Você está na página 1de 2

La curiosa

paradoja es que,
cuando me
acepto a mí
mismo, puedo
cambiar.
-Carl Rogers-

By Donna Méndez

AUTOBIOGRAFÍA
AUTOBIOGRAFÍA
Nací el 17 de Septiembre de 1994, dentro de las instalaciones del
hospital José María Casal Ramos, en la ciudad de Araure, estado
Portuguesa. Mis padres Clark Méndez y Carolina Allen decidieron
llamarme Donna Joe Méndez Allen, y darme el privilegio de ser la
mayor de 3 hermanos: Miguel, Danna y Dianna. En lo que respecta
a mis rasgos físicos, soy de piel clara, cabello obscuro lacio, ojos
marrones y mido 1.65cm.

He residido desde mi nacimiento en el estado Portuguesa, pero he


tenido la dicha de viajar junto a mi familia por distintas ciudades del
país, hasta ahora mi favorita de todas ha sido Barquisimeto,
respiro paz cuando estoy allí, su belleza, organización y limpieza
me lleva a un trance de tranquilidad.

La retrospectiva a mi YO del pasado -exactamente en mi niñez- es


ver un ser humano completamente distinto a lo que soy hoy en día:
una niña temerosa e introvertida, de pocos amigos y llena de
inseguridades. A pesar de esto, siempre me sentí una niña muy
feliz gracias a la unión de mi familia.

Curse mis estudios primarios en la escuela GOAJIRA I, mi


recuerdo favorito es cuando fui reina de los juegos de intercurso y
ganadora del primer lugar en un microambiente que trataba sobre
“la lombriz californiana”. Mis estudios secundarios los curse en el
U.E.N. Eduardo Chollet Boada. La estancia en este plantel fue
muy grata, conocí amigos y profesores excelentes que nutrieron
por completo mis conocimientos y desarrollé mi afición por el
estudio humano, tenía un gran interés en observar el
temperamento de las personas, siempre me había parecido
interesante que tan diferentes pueden ser los humanos, no solo en
rasgos físico sino en personalidad, conducta, lenguaje corporal…
Mi elección sobre qué carrera cursar en la universidad entró
en una nube de confusión entre el comercio y la psicología.
Aunque de alguna forma sentía que la dirección a esta
nueva etapa universitaria debia apuntar a la psicología, pues
mi mejor amiga y prima la estaba estudiando y me estaba
“convenciendo”, se me daba bien –y se me da- el comercio.
Decidí tomarme unos años para pensar.

En el entretiempo, me convertí en una persona fanática del emprendimiento,


viajar, ir al gimnasio y compartir en familia, soy la primera en seguir nuestra
tradición de “reunirnos todos los domingos”. Luego de un par de años de ir y
venir, conocí a una persona con una vida motivadora, a pesar de que su
niñez fue muy distinta a la mía –llena de conflictos familiares, divorcio y
maltrato- ella quería ser alguien, sin embargo le seguía la sombra de su
pasado, sufría de depresión y ansiedad social lo que le impedía cumplir sus
metas, en ese momento me di cuenta de lo importante que es estar bien en
cuerpo-alma-mente y decidí que era esto en lo que me quería convertir, una
persona encargada de restaurar este equilibrio en personas que lo necesitan.

Y aquí estoy, en la mitad del ciclo de estudio de esta carrera maravillosa


llamada Psicología, siempre tomando en cuenta las palabras sabias de Jorge
Bucay: Porque nadie puede saber por ti. Nadie puede
crecer por ti. Nadie puede buscar por ti. Nadie puede
hacer por ti lo que tú mismo debes hacer. La
existencia no admite representantes.

Mis metas en la actualidad es terminar mi carrera y


ejercerla, ya sea aquí o en otro país; casarme, formar
mi familia y también abrir un pequeño negocio.
Aunque el futuro es incierto, sé que con
perseverancia y dedicación estaré en el lugar que
tanto sueño. Sé que todos mis esfuerzos tendrán su
recompensa, y que probablemente algunas de mis
malas decisiones, serán una simple experiencia más.

-Félix Felicis-

Interesses relacionados