Você está na página 1de 14
LA HUMANIDAD AUMENTADA ES Le La administracion digital del mundo DE LA REVOLUCION DIGITAL AL ADVENIMIENTO DE UNA ANTROBOLOGIA HAL, 0 EL EMBRIGN ANUNCIADOR DE UNA REVOLUCION DIGITAL il macimiento de la figura ficticia de Hal es contemporaneo de la génesis de la “odisea electrénica”. Si antes de la re- in del relato de Arthur C. Clarke’ habia sido trazada discretamente una historia de la computadora que se re- montaba a los primeros tabuladores electromecanicos de los afios 30, luego perfeccionados por ciertos requerimientos de la Segunda Guerra Mundial, se trataba todavia de prototipos en extremo pesados y rigidos, de funcionalidades restringi- das a algunos usos estrictos y cerrados, Es a partir de la dé- cada de 1950 cuando se data el advenimiento de una cien- cia que busca hacer funcionar un tratamiento robotizado y estandarizado de la informacién por parte de autématas. 1. Bn 1951, Arthur €, Clarke publicé la nouvelle Et Continela, Transformada fen novela luego de su colaboracién con Stanley Kubrick, fue lanzada ceuando se estrené el film, en 1968, -38- voliimenes de datos cada vez mayores, instaurando poco a poco nuevas practicas que se extenderian a numerosos sec- tores y modificando de forma progresiva el marco general, de nuestra realidad, Este momento ampliamente inaugural confirmara, por azar histérico o por verdad ciclica, la intui- cin o la constatacién formulada por Jean le Rond d’Alem- bert en su Essai sur les éléments de philosophie (1759): “parece que desde hace aproximadamente trescientos afios la naturaleza ha consagrado el momento de mediados de cada siglo como la época de una revolucién en el espiritu humano’.’ Precisamente, a mediados del siglo xx, habrian inado los embriones de la formacién de una revolucién digital que, probablemente, marca una nueva escansion en la mutacién periédica de las condiciones humanas de exis- tencia, que ya no estaria destinada a manifestarse segin retornos secullares, sino programada para marcar el ritmo del curso del mundo a través de sacudidas més permanentes. La notable coleccién Introducci6n a la historia de las técni- cas, ditigida por Bertrand Gille,’ expone de manera precisa y magistral la naturaleza de las evoluciones que han hecho pasar a la humanidad del estadio del utillaje al del empleo 2, Jean le Rond d'Alembert, Essai sur les éléments de philosophie, Fayard, 1986, 3. Bertrand Gille, Introduecién a la historia de tas téenicas, Barcelona, Catica, 1999, fueron transmitidas a la era moderna mediante una suerte de brusco “empuje evolutivo” inducido por la computacién automatizada. La narrativa cronolégica de esta obra se in- terrumpe exactamente en la concepcién, a principios de los aitos 70 por parte de la sociedad Intel, de los primeros tran- sistores agrupados en circuitos integrados: “1971, puesta a punto en los Estados Unidos de los microprocesadores elec- trénicos”.* Podemos considerar que este corte no proviene solo de circunstaneias azarosas, sino que expresa de modo metaférico una ruptura de tal magnitud que ya no podia estar contenida en ese libro de larga genealogia, debido a ipa, in fine, de otro régimen que implica una for- sdita de excrecencia: “El mundo técnico posee asi una dimension historica, ademas de su dimension espacial, La so- anes actual no debe enmascarar la solidaridad de lo su- dela ne de la evoluci6n irregular, las grandes épocas de la vida técnica’.® Es una manifestacién relativamente repentina en comparacién con la “larga duracién” de un sobresalto de- cisivo en la historia de la humanidad, que se vive como una aceleracién a la vez organizada e inesperada, como la de los pasajeros confortablemente sentados, con una copa de cham- pagne en mano, a bordo del Concorde, advertidos, y pese a cllo sorprendidos, cuando superan el Mach 2," proeza tecno- logica que se remonta, aproximadamente, a la misma época. 1 némero Mach es una medida de velocidad que se define como el cociente entre la velocidad de un objeto y la velocidad det medio de que se trate, Habitualmente, con Mach 1 se alude del sonido y con Mach 2, a dos veces la velocidad del sonido. [N. de los T.] +395 -40- A partir de ese perfodo, comienza a expandirse un movimiento de informatizacién de configuracién parad6- jica, cuyo origen fue indisociable de la cibernética y cuya evolucién serfa testimonio, en cambio, de su fracas ‘esa configuracion se concretase, fue necesario que, en un momento determina- do de la aventura de la técnica, se priorizara la ciencia del edlculo, que supone una habilidad inédita para gobernar el mundo bajo su dimensién matematica: Hemos llegado a descubrir el secreto del universo poraue hemos Aescubierto en qué lengua parece haber sido escrito el gran libro do la naturaleza. Esta lengua ~Galileo lo habla proclamado a viva ‘voz mas de tres siglos atrés~ es la de las matematicas. Nos he- ‘mos dado cuenta de que, sea cual fuere el dominio concreto que cbservemos, la lengua matemdtica se adapta de maravilas a la rnaturaleza del mundo y a su funclonamiento. Ningin fenémeno descubierto escapa a su pader de descripcién.” A la larga, esta modatidad de inteligencia ha hecho posible la concepcién misma de la computadora, es decir, la capa- cidad de andlisis y de manipulaci6n de ciertas dimensiones DE Ln RevOLUCION OGLE, AL Aaytu de nuestra realidad gracias a operaciones basadas exclusi- vamente en el calculo, confirmando de modo visible la ma tematizacién subyacente del mundo. El proceso ha consti- tuido una “duplicacion algebraica” a través de la creacion, ahora perceptible, de una capa cifrada artificial que m nuestra relaci6n con los hechos y las cosas. La matriz ori- ginal de la informatica mantiene un vinculo furtivo con la Cabala,? que ve en los textos o los fendmenos la posibili- dad de transcribirlos o “transcodificarlos” integralmente en niimeros, a fin de desentrafiarlos mejor 0 de reordenarlos segin sus componentes fundamentales. ‘0 que caracteriza el procesamiento robotizado es ta generacién de flujos inmateriales entre una orden y su ejecucién, que se impone en adelante como un estrato in- disociable de nuestra capacidad de accion. El pasaje de la huella analégica a la manipulaci6n informatizada induce la pérdida de visibilidad y de friccién sensible con las co- sas, para introducir juegos de interferencia imperceptibles y automatizados. La electronica supone procedimientos ‘tendencialmente insensibles, envolviéndose en un halo de misterio que ha contribuido muy tempranamente a adscri- birle una “parte magica’ Se trata de la constitucion de una brecha tenue respecto de ciertas éreas de nuestra realidad que apunta, paradéjicamente, 7. John D. Barrow,