Você está na página 1de 14

Modelos de Turbulencia

INTRODUCCION

El tratamiento de la turbulencia es un problema complejo al que se han dedicado


innumerables investigaciones debido a que afecta sensiblemente a la exactitud de los
resultados, Igualmente el grado de refinamiento de la discretización espacial para la
resolución de las ecuaciones de gobierno, afecta sensiblemente la exactitud de las
simulaciones, con lo que la selección del tamaño óptimo de rejilla es uno de los problemas
más importantes en el apropiado uso de estos modelos.

Actualmente no existe ningún método para la selección de este tamaño, tomándose como
única referencia la experiencia del usuario.

Los principales modelos de turbulencia se agrupan en tres familias. Las primeras son las
ecuaciones de Navier-Stokes (RANS) promediadas por Reynolds obtenidas mediante
ecuaciones de movimiento promediadas en el tiempo sobre una coordenada en la que el
flujo medio no varía. El segundo es la simulación de grandes remolinos (LES, por sus siglas
en inglés) que resuelve el movimiento de flujo a gran escala mientras se aproximan a los
movimientos a pequeña escala. El tercero es la Simulación Numérica Directa (DNS), en la
que se resuelven las ecuaciones de Navier-Stokes para todas las escalas de movimiento de
flujo turbulento, aumentando la precisión y el tiempo requerido para el cálculo

Los modelos de la familia RANS permiten soluciones de estado estacionario y modelan


todos los tipos de turbulencia sin resolver los remolinos más grandes. Son el único
enfoque de modelado de simulación en estado estacionario para flujos turbulentos y, por
lo tanto, son el método más utilizado para flujos industriales. Esto es cierto incluso si el
movimiento de los remolinos en un flujo turbulento es inherentemente inestable y
tridimensional, e incluso si el flujo es estacionario en un sentido promedio. Se prefieren
las simulaciones de estado estacionario para muchas aplicaciones de ingeniería debido a
su facilidad, tiempo de simulación rápido, procesamiento posterior simplificado y porque,
en muchos casos, solo hay interés en valores promediados en el tiempo.

La mayoría de los modelos de la familia RANS usan 𝑘 (energía cinética turbulenta) y 𝑒 (tasa
de disipación de energía turbulenta) como base para la simulación. La diferencia entre
cada uno de los modelos de la familia radica en cómo se toman las aproximaciones para
las correlaciones desconocidas. Hay tres métodos para abordar el problema de la
turbulencia en la familia RANS: Reynolds Stress Models (RSM), Algebraic Stress Models
(ASM) y Eddy Viscosity Models (EVM). En este último método, hay modelos de cero, una o
dos ecuaciones, que se refieren al número de ED adicionales necesarios para cerrar el
problema turbulento.
También dentro de los modelos RANS podemos encontrar k-epsilón, k-Omega, SST, SAS
SST, etc.

El modelo estándar 𝑘 − 𝜀 proviene del trabajo de Chou en 1945, Davidov en 1961 y


Harlow en 1968, pero no fue hasta 1972 que Jones y Launder lo perfeccionaron. Fue en
1974 cuando se ajustaron los coeficientes de bloqueo del modelo, llevándolo a la forma
que la mayoría de los investigadores usan hoy en día, y que es la base para casi todos los
softwares de CFD. Este modelo es semiempírico y en su derivación se supone que el flujo
es completamente turbulento, y se supone que los efectos de la viscosidad molecular son
insignificantes.

Otra versión del modelo fue llamada "realizable" por Shih en 1995. Satisface ciertas
limitaciones en el término de tensiones normales ya que la aproximación de Boussinesq y
la definición de viscosidad turbulenta se combinan para obtener una expresión del estrés
normal de Reynolds en el flujo incompresible. De esta forma, se introduce una nueva
definición en la que algunos coeficientes que se han considerado constantes ya no son
constantes.

El modelo 𝑘 − 𝜔, desarrollado por Wilcox en 1998, fue el primer modelo de turbulencia


completa. Se ve como completo porque además de tener una ecuación para modelar 𝑘;
tiene un parámetro c para la tasa de disipación de energía en unidades de volumen y
tiempo.

Modelos Primarios de Turbulencia


La turbulencia puede ser caracterizada como el movimiento caótico o desordenado del
fluido. El surgimiento de la turbulencia está relacionado con la relación entre las fuerzas de
inercia y las fuerzas viscosas en el fluido: cuando las fuerzas viscosas son suficientemente
grandes con respecto a las inerciales, estas son capaces de amortiguar los pequeños
remolinos y el fluido tiende a ser laminar. Si por el contrario las fuerzas viscosas son
pequeñas con relación a las inerciales, este proceso de amortiguación no tiene lugar y se
producen remolinos tanto a pequeña escala como a escalas mayores.

Estas características del movimiento de los fluidos (laminares o turbulentos) fueron


analizadas por Reynolds en su aplicación al movimiento de líquidos por tuberías. El
introdujo el afamado número que lleva su nombre (𝑅𝑒), que se define como:

Donde:
𝜌: es la densidad del fluido
𝜌𝑢𝐿1 𝑢𝐿 𝑢: es la velocidad media del fluido
𝑅𝑒 = =
𝜇 𝜈 𝐿: es el largo característico
𝜇: es la viscosidad dinámica del fluido
𝜈: es la viscosidad cinemática del fluido
El número de Reynolds es un índice de la turbulencia del fluido. Se obtiene como la
relación entre las fuerzas inerciales y las viscosas:

𝐹𝑖𝑛𝑒𝑟𝑐𝑖𝑎𝑙𝑒𝑠 |𝑢̅. ∇𝑢̅| 𝑢𝐿


𝑅𝑒 = = ≈
𝐹𝑣𝑖𝑠𝑐𝑜𝑠𝑎𝑠 |ν∇2 𝑢̅| 𝜈

El número de Reynolds también puede interpretarse como la relación entre las máximas y
las mínimas escalas longitudinales o tamaños de los remolinos, desde los más grandes a
los más pequeños.

Las escalas de los remolinos pueden variar


desde la más grande, que en ocasiones se
denomina escala longitudinal integral (𝑙𝑡),
denotando que las ecuaciones de movimiento
deben ser integradas en esa escala para
capturar el comportamiento de los grandes
remolinos, hasta la más pequeña (𝜂𝑘 ),
denominada escala longitudinal de
Kolmogorov.

La teoría clásica de la turbulencia de Kolmogorov se fundamenta en su teoría de mutua


semejanza y plantea que la energia cinética 𝑘 de los remolinos de mayor escala fluye hacia
los de menor escala a través de un mecanismo de cascada. Además, esa energía fluyente
es constante entre las diferentes escalas longitudinales de los remolinos y está dada por el
coeficiente de disipación 𝜀 de la energía cinética 𝑘.

Este coeficiente se define como la relación entre la energia cinética 𝑢2 y la escala temporal
𝑟/𝑢, siendo 𝑟 la longitud entre las diferentes escalas:

𝑢2 𝑢3
𝜀= 𝑟 =
𝑟
𝑢

A lo largo de la cascada de remolinos los números de Reynolds van desde 𝑅𝑒𝑡 hasta
valores cercanos a la unidad. Este límite (𝑅𝑒 = 1) define la escala más pequeña que
puede encontrarse en el flujo turbulento y es precisamente la escala de Kolmogorov de la
longitud (𝜂𝑘 ).
1
𝜈3 4
𝜂𝑘 = ( )
𝜀
Existen también escalas de Kolmogorov en el tiempo y para la velocidad, definidas como:

1
𝜈 2 1
𝜏𝑘 = ( ) ; 𝜐𝑘 = (𝜈𝜀)4
𝜀

La relación entre las escalas longitudinales integral y de Kolmogorov ofrece una


comparación dimensional entre los remolinos más grandes y más pequeños.

𝑢3
𝑙𝑡 𝜀 3
= 1 = 𝑅𝑒𝑡 4
𝜂𝑘
𝜈3 4
( )
𝜀

Otra forma de caracterizar cuantitativamente la turbulencia es mediante las fluctuaciones


de las magnitudes que caracterizan al fluido, especialmente la velocidad (aunque puede
ser cualquier otra magnitud). Sea 𝑓 ̅ una magnitud cualquiera del fluido que la representa-
remos como la suma de su valor medio ̅𝑓 y una componente fluctuacional 𝑓 ′ , de tal forma
que:

𝑓 = 𝑓̅ + 𝑓 ′

Entonces la fortaleza de la turbulencia puede caracterizarse mediante la denominada


intensidad de la turbulencia 𝐼 que es la relación entre la desviación estándar de la
magnitud elegida y su valor medio:
√̅̅̅̅
𝑓 ′2
𝐼=
𝑓̅

Modelos Computacionales para el Cálculo de la Turbulencia

Reynolds Averaged Navier Stokes (RANS)

Los modelos RANS se basan en la promediación de las ecuaciones del fluido, para lo
cual todas las magnitudes se sustituyen por la suma de su valor medio y una componente
fluctuacional (7). Después de promediarlas se obtienen términos adicionales que
requieren la adición de otras ecuaciones para cerrar el sistema. Se presentan dos
variantes principales de promediacion: la de Reynolds y la de Favre. Esta última emplea
magnitudes promediadas por unidad de masa, de tal forma que (7) se transforma en:

𝑓 = 𝑓̃ + 𝑓 ′′
̅̅̅̅
𝜌𝑓
Donde: 𝑓̃ = 𝜌̅ es la magnitud promediada por unidad
másica
En todos los casos la dificultad para el cierre del sistema de ecuaciones se deriva de la
elección de ecuaciones para representar el tensor de tensiones 𝜏𝑖𝑗 que representa las
tensiones turbulentas de Reynolds. Para ello se emplea la asunción propuesta por
Boussinesq según la cual:
2
𝜏𝑖𝑗 = 𝜇𝑡 (2𝑆𝑖𝑗 − 𝛿𝑖𝑗 (∇. 𝑢̅̃ ))
3

Donde: 𝜇𝑡 es el coeficiente de viscosidad dinámica considerando la densidad promediada.

1 𝜕𝑢̃𝑖 𝜕𝑢̃𝑗 1 𝑖=𝑗


𝑆𝑖𝑗 = ( + ) 𝛿𝑖𝑗 = { 𝑖, 𝑗 = 1,2,3
2 𝜕𝑥𝑗 𝜕𝑥𝑖 0 𝑖≠𝑗

Existen en la actualidad diferentes métodos o modelos de solución para el RANS


encaminados a calcular este coeficiente de viscosidad, los grandes grupos se pueden
dividir en los siguientes apartados:

Modelos de cero ecuaciones

El método más sencillo para hallar 𝜇𝑡 es emplear un modelo que no precise del cálculo de
ninguna ecuación adicional. Esta es la base del modelo de longitud mezclada de Prandtl
que establece un enlace entre 𝜇𝑡 y el gradiente de velocidad a través de una expresión
algebraica.
𝑑𝑢
𝜇𝑡 = 𝜌̅ 𝑙𝑚𝑖𝑛 2 | |
𝑑𝑦

siendo 𝑙𝑚𝑖𝑛 una longitud de mezcla que se calcula según la geometría del flujo. Existen
otros modelos más complejos de cero ecuaciones que se basan en este, como el modelo
de Baldwin-Lomax y el modelo de Cebeci-Smith.

Modelos de una ecuación

Existen diferentes modelos que emplean una ecuación para calcular 𝜇𝑡 , el modelo de
Baldwin-Barth, el modelo de Spalart-Allmaras, el modelo de Prandtl-Kolmogorov,
etc. El modelo de Prandtl-Kolmogorov incorpora una ecuación de dependencia de 𝜇𝑡 con
la energía cinética 𝑘 al sistema de ecuaciones de gobierno del fluido.

𝜇𝑡 = 𝜌̅ 𝐶𝜇 𝑙𝑝𝑘 √𝑘

Donde: 𝐶𝜇 es una constante y 𝑙𝑝𝑘 es una longitud que se calcula mediante diferentes
formulaciones existentes.
Modelos de dos ecuaciones

Los modelos de dos ecuaciones son os más empleados dentro de los modelos RANS para
el MSCI. Existen diferentes modelos dentro de este apartado, siendo los más conocidos el
modelo 𝑘 − 𝜀 y el modelo 𝑘 − 𝜔.

 El modelo 𝑘 − 𝜀 incorpora dos ecuaciones de balance en derivadas parciales en


las que interrelacionan la energía cinética del fluido turbulento 𝑘 y su velocidad de
disipación 𝜀 al sistema de ecuaciones del fluido. Mediante estas dos ecuaciones se
calculan los valores de estas variables para posteriormente calcular 𝜇𝑡 .

𝑘2
𝜇𝑡 = 𝜌̅ 𝐶𝜇
𝜀

 El modelo 𝑘 − 𝜔 también emplea dos ecuaciones que interactúan para el


posterior cálculo de 𝜇𝑡 , en este caso de la energía cinética del fluido turbulento 𝑘 y
de la disipación especifica 𝜔. Esta última variable determina la escala de la
turbulencia, mientras que 𝑘 determina la energía de la turbulencia.

𝑘
𝜇𝑡 = 𝜌̅
𝜔

Large Eddy Simulations (LES)

El modelo LES se basa en un filtrado espacial de las ecuaciones de gobierno del fluido
de tal manera que se resuelven computándose las grandes escalas (el movimiento
turbulento de grandes remolinos), mientras que para escalas más pequeñas se asume un
modelo que permite considerar de forma aproximada su influencia en la variación general
de los parámetros del flujo.

Teóricamente esto corresponde al filtrado matemático de las ecuaciones de conservación


mediante la convolución de estas con diferentes funciones filtrantes, que pueden ser de
dependencia espacial o frecuencial. Comúnmente se emplean dos funciones espaciales,
una de tipo rectangular y otra gaussiana y una frecuencial de tipo filtro pasa bajo. Las mas
empleadas son las de filtrado espacial. Producto de este filtrado todas las variables de las
ecuaciones se representan como la suma de una componerte de fondo (filtrada) y otra
adicional fluctuante. Esto trae como consecuencia la aparición de nuevas variables en el
sistema de ecuaciones que obliga a emplear expresiones adicionales para cerrar el
sistema. Precisamente estas expresiones de cierre constituyen la modelación de los
componentes turbulentos de menor escala espacial.

De acuerdo al método de filtrado y a la forma concreta de las expresiones de cierre se


conocen varios submodelos dentro del LES, algunos de los cuales se muestran a
continuación.
Submodelo de Smagorinsky

Es el modelo más conocido y popular debido a su sencillez. Fue propuesto por Smago-
rinsky en 1963 y emplea un filtrado espacial rectangular, modelando los pequeños
remolinos con expresiones que permiten el cálculo aproximado de los coeficientes de
viscosidad, de conductividad térmica y de disipación.

𝜇𝐿𝐸𝑆 𝑐𝑝 𝜇𝐿𝐸𝑆
𝜇𝐿𝐸𝑆 = 𝜌(𝐶𝑆 ∆)2 |𝑆̅|; 𝑘𝐿𝐸𝑆 = ; (𝜌𝐷)𝑙,𝐿𝐸𝑆 =
𝑃𝑟 𝑆𝑐

Este submodelo presenta como desventaja la incertidumbre de un coeficiente empírico


en la expresión para el cálculo del coeficiente de viscosidad (del cual a la vez dependen los
de conductividad y disipación) denominado coeficiente de Smagorinsky 𝐶𝑠 .

Otra desventaja de este submodelo es que la operación de filtrado se realiza


computacionalmente de manera automática empleando un mallado espacial rectangular
para el cálculo de todas las ecuaciones con tamaño fijo de celdas, siendo la exactitud de la
solución bastante sensible a la elección de las dimensiones de la celda en dependencia del
escenario concreto del incendio. Se plantea en la literatura que este submodelo tiende a
ser muy disipativo, además de las desventajas señaladas presenta baja exactitud en flujos
laminares, trascientes y en las cercanías de paredes.

Submodelo de similaridad de escala

Este modelo está basado en el anterior, asumiendo que los coeficientes de las escalas
modeladas son idénticos a los de las calculadas. Este submodelo es poco disipativo y por
ello no se emplea casi nunca de forma independiente. No obstante, su empleo conjunto
con el submodelo de Smagorinsky reduce las inexactitudes provocadas por la
incertidumbre del coef. 𝐶𝑠 .

Direct Numerical Simulation (DNS)

El modelo de simulación numérica directa trata de resolver las ecuaciones de Navier-


Stokes de una forma directa, sin emplear más valores promedios o aproximaciones que las
discretizaciones numéricas, por lo tanto, es el más completo en cuanto a la exactitud de
los resultados que ofrece.

El problema principal del modelo DNS es que el tamaño de las celdas para la solución
de los remolinos en todas las escalas de existencia debe ser tan pequeño que la potencia
computacional existente limita las dimensiones de los escenarios de incendios a los cuales
puede actualmente aplicarse.
Comparación entre Modelos

El tratamiento que diferentes modelos dan al movimiento turbulento diferenciando su


escala longitudinal puede apreciarse en la Figura, donde se muestra el espectro de la
energía cinética de la turbulencia 𝑘 en función del número de onda 𝑥 = 2𝜋/𝜆. Este grafico
recoge la esencia de lo expuesto en los apartados precedentes, siendo 𝑥𝑐 el número de
ondas a partir del cual los modelos LES modelan los parámetros del fluido. Aun así, se
puede decir que en RANS el objetivo es el de aumentar la resolución espacial por medio
de un promedio en el tiempo, la resolución espacial por ende puede ser muy grande. Por
el contrario, LES sacrifica resolución espacial para obtener resolución temporal y no hay
necesidad de un promedio en el tiempo.

Figura. Espectro de la energia cinetica Clasificación de los Distintos modelos


de la turbulencia de turbulencia en función de su coste
computacional
ECUACION DE NAVIER-STOKE
Aspectos generales
El estudio del movimiento de los fluidos es una actividad que viene siendo desarrollada hace
muchos siglos. Arquímedes el matemático y geómetra griego considerado el más notable
científico y matemático de la antigüedad realizó una de las primeras contribuciones con la
invención del “tornillo sin fin” que se le atribuye tradicionalmente. Los romanos
desarrollaron otras máquinas y mecanismos hidráulicos; no sólo empleaban el tornillo de
Arquímedes para trasegar agua en agricultura y minería, sino que construyeron extensos
sistemas de conducción de agua: los acueductos. Durante el siglo I a.J.C., el escritor,
arquitecto e ingeniero Vitrubio inventó la rueda hidráulica horizontal, que revolucionó la
técnica de moler grano.

Después de Arquímedes pasaron más de 1600 años antes de que se produjera el siguiente
avance científico significativo, este avance fue debido al gran genio italiano Leonardo Da
Vinci, que aportó la primera ecuación de la conservación de masa o ecuación de continuidad
y desarrolló múltiples sistemas y mecanismos hidráulicos y aerodinámicos.

En 1755 se produjo un avance significativo debido al matemático suizo Leonard Euler, este
discípulo de J. Bernoulli es considerado como uno de los fundadores de la hidrodinámica,
pues fue quien primero dedujo las ecuaciones de movimiento de los fluidos, las llamadas
ecuaciones de Euler. “Sin embargo, las descripciones matemáticas del comportamiento de
los fluidos solo ganaron fuerza en el siglo XIX, mediante las ecuaciones de Navier - Stokes,
a partir de los trabajos pioneros de los franceses Claude Navier (1822), Simeon Poisson
(1829) y del inglés George Stokes (1845).”

Sin embargo debido a las limitaciones de costo, tiempo y equipamiento, es común la


realización de medidas en apenas algunos puntos de la región en que ocurren los
fenómenos de interés. Por ejemplo, la presión y las velocidades del flujo sobre el fuselaje
de un avión son determinadas apenas en algunos puntos. Por lo tanto, no siempre los
tratamientos teóricos y/o experimentales son satisfactorios.
ECUACION DIFERENCIAL DE NAVIER STOKE

Las leyes que rigen el movimiento de una partícula fluida son conocidas desde mediados
del siglo XIX. Son las denominadas ecuaciones de Navier–Stokes.

Estas ecuaciones pueden expresarse con distintas nomenclaturas, en distintos sistemas de


referencia y con distintas notaciones. Para un fluido
Newtoniano y en coordenadas cartesianas se puede expresar de la siguiente manera:

EJE X:

𝜕𝑉𝑥 𝜕𝑉𝑥 𝜕𝑉𝑥 𝜕𝑉𝑥 𝜕 2 𝑉𝑥 𝜕 2 𝑉𝑥 𝜕 2 𝑉𝑥 𝜕𝑃


𝜌( + 𝑉𝑥 + 𝑉𝑦 + 𝑉𝑧 ) = 𝜇( 2 + + ) − + 𝜌𝑔𝑥
𝜕𝑡 𝜕𝑥 𝜕𝑦 𝜕𝑧 𝜕𝑥 𝜕𝑦 2 𝜕𝑧 2 𝜕𝑥

EJE Y:

𝜕𝑉𝑦 𝜕𝑉𝑦 𝜕𝑉𝑦 𝜕𝑉𝑦 𝜕 2 𝑉𝑦 𝜕 2 𝑉𝑦 𝜕 2 𝑉𝑦 𝜕𝑃


𝜌( + 𝑉𝑥 + 𝑉𝑦 + 𝑉𝑧 ) = 𝜇( 2 + 2
+ 2
)− + 𝜌𝑔𝑦
𝜕𝑡 𝜕𝑥 𝜕𝑦 𝜕𝑧 𝜕𝑥 𝜕𝑦 𝜕𝑧 𝜕𝑦

EJE Z:

𝜕𝑉𝑧 𝜕𝑉𝑧 𝜕𝑉𝑧 𝜕𝑉𝑧 𝜕 2 𝑉𝑧 𝜕 2 𝑉𝑧 𝜕 2 𝑉𝑧 𝜕𝑃


𝜌( + 𝑉𝑥 + 𝑉𝑦 + 𝑉𝑧 ) = 𝜇( 2 + 2
+ 2)− + 𝜌𝑔𝑥
𝜕𝑡 𝜕𝑥 𝜕𝑦 𝜕𝑧 𝜕𝑥 𝜕𝑦 𝜕𝑧 𝜕𝑧

Matemáticamente las ecuaciones de Navier – Stokes constituyen un sistema de


ecuaciones diferenciales en derivadas parciales no lineales, con las variables 𝑖 𝑉 ,𝑃 como
variables dependientes.

Tratemos al menos de saber qué representa cada término de las ecuaciones:

 𝝆 la densidad, 𝝁 la viscosidad: Valores constantes

 𝑽𝒙 , 𝑽𝒚 , 𝑽𝒛 , 𝑽𝒕 : Velocidades de desplazamiento respecto a cada dirección y


respecto al tiempo y sus derivadas de segundo orden

 𝑷: Presión del fluido

 𝒈: Fuerza de gravedad

El problema es que desconocemos una solución general para ese tipo de sistemas de
ecuaciones, que los matemáticos llamamos no lineal de segundo orden.
El ejemplo más socorrido es el agua (viscosidad muy pequeña), aunque otros fluidos
habituales en nuestro quehacer diario, bajo condiciones normales de presión y
temperatura, se comportan como newtonianos, como el aire, algunos aceites, etc. Fluidos
no newtonianos serían los geles, el pegamento, la miel o la sangre, por citar algunos de los
más comunes. Para los fluidos newtonianos, si representáramos gráficamente la relación
entre la fuerza ejercida (en un eje de coordenadas) y la velocidad de deformación del fluido
(en el otro eje) nos aparece una línea recta (dicho de otro modo, esa relación es lineal), por
lo que se trata de los fluidos más sencillos de describir.

Debido a la complejidad de la ecuación de Navier – Stokes hasta el día de hoy no se conoce


su solución analítica, por tal motivo es necesario buscar métodos alternativos que
proporcionen una buena predicción, es decir, métodos que proporcionen una solución
numérica aproximada. Así, la solución numérica aproximada se obtendrá a partir de la
resolución de una serie de relaciones algebraicas obtenidas mediante técnicas de
discretización de las ecuaciones diferenciales parciales.

En los años treinta del siglo pasado, el matemático francés Jean Leray avanzó en el intento
de resolución demostrando que existen soluciones (otra cosa es encontrarlas) y son únicas,
pero solamente localmente (en el entorno de un punto), definiendo conceptos que se
aproximen a la solución (soluciones débiles) y probando su existencia, entre otras cosas.
Muchos especialistas han venido trabajando en el tema desde su propuesta.

Pero el asunto es aún más complejo por


culpa de una característica adicional que
presentan los fluidos: la turbulencia. No
existe a día de hoy una explicación
matemática rigurosa de cómo un fluido
pasa de tener un flujo regular a uno
turbulento (Imagen: turbulencia
atmosférica). Ya Leonardo da Vinci
observó en su tiempo la aparición de
remolinos a diferentes escalas. Y los
matemáticos han definido un concepto que cuantifica la rotación de un fluido dándole un
nombre identificativo: el rotacional.
Las características que tiene Ia ecuación para poder describir el movimiento de un fluido,
es que permite encontrar:

 El perfil de velocidades
 El flujo de un fluido
 El cálculo de potencias de los fluidos en sus movimientos
 Las presiones dependientes

Ahora, si bien, Ia ecuación de Navier-Stokes, es una ecuación sumamente difícil de trabajar,


es de gran ayuda por todas las características que permite describir y encontrar de un fluido.

ECUACIÓN INTEGRAL DE NAVIER STOKE

Ecuación de conservación de la masa. Ecuación de continuidad.

En el principio de conservación de la masa en fluidos monofásicos no existe Ia contribución


del término difusivo en la ecuación de continuidad, lo que indica que para cualquier fluido
en reposo. Ia variación de la masa implica un desplazamiento de Ias partículas fluidas.

Con objeto de explicar Ia ecuación de continuidad. Consideraremos un volumen de control


fijo en el espacio. En cualquier punto de Ia superficie del volumen de control Ia velocidad
es, el vector unitario ⃗ es y 𝒅𝑺 representa un elemento diferencial de superficie.
𝒏
La magnitud que se conserva en este caso es la densidad, 𝜌. De esta forma. La variación de
Ia masa total contenida en el volumen de control. Será:

𝜕 ∫∩ 𝜌𝑑 ∩
𝜕𝑡

El flujo de masa a través de una superficie fija en el espacio es igual al producto de la


densidad por el área por la componente de la velocidad perpendicular a Ia superficie en el
punto que estemos considerando. Sin embargo, Ia contribución a Ia ecuación del flujo
convectivo a través de cada elemento superficial 𝑑𝑆 se expresa:

⃗⃗⃗ 𝑛⃗)𝑑𝑆
𝜌(𝑣.

Por convenio. 𝑛⃗, está definida hacia afuera del volumen de control. De esta forma
consideraremos como flujo entrante si el producto (𝑣 . 𝑛
⃗ ) sea negativo, y positivo cuando
el flujo salga del volumen de control.

En el estado estacionario, no existen fuerzas de volumen o de superficie actuando sobre el


dominio.
Así, teniendo en cuenta la formulación general de la ecuación, podemos escribir:
𝜕
∫ 𝜌𝑑 ∩ + ∮ 𝜌( 𝑣.
⃗⃗⃗ 𝑛⃗)𝑑𝑆 = 0
𝜕𝑡 ∩ 𝜕∩

Que representa Ia forma integral de la ecuación de continuidad o principio de conservación


de Ia masa.

ECUACIÓN DE CONSERVACIÓN DE LA CANTIDAD DE MOVIMIENTO

Se debe comenzar la obtención de la ecuación del momento, recordando Ia forma particular


de la segunda ley de Newton Ia cual establece que Ia variación del momento es Ia
consecuencia del sumatorio de todas las fuerzas que actúan sobre un elemento.

El flujo difusivo es cero, debido a que no es posible Ia difusión del momento en un fluido en
reposo.

Se pueden diferenciar do tipos de fuerzas que actúan en un volumen de control:

 Fuerzas de volumen: son Ias que actúan directamente sobre Ia masa del
volumen. Por ejemplo, Ia fuerza de Ia gravedad de coriolis. Centrifuga e incluso
debidas al campo electromagnético.

 Fuerza de superficie: son las que actúan directamente sobre Ia superficie que
delimita el volumen de control. Estas fuerzas provienen de dos posibles fuentes: la
distribución de presiones (impuesta por el fluido que rodea al volumen de control)
y Ias tensiones normales y tangenciales (resultantes de Ia interacción del fluido con
Ia superficies que delimitan el mismo)

Por lo tanto, si se suma todas las contribuciones de acuerdo con el principio general de
conservación se obtiene Ia siguiente expresión:

𝜕
∫ 𝜌𝑣𝑑 ∩ + ∮ 𝜌𝑣 (𝑣. 𝑛⃗) 𝑑𝑆 = ∫ 𝜌𝑓 𝑑 ∩ − ∮ 𝑝𝑛⃗𝑑𝑆 + ∮ (𝜏̅. 𝑛⃗). 𝑑𝑆
𝜕𝑡 ∩ 𝜕∩ ∩ 𝜕∩ 𝜕∩

ECUACION DE CONSERVACION DE LA ENERGIA

El principio en el que se basa Ia ecuación de la energía es el primer principio de Ia


termodinámica. Si se aplica este principio a un volumen de control, expresa que Ia variación
temporal de Ia energía total en el volumen de control es igual al incremento de trabajo de
Ias fuerzas que actúan sobre el volumen y el flujo neto de calor a través del contorno del
dominio.

Se tiene la ecuación de conservación de energía:

𝜕
⃗⃗⃗𝑒 . 𝑣 + 𝑞̇ ℎ )𝑑 ∩ + ∮ 𝑘(∇𝑇. 𝑛⃗)𝑑𝑆 + ∮ (𝜏̅. 𝑣). 𝑛⃗𝑑𝑆
∫ 𝜌𝐸𝑑 ∩ + ∮ 𝜌𝐸( 𝑣 . 𝑛⃗)𝑑 = ∫ (𝜌𝑓
𝜕𝑡 ∩ 𝜕∩ ∩ 𝜕∩ 𝜕∩

FORMA INTEGRAL

En el apartado anterior, se obtuvieron las ecuaciones de conservación de la masa, cantidad


de movimiento y energía por separado. El objetivo ahora es agruparlas en un único sistema
de ecuaciones para tener una mejor visión de todos los términos involucrados.

𝜕
∫ 𝑊⃗⃗⃗ 𝑑 ∩ + ∮ ( 𝐹𝐶 − 𝐹𝑉 )𝑑𝑆 = ∫ 𝑄⃗𝑑∩
𝜕𝑡 ∩ 𝜕∩ ∩

Las ecuaciones de Navier-Stokes en tres dimensiones, representan un sistema de cinco


ecuaciones con cinco variables a determinar (𝝆, 𝝆𝑢, 𝝆𝑣. 𝝆𝑤 𝑦 𝝆𝐸). Pero contienen siete
incógnitas independientes que son: 𝝆, 𝑢, 𝑦, 𝑤, 𝐸. 𝑝 y 𝑇.

Por este motivo, debemos añadir al sistema dos ecuaciones, que serán las relaciones
termodinámicas entre las variables de estado. (Como por ejemplo Ia presión en función de
Ia densidad y Ia temperatura) y Ia energía interna o la entalpía en función de la presión y Ia
temperatura.

Además de esto quedan por determinar el coeficiente de viscosidad y la conductividad


térmica, 𝑘, como una función del estado del fluido, para cerrar por completo el problema.

BIBLIOGRAFIA
 L. Prandtl, “Investigations on turbulent flow", Zeitschrift fur angewandte
Mathematik und Mechanik, Vol. 5, p. 136, (1925).

 B.S. Baldwin y T.J. Barth, “A one-equation turbulence transport model for high
Reynolds number wall-bounded flows", NASA TM 102847, (1990).

 J.A. Capote, D. Alvear, O.V. Abreu, M. Lazaro y P. Espina “Influencia del modelo de
turbulencia y del refinamiento de la discretización espacial en la exactitud de las
simulaciones computacionales de incendios”