Você está na página 1de 12
1. .Qué es la epistemologia? 1. El sentido mltiple de la verdad “Japs, siglo xi, senderos en el bosque. Ua samurai camina lenta- ‘mente delante de un caballo blaneo al que conduce por las tienda, Canto de paras. Rayos de sol que atraviesan el fllaey ailan en la ‘malega, Los miedallones de luz tornan traskiedo el velo de una mer posada en la montura, La tela se desiza hasta los poquetos ples, que Selatan la nobleza desu duet, La montura y el armamento bella, ‘Una especie de pa emana de In armonia de las cosas, Pero el delia do equiibrio se quiebra. La narracigninterrampe eu seeuencia, Hay ‘algo que Ia eamara no capta al eneenderse nuevamente nos devel ‘lends, El hombre muerta, 1a mujer violada, las armas no estén, el, Sombrero de den el suol,e de ella cuelga desgarrado de un arbusto solitario, Comienza Rashomon, de Akira Kurosawa. Eljurado a eange del caso -que no se deja ver~escucha diferentes versiones del seontecimiento ‘+ Un umilde letiador dise haber encontrado al samurai sin vida Agrega que no vie a la mujer, tampaco al eaballo, ni las armas. ‘La viuda declara no saber cémo murié su maride y acusa a un desconocido de haberla ultrajado, ‘+ Unmal vvienteatrapado on ol bosque seume haber violado, pero no matado, ‘+ Finalmente of mucrto, cuyo spirits se express a través de una, smédium, seusa a su esposay al delinevente ‘Todos difteren y todos, hasta el fantasma, dospiertan sospechas, in Sélo coincide cierto estado de la coat Ia desaparicin del caballo y las armas, la mujer violada y el samurai mucrta ‘Sin embargo la verdad de lo acontecide se per en el mistero Hay multiples testimenioseretles per contradilaros entre si Es peramoe ansioeoe que Finalmente se devele Ia incignit, Pero e lm {arminay ls incertidumbres se aerecentan, nla elieula el jurado no aparece. Sin embargo, la ausenciain- lensifea so presencia, Mejor dicho, nosimaginamos que est presen te porque los personajes que deelaran miran al frente mientras tr tan de demostrarlee a los jueces la Yeracidad de sus relatae. Bn realidad los atores observan el ej dela camara y, al proyectarse la pelicula, parece que esos personajes miraran a los expeetadores. Ba Certo modo, el jurado de Rashomon veapa nuesteo gar. Es coo si saliera de la proyeecién, en la que munen se elle, y se instalara en a butsea bac representantes dela justia habitan un punto eiego y mado en esta obra, Bl psblica no Tos ve ni ls oye, Los jusoes son epacos para nosotres, pero no para los persorajes de fecén que los mira fon énfase yreepeto, Una Ine atraviess la pantalle, emerge de las ‘pupils de oe actores y choea con las nestras. Bsa flecha de imtensi ad noe inluye en la trama. Los tectign se drigen al jurado que e= ‘al mismo tiempo el expectaor- Se siete In impotenein de ocxpar el Ingar del juez'y no poder jugar. Mejer dicho, no poder contar con elementos que aseguren objetividd. ‘Kurosawa brinda una estremecedoraleeién cerca de le verdad, se diseurso que constrvimos a partir del estado de ls cosas, pero ‘que no encuentra manera de corresponderse eon ellas de modo eeu ‘ime. De enda relat fuye un sentido diferente sealternan diversas, perspectivas, que semejan destells de un diamante tallado que em te diferente colores sgt ls haces que lo iluminan, “La no corespondeneia entre la versiones de los personajes diye Je postilidad de dirimir una verdad dav y distin. Le multiplied deljeces ee otro impedimente para jar un juiio wndnime. Pcs, tademas de los que suponemos en la obra, existontantosjucces camo espectadores. La ils de verdad absovia se pulveriza ian fag rentos de sentido. Los testimonies, por eantradicaros, deseancier- ‘tan. Ea lugar de una verdad nis, hay Raga de sentido, 'l centido be preduce en una dimeasidn incorporal” La prover. ute bial indiferencin de los acontecimientos provoea juicios disimiles Genera un sentido que surge de choques de fueroas y ne desliza por Ituperfici de las palabras. El sentido no se encierra en proposiio nes: deviene através de ella, 41.1, La cienea iuminada por el arte Nuestra disposcién frente a le proyeecidn de Rashomon es sim Jaraln que tenemos euande nos enfrentames a Las Meninas baje el influo de la interpretacicn de Michel Foueault. Hay una especie de ‘man que atrae las miradaa de los personajes del cwadro de Vela ‘goer hacia afuera del hecho estética, Un lugar indecidible, inasible, inestable. Un espacio vaco, el exterior de la representacidn. I pin ‘ar, autorrepresentado en sa propio uadro,y la mayoria de los per onajos miran hacia adelante. B} objeto de ese atancion se nos esra ppt a quienes observamos el cundro, pues est enfrente de la imagen, fuera del cuadro, més allé de la representacion. Del mismo modo ome en la proyecsiin de Rashomon se nos eseapa la visin de os jusces Velazquet y Kurosawa encontraron la manera de expulsar a los personajes principales de sus respeetivas obras y hacerlos habitar entre nosotros ‘Al fondo de Las Meninas -easi en el eentro— hay wn reetangulo vicamente enmareado, Bsns pequeno que las dems representacio: re que pueblan las fcticias paredes dl cuadro que estamos obser ‘vando, Se diferencia en tamafo yvextura, En realidad, no se tata de ‘una pintura mds sino dela representacidn de un espejo que rele el rostro le dos personas: una mijery un hombre, lareina y el ey. Pero la atencién se concentra en el rey, que lo es por derecho propio. Ela aloes reina por haberse casado con ratac cow ots hoger cuerpo ele, 180 “se ‘yunoaue Auutagawn "En ol booq. Por a part, la interpretacion de Michel Powel be Lar Mennar se ncn en prec despa a ‘Scenes aro Nae entre a palabras ys ces (Dae, 208 3 ‘Velanquez honra al rey representéndolo dentro de la representa: ‘in; es deer, retuplicando la representacin. Porque el cuadro qe miramos es una representacion; pero su personaje prinipa, el re: ho esta directamente representado, como habria oeurido eh. cual: ‘quier cuatro occidental quo procediera a ést. Es como sil “verdad del cuadvo residiera en representar la reprecentacian. Y no slo re presentarla sino también darie un lugar de privilege, duplicandola Gabria preguntarse por qué Veliaques, puesto que queria dupl ‘ar la representacién del coberane, en lugar de represeatarlo en un ‘espejo noo bizo en on evndro dentro del eundro (al que actuslmente TMatnamos Las Meninas). Se me ceurren dee respuestas, entre tantat posibles. Tn primer lugar, un personaje representado en un evatiro den trode tn cundro real seria un elemento secundario, una especie de Aecoracidn. Por el contrari, sila mayoria de los personajes miran fal principal, que est fuera del euadro pero tambien dentro (ja que ‘un espeo lo reflja, el observado se impone doblemente. Es como detener el tiempo ya Ta ver mostrarlo en su devenie. Ese euadro ‘muestra miradas que miran al ey aqui, ahora y constantemente Miradas eapaces de ver lo trascendente o, mejor dicho, Jo que tras: clende ale pintura Tn segundo lugar, Velazquez enontré la manera de representar la tascendencia l mas ala del ade! el personaje real (en los dos sentios de “real”: por pertenecer a la realezay por no se ficico) ‘std fuera del evadro, Lo que trascende es mds importante aun que Totrascendido (que lo reprecentade). Prusba de ello esque concentra Inatencin ye respeto dela mayorSa de lot sujets pintados. Porque hnay algo més importante incluso que la representaciin duplicada en Ja pequefa superficie especular y eso, preciamente lo mis imper- tante, et fuera del undo. Pero nicamente nosotros los eapect- ores” podemos conocer Ia impertancia deo trascendente gracias @ Ja doblerepresentacion que se ns offece ala mirada. Lo traseenden teen este cuadro es el re, y la metafora Slosiearemite © que el Jugar oeupade por el rey en el neoclascismo, en la modernidad me dura seré ocupado por el hombre, en tanto objeto de estudio dela ‘Una eepecie de avant premire de a postura kantiana que afi ‘mari que el ser empsrieoy ito que somos mediante la razén parti- ‘pa de lo formal, universal y trascendental que no somos. Antes de ‘que Kant intentara fondamentar la clencia moderna mediante la (Critia dela razén pure, Veldzquer iluminé esa ciencia sintetizand vba ta pineal? 6 2 un euaro el proveseeentifico moderne. Apelo a dos metéforas 1) El rey pintado en wn esneje dentro del evadro alude al conoe niente cientifca“representando” lo veal El rey fora del euadro ea invisible pars el eapertador, come lo son las lees universales que legitimin #leanecimiento centificn du plieando la representacién, 12, Bl conacimiento como representacién duplicada Bn Las palabras y las cosas Foweault (1975), al inieiar sa arquee- logia de las cienciae soins, analiza Las Meninas como paradigma ela manera privilegiada de acceder ala verdad en le modornidad,” ‘poet que estableci que el sinien eanocimiento verdadero ese ient- fee, entronizando como modelo de o eientfic ala fisieo-matometi- ‘a En ella imaportante os la representacicn en ls des sentidos que Sedalan Las Meninae: ome representacién des realidad (lo que oc: Fria en el salin repnesentado) y como duplicacisn de la representa: ‘in la representacign del reflje de lo zeal ene] expe). En ciencis, testo se trade at: el objeto de estudio se representa (se ecorta una poreidn del mundo 8 estudiar) y se enuncian formulas, modelos y fxiomas (se duplica la representacién). Lo formal le otorga conss~ teneia al condeimientn cientiic y lo trna “mas confiable” que la ‘bservaci directa de los fenémenos que reaciona. ‘Denomino representacién: + de nivel uno a la onvieein de que slo e puede conocer “repre- ‘senténdose” los fendémenos y sus relaciones, y + denivel dos a la convisidn de que slo se garantiza el conocmnen- ‘tosi se lo“representa” en leyes universales y necesaris. [Ls modemidad trata de conceptuslizar a priori, antes que inte ‘achat con objlos conertos, Esto hizo posible la revolucidn enpor- hicuna, BI conoeinientodejé de movilizarse por lo que muestran los fendmenos (en este ease, que el Sol se mueve) y produjo un giro de 4: Racrdeno qu ub eas palabra acne Ura rose de as lento ochenta grades. Se comensé eonstrir uns concepeién de lo eal consatente en imaginar que lo fend no son lo que pare fen parece” que la Tierra est inmdvil y el Sol se desplona). Para dar cuenta de este giv euy repereision va mucho mds alld de lo merameate eygnocttive, se enunciaron leyes oniversales que tras enden lo empireo y que son mas importantes que los fenémenos ‘mlsmes. Porque aunque parece” quela Tierra esta inmévil, hay aie imaginaria movil eimaginar que el Ss, que “parece” gira, est real mente inmndvil Se establece ast Ia duplicidad de la representacisn similar la replica del rey en la pintura de Velezquer. Lo més importante del unde (el pequeno espeio que reflga al ry) apenas lo vislumbra ‘mes: su modelo no est en el euadro, erode sebales desu existencia rafleiindose en el fondo de la represeatacién, en un espeja. Si se dee toa esta metafora, resulta que cuando en la actividad cientiica se fontrasta un enunciado abservacionl-nivel uno de representacidn— ‘demanera positive esta indieando us mall, una ley universal de Janaturaleza nivel dos de representacion-, Con este tipa de ups tos se fue construyendo el proyeeto modern Considero que Ia filsofia kemtiaaa da cuenta de ta duphieacion ‘representativa: pargue la imagen (el soneepto, la representacin) de Joe fenémenos remite a un eontenide sensible. Per slo las formas ‘puras del sujet trascendentalposbitan ese representacin. Vesta ‘esa porque el sujet trascendental -por ser a prior es decir, wn versal, necesarioe independiente dea experienca~ puede represen tars la forms de a ley que responden esas mismas caracteristica ‘universelidad,forzoeidedy ahistorieilad Tncluso, sein Foucault es tambien ese espacio tractor de mira- das el lgar en el que se dirimen Ins ciencia sociales; esas dacipl ‘nas que han inventade al hombre come objeto cientifiens Pongal rmirar el euadro eade uno de nosotros acupa el lgar del rex. Cuando fl sujeto esa la ver objeto (de estudio) también ae produce canoe imiento mediante dupicacin dela regrezentacdn RI hombre inven. {Glas cieneias sociales en el momentoen el que coment a sistemat. Sti wg on oa en el = pai itd cn dn e's” "ameter espace Phar pre tne tata el me recente oa dea ane ane Reb ata pamela? . zr la representacin que tiene de sf mismo, Se dupli al represen- arse pars objetivare,y luego interpreta esa duplieacién desdublass dose nuevamente para extraer“leyes" cienifeas 1,9. Rt sent de at eowus Asi comoen Las Meninas se rultipliea la representacién, en nes ‘ra realidad se produce una multplcidad de eentidosrespecto de los festados de las cosas. Pues el ey, que sla referencia privilegiada, no Sse encuontra directamenterepresentado en la pintura, sine duplia- do enn expejoubieado en el fondo del esadre que lo efi. Alls est Ja “verdad?” que, como en la caveraa plataniea, esta proyectada ea ‘una reprecentacion de la realidad ° La modernidad imaging el cono- ‘imientocientifioo como un expejo que refi In naturaleza. No se ‘vo en cuenta, entances, que a imagen reflajada en un expos lara in proyeetada en el fondo de la caverna~es eftiera, virtual, ‘utlante: una imagen ala intemperie. Cualquier eambio de perspec ‘iva produce devenir, fuga o ausencia de sentido, Este es el destino precario de los reflejos de la verdad y la puesta en eseena de slguna, ‘eas facstee TRetomo ahora la metéfora de Kurosawa ya enfrento con la de Velazquer: el emplazamiento del espectadar es el lugar del jurado, cn un, y de rey, en la otra. Ese lugar de privilegio es doble desde el ‘se mira la fceidn y se consideran las lees jurdieas y cientifieas, Seguin una interpretacin posible que ealoca al centfico en el luga Gel juer o del rey, Asimismo, quien esté fuera dela representacidn ‘observa desde un punto pretendidamente aséptico, cbjetivo, neuto, Similar al ideal del investigador cient, Se eloes mas allé del ob Ra a xvern lanes os amet ae pat er ison sntados de ‘paar ais ends iano bal fon pra iene aso ela nares {Sis eda mpranntacnes, Et, alr cadas orl foeg popesan ste ‘a nl food cavern bs sorta mm mages spuds ees cima bnte t ansupsrner e xcs pias orator de open gra) ea rea Aga usec {remorconelanzcdete len Sela dapencm ela presenta eadade ero oa trast conn Pr Sen ve, se Pit {et estadiad, como mae sl del euadro esto rey, como mis alld de Ja pantalla el jurado, como ms ll de ambae los espectadares. ‘Desde een distancia eftica se detorminan ls leyes que rigen no silo los destines humanos sine tambien los de la naturaleza. Sin mbango, a pesar de sus poderes para jngar la realidad, al eientfico {come al jue) se le eseabulle Ia Yerdad indeclnable, mientras nue- ‘os tentides se desizan por el cimbronaza eonstante del fuir de los beontecimientos, Porque, en vim instaneia, desde cu atalaya, est fonfinade igual que nosotroe~ a chservar recortes de una realidad infinita, Hl observador “impareal”,en su versién Kurosawa, depen tle de wn haz de luz en el que no est representade. Y en su version Veldaguer, de su virtual refiejo en un espejo. En ambas versiones se cenewentrafera del reeorte de la realidad repesentada. “Bn las dos obras de arte evocadas la ubieacion del jurado y la del ‘ey semis también el lagar del epistemélogo, que reflexiona sobre Toe derrteros de conocimiento cientfeo masala de ln eseena propia ‘mente contifea, Legela ncerea dela vader de las eorias y rena en Ia dupliccin cognosciva formalizando los enuneiades protiesares. + Los legsladoresciviles, desde los areanos del tiempo, trazan Tas conlenadas por las qu deben transitar los sujetos. + Los eientificos, desde la modernidad, formolan ls leyes del eono- + Los epiatemelogos, desde prinipis dl siglo Xx, analizan los pro ‘cesoeenoselivas 2. ,Qu6 es Ia epistemologia? ‘La epistemologia os ala ciencia lo quel erica de arte a fenéme- no exttic, El artista produce obra de arte, el ertio la analiza. EL Cenlifico produce teorias y préetieas cientficas, el epistemélogo re- fexiona sobre ells, La epistemologia eonstraye concepios sobre el ‘canocimiente, cuyos prinelpales ejemplos son extraidos de a cienci, ‘Bs un debate (in soluciin de continuidad ale vista) acerea de 8) ln abistoricidad, forzocidnd, universalidad, formalizaciin y new ‘alidad tien del onoeimientocientiico, 0 bb) dela responsabilidad moral, el origen epoca, contingente, sesga- ‘da, interpretative y atravesade por lo politio-ecial de ese conoci- miente. (Qos sr neptemalags? » Se suele enominar “linea fundadora”o“eoneepein heredada” 8 quienes defienden lo primero “epistemologia etic oalternativa” {las eoerientes que postalan lo segundo.’ sts ultimos son fuentes {que derraman sentido en este libro. “Tambidn es tea de In epistemolgia el andlisis de las condico nesde posiilidad para que una comunidad eentifia establezea acuer os sebre problemas, mdtades, simbologing y estados de Ins cosas. [Low aeuerdoo, segin Ins eorvientes que ahieren a la posicicn here ‘dada, se desprensien del minucioseandlisis de los enonciados cent feos y de los provedimientos para in eontrastaion empiriea de esos snuneiados, ewe mayor mérito es Ia posibilided de sr formalizados, (garantizando asi su validez universal. Esto se pone en entredicho Alesde postaras alternativas ‘Cabe preguntarse, por ejemplo, sil eoncepto de universalidad no cs silo uta construetion lingustica, un medo de generalizar enun ‘ade sobre constatnciones empirieas que no por numerosas dejan ‘como Tos enunciades, que no par ser elaros Jur cpt empty rucnaletan fvmalists yo jsticasnnists, dade ‘Rodi Carnp hasta Karl Hose nuendo a Mans Recs Kae) Pps, ‘rnet Nap teens enuresis corp Sap Sen Wola Ste till, Cates taline sguterpromntace ales dee epteeopt ae ‘ran erin cs unre ees 1. Coun a baad eoropen preceped ornas ean a in on ean ¥ anpananes prgo ele teraen crete equrcepogras cat mnjeniagamerilaeyatnelogaeadrnieey ‘sane earane lenge ep), Pr ose erin evi que Ale “ x agra de ahs ‘not rae rr ia porsnence opel de nag ever” dejan de ser metéforas del mundo, Porohay algo que parece ieefut- be: las comunidades centifcas proponen e impanen experimentoe devaloe universal sungue se trata de una univerelidad expuest al ‘eago de que se demuetre lo contrario o que, por improvisibes es del destino, sea sustitwida por ces. ‘Veamos un tempo desde In eieren, Promediando el siglo x1, la ‘comunidad sentfies seordaba en qv los process fermentativos ob ‘deian al acionar de eomponentes neramentequimicrs. Pero Louis ‘Pasteur (1822-1895) descubris elementoc biclgcns en Ia preduccién Act edo lactic, oponiéndoce asia 'a8 verdades cietificas entonces ‘igentes que coineidian en rechazar a idea dealin tio de influen- tia de la onganizaciény la-vida en esos procesae. Al analiza la pro- flucein de feo let por fermentarign Pasteur disené pruebas para ‘que su cbjeto de estudio demostrarasu temple vital. Y, no sin enfren- {ar dures aevsaciones¢ iracandos ataques de parte de sus oponen- tes, lag imponer #4 innovacién. Se aceptéfinalmente la accién de Inicroorgenismos en la fermentaca que produce el deidoletio. A pertirde los experiirentae y Is lachas de poder del cientifio fran ‘is nop se realign enigma cr-ial sino que también se dio paso ‘Suna nueva diseplina, ls bioquimic. ‘Pero nada le eay de regalo a elentifico de Lille, que debts char cen varios frente al misio tiempo: ene laborataro,abriéndose paso ‘entre el marssmo de datos empircos borrosos, mientras atisbaba posiles confirmaciones de aus hipdtecis; en la comunidad cientfica, Aebatiendo contra quienes defendian la naturaleza puramente qui ‘nica de los fermentas yo convertin en blance de sus chicanas aes- ‘meas; en e plano politico, al que apelaba recorddndole sl auto ‘ides que las guertas perdidas por tu pas se erzespondian con ol flesinteres de ls gobernantes por 'a investigacin eienifica, mien tas que las ganadas le debian Youdho a las inversones estatales en investigacién, La apelacidn alo béico para inerementar subsiios a Ia investigaciin ya habe sido wilizads por Galileo Galley se rite ‘varias wrens en la historia, De hecho, muchos desarrolles eientii= ‘ss debon a la rivalidad entre los pucblos. Bs desi que To interno “lingro de nuevos congcimientos-esta directamente penetrado por Toesterna "El empefo de Pasteur en imponer sus innevaciones corsa parcio ‘oon su esfuerzo centfico, De nada valris lo atuado en la soledad {el Iaboratorio si sus resultados no eirculaban por la sociedad. Se Dropaso entonces divulgar personsimente sus hallazgos. Batableis 5 fovtalesi influencing. Cuando, fiaelmente, sus experimentos fue- Aucestaeistemalega? a zon asumidos pore eomunidad, su poder simbélico, académieo y ec0- ‘émico aumentésensiblemente, ‘De hecho, una ver seeptdn Ia aecén de microorganismios en la ‘armentacion que produce el acide ictieo, Pasteur fue requerido para cores eargos en Paris yeanto ean medios de exceleneia para atros ‘experiments on resultadas no mencsespectaculares. Sus éxito cien- tific fueron premiados por la mejora en las condiciones de vida, en ‘reneral,y por el redito personal tradueido, entre otras distinciones y ‘onsideraciones, ene! otorgamiento de la Legién de Honor y el ece- ‘ecimiento personal del emperador Napoleon i, primero, 9 del pre sidente de Francia, despues. En épocas de decinacion de las noble ‘238 europeas, comienaa a expandirse un nuevelinaje el dela eiencia. Bl funeral de Pastour tave gar en ol palacio de Versalles. sto no Je quita un dpiee de mente @ su aporte, pero marca un antes ¥ un después, es deeix, un aconteeimiento que no repercute ‘inicamente en el desarrollo del conocimiento, o historia interna de I clencia, ine tambidn enla externa, es deinen las pricticas soca Jes con toda su carga de poder, ética y prestige, En la mayoria de lat innovaciones centifiens hay ingredientes similares a las viistudes del enso Pasteur. hipitesis aulaces, anta ‘gonismos profesional, apelaeign al mejoramiente de Ia defensa de Estado como justifeacién de inversiones en investigation, poten #6 de ecuanimidad o de snperioridad moral del conocimiento, En fin, se encuentra rigor investigative pero también poder, éties, de 0, prestiio, politica y algo mas. Timaginando como ielon de fondo Ia historia de In ceneia, si se piensa en los miles de estudiantes que cada ano ingresan al eiste- ta cientiicoreeibiendo una vision despolitizada de ese sistema, ay que onlir que estamos ante ana gigantea percin den 8. Bpistemologia ampliada entre la historia interna y historia externa dela clencia, Asi pues, los pequedos organisms del laborataro de Lille no s6lo sconmovieron las teorias y las practicascientifins sino también la ‘ida de Pasteur, qve no entre sin eompaaitaen In historia: tambicn Jos fermentos sobre los que investgabm sufreron Viiitudes, Para \desconcierto del propio Pasteur, en 1880 I fermentas que ya se ha ban impuesto come organiames vives se convirsieran nuevamente cn agentes quimiene. Al abordarlos de manera diferente de como lo ‘haba hetho Pasteur en 1858, produeronotsa realidad, ous To pare cin la luz de la rien nacia eienci de Ins enzimas, que son co ‘puestos qulmiens actusntes en los proseeeefermentatives (Latour, 2M: 18, Pero el deveni de la invesigacén determind que ae en ‘mas son produidas por organiamoe vivos. Ast ee rescaé el logo de Pasteur, aunque actialmenteexiston sintesie artifice de alguns Pero independientemente de este avatar histrice-cientitico, Pas- ‘ur postolaba que el erigen y Ia evoiuién de certas enfermedades eran andloges a los procesos fermentatves. Consideraba que exis ten enfermedades que se preducen par el ataque de agentes ctiol cos procedentes del exterior del organisme, a la manera de las igérmenes que invaden Ia leche y eatsan tu fermentacién. Y loge fdemastrar que existen miroorganismee en el palventmosferico que, feuando encuentran un lugar propieo con abundanteslimento (come Js enldor nutritvos,proiferan, Sw posture fe muy resitida por dentine de too mundo, ‘Uno de los principales razonamientos aducdos en eu contra era ‘que cl papel desempedado por los gérmenes en la enfermedad fra secundari y earecta de importancia. La posibildad de que un puso de microorganismos fuera eapar de matar a organiemos a: famente desarrollados reeultaba inconesbible, La historia que sigve ‘et por demés conoeid, asi como la vgencia de gran parte del acerve ‘eenacentific apertado por Pasteur “Ahora bien, partir de los dispositivas de anber-poder que seats ban detrs de esta semblanza bistdrea,cabe preguntarse sobre Ia pertineneia dela division, confines de estudio, entre historia exter ree interna dela cendi come orientadora del anise de las torsas {las practieas centifcas. Porque, como queda claro en el peradi rético caso de Pasteur, si el cients se hubiera dejado avacellar por sae oponentes, por las eritiens insidioeaso por los obstacle (no Selo epistemolégieas) que debi¢afrontar, sus eoras no babrian tas tendide, Existian pocas posblidades por certo de que a verdad tun fara por si misma, Necesiv poder para imponer su verdad y ésta, a u've, le posibiliié mayor eireulaeién por los entrcruramientos de fereas institoconales ‘Bvidentemente el micleo gnoseclgic, al que denotinamos “in ere, interacts con la supuesta exterordd "Bn Bt moreader de Veneci, de Shakespeare, el mereader no pue 4 fomar tna libra de came del everpo de sv deudor porque Ia ley aoe nepal! 2 permit cortar un trozo de ere al que no pa, pero impide que se flerrame sangre. ¥ como nose puede cortar carne viva sin decangrar, Shylock no pede cobrar. Algo similar veurre cuando se apica la ni ‘aja de Occam® para delimitar el aleance dela epistemologia ‘in la construction del conocitniento ince la integridad de 1a :mdquina socal Esto vale tanto para quienes “corn” hacia e! inte ‘Horde In eienci como para quienes “eortan” hacia el enter Tat bignexistendiseiplinas prooeupadas por los contextos no cientificos de las investigaciones, Sus estadine se dirigen hacia Tos factores es peciiermente politicn-sossles relacionados eon la empresa eientif- ‘a manteniéndose en el extreme opuesto al internalismo.® ‘Sin embargo tambien hay corrientes tedricas que exploran una, lternativa a la polaridad y borran limites mas que establecerlos, ‘como la antropolog dela ceneia que opera sobre lacomplejidad de los emiprendimientascientifiens.” Brno Tastour (2001: 138), espe- cialita en estos sobre la ciencia, considera que Unicamente la ‘Gesatencdn y el deseuide de los multiples instramentos de andlisis ‘expliean que se pueda defender un modelo que opane el eantexto al 1. nf init Calero de Os 834) enor ane ‘Snes etre qian cnt ia) or anno ah {Rvs erear llamas nominal ent las paltry eae. Po epi ‘ey bl tenon sgn en coma, nee porque exited univers el ‘ics gn oc deur nlperlo contin ecient ender sila 10. sn gwtura de lo sso de onus ete. a 1929 Kat Mann ‘in pas lal pate cnsdrs oes cng beri par ‘iar rer) expen gu lero cote oe ste ertn ‘inlet ioteton sein indo dominoes she se pean en al set: pram art co scl us David res uno err pee inept [sa tnomodlpa eta cuntia, presen enter per Bre Lat ‘rama pie del rltisiona oss wa iaprade yor Seas Pa ‘ayn lan we cna nso taj por San ding ior nt ‘contenido pars evitarsbordar I haterogénea y varia labor de Js ‘ienifcos. Concentrarse en un solo aspeeto del quehacer cientifico ‘escomo construir un tela de aeroque separara als ciencias de los Factores “extracientiios" ‘Se trata entances de sltar ese muro tadrio y sumergirse en las ‘estribuciones, a vetes cadticss, de los procesos engnoscitivor; Ine indeclinables afeeciones humaaas y én Ia incidencix de Tos ele mentos no humans que forman parte de esta comple}idad ‘Adhiero a esa posicio y propongo aplear concepts epsiemolig ‘os para abordar abjeto de ectudies que van mis all de la frma de los enuncindos ola racionalicad lov métodos, ales como el anali- ss del deseo, la relacidn entre los expos o, en goneral la incidencia de la ciencia no alo en la cultura sino también en la naturaleza. Ea teste centido orienta ni propio andlisis desde wna mirada Hao, "Be decir, dese el andisis la elaboraeion de conceptos propios do luna flosfia de Ia ciencia y In culture que, como tal, se preocup del rel dura dela cleneia, per sin ilar del entrevejdo de foer2a5 ftvel que se produce y desarrola, Me guia la premisa de que la racin ralidad del conocimieno, un la ms extrita yriguross, hunde sus rico en lucha de pode, fctoresseanémiees, eonnotaciones ics, Bfeciones, pasiones,idearoseolectivos, intareses personales y pu Talidad de nutrientes que no edn ausentes, por cierto, en el éxito o ‘lfacase de ls tora.” Creo que In rampa de Ianvamienta hacia eta “epistemologia am plisds a lo plitico social” no ha de perder de vista ni los anteceden tes histices de le dseipina, mi les conceptos de los pioneros dela filosofia de la ciencia, Sobre ello tazo algunas pinccladas en el se sgundo eapitula de este bre 4. La gaya téenica 5 cientiiamo un miedo al pesimiamoy ena ecapa. progunta Nietzsche en nacimiento de a troge pAcarono toria frente ae, 12. La presente prep dni “psa aml’ ono cing deans sung ere ie dean oe erence ee ‘wen nace tan iment hina ae Au oie pcan? 2 in, Se impone aclarer que "pesimism”, en este contexte, na tiene fonnotacianes negativas ni peyorativas, ya que Nietarehe conelbe un pesimismo de la frtalera, una predic intelectual por los de Fo de la exstoncia. Hea predileeein surgiria de una salud desbor flante, do une plonitud de vide propia de cpoeas o grupos que no ftentan contra los irapslsot witales. Eee br refiere alos griegos ‘ouando todavia su culture no se habia fosilizado con el consé de na ‘nin expoltora de exeitaciones vitales, Nietzsche piensa en la eu fra griega areaica,en la que el smpeta de exe pico admit la tension entre lo apolinco y lo dionsiaeo. Bn cambio, sus mcesores, Jos griegosclisico,rechazarn a Dioniso y se entregardn al dominio hhogemdnico de Apolo, el dios que hier de lejas pargue tado To me distiza através de la ranin (Nietzsche, 1980), “Bxiste una aparente eontradiceida eatre ena afirmacién de las primera piginas de Bl nactmiento dela tragediay el eontenio dela fra, que se edité por primera ves en 1871; en su tereera edie (1886) el filécofo le agrogs una intredvceign que titulé "Ensayo de ‘toeritica" Ahi e dice que la tarea de ese libro es dieidar el problema de le ciencia y que se plantea un problema nuevo, inédita basta entoneet el de la ctencia concebida como problemitica, como Aiscutible y aunque no est expliito- se podria ngregar como “de aden” 1a cieneia decadente seria Ia contracara de Ja eienci alegre que se arume con una perspectiva humana, histrica, oponiendose la Geneia meeraa astoproclamada universal y verdadera. El saber fentoncesserfa decadente evando priva de sentido a quien no rge por los estrictos parametrs logio-racionales exigides por Is tradi- ‘ion lustrada, La cienia jovial, pr el cantrario, seria propuleora de pluralidad de seatidos, afiemativa de la existencia y promutora de ibertad. Considere queen realidad, el acontecimiento fundamen tal de BY nacimiente de la trogedia es la reflexion sobre In vida, Ia ‘muerte y la cieneias la vida en tanto produetora de individwaciones, |i muerte eomo establecedora de unided, y él anhelo de una eencia refractaria a las eodiicacones anquilosantes. Nietzsche (1980; 27), ‘erefiare aun libro imposible, porque “el problema de la eencia no puede ser conocido en el terreno de Ia ciencia [del saber!"-Aparti de ‘lle abe concluir que el contenido explicte del libro es creunstan- cial Seriancireunstancialesentonces la referencias a Wagner oSeho- Denhauer, asf eomo aloe griegos, sus dioss, sus poctasy sus fse To. Puos in eoncentracion de exe text, ss densidad eoneeptual, pro vieae dela delimitacén que se establece entree! erritorio del arte y fle ln iencia™ ‘Mejor dicho l sehalar que e ate ese timo reduc de Dionso Nietesche esta dejando al descubiert los limites de la eieneia, por ‘qe ela eoatienza all donde termina el arte. Las regiones apalineas Tindan con las dionisaeas, Esta seria sma exphieaion posible (wna interpretacin) de a sfrmacin nietaseheans acereade KI naciniento dea tragedia como acceso 4 una comprensisn profunda de a proble Indticn de la cleneia, Ba su autocritca dice Se tena de un lie (Bt nacimont de a tragedia} que ha atitacho a los joes dew somo, Ya pr sto debra sor (ata con esa deeronen par de lone quiere ep ‘ni dl tdo el dc co dosgredable we me aparece ahora, ‘lectin dempate-ante uns js ee vies cen veces Inde enigeaen, foro que oe han wuelo mk ramps Inds entrain aqua trea ala que este emer Hho 08 rer primers aerearse” ver teeta co a pica del ‘kaye este toma de In ida (Nitzobe, 198029) ‘Nietzsche tavo una intuiein que le permitéeaptarla cancia como acontecimiento surgide desde Ins relacianes de poder y relaconado ‘on la tea y ln esttien Consideré ademas que las fronteras del arte tl lugar en el que deja de ser arte estan establecidas por la raco ‘nalidad, la formalianciin y In Topica. Hses fronteras irconvalan y fxeluyen los sentido, cl desea, la materialidad ye) azar. La raciona- lidad cienifica seria el limite reeneo contra el que se estrellan las fumultuosseolas del arte, Este reafirma la vide, mientras el eonoei niente clentfico modero la diseca, entre otras osas, al formalizar Jos enunciados sobre la realidad y al esfraarse por imponer camo verdades lo que en ultima instanein no san més que metaforas, Mien- {i ctrus Lainphesgplcos 983) be dtrc cx que Wiens Tebere ‘ipsam vine ropes ents sls hot del mde per ut et epitemsinge = ‘ras la ciencia se preacupa en extender la vida a cualquier precio, et rte se empena en reafirmarla con su fuera "Nietzsche vislumbré eoneoptualmente ol comienzo, a veces incon {ecble, de aquellos conodimientoe que nuestra eultura considera se ‘os, ncontaminads, slides, centieas. Faweault, en cambio, parti Ge iavestgaciones empires y las reconviri en eoneeptos floss ‘om. Nietzsche arrojé sus ideas eomo dardas danzarines, Foweaul ls ‘desplegé a través de los archivos, los testimonies, los docummentas, Jos manamentas. Es como si Foucault produjera iustraciones de ea ‘egoriasnietzscheanas, Tlumina, por ejemplo, el surgimiento de las ‘deneias sociales a partir de préctieas que, en primera instanci, pa ‘ecerfan no tener nada que ver con la ciencia, como el encierro, Ia ‘silanciay el castigo. Al hablar de ellos, Foucault esta mosteando Jos lites de las sencias sociales, asi como al hablar de los mitos sriegos Nietzsche muestra los limites dela raconalidad occidental fn general {Eos conceptas ys objets centifiosinteracian con sujetos epo ‘ales, no con un sujto aistoree, Forman parte del caleidoseopio del ‘event, pueden variar en cualquier momento. Bsas variacioes son Tas que permiten que le concepts, los abjets y los nujetas esos (estos ultimos, en tanta autorrepresentacien cientiiea) pueda le gar a desaparceer, eomo desaparece en los limites del mar un rostro Aibujado en la arena.” ‘No obstante, a pesar del presentimiento térico de Foucault, el hombte come objeto de estudio de las discipinas scales asin na ha Aesupareeio; tampoe el esprit rector de la eiencia tal como Niet the lo conoes, Pues sigue siendo solemane y omnipreseate, on hege ‘monia sobre cualquier eto tipo de saber. Parla historia esté demos- trade que la ceneia noes independiente de resto dela cultura, 2. Mba Youn ants de as hen aataronmnta cts, analog epecton Senin an Mitra daar 1977), nan detain 1860 La roel deter 10099 Vor cater (1077) rerpecivamente done de “femme obese Sls tcin o sg ak Sino recente deepens cere spr el ini pde eesparcet ‘eee up as ig abe cate eae “Existe un punto en el que un wistago de ia eiencia, queen s mis: smo es poder, se consolda de manera proverbial se trata de la en a, que forma parte de un dispositive en el que interacisian conor: niente, prdetiens cientfieas, agentes humanos y ne humanos (natursicea y artefsetat,interesescorporativos, eeonémicos, polit ts, simboleos (deologias,imaginirioe,religiones)yla idea de cons fruecidn como elemento predaminente “Ahora bien, alaisar la problemética de la téenie andlisis, ee eae inevitablemente en In cnfrontacién ‘Bs aqui donde, a partir de mediados del siglo x, se produce una torsén, Hasta esa épaea ~mal que bien~ se acepté que Ia investiga- ‘dn bisiea es independiente de la aplicaciin tenia. Y se acepté en contra de ls evidencias histéreas ya que a mayoria de los grandes ‘desarrollo cients surgieron de problemas que exigian solucio ret téenies, tales como urgencias de salud, lima, transporte, in ‘dustin, comunienein y guerra, entre otros seonteceres que ocupan ‘ls cieneia, Pero a part de leinveneion de las computador btencidn dela isin atdmiea y¢ esarrollo de la ingenieria genet en, por nombrar slo algunos ejemplos paradigmstiens, queda claro ‘que no existe investgacion basiea"nenotaminnda” de téenia. “Entiendo que seria un reduceloniame de sentido contrario al mo- derno proclamar que nuestra épora esta signada por la téenicay no por ls ciencia, Ambas forman parte de un agenciamiento complejo. Pero asi como la modernidad se centré fandamentalmente en la ‘lentia (aunque obviamente también producia téenia), la posmo- ‘Sermidad ee amaray cocina en las aplicaciones tocnlégieas (de esa ciencia de Ta que forma parte). Nietzsche, que transité el postivista Siglo XIX, ae enfrentd al endiosamienta de una elencia ereida de s! tistoa y negadara de los impulso: vitales. Contraponiéndose a esa postura, el filsofo pens6 Ia posiilidad de una ciencia consciente fel sentide historieo, desscartonada, integradora del deseo, descul pabilizante alegre ‘Por otra parte, nuestra patensia ea Is de una técnica que ni ei dquiera ost ered de i misma, porque directamente nose piensa. Es lect, quienes Ia hacen y quienes I uiisamos no la penstmos: pro ‘lucimes de exe modo wna negasin de le sensiblidad social desde tuna carencia de eentido historicn, 2ongamos por caso la atraccion de Jas poblaciones paupérrimas por parte dels “decididores teenocien- tifcos -intogranves de engranajes politicos y de mereado- que s ‘an hasia las macasdesposeidas e=para utara cus miembros como ‘abayos delaboratoris uobjetes apatentar. Jeremy Rifkin denuncia Atco a opitenalo? » «1 uso de seres humanos coma propiedad intelectual de empresas tuoltinscionales en perjuicio de comunidades indigentes, donde ins- {ituciones eentfieas de primera lines violan Ja privacidad genétion fe grupos étnios, sin advertirlos de sus intenciones, Yuna vez que Tegn us objetioe deinvestigacién slieitan patentes de los earacte yes detectados, ecande provecho del patrimonio genético en el mer ado mundial. Los benefice, por supuesto, recaen en quienes it fructian los resultados y no en los pobladeres manipulados, que a ‘yoees pagan con sus vidas las pruebas de verificacién de innovacio hes farmacolopins alas que som sometidos (Rifkin, 1999: 67). ‘Promediand el siglo 2%, Edmund Husseel y Martin Heidegger ‘nstalaron un ponsar critic respecte de la incidencia de la téentea toderna en miestrn modo de ser en el mundo, Hoy se revela con ‘mayor intensidad que la teenociencia, en general, se vige por las re- las del mercado, la “pronta entroga’, la obseleseencia de sus pro- {luctos, el devenir de Is politica, la bisqueda de reewreos la mags ‘aria bica travestida bajo In apremiante obsesiin de “seguridad”, {que beneficin clases y naciones privilegiadas, a costa den invasion (explotacién de las earencindas. (uiza haya que pensar la téeniea -punta de lanza del gran dispe- sitivocientifien- con sentido istdreo,concienci dea y militancia, teres, eo decir, reafrmando el presente, midiendo las canseeuen- ‘ins de wn desarrollo teenliien divoreiado del contexto eoialytra- lando de evtar 0 reverir los aspectas negativos para la comunidad. 441. Nieteshe, Foucault ylacelebracan de a alegria Existe una estrecha relacidn entre algunas linens de indagacin foucaultianas y ciertas propuestas terieas expresadas por Nietzs- che en La gaya eiencia.” Ademds, los desarrllos de Foucault estan beeonsgunc lamar “etre lo lea ei sue rr tae con ‘rire dea ge cena None, ade so prara oie ll Dice iad fale cecil Mab, 08) 7s onde "Neu, ademas Se oar a loca he Packs ‘Spread etn rl pee ele grovenal es a La pera alsin pica pr Nace ede 182 ya ops 157 atravestdos por tn esprit similar al que movi la eseriture de oe libro, en el que Nietzsche rechaze ol imaginarioslemén de si ‘oea por juzgurloearente de sensibilidad histérea, No enewentra ‘Gn earenca, en cambio, en la cultra eaballeresea que lorec6 ene! Siglo x0 en el mediodia francés, yo halito estaia impregnado de pertenencia temporal, woelode libertad, anbelo de aventuras yarre Patos dealers. "Bl subtitle, La gaye sions, revela el objetivo nistzscheane de ecuperat el sentimiento hstérca como elebracion del presente que Jmperaba en tempos de caballeros eantores provenzales,imbuidos ein To interpreta Nietzsche de alegre esprituslidad. En el pre ‘ente texto utlizo La gaye eiencia como titulo del libro de Nietasthe, fen Togar dela tendeneia actual a denominarle La ciencia jovial. De dos modos, el titulo, el subtitulo y el contenido de esa obra dan ‘comma de un estado de dnimo y de una disposieisn conceptual que ‘spiran aun saber Lozano, propio de quienes no se euestionan lamer: tery reali In ida sn neger su voluntad de poderio “La alegria que aqui ee intent destacar opera tambiém en la obra de Foucault, quien, segin Giles Deleuze (1987: 49), nunca considers J eseritura como tuna meta y ego precisamento lo convierte en un tesertor que impregna de regocj le que eseribe, Por ejemplo, ante “hivinacomedia® de os eatigos el eetor no puede dejar de faseinarse ynasta el ataque de risa frente «tanta invencion perversa, tant dis ‘curse cinieo, tanto horror minweioeo, Desde los aparatosantimastur Datorios para nities asta los meeanismos de pris para adultos se ‘espliega una cadena que puede sorcitarrisas inesperadas. Risas fae sé la verguenaa, el sufrimiento y la muerte hacen allot. ¥ si Tos verdugos no rien, tampoco To hacen los ensores; pero ren que nes Tos combaten, Se tate de un abil de estilo que se confunde con {a politica del contenido, Basta con que laindignaciin esté suficien- temente viva para que della se pueda extracr wna alegria no ambi Valente; no la alegria del odio ni del resentimiento, sino la de des- truit lo que mutils la vida 4.2, Los juegos de ta verdad en la constitueidn del modelo cientifce ‘Foucault siempre ha pretendido saber cémo el sujeto entra en los juegos de Le verdad, Ba sus primeras obras se preacupa por estudiar de qué manera esas juegoe van eonstituyendo un madelo cient Tndaga en las condiciones de posiilidad histieas del asentamiento obs a opie? a de determinadas verdades, en detsimento de oteas avereiones que fhunea aleangan el status de werdaderas oque le alcanzan, lo pirden [Ja veces lo retuperan en el transeureo de la storia. Tvata de due dar Is constition del eonocimientocentifico mediante una arquec- Togia de las ideas. Su mirada ertiea hacia los formalismos,y sensible alas condiciones de posiilidad histériea del surgimiento de ls cien- ‘as medernas, corre parslela a espacios teirieasabiertos por Nietzs he. Sin obvia, por eupuesto, la presencia de otros autores yl pro pia ereatividad de Foveault ‘ia forma de conocimiento rurgida del modelo do racionalidad nevrtniano,prefiado de eoneepeiones logico-matematieas propias de Ta modernigad,eligiéreferirse« exestiones empiricas desde formas ‘Yacias de contenido. Esta reaccin contra el esptrtu dionisiaco pre tendié fundamentaree en la matemticay vaidarse mediante la Mi fice, La compulsin hacia lo formal es propia, sein Nietzsche, de fspiritus enfermos de Apolo, eepiitus que necesitan refugios contra {leaos, le varedady la diversidad yl feracidad de 1 real lo expl- nla recurrencia ovcidental a In Logica como intolgibilidad concep tal de Ia existencin. Pues lo formal tranquiiza, produce confab ‘ad desde sro eanuelete agumenta, alejando el pensamientode lo ‘aaroso para ofrecer on horizonte tan falso como optimist (Nietrs: he, 1998" § 870. ‘Guando Nietzsche (1996: § 83) preanuncia una posible aqueclo- trade Ins ideas posta In necesidad de una voluntad rastreadera de fintgedades, Para que esa voluntad adquiera vigor habria que ex- perimentar el gocey la intensidad del sentido histrico. Ete esol {fuante que recoge Foucault para su propia arqucologa siguiendo, de flguna manera, lo que ya se anunciaba en La gaya etencia, donde [Nietzsche dice que -paraddjicamente- resulta indeeiblemente mis importante cimo se llaman Ins cosas antes que lo que ellas son. Bl nombre de una cosa se arraiga yencara en ella hasta convertrse en fu propio coerpo. La ereeneia de que la palabra coincide con lo nom brado se aerecienta de generacion en generacion. De este modo, la ‘parleneia del comiengo se converte casi siempre, al final, ena ese: ‘a,j aeta como tl. Basta con eresr nuevos nombres, valorecones Yprobubilidadee para erear aa larga nuevas cosas” En realidad se ‘rata de una arbitrariedad de origen; pues ipor qué se las Hama de ‘una manera yno de otra? Las cosas son alejadas en vestids linge tio, que lesson completamente ajenos, pero terminan convirtion- doae ens esencia y en su pel (idem: § 58) TBatas eonsderaciones tietzscheanas podrian eervir de prélogo & varios textos de Foucault. Fundamentalmente a Lae palabras y las ‘omas y La arqueologia dl saber, donde estudia las condiciones de posibilidad histérieas de la eiencias seins en particulary del co- hocimiento centfic en general, Incuso en las utimas paginas de [Las palabras'y la cosas Foucault apo expheitamente a Nietrsche para avalar su conelusién acerca de que si el lenguaje construye fl hombre, encontrar el se del lerguaje es, para el hombre, encon- trarge eon su propia nada que bolpienmente significa muerte. Cun ‘dose comprence que Dios es una ereacion del lenguajey del ser vivo ‘que trabaja,y habla es dee, del hombre, éste choea contra su limite Quien ha matado a Dios debe responder abora por su fnitudy afm tar el retorno de las mésearas, msntras emite una eareajada més Potente que Is inconsitentes enscasciones sobre perdido paralsos ‘enti metalsions (Foucault, 175: 374), "Tl vex no sera asada interpreta que el lugar dejado por la divi nidad asesinada es oeupado setualmente per la tecnociencia en su tspecto mas expuesto Ia denen, Tal ver ella veaeleadver de Dios. Be dificil imaginar ~por el momesto~ la posibilidad de una técnica diferente,» por lo tanto de otzacienci yde otra epstemologta. Pero vale pena intentaro, porque cemenzar & pensar es comenzar & ‘cambiar la realidad