Você está na página 1de 7

medigraphic Artemisa

en línea
Primera versión: 7 de febrero de 2003
Versión definitiva: 31 de marzo de 2003
Aceptado: 3 de abril de 2003 Carlos Tena Tamayo,1
Jorge M.
Sánchez González,2
Antonio
Rivera Cisneros,3
La práctica de la medicina Luis Ernesto
Hernández Gamboa4
y la responsabilidad médica. 1
Comisionado Nacional
Algunas reflexiones en torno de Arbitraje Médico
2
Director General
de Promoción y Difusión
3
Director General
de Enseñanza
e Investigación
4
Subdirector
RESUMEN SUMMARY de Difusión
Tradicionalmente la relación del médico con su Traditionally, the relationship between the phy-
paciente se ha sustentado en la confianza, la sicians and his/her patients was based on trust, Adscritos
comunicación adecuada y la clara definición de appropriate human communication, and a clear a la Comisión Nacional
las funciones sociales de cada uno. En la actua- definition of the social role of each. At present, de Arbitraje Médico,
lidad esta relación se encuentra en crisis. El obje- this relationship is in crisis. The purpose of this Distrito Federal
tivo del presente trabajo es reflexionar algunos work was to meditate on the main factors that
de los principales factores que la afectan, espe- affect this relationship, with special emphasis on
cialmente los derechos y obligaciones del médico analysis of the rights and obligations of both, phy- Comunicación con:
y del paciente, para comprender la responsabili- sicians and patients, to have more elements of Jorge Sánchez González.
dad profesional en la práctica de la medicina. understanding concerning the professional re- Tel.: (55) 5420 7031.
Los elementos fundamentales para restaurar las sponsibility involved in medicine practice. The Fax: (55) 5420 7103.
bases humanistas de la actuación médica inclu- fundamental elements to restore humanism in Dirección electrónica:
yen el apego estricto a los conocimientos técnico- medicine include strict adherence to technical jorge.sanchez@conamed.gob.mx
científicos de la lex artis médica, el actuar ético y and scientific knowledge, ethical behavior, and
digno y la atención especial a la comunicación. special attention to communication. This reflec-
Esta reflexión debe exponerse desde las pri- tion should be exposed from the initial stages in
meras etapas de la formación del médico, y medical formation and be promoted in medical
promoverse durante la actualización del médi- updating of physicians.
co para su ejercicio profesional.

Introducción nal de calidad inmerso en un proceso de mejora


continua.2
Desde los tiempos más remotos el arte de curar El siglo recién terminado se caracterizó por
ha traído como consecuencia inevitable que la medigraphic.com
transformaciones en varios sentidos: el econó-
Palabras clave
9 responsabilidad médica
sociedad observe con respeto a quienes han mico, el social, el político y la delimitación de 9 errores médicos
hecho de la medicina su ejercicio profesional, naciones, entre muchos otros. Desde luego, la 9 ética médica
sin embargo, esa misma sociedad es también medicina no fue ajena a este proceso; el mate-
su escrupulosa censora.1 Por ello, una activi- rialismo desmedido que se ha vivido en las últi- Key words
dad tan apreciada, tan compleja y de la que en mas décadas ha repercutido en uno de sus 9 medical responsibility
ocasiones depende la vida de una persona, de- puntos más sensibles: la relación médico-paciente. 9 medical errors
manda hoy más que nunca un ejercicio profesio- Tradicionalmente esta relación se ha cimentado 9 ethics, medical

Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413 407


Carlos Tena Tamayo et al. en la confianza, la comunicación y la clara defi- y los mecanismos de evaluación establecidos en el
La práctica de la medicina nición del papel que desarrolla cada uno de los programa de la Cruzada Nacional por la Calidad
y la responsabilidad
participantes.3 La transformación de la función de los Servicios de Salud.9
médica
del paciente ha desempeñado un papel prepon- Además, se ha afirmado que los grandes cam-
derante en las nuevas bases de la relación mé- bios de la medicina en los ámbitos científico,
dico-paciente. En general, podemos decir que tecnológico, social y económico en una época
el enfermo cambió de ser un ente pasivo que en la que ya no existen barreras tecnológicas,
escuchaba atentamente y acataba las indicacio- han contribuido a perder los valores humanos
nes del médico, a un ser que opina y desea to- y a ensanchar la brecha entre el médico y el
mar parte en las decisiones que afectan su estilo paciente.7,5 Si se analiza el problema detenida-
de vida.4 mente, son muchos los factores involucrados
Esto desde luego debió ser paralelo al aban- en el resultado de la relación entre estos dos
dono de la postura paternalista por parte del actores, pero son los inherentes a la interacción
médico, para dar pie a un modelo en el que el de las personas los que contribuyen con mayor
paciente tuviese la posibilidad de decidir sobre determinación. Por ello, en diferentes países se
su atención después de haber sido informado de trabaja en el establecimiento de recomendacio-
la conveniencia y riesgos del procedimiento o nes y guías para mejorar la práctica cotidiana de
tratamiento propuesto, y de haber asentado su la medicina, considerando en todo momento las
consentimiento en el expediente clínico. Sin em- preferencias de los pacientes.10-13
bargo, esta transformación no se ha dado en todo Lo anterior se sustenta en que casi la mitad de
el gremio médico.5 los asuntos atendidos por la Comisión Nacional
Aunado al surgimiento de la medicina social de Arbitraje Médico (Conamed) se debe a trato
en los países en desarrollo, la aparición de los inadecuado, a información incompleta o inin-
seguros médicos (los terceros pagadores) y de la teligible, es decir, a trastornos en la comunica-
industria del litigio, condicionó otra modificación: ción entre los médicos responsables de la atención,
que el paciente pasara de ser un receptor del siste- los pacientes y sus familiares.14 La habilidad del
ma a constituirse en un financiador del mismo, médico para poner en común su percepción y
lo cual lo ha llevado a demandar mayor nivel y conocimiento —técnico y científico— con la per-
calidad de servicio.6 cepción y expectativas predominantemente
El acceso a los modernos sistemas de informa- afectivas del paciente, está influida por el pensa-
ción constituye un elemento transformador más miento biologisista aprendido durante la for-
en la relación médico-paciente. Si bien algunas mación profesional.
veces las fuentes no son del todo confiables, es
fácil obtener información médica y opciones
terapéuticas a través de internet, periódicos o El ámbito de la responsabilidad
revistas; el paciente cambia su criterio al de una profesional
persona que demanda la aplicación de algún
tratamiento específico o modifica el tratamiento La interpretación distorsionada de las emociones
indicado.7 del paciente (miedo, ira, negación, sufrimiento,
De tal suerte, el concepto de calidad en la etcétera) interfiere con la apreciación cabal de
atención médica tiende a presentar dificultades, ellas; en buena parte, en el equilibrio de estos
ya que la satisfacción del paciente no siempre elementos radica la efectividad de la interven-
alcanza un nivel de plenitud aun cuando el acto ción.12,13 Con frecuencia se olvida que el com-
medigraphic.com
médico haya sido impecable; por su parte, el ponente psicológico y social del paciente puede
afectar la recuperación, y que del buen entendi-
médico tampoco ve cubiertas sus necesidades pro-
fesionales, lo que conlleva a la frustración y, des- miento nace la confianza para construir una re-
de luego, a la imposibilidad de alcanzar la meta lación humana apropiada. No debe soslayarse:
de calidad.8 En México se realizan esfuerzos para en las condiciones actuales de la práctica médica
incentivar la mejora continua de la calidad de los existen circunstancias externas a la vinculación
servicios de salud mediante apoyo a la investiga- interpersonal que afectan la confianza de modo
ción, fomentando las estrategias, los indicadores significativo.15.16 El desprestigio de los médicos

408 Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413


ante la sociedad, el conflicto de valores en el ejer- Últimamente, en América Latina también Carlos Tena Tamayo et al.
cicio profesional, la conciencia social de los de- se ha tratado de regular lo relacionado al acto La práctica de la medicina
y la responsabilidad
rechos de los pacientes, la regulación por pares médico y la responsabilidad derivada de la prác-
médica
académicos, los costos de la atención, la sobre- tica médica. En Colombia, el presidente de la
administración y sobretecnificación de la práctica, Federación Médica insiste en que las bases del
la intervención multidisciplinaria en la presta- acto médico deben ser:
ción de servicios, son ejemplos de condiciones y
circunstancias que propician —en ocasiones im- „ El profesionalismo, es decir, que el médico
perceptiblemente— la falta de respeto a los frági- tenga título de médico-cirujano y esté auto-
les linderos de la dignidad humana.12,13 rizado a ejercer la profesión.
Debemos reflexionar responsable y profun- „ La ejecución típica, es decir, la ejecución con-
damente sobre el deterioro social de la práctica de forme a la denominada lex artis ad hoc, sujeta
la medicina. No se trata de hacer señalamientos a las normas de excelencia del momento y a
particulares acerca del desempeño de los miem- la deontología médica.
bros de una rama profesional, pues en general „ La curación o rehabilitación del enfermo.
cualquier actividad humana debe apegarse a las „ La licitud, es decir, su concordancia con las
obligaciones que le corresponden; sin embargo, normas legales.20
dada su relevancia social, la falta cometida por
un médico o cualquier otro profesional de la sa- Nosotros agregaríamos: que la relación entre
lud muchas veces es duramente criticada.17 médico y paciente debe llevarse a cabo sobre
Si deseamos entender esto debemos revisar la base de una correcta comunicación.
la historia: la responsabilidad médica se conoce Responsabilidad entonces es “la obligación
desde la antigüedad y ha estado acorde con las de rendir cuentas de los propios actos”; cuando
circunstancias particulares, las condiciones del la persona siente y atiende esa obligación puede
medio y el pensamiento filosófico dominante de decirse que es responsable.21
cada periodo. Los primeros códices médicos re- ESTE DOCUMENTO ES ELABORADO
lacionados con el tema se originaron en civili- POR MEDIGRAPHIC
zaciones del antiguo oriente, principalmente en El error médico
Mesopotamia; dichos documentos se caracteri-
zan por la importancia que dan al derecho. Un Aun cuando el médico siempre trata de ayudar
ejemplo es el Código de Hammurabi, conside- a su paciente, en ese intento puede cometer erro-
rado el monumento literario y legislativo más res, equivocarse o tener algún descuido que oca-
extenso de su época. En Roma, los médicos es- sione daño al paciente; si bien no intencional,
taban regidos por la Ley Aquilea donde por pri- el daño puede ser culpa del médico. Aquí vale
mera vez se mencionó la culpa gravis, que ha la pena aclarar que en la Conamed se consideran
servido de base a muchas legislaciones.18 Los dos tipos de error: el activo, que depende del mé-
principios éticos surgen al inicio de la medicina dico directamente y tiene por lo general conse-
racional (400 años a. C.) con el Juramento Hipo- cuencias inmediatas; y el latente, fuera del actuar
crático, el cual contiene los fundamentos del ser del profesional y relacionado con la estructura,
y del hacer del médico, como el “voto de total los procesos, el mantenimiento de equipo e in-
entrega a la profesión, dedicación y fidelidad al cluso con la capacitación al personal. Esta últi-
enfermo buscando hacerle el bien”.19 En 1825 y ma modalidad no es frecuente, pero representa
1832 se procesó a dos médicos (Helie y Thouret una verdadera amenaza para cualquier sistema
Noroy) por haber obrado de manera imprudente medigraphic.com
de atención médica.22
y con impericia en su actuación profesional; am- Los errores activos están asociados con la ne-
bos fueron condenados a pagar una indemniza- gligencia y la impericia, fuentes de mala práctica
ción vitalicia a sus pacientes. Éstos fueron los en el ejercicio de la medicina. La negligencia tie-
primeros casos de responsabilidad profesional ne que ver con el descuido, la desidia o la falta de
documentados y que sirvieron de antecedente ju- atención; la impericia obedece a falta de conoci-
rídico para legislar en todo el orbe sobre estas mientos, destrezas o habilidades para la atención
acciones.18 de un paciente. Otra fuente de mala práctica pro-

Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413 409


Carlos Tena Tamayo et al. fesional es el dolo;23 pero, como ya se mencionó, tiene una grave repercusión en la persona del
La práctica de la medicina el médico siempre trata de ayudar, nunca de da- médico. En primer término, su prestigio se ve
y la responsabilidad
ñar, es por eso que el dolo no es propio de un deteriorado debido a que frecuentemente se hace
médica
profesional de la medicina. Excepción de ello pública la demanda. Si hay algo que cuida todo
es cuando un médico se niega a proporcionar médico es su prestigio, porque con él trabaja.
atención en caso de urgencia calificada.22,23 Nadie acude a visitar a un médico desprestigiado.
Cuando un paciente tiene una complicación Cuando se exhibe públicamente a un médico
o los resultados del manejo efectuado no le satis- denunciado en el ministerio público, aun antes
facen y sospecha que existió negligencia o impe- de haber demostrado si tiene alguna responsabi-
ricia en la atención, puede demandar a su médico. lidad, el hecho repercute en el número de pa-
La mayoría de las veces esto ocurre porque no cientes que visitan a ese médico.
existe una relación de confianza con el médico, Por otra parte, las relaciones en el seno fa-
porque el paciente no está debidamente infor- miliar y laboral del médico se ven alteradas, se
mado, porque fue maltratado o hubo fricción cuestiona la capacidad profesional y la integri-
entre el médico y la familia del paciente o por- dad personal. Todo el esfuerzo de años de estu-
que algún médico habló mal de su colega.21,24 dio y trabajo se desvanece ante sus propios ojos
y experimenta resentimiento hacia la sociedad,
lo cual lo lleva a ejercer una medicina singular
La obligación profesional manifestada en varios aspectos:26 excesivo uso
de métodos diagnósticos y terapéuticos, refe-
En general se puede hablar de tres obligaciones rencia obsesiva sin fundamento clínico a otros
de los profesionales de la salud: sobre los resultados, niveles, notoria indolencia para la información,
la seguridad y los medios utilizados.23 Al médico siem- rechazo o selección de casos difíciles, y consi-
pre se le exigirá la última, porque la lex artis lo deración permanente de los pacientes y sus fa-
compromete a la correcta aplicación del cono- miliares como enemigos potenciales para ser
cimiento en la práctica de la profesión. La obli- demandado. Esta respuesta, denominada me-
gación de seguridad generalmente se refiere a las dicina defensiva,24,26 se define como una altera-
instituciones, pues son éstas las que deben ga- ción en la forma de ejercer la medicina, inducida
rantizar el buen funcionamiento de los equipos por amenaza o posibilidad de demanda. El mé-
y evitar siniestros. La obligación de resultados no es dico que responde de esta forma intenta pre-
competencia del médico, a menos que el resul- venir quejas de los particulares y asentar bases
tado sea consignado por escrito como algunas de defensa en caso de una demanda. Este tipo de
veces sucede en la cirugía estética. Por lo general prácticas deteriora aún más la relación médico-
al médico no se le puede exigir buenos resulta- paciente y encarece la atención médica, por los
dos, sólo a utilizar los medios científicos para excesos en que se incurre en aras de una protec-
tratar de ayudar al paciente, ya que la compleji- ción legal.
dad de la práctica de la medicina radica en que
“no hay enfermedades, sino enfermos”. Con
mayor precisión, Osler, eminente médico de la Fundamentos legales
primera mitad del siglo XX, decía: “Es mucho de la práctica médica
más importante saber qué clase de paciente tiene
una enfermedad, que saber qué clase de enferme- Por definición, la responsabilidad médica impli-
dad tiene un paciente.”25 ca el compromiso moral de responder por los
medigraphic.com actos propios —en algunos casos incluso por
los ajenos— y la obligación de reparar o indem-
El impacto de una demanda nizar las consecuencias de actos perjudiciales
para terceros; son dos vertientes de un concep-
Cuando decide poner una demanda contra su to que contiene elementos tan antiguos y com-
médico, casi siempre el paciente acude a las ins- plejos como el acto médico mismo.27 La primera
tancias judiciales, es decir, va al ministerio pú- invoca a la convicción vocacional y moral del pro-
blico.22,23 Una demanda ante el ministerio público fesional, cuya capacidad científico-técnica se basa

410 Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413


en principios éticos generalmente establecidos por En el orden jurídico hay diversas formas de Carlos Tena Tamayo et al.
los propios médicos. La segunda surge del dere- responsabilidad, las cuales se distinguen según La práctica de la medicina
y la responsabilidad
cho, es coercitiva y se rige por leyes emitidas por su naturaleza y los efectos normativos que cada
médica
el Estado; tiene como principal objetivo calificar una de ellas trae consigo: penal, civil y adminis-
y sancionar los actos del médico que perjudiquen trativa. La responsabilidad jurídica de una per-
física, moral o económicamente al enfermo. sona es producto de una conducta —positiva
Uno de los factores que en mayor parte re- (acción) o negativa (inercia u omisión)— inde-
percute en la calidad de los servicios brindados bida, ilícita, ilegal o antijurídica, que ocasione una
por las instituciones de salud, es la inobservan- consecuencia o resultado perjudicial, esto es, que
cia de conductas ajustadas a la práctica médica afecte un derecho o lesione un bien jurídico. Se
por parte de los profesionales y técnicos involu- requiere que entre esa conducta activa u omisiva
crados, quienes en ocasiones no proporcionan y el resultado dañino exista una relación causal,
los cuidados necesarios para alcanzar los resul- la cual permita atribuir este resultado a la con-
tados deseados, provocando consecuencias per- ducta de la persona.
judiciales para el paciente. Este deber de cuidado Para estar en aptitud de determinar la exis-
en la práctica de la medicina tiene doble fun- tencia de la responsabilidad médica se requiere
damento: por un lado, comprende los conoci- del ejercicio de la profesión médica; para preci-
mientos y destrezas del personal y la adecuada sar la existencia de la responsabilidad profesio-
utilización de los recursos tecnológicos a su al- nal de los técnicos y auxiliares de éste, se requiere
cance; por otra parte, compromete la observancia de la ejecución de la técnica o práctica que co-
de los principios éticos y normas legales aplica- rresponda. Al respecto, el artículo 24 de la Ley
bles en el desarrollo de su actividad (Ley General Reglamentaria del Artículo 5° Constitucional
de Salud,28 Ley Federal de Responsabilidades de los prescribe:30
Servidores Públicos,29 leyes locales sobre respon-
sabilidad, reglamentos en la materia y normas Se entiende por ejercicio profesional, para los efec-
oficiales mexicanas, entre otras disposiciones). En tos de esta Ley, la realización habitual a título
el sistema jurídico mexicano, el desempeño de oneroso o gratuito de todo acto, o la prestación
los profesionales de la medicina pone en acción de cualquier servicio propio de cada profesión,
un concepto denominado responsabilidad, el aunque sólo se trate de simple consulta o la os-
cual se asume tanto por las consecuencias de la tentación del carácter de profesionista por me-
conducta propia como por conductas ajenas. dio de tarjetas, anuncios, placas, insignias o de
Así, se considera que existe responsabilidad cualquier otro modo. No se reputará ejercicio
cuando la conducta del personal médico es inde- profesional cualquier acto realizado en los casos
bida y ocasiona un perjuicio en la salud del pa- graves con propósito de auxilio inmediato.
ciente. Cuando una conducta activa u omisiva
tiene una clara relación con el daño, se denomina Ahora bien, para ejercer cualquier profesión
nexo causal.22,27 Esta responsabilidad puede asu- reglamentada —como la medicina, la odonto-
mir diversos caracteres, dependiendo de los re- logía y la enfermería— se requiere de la autoriza-
sultados de la conducta. En la responsabilidad ción del Estado, la que ordinariamente se expide
moral la persona tiene el compromiso de res- a quien es poseedor de un título profesional. Se-
ponder por actos propios y, en algunos casos, gún el artículo 1 de la Ley aludida:
por los ajenos. Este concepto general nutre la
noción jurídica, la cual asume tal categoría se- Título profesional es el documento expedido por
medigraphic.com
gún lo establecen los preceptos legales. Quien instituciones del Estado o descentralizadas, y por
comete una falta, una infracción o un hecho instituciones particulares que tengan reconoci-
ilícito con motivo del ejercicio de su profesión, miento de validez oficial de estudios, a favor de
de la ejecución de una técnica o de la práctica de la persona que haya concluido los estudios co-
un recurso médico, estará obligado a responder, rrespondientes o demostrado tener los conoci-
primero, ante su propia conciencia (responsabi- mientos necesarios de conformidad con esta Ley
lidad moral) y, posteriormente, ante los demás y otras disposiciones aplicables.
(responsabilidad social).

Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413 411


Carlos Tena Tamayo et al. El artículo 62 aclara: dizaje, implantando como indispensable la
La práctica de la medicina ética médica y el estudio de la comunica-
y la responsabilidad
El hecho de que alguna persona se atribuya el ción humana y la legislación sanitaria.
médica
carácter de profesional sin tener título legal o ejer- „ Se debe fomentar no sólo una buena relación
za los actos propios de la profesión, se castigará con médico-paciente, sino profundizarla, evolu-
la sanción que establece el artículo 250 del Código cionando a un modelo deliberativo, donde
Penal vigente, a excepción de los gestores señalados se observen las preferencias del paciente.
en el artículo 26 de esta Ley. „ Se debe aceptar que una excelente calidad y
calidez en la atención médica, evitan fallas
En ese sentido el artículo 73 precisa: en el acto médico y juicios médico-legales.
„ El recto ejercicio de la medicina es incom-
Se concede acción popular para denunciar a quien, patible con actitudes superficiales, como
sin título o autorización legalmente expedidos, mala preparación, falta de vocación, de
ejerza alguna de las profesiones que requieran título compañerismo o de humanismo.
y cédula para su ejercicio. „ Se debe propiciar, como responsabilidad de
los médicos mexicanos, la mejora continua de
Además de la existencia previa de un profe- los procesos y procedimientos de la atención
sional de la ciencia médica, para hablar de res- en todas las instituciones, públicas o privadas.
ponsabilidad médica es menester la existencia „ Se debe reconocer que es impostergable in-
de un acto o hecho como consecuencia del ejer- corporar en todos los niveles de formación
cicio profesional de aquél, esto es, un evento de recursos humanos para la salud, la ense-
ocasionado por la conducta en el ejercicio profe- ñanza de la comunicación humana retribuible
sional. Este hecho no puede ser otro que la con- en una mejor relación médico-paciente.
secuencia material, visible y tangible por los
sentidos, el producto o resultado material de un
acto médico. Pero, adicionalmente, dicho resulta- Referencias
do debe ser perjudicial para quien lo resiente.
Situados en este contexto, podríamos dis- 1. Aponte JM. Legitimación social de las instituciones
tinguir entre daño potencial y daño efectivo. públicas, México. En: Memorias del V Simposio
Internacional Conamed; 2000 octubre 10; Distrito
El daño potencial consiste en una alteración en Federal, México: Conamed; 2000. p. 161.
la salud del paciente que crea una situación o 2. Donabedian A. Garantía y monitoría de la calidad
estado de peligro, esto es, un estado de inmi- de la atención médica. México: INSP; 1990. p 10.
nente destrucción o deterioro de su salud. Daño 3. Jinich H. El paciente y su médico. México. JHG
efectivo es la destrucción real o el deterioro o Editores; 1999. p 16.
menoscabo de la salud, cierto y determinado. 4. Drew P, Chatwin J, Collins S. Conversation analysis:
a method for research into interactions between
patients and health care professionals. Health Expec-
tations 2001;10(4):58.
Conclusiones 5. Walter R, Kasperski J. The benefits of a trusting
physician patient relationship. J Fam Prac 2002;
„ Nadie debe cuestionar el derecho de la socie- 50(4):329-331.
dad a juzgar a sus miembros conforme sus 6. Seifert P. Communication speaking, surfing and
smiling. AORL Journal 1999;70(4);558-561.
actos y consecuencias sobre otras personas. 7. Li J. Hope and the medical encounter. Mayo
„ El médico tiene una mayor responsabilidad Clinic Proc 2000;75(7):765-767.

la salud.
medigraphic.com
profesional por estar tratando con la vida y 8. Mandl K, Kohane I, Brandt A. Electronic patient-
physician communication: problems and promise.
„ Es necesario promover con las autoridades Ann Int Med 1998;129(6):495-500.
9. Acuerdo por el que la Secretaría de Salud da a
correspondientes la mejoría en la calidad
conocer las reglas de operación específicas e
de la enseñanza de pregrado y posgrado en indicadores de gestión y evaluación de la Cruzada
medicina, con selección de estudiantes y con- Nacional por la Calidad de los Servicios de Salud.
trol efectivo del proceso de enseñanza-apren- Diario Oficial de la Federación, 20 de marzo de
2002. p. 17-28.

412 Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413


10. Schubiner H, Eggly S. Writing, speaking and 22. Carrillo F. La responsabilidad profesional del mé- Carlos Tena Tamayo et al.
communication skills for health professionals. dico. Tercera edición. México: Porrúa; 1996. p. 27-35. La práctica de la medicina
Ann Int Med 2002;136(4):340-341. 23. Fernández J. Consecuencias jurídicas de los delitos y de y la responsabilidad
11. Campbell T. Medical interviewing and the bio- las faltas. La inhabilitación, privación de la libertad y médica
psychosocial model. Fam Pract 1998;47(5):339-340. otras. En: Memorias del Acto Conmemorativo del
12. Skelton J, Hobbs F. Descriptive study of cooperative Centenario Colegial. Colegio Oficial de Médicos de
language in primary care consultations by male and Madrid. La responsabilidad civil y penal del médico.
female doctors. BMJ 1999;318(7183):576-579. Madrid: Editorial Artes Gráficas; 1999. p. 11-70.
13. Kvamme OJ, Olesen F, Samuelsson M. Improving 24. Broggi MA. ¿Consentimiento informado o desin-
the interface between primary and secondary care: formado? El peligro de la medicina defensiva.
a statement from the European Working Party on Med Clin (Barc); 112. p. 95-96.
Quality in Family Practice (EquiP). BMJ 2001; 25. Osler W. En: www.medicalarchives.jhmi.edu/osler/
10(1):33-39. oldhum.htm
14. Conamed. Informe de labores 2001. México: Conamed- 26. US Congress, Office of Technology Assessment.
Talleres Gráficos de la Nación; 2002. p. 57-81. Defensive medicine and medical malpractice. OTA-
15. Guzmán MF. Los conflictos derivados del acto H-602. Washington, DC: US Government Printing
médico y las propuestas de solución en Latino- Office; 1994. p. 16-19.
américa: el caso Colombia. Memorias del VI Sim- 27. Galan J. Responsabilidad en las distintas fases de la
posio Internacional Conamed. Revista Conamed actuación médico-terapéutica y según especiali-
(Especial) 2002;7:59-61. dades. En: La responsabilidad civil y penal del
16. Viniegra VL. Las condiciones para una comuni- médico. Madrid: Grupo Editorial Artes Gráficas;
cación humana en la relación médico-paciente. Me- 1999. p. 79-88.
morias del VII Simposio Internacional Conamed. 28. Ley General de Salud. Diario Oficial de la Federa-
Revista Conamed 2002;7(octubre-diciembre). ción 1984 febrero 7; tomo 372, no. 27, Secc. 2, p 24.
17. De-Lorenzo R. Responsabilidad legal del profesional También en: www.salud.gob.mx (sección normas y
sanitario. Madrid: Edicomplet; 2000. p. 315-341. reglamentos).
18. Laín-Entralgo P. Historia universal de la medicina. 29. Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores
Barcelona: Salvat Editores; 1972. p. 90. Públicos. Diario Oficial de la Federación, última
19. Juramento hipocrático. En: www.gerenciasalud.com/ reforma 13 marzo de 2002; p. 69-85.
art25.htm. 30. Ley Reglamentaria del Artículo 5° Constitucional
20. Guzmán MF. Acto médico. Carta Quirúrgica. Relativo al Ejercicio de las Profesiones en el Distrito
Colombia abril 2002. En: www.abcmedicus.com/ Federal. Diario Oficial de la Federación 1945 mayo
articulo/id/307/pagina1 26. Última revisión 8 de mayo de 2001. También en:
21. De-Lorenzo R. Responsabilidad legal del profe- www.sep.gob.mx/work/ appsite/ausntosjuridicos/
sional sanitario. Madrid: Edicomplet; 2000. p. 233. 2002.pdf.

medigraphic.com

Rev Med IMSS 2003; 41 (5): 407-413 413