Você está na página 1de 11

Los problemas con el manejo de las “Rentas liquidas especiales” en las

declaraciones del Impuesto sobre la Renta y Complementarios

(Cali, Marzo 14 de 2.005: Elaborado por: Diego H. Guevara; Contador Publico


Universidad del Valle; e-mail: diegoguevara@yahoo.com)

Quienes tienen la responsabilidad de elaborar las declaraciones anuales del


impuesto sobre la renta y complementarios siempre tienen como meta el dar
cumplimiento cabal a las normas vigentes que afectaban dicho impuesto al
cierre del ejercicio de tal forma que al momento de diligenciar su formulario
para declarar puedan definir de forma correcta la base gravable del impuesto
(ya sea la del “impuesto sobre la renta”, o la de los impuestos
“complementarios” al mismo, es decir, del “impuesto de ganancias ocasionales”
y del “impuesto de remesas”, los cuales se liquidan todos en un mismo
formulario). En consecuencia, quienes deben elaborar el formulario no deben
buscar hacer ningún tipo de “trampas” que permitan disminuir el valor de los
impuestos a liquidar, pero tampoco pueden darse el lujo de “equivocarse a
favor de la administración” y con ello liquidar mayores impuestos de los que en
verdad les corresponde.

Teniendo presente lo anterior, es interesante, y oportuno, analizar las


incidencias que en las declaraciones de renta y complementarios año gravable
2.004 tendrá el declarar correctamente aquellas cifras con las que se obtienen
“Rentas liquidas especiales” (para dicho fin, en el formulario 110 se destinó el
renglón 68, y en el formulario 210 el renglón 51). Para entender en qué
momentos se originan este tipo de “Rentas liquidas especiales” es necesario
repasar las normas contenidas en varios artículos del E.T, tal y como estuvieron
vigentes hasta dic 31 de 2.004

“Rentas liquidas Especiales”


La expresión “Renta líquida” es una frase que nos trasmite la noción de que
aquellas partidas con las cuales se obtenga una “Renta liquida”, son partidas
que no pueden ser afectadas subsiguientemente con ningún tipo de costo o
deducción, pues de hacerse entonces ya no serían “liquidas” y solo pasarían a
ser “Brutas”. Para sustentarlo, obsérvese la redacción del art.26 del ET : :

“ART. 26.—Los ingresos son base de la renta líquida. La renta líquida gravable se
determina así:: de la suma de todos los ingresos ordinarios y extraordinarios realizados
en el año o período gravable, que sean susceptibles de producir un incremento neto del
patrimonio en el momento de su percepción, y que no hayan sido expresamente
exceptuados, se restan las devoluciones, rebajas y descuentos, con lo cual se obtienen los
ingresos netos. De los ingresos netos se restan, cuando sea el caso, los costos realizados
imputables a tales ingresos, con lo cual se obtiene la renta bruta. De la renta bruta se
restan las deducciones realizadas, con lo cual se obtiene la renta líquida. Salvo las
excepciones legales, la renta líquida es renta gravable y a ella se aplican las tarifas
señaladas en la ley”.
Incluso, el inciso segundo del art.178 del ET establece que las “rentas liquidas”
son “gravables”, es decir, que sobre ellas se debe entrar a liquidar impuesto
directamente, salvo que existan “rentas exentas” en cuyo caso se restan para
determinar la renta gravable. En este caso de nuevo la norma nos aclara que a
las “rentas liquidas” solo se les podría disminuir con las “rentas”, que estando
implícitas dentro de la “renta liquida”, sean consideradas “exentas” (ver art.206
a 228 del ET, o la “ley Páez” [218 de 1995], o la Ley Quimbaya [608 de 2.000], o
el ar.41 de la ley de Arrendamientos [820 de 2003], etc). En consecuencia, si
dentro de las “rentas liquidas” no existen “rentas exentas”, entonces tales
“rentas líquidas” son el mínimo valor sobre el cual se debe entrar a liquidar
impuesto. Es decir, la “renta liquida gravable” nunca podría ser inferior a la
sumatoria de todas las “rentas liquidas”

Por tal razón, las normas tributarias nos definen exactamente cuáles son las
operaciones efectuadas durante el año fiscal que al momento de arrojar
“utilidades” en lugar de “pérdidas”, tales utilidades se consideran como
“Rentas liquidas especiales”. Para conocerlas, se deben repasar los art. 90, y el
179 a 205 del ET. Del estudio de tales normas, se puede elaborar la siguiente
lista de “utilidades” que al obtenerlas se toman como “Rentas liquidas
especiales”

1. La “utilidad” en venta de activos fijos depreciables o amortizables


(art.90, 196 y 198 del ET): En este caso, de la “utilidad” neta fiscal
obtenida por la venta del activo, se dice que en primer lugar se
“recupera” el gasto depreciación que antes se había tomado sobre dicho
activo y que había afectado las declaraciones de años anteriores (o
incluso la del mismo año si es que el activo se alcanzó a depreciar en el
mismo año fiscal en que se vendió). Por tanto, esa “recuperación” es una
“renta liquida”.

2. La “utilidad”·en venta de activos fijos poseídos por menos de dos años


(art.179): En este caso, es importante aclarar que esta disposición
aplicaría tanto para activos fijos no depreciables (ejemplo: acciones y
aportes en sociedades o para terrenos) como para los activos fijos
depreciables. Sin embargo, conciliando este punto con el anterior,
tendríamos que si la depreciación acumulada que traía el activo hasta el
momento de la venta está por debajo de ese “total de utilidad en
venta”, existe entonces una “recuperación de la depreciación”(lo cual es
una “renta liquida”) y el resto de tal utilidad total también pasaría a ser
otra “Renta liquida”. Sin embargo, si la depreciación acumulada que
traía el activo hasta el momento de la venta está por encima de ese “total
de utilidad en venta”, entonces solo se diría que hay “renta liquida por
recuperación de la depreciación” únicamente.

3. La Renta presuntiva (art.188 a 191). Esta renta liquida siempre ha tenido


un renglón muy especial en las declaraciones del impuesto sobre la renta
(en el formulario 110 es el renglón 66, mientras que en el formulario 210
es el renglón 49. Tal “renta liquida” es equivalente a tomar el patrimonio
liquido a dic del año anterior al gravable, depurarlo con algunos activos
que se pueden excluir de tal base, y obtener una base especial a la que se
aplicaría el 6% para obtener un subtotal que se adiciona con las rentas
gravadas que durante el año fiscal se hayan llegado a obtener con los
activos exceptuados de la base (esto lleva a que en algunos casos sea
mejor no detraer de la base algunos activos, pues el detraerlos es algo
opcional…)

4. La recuperación de cantidades concedidas en años anteriores como


deducción de la renta bruta por “perdidas de activos fijos”[art.148],
“deudas de dudoso o difícil cobro”[art.145], “deudas perdidas o sin
valor”[art.146], “pensiones de jubilación o invalidez”[art.113], o
cualquier otro concepto hasta concurrencia del monto de la
recuperación” (art.195 inciso 1, art.197): Para ilustrar lo anterior,
pensemos en dos situaciones especiales :

a) Que una empresa, al cerrar el año 2.003 definió que su provisión


cartera fiscal a dic 31 de 2003 era de 60.000.000, y por consiguiente
registró un gasto fiscal por 60.000.000 y disminuyó el valor
patrimonial a dic.de 2.003 de sus “Cuentas por cobrar”. Sin embargo,
al cerrar el año 2.004 esa misma empresa estima que su provisión
cartera a dic31 de 2.004 debe quedar en 50.000.000. En ese caso, debe
registrar un “ingreso recuperación fiscal de provisión cartera” por
10.000.000 y aumentar el valor patrimonial a dic de 2.004 de sus
“Cuentas por cobrar”. Ese “ingreso” así formado sería una “renta
liquida por recuperación de la provisión otorgada en el 2.003”.

b) Que una empresa al cerrar el año 2.003 definió que su provisión por
pasivo para futuras pensiones de jubilación” (ver cuenta 2620 en el
P.U.C, y el art.77 en el dec.2649/93) a dic 31 de 2003 era de 80.000.000,
y por consiguiente registró un gasto fiscal por 80.000.000 y dejó el
pasivo a dic de 2.003 en dicho valor. Sin embargo, al cerrar el año
2.004 esa misma empresa estima que su provisión por pasivo para
futuras pensiones de jubilación”debe quedar en 60.000.000. En ese
caso, debe debitar el pasivo en 20.000.000 y registrar un “ingreso
recuperación fiscal de provisión para futuras pensiones de jubilación”
por 20.000.000 y aumentar el valor patrimonial a dic de 2.004 de sus
“Cuentas por cobrar”. Ese “ingreso” así formado sería una “renta
liquida por recuperación de la provisión otorgada en el 2.003”.

5. La recuperación de pérdidas compensadas modificadas por la


liquidación de revisión (art.199): Esto significa que si en la declaración
de renta 2.003 se obtuvo una perdida, pero esa perdida es utilizada a
manera de “compensación” en la declaración 2.004, va a suceder que
cuando la DIAN audite la declaración 2.003 (pues tal declaración queda
en firme solo 5 años después, ver art.147) la posible disminución de esa
“perdida 2.003” o su rechazo total, implicaría en un principio pensar en
ir a corregir la declaración 2.004 pues allá estaba compensada tal
pérdida. Sin embargo, para no tener que corregir 2 declaraciones, en este
caso la norma nos da a entender que la DIAN solo corregiría esa
declaración 2.003 pero que el valor rechazado o disminuido de esa
perdida inicial (y que ya estaba compensada en la declaración siguiente)
será reflejada en la liquidación de revisión que la DIAN le hará dicho año
2.003 como una “renta liquida”. Es importante a esta altura comentar que
cuando es la DIAN la que rechaza una perdida, ello origina también la
sanción del art.647-1 “Sanción por Rechazo o disminución de pérdidas”,
sanción que fue creada con el art.24 de la ley 863/03. En consecuencia,
quienes arrojen perdidas en sus declaraciones tributarias deben tenerlas
muy bien soportadas…

6. La “utilidad” que generan los contratistas en los contratos de servicios


autónomos que implican la existencia de costos y deducciones (ej; los
contratos de obra o construcción; (art.200 a 202). Esto significa que los
ingenieros, arquitectos u otros profesionales que desarrollan tales
contratos deben conocer que sus “utilidades” netas del desarrollo del
contrato son “renta liquida”.

7. La “utilidad”, por las operaciones facturadas en Colombia, que


obtengan las sociedades extranjeras, o personas naturales, no
residentes producto de prestar regularmente el servicio de transporte
aéreo, marítimo, terrestre y fluvial entre lugares colombianos y
extranjeros (art.203)

8. El 60% de las regalías que por concepto de explotación de películas


cinematográficas perciban en Colombia las personas naturales
extranjeras sin domicilio en Colombia y las compañías sin domicilio
en Colombia (art.204)

9. El 80% de lo que reciban en Colombia, por explotación de programas


de computador, las personas naturales extranjeras sin domicilio en
Colombia y las compañías sin domicilio en Colombia (art.204-1)

10. Lo que se reciba por “certificados de desarrollo turístico” (art.205)

11. El incremento no justificado en el crecimiento del patrimonio liquido


(art.236)

12. La inclusión, en la declaración actual, de activos que se habían venido


omitiendo en declaraciones anteriores. También la eliminación, en la
declaración actual, de pasivos inexistentes que se habían venido
incluyendo en las declaraciones anteriores (art.239-1)

13. El valor proporcional del beneficio tomado en relación a lo


contemplado en el art.158-3, y que se entiende “recuperado” si el activo
fijo productor de renta se retira o vende antes de finalizar su periodo
de vida útil (ver dec.1766 de jun de 2004, art.3, ultimo inciso)

La lista anterior (que se puede ampliar quizás con otras normas que en este
momento no conozca o no recuerde) nos permite concluir que si en un mismo
año fiscal, algún contribuyente del impuesto sobre la renta obtuvo ese tipo de
“utilidades” o “rentas liquidas especiales”, pero al mismo tiempo obtuvo
“perdidas” con otras operaciones distintas a la de la lista antes analizada (es
decir, obtuvo perdidas con operaciones “ordinarias”), en tal caso tales
“pérdidas” obtenidas en desarrollo de esas otras actividades ordinarias no
pueden afectar el hecho de que esas “rentas liquidas especiales” sean el minino
valor sobre el cual se ha de liquidar el impuesto de renta (o el impuesto de
ganancias ocasionales si es que la operación se debe denunciar en la sección de
“ganancias ocasionales”1). Incluso, a las “rentas liquidas especiales” tampoco se
les podría afectar con “compensaciones” (ya sea la de pérdidas fiscales de
ejercicios anteriores del art.147, o de los excesos de renta presuntiva sobre
liquida de que habla el parágrafo del art.191). En consecuencia, como todas las
actividades hechas en el año por el contribuyente son denunciadas en un
mismo formulario, la DIAN debería tener mucho mas análisis sobre estos
asuntos a la hora de diseñar tales formularios o la hora de impartir
instrucciones sobre como “usarlos” pues se podrán presentar situaciones como
las que más adelante se ilustran en las cuales los contribuyentes “no pagan el
impuesto justo” y por tanto, “se benefician” de ver reducida su carga tributaria.

Ejemplos sobre la manera correcta o incorrecta de denunciar las “rentas


liquidas especiales”

A pesar de que fue la misma DIAN quien diseño el formulario 110 y 210 para
declaración de renta y complementarios año gravable 2.004, y en ellos se
dispuso un renglón especial para denunciar las “rentas liquidas especiales”
(renglón 68 en el formulario 110, y renglón 51 en el formulario 210), sucede que

1
Ver art.299 a 317 del ET. A esta altura cabe anotar que en el formulario 110 no dejaron
renglones destinables a reportar las operaciones que constituyan ganancia ocasional aunque
sí dejaron señalado el renglón 74 para liquidar el impuesto de ganancias ocasionales, algo que
no ocurre en el formulario 210 pues allí se destinaron los renglones 53 a 56 para reportar este
tipo de operaciones y el renglón 61 para liquidar el impuesto. Quizás supone la DIAN que como
el formulario 110 es utilizado por “los obligados a llevar contabilidad” que entonces ellos “no
tienen ganancias ocasionales” y que todas sus operaciones son “renta”. En ese caso la DIAN
olvidó tener presente que los obligados a llevar contabilidad, y que apliquen ajustes por
inflación, SI deben declarar como “ganancia ocasional” las loterías. Adicionalmente, no todo el
obligado a llevar contabilidad debe aplicar ajustes por inflación fiscales pues en el art.329
del ET están mencionados algunos entes y personas naturales que aun cuando están
obligados a llevar contabilidad, no están obligados a aplicar ajustes por inflación fiscales.
Por tal razón, ese tipo de entes y personas naturales deben usar el formulario 110 por estar
“obligados a llevar contabilidad”, pero deberían tener sección especial para declarar las
“ganancias ocasiones” incluso las distintas de loterías tales como la “venta de activos fijos
poseídos por mas de dos años” del art.300 pues así se interpreta de la lectura del art.318 del ET)
dicha entidad, en su circular 00032 de feb 25 de 2005 impartió una serie de
instrucciones en cuanto a cómo denunciar la información relativa a las “rentas
liquidas especiales”, instrucciones que se tratan de aplicar a los ejemplos que a
continuación se plantean pero que se contrastan con lo que sería otra forma
distinta de declarar tales “rentas liquidas especiales”. Del resultado de tal
comparación se pueden llegar a múltiples “complicaciones” como se puede ver
a continuación:

Supóngase que durante el año fiscal 2.004 una persona jurídica obtuvo los
siguientes resultados económicos :

Concepto Parciales Saldo fiscal Clasificacion


a dic 31 de Partidas Partidas
2004 que forman que
Rentas (o forman
perdidas) Rentas
Ordinarias liquidas
especiales
Ventas de mercancías 20.000.000 20.000.000
Precio de venta de activo fijo vendido 10.000.000 10.000.000
poseído mas de dos años
Recuperación provisión cartera 15.000.000 15.000.000
Recuperación provisión pensiones de 19.000.000 19.000.000
jubilac.
Total Ingresos 64.000.000 30.000.000 34.000.000
Costos y Deducciones
Costo de mercancías vendidas (18.000.000) (18.000.000) 0
Costo fiscal del activo fijo vendido
-Costo de adquisición 5.000.000 (5.000.000)
-Ajustes por inflación acumul.al 3.000.000 (3.000.000)
cost.hist.
-Depreciación acumulada al (2.000.000) 2.000.000
momen.de venta
-Ajustes por inflación acumul.a la (1.000.000) (5.000.000) 1.000.000
deprec.
Gastos de Administración (1.000.000) (1.000.000)
Perdida por exposición a la inflación (8.000.000) (8.000.000)
Deducción especial por inversión (35.000.000
act.fij.prd (art.158-3 del ET) ) (35.000.000)
Total Costos y deducciones (67.000.000) (69.000.000) 36.000.000

Utilidad o perdida del año (3.000.000) (39.000.000) 36.000.000

Para completar el ejercicio, supóngase que esta es una persona jurídica acogida
a ley 550/99 y por tanto no está sujeta a renta presuntiva (ver art.53 ley 550/99)

A la hora de llevar esa información al formulario 110 se tendrían las siguientes


opciones:

Renglón Nombre Renglón Según Según otra Diferencia Ver


Circular 00032 propuesta comentario
de la DIAN (**) al final
45 Ingresos Brutos operacionales
- Ventas de mercancias 20.000.000 20.000.000 0
46 Ingresos Brutos no operacionales
-Precio de venta del activo fijo 10.000.000 10.000.000 0
-Recuperacion del gasto
depreciación por haber generado
“utilidad en venta de activo fijo” 2.000.000 0 (2.000.000)
-Recuperacion provsion cartera 15.000.000 0 (15.000.000)
-Recuperacion provision pensiones
de jubilación 19.000.000 0 (19.000.000)
Total renglón 46 46.000.000 10.000.000 (36.000.000) (a)
49 Total Ingresos Brutos (45+46) 66.000.000 30.000.000 (36.000.000) (b)
50 Devoluciones en ventas 0 0 0
51 Ingresos No gravados 0 0 0
52 Total Ingresos Netos(49-50-51) 66.000.000 30.000.000 (36.000.000)
53 Costo de Ventas
- Costo mercancías vendidas 18.000.000 18.000.000 0
54 Otros Costos
-Costo historico del activo fijo 5.000.000 5.000.000 0
-Ajuste por infl.acum.al cost.hist. 3.000.000 3.000.000 0
-Ajuste por infl.a la depreciac. (1.000.000) (1.000.000) 0
Total renglón 54 7.000.000 7.000.000 0 (c )
55 Total Costos (53+54) 25.000.000 25.000.000 0
56 Gastos operacionales de admón.. 1.000.000 1.000.000 0
57 Gastos operacionales de Ventas 0 0 0
58 Deduccion inversion activos fijos 35.000.000 35.000.000 0
59 Perdida por expos.a la inflación 8.000.000 8.000.000 0
60 Otras deducciones 0 0 0
61 Total Deducciones (56 a 60) 44.000.000 44.000.000
62 Renta liquida ordinaria del
Ejercicio(si 52-55-61 mayor que cero) 0 0 0
63 Compensaciones 0 0 0 (d)
64 Renta liquida del ejercicio (62-63) 0 0 0
65 O pérdida liquida (si 55+61 – 52
mayor que cero 3.000.000 39.000.000 36.000.000 (e)
66 Renta Presuntiva 0 0 0
67 Rentas Exentas 0 0 0
68 Rentas liquidas especiales 0 36.000.000 0 (f)
69 Renta liquida Gravable (se toma el
mayor entre renglón 64 y el 66, y se
le resta el 67 y se suma el 68) 0 36.000.000 36.000.000 (g)

(a) El numeral 1. 2 de la circular 00032 de la DIAN instruye que las “rentas


liquidas por recuperación de deducciones” se denuncien en el renglón 46 del
formulario 110. Sin embargo, si esas partidas son “rentas liquidas
especiales”, es un error declararlas o mezclarlas en la mismas secciones
donde se reportan los ingresos de las actividades que forman las “rentas
ordinarias” pues como se puede ver mas adelante, el renglón 62 (“renta
liquida ordinaria”) terminará involucrando partidas que forman “rentas
liquidas especiales”
(b) Nótese como si se infla el renglón “ingresos Brutos”, este contribuyente
puede caer en asuntos como “obligación de firma de contador publico”.
(art.596 del ET), u obligación de reportar medios magnéticos del año fiscal
siguiente (art.631 del ET), o la obligación de presentar la declaración
informativa de los precios de transferencia (art 260-8 del ET), etc. Incluso, el
renglón “ingresos brutos” es la base para liquidar la sanción de
extemporaneidad en el caso en que no haya “impuesto a cargo” (ver art.641)

(c) En la segunda alternativa, nótese que la operación de la venta del activo fijo
produce una utilidad total de : 10 – 5 = 5 . Sin embargo, interpretando del
art.90 y el 196 del ET, de esos 4 millones, se entiende que 2 deben formar
una “renta especial”, y que los restantes 3 deben formar una “renta
ordinaria” (si el activo hubiera sido poseído por menos de 2 años, esos 3 si
serían otra “renta especial”; ver art.179). En consecuencia, en este renglón 54
se deja un valor de 7 para que enfrentado con los 10 que figuran en el
renglón 46 formen justamente esa “renta ordinaria” de 3. Los otros 2 irán en
el renglón 68.

(d) Aunque en este ejercicio no se llegó a un valor positivo en el renglón 62, de


llegar a tener algún valor para colocar en el renglón 63 (Compensaciones), la
DIAN indicó en su circular 00032, en el numeral 1.3.2 , que el valor a colocar
en el renglón 63 no podrá exceder al del renglón 62, pero sin tener en cuenta
los valores que por “rentas liquidas especiales” estarían implícitos en el
mismo renglón 62. Y es apenas obvia la instrucción por cuanto las
“compensaciones” solo pueden afectar a las “rentas liquidas ordinarias” y
no a las “rentas liquidas especiales”, algo que en apariencia se permitia en la
instrucción de la declaración de renta 2003.

(e) Obsérvese como se forma un grave problema en la columna donde se


analiza la instrucción de la DIAN, pues es claro que las “perdidas” de las
actividades ordinarias (que según nuestra primera hoja de trabajo donde se
clasificaron las partidas del Estado de resultados, nos muestra que eran de
39.000.000) se termina “tragando” a la sumatoria de todas las “Rentas
liquidas especiales” (las cuales eran de 36.000.000) y por consiguiente se
forma una “perdida” neta del ejercicio de 3.000.000. Pienso que la DIAN no
tuvo en cuenta esta situación pues cuando en su circular 0032, en el numeral
1.2, instruyó que las Rentas liquidas especiales quedaría reportadas en el
renglón 45, pero aclarando que “ a la renta liquida especial por
recuperaciones no se les puede afectar con costos y deducciones”
(subrayado fuera del texto), quizás la DIAN pensó que a todos los
contribuyentes se les forman “utilidades en sus operaciones ordinarias” y en
tales casos pues no habría “costos y deducciones” que siendo de las
actividades ordinarias terminarían afectado a las “rentas liquidas
especiales”. Es decir, que si las actividades ordinarias siempre produjeran
“utilidad” en lugar de “perdidas”, pues en tal caso no habría problema pues
al llegar al renglón 62 y luego al 64 se estarían sumando dos rentas liquidas :
1) Las rentas liquidas especiales y 2) Las rentas liquidas de las actividades
ordinarias (estas ultimas son las únicas que pueden ser afectadas con
compensaciones), y luego obviamente no seria necesario volver a incluir las
rentas liquidas especiales en el renglón 68. Sin embargo, como se ve en el
ejercicio planteado, al mezclar las “rentas liquidas especiales” con las
“actividades ordinarias”, se tiene el problema de llegar a un renglón 62 y
luego a un 64 que seria mentiroso (pues no todo lo que se reflejaría en dicho
renglón seria “ordinario”) o que incluso se llegue a producir una “perdida
neta” como en el ejercicio que planteamos (renglón 65). En consecuencia, las
rentas liquidas especiales nunca deberían mezclarse con las “actividades
ordinarias”, o si se piensa hacer, se deberían cambiar la instrucción del
renglón 62 y del 64 lo cual seria todo un lìo para los que elaboran las
declaraciones por vìa electrónica (incluso nótese como la “Renta
presuntiva”, que también es una “renta liquida especial”, esa si siempre
tiene renglón especial que nunca se mezcla con las actividades ordinarias...).
Por tanto no se entiende como a pesar de que las rentas liquidas especiales
tenían ese renglón 68 para informar allí los valores respectivos (un renglón
que muy estratégicamente permite lograr que las rentas liquidas especiales
no se mezclaran con las actividades ordinarias, o que ni siquiera se puedan
afectar con “compensaciones”, algo que aparentemente se permitían en el
formulario de la declaración 2003), pueda entonces la DIAN cambiar, con
una circular, el efecto importante que en materia de recaudos se iva a lograr
dejando la instrucción inicial que se tenia para el renglón 68. Por otro lado,
lo que se coloque en el renglón 65 es el valor que se podrá tratar como
compensación en cualquiera de las 8 declaraciones siguientes, si tales
declaraciones siguientes arrojan “renta liquida ordinaria”, y guardando el
limite de que habla el art.147 del ET. Por tanto, nótese como hacia futuro se
ve muy “limitado” este beneficio si se sigue la instrucción de la DIAN.

(f) En la columna donde se analiza la aplicación de la circular 00032 de la


DIAN, debe en este punto mencionarse que el 1.4 de dicha circular nos
indica que al llegar al renglón 68, que allí solo se informen las “rentas
liquidas gravables”. Tales “rentas liquidas gravables” entiendo serian las
que se originen de los procesos de incremento patrimonial no justificado, o
por la inclusión de activos omitidos o eliminación de pasivos inexistentes
(art.236, y 239-1 del ET). Por tanto, como en nuestro ejercicio no se tienen ese
titpo de “rentas liquidas gravables” pues en este caso esa columna, para el
renglón 68, se dejaría en ceros En la segunda columna, donde se analiza la
otra propuesta, es claro que si las “rentas liquidas especiales” no habían
quedado denunciadas en ningún otro renglón anterior, entonces es en este
renglón 68 donde se deben denunciar.

(g) En este punto caben varios comentarios, a saber :

 Aunque el mismísimo formulario de la DIAN, cuando se compra en la


calle, trae impresas las instrucciones de que en el renglón 69 se debe
“tomar el mayor entre renglón 64 y 66, restarle el renglón 67 y sumarle el
renglón 68”, sucede que la circular 00032 de la DIAN dice en su numeral
1.4.1 “Renglón 69: Renta liquida Gravable: Para obtener el total de este
renglón, no sume las Rentas liquidas especiales” (subrayado fuera de texto).
Esta instrucción impartida en la circular debe entenderse en el sentido de
que las rentas liquidas especiales, al quedar incorporadas en el renglón
45, pues ya no tienen que incluirse en el renglón 68. Por tanto, como no
se incluyen en el renglón 68, es apenas obvio que no se pueden sumar
para llegar al renglón 69. Pero todo ese tendría razón de ser si las “rentas
liquidas especiales” hubiera llegado a quedar implícitas en el renglón 62
y luego en el 64 pues se debe recordar que la instrucción para el renglón
69 es : tomar el mayor entre renglón 64 y renglón 66, restar el renglón 67
y sumar el 68. Por tanto, como las “rentas liquidas especiales”, en un
ejercicio donde las actividades ordinarias también den utilidad, estarían
implícitas en el renglón 64, pues no se podrían otra vez sumar para llegar
al 69. Sin embargo, nótese en nuestro ejemplo que las “rentas liquidas
especiales” quedaron “tragadas” con las perdidas de las actividades
ordinarias, y por ello en este caso no habría que tener en cuenta esa
instrucción de la DIAN antes resaltada. En contraste con lo anterior, en la
columna alterna ese renglón 69 si se llena con una cifra de 36.000.000
pues las “rentas liquidas especiales” deben formar “rentas liquidas
gravables”

 Si el renglón 69, en la instrucción de la DIAN y con el ejercicio que


tenemos planteado, llega a un valor de cero ¿Está en efecto dispuesta la
DIAN ha dejar de recaudar el impuesto que en verdad se debía originar
sobre las “rentas liquidas especiales”, las cuales como ya se estudió
siempre deben formar “Rentas liquidas gravables”? Si así es ¿Para que
tantas reformas tributarias que pretenden aumentar los recaudos de
impuestos?

Ante tales situaciones tan inquietantes, no queda menos que llegar a la


conclusión : LA DIAN DEBE REESTRUCTURAR SUS FORMULARIOS
PARA DECLARACION DE RENTA. De lo contrario, los contribuyentes no
liquidarán los impuestos que la norma ha definido que deben recaer sobre ellos
y el Estado seguirá enfrentando “deficits presupuestales” y hacia delante, por
culpa de tales “deficits presupuestales”, todos los contribuyentes tendrán que
enfrentar el efecto de los nuevos impuestos que se crearán en las reformas
tributarias subsiguientes, y todo porque los formularios de la DIAN, unidos a
sus circulares instructivas, llevan a resultados de recaudos totalmente adversos.

Para solucionar semejante problema, a continuación planteo mi propuesta sobre


la forma en la cual, según la normatividad vigente que afecta la determinación
del impuesto sobre la renta y complementarios, se debería diseñar el formulario
de los contribuyentes obligados a llevar contabilidad:

(véase archivo de Excel adjunto)