Você está na página 1de 6

II Congreso de Psicología

Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Córdoba

Acerca del desarrollo de la noción de muerte en niños

Ramiro Tau*
Alicia M. Lenzi*

*Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata


Enviar correspondencia a: ramirotau@gmail.com
Palabras claves: Desarrollo infantil, Muerte, Conocimiento social.

Introducción otros autores han reconocido en ella la


Se examinan ciertas configuración del orden simbólico y de
consideraciones que diferentes ciertas patologías (Lacan, 1955, 1966).
disciplinas se han planteado acerca de La noción de pulsión de muerte,
la idea de muerte. Principalmente, se introducida por Freud en 1920 a partir
mencionan algunos antecedentes a de la observación de conductas
partir de la historia de la psicología, de destructivas repetidas, designa el
las concepciones socioculturales retorno a un estado anterior de ciertos
actuales y, particularmente, desde el procesos psíquicos, a partir de una
campo de la psicología del desarrollo tendencia a la disolución de las
infantil de los conocimientos sociales, complejidades. Esta noción ha sido
se expone un estado del conocimiento vinculada luego a la agresión y al
sobre el tema, aún no investigado en narcisismo (Klein, 1932) y a la muerte
nuestro país. del deseo (Aulagnier, 1976), abriendo
La antropología ha contribuido a todo un campo clínico vinculado directa
develar el modo en que diversas o indirectamente a la relación del
culturas comprenden la muerte, e hombre con la idea de lo finito.
incluso cómo ha variado históricamente Asimismo, Lacan (1966) ha sostenido
la actitud de las sociedades que la existencia humana adquiere
occidentales hacia ella, hasta alcanzar sentido sólo en virtud del límite
la modalidad actual: la muerte negada establecido por la noción de la muerte.
(Aries, 1982, entre otros). Se sostiene En relación con el desarrollo
que una perspectiva socio-histórica y cognoscitivo, se considera que su
antropológica es imprescindible para el propósito central es dar cuenta del
estudio del desarrollo infantil de la surgimiento de novedades en el
noción de muerte, ya que los transcurso de un tiempo irreversible, y
significados referidos a tal explicar los procesos que las producen
conocimiento social están (Piaget, 1978; Valsiner, 1998). En este
inextricablemente ligados a los sentido, se analiza el tratamiento que la
contextos, que incluyen las comprensión infantil de la muerte ha
representaciones sociales de distintos tenido, y el interés que sigue
grupos de pertenencia. concitando en otros países, tras largos
En el psicoanálisis, el concepto de años de estudio.
muerte ha estado presente desde sus Después de que Piaget (1926)
comienzos. Si bien Freud (1915) indagara un tema tangencial como la
afirmaba la inexistencia de la concepción infantil de lo vivo y lo no
representación psíquica de la muerte, vivo, el estudio pionero acerca del tema
de la muerte desde la visión infantil es La noción de lo finito, y
el de Schilder y Wechsler (1934). En el especialmente la noción de muerte, ha
mismo campo, continúan los estudios sido objeto de múltiples miradas
de Nagy (1948, 1959), Elkind (1977), disciplinares. La antropología y la
White, Elsom y Prawat (1978) y Kane historia, por ejemplo, han contribuido a
(1979), entre otros. Mayoritariamente develar el modo particular en que
se considera hoy que el concepto de diversas culturas significan el hecho
muerte no es unívoco sino complejo, e inevitable de la muerte, e incluso, cómo
incluye subconceptos como los de se han modulado esos sentidos al
universalidad, no funcionalidad e interior de una misma cultura. La
irreversibilidad. Asimismo, varios clásica tipología que sobre los idearios
autores postulan cuatro componentes de la muerte realiza Ariès (1975),
definitorios del concepto de muerte: muestra cómo a partir del estudio de
cesación, irreversibilidad, causalidad e algunos rituales, cosmovisiones e
inevitabilidad (Lazar & Torney-Purta, instituciones occidentales, se pueden
1991; Slaughter, Jaakola & Carey, determinar los componentes presentes
1999; Smilansky, 1987). en estas representaciones sociales
El reconocimiento de tales (Ceriani Cernadas, 2001). Desde la
componentes ha sugerido una línea de “muerte domesticada” de la Edad
investigación que ha procurado vincular Media, signada por una familiaridad de
su aparición con la transición del nivel la experiencia cotidiana con los
preoperatorio al operatorio concreto, en moribundos, hasta la “muerte
los términos de la psicología genética prohibida”, en que la soledad de la
piagetiana estructuralista. También se privatización, la medicalización y la
han establecido relaciones entre el clandestinidad de la muerte son el
nivel cognitivo, el nivel socio- efecto de una discreción moderna
económico y el concepto de muerte empeñada en reducir los duelos y lutos,
(Torres, 1993; 1996). se nos ofrecen diferentes prácticas y
A partir del reconocimiento del representaciones institucionalizadas.
estado actual de las investigaciones En los estudios histórico-antropológicos
sobre este tema, se propone una línea se categorizan y explican estas
de investigación orientada por la representaciones, pero será objeto de
psicología del desarrollo del una psicología del desarrollo el estudio
conocimiento social, basada en la del surgimiento e historia, no ya de los
última versión funcionalista de la teoría sentidos que adquiere el morir en una
piagetiana. La misma destaca su cultura determinada, sino de los
interaccionismo constructivista, y la componentes de la idea misma de
estructuración de los contenidos más muerte y su génesis en los niños.
que las estructuras, e incluye los Uno de los rasgos distintivos de
procesos de equilibración cognitiva nuestra especie es el de ser la única en
para explicar las transformaciones la que la muerte es un horizonte
conceptuales de los sujetos. Postula, presente durante toda la vida, que
además, que las representaciones representa el pasaje mediante ritos
sociales que circulan en un contexto, funerarios y que cree en una vida
restringen dicho desarrollo, es decir, lo postmortem. Sin embargo, los estudios
posibilitan u obstaculizan (Lenzi y sobre la génesis infantil de la noción de
Castorina, 2000; Castorina, 2005). muerte son relativamente escasos, y
Finalmente, se considera la recientes. Las razones de tal vacancia
pertinencia de los resultados de tales no se tratan aquí, pero sí es pertinente
investigaciones para la clínica con subrayar el carácter obsceno que la
niños. muerte tiene actualmente en occidente,
reemplazando al sexo y convirtiéndose
Acerca del desarrollo de la noción en la nueva pornografía (Mdleleni-
de muerte en los niños Bookholane, 2003). Los menores
suelen ser apartados de estos temas, y
los adultos muestran una redefinición la observación de conductas lúdicas y
de la moral del duelo: mientras más destructivas repetidas, designa el
exteriorizado sea el afecto del deudo, retorno a un estado anterior de ciertos
más anormal será considerado un procesos psíquicos, a una tendencia a
proceso que pareciera deber ser la disolución de las complejidades. Esta
transitado casi sin pesar. noción de pulsión de muerte ha sido
No obstante, tal actitud no supone vinculada luego con la agresión y el
una simple indiferencia hacia la muerte. narcisismo (Klein, 1932) y con la
Según el sociólogo Geoffrey Goer muerte del deseo (Aulagnier, 1976),
(1963), se han agravado los abriendo un campo clínico vinculado
traumatismos originados por la pérdida directa o indirectamente a la relación
de seres queridos a partir de la del hombre con la idea de lo finito.
renuencia a la expresión pública de la Asimismo, Lacan (1966) ha sostenido
aflicción, causante de la disolución de que la existencia humana adquiere
los mecanismos psicosociales que sentido sólo en virtud del límite
posibilitan la elaboración del duelo. establecido por la noción de muerte.
Esta condición señala la pertinencia de Las discusiones actuales refieren a
una investigación psicosocial que conceptos que se pierden en zonas
reconstruya la relación dialéctica complejas (deseo, castración, muerte,
existente entre las nociones de vida y alienación, falta, etc.). De un modo u
de muerte. otro, puede apreciarse que la idea
misma de muerte, ha tenido un valor
Perspectivas psicológicas heurístico importante para el
Los estudios que puntuaremos se psicoanálisis, y ha permitido situar el
han realizado desde diferentes carácter estructurante que esta noción
enfoques psicológicos, pero todos tiene en la subjetividad.
acuerdan en un hecho básico: a pesar En segundo lugar, dentro del
de la negación actual, los niños son campo clínico se ha perfilado una línea
conscientes desde muy temprano de investigación tendiente a indagar y
acerca de la muerte y pueden tratar las reacciones infantiles ante la
manifestar preocupación por ella. Para muerte de familiares o personas
algunos autores, los sentimientos de cercanas (McGowen & Pratt, 1985). En
pérdida y separación que manifiestan esta corriente el objetivo es práctico,
los niños pequeños se han considerado pues está guiado por la intención de
precursores de la representación de paliar el sufrimiento y evitar las
muerte (Bowlby, 1987). secuelas patológicas.
Más allá de tales acuerdos En tercer lugar, ubicamos a las
generales, podemos ubicar tres investigaciones de la psicología del
perspectivas teóricas, siguiendo a desarrollo, que han estudiado la
Harris y Giménez (2005). Por una adquisición infantil del concepto de
parte, ciertos estudios psicoanalíticos muerte intentando desglosar los
han explorado los factores emocionales componentes necesarios de una
que intervienen en la comprensión de concepción adulta (Brent & Speece,
la muerte. En el psicoanálisis, el 1993; Lazar & Torney-Purta, 1991). Se
concepto de muerte ha estado presente considera que en esta tradición, la
desde sus comienzos. Si bien Freud investigación fue inspirada
(1915) sostenía la inexistencia de la principalmente por la teoría genética
representación de la muerte (cuyo piagetiana del desarrollo. No obstante,
temor no provendría de su intelección el estudio pionero acerca de la muerte
sino de la castración), otros autores desde la visión infantil es el de Schilder
han reconocido en ella la configuración y Wechsler (1934). Luego, continuaron
del orden simbólico y de ciertas los estudios de Nagy (1948), Elkind
patologías (Lacan, 1955; 1966). La (1977), White, Elsom y Prawat (1978) y
noción de pulsión de muerte, Kane (1979), entre otros.
introducida por Freud (1920) a partir de
Dada la variedad de técnicas irreversible es la condición necesaria
utilizadas en los diversos estudios no para la tramitación afectiva en el duelo
es simple la comparación entre ellos. (Mdleleni-Bookholane, 2003).
Sin embargo, la diversidad b. La finalidad: es la comprensión
metodológica no ha impedido llegar al de que ningún organismo viviente
reconocimiento relativamente general mantiene sus funciones orgánicas
de los niveles y componentes de la después de muerto. El cuerpo de una
noción. Speece y Brent (1984) persona muerta no puede hacer nada
estudiaron tres componentes que de lo que hacía mientras estaba vivo.
constituyen una presunta Smilansky (1987) sostuvo que esta
conceptualización adulta sobre la noción posibilita el reestablecimiento
muerte: irreversibilidad, no posterior al duelo infantil.
funcionalidad, y universalidad. La c. La causalidad: alude a los
adquisición de tales componentes factores materiales que conducen a la
definiría el nivel del desarrollo infantil, muerte. Y así como los anteriores
pues funcionan como la enunciación componentes podrían tener un papel
más acabada posible y hacia la cual importante en la tramitación del duelo,
tienden las nociones previas menos éste favorecería la racionalización de la
complejas. Reconociendo la situación traumática y aliviaría los
complejidad de dicha noción, sentimientos de culpa.
Smilansky (1987), postuló la necesidad d. La inevitabilidad: implica que la
de agregar nuevos componentes, muerte como fenómeno natural es
reconociendo cinco elementos inherentemente universal e ineludible
definitorios: irreversibilidad, finitud o para cualquier ser vivo (Brent et al.,
finalidad (analogable a la no 1996).
funcionalidad), causalidad, e. La vejez: supone la
inevitabilidad y vejez. Durante los comprensión de la secuencia vital y
últimos treinta años, estos particularmente el momento previo a la
componentes (aunque principalmente muerte. Este componente introducido
los cuatro primeros usados por por Smilansky (1987) parece tener una
Smilansky) han concentrado la necesidad metodológica, ya que si bien
atención de las investigaciones sobre el se relaciona directamente con los de
desarrollo y la capacidad infantil de inevitabilidad y causalidad, existe
comprensión de la muerte. evidencia que justifica su introducción
Brevemente, los cinco en las preguntas orientadas al examen
componentes más utilizados para de la noción de muerte.
pensar el problema son: Las divergencias teóricas fundadas
a. La irreversibilidad: refiere a la en los supuestos teóricos y
comprensión de que no es posible metodológicos de los diferentes autores
volver al estado vivo una vez que se ha conducen a ciertos desacuerdos
muerto. El reconocimiento de la respecto de la edad aproximada en la
existencia de una línea del tiempo que cual debería alcanzarse la noción
es imposible quebrar supone una adulta de la muerte, y a los niveles que
comprensión cognitiva que parecería atraviesan los niños en su desarrollo.
equivalente a la de una operación Nagy (1948) afirmó la existencia de
lógica. Esta cuestión, entre otras, ha etapas para la comprensión infantil de
sugerido una línea de investigación la muerte, que serían análogas a los
empírica que procura vincular la estadios piagetianos. De este modo, en
aparición de los diferentes función de la presencia o ausencia de
componentes con la transición del nivel los diferentes componentes
preoperatorio al operatorio, en términos observables en la noción adulta sobre
de la psicología genética piagetiana la muerte, estableció unos niveles muy
(Speece y Brent, 1984). En otro generales que luego serían
sentido, se ha hipotetizado que la reencontrados por la gran mayoría de
comprensión de este carácter las investigaciones sucesivas:
1. Para los niños menores de 5 años no consistiría en una simple adición
la muerte no es un estado final sino cuantitativa de información, sino en la
más bienun evento reversible, como ir conformación de niveles
a dormir. cualitativamente diferentes entre sí,
2. Los niños de 5 a 9 años, debido a las características intrínsecas
aproximadamente, comprenden la a cada estadio (Overton, 2003).
finalidad de la muerte entendida como A partir del estado actual de las
la detención de las funciones propias investigaciones sobre este tema, se
del organismo. Aquí se encuentran propone una línea de investigación
frecuentes versiones antropomórficas orientada por la psicología del
de la muerte: se representa como desarrollo del conocimiento social,
atrapando gente, o como un ser de basada en la última versión
quien uno puede escapar corriendo. funcionalista de la teoría piagetiana. La
3. Pasando los 9 años, la muerte es misma destaca su interaccionismo
reconocida como final, irreversible, e constructivista, y la estructuración de
inevitable (Mdleleni-Bookholane, 2003). los contenidos. Postula, además, que
Esta clasificación inicial se ha las representaciones sociales que
enriquecido con investigaciones circulan en un contexto, restringen
posteriores que intentaron delimitar dicho desarrollo, es decir, lo posibilitan
cuáles son los conceptos que están u obstaculizan (Castorina y Lenzi,
ausentes en cada uno de los niveles. 2000; Castorina, 2005).
Por otra parte, si bien Nagy presenta Finalmente, señalaremos que en
una estratificación según edades, Argentina no se registran
entendemos que lo definitivo es la investigaciones acerca del desarrollo
secuencia misma, ya que no es la edad de la comprensión de la noción de
la que por sí sola garantiza la aparición muerte en niños. Creemos que
de novedades. Asimismo, otros autores establecer los obstáculos
han procurado establecer las epistemológicos que atraviesan los
relaciones entre el nivel cognitivo, el niños para conocer tal objeto de
nivel socio-económico y el concepto de conocimiento social, no sólo comporta
muerte (Torres, 1979; 1996) en un interés académico específico, sino
diferentes grupos sociales. que permite disponer de instrumentos
adecuados para la intervención clínica
Conclusiones en casos de enfermedades terminales
Consideramos que el propósito de de niños o en situaciones de duelo
la psicología del desarrollo es dar (Bowly, 1983; Sudnow, 1971, entre
cuenta de los procesos y del otros). La posible incidencia positiva del
surgimiento dinámico de novedades uso de aspectos cognitivos en la
cognitivas en el transcurso de un elaboración del duelo debería ser
tiempo irreversible. Por ello, la considerada una fuente de estímulos
comprensión infantil de la muerte para la elaboración de programas de
desde esta perspectiva, debe aspirar a investigación sostenidos en el diálogo
comprender por qué la noción en de marcos teóricos psicológicos que se
cuestión se organiza del modo en que encuentran escasamente articulados
lo hace, y cuáles son sus precursores en la actualidad.
en el pensamiento. Creemos además,
que un programa de investigación que Referencias
aspire a la realización de la ARIÈS, P. (1975). Essais sur l’Histoire
reconstrucción de los niveles del de la Mort en Occident du Moyen Age á
desarrollo de las nociones infantiles, nos jours. París: Seuil.
AULAGNIER, P. (1976).
debe partir de la hipótesis,
Observaciones acerca del masoquismo
ampliamente corroborada respecto de primario. En J. Laplanche (comp.).
otros contenidos nocionales, de que los Interpretación freudiana y psicoanálisis.
cambios y las novedades psíquicas son Buenos Aires: Paidós.
de tipo transformacional. Así, el cambio
BOWLBY, J. (1987). Attachment and Obtenido Junio 28,
loss: Volume 1. Attachment. 2008:http://etd.rau.ac.za/theses/available/et
Harmondsworth: Penguin Books. d-09272004-
BRENT, S. B. & SPEECE, M. W. 110341/restricted/Children'sunderstandingo
(1993). “Adult” conceptualization of the fdeath.pdf.
irreversibility: Implications for the NAGY, M. H. (1948). The child's
development of the concept of death. Death theories concerning death. Journal of
Studies, 17, 203-224. Genetic Psychology, 3-27.
CASTORINA, J. A. (Coord.). (2005). OVERTON, W.F. (2002). Development
Construcción conceptual y represtaciones Across the Life Span: philosophy, concepts,
sociales. El conocimiento de la sociedad. theory. En R. M. Lerner; M A. Easterbrooks
Buenos Aires: Miño y Dávila. & J. Mistry (Eds.) Comprehensive
CASTORINA, J. A.; LENZI, A. M. Handbook of Psychology: Developmental
(2000) (Comp). La formación de los Psychology (Vol. 6) (pp 13- 42). New York:
conocimientos sociales en los niños. Wiley.
Investigaciones psicológicas y perspectivas SCHILDER, P. y WECHSLER, D.
educativas. Barcelona: Gedisa (1934). The attitude of children towards
CERIANI CERNADAS, C. (2001). death. Journal of Genetic Psychology, 45,
Notas histórico-antropológicas sobre las 406-451.
representaciones de la muerte. Archivos SMILANSKY, S. (1987). On death:
Argentinos de Pediatría, 99 (4), 328-336. Helping children understand and cope. New
ELKIND, D. (1977). Life and Death. York: Peter Land.
Concepts and feelings of children. En D. SPEECE, M. W. & BRENT, S. B.
Elkind: The child and society. Nueva York: (1984). Children’s understanding of death:
Oxford University Press. A review of three components of a death
FREUD, S. (1915). De guerra y concept. Child Development, 55, (5), 1671-
muerte. Temas de actualidad. En OC, Vol 1686.
XIV. Buenos Aires: Amorrortu. SUDNOW, D. (1971). La organización
FREUD, S. (1920). Más allá del social de la muerte. Buenos Aires: Tiempo
principio del placer. En OC, Vol XVIII. Contemporáneo.
Buenos Aires: Amorrortu. TORRES, W. da C. (1979). O conceito
GORER, G. (1963). Death, grief and de morte na criança. Arquivos Brasileiros
mourning. Nueva York: Doubleday. de Psicologia, 31 (4), 9-34.
HARRIS, P. L. & GIMÉNEZ, M. (2005). TORRES, W. da C (1996). O
Children's Acceptance of Conflicting desenvolvimento cognitivo e a aquisição do
Testimony: The Case of Death. Journal of conceito de morte em crianças de
Cognition and Culture, 5 (1-2), 143-164. diferentes condições sócio-experênciais.
KANE, B. (1979). Children's concepts Tesis de Doctorado, Facultad de Ciencias
of Death. The Journal of Genetic Médicas, UNICAMP, Campinas, Brasil.
Psychology, 134: 141-153. WHITE, E., ELSOM, B & PRAWAT, R.
KLEIN, M. (1932/1964). El (1978). Children´s conceptions of death.
psicoanálisis de niños. Buenos Aires: Child Development, (49), 307-310.
Hormé.
LACAN, J. (1955/1984). El Seminario.
Libro 3. Buenos Aires: Paidós.
LACAN, J. (1966/1984). Escritos.
Madrid: Siglo XXI.
LAZAR, A. & TORNEY-PURTA, J.
(1991). The development of subconcepts of
death in young children: A short-term
longitudinal study. Child Development, 62,
1321-1333.
MCGOWEN, D. E. & PRATT, C.
(1895). Impact of sibling death on children’s
behavior. Death Studies, 9, 323-335.
MDLELENI-BOOKHOLANE, T. N.
(2003). The development of an
understanding of the concept of death by
black african learners in a rural area. Tesis
de doctorado, Rand Afrikaans University.