Você está na página 1de 170

Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

1
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

2
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Derecho a la salud, derecho de todas:


aproximaciones multidisciplinares

3
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Créditos

Compilado por Gloria Careaga Pérez y Josefina A. Valencia Toledano para el


Clóset de Sor Juana A.C.

Autoras: Laura Guadalupe Chavira Razo, Zafiro del Carmen Andrade Romo, Tania
Esmeralda Rocha Sánchez, Claudia Ivette Navarro Corona, Yolanda Molina Reyes,
Brenda Cruz Rosas, María José Pineda Gómez, Sinayini Ruiz Aguilar y Josefina A.
Valencia Toledano.

Editado por Andrea Elizalde Balderas, Brenda Sandoval Bahena y Josefina A.


Valencia Toledano

Agradecemos a Brenda Sandoval Bahena su apoyo con la revisión de los


capítulos: “Infecciones de transmisión sexual, uso de métodos de protección, uso y
acceso a pruebas para ITS, y relaciones sexuales durante la menstruación en
mujeres lesbianas y bisexuales de la Ciudad de México”. “Avatares de mujeres
lesbianas, bisexuales y no heterosexuales en torno a su experiencia sexual: edad de
inicio, tipos de parejas sexuales, cuidado y motivos alrededor de sus relaciones
sexuales” y “Prácticas sexuales, manifestaciones y lugares”.

Clóset de Sor Juana AC:


Programa Derecho a la Salud, Derecho de Todas.
www.closetsj.org / salud@closetsj.org
Coordinación General: Andrea Elizalde Balderas
Coordinación de Investigación: Brenda Sandoval Bahena
Arte y Diseño: Beatriz González Cortés

Ciudad de México, México.


Noviembre, 2018.

Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares es parte del proyecto


“Derecho a la salud, derecho de todas: investigación aplicada en derechos humanos para el ejercicio
del derecho a la salud y el derecho a una vida libre de violencia de lesbianas y mujeres bisexuales”
del Clóset de Sor Juana A.C., realizado con el apoyo del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de
México, en el marco del Programa de Coinversión para el Desarrollo Social de la Ciudad de México
2018.

La presente obra tiene su registro en trámite. Apoyamos la reproducción del presente material por
cualquier medio, siempre que se respete el crédito de la organización y sus autoras.
4
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Índice
Sobre las editoras 2

Introducción 6
Josefina A. Valencia Toledano y Brenda Sandoval Bahena

Capítulo I. Servicios de salud: uso, trato, discriminación y transfusión 9


sanguínea.
Laura Guadalupe Chavira Razo

Capítulo II. Infecciones de transmisión sexual, uso de métodos de 29


protección, uso y acceso a pruebas para ITS, y relaciones sexuales
durante la menstruación en mujeres lesbianas y bisexuales en la Ciudad
de México.
Zafiro del Carmen Andrade Romo

Capítulo III. Avatares de mujeres lesbianas, bisexuales y no 56


heterosexuales en torno a su experiencia sexual: edad de inicio, tipos de
parejas sexuales, cuidado y motivos alrededor de sus relaciones
sexuales.
Tania Esmeralda Rocha Sánchez

Capítulo IV. Prácticas sexuales, manifestaciones y lugares. 86


Claudia Ivette Navarro Corona

Capítulo V. Tipos de relación y manifestaciones de violencia que han 103


vivido lesbianas y mujeres bisexuales de la CDMX.
Sinayini Ruiz Aguilar y Josefina A. Valencia Toledano

Capítulo VI. Aborto, un derecho y una realidad de las lesbianas y mujeres 123
bisexuales en la Ciudad de México.
Yolanda Molina Reyes

Capítulo VII. Masturbación: el placer hecho susurro.


María José Pineda Gómez y Brenda Cruz Rosas 133

Sobre las autoras


147
Anexo: Encuesta
151

5
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

6
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Sobre las editoras

Gloria Careaga Pérez


Maestra en Psicología Social. Trabaja en la Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM) como profesora de la Facultad de Psicología desde 1979 e Investigadora del
Programa Universitario de Estudios de Género, donde fue Secretaria Académica por más
de 12 años y donde impulsó los estudios sobre Diversidad Sexual y una nueva perspectiva
para el análisis de la masculinidad. Ha coordinado nueve antologías y publicado múltiples
artículos y capítulos en libros sobre los temas de su especialidad: género, sexualidad y
derechos humanos. Coordina la Fundación Arcoiris por el respeto a la diversidad sexual. Es
una activa asesora consultora local e internacional.

Josefina A. Valencia Toledano


Lesbiana Feminista. Su trabajo se ha centrado en la Sexualidad, el Género, los Derechos
Humanos, el Desarrollo Sustentable y la Participación Política de las lesbianas. Estudió
psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con diplomados y
especialidades en Feminismo en América Latina, Políticas Públicas Ambientales, Sistema
Universal e Interamericano de Derechos Humanos y sobre Sexualidad, Género y Derechos
Humanos. Ha sido seleccionada en formaciones de feministas del sur global por parte de
Creating Resources for Empowerment, CREA en 2014 y Development Alternatives with
Women for a New Era en 2016. Inició su colaboración en temas de salud y sexualidad en el
Clóset de Sor Juana con la investigación ‘Lesbianas Frente al VIH’ y en 2014 recibió el
premio ‘Buenas prácticas y abordajes innovadores sobre género, mujeres jóvenes y vih en
américa latina’ por parte de ONUSIDA y Development Connections por su trabajo sobre
derecho a la salud de las lesbianas y mujeres bisexuales. Coordinó el Clóset de Sor Juana
del 2013 a marzo del 2018 y fue Co-secretaria Regional para América Latina y el Caribe de
la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales del 2014
al 2017. Actualmente dedica su trabajo de investigación a estudiar las Dinámicas de
Violencia en Parejas Lésbicas, es integrante de la Asamblea Consultiva del Consejo para
Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México y colabora con el Frente por la
Libertad de Expresión y la Protesta Social.

Brenda Sandoval Bahena


Lesbiana feminista joven defensora de derechos, es técnica en comunicación con estudios
profesionales en filosofía por la Universidad Autónoma de México Iztapalapa, UAM- I. Su
principal interés de trabajo y activismo se ha enfocado a los derechos de lesbianas, la
participación política de las juventudes y los derechos LGBTI, por lo que ha colaborado en
diversas organizaciones de la sociedad civil cuyas líneas de trabajo son juventudes,
participación política, medios de comunicación alternativos y la promoción de los derechos
de la diversidad sexual. Algunas de ellas son: Radio Chinelo A.C., el Consejo Ciudadano de
la Dirección de atención a la diversidad del Estado de Morelos (2012- 2013), Red Rie A.C.,
de la cual es cofundadora. Igualmente ha escrito sobre su trabajo para las revistas DFnsor,
El Brinco e Insistentes, y en el Laboratorio de Masculinidades del Centro Estudios Políticos
y Sociales. Actualmente coordina el área de investigación del Clóset de Sor Juana, A.C.

7
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

8
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

INTRODUCCIÓN

El derecho a la salud es uno de los derechos fundamentales para la vida y el


desarrollo de las personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece
que el derecho a la salud incluye el acceso oportuno, aceptable y asequible a
servicios de atención de salud de calidad suficiente1. Así mismo, la OMS define a la
salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social y no sólo como
la ausencia de enfermedad2. Al mismo tiempo, la OMS considera que no existe una
abordaje adecuado a la salud de las personas LGBT, ya que no hay conocimiento
sobre las necesidades específicas de estas identidades; en muchas ocasiones se
les niega la atención o la reciben de manera inadecuada e incluso se les obliga a
tomar tratamientos para corregir o eliminar su condición3. En ese sentido, para
nuestra Organización, destacar las condiciones y necesidades especificas de las
mujeres lesbianas y bisexuales, se ha constituido un importante desafío que ha
ocupado el interés desde hace varios años.

El Clóset de Sor Juana A.C. es una asociación civil de lesbianas feministas,


orientada a la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres,
especialmente de aquellas que viven discriminación por su orientación sexual y su
identidad de género. Una de sus líneas estratégicas es ‘Derecho a la Educación,
Salud y Trabajo de Lesbianas, mujeres Bisexuales y Trans’. Desde el año 2013 ha
desarrollado el programa Derecho a la salud, derecho de todas, con objetivo de
promover el derecho a la salud sin discriminación para lesbianas, mujeres bisexuales
y trans por medio de investigación, incidencia y formación a lesbianas, defensoras,
profesionales de la salud e instituciones públicas.

En 2017 el Clóset de Sor Juana A.C. realizó una investigación sobre las
determinantes sociales que impactan el ejercicio del derecho a la salud de lesbianas
y mujeres bisexuales, como parte del proyecto “Derecho a la salud, derecho de
todas: investigación y servicios de salud para lesbianas y mujeres bisexuales”, en
conjunto con el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, en el marco del
Programa Coinversión para el Desarrollo Social de la Ciudad de México, y en
colaboración con la Dra. Tania Esmeralda Rocha Sánchez, Profesora Titular del
Programa de Maestría y Doctorado de la Facultad de Psicología de la Universidad
Nacional Autónoma de México.

1Organización Mundial de la Salud (OMS). (2017). Salud y derechos humanos. Disponible en:
http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/human-rights-and-health
2 Preámbulo de la Constitución de la Organización mundial para la Salud. Disponible en:

http://www.who.int/suggestions/faq/es/
3 Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). (2013). Abordar

las causas de las disparidades en cuanto al acceso y la utilización de los servicios de salud por parte de las
personas lesbianas, homosexuales, bisexuales y trans. Documento de exposición de conceptos. CD52/18. 30 de
septiembre al 4 de octubre del 2013
9
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Para ello, se retomó como base el instrumento que el Clóset de Sor Juana
desarrolló y aplicó en el 2013, en el marco de la investigación ‘Lesbianas y
Bisexuales frente al VIH y VPH’. Éste fue revisado, complementado y
reestructurado. Se decidió cambiar algunos aspectos metodológicos de la
encuesta, eligiendo el método de auto aplicación para reducir el tiempo de
respuesta y para generar mayor confianza entre las encuestadas.

El objetivo de la encuesta es conocer las condiciones en las que lesbianas y


mujeres bisexuales ejercen su derecho a la salud en la Ciudad de México, los
factores de riesgo respecto a la transmisión de Infecciones de transmisión sexual
(ITS), así como el acceso y uso de los servicios de salud y la calidad de éstos, la
violencia y el impacto que ésta genera en la salud, la salud sexual y la salud
reproductiva. El instrumento está compuesto de 112 reactivos y 247 preguntas.

La encuesta está dividida en ocho secciones: 1) datos generales, 2) discriminación,


3) organización social, 4) salud, 5) relaciones de pareja, 6) aborto, 7) prácticas
sexuales y 8) violencia. Debido a que la violencia y la discriminación son fenómenos
complejos de abordar en una investigación, las preguntas relacionadas a éstos se
colocaron en más de una sección, con la finalidad de obtener información más
precisa. Para la aplicación de encuestas se reunió a un grupo de encuestadoras
voluntarias con experiencia en trabajo de campo. Se realizaron
sesiones de sensibilización y capacitación para brindar herramientas a las
participantes y resolver sus dudas.

La invisibilización social de las lesbianas y mujeres bisexuales generó dificultades


durante la aplicación de encuestas, una de ellas fue la localización de la población
objetivo, por lo que se seleccionaron puntos de encuentro de lesbianas y mujeres
bisexuales: 1) centros nocturnos de Zona Rosa y del Centro Histórico de la Ciudad
de México, 2) universidades: las Facultades de psicología y filosofía y letras de la
UNAM y en la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA, 3) la feria de
salud para lesbianas y mujeres bisexuales realizada por el Clóset de Sor Juana el
11 de noviembre de 2017 en el centro de la Ciudad de México; es por ello
que la mayoría de las participantes son mujeres jóvenes que viven o transitan en la
CDMX. Las participantes fueron seleccionadas al azar y eran abordadas cuando
estaban en grupos o en pareja por al menos dos encuestadoras, el tiempo
requerido para responder el cuestionario fue de 15 minutos aproximadamente. Al
finalizar, se les preguntaba si tenían interés en conocer los resultados de la
investigación para compartirlos con ellas.Además, se utilizó la técnica bola de nieve
con las lesbianas y mujeres bisexuales cercanas a las encuestadoras y al equipo
de colaboradoras del Clóset de Sor Juana.

El periodo de aplicación de encuestas comprendió los meses de agosto a


noviembre de 2017 y se llevó a cabo por un grupo de 14 encuestadoras. De las 250
10
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

encuestas levantadas se descartaron las que fueron respondidas por mujeres


heterosexuales que no reportaron actividad sexual con mujeres, por no ser parte de
la población objetivo. Es por ello que la muestra final analizada fue de 180
cuestionarios.

Para el análisis de resultados, el Clóset de Sor Juana elaboró un documento de


resultados generales, titulado “Derecho a la salud, derecho de todas.
Resultados generales 2017”, el cual contiene las frecuencias de algunos
resultados y la metodología de la investigación. Cabe señalar que durante las
distintas etapas de la investigación (estructuración del marco teórico, diseño del
instrumento, aplicación de encuestas y análisis de resultados) se trabajó
exclusivamente con mujeres feministas, la mayoría lesbianas o bisexuales, como
principio ético, político y metodológico.

Finalmente, el Clóset de Sor Juana convocó a un grupo de defensoras de derechos


humanos, académicas de la facultad de psicología de la UNAM y médicas
investigadoras que trabajan en instituciones públicas, quienes analizaron la
información, de acuerdo a su experiencia en los temas. Para ello, los resultados se
segmentaron temáticamente, quedando los siguientes tópicos: 1) Servicios de
salud, transfusión sanguínea y discriminación, 2) Pruebas, protección, infecciones
de transmisión sexual y menstruación, 3) Primera relación sexual, parejas sexuales
y motivos, 4) Prácticas sexuales, manifestaciones y lugares, 5) Aborto, 6)
Masturbación y 7) Relaciones de pareja. Es importante mencionar
que los resultados analizados no pertenecen a una única sección de la encuesta, si
no que se distribuyeron de acuerdo a los tópicos. Los artículos que contiene este
libro corresponden a dicha segmentación. Cada una de las investigadoras tuvo
libertad para la elaboración de sus capítulos, brindándoles
algunos lineamientos metodológicos para facilitar su elaboración.

El primer capítulo del libro es sobre los ‘Servicios de salud: uso, trato,
discriminación y transfusión sanguínea’, el cual hace un recorrido por los
estudios que se han realizado en materia de salud de lesbianas y mujeres
bisexuales. Los resultados de este capítulo pretenden visualizar los patrones y
razones de uso de algunos servicios de salud por parte de las lesbianas y mujeres
bisexuales en la Ciudad de México. La autora hace una caracterización de las
mujeres participantes del estudio, el tipo de servicios de salud a los que tienen
acceso y las motivaciones que tienen las participantes para asistir a los servicios
de salud, asimismo, explora algunas de las experiencias de discriminación.
Finalmente hace propuestas para lograr un papel más activo por parte de las
instituciones para el ejercicio del derecho a la salud sin discriminación y expone
una serie de preguntas de investigación y retos metodológicos relacionados a los
estudios sobre lesbianas y bisexuales.

11
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En cuanto a la protección en la vida sexual de las lesbianas y mujeres bisexuales,


en el segundo capítulo, Zafiro Andrade explora la percepción y experiencia del
acceso y uso de pruebas para las infecciones de transmisión sexual. A través de
un minucioso análisis sobre las distintas prácticas sexuales, nos deja ver cómo aún
hoy día a pesar del conocimiento de los métodos de protección prevalecen falsas
ideas sobre cuándo protegerse y cuándo no. Aún así, pareciera que la
preocupación por su salud guarda una aceptable atención incluso por arriba de lo
señalado en la literatura. Es por esto, que se debe considerar importante dar
continuidad y ampliar este tipo de indagaciones. Finalmente, dialoga con otras
investigaciones sobre la salud sexual de lesbianas, mujeres bisexuales y no
heterosexuales, y da algunos elementos importantes a considerar en el diseño,
implementación y evaluación de políticas públicas.

En el tercer capítulo, ‘Avatares de mujeres lesbianas, bisexuales y no


heterosexuales’, el trabajo de Tania Rocha se centra en el análisis de la
constitución misma de la realidad de las mujeres lesbianas, bisexuales y no
heterosexuales, a partir de identificar las oportunidades de libertad y aquellas
negadas. Los hallazgos de la investigación dejan ver la complejidad del deseo y
que las trayectorias sexuales son resultado de la vivencia propia y de las
relaciones que se establecen. Igualmente, los resultados dejan ver la importancia
de develar la vida de este sector de la población para reconocer expresiones más
allá de la perspectiva higienista y heterosexual, para dar paso a una mejor
comprensión de las múltiples posibilidades que el ejercicio del derecho al placer
como centro de la vida sexual ofrece, para lo que una mirada feminista considera
sería una posibilidad para romper con la invisibilidad y el análisis crítico.

En ‘Prácticas sexuales, manifestaciones y lugares’, Claudia Navarro nos ofrece


un detallado panorama de las distintas prácticas sexuales en que incurren las
mujeres lesbianas y bisexuales. Explora no sólo las prácticas sexuales mismas,
sino las acciones protectoras que desarrollan e identifica con quiénes y en qué
lugares, para llegar a reconocer un ejercicio de ciudadanía sexual al apropiarse de
sus vínculos amorosos, afectivos y sexuales, para vivirlos en autonomía como
parte de una identidad política. Además, cuestiona la ausencia de ciertos enfoques
e información en las investigaciones generales sobre éstas, retomando los aportes
específicos de la investigación presente.

El texto de Ruiz y Valencia sobre ‘Tipos de relación y manifestaciones de


violencia que han vivido lesbianas y mujeres bisexuales de la CDMX’ nos
adentra a la reflexión crítica de las relaciones entre lesbianas. A través del tiempo,
más allá de la invisibilidad en la que comúnmente se les coloca, existen miradas
estereotipadas sobre las relaciones que las mujeres lesbianas establecen,
caracterizadas en general por la pasividad y el romanticismo. Develar algunos de
los elementos conflictivos en los que entra este tipo de relacionamiento resulta un
12
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

aporte necesario para su mejor definición y comprensión. Además de abrir un


panorama para comprender este fenómeno social, aporta para investigaciones
futuras sobre este fenómeno y brinda información importante para la generación e
implementación de políticas públicas que busquen atender y prevenir la violencia
de pareja.
El capítulo ‘Aborto, un derecho y una realidad de las lesbianas y mujeres
bisexuales en la Ciudad de México’ busca visibilizar las problemáticas que
lesbianas y mujeres bisexuales de la Ciudad de México enfrentan en
materia de aborto. Si bien, parte de las conquistas realizadas por el movimiento
feminista en la Ciudad de México sobre el derecho a decidir de las mujeres, hace
una revisión de las legislaciones restrictivas a nivel nacional y elabora una
serie de interrogantes sobre el tema basadas en las barreras estructurales que
lesbianas y mujeres bisexuales enfrentan en el ejercicio de sus derechos y las
lagunas que existen sobre su relación con el aborto. Finalmente, expone una
amplia lista de cuestionamientos al respecto y propone una serie de
recomendaciones para su abordaje desde el movimiento feminista y para la
elaboración política pública sin discriminación a lesbianas y mujeres bisexuales.

Cuando hablamos de salud, las referencias se centran en procesos biológicos


principalmente y es poco lo que se aborda en torno a la sexualidad y la salud
mental. El texto de Pineda y Cruz, ‘Masturbación, el placer hecho
susurro’ busca precisamente destacar el papel de la sexualidad en el marco de la
salud. Al destacar el placer sexual a través del autoerotismo develan la importancia
de ir más allá de las miradas estereotipadas del cuerpo y la sexualidad, para
centrarse en aquellas prácticas que posibilitan un mejor conocimiento de sí y la
autonomía. A través de un recorrido por las respuestas en torno al autoerotismo
dejan ver la necesidad de ampliar los horizontes en la investigación sobre estas
prácticas, al mismo tiempo que se cuestionan sobre el lugar de la masturbación
para las mujeres lesbianas y bisexuales.

Estamos seguras que las autoras han hecho una importante contribución para el
análisis, comprensión y atención de la salud de las mujeres lesbianas y bisexuales.
Así, este texto será de interés para distintos sectores relacionados con la atención
e investigación sobre la salud, así como para organizaciones dedicadas al trabajo
de defensoría de derechosde personas LGBT. Agradecemos a cada una de las
feministas e investigadoras que colaboraron en la presente obra, todas ellas
lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales, quienes han brindado su
tiempo, conocimientos y apuestas políticas en el presente libro. Consideramos que
sus aportes son una valiosa muestra de lo que podemos hacer juntas para que los
derechos de lesbianas y mujeres bisexuales sean una realidad.
Gloria Careaga Pérez
Josefina A. Valencia Toledano
Brenda Sandoval Bahena
13
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

14
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

SERVICIOS DE SALUD: USO, TRATO, DISCRIMINACIÓN Y


TRANSFUSIÓN SANGUÍNEA

Laura Guadalupe Chavira Razo

Introducción

Durante las últimas dos décadas, los estudios sobre uso y satisfacción de
servicios de salud en lesbianas y mujeres bisexuales (LB) se han realizado
principalmente en Estados Unidos. Estos estudios reportan que las lesbianas
utilizan con menor frecuencia servicios de papanicolaou y exploración de mama
(Agénor, Muzny, Schick, Austin, & Potter, 2017; Diamant, Schuster, McGuigan, &
Lever, 1999; Matthews, Brandenburg, Johnson, & Hughes, 2004). Además, las
mujeres con una identidad diferente a la heterosexual reportan una menor cobertura
de seguro en salud (Buchmueller & Carpenter, 2010; Diamant et al., 1999; Heck,
Sell, & Gorin, 2006). Esta población en los EEUU también reporta más barreras para
utilizar los servicios de salud, menos satisfacción y más experiencias negativas
(Eliason & Schope, 2001). Por otro lado, se ha reportado en EEUU que la población
gay, de lesbianas y bisexuales en general revelan poco su identidad sexual en los
servicios de salud (Eliason & Schope, 2001).

En México, el Diagnóstico Situacional de Personas LGBTIQ en 2015 (Mendoza,


Ortiz Hernández Luis, Román, & Rojas, 2015) reportó que un 7% de los y las
encuestadas ha sufrido experiencias de discriminación en los servicios de salud. En
dicha encuesta, casi un 70% de las lesbianas y mujeres bisexuales refirieron estar
afiliadas a alguna institución de salud, en comparación con un 55% de las mujeres
trans. Cerca de un 30% de las lesbianas y mujeres bisexuales reportaron haber
tenido dificultades para tener acceso a los servicios de salud.

El objetivo de este capítulo es mostrar y analizar los resultados de nuestra


investigación sobre el uso de servicios de salud en mujeres LB en la Ciudad de
México, así como el tipo de derechohabiencia, el trato reportado en los servicios y el
haber donado o recibido alguna transfusión sanguínea. Consideramos que estos
temas son de suma importancia para identificar retos clave en la provisión de
servicios de salud a la población de mujeres LB, tanto en el sector público como en
el privado. De igual manera, los resultados de este estudio abren una ventana de
oportunidad para generar nuevas propuestas de estudios de investigación en la
salud de mujeres LB, que permitan conocer más sobre sus necesidades y
experiencias como usuarias de los servicios de salud.

15
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Metodología

Los temas de la encuesta que se abordan en este capítulo son los siguientes:
1) Tipo de servicios y seguro de salud

2) Uso de servicios ginecológicos

3) Trato percibido en los servicios de salud y en servicios


ginecológicos

4) Periodicidad en el uso de servicios ginecológicos

5) Donación de sangre

Para este capítulo analizamos los resultados de las encuestas de 180 mujeres que
reportaron haber tenido algún encuentro sexual con alguna otra mujer.

Los resultados pretenden visualizar las características de las mujeres que no han
utilizado servicios ginecológicos y aquellas que han utilizado servicios ginecológicos
públicos o privados. Para esto, se utilizó el software STATA 15, en el que se
llevaron a cabo pruebas de diferencias de proporciones (chi2 de Pearson) entre
ambos grupos.

También, en esta sección se reportan patrones y razones de uso de algunos


servicios enfocados en la población de mujeres LB.

Resultados

1. Características sociodemográficas de las mujeres que han utilizado servicios


ginecológicos públicos o privados y las que no.

Para esta sección, las variables sociodemográficas consideradas fueron edad,


escolaridad, identidad sexual, ocupación, estado civil y estar fuera del clóset en el
ámbito familiar. La primer variable fue categorizada en tres grupos (15-24, 25-35 y
>36 años). La segunda fue categorizada en escolaridad superior o igual a
licenciatura y escolaridad inferior a licenciatura. La tercer variable fue colapsada en
tres grupos: lesbianas, bisexuales y otras identidades (mujer heterosexual, mujer
trans, homoflexible, pansexual o género fluido). La ocupación fue categorizada en
aquellas actividades no remuneradas (estudiantes, amas de casa o desempleadas)
y las que sí tienen una remuneración. El estado civil se agrupó en: soltera/divorciada
y casada/unión libre. Finalmente, estar fuera del closet en el ámbito familiar fue
agrupada en estar fuera en al menos un ámbito (con la familia nuclear o extensa)
versus no estar fuera en algún ámbito de la familia.

16
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

La variable ‘uso de servicios ginecológicos’ cuenta con tres categorías: haber usado
servicios privados, haber usado servicios públicos y nunca haber usado servicios
ginecológicos.

Del total de las encuestadas, 171 mujeres respondieron a la pregunta sobre el tipo
de servicios a los que acuden cuando requieren de servicios ginecológicos. De ellas,
el 72% de las mujeres refirió acudir a servicios privados, el 19% a servicios públicos
y el 9% nunca ha asistido a servicios ginecológicos.

A pesar de que los tres grupos de comparación sólo tuvieron diferencias


significativas en cuanto a la edad, existen otros datos importantes a resaltar. Las
mujeres que acuden a servicios privados tienen entre 25-35 años de edad (47%),
tienen escolaridad de licenciatura o superior (80%), se identifican como lesbianas
(62%), cuentan con un trabajo remunerado (54%) y en su mayoría están solteras o
divorciadas (79%), además, se encuentran fuera del closet en al menos un área de
su ámbito familiar (84%).

Por su parte, las que acuden a servicios públicos se diferencian de las primeras en
que son más jóvenes, la mayoría tiene entre 15-24 años (47%) y un mayor
porcentaje (87%) es soltera o divorciada. Finalmente, el 75% de las mujeres que no
han acudido a los servicios ginecológicos tienen entre 15-24 años y, además, este
grupo tiene la mayor proporción de mujeres de otras identidades sexuales (19%)
(Tabla 1).

Tabla 1. Características sociodemográficas en mujeres que acuden/no acuden a servicios


ginecológicos en caso de necesitarlo

Acude a Acude a No acude Total Valor p


servicio servicio (%) (%)
privado público
(%) (%)

Edad n=123 n=32 n= 16 n=171

15-24 37.4 46.88 75 42.69

25-35 47.15 21.88 12.5 39.18

36-66 15.45 31.25 12.5 18.13

Total 100 100 100 100 0.003

17
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Escolaridad

Primaria/secundaria/preparatoria 20.33 31.25 25 22.81

Licenciatura o superior 79.67 68.75 75 77.19

Total 100 100 100 100 0.413

Identidad sexual

Lesbiana 62.6 62.5 43.75 60.82

Bisexual 30.08 25 37.5 29.82

Otras identidades* 7.32 12.5 18.75 9.36

Total 100 100 100 100 0.433

Ocupación n=122 n=32 n= 16 n=170

Trabajo no remunerado** 45.9 43.75 50 45.88

Trabajo remunerado 54.1 56.25 50 54.12

Total 100 100 100 100 0.919

Estado civil n=122 n=31 n= 15 n=168

Soltera/Divorciada 78.69 87.1 93.33 81.55

Casada/Unión libre 21.31 12.9 6.67 18.45

Total 100 100 100 100 0.262

Fuera del closet en ámbito n=122 n=29 n= 16 n=167


familiar

Con alguien 84.43 86.21 87.5 85.03

Con nadie 15.57 13.79 12.5 14.97

Total 100 100 100 100 0.931

18
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

*Mujer heterosexual, mujer trans, homoflexible, pansexual o género fluido

** Estudiante ama de casa o mujer desempleada

2. Tipos de seguro de salud en las mujeres que han acudido a servicios


ginecológicos públicos o privados y las que no lo han hecho.

En el cuestionario se pidió a las mujeres identificar el tipo de seguro de salud con el


que contaban. El 92% de las mujeres refirió contar con al menos un tipo de seguro
de salud (IMSS, ISSSTE, Seguro Popular, seguro escolar o servicios privados). A
pesar de que, en teoría, en nuestro país una persona no debería tener más de un
seguro de salud público, de las 176 mujeres que contestaron al menos una pregunta
sobre seguro de salud, el 19% refirió utilizar más de un seguro de salud público y el
7% además de un seguro público utilizan algún servicio privado.

La pregunta sobre seguro de salud no especifica, en el caso del ámbito privado, si


se trata de la derechohabiencia a un seguro de salud privado o del uso de servicios
de salud privados. En el caso de que se tratara de este último caso y
particularmente en quienes tampoco reportaron tener algún seguro de salud público
(un 9%), esta proporción de población entraría en aquella que no tiene un seguro de
salud y que tiene que incurrir en gasto de bolsillo para atender sus necesidades de
salud.

Los tres grupos de comparación: mujeres que cuando necesitan un servicio


ginecológico acuden al servicio privado, las que acuden al servicio público y las que
no acuden, reportaron diferencias marginalmente significativas solamente en
relación a contar o no con IMSS. Mientras que el 60% de las que nunca han acudido
reportan tener IMSS, el 63% de las mujeres que acuden a un servicio público
cuentan con dicho seguro, y el 41% de las que acuden a un servicio privado
reportaron tenerlo. Del total de la muestra, el IMSS fue el seguro de salud más
común (46.71%) (Tabla 2).

19
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 2. Tipo de seguro de salud en las mujeres que acuden/no acuden a servicios
ginecológicos en caso de necesitarlo

Acude a Acude a No acude Total (%) Valor


servicio servicio (%) p
privado público
(%) (%)

Cuenta con IMSS n=120 n=32 n= 15 n=167

No 59.17 37.5 40 53.29

Si 40.83 62.5 60 46.71

Total 100 100 100 100 0.051

Cuenta con ISSSTE

No 90.83 81.25 100 89.82

Si 9.17 18.75 0 10.18

Total 100 100 100 100 0.111

Cuenta con Seguro Popular

No 83.33 84.38 60 81.44

Si 16.67 15.63 40 18.56

Total 100 100 100 100 0.081

Cuenta con seguro escolar n=117 n=32 n= 15 n=164

No 70.94 84.38 73.33 73.78

Si 29.06 15.63 26.67 26.22

Total 100 100 100 100 0.309

20
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Cuenta con servicio privado

No 81.2 87.5 100 84.15

Si 18.8 12.5 0 15.85

Total 100 100 100 100 0.145

No cuenta con algún servicio n=118 n=32 n= 15 n=165


médico

No 89.83 100 93.33 92.12

Si 10.17 0 6.67 7.88

Total 100 100 100 100 0.164

Derecho conyugal n=118 n=31 n= 16 n=165

No 98.31 96.77 100 98.18

Si 1.69 3.23 0 1.82

Total 100 100 100 100 0.722

3. Tipos de servicios de salud que utilizan las mujeres.

En cuanto al desglose del uso de algunos servicios ginecológicos como: consulta


ginecológica, mastografía, ultrasonido, papanicolaou, exploración de senos,
consulta sobre menopausia, consulta en el embarazo y consulta por reemplazo
hormonal, en todos los casos el servicio más utilizado por las mujeres fue el servicio
privado (Tabla3).

21
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 3. Tipo de lugar (público o privado) al


que acuden para recibir servicios de salud

Consulta ginecológica Total (n) Total (%)

Público 31 23.85

Privado 99 76.15

Total 130 100

Mastografía

Público 8 34.78

Privado 15 65.22

Total 23 100

Ultrasonido

Público 11 20.37

Privado 43 79.63

Total 54 100

Papanicolaou

Público 20 25.97

Privado 57 74.03

Total 77 100

Exploración de senos

Público 21 27.63

22
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Privado 55 72.37

Total 76 100

Menopausia

Público 1 20

Privado 4 80

Total 5 100

Embarazo

Público 2 40

Privado 3 60

Total 5 100

Reemplazo hormonal

Público 1 25

Privado 3 75

Total 4 100

Sobre a los motivos para usar un servicio ginecológico público, privado o para no
utilizarlo, las respuestas abiertas se categorizaron en los siguientes motivos:
percepción de mejor calidad, mayor confianza, accesible, rapidez, comodidad y
desinformación. Para categorizar algunas de las respuestas abiertas se utilizaron los
términos que las mujeres escribieron en la pregunta abierta, por ejemplo, en varias
de las respuestas abiertas se refirió explícitamente el término “accesible”, sin
especificar el tipo de accesibilidad al que se referían.

Las principales razones para acudir a los servicios privados son: percepción de
mejor calidad (33%) y confianza (32%). El principal motivo para acudir a los
servicios públicos fue la “accesibilidad” (81%). Por su parte, las dos mujeres que no

23
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

han asistido a un servicio ginecológico y que contestaron esta pregunta refirieron no


hacerlo por desinformación (Tabla 4)

Tabla 4. Motivos para acudir/ no acudir a los servicios públicos o privados

Motivo para acudir/no Privado Público No asisto


acudir (%) (%) (%) Total (%)
n= 108 n=22 n=2 n=132

Mejor calidad 33.33 9.09 0 28.79

Confianza 31.48 9.09 0 27.27

Accesible 17.59 81.82 0 28.03

Rapidez 12.04 0 0 9.85

Comodidad 5.56 0 0 4.55

Desinformación 0 0 100 1.52

Total 100 100 100 100

Pearson chi2(10) = 169.9171 Pr = 0.000

4. Experiencias de trato en los servicios de salud.

En esta sección se abordan siete variables relacionadas con el trato en los servicios
de salud en general y dos sobre el trato exclusivamente en servicios ginecológicos
(libertad para hablar sobre su sexualidad y haber revelado su identidad en dichos
servicios). Además, se comparan las experiencias de trato en cada uno los tres
grupos de interés antes mencionados: mujeres que acuden a servicios
ginecológicos privados, públicos y quienes no acuden.

La mayoría de las mujeres reporta no haber experimentado discriminación (82%),


malos tratos (68%) u omisión de su identidad sexual (76%) en los servicios de salud;
sin embargo, la proporción de las aquellas que han tenido que ocultar su identidad
sexual y de aquellas que, por su identidad sexual, han sufrido discriminación y
malos tratos, es similar entre las que asisten a servicios privados y las que van a los
servicios públicos. (Tabla 5)

24
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Por su parte, en los servicios privados y públicos existen proporciones similares de


mujeres que se sienten con libertad para hablar sobre su sexualidad (85 y 78%
respectivamente) y de mujeres que han revelado su identidad sexual en dichos
servicios (79 y 72%) (Tabla 5).

Adicionalmente, comparado con los servicios públicos, un porcentaje mayor de


mujeres que se han atendido en servicios privados han experimentado la negación
del servicio debido a su identidad sexual (15 vs 3% en los servicios públicos) (Tabla
5). También, un 14% de las participantes refirieron que se les ha negado el donar
sangre debido a su identidad sexual (Tabla 5), aunque no se especifica si esto
sucedió en servicios públicos o privados.

Por otro lado, las mujeres que nunca han acudido a los servicios ginecológicos
reportan experiencias de trato en servicios de salud similares a las que sí han
acudido; a excepción de que en este grupo ninguna reportó haber recibido negación
del servicio debido a su identidad sexual (Tabla 5).

Tabla 5. Trato en servicios de salud en mujeres que acuden/no acuden a servicios ginecológicos en
caso de necesitarlo

Acude a Acude No acude Total Valor p


servicio a (%) (%)
privado servicio
(%) público
(%)

n=123 n=32 n=4 n=159

Libertad para hablar sobre su sexualidad en


los servicios ginecológicos

No 15.45 21.88 50 17.61

Si 84.55 78.13 50 82.39

Total 100 100 100 100 0.158

n=123 n=32 n=5 n=160


Revelación de identidad sexual en los
servicios ginecológicos

No 21.14 28.13 60 23.75

Si 78.86 71.88 40 76.25

25
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Total 100 100 100 100 0.109

n= 122 n=32 n=8 n=162


Discriminación por identidad sexual en los
servicios de salud

No 82.79 81.25 75 82.1

Si 17.21 18.75 25 17.9

Total 100 100 100 100 0.848

n=120 n=32 n=11 n=163


Haber recibido malos tratos en los servicios
de salud

Nunca 68.33 68.75 63.64 68.1

Alguna vez 31.67 31.25 36.36 31.9

Total 100 100 100 100 0.946

n=121 n=32 n=11 n=164


Haber recibido información insuficiente en
los servicios de salud

Nunca 47.93 59.38 63.64 51.22

Alguna vez 52.07 40.63 36.36 48.78

Total 100 100 100 100 0.358

Haber recibido información errónea en los


servicios de salud

Nunca 48.76 62.5 63.64 52.44

Alguna vez 51.24 37.5 36.36 47.56

Total 100 100 100 100 0.285

Negación de servicio por su identidad sexual


en los servicios de salud

26
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Nunca 85.12 96.88 100 88.41

Alguna vez 14.88 3.13 0 11.59

Total 100 100 100 100 0.084

Omisión de identidad sexual en los servicios


de salud

Nunca 75.21 75 81.82 75.61

Alguna vez 24.79 25 18.18 24.39

Total 100 100 100 100 0.884

n=117 n=30 n=15 n=162

¿Le han negado donar sangre a causa de tu


orientación sexual o identidad de género?

No 87.18 83.33 86.67 86.42

Si 12.82 16.67 13.33 13.58

Total 100 100 100 100 0.86

5. Periodicidad en el uso de servicios de salud ginecológicos.

En esta sección se aborda la periodicidad en el uso de algunos servicios de salud


enfocados en mujeres: consulta ginecológica, mastografía, ultrasonido,
papanicolaou, exploración de senos, menopausia, embarazo y remplazo hormonal.
También, se incluye el antecedente de haber recibido alguna transfusión sanguínea.
En este apartado se incluyen proporciones de la muestra total de mujeres. En el
caso de la menopausia y de mastografía el porcentaje fue calculado con base en las
mujeres con edad mayor o igual a 40 años que contestaron dichas preguntas.

En las preguntas sobre embarazo y remplazo hormonal, la opción de “nunca” no


diferencia entre aquellas mujeres en las que no aplica la pregunta y aquellas en las
que sí aplicaba, pero refirieron nunca haber acudido a los servicios de salud.

27
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Dentro de las mujeres elegibles para realizarse una mastografía, el 32% nunca se
ha realizado dicho estudio. Además, sólo la mitad de las mujeres acuden a los
servicios de salud para realizarse una exploración de senos. Por otro lado, sólo el
55% de las mujeres reportó realizarse el papanicolaou al menos una vez cada dos
años (Tabla 6).

A pesar de que sólo cuatro mujeres se identificaron como mujeres trans en la


pregunta sobre identidad sexual, nueve mujeres de la muestra total refirieron acudir
a servicios de reemplazo hormonal (Tabla 6).

Por su parte, un total de ocho mujeres refirieron haber recibido una transfusión
sanguínea en algún momento (Tabla 6)

Tabla 6. Periodicidad en el uso de servicios de salud


ginecológicos

Consulta ginecológica (n=146) Total (%)

Nunca 9.59

Al menos una vez c/2 años 90.41

Total 100

Mastografía (n= 38)

Nunca 34.21

Al menos una vez c/2 años 65.79

Total 100

Ultrasonido (n=142)

Nunca 61.97

Al menos una vez c/2 años 38.03

Total 100

28
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Papanicolau (n=147)

Nunca 44.9

1-2 veces al año 55.1

Total 100

Exploración de senos (n=149)

Nunca 47.65

Al menos una vez c/2 años 52.35

Total 100

Menopausia (n=21)

Nunca 61.9

Al menos una vez c/2 años 38.1

Total 100

Embarazo (n=152)

Nunca 94.74

Al menos una vez c/2 años 5.26

Total 100

Reemplazo Hormonal (n=154)

Nunca 94.81

Al menos una vez c/2 años 5.19

Total 100

29
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

¿Ha recibido transfusión sanguínea?


(n=164)

No 95.12

Si 4.88

Total 100

Discusión

A diferencia de la literatura en EEUU, y del Diagnóstico Situacional de personas


LGBTIQ en 2015 (Mendoza et al., 2015), nuestra encuesta reporta que casi el total
de mujeres de la muestra tiene al menos un seguro o servicio de salud (92%), una
cifra mayor a la reportada en la población general, donde la cobertura en la última
encuesta nacional de salud fue de un 78% (Gutiérrez & Hernández-Ávila, 2013). Sin
embargo; a pesar de contar con un seguro de salud público, la mayor parte de las
mujeres acude a los servicios privados cuando buscan servicios ginecológicos.

En relación a este punto, se ha reportado que el sector privado atiende hasta un


40% de las consultas ambulatorias en México (Reyes-Morales et al., 2013). Las
razones para acudir a un servicio privado en las participantes de la encuesta son
percepción de mejor calidad y más confianza. Esta percepción de los servicios
privados es consistente con las últimas dos encuestas nacionales de salud, donde
se reporta que dichos servicios tienen una mejor percepción de calidad por parte de
la población general (Reyes-Morales et al., 2013).

Pese a esta percepción, la proporción de mujeres que ha recibido discriminación o


malos tratos es similar en los servicios privados y en los servicios públicos,
inclusive, en los servicios privados se presentan más casos de negación del servicio
debido a la identidad sexual de las mujeres.

A pesar de lo anterior, en la mayor parte de las variables relacionadas con el trato,


la mayoría de las mujeres refieren experiencias positivas en los servicios de salud a
los que acuden, tanto públicos como privados. Este hallazgo contrasta con lo
reportado en múltiples estudios en EEUU, donde las mujeres LB experimentan más
barreras en cuanto al trato en los servicios de salud (Eliason & Schope, 2001; Heck
et al., 2006; Marrazzo, 2004; McNair, 2003).

Por otro lado, alrededor de la mitad de las participantes reportaron haberse


realizado un papanicolaou o una mastografía, a pesar de que la mayoría contaba
con un seguro de salud. Estos números, sin embargo, son mayores a los reportados
30
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

en la población general de mujeres mexicanas, donde las cifras son de un 46% para
papanicolaou y de un 22% para mastografía (Knaul et al., 2008; Torres-Mejía et al.,
2013).

Algo a tomar en cuenta es que en la literatura se ha reportado que las mujeres LB


tienen más riesgo de presentar obesidad, sobrepeso, tabaquismo o alcoholismo
(Fredriksen-Goldsen, Kim, Barkan, Muraco, & Hoy-Ellis, 2013; Kim & Fredriksen-
Goldsen, 2011), que, a su vez, son factores que favorecen el cáncer de mama o
cáncer cervicouterino. De hecho, en estudios representativos en EEUU se ha
descrito que las mujeres LB tienen un mayor riesgo de presentar cáncer
cervicouterino y cáncer de mama en relación a la población general de mujeres
(Agénor et al., 2017; Cochran et al., 2001; Dibble, Roberts, & Nussey, 2004).

En relación a la pregunta sobre donación de sangre, a pesar de los cambios en la


Norma Oficial Mexicana (Secretaría de Salud, 2012), en la que se deja de excluir a
potenciales donadores por el hecho de tener una identidad sexual diferente a la
heterosexual, la encuesta reporta casos de mujeres a las que se les ha negado la
oportunidad de donar debido a su identidad sexual o de género.

Por último, la mayor proporción de mujeres de otras identidades sexuales está en el


grupo de las que no han acudido a servicios ginecológicos. A pesar de que este
grupo de mujeres puede compartir algunas características con las mujeres LB, es
importante conocer más sobre sus barreras para utilizar los servicios de salud, así
como sus necesidades de salud específicas.

Conclusión

Además de los retos y avances que pudieran existir en cuanto al trato en los
servicios de salud, un reto importante a resaltar es el fortalecimiento de los mismos
para abordar de manera oportuna y adecuada las necesidades de salud específicas
de la población de mujeres LB, tomando en cuenta los principales padecimientos
que la aquejan. Un ejemplo de dicha acción sería el considerar que las mujeres LB
presentan un mayor riesgo de cáncer cervicouterino y de mama y priorizar por
mantener los niveles de tamizaje recomendables para su nivel de riesgo.

El punto anterior también implica otro reto importante para los servicios de salud: el
lograr un papel más activo, que permita enfocarse no sólo en la mejora en el trato al
momento de la atención, sino contemplar estrategias más activas para llegar a las
mujeres LB y poderlas convencer de utilizar los servicios de prevención o
diagnóstico oportuno a los que tienen derecho. Para lograr la apropiación y, por lo
tanto, el ejercicio del derecho a la salud es necesario que los servicios de salud
sean percibidos como espacios de confianza, donde las mujeres sepan que
recibirán una atención de calidad.
31
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

A pesar de que las mujeres de esta encuesta prefieren utilizar los servicios privados
y perciben una mayor calidad de la atención, identificamos retos importantes para
evitar la discriminación, los malos tratos y la negación de la atención en dichos
servicios. Si bien es cierto que, comparado con los servicios públicos, en los
servicios privados existen menos mecanismos para que las usuarias puedan
denunciar malos tratos, expresar su inconformidad con el servicio o puedan exigir el
derecho de ser atendidas, existen instancias y caminos gubernamentales (como el
Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la CDMX, quienes tienen la
facultad de tomar casos entre particulares) y no gubernamentales (Asociaciones de
la Sociedad Civil) que se podrían utilizar para dar voz y defender los derechos de
mujeres LB en el ámbito privado. Al mismo tiempo, sería importante considerar
alianzas y la creación de certificaciones para el involucramiento del sector privado
en estas acciones.

Por otro lado, ante la duplicación de afiliación a seguros públicos entre las
participantes, también hace falta profundizar en las razones de utilizar varios tipos
de servicios de salud. Por ejemplo, puede ser que las mujeres, ante la imposibilidad
de satisfacer sus necesidades de salud en un solo sitio, se vean en la necesidad de
buscar y acudir a diferentes lugares, con las implicaciones que esto puede tener en
términos de tiempo y recursos. Además, es necesario ahondar en las percepciones
de las mujeres hacia los diferentes tipos de servicios de salud. Por ejemplo, en la
encuesta las participantes que acuden a los servicios públicos refieren que es por su
“accesibilidad”, pero no sabemos a qué dimensión del acceso se refieren (p. ej.,
económico o geográfico).

Para finalizar, los resultados presentados en este apartado también nos permiten
pensar en otras preguntas de investigación que nos ayudarían a delinear de una
manera más precisa las necesidades de las mujeres LB y las ventanas de
oportunidad de los servicios de salud, por ejemplo: cuál es el estado de salud de las
mujeres LB en México, si es similar o diferente a lo reportado en la literatura
internacional, qué implica para las mujeres LB un servicio de salud de calidad o
accesible, qué cosas influyen en la elección del tipo de servicio a utilizar, por qué no
acuden las mujeres LB a los servicios públicos, por qué algunas mujeres no se
realizan exámenes de diagnóstico oportuno, qué tanto conoce el personal de salud
sobre las necesidades de salud específicas de las mujeres LB, o cuáles son las
percepciones y prejuicios del personal de salud a la hora de atender a la población
LB y si influyen en los resultados en salud de la población a la que atienden.

Limitaciones

Uno de los principales retos metodológicos de los estudios enfocados en


población LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queer) es la
32
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

dificultad de estimar un tamaño de muestra que asegure la representatividad de


dicha población (Murray & Mobley, 2009; Sullivan & Losberg, 2003). La dificultad
deriva de diversos factores que rodean a la población, como son la resistencia a
identificarse como parte de ella por el miedo a sufrir discriminación, o la dificultad
para identificar a sus miembros debido al aislamiento o estigma social en el que
están inmersos (Sullivan & Losberg, 2003). Debido a lo anterior, no podemos saber
si el número de mujeres de esta encuesta y los lugares de recolección de la
información son representativos del resto de las mujeres LB de la Ciudad de México.

Por lo tanto, más que transpolar los resultados a toda la población, este estudio
pretende servir como insumo para la generación de nuevas preguntas de
investigación, que permitan conocer con más detalle el uso y acceso a servicios de
salud en mujeres LB. De igual manera, pretende identificar puntos clave que podrían
mejorar en cuanto a la atención en los servicios de salud hacia esta población.

Por otro lado, una limitante de la pregunta sobre discriminación al intentar donar
sangre es que no especifica la temporalidad del evento, por lo que pudieran existir
casos que ocurrieron antes de la modificación a la norma oficial.

Referencias

1. Agénor, M., Muzny, C. A., Schick, V., Austin, E. L., & Potter, J. (2017). Sexual orientation and
sexual health services utilization among women in the United States. Preventive Medicine,
95, 74–81. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2016.11.023
2. Buchmueller, T., & Carpenter, C. S. (2010). Disparities in Health Insurance Coverage,
Access, and Outcomes for Individuals in Same-Sex Versus Different-Sex Relationships,
2000–2007. American Journal of Public Health, 100(3), 489–495.
https://doi.org/10.2105/AJPH.2009.160804
3. Cochran, S. D., Mays, V. M., Bowen, D., Gage, S., Bybee, D., Roberts, S. J., … White, J.
(2001). Cancer-related risk indicators and preventive screening behaviors among lesbians
and bisexual women. American Journal of Public Health, 91(4), 591–597.
4. Diamant, A. L., Schuster, M. A., McGuigan, K., & Lever, J. (1999). Lesbians’ Sexual History
With Men: Implications for Taking a Sexual History. Archives of Internal Medicine, 159(22),
2730. https://doi.org/10.1001/archinte.159.22.2730
5. Dibble, S. L., Roberts, S. A., & Nussey, B. (2004). Comparing breast cancer risk between
lesbians and their heterosexual sisters. Women’s Health Issues, 14(2), 60–68.
https://doi.org/10.1016/j.whi.2004.03.004
6. Eliason, M. J., & Schope, R. (2001). Does “Don’t Ask Don’t Tell” Apply to Health Care?
Lesbian, Gay, and Bisexual People’s Disclosure to Health Care Providers. Journal of the Gay
and Lesbian Medical Association, 5(4), 125–134. https://doi.org/10.1023/A:1014257910462
7. Fredriksen-Goldsen, K. I., Kim, H.-J., Barkan, S. E., Muraco, A., & Hoy-Ellis, C. P. (2013).
Health Disparities Among Lesbian, Gay, and Bisexual Older Adults: Results From a
Population-Based Study. American Journal of Public Health, 103(10), 1802–1809.
https://doi.org/10.2105/AJPH.2012.301110
8. Gutiérrez, J. P., & Hernández-Ávila, M. (2013). Cobertura de protección en salud y perfil de la
población sin protección en México, 2000-2012. Salud Pública de México, 55, S83–S90.

33
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

9. Heck, J. E., Sell, R. L., & Gorin, S. S. (2006). Health Care Access Among Individuals Involved
in Same-Sex Relationships. American Journal of Public Health, 96(6), 1111–1118.
https://doi.org/10.2105/AJPH.2005.062661
10. Kim, H.-J., & Fredriksen-Goldsen, K. I. (2011). Hispanic Lesbians and Bisexual Women at
Heightened Risk or Health Disparities. American Journal of Public Health, 102(1), e9–e15.
https://doi.org/10.2105/AJPH.2011.300378
11. Knaul, F. M., Nigenda, G., Lozano, R., Arreola-Ornelas, H., Langer, A., & Frenk, J. (2008).
Breast cancer in Mexico: a pressing priority. Reproductive Health Matters, 16(32), 113–123.
https://doi.org/10.1016/S0968-8080(08)32414-8
12. Marrazzo, J. M. (2004). Barriers to Infectious Disease Care among Lesbians1. Emerging
Infectious Diseases, 10(11), 1975–1978. https://doi.org/10.3201/eid1011.040467
13. Matthews, A. K., Brandenburg, D. L., Johnson, T. P., & Hughes, T. L. (2004). Correlates of
underutilization of gynecological cancer screening among lesbian and heterosexual women.
Preventive Medicine, 38(1), 105–113.
14. McNair, R. P. (2003). Lesbian health inequalities: a cultural minority issue for health
professionals. The Medical Journal of Australia, 178(12), 643–645.
15. Mendoza, J. C., Ortiz Hernández Luis, Román, R., & Rojas, A. (2015). Principales resultados
del diagnóstico situacional de personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, travestis,
transexuales, intersexuales y queers (LGBTQI) de México 2015. Primera parte.
16. Reyes-Morales, H., Flores-Hernández, S., Sauceda-Valenzuela, A. L., Vértiz-Ramírez, J. de
J., Juárez-Ramírez, C., Wirtz, V. J., & Pérez-Cuevas, R. (2013). Percepción de los usuarios
sobre la calidad de la atención ambulatoria en servicios de salud en México. Salud Pública de
México, 55, S100–S105.
17. Secretaría de Salud. NORMA Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012, Para la disposición de
sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos. (2012). Retrieved from
http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5275587&fecha=26/10/2012
18. Torres-Mejía, G., Ortega-Olvera, C., Ángeles-Llerenas, A., Villalobos-Hernández, A. L.,
Salmerón-Castro, J., Lazcano-Ponce, E., & Hernández-Ávila, M. (2013). Patrones de
utilización de programas de prevención y diagnóstico temprano de cáncer en la mujer. Salud
Pública de México, 55, S241–S248.
19. Murray, C. E., & Mobley, A. K. (2009). Empirical Research About Same-Sex Intimate Partner
Violence: A Methodological Review. Journal of Homosexuality, 56(3), 361–386.
https://doi.org/10.1080/00918360902728848
20. Sullivan, G., & Losberg, W. (2003). A Study of Sampling in Research in the Field of Lesbian
and Gay Studies. Journal of Gay & Lesbian Social Services, 15(1–2), 147–162.
https://doi.org/10.1300/J041v15n01_10

34
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL, USO DE MÉTODOS DE


PROTECCIÓN, USO Y ACCESO A PRUEBAS PARA ITS, Y RELACIONES
SEXUALES DURANTE LA MENSTRUACIÓN EN MUJERES LESBIANAS Y
BISEXUALES EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Mtra. Zafiro del Carmen Andrade Romo

Introducción

La salud sexual de las lesbianas y mujeres bisexuales (LB) sigue siendo un


tema olvidado y no visibilizado no solo en nuestro país sino alrededor del mundo. En
Estados Unidos, Australia y el Reino Unido, algunos estudios muestran que mujeres
LB pueden tener un riesgo mayor que las mujeres heterosexuales de contraer o de
haber tenido algunas infecciones de transmisión sexual (ITS) (Everett, 2013;
Fethers, Marks, Mindel, & Estcourt, 2000; Grulich, de Visser, Smith, Rissel, &
Richters, 2003; Marrazzo, Stine, & Wald, 2003; Molin, De Blasio, & Olsen, 2016;
Skinner, Stokes, Kirlew, Kavanagh, & Forster, 1996).

Entre las ITS más frecuentemente reportadas entre mujeres LB se encuentran: la


vaginosis bacteriana, la candidiasis (J. V. Bailey, Farquhar, & Owen, 2004; J V
Bailey, Farquhar, Owen, & Mangtani, 2004; Fethers et al., 2000; Gorgos & Marrazzo,
2011; Skinner et al., 1996), el VPH (Gorgos & Marrazzo, 2011; Marrazzo, Stine, &
Koutsky, 2000; Singh Devika & Marrazzo, 2009) y de manera menos común se
reportan el herpes genital y la tricomoniasis (Gorgos & Marrazzo, 2011; Marrazzo et
al., 2003). También, pero en menor magnitud y sobre todo en aquellas que refieren
sexo con hombres, la clamidia, gonorrea y sífilis (J V Bailey et al., 2004; Bauer &
Welles, 2001; Fethers et al., 2000; Gorgos & Marrazzo, 2011). Por otro lado, a pesar
de que el VIH se ha explorado y reportado poco en mujeres bisexuales (Goodenow,
Szalacha, Robin, & Westheimer, 2008), no deja de ser un riesgo, aunque sea
mínimo, de transmisión entre lesbianas (Chan et al., 2014; Kwakwa & Ghobrial,
2003).

Algo que también se ha reportado es que, dentro del grupo de mujeres que tienen
sexo con mujeres, el riesgo de contraer ciertas ITS es mayor en mujeres bisexuales
que en lesbianas que solo han tenido sexo con mujeres (Bauer & Welles, 2001;
Everett, 2013; McNair, 2005; Molin et al., 2016; Muzny, Kapil, Austin, Hook, &
Geisler, 2014). Sin embargo, debido a que la identidad u orientación sexual no
siempre va ligada al género de la pareja sexual o a un solo tipo de prácticas
sexuales, no debemos asumir que una mujer que se identifica como lesbiana nunca
ha tenido sexo con hombres. Esto es de suma relevancia para el tipo de pruebas y
servicios que se les deben ofrecer a las mujeres LB en los servicios de salud
(Diamant, Schuster, McGuigan, & Lever, 1999; Goodenow et al., 2008; Gorgos &
35
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Marrazzo, 2011; Mooney-Somers Julie, M. Deacon Rachel, & Comfort Jude, 2012;
Singh Devika & Marrazzo, 2009).

Algunas razones que se han explorado pueden influir en que mujeres LB contraigan
una ITS incluyen: número de parejas (Logie, Navia, & Loutfy, 2015; McNair, 2005),
menor uso de métodos de protección durante sus relaciones sexuales y tipo de
prácticas sexuales (McNair, 2005), falta de conocimiento de cómo prevenir ITS en
mujeres que tienen sexo con otras mujeres (Logie et al., 2015; McNair, 2005; Power,
McNair, & Carr, 2009), baja percepción del riesgo que implica tener sexo con otra
mujer (Power et al., 2009) o no sentirse cómoda en los servicios de salud para
hablar de su salud sexual (Logie et al., 2015).

El objetivo de este capítulo es mostrar los resultados de nuestra investigación en


relación con la percepción y experiencia del acceso y uso de pruebas para ITS en
mujeres LB en la Ciudad de México, el uso de métodos de protección y también
abordar un tema que pocas veces se menciona y que es clave: las relaciones
sexuales durante la menstruación. Creemos que estos temas no solo son
importantes a nivel de salud pública para la planeación de recursos y servicios de
salud; sino que también permiten visibilizar temas de equidad, derechos, e
identificar los retos y posibles espacios para nuevas investigaciones en nuestro
país.

Metodología

Los temas explorados en la encuesta para la elaboración de este capítulo fueron los
siguientes: 1) características sociodemográficas, 2) haber tenido ella, su pareja o
alguna otra mujer LB que conozca alguna ITS, 3) acceso y uso de pruebas de
detección de ITS, uso de servicios ginecológicos y hablar o no de su identidad
sexual en los servicios médicos, 4) prácticas sexuales y relaciones de pareja, 5)
consumo de sustancias, prácticas sexuales y violencia, 6) uso y conocimiento de
métodos de cuidado y protección para evitar ITS y 7) relaciones sexuales durante la
menstruación.

Para este capítulo analizamos los resultados de una encuesta a 180 mujeres, las
cuales reportaron haber tenido algún encuentro sexual con alguna otra mujer. Las
infecciones de transmisión sexual por las que preguntamos directamente incluían:
infección vaginal, VPH y VIH. En caso de que refirieran que tenían o habían tenido
otra ITS, dimos la opción de contestar Sífilis, Gonorrea, Hepatitis C, Hepatitis B,
Herpes o especificar cuál.

Los resultados de este capítulo pretenden visualizar las características de las


mujeres que reportaron no haber tenido alguna vez una ITS o tener o haber tenido

36
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

una ITS. Para esto, se llevaron a cabo pruebas de diferencias de proporciones (chi2
de Pearson) entre ambos grupos utilizando el software STATA154.

En relación a las tablas que se muestran, la tabla 1 y 7 se leen de manera horizontal


debido a que buscamos resaltar, en la variable estudiada, el porcentaje que refirió
no tener ni haber tenido alguna ITS y el escenario opuesto. El resto de las tablas se
leen de manera vertical ya que buscamos visualizar las características de las
mujeres que reportaron no haber tenido alguna vez una ITS versus las
características de aquellas que refirieron tener o haber tenido una ITS.

Resultados

1. Resultados sociodemográficos

Para esta sección, las variables sociodemográficas consideradas fueron edad,


escolaridad, identidad sexual, estado civil y ocupación. La edad de las mujeres
encuestadas va de 15 a 66 años. Para el análisis de este capítulo categorizamos la
variable edad en tres grupos: de 15-24, de 25-35 y de 36 a 66 años. En los tres
grupos, más de la mitad de las mujeres refirieron haber tenido o tener alguna ITS
(57%, 72% y 65% respectivamente).

En relación a la escolaridad, la categorizamos dos grupos: inferior a licenciatura


(primaria, secundaria o preparatoria) y superior o igual a licenciatura. De las 36
mujeres que se encontraban en la categoría de primaria, secundaria o preparatoria,
un 39% dijo tener o haber tenido una ITS. A diferencia de lo anterior, de las 131 con
una licenciatura o un grado superior 71% refirieron tener o haber tenido alguna ITS,
y la diferencia entre ambos grupos fue significativa (p=0.000).

Para la variable de identidad sexual, la colapsamos en tres grupos: lesbianas,


bisexuales y otras identidades (mujer heterosexual que tiene sexo con mujeres,
mujer trans, homoflexible, pansexual o género fluido). Tanto en lesbianas como
mujeres bisexuales un 64% y 69%, respectivamente, refirieron tener o haber tenido
alguna ITS. En relación a estado civil, este porcentaje fue muy similar, ya que el
64% de mujeres solteras o divorciadas y el 67% de mujeres casadas o en unión
libre refirieron tener o haber tenido alguna ITS. Esto también fue similar según
estatus de empleo (Tabla 1).

4
STATA es un software estadístico utilizado para análisis cuantitativo de datos, y elaboración de
gráficos. Desde hace 30 años, algunas áreas en las cuales se utiliza este software son: la psicología
y ciencias sociales, ciencias políticas, economía, epidemiología, bioestadística y sociología, entre
otras.
37
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 1. Características Sociodemográficas

No tiene ni Tiene o ha Total Valor


ha tenido tenido alguna (%) p
ITS* (%) ITS* (%)

Edad (n=167)

15-24 (n=75) 42.67 57.33 100

25-35 (n=61) 27.87 72.13 100

36-66 (n=31) 35.48 64.52 100 0.202

Escolaridad (n=167)

Primaria, secundaria o preparatoria (n=36) 61.11 38.89 100

29.01 70.99 100


Licenciatura o superior (n=131) 0.000

Identidad sexual (n=167)

35.58 64.42 100


Lesbiana (n=104)

31.25 68.75 100


Bisexual (n=48)

53.33 46.67 100


Otras identidades (n=15) 0.296

Estado Civil (n=164)

35.77 64.23 100


Soltera/Divorciada (n=137)

33.33 66.67 100


Casada/Unión Libre (n=27) 0.809

Empleo (n=166)

38
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

39.47 60.53 100


Trabajo no remunerado /desempleo (n=76)

32.22 67.78 100


Trabajo remunerado (n=90) 0.331
*ITS referida como infección vaginal, VPH, VIH o alguna otra

1. Acceso y uso de pruebas de ITS

En cuanto a acceso y uso de pruebas de ITS, 143 mujeres de 180 respondieron


esta pregunta. De las 54 que no tuvieron una ITS, la mitad acude a los servicios de
detección una o dos veces al año y el otro 50% no acude nunca. De aquellas que sí
tienen o han tenido alguna ITS, los porcentajes son muy similares (Tabla 2). En
relación a realizarse pruebas para ITS cuando tienen sospecha, las mujeres que
más refirieron acudir fueron las que tienen o han tenido una ITS (30% versus 9%,
p=0.037).

También preguntamos de manera separada sobre el acceso y uso de pruebas de


detección para VIH. De las 54 que no tuvieron una ITS, 43% acude una o dos veces
al año y un 54% no acude nunca. De aquellas que si tienen o han tenido alguna ITS
(97), los porcentajes fueron un 59% una o dos veces al año y 40% nunca. De todas
las mujeres que no acuden nunca a hacerse pruebas de VIH o de ITS solamente
dos especificaron la razón, que fue no haber tenido necesidad.

Tanto en mujeres que no han tenido una ITS como en las que sí, el tipo de servicio
de salud más utilizado para realizarse pruebas para ITS o VIH fue el público. En
relación a acudir a servicios ginecológicos, la mayoría de las mujeres de ambos
grupos refirió acudir al menos una vez cada dos años.

En cuanto a revelar su identidad en los servicios médicos, el porcentaje más alto de


mujeres que sí revelaron su identidad fue dentro de las que refirieron tener o haber
tenido una ITS (83%), en comparación con que aquellas que reportaron no
presentar una ITS (64%) y esto fue significativo (p=0.008). Por último, más de la
mitad de mujeres que tiene o ha tenido una ITS refirió recibir información insuficiente
o errónea en los servicios médicos, este porcentaje fue significativamente menor en
el caso de las mujeres que no tienen o han tenido una ITS.

39
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 2. Acceso y uso de pruebas para ITS y uso de servicios médicos y ginecológicos

No tiene ni Tiene o ha
ha tenido tenido alguna Valor
ITS* (%) ITS* (%) p

Acude a realizarse pruebas para ITS (n=143) n=54 n=89

1-2 veces por año 50 49.44

Una vez cada 2 años 0 2.25

Nunca 50 48.31

0.539
Total 100 100

Acude a realizarse pruebas para ITS cuando tiene


sospecha (n=92) n=23 n=69

si 8.7 30.43

no 91.3 69.57

0.037
Total 100 100

Tipo de servicio al que acude a realizarse pruebas


para ITS (n=77) n=17 n=60

Privado 35.29 46.67

Público 64.71 53.33

0.405
Total 100 100

Acude a realizarse prueba para VIH (n=151) n=54 n=97

1-2 veces por año 42.59 58.76

40
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Una vez cada 2 años 3.7 1.03

Nunca 53.7 40.21

0.113
Total 100 100

Acude a realizarse prueba para VIH cuando tiene


sospecha (n=87) n=23 n=64

si 8.7 20.31

no 91.3 79.69

0.206
Total 100 100

Tipo de servicio al que acude a realizarse prueba


para VIH (n=77) n=17 n=60

Privado 35.29 46.67

Público 64.71 53.33

0.405
Total 100 100

Acude a servicios ginecológicos (n=144) n=48 n=96

Nunca 12.5 8.33

Al menos una vez c/2 años 87.5 91.67

0.426
Total 100 100

Se realiza un Papanicolaou (n=144) n=50 n=94

Nunca 56 37.23

1-2 veces al año 44 62.77

41
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

0.031
Total 100 100

Revelación de identidad en los servicios médicos


(n=154) n=53 n=101

No 35.85 16.83

Si 64.15 83.17

0.008
Total 100 100

Información insuficiente en los servicios médicos


(n=159) n=58 n=101

No 68.97 42.57

Si 31.03 57.43

0.001
Total 100 100

Información errónea en los servicios médicos

No 70.69 45.54

Si 29.31 54.46

0.002
Total 100 100
*ITS referida como infección vaginal, VPH, VIH o alguna otra

2. Conocimiento de ITS en la participante, su pareja o alguna otra LB conocida

Casi todas las mujeres encuestadas respondieron la pregunta relacionada a si ella,


su pareja, o alguna LB que conocían habían tenido una infección vaginal, infección
por VPH e infección por VIH. Más de la mitad de las mujeres (57%) respondieron
que sí tenían en ese momento o habían tenido una infección vaginal (Gráfica 1), un
35.1% que sus parejas y un 48.5% que alguna LB conocida (Tabla 3). Un 6% refirió
tener o haber tenido VPH (Gráfica 1), un 6% que su pareja o parejas y un 23.43%
refirió conocer a alguna LB que tiene o tuvo VPH (Tabla 3).

42
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Gráfica 1. Reporte de alguna ITS en la participante

No hubo participantes que refirieran vivir con VIH; sin embargo; una contestó que su
pareja sí y un 20% refirieron conocer alguna LB que vive con VIH (Tabla 3).

Tabla 3. Conocimiento de ITS en su pareja u otra lesbiana o bisexual conocida

Infección vaginal (%) VPH (%) VIH (%) Otras ITS (%)

Su(s) pareja(s) n=176 n=174 n=173 n=175

Si 35.23 5.75 0.58 2.86

No 42.61 74.14 86.13 74.86

No sé 22.16 20.11 13.29 22.29

Total 100 100 100 100

Alguna lesbiana o
bisexual que n=173 n=175 n=174 n=173

43
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

conoce

Si 48.55 23.43 19.54 26.59

No 39.88 63.43 67.24 57.23

No sé 11.56 13.14 13.22 16.18

Total 100 100 100 100

En relación a la situación actual de pareja, una mayor proporción de las mujeres que
tienen o han tenido una ITS están en una relación, en comparación con las que
refirieron no tener una ITS (78% versus 56%, p=0.003). La mayor parte de las
mujeres de ambos grupos están en una relación monógama, los otros tipos de
relaciones se especifican en la tabla 4.

Una mayor proporción del grupo de mujeres que refirió haber tenido una ITS reportó
que su pareja había tenido alguna infección vaginal, VPH u otras ITS, y estas
diferencias fueron estadísticamente significativas, en comparación con el grupo de
mujeres que refirió no tener o haber tenido una ITS (Tabla 4).

Tabla 4. Tipo de relación, ITS en parejas y LB conocidas

No tiene ni Tiene o ha
ha tenido tenido alguna
ITS* (%) ITS* (%) Valor p

Estás en alguna relación (n=159) n=57 n=102

Si 56.14 78.43

No 43.86 21.57

0.003
Total 100 100

44
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tipo de relación (n=120) n=35 n=85

Monógama 74.29 69.41

Abierta 14.29 14.12

Relaciones múltiples 5.71 7.06

Doble relación sin acuerdo (infidelidad) 2.86 2.35

Parejas ocasionales 2.86 7.06

0.921
Total 100 100

Pareja ha tenido infección vaginal (n=164) n=57 n=107

Si 7.02 53.27

No 84.21 20.56

No sé 8.77 26.17

0.000
Total 100 100

Pareja ha tenido infección por VPH (n=163) n=57 n=106

Si 3.51 7.55

No 91.23 67.92

No sé 5.26 24.53

0.003
Total 100 100

Pareja ha tenido infección por VIH

Si 0 0.94

45
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

No 94.74 82.08

No sé 5.26 16.98

0.075
Total 100 100

Pareja ha tenido infección por otra ITS


(n=164) n=59 n=105

Si 1.69 3.81

No 91.53 65.71

No sé 6.78 30.48

100 100 0.001


Total

Conoce otra LB que haya tenido infección


vaginal

Si 28.81 61.17

No 62.71 28.16

No sé 8.47 10.68

0.000
Total 100 100

Conoce otra LB que haya tenido VPH

Si 18.64 27.62

No 77.97 57.14

No sé 3.39 15.24

0.013

Total 100 100

46
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Conoce otra LB que haya tenido VIH (n=163) n=58 n=105

Si 10.34 25.71

No 84.48 58.1

No sé 5.17 16.19

0.003
Total 100 100

Conoce otra LB que haya tenido otra ITS


(n=162) n=58 n=104

Si 15.52 33.65

No 77.59 47.12

No sé 6.9 19.23

0.001
Total 100 100
*ITS referida como infección vaginal, VPH, VIH o alguna otra

3. Uso y conocimiento de métodos de protección para ITS y prácticas sexuales

A pesar de que hay un capítulo exclusivamente para prácticas sexuales, es


importante mencionar algunos datos que permiten contextualizar el uso de los
métodos de protección en las mujeres LB de nuestro estudio. La edad reportada de
la primera relación sexual con una mujer va de 5-35 años, siendo la media de 19
años. Solo 19% de las 155 mujeres que contestaron esta pregunta dijeron que esta
primera relación sexual fue protegida. En contraste, la edad de la primera relación
sexual con un hombre va de 8-33 años, siendo la media de 17 años, el 85% de las
111 mujeres que contestaron esta pregunta dijeron que sí fue protegida.

En cuanto a la primera relación con una mujer trans, la edad va de 18-35 años, con
una media de 27 años, el 67% de las 6 mujeres reportó que dicha relación sí fue
protegida. Para la primera relación con un hombre trans, la edad fue de 20-29 años
y de las 6 mujeres que contestaron, la mitad sí uso protección y la mitad no.

De 165 mujeres, 84% refirió sí haber tenido sexo el último año con mujeres y un
26% dijo haber tenido sexo con hombres. De 164 mujeres, solo un 2% refirió sexo el
último año con mujeres trans y un 2% con hombres trans. Ninguna mencionó haber
47
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

tenido el último año relaciones con una persona intersexual. Además, el 6% refirió
no haber tenido relaciones con alguna persona.

De las 180 mujeres de la muestra, 68 refirieron usar algún método de protección


para ITS (38%) y 110 no usar (62%). La tabla 5 se enfoca en los resultados del uso
y conocimiento de métodos de protección tanto en mujeres que refieren no tener ni
haber tenido una ITS como en las que sí tienen o han tenido alguna.

La variable de conocimiento de algún método de protección contempló el saber de


al menos uno de los siguientes métodos: condón femenino, condón masculino,
dique dental, cuadro de látex, guantes o condón cortado. En ambos grupos, casi el
100% de las mujeres refieren tener conocimiento de por lo menos algún método de
protección.

En cuanto al uso, en ambos grupos aproximadamente un 20% no usa protección


porque no lo había pensado y un 7% no usa porque cree que el sexo entre mujeres
no implica un riesgo para la salud. Otro dato a resaltar es que de las mujeres que
tienen o han tenido alguna ITS, el 64% refirió que no utiliza protección porque tiene
una pareja estable y un 2% porque le da pena proponerlo a su pareja.

A diferencia de lo anterior, de las mujeres que no han tenido alguna ITS, 71% no
usa protección porque tiene pareja estable y en ninguna existe la pena de
proponerlo a su pareja como una razón para no usar. Comparado con aquellas que
no tienen una ITS (7%), el 25% de las que tienen o han tenido alguna infección
refirieron no usar métodos porque no le gusta (p=0.010).

Tabla 5. Uso y conocimiento de métodos de protección

No tiene ni ha Tiene o ha tenido


tenido ITS (%) alguna ITS (%) Valor p

Conocimiento de algún método de


protección* (n=157) n=55 n=102

Si 96.36 100

No 3.64 0

0.053
Total 100 100

48
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

No usa protección porque…

No lo había pensado (n=135) n=45 n=90

Si 20 23.33

No 80 76.67

0.661
Total 100 100

Tiene pareja estable (n=135) n=46 n=89

Si 71.74 64.04

No 28.26 35.96

0.369
Total 100 100

El sexo entre mujeres no implica un


riesgo para la salud

Si 6.52 6.74

No 93.48 93.26

0.961
Total 100 100

Le da vergüenza proponerle a su
pareja

Si 0 2.25

No 100 97.75

0.306
Total 100 100

No le gusta

49
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Si 6.52 24.72

No 93.48 75.28

0.01
Total 100 100

Otras variables relacionadas que exploramos fueron: evitar fluidos sexuales, el uso
de lubricantes y juguetes sexuales. En cuanto a evitar fluidos sexuales y al uso de
lubricantes, no hubo diferencias significativas entre los grupos (Tabla 6).

En cuanto a los juguetes sexuales, a pesar de que tampoco fueron significativas las
diferencias entre los grupos, es importante mencionar algunos resultados. Más de la
mitad de las mujeres que no tenían una ITS refirieron nunca compartir juguetes
(63%), mientras que aquellas que sí tenían o tuvieron una ITS, 55% refirió que
nunca compartía.

En cuanto a tipo de juguete sexual que compartían, de aquellas que no reportaron


tener una ITS el 75% mencionó dildo, 8% vibrador y 17% arnés y de aquellas que sí
tenían o tuvieron una ITS el 61% mencionó dildo, 33% vibrador, 3% arnés y 3%
lubricantes; sin embargo, las diferencias no fueron significativas (p=0.141). Los
métodos de higiene mencionados para los juguetes sexuales del grupo de mujeres
que no tenían una ITS fueron 50% con agua y jabón, 27% condón y 23% ninguno; el
grupo de mujeres que sí tenía una ITS refirió 48% agua y jabón, 40% condón y
12.5% ninguno; a pesar de esto, las diferencias entre los grupos tampoco fueron
significativas (p=0.437).

Tabla 6. Fluidos sexuales, lubricantes y uso e higiene de juguetes sexuales

No tiene ni ha
tenido ITS* Tiene o ha tenido
(%) alguna ITS* (%) Valor p

Evita contacto de fluidos (n=153) n=52 n=101

Siempre 17.31 9.9

Ocasionalmente 34.62 47.52

50
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Casi nunca 21.15 21.78

Nunca 26.92 20.79

0.332
Total 100 100

Uso de lubricantes (n=163) n=58 n=105

Si 51.72 55.24

No 48.28 44.76

0.667
Total 100 100

Comparte juguetes durante sus


relaciones sexuales (n=152) n=54 n=98

Siempre 3.7 3.06

A veces 22.22 29.59

Casi nunca 11.11 12.24

Nunca 62.96 55.1

0.764
Total 100 100

Cuáles juguetes comparte (n=48) n=12 n=36

Dildo 75 61.11

Vibrador 8.33 33.33

Lubricante 0 2.78

Arnés 16.67 2.78

51
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

0.141

Total 100 100

Métodos de higiene para los


juguetes sexuales (n=70) n=22 n=48

Ninguno 22.73 12.5

Agua y jabón 50 47.92

Condón 27.27 39.58

0.437
Total 100 100
* ITS referida como infección vaginal, VPH, VIH o alguna otra

5. Relaciones sexuales durante su menstruación

Para ese apartado preguntamos si en el último año había tenido relaciones sexuales
mientras estaba menstruando y de ser afirmativa la respuesta, si utilizó algún tipo de
protección. Las diferencias no fueron significativas entre el grupo de mujeres que
refirieron no tener o haber tenido una ITS y aquellas que refirieron que sí. Para este
apartado reportamos los resultados de toda la muestra ya que los porcentajes entre
los grupos fueron muy similares.

De las 168 mujeres que contestaron esta pregunta, 36% refirió nunca tener
relaciones sexuales mientras menstrua, 17% casi nunca, 40% ocasionalmente y 7%
siempre.

De aquellas 105 que respondieron a la pregunta sobre haber usado o no algún tipo
de protección, los resultados se muestran en la gráfica 2.

52
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

6. Consumo de sustancias y prácticas sexuales bajo influencia de las mismas


en mujeres que reportaron o no reportaron tener o haber tenido una ITS

Los resultados más importantes a resaltar de todo este apartado es que


encontramos que dentro de las mujeres que sí tuvieron sexo sin protección bajo los
efectos del alcohol u otra sustancia, el 79% refirió tener o haber tenido una ITS,
mientras que en aquellas que no tuvieron sexo sin protección bajo los efectos de
alguna sustancia este porcentaje disminuyó al 46%, y esto fue significativo para
ambos grupos (p=0.000).

Aunado a esto, en los casos en los que existió sexo inesperado bajo los efectos del
alcohol, sexo no consensuado, sexo violento o violación, fue mayor el porcentaje de
mujeres que sí reportaron tener o haber tenido una ITS que aquellas que reportaron
que no, y esto fue significativo en todos los casos.

Tabla 7. Consumo de sustancias y prácticas sexuales bajo influencia de las mismas

No tiene ni Tiene o ha
ha tenido tenido alguna Total Valor
ITS* (%) ITS* (%) (%) p

Consumo de alcohol (n=167)

Nunca (n=5) 40 60 100

53
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Casi nunca o a veces (n=109) 39.45 60.55 100

Frecuentemente (n=53) 28.3 71.7 100 0.375

No. copas en un día de consumo


usual (n=162)

100
1-2 copas (n=42) 35.71 64.29

100
3-4 copas (n=78) 26.92 73.08

100
5-6 copas (n=29) 55.17 44.83

100
7 o más (n=13) 38.46 61.54 0.058

Consumo de tabaco (n=166)

Nunca (n=58) 31.03 68.97 100

Casi nunca o a veces (n=79) 43.04 56.96 100

Frecuentemente (n=29) 27.59 72.41 100 0.202

No. cigarros al día (n=105)

1 o 3 (n=88) 38.64 61.36 100

4 o 6 (n=10) 30 70 100

7 o más (n=6) 50 50 100

una cajetilla o más (n=1) 0 100 100 0.738

Consumo de sustancias para facilitar


el acto sexual (n=164)

Nunca (n=137) 36.5 63.5 100

54
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

casi nunca o a veces (n=25) 28 72 100

frecuentemente (n=2) 0 100 100 0.417

Sexo sin protección bajo los efectos


del alcohol u otra sustancia (n=156)

No (n=65) 53.85 46.15 100

Si (n=91) 20.88 79.12 100 0.000

Sexo inesperado bajo los efectos del


alcohol u otra sustancia (n=163)

No (n=36) 55.56 44.44 100

Si (n=127) 29.92 70.08 100 0.005

Sexo no consensuado bajo los efectos


del alcohol u otra sustancia (n=157)

No (n=124) 38.71 61.29 100

Si (n=33) 21.21 78.79 100 0.061

Sexo violento bajo los efectos del


alcohol u otra sustancia (n=154)

No (n=140) 37.86 62.14 100

Si (n=14) 7.14 92.86 100 0.022

Violación bajo los efectos del alcohol


u otra sustancia (n=153)

No (n=141) 36.88 63.12 100

Si (n=12) 0 100 100 0.010

* ITS referida como infección vaginal, VPH, VIH o alguna otra

55
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Discusión

Los estudios recientes que abordan el tema de ITS en mujeres LB son sumamente
escasos, y en nuestro país usualmente se enmarcan en investigaciones enfocadas
a toda la población LGBT (Mendoza Juan Carlos, Ortiz Hernández Luis, Román
Ricardo, & Rojas Aarón, 2015). Una fortaleza de nuestro estudio es que fue
diseñado exclusivamente para y por población de mujeres LB en México, y si bien
no busca ser representativo, sí busca entender el contexto actual de las ITS en
mujeres LB de la Ciudad de México y guiar nuevas propuestas de investigación que
profundicen en los resultados de esta primera aproximación.

En relación a las características sociodemográficas de nuestra muestra, algo que


fue diferente en nuestros resultados a los reportados en la literatura, es que no
encontramos diferencias significativas entre el porcentaje de lesbianas o mujeres
bisexuales que refirieron tener o haber tenido una ITS. Sin embargo, esto pudo
haber sido debido al tamaño de muestra, ya que en la literatura se refiere de manera
consistente que las mujeres bisexuales tienen un mayor riesgo y reporte de ITS que
las lesbianas (Bauer & Welles, 2001; Everett, 2013; McNair, 2005; Molin et al., 2016;
Muzny et al., 2014).

Así mismo, las mujeres con mayor escolaridad refirieron un mayor porcentaje de ITS
en comparación con las de menor escolaridad. Una posible explicación a esto es
que aquellas con más escolaridad podrían tener acceso a más información en
relación a qué es una ITS, cómo detectarla de manera oportuna o podrían tener más
acceso a servicios para realizarse pruebas diagnósticas.

En relación al acceso y uso de pruebas de ITS en nuestra muestra, nuestros


resultados coinciden con lo reportado por Agénor y cols. (Agénor, Muzny, Schick,
Austin, & Potter, 2017) en donde aquellas mujeres que reportan tener una ITS
también reportan un mayor uso de servicios y pruebas.

El uso de servicios ginecológicos fue alto en nuestra muestra, ya que la mayoría de


las mujeres refirió acudir al menos una vez cada dos años. Este dato no coincide
con la literatura, en la cual se refiere que en general las mujeres LB no acuden tanto
a estos servicios (Mooney-Somers Julie et al., 2012; Singh Devika & Marrazzo,
2009). Si bien más de la mitad las mujeres con una ITS se realizan un Papanicolaou
una vez al año, esto no es así en aquellas sin una ITS, y esto es preocupante ya
que los estudios más recientes refieren que, independientemente de la orientación
sexual, es importante que las mujeres LB también se realicen este tipo de estudios
(Agenor et al., 2015; Marrazzo et al., 2000).

Por otro lado, observamos que las mujeres que tienen o han tenido una ITS
refirieron en una mayor proporción haber recibido información insuficiente o errónea
56
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

en los servicios médicos. Consideramos que este es un factor que contribuye a la


desinformación que ya pudieran tener las mujeres, y dicha desinformación, a su vez,
es uno de los factores reportados que se asocian con el riesgo de contraer una ITS
(Logie et al., 2015; McNair, 2005; Power et al., 2009).

El tipo de ITS reportada por las mujeres de nuestra muestra también es consistente
con la literatura, siendo la infección vaginal la infección más referida tanto en ellas
como en sus parejas u otras LB conocidas (J. V. Bailey et al., 2004; J V Bailey et al.,
2004; Fethers et al., 2000; Gorgos & Marrazzo, 2011; Skinner et al., 1996). Algo que
nos llamó mucho la atención fue el reporte de ITS en las parejas de las
participantes, en el que existe un porcentaje importante de mujeres que refirieron no
conocer si su pareja tiene o no una ITS. Este resultado refleja un riesgo, ya que no
conocer esta información podría llevar a no utilizar medidas de protección de
manera consistente durante las relaciones sexuales, y en caso de que la pareja
tuviera una ITS, esto podría facilitar la transmisión de dicha infección (J. V. Bailey et
al., 2004; J V Bailey et al., 2004; Fethers et al., 2000).

En cuanto a uso de métodos de protección, hay un punto importante a resaltar y que


coincide con lo que reporta la literatura en cuanto al uso diferenciado de protección
dependiendo del sexo de la pareja sexual (Diamant et al., 1999). Identificamos que
existe una diferencia muy grande entre las mujeres que utilizaron protección en su
primera relación sexual con un hombre y aquellas que utilizaron protección en su
primer encuentro sexual con una mujer (85 vs 19% respectivamente). Uno de los
factores que podrían explicar dicha diferencia es que las mujeres asocien el uso de
protección solamente con la prevención de un embarazo. Otro factor podría ser que
algunas mujeres no consideren que el sexo entre mujeres es una práctica sexual
con riesgo de transmisión de una ITS y, por ende, piensen que no requiere de
protección.

De manera inesperada, observamos que el 100% de la muestra reportó tener


conocimiento de algún método de protección para ITS y también observamos que
casi todas las mujeres de ambos grupos (las que reportaron haber tenido una ITS vs
las que reportaron no haber tenido) sí identificaban que el sexo entre mujeres
implica un riesgo para transmisión de ITS. Cabe resaltar que este grado de
conocimiento difiere con lo reportado en la literatura (Power et al., 2009).

En nuestra muestra, las razones de no uso de métodos de protección iban


enfocadas a estar con una pareja estable o porque no les gustaba utilizarlo, lo cual
también ha sido reportado en la literatura (McNair, 2005).

Las relaciones sexuales durante la menstruación en mujeres LB es un tema que se


aborda de manera muy escasa en la literatura (Carroll, Goldstein, Lo, & Mayer,
1997; Chan et al., 2014; McNair, 2005). Chan et al. (2014), sólo califica los
57
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

encuentros sexuales durante menstruación como una práctica de riesgo para


transmisión de VIH, mientras que McNair (2005) sólo lo describe como un tipo de
práctica sexual que puede ocurrir entre mujeres así como sus riesgos para ITS, y
Carroll y cols. (1997) se enfocan en reportar cómo se modifican las prácticas del
sexo oral entre mujeres cuando ocurre la menstruación. Debido a lo anterior, el
abordaje de este estudio hacia las relaciones sexuales durante la menstruación
representa un aporte importante a la literatura actual sobre salud sexual en mujeres
LB durante la menstruación, pues la mayoría de las mujeres encuestadas reporta
no utilizar algún método de protección la mayor parte de las veces.

Por último, uno de los temas más importantes a resaltar es el de prácticas sexuales
bajo los efectos del alcohol u otro tipo de sustancias. En la literatura pocos estudios
abordan este tema y su relación con la transmisión de ITS en esta población, lo cual
llama mucho la atención ya que el reporte de abuso de sustancias en mujeres LB es
alto (Mooney-Somers Julie et al., 2012) y es un factor que se ha asociado con
violencia sexual (Gilmore et al., 2014; Goodenow et al., 2008), y con la transmisión
de algunas ITS como VIH (Goodenow et al., 2008). En nuestros resultados, en todos
los casos en los que hubo sexo ya sea inesperado, sin protección, no consensuado,
violento o violación bajo los efectos del alcohol u otra sustancia, fue mayor el
porcentaje de mujeres que reportaron tener o haber tenido una ITS.

Conclusiones

Es necesario llevar a cabo estudios en nuestro país que permitan identificar de


manera representativa las prevalencias de ITS en la población de mujeres LB. Lo
anterior es importante para poder identificar los tipos de ITS que más afectan a las
mujeres LB y, posteriormente, diseñar estrategias que permitan prevenirlas,
diagnosticarlas y tratarlas de manera oportuna.

Identificamos que el tema de VIH en mujeres LB es un área de oportunidad para


investigaciones futuras, ya que el 20% de las participantes refirieron conocer a una
mujer LB viviendo con VIH. A pesar de que sabemos que la transmisión del VIH
entre dos mujeres es mínima, también sabemos que una gran parte de las mujeres
que se identifican como lesbianas y bisexuales tienen prácticas sexuales con
hombres, y sabemos que en estas prácticas suelen utilizar menos métodos de
protección para ITS que las mujeres heterosexuales. Por lo tanto, resulta de suma
importancia conocer más sobre la prevalencia del VIH en esta población e identificar
si este 20% corresponde a mujeres cisgénero lesbianas, bisexuales o mujeres trans
que se identifican como lesbianas o bisexuales.

Por otro lado, en nuestra muestra encontramos un alto grado de conocimiento de


métodos de protección para ITS, y un alto porcentaje de mujeres que refirieron estar
conscientes de que el sexo entre mujeres sí implica un riesgo para la transmisión de
58
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

una ITS. Lo anterior nos lleva a sugerir que los futuros programas de salud
enfocados en salud sexual de las mujeres LB no solo deberían estar encaminados a
transmitir información básica; sino que deberían ser lo suficientemente sensibles y
creativos para lograr que las mujeres incrementen el uso de métodos de prevención
de ITS, así como de servicios de detección y tratamiento oportuno, principalmente
en el caso del VPH.

Otra conclusión es que el consumo de sustancias y relaciones sexuales ya sean


consensuadas, inesperadas o no consensuadas, es un tema crítico. Por lo menos
en relación a ITS, estos resultados abren la puerta a distintas preguntas: en esta
población, ¿cuáles son las razones principales que llevan a que una mujer consuma
alcohol o sustancias previamente a una relación sexual con otra mujer? De aquellas
que viven una relación sexual no consensuada bajo el efecto de sustancias,
¿cuántas se hacen posteriormente pruebas de ITS? Si esta relación sexual fue con
hombres ¿cuántas terminan en embarazos no deseados? ¿Cuáles son las
repercusiones de salud mental de estos eventos en estas mujeres? ¿Qué tipo de
intervenciones se necesitan para prevenir las relaciones sexuales no consensuadas
que ocurren bajo los efectos del alcohol en mujeres LB?

Por último, los resultados de este estudio refuerzan lo que la literatura internacional
ha identificado: la importancia de incentivar a las mujeres LB a que se realicen de
manera periódica estudios de detección para ITS y la importancia de acercar dichos
servicios a esta población. Además, en cuanto al tema de relaciones sexuales no
consensuadas y a los encuentros que suceden bajo los efectos del alcohol o drogas,
consideramos una ventana de oportunidad para que los servicios de detección o de
salud en general, establezcan los vínculos necesarios con servicios de salud mental,
para derivar a mujeres que refieran haber pasado por dichos eventos y que puedan
recibir una atención integral no sólo enfocada en las ITS.

Limitaciones

Una limitación de este estudio es el tamaño de muestra, que no permite hacer


inferencias poblacionales. Otra limitante es el proceso de reclutamiento, el cual se
llevó a cabo únicamente en sitios y lugares de encuentro, lo cual podría excluir a
algunas mujeres que no frecuenten dichos espacios y tengan algunas
características distintas a las de la muestra reclutada.

Por último, el sesgo de memoria podría influir en el reporte del antecedente de


alguna ITS en las participantes, sus parejas u otra mujer LB conocida.

59
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Referencias

1. Agénor, M., Muzny, C. A., Schick, V., Austin, E. L., & Potter, J. (2017). Sexual
orientation and sexual health services utilization among women in the United States.
Prev Med, 95, 74-81. doi:https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2016.11.023
2. Agenor, M., Peitzmeier, S., Gordon, A. R., Haneuse, S., Potter, J. E., & Austin, S. B.
(2015). Sexual Orientation Identity Disparities in Awareness and Initiation of the
Human Papillomavirus Vaccine Among U.S. Women and Girls: A National Survey.
Ann Intern Med, 163(2), 99-106. doi:10.7326/m14-2108
3. Bailey, J. V., Farquhar, C., & Owen, C. (2004). Bacterial vaginosis in lesbians and
bisexual women. Sex Transm Dis, 31(11), 691-694.
4. Bailey, J. V., Farquhar, C., Owen, C., & Mangtani, P. (2004). Sexually transmitted
infections in women who have sex with women. Sexually Transmitted Infections,
80(3), 244-246. doi:10.1136/sti.2003.007641
5. Bauer, G. R., & Welles, S. L. (2001). Beyond assumptions of negligible risk: sexually
transmitted diseases and women who have sex with women. Am J Public Health,
91(8), 1282-1286.
6. Carroll, N., Goldstein, R. S., Lo, W., & Mayer, K. H. (1997). Gynecological Infections
and Sexual Practices of Massachusetts Lesbian and Bisexual Women. Journal of the
Gay and Lesbian Medical Association, 1(1), 15-23.
doi:10.1023/B:JOLA.0000007008.17392.2d
7. Chan, S. K., Thornton, L. R., Chronister, K. J., Meyer, J., Wolverton, M., Johnson, C.
K., . . . Sullivan, V. (2014). Likely female-to-female sexual transmission of HIV--
Texas, 2012. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 63(10), 209-212.
8. Diamant, A. L., Schuster, M. A., McGuigan, K., & Lever, J. (1999). Lesbians' sexual
history with men: implications for taking a sexual history. Arch Intern Med, 159(22),
2730-2736.
9. Everett, B. G. (2013). Sexual orientation disparities in sexually transmitted infections:
examining the intersection between sexual identity and sexual behavior. Arch Sex
Behav, 42(2), 225-236. doi:10.1007/s10508-012-9902-1
10. Fethers, K., Marks, C., Mindel, A., & Estcourt, C. S. (2000). Sexually transmitted
infections and risk behaviours in women who have sex with women. Sex Transm
Infect, 76(5), 345-349.
11. Gilmore, A. K., Koo, K. H., Nguyen, H. V., Granato, H. F., Hughes, T. L., & Kaysen,
D. (2014). Sexual assault, drinking norms, and drinking behavior among a national
sample of lesbian and bisexual women. Addict Behav, 39(3), 630-636.
doi:10.1016/j.addbeh.2013.11.015
12. Goodenow, C., Szalacha, L. A., Robin, L. E., & Westheimer, K. (2008). Dimensions of
sexual orientation and HIV-related risk among adolescent females: evidence from a
statewide survey. Am J Public Health, 98(6), 1051-1058.
doi:10.2105/ajph.2005.080531
13. Gorgos, L. M., & Marrazzo, J. M. (2011). Sexually transmitted infections among
women who have sex with women. Clin Infect Dis, 53 Suppl 3, S84-91.
doi:10.1093/cid/cir697
14. Grulich, A. E., de Visser, R. O., Smith, A. M., Rissel, C. E., & Richters, J. (2003). Sex
in Australia: sexually transmissible infection and blood-borne virus history in a
representative sample of adults. Aust N Z J Public Health, 27(2), 234-241.
15. Kwakwa, H. A., & Ghobrial, M. W. (2003). Female-to-Female Transmission of Human
Immunodeficiency Virus. Clinical Infectious Diseases, 36(3), e40-e41.
doi:10.1086/345462

60
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

16. Logie, C. H., Navia, D., & Loutfy, M. R. (2015). Correlates of a lifetime history of
sexually transmitted infections among women who have sex with women in Toronto,
Canada: results from a cross-sectional internet-based survey. Sex Transm Infect,
91(4), 278-283. doi:10.1136/sextrans-2014-051745
17. Marrazzo, J. M., Stine, K., & Koutsky, L. A. (2000). Genital human papillomavirus
infection in women who have sex with women: a review. Am J Obstet Gynecol,
183(3), 770-774. doi:10.1067/mob.2000.106681
18. Marrazzo, J. M., Stine, K., & Wald, A. (2003). Prevalence and risk factors for infection
with herpes simplex virus type-1 and -2 among lesbians. Sex Transm Dis, 30(12),
890-895. doi:10.1097/01.olq.0000091151.52656.e5
19. McNair, R. (2005). Risks and prevention of sexually transmissible infections among
women who have sex with women. Sex Health, 2(4), 209-217.
20. Mendoza Juan Carlos, Ortiz Hernández Luis, Román Ricardo, & Rojas Aarón. (2015).
Principales resultados de diagnóstico situacional de personas lesbianas, gays,
bisexuales, transgénero, travestis, transexuales, intersexuales y queers (LGBTIQ) de
México. Retrieved from
https://www.researchgate.net/profile/Juan_Mendoza12/publication/308346510_Princi
pales_Resultados_del_Diagnostico_situacional_de_personas_lesbianas_gays_bisex
uales_transgenero_travestis_transexuales_intersexuales_y_queers_de_Mexico_201
5_Primera_parte/links/57e1827d08ae9e25307d3d58/Principales-Resultados-del-
Diagnostico-situacional-de-personas-lesbianas-gays-bisexuales-transgenero-
travestis-transexuales-intersexuales-y-queers-de-Mexico-2015-Primera-
parte.pdf?origin=publication_detail
21. Molin, S. B., De Blasio, B. F., & Olsen, A. O. (2016). Is the risk for sexually
transmissible infections (STI) lower among women with exclusively female sexual
partners compared with women with male partners? A retrospective study based on
attendees at a Norwegian STI clinic from 2004 to 2014. Sex Health, 13(3), 257-264.
doi:10.1071/sh15193
22. Mooney-Somers Julie, M. Deacon Rachel, & Comfort Jude. (2012). Women in
contact with the Perth gay and lesbian community: Report of the Women’s Western
Australian Sexual Health (WWASH) Survey 2010. Retrieved from Bentley, Western
Australia: http://ceriph.curtin.edu.au/local/docs/reports/WWASH2012_220813.pdf
23. Muzny, C. A., Kapil, R., Austin, E. L., Hook, E. W., & Geisler, W. M. (2014). Lower
sexually transmissible infection prevalence among lifetime exclusive women who
have sex with women compared with women who have sex with women and men.
Sex Health, 11(6), 592-593. doi:10.1071/sh14181
24. Power, J., McNair, R., & Carr, S. (2009). Absent sexual scripts: lesbian and bisexual
women's knowledge, attitudes and action regarding safer sex and sexual health
information. Cult Health Sex, 11(1), 67-81. doi:10.1080/13691050802541674
25. Singh Devika, & Marrazzo, J. M. (2009). Sexually Transmitted Infections and
Associated Conditions Among Women Who Have Sex with Women. The Open
Infectious Diseases Journal, 3, 128-134.
26. Skinner, C. J., Stokes, J., Kirlew, Y., Kavanagh, J., & Forster, G. E. (1996). A case-
controlled study of the sexual health needs of lesbians. Genitourinary Medicine,
72(4), 277-280.

61
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

62
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

AVATARES DE MUJERES LESBIANAS, BISEXUALES Y NO


HETEROSEXUALES EN TORNO A SU EXPERIENCIA SEXUAL:
EDAD DE INICIO, TIPOS DE PAREJAS SEXUALES, CUIDADO Y MOTIVOS
ALREDEDOR DE SUS RELACIONES SEXUALES

Tania Esmeralda Rocha Sánchez

Introducción

Si bien, con el paso del tiempo y la lucha constante de grupos de lesbianas,


mujeres bisexuales, colectivos y asociaciones civiles, se ha dado lugar a visibilizar
en muchos espacios y campos el tema LGBTI, la realidad es que no todos los
cuerpos, no todas las orientaciones y no todas las identidades y sexualidades han
merecido la misma atención. Cabe recordar que la historia de la sexualidad se ha
contado desde una mirada androcéntrica5 y heteronormada6, a partir de la cual se
han construido históricamente las posibilidades de significación y validación
diferenciada no sólo para dar lectura a los cuerpos sexuados, sino también para dar
lugar a los procesos de constitución subjetiva de las personas. Reconocer, que las
identidades de género y sexuales están ligadas a un cuerpo, que es “significado”
previamente por la cultura en la que se nace, resulta fundamental para comprender
que tanto la constitución subjetiva como la forma de vivir nuestra sexualidad y el
propio cuerpo son procesos que se vinculan entre sí (Balbotín,2009).

A través de múltiples instituciones, prácticas y discursos, se han construido guiones


y pedagogías normalizadoras del género y de la sexualidad, reproduciendo como
refiere Silvia Elizalde (2013 en Cano & Hasid, 2015) la noción de “cuerpos legítimos”
así como la elaboración de cánones de “disciplinamiento” del deseo erótico y
afectivo, los cuáles colocan la heterosexualidad como la lógica universal desde la

5
“La constitución de la ciencia androcéntrica ha supuesto la conceptualización y configuración de
una perspectiva que ha marcado el punto de vista de los varones y que se plasma en la
estructuración del pensamiento en categorías dicotómicas como son: público y privado; objetividad y
subjetividad; razón y sentimiento. La parcelación de la realidad así establecida conlleva juicios de
valor sobre los aspectos señalados al realizar una jerarquía sobre lo socialmente valorado, dando
preponderancia a los considerados masculinos y obviando y/o minusvalorando los considerados
femeninos” (Sánchez Bello, 2002, p.93-94).

6
“…aquellas instituciones, estructuras de comprensión y orientaciones prácticas que hacen no sólo
que la heterosexualidad parezca coherente –es decir, organizada como sexualidad– sino también
que sea privilegiada. Su coherencia es siempre provisional y su privilegio puede adoptar varias
formas (que a veces son contradictorias): pasa desapercibida como lenguaje básico sobre aspectos
sociales y personales; se la percibe como un estado natural; también se proyecta como un logro ideal
o moral. No consiste tanto en normas que podrían resumirse en un corpus doctrinal como en una
sensación de corrección –tácita e invisible– que se crea con manifestaciones contradictorias –a
menudo inconscientes–, pero inmanentes en las prácticas y en las instituciones” (Berlant y Warner,
2002).
63
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

cual es posible pensar y comprender las vivencias e identidades en el terreno de lo


sexual.

Por tanto, en la medida en la que prevalece esta mirada heteronormada y


androcéntrica respecto a la sexualidad, no sólo se desconoce la diversificación y
dinamismo en torno a sus expresiones y heterogeneidad en las vivencias
identitarias, sino que, además, se han priorizado las experiencias y deseos de los
varones sobre el de las mujeres, de los varones homosexuales sobre las mujeres
lesbianas (Fernández-Rouco, González & Garlito, 2013), lo cual ha tenido serias
implicaciones en el abordaje de la sexualidad y experiencias sexuales de mujeres
no heterosexuales, lesbianas y bisexuales, no sólo en términos de su escasez, sino
incluso de su invisibilidad, dados los efectos del binarismo de género (Segato, 2011)
y por supuesto la jerarquización de la sexualidad, bajo la que las mujeres no
heterosexuales en su conjunto quedan situadas en el extremo de la vulnerabilidad
ante este desdibujamiento de sus realidades, la negación de su sexualidad y su
deseo erótico, así como por la tendencia a intentar homologar las experiencias
desde un modelo hegemónico de sexualidad y erotismo.

Aspectos como el goce, el placer, la coerción que puede haber en las relaciones de
pareja, etc., son aspectos que no se consideran. Y si esto ocurre en el marco
general de las relaciones pensadas como heterosexuales, en las relaciones lésbicas
y de mujeres bisexuales, mujeres no heterosexuales y mujeres trans, ni siquiera se
contempla (Cano & Hasid, 2015). Además, refieren Julieta Cano y Cinthia Hassid
(2015), tanto las instituciones como las prácticas en el campo de la salud sexual,
refuerzan la heteronormatividad que lleva a una completa invisibilidad de las
mujeres en su diversidad.

En este sentido, no debe perderse de vista, como lo planteó Simone de Beauvoir


(2007) de qué manera se ha constituido la realidad “femenina”, cuáles han sido las
oportunidades concretas de libertad de las mujeres, y cuáles las oportunidades
negadas. Sin lugar a duda, la sexualidad, el cuerpo y el erotismo de las mujeres ha
sido un campo de batalla y conquista, pero no un lugar propio y un espacio
autónomo.

La investigación en torno a la vida sexual de lesbianas, mujeres bisexuales y


no heterosexuales.

En el marco de lo que hasta ahora ha sido investigado, nombrado y visibilizado con


respecto a la sexualidad de mujeres lesbianas, bisexuales y no heterosexuales, ha
predominado un abordaje salutogénico, y directamente anclado al tema reproductivo
(Careaga, 2004). Pero en el que, además, poco interés ha existido respecto al tema

64
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

de salud sexual de las mujeres, colocándoles siempre en un segundo plano, en


relación con la salud sexual de hombres homosexuales (Gallego & Giraldo, 2016).

En el contexto de Latinoamérica, pese al reconocimiento de derechos igualitarios,


muchos programas y políticas de salud sexual siguen haciendo hincapié en el
ámbito de la procreación y la cuestión anticonceptiva, y no diferencian entre mujeres
heterosexuales y no heterosexuales justamente bajo la presunción de una
heterosexualidad universal (ver Gallego & Giraldo, 2016; Mertehikian; 2017).
Además, las relaciones sexuales y amorosas entre las mujeres han sido
conceptuadas bajo tabúes e incluso con poca seriedad científica (ver Falquet, 2004).
Así, las investigaciones vinculadas con mujeres no heterosexuales, lesbianas y
bisexuales se caracterizan no sólo por una gran invisibilidad social sino por la
dificultad para reconocer la autonomía e independencia de su sexualidad
(Fernández-Rouco, González y Garlito, 2013), lo que repercute de manera
importante en la cosmovisión respecto al tema como un asunto de menor interés o
no prioritario.

Al acercarse a los pocos estudios e investigaciones que existen tanto en el contexto


internacional como nacional respecto a la sexualidad de las lesbianas, mujeres
bisexuales y no heterosexuales, destaca sobre todo un abordaje encaminado a dar
cuenta de los factores de riesgo que están asociados a la vida sexual de las
mujeres, haciendo énfasis en aspectos tales como un nivel socioeconómico bajo, el
inicio temprano de la vida sexual, el antecedente de haber tenido dos o más parejas
sexuales, la edad temprana del primer embarazo, tres o más partos, el uso de
anticonceptivos y el tabaquismo, entre otros (ver Tirado-Gómez et al., 2005).

Sin embargo, algunos otros estudios, reconocen que existen condiciones que
precarizan aún más las vivencias sexuales tanto de las y los jóvenes, poniendo
mayor énfasis en la vida sexual de las mujeres, sobre todo de aquellas quienes
enfrentan algún tipo de exclusión social en términos de sus relaciones de género,
edad, etnia, etc., haciendo referencia a la falta de políticas públicas que consideren
lo anterior (ver Grimberg, 2002). Aunado a ello, se hace alusión a la importancia de
reconocer que las relaciones y prácticas sexuales deben comprenderse a la luz de
contextos socioculturales históricos, regidas por construcciones normativas y
valorativas, y además como productoras de relaciones de poder (Davies, 1991;
Haour-Knipe; Aggleton, 1998 en Grimberg, 2002).

En ese sentido, el androcentrismo también ha implicado un obstáculo para la


consecución de los derechos sexuales, pues como refiere Rocío Rivas (2012),
desde dicha óptica han sido olvidados los deseos y necesidades de las mujeres,
reduciendo el tema de su sexualidad a la salud reproductiva, dejando de lado el
resto de sus necesidades. Así, como refiere la autora, un gran número de políticas

65
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

públicas y medidas de salud dirigidas a las “mujeres” se han centrado en campañas


de educación sexual que básicamente se ocupan de la prevención de embarazos e
infecciones de transmisión sexual (ITS). Por otra parte, en la atención ginecológica,
prevalece en general una visión coitocéntrica, que reproduce la idea de que no
existen alternativas sexuales y prácticas sexuales diferentes al coito. Es decir,
nuevamente quedan invisibilizadas las experiencias de las lesbianas, mujeres
bisexuales y no heterosexuales.

De manera específica y acorde al interés temático a desarrollar en este capítulo, los


estudios vinculados con el inicio de la vida sexual se han centrado
fundamentalmente en personas heterosexuales, reiterando como ya he señalado
que la presunción de heterosexualidad constituye por sí misma un sesgo normativo
y arbitrario (Gallego & Giraldo, 2016) y me permito decir, un factor de riesgo
precisamente para las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales, ya que
en el proceso de negar nuestra sexualidad y abordar la temática bajo parámetros
heteronormados, no sólo se marginan las experiencias sexuales no heterosexuales,
sino que además se traduce en un vacío muy importante en materia de salud
pública.

Como señalan Gallego y Giraldo (2016) en la revisión de la literatura que hacen


respecto al tema de la iniciación sexual entre mujeres; hay una serie de aspectos o
factores diferenciados que inciden en dicha experiencia y también en el
desconocimiento de la misma, pues dentro de los estudios al respecto se señala
que no se maneja igual el tema de la exclusividad sexual entre las mujeres que
entre los varones con prácticas homoeróticas, que hay una incorporación tardía de
las experiencias lésbicas en las biografías sexuales de las mujeres, y además existe
una desestimación en cuanto a los niveles de riesgo que suponen los encuentros
sexuales entre las mujeres.

Por otra parte, también señalan algo que resulta de interés para el presente
capítulo, que es dar cuenta de el contexto situacional donde ocurrió el evento. En su
investigación, Gallego y Giraldo (2016) exploraron las formas y relaciones bajo las
cuáles acontecen los primeros acercamientos sexuales en mujeres no
heterosexuales en Colombia. Esto resulta de interés, pues constituye un
antecedente a uno de los propósitos que se persiguió en la investigación que aquí
desarrollo, en términos de conocer un poco más sobre las circunstancias bajo las
cuáles se da un encuentro sexual, insistiendo en la importancia de visibilizar la
experiencia sexual de lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales.

De manera muy particular en torno al tema del inicio y trayectoria de la vida sexual
de las mujeres, me pareció de interés hacer referencia al trabajo teórico y empírico
de Mabel Grimberg (2002), no porque se centré en el tema de mujeres lesbianas,
bisexuales y no heterosexuales en específico, pero sí porque reitera la relevancia de
66
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

abordar la sexualidad desde diferentes dimensiones, en específico: a) la


consideración del complejo deseo-placer y su movilidad, b) las modalidades de
intercambio sexual que están ligadas a la estructuración de roles, procesos de
control y subordinación en las relaciones de género, y c) los significados sociales
que se asignan a la sexualidad en el marco de un contexto social-cultural e histórico
específico. Desde mi perspectiva, bajo estos tres ejes, es posible situar y pensar de
qué manera y cómo es vivida la sexualidad para las lesbianas, mujeres bisexuales y
no heterosexuales, bajo la prevalencia del modelo de sexualidad hegemónico.

Grimberg (2002), propone indagar la trayectoria sexual como una manera de dar
cuenta que la sexualidad es un proceso que no sólo se desenvuelve, sino que se
construye en una historia con otras y otros, pero que además implica reconocer las
singularidades en las historias de cada persona, y agregaría yo, las condicionantes
de un contexto socio-normativo. Así, en su estudio con jóvenes heterosexuales en
Argentina, los relatos que dieron hombres y mujeres en torno al inicio de su vida
sexual, sobresalen aspectos como que la primera relación en el caso de las mujeres
(en este caso heterosexuales) fue entre los 15 y 17 años y en una gran parte con
quienes ellas llaman su primer “novio”, en tanto en los varones, el inicio se dio entre
los 15 y 16 , destacando que varios de ellos iniciaron con mujeres mayores o
mujeres dedicadas al trabajo sexual, aspectos que dan cuenta de dos directrices
completamente distintas respecto a la sexualidad en ambos géneros conforme
cánones y normativas que reiteran no sólo la lógica binaria, sino también sexista y
heteronormada en torno a los cuerpos y las sexualidades.

En una investigación realizada en Colombia (ver Gallego & Giraldo, 2016) a través
de la cual se exploró la iniciación sexual en mujeres con prácticas homoeróticas, se
hizo evidente un inicio más temprano de la vida sexual de las mujeres más jóvenes
en contraste con otras cohortes de edad (p.e. 30 y años, o mujeres mayores de 40),
lo que de acuerdo con los autores, se vincula con que las mujeres nacidas en 1970
postergaron su primera experiencia homoerótica, pues muchas vivieron primero en
una relación heterosexual, en cambio en las mujeres nacidas en décadas
posteriores, casi el 99% había vivido su primer experiencia homoerótica entre los 16
y 19 años de edad, lo cual sin duda sugiere un dinamismo en la experiencia
lesboerótica7 y reitera el hecho de que la sexualidad está presente a lo largo del
ciclo vital.

Sin embargo, en esta investigación, los autores suponen dos cosas que considero
habría que seguir explorando en vez de dar por sentado; una que tiene que ver con

7
He nombrado así, a lo que en la mayoría de los artículos aparece como experiencia homoerótica,
aún cuando se habla de relaciones y prácticas eróticas, sexuales y afectivas entre mujeres, pues
considero que de nueva cuenta se invisibiliza a las mujeres y se desdibuja el erotismo entre nosotras,
cayendo de manera propositiva o no, en una suerte de homologación de la experiencia entre varones
versus la experiencia entre mujeres.
67
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

aludir a que las prácticas homoeróticas en las mujeres tienen una relación
predominante con la heterosexualidad en tanto prevalecen los mandatos
heteronormativos que recaen en ellas (p.e. maternidad), de manera que postergan
sus experiencias sexuales lésbicas, y dos, hacen referencia a que el
comportamiento de las mujeres se asimila a los patrones del homoerotismo
masculino en cuanto exclusividad sexual, edades de ocurrencia, tipos de prácticas y
relaciones.

Lo interesante de hacer referencia a este tipo de investigaciones como antecedente


al presente trabajo, es poner en perspectiva que en general el análisis de las
prácticas sexuales da cuenta de las condiciones y significados bajo los cuales se
vive y construye la sexualidad. Así, como refiere Grimberg (2002) bajo ese carácter
heterosexual, reproductivo y que sostiene una representación dicotómica de las
relaciones sexuales, se suele escindir el deseo, el placer y la iniciativa (asociada
primordialmente a los varones) de la aceptación, concesión y amor (asociado a las
mujeres) al menos en el marco de las dinámicas heterosexuales. Como señala
Grimberg, en el análisis de trayectorias sexuales se cruzan las relaciones de poder
que organizan tanto las relaciones de género como la expresión de la sexualidad, la
fuerza de un deber ser como mujer y varón, bajo comportamientos que se instituyen
como esperados y deseables en el ámbito de la interacción sexual, así, en los
hombres se deposita la iniciativa, en tanto, en las mujeres, los estereotipos de
género incluso dificultan la posibilidad de reconocer el propio deseo.

Es por lo anterior que esta investigación obedece a un esfuerzo muy importante del
Closet de Sor Juana A.C., mismo que ha buscado dar cuenta de una manera mucho
más profunda y crítica sobre la manera en la que las lesbianas, mujeres bisexuales
y no heterosexuales están viviendo en múltiples esferas, los retos a los que se
enfrentan y las posibilidades que van construyendo a partir de sus sexualidades y la
distintas formas de invisibilización, violencia y exclusión que reproduce el sistema
sexo-género y el modelo hegemónico de sexualidad.

Metodología

La perspectiva metodológica que acompaña este trabajo se sitúa desde una postura
feminista e interseccional, en tanto ha sido problematizado desde el las teorías
feministas, cómo hay una política de identidad impuesta por el ideario moderno, que
como refiere Javiera Cubillos Almendra (2015) posiciona a un sujeto particular que
se asume como representativo de la humanidad, es decir, un sujeto “universal”
(masculino, blanco, occidental, heterosexual, adulto y burgués) que se coloca como
referente de la vida social y a partir del cual la otredad queda relegada a un lugar
subalterno. Así, las identidades de las mujeres y por tanto sus vivencias, han
quedado como periféricas y particulares. Aunado a ello, en el reconocimiento de lo

68
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

anterior, no necesariamente se han visibilizado las formas en las que otros ejes de
opresión complejizan e invisibilizan aún más las vivencias de las mujeres, por lo que
una perspectiva feminista e interseccional se vuelve fundamental para poder
reconocer la imbricación de otros sistemas de discriminación como la orientación
sexual, la edad, la pertenencia étnica y la clase social (Cubillos Almendra; Guzmán
Ordaz,2015; Viveros Vigoya, 2016).

Así una investigación que retoma esta propuesta epistémica y metodológica


recupera una dimensión política que permite comprender cómo incluso las
estrategias políticas que sólo se centran en una dimensión de desigualdad (p.e.
ejemplo ser mujer), desdibujan de sus agendas a sujetos y grupos, cuya exclusión
se complejiza por la imbricación de otros ejes de opresión como en este caso sería
la orientación sexual de las participantes.

Para fines del análisis, partir de esta perspectiva también posibilita como lo propone
Patricia Hill Collins (2015) recordar que la interacción de estos sistemas de opresión
se puede dar en diferentes niveles, tanto en lo estructural, como en lo disciplinario,
en lo hegemónico a partir del sistema de creencias, valores e ideologías que le
sostienen, así como en lo interpersonal. Con esta mirada, situarnos en nuestra
propia interseccionalidad y reconocer no sólo nuestras identidades de género y
sexuales, sino también la forma de conocer e investigar desde nuestras disciplinas y
el sistema de creencias que sostenemos, así como las relaciones que establecemos
entre nosotras y con las otras, me parece que es fundamental para poder llevar a
cabo una investigación como esta, no sólo bajo la idea de reconocer y vigilar
nuestros intentos de homogeneizar, colonizar e invalidar la experiencia de las otras
a partir de nuestras propias vivencias, sino incluso como señala Cubillos Almendra
(2015), porque al final la academia, que es donde yo puedo situarme, también
reproduce estructuras de poder al generar conocimientos que silencian y ponen
acento sobre ciertos discursos, mismos que pueden distar en mucho de las
experiencias vividas por las participantes.

De ahí que las reflexiones a las que se lleguen con los resultados no dejan de ser
sólo maneras particulares de dar lectura a la información que se tiene, pero no
cierran la puerta a otras posibilidades, ni buscan generalizar o homogeneizar la
experiencia de lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales.

En este capítulo se retomaron los siguientes indicadores respecto a la vida sexual


de lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales, lo que compete con a) el
inicio de su vida sexual, b) las personas con las que han tenido relaciones sexuales,
c) si han sido relaciones sexuales protegidas o no, d) ¿Con quiénes han sostenido
relaciones sexuales en el último año?, e) las razones por las que han tenido
relaciones sexuales con mujeres y f) y las razones por las que han tenido relaciones

69
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

sexuales con hombres. Como un plus para poner en contexto esta información, se
recuperó la pregunta de los lugares en donde han tenido relaciones sexuales,
aunque es una pregunta que ha sido retomada en otro capítulo.

El análisis estadístico fue elaborado a partir del paquete SPSS V. 22. 8 Tomando en
consideración tanto el formato de la encuesta como la diversidad y número de
personas que participaron. Los análisis que se realizaron fueron de corte
descriptivo. En el caso específico de esta sección, llevé a cabo análisis cruzados en
tablas de contingencia para valorar la distribución de las mujeres que participaron
bajo diferentes identidades sexuales y las respuestas que dieron a las preguntas de
interés.

Datos

A. Caracterización de las participantes

Participaron 180 mujeres, 60.6% lesbianas, 30% bisexuales, 3.9% pansexuales,


1.7% mujeres homoflexibles, 1.7% mujeres trans, 1.1% mujeres queer, y menos del
1% mujeres heterosexuales y género fluido. El rango de edad de las participantes
fue entre 15 y 66 años, teniendo como promedio de edad 27 años y una moda de 22
años. En términos de su escolaridad, casi el 70% tenía estudios de licenciatura, 9%
posgrado, 14% preparatoria, 6% formación técnica, 2% secundaria y menos del 1%
solo tenía la primaria concluida. En términos de su ocupación, un 45% eran
estudiantes, 28% profesionistas, 21% empleadas, 5% tenían un trabajo
independiente, 1.1% se encontraban en situación de desempleo y menos del 1% se
dedicaba de manera exclusiva al hogar.

Recuperando la idea de que aún dentro del país y de la Ciudad de México, no


necesariamente se comparten los mismos accesos y posibilidades para la población
LGBTI, fue de interés conocer el estado y el municipio de procedencia, encontrando
que 57.7% de las participantes pertenecían a la Ciudad de México, 22,3% al Estado
de México y el resto se distribuyó entre otros estados, además también hubo
participación de mujeres que representaron a países como Argentina, Brasil, Francia
y Columbia (.6% respectivamente). En cuanto a las alcaldías en la Ciudad de
México y municipios del Estado de México, fue bastante diversificada la distribución
como puede verse en la tabla 1.

8 El programa SPSS “Statistica Product and Service Solutions” es un conjunto de herramientas de tratamiento de
datos para el análisis estadístico que permite recolectar datos y generar análisis para obtener gráficos de
distribuciones y estadísticos descriptivos hasta análisis estadísticos complejos, delimitar las relaciones de
dependencia e interdependencia, establecer clasificaciones de sujetos y variables, así como predecir las
relaciones entre las variables analizadas.
70
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 1. Distribución de las participantes según municipio reportado.

ALCALDÍAS Y MUNICIPIOS PORCENTAJE

Cuauhtémoc 14%

Benito Juárez 10%

Gustavo A. Madero 9.5%

Coyoacán 8.9%

Iztapalapa 7.8%

Tlanepantla 4.5%

Azcapotzalco 4.5%

Venustiano Carranza 3.4%

Iztacalco 3.4%

Álvaro Obregón 3.4%

Cuajimalpa de Morelos 3.4%

Nezahualcóyotl 3.4%

Tláhuac 2.8%

Ecatepec 2.8%

Naucalpan 1.7%

Xochimilco 1.1%

Cuautitlán Izcalli 1.1%

71
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Atizapán de Zaragoza .6%

Milpa Alta .6%

Huixquilucan .6%

En relación a su situación de pareja, 121 participantes se encontraban en una


relación de pareja y 50 no, siendo fundamentalmente lesbianas (60.6 %), mujeres
bisexuales (30%), pansexuales (3.9%) y el resto se distribuyó entre mujeres que se
identificaron como trans (1.7%), homoflexibles (1.7%), pansexuales (1.7%), queer
(1.1%), género fluido (.6%) y heterosexuales (.6%). Aunado a ello se les preguntó
en que tipo de relación de pareja se encontraban, así como el estado civil. En
cuanto al tipo de relación, en la tabla 2 se muestra la distribución de participantes
según su orientación sexual y la relación en la que se encuentran, destacando que
la mayor parte de las participantes se viven en una relación monógama, seguida de
relaciones múltiples y relaciones abiertas. Hacia dentro de la tabla se pueden
observar los cruces específicos con la identidad de las mujeres.

Tabla 2. Número de participantes que bajo diversas identidades se encuentran en diferentes


tipos de relación de pareja.

Monógama Abierta Relaciones Doble Parejas


múltiples relación sin ocasionales
acuerdo

Lesbiana 59 5 4 3 6

Bisexual 28 8 4 1

Heterosexual 1

Mujer Trans 1 1

Homoflexible 1 2

Pansexual 2 1 1

Queer 9 3 7

72
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Género
Fluido*

TOTAL 92 17 18 6 14

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres según su identidad y el tipo de relación de pareja
en la que se encuentran. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce señalado.

Por otra parte, considerando la heterogeneidad de las participantes, también se


presenta la diversificación en cuanto a su estado civil conforme sus identidades,
prevaleciendo las mujeres solteras.

Tabla 3. Número de participantes que bajo diversas identidades se encuentran en diferente


estado civil.

Lesbiana Bisexual Heterosexual Mujer Homoflexible Pansexual Queer Género TOTAL


Trans Fluido

Soltera 78 49 1 3 2 6 2 1 142

Casada 5 2 7

Unión 19 3 1 1 1 25
Libre

Divorciada 3 3

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres según su identidad y su estado civil. Las celdillas
sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce señalado.

B. Experiencias sexuales de mujeres lesbianas, bisexuales y no heterosexuales.

Tras esta primera presentación de las características generales de las participantes


a continuación expongo una revisión de los hallazgos que se encontraron en la
investigación en relación con las experiencias sexuales de lesbianas, mujeres
bisexuales y no heterosexuales, enfocándome de manera principal en su vida
sexual, con quiénes han sostenido relaciones sexuales y cuáles han sido los
motivos principales bajo los cuáles han sostenido estas relaciones sexuales, así
como los espacios. Toda esta información en conjunto permite dar cuenta de las
condiciones bajo las cuales las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales
pueden expresar y vivir su deseo sexual, y de qué manera el entramado del sistema

73
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

sexo-género y el peso del modelo heteronormado de la sexualidad se hacen


presente en dichas vivencias.

En las tablas 4 y 5 respectivamente se recoge la información respecto al número de


mujeres que tuvieron relaciones sexuales con cada uno de los diferentes grupos
identitarios, así como la edad en la cual sostuvieron su primera relación con dichos
grupos (haciendo referencia a hombres y mujeres cisgénero, hombres y mujeres
trans o personas intersexuales).

Tabla 4. ¿Con quienes sostuvieron relaciones sexuales las lesbianas, mujeres bisexuales y no
heterosexuales?

Con Con Con mujeres Con Con personas


hombres mujeres cis trans hombres intersexuales
cis trans

Lesbiana 61 106 4 4 1

Bisexual 44 7 53 1

Heterosexual 1 1

Mujer Trans 2 1 1 1

Homoflexible 1 3

Pansexual 6 5

Queer 1 1

Género Fluido 1

TOTAL 117 124 58 6 1

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres según su identidad y la persona con quien han
tenido relaciones sexuales. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce señalado.

De acuerdo con los resultados mostrados en la tabla 4, un mayor número de


lesbianas ha sostenido relaciones con otras mujeres cisgénero, seguidas de
hombres cisgénero. En tanto, destaca que el grupo de mujeres bisexuales ha
sostenido relaciones con mujeres trans y hombres cisgénero. En general, todas las
74
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

participantes han sostenido el menor número de relaciones con personas


intersexuales.

Tabla 5. ¿Edad de su primera relación sexual de lesbianas, mujeres bisexuales y no


heterosexuales con hombres y mujeres cisgénero, hombres y mujeres trans y/o personas
intersexuales?

Con Con Con Con Con


hombres mujeres mujeres hombres personas
cis cis trans trans intersexuales

Lesbiana 16.8 18.7 29.2 26.5 28

Bisexual 17.2 18.9 18 20

Heterosexual 15 31

Mujer Trans 18 17 24 28

Homoflexible 16 18

Pansexual 19.3 21.8

Queer 18 17

Género fluido 17

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres según su identidad y la persona con quien han
tenido relaciones sexuales. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce señalado.

Por otra parte, en términos del promedio de edad en el cual las mujeres que
participaron en el estudio hacen referencia a su primera relación sexual con cada
uno de los grupos identitarios, de acuerdo con los datos mostrados en la tabla 5,
contrasta notablemente en función de la identidad y la persona con la que tuvieron
esa relación. De manera fundamental, puede observarse que tanto lesbianas como
mujeres bisexuales sostuvieron su primera relación con mujeres y hombres
cisgénero entre los 17 y 19 años. No obstante, cuando se alude a personas
transgéneros e intersexuales con quienes tuvieron su relación sexual, hay una
distancia significativa respecto al promedio de edad, ya que éste está arriba de los
18 años, situándose entre los 24 y 29.

75
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

La siguiente pregunta fue en torno a si sus primeras relaciones sexuales fueron


protegidas o no. En la tabla 6 se puede observar que hay un contraste fundamental
entre el número de mujeres que tuvieron una relación protegida al tener relaciones
sexuales con hombres cisgénero, comparado con el mayor número de mujeres que
no se protegieron durante su relación sexual con otras mujeres cisgénero. Situación
que lamentablemente es coincidente con datos reportados en otros contextos. Más
adelante se discutirá al respecto.

Tabla 6. ¿Con qué personas tuvieron su primera relación sexual de manera protegida y con
quién no?

Con Con Con Con hombres Con


hombres mujeres mujeres trans Intersexuales
cis cis trans

Sí No Sí No Sí No Sí No Sí No

Lesbiana 46 11 14 85 2 2 1 3 1

Bisexual 38 5 10 35 1 1

Heterosexual 1 1 1 1

Mujer Trans 2 1

Homoflexible 1 3

Pansexual 4 1 4 1

Queer 1 1

Género Fluido 1

TOTAL 94 17 30 125 4 2 3 3 1 0

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres según su identidad y la persona con tuvieron su
primera relación sexual protegida o no protegida. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el
cruce señalado.

76
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Posteriormente se preguntó, en el último año con quién había tenido relaciones


sexuales.
Tabla 7. ¿Con quién tuvieron relaciones sexuales en el último año?

Con Con Con Con Con personas


hombres mujeres cis mujeres hombres intersexuales
cis trans trans

Lesbiana 6 98 3 2

Bisexual 29 34 1 1

Heterosexual 1

Mujer Trans 1 1 1

Homoflexible 2 2

Pansexual 4 3

Queer 1

Género Fluido

TOTAL 43 139 4 4 0

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres según su identidad y la persona con quien
tuvieron relaciones sexuales el último año. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce
señalado.

De acuerdo con lo que se observa en los resultados de la tabla 7, en el último año,


las participantes sostuvieron relaciones sexuales fundamentalmente con otras
mujeres cisgénero y en un menor caso, pero que contrasta con el resto de las
posibilidades, refirieron también relaciones con hombres cisgénero.

El siguiente aspecto que resultó de interés para conocer la experiencia sexual de las
participantes, fueron los motivos por los cuales han tenido relaciones sexuales, de
manera particular con mujeres y con hombres. En la tabla 8 se presenta el motivo al
que aluden las mujeres según la persona con quien sostuvieron la relación sexual.
Como es posible observar el motivo más sobresaliente de por qué las participantes
han tenido relaciones sexuales es el placer, tanto con mujeres como con hombres,
no obstante, llama la atención los pequeños matices que se dan en el resto de los
77
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

motivos cuando se compara lo que sucede con hombres y con mujeres. Por
ejemplo, contrasta que algunas de las participantes han sostenido relaciones
sexuales por presión, sobre todo con hombres más que con otras mujeres, o bien en
términos de complacer, aparece que es algo que guía más sus relaciones sexuales
con mujeres que con hombres.

Tabla 8. ¿Cuáles son los motivos por los cuáles han tenido relaciones sexuales con mujeres
(M) y/o con hombres (H)?

Por Por Por Por Por Por Por Por


presión dinero temor placer complacer amenaza obligación culpa

M H M H M H M H M H M H M H M H

Lesbiana 5 22 2 1 1 1 101 25 22 12 1 3 10 6 10

Bisexual 1 2 1 2 46 42 8 5 1 1

Heterosexual 1 1

Mujer Trans 1 1

Homoflexible 3 2 1 1

Pansexual 2 4 5 2 1 1

Queer 1 1 1 1

Género fluido 1

TOTAL 8 24 3 3 1 3 156 77 34 19 0 1 3 11 8 11

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres que refirieron el motivo por el que han tenido
relaciones sexuales con mujeres y hombres. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce
señalado.

78
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Aunado a ello, algunas participantes refirieron otro tipo de motivos como el amor, la
curiosidad y el proceso de experimentar (tabla 9).

Tabla 9. Otras razones por las que tuvieron relaciones sexuales con mujeres y/o con hombres.

Por Por Por curiosidad


amor experimentar

M H M H M H

Lesbiana 7 2 6

Bisexual 1 1 2

Heterosexual 1

Mujer Trans

Homoflexible 2

Pansexual

Queer

Género fluído

TOTAL 1 0 2 2 8 0
0

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres que refirieron otros motivos por el que han tenido
relaciones sexuales con mujeres y hombres. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce
señalado.

Finalmente se muestran los lugares en donde las mujeres han tenido relaciones
sexuales con hombres y con mujeres (ver tabla 10). Como referí previamente,
aunque esta pregunta está analizada en el marco de otro subtema de la
investigación, resultó de interés para mí incorporarla como parte de los factores que
permiten analizar la manera en la que el sistema sexo-género y la heteronorma
atraviesan la experiencia sexual de lesbianas, mujeres bisexuales y no
heterosexuales en el cruce con el resto de los datos aquí analizados.

79
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

De acuerdo con los resultados, si bien las participantes aluden al uso de los
diversos espacios, destaca que un gran número de mujeres refiere la casa como el
principal espacio para tener relaciones sexuales, en tanto, otro grupo significativo de
mujeres se distribuye entre la escuela, el baño público y el automóvil. Se puede
observar en la tabla cómo se distribuyen el resto de los espacios. Esta información
es relevante, pues se ha indicado que en el marco de la invisibilidad y la lógica
androcéntrica y sexista, las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales
cuentan con menos espacios de convivencia e interacción.

Tabla 10. Lugares y personas con quienes sostuvieron relaciones sexuales

Identidad de En En En el En En el En En el En el
las casa la baño bares trabajo la calle transporte automóvil
participantes escuela público público

M H M H M H M H M H M H M H M H

Lesbiana 83 33 3 35 35 13 1 14 1 16 1 36 6

Bisexual 14 8 8 4 5 2 3 2 3 2 1 3 1 1 5 10

Heterosexual 1 1

Mujer Trans 1 1

Homoflexible 1 1 2

Pansexual 2 3 2 1 1 1 1 1 1 1

Queer 1 1

Género
fluido

TOTAL 10 12 44 10 41 3 38 2 17 3 15 6 17 3 43 20
1

Nota: Los datos en cada casilla reflejan el número de mujeres que tuvieron relaciones sexuales con mujeres y
hombres en los distintos lugares. Las celdillas sombreadas refieren que no hubo mujeres en el cruce señalado.

80
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Discusión

La presente investigación constituye un aporte muy significativo en el proceso de


visibilizar y comprender mejor las experiencias de lesbianas, mujeres bisexuales y
no heterosexuales en torno a su sexualidad y erotismo. En principio porque como
referí antes, las investigaciones que abordan el tema de la sexualidad e incluso de
la sexualidad entre personas del mismo sexo, reproducen de manera sistemática el
conjunto de sesgos que ha mantenido a las lesbianas, mujeres bisexuales y no
heterosexuales fuera del campo de visibilidad. Y seguidamente, porque aun cuando
pueden existir cada vez más intentos de aproximarse al abordaje del erotismo y la
sexualidad entre mujeres, no necesariamente las investigaciones y acercamientos
conceptuales rompen con la lógica hegemónica que margina sus experiencias.
Como refieren Fernández-Rouco, González y Garlito (2013) el vacío que impera en
torno a la homosexualidad femenina obedece también a la cosmovisión de las
mujeres en general y de sus sexualidades en particular.

Así, un primer aspecto que llamó mi atención en el curso de todo el análisis es que,
en muchos sentidos, los resultados de esta investigación, a diferencia de lo sugerido
por la literatura al respecto (ver Gallego & Galindo, 2016), no vislumbran a
lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales como personas “atrapadas” en la
heteronormatividad, lo anterior, bajo la idea de que sus primeras relaciones
sexuales fuesen sobre todo con varones. Como se ve en los resultados una
proporción mayor de las mujeres que aquí participaron, señalaron en primer lugar
que sus primeras relaciones sexuales fueron con mujeres, que su vida sexual
empezó en una etapa más temprana que lo que la literatura sugiere (aludiendo a la
postergación de ese deseo no heterosexual, debido al temor o la coerción social),
pero, además, también está el que en primer lugar aparece como motivo para tener
relaciones sexuales el placer.

Si bien es cierto, que resulta necesario situar a nuestras participantes y comprender


cómo los hallazgos deben pensarse a la luz de características como su edad, su
nivel educativo y el contexto de la Ciudad de México en el que se desenvuelven por
mencionar algunos, resulta fundamental reconocer que hay un decremento en la
edad en la que las mujeres inician su vida sexual con otras mujeres, y que si
además pensamos que el motivo fundamental se liga al placer, considero que las
lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales parecen estar reconociendo y
ejerciendo su sexualidad desde un lugar mucho más propositivo, y apropiándose de
su deseo pese a la prevalencia de una visión heteronormada. Además, este cruce
entre con quienes tuvieron su primera relación sexual y los motivos rompe el
estereotipo de que las mujeres “descubren” su orientación después de mantener
una relación heterosexual de largo tiempo ante el fracaso en la misma (ver la
revisión de Bourque, 2009).

81
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Lo que resulta muy interesante en los resultados, es el contraste de la edad de inicio


de la primera relación sexual de las participantes con mujeres y hombres cisgénero
en comparación con las primeras relaciones sexuales con personas trans e
intersexuales. Me parece que en principio resulta interesante reconocer, que el
deseo y las prácticas eróticas y afectivas de las lesbianas y mujeres bisexuales
pueden todo menos homogeneizarse bajo un solo parámetro como muchas veces
se busca hacer, es decir, sobre todo en la actualidad parece indispensable
reconocer que nuestro deseo puede irse manifestando de múltiples formas y que
este puede traspasar no sólo las fronteras de la hetoronoma, sino también de la
cisnormatividad9.

Aunado a ello, y sin pretensión de suponer que es la única interpretación, es muy


posible que para las chicas más jóvenes se facilite el tener relaciones sexuales con
mujeres y con hombres cisgéneros, tanto porque existe una mayor apertura ante el
tema, así como discursos formales e informales que abonan a un mayor
reconocimiento del deseo lesboerótico, bierótico o no heterosexual. Sin embargo, lo
anterior, no necesariamente visibiliza las condiciones de muchas personas no
binarias ni cisgénero, y considero que en ese sentido, las mujeres que reportan su
primera relación lésbica, bisexual o no heterosexual con alguien trans o intersexual
seguramente son personas que en principio no necesariamente tuvieron las mismas
posibilidades que las chicas más jóvenes de reconocer su deseo (esto en
consideración a la edad en la que refieren su primera relación sexual) y
seguidamente, cabe la posibilidad de que tengan mayor acercamiento e información
con grupos, colectivos y/o espacios en donde les ha sido posible conocer e
interactuar con más personas LGBTIQ.

Lo único que sí puedo pensar en el marco de estos hallazgos, es que el deseo


erótico, sexual y afectivo es todo menos monolítico y que como referí antes en torno
a la propuesta de Mabel Grimberg (2002), es indispensable considerar el complejo
binomio deseo-placer y su movilidad, entiéndase esto no en un acto voluntarista,
sino en la posibilidad inacaba de un deseo dinámico. Además, refiere Grimberg, y
coincido plenamente, es necesario recordar que la trayectoria sexual de las
personas se construye justo en el marco de sus singularidades, la interacción con
otras personas y por supuesto el contexto.

Ahora bien, lo siguiente que resultó crítico para mí, fueron los hallazgos respecto a
la pregunta de si las participantes aluden a sus primeras relaciones sexuales con o

9 “La cisnorma constituye…un regente constitutivo en lo que se refiere al ordenamiento y encauzamiento de los
cuerpos a la norma heterosexual, que opera a través de la reiteración de prácticas y discursos cissexistas,
ampliamente emparentados con prácticas y discursos sexistas.” (…) “Para la activista transfeminista Hailey Kaas
(2012), el cissexismo opera cuando 1. Solo existe un tipo de morfología (cuerpo) y este debe estar alineado con
el género designado al nacer. 2. Solo existen dos géneros (binarios: masculino/femenino) y que una persona
debe estar alineada dentro de uno de esos dos. (…)” (en Fernández, 2016, p.40)

82
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

sin protección. Lamentablemente los resultados revelan algo que no es nuevo y que
refleja el impacto que ha tenido no solo la invisibilidad de las mujeres, sino también
la de su sexualidad, y por supuesto el peso de un modelo de sexualidad
heteronormado que reproduce la idea de que solo hay sexualidad entre un hombre y
una mujer, y en todo caso, solo en esta interacción puede haber riesgos para la
salud. Como refieren Moreno y Pichardo (2006), las lesbianas, -y mujeres
bisexuales y no heterosexuales-, han sido doblemente invisibilizadas y castigadas,
sobre todo en contextos donde prevalece una doble moral sexual.

Así, es notoriamente contrastante, que cuando las participantes reportaron que su


primera relación fue con un hombre, hubo protección, mientras que si fue con
mujeres no. Estos resultados dan cuenta del impacto que tiene una visión
heterosexual, coitocéntrica y reproductiva en el ejercicio y cuidado de la salud
sexual de las mujeres (ver Rivas, 2012), pues en la medida en la que prevalecen
estas concepciones sobre la sexualidad, las mujeres asumimos erróneamente que
no existen “riesgos” en las prácticas y relaciones sexuales entre mujeres.

Por supuesto, la lectura de estos datos no puede ser sencilla ni unidireccional.


Habría que considerar la compleja intersección entre la sexualidad de las lesbianas,
mujeres bisexuales y no heterosexuales no sólo con la prevalencia de un modelo
hegemónico, sino también con las prácticas, discursos y violencias desde las
instituciones y el sistema de salud. Muchas mujeres lesbianas, bisexuales y no
heterosexuales, consultan menos que las heterosexuales al sistema médico, ya que
suelen enfrentarse a la “necesidad” de revelar su orientación sexual, afrontar
violencias y maltratos derivado de ello, así como la falta de información al respecto,
lo que reproduce justamente la misma lógica de que “ellas” “no tienen de qué
cuidarse” (ver Rivas, 2012). Cabe recordar el trabajo en México de Cecilia Navarro
(2000) en el cual, como resultado de una encuesta, 48% de las mujeres lesbianas
mexicanas refirió nunca consultar a una ginecóloga o ginecólogo, argumentado que
por su orientación sexo-afectiva no lo requerían (12%), que experimentaron miedo
(16%) o que no se habían sentido mal (30%). Y de quienes, sí asistían a consulta
ginecológica, 44% omitían dar información sobre su orientación sexual.

Lo anterior además, se acompaña tanto de la falta de información como de los


sesgos presentes en quienes dan la atención médica. De acuerdo con el reporte de
Navarro (2000), entre los y las médicas de ginecología, prevalecen prejuicios como
que las mujeres lesbianas en realidad no tienen relaciones sexuales, o no tienen
“relaciones sexuales con hombres” -que las pongan en riesgo-, “no pueden adquirir
infecciones de transmisión sexual (ITS)” y “debido a que no practican relaciones
coitales, no requieren estudios periódicos como el del Papanicolau”. El asunto es
que como refieren Laura Eiven, Alejandra Sardá y Verónica Villalba (2007), muchas
lesbianas, -y mujeres bisexuales y no heterosexuales-, comparten estas miradas
fomentadas por los médicos y médicas, asumiendo una suerte de inmunidad.
83
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Como refiere Alma Sánchez Olvera (2009) la practica sexual distinta a la


“heteronorma” [moralmente] aceptada, se asume como una transgresión que
desafía no sólo los mandatos sociales de la familia y la iglesia, sino que además
tiene una lectura de desviación y enfermedad, por lo que se censura, castiga y
violenta. Señalar lo anterior es fundamental, recordando como en su momento lo
dijo Gayle Rubin (1989), la sexualidad es política y sin duda está organizada en
sistemas de poder, de manera que la sexualidad en sí misma termina teniendo su
política, sus desigualdades y también sus formas de opresión. Dicho de otra
manera, pese a los avances en materia de derechos sexuales, parece que las
sexualidades no heterosexuales se siguen concibiendo bajo parámetros muy
acotados que delimitan las fronteras entre lo bueno y lo malo, lo normal y lo
anormal, lo saludable y lo patológico, lo pensable y lo impensable (a propósito de los
hallazgos).

Siguiendo con el análisis de los datos encontrados en esta investigación, de nueva


cuenta, aparecen hallazgos muy contundentes en cuanto a la vivencia sexual de las
participantes, ya que al preguntarles sobre con quien habían tenido relaciones
sexuales en el último año, es notorio el mayor número de mujeres que alude haber
tenido relaciones sexuales con mujeres, sin descartar, a propósito de lo mencionado
en el párrafo anterior, que también hay participantes que refirieron tener relaciones
sexuales con hombres cisgénero y trans. De nueva cuenta me parece fundamental
la necesidad de reiterar el dinamismo del deseo erótico y afectivo. Si bien es cierto
que las participantes que aludieron tener relaciones sexuales con hombres podrían
ser las mujeres bisexuales o las mujeres no heterosexuales, reiteraría nuevamente
la sugerencia de Grimberg (2002) sobre considerar la complejidad del deseo y que
la trayectoria sexual se va construyendo con otras y otros en el marco de las propias
historias. Dicho de otra manera, me parece que es una invitación a romper los
cánones bajo los cuales vamos intentando también homogeneizar y encajonar las
experiencias sexuales, afectivas y eróticas de las personas a una suerte de
estándar.

Siguiendo con esta idea, resultó de interés entonces conocer más sobre los motivos
para tener relaciones sexuales. Y es de sumo interés develar la presencia del placer
como uno de los principales motivos por el cual las participantes tuvieron relaciones
sexuales con otras mujeres; aspecto que me parece crucial, ya que en el marco de
la sexualidad normada y atravesada por el sistema sexo-género, definitivamente el
placer ha sido completamente negado para nosotras. Incluso bajo dicha lógica
sexual y hegemónica sería de esperarse que se hiciera referencia al amor o a
cualquier otro aspecto ligado más a esos parámetros de la socialización “femenina”
que colocan la sexualidad y lo sexual como una suerte de moneda de trueque, el
clásico “sexo por amor”. Sin embargo, parece que los resultados sugieren la

84
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

inevitabilidad de un ejercicio mucho más espontáneo y autónomo por parte de las


participantes, en donde tiene cabida el ejercicio de un derecho, el derecho al placer
sexual.

Esto no descarta por supuesto, el que en los hallazgos también aparezcan otras
razones analizables como el proceso de complacer, la presión, la obligación y la
culpa, por ejemplo. Aspectos que, en su conjunto, y sobre todo si se analizan a la
luz de con quiénes se hace presente esta razón, es decir, si aparece cuando son
hombres o son mujeres con quienes se tiene relaciones sexuales, pueden dar
cuenta de las lógicas de poder que se atraviesan en función de la condición sexo-
genérica de las personas. Dicho de otra forma, no es menor cosa, que el tema de la
obligación, la culpa y el temor aparezca sobre todo en las relaciones sexuales con
hombres, habría que analizar bajo que condiciones se dieron esos intercambios.

Por otra parte, el que sea con las mujeres el que aparezca como motivo el
complacer, puede sugerir dos lecturas, una vinculada al deseo de “dar placer” a la
compañera sexual como parte del juego erótico y la relación con esa persona, pero
también puede tener la lectura de “complacer por amor” bajo una excesiva
preocupación más bien por la otra persona, situación que no se alejaría del modelo
de socialización femenina que históricamente ha promovido una vivencia subjetiva
de las mujeres, de ser para otros (en este caso para otras). Lo que quiero decir con
ello, es que al margen de ser hombres o mujeres con quienes se tienen relaciones
sexuales, no debe olvidarse que el cuerpo y la sexualidad de las mujeres son en
muchos sentidos territorios de poder y control, y en ambos, cuerpo y sexualidad, se
pueden jugar muchos más factores que el mero juego erótico-afectivo. Sin duda
esto deja un área de investigación a profundizar.

Finalmente, y como dije, me pareció de interés incorporar los lugares en los que se
han tenido relaciones sexuales y con quién. Lo anterior en virtud de que, en el
marco de la invisibilidad de las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales,
no sólo se ha desdibujado su deseo, sino que incluso se han negado espacios y
lugares de recreación y diversión.

En ese sentido, me parece de interés señalar que, si bien un gran número de


participantes hacen referencia a tener relaciones sexuales en sus casas, existen
otros espacios como el automóvil, la escuela, el baño público, los bares, el trabajo y
el transporte, lo cual sugiere que siguen siendo para muchas de las participantes los
únicos espacios o los espacios más viables para poder ejercer “libremente” su
sexualidad. Lo anterior invita a pensar en cuáles serían otros espacios viables con
los que las mujeres podemos contar para ejercer nuestra sexualidad. Cabe recordar
que en el marco del sistema sexo-género, las mujeres no hemos tenido lugar, lugar
para nosotras, para nuestros deseos y para nuestra recreación.

85
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Conclusiones y reflexiones finales

Con todo lo expuesto hasta ahora, me parece muy importante reiterar la relevancia
de hacer una investigación que parta de una perspectiva feminista e interseccional,
pues resulta fundamental la generación de conocimientos situados que reconozcan
la complejidad e interacción de los múltiples sistemas de opresión en contextos
históricos y culturales específicos. Al menos en el caso de la lectura que aquí he
hado, que posibiliten reconocer cómo se juega el género en el cruce con la
orientación sexual y la edad de las participantes, sabiendo que son muchas cosas
más las que podrían incorporarse. Como señalan Carmen Romero Bachiller y
Marisela Montenegro (2018), la interseccionalidad promueve una radical
transformación analítica, insistiendo en la necesidad de leer conjuntamente los
procesos de estructuración social (p.e. género, orientación sexual, clase, raza, entre
otros) más allá de análisis unidireccionales. Además, dicha perspectiva es
fundamental en el campo de las políticas públicas, pues como refieren las autoras,
es indispensable analizar las formas en las que actualmente se gestionan los
asuntos relativos a la diversidad, pues pueden existir maneras muy diversas de
comprender la interseccionalidad. Así, señalan, si bien puede tomarse en
consideración todos los ejes de opresión que pueden estar presentes en una
problemática particular para promover una aproximación o intervención no
monofocal, también puede incurrirse en una reproducción de estigmas y
homogenización de las experiencias y problemáticas, que termina teniendo la
misma limitación que un enfoque monofocal.

Por tanto, considero que algo fundamental para mantener en una reflexión y
discusión permanente, es tener presente que en la búsqueda de que las personas
LGBTIQ accedan a un ejercicio pleno de sus derechos, a través de la generación de
políticas de la diversidad, puede incurrirse fácilmente en procesos de
esencialización y normalización, contraproducente al objetivo en cuestión. Como
refieren Carmen Romero y Marisa Montenegro (2018): “Mientras se visibilizan las
jerarquías organizadas en torno a los ejes de orientación sexual y/o identidad y
expresión de género, se contribuye a procesos de individualización al colocar la
problemática en situaciones que puede vivir una persona por pertenecer a un grupo
minoritario”.

Dicho de otra manera, es menester recordar y tener presente, que en la medida en


la que se institucionalizan los discursos de las políticas públicas, se va delimitando
qué cuerpos y estilos de vida serán objeto de atención y protección dada su
pertenencia a un grupo “vulnerable”. Y esto puede erróneamente cristalizarse en
clichés y cosmovisiones sobre las personas, que de nueva cuenta les invisibilizan.
El reto para mí es reconocerles en su diversidad, sin esencializar y hacer
inamovibles sus existencias y problemáticas.

86
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En ese sentido, en el desarrollo de este capítulo y en el análisis de la investigación


aquí expuesta, me di cuenta de que varias de las conclusiones presentadas en los
estudios que revisé para poner en contexto la información, parecen reproducir de
una u otra forma una suerte de invisibilidad de las experiencias lésbicas, bisexuales
y no heterosexuales entre las mujeres, en principio por la dificultad para nombrar
fuera del homoerotismo, la vivencia de las mujeres. Como lo señaló Adrienne Rich
(1996) “el sesgo de la heterosexualidad obligatoria...lleva a percibir la experiencia
lesbiana en una escala que va de la desviación a la aberración o a volverla
sencillamente invisible…”. Además, y por lo que señalé previamente, se asume que
las lesbianas y mujeres bisexuales están equiparando su sexualidad, su erotismo y
sus prácticas a la de los varones homosexuales (ver Gallego y Giraldo, 2016).

Por ello considero que una reflexión crucial que deriva de este trabajo es reconocer
lo que ha implicado que ésta sea una investigación coordinada, desarrollada y
analizada por lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales. En primer lugar
porque sabemos que ser mujeres no constituye un privilegio en el marco del
ejercicio de nuestros derechos sexuales, por el contrario y cómo se hace evidente
en la literatura, el sistema sexo-género está presente una y otra vez en el papel
secundario que tienen nuestras vivencias sexuales y eróticas en comparación con la
vivencia de los varones, pero si además agregamos esta dimensión no
heterosexual, no binaria y disidente, entonces también cabe preguntarse en qué
medida tanto las instituciones como las prácticas en el contexto de las
investigaciones y las políticas públicas refuerzan, como sugieren Cano y Hasid
(2015) la heteronormatividad que abona a la invisibilización del erotismo y las
vivencias sexuales entre las mujeres.

Cabe recordar como refiere Jules Falquet (2004) que, en este contexto globalizado,
hay una crítica importante hacia la tendencia universalista que busca proyectar una
lectura del lesbianismo y de sus objetivos bajo una mirada occidental y clase
mediera. Y en esa misma lógica, yo agregaría que, en el proceso de dar cuenta de
las experiencias y procesos de vida de las lesbianas y mujeres bisexuales, también
se busca generar estos modelos lineales y universales que poco espacio dan para
reconocer las particularidades y diversidad de las mujeres en cuestión. Si vamos a
pensar en el diseño de políticas públicas, considero que es indispensable comenzar
a replantear la manera en la que hasta ahora hemos trabajado; intentando moldear
bajo una sola óptica la experiencia de las mujeres.

Algo que me parece fundamental es la relevancia que tiene la bioética en relación


con el abordaje de los derechos humanos y las violencias que pueden vivir en este
caso las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales (Estrada Montoya &
Sánchez-Alfaro; 2011). En la medida en la que hay una hegemonía heterosexual,
hay voces que quedan excluidas en la detección de necesidades, en la identificación
de problemáticas y en la construcción de políticas públicas acertadas y eficientes
87
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

ante la diversidad y particularidad de problemáticas a las que se pueden enfrentar


las personas en el marco de sus orientaciones erótica-afectivas y sus identidades de
género y sexuales. En tal sentido, los autores proponen que la bioética constituye un
espacio de reflexión, discusión, aportes y argumentación para poder construir
acuerdos y normas jurídicas que promuevan el respeto a la dignidad humana y la
vida en general.

Por otra parte, como lo señala Laura Schaufler (2014) la ideología sexual juega un
papel fundamental tanto en la experiencia sexual como en las definiciones y
valoraciones que se hacen respecto a las conductas sexuales. Es interesante en
ese sentido referir el impacto que los prejuicios y desinformación pueden tener no
sólo en términos de la mirada sociocultural ante la sexualidad entre lesbianas y
mujeres bisexuales, sino incluso la presencia y efecto que tiene en la misma
comunidad lésbica, bisexual y no heterosexual, ya que como algunos hallazgos de
la presente investigación sugieren, muchas de las participantes se han comprado la
idea de que tener sexo entre nosotras no supone ningún riesgo. Estos resultados,
coinciden con lo que otros datos recientes dentro de nuestro contexto han sido
señalados, por ejemplo, en el Diagnóstico llevado a cabo durante el 2015 con
personas LGBTIQ por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana y la
Asociación Civil Inspira10, en el cual reportaron que dentro de los grupos que
reportaron un menor uso de condón en su última relación sexual fueron las mujeres
bisexaules (35.15%), lesbianas (9.19%) y hombres trans (34.21%).

Al respecto debe recordarse la enorme responsabilidad que tenemos tanto las y los
profesionales de la salud así como los colectivos y asociaciones a favor de los
derechos de las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales en términos de
contar no sólo con una información más oportuna, precisa y sin sesgos respecto a
las experiencias de vida y retos que enfrenta este sector poblacional, sino también
en términos de desarrollar las habilidades y competencias profesionales que son
indispensables para comprender y abordar de manera crítica, informada, propositiva
y respetuosa el tema.

Algo fundamental que debe tomarse en consideración es que las lesbianas y


mujeres bisexuales enfrentan no sólo prejuicios sociales sino también violencias
institucionales por parte del Estado, justamente al no reconocer su sexualidad como
una alternativa posible (Alfie, 2009). Como refiere Dafna Alfie (2009) 11, en el caso

10 Principales Resultados del Diagnóstico Situacional de Personas LGBTIQ de México 2015. A cargo de Mtro.
Juan Carlos Mendoza de la UAM-X, Dr. Luis Ortiz Hernández de la UAM-X y Lic. Ricardo Román de Inspira
Cambio A.C. Disponible en:
https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/43218511/informe_2_final.pdf?AWSAccessKeyId=AKIAIW
OWYYGZ2Y53UL3A&Expires=1542676541&Signature=JIf8IoxuxYjqT0D4e4HA5xcE2EY%3D&response-
content-disposition=inline%3B%20filename%3DPrincipales_Resultados_del_Diagnostico_s.pdf
11 Alfie, D. M. (2009). Visibilidad lésbica: posibilidades y restricciones. In I Jornadas del Centro Interdisciplinario

de Investigaciones en Género 29 y 30 de octubre de 2009 La Plata, Argentina. Teorías y Políticas: Desde El


Segundo Sexo hasta los debates actuales. Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y
88
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

del lesbianismo que desafía la norma heterosexual, las lesbianas no sólo enfrentan
una prohibición, sino también una opresión que trasciende su elección de objeto, y
tiene que ver con su condición de mujeres. Así, refiere la misma autora ante esta
doble discriminación no sólo se da lugar a la posibilidad de una lesbofobia
internalizada, misma que conduce a una suerte de auto-opresión y discriminación,
sino que también, hay espacio para que el lesbianismo sea menos visible en el
espacio público, por ser uno de los lugares menos seguros para las mujeres,
mujeres lesbianas.

Además, Alfie también analiza los diversos mitos que rodean la sexualidad lésbica,
reiterando que en el marco del imaginario simbólico prevalece la idea de que las
lesbianas son identificadas con rasgos masculinos, mujeres de clase social baja,
que cuando dos mujeres se relacionan sexual y eróticamente lo hacen para
satisfacer y promover la fantasía masculina, y de manera fundamental, el mito social
que posiciona a las mujeres como deseadas (pasivas/objeto) y no como deseantes
(activas/sujeto), por lo que al ser pensadas bajo los estereotipos hegemónicos de la
feminidad, incluso la expresión afectiva entre dos mujeres, será pensada como
amistad antes que como un vínculo erótico. Todo esto en su conjunto favorece no
sólo la invisibilidad y no reconocimiento de la sexualidad y el erotismo entre las
mujeres, sino que incluso lo confina a parámetros heteronormados y estereotipados,
que de nueva cuentan velan las vivencias de las lesbianas y mujeres bisexuales y
no heterosexuales.

Como referí en un principio, sería fundamental reiterar la relevancia de partir de una


perspectiva feminista en el abordaje de este tipo de investigaciones, ya que el
predominio de miradas biomédicas y sociales acríticas no contribuye a
desmaterializar los prejuicios, sesgos y violencias que se reproducen hacia las
lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales. En ese sentido, debe insistirse
que la sexualidad no heteronormada, es un derecho sexual. Por tanto, es
fundamental que el abordaje de estos tópicos se haga tomando en consideración y
problematizando la manera en la que el cuerpo y la sexualidad pueden ser
pensadas como espacios de control, manipulación, represión y sometidos al
ejercicio dominante de la heterosexualidad.

Considero que, además, en coincidencia no sólo con los resultados de esta


investigación, sino con la tendencia que se ha observado en general sobre un inicio
“más temprano” de la vida sexual, es crucial reconocer que la construcción del
deseo y la sexualidad están presentes desde la infancia y la adolescencia. En
particular, que el deseo de las mujeres (todas) tiene lugar en cualquier etapa de la
vida, y que el deseo lesboerótico y no heterosexual está presente en las mujeres y
puede ser reconocido y vivido desde el principio como un deseo auténtico, que no

Ciencias de la Educación. Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales [UNLP-CONICET].


Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Género.
89
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

obedece a un “fracaso” de la heterosexualidad o a una inclinación sexual de mujeres


“heterosexuales” (ver Bourque, 2009).

Vale la pena considerar que en ningún momento pretendo con todo lo que aquí he
señalado, generalizar y homogeneizar las experiencias de lesbianas, mujeres
bisexuales y no heterosexuales. En realidad, debemos tener claro que no son
experiencias unidimensionales ni homogéneas. Y considero que el reto más grande
que tenemos es fortalecer y trabajar en una mirada no heteronormativa de la
sexualidad, no sólo en el marco de nuestra comprensión y vivencia de ésta, sino en
particular, como investigadoras y/o investigadores, así como generadoras y
generadores de políticas públicas. Me parece fundamental analizar y reconocer
nuestros propios sesgos que de una u otra manera nos llevan a invisibilizar,
censurar y silenciar de múltiples formas la diversidad presente en la diversidad.

Hoy más que nunca tenemos el reto de conocer mejor las prácticas y vivencias de
las lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales, sobre todo en tanto
profesionales de la salud, necesitamos trabajar en políticas y acciones que
realmente respondan a las necesidades y avatares de la población LGBTIQ.

Referencias

1. Alfie, D. M. (2009). Visibilidad lésbica: posibilidades y restricciones. In I Jornadas del Centro


Interdisciplinario de Investigaciones en Género 29 y 30 de octubre de 2009. La Plata,
Argentina. Teorías y Políticas: Desde El Segundo Sexo hasta los debates actuales.
Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.
Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales [UNLP-CONICET]. Centro
Interdisciplinario de Investigaciones en Género.
2. Balbontín, C. (2009). Mujeres, imaginario corporal y prácticas sexuales. Vivencias de la
corporalidad y el erotismo. Nomadías. Incursiones feministas, (9). DOI:10.5354/0719-
0905.2009.12307
3. Berlant, L., & Warner, M. (2002). Sexo en público. Sexualidades transgresoras: una antología
de estudios queer, 11, 229-257.
4. Bourque, D. (2009) « Être ou ne pas être subversives? Survey of young lesbians French
Canadian », Genre, sexualité & société [En ligne] Printemps 2009: Lesbiennes. URL:
http://journals.openedition.org/gss/962; DOI: 10.4000/gss.962
5. Cano, J. & Hasid, C. (2015). Educación y salud en el cuerpo de las mujeres ¿Pueden las
intervenciones del Estado ser emancipatorias?
6. Careaga Pérez, G. (2004). Orientaciones sexuales, alternativas e identidad. En G. Careaga &
S. Cruz (Coords.), Sexualidades diversas: aproximaciones para su análisis, (p.p.159-187).
México: UNAM.
7. Cubillos Almendra, J. (2015). La importancia de la interseccionalidad para la investigación
feminista. Oxímora Revista Internacional De Ética Y Política, (7), 119-137.
8. De Beauvoir, Simone. (2007). El segundo sexo. Buenos Aires: De Bolsillo. [Versión original:
1949].
9. Eiven, L., Sardá, A., & Villalba, V. (2007). Lesbianas, salud y derechos humanos desde una
perspectiva latinoamericana. Revista Mujer Salud, 2, 43-54.
90
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

10. Estrada Montoya, J., & Sánchez-Alfaro, L. (2011). Las violencias de género como problema
de salud pública: una lectura en clave Bioética. Revista Colombiana de Bioética, 6 (1), 37-61.
11. Falquet, J. (2004). Breve reseña de algunas teorías lésbicas. México: fem-e-libros.
12. Fernández-Rouco, N., González, R. J. C., & Garlito, P. C. (2013). Bienestar de las mujeres
lesbianas en el medio rural: un estudio exploratorio. Revista de Investigación en Psicología,
16(2), 125-138.
13. Fernández, F., D. (2016). Cissexualidad. El espacio chorogáfrico de la heterosexualidad.
Revista de Filosofía de la Universidad de Costa Rica, 55 (143), 37-44. ISSN: 0034-8252
14. Gallego M., G., & Giraldo A., S. (2016). Iniciación sexual en mujeres con prácticas
homoeróticas en el eje cafetero colombiano. Sexualidad, Salud y Sociedad - Revista
Latinoamericana, (22), 56-72.
15. Guzmán Ordaz, R. (2015). El paradigma interseccional: rutas teórico-metodológicas para el
análisis de las desigualdades de género. En L. Saletti-Cuesta (Coord.) Traslaciones En Los
Estudios Feministas. (p.p. 28-54). Málaga: Perséfone Ediciones-Málaga Universidad.
16. Grimberg, M. (2002). Iniciación sexual, prácticas sexuales y prevención al VIH/SIDA en
jóvenes de sectores populares: un análisis antropológico de género. Horizontes
antropológicos, 8(17), 47-75.
17. Hills, C. P. (2015). Intersectionality's definitional dilemmas. Annual Review of Sociology, 41,
1-20.
18. Mendoza, J. C., Ortiz, L., Román, R., & Rojas, A. (2016). Principales resultados del
Diagnóstico Situacional de Personas LGBTIQ de México 2015. México DF: UAM-X, Inspira
AC.
19. Mertehikian, Y., A. (2017). La salud sexual y (no) reproductiva en debate: apuntes a partir de
experiencias de mujeres lesbianas y bisexuales en la Ciudad de Buenos Aires. La Manzana
de la Discordia, 12(1), 21-30.
20. Moreno, A. & Pichardo, J. (2006). Homonormatividad y existencia sexual. Amistades
peligrosas entre género y sexualidad. Revista de Antropología Iberoamericana, 143-156.
21. Muñoz, L., F. (2017) Cisnormatividad y transnormatividad como ideologías que articulan el
tratamiento jurídico de la condición trans. Revista Austral de Ciencias Sociales,30, 161-181.
22. Navarro, C. (2000). Razones para visitar al ginecólogo. Las amantes de la luna, 1, Segunda
Época, México (p.15).
23. Rich, A. (1996). Heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana. DUODA: estudis de la
diferència sexual, (10), 15-48.
24. Romero Bachiller, C., & Montenegro, M. (2018). Políticas públicas para la gestión de la
diversidad sexual y de género: Un análisis interseccional. Psicoperspectivas, 17(1), 64-77.
25. Rivas Martín, R. (2012). Lesbianas: mujeres iguales, mujeres diferentes. Aproximación a sus
percepciones de salud ginecológica, sexual y reproductiva. Nure Investigación,58, 1-88.
Disponible en: <http://www.nureinvestigacion.es/OJS/index.php/nure/article/view/582>. Fecha
de acceso: 01 sep. 2018
26. Rubin, G. (1989). Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la
sexualidad. Placer y peligro. Explorando la sexualidad femenina, 113-190.
27. Sánchez Bello, A. (2002). El androcentrismo científico: el obstáculo para la igualdad de
género en la escuela actual. Educar, (29), 091-162.
28. Sánchez Olvera, A. R. (2009). Cuerpo y sexualidad, un derecho: avatares para su
construcción en la diversidad sexual. Sociológica (México), 24(69), 101-122.
29. Schaufler, M. L. (2014). Itinerarios teóricos para abordar el erotismo, los géneros y
sexualidades. Cuadernos Intercambio sobre Centroamérica y el Caribe, 11(2), 191-211.
30. Segato, R. (2011). Género y colonialidad: en busca de claves de lectura y de un vocabulario
estratégico descolonial. En K. Bidaseca & V. Vásquez (comps). Feminismos y
Poscolonialidad: Descolonizando el feminismo desde y en América Latina. Buenos Aires:
Ediciones Godot.
91
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

31. Tirado-Gómez, L. L., Mohar-Betancourt, A., López-Cervantes, M., García-Carrancá, A.,


Franco-Marina, F., & Borges, G. (2005). Factores de riesgo de cáncer cervicouterino invasor
en mujeres mexicanas. Salud Pública De México, 47, 342-350.
32. Viveros Vigoya, M. (2016). La interseccionalidad: una aproximación situada a la dominación.
Debate feminista, 52, 1-17.

92
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

PRÁCTICAS SEXUALES, MANIFESTACIONES Y LUGARES

Claudia Ivette Navarro Corona

Introducción

De acuerdo con Regina Barbosa y Mitti Koyama (2008) a finales de los años
90, con la emergencia del VIH comenzaron a realizarse a nivel tanto internacional
como nacional diversas encuestas que permitieran conocer las prácticas y
comportamientos sexuales, con la finalidad de comprender si existía una relación
entre ambos. Hoy en día, siguen realizándose este tipo de estudios, en primer lugar,
para identificar a lo largo del tiempo cambios en las prácticas, comportamientos y
actitudes relacionadas a la sexualidad, y en segundo lugar, para conocer cómo
inciden dimensiones como el género, la orientación sexual, la clase social, la raza, la
generación y la escolaridad, entre otros factores, no sólo en la incidencia de VIH
infecciones de transmisión sexual (ITS, de ahora en adelante), sino también en el
ejercicio de la sexualidad (Barbosa y Koyama, 2008).

Si bien, existen diversos estudios realizados en poblaciones con distintas


características, las prácticas sexuales que tienen las lesbianas son poco conocidas,
manteniéndose como un tema marginal. En este sentido las lesbianas han sido
doblemente invisibilizadas, enfrentando un doble proceso de discriminación y
violencia en el ámbito de la salud sexual, en primera instancia por su condición de
género, y seguidamente porque su sexualidad se sale de las fronteras
heteronormativas (Alfarache, 2003).

Al revisar algunos estudios que intentan develar las prácticas de las lesbianas es
posible observar que uno de los datos que mencionan con mayor frecuencia es el
número de mujeres que tienen sexo con mujeres (MSM, por sus siglas en inglés
WSW) en las distintas poblaciones encuestadas, el cual oscila entre el 1 y 12%,
siendo este mayor al número de mujeres que se autoidentifican como lesbianas o
bisexuales, cuando sí llegaron a preguntarlo dentro de las investigaciones. En
Brasil, Regina Barbosa y Mitti Koyama (2006, 2008) reportaron en una población de
1835 mujeres, que el 3% mencionaron haber tenido relaciones sexuales con
mujeres en algún momento de su vida, de las cuales sólo el 1.7% dijeron haberlo
realizado en los últimos cinco años o durante el último año.

Estos resultados coinciden con la National Survey of Family Growth (NSFG), en el


2002 en una muestra representativa de hogares en los Estados Unidos, encontraron
que el 4.4% de las mujeres de entre 15 y 44 años reportaron haber tenido una

93
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

pareja sexual del mismo género en los últimos 12 meses, mientras que el 1.3%
dijeron tener parejas sexuales exclusivamente del mismo género en los últimos 12
meses (Gorgos y Marrazzo, 2011). De acuerdo con Julia Bailey, Farquhar, Owen y
Whittaker (2003), es posible observar un estimado equivalente en Gran Bretaña, con
el 4.9% de las mujeres de entre 16 y 44 años que reportaron haber tenido una o
más parejas sexuales del mismo género en algún momento de sus vidas, y en
Estados Unidos, con el 4.1% para mujeres entre 18-59 años, ascendiendo el
porcentaje a 6.2% en las ciudades más grandes de los Estados Unidos. Este
porcentaje incrementó considerablemente en una encuesta realizada entre 2006-
2008 a 7,356 mujeres, de las cuales el 12% de mujeres entre los 25 y 44 años
mencionaron haber tenido un contacto con personas del mismo género en algún
momento de sus vidas, cabe destacar que en las mujeres que se identifican como
heterosexuales, el 9% habían tenido alguna vez una experiencia sexual con una
persona de su mismo género (Chandra, Copen y Mosher, 2013).

Respecto al tipo de prácticas sexuales, Jesús Castro, Vicente Morell, Beatriz Gil y
Cristina Giménez (2016) en un estudio realizado con 40 lesbianas españolas,
encontraron que la práctica sexual más reportada con una mujer fue buco genital, el
97.5% reportó realizarlo con la pareja estable, mientras que el 92.5% también con
parejas esporádicas. En segundo lugar, se mencionó el tribadismo, 92.5% mencionó
realizarlo con parejas estables, mientras que sólo el 70% con parejas esporádicas.
Y en tercer lugar buco anal, el 80% afirmó practicarlo con sus parejas estables, y
sólo un 35% mencionó que lo realizaba también con parejas esporádicas. Como es
posible observar, sobre todo la práctica buco anal, disminuyó en más de la mitad de
las encuestadas al preguntarles sobre las parejas esporádicas.

En cuanto al uso de barreras de látex es posible encontrar mayor información.


Castro, Morell, Gil y Giménez (2016) encontraron que en la práctica sexual buco
genital el 92.3% reportó nunca utilizar una barrera de látex con parejas estables,
respuesta que repitieron el 81.3% en cuanto a las parejas esporádicas. En una
estimación similar, Bailey, Farquhar, Owen y Whittaker (2003) encontraron que, en
los últimos 10 años, el 86% de quienes reportaron sexo oral nunca había usado
diques dentales; 13% los usó ocasionalmente o a menudo y sólo el 1% siempre los
usó. Mientras que Juliet Richters, Garrett Prestage, Karen Schneider y Stevie
Cleyton (2010) encontraron que tan sólo el 7.6% había utilizado alguna vez la
barrera de látex y que 2.1% la utilizaba sistemáticamente. De este grupo de mujeres
encuestadas, 83.4% mencionaron haber dado sexo oral a una mujer mientras
menstruaba, mientras que el 37.6% mencionó recibir sexo oral mientras
menstruaba. Ninguna de ellas mencionó utilizar dique dental, pero sí utilizar tampón,
el 14.5% al recibir, y 14.7% al dar. A partir de estos datos es posible observar que el
porcentaje de mujeres que utilizan una barrera de látex siempre no es mayor al 3%,
y que incluso durante la menstruación este porcentaje no incrementa.

94
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En cuanto a la práctica buco anal, 80% mencionó nunca haber utilizado una barrera
de látex con parejas estables, en el caso de las parejas esporádicas la respuesta
anterior se repitió en un 78.6% (Castro, Morell, Gil y Giménez, 2016). De manera
coincidente, Richters, Prestage, Schneider y Cleyton (2010), encontraron que sólo el
11.4% había utilizado alguna vez la barrera de látex, mientras que 5.7% a menudo.
En este caso el porcentaje de lesbianas que reportaron utilizar una barrera de látex
es mayor, en comparación con la práctica buco genital y el tribadismo12. En cuanto a
esta última práctica, el tribadismo, 91.9% de las mujeres encuestadas por Castro,
Morell, Gil y Giménez (2016) mencionó nunca utilizar una barrera de látex al realizar
esta práctica con su pareja estable, respuesta que se repitió en el 89.3% con
parejas esporádicas

En cuanto al uso compartido de juguetes sexuales con mujeres, el 22% mencionó


nunca lavarlos antes de compartirlos, el 31% dijo lavarlos ocasionalmente o a
menudo y 47% siempre lavarlos. Además, el 22% de aquellas que comparten
juguetes sexuales usan condones ocasionalmente o a menudo cuando se comparte,
y el 26% siempre lo hizo (Bailey, Farquhar, Owen y Whittaker, 2003). Como es
posible observar, pareciera ser que con el uso compartido de juguetes sexuales
incrementa el uso del látex.

Ante el escaso uso de barreras de látex para prevenir la transmisión de infecciones


de transmisión sexual (ITS) en mujeres que tienen sexo con mujeres quedan tres
dudas al respecto: ¿tienen suficiente información?, ¿qué información tienen? y,
aquellas que tienen dicha información ¿por qué no hacen uso de ella? Al respecto
Pedro Silberman, Paola Buedo, y Lucrecia Burgos (2016), encontraron en 161
mujeres argentinas que el 48.4% de ellas no conocían los métodos de prevención
ante las ITS que podrían utilizar en relaciones sexuales entre mujeres.

Aquellas que los conocían (51.6 %) obtuvieron la información en diversas fuentes: la


web y amigas fueron los principales medios (58.4%). Las que conocían dichos
métodos de prevención refirieron no utilizarlos principalmente por: tener una pareja
estable (39.7%), la incomodidad (23.3 %), y que dificultad para conseguirlos (17.8
%). En este sentido el escaso acceso a la información, así como la baja percepción
de riesgo, reafirmada por la poca información, son elementos a tomar en cuenta
para hablar de la salud sexual de las lesbianas, y aquellas que mujeres que tienen
sexo con mujeres.

Otro factor para tomar en cuenta es que varias investigaciones han reportado que
algunas lesbianas, además de tener prácticas sexuales con mujeres, mencionaron
que en algún momento de su vida tuvieron prácticas sexuales con hombres. Al
respecto, Bailey, Farquhar, Owen y Whittaker (2003), reportaron que el 85% de su

12 Frotación de genitales.
95
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

muestra informó haber tenido o tener actividad sexual con hombres, de ellas el 12%
mencionó haber tenido prácticas sexuales con hombres en el último año, 18% hace
1-3 años, 42% hace 4-10 años, y un 28% hace más de 10 años. Las mujeres
menores de 25 años fueron quienes reportaron haber tenido más prácticas sexuales
durante el último año con hombres en comparación con las de 36 años o más.
Anjani Chandra, William Mosher y Casey Copen (2013) reportaron un porcentaje
mayor, 92% de mujeres homosexuales o bisexuales que entrevistaron reportaron
que han tenido en algún momento de su vida una pareja sexual del sexo opuesto
(Chandra, Copen y Mosher, 2013).

Respecto al uso del condón en las prácticas sexuales con hombres, Bailey,
Farquhar, Owen, y Whittaker (2003) encontraron que en el caso de la penetración
(pene-vagina) el 32% mencionó que nunca había usado condones, el 45% los usó
ocasionalmente, y el 23% siempre. También reportaron que, de aquellos que
informaron penetración anal (con un pene), 42% nunca había usado condón, 29%
los usaba ocasionalmente, y el 29% siempre lo hizo. De aquellas que reportaron
sexo oral 80% nunca usó condones, 16% ocasionalmente, y 4% siempre. Al
comparar el uso de látex, es mayor en el caso de las prácticas sexuales que las
lesbianas han tenido con hombres, que con mujeres.

Tomando en cuenta la escasa información que existe sobre las lesbianas y las
prácticas sexuales, así como las preguntas derivadas de la revisión teórica, en la
encuesta se redactaron preguntas que nos permitieran conocer y profundizar sobre
las manifestaciones, el uso de látex y los lugares.

Metodología

El análisis de la información parte de una postura feminista interseccional, en el que


se considera que las experiencias de las personas son complejas y enmarañadas
en función de las múltiples categorías que intersectan las experiencias de vida
(Platero, 2014).

En este capítulo se retoman aquellas preguntas que corresponden a las prácticas


sexuales (p. 6 de la encuesta) y los lugares (p. 8, pregunta 16 a-h). Se realizó el
análisis con el paquete estadístico para las ciencias sociales (Statistical Package for
the Social Sciences, SPSS) V. 22. Dado las características de la encuesta, y el
número de encuestas obtenidas, se realizaron las frecuencias de cada variable, y a
partir de ello, se elaboraron tablas cruzadas que permitieran leer los datos con una
mayor reflexión y profundización.

Resultados

96
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

El análisis de las prácticas sexuales se realizó con el procesamiento estadístico de


35 encuestas, fue posible realizarlo sólo con este grupo de encuestadas ya que las
instrucciones de la primera versión de la encuesta no eran claras para las
participantes. El rango de edad de este grupo de participantes osciló entre los 18 y
37 años, siendo la edad promedio 24 años. Las edades más frecuentes fueron los
22 y 27 años, con 4 casos cada una. En cuanto a la identidad (ver Gráfica 1), la más
frecuente, al igual que en el total de encuestas fue lesbiana, en estos 35 casos con
un 77.1% (27 casos).

Gráfica 1. Número de casos por identidad.

Ante la pregunta: en el último año ¿Qué tipo de prácticas has tenido? (ver Tabla 1),
las tres prácticas sexuales más frecuentes son vaginal con manos o dedos, buco
genital y el tribadismo, dos de estas prácticas son no penetrativas. Cabe destacar
que, de todas las prácticas sexuales enunciadas en la encuesta, la única que no
realizaron durante el último año las entrevistadas fue la práctica anal con pene.

En cuanto a las tres prácticas sexuales más frecuentes, es posible observar que
fueron realizadas tanto por lesbianas, mujeres bisexuales como homoflexibles. Sin
embargo, al realizar el análisis entre identidades y prácticas (tomando en cuenta
que existen diferencias entre el número de encuestadas de cada identidad) existen
diferencias en las prácticas mencionadas, siendo las más evidentes: la vaginal con
97
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

juguetes sexuales, la estimulación con juguetes sexuales y anal con manos o dedos,
las lesbianas son quienes reportaron una mayor frecuencia en estas prácticas.

Tabla 1. Manifestaciones de prácticas sexuales en el último año

Penetrativas

Sí13 N. de casos x Identidad

Lesbiana Bisexual Homoflexible

Vaginal con manos Ella a su 88.6% 25 5 1


o dedos pareja

Su pareja 94.3% 26 6 1
a ella

Vaginal con pene Ella a su 2.9% 0 1 0


pareja

Su pareja 11.4% 1 2 1
a ella

Vaginal con Ella a su 28.6% 9 1 0


juguetes sexuales pareja

Su pareja 34.3% 10 2 0
a ella

Anal con manos o Ella a su 25.7% 7 2 0


dedos pareja

Su pareja 28.9% 7 3 0
a ella

13
Representa el porcentaje de respuestas afirmativas
98
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Anal con pene Ella a su 0% 0 0 0


pareja

Su pareja 0% 0 0 0
a ella

Anal con juguetes Ella a su 5.7% 2 0 0


sexuales pareja

Su pareja 8.6% 2 1 0
a ella

No penetrativas

Buco genital Ella a su 85.7% 24 5 1


pareja

Su pareja 88.6% 24 6 1
a ella

Buco anal Ella a su 20% 6 1 0


pareja

Su pareja 20% 6 1 0
a ella

Tribadismo 77.1% 22 4 1

Estimulación con 37.1% 11 2 0


juguetes

En cuanto al porcentaje de prácticas sexuales protegidas durante el último año (ver


Tabla 2), la única práctica sexual donde las entrevistadas reportaron como la
respuesta más frecuente siempre haber tenido prácticas protegidas es en la práctica
anal con juguetes sexuales, en el 100% de los casos de ella a su pareja y en 66.7%
de los casos de su pareja a ella. Es importante hacer énfasis, que en ninguna otra
práctica el porcentaje de respuestas es mayor en siempre, inclinándose en las
demás prácticas a las otras tres opciones de respuesta (a veces, casi nunca y
nunca).

99
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 2. Porcentaje de prácticas sexuales protegidas en el último año.


Penetrativas

Ella a su pareja Su pareja a ella

Siempre A Casi Nunca Siempre A Casi Nunca


veces nunca veces nunca

Vaginal 16.1 38.7 12.9 32.3 18.8 46.9 6.3 28.1


con manos
o dedos

Vaginal 0 0 0 0 33.3 66.7 0 0


con pene

Vagina con 20 60 0 20 36.4 45.5 0 18.2


juguetes
sexuales

Anal con 22.2 11.1 44.4 22.2 20 10 60 10


manos o
dedos

Anal con 0 0 0 0 0 0 0 0
pene

Anal con 100 0 0 0 66.7 33.3 0 0


juguetes
sexuales

No penetrativas

Buco genital 7.1 35.7 7.1 50 6.5 38.7 3.2 51.6

Buco anal 0 16.7 16.7 66.7 0 20 20 60

100
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Siempre A veces Casi nunca Nunca

Tribadismo 15.4 23.1 3.8 57.7

Estimulación 14.3 42.9 14.3 28.6


con juguetes

En cuanto a las tres prácticas sexuales más reportadas, la respuesta va de a veces


a nunca en cuanto al uso de protección. En la práctica sexual vaginal con manos y
dedos dijeron con mayor frecuencia a veces, de ella a su pareja con el 38.7%, y de
su pareja a ella con el 46.9%. Mientras que en el caso de la práctica sexual buco
genital, la respuesta más repetida fue nunca, de ella a su pareja con el 50%, y de su
pareja a ella con el 51.6%. Respecto al tribadismo, al igual que la práctica anterior,
la respuesta con más menciones fue nunca, con el 57.7% (ver Tabla 2). Cabe
destacar que las prácticas no penetrativas son aquellas en las que reportaron con
mayor frecuencia nunca utilizar un método de barrera para prevenir ITS.

Tabla 3. Número de casos, con quién tuvieron prácticas sexuales durante el último
año
Penetrativas

Ella a su pareja Su pareja a ella

Cis Trans Intersex Cis Trans Intersex

Ho Mu Hom Mu Hom Mu Hom Muj


mb jer bre jer bre jer bre er
re

Vaginal - 24 1 - - 1 26 - - -
con
manos o
dedos

Vaginal - 1 - - - 4 - - - -
con pene

101
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Vagina - 6 1 - - - - - - -
con
juguetes
sexuales

Anal con - 8 1 - - - 8 1 - -
manos o
dedos

Anal con - - - - - - - - - -
pene

Anal con - 2 1 - - - 3 - - -
juguetes
sexuales

No penetrativas

Buco - 24 1 - - 2 24 1 - -
genital

Buco - 7 - - - - 5 1 - -
anal

Cis Trans Intersex

Hombre Mujer Hombre Mujer

Tribadis 1 21 1 - -
mo

Estimula - 20 1 - -
ción con
juguetes

Ante la pregunta con quién has tenido prácticas sexuales durante el último año (ver
Tabla 3) es posible observar que las lesbianas, mujeres bisexuales y homoflexibles
que contestaron la encuesta, principalmente tuvieron prácticas sexuales con
mujeres cisgénero. Aunque también mencionaron prácticas sexuales con hombres
cisgénero y trans. En el caso de los hombres cisgénero, mencionaron dos prácticas
102
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

con mayor frecuencia: vaginal con pene y buco genital, ambas las mencionaron
como prácticas que recibieron de su pareja. Mientras que en el caso de los hombres
trans, la gama de prácticas es mayor, aunque con menor frecuencia. Ninguna de las
encuestadas mencionó prácticas sexuales con mujeres trans y personas
intersexuales en el último año.

En cuanto a la pregunta, en qué lugares has tenido relaciones sexuales con


hombres, mujeres o ambos, los tres lugares más frecuentes con hombres son el
automóvil (23.7%), la calle (22.2%) y la escuela (17.2%). Con mujeres el baño
público (85.4%), el bar (84.4%) y con igual porcentaje el trabajo y el transporte
público (77.3%). Mientras que con ambos la casa (32.9), la calle (22.2) y el
automóvil (17.1). Cabe destacar que para esta sección fue posible trabajar con las
180 mujeres encuestadas.

Tabla 4. Porcentaje de lugares donde han tenido relaciones sexuales


Hombres Mujeres Ambos

Casa 7.6 59.4 32.9

Escuela 17.2 72.4 10.3

Baño público 8.3 85.4 6.3

Bar 4.4 84.4 11.1

Trabajo 13.6 77.3 9.1

Calle 22.2 55.6 22.2

Transporte público 13.6 77.3 9.1

Automóvil 23.7 59.2 17.1

Al hacer un comparativo en el por qué tuvieron relaciones sexuales con hombres,


mujeres o ambos en esos lugares (ver Tabla 5), llama la atención que la respuesta
con mayor frecuencia con hombres es porque se dio, sólo en el caso del transporte
público y la casa se mencionaron, porque fue excitante y comodidad,
respectivamente. Mientras que en el caso de los lugares donde han tenido prácticas
sexuales con mujeres mencionaron con mayor frecuencia porque fue excitante, sólo
103
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

en el caso de la casa se mencionó con mayor frecuencia comodidad, y en el


transporte público con igual frecuencia que porque se dio.

Cuando mencionaron ambos, dijeron con mayor frecuencia por qué se dio, sólo en
el caso de casa, mencionaron con mayor frecuencia comodidad, y excitante en el
caso de baño público y bar.

Cabe destacar que el único espacio donde fueron mencionadas razones vinculadas
con la comodidad y la seguridad fue la casa. Siendo el espacio donde reportaron
haber tenido más prácticas sexuales con mujeres y ambos. Mientras que el único
lugar asociado con curiosidad fue el bar.

Tabla 5. Número de casos y razones para tener prácticas sexuales en cada lugar
Hombres Mujeres Ambos

Casa Comodidad 4 34 24

Seguridad 1 7 12

Se podía 1 12 3

Escuela Se dio 3 9 2

Excitante 0 12 1

Baño público Se dio 2 10 0

Excitante 0 13 1

Bar Se dio 1 6 1

Curiosidad 0 2 0

Excitante 0 9 1

Trabajo Se dio 2 3 0

Excitante 0 5 0

104
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Se podía 1 0 0

Calle Se dio 1 4 2

Excitante 1 5 1

Transporte público Se dio 0 4 0

Excitante 2 4 0

Automóvil Se dio 3 3 4

Se podía 0 4 3

Excitante 2 12 3

Discusión

A lo largo del capítulo se hace evidente la diversidad de prácticas y manifestaciones


sexuales que experimentan y viven las mujeres que tienen sexo con mujeres, entre
las cuales es posible enunciar en el presente capítulo a las lesbianas, a las
bisexuales y a las homoflexibles.

Al igual que la investigación realizada por Castro, Morell, Gil y Giménez (2016), en
esta muestra es posible observar que entre las prácticas sexuales más frecuentes
entre mujeres están la práctica buco genital y el tribadismo, sin embargo, cabe
destacar que en el grupo de mujeres encuestadas para esta investigación la practica
más realizada es vaginal con manos y dedos, surgiendo cómo principal pregunta:
¿por qué no ha sido reportada en otras investigaciones? En este sentido se hace
evidente la importancia de hablar de las prácticas sexuales más allá de un marco
heterosexual en donde se concibe en función de la penetración, lo cual implica por
una parte que las mujeres no tienen una sexualidad propia y que es posible
adquirirla sólo a través de un otro, en este caso un hombre –y que desde esta
construcción necesariamente debe tener un pene-. De ahí que no se reconozca la
masturbación, ni el sexo entre mujeres como actividades propiamente sexuales
(Castañeda, 2002; Núñez, 2001). Hacer ésta ruptura con el marco heterosexual nos
solo es algo indispensable para hablar de las prácticas sexuales en mujeres que
tienen sexo con mujeres, sino para entender la sexualidad.

105
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Respecto a las prácticas sexuales protegidas en diversos estudios (Bailey,


Farquhar, Owen y Whittaker, 2003; Richters, Prestage, Schneider y Cleyton, 2010;
Castro, Morell, Gil y Giménez, 2016) ha sido reportado que más del 85% de mujeres
que tienen sexo con mujeres nunca utilizan barreras de látex para prácticas
sexuales buco genitales y el tribadismo. En la población encuestada para esta
investigación el porcentaje que reportó nunca utilizar barreras de látex es menor
(entre el 57.7 y 50%), siendo posible reportar en el caso de la práctica buco genital
de ella a su pareja la utilización de barreras de látex siempre con 7.1%, y a veces
con 35.7%, mientras que, de su pareja a ella, siempre con 6.5% y a veces con
38.7%. En cuanto al tribadismo, siempre con 15.4%, y a veces con 23.1%.
Porcentajes también mayores a los reportados en otras investigaciones, será
indispensable continuar profundizando en futuras investigaciones, no sólo en cuanto
a las razones por las qué nunca se utilizan barreras de látex, sino también, por qué
tienen prácticas sexuales protegidas, con la finalidad de favorecer el uso en otras
poblaciones.

Respecto al uso protegido de juguetes sexuales, si bien, ha sido reportado (Bailey,


Farquhar, Owen y Whittaker, 2003) que es más recurrente el lavarlos que usar
condón, en esta investigación es posible observar que la forma de utilizarlos
también incide en su uso protegido. Siendo la práctica anal con juguetes sexuales,
aquella en la que se reportó con mayor frecuencia siempre usar protección (100%
en el caso de ella a su pareja, y 66.7% de su pareja a ella).

Otro de los hallazgos en la presente investigación fue identificar que en prácticas no


penetrativas es donde reportaron con mayor frecuencia nunca utilizar un método de
barrera para prevenir ITS. Quedando pendiente para futuras investigaciones,
indagar si es qué en estas prácticas, existe una percepción de bajo riesgo al no
existir la inserción de manos, dedos o juguetes, en este sentido, son prácticas que
fisuran el marco heterosexual donde, como se ya ha mencionado anteriormente, se
piensan y producen las prácticas sexuales sólo como penetración.

Aunado a ello, en esta población también fue posible observar como lo han
reportado otras investigaciones (Bailey, Farquhar, Owen y Whittaker, 2003;
Chandra, Copen y Mosher, 2013) que las lesbianas, mujeres bisexuales y
homoflexibles, además de tener prácticas sexuales con mujeres cisgenero, tienen
prácticas sexuales con hombres cisgénero y trans, en el caso de estos últimos la
diversidad de prácticas es aún mayor, a la reportada con hombres cisgénero.
Mientras que aquellas prácticas mencionadas con hombres cisgénero fueron
reportadas con mayor frecuencia como recibidas, en el caso de los hombres trans
además fueron mencionadas como algo dado por ellas. Continuando con la lectura
de aquellas prácticas que fisuran la heteronormatividad, se hace evidente que las
prácticas con hombres trans, permiten hablar de otras formas de experiencia y
vivencia sexual.
106
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En cuanto al espacio, la sexualidad ha sido pensada y colocada en el lugar de lo


privado, asumiendo además de forma errónea, que lo privado es equivalente a lo
íntimo, y como lo ha señalado la filósofa Celia Amorós (1994). Ésta también es una
discusión abierta, pues en el caso concreto de las mujeres, la experiencia de lo
privado es equivalente a la privación de sí mismas, pues se hace una conexión
entre privado-doméstico, convirtiéndose en el espacio de la indiscernibilidad para las
mujeres en tanto nos vivimos como seres para otros, -atendiendo y cuidando a
otros-, y somos consideradas idénticas, -sustituibles por otra que cumpla esa
función femenina-, en tanto para los varones lo privado representa un espacio de
retiro de lo público, equiparado al descanso y al tiempo para sí mismos. Siguiendo el
planteamiento de Amorós, entre el espacio privado y el público no existe una
relación de simetría ni de complementariedad, colocándose en el ámbito público lo
valorado socialmente; es así que, al ser colocadas las sexualidades en el ámbito de
lo privado, pasan al espacio del no-reconocimiento donde la sexualidad de las
mujeres es colocada bajo una lógica de ser para otros, mientras que la sexualidad
de los varones se vive como un tiempo para sí mismos. En este sentido, llama la
atención que los lugares donde reportaron haber tenido prácticas sexuales con
mujeres fueran con mayor frecuencia espacios públicos (baño público, bar, trabajo y
transporte público), y aunado a ello considerarlo excitante. Siendo posible mirar
dichas prácticas como fugas del sistema heteronormativo.

En el caso de las prácticas realizadas con hombres en diversos lugares, llama la


atención la mención de espacios privados (automóvil) y públicos (escuela y calle),
aunado a ello, en su mayoría fueron prácticas que ocurrieron en dichos lugares, en
palabras de las encuestas, por qué se dio. Siendo necesario profundizar en futuras
investigaciones si estas prácticas ocurren como parte de una obligatoriedad sexual
(Navarro, 2016) o bien, como una posibilidad de vivir la fluidez del deseo.

Conclusiones

Los resultados de esta investigación no pretenden ser generalizados, ni universales,


por el contrario, se intenta dar cuenta de la complejidad de factores que interactúan
en la construcción de la experiencia sexual de las mujeres, y el cruce con sus
interseccionalidades concretas. Este análisis y reflexiones son un intento de
generar conocimiento que pueda alimentar nuevas rutas de diálogo y acción, que
contribuyan al desmantelamiento del sistema heteropatriarcal que regula y nulifica la
vivencia plena de las sexualidades en las mujeres.

Se sugiere profundizar los presentes resultados aplicando la encuesta a un número


mayor participantes en diferentes contextos geográficos y políticos, así como
realizar investigaciones cualitativas, con la finalidad de profundizar en tres sentidos:
en primer lugar, para conocer por qué algunas de ellas si utilizan barreras de látex
107
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

para tener sexo protegido, mientras que otras no; en segundo lugar, explorar que
otras prácticas sexuales forman parte de las prácticas sexuales, y que no fueron
consideradas dentro del cuestionario; y en tercer lugar, indagar en qué punto existe
una ruptura entre la obligatoriedad sexual y la fluidez del deseo en las prácticas
sexuales con hombres.

A través de la experiencia compartida por las encuestadas es posible dar cuenta de


que la obligatoriedad heterosexual atraviesa nos solo las experiencias sexuales de
las lesbianas, en tanto son sancionadas y censuradas sus prácticas sexuales. Sino
también en el propio proceso de investigación por parte de otros grupos de
académicos y académicas, donde algunas de las prácticas sexuales registradas por
esta investigación no habían sido tomadas en cuenta, especialmente aquellas
donde se hace mención de las manos y dedos.

En este sentido, la sexualidad para y de las mujeres, ha sido una cuestión


problematizada desde diferentes ángulos, primordialmente en la ausencia de un
reconocimiento pleno (Foucault, 2011; Rubin, 1986; 1989). El ejercicio de una
sexualidad relacionada a la libertad, el placer y el erotismo ha sido traducido en una
suerte de transgresión (Amuchástegui y Rivas, 2004; Rubin, 1989; Sánchez, 2009).
En este lugar es posible ubicar a las lesbianas, que en el reconocimiento de su
deseo realizan un ejercicio de ciudadanía sexual en tanto se apoderan para vivir sus
vínculos amorosos, afectivos y sexuales, así como en el ejercicio de una titularidad
en cuanto a derechos, al enunciar su identidad como política.

Para garantizar un reconocimiento pleno de derechos, sobre todo los derechos


sexuales de las lesbianas, bisexuales y mujeres que tienen sexo con mujeres
resulta indispensable que en las políticas públicas se nos considere como una
población objetivo. Aunado a ello, que en las investigaciones académicas se nos
considere como una población clave no sólo para conocer nuestras prácticas
sexuales, sino también para abonar a comprender la sexualidad más allá de las
fronteras heteronormativas. Asimismo, propiciar que la presente información llegue
a las disciplinas vinculadas con la salud y la sexualidad (medicina, psicología,
psiquiatría, sexología, entre otras) con la finalidad de desmitificar la idea de que las
lesbianas no tienen sexo.

Para finalizar, se hace evidente a lo largo del capítulo que es indispensable


continuar y profundizar en investigaciones, así como promover la atención de las
lesbianas a partir de tres puntos, en primer lugar, tomando en cuenta la diversidad
de manifestaciones sexuales incluidas aquellas que fisuran la lógica
heteronormativa como el tribadismo y las prácticas vaginales o anales con manos o
dedos (sólo por mencionar algunas), tomando en cuenta la diversidad de cuerpos
con los que las lesbianas pueden vivir su sexualidad, así como, los espacios donde

108
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

ocurren las prácticas, que de igual forma escapan a la lógica heteronormativa donde
la sexualidad se vive en el orden de lo privado.

Referencias

1. Alfarache, A. (2003). Identidades lésbicas y cultura feminista: una investigación


antropológica. México: Plaza y Valdés Editores/UNAM.
2. Amorós, C. (1994). Espacio público, espacio privado y definiciones ideológicas de “lo
masculino” y “lo femenino”. Feminismo, igualdad y diferencia, 23-52.
3. Amuchástegui, A., y Rivas, M. (2004). Los procesos de apropiación subjetiva de los derechos
sexuales: notas para la discusión. Estudios Demográficos y Urbanos, 543-597.
4. Bailey, J., Farquhar, C., Owen, C., y Whittaker, D. (2003). Sexual behaviour of lesbians and
bisexual women. Sexually Transmitted Infections, 79(2), 147-150.
5. Barbosa, R., y Koyama, M. (2006). Mulheres que fazem sexo com mulheres: algumas
estimativas para o Brasil. Cadernos de Saúde Pública, 22, 1511-1514.
6. --------------------------------------- (2008). Comportamento e práticas sexuais de homens e
mulheres, Brasil 1998 e 2005. Revista de Saúde Pública, 42, 21-33.
7. Castañeda, M. (2002). El machismo invisible. México: Grijalbo
8. Castro, J., Morell, V., Gil, B. y Giménez, C. (2016). Uso de la barrera de látex en lesbianas:
¿relación con la compulsividad sexual? Ágora de Salut, 3, 85-93.
9. Chandra, A., Copen, C., y Mosher, W. (2013). Sexual behavior, sexual attraction, and sexual
identity in the United States: Data from the 2006–2010 National Survey of Family Growth. In
International handbook on the demography of sexuality (pp. 45-66). Springer, Dordrecht.
10. Foucault, M. (2011). Historia de la sexualidad I. La voluntad de saber. México: Siglo XXI.
11. Gorgos, L. y Marrazzo, J. (2011). Sexually transmitted infections among women who have
sex with women. Clinical Infectious Diseases, 53(suppl_3), S84-S91.
12. Navarro, C. (2016). Ejercicio de los derechos sexuales y factores que lo promueven y
obstaculizan: mujeres heterosexuales y no heterosexuales. Tesis doctoral. UNAM: Facultad
de Psicología
13. Núñez, G. (2001). La diversidad sexual y amorosa. Material inédito reproducido en el curso
“Teoría queer”. CIESAS-Golfo, Jalapa, 1.
14. Platero, R. (2014). ¿Es el análisis interseccional una metodología feminista y queer? En I.
Mendia, M. Luxán, M. Legarreta, G. Guzmán, I. Zirion, & J. Azpiazu, Otras formas de
(re)conocer. Reflexiones, herramientas y aplicaciones desde la investigación feminista (págs.
79-96). Bilboa: Hegoa, Simref.
15. Richters, J., Prestage, G., Schneider, K., y Clayton, S. (2010). Do women use dental dams?
Safer sex practices of lesbians and other women who have sex with women. Sexual health,
7(2), 165-169.
16. Rubin, G. (1986). El tráfico de mujeres: notas sobre la "economía política" del sexo. Nueva
Antropología. Revista de Ciencias Sociales (30), 95-145.
17. --------------- (1989). Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la
sexualidad. En C. Vance, Placer y peligro: explorando la sexualidad femenina. (págs. 113-
190). Madrid: Talasa.
18. Sánchez, A. (2009). Cuerpo y sexualidad, un derecho: avatares para su construcción en la
diversidad sexual. Sociológica, 24(69), 101-122.

109
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

19. Silberman, P., Buedo, P., y Burgos, L. (2016). Barreras en la atención de la salud sexual en
Argentina: percepción de las mujeres que tienen sexo con mujeres. Revista de Salud Pública,
18, 1-12.

110
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

TIPOS DE RELACIÓN Y MANIFESTACIONES DE VIOLENCIA QUE HAN VIVIDO


LESBIANAS Y MUJERES BISEXUALES DE LA CDMX

Sinayini Ruiz Aguilar


Josefina A. Valencia Toledano

Introducción

La teoría feminista ha abordado, desde distintas aproximaciones, el amor


romántico y las expectativas y efectos diferenciados que éste tiene para hombres y
mujeres. Su análisis ha sido fundamental para entender las relaciones de poder
entre los géneros y la violencia hacia las mujeres.

La heterosexualidad obligatoria y el amor romántico han sido estudiados como


formas de control de la sexualidad y de la vida de las mujeres. Por otro lado, las
teóricas lesbofeministas han construido una narrativa alrededor de las relaciones
lésbicas y el potencial que tienen para la transformación de las relaciones de
género y, principalmente, de las relaciones entre mujeres.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando la violencia se manifiesta en las parejas


conformadas por mujeres? se han elaborado desde las ciencias sociales, de la
salud y la teoría feminista, algunas aproximaciones al estudio de la violencia de las
parejas del mismo sexo, particularmente aquellas conformadas por mujeres.

El presente artículo tiene por objetivo, desarrollar cada uno de estos elementos de
estudio de las relaciones de pareja y profundizar, a la luz de la teoría que existe y de
los datos obtenidos por el Clóset de Sor Juana en su investigación sobre Derecho a
la salud de lesbianas y bisexuales (2017), en el estudio de las relaciones de pareja
entre mujeres, las formas de relacionarse y los tipos de violencia que viven en el
marco de estos vínculos. Finalmente, presentaremos una serie de reflexiones
alrededor de estos temas, buscando abonar para su comprensión y abordaje.

El amor según el feminismo

111
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Para iniciar con el abordaje del amor romántico, es importante hablar del patriarcado
y el sistema sexo género como conceptos básicos para el análisis desde una
perspectiva feminista.

El patriarcado, según Dolors Reguant (en Carmen Alborch, 2002) es una forma de
organización política, económica, religiosa y social basada en la autoridad y el
liderazgo del hombre, un sistema en el que se da el predominio de los hombres
sobre las mujeres, del marido sobre la esposa, del padre sobre la madre y los hijos,
y de la línea descendente paterna sobre la materna.

Por otro lado, el concepto de "sistema sexo/género" propuesto por Gayle Rubin
(1986) es un conjunto de acuerdos por el cual la sociedad transforma la sexualidad
biológica en productos de la actividad humana y en las cuales estas necesidades
sexuales transformadas, son satisfechas.

Ambos conceptos arrojan un análisis de las relaciones humanas basadas en la


jerarquía entre los géneros y el control de la sexualidad de las mujeres. Si bien,
ambos conceptos son fundamentales para el estudio de todas las relaciones de
género, nos enfocaremos en el abordaje del amor, como una manifestación
específica de los mandatos impuestos por esta forma de organización social.

Iniciaremos por colocar, desde una perspectiva histórica, el mito y ordenamiento del
amor romántico como una construcción que se ha desarrollado a lo largo del tiempo
con fines particulares. Según Diana Maffia (2014), antiguamente el amor, el
matrimonio y el placer sexual eran vistos como tres entidades independientes que
eran satisfechas en relaciones diferentes, sin embargo, es en la modernidad que se
vincula el amor romántico (como una elección individual y libre) con el matrimonio y
la sexualidad, en la exclusividad de la pareja conyugal, satisfaciendo así el ideal
burgués de la familia. La expectativa entonces es la fusión total y la completa
satisfacción de necesidades de uno en otro. Pero este ideal afecta de modo
diferencial a las mujeres, ya que los hombres son socializados para poner su mira
en otros objetivos, pero las mujeres cifran su objetivo esencial en la intimidad.

Gilles Lipovetsky (2006), en su libro ‘La tercera mujer’ hace un análisis de la


importancia que tiene el amor en la vida de hombres y mujeres, retomando a
distintos autores y sus reflexiones en torno al amor, como Friedrich Nietzche el cual
afirma que ‘la mujer se da y el hombre se aumenta con ella’; también retoma los
escritos de Simone de Beauvoir sobre las diferencias sexuales en torno al amor y
sobre la desigual significación que el amor tiene para uno y otro sexo; afirmando así
que en el hombre, el amor no se da como una vocación, una mística o un ideal de
vida capaz de absorber la totalidad de la existencia; es más un ideal contingente
que una razón exclusiva de vivir.

112
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En el patriarcado contemporáneo de consentimiento, según Anna Jonasdotir (1993


en Carmen Alborch, 2002) el amor es uno de los pilares de la dominación
masculina. Por lo tanto, el amor ha sido una relación asimétrica que raramente
contemplaba la reciprocidad. Diana Maffia (2014) afirma que uno de los factores
encubridores de la violencia de género es el modelo de amor –y en particular el
amor como gratificación sean las emociones provenientes de la intimidad, por los
mitos asociados con él, educando a las mujeres para ser débiles y dependientes, a
diferencia de la educación que se da a los hombres.

Violencia en la pareja

El estudio y abordaje de la violencia o las violencias hacia las mujeres no se ha


centrado únicamente en el tema de las relaciones de pareja, aunque podemos
observar con preocupación que es un tema fundamental para su comprensión.

Según la Organización de las Naciones Unidas (1993) “La violencia hacia las
mujeres puede entenderse como todo acto de violencia de género que resulte, o
pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer,
inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de
libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.

La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia


contra la Mujer, conocida como Convención de Belém do Pará (1994), define la
violencia contra las mujeres como ‘cualquier acción o conducta, basada en su
género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer,
tanto en el ámbito público como en el privado’ y establece el derecho de las mujeres
a vivir una vida libre de violencia y destaca a la violencia como una violación de los
derechos humanos y de las libertades fundamentales.

Según la Convención de Belém do Pará se entenderá que la violencia contra la


mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra


relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el
mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación,
maltrato y abuso sexual;
b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y
que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de
personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de
trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o
cualquier otro lugar, y
c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, dondequiera
que ocurra.
113
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Propone por primera vez el desarrollo de mecanismos de protección y defensa de


los derechos de las mujeres como fundamentales para luchar contra el fenómeno de
la violencia contra su integridad física, sexual y psicológica, tanto en el ámbito
público como en el privado, y su reivindicación dentro de la sociedad.

Marco normativo nacional

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2007)
reconoce cinco tipos de Violencia contra las Mujeres y brinda una descripción
minuciosa:

I. La violencia psicológica.- Es cualquier acto u omisión que dañe la


estabilidad psicológica, que puede consistir en: negligencia, abandono,
descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación,
marginación, desamor, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas,
rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan
a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima
e incluso al suicidio;

II. La violencia física.- Es cualquier acto que inflige daño no accidental,


usando la fuerza física o algún tipo de arma u objeto que pueda provocar o
no lesiones ya sean internas, externas, o ambas;

III. La violencia patrimonial.- Es cualquier acto u omisión que afecta la


supervivencia de la víctima. Se manifiesta en: la transformación, sustracción,
destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales,
bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados
a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes
comunes o propios de la víctima;

IV. Violencia económica.- Es toda acción u omisión del Agresor que afecta la
supervivencia económica de la víctima. Se manifiesta a través de limitaciones
encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así
como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un
mismo centro laboral;

V. La violencia sexual.- Es cualquier acto que degrada o daña el cuerpo y/o la


sexualidad de la Víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e
integridad física. Es una expresión de abuso de poder que implica la
supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto.

114
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Sin embargo, los análisis feministas y su abordaje desde la legislación y la política


pública han estado principalmente centrados en las relaciones de dominación entre
los géneros, es decir, entre hombres y mujeres, mas, la violencia de parejas en
relaciones homosexuales o lésbicas no ha tenido el mismo avance en términos
teóricos y de política pública.

Los análisis bien aceptados de la violencia basada en el privilegio masculino y el


poder pueden parecer irrelevantes o inaplicables para las lesbianas. Sin embargo,
aunque ninguna de las compañeras de una relación lésbica disfrute del privilegio y
poder masculino, todas vivimos en una sociedad que promueve la jerarquía, el
poder diferenciado, la desigualdad y la violencia. Estas características son
endémicas del patriarcado y por lo tanto pueden encontrar su camino en las
relaciones lésbicas. (Kaschak, Ellyn, 2001)

Violencia en parejas lésbicas

Una descripción frecuentemente encontrada en los trabajos sobre violencia en la


pareja lésbica es la de Barbara Hart (1986) quien define el maltrato entre lesbianas
como el patrón de conductas violentas y coercitivas por las cuales una lesbiana
busca controlar los pensamientos, las creencias o las conductas de su compañera
o castigarla por resistirse al control que quiere ejercer sobre ella.

Otra propuesta útil es la de Tod Burke et al, (2002) quienes definen la violencia
doméstica homosexual como un medio para controlar a través del poder, incluyendo
las amenazas físicas y psicológicas (verbales y no verbales), las lesiones (a la
víctima o a otros), el aislamiento, la privación económica, el control heterosexista,
las agresiones sexuales, el vandalismo (destrucción de propiedad), o cualquier
combinación de estos métodos. Contempla también el acoso verbal e insultos, la
falta de suministro de medicamentos, amenazas de revelar la orientación sexual,
prohibición de contacto con familiares y amigos, y actividad sexual forzada. Esta
definición es pertinente ya que es amplia y además contempla algunas de las
manifestaciones específicas de violencia que afrontan las personas LGB respecto
de las personas heterosexuales.

Las actuales políticas y legislaciones en torno a la violencia doméstica y/o de pareja


se basan en teorías feministas que históricamente la han definido como una
manifestación de la cultura patriarcal y del dominio sexual sobre las mujeres (Millett,
1970). Sin embargo, el problema del maltrato en las parejas lésbicas en gran
medida ha estado oculto. Esto se debe, en parte, al hecho de que las lesbianas
víctimas de abuso en pareja son triplemente estigmatizadas: viven discriminación
por género al ser mujeres, por orientación sexual, al ser lesbianas y por último por
ser objeto de violencia en la pareja. (Kerry Lobel, 1986).

115
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Además, las comunidades lésbicas suelen pasar por alto o negar el maltrato entre
sus integrantes (Barbara Hart, 1986) debido a que existe la posibilidad de que el
reconocimiento del problema alimente la homofobia social; el abuso de mujeres
contra mujeres contradice la creencia generalizada de que la violencia física es un
problema "masculino" y discutir el tema amenaza los ideales de la comunidad
lésbica sobre su visión de la igualdad en las relaciones lésbicas. La reticencia de la
comunidad de adoptar una postura firme y abierta contra la violencia en las
relaciones lésbicas puede servir para proteger a las maltratadoras y, de esta forma,
permitir que ocurra el maltrato. También puede aumentar el aislamiento, la
confusión y el dolor experimentado por las víctimas.

La existencia de la violencia en las relaciones lésbicas cuestiona algunas de las


explicaciones más aceptadas para entender la violencia en la pareja y destaca la
necesidad de desarrollar modelos de intervención que sean apropiados y efectivos
en las circunstancias de una relación entre mujeres (Paula Poorman, 2008).

Manifestaciones de la violencia en la pareja lésbica

Es relevante considerar las coincidencias en las manifestaciones de violencia en la


pareja que experimentan las relaciones entre mujeres, es decir, algunas formas de
violencia son similares respecto de las parejas heterosexuales, pero también existen
experiencias específicas propias.

Entre las similitudes encontramos que el abuso en las relaciones heterosexuales y


las de personas del mismo sexo es que tiende a ser cíclico y a escalar después de
factores estresantes como infidelidad, separación y peleas por la custodia infantil.

Las personas abusadoras en ambos tipos de relaciones tienden a ser


manipuladoras hábiles, incapaces de lidiar con la pérdida de control y es probable
que hayan experimentado abuso en algún momento de sus vidas (Susan A. Basow
y Janelle Thompson, 2011). Otra coincidencia con la violencia en las parejas
heterosexuales son los patrones de abuso, los cuales aumentan progresivamente
en gravedad e intensidad (Joan McClennen, 2005). También las/los abusadores en
relaciones homosexuales tienden a culpar a las víctimas de sus propios
comportamientos violentos, y muchas víctimas abandonan sus relaciones sólo para
regresar porque se sienten culpables por haber abandonado o creer que pueden
ayudar a cambiar a sus agresores (Tod Burke et al, 2006).

Una manifestación específica de la violencia en las parejas del mismo sexo es el


denominado “control homofóbico” en inglés conocido como outing es una amenaza
de revelar la orientación sexual a la familia, amistades, compañeros de trabajo, etc.
También genera refuerzo de la homofobia internalizada, es decir la interiorización

116
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

negativa de actitudes y asunciones sobre la homosexualidad (Renzetti, Carol 1992;


West, Carolyn 2002).

De acuerdo a Barbara Hart (1986) no hay un perfil de ‘la lesbiana que maltrata’, no
hay rasgos personales ni de circunstancias que permitan hacer una predicción
confiable o identificar qué lesbiana puede llegar a maltratar a su compañera. De
acuerdo con esta autora, para que una lesbiana elija maltratar a su pareja, debe
llegar a la conclusión de que:

-Tiene derecho de controlar a su compañera y la obligación de ésta es la de


someterse.
-La violencia es algo permisible (puede llegar a pensar que ella es una a persona
ética/moral aun eligiendo ser violenta con su pareja).
-La violencia va a producir los efectos deseados o va a minimizar la posibilidad de
que ocurran hechos más negativos.
-La violencia no la va a poner en peligro a ella misma. Es decir, que no va a sufrir
daño físico, ni consecuencias personales, legales o económicas que sean
superiores a los beneficios que la violencia le permite conseguir.

Discusión y resultados

La obtención de los datos utilizados para la elaboración del artículo, fue realizado
por un equipo de investigación del Clóset de Sor Juana, la metodología del estudio
está expuesta en la introducción del presente libro. Asimismo, el análisis de la
información es realizado desde una perspectiva feminista y de derechos humanos.

La encuesta se aplicó a mujeres entre 15 y 66 años de edad, siendo la edad


promedio 27 años. Las edades más frecuentes fueron 22 y 23 años con 17 casos
en cada una. El 43% de las participantes manifestó ser estudiante, siendo ésta la
ocupación más frecuente; 2 mujeres son amas de casa, 8 trabajan de manera
independiente y 1 es desempleada. El estado de origen más frecuente fue la Ciudad
de México con 100 casos y 3 participantes extranjeras. El grado de escolaridad más
frecuente fue licenciatura, con 124 casos, es decir, el 68.8%. El estado civil más
frecuente fue “Soltera” representando el 78.8%. La identidad más frecuente fue
“Lesbiana” con 110 casos, es decir, 61.1%. La muestra final, misma que es usada
en este artículo consistió de 180 participantes.

Para fines del presente artículo, una pareja lésbica será conceptualizada como una
relación erótico-afectiva compuesta por dos mujeres. Asimismo, el análisis de la
violencia que el presente estudio aborda se focaliza en tres tipos: psicológica, física
y sexual, debido a que el estudio está principalmente enfocado en el derecho a la
salud de lesbianas y bisexuales y no se limita a las relaciones entre mujeres, sino a
la violencia que éstas experimentan en sus relaciones.
117
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Es importante mencionar que las respuestas sobre violencia en la pareja que


reporta la presente investigación, no se limitan o acotan a violencia en parejas
lésbicas, por lo que la información no reporta de manera específica la violencia entre
parejas del mismo género, sino la violencia que lesbianas y mujeres bisexuales han
vivido o ejercido en sus relaciones de pareja. Esto debido a que la investigación está
enfocada en el derecho a la salud de lesbianas y bisexuales y no al tema de
violencia en parejas del mismo género.

Tabla 1. Tipos de relación

De manera inicial ante la pregunta ¿Estás en una relación de pareja? el 70.8% de la


muestra respondió sí, esto es 121 encuestadas; mientras que 50, es decir el 29.2%
no se encontraba en una relación. Sin embargo, los datos que se mostrarán a
continuación, son de la totalidad de la muestra, tomando en cuenta relaciones
presentes y pasadas de las participantes.

Para fines del presente análisis, sobre los tipos de relación que sostienen las
lesbianas y mujeres bisexuales, las clasificamos en 2 grandes rubros, relaciones
monógamas y relaciones no monógamas consensuadas.

Las relaciones no monógamas consensuadas, CNM por sus siglas en inglés, es un


término utilizado para describir las relaciones románticas o de pareja que son
sexualmente y/o emocionalmente no exclusivas (Katarzyna Grunt-Mejer y Christine
Campbell, 2016)

118
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Según el presente estudio, de las lesbianas y bisexuales que respondieron la


encuesta, el 74% se encuentra en relaciones monógamas (considerando el 2% que
se encuentra en una doble relación sin acuerdo), el 20% se encuentra en relaciones
no monógamas consensuadas, debido a que el 7% que se encuentra en relaciones
múltiples y el 13% que está en relaciones abiertas. Finalmente, un 6% que tiene
parejas ocasionales.
Según los datos obtenidos, observamos que las lesbianas se relacionan,
principalmente, desde un modelo de amor que implica exclusividad, respondiendo a
una de las características del amor romántico, el cual supone que somos seres
incompletos y requerimos de alguien que nos complemente lo suficiente para poder
ser felices (Paula Sepúlveda, 2013). Esta idea se va mostrando como un ideal pues
cada cual debe encontrar a su media naranja, que tiene las cualidades que el otro/a
no posee con lo que aparentemente la unión de ambas personas supone un todo
perfecto.

Los datos sobre Monogamia y No Monogamia Consensuada podríamos


compararlos con un estudio realizado en Estados Unidos sobre la ‘Prevalencia de
experiencias de No Monogamia Consensuada’, en donde se encontró que una de
cada cinco personas participantes reportaron haber estado en algún punto de su
vida en una relación no monógama consensuada de una muestra nacional de 8,718
participantes. Dicho estudio revela un porcentaje constante en términos de edad,
nivel educativo, de ingresos, religión, región, afiliación política y raza, con
variaciones dependiendo del género y la orientación sexual.

Según el estudio, era más probable que reportaran haberse relacionado en una
relación de no monogamia consensuada los hombres en comparación a mujeres y
las personas que se identifican como gays, lesbianas y bisexuales en comparación
con aquellas que se identifican como heterosexuales, (M. L. Haupert, Amanda N.
Gesselman, Amy C. Moors, Helen E. Fisher y Justin R. Garcia, 2017).

Tabla 2. Con quiénes se relacionan

119
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tal vez debido a falsas creencias respecto a las identidades, generalmente se


asume que las lesbianas sólo se han relacionado o se relacionan con mujeres,
considerando que las identidades y las prácticas sexuales son fijas. Asimismo,
también existe la falsa creencia de que las lesbianas y bisexuales sólo se relacionan
con personas cisgénero. Las lesbianas y mujeres bisexuales que participaron en la
investigación, respondieron a la pregunta de con quién se relacionan de la siguiente
manera: 82.4% se relaciona con mujeres cisgénero, 20% se relaciona con hombres
cisgénero, 4.6% con mujeres trans, 3,1% se relaciona con personas de género
fluido y un 1.5% con hombres trans.

Retomamos las definiciones sugeridas por National Geographic en Español (2018)


al ser una de las más recientes publicaciones sobre el tema con participación de
personas LGBTI en su elaboración:

Identidad de género: sentido interno y bien asentado de una persona sobre su


género; el género con el que se identifica uno mismo.

Cisgénero: término para describir a una persona cuya identidad de género coincide
con la sexualidad biológica que se le asignó al nacer (se abrevia a veces como
“cis”).

No binario: espectro de identidades y expresiones de género basadas en el


rechazo a la asunción binaria de género como una opción excluyente de manera
estricta entre macho/hombre/masculino o hembra/mujer/femenino, con base en el
sexo asignado al nacer. Incluye términos como “agénero”, “bigénero”, “género no
binario”, “género fluido” y “pangénero”.
120
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Transgénero: abreviado como “trans”, describe a una persona cuya identidad de


género no corresponde al sexo biológico. Finalmente, para fines de la presente
investigación, las autoras proponen las siguientes definiciones:

• Mujer Trans: una mujer que se asignó como hombre al nacer, pero su
identidad de género es femenina.
• Hombre Trans: Un hombre que se asignó como mujer al nacer, pero su
identidad de género es masculina.

Algunos estudios han investigado sobre las parejas de lesbianas en las que una de
ellas transiciona, mencionando que se da un proceso de "Renegociación de
Identidad Sexual", el cual refleja el proceso por el cual las lesbianas o bisexuales
manejan sus identidades en el cambiante contexto social de sus parejas que
asumen cada vez más significantes masculinos. Los estudios realizados sobre
mujeres cisgénero identificadas como homosexuales o lesbianas que permanecen
con parejas masculinas trans indican que estas mujeres tienen preocupaciones de
autoestima que provienen de un cambio en la identidad sexual de las mujeres
cisgénero como resultado de la transición de su pareja. Esto puede generar estrés a
las mujeres cis que anteriormente habían pasado por un proceso de identificación
como lesbianas o bisexuales, y que encuentran fortaleza en esa identidad o se
sienten presionadas a abandonar esa comunidad basada en la identidad de su
pareja. (Brown, Nicola, 2009)

Aunque no se ha llevado a cabo ninguna investigación concluyente que indique el


efecto de la transición de un compañero o compañera a una identidad no binaria,
dicha transición probablemente sea aún más difícil de procesar tanto para el
individuo en transición como para el compañero debido a los desafíos que resultan
de una sociedad de orientación binaria (Understanding Non-Binary People, 2016 en
Bischof, G. H., Stone, C., Mustafa, M. M., & Wampuszyc, T. J., 2016).

Tal como retoman en el artículo Couple Relationships of Transgender Individuals


and their Partners: A 2017 Update, Addison y Coolhart (2015 en Bischof, G. H.,
Stone, C., Mustafa, M. M., & Wampuszyc, T. J., 2016) proponen un modelo
feminista de interseccionalidad para comprender a las parejas homosexuales que va
más allá de la consideración del estado individual, considerando una variedad de
dimensiones de identidad, entre las que se encuentra el género, la identidad de
género, la raza, la orientación sexual, entre otras, e incluye cómo esos aspectos de
identidad se superponen e interactúan para las parejas.

Tabla 3. Violencia psicológica en la pareja

121
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Tabla 4. Violencia psicológica en la pareja

En las tablas 3 y 4, podemos observar que el porcentaje más alto que se reporta en
términos de violencia psicológica son los celos, tanto de las que lo han
experimentado por parte de sus parejas, como quienes lo han ejercido, seguido del
chantaje y groserías.

Respecto al chantaje, no se cuenta con la información del tipo de chantaje, pero


sería importante que en futuros estudios se desglosen, incluyendo el outing, control

122
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

homofóbico o amenaza de revelar la orientación sexual por parte de las parejas.

Tabla 5. Violencia física en la pareja

Tabla 6. Violencia física en la pareja

Respecto a la violencia física, las participantes del estudio reportaron que los
jalones es la forma de violencia física más común, seguida de los pellizcos y de los
golpes (Tabla 5 y 6). Es interesante dado que la encuesta estaba pensada en
términos del aumento de la violencia, iniciando por pellizcos, seguido de jalones y
golpes. Al mismo tiempo los resultados de este estudio coinciden con otros al
mostrarnos que la frecuencia de la violencia psicológica es mayor que la violencia
física.

123
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Claire Renzetti (1992) realizó uno de los primeros estudios empíricos sobre abuso
en las parejas lésbicas. Su trabajo, uno de los primeros en su tipo, determinó que el
abuso entre lesbianas incluye la misma gama de comportamientos abusivos que las
relaciones heterosexuales. El 71% de su muestra indicó que la gravedad y la
frecuencia del abuso físico aumentan con el tiempo aunque el abuso psicológico fue
más frecuente que el abuso físico. El 87 % informó haber experimentado abuso
tanto físico como psicológico. Joanne Loulan (1987) encontró en su estudio de
1,566 lesbianas que el 17% habían estado en relaciones violentas. Finalmente en
un estudio sobre violencia en parejas del mismo sexo en España y diversos países
de habla hispana (Jaime Barrientos et al., 2018) se encontró que el 10.6% del total
de la muestra se percibe como víctima de abuso psicológico por parte de su pareja;
en ese mismo estudio el 17.4% de lesbianas mexicanas reportaron ser víctimas de
abuso psicológico con parejas mujeres.

Una de las explicaciones que desde los estudios feministas se ha hecho acerca del
amor romántico y la violencia de pareja, es la creencia de que un amor apacible y
cotidiano no parece cautivar como aquellas experiencias en las que hay que luchar
contra peligros y hay que mantener el amor a como dé lugar (Sepúlveda, 2013).
Asimismo, otra creencia es que el impulso que mueve a los amantes les lleva a
superar las más difíciles adversidades (Reyero, 2007 en Sepúlveda, 2013), será
importante ahondar en las implicaciones que esto tiene en las manifestaciones de
violencia y maltrato en las parejas conformadas por mujeres.

En el estudio se preguntó si se ha vivido y se ha ejercido violencia. Es necesario


entonces mencionar el mito del “Maltrato Mutuo” en las parejas del mismo sexo.
Carol Renzetti (1992) lo definió como la idea de que cada pareja es tanto una
perpetradora como una víctima de abuso. Este concepto has sido muy problemático
ya que minimiza la problemática de la violencia en las parejas del mismo sexo. Kerry
Lobel (1986) describió algunas de las diferencias entre las mujeres maltratadas por
mujeres y las mujeres maltratadas por hombres. Las lesbianas informan que suelen
responder a las manifestaciones de violencia con mayor frecuencia, sin embargo
este puede ser un comportamiento de autodefensa.

De acuerdo a esta misma autora las parejas del mismo sexo pueden luchar o
defenderse más fácilmente porque su tamaño físico tiende a ser más cercano al
tamaño de su pareja. Finalmente también resalta que cuando las víctimas se
defienden, generalmente se sienten culpables por su comportamiento o se les dice
que también son abusivas. Tal retroalimentación puede evitar que busquen ayuda o
informen futuros incidentes de abuso.

Los números de esta encuesta nos dicen que la frecuencia de la violencia


psicológica y física recibida es mayor que la generada. Estas respuestas pueden
estar relacionadas con deseabilidad social por parte de las encuestadas o con el
124
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

comportamiento de autodefensa descrito anteriormente. Es necesario puntualizar


que ser capaz de defenderse no necesariamente significa que la persona no está
experimentando violencia o que no la ejerza.

El consumo y abuso de sustancias en personas LGBT se ha descrito ampliamente.


Se relaciona en un primer lugar con las formas de vida social de este grupo, una de
las causas es que comúnmente los sitios de encuentro social están mediados por
ambientes de consumo. Al mismo al mismo tiempo se ha identificado la relación del
consumo de sustancias con procesos relacionados a distintas vivencias de las
personas LGBT: clóset, estigma social, discriminación y estrés de las minorías.
Este tema en particular, será abordado en otro capítulo del libro, sin embargo, las
preguntas relacionadas al consumo y la violencia en la pareja, serán abordadas en
el presente artículo.

Para fines de esta investigación cabe mencionar que el uso y/o abuso del consumo,
tanto de alcohol como de otras sustancias ha sido relacionado a las vivencias de
violencia en las parejas del mismo sexo. Esta relación ha sido a menudo atribuida al
uso de alcohol y sustancias como mecanismo de afrontamiento por parte de las
víctimas de violencia (Devries et al., 2013; Javaid, 2015, en Barrientos et al, 2018).
Finalmente el uso y abuso de alcohol se han relacionado teóricamente y
empíricamente en muestras de estudios de violencia en la pareja con personas
heterosexuales. En parejas de mujeres existen algunos estudios que nos muestran
que el consumo y abuso de alcohol, tanto personal como el de la pareja tienen
implicaciones en el desarrollo de violencia en la pareja entre mujeres (Glass et al.,
2008).

Tabla 7. Violencia sexual bajo efectos de sustancias

125
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En lo relacionado a la violencia sexual con la pareja, como muestra la tabla 7, la


encuesta recogió información sobre la experiencia relacionada al consumo de
sustancias. Los datos dejan ver que los efectos del consumo de sustancias en
relación con la violencia sexual en la población estudiada son bajos. Sólo el 6%
reportó relaciones sexuales violentas bajo este estado; el 11.8% dijo que había
tenido relaciones sexuales no consensuadas; por último 3 encuestadas, es decir el
1.8% reportó haber sido víctima de violación con su pareja. Para fines de la
presente investigación, es importante acotar que al mencionar las relaciones
sexuales no consensuadas, se hace alusión a la violación, sin utilizar el término,
esperando que se reportara ese tipo de violencia, el cual muchas veces no es
nombrado como tal.

En síntesis, el estudio no arroja suficiente información que permita establecer una


relación significativa entre consumo de sustancias y violencia sexual, sin embargo
las lesbianas y bisexuales están colocadas socialmente en una situación donde el
consumo de sustancias tiene diversas aristas e implicaciones múltiples. Es decir hay
evidencia de que lesbianas y bisexuales consumen debido al estigma social y a sus
formas de socialización. Al mismo tiempo el abuso en el consumo de sustancias es
un predictor de la generación de violencia en la pareja y por último la vivencia de
ésta supone la necesidad del empleo de mecanismos de afrontamiento que les
expondría a un mayor riesgo de consumo. Es decir, la suma de estas condiciones
conforma perfiles de consumo complejos e implicaciones en la salud y en el ejercicio
o vivencia de la violencia en la pareja.

Conclusiones

Una perspectiva feminista en el desarrollo de este análisis nos permite una


comprensión de las raíces estructurales de las violencias hacia las mujeres, así
como las motivaciones para el ejercicio de la violencia por parte de las propias
mujeres, debido a que este tipo de violencia puede compartir características, pero
las motivaciones subyacentes pueden ser distintas. El análisis del amor, la
monogamia, la educación de género y la rivalidad entre mujeres, desde el
feminismo, permite interpretar y proponer estrategias para el abordaje de la
violencia.

Muchas lesbianas feministas han buscado construir prácticas de pareja diferentes:


con mayor justicia en la repartición del trabajo no remunerado y posiblemente con
cierta libertad sexual. Sin embargo, si los esfuerzos siguen quedando aislados,
estos intentos están condenados estructuralmente al fracaso ya que la pareja,
aunque sea lesbiana, no es ninguna isla fuera de la sociedad, cuyas leyes y valores
la ahogan (Jules Falquet, 2006).

126
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Vemos con agrado, que cada vez hay más estudios sobre nuevas conformaciones
de relaciones, abriendo la investigación sobre Monogamia, No-Monogamia-
Consensuada y otras formas de relacionarse, las cuales son un reflejo de formas
alternativas al modelo monógamo y heterosexual.

Asimismo, sobre el abordaje de la violencia, tal como menciona Sonia Frías (2014
en Goicoechea, 2017), “la violencia contra las mujeres es multidimensional y
multifacética”, algunos estudios han encontrado algunas características asociadas a
la violencia en las parejas entre mujeres son: el nivel socioeconómico bajo, edades
más jóvenes y abuso de sustancias (Buller et al., 2014; Edwards, Sylaska y Neal,
2015, en Barrientos et al., 2018); es por ello que se debe realizar desde una
perspectiva interseccional que considere no sólo otras condiciones que atraviesan la
vida de las lesbianas, como lo son el género, la clase, la edad y la raza, sino otras
identidades políticas que han sido históricamente vulneradas como los pueblos
indígenas, afrodescendientes, así como identidades de género.

Desde hace décadas, desde el movimiento feminista, se han impulsado avances en


términos legales para la garantía de los derechos de las mujeres. Desde lo
internacional, lo regional, lo nacional y lo local, los países y gobiernos se han
comprometido a tomar medidas para erradicar la violencia y discriminación a las
mujeres en todas las esferas de su vida y garantizar el ejercicio de sus derechos
humanos. Tal como recoge Sonia Frías (2013), en México se han ido estableciendo
reglamentos legales a nivel federal y estatal como respuesta a la violencia
intrafamiliar que afecta de forma generalizada a las mujeres.

Sin embargo, por un lado los reglamentos no son siempre eficaces en la práctica.
En el caso de la diversidad afectiva y sexual, y dentro de ésta la violencia
intrafamiliar en parejas lesbianas, creemos que todavía falta establecer reglamentos
para que se produzca una prevención y erradicación de la violencia (Goicoechea,
2017), además de acciones educativas y políticas públicas eficaces.

Previamente denotamos que la encuesta está enfocada en analizar información


relacionada a la salud de lesbianas y mujeres bisexuales. Por lo tanto la exploración
de las temáticas de violencia en la pareja fue explorada más no agotada.

Entre las recomendaciones para futuros estudios sobre la temática podemos


destacar la pertinencia de considerar indagar con mayor profundidad sobre todas las
formas de violencia: física, psicológica, sexual, económica y patrimonial y
desglosarlas ampliamente, debido a que la violencia económica y patrimonial
también afecta el ejercicio del derecho a la salud.

Así mismo, será importante tomar en cuenta, para futuros estudios, variables que
en otros países ya han sido estudiadas en la violencia en las parejas del mismo
127
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

sexo: desequilibrio de poder en la relación, dependencia de pareja, celos, fusión,


historial de violencia en el entorno familiar, consumo y abuso de sustancias, estrés
de las minorías, homofobia internalizada y los efectos de las amenazas de control
homofóbico/outing.

Hace falta también explorar más el particular fenómeno de la violencia bidireccional,


muta o comportamiento de defensa en las parejas del mismo sexo. Es necesario
evaluar las formas en las que se manifiesta así como el contexto en que los actos
de violencia suceden a cada una de las partes.

También es fundamental analizar los mecanismos de atención, de servicios legales


y los marcos de protección que tienen lesbianas y mujeres bisexuales respecto de
las mujeres heterosexuales, debido a que lesbofobia y bifobia institucional permean
en los servicios de atención y de impartición de justicia. Por tanto, es preciso
estudiar cuáles son los efectos de estas formas de discriminación ante la búsqueda
de ayuda en el contexto mexicano.

Ante los datos encontrados en la investigación documental y los arrojados por este
estudio, creemos que el abordaje de la violencia en parejas lésbicas es urgente,
primero, como un tema del derecho a la salud y de justicia social en dónde hacen
falta estrategias, mecanismos, formas, servicios y marcos legales para su abordaje.

Pero también como una deuda del movimiento lésbico, ya que consideramos que
analizar y abordar la violencia entre mujeres es reconocernos como agentes activos
de la estructura patriarcal, capaces de ejercer la violencia contra otras mujeres.
Creemos que históricamente, como movimiento, nos hemos deslindado, ya que es
un hecho confrontador y doloroso de aceptar, pero que genera un ambiente
permisivo dentro de nuestros espacios y permea no sólo nuestros vínculos
personales, sino los comunitarios y los políticos.

Sin embargo, creemos que tomar esa responsabilidad de continuar con el


reconocimiento de esta problemática y actuar en consecuencia, proponiendo formas
de justicia que vayan más allá de la criminalización y el aislamiento de las
agresoras, es indispensable para seguir construyendo y fortaleciendo el potencial
transformador que tienen las relaciones entre lesbianas en un mundo que violenta
sistemáticamente a las mujeres.

Referencias

1. Alborch Bataller, C. (2002). Malas: Rivalidad y complicidad entre mujeres. Barcelona,


España: Penguin Random House Grupo Editorial.
2. Barrientos, Jaime, Escartín, Jordi, Longares, Lara & Rodríguez- Carballeira, Álvaro (2018).
Sociodemographic characteristics of gay and lesbian victims of intimate partner psychological
abuse in Spain and Latin America / Características sociodemográficas de gais y lesbianas
128
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

víctimas de abuso psicológico en pareja en España e Hispanoamérica. Revista de Psicología


Social. Recuperado de:
https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02134748.2018.1446393
3. Bischof, Gary, Stone, Codie, Mustafa, Mariam y Wampuszyc, Theodore (2016). Couple
Relationships of Transgender Individuals and Their Partners: A 2017 Update. 20(1), 37-47.
Recuperado de: https://quod.lib.umich.edu/m/mfr/4919087.0020.106?view=text;rgn=main
4. Brown, Nicola. (2009). “I'm in Transition Too”: Sexual Identity Renegotiation in Sexual-
Minority Women's Relationships with Transsexual Men. International Journal of Sexual
Health. 21. 61-77. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/233473935_I'm_in_Transition_Too_Sexual_Identity
_Renegotiation_in_Sexual-Minority_Women's_Relationships_with_Transsexual_Men
5. Burke, Tod W., Jordan, Michael L. y Owen, Stephen S. (2002). A Cross-National Comparison
of Gay and Lesbian Domestic Violence. Journal of Contemporary Criminal Justice. Vol 18,
Issue 3, pp. 231 – 257. Recuperado de:
http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/1043986202018003003
6. Clóset de Sor Juana, CSJ. (2017). Derecho a la Salud de Lesbianas y Bisexuales:
Resultados Generales 2017. CDMX, Ciudad de México: Clóset de Sor Juana AC.
7. Goicoechea Gaona, M. A. (2017). La violencia en parejas de mujeres ¿Una cuestión de
educación? GenEros: Revista De Investigación y Divulgación Sobre Los Estudios De Género.
Recuperado de http://www.unirioja.es/genero/archivos/pdf/art_generos_goico.pdf
8. Rubin, Gayle (1986). El tráfico de mujeres: notas sobre la "economía política" del sexo.
Nueva Antropología, VIII (30), 95-145. Recuperado de:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15903007
9. Falquet, Jules (2006) De la Cama a la Calle: Perspectivas Teóricas Lésbico Feministas.
Bogotá: Ediciones Antropos.
10. Glass, Nancy., Perrin, Nancy., Hanson, Ginger., Bloom, Tina., Gardner, Emily., & Campbell,
Jacqueline. (2008). Risk for reassault in abusive female same-sex relationships. American
Journal of Public Health, 98, 1021–1027. Recuperado de:
htps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2377312/pdf/0981021.pdf
11. Kaschak, Ellyn (2001). Intimate betrayal: Domestic violence in lesbian relationships.
Binghamton, NY: Haworth Press. Recuperado de:
https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1300/J015v23n03_01
12. Katarzyna Grunt-Mejer y Christine Campbell (2016) Around Consensual Nonmonogamies:
Assessing Attitudes Toward Nonexclusive Relationships, The Journal of Sex Research, 53:1,
45-53. Recuperado de: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/00224499.2015.1010193
13. Hart, Barbara. (1986). Lesbian battering: An examination. In K.Lobel (Ed.), Naming the
violence (pp. 173–189). Seattle: Seal.
14. Lipovetsky, Guilles. (2006). La tercera mujer: Permanencia y revolución de lo femenino.
Barcelona: Editorial Anagrama.
15. Lobel, Kerry (1986) Naming the violence: speaking out about lesbian battering; National
Coalition Against Domestic Violence (U.S.). Lesbian Task Force. Seattle : Seal Press.
16. Loulan, Joann (1987) Lesbian Passion. San Francisco: Spinsters/Aunt Lute Books.
17. Murray, Christine, Mobley, Keith y Seaman-DeJohn, Megan (2007). Same-sex intimate
partner violence: Dynamics, social context, and counseling implications. The Journal of LGBT
Issues in Counseling, 1(4), 7-30. Recuperado de:
https://libres.uncg.edu/ir/uncg/f/AK_Mobley_Same_2007.pdf
18. Hatzenbuehler, Mark L. (2009). How does sexual minority stigma “get under the skin”? A
psychological mediation framework. Psychological Bulletin, 135(5), 707-730. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2789474/
19. Millett, Kate. (1970). Sexual politics. Garden City, NY: Doubleday.

129
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

20. National Coalition of AntiViolence Programs (NCAVP). (2017). Lesbian, Gay, Bisexual,
Transgender, Queer, and HIV Affected Intimate Partner Violence in 2016. New York, NY:
Emily Waters.
21. Maffia, Diana. (2014). Las trampas del amor romántico. Recuperado de:
http://dianamaffia.com.ar/?p=11442
22. McClennen, Joan (2005). Domestic violence between same-gender partners: Recent findings
and future research. Journal of Interpersonal Violence, 20(2), 149-154. Recuperado de:
http://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0886260504268762
23. M. L. Haupert, Amanda N. Gesselman, Amy C. Moors, Helen E. Fisher & Justin R. Garcia
(2017) Prevalence of Experiences With Consensual Nonmonogamous Relationships:
Findings From Two National Samples of Single Americans, Journal of Sex & Marital Therapy,
43:5, 424-440. Recuperado de:
https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/0092623X.2016.1178675?journalCode=usmt20
24. National Geographic en Español. (2018). El Glosario del Género. Publicado el 9 de agosto,
2018, Recuperado de https://www.ngenespanol.com/el-mundo/identidad-sexual-y-de-genero-
definicion-de-identidad-de-genero/
25. Organización de las Naciones Unidas, ONU. (1979). Convención sobre la Eliminación de
todas las formas de Discriminación contra la Mujer. Recuperado de:
http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/100039.pdf
26. Organización de las Naciones Unidas, ONU (1993). Declaración sobre la eliminación de la
violencia contra la mujer. Recuperado de
https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/violenceagainstwomen.aspx
27. Organización de los Estados Americanos, OEA. (1994). Convención Interamericana para
Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará).
Recuperado de http://www.oas.org/es/mesecvi/convencion.asp
28. Organización Mundial de la Salud (2017) Nota Descriptiva sobre la Violencia Contra la
Mujer. Recuperado de: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/violence-against-
women
29. Poorman, Paula B. (2008) Forging Community Links to Address Abuse in Lesbian
Relationships. Women & Therapy, 23:3, 7. Recuperado de:
https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1300/J015v23n03_02
30. Renzetti, Claire M.(1992) Violent Betrayal: Partner Abuse in Lesbian Relationships. Newbury
Park: Sage Publications.
31. Rodriguez Otero, Luis & Castro, Yolanda & María, Lameiras & Carrera-Fernández, María
Victoria. (2017). Violencia en parejas Gays, Lesbianas y Bisexuales: una revisión sistemática
2002-2012. Revista Internacional de Trabajo Social y Ciencias Sociales. 49.
10.5944/comunitania.13.3.. Descargado de: http://www.comunitania.com/luis-manuel-
rodriguez-yolanda-rodriguez-maria-lameiras-maria-victoria-carrera-violencia-en-parejas-gays-
lesbianas-y-bisexuales-una-revision-sistematica-2002-2012
32. SEGOB (2007) Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.
México: Diario Oficial de la Federación. Recuperado de:
http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=4961209&fecha=01/02/2007
33. Sepúlveda Navarrete, Paula. (2013). El mito del amor romántico y su pervivencia en la
cultura de masas. Ubi Sunt. Recuperado de
https://revistas.uca.es/index.php/ubi_sunt/article/download/3354/3100
34. Susan A. Basow and Janelle Thompson (2011) Service Providers’ Reactions to Intimate
Partner Violence as a Function of Victim Sexual Orientation and Type of Abuse. Journal of
Interpersonal Violence. Vol 27, Issue 7, pp. 1225 – 1241. Recuperado de :
http://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0886260511425241

130
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

35. West, Carolyn. M. (2002). Lesbian intimate partner violence: prevalence and dynamics.
Journal of Lesbian Studies, 6, 121–127. Recuperado de:
https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1300/J155v06n01_11

ABORTO, UN DERECHO Y UNA REALIDAD DE LAS LESBIANAS Y


MUJERES BISEXUALES EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Yolanda Molina Reyes

Introducción

Para lograr la consolidación de una democracia y del respeto a los derechos


humanos, es fundamental lograr el acceso al aborto seguro de las mujeres
lesbianas y bisexuales. Durante las últimas décadas se ha construido una narrativa
heterosexual en torno a este derecho, basada únicamente en estereotipos que ha
incidido en la invisibilización de las lesbianas en el goce y ejercicio de este derecho.
Uno de los estereotipos sobre las mujeres lesbianas más arraigados es la
incapacidad reproductiva. En su libro Realidades y falacias en torno al aborto: salud
y derechos humanos, Susana Lerner, Agnes Guillaume y Lucía Melgar (2016),
relatan que la sociedad ha perpetuado la idea de la maternidad como una norma
que rige a las mujeres y que precede al matrimonio heterosexual. Por eso cuando
una mujer se asume como lesbiana, inmediatamente se considera que no desea ser
madre y que en ninguna circunstancia quedará embarazada.

131
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En el mismo sentido, de acuerdo a la socióloga Paula C. Rust (2003), las mujeres


bisexuales viven con el estigma de la promiscuidad. En el informe Bisexual
Invisibility: Impacts and Recommendations, Lindasusan Ulrich (2011), considera que
son incapaces de ser monógamas y que asumirse bisexual se considera como 'estar
disponible' y que su capacidad o incapacidad reproductiva dependerá del sexo de su
pareja.

Ambas concepciones tienen efectos muy graves, principalmente, en el ámbito de la


salud sexual y reproductiva, pues se invisibiliza el problema y se hace muy difícil el
acceso a los servicios de salud especializados.

En 2007, la Ciudad de México se convirtió en el primer lugar en todo el país en


despenalizar el aborto hasta la semana 12, con lo que formalmente se reconoció la
autodeterminación de las mujeres sobre sus cuerpos. A once años de distancia, el
gran reto tanto para las autoridades, instituciones de salud y las propias mujeres, es
el reconocimiento del aborto como un derecho y no únicamente como un permiso
del Estado. En 2014, Ruthann Robson publicó un artículo titulado Lesbianas y
aborto, en el cual menciona que la despenalización del aborto y el acceso al mismo
para mujeres lesbianas no se trataba únicamente de tener permiso para abortar,
sino que debería de ser un instrumento para la redistribución del poder en las
mujeres lesbianas frente a la desigualdad. En este sentido, los esfuerzos tendrían
que enfocarse en eliminar todos los estigmas y todos los estereotipos que, en el
caso de las mujeres lesbianas y bisexuales, limitan u obstaculizan su ejercicio.

Y es entonces que surgen varias preguntas: ¿Las mujeres lesbianas y bisexuales


abortan? ¿En qué condiciones lo están haciendo? ¿Tuvo algún impacto la
despenalización del aborto en la Ciudad de México?

La primera parte del artículo situará el marco legal actual de la regulación del aborto
en la Ciudad de México. En la siguiente se explicarán los aspectos metodológicos
que se tomaron en cuenta para el análisis de la muestra, los resultados obtenidos y,
finalmente, las conclusiones a las que se llegaron.

Marco histórico legal

Leticia Sabsay, socióloga y doctora especialista en estudios de género, sugiere el


empleo del concepto de ciudadanía sexual, (Viteri Burbano & Castellanos, 2013)
como aquel que permite tener una visión más amplia de las maneras invisibles en
que el sistema patriarcal se filtra y perpetúa la desigualdad. La sexualidad es un
derecho inalienable de las personas y de acuerdo con la percepción social que se
tenga de ésta se pueden - o no- construir sociedades más libres, democráticas y
justas. Esto será medible a través de las normas de ese Estado y del
reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de sus ciudadanas.
132
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Por su parte, en el artículo Ciudadanía sexual. Aspectos personales, legales y


políticos de los derechos reproductivos como derechos humanos, Diana Maffía
(2001), doctora en filosofía por la Universidad de Buenos Aires, define a la
ciudadanía sexual como el proceso que “enuncia y garantiza el acceso efectivo de
ciudadanos y ciudadanas, tanto al ejercicio de los derechos sexuales y
reproductivos, como a una subjetividad política no menguada por desigualdades
basadas en el sexo, el género, la sexualidad y la reproducción”. Desde este
proceso, las democracias tendrían que tender a un reconocimiento de los derechos
sexuales y reproductivos que han sido históricamente negados a las mujeres, las
lesbianas, bisexuales, entre otros grupos vulnerados.

La misma autora, en otro texto denominado Ciudadanía Sexual: derechos, cuerpos,


género e identidades (s.f.), menciona que la crítica feminista ha dado herramientas
para entender la experiencia de las mujeres a través de la “identidad”, en la cual el
cuerpo, la sexualidad y la maternidad tiene un papel destacado y a la “diversidad” de
mujeres. Esto impacta en los derechos universales, pues si bien ya están
reconocidos en diversos ordenamientos jurídicos para su goce y ejercicio,
tendremos que atender a la multiplicidad de condiciones que las atraviesan, como
por ejemplo la condición económica, la raza, la edad, la nacionalidad, la orientación
sexual, entre otras; pues estas condiciones generan demandas y necesidades
específicas para su acceso. “Afirmar que las mujeres (o las lesbianas) tienen
derechos es no solo esperar que tales derechos estén sancionados bajo la forma de
normas, sino que su respeto forme parte de las relaciones sociales y que tales
derechos puedan ser peticionados, reclamados y garantizados, cosa que solo
ocurre dentro de una comunidad política”, asegura Maffia.

La legislación mexicana es un claro ejemplo de cómo opera la ciudadanía sexual en


los cuerpos de las mujeres. México es una república federal que ha concedido cierta
soberanía y autonomía a los Estados para crear normas civiles, penales, entre
otras, que sólo apliquen en su territorio. Esta situación ha generado una gran
obstaculización pues el reconocimiento de derechos dependerá del lugar donde se
encuentren, lo que se traduce en una jerarquización de las ciudadanías. Esto resulta
de gran relevancia para entender cuál es el problema del manejo que el Estado le
ha dado a la salud reproductiva de las personas, especialmente el de las lesbianas.

En la Ciudad de México, al igual que en el resto del país, el aborto es un delito. Sin
embargo, cada Estado y la Federación contemplan causales de exclusión de
responsabilidad o de no punibilidad, que permiten que las mujeres puedan acceder
a la interrupción legal del embarazo.

Hasta la realización de la presente investigación la legislación penal vigente en la


Ciudad de México es el Código Penal para el Distrito Federal; establece en su
133
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

artículo 144 que “Aborto es la interrupción del embarazo después de la décima


segunda semana de gestación.” Es decir, que el aborto no se empieza a considerar
como un delito sino hasta la semana 13 y después de estas semanas, el artículo
148 enlista como causales de aborto: cuando el embarazo es producto de una
violación o de inseminación artificial no consentida, cuando esté en grave peligro la
salud de la mujer, cuando el producto presenta alteraciones genéticas o congénitas
que puedan poner en riesgo la sobrevivencia de éste, así como cuando sea
imprudencial.

Resulta importante hacer énfasis en la regulación de la causal de violación y de las


causales de salud, alteraciones genéticas o malformaciones.

Sobre la causal de violación, el Código Penal no establece ningún requisito para su


acceso, sin embargo, los parámetros para su operación son establecidos por la Ley
General de Víctimas, la Norma Oficial Mexicana 046 Violencia familiar, sexual y
contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención, en adelante NOM 46, y
los Lineamientos Generales de Organización y Operación de los Servicios de Salud
para la Interrupción del Embarazo en la Ciudad de México.

La Ley General de Víctimas es una norma de observancia general para todo el


territorio nacional y de carácter obligatorio para toda autoridad federal o local que
participe en procedimientos relacionados con víctimas del delito y de violaciones a
los derechos humanos. Esta norma en sus artículos 29, 30 fracción IX y 35,
establece que las instituciones de salud tanto a nivel federal, como estatal y
municipal, están obligadas a dar atención de emergencia de manera inmediata a las
víctimas de violación sexual. Entre estos servicios de atención de emergencia se
encuentra la interrupción voluntaria del embarazo y la anticoncepción de
emergencia. Complementariamente, la NOM 046, de observancia obligatoria para
todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud, establece que en los casos
de violación en los cuales exista un embarazo, éstas deberán prestar el servicio de
atención médica sin la necesidad de una denuncia. Únicamente se requiere a las
mujeres y a las adolescentes mayores de 12 años y una solicitud por escrito en la
que bajo protesta de decir verdad señalen que el embarazo es producto de una
violación. Para el caso de las menores de 12 años se requiere que estén
acompañadas de sus padres o tutores. En abril de 2018, se publicaron las
modificaciones a los Lineamientos Generales para la Organización y Operación de
los Servicios de Salud para la Interrupción del Embarazo, en los cuales se establece
como plazo para solicitar un aborto por causal violación tener 20.6 semanas de
gestación.

En cuanto a las causales de salud y alteraciones genéticas, estos nuevos


lineamientos eliminaron el plazo para realizar la interrupción; únicamente establece

134
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

como requisitos que un médico autorice el procedimiento para el caso de la causal


salud y dos para la de alteraciones médicas.

Legalmente, el derecho a la libertad reproductiva y la autonomía sobre el cuerpo de


las mujeres ha logrado consolidarse en la legislación de la Ciudad de México. Es
cierto que no se ha logrado su total despenalización y legalización, sin embargo, ya
hay un reconocimiento expreso al aborto voluntario hasta antes la semana 12 sin
que se requiera de una autorización por parte de una autoridad judicial o del
ministerio público. La norma en sí no establece estereotipos que pudieran
obstaculizar el acceso al aborto de las lesbianas y mujeres bisexuales; por lo cual es
necesario estudiar los resultados teniendo presente que es al momento de la
implementación de la norma en que se pudiera suscitar la discriminación o la
negación del derecho.

Método

El objetivo del presente artículo es visibilizar las problemáticas en relación con el


derecho a la salud de las lesbianas y mujeres bisexuales de la Ciudad de México,
particularmente el tema del aborto.

Este se ha redactado desde el derecho, la perspectiva de género y el enfoque


interseccional, derivado del perfil laboral y académico de su autora. Sin embargo, en
la realización de todo el proceso de la investigación participaron diversos perfiles
académicos que permitieron que el trabajo tuviera un enfoque multidisciplinario.

Para brindar un sustento sólido a la redacción de este artículo se recopiló


información estadística mediante un cuestionario, el cual se aplicó a un grupo de
mujeres lesbianas y bisexuales residentes de la ciudad de México.

Participantes

Los criterios de selección para las participantes de la investigación cuantitativa


fueron los siguientes:

• Mujeres que se identificaran como lesbianas y bisexuales.


• Originarias o residentes en la Ciudad de México

La muestra fue no probabilística y estuvo compuesta por 180 mujeres, de las cuales
solo 12 afirmaron haber tenido un aborto.

Respecto a las experiencias y características que se consideraron relevantes para el


presente artículo, se encontró que de las mujeres que vivieron un aborto, seis se
identifican como lesbianas y seis como bisexuales. Sus edades oscilaban entre los
135
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

18 y 54 años, el nivel de estudios va de la secundaria al posgrado. Resulta también


importante señalar que tres mujeres lesbianas y tres mujeres bisexuales trabajan o
forman parte de movimientos y organizaciones feministas, de derechos humanos o
LGBT.

Instrumento

Para la recopilación de información estadística se elaboró un cuestionario, el cual se


dividió en ocho secciones de preguntas. Para el estudio sobre el aborto, en la
sección sexta se formularon doce preguntas de las cuales, diez fueron preguntas
cerradas y dos fueron preguntas abiertas.

Respecto a las preguntas cerradas, ocho tenían formato de respuesta dicotómica (sí
o no) y dos preguntas cuyo formato de respuesta era de opción múltiple.

Resultados

Como se señaló en el apartado anterior, de las 180 mujeres lesbianas y bisexuales


que forman parte de la muestra, sólo el 6.13%, afirmaron haber tenido un aborto en
algún momento de sus vidas. Los datos que proporcionaron estas 12 mujeres se
sometieron a un análisis del contenido con la finalidad de identificar patrones en
común sobre el contexto y las condiciones en que se realizaron sus abortos.

Se encontró que dos mujeres afirmaron haber tenido abortos espontáneos, es decir,
situaciones en donde no se utilizó alguna clase de medicamento o técnica para
inducir el aborto. En cuanto a los otros diez casos, todos fueron abortos voluntarios.
También es importante destacar que, en ninguno de los casos sometidos a estudio,
el embarazo que se interrumpió fue producto de algún evento de violencia sexual.

Respecto a la incógnita de dónde están abortando las mujeres lesbianas y


bisexuales, la muestra arrojó los siguientes resultados:

• Sólo una tuvo la necesidad de emigrar del estado donde residía a la Ciudad
de México.
• Aunque, todas afirmaron contar con alguna clase de seguro médico, el lugar
al que la mayoría de las mujeres acudió a realizarse los procedimientos de
aborto fueron las clínicas privadas con 7 casos. De los 5 restantes, 3 de las
mujeres realizaron los procedimientos en sus hogares y sólo 2 acudieron a
las clínicas públicas.

En relación con el método que usaron para interrumpir el embarazo, se señaló al


aborto con medicamentos, como el método más frecuente, seguido de la aspiración

136
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

manual endotelina o AMEU y, en último lugar, el legrado con un solo caso. Estos
procedimientos en su gran mayoría recibieron asistencia médica y en un solo caso,
el procedimiento de aborto con medicamentos en una clínica pública, lo asistió un
psicólogo.

Finalmente, en ocho de los casos, las mujeres afirmaron haber contado con una red
de apoyo, integrada por sus parejas, amistades, familiares e incluso de apoyo
psicológico.

Discusión

Del análisis de los resultados, se confirma y reafirma que las lesbianas y mujeres
bisexuales residentes de la Ciudad de México están abortando. Esta muestra no
probabilística nos arrojó que todas las mujeres que abortaron lo hicieron de manera
segura, es decir, tuvieron a su alcance diversos elementos que les permitieron
someterse a este procedimiento sin poner en riesgo su vida, su salud y su libertad.

Estos datos nos permiten observar que para lograr el acceso al aborto seguro se
requiere de un contexto social y personal específico que, de no contar con él, puede
poner en riesgo a las otras lesbianas y mujeres bisexuales que no cuenten con
estas características. Entre estos factores está la organización política, debido a que
se puede apreciar que el hecho de que la mitad de los casos analizados trabajaron
o colaboraron en una organización de derechos humanos, diversidad sexual o
feminista; fue un hecho determinante en cuanto al acceso a la información que les
permitió conocer desde cual es la regulación normativa actual en la Ciudad de
México, que métodos para abortar existen y a qué lugares acudir para solicitar el
servicio. Otro factor importante es el acceso a la educación, el contar con un seguro
médico de cualquier tipo, redes de apoyo conformadas por amigas, familiares,
parejas e incluso, en varios casos contaron con apoyo psicológico.

Si el Estado no cuenta con esta información al momento de la creación de sus


políticas públicas para garantizar el aborto, el acceso continuará siendo difícil para
las mujeres. El Grupo de Información en Reproducción Elegida A.C., en su informe
de 2013 titulado Omisión e Indiferencia. Derechos Reproductivos en México,
identificó, dentro de los casos de criminalización de mujeres por aborto que
acompañó jurídicamente, algunos patrones como las condiciones económicas
precarias, nulo o poco acceso a medios de información confiable, que nos pueden
orientar para entender situaciones concretas de discriminación múltiple que pueden
marcar la diferencia entre un aborto seguro y la criminalización y afectación a su
salud de las lesbianas y mujeres bisexuales.

Entre las consecuencias que pueden existir de no contar con el apoyo, información y
oportunidades para acceder al aborto, no solo se encuentran las consecuencias de
137
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

salud física por someterse a procedimientos que pueden poner en riesgo su salud y
en casos en extremos su vida; sino que también en algunos casos tiene impactos
económicos, psicológicos y sociales que refuerzan los estigmas alrededor del
aborto.

Otra información importante que revelaron los datos fue con relación al uso de los
servicios públicos de interrupción del embarazo. Llama la atención que sólo dos
mujeres hayan optado por atenderse en clínicas públicas. Si bien esta muestra no
puede revelarnos los motivos de esta elección, la académica Rachel Rebouché en
su artículo titulado Un Enfoque Funcionalista al Derecho Comparado del Aborto
(2016) explica que, en un estudio realizado en la Ciudad de México, se evidenció
que, aunque los servicios de aborto son gratuitos, las mujeres siguen buscando
servicios privados e incluso, clandestinos, por motivos personales y molestias
burocráticas. También, para Rebecca Cook, Simone Cusack y Bernard Dickens,
académicas especializadas en temas de derechos reproductivos, en su artículo La
Estereotipación Poco Ética de la Mujer en la Salud Reproductiva (2010), consideran
que un motivo fundamental en la obstaculización o negación de los servicios de aborto es el
actuar y el trato del personal de salud, el cual puede estar basado en estereotipos, por lo
que tienen la obligación ética de capacitarse y sensibilizarse en temas de salud
reproductiva para eliminar estos estereotipos del ejercicio de su profesión.

En este sentido, resulta alarmante que en uno de los casos el método de


interrupción legal del embarazo empleado haya sido el legrado, pues la
Organización Mundial de la Salud en su guía Aborto sin riesgos: guía técnica y de
políticas para sistemas de salud, (2012), considera que el legrado es un método
anticuado pues es una técnica que tiene muchos riesgos para la salud y la vida de
las mujeres. Esto nos reafirma de la necesidad imperiosa de que los profesionales
de la salud estén en una constante actualización de las técnicas para la realización
del aborto.

Sobre el aborto con medicamentos, se considera que su alto uso y el hecho de que
sea el segundo procedimiento más utilizado, nos habla de que esta experiencia se
puede convertir en un acontecimiento privado y resulta necesario que el Estado
tome en cuenta estas experiencias, no con la finalidad de sancionar o continuar
estigmatizando a las mujeres o sus redes de apoyo, sino de lograr mejores políticas
públicas que continúen garantizando el acceso seguro al aborto.

Conclusiones

La reforma de 2007 que despenalizó el aborto hasta la semana 12 de la gestación


marcó un hito en el paradigma de la igualdad para todas las mujeres, incluidas las
lesbianas y mujeres bisexuales, ya que se realizó un reconocimiento de su derecho
a la libertad reproductiva y a la autonomía sobre sus cuerpos. Sin embargo, la
138
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

erradicación del estigma, la implementación de la norma, la difusión de información


y el acceso para todas las niñas, jóvenes y mujeres sin discriminación, son los
nuevos retos que la Ciudad de México debe cumplir, en aras de alcanzar un estado
de justicia reproductiva para todas las mujeres que la habitan.

Sobre el aborto en lesbianas y mujeres bisexuales quedan muchas dudas, como


¿Cuáles son las situaciones en las que acontecieron estos embarazos no
deseados? ¿Los abortos por causal salud, peligro de muerte contaron con los
servicios de salud necesarios para atender las complicaciones médicas que
manifestaron? ¿Fueron hostigadas, violentadas o se intentó la criminalización de
alguna de ellas? ¿Cuál es la experiencia de las lesbianas y mujeres bisexuales que
necesitan un aborto, que tienen contextos geográficos, económicos, entre otros más
vulnerables?, ¿Sabían que el aborto en la Ciudad de México está despenalizado
hasta la semana 12? ¿Por qué causas se recurren a los servicios privados? ¿Se
recurrieron también a redes de acompañamiento de aborto? ¿Viven con el estigma
de haber abortado y asumirse lesbianas o bisexuales? ¿Se invisibilizaron casos de
embarazos no deseados producto de la violencia sexual por que el agresor fue
algún familiar? ¿Las mujeres que sufrieron violaciones correctivas pudieron acceder
al aborto? De entre las 180 mujeres ¿existirían casos de mujeres que necesitaron
un aborto y no pudieron obtenerlo?

Tomando en cuenta la violencia que trae asumirse como una lesbiana y mujer
bisexual en este contexto y el estigma que rodea al aborto, consideramos que sería
necesario plantear una investigación en el futuro mediante grupos focales u otras
metodologías cualitativas, ya que son temas sensibles y que muchas veces, por la
discriminación múltiple que enfrentan estas mujeres, requieren de espacios seguros
para hablarlo. Esta información es vital, para poder hacer cruces con prácticas y
situaciones de riesgo y vulnerabilidad que enfrentan las lesbianas y bisexuales en
su día a día, y que servirían para lograr hacer una mejor planeación para la política
pública del tema.

Es muy importante rediseñar los planes de estudios en materia de educación sexual


para que permita a las niñas y adolescentes de la diversidad sexual, allegarse de
información objetiva para eliminar tabúes sobre el uso de métodos anticonceptivos y
disminuir casos de embarazo adolescente. El uso de las redes sociales podría ser
un medio efectivo para difundir la información en zonas más urbanizadas y con
acceso a internet, pero se tendrían que pensar en programas presenciales, cursos o
talleres que contemplen la situación de vulnerabilidad que enfrentan las lesbianas y
mujeres bisexuales en contextos de pobreza. También, a aquellas que pertenecen a
comunidades indígenas o religiosas y que viven en zonas rurales con o sin acceso a
servicios de salud.

139
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Se requiere que los Servicios de Salud construyan una base de datos sobre la
situación y el contexto que viven las mujeres que solicitan un aborto en la Ciudad de
México, en el cual se incluya dentro de sus categorías la orientación sexual de las
usuarias, además de sus identidades sexuales. Esta base de datos sería
fundamental para poder construir políticas públicas que permitan el acceso al aborto
en condiciones de igualdad para todas las mujeres.

Se recomienda la constante capacitación y sensibilización del personal de salud de


los servicios públicos, tanto de los servicios especializados en aborto, como de las
otras áreas, para brindar un trato e información libre de estereotipos. Así también es
necesario que esta capacitación constante tenga un enfoque interseccionales para
evitar la obstaculización o negación de los servicios de salud reproductiva a
lesbianas y mujeres bisexuales. Por otro lado, se requiere que los médicos
continuamente se estén preparando para conocer las técnicas de interrupción del
embarazo más novedosas para evitar poner en riesgo la vida y la salud de las
usuarias, por ejemplo, en el caso de aborto por medicamentos debería privilegiarse
que este pudiera realizarse en casa con acompañamiento brindado por el Estado o
redes de acompañamiento. Sería muy importante que la información sobre este
procedimiento de aborto, incluyendo la gratuidad de los medicamentos en el servicio
público, estuviera al alcance de todas y que, en algún momento, se brinden las
condiciones suficientes para que más mujeres se sientan seguras para tener
abortos en casa y que aquellas que decidan acudir a los servicios de salud reciban
un trato libre de discriminación.

Finalmente, la principal tarea del Estado y de las organizaciones feministas de la


sociedad civil, es romper con las acciones y discursos heteronormados alrededor
del aborto y darle una perspectiva que incluya a las mujeres de la diversidad sexual,
particularmente a las lesbianas y mujeres bisexuales, debido a que sólo de esta
manera se podrá consolidar un Estado democrático.

Referencias

1. Código Penal para el Distrito Federal, publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 16
de julio de 2002 última reforma de fecha 16 de junio de 2016.
2. Cook, R., Cusack, S., & Dickens, B. (2013). La estereotipación poco ética de la mujer en la
salud reproductiva. In A. Madrazo, E. Vela & C. Garibi, Discusiones sobre género, sexualidad
y derecho. Taller 2010. Ciudad de México: Fontamara.
3. Grupo de Información en Reproducción Elegida, A.C., GIRE. (2013). Omisión e Indiferencia.
Derechos Reproductivos en México. Ciudad de México.
4. Lerner, S., Guillaume, A. & Melgar, L. (2016). Realidades y falacias en torno al aborto: salud
y derechos humanos. Ciudad de México. El Colegio de México.
5. Ley General de Víctimas, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 9 de enero de
2013, última reforma de fecha 3 de enero de 2017.

140
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

6. Lineamiento Generales de Organización y Operación de los Servicios de Salud para la


Interrupción del Embarazo en la Ciudad de México, publicados en la gaceta oficial de la
Ciudad de México el 25 de abril de 2018.
7. Maffía, D. (2001), Ciudadanía sexual. Aspectos personales, legales y políticos de los
derechos reproductivos como derechos humanos. Feminiaria. Año XIV. N°26/27. Buenos
Aires.
8. Maffía, D.(s.f.), Ciudadanía Sexual: derechos, cuerpos, genero e identidades. Recuperado
de: https://es.scribd.com/document/38651817/Ciudadania-Sexual-Diana-Maffia
9. Norma Oficial Mexicana, NOM-046-SSA2-2005, Violencia familiar, sexual y contra las
mujeres. Criterios para la prevención y atención, publicada en el diario oficial de la federación
16 de junio de 2009. Última reforma de fecha 24 de marzo de 2016.
10. Organización Mundial de la Salud, OMS. (2012). Aborto sin riesgo: guía técnica y de políticas
para sistemas de salud. Montevideo.
11. Rebouché, R. (2016). Un enfoque funcionalista al derecho comparado del aborto. En Cook,
R., Erdman J., & Dickens, B. El aborto en el derecho transnacional, casos y controversias.
Ciudad de México. FCE, CIDE.
12. Robson, R. (2011). Lesbians and Abortions. New York University Review of Law & Social
Change, Vol. 35, No. 1. Recuperado de: https://ssrn.com/abstract=1822502
13. Rust, P.C. (2003). Monogamy and Polyamory: Relationship Issues for Bisexuals. En
Psychological Perspectives on Lesbian, Gay, and Bisexual Experiences. Columbia University
Press.
14. Ulrich, L. (2011). Bisexual Invisibility: Impacts and Recommendations. San Francisco, CA:
San Francisco Human Rights Commission, LGBT Advisory Committee.
15. Viteri Burbano, M. A., & Castellanos, S. (2013). Dilemas queer contemporáneos: ciudadanías
sexuales, orientalismo y subjetividades liberales. Un diálogo con Leticia Sabsay. Iconos.
Revista de Ciencias Sociales, no. 47, pp. 103-118. Recuperado en:
http://repositorio.flacsoandes.edu.ec/handle/10469/5568
MASTURBACIÓN: EL PLACER HECHO SUSURRO

María José Pineda Gómez


Brenda Cruz Rosas

Introducción

¿Cómo se llega a hablar de masturbación en una investigación de salud? La


inclusión del tema sobre masturbación en la investigación, surge a partir de
reflexionar sobre el ejercicio de la sexualidad, específicamente, las prácticas
sexuales de lesbianas y mujeres bisexuales. En la investigación precedente, se
habían limitado a las prácticas compartidas, sin embargo, no son las únicas
maneras de ejercer nuestra sexualidad y obtener placer, ejemplo de ello, la
masturbación.

Es importante no perder de vista que la sexualidad está atravesada por factores de


índole social, política, económica, religiosa y cultural. Y de esto se desprenden
discursos en torno a lo que se entiende por “derechos sexuales”, cada uno con sus
propios voceros en busca del beneficio de sus intereses.
141
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Abordar el tema nos ha llevado a cuestionar lo que se sabe, desconoce e invisibiliza


sobre el mismo y cómo esto influye en la forma en que vivimos la masturbación.

Panorama del abordaje de la sexualidad en México

En primera instancia, situarnos es relevante para la discusión sobre masturbación.


No es igual hacerlo desde la Ciudad de México, en este caso, que, desde el norte
del país, por ejemplo. Al respecto, la profesora e investigadora, Ana Amuchástegui
(2006), hace la siguiente reflexión: "la modernidad y la globalización han traído
diversidad ideológica a la escena pública del sexo en México, la misma que todavía
no hemos investigado ni comprendido en toda su complejidad."

En torno a esto, Amuchástegui (2006), identifica al menos cinco definiciones en


torno al término “sexualidad”, las cuales son:
● la moral católica del placer sexual como pecado de la carne
● el enfoque biomédico de la sexualidad como riesgo para la salud y materia de
salud pública
● el discurso sexológico de la normalización del orgasmo penetrativo
● el discurso del sexo como mercancía
● el discurso de los derechos sexuales, en particular los derechos de los
llamados «LGBTT» y en las acciones de prevención y atención al daño
sexual de mujeres y menores.

Amuchástegui (2006), resalta que, en México, el discurso predominante en cuanto a


la relación Salud-Sexualidad, es el biomédico, el cual atiende al binomio “salud
sexual y reproductiva” limitando las acciones a la anticoncepción en las mujeres,
atención al embarazo y parto, prevención y atención del cáncer cervicouterino,
infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA. Lo cual, difunde el enfoque de la
práctica sexual como riesgo para la salud e influye en las posibilidades de acceso a
los servicios, al mismo tiempo, descarta el placer erótico como elemento benéfico
para la salud.

Por otro lado, la investigadora y activista, Leonor Tiefer (1995, citada en Cerón
Hernández, 2016) señala que la sexualidad explicada en términos de salud
repercute en que el placer sexual se deposite en partes concretas del cuerpo, y a
partir de determinadas respuestas, advirtiendo, en este sentido, los peligros de
mensajes que tienden a normalizar y homogeneizar las conductas humanas en
torno a cómo debe ser experimentado el placer. Así que una propuesta alterna al
enfoque biomédico es la de la filósofa, Graciela Hierro (2003, citada en Cerón
Hernández, 2016) quien habla de una ética feminista del placer, la cual implica
autonomía, elección personal e individual y lleva al propio descubrimiento y a la
consolidación de la intersubjetividad necesaria, en los planos afectivo y erótico.
142
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

En algunos sectores de la población, hoy en día, las personas estamos más


expuestas a la diversidad de discursos sobre el cuerpo y sus placeres, favoreciendo
el surgimiento de ámbitos donde la resistencia a prescripciones sociales y la
creatividad tienen cabida, convirtiendo el campo de la sexualidad como un lugar
revitalizado y un potente ámbito de cuestionamiento hacia la cultura establecida
(Raúl Balbuena & Antonio Marquet, 2011).

De acuerdo con Judith Butler (2001), las construcciones de género cobran poder en
el proceso de apropiación de la sexualidad y el cuerpo, es decir, el papel que juega
las prácticas, significados y valores sexuales, vistas a través del lente del género,
para percibir los obstáculos y atribuciones que se plantean con relación a la
apropiación sexual y al deseo, aunque, si bien la sexualidad surge dentro de un
entramado de relaciones normativas, no es una copia de ellas.

Respecto a la masturbación, Venicia Silva & Vicente Parrini (2015) sugieren: “el
empoderamiento se vería manifestado en la medida de que las mujeres rompan con
el peso social que se le otorga a esta práctica sexual, la cual es desigual frente a lo
que se entiende como normal. A su vez, si se diera esta ruptura frente a la
estigmatización que posee el acto de masturbarse, se piensa que esto estaría
relacionado con un cambio en la concepción de la sexualidad femenina como algo
exclusivamente reproductivo y por ende, una liberación en cuanto a cómo las
mujeres entienden y desarrollan su vida sexual”. Por lo tanto, la afirmación
planteada de Rubin Gayle (1996) cobra relevancia, ya que eliminar las sexualidades
y los papeles sexuales obligatorios desde lo intra e interindividualmente sería un
camino para la apropiación de la masturbación.

La reflexión de Marta Rivas Zivy y Amuchástegui (2004), sobre el proceso subjetivo


mediante el cual las personas reconocen las posibilidades de disponer de sus
cuerpos, de su sexualidad y reproducción, otorgándose a sí mismas la autorización
para hacerlo, las lleva a pensar que, desde ahí, podrán exigir condiciones sociales,
económicas e institucionales favorables para el ejercicio de los derechos. Entonces,
el sistema de sexo/género debe ser reorganizado a través de acción política (Gayle,
1996).

Sin embargo, Rivas y Amuchástegui (2004) exponen que, en nuestra sociedad, la


defensa de los derechos sexuales por parte de los movimientos sociales como el
feminista y lésbico-gay ha debido enfrentar obstáculos (como el sexismo, la
homofobia, la consolidación de grupos religiosos y la derechización del gobierno)
para su legitimación y aceptación. Mencionan que se vuelve difícil definir los
derechos sexuales como parte de los derechos humanos en tanto el placer erótico
se perciba como un ámbito de sospecha que irrumpe de manera caótica para

143
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

desajustar las formas de relación entre las familias, los géneros y las generaciones,
y en tanto se le asocie con ideas de desorden, amenaza y hasta perversión.

En la introducción de los Principios de Yogyakarta se afirma que la vigilancia sobre


la sexualidad continúa siendo una fuerza principal detrás de la perpetuación de la
violencia basada en género y la desigualdad de género.

Ubicar el tema de la sexualidad en el terreno de la acción política y el debate ha sido


un arduo proceso, pero se han logrado importantes avances. Como ejemplo
tenemos el documento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (2017),
sobre los Derechos Sexuales y Reproductivos, en el cual, nos es imprescindible
remarcar el artículo número nueve que dice "Derecho a procurar el placer sexual:
Cualquier forma de obtener placer sexual es legítima, siempre y cuando no afecte
los derechos de los demás y sea lícita. Además, es fuente de bienestar físico,
psicológico, intelectual y espiritual".

Cobra relevancia, rescatar la propuesta de Rivas y Amuchástegui (2004) acerca de


examinar la importancia de estos procesos culturales y subjetivos para coadyuvar a
la posible construcción de una ética ciudadana de la sexualidad, con el afán de
promover la participación política de las condiciones posibles para la búsqueda del
placer. Explorando el contexto de México sobre las prácticas placenteras, es que
nos damos cuenta de la importancia de abordarlas. Para fines de esta investigación,
la preguntas en torno a la masturbación quedaron en un nivel exploratorio, y los
análisis correspondientes se hicieron en términos de frecuencias, comparación de
variables y cruces de datos, los cuales se llevaron a cabo en el programa estadístico
SPSS.

Fue una encuesta elaborada por 217 preguntas, en su mayoría, de opción múltiple,
pero también contenía preguntas abiertas, preguntas en escala dicotómica, Likert y
preguntas cerradas con opción: "sí, no, no sé, no lo había pensado".

En la sección de masturbación se hicieron 7 preguntas, de las cuales; 4 fueron


abiertas, 2 en escala Likert y 1 pregunta cerrada con opciones "sí y no".

En cuanto a la muestra, se conformó por 180 mujeres que se identificaban como


lesbianas, bisexuales, trans, otras identidades (queer, genero fluido), así como
quienes se identificaban como mujeres heterosexuales y reportaban haber tenido
intercambio sexual con otra mujer.

Del total de participantes, 170 respondieron la pregunta “¿Te masturbas?” y 10 no


respondieron. De esas 170, 159 respondieron que Sí se masturbaban y 16 dijeron
NO lo hacían. Por lo tanto, los resultados que se muestras a continuación,

144
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

corresponden a las 159 que contestaron la pregunta y que dijeron que sí


practicaban la masturbación.

Método

La encuesta fue elaborada por 217 preguntas, en su mayoría, de opción múltiple,


pero también contenía preguntas abiertas, preguntas en escala dicotómica, Likert y
preguntas cerradas con opción: "sí, no, no sé, no lo había pensado".

En la sección de masturbación se hicieron 7 preguntas, de las cuales; 4 fueron


abiertas, 2 en escala Likert y 1 pregunta cerrada con opciones "sí y no". La técnica
utilizada para la aplicación lleva por nombre "bola de nieve", consistió en empezar
con lesbianas y mujeres bisexuales cercanas a las colaboradoras y encuestadoras
del Clóset de Sor Juana.

En cuanto a la muestra, se conformó por 180 mujeres que se identificaban como


lesbianas, bisexuales, trans, otras identidades (queer, genero fluido), así como
quienes se identificaban como mujeres heterosexuales y reportaban haber tenido
intercambio sexual con otra mujer.

Del total de participantes, 170 respondieron la pregunta “¿Te masturbas?” y 10 no


respondieron. De esas 170, 159 respondieron que Sí se masturbaban y 16 dijeron
NO lo hacían. Por lo tanto, los resultados que se muestras a continuación,
corresponden a las 159 que contestaron la pregunta y que dijeron que sí
practicaban la masturbación.

Para fines de esta investigación, las preguntas en torno a la masturbación quedaron


en un nivel exploratorio, y los análisis correspondientes se hicieron en términos de
frecuencias, comparación de variables y cruces de datos, los cuales se llevaron a
cabo en el programa estadístico SPSS. El cruce de datos consistió en la agrupación
de 4 ejes:

1. Inicio y práctica de la masturbación


2. Inicio de la vida sexual
3. Cuándo se masturban, dónde se masturban y qué utilizan para masturbarse
4. Masturbación y pareja

Resultados

En la siguiente tabla presentamos las frecuencias de las primeras tres preguntas


exploratorias:

145
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Preguntas Resultados

¿Te masturbas? SÍ 88.3% NO 8.9%

¿A qué edad comenzaste a masturbarte? 12 años 13.3%


14 y 16 años 10% (c/u)
13 y 15 años 8.6% (c/u)

¿Con qué frecuencia te masturbas? A veces 48.3%


Siempre 22.2%

Subrayados están los porcentajes más altos para cada pregunta. Con ellos
comienza a vislumbrarse un perfil de nuestra población, donde la mayoría se ha
masturbado, comenzando esta actividad en un rango de edad entre los 12 y 16 años
y lo hacen con regularidad.

El cruce de datos consistió en la agrupación de 4 ejes:

· Inicio y práctica de la masturbación


· Inicio de la vida sexual
· Cuándo, dónde y qué utilizan para masturbarse
· Masturbación y pareja

Para el primer análisis, se hizo el cruce en cuanto a edad actual, edad de inicio de
masturbación y si en la actualidad practican la masturbación, esto para tener un
comparativo entre generaciones, para ello se hicieron rangos con la edad en la que
comenzaron a masturbarse: 5-10 años, 11-15 años, 16-20 años y 21-25 años. Los
resultados fueron los siguientes:

146
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Como se observa en la gráfica, el rango de edad en el que más mujeres (que


actualmente se masturban) comenzaron la actividad, es entre los 11 y los 15 años y
el rango en el que menos mujeres comenzaron a masturbarse fue entre los 21 y los
25 años.

Por otro lado, la mayoría de las mujeres que declaran masturbarse actualmente,
cuentan con un rango de edad de entre 18 a 25 años.

Es importante resaltar la presencia de 3 casos en los que las participantes reportan


haber comenzado la masturbación a los 5 años y 5 casos que reportaron comenzar
a los 6 años.

En el segundo análisis se comparó la edad de la primera relación sexual con


mujeres cisgénero, hombres cisgénero, mujeres trans, hombres trans e
intersexuales con la edad en la que las participantes comenzaron la masturbación,
esto con la intención de observar las diferencias o similitudes en el momento en que
ocurren estas prácticas. A continuación, los resultados:

En la primera columna se ordenaron las edades de comienzo de la masturbación en


forma descendente (de arriba hacia abajo), comenzando con la más frecuente y
terminando con la menos frecuente. Asimismo, en las otras columnas, la edad que

147
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

aparece primero es la que tuvo mayor frecuencia en cuanto al inicio del intercambio
sexual con personas de las identidades ahí indicadas.

Como se observa, la práctica de la masturbación no está del todo alejada del


comienzo de las prácticas sexuales compartidas, sin embargo, la masturbación sí
comienza a una edad más temprana.

En tercer lugar, se cruzaron los datos que reportaban las características de la


práctica de la masturbación, es decir, las respuestas de las preguntas; cuándo,
dónde y qué utilizan para masturbarse. Dando como resultado las siguientes
combinaciones:

Estas tres combinaciones fueron las más frecuentes, pero también había otras
opciones tanto de lugares, momentos y lo utilizado para masturbarse. En lugares, se
mencionó la ducha (2 casos) y la escuela (2 casos). Referente a los momentos,
aparecieron en una ocasión las opciones: "antes de dormir", "cuando estoy
estresada" o "trayectos del transporte". Por último, en lo utilizado para esta práctica
se mencionaron verduras, películas, almohadas, asientos y sábanas. Permitiendo
observar que, aunque aparecen diversas opciones en los tres rubros, las
combinaciones con mayor frecuencia incluyen lugares, momentos y utensilios
comunes.

En el cuarto eje, se dejó en individual y en términos de frecuencias, la pregunta


“Cuando tienes pareja, la frecuencia…” con opciones de respuesta “aumenta, se
mantiene, disminuye, se inhibe”. Lo que se obtuvo fue:

148
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Hacemos énfasis en el dato con mayor frecuencia y en que las opciones de


"aumenta" y "se inhibe" (que son totalmente opuestas), no presentan una diferencia
tan marcada. Consideramos que, para fines del artículo, era conveniente no cruzar
esta información con otros datos. En su lugar, hacemos una sugerencia para
profundizar el abordaje de esta situación.

Discusión

Mediante las primeras tres preguntas exploratorias obtuvimos un panorama general


sobre la práctica de la masturbación en nuestra población. Resulta interesante que
más del 80% de las participantes reportan que se masturban, y en cuanto a la
frecuencia de ésta, cabe resaltar que al juntar las respuestas “siempre” y “a veces”
me masturbo, representan poco más del 70% de quienes contestaron que sí se
masturban. Ambos resultados, son relevantes ya que rompen con los mitos sobre la
masturbación de las mujeres asociados a que no se práctica y si se practica, su
frecuencia es baja. Consideramos que en próximas investigaciones puede
ahondarse en esta información, dado que ¿cómo se entiende el “siempre”, “a
veces”, “casi nunca” y “nunca”?

Continuando con el primer cruce de datos, encontramos que los rangos de edad
donde comienza la masturbación coinciden con la transición de la niñez a la
adolescencia, es decir, 10-12 años. Comparando este dato con la edad actual que
tienen las participantes, resulta interesante que sea entre los 18 y 25 años porque
es un indicador de las consecuencias en una generación de mujeres jóvenes que
han sido testigo o beneficiarias de lo que han traído las luchas por los derechos
sexuales de las mujeres, específicamente, de las luchas lesbo-feministas.

Sin embargo, en cuanto a los datos fuera de estos rangos, valdría la pena
profundizar, tanto los casos de 5 y 6 años como los de 20 a 25 años. Justo porque
son casos que se van al extremo del rango mencionado con anterioridad, nos
surgen dudas sobre cuáles eran sus pensamientos en torno a la práctica o, si fue
después cuando se identificó la masturbación (en los casos de 5 y 6 años). En

149
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

cuanto a los segundos, podrían considerarse tardíos, pero no podemos inferir


mucho. Esta situación nos hace reflexionar sobre la forma en la que se investiga la
masturbación y si convendría el uso de técnicas mixtas más que sólo cuantitativas o
cualitativas.

Los siguientes datos resultan más ilustrativos. Las frecuencias mayores del inicio de
la masturbación en comparación con las de la primera relación sexual no están tan
distantes. Sin embargo, cabe resaltar que el inicio de la masturbación se presenta a
una edad más temprana y, revisando nuestra educación sexual, tanto en medios de
comunicación, en la familia y en los servicios médicos, consideran que se tiene una
vida sexual “activa” o que ha iniciado su vida sexual cuando ejerces prácticas
sexuales con alguien más, específicamente, el coito. Lo que nos lleva a retomar el
planteamiento de Rivas y Amuchástegui (2004) sobre que, tanto el cristianismo
como la modernidad ofrecen códigos morales que son prescriptivos, más que
propositivos –aunque con diferentes contenidos y modalidades– respecto a los
placeres y la relación con el cuerpo. En este proceso “la sexualidad” ha sido
construida en Occidente como sinónimo de coito vaginal.

Esto ayuda a invisibilizar las prácticas sexuales no coitales e individuales y a


reforzar la idea de que el inicio de la vida sexual se da cuando hay encuentros
sexuales con alguien más, pero ¿qué tan real es esto?, ¿la masturbación no es el
inicio de la vida sexual porque no valen las prácticas individuales con el único fin de
obtener placer? ¿quiénes vemos el placer como un derecho? Tenemos presente
que la sexualidad está condicionada por la época en que vivimos, formamos parte
de una generación que ha tenido más acceso a la información sobre cómo ejercer
nuestra sexualidad, consideramos que el placer y el auto conocimiento son los
pilares para tener una vida sexual placentera, pero aun cuando se habla más y con
libertad sobre ella, es una práctica que seguimos haciendo en secreto. Sin duda, en
la sexualidad se seguirán teniendo y creando silencios socioculturales

Los 61 casos reflejados en la combinación habitación, tengo ganas y mano distan


bastante de los 20 casos en la combinación habitación, noche y mano. Ni sumando
los 19 casos de habitación, tengo ganas y juguetes sexuales se logra superar a los
primeros.

Nos es importante aclarar que las preguntas ¿Cuándo te masturbas? ¿En dónde lo
haces? y ¿Qué utilizas?, fueron abiertas, por lo que, mirando las respuestas y la
combinación con mayor frecuencia, donde utilizan la mano, lo hacen cuando tienen
ganas y en su habitación, se percibe el reflejo de una práctica estereotipada.

Ahora, hay que mencionar que la respuesta “tengo ganas” en realidad se puede
prestar a diversas interpretaciones, valdría la pena que, en preguntas como esta,
sería adecuado pedir una respuesta más específica para saber a qué se refieren y
150
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

evitar inferencias. A propósito de la respuesta “mano” nos surge la duda de si en


realidad es lo que más se usa o si no se identifican otras formas que acompañan el
momento, es decir, pensamientos, imaginación, estímulos no tangibles. Sobre la
respuesta “en mi habitación”, da cuenta de que se práctica en un espacio privado y
“permitido” socialmente, igual que las prácticas compartidas.

Consideramos que para esta sección también haría falta profundizar con preguntas
como: ¿qué la motiva para hacerlo en la habitación?, ¿le gustaría hacerlo en otros
lugares? ¿cuáles? y ¿qué le impide hacerlo? O ¿qué pasa con las mujeres que no
tienen una habitación propia?, ¿se ve eso como una limitante para la
masturbación?, ¿qué lugares son su alternativa? ¿en qué momentos?, aunque, hay
que tener cuidado de no caer en la búsqueda de la "receta paso a paso" de cómo
debe realizarse la masturbación, sino dar cuenta de la diversidad que existe en la
masturbación, profundizar en ella, porque creemos que tiene vertientes inteligibles
que irrumpen el orden, y así enriquecer las prácticas, con el fin de que resulten
placenteras para quienes decidan masturbarse. Al mismo tiempo, brindaría
información detallada que podría usarse en la elaboración de propuestas de higiene
para el cuidado de la salud.

Para el análisis de “Cuándo tienes pareja, la frecuencia…” con opciones de


respuesta “aumenta, permanece, disminuye, se inhibe”, resulta limitante tener la
pregunta en términos tan generales y ninguna otra que la complemente. Por
ejemplo, añadir una pregunta abierta para que se expongan los motivos por los
cuales eligieron la respuesta que hayan elegido (aumenta, se mantiene, disminuye,
se inhibe). Sin embargo, ya los datos de esta pregunta son llamativos. Por un lado,
tenemos la respuesta con mayor frecuencia que fue “disminuye” (36%), haciendo
especulaciones, podríamos pensar en los significados que tienen para ellas la
masturbación, por ejemplo, que la masturbación sólo es una opción mientras no se
tiene pareja sexual, o simplemente ya no sea llamativa porque resultan más
placenteras las prácticas compartidas. Estas especulaciones las basamos en estos
discursos mencionados anteriormente, donde los factores políticos, religiosos,
médicos, o sexológicos, influyen en definir cuál es la “sexualidad buena”, sus límites
y cuando ya es una patología.

Pero no sólo es interesante profundizar en esa opción, ya que la respuesta “se


mantiene” también tiene un porcentaje considerable y averiguar qué motivos se
mueven en esa situación enriquecería el tema.

Atendiendo a las respuestas “aumenta” (10%) y “se inhibe” (8.9%), vemos que se
encuentran en los extremos y obtuvieron como diferencia el porcentaje de 1.1%.
Para ampliar el entendimiento de estos resultados, los detalles se vuelven valiosos y
es que, si bien ya se ha hecho mención a los efectos favorables que trae la práctica

151
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

de la masturbación, hace falta profundizar en las experiencias de quienes ya lo


hacen, más allá de las opciones que aquí se ofrecían.

Por ejemplo, en 2016, la comunicóloga y psicóloga social Cyntia Cerón Hernández


trabajó en su investigación: "La configuración y significados del placer sexual y
erótico en mujeres universitarias de la Ciudad de México" con mujeres cisgénero
que se identificaban como heterosexuales y reporta este interesante hallazgo con
relación a la práctica de la masturbación:

"La masturbación en estas mujeres se acepta y asume como práctica de


autoconocimiento y, en línea a lo planteado por la sexología, como vía para
aprender a disfrutar la relación sexual con la pareja heterosexual, y poder expresarle
al otro el deseo propio. Para las participantes, se trata de una estrategia para perder
el miedo en el proceso de descubrir el sexo y su cuerpo; sólo algunas mencionaron
realizarla como práctica autoerótica. Sin embargo, la frecuencia de esta práctica se
ponía al límite con una conducta enferma en ambos sexos, como si fuera una
incapacidad de controlar el deseo."

Sería interesante revisar con mayor profundidad qué pasa con mujeres que tienen
una orientación sexual y/o identidad de género distintas a la reportada en el estudio,
en cuanto a su vivencia de la masturbación, así, los datos obtenidos en nuestra
investigación, cobrarían mayor sentido.

En la búsqueda de material que pudiera ampliar nuestro conocimiento y


aportaciones sobre el tema, en el ámbito de la investigación, no encontramos gran
variedad de estudios que aborden como tal, la masturbación. Los que hay, tienen
muestras de mujeres y hombres, son exploratorios, han usado como instrumentos
escalas de actitudes y encuestas con preguntas cerradas. Por lo que vale la pena
mencionar la tesis de Venicia Silva Vidal y Vicente Parrini Areco (2015), quienes
recabaron información detallada a través de entrevistas semiestructuradas que
realizaron a 16 mujeres, pertenecientes a dos generaciones (54 y 63 años, 20 y 29
años) lo que les permitió comparar la percepción y vivencia de cada una respecto a
la masturbación, antes y después de la dictadura chilena. Fue una muestra no
probabilística, podían ser heterosexuales u homosexuales. Las entrevistadas
experimentaron esta práctica después de haber tenido relaciones sexuales, por lo
que en general, estas la perciben como un sustituto del sexo en pareja, como algo a
lo que recurren en casos de necesidad, antes de que como una forma distinta de
vivir su sexualidad. Recordemos, en nuestras participantes obtuvimos un porcentaje
mayor en la respuesta “disminuye la frecuencia de la masturbación cuando se tiene
pareja”, ¿será que nuestras participantes también perciben la masturbación como
un sustituto del sexo en pareja?

152
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

“Los valores morales cambiaron entre las dos generaciones, lo que llevó a pensar
que, en ese entonces, la preocupación iba más ligada al cuidado personal antes que
a la restricción del placer, así, el conocimiento sexual podría ser un factor que
influyó en la práctica de la masturbación. Que estas mujeres se masturben dice algo
sobre como la generación se ha empoderado con su cuerpo y es cada vez más
capaz de decidir cómo y con quién quieren compartir su intimidad”. Su
cuestionamiento final (¿hasta qué punto los cambios en la masturbación son sólo
"empoderamiento"? o bien ¿son producto de un cambio en el discurso de la
sociedad con respecto a este tema?) pone en nuestra imaginación, los posibles
campos de análisis en nuestra sociedad, en nuestras realidades. Nos obliga a
pensar qué pasa con nuestras participantes.

Por otro lado, en 2011, el psicólogo José Moral de la Rubia, realizó una
investigación con universitarios (muestra incidental de 395 estudiantes constituida
por 328 mujeres y 67 hombres). Uno de los resultados fue que, a mayor frecuencia
de masturbación, mayor aceptación de la sexualidad, pero las actitudes carecen de
potencia predictiva. También se observó que, a menor frecuencia de masturbación,
mayor religiosidad, pero esta variable sólo alcanza potencia explicativa, al no
incluirse el género. En la investigación realizada por el Clóset de Sor Juana A.C, no
se incluyeron preguntas relacionadas a la religiosidad de las participantes,
consideramos que en futuras investigaciones sería importante incluirlas, porque
servirían para contextualizar aún más la información.
Conclusiones

Estuvimos involucradas en la elaboración de la encuesta, gracias a ello, sabemos


que fue la última sección en ser agregada (¿qué tan invisible era?).
Afortunadamente se introdujo en una reunión, sin embargo, durante el análisis nos
dimos cuenta de que en este tema las preguntas fueron pocas, permitiendo tener
sólo un breve panorama acerca de lo que implica la masturbación en lesbianas y
mujeres bisexuales residentes en la capital.

Tenemos más preguntas que interpretaciones y es que ¿cómo llegamos a saber de


la masturbación? ¿qué se sabe? ¿cómo se aprende? ¿qué implica practicarla?
¿cómo pueden hablar sobre ella los profesionales? ¿cómo hablan? ¿qué
profesionales? ¿a quién se puede acudir para saber más sobre el placer? ¿a quién
se acude? ¿qué importancia tiene para las mujeres? ¿cuál es la importancia de la
masturbación en los derechos sexuales? ¿a qué se debe que haya mujeres que no
la practiquen? ¿cómo es la experiencia de las que sí se masturban? Cómo es
percibida y ejercida por mujeres no heterosexuales que se encuentran en otras
condiciones económicas, sociales y demás. Lo que sabemos, ¿lo compartimos?
¿Las formas de masturbación tienen relación con la manera de compartir relaciones
sexuales con otras personas? ¿cuál? ¿cómo influyen las instituciones en el
aprendizaje de la masturbación? ¿la satisfacción sexual es primordial? ¿cuánto
153
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

nuestros deseos son moldeados? Esperamos, estas interrogantes sirvan para las
personas que tengan oportunidad de leer el presente artículo, y que mejor, les sirva
como guía en la elaboración de investigaciones sobre derechos sexuales de
lesbianas, mujeres bisexuales y no heterosexuales.

Vivimos en una época demandante para la población LB, y es que, con la cantidad
de información que se comparte en charlas, talleres, conversatorios, infografías,
eventos académicos, políticos y sociales (por mencionar algunos) acerca de la
sexualidad, se puede caer en un discurso en el que ahora la masturbación se
convierte en una demanda social, es decir, si eres lesbiana o mujer bisexual ‘debes’
ser experta y masturbarte porque se está en la era de la libertad sexual.

Que este sea el inicio de investigaciones con interés de conocer y comprender


prácticas y significados alternativos que desarmen la universalidad del cómo nos
masturbarnos, es una de nuestras propuestas. La promoción, defensa y existencia
de más proyectos académicos con perspectiva de género, defensa de derechos
sexuales, lucha contra la discriminación y la violencia, es una de nuestras ilusiones.

Referencias

1. Amuchástegui Herrera, A., & Rivas Zivy, M. (2004). Los procesos de apropiación subjetiva de
los derechos sexuales: notas para la discusión. Estudios Demográficos y Urbanos., 543-597.
2. Amuchásteguí, A. (2006). Procesos subjetivos de ciudadanía sexual en México:
heteronormatividad y salud. En C. Cáceres, G. Careaga, T. Frasca, & M. Pecheny, Sexualidad,
Estigma y Derechos Humanos. Desafíos para el acceso a la salud en América Latina. (pág.
396). Lima: Universidad Peruana Cayetano Heredia. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/257654947_Sexualidad_estigma_y_derechos_human
os_Desafios_para_el_acceso_a_la_salud_en_America_Latina?enrichId=rgreq-
2e5e1a4249a229cdd22cc87a19431c1a-
XXX&enrichSource=Y292ZXJQYWdlOzI1NzY1NDk0NztBUzo5ODQ1OTAyMTQ3OTkzOUAxN
DAwNDg1ODY4NjY1&el=1_x_2&_esc=publicationCoverPdf
3. Balbuena, R., & Marquet, A. (2011, p.9). Hegemonía y desestabilización: diez reflexiones en el
campo de la cultura y la sexualidad. México, DF.: Ediciones Eón: Fundación Arcoiris.
4. Butler, J. (2001). El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. México:
Páidos-PUEG, UNAM.
5. Cerón Hernández, C. (2016). La configuración y significados del placer sexual y erótico en
mujeres universitarias de la Ciudad de México. Sexualidad, Salud y Sociedad. Revista
Latinoamericana, 73-102. Recuperado de: http://www.scielo.br/pdf/sess/n22/1984-6487-sess-
22-00073.pdf
6. Gayle, R. (1996). El tráfico de mujeres: notas sobre la economía política del sexo. En S.
Bourque, J. Butler, J. Conway, S. Cucchiari, M. Lamas, S. Ortner, H. Whitehead, El género: la
construcción cultural de la diferencia sexual. (pág. 367). México: Porrúa.
7. Humanos, C. N. (Agosto de 2017). Derechos sexuales y reproductivos. Un asunto de Derechos
Humanos. Ciudad de México: Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Recuperado de:
http://appweb.cndh.org.mx/biblioteca/archivos/pdfs/Derechos-Sexuales-Reproductivos.pdf
8. Moral de la Rubia, J. (2011). Predicción de la frecuencia de masturbación en estudiantes
universitarios. Revista Interamericana de Psicología, Vol. 45, Num. 1, pp 77-86.

154
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

9. Parrini, A. V., & Silva Vidal, V. (2015). Tesis de grado. Masturbación femenina: continuidades y
diferencias entre dos generaciones de mujeres chilenas. Recuperado de:
http://observatoriodesigualdades.icso.cl/wp-content/uploads/TESIS-FINAL-listo-para-empastar-
venicia-silva-vicente-parrini.pdf
10. Silva Vidal, V., & Parrini, A. V. (3 de Mayo de 2015). Masturbación femenina: continuidades y
diferencias entre dos generaciones de mujeres chilenas. Recuperado de Tesis de grado:
http://observatoriodesigualdades.icso.cl/wp-content/uploads/TESIS-FINAL-listo-para-empastar-
venicia-silva-vicente-parrini.pdf
11. Yogyakarta, I. a. (2006). Principios de Yogyakarta. Recuperado de:
http://yogyakartaprinciples.org/principles-sp/about/

SOBRE LAS AUTORAS

Laura Guadalupe Chavira Razo


155
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Médica por parte de la Universidad de Guadalajara, Maestra en Ciencias en


Sistemas de Salud por parte de la Escuela de Salud Pública de México. En 2010
trabajó en la atención clínica a personas que viven con VIH. En 2013 trabajó como
consultora en los servicios de salud del estado de Puebla. Desde 2014 hasta la
fecha ha colaborado en la Dirección de Economía del Instituto Nacional de Salud
Pública en el diseño, implementación, análisis y divulgación científica de 13
proyectos de investigación llevados a cabo en México, Brasil, Nigeria y Estados
Unidos, de los cuales cinco están vigentes actualmente. Dichos proyectos son en su
mayoría relacionados con personas que viven con VIH, aunque también trabajó en
proyectos sobre acceso a servicios de salud en jóvenes migrantes, prevención del
embarazo en adolescentes y mejora en los hábitos de alimentación en mujeres
mexicanas y sus familias. Cuenta con amplia experiencia en conducir estudios de
métodos mixtos y, actualmente, se enfoca en aplicar herramientas de diseño
centradas en los y las usuarias para crear intervenciones en salud pública. Sus
temas de interés son el uso de la evidencia científica y herramientas del área de la
gerencia y los negocios, para el diseño e implementación de intervenciones y
productos útiles para la solución de problemas en salud pública y la operación
eficiente de los sistemas de salud. También, es una mujer lesbiana que disfruta la
lectura y aprender nuevos deportes, le encanta la comida, la playa y viajar con su
esposa.

Zafiro del Carmen Andrade Romo


Médica Cirujana y Partera por la Universidad de Guadalajara. Maestra en Ciencias
en Sistemas de Salud por parte de la Escuela de Salud Pública de México en 2013.
De diciembre 2013 a mayo de 2014 fue jefa del Departamento de Salud
Reproductiva del estado de Puebla. Desde el 2014 trabaja en el Instituto Nacional
de Salud Pública en la Dirección de Economía. Ha participado en proyectos de
investigación en VIH/SIDA, salud reproductiva, migración y poblaciones vulnerables
(hombres que tienen sexo con hombres, adolescentes y mujeres migrantes
deportadas). Tiene experiencia en estudios de métodos mixtos, diseño de
intervenciones, coordinación de ensayos clínicos y estudios de factibilidad. Desde
2017 es la coordinadora y co-investigadora de un ensayo clínico, controlado,
aleatorizado, multicéntrico de una intervención para mejorar la adherencia al
tratamiento antirretroviral en hombres que tienen sexo con hombres que viven con
VIH en México. Se identifica como una mujer lesbiana, tapatía, feminista, felizmente
casada con una mujer hermosa y creativa con quien está desde hace 9 años. Le
gusta mucho cocinar para sus amigos y familia, perderse en la naturaleza, viajar,
cuidar de sus plantas y su pasión es comprender el mundo y necesidades de
diferentes poblaciones, incluida la suya.

Tania Esmeralda Rocha Sánchez


Doctora en Psicología Social Trabaja como profesora e investigadora de tiempo
completo en la Facultad de Psicología. Es investigadora nacional Nivel 2.
156
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Coordinadora del grupo de Investigación de Estudios de Género y Sexualidad en la


Facultad de Psicología. Reconocida conferencista en diversos foros sobre temas
como: autonomía y empoderamiento de las mujeres, cultura de género y
desigualdad, género y salud mental, familias y diversidad sexual, masculinidades,
género y sexualidad. Dirige el proyecto de investigación "Familias x igual".
Acreedora del Premio Ciudad Capital Heberto Castillo 2012 otorgado por el
Gobierno de la CDMX, y la Distinción Universidad Nacional Para Jóvenes
Académicas en 2013 por Docencia y en 2017 por investigación en Ciencias
Sociales. Ha colaborado en diversas instituciones educativas y gubernamentales
para la implementación de la perspectiva de género (CONADE, UNAM,
SECRETARÍA DE SALUD, OBSERVATORIO DE GÉNERO EN SAN LUIS POTOSÍ,
UNIVERSIDAD DE DURANGO, UNICACH, ETC.).

Claudia Ivette Navarro Corona


Lesbiana Feminista. Doctora en Psicología, con Diplomado en Diversidad Sexual.
Trabaja como profesora en la Facultad de Psicología, de la UNAM y en la
Universidad Iberoamericana. Colaboradora del grupo de Investigación de Estudios
de Género y Sexualidad en la Facultad de Psicología. Es cofundadora de la
Consultoría Vibra Violeta. Ha recibido tres premios, en el 2015 la Medalla
Omecihuatl otorgada por el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal “por su
destacada participación en la educación, las artes, la cultura y el deporte que inspire
e impacte en el desarrollo y empoderamiento de las mujeres”, en el 2016 el Premio
a la Juventud de la CDMX en la promoción y defensa de derechos humanos, y en el
2017, el Premio Estudiantil Ignacio Martín Baró en la categoría Post Grado. Ha
colaborado con distintas organizaciones de la sociedad civil entre ellas el Instituto
Mexicano de Investigación en Familia y Población, A.C., Ampara A.C., Musas de
metal, grupo de mujeres gay A.C., el Closet de Sor Juana y Fundación Arcoiris.
Especialista en Género, Sexualidad, Diversidad Sexual, Derechos Humanos y,
Derechos Sexuales y Reproductivos.

Sinayini Ruiz Aguilar


Lesbiana, feminista, defensora de derechos humanos. Estudió en la Facultad de
Psicología de la UNAM. Se ha especializado en temáticas relacionadas al género la
educación de la sexualidad y los derechos humanos. Ha colaborado con distintas
organizaciones y colectivas realizando tareas de facilitación de actividades de
educación, investigación y prevención primaria.

Josefina A. Valencia Toledano


Lesbiana Feminista. Su trabajo se ha centrado en la Sexualidad, el Género, los
Derechos Humanos, el Desarrollo Sustentable y la Participación Política de las

157
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

lesbianas. Estudió psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México.


Cuenta con diplomados y especialidades en Feminismo en América Latina, Políticas
Públicas Ambientales, Sistema Universal e Interamericano de Derechos Humanos y
sobre Sexualidad, Género y Derechos Humanos. Ha sido seleccionada en
formaciones de feministas del sur global por parte de Creating Resources for
Empowerment, CREA en 2014 y Development Alternatives with Women for a New
Era en 2016. Inició su colaboración en temas de salud y sexualidad en el Clóset de
Sor Juana con la investigación ‘Lesbianas Frente al VIH’ y en 2014 recibió el premio
‘Buenas prácticas y abordajes innovadores sobre género, mujeres jóvenes y vih en
américa latina’ por parte de ONUSIDA y Development Connections por su trabajo
sobre derecho a la salud de las lesbianas y mujeres bisexuales. Coordinó el Clóset
de Sor Juana del 2013 a marzo del 2018 y fue Co-secretaria Regional para América
Latina y el Caribe de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales,
Trans e Intersexuales del 2014 al 2017. Actualmente dedica su trabajo de
investigación a estudiar las Dinámicas de Violencia en Parejas Lésbicas, es
integrante de la Asamblea Consultiva del Consejo para Prevenir y Eliminar la
Discriminación de la Ciudad de México y colabora con el Frente por la Libertad de
Expresión y la Protesta Social.
Yolanda Molina Reyes
Lesbiana, feminista y abogada especialista en género y derecho por la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha realizado estudios de derecho
humanitario internacional y derechos humanos en el American University e
investigación feminista en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en
Ciencias y Humanidades de la UNAM. Actualmente trabaja en el Grupo de
Información en Reproducción Elegida (GIRE), asociación con 26 años de
experiencia en la defensa de los derechos reproductivos de las mujeres, como
abogada de documentación y litigio de casos. En Hidalgo, ha colaborado con
México Igualitario en la defensa de casos a violaciones a los derechos de la
diversidad sexual e impulsando la estrategia jurídica para el reconocimiento del
matrimonio igualitario. Fundó junto con sus amigas, la Colectiva de Mujeres
Diversas, primera colectiva de mujeres lesbianas de Hidalgo, que trabaja por la
visibilización y reconocimiento de los derechos humanos de las lesbianas.

Brenda Cruz Rosas


Psicóloga, bailadora de flamenco y amante del matcha. Estudió la licenciatura en
Psicología en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de
México, con orientación en el área clínica, social y educativa. Colaboró en el Centro
Terapéutico Contra la Violencia, A.C. como co-terapeuta, impartiendo talleres sobre
emociones, violencia en el noviazgo y prevención de abuso sexual infantil, así como
en la divulgación del trabajo de la asociación. Actualmente, colabora en el Clóset de
Sor Juana, A.C. en el área de servicio social en investigación, y en Flamencalli, A.C.
como docente de danza flamenca, a la par que recorre su camino hacia la titulación.
158
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

María José Pineda Gómez


Estudiante de la licenciatura en Psicología Social en la Universidad Autónoma
Metropolitana, unidad Iztapalapa. Para titularse, realiza su tesis sobre roles de
género en padres y madres de familia. La perspectiva de género logró atraparle
mientras hacía una estancia académica en Lima, Perú. Por ello, buscó ser
prestadora de servicio social en El Clóset de Sor Juana A.C, y lo logró, durante el
período agosto 2017 - mayo 2018. Ha tenido el privilegio de alternar sus intereses
académicos con su pasión por bailar lejos del suelo. Orgullosamente, bailarina de
danza aérea y fiel consumidora de chocolate.

ENCUESTADORA: FECHA: LUGAR: FOLIO:

159
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

Esta encuesta es para conocer las determinantes sociales y los factores de riesgo que vivimos las mujeres
lesbianas, bisexuales y no heterosexuales frente a las infecciones de transmisión sexual, así como para
conocer los servicios de salud a los que acudimos, te agradecemos responder con la mayor sinceridad
posible, toda tu información será anónima y se usará sólo para fines de investigación.
I. DATOS GENERALES 1. Edad:

2. Ocupación: 3. Delegación/Municipio: 4. Estado de origen: 5. Años de residencia


en la CDMX:_____
No Aplica (NA)
6. Escolaridad: 1. Ninguna 2. Primaria 3. Secundaria 4. Preparatoria 5. Técnica 6. Licenciatura 7. Posgrado
7. Estado Civil: 1. Soltera 2. Casada 3. Unión Libre 4. Divorciada 5. Viuda
8. Te identificas como: 1. Lesbiana 2. Bisexual 3. Heterosexual 4. Mujer Trans 5. Otro:
II. DISCRIMINACIÓN
¿En cuál de los siguientes ámbitos estás o estabas fuera del clóset?
1. Familiar 2. Escolar 3. Laboral 4. Vecinos/as
1. Nuclear 1. Amigos/as 1. 1.Todos/as 2.Alguno
2. Extensa 2.Profesores/as Compañeros/as 2.Jefe/a s/as 3. Nadie 4.
3. Nadie 3. Nadie 4. N/A 3. Nadie 4. N/A N/A

III.ORGANIZACIÓN SOCIAL
1. ¿Participas o has participado en alguna organización como partido político, 2. NO (pasa
1. SÍ
ONG, sindicato, etc.? a salud)
2. ¿Qué tipo de 1. Partido 5. Movimiento 6.Otro:
2. ONG 3. Sindicato 4. Colectivo
organización? político estudiantil

3. ¿Qué tipo de causa o 2. 3. Derechos 4. Derechos


1.Lésbica 5.Feminista 6. Otra:
agenda? LGBTI Sex y Rep humanos

IV. SALUD
1. ¿Tienes perforaciones y/o tatuajes? 1. SÍ 2. NO
2. En caso afirmativo, ¿lo realizaste en un establecimiento certificado? 1. SÍ 2. NO
3. ¿Con qué frecuencia consumes alcohol? 1. Nunca 2. Casi nunca 3. A veces 4. Frecuentemente
4. ¿Cuántas copas consumes en un día de consumo
1. 1 o 2 2. 3 o 4 3. 5 o 6 4. 7 o más
normal?
5. ¿Con qué frecuencia consumes tabaco? 1. Nunca 2. Casi nunca 3. A veces 4. Frecuentemente
4. Una cajetilla o
6. ¿Cuántos cigarros fuma al día? 1. 1 o 3 2. 4 o 6 3. 7 o más
más
7. ¿Consumes algún otro tipo de droga?, ¿cuál?: 1. Nunca 2. Casi nunca 3. A veces 4. Frecuentemente
8. ¿Con qué frecuencia haber consumido sustancias le
1.Nunca 2. Casi nunca 3. A veces 4. Frecuentemente
ha impedido realizar sus actividades cotidianas?
9. ¿Utilizas el consumo de alguna de estas sustancias
1. Nunca 2. Casi nunca 3. A veces 4. Frecuentemente
para facilitar tu actividad sexual?

160
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

10. ¿Con cuál de los siguientes servicios médicos cuentas?

4. Seguro
1. IMSS 1. SÍ 2. NO 1. SÍ 2. NO
Escolar
2. ISSSTE 1. SÍ 2. NO 5. Privado 1. SÍ 2. NO
3. Seguro Popular 1. SÍ 2. NO 6. Ninguno

7. Otro: (anotar)

11. ¿Alguno lo obtienes por derecho conyugal? 1.Sí 2. No 3. Público 4. Privado


12. ¿Usas algún tipo de medicina alternativa?

13. ¿Cuál? (anotar)

14. ¿Por qué?

15. Cuando requieres servicios ginecológicos, ¿a cuál


acudes? 1. Privado 2. Público 3. NO asisto

16. ¿Por qué?

17. ¿Generalmente acudes sola? 1.SÍ 2. NO


18. En las consultas ginecológicas ¿te sientes en libertad de hablar sobre tu sexualidad? 1. SÍ 2. NO
19. ¿Revelas tu identidad sexual en los servicios médicos ginecológicos a los que asistes? 1. SÍ 2. NO
20. ¿Has sido discriminada por tu identidad sexual en los servicios de salud? 1. SÍ 2. NO
21. Por tu orientación sexual ¿Has enfrentado alguna de las siguientes situaciones en los servicios médicos?
22. Malos tratos 1. Siempre 2. A veces 3. Casi nunca 4. Nunca
23. Información insuficiente 1. Siempre 2. A veces 3. Casi nunca 4. Nunca
24. Información errónea 1. Siempre 2. A veces 3. Casi nunca 4. Nunca
25. Negación de servicio 1. Siempre 2. A veces 3. Casi nunca 4. Nunca
26. Omisión de tu identidad 1. Siempre 2. A veces 3. Casi nunca 4. Nunca

27. Otro (anotar)

161
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

162
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

163
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

164
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

165
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

166
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

167
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

168
Derecho a la salud, derecho de todas: aproximaciones multidisciplinares

169