Você está na página 1de 14

MISA

 
 
FORMULA  DE  INTENCIÓN  DE  LA  MISA  
Yo   quiero   celebrar   el   Santo   Sacrificio   de   la   Misa   y   hacer   el   Cuerpo   y   la   Sangre   de   nuestro   Señor   Jesucristo,   según   el  
rito  de  la  Santa  Iglesia  Romana,  para  alabanza  de  Dios  omnipotente  y  de  toda  la  Iglesia  triunfante,  para  mi  beneficio  
y  el  de  toda  la  Iglesia  militante,  para  todos  los  que  se  encomendaron  a  mis  oraciones  en  general  y  en  particular,  y  
por   la   feliz   situación   de   la   Santa   Iglesia   Romana.   Amén.   El   Señor   omnipotente   y   misericordioso   nos   conceda   la  
alegría  con  la  paz,  la  enmienda  de  la  vida,  tiempo  de  verdadera  penitencia,  la  gracia  y  el  consuelo  del  Espíritu  Santo,  
y  la  perseverancia  en  las  buenas  obras.  Amén.  
 
ORACIÓN  DE  OFRECIMIENTO  DE  LA  MISA  
Señor,  concédenos  poder  participar  con  verdadero  amor,  atención  y  piedad  de  esta  Eucaristía  que  te  ofrecemos,  
primero,   para   adorarte   y   agradecerte   todos   los   beneficios   que   nos   has   hecho;   segundo,   para   pedirte   perdón   de  
nuestros   pecados   y   los   de   todos   los   hombres;   tercero,   para   suplicarte   las   gracias   que   nos   son   necesarias   para  
nuestra  vida  y  para  este  día  en  concreto.  Te  ofrezco  en  particular  esta  Misa  de  hoy  para...  (expresa  aquí  la  intención  
que   quieras).   Concédenos,   Señor,   asistir   a   esta   Misa   con   los   mismos   sentimientos   de   amor   y   piedad   de   tu   Madre   al  
pie   de   la   Cruz.   Con   el   espíritu   y   fervor   con   que   la   vivieron   los   santos.   Te   suplico   que   nos   ayudes   a   prepararnos   para  
recibirte  dignamente,  lo  mejor  que  podamos.  
 
VENID,  OH  JESÚS.  
Mi   pobre   alma   desea   recibiros,   oh   mi   buen   Jesús.   ¡Cuánto   os   necesito!   Venid   y   hacedme   feliz.   Vos   sólo   sois   mi  
alegría,   mi   felicidad,   mi   amor.   Venid,   oh   Jesús.   Venid   y   dadme   vuestro   sagrado   Cuerpo   que   el   Espíritu   Santo   ha  
formado   tan   milagrosamente   en   el   seno   purísimo   de   María;   aquel   Cuerpo   que   se   cansó   trabajando;   que   sufrió  
hambre   y   sed,   frío   y   calor   y   que   murió   por   mí   en   la   cruz.   Venid,   oh   Jesús   y   dadme   vuestra   adorable   Sangre,   que  
derramasteis  tan  generosamente,  por  mi  amor  en  el  huerto  de  los  Olivos;  aquella  que  corrió  a  torrentes  en  vuestra  
cruel   flagelación   y   cuya   última   gota   brotó   de   vuestro   divino   Corazón,   perforado   con   la   lanza   del   soldado.   Venid,   oh  
Jesús   y   dadme   vuestra   hermosísima   alma   que   tanto   pensó   en   mí,   y   que   oró   por   mí   al   Padre   Celestial.   Venid,   oh  
Jesús  dadme  vuestra  divinidad,  que  desde  toda  la  eternidad  pensó  en  mí  con  infinito  amor,  que  hizo  mi  alma  según  
su   imagen   y   la   colmó   de   tantos   beneficios.   Oh   Jesús,   cómo   goza   mi   alma,   pensando   que   Vos   estáis   realmente  
presente   en   la   santa   Hostia   consagrada,   por   amor   a   mí   y   por   mi   solo   bien.   Me   dais   el   derecho   de   recibiros   y   de  
poseeros.   Venid,   pues,   oh   dulce   Salvador,   sin   Vos   no   puedo,   no   quiero   vivir.   Venid,   oh   Jesús,   y   estableced   en   mí  
vuestra  morada.  ¿No  os  atrae  más  mi  pobre  alma  que  el  Tabernáculo?  Este  es  sólo  de  mármol,  de  madera,  es  frío  y  
solitario;   mas   en   mi   corazón   encontráis  algo  siquiera  de  amor  y  de  afecto.  ¿No  es  verdad,  oh  buen  Jesús?  El  copón,  
aunque   de   oro   y   plata   no   es   sino   un   vaso   frío   y   sin   vida;   yo   tengo   siquiera   el   sincero   deseo   de   adornar   mi   alma   con  
virtudes.   La   luz   del   sagrario,   que   indica   vuestra   divina   presencia,   no   deja   de   ser   sino   una   débil   llamita.   Venid,   oh  
Señor,  y  encended  en  mí  el  fuego  de  vuestro  divino  amor,  y  mi  corazón  arderá  en  llamas  de  tiernos  afectos.  El  altar  
es   vuestra   morada   transitoria,   es   como   una   sala   de   espera.   Mi   pobre   corazón   es   el   objeto   de   este   divino  
sacramento   de   amor.   En   mi   queréis   establecer   vuestra   morada   permanente,   vuestra   verdadera   residencia.  
Conmigo   queréis   vivir   acá   en   la   tierra   en   dulce   compañía   para   luego   continuarla   en   la   eterna   gloria.   ¡Venid,   oh  
Jesús!   Tengo   tanto   que   deciros;   tantas   faltas   por   las   cuales   debo   pediros   perdón;   tantas   penas   y   cuitas   que  
contaros.  Cansado  y  desilusionado  estoy  de  este  mundo  engañador  y  de  sus  necias  promesas  y  diversiones.  ¡Qué  
mentiroso  y  engañador  es  el  mundo!  Quiero  descansar  una  hora  con  Vos,  oh  dulce  Maestro.  Vos  me  entendéis,  y  
tenéis  interés  en  mi  bienestar  espiritual  y  en  mi  verdadera  felicidad.  Mi  corazón  está  fatigado  y  busca  un  lugar  de  
descanso.  Tiene  sed  de  amor,  porque  para  eso  lo  habéis  creado.  No  permitáis  oh  Jesús,  que  corra  tras  las  vanidades  
del  mundo.  Dadme  una  voluntad  firme  que  resista  enérgica  y  resueltamente  las  locuras  del  mundo  y  los  placeres  de  
la   carne.   Venid,   Señor,   y   quedaos   conmigo,   entonces   me   será   fácil   olvidar   al   mundo   y   sus   placeres   engañadores.  
¡Venid,   oh   Jesús!   Deseo   irme   al   Padre.   Mas   no   puedo   ir   solo.   Vos   tenéis   que   acompañarme.   Ahora   estáis   en   mi  
corazón.   Vos   sois   mi   propiedad.   Ayudadme   a   conocer   al   Padre;   presentadme   a   El.   Os   doy   gracias,   oh   Padre  
Celestial,  por  haberme  dado  a  vuestro  Unigénito  Hijo.  El  solo  me  basta.  Ah,  ¡qué  don  mas  precioso!  Jesús  es  mío,  
¡Padre   Eterno!   Yo   os   lo   devuelvo,   os   lo   entrego;   pero   Vos   oh   Padre,   debéis   aceptarme   como   a   vuestro   hijo   y  
perdonarme   en   vuestra   infinita   misericordia   todos   mis   pecados.   Venid,   oh   buen   Jesús,   acordaos,   como   los  
pequeñuelos  se  alegraban  de  poder  estar  en  vuestra  presencia;  dadme  un  corazón  dócil  e  inocente  como  el  de  un  
niño.   Zaqueo   desbordaba   de   júbilo   y   contento   cuando   os   hospedasteis   en   su   casa.   ¡Cómo   se   llena   de   gozo   mi   alma  
cuando  venís  a  mí!  ¡  Siempre  me  traéis  tanta  alegría  y  tanta  paz  y  felicidad  Nunca  tenéis  palabras  de  reproche.  Con  
María  Magdalena  vuelo  a  vuestras  plantas.  El  enemigo  maligno  me  persigue,  sabe  muy  bien  cuán  débil  soy.  Pero  
mirad,  oh  Jesús,  si  he  pecado  como  Magdalena  también  me   arrepiento  como  ella.  Ojalá  merezca  yo  oír  de  vuestros  
divinos  labios  aquellas  consoladoras  palabras:  "Mucho  se  te  ha  perdonado,  porque  has  amado  mucho."  Oh,  ¡si  yo  
pudiera   asemejarme   a   San   Juan,   vuestro   discípulo   predilecto!   ¡Quién   pudiera   descansar   reclinado   sobre   vuestro  
divino  pecho!  ¡Venid,  oh  Jesús!  Hoy  debéis  habitar  conmigo.  Ignoro  lo  que  me  traerá  el  día  de  hoy:  penas  o  alegrías,  
dichas   pesares.   Ahora   ya   os   doy   gracias   por   do   lo   que   vuestra   mano   paternal   se   digne   enviarme.   ¡Bendito   seáis!  
Pero  no  olvidéis,  oh  buen  Jesús,  que  yo  temo  los  sufrimientos  y  no  me  atrevo  a  llevar  mi  cruz  sino  sostenido  por  
Vos.  No  quiero  llorar,  sino  reclinado  sobre  vuestro  divino  pecho.  Venid,  Jesús,  mi  buen  Jesús.  
 

ORACIONES  PARA  LA  EUCARISTÍA  


 
ORACIÓN  A  JESÚS  EN  LA  EUCARISTÍA  
Jesús  mío,  creo  en  ti,  verdaderamente  presente  en  todos  los  sagrarios  del  mundo.  Te  entrego  mis  pecados  y  todo  el  
amor  que  tengo  en  mi  corazón.  Te  suplico  perdones  a  todos  los  que  no  creen  en  ti  y  no  te  aman.  Amén.  
 
ORACIÓN  A  LA  SANTÍSIMA  VIRGEN  
Oh  Madre  de  piedad  y  de  misericordia,  Santísima  Virgen  María.  Yo,  miserable  e  indigno  pecador,  en  ti  confío  con  
todo   mi   corazón   y   afecto;   y   acudo   a   tu   piedad,   para   que,   así   como   estuviste   junto   a   tu   dulcísimo   Hijo   clavado   en   la  
cruz,   también   estés   junto   a   mi,   miserable   pecador,   y   junto   a   todos   los   fieles   que   aquí   y   en   toda   la   Santa   Iglesia  
vamos   a   participar   de   aquel   divino   sacrificio,   para   que,   ayudados   con   tu   gracia,   ofrezcamos   una   hostia   digna   y  
aceptable  en  la  presencia  de  la  suma  y  única  Trinidad.  Amén.  
 
ORACIÓN  DE  SANTO  TOMÁS  DE  AQUINO  
Aquí   me   llego,   todopoderoso   y   eterno   Dios,   al   sacramento   de   vuestro   unigénito   Hijo   mi   Señor   Jesucristo,   como  
enfermo   al   médico   de   la   vida,   como   manchado   a   la   fuente   de   misericordias,   como   ciego   a   la   luz   de   la   claridad  
eterna,  como  pobre  y  desvalido  al  Señor  de  los  cielos  y  tierra.  Ruego,  pues,  a  vuestra  infinita  bondad  y  misericordia,  
tengáis  por  bien  sanar  mi  enfermedad,  limpiar  mi  suciedad,  alumbrar  mi  ceguedad,  enriquecer  mi  pobreza  y  vestir  
mi  desnudez,  para  que  así  pueda  yo  recibir  el  Pan  de  los  Angeles,  al  Rey  de  los  Reyes,  al  Señor  de  los  señores,  con  
tanta  reverencia  y  humildad,  con  tanta  contrición  y  devoción,  con  tal  fe  y  tal  pureza,  y  con  tal  propósito  e  intención,  
cual  conviene  para  la  salud  de  mi  alma.  Dame,  Señor,  que  reciba  yo,  no  sólo  el  sacramento  del  Sacratísimo  Cuerpo  y  
Sangre,  sino  también  la  virtud  y  gracia  del  sacramento  !Oh  benignísimo  Dios!,  concededme  que  albergue  yo  en  mi  
corazón  de  tal  modo  el  Cuerpo  de  vuestro  unigénito  Hijo,  nuestro  Señor  Jesucristo,  Cuerpo  adorable  que  tomó  de  
la   Virgen   María,   que   merezca   incorporarme   a   su   Cuerpo   místico,   y   contarme   como   a   uno   de   sus   miembros.   !Oh  
piadosísimo  Padre!,  otorgadme  que  este  unigénito  Hijo  vuestro,  al  cual  deseo  ahora  recibir  encubierto  y  debajo  del  
velo  en  esta  vida,  merezca  yo  verle  para  siempre,  descubierto  y  sin  velo,  en  la  otra.  El  cual  con  Vos  vive  y  reina  en  
unidad  del  Espíritu  Santo,  Dios,  por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.  
 
ORACIÓN  DE  SAN  AMBROSIO  
Señor  mío  Jesucristo,  me  acerco  a  tu  altar  lleno  de  temor  por  mis  pecados,  pero  también  lleno  de  confianza  porque  
estoy   seguro   de   tu   misericordia.   Tengo   conciencia   de   que   mis   pecados   son   muchos   y   de   que   no   he   sabido   dominar  
mi  corazón  y  mi  lengua.  Por  eso,  Señor  de  bondad  y  de  poder,  con  mis  miserias  y   temores  me  acerco  a  Ti,  fuente  de  
misericordia   y   de   perdón;   vengo   a   refugiarme   en   Ti,   que   has   dado   la   vida   por   salvarme,   antes   de   que   llegues   como  
juez  a  pedirme  cuentas.  Señor  no  me  da  vergüenza  descubrirte  a  Ti  mis  llagas.  Me  dan  miedo  mis  pecados,  cuyo  
número   y   magnitud   sólo   Tú   conoces;   pero   confío   en   tu   infinita   misericordia.    
Señor  mío  Jesucristo,  Rey  eterno,  Dios  y  hombre  verdadero,  mírame  con  amor,  pues  quisiste  hacerte  hombre  para  
morir  por  nosotros.  Escúchame,  pues  espero  en  Ti.  Ten  compasión  de  mis  pecados  y  miserias,  Tú  que  eres  fuente  
inagotable  de  amor.  Te  adoro,  Señor,  porque  diste  tu  vida  en  la  Cruz  y  te  ofreciste  en  ella  como  Redentor  por  todos  
los  hombres  y  especialmente  por  mi.  Adoro  Señor,  la  sangre  preciosa  que  brotó  de  tus  heridas  y  ha  purificado  al  
mundo  de  sus  pecados.  Mira,  Señor,  a  este  pobre  pecador,  creado  y  redimido  por  Ti.  Me  arrepiento  de  mis  pecados  
y   propongo   corregir   sus   consecuencias.   Purifícame   de   todos   mis   maldades   para   que   pueda   recibir   menos  
indignamente  tu  sagrada  comunión.  Que  tu  Cuerpo  y  tu  Sangre  me  ayuden,  Señor,  a  obtener  de  Ti  el  perdón  de  mis  
pecados   y   la   satisfacción   de   mis   culpas;   me   libren   de   mis   malos   pensamientos,   renueven   en   mi   los   sentimientos  
santos,  me  impulsen  a  cumplir  tu  voluntad  y  me  protejan  en  todo  peligro  de  alma  y  cuerpo.  Amén.  
 
ORACIÓN  ANTE  EL  SAGRARIO  
Oh  Jesús,  siempre  presente  en  los  sagrarios  del  mundo,  recibe  mi  amor,  mi  adoración  y  mi  consuelo,  libera  a  los  
pecadores  de  la  esclavitud.  Convierte  a  los  tibios.  Te  lo  pedimos  en  tu  santísimo  nombre,  señor  Jesús.  Amén.  
 
ORACIÓN  ANTE  UN  CRUCIFIJO  
Miradme,  O  mi  amado  y  buen  Jesús,  postrado  en  Vuestra  santísima  presencia,  Os  ruego  con  el  mayor  fervor  que  
imprimáis   en   mi   corazón   vivos   sentimientos   de   fe,   esperanza   y   caridad;   verdadero   dolor   de   mis   pecados,   y  
propósito   firmísimo   de   enmendarme;   mientras   que   yo,   con   todo   el   amor,   y   toda   la   compasión   de   mi   alma,   voy  
considerando   Vuestras   cinco   Llagas;   teniendo   presente   aquello   que   dijo   de   Vos   el   santo   profeta   David:   "Han  
taladrado  Mis  Manos  y  Mis  Pies,  y  se  pueden  contar  Mis  Huesos"  Padrenuestro,  Ave  María,  y  Gloria  al  Padre,  etc.  
por  las  intenciones  del  Santo  Padre.  
 

ORACIONES  PARA  LA  COMUNIÓN  


 
ORACIÓN  PARA  ANTES  DE  LA  COMUNIÓN  
Oh  mi  dulce  Jesús,  me  acerco  a  tu  altar  sólo  por  que  estoy  revestido  en  gracia.  Te  ruego  que  viertas  tu  misericordia  
en  todos  aquellos  que  se  acercan  a  tu  altar  en  estado  de  pecado  mortal.  Jesús  mío,  acepta  esta  humilde  oración  en  
expiación  de  los  muchos  sacrilegios  que  se  cometen  en  tu  presencia  real.  Amén.  
 
ORACIÓN  PARA  ANTES  DE  COMULGAR  
Señor   Jesucristo,   Hijo   de   Dios   vivo,   que   por   voluntad   del   Padre   y   la   cooperación   del   Espíritu   Santo,   mediante   tu  
muerte  diste  vida  al  mundo:  líbrame  por  la  recepción  de  tu  Sacrosanto  Cuerpo  y  Sangre  de  todas  mis  culpas  y  de  
todo   mal.   Concédeme   que   yo   siempre   cumpla   fielmente   tus   mandamientos   y   no   permitas   que   jamás   me   separe   de  
Ti.  Amén.  
 
ACTO  DE  FE  
¡Señor  mío  Jesucristo!,  creo  firmemente  que  voy  a  recibir  tu  Cuerpo,  tu  Sangre,  tu  Alma  y  tu  Divinidad.  
 
ACTO  DE  ESPERANZA  
Espero,  Señor,  que  ya  que  te  das  todo  a  mí,  en  la  Eucaristía  tendrás  misericordia  de  mí  y  me  otorgarás  las  gracias  
necesarias  para  mi  salvación  eterna.  
 
ACTO  DE  CARIDAD  
Dios  mío,  te  amo  con  todo  mi  corazón,  con  toda  mi  alma,  con  todas  mis  fuerzas  y  sobre  todas  las  cosas.  
 
ACTO  DE  ADORACIÓN  
¡Señor!,  te  adoro  y  te  reconozco  como  mi  Creador,  Redentor  y  soberano  Dueño.  
 
SEÑOR  MÍO  JESUCRISTO  
Señor   mio   Jesucristo,   Creador   y   conservador   del   cielo   y   de   la   tierra,   Padre   el   más   amoroso,   médico   el   más  
compasivo,  maestro  sapientísimo,  pastor  el  más  caritativo  de  nuestras  almas.  Aquí  tenéis  a  este  miserable  pecador,  
indigno   de   estar   en   vuestra   presencia   y   más   indigno   aún   de   acercarse   a   ese   banquete   inefable.   ¡Ay,   Señor!   Cuando  
considero  vuestra  infinita  bondad  en  querer  venir  a  mí,  me  pasmo...,  y  al  mirar  la  multitud  de  pecados  con  que  os  
ofendí  y  agravié  en  toda  mi  vida,  me  confundo,  me  ruborizo  y  me  siento  compelido  a  deciros:  «Señor,  no  vengáis...;  
apartaos  de  mí,  porque  soy  un  miserable  pecador».  Si  el  Bautista  no  se  consideraba  digno  de  desatar  las  correas  de  
vuestro  calzado,  ¿cómo  mereceré  yo  tan  grande  honor?...  Si  el  temor  y  el  respeto  hace  que  tiemblen  los  Angeles  en  
vuestra  presencia,  ¿podré  yo  no  temblar  al  presentarme  y  sentarme  a  vuestra  mesa  divina?  Si  la  Santísima  Virgen,  
aunque  destinada  para  ser  vuestra  Madre,  y  condecorada  con  todas  las  excelencias,  prerrogativas  y  gracias  posibles  
en   una   pura   criatura,   se   considera,   sin   embargo,   como   una   esclava,   e   indigna   de   concebiros   en   sus   purísimas   y  
virginales  entrañas,  ¿podré  yo,  miserable  pecador,  lleno  de  imperfecciones  y  defectos,  tener  valor  para  recibiros  en  
mi  interior?  ¡Ay,  Señor!  ¿No  os  horroriza  este  delicuente?...  ¿No  os  causa  asco  el  venir  a  mi  y  entrar  en  tan  vil  e  
inmunda   morada?   En   verdad,   Señor,   que   yo   no   tuviera   valor   para   acercarme   a   Vos,   si   primero   no   me   llamaseis,  
diciéndome   como   a   otro   Zaqueo,   no   una   vez   sola,   sino   tantas   cuantas   son   las   inspiraciones   con   que   me   dais   a  
conocer  el  deseo  que  tenéis  de  venir  a  mi:  Baja,  Zaqueo,  pues  hoy  quiero  hospedarme  en  tu  casa.  Pero  ¿qué  es  lo  
que  os  mueve  a  venir  a  mí,  Señor?  ¿Mis  méritos?  ¿Mis  virtudes?  ¿Cómo  hablará  de  virtudes  y  méritos  un  pecador  
como   yo?,   ¡ah,   ya   lo   entiendo,   Señor;   mis   miserias,   mi   pobreza:   esto   es   lo   que   os   mueve.   ¡Oh   exceso   de   amor!   Vos  
dijisteis   que   no   son   los   sanos   los   que   necesitan   del   médico,   sino   los   enfermos;   y   he   aquí   por   qué   queréis   venir:   veis  
mi  urgente  necesidad,  y  el  deseo  de  remediarla  os  impele.  En  efecto,  Señor,  es  tal  el  estado  de  mi  alma,  que  puedo  
decir   con   verdad:   «De   la   planta   del   pie   a   la   coronilla   de   la   cabeza   no   hay   en   mi   parte   sana»;   ¡tantas   son   mis  
imperfecciones!  No  obstante,  aquí  me  tenéis,  Señor;  me  presento  a  Vos,  no  porque  de  Vos  me  juzgue  digno,  sino  
porque  no  puedo  vivir  sin  Vos;  iré  a  Vos  cual  otro  mendigo  al  rico,  para  que  remediéis  mis  miserias  y  para  que  me  
libréis   del   ahogo   de   mis   faltas   e   imperfecciones;   iré   porque   las   grandes   enfermedades   que   me   aquejan   sólo   Vos  
podéis  remediarlas;  una  mirada  compasiva,  divino  Médico,  y  quedarán  sanas  mis  potencias  y  sentidos.  Párate  aquí  
un  poco  y  descúbrele  confiado  todos  tus  males  corporales  y  espirituales,  y  después  prosigue:  Virgen  Santísima:  ya  
que   compadecida   de   los   esposos   de   Caná   de   Galilea   los   sacasteis   del   apuro,   alcanzándoles   de   Jesús   aquella  
milagrosa   conversión   del   agua   en   vino,   pedidle   también   que   obre   en   mi   favor   un   prodigio   semejante,  
concediéndome  las  gracias  que  para  recibirle  dignamente  he  menester.  A  Vos  nunca  os  dio  un  desaire;  siempre  sois  
atendida:  interesaos,  pues,  por  mí;  haced  en  mi  favor  cuanto  podéis.  ¡Oh,  cuánto  lo  necesito!  Angeles  santos:  veis  
que  voy  a  sentarme  a  la  santa  Mesa  y  comer  al  que  es  vuestro  pan;  alcanzadme  que  yo  vaya  con  el  vestido  nupcial  y  
ataviado  con  el  adorno  de  todas  las  virtudes.  ¡Oh  Santos  todos  moradores  del  cielo!  Interesaos  por  mí,  y  haced  que  
yo   me   llegue   al   augusto   Sacramento   cual   os   llegabais   vosotros,   y   que,   sacando   de   él   los   frutos   que   vosotros,   pueda  
decir  con  verdad:  «Vivo  yo,  mas  no  yo,  sino  que  vive  en  mi  Cristo  ».  Con  esta  fe,  esperanza,  confianza  y  amor  me  
llego  a  Vos,  Señor  y  Dios  mío.  
 
DESPUÉS  DE  RECIBIR  LA  SANTA  COMUNIÓN  
Debemos  repetir  la  siguiente  jaculatoria:  "Sacratísimo  Corazón  de  Jesús,  ¡que  todo  el  mundo  Os  ame  con  ardiente  
Amor!"  
 
ANIMA  CHRISTI  
Alma  de  Cristo,  santifícame.  
Cuerpo  de  Cristo,  sálvame.  
Sangre  de  Cristo,  embriágame.  
Agua  del  Costado  de  Cristo,  lávame.  
Pasión  de  Cristo,  confórtame.  
O  Buen  Jesús,  óyeme.  
Dentro  de  Tus  Llagas,  escóndeme.  
No  permitas  que  me  separe  de  Ti.  
Del  maligno  enemigo,  defiéndeme.  
En  la  hora  de  mi  muerte,  llámame.  
Y  mándame  ir  a  Ti  
Para  que  con  Tus  Santos  Te  alabe.  
Por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.  
 
ACTO  DE  FE  
¡Señor  mío  Jesucristo!,  creo  que  verdaderamente  estás  dentro  de  mí  con  tu  Cuerpo,  Sangre,  Alma  y  Divinidad,  y  lo  
creo  más  firmemente  que  si  lo  viese  con  mis  propios  ojos.  
 
ACTO  DE  ADORACIÓN  
¡Oh   Jesús   mío!,   te   adoro   presente   dentro   de   mí,   y   me   uno   a   María   Santísima,   a   los   Angeles   y   a   los   Santos   para  
adorarte  como  mereces.  
 
ACTO  DE  ACCIÓN  DE  GRACIAS  
Te  doy  gracias,  Jesús  mío,  de  todo  corazón,  porque  has  venido  a  mi  alma.  Virgen  Santísima,  Angel  de  mi  guarda,  
Angeles  y  Santos  del  Cielo,  dad  por  mi  gracias  a  Dios.  
 
A  JESÚS  CRUCIFICADO  
Mírame,   ¡oh   mi   amado   y   buen   Jesús!,   postrado   en   tu   presencia:   te   ruego,   con   el   mayor   fervor,   imprimas   en   mi  
corazón  vivos  sentimientos  de  fe,  esperanza  y   caridad,  verdadero  dolor  de  mis  pecados  y  firmísimo  propósito  de  
jamás   ofenderte;   mientras   que   yo,   con   el   mayor   afecto   y   compasión   de   que   soy   capaz,   voy   considerando   y  
contemplando  tus  cinco  llagas,  teniendo  presente  lo  que  de  Ti,  oh  buen  Jesús,  dijo  el  profeta  David:  "Han  taladrado  
mis  manos  y  mis  pies  y  se  pueden  contar  todos  mis  huesos."  (Salmo  21,  17-­‐18)  
 
A  JESUCRISTO    
Dulcísimo  Señor  Jesucristo,  te  ruego  que  tu  Pasión  sea  virtud  que  me  fortalezca,  proteja  y  defienda;  que  tus  llagas  
sean  comida  y  bebida  que  me  alimente,  calme  mi  sed  y  me  conforte;  que  la  aspersión  de  tu  sangre  lave  todos  mis  
delitos;   que   tu   muerte   me   dé   la   vida   eterna   y   tu   cruz   sea   mi   gloria   sempiterna.   Que   en   esto   encuentre   el   alimento,  
la  alegría,  la  salud  y  la  dulzura  de  mi  corazón.  Tú  que  vives  y  reinas  por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.  
 
A  LA  SANTÍSIMA  VIRGEN  
Oh  María,  Virgen  y  Madre  Santísima,  he  recibido  a  tu  Hijo  amadísimo,  que  concebiste  en  tus  inmaculadas  entrañas,  
criándolo   y   alimentándolo   con   tu   pecho,   y   lo   abrazaste   amorosamente   en   tus   brazos.   Al   mismo   que   te   alegraba  
contemplar  y  te  llenaba  de  gozo,  con  amor  y  humildad  te  lo  presento  y  te  lo  ofrezco,  para  que  lo  abraces,  lo  ames  
con  tu  corazón  y  lo  ofrezcas  a  la  Santísima  Trinidad  en  culto  supremo  de  adoración,  por  tu  honor  y  por  tu  gloria,  y  
por  mis  necesidades  y  por  las  de  todo  el  mundo.  Te  ruego,  piadosísima  Madre,  que  me  alcances  el  perdón  de  mis  
pecados   y   gracia   abundante   para   servirte,   desde   ahora,   con   mayor   fidelidad;   y   por   último,   la   gracia   de   la  
perseverancia  final,  para  que  pueda  alabarle  contigo  por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.  
 
A  SAN  JOSÉ  
Custodio  y  padre  de  vírgenes,  San  José,  a  cuya  fiel  custodia  fueron  encomendadas  la  misma  inocencia,  Cristo  Jesús,  
y   la   Virgen   de   las   vírgenes,   María.   Por   estas   dos   querídísimas   prendas,   Jesús   y   María,   te   ruego   y   te   suplico   me  
alcances  que,  preservado  de  toda  impureza,  sirva  siempre  con  alma  limpia,  corazón  puro  y  cuerpo  casto  a  Jesús  y  a  
María.  Amén.  
 
GRACIAS  SEÑOR,  POR  LA  EUCARISTÍA...    
Gracias   Señor,   porque   en   la   última   cena   partiste   tu   pan   y   vino   en   infinitos   trozos,   para   saciar   nuestra   hambre   y  
nuestra  sed...  Gracias  Señor,  porque  en  el  pan  y  el  vino  nos  entregas  tu  vida  y  nos  llenas  de  tu  presencia.  Gracias  
Señor,  porque  nos  amastes  hasta  el  final,  hasta  el  extremo  que  se  puede  amar:  morir  por  otro,  dar  la  vida  por  otro.  
Gracias   Señor,   porque   quisistes   celebrar   tu   entrega,   en   torno   a   una   mesa   con   tus   amigos,   para   que   fuesen   una  
comunidad   de   amor.   Gracias   Señor,   porque   en   la   eucaristía   nos   haces   UNO   contigo,   nos   unes   a   tu   vida,   en   la  
medida   en   que   estamos   dispuestos   a   entregar   la   nuestra...   Gracias,   Señor,   porque   todo   el   día   puede   ser   una  
preparación   para   celebrar   y   compartir   la   eucaristía...   Gracias,   Señor,   porque   todos   los   días   puedo   volver   a  
empezar...,  y  continuar  mi  camino  de  fraternidad  con  mis  hermanos,  y  mi  camino  de  transformación  en  ti...  
 
GRACIAS,  JESÚS  MÍO  
Gracias,  ¡Jesús  mío!  Oh  Jesús  acabo  de  recibiros  en  esta  santa  Comunión.  Bien  es  verdad  que  no  puedo  veros  con  
mis  ojos,  pero  creo  firmemente  en  vuestra  divina  presencia.  Soy  vuestro  Tabernáculo.  Ya  no  aparecéis  bajo  la  forma  
de  pan,  os  habéis  ocultado  en  mi  cuerpo.  Habéis  dejado  la  lamparilla  del  sagrario  para  buscar  las  llamas  de  amor  de  
mi   corazón.   Abandonasteis   el   silencio   del   copón,   para   escuchar   las   dulces   palabras   de   mi   alma   extasiada   de   amor   a  
Vos.  Oh  Jesús,  decidme,  ¿no  os  sentís  un  tanto  desilusionado?  En  lugar  de  un  corazón  ardiente  de  amor,  ¡halláis  tan  
solo   una   muy   débil   llamita   de   afecto!   Lo   único   que   puedo   deciros,   oh   Jesús,   es:   Gracias,   mil   gracias   os   doy,   ¡oh  
amado   Jesús   mío!   Qué   bueno   eres,   ¡oh   mi   Jesús!   Si   tuviese   que   tratar   con   hombres   tendría   que   usar   palabras   para  
expresarles  mis  sentimientos  y  afectos  porque  ellos  no  entienden  el  lenguaje  del  corazón.  Mas,  Vos  oh  Jesús  mío,  
conocéis  mi  corazón  mucho  mejor  que  yo.  Veis  muy  bien,  cuán  feliz  me  siento  de  haberos  recibido.  Sabéis  que  me  
faltan   palabras   para   expresaros   mi   gratitud.   Recoged,   oh   Jesús   mío,   todos   mis   sentimientos   y   encerradlos   todos   en  
la   llaga   de   vuestro   dulcísimo   Corazón.   ¡Os   doy   gracias,   oh   buen   Jesús!   Soy   tau   feliz,   en   este   momento!   Mirad,   si  
halláis   algo   de   bueno   o   hermoso   en   mi   alma,   es   para   Vos.   Si   acaso   encontráis   un   poquito   de   buena   voluntad,  
deseos  de  santificación,  una  virtud,  algún  sacrificio,  una  oculta  lágrima  de  arrepentimiento,  mirad,  todo  es  vuestro,  
aceptadlo  en  prueba  de  gratitud.  Os  doy  gracias,  ¡oh  buen  Jesús!  Toda  mi  gratitud  se  encierra  en  estas  palabras.  
Antes  creía  que  tenía  tanto  que  deciros  y  ahora  no  acierto  pronunciar  palabra.  Pero,  Vos,  oh  Jesús,  no  esperáis  de  
mi   hermosas   palabras   y   profundos   pensamientos.   Solo   queréis   que   os   ofrezca   como   digno   regalo   todas   las  
facultades   de   mi   alma,   todos   los   afectos   de   mi   corazón.   ¡Os   doy   gracias,   oh   Señor,   y   os   amo,   oh   mi   buen   Jesús!  
¡Gracias,   oh   Jesús!   ¡Cuán   feliz   me   siento!   Ayer   he   cometido   muchas   faltas.   Cómo   me   oprimían   el   corazón.   Me  
parecía   que   estabais   triste,   ¡oh   buen   Jesús!   No   pude   hallar   completa   paz   Pero   esta   mañana,   desde   que   habéis  
entrado   en   mi   alma,   todo   ha   cambiado   como   por   encanto.   Una   dulce   paz   ha   entrado   en   mi   alma.   Cuánto   os  
agradezco,  ¡oh  dulcísimo  Corazón  de  Jesús!  ¡Oh  dulce  Huésped  de  mi  alma!  os  habéis  dado  todo  entero  a  mí,  he  
aquí,  que  yo  me  entrego  todo  entero  y  sin  reserva,  a  Vos.  Me  habéis  dado  vuestra  alma  santísima,  y  yo  os  doy  la  
mía,  aunque  pobre  y  llena  de  defectos.  Puede  que  aún  me  queden  varios  años  de  vida.  Si  os  place  acortar  el  tiempo  
de   mi   destierro,   lo   acepto   gustoso   de   vuestra   mano   paternal.   Aún   gozo   de   buena   salud,   disponed   de   ella   según  
vuestro   divino   beneplácito   y   para   vuestra   mayor   gloria.   Es   verdad,   soy   pobre;   pero   Vos,   divino   Rey   de   amor,  
aceptáis  gustoso  nuestros  pobres  presentes,  siempre  que  vengan  de  un  corazón  humilde  y  agradecido.  Pues  bien  lo  
poco   de   bueno   que   yo   tenga;   todo   cuanto   posea   en   bienes   espirituales   y   materiales   os   lo   ofrezco   gozoso   y   sin  
reserva   alguna.   Debo   marcharme   ahora,   oh   mi   amado   Jesús.   Dejo   vuestro   sagrario   porque   me   llamáis   a   otra   parte.  
¡Adiós,  Jesús!  ¡Hasta  mañana!  Volveré  con  un  corazón  más  sediento  de  amor  a  Vos.  Y  vos,  Señor,  me  daréis  otra  vez  
aquella  paz  inefable,  preludio  de  la  eterna  bienaventuranza  del  cielo.  Una  palabra  todavía,  amado  de  mi  alma.  Por  
el  amor  inmenso  que  os  hace  prisionero  de  mi  alma,  concededme  la  gracia  que  la  comunión  de  mañana  sea  más  
fervorosa   que   la   de   hoy.   Dadme   esta   gracia   cada   día   de   nuevo.   Así   seré   más   santo   cada   día,   más   perfecto   y   os  
amaré   con   más   ardor.   Abrid   vuestros   tesoros   y   adornad   mi   alma   con   la   hermosura   de   la   vuestra.   ¡Gracias,   oh   buen  
Jesús!   Alabanzas   y   adoración,   amor   y   gratitud   sean   dadas,   en   todo   momento   y   en   todos   los   Tabernáculos   del  
mundo,   al   Sagrado   Corazón   de   Jesús,   hasta   la   consumación   de   los   siglos.   Así   sea.   ¡Bendito   sea   el   Sacratísimo  
Corazón   eucarístico   de   Jesús!   ¡   Corazón   de   Jesús   en   Vos   confío!   Jesús,   manso   y   humilde   de   Corazón,   haced   mi  
corazón  semejante  al  vuestro.    
 
GRACIAS,  AMABILÍSIMO  JESÚS  
Gracias,   amabilísimo   Jesús,   gracias   infinitas   os   sean   dadas   por   el   inapreciable   beneficio   que   acabáis   de   hacerme  
viniendo   a   mi   y   dignándoos   entrar   en   la   pobre   morada   de   mi   corazón...   ¿Y   de   dónde   a   mí   tanta   dicha?   Os  
contemplo  en  los  brazos  de  mi  alma  cual  el  anciano  Simeón,  y  entusiasmado  por  tan  divino  tesoro,  exclamaré  con  
él:  «Moriré  gustoso,  porque  he  logrado  la  mayor  dicha  que  en  este  mundo  puede  lograrse  ».  ¿Qué  gracias,  pues,  
podré   daros   por   esta   gracia,   que   no   sólo   contiene   todas   las   gracias,   sino   que   también   al   Autor   de   ellas?   ¡Oh  
Angeles   santos!   Alabad   todos   al   Señor   y   dadle   por   mí   las   gracias...   ¡Oh   Santos   del   cielo   y   justos   de   la   tierra!  
Ayudadme   a   dar   a   Dios   las   gracias   por   tan   señalada   merced.   ¡Oh   Virgen   Santísima!...   Vos,   que   con   tanta   perfección  
supisteis  corresponder  a  los  singulares  beneficios  que  os  dispensó  Dios,  haced  que  yo  sepa  también  corresponder  y  
darle   las   debidas   gracias;   pero   ya   que   esto   me   es   imposible,   dádselas   por   mi.   Quisiera,   Dios   mío,   que   cuantas  
criaturas  hay  en  el  cielo  y  en  la  tierra  os  dieran  por  mí  las  gracias;  pero  estoy  bien  convencido  de  que  ni  aun  así  
correspondería   digna   y   debidamente;   por   esto,   pues,   me   ofrezco   a   Vos   mismo   con   todo   mi   cuerpo   y   alma,  
potencias  y  sentidos,  de  suerte  que  en  adelante  diré  siempre  con  el  Apóstol  San  Pablo:  Vivo  yo,  pero  no  yo,  sino  
que   vive   Cristo   en   mi.   ¡Oh,   Dios   mío!.   De   hoy   más   seré   siempre   vuestro;   adornadme,   por   tanto,   como   a   cosa  
vuestra,   con   cuantas   virtudes   sabéis   que   necesito   para   amaros   y   serviros:   con   toda   perfección.   Al   veros   hospedado  
en  mi  alma,  me  lleno  de  admiración  y  asombro,  y  entusiasmado,  cual  la  Magdalena,  no  sé  desistir  de  contemplar  
vuestras   misericordias   infinitas.   ¿Qué   visteis,   Señor,   en   mí   para   que   vinierais?   ¿Virtudes?...   ¿Pero   cómo,   si   estoy  
desnudo  de  ellas?  ¿Méritos?...  ¡Ay!  Yo  soy  un  miserable  pecador.  ¿Quién,  pues  Bien  mío,  os  movió?  ¡Ay!  Ya  lo  sé:  
las  miserias  que  me  oprimen  y  las  necesidades  bajo  las  que  me  veis  gemir.  ;¡Cuán  bueno  sois,  oh  mi  buen  Dios!...  
Permitidme,  pues,  Señor,  que  abrace  vuestros  pies  santísimos  y  los  riegue  con  lágrimas  de  ternura  y  amor.  No,  yo  
no   me   levantaré   de   vuestras   plantas   hasta   que,   cual   a   la   Magdalena,   me   concedáis   una   indulgencia   plenaria   de  
todos  mis  pecados;  ni  os  dejaré  ir  hasta  que  me  hayáis  echado  vuestra  santa  bendición.  Oh,  y  cuánto  os  amo,  Dios  
mio!  ¡Qué  lástima  que  no  os  haya  amado  siempre!  Al  acordarme  que  tuve  valor  para  ofenderos,  se  me  cubre  de  
rubor   el   rostro   y   un   vivo   dolor   parte   mi   corazón.   Sí;   con   la   sangre   de   mis   venas   quisiera   borrar   mis   culpas.   Quisiera  
que   los   días   en   que   os   ofendí   y   no   os   amé   no   se   computaran   en   el   número   de   los   años   que   he   vivido.   Pero,   en  
adelante...  -­‐  cielos  y  tierra,  sed  testigos  de  mi  resolución  -­‐,  en  adelante  no  os  ofenderé  más,  y  os  amaré,  con  vuestra  
gracia,  con  todo  el  afecto  de  mi  corazón.  Y  no  sólo  eso,  Señor,  sino  que  procuraré  que  todo  el  mundo  os  ame,  y  que  
nadie  os  ofenda;  y  ya  que  os  contemplo  sentado  en  mi  corazón  como  en  un  trono  de  misericordia  preparado  para  
concederme   gracias,   y   no   sólo   instándome   a   que   os   las   pida,   sino   quejándoos   de   que   hasta   aquí   no   os   las   haya  
pedido,   enmendando   mi   negligencia   os   pido:   1º   Que   convirtáis   a   todos   los   pobres   pecadores.   ¿No   veis,   Señor,  
cómo   se   precipitan   de   abismo   en   abismo?   2º   Que   concedáis   a   los   justos   la   perseverancia   final   en   vuestro   santo  
servicio.   ¿De   qué   les   serviría   tener   buen   principio   si   fuera   desgraciado   su   fin?   3º   Que,   librando   de   las   penas   del  
purgatorio  a  las  benditas  ánimas,  las  llevéis  a  vuestra  gloria.  ¡Bien  sabéis  cuánto  os  aman  y  anhelan  por  Vos!  4º  Que  
a   mis   padres,   amigos   y   bienhechores   les   concedáis   cuantas   gracias   necesiten.   5º   Que   triunfe   en   todas   partes   la  
Iglesia   y   prospere   nuestra   nación.   6º   Que   bendigáis   a   cuantos   son   acreedores   a   mis   oraciones.   Concedednos   a  
todos  vuestra  divina  gracia,  vuestro  santo  amor  y  temor,  y,  por  último,  la  gloria,  en  que  vivís  y  reináis  con  el  Padre  y  
con  el  Espíritu  Santo.  Amén.  
 

AL  FINALIZAR  LA  MISA  


 
ORACIÓN  DE  SAN  JUAN  CRISÓSTOMO  
¡Oh   Señor!,   yo   creo   y   profeso   que   Tú   eres   el   Cristo   Verdadero,   el   Hijo   de   Dios   vivo   que   vino   a   este   mundo   para  
salvar  a  los  pecadores,  de  los  cuales  yo  soy  el  primero.  Acéptame  como  participante  de  tu  Cena  Mística,  ¡oh  Hijo  de  
Dios!   No   revelaré   tu   Misterio   a   tus   enemigos,   ni   te   daré   un   beso   como   lo   hizo   Judas,   sino   que   como   el   buen   ladrón  
te   reconozco.   Recuérdame,   ¡Oh   Señor!,   cuando   llegues   a   tu   Reino.   Recuérdame,   ¡oh   Maestro!,   cuando   llegues   a   tu  
Reino.  Recuérdame,  ¡oh  Santo!,  cuando  llegues  a  tu  Reino.  Que  mi  participación  en  tus  Santos  Misterios,  ¡oh  Señor!  
no  sea  para  mi  juicio  o  condenación,  sino  para  sanar  mi  alma  y  mi  cuerpo.  ¡Oh  Señor!,  yo  también  creo  y  profeso  
que  lo  que  estoy  a  punto  de  recibir  es  verdaderamente  tu  Preciosísimo  Cuerpo  y  tu  Sangre  Vivificante,  los  cuales  
ruego   me   hagas   digno   de   recibir,   para   la   remisión   de   todos   mis   pecados   y   la   vida   eterna.   Amén.   ¡Oh   Dios!,   se  
misericordioso   conmigo,   pecador.   ¡Oh   Dios!,   límpiame   de   mis   pecados   y   ten   misericordia   de   mí.   ¡Oh   Dios!,  
perdóname,  porque  he  pecado  incontables  veces.  San  José,  tu  que  tuviste  la  suerte  -­‐regalo  de  Dios-­‐  de  no  sólo  ver  y  
oír   al   Dios   a   quién   muchos   reyes   quisieron   ver   y   no   vieron,   oír   y   no   oyeron;   sino   que   además   pudiste   también  
abrazarlo,  besarlo,  vestirlo  y  custodiarlo.  
V.  Ruega  por  nosotros,  bienaventurado  José.    
R.  Para  que  seamos  dignos  de  alcanzar  las  promesas  de  nuestro  Señor  Jesucristo.  
Dios   nuestro,   te   pedimos   que,   así   como   José   mereció   tratar   y   llevar   en   sus   brazos   a   Jesús   con   cariño,   hagas   que  
también  nosotros  lo  arropemos  con  el  mismo  cariño  en  nuestro  corazón  cuando  dentro  de  un  rato,  recibamos  su  
Cuerpo  y  Sangre.  Amén.  
 
ORACIÓN  DE  SANTO  TOMAS  DE  AQUINO  
Gracias   de   doy,   Señor   Santo,   Padre   todopoderoso,   Dios   eterno,   porque   a   mí,   pecador,   indigno   siervo   tuyo,   sin  
mérito  alguno  de  mi  parte,  sino  por  pura  concesión  de  tu  misericordia,  te  has  dignado  alimentarme  con  el  precioso  
Cuerpo  y  Sangre  de  tu  Unigénito  Hijo  mi  Señor  Jesucristo.  Suplícote,  que  esta  Sagrada  Comunión  no  me  sea  ocasión  
de   castigo,   sino   intercesión   saludable   para   el   perdón;   sea   armadura   de   mi   fe,   escudo   de   mi   voluntad,   muerte   de  
todos  mis  vicios,  exterminio  de  todos  mis  carnales  apetitos,  y  aumento  de  caridad,  paciencia  y  verdadera  humildad,  
y   de   todas   las   virtudes:   sea   perfecto   sosiego   de   mi   cuerpo   y   de   mi   espíritu,   firme   defensa   contra   todos   mis  
enemigos   visibles   e   invisibles,   perpetua   unión   contigo,   único   y   verdadero   Dios,   y   sello   de   mi   muerte   dichosa.  
Ruégote,   que   tengas   por   bien   llevar   a   este   pecador   a   aquel   convite   inefable,   donde   Tú,   con   tu   Hijo   y   el   Espíritu  
Santo,   eres   para   tus   santos   luz   verdadera,   satisfacción   cumplida,   gozo   perdurable,   dicha   consumada   y   felicidad  
perfecta.  Por  el  mismo  Cristo  Nuestro  Señor.  Amén.  
 
ORACIÓN  DE  SAN  BUENAVENTURA  
Traspasa,  dulcísimo  Jesús  y  Señor  mío,  la  médula  de  mi  alma  con  el  suavísimo  y  saludabilísimo  dardo  de  tu  amor;  
con   la   verdadera,   pura   y   santísima   caridad   apostólica,   a   fin   de   que   mi   alma   desfallezca   y   se   derrita   siempre   sólo   en  
amarte  y  en  deseo  de  poseerte:  que  por  Ti  suspire,  y  desfallezca  por  hallarse  en  los  atrios  de  tu  Casa;  anhele  ser  
desligada   del   cuerpo   para   unirse   contigo.   Haz   que   mi   alma   tenga   hambre   de   Ti,   Pan   de   los   Angeles,   alimento   de   las  
almas  santas,  Pan  nuestro  de  cada  día,  lleno  de  fuerza,  de  toda  dulzura  y  sabor,  y  de  todo  suave  deleite.  Oh  Jesús,  
en  quién  se  desean  mirar  los  Angeles:  tenga  siempre  mi  corazón  hambre  de  Ti,  y  el  interior  de  mi  alma  rebose  con  
la   dulzura   de   tu   sabor;   tenga   siempre   sed   de   Ti,   fuente   de   vida,   manantial   de   sabiduría   y   de   ciencia,   río   de   luz  
eterna,  torrente  de  delicias,  abundancia  de  la  Casa  de  Dios:  que  te  desee,  te  busque,  te  halle;  que  a  Ti  vaya  y  a  Ti  
llegue;   en   Ti   piense,   de   Ti   hable,   y   todas   mis   acciones   encamine   a   honra   y   gloria   de   tu   nombre,   con   humildad   y  
discreción,   con   amor   y   deleite,   con   facilidad   y   afecto,   con   perseverancia   hasta   el   fin:   para   que   Tú   sólo   seas   siempre  
mi  esperanza,  toda  mi  confianza,  mi  riqueza,  mi  deleite,  mi  contento,  mi  gozo,  mi  descanso  y  mi  tranquilidad,  mi  
paz,  mi  suavidad,  mi  perfume,  mi  dulzura,  mi  comida,  mi  alimento,  mi  refugio,  mi  auxilio,  mi  sabiduría,  mi  herencia,  
mi  posesión,  mi  tesoro,  en  el  cual  esté  siempre  fija  y  firme  e  inconmoviblemente  arraigada  mi  alma  y  mi  corazón.  
Amén.  
 
ORACIÓN  UNIVERSAL  ATRIBUIDA  AL  PAPA  CLEMENTE  XI  
Creo   en   Ti,   Señor,   pero   ayúdame   a   creer   con   más   firmeza;   espero   en   Ti,   pero   ayúdame   a   esperar   con   más  
confianza;  te  amo,  Señor,  pero  ayúdame  a  amarte  más  ardientemente;  estoy  arrepentido,   pero  ayúdame  a  tener  
mayor  dolor.  Te  adoro,  Señor,  porque  eres  mi  creador  y  te  anhelo  porque  eres  mi  último  fin;  te  alabo  porque  no  te  
cansas   de   hacerme   el   bien   y   me   refugio   en   Ti,   porque   eres   mi   protector.   Que   tu   sabiduría,   Señor,   me   dirija   y   tu  
justicia  me  reprima;  que  tu  misericordia  me  consuele  y  tu  poder  me  defienda.  Te  ofrezco,  Señor  mis  pensamientos,  
para   que   se   dirijan   a   Ti;   te   ofrezco   mis   palabras,   para   que   hablen   de   Ti;   te   ofrezco   mis   obras,   para   que   todo   lo   haga  
por   Ti;   te   ofrezco   mis   penas,   para   que   las   sufra   por   Ti.   Todo   aquello   que   quieres   Tú,   Señor,   lo   quiero   yo,  
precisamente  porque  lo  quieres  Tú,  quiero  como  lo  quieras  Tú  y  durante  todo  el  tiempo  que  lo  quieras  Tú.  Te  pido,  
Señor,   que   ilumines   mi   entendimiento,   que   inflames   mi   voluntad,   que   purifiques   mi   corazón   y   santifiques   mi   alma.  
Ayúdame   a   apartarme   de   mis   pasadas   iniquidades,   a   rechazar   las   tentaciones   futuras,   a   vencer   mis   inclinaciones   al  
mal  y  a  cultivar  las  virtudes  necesarias.  Concédeme,  Dios  de  bondad,  amor  a  Ti,  odio  a  mí,  celo  por  el  prójimo,  y  
desprecio   a   lo   mundano.   Dame   tu   gracia   para   ser   obediente   con   mis   superiores,   ser   comprensivo   con   mis  
inferiores,   saber   aconsejar   a   mis   amigos   y   perdonar   con   mis   enemigos.   Que   venza   la   sensualidad   con   con   la  
mortificación,   con   generosidad   la   avaricia,   con   bondad   la   ira;   con   fervor   la   tibieza.   Que   sepa   yo   tener   prudencia,  
Señor,   al   aconsejar,   valor   frente   a   los   peligros,   paciencia   en   las   dificultades,   humildad   en   la   prosperidad  
Concédeme,   Señor,   atención   al   orar,   sobriedad   al   comer,   responsabilidad   en   mi   trabajo   y   firmeza   en   mis  
propósitos.   Ayúdame   a   conservar   la   pureza   de   alma   ,   a   ser   modesto   en   mis   actitudes,   ejemplar   en   mis  
conversaciones  y  a  llevar  una  vida  ordenada.  Concédeme  tu  ayuda  para  dominar  mis  instintos,  para  fomentar  en  mí  
tu   vida   de   gracia,   para   cumplir   tus   mandamientos   y   obtener   la   salvación.   Enséñame,   Señor,   a   comprender   la  
pequeñez  de  lo  terreno,  la  grandeza  de  lo  divino,  la  brevedad  de  esta  vida  y  la  eternidad  de  la  futura.  Concédeme,  
Señor,   una   buena   preparación   para   la   muerte   y   un   santo   temor   al   juicio,   para   librarme   del   infierno   y   alcanzar   el  
paraíso.  Por  Cristo  nuestro  Señor.  Amén.  
 

ANTE  EL  SANTÍSIMO  


 
SALUDO  JESÚS  SACRAMENTADO  
Oh   Jesús,   verdadero   Dios   y   verdadero   hombre,   aquí   presente   en   el   Santísimo   Sacramento   del   altar,   creo   todo   lo  
que  Vos,  mi  Señor,  me  habéis  revelado.  Arrepentido  de  todos  mis  pecados,  esperando  en  Vos  que  nunca  permite  
que  sea  confundido,  agradeciendo  por  este  don  supremo,  amándoos  sobre  todas  las  cosas  en  este  Sacramento  de  
vuestro   amor,   adorándoos   en   el   misterio   profundo   de   vuestra   humildad,   os   manifiesto   y   hago   patente   todas   las  
heridas   y   miserias   de   mi   pobre   corazón   y   os   pido   me   deis   todo   lo   que   necesito   y   deseo.   Pero   tan   solo   os   necesito   a  
Vos,  oh  Dios  mío,  tan  solo  os  deseo  a  Vos,  vuestra  gracia  y  la  gracia  de  usar  debidamente  vuestras  gracias,  poseeros  
en  esta  vida  y  poseeros  en  la  otra.    
Bendito  seáis,  oh  poder  divino  de  vuestro  paternal  Corazón,  que  aunque  todo  lo  podéis,  sin  embargo,  no  podíais  
darnos   un   don   más   precioso   que   este   Santísimo   Sacramento.   Oh   Pan   celestial,   gran   Sacramento,   os   adoro   y   os  
alabo  en  todo  momento.  
Bendita  seáis,  oh  Sabiduría  del  Verbo  Divino,  que  todo  lo  sabéis  y  lo  ordenáis,  y  sin  embargo  no  sabíais  prepararnos  
una   comida   más   exquisita,   que   este   Santísimo   Sacramento.   Oh   Pan   celestial,   gran   Sacramento,   os   adoro   y   os   alabo  
en  todo  momento.  
Bendito   seáis,   oh   Dios   mío,   que   en   vuestra   inefable   dulzura   de   amor   os   habéis   transformado   en   este   pan   para  
dárosnos  como  el  más  dulce  manjar.  Oh  Pan  celestial,  gran  Sacramento,  os  adoro  y  os  alabo  en  todo  momento.  
Bendito  seáis,  oh  Dios  mío,  que  habéis  encerrado  todos  vuestros  misterios  en  esta  humilde  forma  de  pan  terrenal.  
¡Oh  Trinidad  Santísima!  Oh  Pan  celestial,  gran  Sacramento,  os  adoro  y  os  alabo  en  todo  momento.  
 
ORACIÓN  PARA  UNA  VISITA  
¡Oh   Jesús   de   mi   alma,   encanto   único   de   mi   corazón!,   heme   aquí   postrado   a   tus   plantas,   arrepentido   y   confuso,  
como   llegó   el   hijo   pródigo   a   la   casa   de   su   padre.   Cansado   de   todo,   sólo   a   Ti   quiero,   sólo   a   Ti   busco,   sólo   en   Ti   hallo  
mi  bien.  Tú,  que  fuiste  en  busca  de  la  Samaritana;  Tú,  que  me  llamaste  cuando  huía  de  Ti,  no  me  arrojarás  de  tu  
presencia  ahora  que  te  busco.  Señor,  estoy  triste,  bien  lo  sabes,  y  nada  me  alegra;  el  mundo  me  parece  un  desierto.  
Me   hallo   en   oscuridad,   turbado   y   lleno   de   temor   e   inquietudes...;   te   busco   y   no   te   encuentro,   te   llamo   y   no  
respondes,  te  adoro,  clamo  a  Ti  y  se  acrecienta  mi  dolor.  ¿Dónde  estás,  Señor,  dónde,  pues  no  gusto  las  dulzuras  de  
tu   presencia,   de   tu   amor?   Pero   no   me   cansaré,   ni   el   desaliento   cambiará   el   afecto   que   me   impulsa   hacia   Ti.   ¡Oh  
buen  Jesús!  Ahora  que  te  busco  y  no  te  encuentro  recordaré  el  tiempo  en  que  Tú  me  llamabas  y  yo  huía...  Y  firme  y  
sereno,  a  despecho  de  las  tentaciones  y  del  pesar,  te  amaré  y  esperaré  en  Ti.  Jesús  bueno,  dulce  y  regalado  padre  y  
amigo  incomparable,  cuando  el  dolor  ofusque  mi  corazón,  cuando  los  hombres  me  abandonen,  cuando  el  tedio  me  
persiga   y   la   desesperación   clave   su   garra   en   mí,   al   pie   del   Sagrario,   cárcel   donde   el   amor   te   tiene   prisionero,   aquí   y  
sólo   aquí   buscaré   fuerza   para   luchar   y   vencer.   No   temas   que   te   abandone,   cuando   más   me   huyas,   más   te   llamaré   y  
verteré  tantas  lágrimas  que,  al  fin,  vendrás...  Sí...,  vendrás,  y  al  posarte,  disfrutaré  en  la  tierra  las  delicias  del  cielo.  
Dame  tu  ayuda  para  cumplir  lo  que  te  ofrezco;  sin  Ti  nada  soy,  nada  puedo,  nada  valgo...  Fortaléceme,  y  desafiaré  
las  tempestades.  Jesús,  mío,  dame  humildad,  paciencia  y  gratitud,  amor...,  amor,  porque  si  te  amo  de  veras,  todas  
las   virtudes   vendrán   en   pos   del   amor.   Te   ruego   por   los   que   amo...   Tú   los   conoces,   Tú   sabes   las   necesidades   que  
tienen;   socórrelos   con   generosidad.   Acuérdate   de   los   pobres,   de   los   tristes,   de   los   huérfanos,   consuela   a   los   que  
padecen,  fortalece  a  los  débiles,  conmueve  a  los  pecadores  para  que  no  te  ofendan  y  lloren  sus  extravíos.  Ampara  a  
todos  tus  hijos,  Señor,  más  tierno  que  una  madre.  Y  a  mí,  que  te  acompaño  cuando  te  abandonan  otros,  porque  he  
oído   la   voz   de   la   gracia;   a   mí,   que   no   te   amo   por   el   cielo,   ni   por   el   infierno   te   temo;   a   mí,   que   sólo   busco   tu   gloria   y  
estoy   recompensado   con   la   dicha   de   amarte,   auméntame   este   amor   y   dadme   fortaleza   para   luchar   y   obtener   el  
apetecido   triunfo.   Adiós,   Jesús   de   mi   alma   salgo   de   tu   presencia,   pero   te   dejo   mi   corazón;   en   medio   del   bullicio   del  
mundo  estaré  pensando  en  Ti,  y  a  cada  respiración,  entiende.  oh  Jesús,  que  deseo  ser  tuyo.  Amén.  
 
ORACIONES  PARA  LA  CONFESIÓN  
 

ORACIÓN  PARA  ANTES  DEL  EXAMEN  DE  CONCIENCIA  


 
Mirad,   oh   amado   y   buen   Jesús,   un   pecador,   postrado   lleno   de   confianza   a   vuestros   pies.   Mis   pecados   me   llenan   de  
temor  y  no  encuentro  otro  refugio  que  vuestro  amantísimo  Corazón.  A  la  vista  de  ese  divino  Corazón,  la  confianza  
vuelve  otra  vez  a  mi  alma.  Soy,  en  verdad,  oh  Señor,  el  más  ingrato  de  vuestros  hijos,  que  tan  mal  ha  correspondido  
a   vuestro   amor,   ofendiéndoos   a   Vos,   que   sois   mi   Padre   bondadosísimo.   Ya   no   soy   digno   de   ser   llamado   hijo  
vuestro.   Pero   mi   pobre   corazón   no   puede   vivir   sin   Vos.   Merezco   un   juez   severo;   pero   en   vez   de   esto,   encuentro   un  
Dios,  lleno  de  ternura  y  amor,  clavado  en  la  cruz,  por  mi  bien,  y  con  los  brazos  abiertos,  dispuesto  a  recibirme,  cual  
Padre  amoroso.  
Vuestras   cinco   llagas   son   como   otras   tantas   lenguas   que   me   invitan   al   arrepentimiento   y   hablan   a   mi   pobre  
corazón:  vuélvete,  hijo  mío,  vuélvete  a  Mi,  arrepiéntete  y  no  dudes  de  mi  amor  y  de  mi  perdón.  
Acabad,   oh   dulce   Maestro   la   obra   que   en   vuestra   infinita   caridad   habéis   comenzado.   Concededme   un   poco   de  
aquel  conocimiento  y  de  aquel  dolor  que  Vos  teníais  de  mis  pecados,  cuando  en  el  huerto  de  los  Olivos  sudasteis  
sangre  a  la  vista  de  ellos,  y  caísteis  como  muerto  sobre  vuestro  sagrado  rostro,  para  que  yo  comprenda  el  peso  y  la  
malicia   del   pecado   y   conciba   un   verdadero   dolor.   Iluminad   mi   entendimiento   para   que   conozca   claramente   mis  
pecados.  Fortaleced  mi  voluntad  para  aborrecer  mis  pecados  y  arrepentirme  de  todos  ellos.  
Oh  María,  Madre  de  los  dolores,  ayudadme  en  esta  grande  tribulación  de  mi  alma.  
Angel  de  mi  guarda,  Patronos  míos,  rogad  por  mí,  para  que  haga  una  buena  confesión.  Así  sea.  
 
A.  SIGUIENDO  LOS  MANDAMIENTOS  DE  LA  LEY  DE  DIOS  
 
Los  diez  mandamientos  enuncian  las  exigencias  del  amor  de  Dios  y  del  prójimo.  Los  tres  primeros  se  refieren  más  al  
amor  de  Dios  y  los  otros  siete  más  al  amor  del  prójimo  (Cat.  Igl.  Cat.).  
 
¿Cuánto  tiempo  hace  que  no  me  confieso?  
¿Callé  algún  pecado  grave  por  vergüenza  o  me  confesé  sin  el  debido  arrepentimiento?  
¿Cumplí  las  penitencias  anteriores  
 
Primer  mandamiento  
 
¿He  dudado  de  Dios?  ¿He  negado  a  Dios?  
¿He  dudado  de  las  verdades  reveladas?  
¿Me  he  preocupado  en  acrecentar  mi  formación  moral  y  religiosa?  
¿He  disipado  las  dudas  con  quien  tiene  autoridad?  
¿He  leído  libros  anticristianos  aprobándolos?  
¿Me  avergüenzo  de  mi  religión  ante  los  que  se  burlan  de  ella?  
¿Me  dejo  llevar  de  ideas  y  consejos  de  personas  inmorales  o  sin  religión?  
¿He  abusado  de  la  misericordia  divina?  
¿Me  he  quejado  de  Dios  en  las  adversidades?  
¿He  sido  negligente  en  el  servicio  de  Dios?  
¿He  dejado  de  cumplir  las  promesas  o  votos?  
¿He  creído  en  supersticiones?  
¿He  acudido  a  diversos  modos  de  adivinación  o  de  magia?    
 
Segundo  mandamiento  
 
¿He  dicho  palabras  ofensivas  o  burlas  contra  Dios,  la  Virgen,  los  santos  o  las  cosas  sagradas?  
¿He  jurado  falsamente  o  sin  necesidad  en  nombre  de  Dios?  
 
Tercer  mandamiento  
 
¿Falto  a  Misa  los  domingos  o  fiestas  de  precepto  pudiendo  asistir?  
¿Participo  de  la  Misa  con  indiferencia?  
 
¿Santifico   el   día   del   Señor   absteniéndome   de   las   obras   que   impiden   la   oración,   las   buenas   obras   y   el   debido  
descanso  del  cuerpo?  
¿He  hecho  ayuno  y  abstinencia  en  los  días  indicados  por  la  Iglesia?  
 
Cuarto  mandamiento  
 
¿He  faltado  a  la  obediencia  a  mis  padres,  superiores  o  maestros?  
¿Les  he  faltado  al  respeto  o  les  he  causado  disgustos?  
¿Me  he  ocupado  de  las  necesidades  materiales  y  espirituales  de  mis  padres?  
¿Tengo  buena  relación  con  mis  hermanos?  
¿He  sido  injusto  con  mis  hijos,  empleados  o  subalternos?  
¿He  sido  respetuoso  y  justo  con  mi  cónyuge?  
¿He  cumplido  mis  deberes  para  con  la  patria?  
 
Quinto  mandamiento  
 
¿He  causado  algún  mal  físico  a  otra  persona?  
¿He  aconsejado,  colaborado  o  realizado  un  aborto?  
¿He  descuidado  mi  salud  o  arriesgado  la  vida  sin  necesidad?  
¿Me  he  embriagado  o  consumido  drogas?  
¿He  deseado  algún  mal  físico  o  moral  a  otra  persona?  
¿Guardo  odio,  rencor  o  antipatía  a  alguien?  
¿He  alimentado  deseos  de  venganza?  
¿He  dañado  la  buena  fama  de  otros?  
¿He  comentado  defectos  ajenos  sin  necesidad  o  con  mala  intención?  
¿He  sido  causa  de  que  otros  pecaran  con  consejos  o  malos  ejemplos?  
¿He  escandalizado  con  mi  conducta  individual,  familiar  o  profesional?  
 
Sexto  y  Noveno  mandamiento  
 
¿Me  he  entretenido  con  pensamientos  y  deseos  impuros?  
¿Me  he  puesto  en  ocasión  de  pecado  con  miradas,  revistas,  películas  o  espectáculos  deshonestos?  
¿Tengo  malas  conversaciones  y  amistades?  
¿Llevo  con  castidad  el  noviazgo  o  soy  para  el  otro  causa  de  pecado?  
¿He  cometido  actos  impuros  solo  o  con  otra  persona?  
¿casado  o  soltero,  del  mismo  sexo  o  pariente?  
¿He  faltado  a  la  fidelidad  conyugal  de  pensamiento  u  obra?  
¿He  regulado  la  natalidad  por  egoísmo?  
¿He  impedido  la  fecundidad  por  medios  antinaturales  que  la  enseñanza  de  la  Iglesia  reprueba?  
 
Séptimo  y  Décimo  mandamientos  
 
¿He  robado  o  he  colaborado  a  un  robo?  
¿He  dañado  la  propiedad  o  el  trabajo  de  otro?  
¿He  hecho  dinero  por  medios  ilícitos?  
¿He  restituido  lo  ajeno  o  reparado  el  daño?  
¿He  deseado  con  envidia  los  bienes  ajenos?  
¿He  contribuido  al  sostenimiento  de  la  Iglesia?  
 
Octavo  mandamiento  
 
¿He  mentido;  aun  para  hacer  un  bien  o  evitar  un  mal?  
¿He  calumniado?  
¿He  hecho  juicios  temerarios?  
 
B.  SIGUIENDO  LOS  VICIOS  CAPITALES  
 
¿Soy  orgulloso?  
¿Centro  todo  en  mí  mismo?  
¿Tengo  desordenado  apego  a  mi  propia  voluntad  y  mi  propia  opinión?  
¿No  reconozco  mis  errores  y  defectos?  
¿Busco  o  me  complazco  en  el  reconocimiento  de  los  hombres  por  lo  que  tengo  o  soy?  
¿Tengo  codicia  de  dinero  o  de  poseer  cada  vez  más?  
¿Tengo  ambición  de  fama  o  poder?  
¿He  perjudicado  a  mi  familia  o  a  otros  por  codicia  o  ambición?  
¿Tengo  poca  confianza  en  la  Providencia  y  excesiva  solicitud  por  el  futuro?  
¿Me  dejo  llevar  por  la  lujuria  en  pensamientos,  palabras  y  obras?  
¿Me  aparto  de  las  ocasiones  de  pecado  y  pongo  los  remedios  adecuados?  
¿Soy  irascible,  rencoroso  o  vengativo?  
¿He  cometido  ofensas  o  injusticias  por  ira?  
¿He  buscado  negligentemente  a  Dios  en  la  oración,  las  buenas  obras  o  los  sacramentos?    
¿Me  he  apartado  de  la  vida  cristiana  porque  me  resultaba  árida  o  difícil?  
¿Me  excedo  en  el  comer  o  en  el  beber?  
¿Me  he  entristecido  del  bien  de  otro?  
¿Me  he  alegrado  del  mal  de  otro?  
 
C.  SIGUIENDO  LAS  VIRTUDES  DE  LA  PERFECCIÓN  EVANGÉLICA  
 
Sobre  la  vida  de  oración  
 
¿He  rezado  cotidianamente  mis  oraciones?  
¿Me  he  esforzado  en  participar  con  fervor  en  los  actos  de  culto?  
¿Mantengo  alguna  buena  lectura  espiritual  o  formativa?  
¿Ofrezco  a  Dios  todas  las  actividades  del  día?  
 
Sobre  las  virtudes  teologales  
 
FE  
¿He  dudado  de  Dios,  de  Cristo,  o  de  lo  que  enseña  la  Iglesia  Católica?  
¿Me  he  preocupado  el  resolver  las  dudas  y  acrecentar  la  formación?  
¿He  puesto  en  peligro  la  fe  leyendo  malos  libros  o  revistas,  viendo  programas  de  TV  o  manteniendo  conversaciones  
peligrosas?  
¿He  velado  por  la  formación  y  vida  de  fe  de  los  que  me  están  encomendados?  
¿Intento  que  todos  mis  problemas  se  resuelvan  a  la  luz  de  la  fe?  
¿Me  he  rebelado  contra  Dios  en  las  adversidades?  
 
ESPERANZA  
 
¿Oriento  todas  las  acciones  de  mi  vida  hacia  la  vida  eterna?  
¿Tengo  excesivo  apego  a  esta  vida?  
¿Tengo  poca  confianza  en  la  Providencia?  
¿Me  he  desesperado  de  la  salvación  o  he  dudado  del  auxilio  divino?  
¿He  abusado  de  la  confianza  en  Dios  no  poniendo  los  medios  de  las  buenas  obras,  la  oración  y  los  sacramentos?  
 
CARIDAD  
 
¿He  tenido  odio  o  rebeldía  contra  Dios?  
¿He  tenido  odio  y  rencor  a  alguien?  
¿He  dejado  de  ayudar  material  o  espiritualmente  a  quien  lo  necesitaba?  
¿He  sembrado  discordia  entre  las  personas?  
¿He  discutido  o  altercado  con  espíritu  de  contradicción?  
¿He  promovido  peleas  o  disensiones  en  la  sociedad  o  la  Iglesia?  
¿He  dado  escándalo?  
¿He  intentado  ordenar  la  vida  según  la  voluntad  de  Dios  con  todo  el  corazón  y  con  todas  las  fuerzas?  
Sobre  las  virtudes  cardinales  
 
PRUDENCIA  
 
¿He  obrado  con  precipitación  y  poco  juicio?  
¿He  demorado  decisiones  importantes  de  la  vida?  
¿No  he  pedido  consejo  a  quien  corresponde  en  decisiones  importantes?  
¿Obro  con  doblez,  astucia  o  engaño?  
¿Soy  consciente  de  los  obstáculos  que  hay  en  mi  vida  para  la  santidad?  
¿He  confundido  prudencia  con  mediocridad  o  cobardía?  
 
JUSTICIA  
 
¿He  hecho  acepción  de  personas  en  la  familia,  los  amigos  o  en  otros  ambientes?  
¿He  quitado  la  vida,  la  salud  o  los  bienes  a  otro?  
¿Le  he  hecho  perder  la  fama  o  el  honor?  
¿He  faltado  a  la  obediencia  debida  a  los  superiores?  
¿He  sido  agradecido?  
¿He  castigado  con  exceso  o  defecto?  
¿He  sido  simulador,  hipócrita  o  mentiroso?  
¿He  sido  adulador?  
¿He  sido  poco  generoso  con  mis  bienes  o  cualidades?  
¿He  gastado  con  imprudencia?  
 
FORTALEZA  
 
¿He  sido  cobarde  o  pusilánime?  
¿He  sido  inconstante  en  las  buenas  obras?  
¿He  sido  impaciente  con  los  demás  o  en  la  adversidad?  
 
TEMPLANZA  
 
¿He  comido  o  bebido  en  exceso?  
¿He  consentido  en  deseos,  palabras  u  obras  impuras?  
¿Me  he  dejado  llevar  por  la  ira  o  la  crueldad?  
¿Me  dejo  llevar  por  la  soberbia?  
¿Por  curiosidad  he  investigado  vidas  o  secretos  ajenos?  
¿Me  he  preocupado  inmoderadamente  por  la  moda?  
¿Soy  superficial  en  mis  diversiones?  
 
 
ACTO  DE  CONTRICIÓN  
Pésame,   Dios   mío,   y   me   arrepiento   de   todo   corazón   de   haberos   ofendido;   pésame   por   el   infierno   que   merecí   y   por  
el  cielo  que  perdí;  pero  mucho  más  me  pesa  porque  pecando  ofendí  a  un  Dios  tan  bueno  y  tan  grande  como  Vos;  
antes   querría   haber   muerto   que   haberos   ofendido,   y   propongo   firmemente   no   pecar   más   y   evitar   las   ocasiones  
próximas  de  pecado.  Amén.  
 
ORACIÓN  PARA  DESPUÉS  DE  LA  CONFESIÓN  
Gracias,  oh  Padre  Celestial,  gracias  infinitas  os  doy,  por  el  inmenso  beneficio  que  acabáis  de  concederme.  Habéis  
purificado  mi  pobre  alma  con  la  Sangre  preciosísima  de  vuestro  divino  Hijo,  mi  buen  Salvador.  
Os   ofrezco   esta   mi   confesión   y   mi   penitencia   en   unión   con   todos   los   actos   de   penitencia   que   hicieron   todos   los  
santos   y   en   especial   la   de   nuestro   Señor   Jesucristo,   su   santísima   Madre   y   San   José,   pidiendo   a   vuestra   bondad  
paternal  que  os  dignéis  aceptarlos  y  hacerlos  meritorios  para  mi  eterna  salvación.  Lo  que  haya  podido  faltar  a  la  
sinceridad   de   mi   0preparación,   a   mi   contrición   y   a   la   acusación   de   mis   pecados,   lo   pongo   todo   en   el   Corazón  
adorable  de  mi  buen  Jesús,  tesoro  infinito  de  todo  bien  y  de  todas  las  gracias.  
Os  ofrezco,  oh  Padre  Eterno  el  Corazón  de  vuestro  divino  Hijo,  con  todo  su  infinito  amor,  todos  sus  sufrimientos  y  
todos  sus  méritos  para  digna  satisfacción  de  mis  pecados.  
Madre  dulcísima  de  Jesús,  María,  acordaos  que  sois  también  mi  madre,  Mi  pobre  alma  os  fue  encomendada  por  
Jesús  mismo.  En  la  cruz  fue  El  quien  me  os  dio  por  Madre.  Obtenedme,  pues,  oh  tierna  Madre,  la  gracia  de  sacar  de  
este  santo  sacramento  todos  los  frutos  que  Jesús  quiere  que  yo  alcance.  Alcanzadme,  oh  amabilísima  Madre,  por  
los  dolores  que  sufristeis  al  ser  separado  de  Jesús,  vuestro  divino  Hijo,  un  amor  ardiente  y  fiel  a  Jesús.  ¡Muestra  que  
eres  mi  Madre!  
Angel  de  mi  guarda,  mi  dulce  compañía;  mis  santos  patronos  y  todos  los  ángeles  y  santos  de  Dios,  interceded  por  
mí  y  alcanzadme  la  gracia  de  cumplir  fielmente  con  mis  propósitos.  Así  sea.  
X