Você está na página 1de 6

UNIDAD XVI: EL CONOCIMIENTO DE EMBARQUE.

INTRODUCCIÓN

En esta unidad de comprenderá la importancia del conocimiento de embarque, su marco jurídico y lo que ampara
el mismo documento, es tema de estudio.

ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE

Previa lectura.

1.- Mencione el concepto de embarque.

2.- Enumere los requisitos legales del conocimiento de embarque.

3.- Establezca las diferencias entre los elementos esenciales y eventuales del conocimiento de embarque.

4.- Establezca las semejanzas y diferencias con la carta de porte.

OBJETIVOS PARTICULARES

Determinar que el título de crédito, conocimiento de embarque, se encuentra regulado en la Ley de Navegación y
Comercio Marítimos, que ampara mercancías, analizar el contenido de este título y su función económica en la
Marina Comercial Mercante; sus requisitos y su naturaleza jurídica.

CONTENIDO

16.1. Antecedentes.

16.2. Reglamentación legal del conocimiento de embarque (arts. 168, 169, y 170 de la Ley de Navegación y
Comercio marítimos.)

16.3. Concepto.

1
16.4. Contenido del conocimiento de embarque.

16.5. Requisitos legales.

16.6. El conocimiento "recibidos para Embarque".

16.7. Elementos personales esenciales.

16.8. Elementos personales eventuales.

16.9. El conocimiento de embarque como título representativo de mercancías.

16.10. Modalidades.

16.11. Semejanzas y diferencias con la carta de porte.

16.1. Antecedentes.
16.2. Reglamentación legal del conocimiento de embarque (art. 168, 169 y 170 de la Ley de Navegación
y Comercio marítimos).
16.3. Concepto.
16.4. Contenido del conocimiento de embarque.
16.5. Requisitos legales.
16.6. El conocimiento “Recibidos para embarque”.
16.7. Elementos personales esenciales.
16.8. Elementos personales eventuales.
16.9. El conocimiento de embarque como título representativo de mercancías.
16.10. Modalidades.
16.11. Semejanzas y diferencias con la carta de porte.

EL CONOCIMIENTO DE EMBARQUE

2. DATOS HISTÓRICOS.-
Puede considerarse que, históricamente, el conocimiento es el primer título representativo; y la institución
se estructura y se abre paso en la práctica antes de que los juristas establecieran los perfiles de la doctrina que la
1
explica, y que tan luminosamente ha sido elaborada por los juristas alemanes e italianos.

1
Conf. DONADIO, op. Cit., págs. 25 y sig. Una amplia bibliografía aparece citada en ANDREA ARENA. La Poliza di Carico. Milán, 1951,
págs. 7 y 8.

2
2
Suele afirmarse que el conocimiento data de la época medieval; pero, para nuestra historia, es importante
anotar que se le reglamentó en las Ordenanzas de Bilbao, que datan de 1737, y que rigieron en nuestro país,
como Código de Comercio, desde la época colonial hasta fines del siglo XIX. Dicen las Ordenanzas: "el
conocimiento es una obligación particular que un capitán o maestro de navío otorga por medio de su firma en
favor de un negociante que ha cargado en su navío algunas mercaderías y otras cosas para llevarlas de un puerto
a otro, constituyéndose a entregarlas a la persona que se expresare en el conocimiento, o a su orden o a la del
cargador, por flete concertado antes de cargarse". Se previene, además, en las Ordenanzas, que la entrega de las
mercancías se hará previa restitución del conocimiento al capitán, y que las entregas parciales se anotarán y
firmarán "a espaldas del conocimiento". Notable es cómo apuntan ya, en las Ordenanzas, características que son
propias de los títulos de crédito modernos. [...]

7. EL CONOCIMIENTO EN LA RECIENTE LEY DE NAVEGACIÓN Y COMERCIO MARÍTIMOS.-


Como ya hemos indicado, la novísima Ley de Navegación y Comercio Marítimos reglamenta el
conocimiento de embarque en forma moderna y ágil, como se ve por los artículos 168,169 y 170, que el indicado
ordenamiento dedica a este título de crédito.

Dice el artículo 168: "EI contrato de transporte de cosas deberá constar por escrito, y el naviero por
sí o por conducto del capitán del buque, expedirá un conocimiento de embarque que deberá contener:

I. El nombre, domicilio y firma del


transportador. II. El nombre y domicilio
del cargador.

III. El nombre y domicilio de la persona a cuya orden se expida el conocimiento o la


indicación de ser al portador.
IV. El número de orden del conocimiento.
V. La especificación de los bienes que deberán transportarse con la indicación de su
naturaleza, calidad y demás circunstancias que si van para su identificación.
VI. La indicación de los fletes y gastos del transporte, de las tarifas aplicables y la de haber
sido pagados los fletes o por cobrarse.
VII. La mención de los puertos de salida y de destino.
VIII. El nombre y matrícula del buque en que se transporten, si se tratase de transporte por
nave designada. .
IX. Las bases para determinar la indemnización que el transportador deba pagar en caso de
pérdida o avería."
El artículo 169 reglamenta el conocimiento "recibido para embarque" en la siguiente forma: "Si las
mercancías hubiesen sido recibidas para su embarque, el conocimiento deberá contener, además:

I. La indicación de 'recibido para embarque'.

2
Conf. ARENA, op. Cit., pág. 9.

3
II. La indicación del lugar donde hayan de guardarse mientras
sean embarcadas. III. El plazo fijado para el embarque."
El artículo 170 establece que "el conocimiento tendrá el carácter de título representativo de las
mercancías y, consecuentemente, toda negociación, gravamen o embargo sobre ellas, para ser válido,
deberá comprender el título mismo."

Como se ve, el conocimiento tiene el carácter de un título de tradición, representativo de las mercancías y a
él deberán aplicarse las normas que, en relación con esta clase de títulos, estudiamos en la doctrina general
(principalmente los artículos 19 y 20 LGTOC).

8. CONTENIDO DEL TÍTULO.-


El conocimiento, como hemos dicho, es un título de crédito representativo, que incorpora el derecho de
disposición de las mercancías por él amparadas. Quien posea el título, será el poseedor legítimo de las mercancías
y, conforme al artículo 20 de la LGTOC, que antes citamos, "el secuestro o cualesquiera otros vínculos sobre el
derecho consignado en el título, a sobre las mercancías por él representadas, no surtirán efecto si no comprenden
3
el título mismo". [...]

5. EL CONOCIMIENTO "RECIBIDO PARA EMBARQUE".-


Ya indicamos que el Código de Comercio exigía, para la expedición del conocimiento, que ya las mercancías
estén embarcadas. A este título se le llama, por ello, conocimiento "embarcado". Pero las necesidades de la
práctica, con la necesidad de obtener con prontitud los documentos para su negociación; la entrega de las
mercancías previamente a la llegada de los barcos; el establecimiento de las grandes líneas de navegación; la
intercambiabilidad de los barcos (lo mismo da que la mercancía vaya en uno u otro barco de una línea
establecida); el transporte mixto, etc., hicieron que se viniera estableciendo la práctica de que los cargadores
entregaran a la empresa transportadora sus mercancías, antes de la llegada a puerto del buque en que serían
transportadas, y que para los transportes mixtos se extendiera un solo conocimiento (el llamado conocimiento
directo). Al recibir las mercancías, la empresa transportadora expide el conocimiento, con la anotación de haber
sido las mercancías "recibidas para embarque". Este tipo de conocimiento nace con motivo de las grandes
4
exportaciones de algodón norteamericano.

Tras largas peripecias en la jurisprudencia, el conocimiento "recibido para embarque" se afianza en


5
la práctica y es admitido (después de haber sido prohibido en algunos países) por diversas legislaciones.

3
No se incluye machote de conocimiento, porque no existe un modelo típico de la navegación mexicana. Para el tráfico internacional suele
usarse el modelo inglés.
4
Conf. W. R. BISSCHOP, Du naissement reçu pour embarquement en droit anglais. Publicado en la Revue de Droit-Maritime Comparé.
Tomo III, julio-septiembre de 1923.
5
Entre otras: The Carriage of Goods by Sea Act, promulgada en 1924 en Inglaterra; (véase en Scrutton on Charter-Parties, Londres, 1948,
págs. 439 y sig.) ; la Act. No. 25 de Nueva Zelandia, de 1922 y la Sea Carriage of Goods Act, de 1940, del propio país; Australia, 1924 (ver
Yorston and Fortescue Australian Mercantile Law, 1950, Sydney); Bélgica, Ley de 1928; Francia, Ley de 1936; Estados Unidos, 1936 (ver
Fariña, Derecho Comercial Marítimo, tomo II. pág. 321. Madrid, 1948).

4
La International Law Association aprueba, en la Conferencia de La Haya de 1921, un reglamento
para el título, y en Bruselas, en 25 de agosto de 1924, se suscribe un convenio internacional en que se
6
aprueban las Reglas de la Haya Este convenio no fue firmado por México. El título ya se ha universalizado
[...]

GUÍA DE AUTOEVALUACIÓN

Instrucciones: Contesta brevemente lo que se te pide a continuación.

I. PREGUNTAS ABIERTAS

1.- Mencione dónde se reglamento el conocimiento de embarque.

2.- Mencione los requisitos que debe contener el conocimiento de embarque.

3.- Mencione tres requisitos del conocimiento de recibido para embarque.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

ACOSTA, ROMERO, Miguel, Derecho Bancario, Porrúa, México,1986

BARRERA GRAF, Jorge Tratado de Derecho Mercantil, Porrúa, México,1957

GÓMEZ GORDOA, José, Títulos de crédito, Porrúa, México, 1988


MANTILLA MOLINA, Derecho mercantil, Porrúa, México, 1970

RODRÍGUEZ Y RODRÍGUEZ, J, Curso de derecho mercantil, 9° ed, ts I y II, Porrúa, México, 1971.

En el libro de Acosta Romero el alumno entenderá en forma detallada las instituciones de crédito desde el
aspecto doctrinal, práctico e histórico con especial mención a las modificaciones que a tenido la Banca en México.
Por su parte la obra de Jorge Barrera Graf esta diseñada y dirigida por la UNAM a la enseñanza de la disciplina, los
alumnos pueden ampliar sus conocimientos, así como profundizar sobre las instituciones de derecho mercantil,
como lo referente a los títulos y operaciones de crédito.

6
Véase: PEDRO E. TORRES, La Evolución del Conocimiento "recibido para embarque". Buenos Aires,
1944.

5
En los textos de Gómez Gordoa, se encontrarán doctrinas Italianas y normas jurídicas mercantiles, ya que el
autor tiene amplia experiencia y conocimientos del Derecho Mercantil y sus Instituciones Italianas. Como
consecuencia de esta amplia experiencia las retoma para realizar un estudio en la legislación mexicana.

Mantilla Molina, dirige en forma comparativa de septiembre de 1984 las reformas a leyes mercantiles
siendo lo más significativo lo referente al cambio en la ley de circulación de los títulos emitidos por la Sociedad
Anónima y la nueva legislación sobre Sociedades Nacionales de Crédito. Finalmente Rodríguez y Rodríguez J.
divide en dos partes medulares su contenido, en la primera nos lleva por la parte doctrinal de las sociedades hasta
la mercancía y en la segunda parte nos enseña sobre los contratos en Bancos y los Títulos Valor, los dos tomos
son eruditos en su forma de introducir a los alumnos en la materia.

Fichas bibliográficas de los documentos

Documento Ficha
16. CERVANTES, A., Raúl,
TÍTULOS Y OPERACIONES DE CRÉDITO,
14ª ed. México, Herrero, 1994,
págs. 153, 154, 155, 156, 157.