Você está na página 1de 60

' i

fty 4:
I

1
LA DECENA TRAGICA
EN MEXICO.

Datos veridicos tomados en ci mismo teatro de los sucesos


por un escritor metropolitano.

LJ)1 CION 13E EL 0131 EN (J."

LEON, GTO.
EDITOR, J. RODRIGUEZ, IMP. DE EL OBRERO"
1913.
/7S

GENERAL BRIGADIER FtIJX 01*2


JCrt OIL MOvtM$r,10
ur OEJ!RøCo AL MtlM,

:

4

Brecha ahierta por los felicistas en la creel de Belern. ir Ia


eseaparon los presos que se encontraban confinados en dicha prisión.

4
:

• , - - - '-
-
4

ir1j
,-:.

,-:s M.
7m
I

BatorIa del Gtbierno. que mandaba el General Maas. Esqu.ina de


las ealles Balderas y Rmconada.
•1

. •L
-.. 1.I
.!

O'niv.s d p.rOdio "El J- raldu Tndeiuidiente incendiado por la


Porra, ainetralit4do
t:espus j or los Lelicistas pur haberse
colucado a If una ha Lena del (;bieo.

11 :.:

q. At! A Ai_j
_ ; - . -

- —.----- —n--- _ a—.'.

Vr' ' - '• U -

I1 Expreidente Mad€rsa1iendo de su casa habitación. En segundo


ter(n!Ijr1 se semI el Sr. Pino Surz y algunos farniliares,
l.a airoa torrectlla de Rueareli dstruida 1or la mtraIIa.

Edifieio situado en las calles del Ayuntarniento y BaIdera,


muy maltratadu por los disparos tie los felicistas.
Editicio de Ia Asociaei9n de Jóvenes Cristiano (ILIC ufrió serbs desperfect s
por Ids nietrallas federales.

Cremaión de eadavere.
Edificia de los que más sufrieron con Ia mtra1Ia.
Rin'onada de San Diego

(asa illceIldia(ta h1 Exiresidente D. Francisco Madero.


(;tiiIt .,n1n Rojas. héroe de 9 anus que rnanejó varios dias una pieza
(?e artilleria felicista, manteniendo a rayi, a 1a avanzadas fdera1es.
En prernio su valor se le ha dado el grado de Subteniente.

Bueria y reducto f1it.sta en Wi augu Ll t ( itiIw iIa.


Aspecto de la 6k, Demarcación de Polief a, donde
los }'edera1es esiahiecieron sus haterias.
LA DECENA TRAGICA
EN MEXICO.

Dabs veridicos toinados en el mismo teafro de los scesos


por Un escritor metropolitano.

1D1CJON DE "EL ()BIEiO."

LEON, Gb,
EDITOR, J. RODRJGUEZ. IMP DE 'EL ODRERO'
1913.

I;
MATANZA EN EL PALACIO NACIONAL.
El domiugoOde febrero de 1913 despertOls ciudadobrealtada. Las
personas qué so levan tan con el alba notaron extrafla agitaeión en las
call's. Gents qua cnrrfan apresuradas. Corrillos on qué se habiaba nea-
loradamonto. Las titnda toe est.anquillos, Jos pequenc.s estableci-
mientlis quo a ea temprana hors parecen horuiigueroe humanos, so
hallaban ct.rralos y en his esquinne no se vela un solo gendarme.
No tordó en correr por toda Is ciudad con rapidez do rulámpago
unit notca tan estupenda como inepsrsdn:
iLa guarnición so habia sublevado contra el Presidento Madero!
A pesar del pehgro quo en estos casos corre lit población pacifica,
ci vecindarlo 9é echo a Is cafle en huca de utievas y ewpezO a darse
cuenta de lo quo hasta esos institutes habit ocurrido, recogiendo aqul
no detalle, ma a114 un rumor, observando con ens propli s ojos el lu-
gar en qué se regietrO Ia parto principal de los acontecimientos con
que EC iniciO Ia tremenda eeuiana rca de lit Capital que aeabO con un
rgimen poictico apenas creado y en Is cuat desaparecieron pars aiem-
pre tantcie hombres quo dine antee figuraban en primers linea en los
asuntos pib1icoe del pate.

1 CQMO SE ORGANIZO EL MOVIMIENTO?

Vamos a dic.irlo conforme a los infurmes qué hn1a short han pa-
dido obeneree sobre ci particular v qué provieuen de personas qué
iotervinjer'u l j
1 iOn.
jta o I itd r'c1 Uflhi-flt tn inares de la rebe-

Diremos dtede luegn quo o! ui 1' Mxico no fué si.


no In coritinuaci6n dl proutinciatniento do Vracruz. Preso ci señor
(iral. Flix IMsz merced a maujos qué el mundo sabe, Ins personas
'i ns fraguaron en eta Capital aquelta deegraciada ten tativa, no so dee-
LmuiTflhlron por el fracaso. llahuit qué salvar al audaz cauclillo do In to.
voluciOn y abrieron una carnpaiia periodletica y agitaron tan podero-
saments In opinion, quo ci Sr. Madero, animado unos dine de tern-
bias prop6itos de exterininio, tuvo qué ceder ante el grito de todala
FT
naciOn que pedma clemencia, y entregO, muy a au pesar, ci reo a In Ley.
ConEeguido esto punto capital. y MU aleccionadas por In experiencia,
t!ontirjuaron aua trabtjoa do propaganda, especialmente eutre ci el-
men to militar, todawa vacilante entre ci Preaidt3nle quo le deela: Vu
soy In Lgalidaii, y Ia Patria quo as hundia, aangrienta y deaepera-
da, en Ia anarqua y Ia ruina. Parece que fué entonces cuando ingre.
aaron al grupo coupirador ci Sr. Gral. Manuel Mondrsgón, an her-
mono el Oral. Enriuc M tint Irg(n, el Oral. Manuel Al. Velázquez, el
Oral. Oregano Ruiz y utrs distinguidos mihtarea quo hasta ent&ncea
habThn guardalo una actitud epi'etante ante Los graves acontedmien-
tos que vonlan rlesarrollándose. Ya con eatos eicmentoa t-e constiuy
una junta revoluronaria come igue: Presidenu, Oral, Manuil Mutt-
dragon; Agecta Financiero, Tug. Jost, MondragOn; Abr3gado Consul-
tor, Lie. Jodolfo Reyea; Vocalee, Oral. Manuel M. Veló.zquez, Gral.
Gregorio Ruiz, Lie. Jot Verea, Cecilia OcOn y otros, y Be dió mayor
actividad a In peligrosa labor doconquistaradoptoa. Se enviaron agen-
tea a Puebla a Veracruz, a Toluca, a cuanaa poblacionea cercanas
con teban eon guaroicionce de aluna importancia y en la prensa me-
tropolitana conitnzaron a aparecer aquelios articulos vibrantes en qua
so hauls veladamente un Ilamamiento al patriotisino de Ins soicladoa.
Bien pronto La eonpiración cuntd con doe batalloues dt? linen (el 20 y
ci 24); trea Regim1entoe de ArtilkrIa (el 1', ci 2 Q y ci 5), dos Regt-
mientos de Caballerla (el 1' y ci 2); una Compana do Acietraulado-
rus (In de San Costae); los Batailo,ies do Seguridad y Ia Escuola do
Aspirontes, Gendarmeria Moniada, Guardia do Chapultepec y divi-
sos Ofieiaea ocupados en is Moyorla do Ordenea, en la Comandancia
MilItar, en el Farquo de Ingenieros, on el Tren do Artillerla y en utras
dopendencias do In Secretarla do Guerra. El couocido reyista Dr. Sa-
muel Eepinora do los Monteros habla ofrecido, adeniás, contrWuir al
movimiento quo Be preparaba, con doscientos dragonea, y lo Sres. Ra-
fael do Zlrya9 y N. Martin con tin grueso numero de vain ntarios.
Los conspiradores tenfan on Ia Capital tree centros principales do
reuniOn: el deapadio del Sr. General MondragOn, el bufete del Sr.
LIe, Royce y ci Hotel MajesLic, propiedad del Sr. Cecilia OcOn, cele-
brindose principalmente ins juntas en los do primeros y on In casa
del Sr. General Ruiz,

SOSPECHAS DEL COBIERNO.

El Gohi€rno tenla vagas sospeehas de que algo se trainaba contra


61 y vigilaba cuidadosamente; pero is prudencia conqus Be trabajaba
bunlO Is perspicacia do los eabuosos quo In Inapeceión do Policia ocu-
paa en tan delicado espionaje, y no s6lo no consiguiO saber nada 81-
nu quo cayó en el lazo do la protendida conepiracióu do Veracruz pa-
ia libertar al Sr. Gral. Diaz y trejci a en prese, quo consideraba, segu-
ra, a la Capital, dando as[ on jefe mao a La rebeliOn.
Para lograr este propOito baetô a la Junta revolucionaria propalar
algunas ospedee alarmantes qua 108 periódicos so encargaron do exa-
gorar y publicar In notieia do quo ci señor Geueral Mondragón iba a
omprender un viajo quo teula algo do misteriose, a la Habana, don-
de dque los mecanos expatriados habian constituldo Un Centro
Revol tic-ion aria.
Yi el Sr. General Diaz en Mxico y Iitoe laq elementos quo debi an
tomar parte an ci cuartelazo, el viernes 7 do febrero so celebrO una
tiltima junta yen ella se acordli dar el golpe en La noche siguiente.
DA EL GOLPE.

He aqul como el joven periodista Victor Jos6 Velttzquez, actor en


Is tragediaquo relatamos, refiere los suceooa, que precedieron a Is
con flagración.
No teniendo nada quo hacer sea noche, me present al General
Mondragón en au caoa, a las sois de Ia mañana. AM se me dijo quo
no est.aba en so casa y con tal motivo ful a ver a en hijo Manuel,
quien me llsvO a presencia del General. Este se encontraba en una
casa apartada de Taco baya y quo supe pertenec'ia al Sr. Osorio Mon-
dragon,
"El General vestla on traje ingIs do color claro y estaba entera-
i.nente tranquilo. Lo encontY6 pasMudose por Un jardin interior de
Ia e.aoa v In pritnero quo me recumendO fu6 una dioerociOn absoluta
acerca del sitio donde se oncontraba, agregando quo de no ser aprehen
dido eso din, Is victoria era nuestra.
"Deopu3 do durme instrucionee 9ohre cosas de oscasu importan-
cia entrninos a una pieza donde ostaba en escril.orio, y estuvo dictan-
do al hijo del Sr. Coronel Paredes, las instruccionee pars cada corpo-
radon.

ORIGINAL COTILLON.

Fuf al cuartel de artilleria do Tacubaya en San Diego Ilevando


tres bultos con l.mparu el&ltticaO de bolsa quo iban a ser repartidas
a los oficiales de todos Joe cuerpos para darse a conocer en la noehe;
1im pares quo compramos explicando quo eran pars un original on-
tilIOn quo el General iba a dar en en casa.
"Faf y onvi& a Jalapa, donde so encontraba el Sr. Gral Manuel M.

F'.
r

Velizquez, un He, rama ya convenido para qua ese mismo dca se vi-
niera a esta Capital.
"UeO tambRn ni Toniente Coronet Aguillón cierta cantidact de
dinero para que Ia repartiera a la tropa en In forma convenierte.
"llegreeé a la, easa del Sr Ocoric 1' entonces ful Voinisionado para
invetigar en dnde so encontraban las oficinsa telefónicas do rracu.
baya y ci telégrafo quo dberca yo inutilizar par In noehe.
"La tarde se pssó en participar a lie oficiales corn prometidrs quo
a ins ocho do la, noche tendra lugar una junta general en ci Cuartel
do Artillerfa do Tocubaya.
"A las ois tuvimto noticia do quo el Comandante Militar General
Lauro Villar habla mandado liamar a los Jefee militareede In Plaza,
para participarlee qua eorrfa ci rumor do un prOximo cuartelazo, y
quo ci Gobierno no practicaba deode lugo las aprehensiones necesa-
rina porcine deeaba encoritrar pknarnente comprohado el delito para
proceder con energia at castigo do los culpables.
"Do pronto temimos ser deeubiertos, pero como so to manifestaba
yo mia tardo at Teniente Coronet, Aguitlón, Ia quo ci Gobiernotemfa
era nun anbievaeión encabezada par ci General Huerta, de Ia cual ya
so babla hablado.
tg Como a lao 7 me ordenó el General Mondragón quo fuera en corn-
paMa do on hijo Manuel al (Juartel de Artillerfa a recorder al Ta-
niente Coronet AguiflOn, qua In, junta general de oficiales ibas ser
a Las S.

VACILAN ALGUNOS CONJURADOS.

"El Teniente Coronet no habla Uegado todavia y to eaperé aigunos


momenLos canvertnrdo con ci Mayor DIaz. Este sflur so encoutni-
ba ya vacilante, aegurándcme quo doe policas secretos hablan ida a
preguntar pur el Jefo del Cuerpo. -
'-La noticia, do pronto, me hizo creer en irna traieión.
"Eu eato UegO ci Sr. Aguillén, particiØMdorne quo habla aido ha-
mado par el Conandante Militar, quien to habla dicho qua el Go-
bierno eataba at tanto del levatnmieiito militar quo so iba a ilevar
a cabo. Eritonces el Sr Diaz he repitiO lo quo auteriormente me ha-
bfa contado, y eato hizo remer a! Sr. Aguillón ser aprebeudido de '.in
memento a atm. Cuendo Ic dl el recado del General, me contestó
qua era impoihle In junta anunciada y qua él no recibirfa a nadie
en el Cuartol.........
"LlegO cii coo un automôvil liavando varias charolas con sandwi-
ches y pasteles; algunas botellas do Jerez y copas. Todo lo lievamos
7

a una t.ienda aituacla on Nnte del (Juariel. Tfat6 entancea do perua-


dir al Sr. Agniliöu tie quo no dtba aptazarde el ievantainieato, pueø
yo crela quu nutsotra alarma era Falen y quo el rumor propalado no
t:eufa razóu do eor........
La quo mis Jo preocupaba ore In idea do too doe policlao, quo 61
orea envul(103 par la Comandancia militar ...... In,ist on la neeoi
dnd de trabjiir en mmti noche y lleván4loIo a Ia broma lo dkje quo
era una li'tqtima perder todog aquetlos paLeiee.......
ror fin corifwrne cnmigo y regresó a participar todo at
(3rat. Mondriign, recomondI.ndnle noe fuóramoo dode lugo at Cuer-
Let par irupedir quo AguiIln v&vira a vacilar.
"Despues de aaegurarnoe de quo nadie naa aegxfn a1imoe el Genes
rat, an hijoy yo, con lao piotolao preparadno. I!1 primtro veeta Un
traju ciarL do montar, que as ci quo Ilevó dentro do Ia Ciudadela, y
pulainne do cuero negro; so arropó el una larga pekgrina grie y nos
dirigimoa bata Un autoinóvil quo tenlanios ooulto on alguna cellos
was delanLe. Con velocidad moderada pare no deepertar 6oepc1iae
nos fuimug a San Diego y pneo antes do ilegar el Cuertol nos detuvi.
was.
'Fiif entoucs liata la guaiclin y el Tenient.o Castillo pot el Jefo.
Este, despu& do acuartelar La goute hahfa ordenado quo no se deja
re entrar a nathe y se haWa ido a cenar......
Iegre.umns a Taco baya, y fuimos a In casa 11 I de la P calle do
Progreso. A!1 estaba ci Gral. Grtgorio Ruiz y con 61 so quedó at Sr.
rdoodagon. Sn hijo y yo no 9acaminamo g nuevarnente at Cuartel
sin encoutrar to quo buebamos.

1ARRIBA, MUCHACHOSt

Baran cmo las cuatro do Ia mañana del domingo 9 cuando at Ca.


pitán .Eocoto so proantó on In Ecnola do Aepirautes y recorrió los
dopartarneritos on quo dormian Io alumno, dejtndij1es on vuz alta:
—jArriba, in uchachoal
Alguuos aepirantes eataban ya despierto; otros so incorporarcrn
apreuradauiente en sue lecho, y proeedieron a veLirea. No hubo
on cIba on momento do vaciiación, 4uhnosc, caai alegres, ealkron
del eatatibeciwionto y ea dirigieron a la Est•ación du Xochimilco, don.
do too do infanLarh ocupahan varioo t.ranvas mieutrae tue do caballerla
cotinuabzn a tne largo su canilno hacia in Capital. So lea habla
dicho quo In guardia de Palacio eataba do ucuerdo con toe dem.s con•
jurddoo ?T cretan oncontrar tropa frente al hiatórico edificlo do los an-
tiguos \ irreye. Al liegar so sorprenilleron al ver desierta la Plaza
de la Conetitueión y tuvieron un breve inetaute do incertidumbm,
Avnnzaron, sin embargo, bacia in puerts principal y pentrsron ni in-
terior con lea armae proparadaL La pequeña guarniei6n de eo1dado
del 20 que aflf hahfa no hizo reeitencia y be aspirenteB as aduenn
ron de la poeeai&n, toronando ice alturaa y enviando no piqueede
veinte alumnoe a ocupar Ins torres de (JAteriraL Librea do Lemores
por to quo repecta a Palacio salieron en bua del Gral. Revue que
debla ostar ya on libertad.
A In vez quo los aspirantea eslian do In Ecue1a Thliter, varios
ugentes do la Junta Revolucionaria i prEBCfltbftfl at Cuartel do San
C000e a levan tar a Is Comppilla do Ametralladoras corn promtida a
sceundar el inovimionto y tuvieron 'ma seria dieputa con el Mayor
Ruiz Fernández, quien en eans mornentoe supremos so riig6 a acorn-
pafiar it los eubleviidoe. Ls coujuradoe excitaron ontonces a In oficia-
Iiclad a cumplir euC comproa'nieoe y is compniica abandon ci (Juar-
tel y provieta do ens amotralladorus, se diriió at centro do La ciudad.
A eea iniema horn andaban yn on Ins ca1le, levantados en arrnae.
el 1 9 y el 29 Begimientos do Artillerf3 Montada y grim parte do in
gendarrnerta adicta at Gral. F'Lix Diaz. Los grupos de aublevados
iban desarrnando en ci trayecLo a 108 gridarmes otaciouadus en las
esquinas, algunas do 108 cualts se lea unieron.
El tha so aproximaba y era necesaria obrar r4iidamento antes quo
Joe elementos lieles ci Gobierno pudiern d.rae cuenta do to quo pa-
Kaba y so organizaran para la defensa.

EL GENERAL BERNARDO REVES.

Pow notes del arnanecer so presentirou frente a In prisiin militar


do Santingo varks autcmOvileH cnrgudu8 de soldadee y seguiilos por
un peiotón do drgniee. lt Gral Mondrng4c, quo iba en uno do los
autos, envió un recado at Jtifc do In priiOn oxigiéudoie quo pusiera
en libert.ad at Ural. l{eyee. Pasaron aigtthoe rnflUt(.e do eipectaciOn
y vienclo quo ci crmiaieinado larclaba en volver so mandO 'in nuevo
recado. Al tin sIi6 el Ural. Reyes y tnoutando en mu caballo quo
pant ci c-usa so bnLin ileva In, Be puSo a In cabeza del movirnien to..
VietiIa ci viejo y azrieritado diveionario, triije negro; y orno Be biilla-
ni dscubiorto, aiguien Jo proporcionó on aquellos mornentos un som-
brero do uloltro, quo nceptó gustoso. La columna so puio en marc-ha
hucia In Penitenciiira, donde exigió In entrega del Oral. F1ix Diaz.
Dcose quo al ver oparecer at distinguido priionero el (hat. R-
yes, aealtado por aibito presentimiento, Ic teudV afectuoemente le
'4

brazos y pronutieió est.aB sigaiflcativas patbrae qua aigilno de los


presentee cooservó en La wemoria:
—Ys estoy contento. Ya tengo quien me substituya. Yo voy a mo-
rir, pero a Ud. Is toea salvar a la Patria.
A parur do e€O momento las fuerias de La revolución fueron dlvi-
didas en dos partes; una foruisda principalmente por aspirantes, a las
6rdenes del Oral. Reyes, siguió ruinbo a! Palacio Nacioual, y otra al
mando do Joe Sres. Grates. Dias y Mondragón toinó por otras cause
con elfin do aproximaree a Ia Ciudadela y atacarla en caso de que
ou guaruición hiciera resietencia.

CAMBIA LA SIT(JACION EN PALACIO..

En el Palacio Nacional habla cainbiado en tanto completamente Ia


ituaciOu. Euterados toe Grabs. Garcia Pefia y Villar, do lo quo ocu.
rrfa, so eucarninaron violentamente a aquel edificio y arengando a
los soldados del 20 8,italt6n apostados en La planta baja, consigule-
ron sin gran esfuoro, volverlos ala obeliencia. Los aspirantes quo
se encoutraban en Inc alturas fueron acto coutuuo desarmados, 10
miinu quo Joe compafreros quo, iguorando quo Is guarnición do Pa
lacio ys no eataba por la rdvolución, iban liegando do la calle. Debi-
do a esta circunstancia quo Joe jefes gobieruistas aprovecharon OU Ca-
lidtd do ardd do gwrra, cayeron prisioneros el Sr. Oral. Gregorio
Ruiz y Los jóvene quo hablan eido eriviados a tomar posiciones en
las torres de CatedrtL.
Cerca de Las nuevo avanzó por el iuinbi del Seminario un inmen-
so grupo do aspirautes. Marchaban do cuatro en fondo y rodeábalo
una multitud qua Ianaba estetnoreos vivas a Los Generates Reyes y
Felix Diaz Al Ilegar a Palacio, parts do silos, con at Sr. Oral. Reyes
a Ia cabeza W a situarso en el coatado donde eetn las oficinas do Is
Secretarfa do Guerra, y parts continuó Ia marcia.
Freute al edificlo as hallaba, en linea desplegada, una sección del
2O 1ataIl6n, y coiuo a quince metros Los soldados del ter. Regimien-
to. La lila do este rebasaba unos ocho o diet pasos *1 Norte de la
puerta central, guardada por dos awetralladoras. Los aspirantes
notaron an ewe aparato do fusrza, algo anormal, porn no pudiendo
imaginaree Un cantbio tan brusco en Is aetitud do Is guarnición, B1
guieron avauzando. Cuando liegaron casi a Ia puerta do Palacio, el
Oral. Villar sac una pequefa pistols "Bulldog" y apuntándoles con
ella, ordeuó eecawente:
—Hagan alto!
Después me voIvió a toe encargados do las ametralladoras y lee in-
dicó on voz baja quo apuntaran.
10

Los nrtilleroe hideron girar loi eaflona g do sus mqufnaR do gus.


rra hacis la mnsa compacta quo formaban aopirautes y curioos.
Buccdió un mornento do confusión.
Cre1ast escuehar inmediatamente la voz do afuegox y el trinar de
Ins ameLral ladoras.
Aftirtunadameute nada ocurri&

iNO CORRANI

El (npitn do Ia guardia do Falacic hizo notar al Gral. Villar quo


las 61timas bilerao del let. Regimiento serian acribilladao a Ia v ez
quo Ion Aspirantes, ii haca faego, y 1* cthservaeilrn heló Ia trementhi
orden en los lahios del Comandunte Militar do Ia Plaza.
Loa valionteo uuchchos do in .E9cuela de Tlálpam so retiraron
pno & pnoo y Ia muchedumbre rotrocedió con silos,
Un Cnpithn qno se ht1Iaba detrás del t3ral. Villar lee gritó qua no
coTTir3rRn, y contagiado por Ia cunducta do nu oiperior, an artillero,
Eoklado raso, gritó timbiéu:
—No corrant
El nrgenLo quo serva Ia.ametraTladora so volvió eutonces airado
hacia ci intruso y is dijo con toda rudeza:
—ICállese! A usteci qu( 10 importal

MUERTE DEL GENERAL REVES.

Algunos Aepirant.es hablan Ida en tanto a poner en conodmiento


d1 Sr. Oral. Reyea to qua p&aha frente a Palaeio, supticAndole quo
no avantara.
—No vayit UcL 1 mi General, Ia dijo un do silos. AM está el Cie.
twral Villar y ha dado orden do bacer fuogo.
E1 (hviomnario ecnrM con increclulidad y par todaaont,sstaciAn di-
jo a lo Aspirantes:
—Lauro eis amigo......
Dapu4 npitii's dos voce eatas palabras, probablementa con la in-
taflUion de diipar con ellas las 61timas dudas quo Los cadetos pudia'
run Ubngnr aerca do la.o intsnciones del Oral. Vitlar.
o eras edt-miSs, el Oral. Re yee, hombre a quien arredrara Ia aci-
t.n4 equcvoua do lao tropas y, sea crnIfIanEa en el ViOJO amigo, eon (JUC
o iieara I'evor par -uno do esos orrnnquee do nudacia do quo etâ
cruzada, como pur vivloimos relimpagoe, su vida miUtur, avanzó con
u pequefia coluniun, acompaiiado do su leal partidarlo el Dr. Sa-
rnu-'I Espinosa do los Moutoros y elgunan otras peronaa qie F0 Ia
l atisn inorporado.
11
Lae 4tderales In dejaron avanar, y cuando so encontrnba ceica do
la puerLa principal, ae rompió el fuego, trabndoee el espantctso corn-
bate quo Fembr,0 do horidos y eadveres el anchur000 eepacio ocupa
do par Ia Plora do Ia Ccntit:udón
El eefior Getieral Rtye fu nicanzado par varioc proyectiles y ca-
y6 dot oabtitl ' ;. Su estado no era grave y so hubiera quiz% salvado
sin Ia criminal irzervenoión do un individuo Ilamado Adolfo Bae6,
quu desmpeüaba el cargo do lutenderite de Pulacio. Este maderieta
so eneontraba en Is banqtieta Eu Joe momentos do iniciaree el tirotco,
y at ver entr al divieicnario, corri! vio1entarneuti± y t o romató de an
tiro do pietola.
NATANZA GENERAL

Con el Gral. ReVes caveron graveaienW heridos el Dr. Espinosa do


lue Monteros, alguno8 Atpirantee y mul(4tud do curioaos.—Los cads-
tes quo quedaron vivos couteta.ron el fuego, ba.Li4ndose on retirada1
y dnrantii algunos nhlualee todo W contusion y epanto. El aspeco
do Is Plaza daepue dot tirotw ea indecriptible. Habla regados en
ella corca do treeciontoe cadtverea, la mayor parts de personae thtal-
monte aense at movimienta, y camo quinientos horidos.
AQu6t baba paea10 on of interior do Palacio
Va a doccrnoelo un teetigo preeeiiciI quo acidenta1mente se en-
contrttha sill el dia tie 108 aeon teciru ion tos.
Al regrcsar at primer patio—refiore--eutaWi cunversaciOn con toe
ooidad, quienee we proguntamon par 108 eublevados.
--. Son Joe alumnae do is Ec!uea do Aspirantee y a1gunas otra
ftwrTati—csJntost —qua tienun a Is caboa a low Generales Bernardo
Rieay F'iix Dla&,
in aquollos momentao sonaron los primeros time y at soldado so
marcliO, raetndomt, par nil purte, on en pJnr on t1onde eotán
Ins eochoro, puts Ins balas ontr&thau atravesando ci patio.
Pertnawr1 alil hatiu quo cesO el tiroteo y so t-ocô a reuniOn ) en ott-
ye momenta toeealdados quo permaneian an Is calla, eutramon en
t 'p fw j O arrastrando conigo paianos horidos, hombres y mujeres
y algunos Helios.
En desordn eubierot Joe -oldadurs In escalera monumental do Pa-
lade, dejindo en et patio ccnno mks do quince heridos quo embraaa•
ban todavia sus arrnaa, y on il zahuán varioo artilleros muertoc.

MUERTE DEL CORONEL MORELOS.


Pormaneeta yo at pie do in es'alera, cuando los soldRdos enlraron
onduiendo el cuerpo do un Jtfe. Gulado par In ouriosidad me en-
12

eamiiiO a In Mayorla y alU supe quo era ci del Coronel Juan G.


Morelos, Jefe nato del 20' Batalliin.
Vesta el Coronel ol uniforme del grado, y al desabotonárseln, se
vió una ligera niancha de sangre en ci pceho. Una hula, atravezán-
dole el corazón, Ic baba esusado la muerte inatantáneaniente.
Un capitn segundo quo etsba de guardia le quito una pistols,
unos pupeles y una carters con veinticizco pesos, guardando dinero
y objetos on ci cajOn do un eccritorio.
Inmediatamente despu(o, y cuando deieábamos hablar al Hospital
Militar o al Cuerpo Mdico, en eolicitud de Is ciencia para auiIiar
a be hridos. UegO ci cadaver del Sr. Oral, Riye, tan valiente cima
infortunado, conducido par doe soldadou.
El Coronel MoreleB (tie cob cado en una mesa quo haba en el con-
tm do Is uficina, y cuando Ilegó ci cadaver del Sr. Oral. R.eyea ordené
quo f\iemn pusto en tines eertonoe urndos, quo quedahan a Is iz.-
quierda del Coronet Moreloa.
Un paisano dijo eut.onces al Iapitiu que ys he mencionado:
Mi Capittn, dee Ud. per recibido do eatos objetne.
Y empezO a sacar algunos papeles do los bolaitlos del traje del Sr.
Gral. Rey".
El Capitn recoglO los papeles, no dje, una pistoin "Bulldog" quo
sun tenla fajada ci extinto y do Is cual no haba becho use, y una
espada do enipufladura dorda quo le habsu entregado al ealir en Is
maiana do Is prisiOn do Santiago
El General Reyes tents an balazo en In aien darecha, con orificio
do ealida en el ]ado eontrario. Eats lesion le cauoO par si 'ola is
ronerte y le doafigurO ci rostra. Examinando atentarnente el cadver
not quo tents be Ojos fuerternente cerrados, con lo g p.rpado bin-
chados y violdeeos y is barba y el bigote tintos en sangre. Un hilillo
rojo le ealla continuamente del lado izquierdo de is cabeza.
Minutos depus llegO ruoribundo el Sutteniente del 200 Adolfo
Anaya, a quien Se teudió en tin escritorlo, a Is derecha del cadaver
dl Coronel Morelos. E deaventurado oficial tena una herida en Is
cabeza y par ells le oaia Is mesa encei.lica.

LA CRUZ BLANCA.

En seguida se preent6 on miembro do Ia Ortiz Blanca, acoxu pails-


do do tin joven quo portaba tins bandera eon el ditintivo de is ins-
tituciOn y que merece aplausos per is diligencia y ahnegaeiOn con
quo so manj6 en aquellos terriblee momentos. PreguntO par lo g be-
ridos. y hbCndoeeie veftalado al Subteniente, manifest-6 deseca do
ilevarlo a otra parte. Como lea eoldadus no to prestaban cogi a) ofi-
13
cial por ]as axilas y ordenando a uno de aquellos que to tomara por
108 pies, ilevamos at herido hasta an autowóvil que esperaba en In
calle. Juntatnente con ci Subteniente condujimos a In case del Dr.
Amor a un artillero leaionado y a un muchacho que eucontramos en
el caniirio con una pierna perforada por una bela. Mks tarde pude
Ilevar at conuItorio del Dr. Bonilla a tres heridos rri68; doe hots.
brec heridos en ]as piernas y irna wujer que recibió uu balao en ci
vientre.
Cuando salle de In case del Dr. Amor liegaba tin herido con ama
rodilla horribhmente destrozada por una beta expaneiva.'
La noticia del trgico tin del Sr. (.iral. Reyes cundiO rpidamente
por toda la Capital, causando ininenca sensación. Al principio cre•
yóse que se trataba de urio de tfltoa rumores iiue en etoa CaBOB CiT.
culan; pero informes proporcionadcs por personae que hablan est.ado
en Palncio no dejaron luger a dude.
Farce que el valeroso divisionario presentla deeds el die anterior
eli p;óxima muerte, puce habiendo ido a visit.ar!o in señora an espo.
as, pidió ng1a para bafiarse, diciendo on aquellos momentos de intl.
midad en quo medic lo g ola, quo deseaba eatsr limpia pare que asi Jo
encontraran si por deegracia to mataban durante la aublevación.
MADERO ENTRA EN ACCION.

Mientras on Pataclo se registraba Is espantosa tragedia que hems


relatado, en (Jbapultepec se verificaban acontecimientos de sumo in.
terée pare ci curso que deepuóe tomó la rebeiión.
El Sr. Madero no so desaminió por la g malas noticing que recibla
acerca del movimiento felicista. Resuelto a defender mu, puasto de
Presidente de In Repiblica se dirigiO violentamente at departamento
ocupado por ci Cokgio Militar, y do acuerdo con ci Teniente Coronel
Victor Hernández Covarruvias, director del plantel, arwO a lo g cede.
tea y so intrn6 con elms por la g calico de In eluded, recogiendo at
patio log pococ gendarmes que desorientados y tewerosos vegaban en
ewe womentos por ci Occidente de la Capital. AL entrar In pequena
columna por Is caile del 5 de Mayo se dtjaron oir varies detonaciones,
pasarun ei1vando . , algunas bales sobre lac cabezas de lo g cadetea y ci
Sr. Madero retrccedió hacin Ia fotagrafla Daguerre, In biatOrica foto.
grafts, donde en otro tiempo fué lapidado el Sr. Oral. Reyes por lag
ebuemas rnaderietas, y alit so le unieron ci Sr. Oral. Huerta, ci Sr.
Oral, Garcia Peña, el Minietro Bonilla y pow despué su hermano
don Gustavo y ci Vicepresidunte limo Sulirez. El Sr. Madero, cot
aquella fo ciega que siempre tuvo an an influjo sobre las turlias, aalió
at baLeón y arngO a un centenar de individuos del pueblo, is mayor
14

parte bolero y expendedores de periódico qu se haban aglomera


do fronts a! edificio. Algunos contestaron con vivas a Ins palabras
doseperadas del Pre3ideute orador qua los exeitaba a defender in le
galidad; otros cailaron, contentándoe con observar Ia actitud inquie-
ta del grupo de personajea quo rodeaba al antiguo fdolo do in primer
ra revolución. A. lo lejos, por in avenida de his Hombres Iiutre
desfiluba ruwbo a In Plaza do In Contituei6n, ivida do saciar us cjo
en el 8angriento eepoctáculo que mia ofre1a, una inmensa rnutit.ud.
Muehos so euteraron de quo en In próxima calie so hadaba el Preei
dente, perU inoguno fuLi a engrosar Ins fins do los ditimos clevotos, y
el Sr. Madero, ante esta actitud indiferenta do los quo antes corrIan
a nelamarlo con delirin raynno an la dernenci, debe haber sentido Co.
rror por sue hueaos el frfo pavoroso do! desastre.
Poco después llegó a Is fotografla an oficial a participar al grupo
presidoucial quo ;)oda inarchar sin peligro hasta Palacio y ci sefior
Madero bejó a Is calla, montO du nuevo en en cahallo y tomando por
Is calie do 8au Francisco se encsminó a in Plaza do Ia Coustitucióo,
seguido por los Grales. Huerta y Garcia Peña, los 1inistron Bonilla
y Pint) Suárez y un grupo de individuos del pueblo quo halagando
sue oldos con los desusados vtores do hace un afio lo ompujaban ha-
cia In caUstrofe, hacléndole esperar aria roacciOn favorable quo levau•
ttula del todo el prustigio ya inuorto.
For in misma calla paso en aeguida, solo, a pi(, el Sr. Gustavo Ma-
dero..........
LA PORRA Y LA PRENSA.
La Peiyra no dormin. Honda en to m(ts vivo so lanO a ]as c;dlee
tratando do levuntar eomo en otas épocas a Ins machod umbres. Un
aventurero ilamado SolOn Argiel1o, redactor de "Nueva Era" se mo
via sin deacanso reclutando tostonero. Vano empeflo: el pueblo per-
maneefa indiferente ante Ins palabras legalidad, libertad, traidoree,
con quo F.9 Is liamaba s apagar el incendin revolucionanio. Como el
boo Hamlet wurmur4ba ante los radiosos conceptos ton que so Ic
quenia anla8trar do nuevo al ujatadero:
--Paluhras.. palabras ...... palabras......
La aetiva tarea del ngitndor dO sin embargo algThos frutcis.
En In noehe, una pequefia turba do descamleados quo Ilevaba at
frente no deventurado cartel on quo se lola: jViva Madero! Ce pre-
sent frente a las oflcinas do a!gunoe dianne independientes y lioiirti
al aventurero Argilello con algunos actes do ealvalierno.
II dspattho de La IW.buw a fuc reducido a cenizns, in imprenta do
El Ik'rddoi k1seHdi11tc regada por ci cuelo, Is q, oficinas du El Pals
asaliadas y r&badas .........
En la redacciôn de Nue?u Era se gustaba, en tanto, mocha tinta en
-1
festejar Ia actitud viril asumida por el grupo asaltante, eon el cinis-
mo de que aiempre dió muestras see tubn colactor del maderiemo.

EL FUSILAMIENTO DEL SR. GRAL GREGORIO RLJIZ,

Ya an Palaclo el Sr. Madero y reoranizada tin peco In defvnsa se


pensó on ]as medidas extremas. El atentado contra la legalidad quo
eataba acabando con las fuerzas vi vas do In Ropi'iblica, podia sangre.
ra necesaria que corriera a torrentee para que all Sr. Madero so con-
servara en In Presidencia y los Sros. Pino Sutrez, Bonilla y demás
ministros del waderismo no perdieran sus earteras. Estaban al11,
prisiorieros, indofensos, el Urat. Oregorio Ruiz y muchos aepirarites,
y el Sr. Madero eeeogió entre ellos ins primerne victimas do en cólera.
Se ignora todavia ouantos cadets pagaron eon Is vida Ia nerviosi-
dad de los hombres de l, madorismo. Algurias personas hablan do en-
toree sacrificados; otros aseguran quo solo fuerou tree, y otros alirman
quo no foe ninguno ........
La mks alta pereonalidad fuei]ada sill W el Sr. Cral. Gregorlo
Ruiz.
Un testigo presencial de eta tremenda ejecución ha dado a la
prensa los siguientes detalles, quo reproducinioc integros p.orque
pintan con extreinada fictelidad Ia dolorosa escena del trlgico fin del
thai. Ruiz y deben ser conservadas por In hiatoria:
Dice asi el testigo a quo nos referimos:
"La mañana en quo fu6 eacrifIcado el Gral. Ruiz, me encontraba
esperando a un coinpafiero do arinas on of eCotro del patio principal
cuando not( quo Is guardia central de Palacio salia, on medio de una
eseolta compueat.a do veinticinco soldados del 20 ? Batallón, el send
Oral Ruiz, quien vestla uniforms do kaki amarillo y calzaba botas
negras.
La escoltaiba mandada por el Capitán segundo del 249 Batallón,
Pompilio Aldana, quien ilevaba a an laclo al Capitn segundo Federi-
co Montea, del Estado Mayor del Presidunto Madero. Prisionero y
escolta tomaron la direeciOu de las caballerizas do Palacia y, corn-
preniiiendo quo algo grave iba a acontecer, los egtzi a cierta distan-
cia.
Por lag caballerizas Be encuentra In entrada al jardn, y allf f'tiC
prohibido oh paso por dos centinelas quo habian sido colocados eon
anterioridad y que tenan orden do no dejar pasar a lo g pnieanrs, pe-.
ro ful reconocido por un oficial do Un grupo quo ahi so eneontraha y
me franquearon Ia entrada. En este grupo eats ha el Mayor Vicente
Calero, apitn Coearin y el ahora Capitán segundo Lula Fuentes, a
quienes me uni.
16
Marchaba el General Ruiz enniedio do Is oacoltn, oereoo y trari-
quilo no obstante quo el oficial Alciana ilevaba an la mario casi ameS
nazándole, una pistola de gran calibre, conio si se temiera que fuera
a fugarse.
Al Ilegar a una de ]as bardas del jardfn, hizo alto In escoita, y en-
toncee el General, dirigléndoss al Capitn Aldaria, le dijo eetae pala-
bras:
—Me t.rae usted a fuel lar, o a asesiur, por los preparativo quo es-
toy rnirando.
—No conrestó el oficial quo mandaba Ia o!colta, y outonces el Ge-
neral Ruiz le dijo:
—Señor C'apitán, yo tengo farnilia, tengo a mis hijas y tengo nece-
sidad do bacer alganas diposiciones testa meutarae; h(game usted fa-
vor de niandar recado a Madero a fin de quo me perrnita lancer testa-
meuto y so m traiga Un notario.
Los dos Capitanes, Aldina y Montea, so consultaron y decidioron
enviar un aviso a Madero con un sargonto segundo. Entretanto, el
General Ruiz, hizo ma seña a Aldana, y todos lo-3 militares que an
grupo aparte estaban un poco retiraclos do Ia escrlta, fueron testigos
do quo eacO do un bolsillo do so chaleco una pluma fuento do oro y
so Is entregó como obsequic; despuóe 8ac6 el miemo General au carte-
ra y, en presencia del Capitán Aldana, contó doscientos pesos, y le
dijo algunas palabras quo no fueron eseuchada, pasando Ia carters,
con los valores a poder del oficial on euestión.
Be dirigiO deepué el General Ruiz a los oficialos qua sill estaban
presantes y preguntó que si eutre ellos no tenfa no amigo quo quisie-
ra Ilevarle un recado a su familia; nadie so moviO do su stio; Pero
un joven sargeuto segundo dot Colegio Militar so acercó al General,
dicindole quo ordenara, quo él estaba dispuesto a ilevar el recado
"Digale usted a mis hijas que ml voluntad postrera es quo Sigan
siempre siendo honradas; quo muero tranquilo y con Is coucienciade
haber cumplido con mi deberdesoldadoy do ciudadano; quo ezite en
mi escritorio an testamento viejo y deeoo quo so cumpla; qua en
Iego una pequefia cantidad a unos niflos buerfanitos quo he rec*igido
y a quienea deberán tratar siempre bien; eso es todo"
Be dingió entonces a lo g soldodos y con voz flrrne y robuota log ox
hortó: "Compañeroe: voy a morir con Is conciencia do quo he servi-
do a ml patria do Is rnanora mae digna quo tin soldado puedo servir
la Tengo cuarenta aflos de ser soldado; he peleado por mi patria dee-
ds Is Intervención Francea y tengo ml cuerpo cuberto do cicatri
ces, habiendo eatado siempre diap ieato a derramar hasta mi tiltima
gota do sangre por eats pedazo do suelo donde vi Ia luz Muero tran-
quilo con Is couciencia de pie al querer derrocar a este maL Gobierno
17
hacta obra de patriotismo, puee Madero nos liava a la ruina y a Ia
anarqua..........
—Cállee Ud., sefior—le dijo entonces a! Capitfn Motites, nuien
fué Hamado por at Mayor Vicente Calero part decirle: 4por qu no
cumple Ud. con an debar? Ha recibido órdenes para quo Ruiz sea fu-
ailado ininediatarnente y usted no Lo ha hecho .....
Fu6 entonces cuando Montea as dirigió a A idana y segundos dee-
pu6, ion soldadua del 20" Batallón prepararon sus araiae y sin eepe-
rat a formar el cuadro iban a diaparar a ruansalva sobre el inforu
nado General, cuando aLe eolicitó Ic fuera cuncedida la gracia de ear
l quieri rnaiidara su ejecución.
El Capitn Aldana separó cinco hileran de soldados do In derecha
y ordenó svanzaran an poco, y cuando terininarou eatos terribies
preparativos, el General Ruiz, que so habla abotonado at ohaqueta
do kaki y corn puesto sue blancos bigotes ordenó con voa tranquila y
reposada:
—jTercien ..armas...l Apunten .... fuegol y una deacarga cerrada
se escuchO, cayendo el Qeneral Ruiz atrevezado par diez balas.
El Capitán Montea se dirigió at grupa do oliciales y a Joe pocos pal.
sanos quo clii habia y lee dijo: "Hay eutre ustedee atglu rndico quo
certifique in muerte del alusticiado?" Un sefor so adelantó y mani
festó quo era Oapitán del ejército, pero que tenla algunoe conoci-
mienLos de medicina suficientes par dictauiinar si el General Ruiz
estaba bien niaerto; so dirigiO at cuerpo dot Sr. Oral. y, tomándolo el
pulso, manifeetó qua era preciso se Ia diera el tiro do gracia par estar
attn con vida.
Un sargento W el designado y comen6 a buecar al corazón con
el caflón de su rnaüaser por at lado derecho; hasta que le fuó indica-
do cuó.l era el eitio, disparando su arma; voivi6 a! Capitán medico a
tomar at pulso y voivió a manifestar qua el General Ruiz eataba au
friendo horriblemente, pues athi tenia niucha vida, y par segunda
vez Is fué aplicado el tiro do gracia en of corazón, saliendo una pa-
quefia columna de hunio por haberse quernado ins ropan
Minutoo deapués deoCilC In tropa y al cad&ver del valiente General
quedó abandonedo.

Va]viendo al asunto do is cartera con Ins doecientos pesos, has-


ta Ia fecha so iguoma su paradero y p01 sate motivo in Secretarla de
Guerra ha ordenado se proceda a practicar nun minuciosa investiga-
don.
LA TOMA DE LA CWDADELL

Al separ ai r s e del Sr. Oral, Rey Ia columns mandada por ci Sr.


Fx D1nz to6 por ]as cal It B de Lcumberri y el Apartado hans
antu Dowing; continuó por las ealles de Medinas y Is Santa Vera-
cruz hacta In segunda de Soto y siguió por Mina, Resales, Bucareli
beats ilegar al jardn Atena, dcnde opik Un reIoj pki1ie0.
El Sr. Oral. Diaz iba a cabolk, v t-^tfu Un traje gris cibscuro so eu
brs con un pequefo sombrero de fldtro y Ilevaba sobre el lazo tin
ano de violetas. A an dereeha marchRba ci Sr Gral. Mondrsgón.
La columns— unos qiiinientoe humbres más o uienos—ee componla
do Ins sguientes elementos:
Gendarmes Montados, Primer Regimiento de Caballerla, Sección
de Artillerla, Voluntarios y Aspirantes.
La fuerza iba muy animosa, lanzando owivasm al Sr. Oral FClix
[)laz.
Al detenerse en al jardin Atenas, el Jefe revolucion aria manda pe•
dir Is Ciudadela y so le contestô an sentido negativo, disponindose
10 pocos defeuioree quo habla en is fortaleza a resiatir.
El Oral. Felix Diaz mand6 entonees cinpiazar sue caiioiiee y so
rotnpió inmediatamente el fuego. Dnrante thea minutes los disparos
de In fusilerla y do ka caftenes, nutrithaimos, incesantes, atromiron
los sires. Despu(is dejose ofr at toque de psrlanient.o .....
Be dice quo uris griiada bien dirigida mató a treinta db los defen-
eorea do Is Ciudadela y quo el resto, considerando incitil Is resiateri-
cia dada Is auperioridad num&ica de los aalLantes, resolvió entre-
gar Ia poaieión.
Los Grales. Diaz y Mandrag6n pasaron a conferenciar con ci Oral.
Dávila, Jefe do is guarnición, y uria hora despues lea fuarzas suble- -
vtdaa entraban a Is Ciudadola y etupezaban con Ia actividad reque
rids lor lea circunatancias los preparatives do defense.

EL SR. MADERO SALE PARA CUERNAVACA.

Aunque aeguro en Paiacio, ci Sr. Madero cornprendla quo no eata-


ba conjurado todavla el peligro, y que era indispensable concentrar
violentamente on Is Capital ci mayor nmero de fuerzns pars estar
en condiciones do toinar In efeneiva. Animado do e-stas ideas dejó el
mando inilitar al Sr. Oral Huert.a y aalió en automóvil rumbo a
Cuernavaca con el fin do aetivar ci regrew de Is columns del Oral.
Angeles y probablemente hacer las gest.ionee necesarias pare evitar
quo los cg becillss xapatistas se aproximarar' a Mxico y eutorpecie
ran con an preencia Ioap8nes do los elementos militares dot gobierno.
Lt]
Quo su viae fu6 eficaz to prueban los aconteimientos quo desplAg so
regietraron; al da siguiente el Oral. Angeles so hallaha on Mxico y
log zapatietas entraban en un perlodo de calma inexplicable para al-
gunos, riemasiado explicable para (itros.
Durante La auencia del Sr. Madam, ci Sr. Oral Huerta puso at
Palacio on estado do defensa, colocando fuertos avanzadas on las bo
cacaflee cercanas para evitar quo lo g feUcistas pudieran acercarse.
Fn la tarda los revolucionarios roinpierunFuego
el sobre la Cárcel
do BelEn, entablando con [a guardia un tir&teo quo durô poco meno
do media tiara. Muchos do lo g presos 96 escaparon en Ia confusion y
otros fueron muertoq por las balas quo so cruzaban, al escaparee par
las brochas qua los cañones hablan ahierto en lo g murot La posición
fué ocupada pot Los felicistas por cousiderarla do interés a causa do
ott prozirni dad a Is Ciudadela
A partir de este combte, gobiernistas y sublevados pormanacieron
en sue reopectivas dsfenaas, n regstrndoee naila digno de inenciOn
hasta el inartes en La mafiana quo comanzO el atatue a [a Ciudadela.
OMBATE EN TORNO DE LA CIUDADELA.

El dIn 10 en la noche comenzron a circular rumores de quo ci Go-


bierno, considerndose ya suflcienteuiente fuerte para tomar La ofen-
siva habi a resuelto atacat la posición,siguiendo un plan presentado par
ci Sr. Oral. Huerta y aprobado en junta quo para ci caso acababan do
celebrar en el Palacio Nacional el mencionado isle y Los Orales An-
gobs, Maasa, Cauz y Delgado.
Conforms a este plan, cuatro columuas de las tree arinas deblan
emprender el asalto: una par el lado Norte al inando del Oral. Maass,
otra por 51 Poniente a ]as órd ones del Oral. angeles y ]as otras doe
por ci Este y por ci Sum, respectivamente dirigidas por los Gralea.
Caur y Delgado.
La pob(ación pas6 [a noche on La mayor incertidumbre. Desde la
10 las catles so velan casi solas. Por los apartados barrios cruzaban do
cuando en cuando pequeñas patrullas do rurales quo examinaban con
desconfianza a los pocos rezagados que se dirigian apresuradamente
a sas casas.
BOMBARDEO A LA CIUDADELA.
Fi: ataque Be inició a las 10 y 12 del martes 11,
La columna del Gr1. Masse, encargada do operar pot la parts Nor-
te, comenzó par emplazar on moi tero y no cafion an Ia Rinconada
de Sao Diego, con el fin do enfilar sos fuegos par la calle do Balde-
tas y proteger en el momento oport000 el avance do los infantes;
wientras el Coronel Franthco J. Vasconeelos, con fuerzs g perte1e-
eintes a! 38 batallón. tratabs do tomar posiciones en Is citada mile.
Este pequfla colunna lievaba una pieza de artillerfa y una arnetra-
Iladora, y al nparcer en is bocca1le W ob!igada a retroceder por el
fuogo do cañon y ftisilorfa de los de8tacaruentos RpuBtados en too cdi-
ficios inmediatos a Is Ciudodela. El Teniente quo conduefa la awe
tralladora y vein to soldados pagaron con la vida Ia tentativa y el
reato do la columns, Be replegó hacia In eaUe de Nuevo Mexico, ta
niendo el Teniente Corone1 Vasconcelos y uiw do Joe sargeutos qua
retirar personaiments Is pisza pars, evitar quo Joe feliciotas Is des
woutaran. 1epueotoa do este fracuo parcial, 108 soldadoa entablaron
con los onbievados no tiroteo quo so prolongO haste el anoehecer, en
quo desalc.jarou el [ugar par incorporarse al reeto de las tropus, do
jando que sue adversarios extendieran su campo do defensa hesta el
cmucero do lee calles de Balderas y Nuevo M(xieo.
La pieza emplazada en In Rinconada do San Diego rompió sos foe-
gas corno a las 11 y estuvo funcionando con breves intermitencias
casi todo al din, soatenida por soldados del br. Regimiento, rurale.o
del 15 y algunos infantes tomados do diferentes cuerpos.
('orcn do las 12 Ilegaron del interior en un tren del Ferrocarril
Central 200 hombres do los batallones irregularee 42 y 49, y entraron
en ord?n abierto por las calles de Mina y Zarco a reforzar las fuss
del gobierno
o m.enoa a Ia misina hora llegO el 70 betallOn al mando del
Cor. Juan G. Castillo y paso inmediatamente a In linea do fuego. El
7y entrO t.ambin por Ins callee do Mina y Zarco, y trafa cotno van-
guardia veinte hombres del br. Regimiento (le Caballeri a y on peio-
tOn de rurales en so oxtrema,retaguardia. Lao personae quo presen-
eiaron ci defile nos informan quo so compondria coma do quinientas
plazaa y quo train cuatro fusilos Rexer. Los soldados marchaban
eahiI'rnjos y con Ia bandera del BatallOn enfundada.
El Coronel Castillo monO momentos después on la calle de Balde-
ras, Ia rnimo quo muchos oficiales y soldadus quo trataron do uvan-
zar coo vigor080 empuje hacia Is Ciudadela, y ci Teniente Coronal
Alatriote tornO et mando del Batallón.
En ci mismo lugar foe alcanzadn por una metralia una pioza que
las fuerzas del gobierno habfau conseguido emplazar despus, y hen-
do gravernonte ci Tenientü Moreno quo dirigla at fuago.
Se cuenta que este valiente militar no abandonO A puesto hasta
quo diO inetruccionea a su subtitituto el Capii.0 Enrique Huerta pare
continuer ci manjo do lee piezas qua quedaban, y qua par este rae-
go de lortaleza se Ic ascendiO sobre el wismo eampo a C'apit6ti 2
21

El Coronel Francisco Romero, Presidents de In Ctiamra de Diputa-


dos re presentó esponthneamene al GraL Maass, y eituvo dirigiendo
1(5 disiaros de lee baterlas situadee en el lado ponleute dt la Alameda.
Los felicistat, perdieroi al (tieial Pnncs de Leon quo dirigla la ba-
terfa situada en la bocacalle do Baldera. Una certera granada le dee-
moritO uno de sus caones y matO a! valiente artillero.
*
**
La columns del O r al. Cauz avauzO hata Ia pequefia iglesia do Be-
loin, contigua al Parque de Ingenieros, 0 instalO ail dos inorteros cu.
yos fuegos fuercin al poco tiempo acalladoe per las balao do Is Ciuda
doTs que Ilovian comu granizo sobre Is poicióu.
Varies ofleinies Ilevaron violentamente doe caflones a Ia esquina
del Campo Florido y estuvieron disparando mucho tiempo sobre Jos
sublevados. En esa esquina quedO muerto al pie do ]as pieas uno de
Ins oficiales quo dirigfan el tire.
En Is iglesia del Salto del Agua fuf tainbiOn emplazado tin morte-
ro cuyum dieparos no dieron & result-ado quo cc cporaba, pues causO
rnuy pocos dafioe en Ins posiciones enemigas. En cwbio, produlo
randes de8tro2oB en Ins Imneas tolefónicas y de in Iuz eIctrica jut
ladus por eea parte de Is ciudad.
La tienda de "El Paralso" y la Capilla del Salto del Agua ufrie-
ion bastantea desperfectos durante este combate.
LOB feliiiaa perdieron al Cabo apuntador do nun ametralladora
que estoba un un puesto hvanzado junto a Bein. Eats ametralladora
so hallaba al cuidado inmediato de tin aspirante quo diO pruehas de
v&or y sei-enidad No dicen do eats heróieo militar, quo al dirigirse
del puesto a In CiudadeIa con ci fin de proveerse de parque, reventO
cerca de 61 una granada; y quo el aspirante, quo par on vordadero
milagro salió ileso, cont.inu6 imperturbable an camino
De fuentes ofkialee so sabe quo ese mismo dfa el 39 Bata1i6n de i.0-
fanterla, que ftirrnaba parte de Is clumna del Oral. Cauz, se posesia-
no d In I fireel de Btiér. El BatallOn iba a ]as órdenes del Capicn
1' Erneto Robert y el SVflflCO ie hizo con sumas dificultadea a causa
del vivo fuegci do Ta Ciudadela, quo barria materialmento el carnpo
quo oeupel)au Ice eoldados federales y que quedO regado do muertos
y heridne En sets corubate parcial, el Capitn Robert fu6 eflcazmen-
te secundado per el Msyor Victor Herndez, quien se condujo en oh
trance con gran valor.
De Is rniema fuente se eabo quo loa eaflouss quo Ins tropas del Go-
hierno -mpIaaren en el Parque do Ingenicros, desinontaron nun
pieza felicista colocade en el erucero do los Arcos do BeUn y Balde-
rae, matando a diez y ocho artil]eroe de los que Is servfau. Los jefea
22

eublevados enviaron inmediatainete otra pieza can so corrponc1ion-


to personal, y el eifioneo continuó con al miemo vigor.
*
**
La columns del Oral. Delgado contaba con tnb escasos elementos,
y debido a esto p000 pudo hacer duraLlte el primer dfa do lucha.
Como a las doe do Ia tarde fué emplazado no cañon en el crucero
do las calles San Agustin y San Juan do Letrn y so bicieron con
vttrios dieparos. Despuéa liegaron at miemo punto tree caflones mfisa
las Orcienes do no oficial apellidado GMnboa, quien procethO desde
luego a emplazarlos. Probablemente estas plazas estaban deatinadas
a apoyar algiin movimienLu tjfdnaivo que no Ile g-6 a efeetuarse, pues
no so hizo USO do alias.
'flnutos antes do las once fu6 coloca .'io un eaMu en el crucero de
las calles Victoria y Ancha con el rin do arnetrallar el ediflcio do is
A.aociaciOu Cristiana de Jóvenee, ocupado ya por Un fuerte detaca
mento do lao tropas eublevadas. Los feticietas hablan inottarlu dos
ametralladoras en lao alturas y al romperee el fuegc cayó sabre too
soldados eneargados do la pieza. tat ntmero do proyeeilus, quo a-
baudonaron el lugar y retirarcrn el cafión.
El oticial quo manctaba este ptqueno grupo do fuerzas audaba a
caballo y quedó a Los prinieros tiros desmoutado.
*
**
Pocos dates teneinos de his operacionea eLnprendidas al martes por
is columns del Oral. Angeles, encargada do atacar por el lado Po-
niente.
Segin nneotroo informes el corubate fu iniciadu por no cuorpo
do rurales qua trataba de colocar una pieza on una do las bocacatles
Lnmediatae a Ia Chidaiela, cosa quo no pudieron efectuar porque Un
disparo do caMri lee inutilizó La piea y lea cauó cuarenta bojas, y
un segundo disparo hizo retroceder on coinpieto desorden a todo el
resto de Is fuerza.
So dice qua el Oral. Angolea logró ucupar después algunas poeicio
nes ventajosas, y qtie deede ellas hoatiliz6 eon algt'io éxito a los feli-
eistae1 haciendo excinoivamente uo do la fusileria y his aunetralla-
doras.
So dice igualmente qua ntis columns latizada en el curo del dia
contra Is Citidadela fuó rechazada cnn grandee piardidao y obligada a
retirarse hacia al Palacio Legielativo, donde pudo reorganizirse y
conteetar al fu?go de los suhlevid is que habfan ealido do sue p;eiciu.
nee tirotendo1a.
23

RUMOR SENSACIOMAL

Entre los rumores sensacionel.-s quo ctrcularon el mattes se cuen-


ta el do is muerte del Sr. Gral. Iluerta.
Tal especie W inmdiatam,nte dQsmenlida.
El Sr. Gral, Huerta y el Sr. Gral Garcia Pefla visitaron los diver-
sos puestos do combate, para apreciar personalmente su situaciôn; y
estuvieron tambin en el Coiegio Militar de ihapu1tepec,donde aren-
garon a Jos alumnos.
Poco depués de modio dfa, el Sr. Gal- Huerta eatuvo en la bate-
na do San Diego; y a )as cuatro do Is tarde, en el puesto del crucero
do la calles de San Agustin y San Juan do Letrân.
Al pasar pot Ia Alameda so detuvo unos momentoe y rlirigió Ia pa-
labra a un grupo do individuos del pueblo quo lo aclamaba.

EFECTIVO DE LAS FUERZAS GOBIERNISTAS.

El personal direetivo de las operaciones del mattes ii tenfa Is ei.


guiente distribución.
General en Jefe, Victoriano Huerta, Palacio Naconai,
Gral Sanginés, Avenida 16 do Septiembre.
Oral. Maass, San Digo y Balderas.
Gral. Angeles, Cafe ColOn.
Gral. Delgado, San Juan de Letrán.
Grat. Csuz, Calle del Niflo Perdido.
Las fuerzas de qua dhpnnfa el gohierno en esa fecha, segln infor-
nies idedignos, so componlan do alguncs gendarmes montados, el per-
sonal do artillerla qne permaneció fie] at Sr. Madero, los Batailones
16, 2, 42, 20, 38 y 11, sin contar con el grueso ntimero de fuerzas
rurales adictas, que el Si-. Madero coucontrO rpidamente en is Capital.
El Gobierno tenla por procauciOn un dep(sito de parque en el edi-
fieio do Is antigua Aduana do Santo Domingo, y dió OrdeDee pars
ue fura lra&adado inmediatamente a Palscio.
So esperabo, aderns, un cargamento de parque pmcodeite de Ve-
racruz.
El depósito do Santo Domingo ascendla a dos niillones do cartu.
cboo. ExitIa tambiOri sill una pequefia cantidad de granadas.

ESPIA DETENIDO.

A ]as once do Is mafiana W detnido en laCiudadela uuindivjduo


a quien por su conducts Fospechoea e consi'iorO como espla del Go
bierno.
24

Los subleva los 10 regietraron y Is recogieron dos pistolas y uu


naveja de graudes dimenioues.
Ai ser interrogado por el Sr. GraL MondragSn, a quieri se di-6 -uen-
ta do lo quo paaba, incurrió on muehas contradicciones, no pudien-
do explicar satisfactoriamerite on preoencia alli, por lo cual ci jefe re-
holds ordenó quo so ftisilara inmediatarneiite a! soo . ecboso, para es-
carmiento do los dernfis quo pudieran ha horse incorporadoen las filas.
El infeliz suplic6 tanto, quo el Sr. Graf. MondragOn, conmovido,
aplazó la ejecuciOn hata quo so obtuvieran datos was seguros sobre
lao intencionew del prisionero.

DESPERFECTOS V DESGRACIAS.
Al retirarse las tropas do La calls do Nuevo Mexico, algunos rate-
roe aprovecharon la oportunidad para saquear Los estanquillos y ]at;
nnsceláneas qua exist1en por ese barrio.
Una boniba disparada po y los caflonede Ia Ciudadela atravoz6 de
parte a parts nun men de tTeR pisos situada en La Avenida do loo Hmn-
bros 11091 roe, y ora cau'O graudes destrozos on in torre del Templo
do San HipOlito. La piqueña cCipula do La parts septentrional del
mismo tetnplo be easi doshecha por unu granada, y las vidrieras (tO
las ventanillas se encuouttan ncribilladas a balazos como 6 so hubie-
ra dirigido sobre silas el fuego do uca ainetralladora.
En in Rinconada do San Diego oufrieron enorwes de.trozos Ins en-
ens nmeroe 13, 15 y 17, aituadas frente a Is baterla felicista empla-
zada an Ia calle do Baldora.
El Hospital Juiroz sufrió igualmente 8erioe deoperfectos.
Deeds ins diez y media ompezaron a cuer en el edificio algunas
granadas que pusieron fuera do servicio a varios ruiembros del perso-
nal do Is institución.
Entre lo-9 beridoe ese dia se contaron el Sr. Dr. Rafael D1vila y los
practicantes Vidal Gonzalez, Canoe M. Vein, Canoe Hesleas, Manuel
Huesca y Jos6 Areilano.
En 1a eallea del Sol, Magnolia, Moctezuma y Mosqueta cayeron
tambiCn algunas granadas.

ONFERENCIA CON EL SR. GRAL FELIX DIAL


Durante In tregua del lunee 10, un repOrter do "The Mexican He-
rald" logrG eutrevistar al Sr. Gral. FMix Diaz, quien le manifestO quo
algunos jofes y oficinles que le baban ofrecido so cooperaciOn par el
moylmiento, cambiaron do opinion en los monlentos eriticus y so pu-
sieron reueltamente del lado del Sr. Madero, olvidando sue compro-
misos.
-I'

25
A. ellos so debe—djo el Sr. Oral. Diaz—la Lamentable miierte del
Sr. Oral. Reyes y Ia sangre que no ha derraniado El movimiontu tu
organiiado pars ilevar a cabo, am graves trastornos, el cambio de is
situación poiltica del pals, mediante la renuncia inevitable del Sr.
Madero y an Gabinete; peTe Is conducts de too jefes y oficialee a quo
me reflro dió no giro inesperado a Ion acontecimientos quo no po-
dna decir eómo so resolver&
LAS WAS DEL DIA 11.

Es imposible preinar el n1mero de bajas do Las dos partes canton


dientes en Joe combatea dot martes 11.
El diario del Sr. Erneto Madero catcula quo ascendieron a tree
cientos muertos y quinieutoe heridos, cifras quo no nos parecen exa•
geradas Bi 80 tiene en Cuenta el encarnizamieuto con que so pele,6 y
duración do In lucha.
MIERCOLES 12.

La noche no regIstró at parecer ningin combate formal. So oyeron


cot] largos intervalos do silenclo breve.n tiroteos y uno quo otro din-
paro do csfión.
Al amanecer, too soldados volvieron a Ocupar sue puoston y so roni•
p16 el fuego.
Poco dospus entró por Ia calie do Zarco uris fuera federal y em-
pez6 a trrnar poeicionee.
l'robablemonte en In Ciudadein tuvieron noticia do oatH circune.
tancia, porque algunas granadas empezaron a reventar en el eamino
que segula In tropa.
Conic a Las echo y meia una bala do cañon rowpió Ia puerta
Mariana dot Palaeio Nacional y mató at Coniandaute do In Guardia y
a fi aodadoa quo alit so hallaban, deatruyendo a La VOE don fusites Ma-
im que per precaueión habian aid() emplazados en La mioma entrada.
EL Jefe del departamento do la Secretaila do Guerra reunió a Joe
emploados para exhortarlos a qua ayudaran ni Gobierno y tomaran
[as armas par defender en caso nocenario el edifieio. Do doscientos
aceptaron imnicamente quince. Los demás dieron un paso ni frente
par indicar quo no estaban dispuestos a soatsuer a! Sr. Madero en In
farina quo no los podia. Y Ins granadas coutinuaban estallando con-
tra Ian paredee del viejo palaeio virreynal y enviando en todas three
cioflen sun fracmentos do hierro ......
A Ian once in Secretarla do Guerra recibiô mil quinientos fusiIe
Mteer, quince mullones do cartuchos y algunas cajan do grauudan
j'ara esiloucs Hontchia do 37 mm. -
26
En torco de Ia Ciudadela segna con breves tregues el encarnizado
combate.
En Is rn8lana los soldedos del 39? Batallón Bituadoo rumbo a Is
Indianilla so retiraron precipitadamente. Las balse crepitabari en las
paredes baciendo slattRr LAnvis do yeso, abrhn pequofius sureos en
el asfalto, y pasahan si)vando musicalmente. La tropa upreountba el
paso, lbs casi en fuga con el ansia do alejarse do aquella zeus do
rnuerte.
Un paisano quo al abrigo do una fines presenciaba el defile, lea
gritó:
•.Por qu6 corren?
Alguno soldados as volvieron col6ricos y matarcrn al desdichado.
El csi6n culocado en is esquina del Carupo Florido permaneció
inactivo todo el dia, pues on la tarde an tenla cnmpleta en dotsciön
do parque. Etn pioza se ballaba a cargo do un oficial y dn soldadna
y era so z^ tenidt por un rettu do ruraks y hombres del 389 BataIIóu.
Doe c(ic.ialee fueron a Tacubaya per do-s cafiones quo allá se oncon-
tra ban.
En Chapultepee, adems do ice cadtes bahia una guitruci6n do
CiOD hombres entia rurnies y soldadts dcl icr BatalI6u. Fu6 prohi'
bids termiunntemeiite Ia entiada al Cuiill, y cumittb fie aventuraban
per el paeeo ern innitdiatnit-ntt, dw.i- vi,ltss y regitrtdcs.
En el llauo dtuadu en el Is, o Ponioute do Is, Elefurma fueron oil-
plazadas echo pi,-zoo do artillerla con s u correapondiente dotacióu do
parque.
COMBATE EN LA Ba. COMISARIA.

Durante Is noche anIerir los felici s t p F habfsn ceup ado el edifielo


do is (V Ct. wiaarfa y emplazado nun anet1alladora t In torroiila.
Dede ella hotili2arnn ci ' nfluuamente a lea tropes del Gral. De!ga
distribuidas cnvcnienttmente en ]as callee do Revillagigbdo,
Victoria, Indepndeick y San Juan de Letr*n. El Gin!. Delgado
cuwprcndiO que era i D 6itiptri ee ble acabar con ese puceto avanzado,
y iuuzO an ci lumna c orit y s is Coniearla, eutab)ándose Un eepantoo
corubate ED qut jugó principal papel is artilleria. La Loire fui abier-
ta a eafionaz , j a enietraladora depedaada, muertos is mayor i.ar
te da los dofenscres. Los demo felicielae quo se encunt raban en el
Edflcio Fe retiraron favorceidos pot el fuegci de isa posiciories am
gas no sin dejai muchos beridos y muertos en el comino.
*

Mientras eti ' pIEah8 en Ia 6a Comisarla, parte do las fuerzae del


Gral. Angeles que habfan logrado posesionarse del Hotel Imperial
27
ern dealnIada prir el fuegi d ]us ravoli ncionariom apostados on el edi-
tieio de Ia Aaociaeión Cri8tialrn de Jótriea Los soldados volvieron
poco despus a la cargst y fueron nuevam!tlLo reeh rividos hacia ci Pa-
800 do La Refortna, paeándoles igual cosa ea lae divareat teutativa8
que hicieron on el reto del dia para recobrar la poicióu.
Por el tur lae fuerzas del Oapitth Robert se hacen fucrte8 en Ia
Crcel de Belem y eon do 1ojtia por vio1iit1iino cañoueo.
INTRODUCCION DE VIVERES..

El 1.2 fu6 dia feliz par be revolucionarioc, p1108 1ogaron introdu-


dr a In Ciudadela varios carros do pun y una gran cantidad do leche.
Do los (3randes Lianos y C1emeut Jaquee adquirieron adetnás mu-
chos artfculos de primema neceidad. So dijo quo la introducción do
viveree Fe hio al am } aro do la Cruz Rrja y con ete motivo el go-
blerno deeconoció a Ia institueión y dictA algunas órdenes para quo
StA impidiera a toe miembros do é.ta el paw pcir Ia znua do combate.

El mimo dia ci gobierno 98 poBeeionó do las oficinne do Ia Corn-


paIa Telefónica 'Ericson" y puso alli en calidad do inepector a Un
diputRdoapetlidado Garcia do Ia Cadena. Igual cosa trató do hacer
con la ornpanfa de Teléfonos "La Mexicana," pero Cista no quico pie-
gauge a lat3 exigencies del gobierno y no se thoistió tnás par traturse
do intersee ewericanos.
El Embfljador do los Ect.ados Unidos y los Mini°tros do Epaia y
Alemania hicieron una visits, at 'reeidente y hablartin largamente
sabre In dolicada eituación do Ia Itep(ib!ica y espucialmente do Ia Ca-
pital. El Sr. Madero so mostró uiuy optiwista y sonriendo coma
siempro aeeguró a 108 diplomáticos qua Ia rebeliOu serla dominada en
24 o 36 horas,
mbajador y Minitroe estuvieron deepué a ver ai Sr. Oral. FCix
Df.qz en la Ciudadela, dondo toe recibieron con los honoree do orde-
nanza. A lee repro ntcione.c quo to bicieron, el Jefe oublevado con-
teLA quo no Labia hecho fuego sobro In ciudad sino para repeler el
avanco de las columnas maderistan. En aeguida moetró peroonalznen-
to La brtabeza a eus distitiguidos visitaut.oe par quo pudieran apre-
ciar por sf misinos el estado de e[1, ins elementos do combate conque
cont4iba y 1* excalente mora do su gent.e.
**
Ese miorno dia el Presidente Taft colebró una junta extraordinaria
ara traar los asuntos do Mxico. Concurrieron ci Secret.ario Knox
y los Ministros do Guerra y do Marina. Se acordó enviar buques do
guerra a Veracruz, TaTnpico y Mazatihu.
28

Los Senadores americanoH so negaron a hacer decJaraciones. SnIo


el seutidor Filiman consintiO en decir algo.
'E1 Prdente Taff.,—expre6--dbe SeT muy cauto a fin do no
comprometr a toe }Cstadoe Linidos en una gwrra con Miico en toe
momentos do entregar ci puesto al sucesor. Ninguna deegracia 8eda
comparable it la do tine guerra inicua en oct88 circunetancias. Debe-
moo hacer Jo estrictamente in1ispensabe para proteger el honor
p na-
cional, y si por alguna canes te:smoe quo mezelaruos en lo asuntos
do Móxico, hagámonos a on lodo Jo mae pronto posible."
La nofleja do Is junta can6 penosa imprtsión. El vago peligro do
Is intervención empez8ha a concretarse. Era evidonte para tuduc quo
si Is contienda no tenninaba pronto, estaliatia sobre In Reptiblic Ia
temida tempestad. Solo el Sr. Madero sonrela y coutinuba diciondo:
—No es nada, no es nada ..............

JUEVES 13.

La Ciudadela y ci puecto do in Reforms rompieron ecte dia ci fue-


go, geralizáudose deopus en el rest.o do Lao posiciouea.
Los cañoues y lao ametralladoras funcionaron con hrev1simat inte
rrupciones basta Ins 2.30 p. in., siendo intonelsimo ci fuego a las ii 3(1.
Como a lao 10 andaba por las calies do Bucareli ci aventurero So
JOn Asgüello, eegwdo por cuatro individuoo, hacienda propagandn.
entre Joe ubroros pars quo tomran Ins ames en favor del Gobierno.
Aseguraba a Jos quo so detenian a ohio quo el Oral. Fólix Diaz eita
bit red ucido al iltimo extremo y en situaciôn deaeperada, y ofrecla
buena gratificaeión a Jos quo Jo siguieran. Do Bucareli tomO por San
Rafael y San Cosine en bueca do obreros.
La eluded suire eet.e dia Josmáa terriblee ostragoc a causa del bom
harden.
En ci interior del Casino Americano cayeron siete granadas y des
truyeron Ia biblioteca. En Is habitación del Sr. Oral. Samuel Urcf a
Cullar, situada en lop altos del Hotel del Jardcn, ectaltaron tree quo
bicieron pedazoe el mobiliario. Eu La esquina Oeote del miomo cdiii-
do y an ci interior cayeron otrao bombac quo hicieroti salir, precas
del pftnico, a lo p p008jeros alit alojadoti.
El Casino Alem.n y el Restaurnut Berger fueron tambin alcanz.-
dos por algunos proyectiles.
Una bala do caOn rornpiO la parte superior del editicio do is Lieu
da "Los Tranvaa" y fuó a pegar despuOs en unit pared del Hotel For -
ter. En "La Chided do Londres," en ci Centro Vasco y en ci Teatro58
Colon caen otras bombas. Otro proyectil abre una pared on is casa
29
qne oupa la Ecue1a de Comercio an Ia ecquina de Ian cal lea Hom-
bres Iiuetres y Marlecala.
En oil edificio do 'La Mutua" caen tree granada. La prinlera, doe-
puéa do atravezar in barda del nuevo Teatru National, choca en la
parte inferior do aquól. Lae otras don penetran ea Jan oticinas situa-
dan en ion pison sugundo y terecro.
Lao calles quo man dafloe sufrieron eon Ins do Nuevo M1xico, Vic-
toria, San Agustin, Ayuntamieoto y Salto del Agun, al Ete; Roma,
Prim e Inaurgentea; a! Noroeste. Rurnbo a Jeads Maria en la Mer-
ced, San Lzaro, Santo Domingo, Santa Aria y Peralvillo cayeron
también agunaa granadas. Igual paso en ci Pain cio Nacional, enpe-
cialmente en el Departauiento do is SrIa. do Guerra.
Entre el Sr. Dr. Villarreal y ci Dr. Alfonso Cabrera, hermano del
maderiata Biaa Urros, ec regiatr6 on eerie altercdo con motive do
lao imputociunes que el Gobierro hizo a Is humaritaria institueiOn
do Is Cruz Rja. El primero hizo preeexte al gbierno ci alto v*iber
y Ia repetabilidad do las personso que intfgraben ci personal do la
Cruz Roja, quo los ponfan al abrigo do euajquiera eoepecha No o1,-
tante eato, al gobierno insistió en au actitud y ba l4ntom6viice do la
Cruz Roja dijaron do verse en lan calles do is Capital, no ct:mplien
do en peligro-a tares. do recoger a loo quo cafan heridon en ci fragor
del combate.
Ya muy avauzado ci dia fueron repiegados hacia Ion talleres del
Palacio do Hierro 108 dun csñones que ectaban emplazados en Cam-
po Florido.
Los ruralen apost.adoo en Is calle do Bolivar fueron atneadon vigo.
rosamente y huyoron bans el Oriente, por la call Flamencos.
Al caer In tarde, gobiernistas y eublevados coniervaban m.e o me
nos las miatnan ponicionen. La ciudad entaha silenciona. Grupon do
gente del pueblo discurrian por algunas callea cornentandu Ian cUti-
man peripeciae del combate. Relan y convereaban abrigados detrás
do Ins esquinao, prenintiendo al parecer is proximidad do in paz.
Notbase entre ellos Ia aunencia do poiriotas. So dirla quo In, ticria
se habia tragado a todus Ion miembron de la benemC'rita (?) instituciOn
del maderinmo.
VIERNES 14.

Apenas rotan las hostilidadea un grupa do soldaclon del 20 9 Bata-


116n do Infanterla so rebels en Ian calico del 16 do Septiembre, ma-
tando a don do ion oficiales e hiriendo gravemente a otro quo fu
couducido pcco después al hospital.
Al inuborlinare ice so1dadu, arrojaron nun fusilen al suele, y Ia-
znent.ndone do estar hambrientos y do no haber recibido todavça Joe
30
habres de 108 d1timi das, se negaron a marchar a La zonna do fuego.
Dorninados inmediaamente por los compafleroc quo hbmau prrna-
riecido fleles at gobierno, fuerori Ilovados at Palaciu Naciona!, donde
cuatro do elks, cousiderados i-fis del motth, pagaron can su sangre
ci detlto cometido.

CONFERENCIAS INFRUCTUOSAS.

A media dla so psctó una pquefli tregut.


Con motivo de una reclamición preaent.ada e] dfa anterior par Ia
Legaciôn Ingleca, el Oral. Angeles tuvo una breve éutrevista oou
Sr. Lie. de la Barra, do Ia cual resultó quo ci Presidonte Madero, quo
tuvo conocimiento de Jo ocurrido, Comisionara al mErncionaio miiitar
para quo le dijera at Sr. do Ia Barra qua fuera a Pa1aio.
Presidente y ex-Presidente celebraron una larga confereucia y on
ella ci priinero autoriz5 al segun'lo psra quo haolara con los Sres
Generates Diaz y Mondragu sobre la, manera de resolver atisfaato.
riamente Is grave situación en quo 88 encontraban.
El Sr. do Ia Barra so dirigió entonce a Ia Ciudadla, acompaflado
do su hermano Don Luis y del Capitán Cueto, en un auto con ban-
dera blanca. Recorriendo diveras calles, aclamado por lo g grupos
do curiosos, so detuvo en La calle do Dinamarca y abandonando on
see lugar ci auto se encaminó direetament.e a In Ciudadela. AILI so
eneontró con el Sr-Miiiistro do Eepafls, quo estba con ferenciando
con ci Sr. F6lix Diaz y esperó alguuos mowentos De8pu& quo so
despidio el Sr. Cóiogan y C61ogan, ci Sr. do In Barra habló coma
una hora con los Sres. Grabs. Diaz y Mondragón, exponi&idoles las
delicadas conseouencias en quo so eneontraba ci pass y el peligro do
quo so viera envulto en conflictos internacianales como consecuen-
cia do la revuelta. Los jefes revolucionarios Ic indicaron en contes-
taciôu quo no pothan entrar on negiciaciones con et gobierno sinc'
sobre la base do la renuncia del Sr. 1Iadroy do todo u gabinete y
quo ratificabari a ete respecto cuanto acababan de manifeetar al Sr.
Ministro do Espafia.
El Sr. do In Barra regreo6 a Palacio a dar cuonta a! Sr. Madero del
resultado do sus getiones.
En la conferricia que so ceIcihr5 et.uvkron presentee algunos
miembros dcl Gabinote y ci Sr Gustavo Madero.
Dicese que hubo un momeino en que ci Sr. Maduro, impresionado
pm' las palabras del Sr. do la Barra, quo to exponin con toda franque-
za la gravedad do la situación, los males quo 8ufra ci pueblo do la
Capital, orillado al hambre y a Is muerte. in destrncción inevitahe
de las tinicas fuerzae orgauizadas Para La defensa de Ia Patria, estuvo
Si

a punto de ceder; pero quo el Sr. Gustavo Madero intervino en ese


segundo do vacilación y carnbió totalmente al curso do las ideas d1
PrIaideDte.
Y, alentado por ]as palabrae do su hrniano, el Sr. Madero vol vió a
afirmare an su primiLivo propOaito do sostener hasta ci fin Ia llama.
du legalidad, y manifet.O que morirfa en EU puesto.

El fuego do las ametralladoras y los caflones vine a deavanecer las


a1ague1as esperanzas quo ernpez&ba a alimentar el pueblo y la ma-
tauza de hermanoo contiuuó ensarigrentando ia calles hasta quo in
noche so aduefió de Is Metrópoli, y los focos eléctricoc cornenzron a
parpadear en Las e.mbraa.
En is jornada de ete dia fueron casi deatnidoa el edificio do
is Legación do Bóigica y algunas casas inniediatas a Is Glorieta Cuau-
htomoc.
A medio dia cayeron varias granadas en Ia elegante cas quo el Sr.
Francisco I. Madero sr. posea on Is cello do Berlin y is incendiaron.
Debido a quo habla guardado alit uris considerable cantidad do par-
quo., ci fuego tom ,6 rápidanieute gran incremento, y do in herrnnsa
contrucciOii sOlo quedaron las paredea enwgrecidas. Se dice quo fue-
ron enviad1is opurtunamenta algunos ruralee de . armados a cembatir
el iucendio pero qua Dada pudieron linear a CSUES do Los pocos ole
men toe con que cuniaban para ello.
Los ftflicists8 conservartu su posieión do Is garita do Belem, Jo
miemo que las que tentan en Ia Piedad.
Un reporter pasO por Divamsrea y aproveehO Is ocasiOn pars ha—
War con los ruralea estacioudos en tao lugar. Los infelices no ha-
bfan eumido en Ice d1as ruth alinientc quo los ocos Clue pi da pro-
porciunarlea Ia caridad pübiica y de!falltc1an de hambre.
Igual cosa parece qua paaba en aigwius otros puestos.
Rumbo a San Juan de Letr.n se empeflO en [as ilitimas horas do
In tarde un ccmbaie niuy reflido en qua las fuerzas del gobierno Lu-
vieron ba9tantes bnjas.
Deede el lunes a medlo da hahian sido cokcndoa eu Is calle de Sn.
Juan de Le(.in dos CBñUn€s. El jueves en Is niche fueron llevada
estas pieas a los puestos del stir, donde eatuvieron funcionando at
iniciarse el coni bate OLI la mañana. Pow deapuês Ise quitaron do eec
lugar y ]as Ilevaron a In calIe do Aldaco, probablemente con is inten
ciOzi do prott-ger ci avarice do alguna columns do infEnterla Los fe
licitas no pudieron determiner por Jo pronto Ia aituaciOn de las pie-
zas y con el fin de fijarla empezarun a arrojar una Iluvia do grana.
dii entre San Felipe Neri y ]as Vizcainaa y hacia hi parte Este do la
de Aldaco.
32
A.lguuas bomba g explotaron en el aire sobre el distrito del Salto
del Agus, eetnbrando at terror eutre su morad're 1 muehos do los
cuales salieron en ro 1 as menores para ecapar del. peligro.
Oro do toe combates do importancia que so regstraron 080 da Lu-
vo lugar en In callo del Puente do Peredo.
Parece que la p fuerzas del Gobierno previeron Un atapie por este
ruwbo, pues poco antes do amanecer, tin auto con las laces apagadas
se detuvo frente a los cuarteles do la gendarineria montada quo exis
ten en dicha calle, y so llevO las mquinao do escribiry losdocumen-
toe do las oficinas.
Cuando awaneció, habaa dosaparecido los gendarmes.
Los sublevados Ilegaron en su avance basta el cuartel de Peredo,
pero se retiraron inomen toe despuós, batidos por et fuogo vivo y cer-
tern quo lee haclan do las alturas do los ectificios inmediatos.
Mientree est.oa movimientos so efectusban en Ia calle del Puente
do Peredo, non coluwna federal avanzó por el Sur do la (Jiudadela y
tomó posiciones a In largo do là If nea divieoria de là Colonia Roma.
Los lelicistas so ditroii cuenta de esta inaniobra y destacaron un
escogido grupo do tiradures a iwpedirla. Unos y otros rornpieron el
fuego en las cercanae do la Einbajada Amiricana y las balas cornen
zaron a silvar en todas direcciones. Un curioso fu6 muerto cerca del
edificio do là Embajada.
LA CRUZ BLANCA NEUTRAL

El Gohierrio deeconoció e1 dfa 14 a in Cruz Bianca Neutral.


Hablando do esto an periodista con tin caracterizado niiembro do
In instiLució, to dio el abuegado fihtntropo:
—Tuvimos informes exaetos do quo el Sr. Fderico Gonzalez Gar-
za y ci Jefe do Eedacción do "Nueva Era" usaban indebidamente Los
brazales do la Cruz Blanca, y con oste motivo so envió una onérgica
nota a ambas partes contendientes, notifiefindoles quo no debeila
ninguna do ellas emplear Los dit tiutivos do la instituciOu.
Media hora después, el Presidente do In Cruz recibla una comuni-
cación on quo el gobierno dosconocla a la inst.itución y prohibia a
sue mierobros quo recorrieran las calies recogiendu heridos.
Confirmando eta inexplicable disposi 46o, las fuorzae del gobiurri'i
detenfan en In calle tin automóvil do la Cruz Blanca y itevaban a eus
tripulautce al Palacio Nacional, donde el Sr. Francisco Coslo Robeli'
se Fermitió ult.rajarlos brutalmnte en pago do Ins peligros quo hacta
eutonces bablan corrido en su generosa tarea do atender a toe heridos
abandonados en La via piib!ica.
I'

33

JUNTA DE SENAOORES

Durante la noehe del 14 al 15, so contaron an la tiles del Gobier-


no muchas desercionee a causa del desaliento quo infundla an algunos
soldados Ia asterilided do los ataquos. Aprovecheudu loi momentos
do confusión so intr)duc1an a Ins caste y, de gradoo per ftierze, obte-
nan rope para canibiar el uniforme y nalir a la cal1e Otros so con-
cretaban a tirar Ins armas y escanabiu a toda carrera do Is was do
peligro, perdindoee on Las bocaealles carcanae
En !* mierna noche an nueroso grupo do senadores celebró una
junta en Is caea del Sr. Don SebaaLiu Camacho con el flu do cambiar
impreslones e intentar alguna cia pare poner térniion a Ia aftietiva
situaeión do Is Capital.
Estuvierun an ella los Sres. Lacurain, Sebaeti.n Camacho, Jeeie
Flores Magón, Francisco León do La Brra, Guillermo Ohregón, Gral.
Luis C. Curie!, Ricardo Gamin, Emilio ltabaa, Rafael Pimento!,
(ral. Izaguirre, Tooths Pvlacmaiius, Victor Manuel Castillo y Juan 0.
Fernández, quienee du8 pu6i do prolongada di-cución acordron nom-
brar tins comisión pare quo so acorcera al Ejecutivo, y nombraron
para at case a los Sres Guillermo Obregn y Gumersindo Enriq nez.
Eta iltimo caballero no habie coucarrido a la junta y CuandO so le
conuunicó la resolución tomada per sus compafleros, ve negO a salir
fuera do on cast, alegande la absolute fkilta do garantias, por lo cutd
e citó pare nuova junta on el local do La Ciniara do Diputadoa.
PERCANCES DEL OFICIO.

El Sr. Jorge Rodriguez reporter do El in4ependienc, estuvo a pUDt.O


do set victima del cole do los gobiernistas. Con permiso del Mayor
Q uiiioneo, quo so haliaba C313 U8 fuerzae on la cello Cuauhteiuoc, pa-
s6 bncia at campamento del 1 oronel Francisco Romero, Preaidente
do Ia Cámara do Diputadee, y a111 fut detenido per varies soldados.
Al ser ittterrogado, manifestO quo era repOrter do El ilLdcpendicn.Le, y
entonces algunos individuos quo so hallaban presentee y quo at pare-
ocr no tenlan ningin mando, lo abrurnaron a cargos.
Eec ropOrter—dijeron---es del periódico do Braniff, del periOdico
antigobiernista que iba a publicar al manifesto do Felix Diaz. Con
toda seguridid quo se trata do on espla.
Los soldados no neceeitaron mfa explicaciones. Momentos deepus
'ci Sr. Rodriguez estaba on znetho do la cello, cea doe centinolas do
vista.
So asegura qua at Coronel Romero, al toner conocimiento do Is do-
34

tención, ordenó quo so hiciera fuego sabre el detenido a In primers


granada quo cayera an el campamento.
Durante so permaneneia alU a) repórter oupo qua ci dfa anterior
Jos telicistas Leo haWan innUlizado cuatro piezas a lao tropas gobier-
nistas: doe en Campc Florida y doe en el Niflo Perdido.
Cares do Iaa cuatro de Is tarde foe puesto en libertad.
Minutwi despu6s estat]6 uns bornba an a) campamento. Si habiara
estado en 6 1 , prtbablemente lot; &)idndos cumplen I as órdenee del Co
ronel y el Sr. Rodriguez paga con Is piel La buena punterla de Ice de
fensoras do in Ciudadela.
SABADO 15.
Los sen.aduree quo In noche anterior concurrieron a in junta cele-
brado on In casa del Sr. don Sebastiltn Camacho so reunieron a
nueve do in mañana en el local de in 04marn do Diputados, con
fin de diecutir la eit.uación. El Sr. 8enador Diego Fernndoz era uno
de Jos mta exaltados.—Sefiores, dijo, no tenemos tiempo pain delibe
tar; by que obrar ininediatamente. Y el ancianojurisconulto, quo
tauto so habia distinguido par $11 mnderismo ngudo, propuso que lop.
Senadoree qua concurrieron a iajunth anterior fuerari al Palacio Na
cional y pidierari, en nornbre de lii. Patria, so renuncia a los señores
Madero y Pino Suárcz.
Aprobada Is iniciativa, Falieron en c'irnisi6n too sefiores Senadores
Camacho y Obregón y al Iiegr a Pslacio ec lee dijo quo el Sr Ma-
dero no podia recibirloe.
La comisión pudo, tin embargo, habiar eon al Sr. Ernesto Madero,
quien le* manifeató pie no hAba POT do pronto ningiin peligro di
interverición a pear de los informeE, del señor Laseurain en sentido
con trarlo.
Parece pie at grupo gobiernista quo en los 61timos momentos to-
deaha at señor Madero, trabnjó sin deseanso par nulificar tods lao
geotiones que ee haclan an favor de La paz, inclinanda el (inimo dti
Presidente a continuar Id reistencia, in importarles Is trcmenda
tempeotad quo en esee mowentos so cerna sabre ci pals.
Entre estos elamentos intransigenteH Be Binguisrizaron aeg6n so di-
ce, ice Brea. Magaloni y Salvador Gmoz, el Ilamado senador satvjo,
quieries aducfan quo is ranuncia de Jos Sree Madero y Pino SuLrez
en vez do conjurer el peligro inminent.e do La intervenci6n,, solo ser-
virfa pars provocar nuevos tevantarnientos en Joe Eatados de Nuevo
León, Tabasco, Campeehe, San Luis Potoel y Yucatu.
Indignados par el desairo too 8enadores te retirarn pars covtiniiar
sue getionea cerca del Sr. Grat. Huerta en enyas manos so encontra-
ba en esos momontos solema lo suerte de in Repbtica.
EI combate continuó tod ' ) el dIi y parte io in noche sin ventnja
apareute para ninguno do los doe bandue. A cada ataque tie los feria
I
rates couiestaban Iris felicistas con una griiiizaIa do halas quo hacia
rotroceder a Los sold*doe. La posiciOn psrecla inexpugnable y In te
nacidad del gobierno solo conseguca aumen tar el rulniero do vIctiinas.
En Is noche so pactó una tregun de 24 horas quo debera euipezar
a las 2 do in mañana; y in población desesperada por tantos dine do
torzo8a reclusión, eali6 el domingo a recorrer las cailee, ansiosa do
ver do cerca Joe estragos causados por In luclia.

DO INGO 16.

Una inmensa multitud diecurria por In znna inmediata a Ia Cm-


dadela. Los soldados ocupaban sue puestos avanzados. Con el arma
a) brazo, silenciosos, tranquilos, velan desfilar a los curioeoe.—Cerca,
separados iuicaaiente por nun cuadra, estahan Ins avauzadas feuds-
tas. Grupos do transeuntes as arremolinoabtu an torno do loo solda-
doe y cadetes, preguntándoles detalles de Jo ocurrido en Is Ciudadela.
—Un joven aspiraute apostado en el crucero do ]as calles do Balderas
y Nuevo Mxico, exageraba sonriendo akgreuiente:—Tomar in Ciii-
dadela? Cuantlo in rana erie pelos.—Teuemos en ella ocho mil hum
bre .........
En algunas partes, sobre el asfalto, en rnadio do in calla, ardian loo
cadáveres empapados en petr6leo do los quo hablan sucuinbido on Is
ltima refriega.
Los CUrioSOS se detenlan borrorizados, ante estas bogueras hums.
nos con quo el Sr. Madero rindiO culto en sue ciltimoe dine at tre-
tuendo Moloch do en legalidad.
Ceres de ]as doe do Is tarde, y cuando Is animación era mayor, em-
pezaron a circular rumores de que as reanudarla In lucha autos do
quo concluyera el armisticio, y los mae prudeinee regresaron apresu-
radamente a ens casse.
Como a las 2 y 20 se dejaron olr algunos disparos y deepu(s el si-
niestro crepitar do nun ametralladora.
Los rezagados e las inniediaciones do 1* Ciudadela huyerou a to-
da carrera.
Qui&n rompió el armisticio?
El Gobierno, pars disculparse, hizo publicar en nun hoja suelta ci
siguiente parte eubserito por el Capitári Moutes:
"Tengo Is bourn de poner en el superior conocimiento de Ud. qeu
encontrándome en Is esquina de ]as calles do Victoria y Ancha, des-
empeflando nun comiión del Sr. Presidente do Is Republics, cerca
del Teniente Coronel Eduardo Ocarariza, vi por indieaciOn dot Sard
36

gento Jfe do una piea instaada en e.a osquinu, Is meniubra qtu


los soldados roblds hacfan pars instalar una pieza de artillorla on
Is esquina tits las cafes Baldera y Victoria; aaf mismo obeerv6 quo
los i4dados felicistas di*q.sraron los primeros sobro Ins fuorzae leulse,
rd eslar hacivno Is maniobra indica-hi. Come a la hors iue sucede
eto, que son Ia dcs y trinta, eatá vigente el armisticio pactado con
diehoe rtbeIde, procodo a dare este pane, a fin do quo ilegue a eu
superior cQnocimiento.
Ihsgo constar quo Is pieza a quo me reflero fu6 instalada, por no
habe-r querido ins tropas bales violor el armisticio pactado, y, si di-
chas tropas contetarozi el fuego do boa rebedes, fuê hasta despus
quo estos mataron a dos artill p rom pertenecientes a Ia pieza que con-
anteririridad estaba instabada en Is esc1 uina do Is calLe a quo me be-
refrrido primero.
Tengo el honor, ml General, de hacer a noted pre.ente ml auborcil-
nación y respeto.
Libertad y Constitici6n, México 16 do febrero de 1913.
CAPITA!1 FIWERIC0 C, Mowrrcs."
Los felicistas ec1aron, por Cu parts, In culpa a Las tropas del Go-.
bierno.
Se dijo a este reepecto, quo los defenooree del Sr. Madero trataron
do emplazar una batei-la al abrigo dB is avalancha do cUrI050S quo se
aglomeraban en 108 principaks Hneae do fuogo y quo a eato 80 debiô
quo los sublevadoe no respet.aran Is tregua,
Segn otra verei(n, Un grupo de ruralea y otro do feliciitns quo so
hallaban muy c.erca, conenzazon a cambiane palubras injurioeae y
ys enco)enizadoa echanin mano a ens armas y conciuyeron a tiros, An
cuidarse del peligro quo pudieran eorrer los neutrabes.
Ruto el fuogo, continnó nn iuterrupción hasta is media rioch.

EL SR. GENERAL FELIX DIAL

Algunas personae pudieron ver ee da al Sr. Gral. Fólix Diaz Es-


tabs, tranquilo y coutiado en el triurifo. A propósiio de unas hojas a-
n6nixnas quo hablan circulado Ja vispeTa, dictó a uno do es ayudan-
ted Is siguiente protesta:

AL PUEBLO 1EXICANO.

Ha ilegado a mi conocitniento quo ban circubodo atiónimos do pro-


cdeneia madcrita, en quo se dice quo yo pruieru In inteivenciôn ex-
tranjera antes quo EO salve el gobierno maderista.
3.7

Soy patriota do convieci6a y do abolengo, cualidades quo no tenen


mis cobardes detractore.s quo so ocultan tras el anóninio
El pueblo mexicaro, por quien son todo mis efuerzo, sabe quo
soy incapaz do anteponer nado a uii patriotismo.
Firmado: FELIX DIAZ.
Cuartel Genera] del Ejrcito Revolucionario en la Ciudadela, fe-
brero 10 do 1913."
El Jefe Revolucionarjo reclbió on la misma fecha, por condticto
ignorados, los siguitntes luensajes:
"Nueva York. 10 de febrero.—Agradézco]e cnntestae.ión. Hoy Pu.
blico sus telegramas. Trabajo activamente evitar int.ervención,—Fir-
mado: HEEIBaitPO BARRON.
"Paris, ii de febrero,—Frensa francesa rennicla simpatiza con BU
cauea. Adelante."
"Chicago, 13 do febrero.—Ofrézeole tree millones dólares en aim-
patma causa. Suficiente garantla su actitud ejecutiva. Firwado: Wi-
lliam Carper."
El Sr. Gral. Felix Dfaz bizo conteatar a eate sindicato do banquo
ros quo la revoltición contaba con fundos mexicanos y ichusaba, a-
gradeciendolo, el expontneo ofrecimiento, quo an patriotisn3o le ve•
daba scepter.
MENSAJE AMENAZANTE.

El dla 14 habma dirigido ci Si. Madero un mensaje anp!icatorio al


Presidente Taft. A pesar do su enfermiso otimimo Ilego a temer
que ci Gobierno arnericano, en vista de los graves acontecimiento
quo Se dearroliaban en In Capital, penra en medidas extremas, y
pidió algunos dias do espera, cfreciendo, como siempre restablecer
en breve la paz.
El I'residente Taft contestC el dIa 16 con el siguiente mensaje, en
que al travCs del suave y corIs lenguaje diplomático so advierte la
gravedad do las intEncknes que animaban en aquel]cs dlas al Gubior-
no americano.
"Washington, 16 do fbrero do 1913.
A su ExuIencia Francisco I. Madero, Presidente do ba Estados
Unidos Plexicanoa— Ii.xico.
For el texto del merisje de su Excelencia quo recibi el da 14, so
deeprende quo ha sido mal informado respeto do la poiftica do los Es-
tados Unidos hacia Mexico, la quo por dos aioa ha sido unifomre,
aaf como tarnbin respooto a las medidas navales o do cualquiera otra
38
fadole quo hasla aquf so ban tornado, rnsdidae qua son do precaución
natural, y YR el Embajador me telegrafió que cuando usci foe bas-
tante bondadoo para mostrarle Sn telegrama a ml dirigido, hizo no
tar a usted este hecho.
En consecuencia, en Exeelencia dobe estar advertido do quo Joe in-
formee quo se dice han liegado a ustod, relativos a quo ye so ban da-
do órdenes pars desmbarar fuerzas, han sido inexactos. Sin embar-
go, el Embajador, quo está plenarnente inftrmado, ha recibido ins-
truecionee para proporcionar a ust(d los informee qua dease.
Juzgo inueeeoarias nuevas seguridades de amistad a MCxico, des-
puós de doe años do paciencia y buena voluntad.
En conideraciOn a la especial amistad y a )as relaciones existentes
entre ambos palses, no puedo ilarnar o bastanto su atenciin a su Ex-
cekncia sobre la vital importancia del pronto restablecimiento do esa
paz real y orden quo este gobierno ha esperado ver establecido, ya
porque Los ciudadanos americanos y sue propiedades tierien quo ser
protegidos y rspetadoe, cuanto porque esta naciCn simpatiza profun.
damente con las aflicciones dot pueblo mexicanc.
Reciprocamente a la ausiedad manitiesta en el menaje do su Ex-
celencia, creo do mi deber aflidir sinceramente y sin reserva, que el
curso de los Scontecimleutus durante los tiltimos afios, y quo boy cul-
mina on una situación muy peligrosa, eros en sate pass un pesimis-
mo extremo y La conv1eci6u do quo el delior imperloso do esios mo-
mentos e8ti en aliviar pronto hi actual situación
WILLIAM H. Tvr."
LUNES 17.

En is mañana ciraularon versiones diversas acerca do an próxirno


asalto.
Nada, sin embargo, oeurri6.
Las tropas continuaron batióndose deedo sue respectivas posiciones
sin avanzar ni retrocedr.
RECURSOS DESESPERADOS.

A Ia cafda do In tarde so propa6 una versiCn do sums gravedad.


La Capital iba a entrar en el reinado del terror.
Deciase quo un Capitán do artillerfa, diefrazado do paisano, habca
sido sorprendido rumba a San Agustin on mornenros en quo hacia
fuego a las fuerzas gobiernistas, y quo al ser detouitlo y registrado as
le habian encontrado documentos comprometedores para conocido
personajes a quienes 8e crefa coruplicados en el movimierito revolu
cionario, flgurando ontre ells los Sres. do la Barra, Alberto Garcia
39
Granado, Querido Moheno, Nemesio Garcia Naranjo, Canoe Prey.
ra, Jose Maria Lozano, Jesi5e Rábago y Fran isco M. do OlaguibeL
La cierto as quo el gobierno dictO algunas órdenes do pniión y se
efectuaron infinidad do cateos quo no diron niugilu resultado, por-
quo parte do lea Ezospechoacs so hablani ineorporado al grupo defeusor
do Ia Ciudadela y parte se hablan ocultado, previendo quo los parcia-
lea del Sr. Madero, al veree perdidoe, no es deteudrian ante niugtin
ateutado.
El Sr. do la Barra so habla ref ugiado desde la vispera an la Einba-
jada Americana y Ia noche del 17 al 18 durmiO an Ia Legación In•
glesa.
Al obscurecer pasó por la avenida do Jos Hombres Ilustres, rumba
al Palacio Nacional, Ia colurnna dl General Blanquet quo deode so
liegada de U'oluca pormanocla acampda en Tacuba.
La entrada do eata fuera hizo creer a los que la presenciaron, quo
en Ia noebe so dana a Ia Ciudadela Un atac1 ut doseaperado an quo
monirfan ceutenares do soldados; pero ]as horas pasaron en relativa
tranquilidad y al amanecer no so notó en la zona do coruhato nada
quo indicara Ia proximidad do uxl chque oangriento y defluitivo.
MARTES 1$.

Divereas versiones so ban publicado acerca do Jos eucesos quo so


registraron an este dia memorable an que naufragó peru Biempre el
nefasto regimen maderieta.
En muchas so han adultorado Joe hechos; an otras so han inventa•
do detalles quo no ocurrieron.
En la imposibilidad do comprobar por ahora loo dist.intos relatos
que so ban escrito sobre Ia espantosa tragedia an qua eetuvimoe a
punto de perder hasta Ia nacionalidad, mis concretainos a reprodu-
dr el siguiente, par eatar m6.s do acuerdo eon Jos dutos que personal.
mente homes podido recogin an el mismo teatro do Joe sucesos.
flUE SE ACABE EL EJERCITO PERO flUE SE TOME LA C1LJDADELA.

No era posible tomar la Ciudadela de un momenta a otro como lo


quenlan el ex-Presidente Madera y su bermano el jefe do "La Porra,"
Gustavo, quienes daban muostras do impacioncia Ilamando a toda ho.
ra al General Huert.a para darle órdenes, pues eegin ellos no podia
tardarse par un dia whs el assiw, y eoetara lo quo costars, deba ee
tar Ia Ciudadelo an pcsesión del Gubierno, cuando niás tarde el mar,
tea.
E' 'neraJ Buerta llamó al General Aureliuno Blanquet la nache
40

del lunee y Ic dijo quo habia quo huecar la, manera do evitar la efu.
siOn do sangre, porque tanto don Francisco 1. Madero, como an ber
mano don Gustavo y Pino SUILrOZ, protondfin quo aunque so acabara
ci Ejéreito haba quo dar el asalto at dia siguiente.

**
Deapnés do estar deliberando por espaclo do varies horas, eneerra
doe en la Comandancia MiLitar con ci Coronet Jofe del Estado Mayor
Garcia Hidalgo y el Cor. Rubio Navarrete, so ltegó at acuerdo do quo
debla exigirse Ia renuncia at señur hladero on vieta do sue tnn1rne-
roe deaciertoe para goberoar y an ningln patriotiarno.
La misma noclie (Jul tnart.os so cambiaron lo guardias do Palacio,
quedando Los gendarmes montados en el iutorior y apostades en lea
tree puertas y en Los pauns, too ouldados del 29 BataIt6a do Inante-
na que es a las 6rd000d d& Oneral Bauqut.
El martes y cotno do costumbre, at am1nicer, rnandô itamar al ex
Presideute Madero, con an ayudante el Caitán Federico Montes, at
General Huerta.
La ordon quo recibió el viejo soldado fuó seca y terrible:
noche aunque solo quede no soldado, dará uted el asalto a
Ia Ciudadela; eapero quo me comuaicar uLecl a cualquiera hora do
la noche quo ban acabado con ci Ejérciti, pero quo etui. ci Gobierno
on poseeitn dt, la Ciudadela."
—May bien, replicó el General Huerta, y so retirO.
*
La mañana del martee, con ci mayor sigilo so estuvieron Ilamando
a Palacio venue de toe Generalee quo estihsn eiicargados do la q di.
vereas columnes do ataque a Ia Cia ladela, can exeepciOu do los jefio-
roe Delgado, Angeles y Sanginé. Todos estuvieron do acuerdo on
exigirle 1* renuncia a Madero y on Gabinete, daudo an palabra do
honor do quo no externarlan una sola palabra do aqui1 acuerdu pare
enter qua oscapaen a1gunov do too Miniotros, y pnincipaluiente el
jefe do la Porra, Gustavo Madero.
A las dos do la tarde en punto, se ordenO quo tories las camas quo
rodean Palacio fueran cerradai, asi corno las ventanas. El jefe del
Estado Mayor del Oral. Huerta se acercO a Io3 rleRtacatnentoo qnA eui-
daban do las esquinas cercanas a ese edilicio, disponiendo quo no re-
cibieran rn(Ls Ordones quo las quo lea comunicaran diroctamente too
Generates Huerta y Blanquet, desobedeciendo aquellas qua vinieran
pun conducto de too ayudantes dot Presidente do is RepIb1ica o sue
Miriistros, inclusive el de Guerra y Marina,
41
Coinunicadas las órdenes de referencia, reg.-e_-6 el Coionel Garcia
Hidalgo a Paacio, diciendo quo habla cu!nph 'i 'i In comi8i6n, asi co-
ma que los soldadoo quo estaban apostados en San Francisco, hicie
ron prisioneros a los señores Gustavo A. Madero, Gral. Jo6 Delgado
y Oral. Agustin Sangiith, quo estaban en alegre bacanal on Is canti
na donominada 'Qarnbrinus."
El Gral. Blanquet mandó entonces furinar su cuerpo en l(nea doe
plegada a to largo del extenso portalón quo conduce a la puerta del
centro del patio do honor y dió órdtmea a cu segundo at Teruiente Co.
ronel Teodoro Jimónez Riveroll, del 29 9 BatatlOn, y at Mayor Iz
quierdo, del propio cuerpo, para quo con un grupo do offciale eubie•
ran a toe saloue do In Presidencia y Is lIevarin na recado at Sr.. Ma-
dero para quo cenunciara inmediatameiite el alto cargo que to babla
conferido el pueblo, en vista do su torpea para gobernar.
*
**
Subieron los Jefee antedichos, y at liegar frente it Madero le dije
ron que iban a nombre del Eórcito a exigirle en renuncia y In do to-
dossus Minietros.
Escuchar esto y sacar la pistola don Francisco I. Madero fuG todo
uno. Apenas pudo decir: "Ules. son unos traidores" y disparó sobre
ci Teniente Coronet Jiuiénez liveroll, mientras quo el tbravi Gus-
tavo Garmondia eacaba su pistuta y disparaba sobre au superior el
Mayor Izquierdo, dejndolo muerto.
Hay quien diga quo el Comodoro Malpica fu quien diaparó sabre
el Mayor Izquierdo, pero todo mundo señaia at esbirro Girmendia;
quo at ver en obra, huyó violentamente por In Secretarfa de Guerra y
Marina, aprovechando 103 momeutos do confusion quo so sucedieron
a ralz do In tragedia en los ealones do Ia Presidencia.
El grupo do oficiales quo acompafiaba a los doe jefos muertos, ante
la acometida vio1uta del ex Primer Magistrado se quedaron perplejos
y eor.uo el mismo Madero, empufiando adn In pistola homicida, toma
ra el elevador para bajar at patio do honor, no lee diera tiernpo para
nada, se quedaron arriba rodeando a too ex-Ministro8 y ex-Vice Pro.
sidente Pino Suárea.
*

Sin sombrero, eonlos pocos pelos


at quo tiene, erizados, Madero ba6
por el elevador, y at ver forinado 299 Batallón y frente a éte at
Oral. Huerta con el Oral. Blanquet y dem.s jefes y ayudanLee, gritO
a los soldados:
42
—Yo soy el Presidente do la RepbIica."
—Lo 1u6 Ud. haeta haco unos momentos, contestó el Oral. Huerta,
adelantándose al ex-Presidente.
Mas como los soldadcs quo eetaban cerca a Madero denotaban im-
paciencia por hacer una decarga cerrada, el Oral. Blanquet lee habló
y con en niano retiró too eafiones do los Mafiseers del pecho del ex-
Presidente.
Madero, ya desarmado, to pregunt6 at Oral. Huerta, eon insolencia,
el por qu do aquella actitud, 8 10 que cont.est6 el Cornandante Miii-
tar, Jo siguiente:
—"La Nación y ci Ejrcfto esián cansados ya do BUS desaciertos en
el gobierno; Ud. ha creIdo q U A el Ejército est& en el deber do defen-
der, no 108 grandes intereses nacionales, sino los intereses particula-
res de Ia familia Madero. lJd. me dUo boy par Is maflana, quo nun
cuando so acabara basta el tiltimo coldado, habla quo tomar Is Ciuda-
dela boy, Ia quo prueba qua a Ud. y los suyos no leeimports nada la
m
sangre que estâ derraándose y quo von con sunio desdén at 1j6rci-
to quo tanto ha sufrido y quo tan tas muestras do ahnegacion he dado."
—Pero eato es una traición, interrumpió el ex-Presidente
—Queda Ud. prisionero,—contestO el Oral. Blancj uet aecamente,-
Ia mismé quo todos ks cjue fuoron sue Ministros.
Acto continuo, se desprendió una escolt.a y el "hombre pequeflo
con grandeza de alma," como le llamaran lea hermanos do Bias
Urrea, el do Ia eterna sonrisa, fué conducido on calidad do riguroa-
mente incomunicado a Ia Guardia do Is Puei'ta de Honor, doude pro-
nunciaba palabra ininteligiblea.

**

Bajaron en ece instante 10 oficiales quo hablan acompafiado at Te-


Uiente Coronet Jiméz Riveroll y ci Mayor Izquierdo y acercándo-
so al General B]anquet, Is dijeren en alta voz quo sue superioree sea-
baban do ser atsinados en los 88101308 de Is Presideucia.
OIr esto los soldados y pretender vengar is muerte de sus jefee fu
coca del memento.
Los oficiales so interpucieron y salvaren do una muerte segura at
ox' mandatario y sus Ministros quo on esos momentos bajaban cii Ca-
lidad do prrccB, do los salones do Is Presidencia, con excepción del
exMinictro de Hacienda y del do Comunicaciones, Ernesto Madero
y Jaime Gurza, respectivemente, quo Jograron escaper aproveh1n-
dose de Is escena quo so desarroltaba en el patio, en mi que fuert•n
protagonistas toe Sres. Madero, Huerta y Blanquet.
43
Eran las siete y media cuando el ex niniAro de Goberuaci6n pi.
diO hablar eon el Gral. Huerta, quieu acceditS a ello, or'lenanio quo
fuera sacado do la Comandancia Militar el Lie. Hrn.ndez y llevado
a au preencia.
*

El Ex•Minietro de Gobernación, aiwuelto en una eaciavina obacura


a raya, y en tono suplicante, to dijo at General Huerta quo to dejara
en libertad baja an palabra de honor, to iniawo qu.e a o'is corn pafieros
los deraáe ex-Minitros.
EL General Huerta, que i3e paeeaba on ci cnerpo do guardia do in
Puerta de Honor, &nieutras preentaba armas is nuinerosa eacolta
quo aill so encontraba, accedió a la Fdplica del Lic. Hriidei, orde
nando que fueran puestos on libertad todos too ox MinisLroe, con ex
cepción del Lie. Jos6 %Iarfa Pino Sithrez, quo afortunadaniente no pu-
do huir esperarido seguramente al ex-Presidente.
*
**
Cuando ]as cam panes fueron echadas a vuelo on seal de regocjo
par Is terminación do las hostilidadea, el Gm]. Angeles, no obetante
quo so le ordenó quo auspendiora ens fuego, contiunaba conio el pri.
tiler dia el ataque, por to que fuó mandado ilamar con un ayndauto
del Cuartel Genera], recogindosele su espada.
Ann eran las cuatro de Is mañana y en algunas avanzndaa del
Gral. Angeles no so coiocta La orden do suspension do las hostilid&-
des y ea por eso por lo quo so escucharon aJguuoa caonazos y hubo
fuerte tirotea.
Angeles entreg1 en espada y quodó arrestado hasta nueva orden.
CAPTIJRA Y MUERTE DEL SR. GLISTAVO MADERO.

El Sr. Gustavo Madero, coma ye to bemos dicho, M detenido en


ci Re,t,aumant Gambrinus, donde se encontraba en alegre conviviali.
dad con too Grates, Agusta Sangius y Joe6 Delgado, y el Presiden.
to do Is C(Lmara do Diputadon, Francisco Romero, quo acababa do
ear ascend ido a General de Brigade.
Acerca de La captura y muerte del tristemente c1ebre politico so
ban pulilicado versiones divergentes en a!guuoa pun toe qua solo so-
rttn aclarados, cuando eatniadas las pasionee, puedan o quieran too
testigos prunciaIes decir is verdad.
44

TJno de 108 diarios mejor intormados de la Capital, pbIic lo si-


guiente:
Depa rtiendo tranel uila rnente an fitrión y comerisalee, char) abun en
tie sorLio y sorbo de cifi', en tanto que el tiempo pasaba. So comen-
taban Los hechos do arma que hablan reaiimdo Joe leales, entre Jos
que se contaba el del Oral, Francisco Romero, corisistente en haber
dirigido personalmente una eerie do disparos con tin ceMn do seten
La y cinco milimetros emplazado en una do 1a2 calles Anchae y quo
pertene4a a In olumna do ataque mandeda por el Brigadier Eduar-
do M. Cauz.
A In bora del champagne, cuarido in slegrin do los concurrentea al
banquete quo hemos mencior ado era zrniyor, so preseiitó en el restau-
rant, un olicial dot ejército quo lievaba bajo sue órdenea a varios
guardabo&jues do Chapultepec
El oficjal referido, acerc6.ndoe violentamente a don Gustavo Ma-
dero, is dijo: "EEtfi ustedpreen, af como Joe sehre."
Al oIr esto el hermano del Presidente de In Repilbilca iutentó an-
car su revolver, pero cinco bocap do fusil Malisser apuntaron a su p0-
cho. Viéndose perdido don Gutavo entregO In pistola y as dió pre8O,
asf como los demás sefiores que lo acompaflaban.
Eso causO gran asombro entro los parroquianoM del restaurant,
quienes hubieron do asTir vi&entamente por orden del oficial quo
mandaba aqueUa trope
Desde luego so prtieediO a Iluvar a los reos a tin cuarto quo hay
en el restaurant y quo so dedica a guardarropa do Joe clientes.
Deede in horn en que fueron sprehendoo p hacla lee once dM Is no-
ebe, allf quedaron preens, teniendo aea centinelas de vista quo con
Lao armas preparadas impedian todo intento do fugs.
A las once do Is, noche, cuendo so orden6 al ofielal do In ecolta quo
sacara a Ire reos, se natO que faitaba el Oral Francisco Romero. ZC6 .
mo logrO evadireti ci Presidente de Ia C(tmra do Diputados? Be cree
que en Joe mcimentos en quo se intrducfa a los d-ms reos en
guardarropa, 63te logrO deiiznrse entre algunos curiosos quo presen-
ciaban el acto.
A las puertaB de In CaPS comercial esperaba tin auto quo estaba ro-
deado par center-area de ruialee. En 01 fueron colocdos Ins reos y
Ilevados al Palacio Nacional, donde permanecieron on calidad do ri-
gurosa incomunieaciOn, haste, in uia de Is madrugada, hora en quo
so dispuso por in superinridad, que don Gustavo A. Madero fuers in-
tornado en Is Ciudadela.
Los Generalea Delgado y SanginOs. quedaron en el Palacio Nacio-
nal.
45
A Is here antes menelonada don Gustavo Madero abnndonó ci Pa.
laclo Nacional para ser lievado a Ia Ciudadela. En un automOvfl fth
colocado el reo, a quien acompafiaban varios oficiales dcl ejrcito, y
circundaba at utomviI una poderoa eacolta de rurales.
Durante el tryeeto del Pa)aco a Ia Ciudadela, parte thl pueblo
quo vagaha por Ins calles, at darse cunta quo iba el prisionoro y
cuaudo to reconoció, comerizaron a ianzarle improperios y silbidos.
No he ilegado a nueQtro conocimlento Ia noticia referents a la nu-
toridad quo ordenó In ejecuciOu de don Gustavo Madero.
A ins doe do in maflana, ci prisionero fué Ilevado a un costada do
In puerta principal do In Ciudadela quo ye at Norte do] edillcio.
A111 estaba formado el cuadro par alumnos do Is Escuela do Aspi-
ran tee.
Estaudo el rea en ci centro del pelotón, uno do 108 tiradoree, debi-
do a un movirniento nervioso, disparó su Msüsser cuvo proycetil me
a herir on el pecho at ijusticiado, quien snli6 del centro del cuadro
dando trasplés, y en aeguida los dem.s tiradores deseargaron sus ar-
mae, hiriendo de muerte a don Gustavo Madero, quieri cayô par tie-
rrs par no levantarse mae.
El €eflor Adolfo Basso, Interidente del Palacio Nacional, fuC preso
y Ilevado a In Ciudadela, donde so Ic paó par las armae.
El iefior Basso mtirió datido mue p traR de un valor poco comn.
Corren dos rumoros acerca do Is c'usa quo originO ci Iusiiamient.o
de ete eeor. Primero: que fué quien hizo funcionar una arnetratla.
dora desde In azaLea del Palaaio Nacionat, cuando ci general Reyes
iba a tomar ese edifleio con aIg1nna atumnos do Aeirant.es suponién-
dose quo la p bales dispamsda 1.or osa niaquina fueron ]as quo privaron
de in vida al divisionario Riyes y, segundo quo cuando fué oprehen
dido el Presidente do In Repbliea, dior Madero, el ex-lutendente
do Palacio inten16 disparar iu pstoia aobre ci general Blsnquel.
Otro diana qua so ha distinguido par Is oxactitud dt sus informs.
cior,es d16 a iuz Jo aiguiente:
11 E1 Sr. Madero fué saccdo del Restaurant Gambrinus por un grupu
do paisnos de lee quo Umarun parte en ci movimiento revotuciuna-
rio. Coriducido en poderoso automtvil basta In funtaleza, penetr6 en
on recint.o per In puerta quo da a In Cárcel do Belk. Al entrar, ya Jo
esperaba Jo guardia o peliitOn do ejecución quo so hizo cargo do él
deeds el memento pie penotrO a is (iudndels.
Ni un sOl n memento eetuvo riotenido. El Jefe do) pelotOn diO cuen-
Ta al SOfiOr General Mondrsg('n do pie tenca en an poder al prisione.
no, y et grupo so internO en el edificio. En esos momoutneel Coman.
dante MIitsr de la fortaleza Teniente Coronet Antonio Mentor doe-
esnsabj, y no estaba an funciones ..............
4
Liegaron a Ia puerta central quo da a Is plaza frente at jardin y
at sentir ci sire freeco do Is rnarlrugada el Sr. Madero Be quito ci sow.
brro, so limpió ci sudor do Ia frente y preguntO
—A dónde me ltevan
—Avance, replicó la fuerte voz del Jofe del pelotôn.
.—Yo soy civil; no me he wezclado en eto, replieó el prisionaro.
—Usted as el principal causante do La sangre derramada, contestó
uno del grupo.
—Avance, replic6 nuevamente el jefe del peiotón.
En esos momentos, at verse en La plazoleta, at nire libro y on plena
calle, Bupuso el Sr. Madero quo podrla escapar y corrió unos veinte
paso. El asiotente del Gr&. Mondragón hizo fuego y l proyectil
penetró on Is eapalda, cerca do Las costilias dci Jado der€cho. Como
nose detenla el prisiouero, el peiot6n hio fugo cayendoat pesada.
mente en tierra Don Gustavo. Todavfa SO le diO tiro do gracia.
El cadiiver, proviaiondmente, W entenado en el pequeflo patio do
la Ciudadela donde duermen el dltimo sueflo be oficialee quo corn-
batiendo sucuinbieron el Is contiencla......
EL NUEVO GOBIERNO.

El Sr. Oral. Huerta procediO d organizar ci gobiemno couforine a


]as aspiracionee de los diversos partidos politicos quo tomnaron parte
en Is, contienda contra el regimen croado por el Sr. Madero, entrando
do esta manera a fsrmar parte do la nueva administraeión toe iMa
caracterizados representantea do los grupos oposicionistas.
El dfa 22 hizo publicar el 8igu i onle manitElesto en quo expuo frau-
carnent.e sus propósitos pars, tranqullizar a La nación:
"Al asumir por minieterio do Ia icy el cargo do l'residente interino
de is Repblica, en virtud do Ia renuncia presentada por too CC.
Presidents y VicePresidente, debo hacer un llamamient.o at patrio-
tiEmo do todos los buenos mexicanoF, a fin do quo vengari a coadyu-
var con el nuevo Gobierno al restablecimientu do Is paz pi.Thlica. La
Patria, en Ia terrible crisis por In cual viene atravesando, necesita del
esfuerzo unido do todos ens hijos, a fin do salvarse do is auarquia
que 15 amenaza.
Pars asitirme en mis Jabores gubernativa, he ilamado a nil lado
a hombres de buena voluntad sin distinción do bandrfaa politicas.
Ellos vienen sin rencores por el pasado, sin dcseos do veuganza, en
otro anhelo quo ci do poner fin a is lucha fratricida quo nos aniqul-
is y reetablecer ]as garantias de vidas y haciendas do nacionales y
extranjeros en toda La extensión do La ReptThlica.
47
Conflo en quo todos los mexicinos me ayudar(ui en est.a obra pa
tri(itica, trth.ndoee do salvar nuestra misma nacionalidad que puede
pe)igrar y do devolver al pals Is tranquilidad quo tanto necesita pa.
ra aegurnr el desarrollo do sue riquezas, y espero amimo que los
medios do concillaci6n quo ci Gobierno inicia, serán suficientes pa-
ra el fin quo me propongo; pero si por deegracia e empefiasen malos
ciudadanos, ofuscados por ]as pasiones, en continuar Ia contienda 0
en oponer obstáculos al Gobierno por medios violentos, no vacilart
Un institute en dietar las medidas de rigor que fueren necesarias pars
el ripido rest.ableci mien to do Is Paz piThlica. La ealud de Is Patri
asl La exige
Mexico, a 22 do Febrero de 1913.
Gral. VICroRIANo HUERTA.
*
**
No faltô en esos dae quien califleara do golpe do Estado lo hecho
par ci Ejrcitn, y lamentara quo no so hubiera efectuado antes quo
e derramara tanta sangre.
La verdad Os quo Ia prisWin de Iu ,i 6,rcs. Madero y Pino Suárez fu
determinada por ]os eucesos que so desarrollaron en el eurso do Is so-
mana rc'ja y quo influyendo hors a hors, minut a minutu en ci ni-
ma del Ejrcito lo convencieron do Is triste necesidad do hacer re•
nunciar a los Sres. Madero y Pino Su.rez, empeiados en sostenerse
en el pod or sun a costa do Is Patria misma, amenazada do muerte
por Is intervenciOn.
Comentando las censuras a quo nos referimos, un dietinguido ml-
litar explica en ]as eiguintes palabras Las causas quo dieran tan moe-
perado sesgo al terrible conflicto:
—Eeiá todo el mundo en tin error, dUo el referido milItar: no ha
sido un golpe do Estado propiamonte dicho, ama quo ha pasado lo
siguiente:
"En divereas ecasiones, estuvieron algunos Senadores pars, ver al
ex•Presidente de is Rept'iblica y persuadirlo do quo presentase Is re-
nuncia do su alto puesto, teds yea quo do seguir on el Pder, era
irnposiblo que se pocificase el PaI, porque eet(t visto quo no tiene ca-
pncidad pars gobernar y sobre todo porque su circulo no so babla do-
dies do má.s quo a hacer ncgocics con is administración, lo quo es
blico y uotorio.
"El Sr. Madero no recibió a los Senadoree, sino quo alguno do sue
Miriietros Jo hacla y lee decla poco mae o menos: "el Sr. Presidente
seupone a to quo Uds. vienen; y me encarga quo lee manifleete quo
48

por ning(in rnotivo eetá dispueto a renunciar 1 puos prefers salir do


aqui tie Palacio, muerto, antes quo darius gusto a esos traidurea quo
so han lovantado on algunas parLes do Ia Rup1b1ica.
alncislian Joe Senaduree mas era en vano su intento, y tenan quo
regresar easi con Ia esperanza perilida de hacer cosar use estado do co
eau quo estaba cc,nsuinirido a Ia Nacióu pot el desorden on quo nos
encontrábamoe dobido a la torpeza del U&.bierno
E! lunes en Ia mañana inaistieron los Sünadros y fueron recibi.
dps por el entonces Presideute, quo terminanteniente lee u quo no
renunciaba bajo ningün concepto, puss quo prefr1a ocrdiPresidento
do cadáveres y do ruinas, autos quo entregarios au renuncia.
Eota fala do patriotismo do par to do Madero, qulen no tomaba en
cuenta iae innuinerables victimas quo oca q iona una guerra entre her-
maims, hizo quo toe Senadores se apersonaran con el General Huerta,
quien eonteetó quo éI no podia hacer nada absolutamente, porque
no querfa dat el espectaculo do quo el Ejircito defeccionara, cuando
ha dado prueba g incontables do Jealtad quo La han valido Is admira-
don del mundo civilizado.
Los Senadores, proocupados con la situaciOn do La Repblica, so
despidieron del General Huerta dici(udoIe quo doe habiau becho 1
posihle para sat var al pars y quo dejaban at jrcito, ciego on en obe-
diencia at Sr. Madero, la reapcinsabilidad ante la Jlistoria de lo quo
on Jo sucesivo pasara.)
Estas palabras hirieron profaudamente ci ánimo del eeior General
Fluerta y comenzaron entonces las ounferencias cuyo resultado bun6
fico par ci pals estamos palpando.
e

Trágico fin de los Señores Madero y Pino Suárez.


El dla 22 a las once de la noche fueron Ilamados violentamente al Palacio
Nacional los miembros del Gabinete, y a su liegada el Señor Gral. Huerta les
iriforrnó qqe los señores Madero y Pino Suãrez, a quienes se habia envido a
la Penitenciarfa acababan de ser muertos durante un tiroteo entablado en-
tre Ia escoita y un grupo de desconocidos que al parecer trataban de resca-
tar a los presos,
La version oficial del hecho dads a Is prensa por el Teniente CoroneT
Mnas es In siguiente:
"El señor Presidente de Is Repblica reuniO a su gabinete a las 12 y me-
dia de Ta noche para darle cuenta de que los Srea. don Francisco I. Madero
y don José Maria Pino Suárez, que se encontraban detenidos en el Palacio
Nacional a disposicion de Ia Secretarla de Guerra I ueron conducido8 a la Fe-
nitenciaria, seg(in estaba acordado, cuyo establecirniento se habia puesto ba-
jo Ta direcciOn de un jefe del ejército eats misma tarde, para mejores y mu-
tuns garantias; que al Ilegar los automóviles a un punto situado al faltar el
tercio final para. Ilegar a la Penitenciarla, fueron atacados par on grupo ar-
mado y habiendo bajado la escolta para defenderse aT misma tiempo que el
grupo se aumentó, pretendieron huir los prisioneros; quo entonces tuvo lu-
gar un tiroteo del que resultaror heridos dos de los agresores y muerto uno,
destrozados 108 automObiles y muertos los prisioneros,
El señor Presidente y su Gabinete resolvieron que al punto In autoridad
judicial militar a quien compete el conocimiento de atentados contra presos
militates, corno de hecho eran los señores Madero y Pino Suárez. practique
una estricta averiguaciOn, con directa participaciOn del Procurador de Juti-
cia Militar; y el Ministro de Justicia pidiO que terminadas )as averiguacio-
nes previas y por tratarse de caso tan excepcional, interviniera ci Procura•
dor General de In Republics.
El Gobierno deplora lo acontecido y precisamente deseando sLender a las
necesidades de salud püb1ica habi a encargado eata thrde al Ministro de Jus-
ticia que el Tunes presentara un proyecto pars p!oceder legalmente contra
los detenidos por sus diversas responsabilidades, al propio tiempo que yen--
ficaba esfuerzos para que algunos familiares del señor Madero ayudaran a
facilitar Ta rcsoiuciOn de una situaciOn dificil y peligrosa, Ileno del deseo de
garantizarse al mismo tiempo que garantizaba a los detenidos, habia nom-
brado esta tarde Director de la Penitericiarla al sefior Coronel Luis Balleste.
ros, d(indote severlsima8 instrucciones pars culquier evento.
El Gobierno asegura que Ia sociedad eerá satisfecha. EsUu ya deteni-
dos los jefes de la escolta y recogidos todos los datos previos. Asi quedar
bien aclarado este desgraciado evento, pot lo demas, muy explicable en ]as
actusles y dolorosas cireunstancias."
50

El Mayor Francisco Cárdenas Jefe de Is escolta gee conducla a ins Sre.


Madero y Pino SurFz, diÔ los sguient.es detalles complementarios do in
version oticial, que Ia pren'a so apresuro ri rec('ger.
—RecihI 6rdenes pra aIir con Jos sfhores Madero y Pino Suárez y condu-
cirlos a la Penitnciaria. dUo. Para cwnpiir con csti comisiOrt dvij.?.-n6 a
dos oficilis -Rafael Pimiento y .Jc'sé Ugalde - y a en grupo do hornbrei del
79 do ruralo g , para que Ic dieran In escolta.
El señor Madeo, al suhir at autoinvit 1 me djr':
---Para donde me ilevan? Supongo quo a la Pc; itenc'iara.
-- Yo no so, sefior, contesté; el chauffer tie p e ya órdenes.
Si me Ilevan a la F'enitenciarla! repu.o el senor Mudero, quo me lieven
per las erilles del Reioj y Lecumberri.
Esta indicaelôn bastó, naturalmonte, pars que recomcrtdara al chauffer
que tonams otro rumbo. El auto en que iba con ci señor Madero, seguido per
Is escolta, y el auto que ocupaba ci señor Pirici Suárz, siguiøron por his ca
lies de la Monecla, y at cruzar ci puente. sobrt , In lines del Ferrocardi, reel-
hi una descarga cerrada de varios hombres que estnban sill p°cho a tkrr....
El ehaufer se desconcertó y quinn detener ci automOvil. Yo contc; el
fuego con Ia pistola quo lie vaba y cuando Ibarnos acercuindonos a la Peniten-
earlu, ctro pelotón de doce hombres, armados con rifles, non hicieron nue-
vamente fuego
Tanto ci señor Mdero, como ci señor Pino Surex, en la confusiOn, baja-
ron de ins coches y corrieron hacia los asaltantcs. Se encontraron preek-
mente entre aquellos fuegos y el de in eseolta; cu9ndo cayeron muertos, retl
rándose los asnitantes que dejaron a tres do elk's tendidor, en ci campo, pude
ver que el señor Madero tenlo hondas recibidas tanto par delante coma por
dot rãs.
Un o6eial que presenció la salida de ion prisioneros do in pieza quo ocupa
ban en la Intendencia do Palaclo. dió par su parte, los siguien tes detaUcs de
los incidntes que precedieron a la partida:
"Un grupo do g oidados del 29 J3atalI6n al mando do un capit& penetraron
en is pieza pocos minutes antes do Ian diez, con & objet.o de registrarlos y
escoltarios hasta ins autamOviles en quo habrfan de ser trasladados. -
Ya decansaban los señore8 Madero y Pino SuItrez. aenstados en sus le-
chos. El señor Pine Suárez estaba profundamente dormido y el oticial tuvo
quo tocarle ci hombro par quo despertara.
--A dOnde vamos?
Esla fué la pregunta quo ambos diriieron a los soldados.
-No sabemos, contestO el oftelal. Mi cinico encargo es registrar a Udes.
para ver quo no tengan armas.
Coma 103 pnisioneros se encontraban en pai'ios menores, no fué necesarw
hacer ci registro do sun persanas y nIo 5U8 ropas fueron cuidadosamente
e.xaminadas.
Sc les indicó gee se vistieran, coqa que les causó oxtrañeza. la cual so di-
sipO cuando se len comunW qua se lea trasladaba a la Penitenciarla.
--Nos hubieran avisado antes— dijo el Sr. Mariero--para no acostarnos: y
g pronunciar otras ptIabmas se cemenzO a veslir.
in
Terminado e8to, con is escoiU4 del 29 fuercin lievados bests in pucrt.a de ho-
nor del Palacio, en donde esperahan Ion autos con Ian escoltan.
La aensaciOn quo In noticia produjo at dia siguiento on la Capital, fu trw"
menda. Los repftterio se echaron a In catle en buses de nâs dutn. Ls

U--
51
euriosos formaron una verdadera romeria quo iba a terminar en la rnisión.
Se examinaron minuciusamente las cal!e3 por donde se dice que paso el con-
vny asaltadu. se interrogó a cuanto trasnochidor habia psado por ellas. No
se encontraron ratros de la tragedia, no se haflO un indieio ..... Exp1orads
Ins calles, cunt.inuO el examen en 103 alrededores de la Penitenciarla ...... Un
euricso vió silL cerca de uno de los costadoç algunas gotas de sangre y. Con
este dato. a falta de etro mejor, fijO ci punto exacto de in nocturna tragedia.
Después Is imaginación popular se diO a fantasear, a burdar sobre La ver-
sion oficial su propia verión, a inventar detalles.
L Lo ciertu es que P1 trägico ft de los dos representantes del maderismoque
por tantos meses coroprometieron con sus dessciertos el porvenir de la he
p6b1sea, permanece envoelto en el misterm, y que ante la lrnposibiiidad de
saber mis, hay que repetir con el Embajador Wilson, a quien un reporter
pedTa su opinion:
—Debemos aceptar In versiOn oficial mientras no Se encueritren datos que
Is destruyan.
LOS FUNERALES DE LOS SENORES MADERO Y PING SUAREZ.

A las diez y treint-a de la mnana do; earras se detuvieron frente a In


Penitenciarla del Distrilo, una hianca elegaitemente marcada en sue costa-
doe con la palabra nTepeyac, y otra negra, do hurnildc aspecto a la que
estaba unido un coche de Primers. e1ae. Los dolientes y ci pcbUeo que espe-
raban la salida de los cadãveres de los señores Madero y Pirio Suärez so
agolparon en torno de las carrozas y casi invadieron el (rente do In prisOn.
habiendo necesidad de que la fuerza que alli se encontraba ernprendiera una
verdadera lucha contra los curiosos pars contenerios. Pocos momentos des-
pués todas Las miradas se fijaban en un solo punto: In puerta de-1 edificioque
se abria Para dar salicift al primer féretro. I De quién será? se preguntaron
casi a una voz 108 curiosos, mas la contestaciOn no so hiro esperar, pues uno
de ins empleados de la Agencia Gayoso cumpliendo ]as órdenes que habla
recibido indicó a sus subalternos la colocaciOn de 108 cadáveres en las carro-
zas respectivas. aA la hiarica ci Sr. Madero, dijo en alta voz ci em pleado
referido y el féretro de que antes se habló fu colocado en Is carroza Te pe-
yac. y como sacudidas por un choque eléctrico se movieron deseperadaa las
personae quo a todo trance querian ver el ataud del ex Presidente. Pero
todo fuO inütil porque Is guardia de la Penitenciaria no permitiO que nadie
so acereara a la carroza que en seguida se puso en movitniento. En ci carro
anexo habian tornado asiento ci Lie. Dn. Pedro Lascurain y el Lie. D. Ma-
nuel Vázquez Tagle, ex-Ministros de Relaciones y de Justicia en el Gabinete
de Don Francisco Madero. Al ponere en marcha el convoy se ordenO al
motorista quo pseara por la casa (le is familia de D. Macado Perez, hermano
de Ia Sra. viucla do Madero, eon objeto de que Ia atribulada damn, saf como
19 madre y hermanos del exPresidente acompai'Iaran el cadaver hasta su
cidtirna morada. Foe asi coma se hizo Ia marcha hasta el PanteOn FrancOs,
hahiéndose desarrollado eseenas con movedoras entre los angusUados miem-
bros do Is familia del Sr. Madera. El Administrador del PanteOn se acercO a
ver ci cadaver y Is inhumnción severiflcó pocosmomentos despuAs, habiendo
que.lado sepultado en In foss nOm. 9 del lote nürn. 5 el cadaver de quien
hast& hace pocos dias fuera Presidente do In RepOblica.
Momentos cIespus del cadaver del Sr. Madero fué eacado de la Peniten-
52
ciarla el del Lie. don JoBé M. Pno Suárez y colocado en la carroza negra
ants citada. Los curiosos pretendieron tsmbién acercarse a v-er el ataud,
pero lot; soldados que tenfan orden de no permitir a nadie que se acercara1
los rechazO y en braves momentos la carrozase puso en movimiento dirigi4n
dose at Ianteón Epanol en donde fué inhurnado el cadaver del Lie. Piiio en
la fosa n1m. 213 del lote ncirn. urio. Aconipanaban at cadaver del ex Vice-
presidente 108 senores don Luis Alfonso Brito, don GerOnirno A. de L1ego,
don Alejandro Fern&ndez de la Reguera y otras personas. Los periodistas
que se acerearon a la familia del Lie. Pino fueron informados que en virtud
de que el ex-Vice presidente habia muerto en $a pobresa pondria a La yenta
una parte de aus mueblee. ' -

FIN.