Você está na página 1de 19

1

UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPÍRITU SANTO

Título:

¿Bebidas Energizantes o Bebidas Altamente Peligrosas?

Autor:

Stephanie Swett

Ecuador – Guayaquil

2009
2

Resumen

Las bebidas energizantes han tenido gran éxito los últimos años. La propaganda
de las mismas se ha dirigido a la gente joven, especialmente estudiantes y
deportistas con la promesa de mejorar su rendimiento físico e intelectual. Sin
embargo recientemente se han sometido a serias investigaciones debido a los
potenciales efectos dañinos que se han manifestado en la población. Su consumo
excesivo y el poco conocimiento que se tiene a cerca del comportamiento de
algunos de sus componentes en el metabolismo son las causas principales de
estos problemas.

En varios países europeos, su venta es estrictamente regulada, en Ecuador no


existe ninguna ley ni entidad que regule su venta ni distribución.

El objetivo de este trabajo es dar conocer cómo funcionan los componentes


activos de las bebidas energizantes y sus efectos fisiológicos en la salud humana,
así también como la escasa y distorsionad información que brindan los medios de
comunicación a través de su publicidad.

Epígrafes
3

“Quien no quiere razonar es un fanático; quien no sabe razonar es un tonto; y


quien no se atreve a razonar es un esclavo”… William Henry

“Muerte: para ti no vivo”… Jorge Guillén

“El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el


placer en el esfuerzo”. André Gide

Índice
4

Pág.

Introducción…………………………………………………… 5

Marco Teórico………………………………………………….7

• Componentes…………………………………………...7

• Marketing…………………………………………….....12

• Riesgos en mezclas con alcohol…………………….12

• Consumo en diversos países………………………...16

Conclusiones………………………………………………....18

Bibliografía…………………………………………………….19
5

Introducción

Durante los últimos años, un nuevo tipo de bebidas ha impactado con fuerza en el
mercado mundial, hablo de las famosas bebidas energizantes. Se promocionan
sus efectos positivos para revitalizar cuerpo y mente y, mediante una masiva
campaña de marketing se propone al público su consumo como sustancia útil para
estudiar, incrementar la resistencia física, mejorar la atención, la concentración y
la vigilancia. Su uso extendido, lleva a plantearse una serie de interrogantes sobre
su utilidad, su conveniencia, su manera de operar y los efectos reales que
producen en la esfera psicológica. Entre los ingredientes principales de estas
bebidas, se destacan: la cafeína, la glucosa, la taurina y la glucuronolactone.

Estos productos resultan atractivos para muchos deportistas a los que le resulta
difícil organizar sus entrenamientos, competencias, estudios y vida personal, “no
alcanza” el tiempo para alimentarse adecuadamente. Por lo tanto, consumir una
bebida energizante puede ser percibido como una forma rápida de obtener
energía extra y compensar cualquier supuesta deficiencia en vitaminas, minerales
o algún otro nutriente, incrementar el rendimiento, acelerar la recuperación luego
del ejercicio, quemar grasas, aumentar la masa muscular o mejorar el
funcionamiento cerebral. Desafortunadamente, la mayoría de las bebidas
energéticas no pueden cumplir tan altas expectativas.

El origen histórico de estas bebidas se da a principios de los años 60 en Japón


con el objetivo de que los obreros trabajen más horas sin sentir el cansancio. (M.,
2008)

Actualmente la bebida más popular mundialmente es la tan conocida Red Bull,


comúnmente usada como acompañante de bebidas alcohólicas con el fin de
ayudar a mantener la cordura por más tiempo o para que el efecto de las bebidas
alcohólicas no produzca efectos como mareo, cansancio y malestar de manera
muy rápida en el cuerpo; sin saber que este uso es uno de los más peligrosos.
6

La presente investigación pretende hacer un análisis objetivo sobre los efectos


reales de estas bebidas energizantes y brindar una información más completa y
veraz de la que nos puede dar la publicidad.

El método que utilizaremos será una investigación bibliográfica y descriptiva donde


detallaremos los ingredientes principales de estas sustancias, sus efectos en la
salud, las consecuencias que podría ocasionar mezclarlas con alcohol y también
la influencia del marketing en los jóvenes para promover su consumo.
7

Marco Teórico
Desde hace algunos años, como lo expone Sarmiento (2003) los mercados
mundiales se han inundado de bebidas que han sido denominadas “energizantes”,
y que según sus productores, fueron creadas para incrementar la resistencia
física, proveer reacciones más veloces y mayor concentración, aumentar el estado
de alerta mental, evitar el sueño, proporcionar sensación de bienestar, estimular el
metabolismo y ayudar a eliminar sustancias nocivas para el cuerpo. Estas bebidas
energizantes en la mayoría de sus presentaciones son promocionadas tomando
como bandera dos ingredientes principales, que dicen, son la base de sus
cualidades “energizantes”: la taurina y la cafeína. Algunas de ellas, cuentan con
diferentes ingredientes adicionales que varían según su presentación y marca,
dentro de los cuales sobresalen, el guaraná, el ginseng, la glucuronolactone y
diferentes vitaminas; otras, poseen también minerales, inositol y carnitina, entre
otras sustancias, muchas de ellas de origen vegetal. . Si bien estas bebidas
incluyen en su composición glucosa y otros azucares que proporcionan energía al
cuerpo, no eliminan realmente la fatiga muscular ni el agotamiento en general,
solamente inhibe temporalmente estas sensaciones, por lo tanto luego de que el
efecto pasa, el cansancio y el decaimiento reaparece con más fuerza y si lo
persona lo sigue consumiendo abusivamente puede caer en un círculo vicioso
que la puede llevar a la depresión, a la alteración y daños irreversibles de su
sistema nervioso, y otros graves problemas de salud. (Sarmiento, 2003)

Componentes:

Cafeína:
Es una sustancia farmacológicamente activa cuya vida media se estima entre las
4 y 5 horas, aumenta con la ingestión elevada y en pacientes con problemas
hepáticos. Es un poderoso estimulante del sistema nervioso central, de los
músculos de la respiración y del músculo esquelético en general; también produce
estimulación cardíaca, dilatación de los vasos coronarios, relajación del músculo
liso cardíaco y diuresis. Su consumo se ha asociado ampliamente a efectos sobre
8

el estado de ánimo, como la percepción del aumento de la energía, imaginación,


eficiencia, autoconfianza, vigilia, motivación y concentración. Actualmente se sabe
que la cafeína puede tener ciertos efectos nocivos sobre la salud, tales como:
insomnio, ansiedad, osteoporosis, trastornos mentales, depresión, trastornos de la
absorción de hierro y de zinc; durante el embarazo: daños al feto, al recién nacido
y al lactante; enfermedades cardiovasculares y anemia. Las dosis que causan
estos efectos son variadas. También se ha reportado que individuos que
consumen café con concentraciones de cafeína de 150 mg a 250 mg presentan
efectos agudos sobre el ritmo cardíaco, presión arterial, y rigidez arterial,
comparado con individuos que beben café descafeinado. Con respecto a la
mezcla con alcohol la ingesta de más de dos latas de bebidas energizantes
proporciona una dosis tóxica de cafeína, que provoca una peligrosa estimulación
del sistema nervioso y cardiovascular. La acción estimulante de estas dosis
tóxicas de cafeína contrarresta la ebriedad y somnolencia provocada por el
consumo de alcohol, permitiendo continuar con la ingesta hasta llegar a una
peligrosa intoxicación alcohólica y estado de coma. Las guardias de los hospitales
reciben, cada vez con más frecuencia, a jóvenes con hipertensión arterial,
taquicardias, arritmias, infartos masivos e intoxicaciones alcohólicas agudas como
consecuencia de haber consumido alcohol con bebidas energizantes. En algunos
casos, se practicaron angioplastías de urgencia para salvar la vida de estos
jóvenes. La taquicardia provocada por la cafeína puede provocar lesiones
irritativas en las capas internas de las arterias que predisponen a la formación de
coágulos, obstruyendo la irrigación y provocando infartos. Estos infartos son
mucho más graves en una persona joven, y puede quedar como secuela una
insuficiencia cardíaca de por vida. Hay jóvenes que tienen alguna patología
cardíaca sin saberlo, y corren grave riesgo de muerte si consumen estas
sustancias. Algo sumamente importante que no se advierte en las latas de las
bebidas estimulantes es que forzosamente la persona necesita hacer ejercicio
cardiovascular, que es el que demanda un mayor consumo de grasa. Correr,
caminar, andar en bicicleta y remar es el tipo de deporte que demanda una mayor
quema de energía. (Bonci, 2002)
9

Glucuronolactone:
Fue un químico usado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos en
los años 60 como droga para los soldados en Vietnam ya que calmaba el estrés
de la guerra. (Bonci, 2002) Pero sus efectos en el organismo fueron tan
devastadores, y fue descontinuado ante el alto índice de casos de migrañas,
tumores cerebrales y enfermedades del hígado que mostraron los soldados que lo
consumieron. Y a pesar de ello, en la lata de RED BULL se lee en sus
componentes: glucuronolactone, catalogado médicamente como un estimulante.
Pero lo que NO DICE la lata de RED BULL, son las consecuencias de su
consumo. Cuando se encuentra presente en bebidas estimulantes, las
concentraciones de glucuronolactone pueden variar entre los 250 a 2500 mg/L. Se
ha estimado que en los Estados Unidos, aquellos que consumen dos latas de 250
ml. de bebidas estimulantes, exceden la ingesta de glucuronolactone a través de
otras fuentes, hasta por 500 veces. Todavía no hay información disponible acerca
de la glucuronolactone y su interacción con el alcohol. (Bonci, 2002)

Taurina:
Es un aminoácido cristalizable que se encuentra en la bilis, lo encontramos
también en los tejidos en cantidades pequeñas, también es incolora y soluble en
agua, funciona como desintoxicante. En el momento de la tensión física extrema,
el cuerpo de la persona no produce la cantidad necesaria de este elemento, por lo
que, según los fabricantes de bebidas, el rendimiento es deficiente. El Comité
Francés de Salud, vetó la comercialización de Red Bull en su país, en parte
debido a un estudio en el que se encontró que ratas alimentadas con taurina
exhibían un comportamiento errático que incluía: ansiedad, irritabilidad, alta
sensibilidad al sonido y auto mutilación. Además, la taurina es un aminoácido
diurético, lo que sumado a la diuresis provocada por el alcohol y la cafeína y a la
deshidratación provocada por el baile en las discotecas, produce una
deshidratación aguda que puede ser muy grave. La taurina también tiene la
propiedad de aumentar la contractilidad cardíaca, lo que contribuye a aumentar el
10

peligro cardiotóxico. El efecto tóxico de las bebidas energizantes también se


potencia con el cigarrillo y el consumo de otras drogas. (Solorzano, 2002)

Ginseng:
Es una de las hierbas más estudiadas para el rendimiento deportivo y tiene varias
especies. La utilización tradicional es para restaurar la energía de la vida. En
animales ésta produce estimulación del sistema nervioso central o también lo
puede deprimir. No existe evidencia científica que demuestre que el ginseng
incrementa la tolerancia al ejercicio y el rendimiento atlético. Sin embargo, puede
mejorar la sensación general de bienestar. Algunos estudios sugieren que puede
incrementar la presión arterial (se ha relacionado con hipertensión) y los niveles de
estrógenos en las mujeres (por ello no se recomienda en pacientes con cáncer de
seno). (Bonci, 2002)

Guaraná:
Contiene altas concentraciones de cafeína y se ha utilizado como estimulante y
supresor del apetito, para el dolor de cabeza, el exceso de trabajo mental, la fatiga
en ambiente caluroso y más recientemente para la pérdida de peso. Como
cualquier producto con cafeína, el guaraná puede causar insomnio, temblor,
ansiedad, palpitaciones, frecuencia urinaria e hiperactividad. No la deben consumir
personas con problemas cardiacos o con hipertensión, enfermedades renales,
hipertiroidismo o desórdenes de ansiedad o nerviosos. No ha sido evaluada por la
FDA en cuanto a seguridad, efectividad y pureza. Hasta ahora no se conocen bien
los riesgos potenciales o ventajas. Adicionalmente no hay una estandarización que
regule su producción. (M., 2008)

Carbohidratos:

La mayoría de las bebidas vendidas como energéticas contienen entre 20 y 30 gr


de hidratos de carbono en forma de glucosa, fructosa, galactosa, sacarosa o
maltodextrinas. Estas concentraciones de azúcares, pueden disminuir la tasa de
absorción de líquidos desde la luz intestinal al torrente sanguíneo, con la
11

consecuencia de impedir una correcta rehidratación. Por esta razón, estas bebidas
no deben ser ingeridas inmediatamente antes o durante la actividad física, cuando
un reemplazo rápido del sudor perdido es muy importante. Además, cuando se
consumen inmediatamente antes o durante el ejercicio estas elevadas
concentraciones de carbohidratos pueden producir malestar gastrointestinal y
aquellas que contiene elevados niveles de fructosa pueden tener efecto laxante.
Igualmente las bebidas energizantes no son adecuadas para ser consumidas
durante la recuperación post ejercicio, situación en la que es más crítica una
rápida hidratación. Para estos casos es preferible emplear una bebida deportiva
bien formulada. (M., 2008)

Kava Kava: es una planta originaria de las islas del pacífico sur. La bebida
tradicionalmente preparada a partir de esta planta se emplea por su acción
sedante y facilitadora de la interacción social (como el consumo de alcohol).
Además de sus efectos relajantes, es utilizada en el tratamiento de enfermedades
venéreas, infecciones urinarias y de la piel, en el tratamiento de ansiedad e
insomnio. Los efectos secundarios y precauciones relacionadas con su uso son
que en dosis elevadas posee efecto narcótico, se debe evitar su combinación con
bebidas alcohólicas Evitar su uso durante el embarazo, lactancia y niños. (M.,
2008)

Inositol:

Es una sustancia que interviene en la estructura e integridad de la membrana


celular y podría ayudar a la nutrición celular del cerebro, pero de estos no existen
evidencias concretas. Es un isómero de la glucosa que ha sido considerado como
integrante del grupo de la vitamina B, si bien no se ha demostrado un síndrome
por su déficit. Parecería estar involucrado en el metabolismo de los lípidos y
existen pocas evidencias sobre su eficacia en desórdenes asociados con el
transporte de las grasas y su metabolismo. (M., 2008)
12

Riesgos en las mezclas con alcohol:

Jóvenes sin criterio e incluso adultos con poca información sobre los efectos
secundarios de las bebidas energizantes comúnmente en las discotecas, fiestas
reuniones mezclan estas bebidas con alcohol sin saber el potencial daño que les
puede ocasionar, así unos investigadores de Wake Forest University, en Carolina
del Norte afirman que duplica las probabilidades de tener daños en la salud si se
compara con el riesgo de los que sólo beben alcohol. Es preciso aclarar qué
ocurre en el organismo cuando los ingredientes de las bebidas estimulantes y el
alcohol se mezclan, como sabemos el alcohol es un depresivo y estas bebidas son
activadoras, cuando consumimos ambas ocurre que el organismo no sabe cómo
reaccionar porque se están produciendo dos estímulos antagónicos. ¿Cómo se
explica nuestro cuerpo qué es lo que le está pasando si primero lo deprimimos y
luego lo estimulamos? El resultado será que los efectos del alcohol se inhibirán de
manera que el sujeto no sentirá los efectos del alcohol y como consecuencia
continuará consumiéndolo. Si no hay una moderación lo puede llevar a un estado
de coma o a decisiones muy desacertadas como manejar un automóvil pero con la
coordinación y el tiempo de reacción alterados, esta decisión podría convertirse en
tragedia. (R., 2007)

La cafeína y la taurina, principales ingredientes de las bebidas energizantes son


las que procederán a anular las señales de cansancio y sueño en el cuerpo,
señales que nos advierten que es necesario detenerse y descansar, si el individuo
no obedece a dichas sensaciones puede sufrir delirio, taquicardias, deshidratación
hasta un infarto. (R., 2007)

Marketing:
Los espectáculos publicitarios organizados por las empresas de bebidas
energizantes son realmente impresionantes por sus grandes inversiones de
capital. Una de las más influyentes en los jóvenes es la publicidad visual que
pretende captar la atención de los adolescentes prometiéndoles mayor bienestar y
energía. Pubs, bares y discotecas están permanentemente repletos de carteles
13

impactantes y los shows con chicas de cuerpos esculturales, escasa ropa y


eróticos bailes promocionando estas bebidas no pueden faltar. Los dueños de las
empresas de bebidas energizantes también ejercen una intensa influencia en los
dueños de estos locales ofreciéndoles descuentos en los precios, préstamos de
refrigeradores, mercadería de regalo y otros privilegios. Con esta estrategia de
captación, la industria de las bebidas energizantes busca el apoyo de los
empresarios de discotecas, pubs y afines, para que se sumen a la campaña en
contra de los legisladores que desean regular la comercialización de estos
productos. (Perez, 2008)

Gracias a las grandes inversiones de las empresas de bebidas energizantes en


publicidad es que han podido abarrotar el mercado con sus conocidas marcas de
nombres de fantasía tales como con nombres de fantasía tales como "Dark Dog",
"Blue", "Nitro", "Speed", "Burn", "Tab", "KMX", "Full Throme", "Red Bull", "Hot
Power", "Rox", "Vitaliza", "Blue Demon", "Rocket Fuel", "Red Devil" o "Boost".
Nombres cuyas traducciones hablan por sí mismas y resultan llamativas para
impactar, precisamente, en las mentes de los jóvenes y atraerlos, hasta que una
vez probadas por ellos, difícilmente puedan prescindir de ellas. (Perez, 2008)

Slogans tales como “Red Bull te da alas” o “Despierto todo es posible” de la marca
Rocket Fuel incitan de manera engañosa a los jóvenes a consumir estas bebidas
que confiando en la publicidad y sin un criterio aun formado las consumen
indiscriminadamente y claro esta como explicamos anteriormente que inhibe los
efectos del alcohol les conviene de sobremanera a estos locales diversión que no
sientan sus efectos para que sigan consumiendo las bebidas alcohólicas que
precisamente ellos venden a precios exorbitantes. (Perez, 2008)

Dos claros ejemplos de la fulminante y engañosa publicidad de las marcas de


bebidas energizantes son las famosas “Speed” y “Red Bull” de las que hablaremos
detalladamente a continuación:
14

Speed:
En Argentina el mercado de las bebidas mal llamadas "energizantes" ha sido
copado actualmente por "Speed", nombre con el que genéricamente se conoce a
la marca "Speed Unlimited", cuyo slogan es "Lo más prohibido".
Precisamente apuntar hacia el carácter de "lo prohibido" parece ser uno de los
sistemas de promoción de quienes comercializan "Speed", apuntando a la fértil
imaginación de los jóvenes. Para ello se organizan frecuentemente eventos, por lo
general en una conocida disco, en los cuales se cuenta con los servicios de un
grupo de agraciadas promotoras las cuales se suben a una tarima y bailan a la par
de que consumen latas y latas de Speed o su habitual mezcla con vodka y jugos
de frutas y ejecutan algunos actos de lesbianismo.

Esta bebida es fabricada por la firma austríaca August Starzinger, una compañía
dedicada al rubro "aguas minerales" aunque parece que el descubrimiento de
"Speed" le ha rendido mayores beneficios. Lamentablemente el afán de lograr
beneficios hace que a los productores y comercializadores de "Speed" como los
de las restantes bebidas estimulantes les importe muy poco lo que les ocurra a
sus consumidores. Si bien se amparan en que no son responsables de la mezcla
que éstos hagan de la bebida con alcohol, saben perfectamente lo que ocurre los
fines de semana con las distracciones de la juventud, que en una sola noche de
constante movimiento en las disco pierden gran cantidad de agua y electrolitos de
sus cuerpos, esa deshidratación los obliga a consumir muchos más envases de
los permitidos y, o si prefieren los "tragos" como los que citamos anteriormente de
su mezcla con diversas bebidas alcohólicas sin percatarse que las consecuencias
finales pueden resultar mucho más funestas. (Perez, 2008)

Precisamente, a las formas de promoción de "Speed" como las ya citadas, se


agregan la de diversos "tragos" publicitados con sus respectivos nombres como
por ejemplo: "Fuego Sagrado": Speed y Vodka; "Fritz Evolution": Speed y
Cointreau; "Speed Volador": Speed con Whisky; "Fresh Oddyssey": Speed con
Gancia; "Acid Psycho": Speed con Champagne; "Rápido sin Límite": Speed con
Gin; o "Histeria": Speed y Tía María. Todo un muestrario de la poderosa mezcla de
15

este tipo de bebidas estimulantes con variedad de bebidas alcohólicas que


constituyen una verdadera bomba para los organismos de los jóvenes, que son así
inducidos a su consumo sin que haya control alguno por parte de las autoridades
sanitarias. (Perez, 2008)

Red Bull:
Tuvo su origen en los países asiáticos. Dietrich Mateschitz, un empresario de
origen austriaco la descubrió en un viaje que hizo a Hong Kong. La bebida basada
en cafeína y taurina causaba furor en ese país por lo que el joven empresario
pensó que sería un éxito en Europa también. Sin embargo en Francia y Dinamarca
la acaban de prohibir por considerarla altamente peligrosa. (Perez, 2008)

Es una de las marcas más famosas de bebidas estimulantes que se comercializa


en más de cien países del mundo sin embargo ha tenido muchos conflictos
judiciales en los que han intentado prohibirla o al menos que baje la cantidad de
cafeína en su composición, a lo que se ha negado rotundamente, y en todos los
casos ha ganado los juicios menos en tres de esos países, Francia, Noruega y
Dinamarca, que prohibieron su venta libre por considerar a sus ingredientes un
"cóctel de muerte", aunque su descubridor y propietario insiste en que terminará
por vencerlos también. (Perez, 2008)

La escalada de progresos que ha tenido la comercialización de esta "bebida


energizante" hace que hoy en día Red Bull patrocine numerosos eventos
deportivos y tenga un equipo de competición propio en las carreras de Fórmula 1.
Como una muestra de la manera en que esta bebida ha ido inundando los
mercados de más de cien países, existen registros que indican que en 2004 había
vendido unos 2.000 millones de latas, y en 2005 había elevado esa cifra en un
25% más. (Perez, 2008)

Actualmente, Mateschitz y sus abogados están en litigio con la ANMAT de


Argentina, por cuanto ésta ha detenido hasta el momento el avance de Red Bull
16

en el país, prohibiendo su venta. Sin embargo se cree que esta resistencia del
organismo argentino será difícil de mantener, ante el poder del empresario y los
aliados que éste tiene. Es que la embestida del toro rojo tiene además el respaldo
de la embajada de Austria en Buenos Aires, que presiona sobre el gobierno y los
políticos locales, y a su vez hace lobby ante la Unión Europea y la Organización
Mundial de Comercio para abogar por Mateschitz y su hasta ahora fallida
incursión en la Argentina. (Di Biasi B)

Con ese marketing engañoso dirigido a los jóvenes, las empresas pretenden
convencer a los potenciales consumidores que estas bebidas “mejoran el
rendimiento físico, aumentan la concentración y la rapidez para reaccionar,
mejoran el estado de alerta, el estado de ánimo y estimulan el metabolismo”.
“Proporcionan vitalidad y energía en forma inmediata”. El mensaje de la publicidad
de estas empresas es claro y dirigido a los jóvenes de todas las edades “Vive tu
vida a full”.

Consumo en diversos países:


Aunque en Argentina el furor de las bebidas energizantes es relativamente
reciente, ya lleva más de 10 años en el resto del mundo, y mueve cerca de
U$2.500 millones. Según Beverage Marketing Corporation, sólo en Estados
Unidos en el año 2002, se vendieron U$ 300 millones en estos productos y hay
más de 200 productos o marcas diferentes en el mercado. En Australia, donde
estas bebidas tienen presencia hace varios años, las ventas crecieron 187 % entre
2000 y 2001. En Europa, las bebidas energizantes también son furor. (Informes de
consumo, 2007).

Actualmente, en Argentina se comercializan más de 10 marcas, entre las


importadas y de elaboración nacional, las cuales están autorizadas como
“suplemento dietario” de acuerdo a las normas del ANMAT (Administración
Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica). Las bebidas
energizantes, al igual que otros suplementos dietarios, están contempladas en el
17

Código Alimentario Argentino como alimentos, por lo cual son de venta libre.
Actualmente se está discutiendo como catalogar a estas bebidas en las
organizaciones de Naciones Unidas para la alimentación y la Salud (FAO y OMS).
Debido a su composición y moderado efecto energético, la OMS sugiere que se
denominen “bebidas estimulantes”. (Di Biasi B)

La comisión de consultores de los Miembros Estados de la Comunidad Europea,


ha efectuado revisiones en 1999 y 2002 teniendo en cuenta solamente las
consideraciones sobre la seguridad de tres productos presentes en las Bebidas
Energizantes, cafeína, taurina y glucuronolactone. Este comité clasifica a los
consumidores regulares según la ingesta diaria en consumo crónico medio y alto y
agudo. En Argentina existen datos de consumo agudo de 1500 ml/día (6 latas).
(Informes de consumo, 2007).

Sin embargo no todo ha sido ganancias para el mundo de las bebidas energéticas.
En el año 2000, Ross Cooney, un saludable basquetbolista de 18 años de
Limerick, Irlanda, murió luego de consumir cuatro latas de Red Bull antes de un
partido. La investigación de su muerte reveló que murió de Síndrome de Muerte
por Arritmia Súbita, pero la conexión con el Red Bull fue inconclusa. (Di Biasi B)

Frente a las acusaciones acerca del exceso de cafeína en la Red Bull, sus
productores contestaron que ésta contiene la misma cantidad de cafeína que una
taza de café.

En algunos países, la venta de las bebidas energéticas es condicionada de otras


formas. Por ejemplo en Canadá estas bebidas tienen que acatar una orden que
les obliga portar una etiqueta que dice: “Precaución: Contienen cafeína. No
recomendada para niños, mujeres embarazadas o lactando, personas sensitivas a
la cafeína o al mezclar con alcohol. No consumir más de 500 ml por día.” Sin
embargo, ninguna de esas advertencias se encuentra en las latas vendidas en los
Estados Unidos, y varios países a nivel latinoamericano. (Di Biasi B)
18

Conclusiones:

Como conclusión podríamos decir que no hay justificación para consumir este tipo
de bebidas ni como reemplazo de electrolitos ni líquidos ya que por el contrario, la
adición de la cafeína y otros componentes no son los apropiados para rehidratar
en este caso a un deportista asimismo pueden causar un efecto farmacológico,
que según su concentración puede ser un estimulante, el cual puede producir
cambios del comportamiento en la población y resultar en situaciones difíciles
desde el punto de vista social y fisiológico.

La combinación de estas bebidas con alcohol puede ocasionar serios problemas


irreparables en el hígado, corazón y hasta una hemorragia cerebral. Además ya
que inhibe el efecto del alcohol los consumidores de este producto especialmente
adolescentes con poca información y guía siguen bebiendo más y más alcohol sin
ningún tipo de medida ni descanso que los puedo llevar hasta un estado de coma.

La publicidad es un factor sumamente influyente en los jóvenes de diferentes


edades que consumen estas bebidas asociándolas con diversión, vitalidad y
también aspectos sexuales. Desorientan al adolescente en formación con sus
poderosas campañas y carteles que en realidad buscan tapar la verdad de sus
efectos secundarios. Le envían un mensaje de vivir el momento y vivir a full con
toda la energía del mundo que si nos ponemos a pensar un chico de esa edad no
necesita porque de por si debido a su juventud ya posee mucha energía y
dinamismo.
En esta sociedad en la que todo el mundo busca compulsivamente consumir y
consumir es necesario que el mundo retome aquellos valores fundamentales sin
los cuales la humanidad avanza hacia su propia disolución. Debemos recuperar
estas metas superiores de la existencia para poder ofrecérselas a los jóvenes, que
buscan desesperadamente en los artificios químicos un sentido para seguir
viviendo.
19

Bibliografía:

Bonci, L. (2002). "Energy" Drinks: Help, Harm Or Hype? Sports Science


Exchange , 15.

Di Biasi B, D. C. Prohibase la venta de bebidas energizantes a menores


de 18 años. Buenos aires .

Lepori, V. (2005). Las bebidas energizantes. Argentina.

M., M. (2008). El verdadero poder de las bebidas energéticas.


Recuperado el 03 de 10 de 2009, de www.nutrinfo.com

Perez, L. L. (2008). Una mirada psicologica al alcoholismo como


problema social. Recuperado el 04 de 10 de 2009, de
www.sedronar.gov.ar

R., M. (2007). Energy drinks: Risk versus benefits. Recuperado el 04 de


10 de 2009, de www.gsssiweb.com

Sarmiento, J. (04 de Abril de 2003). GSSI Base Latinoamerica.


Recuperado el 22 de octubre de 2009, de www.gssiweb-sp.com

Solorzano, H. (2002). La Taurina: un aminoacido desconocido .


Recuperado el 2009 de octubre de 24, de www.datum.com