Você está na página 1de 3

Formas societarias

Autora: Mercedes Sánchez Ruiz

1.- En el Derecho de Sociedades, las distintas formas sociales pueden ser


clasificadas en dos grandes grupos, en atención al modelo de organización:
sociedades contractuales o personalistas y las sociedades corporativas o
estatutarias.

2.- No hay forma social pura, en realidad existen aspectos predominantes,


rasgos de uno u otro modelo.

3.- Características de las sociedades contractuales o personalistas:


a.- Los patrimonios de la sociedad y de los socios no permanecen
absolutamente diferenciados e incomunicados; pues los socios responden
de las deudas de la sociedad, junto con el patrimonio propio de ésta.

b.- La gestión ordinaria de la sociedad es asumida normalmente por los


propios socios (“auto-organicismo”). En consecuencia, como regla general
todos los socios tienen derecho a participar en la gestión o administración
de la sociedad, salvo que el contrato constitutivo establezca otra cosa.

c.- La toma de decisiones comunes (gestión, modificación del contrato, y


en particular los cambios entre los socios) se realiza por unanimidad, y no
por mayoría, aunque puede pactarse lo contrario.

d.- Se caracterizan principalmente, por la responsabilidad de los socios por


las deudas sociales y por la relevancia e influencia que tiene la identidad y
características de cada uno de los socios en la marcha de la sociedad. En
estas sociedades, el consentimiento de un socio para la constitución de la
sociedad depende en gran medida de las condiciones personales y
patrimoniales de sus consocios (intuitus personae). Suelen existir entre los
socios relaciones familiares, de amistad o de confianza recíproca.

e.- supuesto: sociedad colectiva

f.- Cumplen la función de “sociedad general”, en el sentido que su régimen


se aplicará también en aquellos supuestos en los que los socios no
cumplan con todos los requisitos necesarios para la plena adopción del
tipo social (sociedades irregulares).

4.- Características de las sociedades corporativas o estatutarias:


a.- La sociedad corporación se presenta como un sujeto completamente
diferenciado de sus socios. Tiene personalidad jurídica plena, un
patrimonio propio, una denominación social que no tiene que hacer
referencia a ninguno de los socios que la integran, un domicilio y una
nacionalidad propios de la sociedad.

b.- El patrimonio de la sociedad no permanece vinculado con el de los


socios, porque de las deudas sociales responde únicamente el patrimonio
de la sociedad, y no el de los socios (separación e incomunicación
patrimonial)

c.- Las relaciones entre los socios no suelen establecerse de modo directo,
sino a través de la corporación (del ente personificado). Es decir, existen,
por un lado, relaciones de la sociedad con sus socios (no entre sí) y, por
otro lado, relaciones de la sociedad con terceros.

d.- Para la toma de decisiones (formación de la voluntad social), así como


en la gestión o administración de la sociedad, las sociedades corporativas
se estructuran en órganos sociales (un órgano deliberante formado por
todos los socios, y un órgano de administración) cuyo funcionamiento se
rige por el principio de mayoría (no unanimidad). En particular, el órgano de
administración con frecuencia está integrado por terceros (no socios), a los
que la corporación encomienda las tareas gestoras por cualidades como
su liderazgo, su relevancia social, sus contactos, sus conocimientos
técnicos, jurídicos o económicos, etc.

e.- Las relaciones sociales no están reguladas íntegramente en el contrato


de constitución de la sociedad, sino en los estatutos sociales. Los estatutos
son un conjunto de normas, acordadas por los socios con base a un
régimen legal, establecen una serie de normas de funcionamiento
específicas para cada sociedad, que son acordadas por los socios que
inicialmente la crearon (socios fundadores) pero que serán obligatorias
también para los demás socios que se incorporen a la sociedad con
posterioridad al momento de su constitución. Pueden ser modificadas (por
acuerdo de la mayoría de los socios) para adaptarse a los cambios o
nuevas necesidades que surjan a lo largo de la vida de la sociedad.

f.- supuestos: sociedades de capital: sociedad anónima, sociedad de


responsabilidad limitada.