Você está na página 1de 2

c 

     
 
c

Ê
R Ê    
                    
 
      
         
   

Cabe señalar en principio que las definiciones o aclaraciones que existen sobre la
brecha digital son diversas; pero podemos entender que la brecha digital es la
división que separa a las personas y colectivos que tienen acceso a las Tecnologías
de la Información y la Comunicación, de los que no lo tienen. Puede ser entendida
en términos de la desigualdad de posibilidades que existen para acceder a la
información, al conocimiento y a la educación mediante las TIC.

Las causas pueden ser de diferentes tipos:

-Ê Carencia de conectividad física en el lugar de residencia: esto suele ocurrir en


zonas rurales y en barrios degradados.
-Ê Barreras mentales: existen personas que se autoexcluyen de la sociedad de la
información.
-Ê Económicas: incapacidad de asumir los costes.
-Ê Metodológicas: ocurre cuando la forma de aprender y los contenidos en sí no
interesan a las personas, ni se sienten como algo propio.
-Ê Tecnológicas: los dispositivos, aplicaciones y usos no están pensados para
personas con discapacidades, lenguajes o necesidades diferentes.

Los más afectados por la brecha digital son los residentes en zonas deprimidas,
con pocos recursos económicos, con bajo nivel de formación, en situación
laboral inestable o en paro, con mayoría de mujeres, inmigrantes, personas
mayores y adolescentes y jóvenes en situación de fracaso escolar.

Desde el campo de la educación social y de la educación en general, se pueden


llevar a cabo numerosas medidas con el fin de mejorar la brecha digital: en
primer lugar, si no existen infraestructuras a las que los ciudadanos puedan
acceder independientemente de su condición y característica, la brecha digital
seguirá siendo una realidad. Es por ello que hay que adoptar medidas que
permitan que las personas tengan fácil acceso a las TIC, por ejemplo, a través de

Ê
Ê
c 
     
 
c

Ê
ayudas para la incorporación de las mismas en los espacios domésticos. Por otra
parte, las medidas no deben centrarse de manera exclusiva en el aprendizaje de
la utilización del hardware, sino darle importancia al software; con la posibilidad
de que las personas se puedan adaptar fácilmente.
En tercer lugar, hay que dar mucha importancia a la alfabetización digital para
que los sujetos puedan obtener el máximo provecho de las TIC; y tal
alfabetización debe extenderse a los sujetos con necesidades educativas
especiales así como a profesores y diversos profesionales de la educación.
Por último, se debe crear una conciencia en la sociedad civil de lo significativo
que es romper las diferentes barreras que mantienen las diferentes brechas
digitales (económica, política,«)


Ê