Você está na página 1de 6

Estrés laboral: sus causas y cómo prevenirlo.

Cuando hablamos de estrés laboral, todos creemos saber exactamente lo que significa y, en
muchos casos, no es así.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como un conjunto de reacciones
fisiológicas que preparan al organismo para la acción.
Estas reacciones físicas pueden estar protagonizadas por sensaciones como: tensión, agobio,
angustia o nerviosismo. Dependiendo del individuo y de sus experiencias, estas sensaciones
pueden ser canalizadas de una forma u otra, que podría ser beneficiosa o no.
Como podemos observar, el concepto de estrés no lleva ligada, en principio, ninguna connotación
negativa; sin embargo, puede resultar perjudicial para la salud y debe ser prevenido.

 Tipos de estrés
Todas las personas estamos sometidas a un nivel mínimo de estrés que, en situaciones concretas,
puede aumentar y, dependiendo de la capacidad de reacción que tenga nuestro organismo,
puede producir:

Un efecto positivo (eustrés o estrés positivo)


O un efecto negativo (distrés o estrés negativo)
Es aquí donde empezamos a introducir la visión adversa que el estrés genera en la sociedad, pues
un grado de estrés moderado, que remita cuando el estímulo cesa, puede ayudar al organismo a
lograr sus objetivos, pero, en caso de que el nivel de estrés no decrezca y se mantenga en cotas
altas durante un período de tiempo prolongado, comienzan a aparecer síntomas negativos.

 Las causas del estrés


Ante esta situación, cabe destacar que el estrés, y en concreto el estrés laboral, está definido por
la Organización Internacional del Trabajo como una patología y ha sido incluso catalogado como
la epidemia del siglo XXI.
En la situación concreta del estrés laboral, las causas están más claras, y suelen coincidir en todos
los casos con:
Una elevada presión en el entorno de trabajo, ya sea ocasionada por un elevado grado de
responsabilidad.
Excesiva carga de tareas.
Relaciones laborales insatisfactorias.
Ambiente físico-laboral inadecuado o una combinación de factores.
En cuanto a las causas, es también importante resaltar que unos mismos factores estresores
pueden ocasionar diferentes respuestas dependiendo del individuo: para algunos trabajadores
una elevada responsabilidad generará eustrés, lo cual potenciará la sensación de confianza y
control, mientras que, para otros, la misma situación se convertirá en un factor de riesgo y podrá
producir distrés.

El matiz diferencial entre el estrés común y el estrés laboral reside exclusivamente en el origen
de este, pero las consecuencias y los problemas de salud que este último provoca, no se quedan
en el trabajo y pueden incluso afectar al entorno más próximo del individuo.

 Estrés laboral y el Síndrome de Burnout


Dentro del estrés laboral, podemos encontrar el Síndrome de Burnout, conocido más
comúnmente como el síndrome del desgaste ocupacional o del trabajador quemado, un tipo de
estrés laboral caracterizado por el progresivo agotamiento, tanto mental como físico, que acaba
convirtiéndose en crónico.

Esta patología, descrita por primera vez en la década de los 60, suele darse con mayor frecuencia
en áreas de trabajo que requieren un contacto con terceras personas, como pueden ser la
sanidad, la educación o la atención al cliente.

Cuáles son las consecuencias del estrés


Y, habiendo tratado los tipos generales de estrés y algunos factores estresores en el caso del
estrés laboral, es conveniente hablar del “gran desconocido“: las consecuencias.
Aunque a veces se trata el estrés como un tema baladí, una exposición prolongada a este puede
ocasionar:
Enfermedades y patologías graves.
Problemas fisiológicos, cognitivos y motores.
Trastornos inmunológicos, respiratorios, cardiovasculares, endocrinos, dermatológicos, sexuales
y psicopatológicos, que pueden llevar, en casos graves, a la depresión e incluso al suicidio.
Además, en el caso del estrés laboral, debemos también hablar de las consecuencias que este
tiene en la organización como son:
El absentismo.
La pérdida de productividad.
La alta rotación de la mano de obra.
La pérdida de calidad en procesos y productos.
La pérdida de tiempo y, con todo ello, la pérdida económica que esto puede ocasionar.
Como podemos observar, y aunque en ocasiones no se tenga plena consciencia de ello, el estrés
puede tener unos efectos negativos realmente graves.

Es precisamente por este motivo que debemos adoptar una posición de prevención frente al
estrés laboral.

Cómo se puede prevenir el estrés


Como toda patología, es mejor prevenirla que llegar al punto de tener que sanarla.

Según Josefina del Prado, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales y Coordinadora
del Máster de Prevención de Riesgos Laborales de IMF Business School, indica que el estrés
laboral aparece cuando se “presenta un desajuste entre la persona, el puesto de trabajo y la
propia organización. En su prevención juega un papel fundamental el servicio de prevención de
la empresa y por ende, los técnicos que lo componen”.

También, señala que las medidas que los técnicos de prevención deben aplicar pueden ser de
dos tipos:

Preventivas: Con el fin de evitar que se den situaciones estresantes para los trabajadores.
Correctivas: Aquellas que tras producirse las situaciones de estrés, tienden a eliminarlas.
Por ese motivo, los expertos en el campo ofrecen siempre una serie de consejos sencillos para
prevenir el estrés, como son:

Hacer ejercicio y mantener un buen estado físico.


Llevar una dieta equilibrada.
No trabajar más de 10 horas al día.
Dormir un mínimo de 6 horas.
Reservar uno o dos días a la semana para desconectar totalmente de las tareas rutinarias.
Planificar unas vacaciones al año.
Discutir sobre tus problemas con gente de confianza.
Consejos para los responsables de Recursos Humanos
Proteger la seguridad y salud de los trabajadores es vital para lograr un funcionamiento ideal de
la empresa. La correcta gestión del talento de las organizaciones, pasa no sólo en fomentar el
desarrollo y fidelización de los empleados, sino implementar medidas preventivas para evitar que
fenómenos como el estrés laboral impidan alcanzar los objetivos.

El primer paso para prevenir el estrés es conocerlo porque, como hemos podido ver, se trata de
una patología que afecta a millones de personas en el mundo y que se postula como la epidemia
de las empresas del siglo XXI.
estres-laboral-que-es-causas-como-prevenirlo-1 Estrés laboral: sus causas y cómo prevenirlo