Você está na página 1de 12

El amor desde la

PSICOLOGÍA

Se podría decir que algunos de los problemas


que se presentan en las distintas fases del ciclo
vital del hombre se encuentran vinculados con
cuestiones amorosas. Y era de esperarse pues
científicamente el amor es uno de los
principales causantes de manifestaciones
depresivas o ansiosas, incluso de enfermedades
además se ha llegado a pensar que es una de
las principales bases para construir relaciones
intrapersonales e interpersonales.
¿Qué es el amor desde la psicología?
El amor, es una emoción humana y compleja
que nos cuesta comprender e interpretar. En
general, se tiene una idea del amor muy
idealizada, en la que se ve como un valor puro,
universal, eterno e irracional que supera todas
las barreras.
Sin embargo, el amor es múltiple y la
experiencia afectiva está conformada por un
conjunto de variables que se entrelazan de
manera compleja. Es difícil precisar qué es el
amor y unificar su terminología. Durante
décadas, nuestra sociedad, se ha preocupado
en especial por la educación intelectual y sus
rendimientos y ha descuidado el aspecto
afectivo. Ahora, sabemos que es necesario
buscar un amor inteligente, capaz de integrar
en el mismo concepto, los sentimientos y las
razones en proporciones adecuadas. El amor
no solo hay que sentirlo, sino incorporarlo a
nuestro sistema de creencias y valores.
¿Por qué es importante tratar el amor desde
la psicología?
Es necesario estudiar el amor desde la
psicología, porque se ha observado que
algunos de los problemas cotidianos están
relacionados con el amor, el desamor y la falta
de equivalencia del afecto que se deposita la
pareja puede transformar la necesidad
psicológica de una persona.
¿Cuándo empezó la psicología a implementar
el amor como base de estudio?
Hasta hace pocos años, la psicología no había
tratado este tema por la dificultad que hay
para medir un fenómeno como este, además el
amor no es sólo un asunto entre dos personas
pues este puede afectar la familia, la cultura, la
sociedad, las etapas tempranas del desarrollo y
la historia personal así mismo como el amor
constituye una de las experiencias más íntimas
e individuales, no hay un mecanismo único
para lograrlo y mantenerlo, de hecho varias
investigaciones han llegado a la conclusión de
que el amor es algo subjetivo.
El amor es una especie de afecto que es difícil
de capturar en el momento que ocurre, es por
eso que las palabras son una de las mejores
maneras para conceptualizarlo, y aun así con
estas no se podría lograr una
descripción completa.
Recientemente se han llevado a cabo varios
estudios psicológicos y sistematizados sobre el
amor. Este se retomó hasta hace unos años con
la idea de que estaba todo dicho, y por ello, no
había nada de qué hablar sobre él; mas, los
diferentes tipos de convivencia entre las
personas definidos como relaciones de amor,
los desencuentros entre las parejas y su
solución, se tornan cada vez más complicados,
además estudios psicológicos sobre el tema
hace años ya no daban respuesta; por lo que
durante el siglo XXI fue cuando surgió la
brillantez de la psicología para tratar un tema
como este entendiéndolo y ubicándolo como
se vive hoy en día.
¿Qué nos dicen los psicólogos sobre el amor?
La comprensión que tenemos sobre el amor
cambió en 1986 con la publicación
del psicólogo Robert Sternberg,
cuando explicó la Teoría
Tr i a n g u l a r d e l
Amor. Para el, las
relaciones pueden
tener una
combinación de tres elementos fundamentales:
Intimidad (I), Pasión (P) y Compromiso (C) que
siguiendo una metáfora geométrica, ocuparían
los vértices de un supuesto triángulo. El área
del triángulo nos indica la cantidad de amor
sentida por un sujeto y su forma geométrica,
dada por las interrelaciones de los elementos,
expresaría el equilibrio o el nivel de carga de
cada uno de los componentes.
En la relación de pareja, cada miembro de la
pareja puede percibir el nivel de los tres
componentes del amor del otro de un modo
muy diferente a como uno mismo juzga su
propio nivel de implicación. Por lo tanto,
pueden surgir discrepancias en un
triángulo entre lo que experimenta un
miembro y lo experimentado por el
otro. Además, a lo largo del tiempo,
e s t o s t re s c o m p o n e n t e s va n
evolucionando de modo diferente,
de tal forma que la relación que
tenemos con nuestra pareja
puede cambiar con el paso del
tiempo. Cada uno de los tres
elementos básicos del amor tiene una
evolución
temporal
diferente. La
intimidad se
d e s a r r o l l a
g r a d u a l m e n t e conforme
avanza la relación y puede continuar
siempre creciendo, aunque es un
crecimiento más rápido en las
primeras etapas. La pasión, por su parte es
muy intensa al principio y crece de forma
vertiginosa, pero suele decrecer conforme la
relación avanza, estabilizándose en niveles
moderados. El compromiso, por último,
también crece más lento que la intimidad al
principio, y se estabiliza cuando las
recompensas y costes de la relación
aparecen con nitidez. Hay que tener en
cuenta que en la mayor parte de las
relaciones amorosas, ninguno de los
c o m p o n e n t e s s e d e s a r ro l l a
aisladamente de los
otros dos.
Los tres componentes básicos del amor
según Sternberg son:
Intimidad: Se refiere a los
sentimientos dentro de una
relación que promueven el
acercamiento, el vínculo, la
conexión, y principalmente la
revelación mutua. La clave de la
intimidad está en la auto
exposición mutua de los miembros
de la pareja, en salir de nosotros
mismos y mostrarnos tal como somos
en proceso de confianza y aceptación
mutua, sin olvidar que a la vez, es
necesario fomentar el desarrollo de una
personalidad autónoma e independiente.
Pasión: Estado de intenso deseo de unión con
el otro, como expresión de deseos y
necesidades, gran deseo sexual o romántico,
acompañado de excitación psicológica. No
cabe duda que la relación sexual plenamente
satisfactoria, si bien no es la condición única
para el mantenimiento de la pareja, sí es un
factor muy importante. En la pasión influye la
química del amor. La presencia en el cerebro
de ciertas sustancias
bioquímicas de diversa índole
y naturaleza explica el
p ro c e s o e m o c i o n a l . L a
serotonina es un
neurotransmisor responsable
del componente activo y
agresivo de la actividad sexual.
La dopamina es del deseo y la
feniletilamina, según algunos,
produce los efectos altamente
euforizantes del amor romántico.
Compromiso: Es la decisión de amar a otra
persona, serle fiel y compartir con ella muchas
actividades y bienes personales sin limitación
temporal. Es el deseo de formar un “nosotros”
y poderlo manifestar a los demás. Todo esto
implica la voluntaria aceptación de un cierto
número de obligaciones, evitando cualquier
comportamiento que amenace la relación y
otras muchas más cosas.
Las diferentes etapas o tipos de amor pueden
ser explicados con diferentes combinaciones de
estos elementos:
Cariño: (Intimidad). Es el cariño íntimo que
caracteriza las verdaderas amistades, en donde
se siente un vínculo y una cercanía con la otra
persona, pero no pasión física ni compromiso a
largo plazo.
Encaprichamiento: (Pasión). Es lo que
comúnmente se conoce como “amor a primera
vista”. Sin intimidad ni compromiso. Así
es como se inician muchas
relaciones de pareja, permitiendo
que posterior mente se vaya
alcanzando diferentes niveles de
intimidad y compromiso,
aunque hay veces, que sólo se
queda en pasión.
Amor Vacío: (Compromiso).
Existe una unión por
compromiso, pero la pasión y la
intimidad han muerto. No sienten
nada el uno por el otro, pero hay
una sensación de respeto y
reciprocidad.
Amor romántico: (Intimidad y Pasión). Las
parejas están unidas emocional y físicamente,
mediante la pasión, pero no en el compromiso
de estar juntos. El ejemplo recurrente de este
tipo de amor lo podemos encontrar en muchos
arquetipos surgidos de la literatura, como
Romeo y Julieta de William Shakespeare.
Amor sociable/compañero: (intimidad y
Compromiso). Matrimonios en los que la
pasión ha desaparecido, pero se mantiene un
gran cariño y compromiso por el otro. Se
encuentra en la familia y en los amigos
profundos, que pasan mucho tiempo juntos, en
una relación sin deseo sexual.
Es un amor cuya
ambición e s l a

preocupación por la felicidad y bienestar del


otro.
Amor fatuo o loco: (Pasión y Compromiso). Se
da en las relaciones en las que el compromiso
es motivado principalmente por la pasión. Este
tipo de amor se expresa cuando, por ejemplo,
dos personas contraen matrimonio al poco
tiempo de haberse enamorado, y todavía no ha
surgido el componente de la intimidad. En
estos casos, se dedica bastante esfuerzo en
ofrecer la mejor imagen de uno mismo antes el
otro.
Amor consumado: (Intimidad, Pasión y
Compromiso). Es la forma completa del
amor. Representa la relación ideal hacia la
que todos quieren ir pero que
aparentemente pocos alcanzan. Sin
embargo, Sternberg señala que
mantener un amor consumado puede ser aún
más difícil que llegar a él. Enfatiza la
importancia de traducir los
componentes del amor en acciones. “Sin
expresión”, advierte, “Hasta el amor más
grande puede morir”.
Mantener un amor consumado
puede ser aún más difícil que
llegar a él.