Você está na página 1de 5

Resumen

Lectura 1.1

Entender qué es la calidad de la educación

Calidad, ¿para quién y para qué? Derechos, equidad, y pertinencia

Aunque las opiniones de la calidad de la educación distan mucho de ser uniformes en el plano
del debate y la acción internacionales, hay tres principios que tienden ampliamente
compartidos y pueden resumirse de la siguiente manera:

Necesidad de una mayor pertinencia

Necesidad de una mayor equidad en el acceso y los resultado, y

Necesidad de respetar los derechos de la persona como es debido

De estos tres principios, el de los derechos es el más importante. Si bien la mayor parte de los
instrumentos jurídicos internacionales sobre los derechos humanos se centran en el acceso a la
educación y hacen escaza mención de su calidad, la Convención de los derechos del niño es
una excepción notable. En ella figuran compromisos firmes y detallados con los objetivos de la
educación que, a su vez, tienen una incidencia en el contenido y la calidad de ésta.

La Convención tiene importantes consecuencias tanto para el contenido como para el proceso
de educación. Parte de la base de que la experiencia de aprendizaje debe constituir no sólo un
medio, sino también una finalidad en sí, ya que posee un valor intrínseco. Propone un enfoque
de la enseñanza –y de la elaboración de texto y materiales pedagógicos-

Que consagra la idea de una educación que debe centrarse en el niño y utilizar métodos
pedagógicos que promuevan sus derechos.

Corrientes educativas y nociones de calidad conexas

En la reflexión sobre la calidad de la educación, cabe distinguir los resultados educativos de los
procesos que permiten obtenerlos. Los que desean conseguir resultados particulares y
definidos pueden evaluar la calidad en función de estos, clasificándolas instituciones
educativas según el grado en que sus titulados satisfacen criterios “absolutos”, por ejemplo en
materia de los propios alumnos. En cambio, los enfoques relativistas destacan que las
percepciones, experiencias y necesidades de los que participan en la eel proceso del
aprendizaje son los principales factores que determinan su calidad.
Existen diferentes enfoques de reflexión sobre la educación como:

Enfoques humanistas

Enfoques conductistas

Enfoques críticos

Enfoques autóctonos

Enfoques de la educación de adultos

Enfoques humanistas

Para los humanistas, los educandos ocupan una posición central en la “construcción del
significado” , lo cual supone una interpretación relativista de calidad. Se estima que la
educación, sumamente influenciada por los actos del educando, es fundamental para el
desarrollo del potencial del niño.

Enfoques conductistas

La teoría conductista ve en dirección opuesta a la del humanismo. Se basa en la manipulación


del comportamiento por medio de estímulos específicos. Sus principios fundamentales son:

Los alumnos no poseen la motivación o la capacidad intrínseca para elaborar sus propias
interpretaciones

El comportamiento humano se puede prever y controlar por medio de recompensas y castigos

La cognición se basa en el modelado del comportamiento

Las pedagogías deductivas y didácticas, por ejemplo las tareas graduadas en dificultad, el
aprendizaje de memoria y la memorización, son útiles.

Enfoques críticos
Los enfoques críticos abarcan una vasta gama de teorías, pero su preocupación común es que
la educación tiende a reproducir las estructuras y desigualdades de la sociedad en general.
Aunque muchos de ellos se adhieren al principio básico del humanismo, según el cual la
finalidad última de todo pensamiento y acción es el desarrollo humano, cuestionan la idea de
que una educación universal conducirá automáticamente a un desarrollo uniforme del
potencial de todos los educandos.

Enfoques autóctonos

Algunos esfuerzos importantes realizados para generar nuevas ideas en materia de educación
han arraigado en los países de bajos ingresos. Entre los ejemplos más destacados figuran los
enfoques del Mahatma Gandhi y de Julius Nyerere, que propusieron sistemas educativos
innovadores y culturalmente pertinentes que hacían hincapié en la autonomía, la igualdad y el
empleo rural.

Esos enfoques autóctonos cuestionaron los conocimientos, imágenes, ideas, valores y


creencias “importados” que reflejaban en los planes de estudios predominantes. Un ejemplo
positivo de las alternativas propuestas en materia de planes de estudios atañe al campo de las
matemáticas. Los ”etnomatemáticos” afirman que las matemáticas “estándar” no son neutras
ni objetivas, sino que son culturalmente tendenciosas, y señalan que existen otras formas que
tienen una incidencia en la enseñanza aprendizaje.

Enfoques de la educación de adultos

Algunos escritores, vinculados al humanismo y el constructivismo, hacen hincapié en la


experiencia de los adultos como recurso pedagógico esencial. Otros consideran que la
educación de los adultos es un elemento clave de transformación sociocultural, política e
histórica.

Marco para la comprensión, seguimiento, y mejora de la calidad de la educación

Los factores que pueden influir en los resultados educativos son tan vastos que las relaciones
directas entre las condiciones de educación y sus productos no son fáciles de determinar.

No obstante, esto permite iniciar una reflexión sobre los principales elementos de los sistemas
educativos y su interacción. A este efecto, se podrían caracterizar de la siguiente manera las
dimensiones esenciales que influyen en los procesos fundamentales de la enseñanza
aprendizaje:
Características de los educandos: la manera en que las personas aprenden – y la rapidez con
que lo hacen- depende sobre todo de sus aptitudes y experiencia.

Contexto: los vínculos entre la educación y la sociedad son estrechos, y ambas se influyen
mutuamente. La educación suele ser un reflejo de la sociedad con sus valores y
comportamientos.

Aportes facilitadores: las escuelas que carecen de maestros, libros de texto y materiales
didácticos suficientes no están en condiciones de funcionar con eficacia. En este sentido, los
recursos son importantes para la calidad de la educación, aunque aún no se ha podido
determinar con total exactitud de qué manera ni en qué medida. Las principales variables
relativas a los aportes son los recursos materiales y los recursos humanos, y la buena
administración de esos recursos constituye una dimensión suplementaria importante.

Enseñanza aprendizaje: estos son el ámbito clave del desarrollo y la evolución del individuo; en
éste es donde se perciben los efectos de los planes de estudios, donde se pone a prueba la
eficacia de los métodos de pedagógicos de los docentes y donde los educandos se motivan no
solo a participar, sino también a “aprender a aprender”.

Resultados: los resultados de la educación deben evaluarse en relación a los objetivos fijados.
El medio más fácil de expresar los resultados consiste en evaluar el aprovechamiento escolar.
Aunque también se han ideado métodos para evaluar el desarrollo creativo y emocional, así
como los cambios que afectan a los valores, actitudes y comportamientos.

Utilización del marco

Este marco de cinco dimensiones constituye un medio para organizar y entender las diferentes
variables de la calidad de la educación. Es exhaustivo porque considera que la calidad de la
educación engloba el acceso a ésta, los procesos de enseñanza aprendizaje y los resultados,
según modalidades que dependen a la vez del contexto y de la diversidad y calidad de los
aportes disponibles.

Evolución del concepto de calidad en la UNESCO

La educación encierra un tesoro, un informe presentado a la UNESCO por la Comisión


Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, considero que la educación a lo largo de toda
la vida descansaba en cuatro principios básicos:

Primer principio Aprender a conocer: reconoce que los alumnos construyen sus propios
conocimientos a diario, combinando elementos endógenos y “externos”

Segundo principio Aprender a hacer: se centra en la aplicación práctica de lo que se aprende


Tercer principio Aprender a vivir juntos: ata{e a las aptitudes imprescindibles para vivir una vida
libre de discriminaciones, en la que todas las personas tiene iguales oportunidades para lograr
su desarrollo individual , así como el de sus familias y comunidades

Cuarto principio Aprender a ser: hace hincapié en las competencias necesarias para que las
personas desarrollen plenamente su potencial.

Este concepto de la educación proporcionó una visión integrada y global del aprendizaje y, por
consiguiente, de lo que constituye la calidad de la educación.