Você está na página 1de 2

INFANCIA (FIGURA DE APEGO PRINCIPAL):

Cuando era niño tenía un apego principal por su abuela ya que le complacía en sus
gustos, pero al ser maltratado por la misma obviaba ciertos temas de conversación ya
que temía meterse en problemas con ella.

Al cumplir ocho años de edad conoció a su compañera de tercer grado a quien le


llamaron fea por su cicatriz en la cara, ellos comenzaron a salir juntos a todo lado ya que
se comprendían por ser diferentes con sus demás compañeros de aula.

ACONTECIMIENTOS RELACIONADOS CON SU RELACION CON LOS PADRES (DEL


PROTAGONISTA Y DE SUPAREJA):

El niño provenía de una familia diferente. Él era un niño adoptado, que al enterarse de
su situación con su familia siguió una terapia.

Cuando estaba en décimo grado decidió seguir una terapia que se veía consumido por
las píldoras, desde ahí lo comenzaron a llamar pastillero. Debido al maltrato escolar el
mismo año intento suicidarse, pero al no lograrlo solo tuvo la audacia de reconocer su
error y decirse a el mismo “supéralo ya que la depresión es algo que se puede remediar”.

Su pareja a quien conoce desde quinto año fue su inspiración ya que a pesar de su
cicatriz en su cara se dio cuenta que a pesar de que criaba a dos hijos, no hizo relevante
su piel si no su corazón.

CONSECUENCIAS COMPORTAMENTALES DEL ACOSO ESCOLAR:

 Exclusión social: sus compañeros los insultaban por ser diferentes a ellos por sus
apariencias fiscas, e intentaban no hacerse notar en ninguna hora del día dentro
de la institución.
 Depresión: creían que sus rasgos físicos eran un fenómeno social que al resto de
las personas les incomodaba observar.
 Aislamiento: pensaban que el estar solo y no buscar ayuda profesional resolvería
toda clase de problemas por tal motivo su única solución era el suicidio.
 Intento de suicidio: al ser excluidos por sus compañeros, pensaban que no tenían
otra solución que dejar de comunicarse con las personas que habitaban a su
alrededor.

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS Y EN EL DESARROLLO DEL AUTOCONCEPTO:

 Creer que la única solución era el suicidio sin buscar ninguna ayuda profesional.
 No creer en sí mismo y dejar que las demás personas definieran el cómo
llamarlas.
 Excluirse de un grupo social, y no darse a conocer como personas.
 Pensar que lo único que importaba era lo físico y no lo emocional.
 Superación a medida de que se dieron cuenta que no eran los únicos niños que
padecían de este tipo de maltrato escolar.