
Desesperación.
Emanuel Lasker- José Raúl
61 cxd3 E!xd3 62 bS E!xg3 63 b6 E!b3 64 Capa blanca
E!cS E!b4 65 ~e? Las negras abandonaron. La Habana 1921

Es momento de regresar a la posición Véase el diagrama siguiente


que refleja el diagrama de la partida
Capablanca - Ragozin, procedente del ar- La estructura de peones negros es una
tículo de Sergei Belavenets (página 119). masa monolítica, mientras que las blancas

182
No apresurarse

blanco estaría apartado del juego durante


mucho tiempo. Si las negras no hubieran
hecho la jugada anterior con la torre a b6,
entonces las blancas dispondrían de la
fuerte respuesta 3 Eí:b2 con contrajuego.

3 g4 hxg3 4 fxg3

Era muy mala 4 tt:Jxg3?? Eí:a 1+ 5 ~g2 tL'ld6,


y las blancas ya tienen cuatro peones dé-
biles.

tienen dos puntos débiles, en b3 y d4. Sin 4 ... :ga2 Sé2Jc3 :gc2!
embargo, la distancia entre estas dos de-
bilidades es mínima, por lo que no es fácil Con la amenaza 6 ... tt:Jxd4.
para el bando fuente sacar provecho de
ellas. 6 é2Jd1 é2:\e7!

Sin embargo, aparte de las debilidades El caballo negro se traslada a c6 para ata-
estáticas es muy importante la posición car las debilidades del adversario. La po-
de las piezas. Todas las piezas blancas son sición de las blancas empeora con cada
muy pasivas, y el rey está situado muy le- jugada.
jos del escenario principal de la batalla,
los peones b3 y d4. Si imaginamos que en 7 é2Je3
esta posición los reyes estuvieran respec-
tivamente en d3 y d6, entonces la partida Es mala 7 b4 por la maniobra Eí:c2-cl-bl.
terminaría en tablas. Por eso las negras de-
ben mantener todo el tiempo la iniciativa,
atacar las debilidades de las blancas, y tra-
tar de evitar que el rey blanco las proteja. A la natural 7 ... Eí:b2 podría seguir tanto
8 tL'ldl, con una continuación análoga a
En otras palabras, las negras deben actuar la que sucede en la partida, como 8 Eí:c3!?
muy concretamente, es decir, toda pri-
((a Eí:d2 9 tt:Jc2 tt:Jfs 1O b4 tt:Jxd411 tt:Jxd4 Eí:xd4
sa». 12 Eí:b3, con posibilidades de tablas. No
tiene sentido para las negras brindar al ad-
versario posibilidades adicionales.

El objetivo de esta jugada es empeorar la 8 ~f2 é2Jc6 9 é2Jd1 :gb1! 10 ~e2?


posición de la torre contraria.
Un descuido. Las blancas perdían inevi-
tablemente el peón b3, sin embargo de-
bían haber procurado perder el peón con
Obligado. En caso de 2 Eí:b2 o 2 tLlc1 sigue el cambio de torres, ya que en el final de
2 ... Eí:b4 con la captura del peón. caballos las negras tendrían ciertas dificul-
tades técnicas con la materialización de la
ventaja, en vista del limitado número de
peones. Era correcta 1O ~el!, defendien-
Crea una amenaza nueva,3 ... Eí:al +,y el rey do el caballo (1 O ~e3? tL'lb4), y en caso de

183
No apresurarse

1O ... tiJaS sigue 11 ~d2 l'.\xb3 12 l'.\xb3 con 22 Z!e3 ~g6 23 Z!d3 f6 24 Z!e3 ~f7 2S Z!d3
posibilidades de salvación. ~e7 26 Z!e3 ~d6 27 Z!d3 Z!f2+ 28 ~el Z!g2
29 ~f1 :!!a2 30 Z!e3 eS 31 Z!d3 exd4 32 :!!xd4
10 ... :!':!xb3! 11 'ii?e3 :!!b4
Es mala 32lLle2 l'.\d2 33 l'.\xd4lZJg3+!

32 ... ~eS 33 Z!d1 d4 34 :!!el+ ~dS Las blan-


cas abandonaron, ya que a 35 l'.\dl sigue
35 ... lZJg3+ 36 ~el l'.\g2.

Las negras han ganado un peón. Ahora


el ritmo de juego cambia bruscamente,
entran en vigor las leyes del principio «no
apresurarse». Veamos cuán tranquilas se
vuelven las acciones de Capa blanca.

12CLlc3CLle7 13CLle2

A 13 g4 sigue 13 ... gS.

13 ... CLlfS+ 14 'ii?f2 gS1S g4

La defensa pasiva no cambia nada.

1S ... CLld6 16é2Jg1 CLle4+ 17 ~f1 Z!bl+ 18


~g2 Z!b2+ 19 ~f1 m2+!? 20 ~el :!!a2 21
~f1

Forzado. En caso de 21 lLlf3 ganaba 21 ...


lLlf2,ya21lLle2sigue21 ... l'.\a1+

21 ... 'ii?g7

En el plan de las negras se incluye el tras-


lado del rey a d6 seguido de f7-f6 y e6-e5.
Es curioso advertir que en el transcur-
so de veinte movimientos en este final
Capablanca no hace ni una sola jugada
con el rey. Un fenómeno bastante raro en
sus partidas.

184
Capítulo 8
El principio de las dos debilidades

Veamos un ejemplo sencillo. POSICIÓN 50


Mijaíl Shereshevsky- Aleksandr
Beliavsky
L'vov 1977

En este final de peones elemental las blan-


cas ganan con el sacrificio del peón pasa-
do a4 para pasar el rey al flanco de rey y
eliminar los peones negros.
Las blancas deben elegir: ganar calidad
La primera debilidad en la posición de las con una lucha aguda y poco clara, o pasar
negras es el peón pasado blanco a4; la se- a un final con igualdad material, aunque
gunda, el flanco de rey. Si realizamos un li- con evidentes debilidades de las negras
gero cambio en la posición, añadiendo un (peones b4 y e6).
peón blanco a c4, y uno negro a eS, enton-
ces las blancas no ganan, ya que una de- 20~d4!?
bilidad -el peón de ventaja a4- no es su-
ficiente para la victoria, pues el flanco de Fuerza el paso al final, donde las negras
rey es inexpugnable. Según Nimzowitsch, tienen peones débiles en los dos flancos,
en este ejemplo a las blancas les falta el y las piezas menores no consiguen defen-
«eje de maniobra»: la casilla d4 para el rey. derlos. Además las negras están privadas
de contrajuego.
El principio de las dos debilidades con fre-
cuencia determina la táctica de juego en 20 ... 1xd4 21 '\Wxd4 '\Wxd4 22 exd4 :gxf1 + 23
el final. Lo veremos en una serie de ejem- :gxf1 b4 24 g4 éLl g7 25 axb4 axb4 26 éLl f3
plos.
En el plan de las blancas se incluye el tras-
lado del caballo a eS, el rey a e3 y solo des-
pués el asedio a las debilidades negras.

185
El principio de las dos debilidades

26 ... ttJe8 27 ttJeS ttJd6 28 @f2 ventaja en b2 (primera debilidad de las


negras). Sin embargo el movimiento in-
Permite el cambio de alfiles, aunque esto mediato de este peón para su transforma-
ya no importa. ción en dama expondría al rey blanco, y le
daría a las negras serias posibilidades de
28 ... ~a6 29 @e3 ~xd3 30 l2Jxd3 ~c8 31 salvación. Por eso Alekhine se dispone a
ttJxb4 ~c3+ 32 @f4 @t8 33 m3 ~c7 34 crear una segunda debilidad en el campo
@e3+ @e7 35 @d2 ttJe4+ 36 @c1 de las negras.

Las blancas han ganado un peón y conser- 1 '1Wd4


van su ventaja posicional.
«Con esta y la siguiente jugada las blancas
36 ... ttJc3 37 ~e3 @d7? 38 ttJa6 Las negras comienzan el plan correcto para ganar,
abandonaron. que consiste en avanzar los peones del
flanco de rey. El peón pasado «b» debe
En el final precedente las blancas apro- avanzar solo más tarde, cuando con el
vecharon las dos debilidades de peones cambio de damas desaparezca el peligro
negros en flancos opuestos. Sin embargo de jaque continuo» (Aiekhine).
la concepción de «debilidad» es bastan-
te más amplia que la idea de un solitario 1 ... '\We7 2 ~d3! '\Wc7 3 g4 @f7 4 h4é2Jb6 5 h5
(aislado) peón, que puede ser atacado. La gxhS 6gxh5
debilidad puede ser una columna abierta
ocupada por una pieza pesada del adver- Se crea la segunda debilidad, el peón h7.
sario, un peón pasado enemigo distante,
una pieza estancada, un rey cortado, etc. 6 ... '\Wc6 7 ~e4!
En resumen, la debilidad es, ante todo, un
defecto posicional. Se abstiene del cambio de damas, que era
posible después de 7 '\We4, solo por fijar
el peón débil h7. Por supuesto, no valía 7
Jixh7 '\Wxf3 8 '\Wxb6? iWdl +con tablas.
POSICIÓN 57
Alexander Alekhine- Friedrich 7 ... '\WbS 8 h6 '1Wb3 9 ~c2! '1Wb510 '1Wd3 '\Wxd3
Samisch 11 ~xd3
Baden Baden 1925
Las blancas consiguen el cambio de da-
mas en una situación más favorable: el rey
negro está encadenado a la protección del
peón h7, y el caballo no puede hacer fren-
te al peón «b», apoyado por el rey y el alfil.

11 ... lLlc8 12 ~xh7 Las negras abandona-


ron.

Las blancas tienen un peón pasado de

186
El principio de las dos debilidades

POSICIÓN 52
de las blancas: la debilitación del flanco de
dama negro.
A. Kovalev- M. Azos
Tahskent 1978 si>c4 i>e4 6éLJgS+ i>ts
En caso de 6 .oo ~e3 es posible 7 ~g4 ~e8 8
~dS ~eS+ 9 ~xd6 ~xgS+ 1O ~xf4.

7i>ds

Ahora se puede entregar el peón h4: la in-


vasión del rey blanco decide.

7 ... :B:xh4 8 l2Jf7 :B:hs 9 l2Jxd6+ ixd6 10


i>xd6

El resultado de la lucha está decidido, aun-


Las blancas tienen un peón de ventaja que en el final de torres las blancas deben
pasado en h4, la primera debilidad de las superar algunas dificultades técnicas.
negras. Plan de las blancas: crear una de-
bilidad a las negras en el flanco de dama 10 ... i>e4 11 :B:g7 a6 12 :B:c7 :B:h2 13 :B:b7 c4
(provocar el avance c6-cS o d6-dS), des- 14 i>cs i>d3 1S a4 :B:hS+ 16 @b6 :B:h6+ 17
pués el peón pasado «h» desvía a las fuer- i>a7aS
zas negras, en el momento preciso lo en-
tregan, y al mismo tiempo atacan el flanco Se amenazaba 18 aS y 19 ~b6.
de dama debilitado de las negras.
18 :B:b6 :B:h8 19 i>a6 :B:a8+ 20 i>bs :B:a7 21
1 @e3+ i>g4 2 :B:g2+! i>ts :B:b8! Las negras abandonaron unas juga-
das después.
También era triste para las negras 2 000

~xh4 3 CLlf3+! ~h3 (3 oo• ~hS 4 ~gS+ ~h6


S ct:lxeS) 4 ~g6 ~e8 (o 4 oo• ~g3 S CLlgS+ y 6
POSICIÓN 53
CLle4) S ct:lxeS ~xeS+ 6 ~d3 ~dS+ 7 ~c2,
y el final de torres lo ganan fácilmente las Pál Benko - Bruno Parma
blancas, porque el rey negro está aislado Belgrado 1964
del campo de batalla. Por ejemplo: 7 oo•
~h4 8 a4 ~hS 9 ~g7 aS10 ~g2 eS 11 ~d2
~xd2+ 12 ~xd2 c4 (de lo contrario b2-b4)
13 ~e3 ~g6 14 ~d4 y ganan.

3é2Jf3 if4+

En caso de 3 oo• ~f6 es desagradable 4 ~d2


~e8+ S ~f2 con numerosas amenazas.

4i>d3cS

Se ha cumplido la primera parte del plan

187
El principio de las dos debilidades

En esta posición el alfil de las blancas es lt>es seguido de f4-f5.


mucho más fuerte que el caballo enemigo,
que no dispone de puntos de apoyo en el
centro. También es activa la posición de las
torres blancas, mientras que las torres ne-
gras cumplen solo una función defensiva.

1~b3

Crea la amenaza de cambio en eS seguido


de ~d7, lo que no valía directamente por
la respuesta ltJeS.

1 ... etJf6 2 @g2!


9~c4!
Las blancas inician la centralización del
rey, sin temor al cambio de torres por la Maniobra típica, que se da con frecuencia
columna «e». en estos finales. El alfil blanco domina al
caballo negro.
2 ... ~xe1
9 ... t2Je610 g4/f¡jc711 @es
Es poco probable que las negras pudieran
evitar este cambio durante mucho tiempo. Las negras están en zugzwang. Las poste-
riores concesiones posicionales son inevi-
tables.

Las blancas han calculado con precisión 11 ... f6+ 12 @e4 @f813 hS!
sus posibilidades en el final de piezas me-
nores. En oposición a los cánones gene- En la mayoría de los casos los consejos de
ralmente aceptados -torre y alfil son más Capablanca sobre la distribución de los
fuertes que torre y caballo- las blancas peones con la presencia del alfil en el final
acuden al cambio de torres, para centrali- son ciertos; sin embargo, el enfoque dog-
zar lo más rápido posible el rey. mático al respecto es inaceptable. En esta
posición es importante apoderarse de la
Después de 4 ~el?! ~e?! las negras no de- casilla eS para el rey, el «eje de maniobras»
jaban pasar al rey blanco al centro y tenían para atacar tanto el flanco de dama, como
todas las posibilidades para hacer tablas. el flanco de rey de las negras. Cabe seña-
lar que la estereotipada 13 gS después de
4 ... t2Jxe8 S@f3 @fs 6 @e4 etJc7 13 ... hxgS 14 hxgS rJ:le7, con la amenaza
15 ... fxgS y 16 ... l2le6, proporcionaba a las
Las negras han logrado contener la prime- negras posibilidades excelentes para una
ra embestida del adversario. Ahora la tarea defensa con éxito.
de las blancas es provocar debilidades en
el flanco de rey de las negras. 13 ... gS

7 h4@e7 8f4h6 Tampoco es mejor 13 ... gxhS 14 gxhS


seguido de 15 ít>fs, y las negras están en
En caso de 8 ... hS es muy desagradable 9 zugzwang.

188
El principio de las dos debilidades

14fxgSfxgS1S @fs @g716@es práctica de mi sistema, el excampeón del


mundo Petrosian escribe: Reconozca que
La penetración del rey blanco en el flanco no sabía que« ... dos debilidades, que en sí
de dama es inevitable. mismas son completamente defendibles,
pueden ser atacadas alternativamente, y
16 ... ttJeS17 ie6 ttJf6 que el atacante se apoya principalmente
en su superioridad territorial, en el mejor
estado de sus líneas de comunicación. La
partida se pierde porque en un momento
determinado al defensor le resulta imposi-
ble reagrupar sus fuerzas a la misma velo-
cidad que el adversario».

Como último ejemplo ofrezco un estudio


de S. Zhiguis, compuesto el año 1930.

1Sb4!

¡No hay que darse prisa! Antes de la pene-


tración decisiva del rey es útil avanzar los
peones del flanco de dama lo más lejos
posible.

1S ... ttJeS19bS!

Las blancas realizan una aproximación En la posición de las negras hay dos objeti-
concreta a la posición y colocan todos sus vos vulnerables: el peón h7 y la casilla e6, o
peones en casillas del color del alfil. también se puede decir, dos debilidades.

19 ... ttJf6 20 a4 liJes 21 ifs ttJf6 22 @e6 1 @f3 @c7 2 @g4! @d7
ttJ eS 23 ie4!
Las negras logran defenderse del ataque
El caballo negro cae de nuevo bajo la do- del rey blanco al peón h7. En caso de
minación del alfil. 3 ~hs? sigue 3 ... ~e6 4 ~h6 ~fs, y las
blancas pierden. Sin embargo, ahora el rey
23 ... ttJf6 24 if3 ttJgS 2S @d6 blanco gira y se dirige a la casilla e6.

¡Ahora al flanco de dama! 3@fS!@es

2S ... @f6 26 @c6 @e7 27 @b7 @d6 28 No cambia nada 3 ... ~d8 4 ~e6 ~e8 5 d4!
@xa7 @es 29 @a6 ttJf6 30 ic6! ttJxg4 31 aS
bxaS 32 b6 éL\ es 33 .ie8 Las negras abando- 4 @e6 @fs s d3! @es 6 d4 @fs 7 dS
naron.
Las negras están en zugzwang.
En el prólogo del libro de Nimzowitsch La
7 ... @es 8 g6! hxg6 Ahogado.
189
Capítulo 9
En lugar de una conclusión

Para terminar el estudio de la versión re- ese caso es mejor jugar en varios torneos
ducida del libro Endgame Strategy, me seguidos, que no sean importantes desde
gustaría añadir un extracto del libro Per- el punto de vista del resultado obtenido o
feccionamiento en ajedrez. de la clasificación para otra competición.
En ellos el jugador debería intentar poner
No es fácil seguir mi consejo «intenta me- más el acento en el final que en la apertu-
jorar tu técnica del final desde el mismo ra. Debería procurar llegar al final y coger
comienzo de tus clases de ajedrez». Mi el hábito de jugarlo hasta que estén los
práctica de entrenador me ha demostrado dos reyes solos.
que el jugador estudia algunos esquemas
de apertura, luego invierte mucho esfuer- Para ilustrar mis palabras, me es más fácil
zo en el proceso de transición de la aper- ofrecer como ejemplo mis propias parti-
tura al medio juego, y ni siquiera piensa en das.
el final. Sin embargo, no hay que forzarlo.
Pasado algún tiempo, uno o dos años,
sus resultados mejorarán, y mostrará una
buena comprensión de los problemas de
PARTIDA 44
la apertura y del medio juego. Será mu- Mijaíl Shereshevsky- Eduard
cho más difícil evaluar su progreso en el Zelkind
final, porque el número de partidas cuyo Apertura del Peón de Dama [A48]
resultado se decida en el final seguirá sien- Minsk 1978
do relativamente bajo. Al mismo tiempo,
después de estudiar a los clásicos, su cul- 1 d4 tLJf6 2 tLlf3 g6 3 i.f4 i.g7 4 e3 d6 5 tLlc3
tura ajedrecística se enriquecerá conside-
rablemente y adquirirá su propio estilo de El jugador que lleva las blancas siempre
juego. Adquirirá la costumbre de aprender tiene una amplia elección a la hora de em-
esquemas y seguir caminos conocidos. Tal pezar el juego. La jugada t2Jc3 por delante
tendencia es comprensible. Sin embargo, del peón «O> puede ser fácilmente critica-
con la mejora en la calidad de su juego la da o justificada, eso no importa. La idea de
categoría de los rivales también aumen- esta extraña jugada es dirigir el juego a un
tará, y los caminos trillados se volverán canal desconocido y, más tarde, en el me-
demasiado estrechos. Todos estos proble- dio juego, luchar por la iniciativa.
mas aparecen al nivel de maestro interna-
cional. En ese momento el jugador llegará S ... 0-06i.c4
a un punto muerto en algunas aperturas,
lo que dará lugar a tablas cortas en posi- La misma táctica que antes. Después de 6
ciones absolutamente igualadas, y es muy ... eS las blancas se proponen jugar 7 dxcS
probable que su progreso se ralentice. En dxcs 81Mfxd8 ¡;¡:xd8 9 ttJes e6 1o~e2 y des-

190
En lugar de una conclusión

pués 11 ~f3. nes, con cierta iniciativa para el bando


blanco.
6 ... c6 7 a4 '1Wb6 8 '11M d2 .ifS
14 ... h6
El peón b2 está envenenado. Si 8 ... \Wxb2?,
entonces 9 :r'í:b1 \Wa3 10 0-0 y la dama ne- Las blancas amenazaban 1Slt:lgs.
gra queda atrapada. El desarrollo del alfil
negro por fS tiene sus defectos, sin embar- 15 ~fc1 ~feS 16 a6!
go es aceptable. De momento las blancas
no pueden aprovechar alguna desarmo- Esta jugada es la base de la futura victoria.
nía en la disposición de las negras (el alfil
en fS y el peón en g6). Sin embargo, 8 ... aS 16 ... bxa617 .ixa6 ~cb818 b3lt:lf619 '\WaS!
parece más segura. '1Wb6 20 ~a3!?

90-0 é2Jbd7 En el espíritu de las jugadas precedentes


estaba 20 h3. No vi ninguna necesidad de
Como antes, no vale la captura 9 ... \Wxb2?, ocuparme del alfil f4, la única pieza blan-
en este caso por 1O~b3. ca mal situada. Además, el cambio del al-
fil por el caballo bueno del adversario es
favorable para las blancas, por eso decidí
provocarlo. Si 20 h3, entonces 20 ... lt:le4,
con el posible avance de los peones ne-
gros en el flanco de rey.

20 ... étJhS?!

Zelkind no resiste la tentación, y para ata-


car al alfil sitúa su caballo en el borde del
tablero. Era mucho más cautelosa 20 ...
lt:le4.

La apertura ha finalizado. La posición está 21 .ig3 fS 22 ~cal gS?!


más o menos igualada.
Esta actividad es absolutamente ilusoria.
10 lt:lh4 Las negras creen que toman la iniciativa,
aunque en realidad el movimiento de la
Las blancas intentan hacer algo para in- partida conduce a un final bastante desa-
terrumpir el curso tranquilo de la partida. gradable. Lo más lógico era 22 ... ~f7, que
También merecía atención 1OaS. previene 23 Wfxb6 axb6? 24 ~c8, y prepara
e7-eS. Al parecer las blancas tendrían que
10 ... .ie611 .ie2 jugar 23 ~e2, a lo que podría seguir 23 ...
\Wc6 con una posición interesante. Ahora
El cambio en e6 no es muy favorable para las negras ya están peor.
las blancas. Ahora amenazan 12 e4.
23 '1Wxb6! ~xb6 24 .id3 ~b7
11 ... é2Jd512 étJxdS cxd513 aS '\Wc714ltlf3
Las complicaciones después de 24 ... f4 2S
Finalmente se rompe la simetría de peo- exf4 g4 26lLlh4 ~xd4 27 :r'í:xa7 son favora-

191
En lugar de una conclusión

bies a las blancas. cimientos en la partida, Zelkind se pone


cada vez más nervioso. La amenaza de las
25 h3! blancas de avanzar su peón a bS y doblar
torres por la columna <<a>> es desagradable,
sin embargo las negras tenían defensa.
Debieron elegir 29 ... E:l:b8 30 bS ,td7 con
posibilidades de una resistencia tenaz.

30 gxf4 gxf4 31 exf4 i.g7 32 ~el JJ.ts

25 ... etJxg3?

Hasta el momento las negras han logrado


superar más o menos con éxito todos sus
problemas, sin embargo aquí cometen un
grave error posicional, yendo a un cambio
desventajoso. No creo que fuese un error 33 g3!
casual. Durante toda la partida las negras
han tenido que resolver tareas bastante Tras esta fuerte jugada se hace evidente
atípicas, y los contornos de la Defensa In- que la operación táctica de las negras ha
dia de Rey eran demasiado borrosos como fracasado. Ahora la partida entra en la fase
para confiar en ellos. En segundo lugar, el de explotación del peón de ventaja de las
alfil de casillas negras (¡que los indios me blancas.
perdonen! 15) es como una deidad para la
mayoría de los seguidores de la India de 33 ... ixh3 34 ~xdS ~b8 35 bS i.c8 36 sYf2
Rey. Además, se cierne sobre las negras la ib7 37 ~hs ~f8 38 ~e2 i.c8 39 fS ib7 40
amenaza del zeitnot. i>e3 ic8 41 i>d2 i.b7 42 ~e3 i.f6 43 ~xh6
ixf3 44 ~g6+ sYf7 45 ~xf3 ixd4 46 i.e4
26 fg ~c7?! 27 ~aS! if6 28 ~fl!
En este final con torres y alfiles de distinto
Esto fue una sorpresa bastante desagrada- color, las negras sufren menos por la pe-
ble para las negras, porque ahora tanto los queña ventaja material del adversario que
peones fS y dS, como también el peón a?, por la enorme ventaja posicional de las
se vuelven muy débiles. blancas.

28 ... ~f8 29 b4 f4? 46 ... ~h8 47 idS+ i>f8 48 c4 ig7 49 ~a3!


id4
A medida que se desarrollan los aconte-
Amenazaban 50 b6.
15 Nota del Traductor: Aquí el autor hace un juego
de palabras: el vocablo ruso 5/on (que se emplea
para el alfil) significa elefante. Así, sugiere que el
so i>d3 ib6 51 ~al ~es 52 ~e1 i.d8 53 ~e4
elefante (alfil) es un animal sagrado para los in- La torre blanca se traslada a g4 con un ata-
dios (de la nación India).
192
En lugar de una conclusión

que de mate. Las negras abandonaron. con fuerte presión sobre el flanco de rey
y excelentes posibilidades de castigar a
su adversario por su actitud indolente en
la apertura. En lugar de ello inician una
PARTIDA 45 operación táctica que no es obligada, con
Mijaíl Shereshevsky- Aleksandr lo que también obtienen una buena posi-
Sarbay ción, aunque a cambio facilita la tarea del
Apertura del Peón de Dama [D04] adversario.
Minsk 1978
9 ... lt:lxd4?! 10 cxd4 e411 ie2 exf3 12lLlxf3
1 d4lLlf6 2lLlf3 dS 3 e3 axbS13 ixbSlLle414ib2 eS! 1S a4

Ya hemos dicho que la lucha por obtener Las blancas detienen la posible \Wd8-b6.
ventaja en la apertura no entra en los pen-
samientos de las blancas. 1S ... ig4! 16 :gel cxd4?!

3 ... g6 4 id3 ig7 S 0·0 0·0 6 c3lLl c6! Sarbay se equivoca y permite que las
blancas se liberen y coordinen la interac-
Las negras desarrollan la apertura con ción de sus piezas al precio de un ligero
energía, y preparan e7-e5 para hacerse deterioro en su estructura de peones del
con la iniciativa. flanco de rey. Era necesario jugar 16 ... 1Wf6
17 ie2 c4 (aquí las negras pueden tener
7b4 mejores movimientos), manteniendo la
presión posicional.
Esta jugada es muy arriesgada, ya que
después de e7-e5 se aumenta la zona de 17 ixd4ixd4
influencia del alfil g7. Sin embargo, la posi-
ción después de 7 t:Llbd2 eS 8 t:LlxeS t:LlxeS Las negras no tienen nada tangible des-
9 de t:Llg4 1Ot:Llf3 t:LlxeS es claramente des- pués de 17 ... t:Llc3. Esta jugada llevaría a
favorable para las blancas. una posición más o menos equilibrada
después de 18\Wd3 t:LlxbS 19 axbS ixf3 20
7 ... a6 8lLlbd2 eS! 9 bS gxf3, pero es obvio que las negras querían
conseguir algo más.

18'1Wxd4ixf319 gxf3 '\WgS+ 20 ~f1lLlf6

Era más lógico retirar el caballo a d6, sin


embargo las negras evitan el cambio de
piezas ligeras, con la esperanza de con-
seguir todavía más ventaja. No me esfor-
cé en absoluto en jugar a tablas en esta
partida, porque pensé que la necesidad
de jugar a la defensiva a menudo es parte
de la realidad objetiva, y es en sí misma un
camino para jugar a ganar.
Las negras han jugado muy bien la aper-
tura, y su posición es mejor. Solo necesitan 21 id3
jugar 9 ... axbS 1O ixbS e4 11 t:Lle 1 t:Lle 7,

193
En lugar de una conclusión

Es hora de mostrar algunas cartas de triun- 31 :f!b:a4lt.Jxa4 32 i.c6!


fo. El peón negro b7 es débil, y las blancas
se disponen a atacarlo por la columna «b». Una jugada fuerte. Me disponía a respon-
Objetivamente la posición todavía está der a 32 ... l=J:as con 33 l=J:a 1, para ganar el
cerca de la igualdad, sin embargo la inicia- peón «d». No da nada 32 ixbS debido a
tiva psicológica está ahora del lado de las 32 ... ctJb6.
blancas. Yo disponía de hora y media para
las veinte jugadas restantes, mientras que 32 ... :f!d8 33 ixb5ctJc5 34 :f!a7ctJe6
a mi adversario le quedaban solo veinti-
cinco minutos. En este momento me pregunté: «¿Cuáles
son mis posibilidades de ganar si mi ad-
21 ... lt.Jd7 22 :f!eb1 '\Wh5 23 '\Wg4! versario no juega bien?» No encontré la
respuesta, sin embargo Sarbay lo hizo por
¡Es hora de pasar al final! mí.

23 ... '\Wxg4 24 fxg4 ét:Jc5 25 i.b5 35 ~e2d4?

Toda actividad tiene su límite. Los defec-


tos de la última jugada son obvios, y esto
muestra que el espíritu de las negras se
rompió justo en este momento debido a
la presión del tiempo.

36e4

Ahora la posición de las blancas es algo


mejor, aun así, con una defensa correcta
de las negras, la partida debería terminar
en tablas. Sin embargo estaba decidido a
jugar hasta que los reyes se quedaran so-
los.

25 ... :f!a5 26 :f!b4 :f!fa8 27 g5


36 ... :f!b8?
Es útil crear premisas para un juego activo
en el flanco de rey. Otra decisión impulsiva que provoca a las
negras problemas serios. Las negras ha-
27 ... lt.J e4 28 h4ctJ c3 29 i.d7 b5 30 :f!a3 :f!xa4 bían jugado 35 ... d4, y ahora lo lógico era
continuar 36 ... d3+ 37 ®d2 ctJd4. Las blan-
Era más conveniente para las negras cap- cas pueden elegir entre 38 ixd3 ct:lc6 39
turar este peón con el caballo, sin embar- l=':a3, con un final de torres mejor, aunque
go su intención de simplificar la posición de tablas, y 38 ic4!? ctJf3+ 39 ®d 1. Aún
en los apuros de tiempo es razonable y era más fuerte 36 ... l=':c8!, consiguiendo un
comprensible. contrajuego real contra el rey blanco.

194
En lugar de una conclusión

Tras el movimiento de la partida las posi-


PARTIDA 46
bilidades de salvación de las negras son
Mijaíl Shereshevsky- Na u m Kagan
ínfimas.
Defensa Inglesa [A40]
37 .itc4 ~b2+ 38 @f3 ~c2 39 .itxe6! fxe6 40 Minsk 1978
~d7 ~c3+ 41 @g4 ~c4 42 f3 ~a4
1 d4 e6 2 c4 b6 3 CLJc3 !b7 4 a3
Este final de torres es muy incómodo para
las negras. La debilidad de e6 impide a las Aquí se puede dar por terminada la discu-
negras pasar a un final de cuatro peones sión teórica. Las blancas eluden la conti-
blancos contra tres negros en el flanco de nuación principal 4 e4 y prefieren un de-
rey. En cualquier caso, las negras deberían sarrollo tranquilo.
haber aplazado la partida una jugada an-
tes, y buscar la salvación en un contrajuego 4 ... fS 5 dS etJf6
activo. En lugar de esto mi adversario con-
tinúa el juego a la defensiva, lo que me
permite mejorar mi posición.

43 hS! gxh5+ 44 @xhS ~b4 45 g6!

Ahora sentí que tenía una posición gana-


da, y pedí un sobre. La jugada secreta no
deja a mi rival posibilidades de salvarse.

45 ... hxg6+ 46 @xg6 ~b8 47 ~xd4 eS 48 ~d7


~e8 49 ~g7+ @ts 50 @t6 ~b8 51 ~a7 ~es
52 ~as @gs 53 ~xeS ~f8+ 54 @e6 ~xf3 55
~g5+! Ahora las blancas podían forzar el cambio
de damas mediante 6 dxe6 dxe6 71Mlxd8+
Ahora las negras no pueden jugar 55 ... mxd8; sin embargo, las negras desarrollan
mf8 por 56 2=1f5+, y tras la retirada del rey fácilmente sus piezas, mediante 8 ... ~d6 y
negro a la columna «h» las blancas ganan 9 ... cJ?e7, con buen juego.
con la ayuda de un procedimiento conoci-
do, la construcción del «puente». Todavía 6 etJf3 .ite7 7 dxe6!? dxe6 8 '1Wxd8+ !xd8?!
siguió:
Las negras hicieron esta jugada al instan-
55 ... @h7 56 eS ~a3 57 @f6 ~as 58 ~g1 te. En su lugar merecía atención 8 ... <;t>xd8,
~a2 59 e6 ~f2+ 60 @e7 ~e2 61 @f7 ~f2+ con idea de obtener la disposición de pie-
62 @es ~e2 63 e7 @h6 64 ~d1 ~a2 65 @d7 zas antes mencionada, porque la carga de
Las negras abandonaron. caballería 9 ttJg5 no conduce a nada.

9 !f4 etJc610 h3 h6?

Las negras pierden tiempo con esta extra-


ña jugada.

11 e3 0-012 !e2 ~e813 0-0-0

195
En lugar de una conclusión

La posición de las negras es incómoda. Su sas. No obstante decidí que la posición


problema principal es la falta de coordi- del diagrama era tan buena que no tenía
nación entre las piezas de los dos flancos, sentido sacrificar y conceder al adversario
debido a la mala ubicación del alfil d8 y la posibilidades adicionales.
debilidad de la casilla central eS.
Por supuesto, mucho depende del tempe-
13 ... eS?! ramento del jugador y de su sentido esté-
tico, aunque si recordamos la definición
Tras esta jugada la posición de las negras de Capablanca de que el camino más be-
en el centro se vuelve aún más vulnerable. llo hacia la victoria es el más corto, enton-
Era mejor para las negras jugar defensiva- ces 20 bS es preferible a 20 cS. La partida
mente: a6, E&c8 y !ke7, para intentar neu- no se alargó mucho.
tralizar gradualmente la iniciativa del ad-
versario. 20 ... ttJb8 21 ét:les .ie7 22 @b2 :!:!cd8 23
ét:lg4!
14.ih2gS?
Jugada decisiva. Las negras no están en
Actividad que pretende asustar al adver- condiciones de defender sus numerosas
sario. debilidades.

1S b4! f416 :!:!he1 !!eS?! 23 ... :!:!xd1 24 :!:!xd1 ttJxg4 2S .ixg4 c6 26 .if3
.if6 27 :i:!d6 @g7 28 bxc6 .ixc6 29 .ixc6 Las
Esta jugada ya no tiene sentido. En cual- negras abandonaron.
quier caso la posición de las negras ya era
muy difícil.
En las partidas que acabamos de ver las
17 exf4 exf4 18 g3 fxg3 19 .ixg3 aS blancas o bien no intentaban obtener ven-
taja en la apertura, o bien hacían intentos
muy tímidos. Los libros de teoría apenas
consideran tales aperturas, porque no son
muy lógicas, aunque como ya dije, mi idea
era evitar el debate en la apertura y trasla-
dar el peso de la lucha al medio juego y al
final. Desde luego, no se puede jugar así
constantemente, porque es difícil superar
así a un contrincante fuerte, sin plantearle
problemas serios en la apertura. Sin em-
bargo es bastante apropiado como medi-
da provisional deliberada. Así el ajedre-
cista comienza a comprender el ajedrez
20bS! mucho mejor. Cuando regrese al enfoque
actual normal, lo hará mucho más cons-
Hice esta jugada después de mucho pen- ciente y con nuevas ideas para resolver la
sar. Vi que 20 eS!? proporcionaba un ata- mayoría de las cuestiones de la apertura y
que muy fuerte. Por ejemplo: 20 ... axb4 del medio juego.
21 axb4 ctJxb4 22 !kc4+ ciJf8 (22 ... ciJg7
23 E&xe8 ctJxe8 24 E&d7+) 23 E&xe8+ mxe8
24 ctJd4, con muchas amenazas peligro-

196
PARTE 111
Del siglo XX al siglo XXI

Finalmente, comenzamos la tercera parte del libro, en la que trataremos todos los cam-
bios que han sucedido en el ajedrez y en el entrenamiento en el último cuarto de siglo.
Primero hablaremos sobre el esta tus actual del ajedrecista y del entrenador. Voy a hablar,
en primer lugar, de Rusia como sucesora de la Unión Soviética y como país más grande
en el territorio postsoviético. En mi opinión, este estatus ha cambiado durante los últimos
25 años. Primero, bruscamente y para peor, y después para mejor. Antes, el ajedrez en la
Unión Soviética a nivel profesional era un medio de autoexpresión y la oportunidad de
escapar de la mediocridad de la vida cotidiana. En el plano material el maestro de ajedrez
estaba mejor provisto que un médico o un ingeniero, y la mayoría de los habitantes del
país solo podían soñar con la posibilidad, que estaba al alcance del maestro, de viajar a
expensas del estado o tener un horario de trabajo flexible. Cuando debido a la edad la
fuerza práctica del ajedrecista disminuía, siempre era posible convertirse en entrenador
y obtener una remuneración bastante decente por su trabajo. El nivel de vida del gran
maestro a veces era superior al de la media nacional. Recuerdo lo que nos dijo en broma,
al ingresar en su escuela, A. l. Shagalovich: «Si el ajedrez interfiere con el estudio, ¡de-
jadlo!» Después de una pausa significativa, agregó: «¡Dejad los estudios!»

En esta broma había mucho sentido común. ¿Por qué gastar energías en la educación,
para ir tirando como un triste empleado soviético? ¿No era mejor invertir ese tiempo
en alcanzar el éxito con el ajedrez, ya que en aquella época los deportistas obtenían el
«diploma» de estudios, si lo deseaban, sin muchos problemas? En la actualidad todo esto
ha cambiado. Para obtener una remuneración decente por tu trabajo, tener la posibilidad
de viajar por el mundo, vivir una vida creativa interesante, es necesario ser un buen espe-
cialista en tu campo de actividad. Y esto implica, en primer lugar, tener una buena edu-
cación y conocimiento de idiomas e informática. Y resulta que tras el colapso de la Unión
Soviética, la vida de los jugadores del territorio postsoviético y de los países del Este, con
la excepción de la élite, se ha deteriorado notablemente. Como resultado de las reformas,
la hiperinflación y las terapias de choque, la mayoría de las personas perdieron todos sus
ahorros. En una corriente furiosa de información contradictoria la orientación de la vida
cambió, y las ideologías y los valores morales fueron revisados.

La gente dejó el ajedrez. Empeoró todo: desde las condiciones de juego, a la calidad de
los hoteles y el pago por tu trabajo. Anteriormente, cada torneo era como un día de fiesta.
Se encontraban viejos amigos y conocidos, competían y defendían sus puntos de vista
creativos. A los que no les había ido bien el juego, con frecuencia se iban de juerga, se di-
vertían, y nadie pensaba en el dinero para vivir, ya que todos tenían lo suficiente y tenían
más o menos asegurado su salario.

197
Capítulo 10
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los
entrenadores
Como ya mencioné, en los años 2001- de Marx-Engels-Lenin-Stalin todavía era
2002 fui entrenador y seleccionador del originalmente un producto importado, y
equipo de Bulgaria en el Campeonato de la adaptación a las condiciones locales pe-
Europa y en la Olimpiada. Entonces en el culiares no estuvo exenta de dificultades.
equipo juvenil no se encontraban todavía El ejército de ideólogos estatales tuvo que
Veselin Topalov y Kiril Georgiev. En estas lidiar con algunos problemas. Esto reque-
competiciones me reuní con mis colegas ría un trabajo constante con la población.
de la antigua Unión Soviética, que ahora La planta del ajedrez, por el contrario,
jugaban para equipos de diferentes paí- creció en un suelo soviético único, no dio
ses. Casi todo lo que escuché fueron que- lugar a otros brotes, y por lo tanto estaba
jas sobre la vida, cuya esencia se reducía destinado a demostrar las ventajas del sis-
a lo bien que estaban en la Unión Sovié- tema soviético como un todo. Y compren-
tica y lo mal que vivían ahora. Algunos de der este fenómeno no solo es interesante,
ellos, desafortunadamente, ya no están sino también instructivo. De hecho, en aje-
vivos. Intenté responderme a la pregun- drez la palabra "soviético" durante muchas
ta: «¿Qué ha cambiado en la atmósfera de décadas fue sinónimo de alta calidad, un
los torneos?» Comprendí lo siguiente: «Se hecho confirmado reiterada y convincen-
ha perdido la atmósfera de celebración y temente. Así pues, la definición de esta
buena voluntad. En el aire hay una atmós- combinación de palabras no causa dudas.
fera negativa de miedo, ansiedad, incerti- La palabra clave "escuela'; en mi opinión,
dumbre». no refleja la esencia y las razones de la
dominación de los jugadores de ajedrez
Hace poco leí el interesante libro de soviéticos.
Vladímir Tukmakov Ajedrez. La clave de la Parece que en este asunto cualquier crí-
victoria. En este libro el venerable gran tica es inapropiada. La hegemonía (no
maestro duda de la validez del término tengamos miedo a las palabras grandilo-
«Escuela soviética de ajedrez», y sugiere cuentes) de los ajedrecistas soviéticos en
reemplazarlo por «Organización soviética la segunda mitad del siglo XX fue incues-
de ajedrez». Quiero expresar mi opinión tionable (la aparición de Fischer podría
sobre este asunto. considerarse un episodio enojoso). Con-
ducidos por su líder Mijaíl Botvinnik, ga-
Pero antes que nada, los argumentos de naron todos los títulos mundiales.
Tukmakov: «En la literatura ajedrecística El país del socialismo desarrollado no dis-
la "Escuela soviética de ajedrez" tiene la ponía de tantos argumentos en la lucha
misma conexión que la enseñanza mar- contra el Occidente capitalista, por eso
xista-leninista en la vida de los soviéticos. el ajedrez, de ser un juego intelectual y
Además, el primero era un producto más entretenido, fue dirigido a otro departa-
ecológico, por así decirlo. La enseñanza mento. Ahora el ajedrez fue diseñado para

198
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

simbolizar simultáneamente el deporte, el ser atribuidos en mayor medida como se-


arte y la ciencia. guidores de Botvinnik, aunque, como ya
También se construyó una noble genea- sabemos, no eran soviéticos. Sin embargo,
logía: Petrov-Chigorin-Aiekhine-Botvinnik debe haber algo que explique el fenóme-
etc. Lo cierto es que el parentesco era du- no innegable: la abrumadora superioridad
doso, Alekhine fue desplazado a la fuerza de un país frente al resto del mundo.
desde otro campo ideológico, aunque a Sí, indudablemente, existía ese factor. Y
qué trucos no se recurre en aras de la con- esa cosa misteriosa fue: la organización.
veniencia política. El estilo de Botvinnik no El estado proporcionó a los jugadores de
tenía nada que ver con sus denominados ajedrez soviéticos condiciones sin prece-
predecesores, sin embargo esta bagatela dentes, con las que sus competidores de
podía ser obviada. Lo mismo que a par- otros países no podían ni soñar. Los gran-
tir de las investigaciones económicas de des maestros, e incluso los maestros, reci-
Marx, con la ayuda de diestros equilibris- bían un salario solo por su actividad profe-
tas ideológicos, se creó la doctrina triun- sional, el prestigio del jugador de ajedrez
fal de Marx-Lenin-Stalin, así los modestos se elevó a una altura sin precedentes. Los
artículos de Botvinnik sobre su propio mejores representantes de la profesión te-
sistema de preparación para las competi- nían derecho a viajar al extranjero, que en
ciones se convirtieron en una Enseñanza, ese momento era privilegio de unos po-
una especia de evangelio de los ajedrecis- cos. Además, todos estos beneficios evi-
tas soviéticos. De esta manera se crearon dentes no eran un freno para el éxito en
los requisitos previos para el surgimiento otras áreas y compromisos de mayor peso,
de la escuela de ajedrez soviética, en abre- como ser miembro del Partido Comunista
viatura SShSh, si recurrimos a la moda de o funcionario del KGB.
aquellos tiempos. En la ciencia y en el arte La contribución del Patriarca, como se so-
una escuela se representa como un grupo lía llamar a Botvinnik, es realmente gran-
de seguidores, unidos por un líder, que de- diosa. Él era el líder incondicional de este
sarrollan la teoría o la dirección propues- partido creado artificialmente, el símbolo
ta por el líder. Sin embargo, si lo piensas y el estandarte del ajedrez soviético. En
bien, el sistema de preparación de Bot- muchos aspectos, fue gracias a Botvinnik
vinnik solo puede considerarse como el que la palabra «gran maestro» se pronun-
primer (importante para su tiempo, aun- ciara en la inmensa Unión con admiración,
que algo ingenuo) manual para jugadores y que los torneos de ajedrez convocaran a
profesionales de ajedrez. Al mismo tiem- miles de espectadores.
po, la ideología y la ciudadanía juegan un La feroz competencia, debida, por un lado,
papel secundario. La continuidad también a la increíble popularidad del ajedrez, y
es una condición importante, aunque, por otro lado, al aislamiento del sistema,
por citar una, la serie Morphy-Zukertort- también contribuyó al crecimiento de la
Marshaii-Reshevsky-Fischer parece, como maestría. En estas condiciones solo so-
mínimo, igual de impresionante, y sin brevivió el más fuerte, combinando con
embargo no hay alegatos serios sobre la fortuna el puro talento ajedrecístico con la
existencia de una escuela de ajedrez ame- estabilidad psicológica, y la capacidad de
ricana. Si examinamos detenidamente el trabajar sin descanso con el pragmatismo
retrato creativo de los ajedrecistas sovié- deportivo. Por lo tanto es correcto llamar
ticos, no encontraremos mucho en común a esta conglomerado no Escuela, sino
entre Botvinnik y Bronstein, Keres y Geller, Organización: Organización soviética de
Tahl y Petrosian, Korchnoi y Spassky. Al ajedrez (SShO). Fue la SShO la que creó las
mismo tiempo Gligorié y Portisch podrían condiciones necesarias para el desarrollo

199
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

masivo y el perfeccionamiento del ajedrez municación suficientes de los ajedrecistas


profesional; un concepto que estuvo au- de los países socialistas con los jugadores
sente en Occidente». y entrenadores soviéticos. Una paradoja
dentro de otra. Tan pronto como la Unión
El gran maestro Tukmakov escribe libros Soviética colapsó y hubo grandes cambios
interesantes en un lenguaje hermoso y en los países de Europa del Este, la vida de
exuberante. Me gustó especialmente el los ajedrecistas de estos países empeoró.
libro Risk & 8/uff in Chess: The Art of Taking Y en ese momento en Bulgaria y Hungría
Ca/culated Risks. Él conoce profundamente aparecieron Veselin Topalov y Peter Lékó,
el ajedrez, y a menudo plantea temas que que jugaron dignamente tres match es por
no son destacables, pero tampoco fáciles el campeonato del mundo con Vladímir
de articular por la mayoría de los especia- Kramnik y Viswanathan Anand. A mi pa-
listas. Por ejemplo: «En el poder de la emo- recer, esto se debe mayormente al hecho
ción, o El coraje de la desesperación». Sin de que la oportunidad de trabajar con es-
embargo, aquí el gran maestro carga las pecialistas soviéticos se volvió mucho más
tintas. El título del capítulo en sí «¿SShSh o accesible, y Topalov y Lékó (yerno del gran
SShO?» me recuerda el título de un artícu- maestro y entrenador Arshak Petrosian)
lo de cierto periódico bielorruso: «V.V.P. no aprovecharon su actividad.
es lo mismo que Y.B.N.», en el que se com-
paraban las actividades de los Presidentes Hablemos de las escuelas. Citamos a Tuk-
de Rusia V. V. Putin y B. N. Yeltsin. makov: «La palabra clave "escuela'; en mi
opinión, no refleja la esencia y las razones
Vamos a desarrollarlo por orden. Recor- de la dominación de los jugadores de aje-
demos lo último. Comencemos con la drez soviéticos ... En la ciencia y en el arte
misteriosa organización SShO: «Y esa cosa una escuela se representa como un grupo
misteriosa fue: la organización. El estado de seguidores, unidos por un líder, que de-
proporcionó a los jugadores de ajedrez so- sarrollan la teoría o la dirección propues-
viéticos condiciones sin precedentes, con ta por el líder. Sin embargo, si lo piensas
las que sus competidores de otros países bien, el sistema de preparación de Botvin-
no podían ni soñar. Los grandes maestros nik solo puede considerarse como el pri-
e incluso los maestros recibían un salario mer (importante para su tiempo, aunque
solo por su actividad profesional ... ». Yo algo ingenuo) manual para jugadores pro-
he trabajado como entrenador de ajedrez fesionales de ajedrez. Al mismo tiempo la
en Bulgaria. Y vaya, esa misteriosa «lo- ideología y la ciudadanía juegan un papel
gia masónica» también existió allí. De las secundario».
conversaciones con los jugadores de los
Balcanes puedo atestiguar que también En mi opinión, hablamos de una susti-
dejó su marca en Hungría y en la antigua tución de conceptos. Si en la historia del
Yugoslavia. No puedo decirlo con seguri- ajedrez, no muy antigua, después de
dad, no obstante supongo que también Philidor y Morphy hablamos de escue-
operaba en la Alemania Oriental junto con la como un grupo de seguidores, unidos
la célebre «S tasi». En todos estos países los por un líder, que desarrollan la teoría o la
ajedrecistas estaban subvencionados y dirección propuesta por el líder, entonces
podían dedicarse de forma segura al aje- solo pueden mencionarse dos escuelas. La
drez. Y sin embargo en ninguno de ellos, Clásica (W. Steinitz, Em. Lasker, S. Tarrasch,
por alguna razón, apareció ningún aspi- K. Schlechter, A. Rubinstein), y la Hipermo-
rante real al título de campeón del mun- derna (A. Nimzowitsch, R. Réti , G. Breyer,
do. Todavía no existía un contacto y co- X. Tartakower, E. Grünfeld). En su enfoque

200
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

sobre el juego las dos escuelas tenían mu- en sí mismas muy diferentes, tenían un
chas diferencias; sin embargo, la principal alma mater común: la escuela de los cam-
fue la actitud hacia el centro. Los clásicos peonatos individuales, de pioneros y por
lo respetaban y procuraban apoderarse de equipos de la Unión Soviética. Compitie-
él con peones, mientras que los hipermo- ron, se relacionaron en torneos por equi-
dernos lo cedían voluntariamente, para pos y entrenaron con gigantes de la talla
luego atacarlo con peones y piezas. Los de Mijaíl Botvinnik y V. Smyslov, Mijaíl Tahl
principales ideólogos de ambas escuelas, y T. Petrosian, B. Spassky, P. Keres, E. Geller,
Tarrasch y Nimzowitsch, no se soporta- V. Korchnoi, L. Polugaievski, L. Stein, D.
ban el uno al otro. José Raúl Capablanca Bronstein, l. Boleslavsky, Mark Taimánov,
y Alexander Alekhine no se incluyeron en Y. Averbaj. Crecieron y se convirtieron en
ninguna escuela. Absorbieron lo mejor de A. Karpov, G. Kasparov, V. Kramnik, B. Gel-
las dos corrientes y simplemente enten- fand, V.lvanchuk, A. Beliavsky, R. Vaganian,
dieron perfectamente el juego y lo juga- A. Yussupow, Andrei Sokolov, Y. Ehlvest, G.
ron brillantemente. Kamsky, A. Jálifman, V. Salov, V. Tseshkovs-
ky, V. Malaniuk, G. Kuzmín, M. Gurévich, A.
Cuando el asunto va sobre la escuela so- Chernin, E. Bareev, A. Dreev, G. Agzamov,
viética, entonces no se trata de un artículo V. Kupreichik, E. Sveshnikov, S. Rublevs-
de Mijaíl Botvinnik sobre sus métodos de ky, A. Aleksandrov, V. Bologan, K. Sakaev,
preparación, sino de un cierto sistema de Lev Psajis, B. Gulko, O. Romanishin, Y. Ba-
desarrollo masivo, de la transición de la lashov, S. Dolmatov, A. Shírov, P. Svídler, V.
masificación a la maestría, de la continui- Tukmakov, l. Dorfman y muchos otros aje-
dad de las generaciones, del intercambio drecistas sobresalientes, de cuyos nom-
de experiencias de los campeones famo- bres se enorgullece la Escuela soviética de
sos con los futuros sucesores, de la prepa- ajedrez. Si hablamos de departamentos
ración de un cuerpo técnico, y de muchas de entrenamiento, en ese caso fuera de
otras cosas. la Unión Soviética no había ninguno. Es
poco probable que en otro entorno Mark
La misma palabra «escuela», y para los Dvoretsky hubiese desarrollado su méto-
maestros y grandes maestros, «Universi- do de entrenamiento, aunque la historia
dad», está directamente relacionada con no acepta el modo subjuntivo.
el aprendizaje y la comunicación. Cuan-
do se dice de alguien que se graduó en En lo que los ajedrecistas soviéticos supe-
Harvard, en Oxford o en el MFTP 6, signifi- raron a sus colegas de occidente, con la
ca que una persona estudió con algunas excepción de Robert Fischer, es en el arte
«lumbreras» y se relacionó con los futuros del análisis. Y me refiero no solo y no tan-
premios Nobel. La Unión Soviética era un to a la apertura, sino a todo el proceso de
país enorme. Por ejemplo, si tomamos reducción de la posición, según Lipnitsky,
Ucrania, de donde procede el gran maes- de una indefinida a otra definida, es decir,
tro V. Tukmakov, en ella había tres grandes sujeta a la valoración visual. Desde luego
centros de ajedrez: ~vov, Odesa y Jarkov. durante el juego el ajedrecista, en esen-
En Rusia: Moscú, Leningrado y Ural más Si- cia, tiene que realizar un análisis mentat
beria. Pero hablar de las escuelas de ~vov, sin mover las piezas en el tablero. Y en
Odesa, Jarkov, Minsk, Chisinau, Riga, etc. los torneos por equipos los líderes de los
sería, en mi opinión, incorrecto. Todos los equipos, los grandes maestros más desta-
alumnos y entrenadores de estas escuelas, cados, dirigían los análisis, y esto fue una
escuela muy valiosa para los jugadores
16 Nota del Traductor: Instituto de Física y Tecno- jóvenes.
logía de Moscú.
201
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

Ahora hablemos de la, según Tukmakov, para entrenarse en el cálculo de varian-


«noble genealogía Petrov-Chigorin-Aie- tes. En mi época intenté hacer lo mismo.
khine-Botvinnik etc.», y sobre el liderazgo Elegí dos docenas de posiciones del libro
incondicional de Botvinnik en el ajedrez de Grekov Mijaíl Chigorin, las anoté y pa-
soviético. El término «pedigrí» es bien sado algún tiempo comencé a calcular. No
conocido por los cineastas, y aunque me conseguí nada. En una de las posiciones,
gustan los perros, aplicado a los grandes en la variante elegida por Chigorin, había
ajedrecistas me parece humillante. El gran un «agujero», en la siguiente una solución
maestro Aleksandr Kotov llevó a cabo la tranquila, y en otros casos de nuevo algo
conexión artificial entre las partidas de <<no encajaba». Después de más o menos
Chigorin y Alekhine, pero no recuerdo cinco posiciones abandoné esta ocupa-
que hiciera lo mismo para incluir a Mijaíl ción inútil. Si un ajedrecista desarrolla y
Botvinnik. Si existió algo así, no dejó una mantiene mal la iniciativa, entonces pue-
imagen seria en las mentes y en la memo- de examinar las partidas de Chigorin. Sin
ria de mi generación. Por supuesto, siem- embargo, en mi opinión, Mijaíl lvanovich
pre hubo suficientes arribistas e imbéciles fue un ajedrecista ingenioso, pero no un
en la Unión Soviética; sin embargo, lemas profesional, mientras que el ajedrez mo-
como «La enseñanza de Len in es inmortal, derno comenzó con Steinitz.
porque es verdadera», en el ajedrez no po-
drían tener éxito, porque la respuesta a la Y, finalmente, lo último. «La contribución
pregunta «Si esta o aquella tendencia es del Patriarca, como se solía llamar a Bot-
verdadera» enseguida la proporcionaba la vinnik, es realmente grandiosa. Él era el
práctica. Sobre A. Petrov como ajedrecista, líder incondicional de este partido creado
en general no puedo decir nada. artificialmente, el símbolo y el estandarte
del ajedrez soviético. En muchos aspec-
Aleksandr Aleksandrovich Kotov escri- tos, fue gracias a Botvinnik que la palabra
bió muchos libros e investigó con pro- <<gran maestro» se pronunciara en la in-
fundidad en dos tomos la creación de A. mensa Unión con admiración, y que los
Alekhine. Sin embargo, para el programa torneos de ajedrez convocaran a miles de
de estudio de los clásicos recomiendo el espectadores».
libro 300 izbrannij partii Aliojina 17 , con los
comentarios del mismo Alekhine. Tam- Esto puede ser discutible. El líder incon-
bién considero interesante y recomenda- dicional, símbolo y estandarte del ajedrez
ble el libro de Kotov Piense como un Gran soviético a partir del año 1975, fue Anatoly
Maestro. Kotov fue el primero en describir Karpov. Desde el año 1975 al año 1985 fue
un método de entrenamiento del cálculo el ajedrecista más fuerte del mundo, y lo
de variantes, ahora completamente mo- confirmaba todos los años. iBotvinnik no
dernizado, y fue el primero en introducir el ganó ni un solo match por el campeonato
término <qugada candidata», que también del mundo! Todas sus victorias las obtuvo
se utiliza actualmente. en los matches de revancha, y perdió el
título en el año 1957 con V. Smyslov, en
En todo caso, en su creación literaria Ale- 1960 con M. Tahl, y el año 1963 con Ti gran
ksandr Kotov tenía una debilidad por Petrosian. Y en los años 1951 y 1954 retu-
todo lo puramente ruso. Escribió sobre vo el título con grandes dificultades, em-
cómo utilizaba las posiciones complejas patando los matches (12 a 12) con David
e intrincadas de las partidas de Chigorin Bronstein y V. Smyslov respectivamente.

17 Nota del Traductor. Su traducción al castellano En mi opinión, los matches de revancha


sería 300 partidas selectas de Alekhine.
202
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

fueron suprimidos demasiado tarde, en campeón del mundo de V. Smyslov en el


el año 1963. El pretendiente, tras superar año 1957, Mijaíl Botvinnik dejó de ser el lí-
un duro ciclo de calificación de tres años, der indiscutible, símbolo y estandarte del
vencer al campeón del mundo y alcanzar ajedrez soviético.
la preciada meta, inconscientemente re-
lajado, celebraba y disfrutaba el título de Para terminar, quiero pedir disculpas al
ajedrecista más fuerte del planeta. En ese lector por mi tono posiblemente dema-
momento psicológicamente no estaba en siado duro en esta parte del libro. Des-
condiciones de iniciar la preparación para conozco los motivos personales de Tuk-
un match de revancha. Inmediatamente makov para escribir sobre el mejor estado
Botvinnik comenzaba a prepararse para ajedrecístico del mundo, en el que él vivó
el siguiente match, teniendo en cuenta durante muchos años, con un aislamiento
todos los errores del anterior. Tanto Vasily tan frío. De Boris Gulko, Lev Psajis o Viktor
Smyslov como Mijaíl Tahl se prepararon Korchnoi, e incluso losif Dorfman, hubiera
superficialmente para el match de revan- sido fácil de entender; sin embargo, Tuk-
cha y lo jugaron «rotos». El resultado fue makov siempre fue uno de los favoritos
triste. Todo el mundo conoce la prepara- del «SShO» y fue tratado con todas las
ción psicológica de Mijaíl Botvinnik sobre bendiciones.
un adversario al que consideraba enemi-
go personal. Esto le daba una motivación Hablemos un poco más sobre las escue-
adicional y, tal vez, una carga energética las. En la actualidad es bastante apropia-
durante las partidas. do plantear el tema de la escuela china
de ajedrez. El equipo masculino chino
lsaak Efremovic Boleslavsky, que me en- ganó convincentemente y con mucha se-
trenó desde 1967 hasta 1977, era una guridad la Olimpiada de ajedrez del año
persona inteligente, tranquila y pacífica, 2014, y con un amplio margen, confirmó
de los que dicen que «no matan ni una su superioridad en el Campeonato del
mosca». Tenía excelentes relaciones de mundo por equipos del año 2015. Abrí
amistad con los mejores ajedrecistas del la lista de Elo masculino de 1 de agosto
mundo. Excepto con uno. Adivine quién del año 2015. De 47 ajedrecistas con Elo
era. Con esa actitud hacia sus colegas, 2700 o superior había ocho ajedrecistas
Mijaíl Moiseievich apenas podía contar chinos. Los rusos también están en la lis-
con un afecto recíproco, y hubo un caso, ta: diez personas, y la misma cantidad de
siendo en ese momento Mijaíl Botvinnik representantes de los países formados
campeón del mundo, que no fue incluido después de la caída de la URSS. Es intere-
en el equipo de la URSS. Además, rara vez sante comparar la edad de los jugadores.
jugaba en competiciones, era más viejo De los chinos solo un ajedrecista, Ni Hua,
que sus rivales, y en el mejor de los casos tiene más de 30 años. Los rusos tienen cin-
podría decirse que era el primero entre co personas menores de 30 años, la otra
iguales. Por lo tanto la afirmación de que mitad son mayores. Los más jóvenes, S.
Mijaíl Botvinnik era el líder incondicional, Kariakin, D. Andreikin y Y. Népomniaschi
símbolo y estandarte del ajedrez soviético, nacieron en el año 1990. El mayor es V.
como mínimo es discutible. En el periodo Kramnik, nacido en 1975. De los chinos 16
que va del año 1928 al año 1957, es po- y 32 respectivamente. Los representantes
sible. Sin embargo, entonces V. Tukmakov de los países de la antigua Unión Soviéti-
era muy joven para percibir la verdadera ca tienen peores estadísticas: solo dos de
imagen de la jerarquía en el ajedrez sovié- los diez ajedrecistas son menores de 30
tico. Después de la conquista del título de años, y ocho son más viejos. l. Kovalenko

203
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

(1988), T. Radjabov (1987), y el de mayor


experiencia, V.lvanchuk, nació el año 1969
Ding Liren (1992) se incluía entre los diez
primeros, con 2770, y el joven Wei Yi, del
que se habla como una estrella en ascenso
del nivel de Magnus Carlsen, tenía un ra-
ting de 2725 puntos. Veamos un fragmen-
to de una partida suya del Campeonato
del mundo por equipos.

PART/DA41 ksei Kuzmín en el n.o S de 64 del año 2015:


Wei Yi - Maksim Rodstein «¡A primera vista parece la jugada de un
Apertura de los cuatro caballos [C48] principiante! ¡Aunque solo "a primera vis-
Tsaghkadzor 2015 ta"! De hecho, Houdini muestra que en
el mejor de los casos las negras podrían
1 e4 eS 2 ét:lf3 ét:lc6 3 i.bS ét:lf6 4 ét:lc3 ét:ld4 5 mantener el equilibrio, pero nada más. En
i.a4 c6 6 ét:lxeS dS 7 d3 i.d6 8 f4 i.cS 9 exdS cuanto a la partida práctica, incluso Mak-
0-0 1Odxc6 bxc6 sim Rodstein, que se esfuerza en la pre-
paración de la apertura, no pudo oponer
nada a la maniobra del chino Wei Yi».

13 ... ét:lxeS 14 fxeS E:xeS 15 E:e1 E:xe1+ 16


W/xe1 i.fs 17 W/es Wff8 18 i.xc6 ét:lxc6 19
WlxfS

A partir de esta posición Wei Yi hizo tres


jugadas, dos de los cuales son absoluta-
mente increíbles:

11 h3!

En la partida Berbatov- Mijalevsky, Aix les La compensación es insuficiente, las blan-


Bains 2011, se jugó 11 mfl l%e8 con buen cas tienen clara ventaja. Si las jugadas 12
juego para las negras. \Wd2!!? y 13 md1 !!? se hubieran hecho
en la época previa al ordenador, y tras su
11 ... E:e8 12 Wf d2!!? ét:ld713 ~d1 !!? comprobación hubieran resultado correc-
tas, o al menos permisibles en una zona de
Véase el diagrama siguiente riesgo razonable, entonces sería apropia-
do hablar del inminente triunfo del enfo-
Esto es lo que escribe el gran maestro Ale- que concreto en la valoración de la posi-

204
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

ción. En ese caso se podría decir del joven como son muy jóvenes, y los jugadores de
chino que es un genio ascendente, como ajedrez jóvenes poseen insolencia, mucha
no ha conocido nunca la historia del aje- energía y mantienen la concentración du-
drez. Sin embargo, en la actualidad es cier- rante el juego, para tener éxito en la lucha
tamente un fruto extravagante y hermoso con China en las Olimpiadas es necesario
de la preparación con el ordenador, aun- tener una fuerza comparable a la de sus
que muy inmaduro. Se puede encontrar jóvenes ajedrecistas.
más adelante la opinión del gran maestro
Konstantin Sakaev sobre este tema. En relación con lo dicho, me gustaría ha-
blar sobre otros aspectos de la prepara-
En el ajedrez femenino las jugadoras chi- ción de un jugador de ajedrez, a los que
nas han ocupado posiciones dominantes. nosotros prestamos menos atención, y es
Hou Yifan es la líder indiscutible del aje- probable que los chinos los usen activa-
drez femenino mundial. Y aunque perdió mente. Durante el campeonato del mun-
el campeonato del mundo por el siste- do por sistema KO del año 2001 estuve
ma KO, que en el buen sentido, como el una vez en la sala del torneo. Me impre-
campeonato masculino, debería llamarse sionó mucho que el joven chino Zhang
Copa del mundo, y a sus participantes pre- Pengxiang, después de haber terminado
tendientes, pocos dudaron del resultado en tablas sus dos partidas a ritmo clásico
de su match con Mariya Muzychuk. Hou contra Karpov, durante el descanso antes
Yifan ya es la cuarta campeona del mundo del tie break se quedara aparte, se concen-
china. La selección femenina de China es trara en sí mismo, y se puede decir que
una de las favoritas en todas las Olimpia- cayó en trance. Karpov ya no era el mismo
das. Y los nuevos talentos jóvenes chinos, que hace 1O o 15 años, aunque a pesar
tanto en hombres como en mujeres, cre- de todo era el favorito en el match contra
cen como hongos. ¡De hecho es la «cade- el jugador chino. En resumidas cuentas,
na de montaje china de ajedrez»! Zhang Pengxiang obtuvo una victoria
sensacional sobre el gran campeón. Re-
No he oído nada sobre el trabajo de espe- lajarse y recogerse, un rápido descanso y
cialistas ajedrecísticos extranjeros en Chi- concentrarse, todo esto no tiene nada que
na en el siglo XXI. China es una civilización ver con el entrenamiento de ajedrez puro.
generalmente cerrada, con una antigua Los chinos saben cómo trabajar con ener-
cultura misteriosa. Hoy el mundo se ha gía. Su antigua y desconocida práctica del
globalizado. El famoso tratado chino an- «Qigong» anteriormente solo estaba dis-
tiguo «Tao Te Ching», libro de la sabiduría ponible en China. «Qi»: energía, «Gong»:
del gran pensador Lao Tse, que discurre trabajo. Aquí, creo, existe una gran reserva
sobre la naturaleza del ser, se convirtió en para aumentar la fuerza práctica del juego
el más traducido, después de la Biblia, en de nuestros ajedrecistas.
varios idiomas del mundo. Sería muy inte-
resante conocer los métodos de trabajo Al inicio del capítulo hablé sobre el he-
de los entrenadores chinos; sin embargo, cho de que el estatus de los jugadores y
no tenemos información sobre ellos. Prác- entrenadores de ajedrez había cambiado
ticamente todos los ajedrecistas chinos en Rusia dos veces. Primero bruscamente
poseen un sano sistema nervioso, son ex- a peor, y luego a mejor. En Rusia funciona
celentes tácticos y calculan perfectamen- de nuevo la misteriosa, según Tukmakov,
te las variantes. Es difícil jugar contra ellos, organización. Y se llama RShP 8 • La Fede-
porque el precio de un error táctico es mu- ración está dirigida por Andrei Vasilievich
cho más alto que el de uno estratégico. Y
18 Nota del Traductor: Federación Rusa de Ajedrez.
205
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

Filatov, que quiere, puede y hace todo un nivel determinado los mejores deben
lo posible para recuperar las posiciones ponerse en manos de especialistas más
perdidas. En poco tiempo se han hecho cualificados. Y aquí ya hay un problema
muchas cosas. En el plano de desarrollo serio. Hay pocos o ningún especialista de
de masas ha recuperado la «Torre blanca». ese tipo. No obstante volveremos a este
Las clases de ajedrez se introducen activa- problema más adelante, ahora hablare-
mente en las escuelas. Se enseña el ajedrez mos de otra cosa. En Armavir me puse a
en los orfanatos. El calendario de ajedrez pensar que en una ciudad de 200.000
infantil se ha hecho intensivo. He visitado habitantes había mil niños jugando al
los centros de ajedrez del área de Krasno- ajedrez, mientras que en Minsk, con dos
dar y vi el campeonato juvenil de Rusia en millones de habitantes, no alcanzaba un
Loo, un suburbio de Sochi. Me impresionó tercio de ese número. Sí es cierto que en
la imagen que vi en la ciudad de Armavir. Minsk hay entrenadores cualificados, y
Varias mujeres, candidatas a maestra y ju- que uno de los alumnos se convertirá en
gadoras de primera categoría, enseñaban gran maestro. En Armavir, si no sucede un
ajedrez a más de mil niños de 6 a 1O años. milagro, nadie será gran maestro. ¿Esto es
Los padres agradecen de todo corazón tan importante? Un alumno mío, el gran
este esfuerzo y ayudan como pueden. Por maestro Gennadi Sagalchik, vive en Amé-
ejemplo, en la reparación de las aulas, en rica desde hace tiempo. No tiene capaci-
la adquisición de equipamiento, etc. Los dad física para atender a todos los que le
niños, que no saben jugar y no conocen solicitan clases de ajedrez pagadas. Y el ni-
las reglas, comienzan a aprender partien- vel de los niños en el plano ajedrecístico es
do de cero. Esto contribuye a la mejora del bastante ordinario, por no decir otra cosa.
rendimiento escolar, al desarrollo del pen- No obstante sus padres comprenden el
samiento analítico y lógico, al hábito de beneficio del ajedrez para el niño, no pre-
tomar decisiones por sí mismo, y muchas tenden que de mayores sean ajedrecistas.
otras buenas cualidades. Cuando alcanza, en el mejor de los casos,
la segunda categoría, el joven abandona
Sin embargo, lo especialmente importan- bruscamente el ajedrez. Cuando dije a los
te es que el ajedrez protege a los niños de entusiastas entrenadores de Armavir que
la influencia dañina de la calle. No conoz- estaban trabajando siguiendo el sistema
co ajedrecistas drogadictos. Sí, los ajedre- estadounidense, no me entendieron, y
cistas jóvenes fumadores han disminuido tuve que hablarles de Sagalchik.
considerablemente, aunque se usa el al-
cohol para aliviar el estrés después de una Aunque si lo piensas bien, los niños que
partida perdida. Si el ajedrecista analiza estudian en Almavir mantendrán su amor
y calcula variantes, las consecuencias del por el ajedrez, y cuando crezcan, apoyarán
uso de las drogas son visibles desde la pri- el desarrollo del ajedrez en su lugar de
mera jugada. En una entrevista con A. Fi- residencia de todas las maneras posibles.
latov me resultó interesante conocer que Es probable que enseñen a sus hijos a ju-
en un pasado reciente, en China, millones gar, descubran sus capacidades y quieran
de personas estaban casi completamente convertirlos en jugadores de ajedrez pro-
idiotizadas por el opio. Para solucionarlo fesionales. Y si esto no sucede, entonces
recurrieron al juego del go y al ajedrez, en cualquier caso tendrán una maravillo-
que ayudaron a la gente a sacar conclusio- sa posibilidad de pasatiempo, jugando al
nes lógicas. ajedrez en las horas de ocio con amigos.
Recuerdo mis primeros pasos en el aje-
Por supuesto, cuando los niños alcanzan drez, y a veces envidio a las personas que

206
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

obtienen esos maravillosos sentimientos momento no era una norma de vida. Una
de felicidad cuando logran dar un jaque vez nos quedamos hasta las tres de la ma-
de caballo en la casilla f7, atacando al rey ñana, y conseguimos ganar cinco partidas
en h8 y a la dama en d8. Recuerdo que en- seguidas. ¡Sería imposible encontrar una
tonces me asaltaba la idea: «¿Puede pro- persona más feliz! La parte material no le
ducirse en una partida un ataque triple al interesaba en absoluto, aunque para él
rey, la dama y la torre? ¿Y uno cuádruple a ganar cinco partidas a su abusador, inclu-
todas las piezas pesadas del adversario?» so con mi ayuda, fue más importante que
No pude imaginar que iba a cumplir el realizar muchas veces un negocio favora-
sueño de mi infancia, ya de maestro, con- ble. Cantaba constantemente: «¡Qué do-
tra el maestro Kapengut. ¿Cómo no pue- lor, qué dolor! Argentina - Jamaica 5-0».
do jactarme de ello aquí? Esa partida se Por cierto, no cobró el dinero por su victo-
ofrece en el apartado «Aperturas de uso ria algo injusta. Por desgracia, hace algún
limitado» de la parte anterior del libro. Por tiempo su adversario murió.
desgracia, hoy ya es imposible tener esos
sentimientos. El trabajo no puede conver- El ajedrez no solo es necesario para los
tirse en un hobby. profesionales, o para que los niños desa-
rrollen el pensamiento lógico, también es
Contaré una historia sobre un verdadero un juego maravilloso para millones de afi-
amante del ajedrez. Tengo un viejo amigo cionados.
en Moscú, un hombre muy rico, copro-
pietario y director de varias compañías En Rusia existe hoy un cierto auge del
importantes ocupadas en la producción. ajedrez. Cuando en el campeonato juve-
Es autodidacta, y juega con un nivel de nil de Loo, entre todas las categorías, se
primera categoría. Obtiene un gran placer reunieron 1500 niños, un millar de padres
del ajedrez. Durante años estuvo jugando «enloquecidos» y un buen número de en-
por teléfono, debido a su empleo, con un trenadores, todo esto me causó una fuerte
compañero suyo candidato a maestro, un impresión.
hombre no tan acomodado. Las partidas
se jugaban con una apuesta de cien dóla- Pasemos del ajedrez masivo al profesional.
res. De mutuo acuerdo no se utilizaba el
ordenador. Los resultados de mi amigo Rusia ha conseguido elevar el prestigio
fueron decepcionantes. Según creo, per- del ajedrez profesional en poco tiempo.
día los matches con un resultado entre 7 a Fue absolutamente inesperada y tuvo un
3 y 8 a 2. En un mes, probablemente per- éxito sorprendente la idea de A. Filatov de
día alrededor de mil dólares, que para él celebrar el match por el campeonato del
no era nada oneroso. Sin embargo, cuan- mundo del año 2012 entre Anand y Gel-
do volví de Bulgaria a Moscú, a menudo fand en la Galería Tretyakov, en Moscú. La
posponía todos sus asuntos de trabajo, celebración de grandes competiciones
y esto podía ocasionarle graves pérdidas de ajedrez en los principales museos del
financieras, así que lo visité en su casa. mundo llamó la atención de patrocinado-
Llamó a su amigo por teléfono y comenzó res serios y de la administración de las ciu-
la partida. Él jugó la apertura, y después dades y regiones de Rusia. El Memorial A.
me incorporé yo. La imagen de la partida Alekhine, cuya primera parte se celebró en
y el resultado cambiaron drásticamente. el Louvre, y la segunda en el Museo Ruso,
El tiempo para pensar las jugadas era ili- consolidó el éxito de la empresa. Ahora to-
mitado, y rara vez se podían jugar más de das las Superfinales de Rusia masculinas y
dos partidas. Además, la sobriedad en ese femeninas se llevan a cabo en los mejores

207
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

museos regionales de Rusia: con un sólido años, cuya formación ajedrecística termi-
fondo de premios y retransmisiones en nó con las palabras de la antigua canción
vivo. Rusia se ha convertido en uno de los soviética «Volad, palomas, volad», es pro-
principales centros mundiales para la ce- bable que se hubieran encontrado una
lebración de competiciones de élite. Solo docena de talentos con los que era nece-
en los años 2014-2015, con el intervalo de sario seguir trabajando. De hecho, la trans-
unos pocos meses, se celebraron en Sochi ferencia de niños de un entrenador a otro
el match por el campeonato del mundo es un asunto sutil y delicado. No sé si por
entre Magnus Carlsen y Vishy Anand y el el traspaso de su alumno pierde dinero el
campeonato del mundo femenino por el entrenador, si es así, es una cuestión que
sistema de KO. Tampoco se ha olvidado debe resolver obligatoriamente la Federa-
a los grandes campeones soviéticos. Los ción Rusa de Ajedrez.
memoriales Mijaíl Botvinnik, Mijaíl Tahl y
Tigran Petrosian se llevaron a cabo a un Daré un ejemplo de mi práctica de en-
nivel muy alto. trenador. Cuando comencé a practicar y
desarrollar mi metodología, me pareció
Se presta gran atención al trabajo con jóve- prometedora una chica bielorrusa de unos
nes con talento. Para este objetivo se han catorce años. Le propuse a su entrenador
incorporado especialistas cualificados, y (un candidato a maestro mediano) trans-
se asignan medios considerables. Por su- ferir la ajedrecista a mi grupo, a lo que me
puesto, los equipos masculino y femeni- respondió que él mismo la convertiría en
no están bien provistos financieramente gran maestra. Cuando en dos o tres años
y están rodeados de unas atenciones y mis alumnos se hicieron maestros y logra-
cuidados comparables, si no mayores, a ron éxitos notables, este entrenador me
los que recibían en la Unión Soviética. En propuso trabajar con la chica, que ya tenía
las mujeres ya se obtienen resultados: en 17 años y se había estancado en un nivel
las tres últimas Olimpiadas, aún situado de candidata a maestra. Ya no me interesa-
por debajo de las chinas en el ranking, el ba. Poco después la chica dejó el ajedrez.
equipo femenino de Rusia ganó sensacio- Como dicen, cada cosa a su tiempo.
nal mente. En hombres, lamentablemen-
te, las cosas van peor. No obstante, como Quiero agregar a esto que en otros depor-
dicen, para construir hay que demoler: es tes hay casos en los que un entrenador,
imposible poner en orden de la noche a la que en el pasado ni siquiera fue un depor-
mañana la administración del ajedrez des- tista mediocre, conduce a su pupilos al más
truida de un país tan grande. Ya ha cam- alto nivel. La mejor evidencia de esto son
biado a mejor en términos materiales, así las novedosas tácticas de entrenamien-
como en el prestigio moral y en el estatus to de uno de los entrenadores de fútbol
del ajedrecista profesional y del entrena- más exitosos del mundo, José Mourinho,
dor de ajedrez. La afluencia de personas o nuestro Leonid Slutsky, que no jugaron
que desean convertirse en profesionales al fútbol a un alto nivel profesional. Una
del ajedrez excede claramente a las que lo persona puede ser un estratega brillante y
abandonan. Podemos decir que la «fertili- comprender perfectamente los esquemas
dad» supera a la «mortalidad». tácticos del fútbol, desarrollar excelente-
mente los métodos de entrenamiento y la
Volvamos de nuevo a la ciudad de Arma- distribución de esfuerzos, y sin embargo
vir. Hablemos del hecho de que si hubiera no jugar al fútbol. Sin embargo, en el aje-
especialistas de un nivel superior, enton- drez para enseñar algo necesitas saber, en-
ces de entre los cientos de niños de diez tender y hacerlo tú mismo. No tengo nada

208
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

en contra de los entrenadores candidatos real, es la edad de 10-11 a 15 años.


a maestro. En los años 70 en la Unión So-
viética convertirse en maestro era algo tan En el campeonato juvenil de Rusia en Loo
difícil como hoy llegar a gran maestro. Yo me pidieron que observara a una chica de
trabajé con los candidatos a maestro llya 15 años. Vi lo siguiente. La apertura agresi-
Botvinnik y Aleksandr Mijalevsky. Ambos va, aunque poco fiable y deficiente. Cono-
jugaban muy fuerte y entendían muy bien cimiento superficial. Tendencia a resolver
el ajedrez, aunque para obtener la norma la partida con un ataque de mate. Ataca
de maestro carecían más bien de carácter bien. Cálculo de variantes seguro. Com-
y de salud que de condiciones ajedrecísti- prensión del final confuso. Pensamiento
cas. Han estado viviendo en Israel durante estratégico débil.
mucho tiempo, donde se convirtieron en
entrenadores de éxito muy demandados. Un cuadro bastante típico. Expresé mis
Llevé a mi grupo a Elena Zayats cuando conclusiones al especialista que me pidió
estaba en el 7° grado, a petición de su en- que observara el juego de esta ajedrecis-
trenadora en la ciudad de Baranavichi, Ta- ta. Puedo suponer que a los 11-12 años
tiana Aleksandrovna Pozdnyak, y a Aleksei jugaba más o menos así. Entonces, si hu-
Aleksandrov lo tomé a la edad de 1O años biera caído en las manos de un buen es-
a petición de su entrenador de Kobrin, pecialista, sus perspectivas hubieran sido
Stepan losifovich Davydyuk. Los honro y distintas. Pronto tendrá que ingresar en el
los alabé por ello. Es genial cuando todo instituto, y entonces sus prioridades serán
el mundo hace su trabajo. Por ejemplo, yo otras.
no sé cómo enseñar ajedrez a niños que
no conocen las reglas del juego; sin em- Ahora todos pierden la cabeza por los
bargo, en Kobrin han desarrollado una campeonatos de Europa y del mundo para
metodología completa con acertijos lógi- edades de 1O, 12, 14, etc. años. Aparecen
cos y ejercicios interesantes para los niños, multitud de entrenadores que cobran
de los que no tengo ni idea. por clases individuales, que entrenan a
jóvenes talentos con miras a un éxito in-
¿Por qué me detengo con tanto detalle en mediato. Entiendo que las organizaciones
esta cuestión? Me parece que aquí residen deportivas necesiten publicitar sus éxitos,
los principales problemas y la pérdida de obtener premios, reforzar su financiación
jóvenes talentos, que quisieron convertir- y atraer a patrocinadores. Y sin embargo,
se en jugadores profesionales, pero per- ¿quién recuerda hoy al campeón del mun-
dieron esa oportunidad. Hoy el tiempo se do o europeo de 1O, 12, 14 años, de hace
comprime más que nunca. El ajedrez no seis años? Y todo esto inflama la pasión
es una excepción. Si antes la mejor edad deportiva y la ambición de los padres. No
para que los hombres ganaran el campeo- ven que esa actitud conduce a un grave
nato del mundo se consideraba que era desequilibrio en el desarrollo del ajedrez
de 33 años, hoy esa edad está cercana a de su hijo. Sí, el entrenador que descubre
la jubilación, que ronda los cuarenta años. un a un niño con talento no lo transferirá
Los grandes maestros tienen quince años, a nadie, temeroso de perder posibles ga-
y Sergey Kariakin lo fue a los 12. A sus 25 nancias. Así que vagan de torneo en tor-
años Magnus Carlsen ya ganó a Viswana- neo, a menudo dando un «baño» a otro
than Anand dos matches por el campeo- niño martirizado. Desde luego es nece-
nato del mundo. El momento más valioso, sario jugar el campeonato regional, indi-
por no llamarlo «dorado», para convertir vidual, por equipos, apoyar a tu escuela
un talento en un gran maestro potencial o infantil, y en partidas clásicas, y en rápidas,

209
Sobre el estatus de los jugadores de ajedrez y los entrenadores

etc. Sin embargo, ¿para cuándo se deja el


trabajo serio? ¿Y cómo? ¿Y con quién?

¡Si se pudiera explicar a los padres que no


tiene sentido llevar a sus hijos al campeo-
nato del mundo o de Europa, si no obtu-
vieron el primer, segundo o al menos el
sexto puesto en el campeonato de Rusia!
No es necesario pagar a veces el triple o
más por alojarse en los hoteles «oficiales»,
que proporcionan beneficios a los organi-
zadores del torneo. Hay que explicar que
estos títulos son ilusorios y no representan
un valor particular. Que en lugar de perse-
guir valores imaginarios uno debe luchar
por lo verdadero, es decir, aprender a jugar.
En ese caso sería posible que el número de
grandes maestros en Rusia fuera un de un
20 a un 30 por ciento más. Pero el círculo
despiadado ya está cerrado, y las ardillas
siguen girando en la rueda. El abandono
de los jóvenes que querían ser profesiona-
les del ajedrez, desechados y desilusiona-
dos, se incrementa artificialmente por el
deseo del entrenador de conseguir un éxi-
to instantáneo. Para mí este es un camino
hacia ninguna parte, aunque es bastante
comprensible y agradable para muchos
especialistas. Desde luego los errores en
la metodología y el concepto de trabajo
incorrecto pueden atribuirse y explicarse
fácilmente por la necesidad de obtener un
resultado inmediato. Y después, como en
el viejo chiste, hacer un gesto de impoten-
cia y decir: «Yo no he sido, yo no he sido».

Para terminar el capítulo, una frase del


gran maestro John Nunn, de la introduc-
ción a su notable libro Claves del ajedrez
práctico: «Estoy convencido de que la ma-
yoría de los ajedrecistas no se aproximan
a todo lo que pueden dar de sí, y eso sig-
nifica que es posible aumentar significati-
vamente la fuerza del juego, si se entrena
adecuadamente y se emplean en la prácti-
ca los conocimientos adquiridos».

210
Capítulo 11
Libros de ajedrez

Continuemos la conversación sobre lo que Tukmakov, Lev Psajis, y entre los más jóve-
más me interesa como entrenador des- nes Konstantin Sakaev y el aún más joven
pués de un cuarto de siglo. Daniel Naroditsky. Durante estos años se
ha publicado la colección completa de las
¡Los libros de ajedrez! Hay quien dice que obras del fundador de la escuela moderna
el ritmo de la ciencia se ha multiplicado de entrenamiento, Mark Dvoretsky. En los
por diez en comparación con la época libros de Dvoretsky se puede encontrar
anterior a los ordenadores, mientras que la respuesta a casi cualquier pregunta y
otros creen que es más correcto hablar elegir un conjunto de ejercicios para eli-
de una aceleración de cinco a diez veces. minar ciertas deficiencias en el juego de
Sea lo que sea, me sorprendió gratamen- los alumnos. Sin embargo, estoy de acuer-
te la aparición de una gran cantidad de do con Sakaev en que estos libros están
libros electrónicos, que pueden ser de diseñados para jugadores de nivel alto, y
gran ayuda para el trabajo de entrena- es mejor comenzar con otros menos com-
miento. Los autores presentan conceptos plejos. Haré una comparación. Una familia
nuevos, a veces controvertidos y discuti- joven adquiere una vivienda y piensa en
bles, aunque particularmente interesante comprar muebles. En principio acuden a
para cuestiones tan importantes como una tienda de muebles domésticos bara-
el perfeccionamiento del ajedrecista, el tos pero sólidos, o incluso a la red sueca
cálculo de variantes y la valoración de la «IKEA», y terminan en una tienda de mue-
posición. Escuché por primera vez térmi- bles italianos caros y lujosos, donde los
nos tan curiosos como «jugada resultan- ojos se te van a todas partes, la elección
te», «pensamiento en túnel» y «NATI». Me es enorme y los precios prohibitivos. Todo
sorprendió aprender de losif Dorfman que a su tiempo.
los jugadores de ajedrez están divididos
en dos grupos: jugadores del momento Por eso me gustaría empezar con una obra
crítico y jugadores de la fase técnica. «En brillante de Valeri Beim Calcule con éxito en
mi opinión, pertenecen al primer grupo ajedrez.
Alekhine, Botvinnik, Spassky, Kasparov, y
al segundo Capablanca, Smyslov, Fischer, Desafortunadamente no conozco perso-
Karpov». nalmente al gran maestro Beim. Hace años
escuché que había un maestro en Odesa
Descubrí nuevos autores: Valeri Beim, John que había abandonado la Unión Soviética
Nunn, Sarjan Guliev, Zenón Franco, Alfon- en los años 90 y que se había convertido
so Romero, Amador González de la Nava, en gran maestro en el extranjero. Una his-
Lars Bo Hansen, Enrique Marín, así como toria habitual. En el año 1974, durante un
los antiguos y venerables grandes maes- torneo de jóvenes maestros en Chelyabin-
tros soviéticos losif Dorfman, Vladímir sk, compartí habitación con el jugador de

211
Libros de ajedrez

Odesa Semion Palatnik, y a veces anali- rencia de la definición de punto y casilla


zábamos juntos. En una ocasión, cuando en el tablero de ajedrez. Por ejemplo, si en
llegamos a un punto de cambio masivo la Defensa Siciliana un caballo blanco está
de piezas, exclamó en broma y benévola- situado en dS, entonces ocupa el punto
mente: «iBeim! iBeim!». No supe qué qui- dS, y si no hay ninguna pieza, entonces
so decir con «iBeim! iBeim!». Memoricé el sencillamente es la casilla dS. Una frase
nombre, y durante el campeonato juvenil es suficiente para explicarlo; sin embargo,
de Rusia, en Loo, donde habia un anima- parece que V. Alatortsev necesitaba para
do mercadillo de libros de ajedrez, casual- este propósito un libro entero.
mente compré el libro antes mencionado.
Inmediatamente me fascinó. El estilo de Si antes de haber leído el libro de Beim me
exposición era fácil y accesible, con el hu- hubieran preguntado que diera una defi-
mor suave de Odesa; la lógica de las for- nición de qué es la combinación, habría
mulaciones y la presentación del material respondido que es una variante forzada
eran irreprochables, y el autor expresaba con un sacrificio, que proporciona algún
su deseo, plenamente realizado, de ofre- tipo de ventaja al bando activo. En reali-
cer al lector algo nuevo. Aprendí muchas dad, así lo explicaba siempre cuando daba
cosas interesantes como jugador, y tam- clases a grupos con una cualificación rela-
bién como entrenador. tivamente baja. Porque nunca se me pasó
por la cabeza dar una definición a lo que
En general, me gusta aprender algo que es un golpe táctico o la táctica en general.
valga la pena, no veo nada vergonzoso en Sin embargo, Beim abordó la cuestión, por
decirlo y no dudo en admitirlo a mi vene- un lado, conceptualmente y, por otro lado,
rable edad. El libro comienza con las de- de una forma accesible y concisa: «Comen-
finiciones: ¿Qué es la táctica? ¿Qué es un cemos, según lo acordado, con la defini-
golpe táctico? ¿Qué es una combinación? ción de la esencia del fenómeno que es-
Enrique Marín, a quien ya cité anterior- tudiamos. Resulta que aunque el término
mente, escribe en su libro: «La subestima- "táctica" aparece en casi todas las páginas
ción de la importancia de los términos, de casi todos los libros de ajedrez, no es
o con otras palabras, la negligencia en la nada fácil encontrar una definición exac-
enseñanza, es el total olvido del aforismo ta, comprensible y convincente, mientras
de Platón, que dice: "El conocimiento de los que para otros elementos cruciales, rela-
términos lleva al conocimiento de las co- cionados directamente con la táctica, sí se
sas"». encuentran definiciones apropiadas. Por
ejemplo, así es cómo define el concepto
En efecto, los golpes tácticos y las com- requerido del término «Ajedrez» un sólido
binaciones son muy importantes para diccionario enciclopédico (Moscú, Enci-
la comprensión del proceso de determi- clopedia soviética, 1990): "La táctica es un
nación de la táctica. Para esto no vale la conjunto de técnicas y métodos de ope-
pena detenerse en el libro de Vladímir Ala- raciones ajedrecísticas individuales, que
tortsev Problemas de la teoría moderna del forman parte del plan estratégico y de su
ajedrez. Hubo un tiempo en que tuve que culminación': ¿Qué dice usted sobre esta
viajar en autobús desde Minsk a pequeñas definición? ¿Ha logrado entender la esen-
ciudades de Bielorrusia para asistir a com- cia de lo que se expresa? Yo, de momento,
peticiones juveniles. Una vez, en un viaje no. Todavía es más difícil estar de acuerdo
de seis horas a Kobrin, llevé este libro con- con lo expuesto, ya que no está claro en
migo. Lo único que se quedó en mi cabeza absoluto por qué es necesario distinguir
es el razonamiento del autor sobre la dife- los dispositivos y métodos puramente tác-

212
Libros de ajedrez

ticos de cualquier otro procedimiento no debes prepararte, y de repente te llaman


táctico. ¿O deberían ser considerados tác- y te dicen que te han incluido en el equi-
ticos todos los procedimientos anteriores? po, y que mañana debemos ir a un torneo
Aunque entonces resultaría que en el aje- importante, fuerte, y más interesante que
drez la táctica es un todo continuo. estudiar la geografía. ¡El examen desapa-
Es evidente que se necesita una definición rece, la vida es bella y sorprendente! El ex-
más clara. Creo que la mejor manera es ceso como signo de expresión de la táctica
esta: la táctica tiene el objetivo de resolver en ajedrez, es un hallazgo figurativo de
los problemas del momento actual, es decir, Valeri Beim excepcionalmente apropia-
los problemas que requieren una solución do, que está respaldado por importantes
aquí y ahora». ejemplos ajedrecísticos. Este es uno de
ellos.
Breve, accesible y sin sombra de engorro-
sa. Después el autor hace un comentario
exacto y agudo: «Para mí también es muy
EJERC/C/08
importante la circunstancia de que en el
ajedrez la diferencia entre los procedi- E. Pogosiants (1963)
mientos tácticos y otros tipos de proce-
dimientos empleados para resolver pro-
blemas apremiantes, transcurren en gran
medida a través de líneas de percepción
emocional. En otras palabras, los jugado-
res de ajedrez conocen tradicionalmente
como operaciones tácticas aquellas que
a primera vista parecen inesperadas, ori-
ginales, y que con frecuencia cambian
drásticamente la dirección y la intensidad
de los acontecimientos que transcurren
sobre el tablero. En la vida cotidiana estos
fenómenos se denominan excesos». Estudio
Bien dicho. Cuando se trata con jóvenes
de 1O a 13 años, para ellos la palabra ex-
ceso es desconocida. No obstante es bas- SOLUCIÓN: 1 Wfc6+ mb8 2 Wfd6+ mea 3
tante fácil explicar su significado. Tanto Wfd8+ mb7 4 Wfxb6+!! mxb6 5 aS+, y las
en la vida como en el ajedrez los excesos blancas ganan: S ... ma6 6 ttlcS++, S ...
pueden ser alegres o tristes. Pasas por alto mb7(c6) 6 etJd8+
un golpe táctico inesperado, y tu posición
se derrumba. Hoy tenías planeado ir con
tu papá a un torneo de blitz, pero tu pa- Dice Beim: «¿Por qué era difícil ver por an-
dre ha tenido la noticia de que su anciano ticipado la milagrosa cuarta jugada de las
tío falleció en el pueblo, y en vez de ir a blancas? Porque es el mismo exceso men-
un torneo de blitz tuviste que asistir a un cionado anteriormente, un fenómeno que
funeral. O has asestado un bello golpe rompe el ritmo habitual del transcurso
táctico y has vencido espectacularmente. de la vida. Un fenómeno inesperado, bri-
Tienes un examen difícil y aburrido en la llante, excepcional. La psique humana
escuela sobre una asignatura que no te no sabe cómo superar esas barreras sin
gusta (por ejemplo, geografía), para el que esfuerzos (¡en ellos está toda la esencia!)

213
Libros de ajedrez

adicionales». nario de Ajedrez da esta definición: "Golpe


combinativo, que se inicia con una jugada
Comprobé en la práctica la afirmación de combinativa, generalmente asociada a
Beim mediante la presentación de esta po- un sacrificio, y con frecuencia inesperada
sición, aparentemente no demasiado difí- para el adversario': En principio esta es
cil, a algunos buenos candidatos a maes- una buena definición, que en gran medi-
tro, que poseían una buena capacidad de da concuerda con nuestra formulación de
cálculo de variantes, dándoles 15 minutos la noción de táctica. Por lo tanto podemos
para pensar. Encontraron la solución, aun- estar de acuerdo con esta definición, solo
que con dificultad. Y en las variantes más necesita un ligero retoque. En primer lugar,
largas, ramificadas y aparentemente más un golpe táctico puede ser perfectamente
complejas, los jóvenes se orientaron mu- una unidad independiente, no siempre
cho mejor. se requiere que la continuación tenga un
aspecto combinativo. En segundo lugar,
Y aún es más inaccesible la jugada 2 d\g8- un golpe táctico no siempre va asociado
b3!! de este estudio de A. Gurvich, com- a un sacrificio (y además, no es obligado
puesto en el año 1959. que el inicio sea una jugada combinativa,
aunque esto es un detalle insignificante),
aunque es necesario que haya un "exceso';
es decir, que lleve a un cambio radical en
la situación que hay sobre el tablero».

En calidad de ilustración de sus pensa-


mientos Beim da una serie de ejemplos, y
entre ellos el siguiente es especialmente
indicativo.

POSICIÓN 54
1J\g8! ~b2! (1 ... ~xa4? 2 gh5++) Max Euwe- Alexander Alekhine
Ámsterdam 1935 {m/20)

2 J\b3!! ~xb3 3 ~aS! i>xa4 4 i>b6++


Esta es una posición famosa, que Mark
Sigamos avanzando. Así es cómo Beim ex- Dvoretsky incluye en el capítulo «El pen-
plica lo que es un golpe táctico: «El Diccio- samiento preventivo». La superioridad

214
Libros de ajedrez

de las blancas es indudable. Las fuerzas así?


negras están clavadas en la columna <<a>>, La razón no consiste en que esta manio-
la estructura de peones de las blancas es bra prevenga la posibilidad de un ataque
mejor, y su alfil domina en el centro del táctico del adversario (con frecuencia los
tablero. Todo esto es correcto y lógico, sin golpes tácticos se pueden prevenir por
embargo las negras amenazan liberarse medios más comunes), sino en la forma en
con la jugada 30 ... ii.bS!, y la ventaja de que se ha realizado: la torre se traslada a
las blancas comenzará a derretirse rápi- una casilla donde está protegida bajo una
damente. Euwe encontró la elegante solu- condición específica, la aplicación del con-
ción táctica 30 ~a2!!, que defiende la torre tragolpe del adversario. Por lo tanto, por
con el alfil dS a través del peón c4, tras lo sus características la jugada trigésima de
cual la partida de las negras se desliza por las blancas se corresponde adecuadamen-
la pendiente. te con la noción de exceso, postulada en
este capítulo».
El juego continuó de la siguiente manera:
30 ... ~e7 31 f4! gxf4 32 gxf4 ~f6 33 e4 gS 34 Si esto no lo hubiera expresado Beim, sino
fS! hS 35 h4! gxh4 36 ~h2 ~gs 37 ~h3 ~as Tarrasch, Nimzowitsch o Lasker, o más
38 .ib7! ~f6 39 .idS ~gS 40 .ib7! ~f6 41 adelante cualquiera de la lista de cam-
.ic8 Las negras abandonaron. peones del mundo, entonces haría mucho
tiempo que el concepto «exceso» estaría
Son interesantes los comentarios de Beim: vagando de un manual de ajedrez a otro,
«A pesar de que ya se ha dicho mucho so- y probablemente se habría convertido en
bre la presente posición, considero que un término popular como «sobreprotec-
es necesario agregar un razonamiento ción» o «centralización del rey en el final».
adicional, importante para nuestra inves-
tigación. ¿Cómo podemos apreciar este razona-
En primer lugar, sostengo que la jugada miento de Beim? « ... Pues un golpe táctico
trigésima de las blancas, que es lo más es la unidad de medida mínima de la táctica
destacado de todo el final, fue un golpe ajedrecística. ¿Cómo debe entenderse esta
táctico, y sin embargo en este caso este frase? Porque la táctica no es un objeto,
golpe no fue un suceso aleatorio, sino sino un fenómeno, y no se puede medir
todo lo contrario, pues ayudó al bando cuantitativamente ("Si hace el favor, iPé-
fuerte a resolver un problema posicional seme doscientos gramos de táctica!"), y
importante. En otras palabras, ayudó a su encarnación física en el tablero se ob-
las blancas a implementar su línea de jue- tiene mediante golpes tácticos. Lo dicho
go estratégica. Esto está de acuerdo con se puede explicar fácilmente con el ejem-
nuestra noción de táctica como un ins- plo de un muro. Un muro no puede existir
trumento para resolver problemas espe- como un todo indivisible, necesariamente
cíficos que surgen durante la implemen- debe estar compuesto por elementos se-
tación de la línea estratégica planificada. parados: bloques de hormigón o de otro
Este importante tema lo discutiremos con tipo, como troncos, piedras, ladrillos. Para
mayor detalle más adelante. la táctica estos «ladrillos» son los golpes
La segunda observación también se re- tácticos.
fiere a la famosa trigésima jugada de las
blancas. Como se dijo anteriormente, es Curiosamente, el libro de Beim fue publi-
un golpe táctico. Sin embargo, no hay en cado por la editorial Russian Chess House
ella ninguna intriga especial, y no va liga- en mayo de 2012. Ha pasado mucho tiem-
da a un sacrificio. ¿Por qué lo denomino po, y no he visto ninguna crítica al respec-

215
Libros de ajedrez

to en las revistas de ajedrez o en las "sites" hicimos antes: La combinación es un sis-


más populares. Lo más probable es que en tema de golpes tácticos entrelazados entre
el espacio postsoviético la gente empiece sí, que tiene una naturaleza forzada y está
a leer menos. Se estudian principalmente dirigido a la obtención de beneficios para
los libros de jugadores famosos y autores el bando activo. Es un sistema, porque en
reconocidos, y el resto del tiempo lo aca- la combinación, que a menudo comienza
para el ordenador. con algún tipo de golpe táctico, los even-
tos posteriores fluyen a través de este
La presentación teórica sobre el capítulo golpe, después de algunas jugadas con
dedicado a la «táctica» lo concluye con frecuencia sigue otro golpe, y así sucesi-
la definición del término que, de acuerdo vamente. La obligatoriedad de la combi-
con el ingenioso comentario del autor, es nación, enlazada entre golpes tácticos, es
el más famoso «representante de la familia su característica más importante, que está
de los tácticos», la combinación: garantizada por la presencia de una serie
de movimientos que no tienen en su inte-
«Repetidamente se han hecho intentos rior el elemento del exceso. Por supuesto,
para encontrar una definición exacta y la combinación persigue el objetivo de
satisfactoria de este término. Es amplia- proporcionar beneficios al bando activo,
mente conocida la definición dada por y esto también coincide con la definición
Mijaíl M. Botvinnik: "La combinación es de Botvinnik.
una variante forzosa con un sacrificio, que Ahora reunamos todo lo dicho sobre la
redunda en favor del bando activo". Esta táctica.
definición me parece bastante acertada, En ajedrez la táctica se ocupa de los pro-
con la excepción de un detalle importan- blemas que requieren una solución inme-
te, del cual hablaré más tarde. Por supues- diata. Tradicionalmente los ajedrecistas
to, la definición de Botvinnik fue criticada, entienden como métodos tácticos de ac-
porque siempre es agradable criticar. Las ción ajedrecística aquellos métodos que,
críticas, básicamente, se reducían al hecho a primera vista, parecen inesperados, origi-
de que existen combinaciones sin sacrifi- nales, con frecuencia con una dirección muy
cio. Por lo tanto se presentaron otras suge- errática, con un intenso desarrollo de los
rencias. Hubo intentos para mejorar esta acontecimientos sobre el tablero. En otras
definición; por ejemplo, en el ya conocido palabras, lo que generalmente llamamos
Diccionario de Ajedrez: "La combinación es excesos.
una variante forzada en la que se emplean La táctica es un concepto abstracto. En-
diversos métodos tácticos; por lo general cuentra su encarnación sobre el tablero
el elemento concomitante de la combi- de ajedrez a través de golpes tácticos, que
nación es el sacrificio': En esencia, esta son los excesos en el juego del ajedrez y
definición no se diferencia mucho de la al mismo tiempo los elementos mínimos
de Botvinnik; solo se añade la mención de de la táctica ajedrecística. A partir de es-
la presencia de motivos tácticos, mientras tos elementos, como con los ladrillos, se
que se pone en duda la naturaleza obliga- construye la combinación de ajedrez, que
toria de la presencia de un sacrificio. es un sistema de golpes tácticos y ligamen-
Esta definición ya se aproxima mucho a tos entre ellos. Tiene una naturaleza forzada
mi visión del problema, aunque me pa- y la tendencia a obtener beneficios para el
rece que aquí todavía es posible una me- bando activo».
jora. Por lo tanto, quisiera presentar a su
atención mi propia definición, siguiendo Solo tengo un comentario, y se reduce a
consistentemente las conclusiones que la pregunta preferida de Beim: «¿Cómo

216
Libros de ajedrez

se las arregló para pensar en todo esto?» posible predecir cuáles de las caracterís-
Por el estilo de presentación, uno puede ticas de la posición serán importantes en
adivinar que el autor no es un pensador el futuro. Ahora realizaremos ese trabajo
ortodoxo, conceptual, sino una persona con detalle para para mostrar cómo se
completamente terrenal e ingeniosa. La lleva a cabo esa revisión. En nuestro caso
mejor confirmación de esta observación todo es relativamente simple. No hay mu-
la obtuve mediante el análisis del siguien- chos detalles en la posición que estamos
te ejemplo. considerando. Al revisar la posición y las
consecuencias lógicas que aparecen en
el análisis, es importante seguir siempre
cierto orden. Esto disciplina el pensamien-
POSICIÓN 55
to, facilita y acelera el proceso, y aumen-
M. Hoffman - G. Papp ta la calidad del trabajo. En primer lugar,
Budapest 2004 determinamos la correlación material en-
tre ambos bandos. En igualdad de otros
factores las negras tienen un peón más,
aunque en esta posición de momento no
ejerce ninguna influencia. Por lo tanto re-
cordaremos este factor, aunque por ahora
lo dejaremos de lado.
Después es necesario examinar las es-
tructuras de peones de cada bando. Ob-
servamos la evidente superioridad de las
negras, tanto cualitativa como cuantitati-
va, de peones en el flanco de dama; en el
flanco de rey y en el centro existe igualdad
de material y simetría.
Dice Beim: Hemos examinado los factores estáticos
de la posición, que cambian lentamente.
«Tenemos ante nosotros una posición en Tras esto, es hora de evaluar el compo-
la que un experto en resolver combinacio- nente dinámico de la posición, es decir,
nes reconocerá fácilmente motivos tác- aquellas características que cambian rápi-
ticos típicos. Aunque sobre esos motivos damente. Por ejemplo, entre ellas se inclu-
tácticos hablaremos un poco más adelan- yen la movilidad de las piezas y su grado
te. De momento seamos un poco filosófi- de interacción. En este aspecto la diferen-
cos. En general, ¿cómo se puede concebir cia es evidente. Salta a la vista el podero-
una idea sobre los posibles golpes tácticos so grupo de piezas pesadas blancas en el
en una posición? ¡De dónde proceden es- flanco de rey. Ese grupo de piezas inte-
tos golpes? Tratemos de buscar un méto- ractúa excelentemente, y solo necesitan
do común para detectarlos. un espacio operativo para sus acciones,
En principio, veamos cuál puede y debe sin embargo de momento el peón g7 las
ser el primer paso en la búsqueda de tales estorba bastante, aunque está sometido a
golpes para un jugador de cualquier nivel. una presión muy fuerte. Debe reconocer-
La respuesta esta pregunta siempre es se que el punto g7 es al mismo tiempo el
única: debemos comenzar con una revisión punto más importante y el más débil de la
de la situación sobre el tablero. posición de las negras, lo que atrae espe-
Para ello es conveniente no pasar por alto cialmente la atención del adversario. Hay
los detalles más pequeños, porque es im- que tener en cuenta que el caballo blanco

217
Libros de ajedrez

también está muy bien situado, y está listo ble!». Puede compararse en su percepción
para interactuar con el resto de las piezas. emocional con expresiones tan sutiles
Las fuerzas negras están peor distribuidas. como «el principio de las dos debilida-
Aún no han establecido una interacción des», «no apresurarse», o «esquemas de
real, aunque las negras ya están listas (¡un pensamiento». Bromas aparte, antes del
detalle importante!) para aliviar la situa- cálculo de variantes el análisis lógico de
ción mediante 1 ... ctJe4. Valeri Beim comienza con una descripción
Por lo que se ha dicho, se puede sacar la general, o con un «escaneo», según John
siguiente conclusión: la superioridad de Nunn, de todos los detalles, para evaluar la
las blancas reside en la mejor interacción posición y trazar un plan de acción.
de sus piezas. El principal objetivo de la
agregación de estas fuerzas es el peón g7, Llegamos a un momento muy serio, los
así como el rey adversario cubierto por él. fundamentos de la teoría de Steinitz, con
Es cierto que a primera vista no se ad- la que se originó el ajedrez moderno. Se
vierte cómo pueden acceder las blancas ha escrito mucho sobre la valoración de la
al objetivo. No obstante es obvio que es posición en los libros de estrategia. En casi
necesario hacerlo, en otro caso se perderá todas las partidas con anotaciones los co-
todo lo obtenido, y el peón de ventaja del mentaristas han prestado suficiente aten-
adversario puede convertirse finalmente ción a este problema.
en un factor operativo real. Y aquí salta a
la arena un principio todavía desconoci- Me gustaría citar un extracto de un artícu-
do en la literatura ajedrecística (¡aunque lo profundo y difícil de entender del gran
bien conocido en la práctica!), que está maestro y filósofo del ajedrez Ígor Zaitsev:
en el corazón de todas las tácticas ajedre- «¿Continuará el ajedrez siendo un arte?»,
císticas. Este principio es bien conocido publicado en el n.o 6 de 64 del año 2015,
por cualquiera, que en edad consciente, dedicado al ya muchas veces mencionado
viviera la defunción de la Unión Soviética. libro de Enrique Marín: «A juzgar por los
Se define de la siguiente manera: «Si es im- esfuerzos intelectuales que se han dedica-
posible, pero en gran medida sería deseable, do al ajedrez durante el último siglo y me-
¡entonces es posible!» No importa cuán di- dio, y por las montañas de papel gastadas
vertida parezca esta frase, de hecho expre- por los teóricos y comentaristas, se podría
sa perfectamente la verdadera esencia del esperar que ya hoy hubiera en el ajedrez
fenómeno de la táctica en ajedrez: ¡quien una Enseñanza Estratégica Única, desa-
verdaderamente es el más fuerte en la posi- rrollada y constantemente actualizada. Y
ción, alcanza el objetivo, que a primera vista esto, por supuesto, ya podría haber suce-
parece imposible! En el caso que conside- dido si el pensamiento inquisitivo de los
ramos esto se manifiesta de la siguiente investigadores se centrara en establecer
manera: el análisis lógico llevado a cabo patrones generales (con el ordenador o
anteriormente, si se ejecuta hasta el final, sin él), y no estuviera casi completamente
obligará al jugador a centrar su atención dedicado al estudio exhaustivo de casos
en la casilla g7, y finalmente saldrá por sí particulares».
solo. Solo queda dar la solución: 1 CLle8!
'i!?h8 2 CL\xg7 Las negras abandonaron». Por supuesto, se puede objetar al respe-
table gran maestro que si la enorme po-
Qué hermoso suena este glorioso princi- blación de China en su época no hubiera
pio soviético aplicado a todas las tácticas concentrado sus esfuerzos para proteger
del ajedrez: «Si es imposible, pero en gran al país en la construcción de la Gran Mura-
medida sería deseable, ¡entonces es posi- lla, sino en la invención, supongamos, del

218
Libros de ajedrez

tanque, habrían tenido la posibilidad de


sobresalir en ese empeño, pero la historia,
incluida la del ajedrez, no tiene el modo
subjuntivo.

Un intento valiente para hacer algo similar


y crear una Enseñanza Estratégica univer-
sat fue realizado por el gran maestro losif
Dorfman, quien escribió en dos volúme-
nes su obra pionera El Método en Ajedrez.
Hablaremos de este libro, aunque ahora
quiero describir brevemente la escala de-
creciente de la valoración estática de la ¿Por qué traigo todo esto? Sencillamente
posición, propuesta por Dorfman: quería complementar el análisis lógico de
Beim, quien solo mencionó casualmente
1. La posición del rey; la situación en peligro del rey negro: «El
principal objetivo de la agregación de es-
2. La coordinación de las fuerzas materia- tas fuerzas es el peón g7, así como el rey
les; adversario cubierto por él». Sin embargo,
si el rey negro estuviera en el flanco de
3. ¿Quién tiene mejor posición después de dama, y no en el de rey, los argumentos
cambiar las damas? iniciales tendrían un carácter completa-
mente diferente. Según Dorfman, las ne-
4. La estructura de peones. gras tienen una gran ventaja en todos los
factores estáticos, excepto en uno: la posi-
Por supuesto, es difícil imaginar que se ción del rey, aunque esta es decisiva.
pueda inventar un método universat que
permita realizar una estimación precisa de Me gustaría poner al lector al corriente de
casi cualquier posición, sobre la base de la opinión de Vladímir Kramnik sobre este
resolver el algoritmo correcto para encon- tema, que fue expresada por Konstantin
trar la continuación más fuerte. Dorfman Sakaev en la obra The Complete Manual of
propuso un procedimiento relativamente Positional Ches, y por Mark Dvoretsky en
simple de revisión de la posición inicial el quinto tomo de School of future cham-
para un análisis lógico posterior. En al- pions:
gunas posicione su método puede ser
de ayuda para un ajedrecista que quiera «De esta manera, tenemos ante nosotros
mejorar su juego. Y el primer elemento es- una posición. Antes de empezar a consi-
tático de valoración de la posición, según derar algunas variantes, debemos evaluar-
Dorfman, es la posición estática del rey. Si la. Vale la pena mencionar que muchos
realizáramos la valoración de la posición métodos sugieren usar todas las fórmulas
del diagrama, posibles para establecer los criterios de
esta evaluación. En mi opinión (y no solo
Véase el diagrama siguiente en la mía, sino también, por ejemplo, en
la de Vladímir Kramnik, como conseguí
utilizando el método de Dorfman, obten- averiguar en una conversación personal),
dríamos el siguiente resultado: 1 ±, 2.:j:, esto es totalmente incorrecto. El "pesaje"
3.+,4.+. de todos los matices debe ser intuitivo,
estimando "a ojo" la importancia de este

219
Libros de ajedrez

o aquel componente. ¿Cómo se puede a base de experiencia y conocimiento, y


hacer esto? Solo con la acumulación de por eso debe reponer constantemente sus
experiencia práctica y teórica, con la ayu- conocimientos en las más diversas etapas
da de una precisa estimación posicional. del juego del ajedrez, ¡y no solo en la aper-
Cuanto mayor sea el balance de conoci- tura!»
miento correspondiente y más elevada la
categoría de juego, menor será el núme-
ro de variantes que se deben calcular» (K.
Sakaev).

«En algunos libros se puede leer que el


proceso de evaluación de la posición
consiste en aislar y ponderar todos los
factores posicionales que actúan en ella.
¡Tonterías! De hecho, la mayor parte de
este trabajo se realiza subconscientemen-
te. El arte de la valoración es la capacidad
de comprender la esencia de una posición:
identificar el problema más importante
(posicional o táctico), que debe ser resuelto,
sentir la dirección correcta de nuestra bús-
queda, percibir la conveniencia o inconve-
niencia de una operación. Está claro que
una intuición bien desarrollada contribu-
ye a la velocidad y corrección de nuestra
percepción» (M. Dvoretsky).

Valeri Beim no se atiene a ninguna fórmula


para evaluar la posición, como en el libro
El Método en Ajedrez de Dorfman, o en el
curioso libro de V. Chejov y V. Komlyakov
Programa de preparación de ajedrecistas de
primera categoría y candidatos a maestro
del Deporte», de título ambicioso, aunque
controvertido por sus recomendaciones.
Sus ejemplos son siempre puntuales, la re-
dacción es precisa e ingeniosa, y un entre-
nador reflexivo puede aprender de cada
capítulo muchos conocimientos nuevos y
ejercicios excelentes. Ahora «pasaremos la
lista» del libro de Beim a la excelente obra
de John Nunn Claves del ajedrez práctico,
aunque antes quiero citar lo que dice Vale-
ri Beim sobre la intuición en el capítulo «El
cálculo gradual»:

«... En consecuencia, al ajedrecista le será


difícil avanzar sin la intuición, construida

220
Capítulo 12
NATI

Vocablo de John Nunn: sobre el punto e4, lo que reconfortaría el


espíritu a cualquiera que jugase contra la
«NATI. Abreviatura que significa: si tienes Defensa India de Rey. Para disgusto de las
dudas, entonces <<No analices tácticas in- blancas, en lugar de en g7 el alfil negro
necesarias». está situado en al, y la presión sobre el
El análisis táctico es una acción predis- peón f2 proporciona a las negras suficien-
puesta a los errores. No advertir una suti- te contrajuego.
leza importante puede cambiar completa- 13 ... exd4
mente el resultado del análisis. Si tiene la
opción de elegir en favor de una continua-
ción posicional, es necesario decantarse
por ella: esto es más rápido y más seguro.
Por supuesto, hay muchas posiciones en
las que un análisis concreto juega un pa-
pel esencial, aunque incluso en tales casos
solo deben analizarse variantes específi-
cas si nos obliga la necesidad.
El siguiente ejemplo es un caso extremo.

PARTIDA 48
Enseguida algunas piezas blancas han
John Nunn - Martín Pribyl puesto su mirada sobre el solitario rey
Apertura Italiana [CSO] adversario, lo que crea los requisitos pre-
Bundesliga 1995/1996 vios para un juego forzado. Sin embargo,
¿qué jugada deben escoger? 14 I1Jeg5, 14
1 e4 eS 2 ét.Jf3 CLJc6 3 .ic4 CLJf6 4 d3 !es S0-0 11Jfg5, 14 ~b3+ y 14 ~gS son continuacio-
d66 c3 0-0 7 ét.Jbd2 a68!b3 !a79 h3 ClJd710 nes bastante razonables. Yo interpretaría
.ic2 fS 11 exfS ~xfS 12 d4 ~ f8 esta posición como un caso límite, donde
Las negras han jugado la apertura de una es necesario tomar una decisión: gastar
manera bastante provocativa, para abrir la tiempo con el estudio cuidadoso de todas
columna «f» e intentar crear contrajuego las jugadas. Desde un punto de vista pu-
gracias a la presión sobre el peón f2. Sin ramente estratégico la posición, en efecto,
embargo, se verán obligadas a pagar por parece prometedora; sin embargo, el gran
este retraso en el desarrollo. número de jugadas elegibles que tienen
13 ClJe4 las blancas a su disposición sugiere que
Después de 13 dS 11Je7 14 I1Jg5 11Jf6 15 un análisis completo llevará demasiado
11Jde4 t;Jfs las blancas toman el control tiempo.

221
NATI

Como resultado elegí una continuación pensación suficiente».


forzada y directa, que proporciona a las Después la partida continuó así:
blancas ligera ventaja posicional. En rea- 14 ... ctJf615'.Wd3 g6
lidad las blancas podían obtener una 15 ... h6? 16 tLlh7 ~e8 17 \Wg6 con ataque
ventaja mayor con otra variante, aunque decisivo.
cuando tomas la decisión de no profun- 16ctJxd4ctJxd417 cxd4 dS
dizar demasiado en la posición, ese riesgo Las negras preparan la salida 18 ... .ifS, que
siempre existe. Sin embargo, definitiva- no valía enseguida por el jaque 18 \Wb3+
mente ahorré tiempo, y además podía no 18ctJxh7! .ifS
existir una alternativa más favorable. Es mala 18 ... ~xh 7 por 19 \Wxg6+ m