Você está na página 1de 3

RELATORIA ACERCA DE LA DOCTRINA DEL PECADO CAPITULO 4 TEOLOGÍA

SISTEMATICA MILLARDERICKSON

DANIEL SALAZAR RODRIGUEZ

PROFESOR Pr. ARTURO ZAPATA

CAMPUS CCP

SEMINARIO TEOLOGIA CRISTIANA

Santiago de Cali, Junio 8 de 2018


INTRODUCCIÓN AL TEMA

Es de fundamental importancia para comprender y saber lo que es el pecado y cómo

se expresa a sí mismo, ningún creyente en Dios quiere pecar, la persona se arrepiente,

renuncia a los pecados cometidos, pero nunca llega a la esencia del pecado, no importa cuánto

se arrepiente, el pecado sigue produciendo sus frutos, y se presentan y expresan una y otra

vez, no habrá victoria, hasta que la persona encuentra la verdad y se da cuenta de la esencia

del pecado, la dificultad para reconocer el pecado se traduce en limitación, fragilidad del ser

humano para enfrentarlo, por lo tanto busca diferentes salidas para huir de él.

LA TESIS

El autor propone aspectos no solo propios del pecado sino la forma, los términos para

definirlo, de ver los mismos de acuerdo a la perspectiva de cada persona, de la misma forma

como se logran interpretar todos los sentimientos que el pecado trae a la vida de las personas,

es importante notar que muchas de estas palabras se usan de muchas formas para denotar no

sólo el pecado sino también la culpa, y aun los medios por los que se remueve esta culpa, de

manera que el pecado, sus consecuencias y los medios para removerlo se unen vívidamente

en la conciencia del cristiano.


ARGUMENTOS

 La relación entre la doctrina del pecado y otras doctrinas

 Dificultades para comprender la esencia del pecado, la justificación consciente del

pecado

 Cómo se debe abordar el conocimiento acerca del pecado

 Con relación a la culpabilidad, la culpa puede tenerla, una persona y otras personas

 La intención del pecado, voluntario o involuntario, consciente o inconsciente

CONCLUSIÓN

La tendencia actual del ser humano es tomar el pecado como algo poco importante o

incluso a aceptar las consecuencias del mismo solo por ir en contra de la verdad de Dios y de

su propia naturaleza, pero también es posible sentir o experimentar cierto nivel de frustración

cuando no se pueden entender verdades bíblicas que, desde un punto de vista quizá personal,

si se permite, no son difíciles de comprender, hay un latente miedo a comprender la magnitud

de las consecuencias del pecado; el pecado no es más que ignorancia o una complejidad en

el carácter, sin embargo, podría sentirse que éste no es el caso, el pecado está enclavado en

el corazón mismo de la naturaleza caída del hombre.