Você está na página 1de 2

Alambrado electrificado

El pastoreo directo del ganado de carne o de los rodeos de producción lechera


especialmente si hablamos del pastoreo racional intensivo, tiene como objetivo
abaratar los costos de producción y humanizar el manejo de los animales. Es
además, un método conservacionista, por hacer más sustentables las exportaciones
de producción animal intensiva.

Los trabajos realizados con el alambrado electrificado nos permitieron hacer


evaluaciones de campo, que fueron altamente significativas, desde el punto de vista de
eficiencia productiva, del manejo de los animales y el rendimiento económico.

El uso del alambrado eléctrico:

1- Evita la cosecha mecánica que implica altos costos.

2- Previene la erosión y el desgaste de los suelos.

3- Consumo de las pasturas cuando están a su nivel de palatabilidad y estado vegetativo


óptimos.

4- El hábito de pastoreo es diferente al esquema tradicional; en el pastoreo rotativo


intensivo, el consumo del pasto es uniforme, no selectivo, que es propio del manejo en
potreros grandes.

5- Produce una fertilización natural de los suelos por deposición de grandes cantidades
de estiércol y orina en áreas reducidas, gracias a las rotaciones, lo cual evita el traslado
de fertilidad de los suelos.
Algunos de los elementos presentes en el estiércol y la orina son nitrógeno, fósforo y
calcio.

6- La alta carga animal obliga al ganado al consumo de pastos pasados. En estos casos
recomendamos la suplementación con sales minerales más urea en bateas, lo que induce
a la multiplicación de las bacterias celulolíticas del rumen, lo que permite el mejor
aprovechamiento de los recursos forrajeros.

7- Existen otras ventajas que ofrece este sistema, que desarrollaremos en otros trabajos.
Lo que afirmamos ahora es que el pastoreo racional intensivo permite duplicar o
triplicar la carga animal, y es una producción sustentable porque produce siempre con y
a favor de la naturaleza.

Cercas electrificadas

Con el uso del alambrado electrificado, el manejo del pastoreo rotativo es viable por ser
práctico y económico. Su componente principal es el energizador que procesa la energía
eléctrica que procede de la corriente de 220 ó 12 voltios haciéndola inofensiva por los
pulsos de alta energía y baja resistencia. Los de última generación son de alta potencia y
pueden cubrir varios kilómetros.
Las instalaciones pueden ser fijas o móviles, nosotros utilizamos la combinación de
ambas. Las fijas o permanentes pueden ser divisiones en potreros de una a 10 hectáreas.
Estas divisiones dependen del tipo de pasto, su estado vegetativo, la densidad de carga
animal y la topografía del terreno. Nuestra recomendación es que una hectárea se
subdivida en cuatro parcelas (1/4 de Ha) para un manejo de pastoreo rotativo de 350
vacas lecheras en producción. Estas despuntan las pasturas, tras ellas repasan otras
categorías de menor exigencia nutricional como las vacas secas o vaquillas en recría,
lográndose de esta manera el aprovechamiento muy eficiente de los recursos forrajeros
y el capital tierra con cero costo de cosecha.

La efectividad

Nuestra experiencia de 30 años utilizando el alambrado electrificado nos permite


afirmar de la utilidad y la ayuda de este implemento en el manejo de ganado lechero en
pastoreo directo. La vaca lechera de gran porte, de más de 600 kilos de peso vivo, que
manejada en potreros o parcelas pequeñas toma hábitos muy negativos y perjudiciales;
si las divisiones son de alambrados convencionales, después de consumir el pasto del
potrero fija la vista en el suculento forraje atrás del alambrado y actúa en consecuencia;
“se ponen de acuerdo” 8 a 10 vacas, introducen la cabeza entre los hilos de alambre y no
existe cerca convencional que aguante, ya que estas se constituyen en obstáculos
mecánicos.

No sucede lo mismo con el alambrado electrificado que actúa como freno psicológico,
controla al animal por medio de un shock eléctrico, corto y agudo, pero totalmente
seguro que nunca olvidan. Estos pulsos, cuya frecuencia puede ser regulada, son una
“patada” que recibe el animal y lo inhibe a intentar siquiera pasar.

En países de manejo netamente pastoril, como Nueva Zelanda, por ejemplo, el trabajo
se basa exclusivamente en este tipo de alambrado, que se constituye en la herramienta
indispensable para las subdivisiones de los grandes potreros en parcelas pequeñas,
donde logran de esta manera, el consumo totalmente racional del recurso forrajero,
balanceando los costos y la producción.

Ventajas

Es fácil de construir.
Larga vida debido a la poca presión física.
Costo económico, 18 a 20 veces más barato que el convencional.
Manejo de varias especies animales; entre otros: ganado vacuno, equino, ovino, porcino,
conejos, animales salvajes.
Hace posible el manejo en franjas, dando al pasto el tiempo de descanso para su
recuperación.
Se fertilizan las praderas con materia orgánica procedente de las deposiciones de
estiércol y orina, evitando los traslados de fertilidad en aguadas y dormideros.
Rechazan a personas y animales extraños.

Dr. Felipe Figueredo


Dr. Fernando Figueredo

ABC COLOR - SUPLEMENTO RURAL - 2004

Interesses relacionados