Você está na página 1de 6

Sean Gómez

Diciembre, 2018

La teoría de la superioridad, por Aristóteles, dice que la razón que nos reímos es porque

nos creemos superiores de los demás. Cuando alguien se calle, nos reímos porque pensamos

que nunca lo haría nosotros. Es chistoso cuando alguien no sabe usar una computadora porque

nosotros sí sabemos. Nos reímos de videos “Fail” porque pensamos ¿cómo es posible que

alguien falle en eso? El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha es un excelente ejemplar

de esa teoría. Cuenta de un hombre, que se cree caballero, pero como un caballero de novelas

muy antiguas, las caballerías como Amadís de Gaula y Orlando Furioso. La novela es una

maravillosa comedia de las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza. La locura de Don Quijote

demuestra la teoría. Muestra que cuanto más se pierde su cordura una persona, más cómico se

vuelve. Porque la locura hace que uno no piense de forma tan racional como los demás, hace

que los detalles y eventos más pequeños sean mucho más importantes y fabulosos, y hace que

uno no se dé cuenta de sus acciones cómicas, haciéndoles aún más graciosas.

Un ejemplo de la locura de Don Quijote siendo gracioso es cuando sale con Sancho

Panza y se encuentran cerca de unos molinos. Don Quijote jura que los molinos son gigantes y

quiere atacar y vencerlos. Sancho trata de convencerle que no son nada más que molinos, nada

supernatural. Don Quijote no le hace caso y va para atacarlos. En el final, pierde la batalla. Uno

de los molinos “pega” a Don Quijote y se calle de su caballo. Sancho va por él y ayudándole

pararse, trata de tener la razón de su discusión de los molinos. Trata de convencerle de nuevo,

pero Don Quijote dice que un mago cambió los gigantes a molinos y por eso perdió la lucha.

Este momento es tan gracioso. Uno puede pensar, como es posible que una persona pueda
pensar que unos molinos son gigantes. Y lo que hizo aún más gracioso, era que perdió la

confrontación. Pensamos que somos “mejores” que Don Quijote.

Inmediatamente después de los molinos de viento, Sancho y Don Quijote se encuentran

con dos frailes de San Benito y con un coche atrás de ellos. En realidad, los dos frailes no

estaban acompañando el coche, solo estaban en el mismo camino. Pero Don Quijote piensa

que los frailes han capturado a una princesa que está en el coche. Sancho trata de convencerlo

que no es así.

“Peor será esto que los molinos de viento —dijo Sancho—. Mire, señor, que aquellos

son frailes de San Benito, y el coche debe de ser de alguna gente pasajera. Mire que

digo que mire bien lo que hace, no sea el diablo que le engañe,” (Tomo I, Cap. 3).

Pero Don Quijote, de nuevo, no le hace caso, diciendo, “Ya te he dicho, Sancho que sabes poco

de achaque de aventuras: lo que yo digo es verdad, y ahora lo verás,” (Tomo I, Cap. 3). Cuando

se acercan los frailes Don Quijote les detiene y les acusan de maldad. Confundidos, los friales

tratan de calmarle, pero no funciona y Don Quijote empieza atacarlos. Podemos ver que Don

Quijote realmente ha perdido la mente. Frailes en esa época tenían ropa especial que les

distinguieron de la gente común. Por eso Sancho pudo ver que eran frailes desde lejos. Pero

Don Quijote, en su locura, no les reconocieron como religiosos, sino como malos que han

capturado una “princesa”. En su locura, Don Quijote molesta uno de los mozos que estaba con

el coche tanto que se enojó con él, hasta querer matarlo. Podemos ver que a veces, la locura de

Don Quijote causa problemas con otras personas. Pero aun así esa escena era graciosa.

Almohadas como escudos, un breve pausa en la lucha, y Don Quijote ganando la lucha, algo no

esperado. Toda esa aventura, estaba riendo yo. Me reí porque no pensé que era posible
confundirse que unos frailes, hombres de dios, eran hombres malos. Es como si una persona

hoy ve cardinal de la iglesia católica, y piensa que son diablos por la ropa roja que llevan. Algo

que una persona “normal” no haría. Otra vez, la teoría de la superioridad nos explica por qué

esa escena era graciosa.

Otro ejemplo de la teoría en la novel es cuando Don Quijote va a una venta, antes de

conocer Sancho Panza. Cuando se acerca de una venta, su mente loca ve una castilla. Piensa

que el ventero es el amo de la castilla. También vea a unas mujeres “exóticas” y piensa que son

doncellas. El ventero y las mujeres rápidamente se dan cuenta que Don Quijote es un loco.

Entonces para divertirse, juegan con él. Pretenden que están en una castilla, que Don Quijote

es un caballero andante y que todo que dice es verdad. Aún hasta darle el título de caballero (el

ventero pon la espada en los hombros de Don Quijote, “knighting him”). Obviamente están

burlándose de Don Quijote, y eso demuestra la teoría de la superioridad.

Más adelante en la novela, Don Quijote y Sancho Panza roban una bacía de un barbero.

Don Quijote piensa que es el yelmo de Mambrino. Don Quijote ha perdido su propio yelmo y

necesitaba uno nuevo. Don Quijote, en su locura, no ve una bacía de un barbero, sino un yelmo

muy fuerte. Y cuando personas le dicen que es un vacío, lo niega y les responde diciendo que el

barbero lo ha aplastado en esa forma. Lo que sigue es el encuentro de Don Quijote y el barbero

y la situación en realidad.

“…para lo cual venía el barbero y traía una bacía de azófar10; y quiso la suerte que al

tiempo que venía comenzó a llover, y porque no se le manchase el sombrero, que debía

de ser nuevo, se puso la bacía sobre la cabeza, y, como estaba limpia, desde media legua

relumbraba,”(Tomo I, Cap 21).


Una persona normal, como Sancho, puede ver claramente que es una bacía, por lo menos

cuando se acercan al barbero. Podemos deducir la situación y ver que es razonable por qué el

barbero tiene la bacía en su cabeza. Y por eso es gracioso que Don Quijote piensa es un yelmo

especial, y lo usa tal cual. Es tan gracioso si vemos hoy un soldado con una olla en su cabeza,

“listo” para ir a la batalla con el enemigo. Y ver Don Quijote en sus otras aventuras con una

bacía en su cabeza hace cada momento más gracioso.

Después de esa aventura, Don Quijote y Sancho cruzan caminos con unos soldados

llevando prisioneros, los galeotes, a su destinación. No se sabe por qué han sido condenado a

ser galeotes, pero probablemente cosas muy malas. Cuando Don Quijote los galeotes, piensa

que son personas inocentes que los soldados han capturado. Don Quijote lucha con los

soldados y libra los galeotes. Inmediatamente después de ser librados, pegan a Don Quijote y

roban unas cosas. Obviamente sabíamos que eran malos, pero Don Quijote no. Aún que

lastimaron a Don Quijote, el momento era gracioso. Ninguno de nosotros habría tratado de

librar prisioneros que han cometido crímenes (a menos que somos malos también). Pero Don

Quijote en su locura no ve criminales, sino prisioneros inocentes. Y su recompensa de librarles y

ser pegado y recibir dolor. Nos reímos en esa escena por la misma razón que nos reímos

cuando alguien se cae sobre hielo, o cuando se cae mientras están andando en bicicleta. A

veces nos reímos cuando alguien tiene dolor, porque no está pasando con nosotros y pensamos

que nunca nos pasaría. Otra prueba de la teoría de superioridad.

Al largo de su aventura, Don Quijote vuelve más y más loco. En su aventura cuando Don

Quijote y Sancho conocen a Cardenio en la Sierra Morena. Es un hombre que realmente se ha

vuelto loco en el bosque. Cardenio hace que Don Quijote recuerde de Amadís de Gaula, un
caballero de uno de sus libros. En su historia, Amadís se entera que su amor, Oriana, está

molesta con él por el tiempo que no ha estado con ella, mucho tiempo. A causa de eso, Amadís

va a una isla para arrepentirse y vuelve loco, aun hasta cambiar su nombre. Porque Amadís era

un verdadero caballero andante, Don Quijote quería imitarlo. Sacho piensa que es una locura y

trata de convencerle salir del bosque con él. Don Quijote dice que no, que tiene que

arrepentirse por la misma razón, de estar lejos de Dulcinea mucho tiempo. Y el más gracioso de

ese capítulo es cuando para demostrar que está loco, se quita de sus pantalones y los tira al

lado, y encima de eso, hace una parada de manos (handstand). Uno no puede dejar de reír

cuando lee esa parte. Es tan ridículo que es inmensamente gracioso.

En el Segundo Parte de la novela, podemos ver como las personas se divierten con Don

Quijote. Cuando Don Quijote y Sancho conocen a unos duques, ya les conocen. Han leído la

novela de sus aventuras (la primera parte de la novela en la vida actual). Para divertirse,

mandan a Don Quijote y Sancho a unas aventuras inventadas por ellos. Solo quieren ver Don

Quijote y reír de su locura. Las aventuras como la aventura de Clavileño. Don Quijote y Sancho

suben un caballo de madera, y les han explicado que puede volar. Don Quijote tiene que vencer

a un gigante, pero está lejos y por eso “necesitan” Clavileño. Usan una excusa para que Don

Quijote y Sancho tapan los ojos cuando están encima del caballo. Toda esa escena, viendo Don

Quijote y Sancho, con ojos tapados, fuegos artificiales, y viento falso es tan gracioso. Los

duques engañaron a los héroes y lo hicieron solo para divertirse y burlarse de ellos. Es un

ejemplo perfecto de la teoría. Los duques, saben que Don Quijote está loco y aprovechan de él.

Muchas veces lo hacemos, inconscientemente, cuando queremos ver videos “Fail” y otros
similares. Nos Burlamos de los del video y muchas veces buscamos estos videos, sabiendo que

alguien en el mundo ha fallado en algo y está en el internet para ver y reírse.

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha es una prueba perfecta de la teoría de

humor, la teoría de superioridad. Dice que nos reímos porque, inconscientemente, pensamos

que somos superiores a los demás, de los que estamos riendo. Cuando vemos una persona

caerse, pensamos que es gracioso porque no lo haríamos nosotros. Cuando Don Quijote hace

cosas locas, nos reímos de él y la situación, porque pensamos que nunca en la vida

cometeríamos los mismos errores. Reímos de la novela y pensamos que es gracioso por que

Cervantes, el autor, reconocía la teoría a la vez de burlar de la sociedad de esa época. Haciendo

bromas de cosas ridículas.

Interesses relacionados