Você está na página 1de 3

Fuentes contaminantes y medio ambiente

Ana María Cabello Quiñones


www.corplab.net

Los temas ambientales comienzan a ser una preocupación permanente a nivel


mundial desde la década de los 90', tanto para los Estados como para las
Empresas. Es a partir de esta fecha que la variable ambiental será relevante al
momento de formular estrategias de desarrollo económico por parte de las
naciones y estrategias corporativas de las empresas. En muchos casos, las grandes
empresas privadas inician la preocupación ambiental antes que los Estados,
incorporando en los proyectos de inversión, la gestión y la seguridad ambiental .

• Las nuevas tendencias indican que en un futuro las emisiones contaminantes


a la atmósfera y el uso derrochador de la energía se verán disminuidos tanto
por la presión de conferencias, protocolos y reuniones ambientales, como
por una nueva performance de la industria.
• En la última reunión del grupo G8 se evaluaron los niveles de
Clorofluorocarbonos (CFCs) con índices menores a los del ano 2003 y se
comprometieron a continuar utilizando tecnologías limpias que minimicen los
efectos adversos.
• Las refinerías y destilerías modernas están utilizando tecnologías limpias que
aseguran la calidad de los productos derivados del petróleo mediante
métodos de compresión y a través de poliductos que transportan gas-oil,
naftas para uso petroquímico, motonaftas para uso automotriz, etc.
minimizando el uso del espacio y por ende el impacto ambiental.

En el siglo 21, la creciente tendencia internacional enfatiza la necesidad de


controlar y regular las emisiones a la atmósfera , las que son transables en el
mercado, reglamentando el uso de energía y sus niveles a la atmósfera, fijación de
estándares de calidad de aguas y suelo, que deben vigilar los mínimos de emisiones
acorde a las normativas vigentes a nivel mundial.

El uso de energía constituye la clave del desarrollo industrial, en especial en los del
grupo G8, a quienes se responsabiliza de la producción de Clorofluorocarbonos
(CFCs), cuyo compromiso a partir del Protocolo de Montreal (1987), es disminuir su
concentración a la atmósfera, lo que le permitiría a la Capa de Ozono, comenzar a
repararse naturalmente y así evitar la radiación ultra violeta (UV). En la última
reunión de los países más industrializados del mundo, G8, realizada recientemente
en Londres, se evaluaron los niveles de CFCs en forma favorable ya que los índices
son menores que en el año 2003 y se comprometieron a continuar progresivamente
en la utilización de tecnologías limpias que minimicen los efectos adversos hacia la
calidad de vida del planeta.

Para ampliar lo establecido en el Protocolo de Montreal, la Industria mundial tendrá


que vencer muchos obstáculos y destinar fuertes sumas de inversión en
investigación científica, que conduzcan a buscar reemplazantes energéticos inocuos
para la capa protectora de ozono.

Sin duda, el petróleo y los hidrocarburos son los recursos de energía más utilizados
en el mundo, adquiriendo importancia ilimitada, no sólo económica, sino estratégica
y política. Este recurso alimenta al 80% de la industria mundial , él y sus derivados,
formados por una mezcla compleja de hidrocarburos alifáticos, alicílicos y
aromáticos; el problema ambiental se profundiza con el refinamiento del petróleo,
del cual se obtienen una serie de hidrocarburos: ejemplo de ello son las bencinas,
que se obtienen a 70 y 150º C, a las cuales se les adicionan productos oxigenados
(método reforming) para mejorar las cualidades combustibles. Las refinerías o
destilerías modernas están utilizando tecnologías limpias que aseguran la calidad de
los productos derivados del petróleo mediante métodos de compresión y a través
de poliductos que transportan gas oil, naftas para uso petroquímico, motonaftas
para uso automotriz, kerosene, gas licuado, butano y propano, minimizando el uso
del espacio y por ende el impacto ambiental hacia las comunidades aledañas, no
sólo modernizando su tecnología sino los sistemas de distribución. Ejemplo de ellas
en la Argentina es REFINOR, con una Estación Compresora en la propia Planta de
Campo Durán en el Noroeste (Provincia de Salta), con un recorrido de 1.112 Km.
de extensión, hasta la ciudad de Córdoba, asegurando con estos sistemas
operativos el máximo de eficiencia y seguridad ambiental y minimizando los
impactos ambientales que se puedan producir, con una constante revisión de las
estaciones recompresoras y de los ductos.

Las Certificaciones de Calidad o ISOs , obligan a las industrias a invertir cifras


considerables en reingeniería, equipos de medición y calibración y a disminuir los
costes energéticos de combustible, que en general ascienden al 30% de los costes
de elaboración de cualquier producto; ello ha servido para que el mundo industrial
que se somete a certificación ambiental, desarrolle nuevas formas de optimizar la
energía , sea ésta de hidrocarburos, eléctrica u otras, logrando disminuir los
consumos de energía global que a la larga es factor clave en la competitividad del
mercado mundial.

Las Normas ISO tienen el mérito de otorgar una base sustentable sobre la cual las
industrias que se validan o certifican, pueden avanzar hacia la calidad total de su
producción, adicionando instrumentos de gestión industrial y ambiental que les
permitan mejorar en eficiencia y en sistemas de calidad; pero es indudable que
estos estándares de calidad conducen a un control exhaustivo de la variable
ambiental, generando una mejora continua de los procesos productivos, en el
marco de un desarrollo sustentable que implica utilizar racionalmente los recursos
energéticos y las materias primas en el presente, sin comprometer los que les
corresponden a las generaciones futuras. Ello supone una responsabilidad
ambiental respecto también de las emisiones que se entregan a la atmósfera y por
tanto las industrias que se suscriben a ISOs deben vigilar las variables productivas
y las ambientales conjuntamente en forma sistémica e integrada , ya que se
encuentran indisolublemente relacionadas e interdependientes.

En una visión de futuro , las emisiones contaminantes a la atmósfera se verán


disminuídas, así como también el uso derrochador de la energía en el planeta, no
sólo por la presión de conferencias, protocolos o reuniones ambientales globales o
locales , sino más bien por una nueva performance de la Industria cuyas metas de
rendimiento, eficiencia y competitividad, la conducirán a mejorar el rendimiento
energético en forma sostenida y la modernización sistemática de sus instalaciones a
través de la reingeniería, lo que nos permite enfrentar un futuro ambiental
sustentable para la vida de los que habitamos en la Tierra.

Bibliografía:

1. Arenas, F.,Negrete J. y otros:"Sistemas de gestión ambiental".


Texto La Hora de las Regiones, Sección III, Stgo.1996

2. CERE : "Asuntos Eticos presentes en Río".


Conferencia Organizada por Herat Othies.
Research Group. Enero, 1990.
3. UNESCO : "Notas sobre medio ambiente y desarrollo".
México, 1998.

4. WMO/UNEP/UNESCO/ : "Climate change: science, impacts and FAO/ICSU policy".


Cambridge University Press, 2001

5. TOKIO : "Metropolitan Research Institute for Environmmental Protection".


Resumen de Informaciones anuales para la protección del medio ambiente de
Tokio. Tokio, 1993

• ADNUMA-CHILE , Asociación para la Difusión de los Programas de las


Naciones Unidas sobre Medio Ambiente, tiene como Objetivo básico, difundir
los temas ambientales hacia la comunidad científica y no científica con el
espíritu de educar y sensibilizar a la población sobre tópicos de interés
común.

Ana María Cabello Quiñones


Dc. en Gestión Ambiental, Geografía y Paisaje. Universidad de Barcelona (UB),
España. Presidente ADNUMA-CHILE. Coordinadora Unidad Gestión Ambiental Univ.
Autónoma del Sur