Você está na página 1de 10

HIPERSENSIBILIDAD

El termino hipersensibilidad se refiera a la excesiva o inadecuada respuesta inmunitaria


frente a antígenos ambientales, habitualmente no patógenos, que causan inflamación
tisular y malfuncionamiento orgánico.

Gell y Coombs clasificaron los mecanismos inmunopatogénicos o reacciones de


hipersensibilidad en 4 tipos, en cada uno de ellos participan de forma secuencial
diferentes tipos de células y mediadores solubles.
1. Hipersensibilidad Tipo I: son reacciones en las que los Ag se combinan con
Inmunoglobulinas (Ig) E específicas que se hallan fijados por su extremo Fc
(Fracción cristalizable) a receptores de la membrana de mastocitos y basófilos
de sangre periférica.
2. Hipersensibilidad Tipo II: son reacciones mediadas por la interacción de Ac Ig G
e Ig M preformados con Ag presentes en la superficie celular y otros
componentes tisulares. Enfermedad de graves, Diabetes tipo 1, Miastenia
Gravis.
3. Hipersensibilidad Tipo III: son reacciones producidas por la existencia de
inmunocomplejos (IC) circulantes de Ag- Ac que al depositarse en los tejidos
provocan activación de fagocitos y daño tisular como consecuencia de la
respuesta inflamatoria. Lupus eritematoso sistémico, Artritis reumatoidea
4. Hipersensibilidad Tipo IV: son reacciones de hipersensibilidad celular o mediada
por células, causadas por linfocitos T sensibilizados al entrar en contacto con el
Ag específico, pudiendo producir una lesión inmunológica por efecto tóxico
directo o a través de la liberación de sustancias solubles (linfocinas). Dermatitis
por contacto, hipersensibilidad de tipo tuberculinico (venenos),
hipersensibilidad tipo granulomatosa.

Hipersensibilidad Tipo I

Corresponde a las reacciones de hipersensibilidad inmediata que se producen dentro de


los 15 minutos desde la interacción del Ag con la IgE preformada en personas
previamente sensibilizadas a ese antígeno. En primer lugar, se produce la entrada del
Ag por piel o mucosas del árbol respiratorio, o tracto gastrointestinal y son captados por
las células presentadoras de Ag, que estimulan a los linfocitos Th2 a secretar un patrón
de citoquinas que a la vez estimulan a linfocitos B- Ag específicos para producir Ig E
específica. Estas se fijan a receptores de mastocitos y basófilos.
En esta primer etapa se produce la sensibilización al alérgeno;
cuando se halla nuevamente expuesta al Ag se produce la unión del mismo a la IgE
específica fijada a la membrana de dichas células (basófilos o mastocitos) y conduce a la
desgranulación.
Respuesta inmediata: contracción de las células endoteliales y ensanchamiento de la
unión intercelular. Favorecido todo esto por sustancias como la histamina, la
bradiquinina y los leucotrienos. Esto da lugar a la liberación de mediadores vasoactivos
e inflamatorios (histaminas, factores quimiotácticos, leucotrienos, factor activador de
plaquetas) que causan vasodilatación, aumento de la permeabilidad capilar,
hipersecresión glandular, espasmo del músculo liso e infiltración tisular de eosinófilos y
otras células inflamatorias, responsables de la sintomatología.
Estas reacciones tempranas se acompañan entre las 2 a 4 horas de una reacción de fase
tardía que se produce después del contacto con el Ag, con infiltración de células
inflamatorias.
Respuesta tardía: reorganización del citoesqueleto (retracción endotelial) y apertura de
las uniones intercelulares favorecido por sustancias como la interleuquina-1 (IL-1),
interferón-γ (IFN-γ) y factor de necrosis tumoral (TNF).
El contacto cutáneo con plantas venenosas y sustancias química, los rasguños de
animales y picaduras de insectos pueden provocar reacciones alérgicas, así como la
ingestión o inhalación de sustancias como el polen, la caspa animal, el moho, el polvo,
las nueces y mariscos. Los medicamentos como la penicilina y otros antibióticos también
deben tomarse con mucha precaución para asegurar que no provoquen una reacción
refleja de tipo alérgico.

Síntomas de alergias: enrojecimiento, comezón y lagrimeo de los ojos, estornudos,


congestión, goteo nasas, comezón o ardor de la garganta, goteo, postnasal, tos.

La rinitis
Es una Inflamación de la mucosa nasal. Se caracteriza por síntomas como mucosidad
nasal (rinorrea), estornudos, congestión nasal y/o picor nasal. Estos síntomas se
presentan generalmente durante dos o más días consecutivos y a lo largo de más de una
hora la mayoría de los días.

Rinoconjuntivis
La conjuntivitis alérgica es una enfermedad asociada habitualmente a la rinitis alérgica.
Los síntomas consisten en lagrimeo, picor y escozor ocular, así como congestión y
enrojecimiento. La conjuntivitis alérgica se produce con mayor frecuencia con alérgenos
de exterior (pólenes y mohos) que de interior. De hecho, en algunos estudios sobre
alergia al polen, la conjuntivitis está asociada a la rinitis alérgica en el 75% de los casos.
La conjuntivitis alérgica es similar a la conjuntivitis viral, pero se ve acompañada de
congestión nasas, estornudos, hinchazón de parpados y sensibilidad a la luz. Ambos ojos
se afectan y no es contagiosa.

Asma
El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de los bronquios asociada a varios
procesos :

 Una sensibilidad especial a reaccionar de forma anormal de los bronquios,


llamada hiperreactividad bronquial.
 Una inflamación local y engrosamiento de las paredes bronquiales acompañado
de la formación de moco.
 Una disminución del diámetro de los bronquios, llamado broncoespasmo.
Durante una crisis de asma típica: los bronquios se cierran, desarrollando un edema que
disminuye su diámetro y se obstruyen e impiden circular el aire. La inflamación
bronquial se prolonga incluso en ausencia de síntomas.
En su patogenia intervienen mecanismos alérgicos (Mecanismo tipo 1 según la
clasificación de Gell y Coombs) y no alérgicos con la participación de diversas células y
mediadores de la inflamación, condicionada en parte por factores genéticos. La
inflamación de los bronquios se caracteriza por la hipersecreción de un moco muy
viscoso y espeso, que se expectora con dificultad y por una contracción de la
musculatura lisa que envuelve a los bronquios. Esta inflamación deja un aumento de la
sensibilidad del epitelio bronquial, que llamaremos “hiperreactividad bronquial”. Todo
ello provoca un cuadro obstructivo pulmonar, que clínicamente se caracteriza por
episodios recurrentes de tos seca, opresión torácica, dificultad respiratoria y pitos al
respirar (sibilancias).
Tercer Consenso Pediátrico Internacional sobre Asma” define ASMA como: “sibilancias
recurrentes o tos persistente en un escenario en el que el asma es probable y otras
enfermedades infrecuentes han sido excluidas”.
Causas: sustancias que se encuentran en el aire, como el polen, ácaros del polvo,
esporas de moho, caspa de mascotas, infecciones respiratorias, como un resfriado, aire
frio, contaminantes del aire e irritantes como el humo, emociones fuertes y estrés,
sulfitos y conservantes añadidos
Diagnóstico diferencial:

 Infecciones recurrentes de la vía respiratoria superior.


 Disfunción de la deglución y reflujo gastroesofágico.
 Cuerpos extraños en la vía aérea.
 Malacia o estenosis de la vía aérea.
 Malformaciones pulmonares, esofágicas o vasculares.
 Masas mediastínicas, adenomegalias.
 Bronquiolitis, Fibrosis quística.
 Displasia broncopulmonar o enfermedad pulmonar crónica del lactante.
 Enfermedad cardíaca.
 Discinesia ciliar primaria.
 Inmunodeficiencias primarias.
Las crisis de asma aparecen con mayor frecuencia por la noche o a primera hora de la
mañana y se producen a veces espontáneamente, otras veces por un mecanismo
alérgico (inhalación de alérgenos) y otras en respuesta a factores desencadenantes
inespecíficos debido a esta mayor sensibilidad de los bronquios (hiperreactividad
bronquial) como son: infecciones virales, procesos emocionales, irritantes químicos,
contaminantes atmosféricos.
En la edad infantil es más frecuente en los varones, aunque con los años se va igualando
progresivamente para pasar a ser más frecuente en las mujeres, a partir de los 40 años.
En España su prevalencia se sitúa en torno al 5% de la población adulta y hasta en un 10
% de los niños, tendiendo a incrementarse en los últimos 20 años en ambos grupos de
población. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, estima que el coste
total de un paciente asmático adulto asciende a 1.950 euros al año. En los niños, aunque
los virus pueden comportarse como desencadenantes de una crisis de asma, una base
alérgica demostrada es la responsable de la inflamación de la vía aérea y, en
consecuencia, del asma en más del 80% de los casos. El 25% de todas las crisis de asma
infantil que precisan hospitalización en los países industrializados se producen a partir
de septiembre.
Numerosas personas padecen estas molestias durante mucho tiempo pero no son
diagnosticados. Los episodios de tos seca que persisten durante varias semanas, incluso
varios meses o años, sobreviniendo más frecuentemente al atardecer, durante la noche
o ante un esfuerzo físico pueden igualmente ser señales del asma. Los episodios de
bronquitis de repetición pueden también demostrar un asma Un jadeo, la sensación de
buscar aliento son elementos que pueden recordar a la enfermedad asmática. Ciertos
adultos o niños presentan una gran fatiga que puede ser también un síntoma de esta
enfermedad. Una tos frecuente, persistente durante varias semanas después de una
rinofaringitis.
Es muy importante el reconocimiento precoz de la crisis de asma: Cuanto más
precozmente se trate una reagudización mejor será el pronóstico de la misma. Hay que
enseñar al paciente a percibir los primeros síntomas de la crisis de asma:

 Tos seca de predominio nocturno.


 Menor tolerancia al ejercicio físico.
 Presencia o aumento de dificultad respiratoria.
 Aumento de la frecuencia de la medicación de rescate.
 Disminución de los valores de PEF. (espirometría)
El asma es “dos” veces más frecuente en chicos que en chicas y comienza habitualmente
en los primeros años de la vida. Se estima que el 60% de los asmáticos inician sus crisis
antes de cumplir los 4 años.
Los síntomas de emergencia que necesitan atención médica oportuna abarcan:

 Labios y cara de color azulado


 Disminución del nivel de lucidez mental, como somnolencia intensa o confusión,
durante un ataque de asma
 Dificultad respiratoria extrema
 Pulso rápido
 Ansiedad intensa debido a la dificultad para respirar
 Sudoración

Inhaladores
Los inhaladores contienen polvo o gas que propulsa la dosis correcta del medicamento
antiasmático cuando se inhala. El medicamento es inhalado dentro de sus vías
respiratorias. Usar el inhalador correctamente para que funcione correctamente, por
tanto pida consejo a su médico o farmacéutico de confianza. Hay dos tipos básicos de
inhaladores en medicina usados para tratar el asma: Aliviadores o de rescate - para
tratar los síntomas de forma aguda y Preventivos- para ayudar a prevenir sus síntomas.
Aliviaodores o de rescate: Los calmantes cortos que actúan (conocidos como
broncodilatadores) contienen principios activos como salbutamol (ejemplo Ventolín) y
terbutalina (ejemplo Bricanil) que trabajan para ensanchar sus vías respiratorias y
rápidamente alivian sus síntomas.
Los preventivos, deben usarse cada día incluso si no tiene síntomas. Los preventivos por
lo general contienen esteroides, como beclometasone (ejemplo Qvar) o fluticasone
(ejemplo Flixotide) que tratan de reducir la inflamación de sus vías respiratorias.
Estos tratamientos pueden necesitar más de 14 días para funcionar, pero una vez que
hacen efecto, no necesitará usar su inhalador de calmante en absoluto. Por lo general,
los corticoesteroides inhalados no son peligrosos si se toman siguiendo las indicaciones
del médico. Estas medicinas son muy diferentes de los esteroides anabólicos ilegales
que algunos atletas usan. Los corticoesteroides inhalados no son adictivos, aunque se
tomen todos los días durante muchos años. Uno de los efectos secundarios frecuentes
de los corticoesteroides inhalados es una infección de la boca llamada candidiasis bucal
omuguet, por eso hay que enjuagarse la boca después de usarlo. Es posible que usted
pueda usar un espaciador o cámara de inhalación para evitar la candidiasis bucal. El
espaciador o cámara de inhalación se acopla con el inhalador y evita que la medicina
caiga en la boca o en la parte posterior de la garganta.
Un calmante de acción lenta puede ser añadido a su tratamiento si sus síntomas no son
controlados con esteroide regular (el preventivo) y el empleo ocasional de un calmante
corto que actúa. Los calmantes de acción lenta contienen principios activos como como
salmeterol (ejemplo Severent) o formoterol (ejemplo Oxis). A menudo estas
medicaciones son combinadas con inhaladores de esteroides como symbicort (Ejemplo
Seretide). Todos los que acaban con MAB son anticuerpos monoclonales
Otras medicinas de control a largo plazo. Entre otras medicinas de control a largo plazo
están:

 Cromolín: Esta medicina se toma con un dispositivo llamado nebulizador. A


medida que usted respira, el nebulizador le envía un vapor fino de la medicina a
los pulmones. El cromolín previene la inflamación de las vías respiratorias.
 Omalizumab (anti-IgE): Esta medicina se administra en forma de inyección una
o dos veces al mes. Impide que el organismo reaccione ante los factores que
desencadenan el asma, como el polen y los ácaros del polvo.
 La anti IgE se puede emplear si otras medicinas para el asma no han surtido el
efecto necesario. Cuando se inyecta Omalizumab, puede ocurrir una reacción
alérgica rara pero potencialmente mortal llamada anafilaxia. Si usa esta
medicina, colabore con su médico para asegurarse de que entienda los signos y
síntomas de la anafilaxia y las acciones que debe tomar.
 Agonistas beta2 inhalados de acción prolongada: Estas medicinas despejan las
vías respiratorias. Se pueden sumar a los corticoesteroides inhalados para
mejorar el control del asma. Los agonistas beta2 inhalados de acción prolongada
no deben usarse solos para el control del asma a largo plazo. Se deben usar con
corticoesteroides inhalados.
 Modificadores de los leucotrienos: Estas medicinas se toman por vía oral.
Ayudan a bloquear la reacción en cadena que aumenta la inflamación de las vías
respiratorias.
 Teofilina: Esta medicina se toma por vía oral. La teofilina ayuda a despejar las
vías respiratorias.

atopia
A la predisposición genética a padecer enfermedades alérgicas se la llama atopia y se
suele asociar, además, con hiperreactividad (respuesta exagerada frente a irritantes) de
la piel y de las mucosas. Los niños atópicos pueden sensibilizarse a diversos alérgenos.
Durante sus tres primeros años de vida, muchos niños atópicos presentan dermatitis
atópica o alergia a alimentos (leche, huevo…) que, por lo general, evolucionan
espontáneamente hacia la remisión.
En muchos casos presentan, también, asma no alérgica desencadenada por virus de
buen pronóstico. Algunos de estos niños, a esta edad, inician ya la sensibilización
alérgica frente a alérgenos inhalantes (ácaros, mohos, epitelios…) que durante unos
años pueden no dar sintomatología porque su nivel de sensibilización no sobrepasa el
de su tolerancia.
La primera señal de alarma que hace sospechar que la sensibilización a alérgenos está
haciéndose relevante en un niño es: La aparición de rinitis alérgica, a menudo de leve
intensidad

 prurito nasal (picor),


 estornudos en salva,
 hidrorrea (moco como agua), congestión nasal fuera de episodios catarrales,
 así como la aparición de crisis recortadas de asma, sin fiebre, no relacionadas
con infecciones víricas.
Al principio, estos síntomas pueden ser muy leves y fácilmente controlables con
medicación, pero con una tendencia a un empeoramiento progresivo. Si eso sucediera
debe consultarse con un alergólogo para que valore si la enfermedad es o no alérgica,
su gravedad y la conveniencia o no de practicar inmunoterapia.
La dermatitis atópica es primariamente una enfermedad propia de la infancia. Se inicia
a partir de los 6-8 semanas de vida.
Desde el punto de vista patológico, se caracteriza por un deterioro de la funciona barrera
cutánea y por la inflamación debida a la interacción entre un antígeno actualmente
desconocido, las células de presentación de antígenos y las células T. el sistema inmune,
lo procesa y las células se activan contra esas sustancias. A partir de ese momento vamos
a tener una respuesta. En una primera fase hay un encuentro, el macrófago fagocita ese
alergeno, sensibilizan las células produciendo respuestas. Producción de escamas, Th 17
es la que se activa, también la spongiosis, la interleucina 22, la 2.
La psoriasis se usa un medicamento que bloquea el Th 17. La afectación cutánea de la
dermatitis atópica no tiene características propias especificas y no se diferencia de otras
dermatitis. En la actualidad no existe un parámetro.
Criterios para saber si una persona tiene atopia: prurito, morfología y distribución
característica: afectación de cara, flexuras, liquenificación en flexuras y superficies.
Los factores que provocan el prurito son el calor y la transpiración, lana, estrés
emocional, alimentos, alcohol, resfríos e infecciones respiratorias superiores, ácaros de
polvo.

En el lactante hay tres etapas de dermatitis atópica: inicio en cara, a partir del 2º mes
de vida, predomina en mejillas, cuello y pliegues, respetando el triangulo nasogeniano.
Afecta también tercio superior de tronco y superficies de extensión de miembros.
Predomina el eczema agudo
En el adulto afecta a cara, cuello, superficies de flexión de extremidades y dorso de
manos y pies, puede presentar placas de liquenificación debido al rascado crónico de las
lesiones.
La atopia se define como la predisposición a producir IgE frente a alergenos
Objetivos del tratamiento: disminuir la inflamación de la piel, evitar brotes de dermatitis
atópica, mantener la barrea cutánea en buenas condiciones de hidratación, controlar
los síntomas que afectan a la calidad de vida: prurito, rascado, sueño y actividades.

Alergia cutánea
La piel es un órgano donde se manifiesta la mayoría de las reacciones alérgicas. Las dos
lesiones más frecuentes observables en la piel de los pacientes alérgicos son:
El habón (o roncha) y el eccema. El habón es una lesión consistente en un área de la piel
elevada, pálida, con los bordes rojos, y que, si se presiona con el dedo, pierde el
enrojecimiento. Cuando los habones son varios, la afección se denomina urticaria. Hay
que saber, no obstante, que la urticaria no se debe en muchas ocasiones a una reacción
alérgica.

eccema
El eccema está formado por pequeños granitos con descamación, que producen mucho
picor y que pueden estar provocados por diferentes sustancias, como en el caso de la
alergia a la bisutería, tan frecuente entre la población. El eccema denominado dermatitis
atópica es frecuente en niños con antecedentes alérgicos en la familia, y es una forma
precoz de manifestarse en la piel la enfermedad alérgica.

Urticaria
Urticaria aguda. Consiste en la aparición repentina, por toda la superficie corporal, de
una erupción habonosa, que produce mucho picor, y que puede asociarse o no a
angioedema. (angioedema hinchazón, similar a la urticaria, pero que se presenta bajo la
piel en lugar de darse en la superficie). Se considera que una urticaria es aguda cuando
experimenta una duración menor a seis semanas.
Solemos relacionar la urticaria con una reacción alérgica típicamente por algún alimento
o medicamento tomado recientemente. Normalmente esto no es así, ya que la reacción
verdaderamente alérgica a un alimento o medicamento se produce a los escasos
minutos de haberlo ingerido; suele ser más grave y se repite casi invariablemente cada
vez que se vuelve a ingerir ese medicamento o alimentos.
En la mayoría de los casos no podemos averiguar cual ha sido realmente la causa de la
urticaria aguda. En los niños, la urticaria aguda se asocia frecuentemente a infecciones

 Urticarias físicas: Se denominan así aquellas urticarias que se producen en la


zona de contacto de la piel con algún estímulo mecánico. Las más frecuentes son:
Dermografismo: es con diferencia la más común. El habón aparece después de
rascar la piel o frotarla con un objeto duro, con una forma lineal, que sigue la
trayectoria del rascado y que desaparece en 30 minutos o menos si deja de
frotarse la zona. De forma característica, se aprecia al salir de la ducha y secarse
con la toalla. Es molesto y muchas veces se confunde con la urticaria crónica.
Responde bien a los antihistamínicos, en los casos más intensos en dosis altas, y
si se dejan de tomar, vuelve a aparecer. Este tipo de urticaria está presente unos
años de la vida pero, al cabo de un tiempo, desaparece.
 Urticaria por frío: es un grupo de urticarias en las que el habón aparece en la
zona de contacto con temperaturas bajas. Aparece picor, habones (ronchas) e
hinchazón. Este tipo de urticaria se diagnostica colocando un cubito de hielo en
el antebrazo y observando si se reproduce la lesión en la zona en que ha sido
colocado. Hay que tener la precaución, si uno padece este tipo de urticaria, de
no tomar bebidas frías, cubitos de hielo o helados, ya que se podría provocar un
edema de glotis. Asimismo, es muy importante en los casos en que la urticaria
por frío sea intensa, evitar sumergirse de golpe en agua fría lanzándose a la
piscina o al mar, ya que, al estar toda la superficie corporal en contacto con frío,
se produciría una reacción generalizada (anafilaxia), o la muerte por ahogo.
 Urticaria colinérgica: es aquella que se produce tras el ejercicio físico, duchas
calientes, sudor y emociones, por la consiguiente elevación de la temperatura
corporal; de forma característica desaparece en pocos minutos al enfriarse la
temperatura. Los habones suelen presentarse en el tronco y abdomen, son más
pequeños que el resto de urticarias y aparecen sobre un fondo rojizo.
 Urticaria por presión: En este caso, la lesión aparece a las 6 horas, en la zona
donde se ha ejercido una presión. Suele consistir en habones y generalmente
hinchazón (angioedema). La urticaria por presión en la mayoría de las ocasiones
no responde a los antihistamínicos, y en ocasiones hay que tratarla con
corticoides en bajas dosis.
 Urticaria solar: se desencadena tras exposiciones a la luz solar, normalmente a
los 3 o 5 minutos, y sólo en las zonas expuestas al sol. Desaparece en 3 o 4 horas
y conforme avanza el verano va desapareciendo.

La anafilaxia
Es una reacción alérgica sistémica provocada por la liberación de histamina y otros
mediadores, es de inicio súbito y dura menos de 24 horas, produciendo síntomas que
pueden amenazar la vida, como ser:

 edema laríngeo,
 angioedema,
 obstrucción de vía aérea inferior,
 hipotensión o colapso circulatorio,
 vómitos,
 diarrea,
 urticaria.
Los síntomas asociados con hipotensión incluyen: Incontinencia, colapso, diaforesis,
cianosis, vómitos, mareos, disnea y nauseas;
Los síntomas asociados con cianosis: Confusión, estridor, disnea, hipotensión y
sibilancias (Son un sonido silbante y chillón durante la respiración, que ocurre cuando el
aire se desplaza a través de los conductos respiratorios estrechos en los pulmones).