Você está na página 1de 12

felicidad

homenaje a Alfredo Fierro

 Más Aristóteles y menos Prozac: la inteligencia


emocional y el estudio de la felicidad

Pablo Fernández-Berrocal y Natalio Extremera


Facultad de Psicología. Universidad de Málaga

La felicidad no es un efecto del azar; es a la vez un don de


los dioses y el resultado de nuestros esfuerzos. Aristóteles,
Moral a Nicómaco.

DE ARISTÓTELES A LA PSICOLOGÍA POSITIVA cualquier virtud para dirigir sus acciones hacia la mora-
lidad. Esto implica de forma práctica no creer en la feli-
Aristóteles comienza así el capítulo VII del libro pri- cidad con mayúsculas, trascendente y universal, sino en
mero de su famosa Ética a Nicómaco que, a pesar de su personas concretas que con sus limitaciones y en deter-
nombre, no estaba expresamente dirigida a su hijo sino minadas circunstancias y contextos buscan con sus
al común de los mortales. La idea de la felicidad como acciones, pensamientos y deseos un día dichoso, quizá,
el resultado de nuestros esfuerzos ya expuesta en el siglo una vida feliz.
IV a. C es de una modernidad admirable y, como vere- Alfredo Fierro en diferentes escritos ha caído con
mos a lo largo de este artículo, la Psicología científica cierto atrevimiento en la tentación de recoger el reto de
intenta dilucidar qué esfuerzos son más inteligentes que la mayor parte de la filosofía ética desde Sócrates a
otros para conseguir el bienestar personal. Nietzsche, pasando por Platón y Séneca, y ha explorado
El concepto de felicidad de Aristóteles se aleja de la con extensión la pregunta: qué es la vida feliz y cómo
ética de Platón, y ya no es necesario que el individuo sea lograrla (Fierro, 2000; p. 14). El profesor Fierro lo ha
un filósofo que alcance el conocimiento absoluto de hecho desde una posición naturalista y empirista, como
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD / PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA

no podría ser de otra manera dada su afiliación acadé- decir, cada persona tendría un nivel característico y
mica, aunque como señala él mismo sin despreciar el estable de felicidad que se vería alterado a corto plazo
dialogo y la confrontación inteligente con la tradición por los acontecimientos positivos y negativos de nuestra
filosófica e, incluso, literaria sobre la felicidad. Desde vida cotidiana, pero al que finalmente volveríamos
esta perspectiva, asume el profesor Fierro la visión como si de una línea base se tratara.
expuesta en la cita tomada de la Ética de Aristóteles: La personalidad es estable. Las investigaciones sobre
“Por lo que Aristóteles ya intuyó y la Psicología cien- la personalidad han mostrado que los cinco grandes ras-
tífica ha podido comprobar, las condiciones de vida gos de personalidad son muy estables en el tiempo
feliz se hallan en un complejo conglomerado de varia- (McCrae y Costa, 1990). En concreto, los dos rasgos de 
bles sociales y psicológicas. La felicidad viene de una personalidad más relacionados con el bienestar psicoló-
afortunada convergencia de factores innatos, junto con gico, neuroticismo y extraversión, permanecen invaria-
circunstancias de vida, algunas sociohistóricas, otras de bles a lo largo del ciclo vital. Por analogía, estos autores
puro y simple azar, junto, además, con el pensamiento y plantean que el afecto positivo de las personas conti-
también, y sobre todo, con la acción –la práctica, la nuaría igual de estable durante toda la vida.
conducta operante- del agente. O sea, y a la postre, la Adaptación hedónica. Este sencillo principio psico-
felicidad o bienestar proviene de todo lo que a la perso- lógico mantiene que las personas se acostumbran con
na le acontece y lo que ella misma hace: las circunstan- rapidez a una nueva situación, de manera que evalúan
cias e incidencias objetivas de su vida, las variables pro- su situación como estable. Desde esta perspectiva los
piamente psicológicas o comportamentales, sus eventos positivos y negativos tienen efectos sólo tem-
disposiciones, pensamientos y conductas, su estilo de porales sobre el afecto positivo. Por ejemplo, Luis se
vida, en suma.” (Fierro, 2008; p. 16). cambia a una ciudad cerca del mar y con un clima per-
No obstante, la visión popular sobre la mejora del fecto y está muy feliz durante un tiempo, pero luego
bienestar y la felicidad de las personas no coincide ni regresa a la “felicidad habitual”.
con la de Aristóteles ni con la de la Psicología tal como Estas tres ideas pesimistas confluyen en la conclusión
la expresa con convicción el profesor Fierro. El cambio de que la búsqueda de la felicidad es un juego trivial en
para la mayoría de las personas viene más del azar, el el que vuelves siempre a la casilla de salida.
destino o de lo que los dioses tengan a bien depararnos La psicología positiva considera este pesimismo cul-
que de nuestras acciones y nuestro esfuerzo. Estamos tural como exagerado y equivocado, porque describe
obsesionados esperando circunstancias externas que nos de forma parcial las opciones de las personas para mejo-
cambien la vida para mejor: conocer a alguien maravi- rar su horizonte de felicidad (ver Lyubomirsky, 2008).
lloso, viajar a la India, que nos toque la lotería, haber Para la psicología positiva, la felicidad se define
nacido en otra época,… como una mezcla de afecto positivo frecuente, alta satis-
Por ello, ante la pregunta: ¿es posible cambiar mi facción vital y afecto negativo infrecuente (Lyubo-
estilo de vida? Para el común de los mortales la respues- mirsky, King y Diener, 2005). La felicidad vendría
ta es que sí, pero, y ahí reside la tragedia humana, no determinada por la integración tanto de los aspectos
depende de lo que yo haga, piense o desee. genéticos y de personalidad como los sociodemográfi-
cos y circunstanciales. No obstante, la novedad de este
Tres razones por las que no puedo cambiar modelo reside en incluir los factores motivacionales y
mi estilo de vida actitudinales de la persona.
Desarrollaremos de forma breve estos factores y su
Los psicologos Sonja Lyubomirsky y Kennon Shel- contribución específica a la felicidad (Lyubomirsky et
don han señalado en diferentes publicaciones que la al., 2005).
visión clásica sobre la posibilidad de mejorar el bienes- Los genes. Supondría aproximadamente un 50% de
tar y la felicidad ha sido históricamente pesimista (Lyu- la varianza y refleja características personales, afectivas y
bomirsky, Sheldon y Schkade, 2005; Sheldon y Lyubo- de temperamento muy estables como extraversión, neu-
mirsky, 2004). roticismo, intensidad afectiva y afectividad negativa.
Este pesimismo cultural se fundamenta en tres argu- Las circunstancias. Variables sociodemográficas
mentos esenciales: como raza, sexo, edad, ocupación, nivel socioeconómi-
Los genes nos determinan. Para algunos autores exis- co son importantes pero sólo suponen un 10% de la
te una especie de punto de partida (set point) de nues- varianza.
tro bienestar que estaría determinado genéticamente La actividad intencional. Es una categoría muy
entre un 50% y un 80% (Lykken y Tellegen, 1996). Es amplia ya que supone las acciones concretas y prácticas
PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA / LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD

en las que las personas eligen voluntariamente implicar- to laboral (Goleman, 1998). Goleman moldeó y ajustó
se. Este apartado daría cuenta del 40% de la varianza a su gusto la definición científica que cinco años antes
restante y deja un amplio margen para el cambio y la habían dado los padres genuinos de la IE. Lo que en un
mejora del bienestar personal. principio surgió como un interesante concepto científi-
Nos focalizaremos en la dimensión intencional. Para co y una nueva línea de investigación en el campo de la
estos autores existen tres grandes tipos de actividades inteligencia y las diferencias individuales, pronto se
intencionales: convirtió en un concepto popular, más comercial que
Conductuales: hacer ejercicio físico de forma habi- científico, que parecía ser la cura milagrosa para los
 tual o ser amable con los demás. males que acechaban a nuestra sociedad. Sin embargo,
Cognitivas: adoptar una visión positiva de las cosas o esta forma popular de entender la IE poco tenía que ver
recordar las veces que he sido cariñoso con otras personas. con la visión propuesta por Salovey y Mayer sobre el
Motivacionales: Identificar y mantener las metas estudio conjunto de las relaciones entre emoción e inte-
personales que me motivan. ligencia. Mas bien se convirtió en un cajón de sastre que
En la práctica estas tres categorías se mezclan entre sí albergaba todas aquellas características personales posi-
e interaccionan, a su vez, con los factores más estables tivas que no fuesen el Cociente Intelectual, por tanto,
como la personalidad y las circunstancias. Por ejemplo, era fácil encontrar en sus definiciones aspectos relacio-
imaginemos tu pareja que se implica en un conjunto de nados con la personalidad, las motivaciones, las habili-
actividades intencionales para llevarse mejor contigo. dades sociales, las actitudes, etc. Con mucho, esta
Para ello puede hacer diversas actividades. En primer visión amplia del concepto, exagerada en cuanto a su
lugar, tu pareja tiene el objetivo (el deseo) de mejorar influencia sobre las personas, y apenas de rigor científi-
este año vuestra relación (actividad motivacional), lue- co no se acercó nunca a las intenciones más modestas y
go se esfuerza en apreciar tus cualidades positivas y originarias de los psicólogos Peter Salovey y John
recordar las cosas positivas que has hecho por él/ella Mayer. Tales planteamientos, de hecho, oscurecieron,
recientemente (actividad cognitiva) y, por último, te en un primer momento, los intentos científicos por
prepara una cena romántica el fin de semana (actividad comprender qué era objetivamente y qué mecanismos
conductual). explican la IE.
Desde la Psicología Positiva, el concepto de felicidad Con una filosofía contraria a la de esta oleada de
es muy aristotélico: la felicidad es el resultado directo de libros divulgativos, el grupo de Salovey y Mayer (ver
nuestras acciones. Pero no todas nuestras acciones y Salovey y Mayer, 1990; también Mayer y Salovey,
nuestros esfuerzos son igual de afortunados para alcan- 1997; Mayer, Salovey, Caruso y Sitarenios, 2003) ha
zar nuestro bienestar personal. Los estudiosos sobre las sido siempre muy cauto en sus trabajos, ha seguido un
emociones y la Inteligencia Emocional han tratado de método científico de investigación, una metodología
esclarecer qué esfuerzos son más inteligentes que otros rigurosa de evaluación y, desde su primera conceptuali-
para descubrir y mantener la felicidad. zación, ha entendido la IE como una capacidad para
procesar información relacionada con las emociones,
donde la inteligencia y las emociones son los elementos
CONCEPTO DE INTELIGENCIA EMOCIONAL vertebradores de su trabajo. Para distinguir su modelo
de estos otros acercamientos, los autores matizan que la
A pesar de que ya han pasado casi dos décadas de IE, desde su postura, tiene que ver con la habilidad para
investigación desde el artículo vertebrador de esta nueva razonar sobre las emociones y la capacidad potencial de
área de estudio (Salovey y Mayer, 1990), todavía no las emociones para mejorar y guiar el pensamiento
parece existir un consenso unánime sobre la conceptua- (Mayer y Salovey, 1997), no incluyéndose ninguna otra
lización y dimensiones integrantes de este constructo característica personal positiva en su definición.
(Mayer, Salovey y Caruso, 2000; ver también Matt- Actualmente, la división más admitida en IE distin-
hews, Zeidner y Roberts, 2002). Cuando el periodista gue entre un modelo de habilidad, centrado en la capa-
Daniel Goleman publicó su ya clásico libro titulado cidad para percibir, comprender y manejar la informa-
“Inteligencia emocional” (Goleman, 1995), redefinió el ción que nos proporcionan las emociones, y modelos de
concepto de varias formas, bien en su primera formula- rasgos o mixtos, que incluyen en su conceptualización
ción asociándolo con el “carácter” de la persona (Gole- una combinación de variables no estrictamente relacio-
man, 1995, p. 28), o bien en un segundo acercamiento nadas con las emociones o la inteligencia (Mayer, et al.,
concibiéndola como un conjunto de competencias 2000). Los modelos de rasgos o mixtos plantean un
socio-emocionales relacionadas con el éxito en el ámbi- acercamiento amplio de la IE, entendiéndola como un
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD / PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA

conjunto de rasgos estables de personalidad, competen- con exactitud, la habilidad para acceder y/o generar sen-
cias socio-emocionales, aspectos motivacionales y diver- timientos que faciliten el pensamiento; la habilidad
sas habilidades cognitivas (Bar-On, 2000; Boyatzis, para comprender emociones y el conocimiento emocio-
Goleman, y Rhee, 2000; Goleman, 1995). En nuestro nal y la habilidad para regular las emociones promo-
país, en el ámbito organizacional, ha sido hasta hace viendo un crecimiento emocional e intelectual” (Mayer
poco el modelo de trabajo más extendido, como fruto y Salovey, 1997, p. 5).
del éxito editorial y mediático de Goleman.
Por otro lado, el modelo de habilidad es una visión La percepción emocional
más restringida defendida por Salovey y Mayer que En la base de la pirámide se encontraría la percep- 
conciben la IE como una inteligencia genuina basada ción emocional. Esta destreza emocional consiste en la
en el uso adaptativo de las emociones y su aplicación a habilidad para identificar y reconocer tanto los propios
nuestro pensamiento. Para ellos, las emociones ayudan sentimientos como los de aquellos que te rodean. Impli-
a resolver problemas y facilitan la adaptación al medio. ca prestar atención y descodificar con precisión las seña-
Esta visión funcionalista de las emociones recuerda las les emocionales de la expresión facial, movimientos cor-
definiciones clásicas de inteligencia que remarcan la porales y tono de voz. Esta habilidad se refiere al grado
habilidad de adaptación a un ambiente en continuo en el que los individuos pueden identificar convenien-
cambio (Sternberg y Kaufman, 1998). Partiendo de temente sus propias emociones, así como los estados y
esta definición, la IE se considera una habilidad centra- sensaciones fisiológicas y cognitivas que éstas conllevan.
da en el procesamiento de la información emocional Por último, esta habilidad implicaría la facultad para
que unifica las emociones y el razonamiento, permitien- discriminar acertadamente la honestidad y sinceridad
do utilizar nuestras emociones para facilitar un razona- de las emociones expresadas por los demás.
miento más efectivo y pensar de forma más inteligente
sobre nuestra vida emocional (Mayer y Salovey, 1997). La facilitación o asimilación emocional
Asimismo, se considera un sistema inteligente y como La facilitación o asimilación emocional implica la
tal debe formar parte de otras inteligencias tradicionales habilidad para tener en cuenta los sentimientos cuando
y bien establecidas, especialmente con la inteligencia razonamos o solucionamos problemas. Esta habilidad se
verbal, por su vínculo con la expresión y comprensión centra en cómo las emociones afectan al sistema cogni-
de los sentimientos (Mayer, Caruso y Salovey, 1999). tivo y cómo nuestros estados afectivos ayudan a la toma
El presente artículo se centra en este modelo. Noso- de decisiones. También ayudan a priorizar nuestros
tros defendemos juntos a otros autores que este modelo procesos cognitivos básicos, focalizando nuestra aten-
de IE presenta ventajas teóricas y prácticas superiores a ción en lo que es efectivamente importante. En función
las otras conceptualizaciones existentes. Resumidamente, de los estados emocionales, los puntos de vista de los
es la formulación teórica que mayor evidencia ha mostra- problemas cambian, incluso mejorando nuestro pensa-
do de su diferencia con teorías y rasgos de personalidad, miento creativo. Es decir, esta habilidad plantea que
es el planteamiento que mejor relación ha revelado con nuestras emociones actúan de forma positiva sobre
otros tipos de inteligencias y, finalmente, es esta postura nuestro razonamiento y nuestra forma de procesar la
y su forma de medición la que menores sesgos plantea en información.
cuanto a problemas de deseabilidad social.
La comprensión emocional
El Modelo de IE de Mayer y Salovey (1997) La comprensión emocional implica la habilidad
para desglosar el amplio y complejo repertorio de seña-
La IE tal como es concebida por Mayer y Salovey les emocionales, etiquetar las emociones y reconocer en
(1997), está compuesta por un conjunto de habilidades qué categorías se agrupan los sentimientos. Además,
emocionales que forman un continuo que abarcan des- implica un actividad tanto anticipatoria como retros-
de aquellas de nivel más básico, que ejecutan funciones pectiva para conocer las causas generadoras del estado
fisiológicas fundamentales tales como la percepción y anímico y las futuras consecuencias de nuestras accio-
atención a nuestros estados fisiológicos o expresivos a nes. Igualmente, la comprensión emocional supone
otras de mayor complejidad cognitiva que buscan el conocer cómo se combinan los diferentes estados emo-
manejo personal e interpersonal (Mayer, Caruso y Salo- cionales dando lugar a las conocidas emociones secun-
vey, 2008). Las cuatro habilidades emocionales de com- darias (i.e., los celos pueden considerarse una combina-
plejidad ascendente planteadas por estos autores son: ción de admiración y amor hacia alguien junto con un
“la habilidad para percibir, valorar y expresar emociones matiz de ansiedad por miedo a perderla debido a otra
PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA / LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD

persona). Por otra parte, incluye la habilidad para inter- que nos permitan demostrar que existen diferencias
pretar el significado de las emociones complejas, por individuales significativas entre unas personas y otras en
ejemplo, las generadas durante una situación interper- ese constructo. En este sentido, siguiendo la polémica
sonal (i.e., el remordimiento que surge tras un senti- sobre la conceptualización teórica, los instrumentos de
miento de culpa y pena por algo dicho a un compañero, medición de la IE han seguido la misma suerte, siendo
de lo que te arrepientes ahora). Contiene la destreza muchas las herramientas de medición desarrolladas,
para reconocer las transiciones de unos estados emocio- tantas como modelos sobre IE se han planteado. No
nales a otros (i.e., la sorpresa por algo no esperado y obstante, cualquier instrumento debe cumplir una serie
 desagradable, el enfado posterior y su expresión, y final- de criterios psicométricos validados. En especial, ade-
mente el sentimiento de culpa debido a esa manifesta- más de indicadores claros de fiabilidad y validez, cuan-
ción de ira desmedida) y la aparición de sentimientos do surge un nuevo constructo, las herramientas desarro-
simultáneos y contradictorios (i.e., sentimientos de lladas deben mostrar que no valoran simplemente otras
amor y odio sobre una misma persona). dimensiones psicológicas ya conocidas como los rasgos
de personalidad, la inteligencia cognitiva o las habilida-
La regulación emocional des sociales. Resumidamente, tres son los acercamientos
La regulación emocional es la habilidad más comple- que más se han empleado en la evaluación de la IE: los
ja de la IE. Esta dimensión incluiría la capacidad para instrumentos de auto-informe, los test de ejecución y
estar abierto a los sentimientos, tanto positivos como los informes de observadores externos. Concretamente,
negativos, y reflexionar sobre los mismos para descartar el modelo de Mayer y Salovey ha basado sus investiga-
o aprovechar la información que los acompaña en fun- ciones en los dos primeros métodos, que serán los que
ción de su utilidad. Además, incluye la habilidad para detallaremos con más profundidad. Las ventajas y des-
regular las emociones propias y ajenas, moderando las ventajas que presentan unos y otros métodos ya han
emociones negativas e intensificando las positivas. sido debatidas en otro lugar (Extremera y Fernández-
Abarca pues el manejo de nuestro mundo intrapersonal Berrocal, 2004a). Aquí nos limitaremos a describir
y también el interpersonal, esto es, la capacidad para ambas formas de evaluación y comentaremos su aplica-
regular las emociones de los demás, poniendo en prácti- bilidad y algunas ventajas y desventajas de ambas meto-
ca diversas estrategias de regulación emocional que dologías.
modifican tanto nuestros sentimientos como los de los
demás. Esta habilidad alcanzaría los procesos emociona- Medidas de auto-informe
les de mayor complejidad, es decir, la regulación cons-
ciente de las emociones para lograr un crecimiento El primer abordaje de medición de la IE consistió en
emocional e intelectual (Mayer y Salovey, 1997, p. 5). el uso de un procedimiento clásico en nuestra discipli-
Estas cuatro ramas forman una jerarquía, de forma na: las medidas auto-informadas. En este momento, el
que la percepción de emociones es la habilidad de nivel acercamiento mediante auto-informes que se basan en
más básico y la regulación emocional es el componente la percepción del individuo sobre sus habilidades emo-
de mayor nivel en la jerarquía y también el de mayor cionales sigue siendo ampliamente utilizado, entre otras
complejidad, de este modo la habilidad para regular cosas por su fácil administración y la rapidez para obte-
nuestras emociones y la de los demás se construye sobre ner unas puntuaciones.
la base de las competencias representadas en las otras Estas medidas confían en los procesos introspectivos
tres ramas. Asimismo, se observa una distinción entre la como una de las formas más efectivas de indagar en los
segunda rama (asimilación emocional) y las otras tres. aspectos emocionales y afectivos del ser humano. En la
Mientras que la primera, la tercera y la cuarta rama mayoría de estas medidas, se le pregunta a la persona su
(percepción, comprensión y regulación) incluyen el grado de acuerdo o desacuerdo con ciertas frases referen-
proceso de razonar acerca de las emociones, la segunda tes a sus capacidades para percibir, atender, comprender,
rama incluye el uso de las emociones para mejorar el regular y manejar sus emociones y su contestación pro-
razonamiento. porciona un índice de lo que se ha denominado “IE per-
cibida” (Salovey Stroud, Woolery y Epel, 2002). En este
sentido, Salovey, Mayer, Goldman, Turvey y Palfai
CÓMO SE EVALÚA LA IE (1995) desarrollaron una medida, el Trait Meta-Mood
Scale, que trataba de recoger los aspectos de IE intraper-
El avance en cualquier área científico requiere de ins- sonal de las personas, en concreto sus habilidades para
trumentos que pueda operacionalizar las dimensiones y atender, discriminar y reparar los propios estados emo-
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD / PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA

cionales. En España, nuestro grupo de investigación ha como una habilidad, desde finales de los 90 Mayer y
realizado una versión reducida y modificada denomina- Salovey han centrado sus interés en el desarrollo y la
da TMMS-24 (Fernández-Berrocal, Extremera y validación de nuevas formas de evaluación a priori más
Ramos, 2004). Esta versión mantiene la misma estructu- objetivas denominadas medidas de ejecución (Mayer,
ra que la original y, a través de 24 ítems, evalúa tres Salovey y Caruso, 2004).
dimensiones (8 ítems por factor): Atención a los senti-
mientos, Claridad emocional y Reparación de las emo- Las medidas de ejecución
ciones. La Atención a los sentimientos es el grado en el
que las personas creen prestar atención a sus emociones Un test que desea medir un tipo de inteligencia debe 
y sentimientos (i.e., “Pienso en mi estado de ánimo cons- centrarse específicamente en dimensiones emocionales
tantemente”); Claridad emocional se refiere a cómo las relevantes y debe implementar tareas que evalúan las
personas creen percibir sus emociones (i.e., “Frecuente- respuestas emocionales y el conocimiento emocional de
mente me equivoco con mis sentimientos”), por último, los individuos más que auto-percepciones afectivas.
Reparación de las emociones alude a la creencia del suje- Esta ha sido la postura planteada por John Mayer, Peter
to en su capacidad para interrumpir y regular estados Salovey y David Caruso quienes fueron los primeros
emocionales negativos y prolongar los positivos (i.e., que apostaron por la necesidad de elaborar medidas de
“Aunque a veces me siento triste, suelo tener una visión IE basadas en un acercamiento más práctico y dirigido a
optimista”). Esta medida sigue siendo ampliamente utili- medir la IE mediante tareas de ejecución.
zada, no en vano, es considerada la escala de IE de Aunque han existido intentos previos de evaluación
mayor uso en investigación psicológica y educativa tanto de la IE con medidas de ejecución (MEIS; Mayer,
en España como en gran parte de Latinoamérica (Extre- Caruso y Salovey, 1999), la medida actualmente más
mera y Fernández-Berrocal, 2005). utilizada y mejor validada es el “Mayer-Salovey-Caru-
Las medidas de auto-informe como el TMMS y so Emotional Intelligence Test” (MSCEIT; Mayer,
otras escalas de IE han sido criticadas por diversos moti- Salovey y Caruso, 2002; para la adaptación al castellano
vos, la mayoría de ellos, son los aplicables a cualquier ver Extremera, Fernández-Berrocal y Salovey, 2006).
medida de auto-informe utilizado en psicología. No Esta metodología proporciona un indicador más
obstante, también presentan ventajas pragmáticas con objetivo que las medidas de auto-informe y, según los
respecto a las medidas de ejecución. autores, está menos sujeta a problemas de deseabilidad
Entre las desventajas de las medidas auto-informadas social, aunque no totalmente exenta. Aun más impor-
podemos encontrar que: a)Proporcionan una estima- tante, los test de ejecución emocional miden destrezas
ción de las habilidades de IE de las personas más que emocionales que, a diferencia de los auto-informes de
una puntuación de la capacidad emocional real; b)las IE, se muestran como relativamente distintas de cons-
respuestas de las personas pueden estar sesgadas por tructos de personalidad clásicos (Lopes, Salovey y
problemas de deseabilidad social o de personalidad nar- Straus, 2003) y se relaciona moderadamente con otras
cisista que podrían inflar sus puntuaciones, por fingir formas de inteligencia como el razonamiento verbal
mejores respuestas, o bien porque existan procesos (Brackett y Mayer, 2003).
emocionales automáticos no conscientes que el sujeto El MSCEIT v. 2.0 es un instrumento compuesto
utiliza en su vida cotidiana pero que no percibe y, por por 141 ítems, y diseñado para medir los cuatro factores
tanto, no informa en el cuestionario; c) además, presen- del modelo: a) percibir emociones de manera eficaz, b)
tan una moderada correlación y solapamiento con usar emociones para facilitar el pensamiento, c) com-
medidas de personalidad (i.e., Big Five) y es más pro- prender las emociones y d) manejar emociones (Mayer
pensa a la varianza compartida cuando se utilizan medi- y Salovey, 1997). A los participantes se les pide que
das criterios también evaluadas con auto-informe (i.e., cumplimenten un total de ocho tareas emocionales de
inventario depresión de Beck). Entre las ventajas de las diversa índole que recogen las habilidades del modelo.
medidas auto-informadas podemos encontrar que: a) En general, el MSCEIT proporciona una puntuación
son fáciles de administrar, con instrucciones sencillas y total, dos puntuaciones referidas a las áreas (experien-
se puede obtener de forma rápida una puntuación total; cial y estratégica), las puntuaciones referidas a las cuatro
b) su uso es libre y gratuito con fines de investigación; habilidades del modelo y, finalmente, las puntuaciones
c) permite evaluar procesos emocionales conscientes e en cada una de sus subescalas. Cada una de estas pun-
introspectivos. tuaciones es obtenida mediante dos criterios: experto y
Como consecuencia a estas críticas y para desarrollar consenso. El criterio experto implica el grado de acuer-
una medida acorde a su conceptualización de la IE do de la respuesta de los participantes con la opinión de
PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA / LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD

21 expertos e investigadores en el campo emocional. El ambas formas de evaluación serían más complementa-
criterio consenso se refiere al acuerdo de las respuestas rias que contradictorias. Si partimos de la premisa de
de los participantes con la respuesta de una muestra que la IE engloba un conjunto de competencias relacio-
amplia y heterogénea de más de 5000 individuos. nadas con el procesamiento emocional de la informa-
Cada uno de las cuatro habilidades son evaluadas a ción, sería interesante conocer tanto los procesos emo-
través de dos tareas. La capacidad para percibir emocio- cionales conscientes (i.e., a través de medidas de
nes es evaluada mediante tareas de percepción de emo- auto-informe) como aquellos otros procesos afectivos
ciones en rostros faciales y fotografías; el factor de asimi- no intencionales o automáticos (i.e., a través de medi-
 lación emocional es medido a través de la tarea de das de ejecución) que ayudan al individuo a procesar y
sensación y facilitación; la capacidad de comprensión de regular sus emociones.
emociones es evaluada a través de una tarea de combina- El uso conjunto de estas dos formas de evaluación,
ción de emociones y otra de cambios o transformaciones junto con la posibilidad de utilizar métodos de observa-
emocionales; y, finalmente, la capacidad para manejar dores externos en los casos de trabajar con niños, nos
emociones es evaluada mediante una tarea de manejo permitiría obtener un perfil más completo del ajuste
emocional y otra tarea de relaciones emocionales. emocional y afectivo de los individuos. Además, a raíz
Diversas investigaciones han encontrado que las de los resultados encontrados en el campo de la validez
puntuaciones obtenidas con el MSCEIT no correlacio- convergente que demuestran escasa relación entre
nan extremadamente con medidas auto-informadas de medidas auto-informadas y medida de habilidad (Brac-
IE (Brackett y Mayer, 2003), sugiriendo que ambas for- kett y Mayer, 2003; Zeidner, Shani-Zinovich, Matt-
mas de evaluación (auto-informe vs. ejecución) están hews, & Roberts, 2005), cada vez estamos más seguros
midiendo aspectos y procesos diferentes del funciona- que ambos procedimientos evalúan procesos o mecanis-
miento emocional de un mismo individuo (ver Extre- mos afectivos diferentes pero que tienen su relevancia
mera y Fernández-Berrocal, 2004a; para un análisis vital en el desarrollo de la propia autoeficacia emocional
comparativo de medidas). del individuo y en el desempeño de competencias que le
Las medidas de ejecución, a pesar de sus ventajas, permiten adaptarse más positivamente y tener un mejor
tampoco están exentas de limitaciones. Entre las desven- funcionamiento social y personal.
tajas de estas medidas podemos encontrar que: a) algu-
nas subescalas presentan bajas propiedades psicométricas
así como escasa validez aparente (i.e., sinestesia), es un PARA QUÉ SIRVE TENER INTELIGENCIA EMOCIONAL
cuestionario extenso (141 ítems), y es posible que alguna
de las situaciones emocionales propuestas requieran El propósito de este apartado es ilustrar la utilidad de
adaptación cultural; b) más que la habilidad emocional la IE evaluada como habilidad con el MSCEIT en dife-
real de la persona, ofrecen un indicador del nivel de rentes criterios importantes de la vida cotidiana como:
conocimiento emocional y el discernimiento de estrate- - Acciones saludables,
gias emocionales efectivas que posee la persona pero no - IE y las relaciones interpersonales y
nos asegura una contingencia total de su puesta en prác- - la IE en el ámbito profesional.
tica en situaciones sociales de la vida cotidiana; c) para
conseguir el test es necesario pagar a la distribuidora y Acciones saludables
posteriormente requiere volver a enviarle los datos para
obtener la puntuación total en base al baremo. Existen diferentes factores que afectan a las acciones
Entre las ventajas de las medidas de ejecución pode- saludables y que van desde los individuales a los inter-
mos encontrar que: a) plantea un acercamiento similar personales, pasando por los institucionales y los de polí-
al utilizado en los instrumentos de inteligencia clásica, tica pública. En las sociedades desarrolladas, los princi-
lo cual aumenta la validez del constructo; b) son menos pales factores de riesgo de enfermedad, discapacidad o
propensas a los sesgos de deseabilidad social y a la posi- muerte están vinculados con comportamientos más o
bilidad de falsar una respuesta; c) presentan menor sola- menos saludables como: tabaco, presión arterial eleva-
pamiento conceptual con medidas de personalidad y da, alcohol, colesterol alto, índice de masa corporal ele-
correlaciona moderadamente con otras inteligencias vado, escaso consumo de frutas y verduras, falta de acti-
como la verbal. vidad física o drogas ilegales.
Tras exponer ambos tipos de medida, surge la irre- En este apartado, nos centramos en el papel que
mediable cuestión sobre cuál es el mejor método para desempeña la IE en ciertas conductas de riesgo como el
evaluar la IE de los alumnos. En nuestra opinión, consumo de drogas y la depresión.
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD / PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA

IE y el consumo de drogas Estos estudios de Trinidad y colaboradores muestran


El consumo de drogas es un fenómeno multidimen- que los programas dirigidos a la prevención de consu-
sional en el que la IE tiene un papel específico. En con- mo de tabaco y alcohol en adolescentes incrementarían
creto, las personas con una falta habilidades emociona- su efectividad si tuvieran en cuenta variables como la
les pueden recurrir al consumo de drogas como una IE. En especial, la implementación de programas de
forma externa de autorregulación para disminuir, ocul- intervención que educaran a los adolescentes en las
tar o ignorar sus estados emocionales negativos o para habilidades necesarias para percibir, comprender y
generar estados emocionales más agradables. regular sus emociones (en especial, las negativas como la
Dennis Trinidad y colaboradores han realizado dife- tristeza y la hostilidad) y las habilidades interpersonales 
rentes investigaciones sobre las relaciones entre la IE y precisas para resistir la presión de su entorno de amigos
el consumo de drogas legales. En un estudio con adoles- para consumir drogas.
centes americanos (Sur de California) se descubrió que
los adolescentes más inteligentes emocionalmente IE y depresión
tuvieron un consumo menor de tabaco y alcohol (Tri- La IE nos permite manejar los estados de ánimo
nidad y Johnson, 2002). En concreto, los adolescentes negativos provocados por los acontecimientos adversos
con más IE informaron haber consumido menos tabaco de la vida cotidiana (Fernández-Berrocal y Extremera,
tanto en los últimos 30 días como semanal y diariamen- 2006). En este sentido, la IE nos hace menos vulnerables
te y haber bebido menos alcohol durante la última al afecto negativo y la depresión. Las investigaciones que
semana que los adolescentes con baja IE. Estos resulta- han sido realizadas utilizando medidas de auto-informe
dos revelan que una baja IE es un factor de riesgo para de la IE como el TMMS han mostrado que las dimen-
el consumo de tabaco y alcohol en la adolescencia. siones de Claridad y Reparación se relacionan negativa-
¿Cuál sería el mecanismo? Según estos autores, los ado- mente con el afecto negativo y la depresión, mientras
lescentes emocionalmente inteligentes comprenden que la dimensión de Atención lo hace en sentido positi-
mejor las presiones de sus compañeros para consumir y vo (Extremera y Fernández-Berrocal, 2006; Fernández-
gestionan mejor las discrepancias entre sus motivacio- Berrocal, Alcaide, Extremera y Pizarro, 2006; Rude y
nes y las de su grupo lo que les permite soportar con- McCarthy, 2003; Salovey, Stroud, Woolery y Epel,
ductualmente la presión grupal y, en consecuencia, les 2002). En cambio, las investigaciones realizadas con
facilita la reducción del consumo de alcohol y tabaco medidas de ejecución como el MSCEIT son aún limita-
(Trinidad y Johnson, 2002). das. Una excepción es el trabajo de Irina Goldenberg
Un segundo estudio de este grupo de investigación sobre la relación entre el MSCEIT y la sintomatología
evaluó el carácter protector de la IE sobre el riesgo de depresiva evaluada con el BDI en una muestra de adul-
fumar en adolescentes (Trinidad, Unger, Chou, Azen y tos (Goldenberg, Matheson y Mantler, 2006). Este estu-
Johnson, 2004a). Los resultados indicaron que la IE era dio muestra que las personas con más IE, ya sea evaluada
un factor protector del riesgo de fumar en los adoles- con pruebas de auto-informe o con el MSCEIT, presen-
centes porque se relacionó con una mejor percepción de tan menos sintomatología depresiva.
las consecuencias sociales negativas asociadas con fumar En nuestro país, un estudio realizado con estudiantes
y con una mayor eficacia para rechazar el ofrecimiento tanto de instituto como universitarios ha obtenido
de cigarrillos por parte de sus compañeros. Por otra par- resultados análogos (Extremera, Fernández-Berrocal,
te, los adolescentes con una alta IE manifestaron una Ruiz-Aranda y Cabello, 2006). La relación entre el
menor intención de fumar el año próximo. Este grupo TMMS y la sintomatología depresiva es similar a la
también ha encontrado que los niveles de IE en los ado- encontrada en otros estudios previos. Las personas no
lescentes interactúan con la experiencia pasada de depresivas muestran unos niveles de Atención medios y,
fumar, con la intención de hacerlo en el futuro y con los en cambio, altas puntuaciones en Claridad y en Repara-
factores de riesgos psicosociales relacionados con la con- ción. Por el contrario, las personas depresivas prestan
ducta de fumar (Trinidad, Unger, Chou, Azen y Jonh- excesiva atención a sus emociones y tienen poco claras
son, 2004b). Aquellos alumnos con alta IE tienen más sus emociones y no saben regularlas de forma adecuada.
probabilidad de fumar al año siguiente, si ya lo habían Adicionalmente, los resultados mostraron que la IE eva-
intentado con anterioridad. En cambio, los adolescen- luada con el MSCEIT también está vinculada directa-
tes con baja IE tienen más probabilidad de fumar en el mente con su sintomatología depresiva.
futuro si sus puntuaciones en hostilidad son altas, o si
tienen una baja capacidad percibida para rechazar el
ofrecimiento de cigarrillos por parte de sus amigos.
PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA / LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD

IE y las relaciones interpersonales aspectos como “¿Eres sensible a los sentimientos de


otras personas?” y “¿Sabes afrontar tus problemas inter-
El infierno son los otros como decía Sartre o, al personales?”. También, se les pidió que nominaran a
menos, en algunas ocasiones los demás pueden conver- ocho compañeros en diferentes aspectos relacionados
tir nuestra vida en un infierno. Pero también, y a la vez, con la calidad de sus relaciones sociales en cuestiones
es cierto como resalta el profesor Fierro que “Nadie es como “¿Quién es el más sociable?”, “¿Quién crea con-
feliz y nadie es alguien sin los otros” (2000; p. 202). flictos y tensiones?”. Los estudiantes con más IE (en
La IE es importante para entender cómo la persona se concreto, Manejo emocional) mostraron una sensibili-
 adapta de forma positiva a su entorno social y emocional dad interpersonal y prosocial mayor y, al mismo tiem-
y comprender el origen y la evolución de sus relaciones po, fueron los mejor evaluados por sus compañeros de
sociales (Mayer y Salovey, 1997). Una habilidad indis- residencia universitaria en aspectos como sensibilidad
pensable para evitar, cuando sea posible, que los demás interpersonal, aceptación y amistad recíproca (Lopes,
conviertan nuestra vida en un infierno o que nosotros Salovey, Côté y Beers, 2005).
mismos lo hagamos. Una herramienta crucial para saber En nuestro país, un estudio similar ha mostrado
compartir nuestra dicha y nuestra suerte, pero del mis- resultados análogos (Extremera y Fernández-Berrocal,
mo modo nuestros infortunios y nuestras sombras. 2004b). A los participantes se les pidió que informaran
sobre la calidad de sus relaciones con sus amigos usando
IE y amistad el Network of Relationships Inventory en diferentes
Paulo Lopes y colaboradores han realizado diferentes dimensiones como apoyo social (compañerismo, intimi-
investigaciones utilizando el MSCEIT que han mostra- dad, afecto y alianza) e interacción negativa (conflicto y
do la relación positiva entre la IE y unas mejores rela- antagonismo). En concreto, se les pedía que pensaran en
ciones interpersonales. En un primer estudio, Lopes, el mejor amigo que tuvieran y valorasen los ítems en
Salovey y Straus, (2003) encontraron conexiones entre función de esa amistad. Por ejemplo: “¿En qué medida
una alta puntuación en el componente de manejo emo- tu amigo/a se preocupa por ti?” o “¿En qué medida estas
cional del MSCEIT y relaciones más positivas en sus seguro de que la relación con tu amigo/a continuará en
interacciones sociales, una mayor percepción de apoyo los años siguientes?”. Los resultados mostraron que los
por parte de los padres y menos interacciones negativas estudiantes con más IE (Manejo emocional) mostraban
con los amigos más íntimos. mayores niveles de intimidad y afecto hacia sus amigos.
Posteriormente, dos estudios realizados en países
diferentes han vuelto a constatar relaciones positivas IE y las relaciones románticas
entre la habilidad para manejar emociones con el Marc Brackett conjuntamente con otros investigado-
MSCEIT y la calidad de la interacciones sociales res han investigado la influencia de la IE en la calidad
(Lopes, Brackett, Nezlek, Schütz, Sellin y Salovey, de las relaciones románticas (Brackett, Warner y Bos-
2004). El primer estudio, realizado con universitarios co, 2005).
de Estados Unidos, no sólo evaluó su propia percepción En concreto, se plantearon que las relaciones román-
de sus relaciones, sino que consideró también la opi- ticas son un caso especial de relación y adaptación social
nión de dos de sus amigos seleccionados por ellos mis- en el que la IE tiene una función esencial para que se
mos. Los resultados mostraron que una alta puntuación produzca una implicación emocional e íntima adecua-
en la escala de Manejo emocional del MSCEIT se rela- da. Por ejemplo, la capacidad para percibir y decodifi-
cionó positivamente con la calidad de las relaciones con car adecuadamente la comunicación no verbal de tu
sus amigos, informando mayores interacciones positivas pareja y la capacidad para manejar los conflictos coti-
y menos negativas, así como niveles de apoyo emocio- dianos serían factores claves para que la relación sea
nal más alto, incluso cuando los cinco rasgos de perso- positiva. El estudio se realizó en 86 parejas jóvenes hete-
nalidad eran controlados. En el segundo estudio, reali- rosexuales (una media de 20 años) y que estaban cur-
zado con universitarios alemanes, los participantes sando estudios universitarios. A las parejas se las agrupó
describian sus interacciones sociales diarias durante dos en tres categorías:
semanas. Los resultados resaltaron que los estudiantes - Los dos con alta IE
con más IE (Manejo emocional) percibían sus interac- - Uno alta y otro baja
ciones con las personas del sexo opuesto como de - Los dos con baja IE
mayor calidad y con más éxito (Lopes et al., 2004). Las parejas en las que los dos tenían baja IE tenían
Por último, Lopes y colaboradores en otra investiga- una peor relación en diferentes indicadores que las
ción con universitarios pidieron que se evaluasen en parejas en las que sólo uno de ellos tenía una alta IE. En
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD / PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA

general, las parejas con baja IE se consideraban menos evaluación dada por sus iguales también coincidió con
satisfechas con su relación. En concreto, puntuaron más las calificaciones de los supervisores en sensibilidad
bajo en aspectos relacionados con la Profundidad de la interpersonal, sociabilidad, gusto, contribución a un
relación: ¿Cómo es de importante, profunda, positiva y ambiente positivo de trabajo, tolerancia al estrés y capa-
segura tu relación? En cambio, puntuaron más alto en cidad de liderazgo. Estas relaciones en general fueron
las dimensiones negativas como las relacionadas con la significativas incluso controlando variables tan relevan-
Conflictividad en la pareja: ¿Con qué frecuencia tu tes como el nivel educativo y la personalidad.
pareja hace que te enfades?
De forma sorprendente, las parejas en las que los dos 
tenían una alta IE no se diferenciaron de las parejas en CONCLUSIÓN
las que sólo uno de ellos tenía una alta IE. Es decir, para
mantener a flote una pareja parece que es suficiente con Las personas sin ser héroes ni filósofos buscan en un
que uno de ellos tenga una alta IE. No obstante, es mundo ambiguo, complejo y cambiante un cierto equi-
necesario realizar más investigaciones sobre este tema ya librio, un punto práctico y sensible entre dos extremos
que las parejas que han sido estudiadas son muy jóvenes (de virtud, diría Aristóteles), que les permita una vida
(alrededor de 20 años). ¿Ocurrirá lo mismo con parejas feliz. Desde esta perspectiva, el profesor Fierro seguro
que lleven 15 ó 20 años de convivencia? ¿Se aprenderá a que apostaría jugando con el título del popular libro de
ser emocionalmente inteligente en las relaciones de lar- Marinoff por Más Aristóteles y menos Prozac. Pero una
ga duración? vida completa como se ha resaltado en este artículo no
Fitness (2006) ha propuesto algunas ideas muy inte- incumbe sólo a lo individual, por ejemplo, a las accio-
resantes sobre la conexión entre la IE y las relaciones nes saludables y recomendables o a la evitación del
románticas. La autora sugiere que las personas con alta dolor y la superación de las emociones negativas. Asi-
IE podrían manejar con éxito algunas situaciones emo- mismo conlleva la ingente tarea de manejar nuestras
cionalmente delicadas en la pareja como pedir perdón relaciones interpersonales ya sea con los colegas en el
y saber concederlo. También jugaría un papel crucial trabajo o con nuestros amigos, con los familiares o con
para afrontar de forma constructiva los conflictos de nuestra pareja e hijos. Un difícil equilibrio entre el yo y
pareja y las emociones negativas que suelen ir asociadas los otros que sólo necesita de un golpe de estupidez
como el miedo, el enfado o el odio. En definitiva, las emocional para tornar con suma rapidez la serenidad
parejas con alta IE se distinguen por tener la capacidad, personal en una pesadilla social.
a pesar de los problemas, para generar un clima emocio- En un escrito muy reciente, el profesor Fierro ha
nal positivo en su relación. abogado por una ciencia psicológica epicúrea que sirva
para aliviar el sufrimiento humano y que tome partido
IE en el ámbito profesional sin reservas por la felicidad, el bienestar y el placer. Una
Psicología epicúrea que ayude a satisfacer los íntimos
En el ámbito profesional, nuestras habilidades emo- deseos de las personas, pero sin caer en el individualis-
cionales y sociales desempeñan una función indispensa- mo egoísta para lo que necesita que vaya acompañada
ble en un contexto tan competitivo y demandante, así de una dimensión ética que la transforme en “la digni-
como en continuo cambio (Goleman, 1998; Lopes, dad de ser feliz” (Fierro, 2008; p. 20). Una ciencia de lo
Cotê y Salovey, 2007). primordial, de lo único que realmente nos interesa a las
Lopes, Grewal, Kadis, Gall y Salovey (2006) han personas, en la que el estudio de la gestión inteligente
realizado en una empresa de seguros de Estados Unidos de las emociones y de las relaciones sociales que se ha
(Fortune 400) un estudio sobre la influencia de la IE en esbozado en este artículo debiera ser una línea de inves-
el afecto y las actitudes positivas en el ámbito laboral. tigación preferente.
En concreto, la muestra estuvo formada por 44 analistas Con todo, como señala el profesor Fierro, en esta
y personal de administración. Los resultados mostraron nueva Psicología epicúrea hay ciencia y empirismo
que las personas con más IE recibieron mayores aumen- como proyecto necesario de sistematización global,
tos salariales por sus méritos y ocuparon puestos más pero deviene en lo particular de forma muy rápida en
altos en la compañía que sus compañeros. Por otra par- arte, o con menos pretensiones, en bricolaje. Acaso en
te, las personas con más IE fueron evaluados por sus técnicas de supervivencia en las que cualquier estrategia
compañeros más positivamente en diferentes aspectos es buena si funciona.
como sensibilidad interpersonal, sociabilidad y genera- Por ello, conociendo al profesor Fierro nos sorpren-
ción de un clima de trabajo positivo en la empresa. Esta dió de forma grata su utilización de lo epicúreo como
PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA / LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD

lema de campaña de esta nueva ciencia. Sorpresa por- Extremera, N., Fernández-Berrocal, P., Ruiz-Aranda,
que su actitud natural nos ha parecido siempre más cer- D. y Cabello, R. (2006). Inteligencia emocional,
cana al estoicismo y a la prudencia, a la virtud y a la estilos de respuesta y depresión. Ansiedad y Estrés, 12,
serenidad que a lo epicúreo y voluptuoso. Y sabiendo de 191-205.
sus gustos literarios nos habría parecido lógico que en Extremera, N., Fernández-Berrocal, P., y Salovey, P.
lugar de Epicuro de Samos hubiera apostado por el filó- (2006). Spanish Version of the Mayer-Salovey-Caru-
sofo cordobés Lucio Anneo Séneca y hubiera propuesto so Emotional Intelligence Test (MSCEIT) Version
Más Séneca y menos Prozac. 2.0: Reliabilities, Age, and Gender Differences. Psi-
 cothema, 18, 42-48.
Como solía decir Séneca al final de sus cartas: Fernández-Berrocal, P., Alcaide, R., Extremera, N. y
Consérvate bueno Alfredo. Pizarro, D. A. (2006). The role of emotional intelli-
gence in anxiety and depression among adolescents.
Individual Differences Research, 4, 16-27.
REFERENCIAS Fernández-Berrocal, P. y Extremera, N. (2006). Emo-
tional intelligence and emotional reactivity and
Bar-On, R. (2000). Emotional and social intelligence: recovery in laboratory context. Psicothema, 18, supl.,
Insights from the emotional quotient inventory. En 72-78.
R. Bar-On y J. D. A. Parker (Eds.), Handbook of Fernández-Berrocal, P., Extremera, N., y Ramos, N.
Emotional Intelligence (pp.363-388). San Francisco: (2004). Validity and reliability of the Spanish modi-
Jossey-Bass. fied version of the Trait Meta-Mood Scale. Psycholo-
Boyatzis, R., Goleman, D., y Rhee, K. (2000). Cluster- gical Reports, 94, 751-755.
ing competence in emotional intelligence: Insights Fierro, A. (2000). Sobre la vida feliz. Málaga: Aljibe.
from the emotional competence inventory (ECI). En Fierro, A. (2008). Conocimiento contra infelicidad:
R. Bar-On y J. D. A. Parker (Eds.), Handbook of Para una psicología epicúrea. Escritos de Psicología, 2-
Emotional Intelligence (pp.343-362). San Francisco: I, 7-23.
Jossey-Bass. Fitness, J. (2006). The emotional intelligence marriage.
Brackett, M. A. y Mayer, J. D. (2003). Convergent, En J. Ciarrochi, J. Forgas y J.D. Mayer (Eds.), Emo-
discriminant, and incremental validity of competing tional intelligence in everyday life (2nd ed.) (pp. 129-
measures of emotional intelligence. Personality and 139). Philadelphia, PA: Psychology Press.
Social Psychology Bulletin, 29, 1147-1158. Goldenberg, I., Matheson, K. y Mantler, J. (2006). The
Brackett, M. A., Warner, R. M. y Bosco, J. (2005). Assessment of Emotional Intelligence: A Comparison
Emotional intelligence and relationship quality of Performance-Based and Self-Report Methodolo-
among couples. Personal Relationships, 12, 197–212. gies. Journal of Personality Assessment, 86, 33-45.
Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2004a). El uso Goleman, D. (1995). Emotional Intelligence. New York:
de las medidas de habilidad en el ámbito de la inteli- Bantam Books. (Trad. Cast. Kairós, 1996).
gencia emocional: Ventajas e inconvenientes con res- Goleman, D. (1998). Working with Emotional Intelli-
pecto a las medidas de auto-informe. Boletín de Psico- gence. New York: Bantam Books. (Trad. Cast.
logía, 80, 59-77. Kairós, 1999).
Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2004b). Inte- Lopes, P. N., Brackett, M. A., Nezlek, J., Schütz, A.,
ligencia emocional, calidad de las relaciones interper- Sellin, I. y Salovey, P. (2004). Emotional intelligence
sonales y empatía en estudiantes universitarios. Clí- and social interaction. Personality and Social Psychol-
nica y Salud, 15, 117-137. ogy Bulletin, 30, 1018-1034.
Extremera, N., y Fernández-Berrocal, P. (2005). Inteli- Lopes, P. N., Cotê, S. y Salovey, P (2007). Un modelo
gencia emocional percibida y diferencias individuales de habilidad de la inteligencia emocional: implica-
en el metaconocimiento de los estados emocionales: ciones para la evaluación y el entrenamiento. En J.
una revisión de los estudios con el Trait Meta-Mood M. Mestre y P. Fernández-Berrocal (Coord.),
Scale. Ansiedad y Estrés, 11, 101-122. Manual de Inteligencia Emocional, 217-234. Madrid:
Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2006). Validity Pirámide.
and reliability of the Spanish versions of the Rumina- Lopes, P.N., Grewal, D., Kadis, J., Gall, M. y Salovey,
tive Response Scale-Short Form and the Distraction P. (2006). Evidence that emotional intelligence is
Responses Scale in a sample of high school and college related to job performance and affect and attitudes at
students. Psychological Reports, 98, 141-150. work. Psicothema, 18, supl., 132-138.
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL ESTUDIO DE LA FELICIDAD / PABLO FERNÁNDEZ-BERROCAL Y NATALIO EXTREMERA

Lopes, P. N., Salovey, P., Côté, S. y Beers, M. (2005). Rude, S. S. y McCarthy, C. T. (2003). Emotional func-
Emotion regulation ability and the quality of social tioning in depressed and depression-vulnerable col-
interaction. Emotion, 5, 113-118. lege students. Cognition and Emotion, 17, 799-806.
Lopes, P. N., Salovey, P., y Straus, R. (2003). Emo- Salovey, P. y Mayer, J. D. (1990). Emotional intelli-
tional intelligence, personality, and the perceived gence. Imagination, Cognition, and Personality,
quality of social relationships. Personality and Indi- 9,185-211.
vidual Differences, 35, 641-658. Salovey, P., Mayer, J. D., Goldman, S. L., Turvey, C.,
Lykken, D., y Tellegen, A. (1996). Happiness is a sto- y Palfai, T. P. (1995). Emotional attention, clarity,
chastic phenomenon. Psychological Science, 7, and repair: exploring emotional intelligence using 
186–189. the Trait Meta-Mood Scale. En J. W. Pennebaker
Lyubomirsky, S. (2008). La ciencia de la felicidad: un (Ed .), Emotion, Disclosure, y Health (pp. 125-154).
método probado para conseguir el bienestar. Barcelona: Washington: American Psychological Association.
Urano. Salovey, P., Stroud, L.R., Woolery, A. y Epel, E.S.
Lyubomirsky, S., King, L. A., y Diener, E. (2005). The (2002). Perceived emotional intelligence, stress
benefits of frequent positive affect. Psychological Bul- reactivity, and symptom reports: Further explo-
letin, 131, 803-855. rations using the Trait Meta-Mood Scale. Psycho-
Lyubomirsky, S., Sheldon, K. M., y Schkade, D. logy and Health, 17, 611-627.
(2005). Pursuing happiness: The architecture of sus- Sheldon, K. M., y Lyubomirsky, S. (2004). Achieving
tainable change. Review of General Psychology, 9, sustainable new happiness: Prospects, practices, and
111-131. prescriptions. En A. Linley & S. Joseph (Eds.), Posi-
Matthews, G., Zeidner, M., y Roberts, R. D. (2002). tive psychology in practice (pp. 127-145). Hoboken,
Emotional intelligence: Science and myth. Cambridge, NJ: John Wiley & Sons.
MA: The MIT Press. Sternberg, R. J. y Kaufman, J. C. (1998). Human abil-
Mayer, J. D., Caruso, D. y Salovey, P. (1999). Emo- ities. Annual Review of Psychology, 49, 479-502.
tional intelligence meets traditional standards for an Trinidad, D. R. y Johnson, C. A. (2002). The associa-
intelligence. Intelligence, 27, 267-298. tion between emotional intelligence and early adoles-
Mayer, J. D., Salovey, P., y Caruso, D. (2000). Models cent tobacco and alcohol use. Personality and Indi-
of emotional intelligence. En R.J. Sternberg (Ed.), vidual Differences, 32, 95–105.
Handbook of Intelligence (2nd ed.) (pp. 396-420). Trinidad, D. R., Unger, J. B., Chou, C. P., Azen, S. P.
New York: Cambridge. y Johnson, C. A. (2004a). The protective association
Mayer, J. D., Salovey, P., y Caruso, D. (2002). May- of emotional intelligence with psychosocial smoking
er–Salovey–Caruso Emotional Intelligence Test risk factors for adolescents. Personality and Individ-
(MSCEIT) users manual. Toronto, Canada: MHS. ual Differences, 36, 945–954.
Mayer, J.D., Salovey, P., y Caruso, D. (2004). Emo- Trinidad, D. R., Unger, J. B., Chou, C. P., Azen, S. P.
tional intelligence: Theory, findings, and implica- y Johnson, C. A. (2004b). Emotional Intelligence
tions. Psychological Inquiry, 15, 197-215. and smoking risk factors in adolescents: Interactions
Mayer, J. D., Salovey, P., & Caruso, D.R. (2008). on smoking intentions. Journal of Adolescent Health,
Emotional intelligence: New ability or eclectic mix 34, 46–55.
of traits? American Psychologist, 63, 503-517. Zeidner, M., Shani-Zinovich, I., Matthews, G., &
Mayer, J. D., Salovey, P., Caruso, D. y Sitarenios, G. Roberts, R.D. (2005). Assessing emotional intelli-
(2003). Measuring emotional intelligence with the gence in gifted and nongifted high school students:
MSCEIT V.2.0. Emotion, 3, 97-105. Outcomes depend on the measure. Intelligence, 33,
McCrae, R. R., y Costa, P. T. (1994). The stability of 369–391.
personality: Observations and evaluations. Current
Directions in Psychological Science, 3, 173–175.