Você está na página 1de 219

Franz J.

Hinkelammert

El Grito del Sujeto


Del teatro-mundo del Evangelio de Juan al perro-mundo de la Globalización 310 p.

Prólogo

Introducción: Reflexiones metodológicas 13 p.

I. El pecado que se comete cumpliendo la ley 24p


1. El mundo: Estar en el mundo sin ser del mundo
2. La ley del valor y el pecado por cumplimiento de la ley
3. Jesús y la ley mosaica
4. El sujeto viviente frente a la ley
5. La negación del sujeto viviente por el cumplimiento de la ley
6. El pecado que se comete cumpliendo la ley y el endurecimiento de los corazones

II. La fe de Abraham y la divinidad del ser humano 57 p.


1. Primera escena central: La fe de Abraham
a. El significado de la escena
b. La libertad griega.
c. El realismo político y el No al matar.
d. La libertad institucional por ley: Dietrich Bonhoeffer
e. La afirmación de la vida por el No al matar y los hijos del Diablo.
f. El realismo político y las "buenas razones" para matar.
g. El realismo de Juan y el No al matar.
h. La fe de Abraham en los comentaristas.
i. La transformación de la corporeidad del No al matar en su contrario.
j. Los criterios de los Sumos Sacerdotes en los comentarios.
2. Segunda escena central: ustedes todos son dioses La divinidad humana
3. El mito del pago del rescate: Dios y la Muerte

III. El teatro-mundo del evangelio de Juan 57 p.


1. El resentimiento desde el poder
2. El chantaje de parte de Pilato: Su comedia
3. La acusación de parte de los representantes del Sanedrín
Excurso: La ley del déspota y el despotismo de la ley
4. La declaración de lealtad al César
5. La traición de Judas.
6. El lenguaje del evangelio de Juan
7. El lenguaje sobre los judíos en el evangelio de Juan
8. La lectura antijudaica del evangelio de Juan: el relato de la pasión.

IV. La cristianización del imperio y la imperialización del cristianismo 50 p.


1. El cristianismo y el poder imperial

1
2. La platonización del cristianismo por la cristianización del platonismo
3. La muerte de Sócrates y la muerte de Jesús
4. La muerte de Sócrates devora a la muerte de Jesús
5. La ética de la banda de ladrones y la justicia: la polis perfecta de Platón
6. El platonismo en el cristianismo
7. Agustín: la constitución de la cristiandad por la recepción del platonismo
Excurso: Adam Smith y la ética de la banda de ladrones
Excurso: El prólogo del evangelio de Juan.

V. La crítica de la utopía frente a la negativa a la utopía 42


1. La formación de la cristiandad
Excurso: Cicerón y la ley luchan en contra del levantamiento de Catilina
2. La lectura antijudaica del mensaje cristiano
3. La lectura antijudaica del evangelio de Juan
Excurso: Dos reinterpretaciones en la lectura antijudaica
4. El antisemitismo y su historia
Excurso sobre sobre el antisemitismo de la locura judaica en Lutero y Calvino
5. La relectura del propio antisemitismo y la renuncia al antisemitismo
Excurso: La sustitución del antisemitismo en la enseñanza del Papa Juan
Pablo II
6. La negación universal de la utopía y la crítica a la razón utópica

VI. El capitalismo cínico y su crítica: La crítica de la ideología y la crítica del


nihilismo 21 p.
1. El capitalismo utópico
2. El capitalismo nihilista
3. La veracidad destructora.
4. Los pasos del sistema de la modernidad
5. La negación de la realidad en el capitalismo nihilista
6. El vaciamiento del liberalismo utópico
7. La realidad virtual
8. A manera de conclusión

VII. El regreso del sujeto viviente 13 p.


1. El reconocimiento del otro como propietario
2. El reconocimiento del otro como enemigo en la lucha a muerte
3. El reconocimiento del como sujeto viviente

VIII. Asesinato es suicidio: cortar la rama del árbol, en la cual se está sentado 30p.

2
1. El contexto de la globalización
2. Mercado y método de las ciencias empíricas
3. El método científico y la acción medio-fin en el mercado
4. La ética del bien común en el marco de la globalización
5. La cuestión del antropocentrismo
6. Reflexiones sobre el anticomunismo

Presentación.

El presente libro es una segunda edición ampliada y reformulada. El argumento central de


la primera edición se mantiene, pero la argumentación cambia en muchos sentidos. He
retrabajado sobre todo la interpretación de los capítulos 8 y 10 del evangelio de Juan.

Esta reformulación se debe a las discusiones que he tenido durante este año con muchos
lectores, que me hicieron comentarios.

Se debe erspecialmente al hecho de que he trabajado el texto de este libro en el seminario


de investigadores invitados del DEI, que funciona todos los años durante cuatro meses en
la sede del DEI en San José.

En cuanto a la elaboración de muchas argumentaciones específicas, debo mucho al


invedor del DEI Germán Guttiérrez, que ha tenido todo este período mucho tiempo y
oaciencia para seguir los pasos de la discusión. Aportó constantemente con nuevas
fuentes de información y con aclaraciones sobre los pasos de la argumentación.

Quiero también agradecer la disposición que han tenido los investigadores del DEI Elsa
Tamez y Pablo Richard, para ayudarme en muchas dudas en la traducción de los textos.
Sin su constante colaboración en la exégesis de los textos habría sido mucho más dificil
para mi la elaboración del libro.

Prólogo

Este libro sigue a Kierkegaard. No tanto a su filosofía, sino a su método de escribir libros.
Decía Kierkegaard: Si quieres escribir un libro, lee diez libros y escribe otro. Y si sale
mal el libro, la razón no estará en el hecho de que antes de escribirlo solamente hayas
leído diez libros. Y se puede añadir, que, si al chocar este libro con alguna cabeza, suena
hueco, la causa no está necesariamente en el libro.
Escribir un libro sobre el evangelio de Juan no es posible sino de esta manera. Por eso
este libro tiene algo de un juego. Juega. Pero tiene también algo de la seriedad que tienen
los juegos.
Este libro no tiene como objeto ningún tema “teológico” aparte, aunque el evangelio de
Juan sea su centro. Sin embargo, contiene una tesis sobre la teología. Toma a la teología

3
como una reflexión humana, que gira sobre la realidad. Cuando alguien habla del cielo,
no habla del cielo. En términos del cielo no puede sino hablar de la tierra. Igualmente, si
habla del infierno; al hablar de él, se habla de la tierra. El cielo, del cual se hable, con
toda seguridad no existe y nunca existirá. Si hay un cielo, será sustancialmente diferente
de todo lo que jamás se haya dicho del mismo. Pero no por eso lo que se diga del cielo es
un sinsentido. No lo es, porque al hablar del cielo se habla de la tierra, aunque en
términos celestiales.
Creo, que muchas veces esto es algo consciente en la tradición del pensamiento humano.
Sin embargo, en la modernidad se ha perdido en gran parte esta conciencia. Con mucha
fuerza Marx la recuperó. Posteriormente asumió posiciones muy parecidas Max Weber
con sus análisis de las religiones. Cuando Max Weber analiza la ética protestante en su
relación con el espíritu del capitalismo, analiza precisamente, cómo los puritanos ingleses
del siglo XVIII reflexionaron sobre la tierra, al hablar sobre el cielo y cómo su posición
incidió en el cambio que ocurre de toda la sociedad en Inglaterra en este siglo.
Revoluciones en la tierra presuponen revoluciones en el cielo. La revolución en el cielo
anuncia algo sobre la revolución en la tierra. Aunque la teología sea secularizada, sigue
estando vigente, eso para estas teologías secularizadas que se presentan muchas veces en
términos aparentemente positivos. Utopías y tipos ideales reproducen la misma reflexión
sobre mundos imposibles, que inciden en la posibilidad de mundos reales.
Por eso podemos escribir una historia del cielo y del infierno, de Dios y del diablo como
podemos escribir una historia de las sociedades. Y estas historias hacen en conjunto una
sola historia de la humanidad. Cielos pueden implicar infiernos, infiernos pueden
implicar cielos. Cuando hoy se produce el infierno para la mayoría de la humanidad, hay
otros, que creen vivir en el cielo. Sus reflexiones teológicas reproducen, teológicamente,
lo que en la tierra se está haciendo y, posiblemente, lo que se está haciendo es resultado
de reflexiones teológicas fundantes, sin las cuales no se podría hacer lo que se hace.
Yo entiendo el evangelio de Juan en este sentido. Marca categorías centrales que hasta
hoy están presentes en todo nuestro pensamiento sobre el ser humano y sobre la sociedad.
Se trata de un texto teológico, pero no es comprensible, si no se toma en cuenta, que la
reflexión teológica no tiene como objeto la teología, sino la realidad. Teológicamente
habla de la realidad. Por eso puede resultar, lo que efectivamente resultó: un teatro-
mundo.
La mayor parte de este libro analiza el evangelio de Juan, el teatro-mundo implícito en él
y su desarrollo hasta el mundo de hoy. A esta parte siguen tres trabajos más cortos, que se
refieren al análisis del proceso de globalización que se lleva a cabo hoy. Corresponden a
las tesis del trabajo principal y las profundizan en relación al momento actual.
Se dice que en la Edad Media, y precisamente en el siglo XIV -después del estallido de la
gran peste-, hubo fiestas en las cuales se bailaba hasta que el último estuviera arrasado
por la muerte. Toda nuestra sociedad está bailando este baile. Hace falta interrumpirlo
por lo menos un momento, para reflexionar, y ver si no es mejor enfrentar la peste para
detenerla, en vez de seguir con este baile de muerte.

San José, Costa Rica. Febrero 1998.

4
Introducción: Reflexiones metodológicas.

“Habent sua fata libelli” (Los libros tienen su propia suerte), se decía. Con mucha razón
se lo puede decir del Evangelio de Juan. Es un libro sumamente controvertido, miles de
veces interpretado de maneras diferentes, que tuvo por fin la mala suerte de ser inclusive
transformado en un texto antisemita, cuya interpretación antisemita hace eco durante
muchos siglos.
No pretendo hacer alguna lectura definitiva de este texto; además, no creo, que haya
lecturas definitivas. No me interesa tampoco hacer una interpretación exegética en el
sentido más estrecho, para la cual no tengo la preparación suficiente, aunque trato de
tomar en cuenta los resultados de la exégesis de este texto. Quiero hacer solamente
presente una versión, que creo, está presente en el texto y que ha sido borrada por
lecturas en el curso de nuestra historia. Creo, que hace falta tener presente esta versión y
que sin ella la interpretación de este evangelio queda necesariamente trunca.
Tomo el Evangelio de Juan como un texto que habla sobre una realidad. La realidad es la
vida de Jesús, y el texto la hace presente y la interpreta. El texto no puede ser y no es
“teológico”, sino que interpreta esta realidad , de la cual lo teológico forma parte
integrante, a la luz de una tradición. Por eso no es tampoco “político”, aunque, tratando
la realidad, se dedica a las dimensiones políticas de ella. Un texto como el Evangelio de
Juan no puede ser tratado según el criterio burocrático de nuestras facultades
universitarias de hoy. No cabe en ninguna, y tiene que ver con todas. Sin embargo, para
la reflexión de nuestro presente en su historia y en su génesis, textos como el Evangelio
de Juan han sido inmunizados, al declararlos textos “teológicos”. Al declararlos como
tales, se entregó la discusión de ellos a las facultades de teología y al interior de las
iglesias, bajo el supuesto de que para la alta ciencia, - ciencia de la historia, de la
filosofía, las ciencias sociales etc. - no tienen ninguna relevancia. Sin embargo, este texto
del Evangelio de Juan ha hecho historia. No solamente historia religiosa, sino historia en
todos sus ámbitos.
Eso vale para muchos otros textos considerados como “teológicos”. Sobre todo también
para los textos de Pablo y el Apocalipsis. En conjunto conforman un marco categorial,
que canaliza toda historia posterior hasta hoy y que todavía está presente hoy a pesar de
todas las pretendidas secularizaciones. La importancia de la filosofía griega solamente se
hace presente en el interior del marco categorial creado a partir de estos textos básicos,
que sólo en apariencia son “teológicos”. Constituyen todo nuestro pensamiento en
términos categoriales. Un conocido filósofo, al cual hice ver que no se puede hacer una
historia sensata de nuestra filosofía y por tanto también filosofía sin la discusión de la
epístola a los romanos de Pablo, se rió a carcajadas. Creen en serio, que las facultades
definen a la realidad, y se sienten con todo derecho de pronunciar el “Ay de la realidad”,
cuando no encuadra en el esquematismo de sus facultades. En realidad, ¿cómo se puede
entender hoy a Nietzsche - para citar el filósofo más apreciado de la cultura
pretendidamente postmoderna de hoy - sin hablar de Pablo? Nietzsche se entiende como
un Anti-Pablo, y su libro “Anticristo” es en realidad un “Anti-Pablo”. Nietzsche todavía
tiene la percepción de que el marco categorial de toda cultura de los últimos 2.000 años
fue formulado por Pablo, pretendiendo él cambiar por fin esta situación. Sin embargo,

5
estoy convencido que eso no vale solamente para Pablo, sino también para otros textos de
este cristianismo del primer siglo, y muy específicamente para un texto como el
Evangelio de Juan. Y esto, quiero analizarlo aquí a partir del Evangelio de Juan.
Frente a los textos clásicos griegos nos hemos acostumbrado a tratarlos como textos en el
sentido más amplio, aunque hagan constantemente referencia a los dioses antiguos. No
los consideramos por eso textos “teológicos”. Además no podríamos entregarlos a sus
respectivas facultades, porque la religión antigua ya no existe y por tanto tampoco
facultades de teología correspondientes. Pero con los textos cristianos procedemos de una
manera completamente diferente. Los echamos afuera de la discusión de las ciencias -
filosóficas, sociales, sicológicas - por el hecho de que pretendidamente son teología.
Entonces, no hace falta tomarlos en cuenta. De esta manera, los inmunizamos. Podemos
estar tranquilos aparentemente.
Pero no estamos tranquilos. Nuestras raíces siguen presentes, aunque no tomemos
conciencia de ellas. Queremos estar tranquilos echando su discusión hacia afuera, y
cuanto más lo hacemos, menos tranquilos podemos estar. La expulsión de nuestros textos
fundantes de la discusión de nuestros fundamentos revela una gran angustia. Evitamos la
discusión de nuestras raíces. Al declarar nuestros textos fundantes como textos
teológicos, los rodeamos de un tabú impenetrable. El hecho de que son nuestros textos
fundantes se transforma en nuestro tabú central y nuestra historia se transforma en un
gran enigma.
Esta represión de nuestros fundamentos se ve muy claramente en el análisis de lo que el
sicoanálisis llama el complejo de Edipo. La realidad a la cual esta expresión se refiere,
parece realmente una realidad presente en todas las culturas humanas. Pero todas las
culturas la tienen en una forma específica. El análisis científico del complejo de Edipo
aparece a fines del siglo XIX en la cultura occidental. Sin embargo, el complejo de Edipo
de la sociedad occidental de hoy no tiene mucho de edipal. Edipo no nos interpreta para
nada. En nuestra historia no aparece desde 1500 años. Lo edipal es la forma griega de
enfrentar esta realidad denominada por la expresión complejo de Edipo. El drama griego
sobrevivió por el respeto a los griegos. En la antigua Grecia era un drama de gran
impacto popular. Para nosotros no lo es. Muy raras veces los teatros lo presentan. No lo
hacen, porque no hay un público que le encuentre alguna actualidad. Edipo no nos habla.
La última película sobre el tema es de García Marquez, una película sumamente bien
pensada y presentada. Pero no impresiona. Todo parece artificial. Precisamente por ser
una película buena, al fin nos convence, que a nosotros Edipo no nos habla.
Pero el problema de la realidad, al cual la expresión complejo de Edipo se refiere, lo
tenemos. Pero lo vivimos de una manera completamente diferente. Toda nuestra tradición
está impregnada por la reflexión de este problema. Pero la reflexión es diferente. Son dos
situaciones claves las que en nuestra tradición interpretan este problema. Por un lado, el
sacrificio de Isaac por Abraham y por el otro el sacrificio de Jesús en la cruz, del cual
inclusive se sostiene que es un sacrificio exigido por el Padre de Jesús, que es Dios
mismo. La especificidad de nuestro complejo de Edipo es ésta, y con Edipo apenas tiene
que ver. Cuando el Fondo monetario asegura el pago de la deuda externa del Tercer
Mundo y sacrifica a pueblos enteros y a la naturaleza, lo vemos en la tragedia del padre,
que exige el sacrificio de su hijo. Cuando Pinochet mata a los que él llama subversivos,
dice, que son hijos levantados en contra de su padre, a los cuales el padre tiene que matar.

6
Estamos llenos de padres que matan a su hijo, y los interpretamos a partir de situaciones
categoriales de Abraham y Dios-padre. Lo hacemos, aunque los hayamos secularizado.
Cuando presentamos este problema, el público tiene lágrimas en los ojos, como lo tenía el
público griego, cuando se le presentaba el drama de Edipo.
El sicoanálisis, sin embargo, ni siquiera se da cuenta. Como los mitos de Isaac y del Jesús
crucificado son “teológicos”, no le corresponden. Los tiene bien cuidados y ni los
menciona. Freud menciona el mito de la crucifixión solamente en el “Moisés y la religión
monoteísta”, e inclusive en esta obra bastante marginal - lo que no quiere decir que sea de
poca importancia - lo menciona marginalmente. El mito de Isaac no aparece ni una vez.
Si los sicoanalistas aplicaran el sicoanálisis a este hecho del sicoanálisis mismo, tendrían
que descubrir que aquí hay un tabú mancomunal al cual se ha sometido el sicoanálisis
mismo. La contrapartida la hacen la mayoría de los teólogos. Han aceptado su lugar bien
circunscrito del habla teológico, y hablan de nuestros textos fundantes como si fueran
simples textos edificantes para su público específico. Se comportan como aquel mal
periodista que encontró la noticia del siglo, pero ni se dió cuenta siquiera, de que se
trataba de una noticia.
En este sentido, quiero tratar el texto del Evangelio de Juan como texto fundante de
nuestra cultura. Hay problemas claves de la modernidad, que aparecen en este texto tan
temprano y que rompe con mucha radicalidad con la tradición greco-romana. Juan es un
cristiano judío, que escribe su texto fuera de Palestina. Se dirige a los cristianos de la
región, que son tanto cristianos judíos como cristianos romanos. Escribe sobre un Jesús
judío que vivió en Palestina dentro de la sociedad judía de su tiempo. Por tanto, el
ambiente inmediato del texto es un ambiente judío. La ley judía, el templo, el Sanedrín,
los fariseos y los saduceos. Pero en la parte clave del Evangelio se hace presente el poder
dominante del Imperio Romano en la figura de Pilato. Jerusalén y el templo tienen una
autoridad judía, pero ésta apenas tiene autonomía dentro de un imperio, al cual está
sometida. Se trata de una situación, como hoy la sufren casi todos los países
latinoamericanos en mayor o menor grado.
Sin embargo, el Evangelio de Juan, que habla sobre estos acontecimientos, es escrito en
un ambiente completamente diferente y más de medio siglo después. Se supone, que fue
escrito en los años ochenta o noventa. Jerusalén y el templo están destruidos, los judíos
de religión judía están tan dispersos como los cristianos. Las autoridades que tienen ya no
son políticas, no tienen región en la cual podrían ejercer autonomía política. Ya no tienen
un Sumo Sacerdote, y desarrollan ahora una estructura basada en sus sinagogas; su
autoridad religiosa se transforma en una autoridad rabínica.
Los cristianos se encuentran ahora separados de la religión judía, y la sinagoga no acepta
más su presencia. En las décadas anteriores y sobre todo antes de la destrucción de
Jerusalén los cristianos judíos mantenían su presencia en el templo, aunque estaban ya
formando una grupo de identidad religiosa propia aunque con presencia precaria. Pero
ahora aparece un conflicto más serio entre cristianos y judíos, y la palabra judío designa
cada vez más a los judíos de religión judía. Los cristianos judíos pierden su identidad
judía. El Evangelio de Juan hace presente esta situación y parte de ella. Pero se dirige a
los cristianos separados de los judíos, sean estos cristianos de procedencia romana o
judía. Su problema clave no es interpretar la relación con los judíos de la sinagoga, sino
hacer presente la situación de estos cristianos - incluyendo su relación con los judíos de la

7
sinagoga - en el ámbito del Imperio Romano. El Evangelio de Juan cuenta la historia de
Jesús, que ocurre en una Palestina judía, provista de un Estado autónomo, para hablar a
partir de esta historia a cristianos que viven en el imperio romano sin ninguna mediación
por algún Estado judío autónomo. Hablando de la vida de Jesús en Palestina, tiene que
hablar, aunque sea en clave, sobre la vida de los cristianos en partes del imperio que
tienen poco que ver con esta historia. Eso hace tan importante la figura de Pilato en este
Evangelio, porque allí culmina la relación de Jesús y del Sanedrín con el imperio.
Ahora, el texto del Evangelio de Juan es un texto escrito. Por tanto, su contenido literal
no es cambiable. Sin embargo, también tales textos cambian en el curso de la historia. No
hay manuscritos originales. En un tiempo, en el cual el objeto material, sobre el cual es
escrito el texto, tiene poca duración física, el texto no viene en su forma original, sino por
copias igualmente escritas. El copista puede cambiar el texto o efectuar inserciones, que
no son identificables físicamente, si el texto, del cual se hace la copia, no es conservado.
No hace falta suponer alguna intención de falsificación del texto. El copista puede
cambiarlo, para que sea mejorado. Pero siempre será su propia interpretación, la que
decide, cuál inserción mejora y cuál no. Hay pocas posibilidades para descubrir tales
cambios, si no se descubren originales anteriores. Pueden ser descubiertos por cambio
del estilo de escribir. Pero pueden también ser descubiertos a la luz del contexto general
del texto, en el cual una inserción puede aparecer como no concordante con la orientación
general del texto. Pero todo eso es muy inseguro, porque la orientación general del texto
es ella misma una interpretación del texto.
Tales inserciones pueden influir posteriormente en el significado del texto, aunque quizás
no lo pueden transformar en su integridad de sentido. Hay otro cambio del significado del
texto, que tiene una importancia mucho mayor y que efectivamente lo puede cambiar en
su integridad, aunque en términos literales el texto siga siendo el mismo. Esta posibilidad
de transformación se deriva del hecho de que cualquier texto, sea cual fuere, es ambiguo.
No hay textos unívocos. Por eso no puede haber interpretación literal por encima de
cualquier duda. Eso confunde, específicamente, cuando se trata de textos que son
considerados sagrados. Del texto sagrado se supone que dice la verdad. Pero si cualquier
texto es ambiguo, ¿cuál versión del texto dice entonces la verdad? Sobre esta pregunta no
puede decidir el texto ni tampoco un nuevo texto. Los textos sagrados entonces pueden
decidir unívocamente sólo cuando haya una autoridad que decida cuál versión del texto
es efectivamente la sagrada. Pero para la decisión de esta autoridad vale otra vez lo
mismo: también ella es ambigua, también ella desemboca en un texto. Es el problema de
cualquier pretensión de infalibilidad. Si ningún pronunciamiento puede ser unívoco, lo es
el pronunciamiento infalible también. Pero entonces, la infalibilidad no tiene sentido.
El texto es un conjunto de sentido sobre la base de palabras, que tienen significado.
Aunque literalmente sea imposible cambiar el texto - por lo menos como texto escrito - el
conjunto de sentido, que el texto expresa, puede cambiar por medio del cambio del
significado de las palabras que lo componen. En el curso de la historia cambian los
significados de las palabras. Por tanto, también cambia el conjunto de sentido expresado
por el texto. Si ahora se pierde el antiguo significado de las palabras, el texto como
conjunto de sentido cambia, aunque sea literalmente el mismo. Recuperar el sentido
original del texto presupone entonces recuperar el sentido que originalmente tienen las
palabras en el texto. Conocemos esta ambivalencia también en dibujos. Se puede hacer

8
un dibujo, que es un pato, si se lo ve de una manera, y un conejo, si se lo ve de otra.
Jamás podríamos decir, si el dibujo presenta un pato o un conejo.
En la historia de los textos éste, su cambio de sentido, es inevitable y la recuperación del
sentido original es siempre dudosa. Hasta tenemos que llegar al resultado de que tal
sentido original tampoco lo hay en los orígenes, por lo menos si buscamos este origen en
el texto mismo. Y como frente a los textos sagrados tampoco se puede recurrir a una
autoridad, la interpretación parece un acto sin destino.
Sin embargo, no lo es. El texto es necesariamente ambiguo, pero tampoco le podemos
hacer decir cualquier cosa. El cambia en el curso de la historia como conjunto de sentido,
pero no cambia en cualquier dirección. El texto ofrece opciones, pero cualquier cosa no
es opción. Elige en un espacio de opciones. Pero estas opciones, que abre el texto, no son
necesariamente opciones con diferencias graduales. Son más importantes cuando se trata
de opciones contradictorias. El mismo texto ahora dice lo uno desde una perspectiva y lo
contrario desde otra. En la tradición de los textos de la tradición judía y cristiana abundan
ejemplos para estas inversiones del conjunto de sentido de los textos, que ocurren en el
interior de un texto literalmente no cambiado. El sacrificio de Isaac por Abraham es un
texto de este tipo. Podemos leerlo en el sentido de que la fe de Abraham consistió en la
fuerza de no matar a su hijo. Pero se lo puede leer al revés, y la tradición de los últimos
casi dos mil años lo ha leído preferentemente así, y afirmar que la fe de Abraham
consistió en su disposición a matar a su hijo, aunque Dios quedó satisfecho con la
disposición y no exigió el sacrificio. Se trata de un cambio del texto como conjunto de
sentido en su contrario, que se opera por medio de cambios en el significado de algunas
palabras que lo constituyen. Las dos versiones contrarias coexisten en el mismo texto.
Por tanto, el lector es responsable del sentido que tenga, el análisis del texto no puede
determinar la decisión en última instancia.
Igual cosa ocurre con la muerte de Jesús en la cruz. Puede ser interpretada como
resultado de la voluntad del Padre-Dios que querría su muerte como sacrificio, o también
al contrario como un sufrimiento del padre junto con su hijo por una muerte impuesta,
que el propio padre no podía evitar. Las dos versiones han jugado un gran papel en el
cristianismo, y los textos no permiten determinar en última instancia un sentido unívoco.
Otra vez el conjunto de sentido se invierte en su contrario y podemos solamente mostrar,
qué significados de palabras tienen que cambiar para que este conjunto se invierta. Lo
que ocurrió efectivamente, lo tiene que decidir, forzosamente, el lector del texto. Para
determinar el sentido original, necesitamos por lo menos un análisis de la situación
general, de la cual surge el texto.
Estos cambios del conjunto de sentido de un texto determinado pueden ser apoyados por
traducciones de un idioma al otro, pero nunca dependen solamente de eso. Sin embargo,
la traducción aumenta la ambigüedad del texto. El texto, que es ambiguo de por sí,
adquiere en la traducción nuevas ambigüedades. El traductor es un traidor, pero no lo es
por intención, ya que inevitablemente ocurren cambios del conjunto de sentido porque
no hay palabras del mismo significado en los diferentes idiomas. Los cambios del
conjunto de sentido son entonces más fáciles. Hay ejemplos de hoy muy obvios. El
conjunto de sentido de una parte del Padre Nuestro fue operado muy recientemente.
Donde el texto anteriormente decía: “Perdónanos nuestra deudas, como nosotros
perdonamos a nuestros deudores” se sustituyó por: “Perdónanos nuestras ofensas, como

9
nosotros perdonamos a los que nos ofenden.” El texto original aparece entonces en dos
traducciones contrarias y ambas pretenden dar el conjunto de sentido del original. Sin
embargo, el mecanismo es muy transparente, y se puede comprobar con mucha facilidad
que la segunda versión es una simple falsificación. Pero se mantiene una cierta analogía
con lo anterior.
Ahora, quiero demostrar, que el Evangelio de Juan es un texto, que ha sido invertido
como conjunto de sentido en el curso de la historia posterior. Comparte eso con la
mayoría de los textos originales del cristianismo. Lo mismo ocurrió con las obras
principales de Pablo. En el caso de Pablo esta inversión al contrario fue llevada a cabo
por el cambio del significado de algunas palabras claves, a partir de las cuales es
constituido el conjunto de sentido de los textos. Se trata en especial de las palabras carne
y espíritu, y su concepto de “cuerpo espiritual”. A partir de allí, es cambiado el concepto
del pecado en el pensamiento de Pablo según el cual El pecado principal se comete
cumpliendo la ley y no por violación de la ley. Esta dimensión desaparece y la sustituye
la violación de la ley como único pecado. Cambiándolas, todo el conjunto de sentido de
la obra cambia a su contrario. Aparece un pensamiento extremamente dualista que
sustituye un pensamiento de mediaciones. El texto literal, por supuesto, sigue siendo el
mismo. Algo parecido ocurre con partes claves del Apocalipsis. El Apocalipsis, que es
más dualista que el pensamiento de Pablo, se invierte en cuanto conjunto de sentido por
el cambio del significado de los polos duales que se oponen uno al otro.
El Evangelio de Juan pasa por un cambio paralelo, que quiero precisamente analizar. En
este Evangelio se opera este cambio sobre todo a partir del significado de la palabra
"mundo" y, derivado de eso, de la separación de lo “religioso” y lo “político”. Todo el
Evangelio a partir de este cambio del significado de una palabra cambia en su contrario
en cuanto conjunto de sentido. El mundo según Juan está muy cerca a lo que es la ley en
Pablo. El mundo entonces es toda estructura del poder, vista en su desarrollo y como
acontecimiento. Estar en el mundo sin ser del mundo es entonces la exigencia. Siendo
del mundo, se comete aquel pecado que se lleva a cabo por medio del cumplimiento de la
ley. El cambio del significado de la palabra mundo en Juan lo transforma en una
incitación a la violación de la ley, haciendo desaparecer otra vez el pecado que se comete
cumpliendo la ley. El Evangelio en cuanto conjunto de sentido cambia en su contrario.
Otros ejemplos de tales cambios de sentido abundan. En los primeros siglos, Lucifer es
un título de Jesús y hay santos de la iglesia, que se llaman Lucifer. A más tardar, a partir
del siglo XI, Lucifer es el nombre del demonio. Hay visiblemente un cambio en su
contrario del significado de la palabra Lucifer, que conlleva el cambio de muchos
misterios como conjuntos de sentido. Con eso cambia, p.e. el significado del “Quién
como Dios” del arcángel Miguel en su contrario. Igualmente ocurre un cambio en su
contrario en la teología del sacrificio. En el primer milenio la muerte de Jesús es un pago
de rescate al demonio, en el segundo es el pago de una deuda a Dios-Padre. Otra vez es
notable el cambio al contrario en el mismo misterio. También en referencia al judaísmo
hay cambios de este tipo. El Evangelio de Juan dice: Toda salvación viene de los judíos,
mientras mil años después se dice: Toda perdición viene de los judíos. Pablo decía: La
raíz del mal es el amor al dinero. Nuestro mundo, también en buena parte el mundo
cristiano y sobre todo el Evangelio de la Prosperidad, dice: La raíz de todos los males es
el desprecio del dinero.

10
Estos cambios del conjunto de sentido de los misterios y enseñanzas cristianos ocurren ya
desde el segundo siglo, aunque demoran para imponerse muchos siglos más.
Transforman un cristianismo que había aparecido desde el punto de vista del pobre, del
excluido y de la víctima, en un cristianismo desde el punto de vista del poder. Esta
transformación ocurre no solamente en las relaciones políticas del poder, sino ocurre
paralelamente en el interior de los misterios y enseñanzas cristianas.
La importancia de la filosofía greco-romana - sobre todo la platónica y la estoa - está
precisamente en el hecho, de que es una filosofía que piensa al ser humano desde el
poder. Cuando el cristianismo cambia hacia un cristianismo desde el poder, esta filosofía
greco-romana le da la estructura conceptual, por medio de la cual el cambio se puede
argumentar. Pero no aparece simplemente un pensamiento platónico, sino esta inversión
del conjunto de sentido del mensaje cristiano por medio de la recepción de esta filosofía.
El marco categorial del pensamiento cristiano se mantiene, pero su inversión se basa en
esta recepción del pensamiento greco-romano. Por eso, también este pensamiento es
profundamente cambiado.
No desaparece tampoco el pobre. Pero la salvación del pobre es ahora un asunto del
poder, no del pobre. Es completamente sometido, pero puede pedir su salvación a Dios y
también al poder. Fuera de eso no tiene perspectiva o derechos. Desaparece el conflicto
con el mundo y con la ley. El cristianismo que surge es un cristianismo del mundo en el
mundo. Está en el mundo, siendo del mundo, en vez de estar en el mundo, sin ser del
mundo. Mientras el cristianismo en sus orígenes ve la muerte de Jesús como contraria a la
muerte de Sócrates, este cristianismo del poder y del imperio ve ahora la muerte de
Sócrates como un simple precedente de lo que es la muerte de Jesús.
Este es el cristianismo que no se puede realizar sin hacer una lectura antijudáica del
mensaje cristiano. El mensaje cristiano tiene una estructura tal, que su inversión en
cuanto conjunto de sentido a partir del poder no se puede realizar sino desarrollando esta
lectura antijudáica. Este hecho es más visible precisamente en la lectura del Evangelio de
Juan.
Esta capacidad de los misterios y pensamientos cristianos de ser invertidos en su
contrario la encontramos igualmente en los misterios y pensamientos judíos. Este hecho
se debe a la historia, que el cristianismo tiene en común con el judaísmo. Sin embargo, es
llamativo, que la mitología en el pensamiento griego no tiene esta misma capacidad de
inversión. Por eso no hay ejemplos paralelos de inversión. No tiene la dimensión en la
cual ocurren estas inversiones. Se trata de mitos y pensamientos desde el punto de vista
del poder, que no tienen en sí ninguna razón para ser invertidos en su contrario. Por
supuesto, también para ellos vale que son textos ambiguos. Pero se trata de una
ambigüedad lineal y gradual.
Por eso, para el pensamiento greco-romano el cristianismo es irrebatible. No hay
respuesta. Pero hay recuperación, que consiste precisamente en su posibilidad de efectuar
la inversión del conjunto de sentido del cristianismo y su transformación en un
cristianismo desde el poder y por tanto un cristianismo del mundo, lo que es algo
perfectamente inimaginable para el evangelista Juan. Y es este cristianismo desde el
poder, que crea el marco categorial de una nueva conformación del poder en todas sus
dimensiones, el que está por encima de todo poder anterior. Funda la modernidad y sigue

11
determinando esta modernidad hasta más allá de todas la secularizaciones posteriores.
Tanto el liberalismo como el socialismo se alimentan todavía de esta raíz. Por eso, el
cristianismo desde el poder logra al final conquistar el mundo entero sin ninguna
resistencia relevante.
Pero hoy terminó. Es la primera vez que el cristianismo, que determinó el marco
categorial de todo ejercicio del poder durante 1500 años, ha sido desplazado.
El cristianismo imperial ha sido un anti-cristianismo en el interior del cristianismo. Lo
que aparece ahora, es un anti-cristianismo fuera del cristianismo, para el cual todo
cristianismo es el enemigo principal. Mientras el anti-cristianismo en el cristianismo
mantiene al pobre como su última referencia, aunque reduzca su reclamo a una simple
obligación moral de los poderosos sin derechos correspondientes, este anti-cristianismo
prescinde del pobre y transforma el mundo en pura voluntad del poder. La primera ola de
este anti-cristianismo - el fascismo - fue antijudáica y antisemita. Esta segunda y
principal ola es anticristiana. Revienta toda una historia de la propia modernidad, para
poder seguir con la modernidad para todo el futuro humano. Una humanización
traicionada la sustituye por una pretendida humanización por medio de la brutalización y
el salvajismo del ser humano.
Nietzsche es probablemente el pensador moderno que primero ha pensado esta situación.
El ya ve al cristianismo como el denominador común de toda modernidad anterior,
inclusive el liberalismo y el socialismo. Nietzsche no percibe - o no quiere percibir - la
inversión del conjunto de sentido, por la cual pasa el cristianismo al constituirse como
cristianismo desde el poder. Por tanto, hace arrancar el cristianismo imperial en Pablo,
mientras en realidad se deriva de Augustinus. Pero su confrontación es ésta: el nihilismo
activo frente al cristianismo de 2000 años. Nietzsche es a la vez un antijudáico furioso.
Pero lo es más bien porque ve en el judaísmo la verdadera raíz del cristianismo. Por tanto,
su confrontación es con un cristianismo que para él es denominador común para el
judaísmo, el cristianismo, el liberalismo y el socialismo. Esta es la confrontación que ya
trataba de llevar a cabo el fascismo, pero es hoy la confrontación subyacente al
capitalismo cínico y nihilista de la globalización actual. Se trata de un anticristianismo
metafísico.
En este sentido, la crisis fue anunciada y también provocada por el pensamiento de
Nietzsche. El mundo se emancipa del cristianismo del mundo. La modernidad de hoy se
lanza en contra de sus orígenes. No es postmoderna, sino postcristiana. Hay muchos fines
que se anuncian. Fin de la utopía, fin de la historia, fin de la ideología, fin del
humanismo, fin de los sueños. Lo que resume todo eso es: fin del cristianismo imperial,
fin de la sustentación del poder por el cristianismo desde el poder, por el cristianismo del
mundo, fin de cualquier cristianismo. Los fundamentalismos cristianos y sus evangelios
de la prosperidad no son más que la venta en baratillo de este cristianismo.
Pero este anticristianismo metafísico no se lleva a cabo en las facultades de teología, que
siguen siendo tranquilas. Por eso para los teólogos es difícil captar la situación. Sin
embargo, este anticristianismo metafísico opera en las calles, en los medios de
comunicación y lleva la voz cantante de la opinión pública.

12
En esta situación hace falta repensar nuestra propia historia. Pero este repensar tiene que
empezar con repensar el propio cristianismo. No se trata simplemente de salvar el
cristianismo, sino más bien de preguntarse si tiene sentido siquiera tratar de salvarlo.
Nuestro análisis del Evangelio de Juan es parte de este intento de repensar y poner a
prueba al propio cristianismo.

I. El pecado que se comete cumpliendo la ley.


Mientras los evangelios sinópticos tienen más bien el carácter de crónicas de la vida de
Jesús, el evangelio de Juan es distinto. Tiene un argumento central, alrededor del cual
toda una historia es desarrollada. El evangelio de Juan puede entenderse a partir de una
parte central, en referencia a la cual lo anterior y lo posterior es introducción y
conclusión.
Esta parte central me parece ser un conjunto de dos capítulos. El primero es el capítulo 8,
en el cual Jesús discute con creyentes sobre la liberación frente a la libertad por ley. Lo
hace discutiendo la descendencia de Abraham, sea por ley o sea por las obras de
Abraham. El segundo es el capítulo 10, en el cual Jesús discute la divinidad del ser
humano con la afirmación: Todos Ustedes son dioses. De esta parte central se explica el
desenlace trágico de la vida de Jesús. Se trata del juicio a Jesús llevado a cabo por el
gobernador romano de Palestina, Pilato. Este desenlace va de Jn 18,12 hasta Jn 19,22.
Empieza por la detención de Jesús, a la cual sigue el intento del Sumo Sacerdote de
hacerle juicio, para pasar posteriormente a la asunción del juicio de parte de Pilato
terminando con la condena a muerte de Jesús y su ejecución en la cruz. Esta parte está
marcada especialmente por los varios interrogatorios y acusaciones, por medio de los
cuales Juan argumenta las razones tanto del juicio como de la condena. Estas razones son
tratadas en una relación que es establecida entre el Sumo Sacerdote y el Sanedrín, Pilato
y Jesús. A los interrogatorios de Jesús siguen los enfrentamientos entre el Sanedrín y
Pilato, hasta que este último termina el juicio con la condena y lo entrega para ser
crucificado.
Las escenas centrales, - los capítulos 8 y 10 -, explican el conflicto de Jesús con su
comunidad y las razones que llevan a su muerte. Estos conflictos y razones vuelven a
aparecer en los lugares claves de las escenas del desenlace, que cuentan el relato de la
pasión. Las otras escenas del evangelio giran alrededor de la parte central. Muchas veces
parecen como notas a pie de página a través de las cuales se nos conduce hacia la escena
central y através de ella hacia el desenlace en el relato de la pasión. Así, hay algunas
palabras claves que aparecen muy brevemente en el relato de la pasión, pero que
solamente son comprensibles en esta brevedad, porque forman alusiones a las partes
anteriores. Eso se refiere p.e. a palabras claves como el mundo y el Hijo de Dios.
Igualmente hay situaciones claves del relato de la pasión, preparadas por situaciones
presentadas con anterioridad. Eso vale p.e. para la última entrada de Jesús a Jerusalén, en
la cual una multitud lo celebra como rey (Jn 12,12-12,19) frente al interrogatorio de
Pilato y la celebración sangrienta como rey por los soldados romanos y Pilato (Jn 19,1 -
19, 5); o para la curación del ciego (Jn,9), que está íntimamente relacionada con el

13
interrogatorio por el Sumo Sacerdote (Jn,18,19-18,23); o para la decisión del Sanedrín, de
buscar la muerte de Jesús (Jn 11,45 - 11, 53), o para la acusación por blasfemia, frente a
la cual Jesús se autodenomina Hijo de Dios, pero insistiendo en un sentido, en el cual a
través de él todos lo son, inclusive sus acusadores (Jn 10, 25 - 10, 39); o para el hecho, de
buscar su muerte, la escena de la discusión sobre los hijos de Abraham (Jn 8, 31 - 8, 59);
o para el carácter de la vida eterna, que Jesús promete en el encuentro con Tomás (Jn 20,
24 - 20, 29). Pero hay también correspondencias más bien simbólicas como la unción (Jn
12,1 - 12, 7) en relación al embalsamamiento del cadáver de Jesús (en Jn 19,38 - 19,42).
También el relato de la pasión gira alrededor de un centro, formado por dos acusaciones.
La primera acusación es la de Pilato, y es la acusación del padre de la mentira:
“Le dice Pilato: ¿Qué es la verdad? Y, dicho eso,volvió a salir donde los judíos y les dijo:
Yo no encuentro ningún delito en él. Pero es costumbre entre vosotros que os ponga en
libertad a uno por la Pascua. ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los
judíos?” (Jn 18, 38 -39)
La otra acusación es la acusación en nombre de la ley, que presenta el Sanedrín:
“Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley debe morir, porque se tiene por Hijo de
Dios. Cuando oyó Pilato estas palabras, se atemorizó aún más.” (Jn 19, 7 -8)
Pilato acusa a Jesús de que se hace Rey de los judíos. Pero lo dice sólo indirectamente,
nunca hace expresa ésta su acusación. El Sanedrín lo acusa de tenerse por Hijo de Dios.
Pilato acusa en nombre del Imperio y el Sanedrín acusa en nombre de la Ley. Sin
embargo, Pilato acusa hipócritamente. Pronunciando su famosa frase ¿Qué es la verdad?,
introduce una mentira: “Yo no encuentro ningún delito en él.” Pero presentándolo como
“el Rey de los judíos” dirige a Jesús una acusación que en la boca del máximo juez
implica ya su condena a muerte, y a la vez una acusasión al Sanedrín. Por eso, Pilato no
acepta la interpretación de su acusación en el sentido de que “pretendía” ser Rey de los
judíos (Jn 19, 21-22). Si Jesús es Rey de los judíos, Pilato acusa y amenaza a todos,
aunque por fin ejecute solamente a Jesús.
El Sanedrín, en cambio, acusa en nombre de la Ley a Jesús por tenerse como Hijo de
Dios, lo que implica la acusación por blasfemia. Pero lo hace abiertamente y no encubre
su denuncia. Sin embargo, Juan también le va a reprochar una mentira, aunque en un
sentido diferente. Pero también el Sanedrín amenaza, aunque desde una situación
dependiente y débil, desde la cual jamás podría realizar su amenaza. Acusa a Jesús en
nombre de la Ley, según la cual tiene que morir quien se hace Hijo de Dios. El César, en
nombre del cual Pilato es gobernador y del cual tiene todo su poder, lleva también el
nombre de Hijo de Dios. Quiéralo o no, el Sanedrín está acusando no solamente a Jesús,
sino también al César. Pilato se da cuenta de ello, lo que es razón suficiente, para que el
texto siga: “Cuando oyó Pilato estas palabras, se atemorizó aún más.”
El significado de estas dos acusaciones a Jesús decide sobre el significado de la escena de
la pasión y con eso reafirma el significado de todo el Evangelio de Juan. Por eso, no es
posible conocer este significado sino en el contexto del Evangelio entero.
Estas acusaciones demuestran precisamente el caracter central de las escenas de los
capítulos 8 y 10. Allí aparecen con toda su fuerza estos conflictos alrededor de lo que es
"ser del mundo" e "hijo de Dios". El desenlace de estos conflictos lo cuenta el relato de la

14
pasión. Ni el relato de la pasión, ni el prólogo del evangelio y ni los discursos de
despedida de Jesús son comp`rensibles sino a partir de estos dos capítulos. Por eso les
vamos a dedicar una parte sustancial del análisis que sigue.
En su construcción el evangelio de Juan se parece al drama clásico, en el cual el tercer
acto presenta el conflicto central del drama y el quinto acto presenta el desenlace trágico,
cuando se trata de una tragedia. Todo el evangelio de Juan es escrito como un gran
drama, que resultó efectivamente un drama de nuestro mundo. En este sentido, los
capítulos 8 y 10 forman el tercer acto y el relato de la pasión el quinto acto.
Para poder entrar en un análisis más detallado de estos conflictos, quiero ver más de cerca
algunas expresiones claves de la argumentación de Juan. Quiero empezar con su
referencia al mundo.

1. El mundo: Estar en el mundo sin ser del mundo.


Según el lenguaje de Jesús, éste tiene como referencia de su vida el mundo. Jesús es la
luz, que estaba en el mundo. Jesús dice, que vino al mundo. Mundo allí puede significar
todo mundo real que rodea al ser humano viviente, el cosmos y los otros seres humanos,
hasta las instituciones. Pero en este contexto Jesús - siempre según Juan - se refiere al
mundo en un sentido diferente. Jesús insiste, que él no es del mundo o de este mundo.
Dice, que su reino no es de este mundo. Ha llamado a sus discípulos que están en el
mundo para que no sean del mundo. Pero allí también la afirmación: el mundo ama a
quienes son del mundo, y odia a aquellos que no son del mundo.
Si el mundo quiere que se sea del mundo, el mundo tiene imperativos, a los cuales exige
obediencia. El mundo quiere algo y lo impone. A los ojos de Jesús, estos imperativos del
mundo son el pecado. Aunque el ser humano esté en el mundo, no debe ser del mundo, es
decir, no debe someterse a sus imperativos.
En esta visión, Pilato y el Sanedrín son mundo que es del mundo. Siguen a los
imperativos del mundo. Pero precisamente en el caso del Sanedrín es claro, que al ser del
mundo sigue a la Ley. Sin embargo, la ley del Imperio, a la cual sigue Pilato, tiene un
significado parecido. Ser del mundo no es violar la ley, sino este ser del mundo ocurre en
el interior de la ley, cumpliendo con la ley. También las acusaciones que se hacen a
Jesús, son acusaciones a partir de la ley y su cumplimiento. Se reprocha a Jesús su actitud
que viola la ley. Jesús es acusado en nombre del cumplimiento de la ley que exigen sus
acusadores. Ellos defienden leyes; Pilato la ley del dominio imperial, el Sanedrín la
legalidad de la ley judía.
Juan también insiste en eso. El Jesús, que él presenta, no está preocupado de las
transgresiones de la ley por aquellas personas con las cuales se encuentra. Juan lo hace
evidente en el caso de una adúltera. La historia es conmovedora:
“Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y todo el pueblo acudía a él.
Entonces se sentó y se puso a enseñarles. Los escribas y fariseos le llevan una mujer
sorprendida en adulterio, la ponen en medio y le dicen: Maestro, esa mujer ha sido
sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres.
¿Tú qué dices? Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús,
inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra. Pero como ellos insistían en

15
preguntarle, se incorporó y les dijo: Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje
la primera piedra. E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Ellos, al oír estas
palabras, se iban retirando uno tras uno, comenzando por los más viejos; y se quedó solo
Jesús con la mujer, que seguía en medio. Incorporándose Jesús le dijo: Mujer, ¡dónde
están? ¿Nadie te ha condenado? Ella respondió: Nadie, Señor. Jesús le dijo: Tampoco yo
te condeno. Vete, y en adelante no peques más.” (Jn 8, 2 -11)
La mujer había transgredido la ley. Jesús no negaba eso. Por eso le dice que no peque
más. Pero eso es lo que según Jesús corresponde hacer frente a la transgresión de la ley.
Jesús no la condena, aunque efectivamente insiste en la validez de la ley.
La adúltera, siendo pecadora a los ojos de Jesús, no peca, sin embargo, por ser del
mundo. Ser del mundo no es la razón para el adulterio (no ser del mundo, tampoco). Ser
del mundo es odiar a todo transgresor, especialmente al que no es del mundo. El mundo,
al ser del mundo, odia a Jesús. La adúltera no lo odia y no tiene por qué odiarlo. Los
otros, que se escaparon, podrían ser del mundo. Lo serían entonces cumpliendo con la
ley. Es un pecado muy diferente, el que aparece de esta manera.
Un caso análogo trata Juan en el caso de la curación de un ciego. Aparecen allí varios
sentidos del pecado. Primero, el pecado como causa de éste o cualquier mal:
“Vio, al pasar, a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos: Rabbí,
quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: Ni él pecó ni
sus padres...” (Jn 9, 1 -2)
Jesús niega, que las calamidades puedan tener su origen en el pecado. Pero la historia
sigue. Jesús cura al ciego:
“Lo llevan donde los fariseos al que antes era ciego. Pero era sábado el día en que Jesús
hizo barro y le abrió los ojos. Los fariseos a su vez le preguntaron cómo había recobrado
la vista. El les dijo: Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo. Algunos fariseos decían:
Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.” (Jn 9, 13-16)
Ahora Jesús transgredió la ley. Lo hace para sanar a un enfermo. La ley no debe impedir
la vida humana. Otra vez, los que se le oponen, lo hacen en nombre del cumplimiento de
la ley. Y Jesús reprocha el pecado a aquellos que están exigiendo el cumplimiento de la
ley. Lo hace en términos muy duros:
“Y dijo Jesús: Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no vean, vean; y
los que ven, se vuelvan ciegos. Algunos fariseos que estaban con él oyeron eso y le
dijeron: ¿Es que también nosotros somos ciegos? Jesús les respondió: Si fueras ciegos, no
tendrías pecado; pero, como decís: ‘Vemos’ vuestro pecado permanece.” (Jn 9, 39 -41)
Condena a los que insisten en el cumplimiento de la ley y que no la han transgredido. No
condena a la adúltera, aunque sostiene que haya pecado. Y asume él mismo la
transgresión de la ley en cuanto ésta se interpone a la vida humana. A aquellos que Jesús
condena, les reprocha su pecado en singular, no sus pecados en plural.
La razón del pecado de la adúltera no era, que ella no fuera del mundo (tampoco, que
fuera). En cambio, Jesús transgredió la ley por no ser del mundo. Pero en los dos casos,
aquellos que condenan en nombre del cumplimiento de la ley, sí lo hacen por ser del
mundo.

16
Con eso nos acercamos a entender lo que es para Jesús - según Juan - ser del mundo. Los
que son del mundo y actúan correspondientemente, quieren matar. Pero quieren matar
para que se cumpla la ley. Por tanto, el homicidio que quieren cometer, no viola la ley,
sino que es exigido por la ley. Tienen que cometerlo para que la ley se cumpla. Este
homicidio se comete en cuanto se es del mundo.
Para la ley, la violación del sábado es un pecado que se castiga. En cuanto que aquél,
quien transgrede la ley del sábado acepte que ha transgredido la ley, la ley transgredida se
restablece por el castigo. Pero Jesús transgrede el sábado en términos de la ley y sostiene
que no ha transgredido la ley. Sostiene no haber cometido pecado alguno, sino respetado
la vida humana, que está por encima de la ley del sábado, porque la ley es para la vida.
Inclusive sostiene, que de esta manera no ha abolido el sábado, sino cumplido la ley del
sábado transgrediéndola. Jesús por eso no niega la ley del sábado, sino sostiene que la
santificación del sábado se pierde al no transgredir la ley del sábado en un caso como
éste.
Sin embargo, para la interpretación legalista de la ley hay transgresión, un pecado que
merece castigo. Pero al afirmar Jesús que no se trata de un pecado, sino más bien de
cumplimiento de la ley, toda la relación con la ley está cuestionada. La ley está sometida
a un criterio de discernimiento, que no es decidida por el legislador ni por ninguna
autoridad. Para cumplirla, se la puede transgredir, en cuanto la vida de aquél que está
afectado por la ley lo exija. Pero el que decide en última instancia sobre eso, es el sujeto
afectado. Jesús exige soberanía frente a la ley en nombre del sujeto como ser vivo.
Ciertamente, no hay una simple transgresión de la ley, sino una negación de la validez a
priori de la ley en cuanto legalismo de una norma. En cuanto que el pensamiento sobre la
ley de aquellos que se enfrentan a Jesús es legalista en este sentido, la actitud de Jesús
resulta ser de rebeldía a la ley y, en cuanto que la ley es ley de Dios, de blasfemia.
Activan frente a Jesús todo el “peso de la ley”, que no es el peso de alguna ley específica
cuestionada, sino de la Ley y por tanto de la legalidad como tal. Donde desde el punto de
vista del sujeto humano se comete el pecado por cumplimiento de la ley, desde el punto
de vista del legalismo de la ley este sujeto humano rebelde aparece como un invento del
orgullo, de la hybris, y su pecado es la blasfemia, es querer ser como Dios. La Ley, por
tanto, reacciona violentamente.
En el evangelio de Juan este pecado por cumplimiento de la ley es ejemplificado por el
sábado. “El ser humano no es para el sábado, sino el sábado es para el ser humano”. Esto
puede muy bien resumir la posición de Jesús en cuanto tomamos en cuenta, que Jesús
extiende eso a todas las leyes y toda la legalidad.

2. La ley del valor y el pecado por cumplimiento de la ley.


En los evangelios sinópticos Jesús asume esta misma posición frente al sábado.
Igualmente la asume frente a la ley del valor, el mercado y el dinero. Lo hace bajo el
aspecto de la deuda y su pago. Tener que pagar la deuda, es ley. Es ley que se deriva de la
ley del valor y como tal, producto de la imposición misma de las relaciones mercantiles.
Donde aparecen las relaciones mercantiles, aparece la posibilidad del crédito y con éste la
inevitabilidad del pago de la deuda. Por eso, en cuanto aparecen las relaciones

17
mercantiles como relaciones legales, aparece la obligación legal del pago de la deuda. La
crítica de Jesús a la ley del pago de la deuda es análoga a la crítica de la ley del sábado: el
ser humano no es que viva para las relaciones mercantiles, sino las relaciones mercantiles
son para que viva el ser humano. Insiste, por tanto, en que sin el perdón de la deuda no
puede vivir el ser humano. No se trata tampoco de la abolición de las relaciones
mercantiles o crediticias, sino de su interpelación en nombre de la vida del sujeto.
El evangelio de Juan no menciona esta crítica del pago de la deuda. Pero sí insiste en otra
cara de la crítica de la ley del valor de parte de Jesús. Se trata de la sustitución de Dios
por parte de las relaciones mercantiles. Esta crítica la expresa Jesús en su primer viaje a
Jerusalén después de su presencia pública. Se trata además del único acto violento que se
cuenta de la vida de Jesús:
“Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el Templo a
los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas en sus puestos. Haciendo
un látigo con cuerdas, echó a todos fuera del Templo, con las ovejas y los bueyes;
desparramó el dinero de los cambistas y les volcó las mesas; y dijo a los que vendían
palomas: Quitad eso de aquí. No hagáis de la casa de mi Padre una casa de mercado.”
(Juan, 2, 13 - 16)
Se trata del conflicto entre Dios y el Mamón, y el Mamón ocupa el lugar de Dios al
transformar la “casa de mi Padre” en una “casa de mercado”. Esta escena aparece
también en los sinópticos. Pero en ellos Jesús no habla de la transformación de la casa de
Dios en casa de Mercado, sino en cueva de ladrones. Probablemente, si la escena es
histórica, Jesús usó las dos expresiones: la casa del mercado se transforma en cueva de
ladrones en cuanto ocupa la casa de Dios, la “casa de mi Padre”. Sustituye entonces la
ética de Dios por la ética de la banda de ladrones.
Dios desaparece de la casa de Dios y su lugar lo ocupa el Mamón, que ahora se llama
Dios. Pero no ocurre ninguna transgresión de la ley. Es el cumplimiento de la ley - en
este caso de la ley del valor - lo que sustituye a Dios en la “casa de mi Padre”. Dios es
destronado cumpliendo la ley. Se trata de un acto en contra de Dios, que es a la vez un
acto en contra del ser humano. En cuanto el ser humano es destronado, Dios lo es
también. Si el ser humano es para el sábado y para la relación mercantil, el ser humano es
eliminado junto con Dios de la “casa de mi Padre”. Pero se cumple la ley. Cumpliendo la
ley, la casa de Dios se transforma en cueva de ladrones. Se trata de ladrones, que
cumplen la ley. El que cumple la ley, puede muy bien ser el ladrón. Sin embargo, quien
transgrede la ley es Jesús. La transgrede hasta con una medida de fuerza. Ninguna ley le
daba el derecho de expulsar los comerciantes del templo. La ley estaba en contra de él, no
en contra de los comerciantes. Ellos tenían contratos de alquiler para sus puestos en el
patio del templo y habían pagado lo que debían. Venían consumidores para comprar estos
animales y para darlos en sacrificio, y la ley les daba el derecho, inclusive el deber, de
sacrificarlos. Tenían la libertad de comprar según sus preferencias. Los comerciantes
sirven perfectamente a sus consumidores y dan, de esta manera, un servicio al interés
general y de todos. Jesús interviene en contra de todo derecho y cualquier tribunal del
mundo lo condenaría inclusive al pago de daños y perjuicios. Jesús encima les dice que
son ladrones, mientras ellos pagan su cuentas y venden sus mercancías al precio del
mercado. Además, si fundaron su negocio con créditos que pagan puntualmente como lo

18
exige la justicia, ¿dónde roban? Según la ley el reproche es una ofensa y cualquier
tribunal lo trataría así.1
Es claro, que Jesús acusa a los señores del templo de blasfemia. Para el evangelio de Juan
eso es importante, porque posteriormente el Sanedrín lo va a acusar a él por blasfemia.
Aquel que acusa la blasfemia que ocurre en el marco del cumplimiento de la ley, es
acusado de blasfemia por la ley. Así empieza la ironía de Juan.

3. Jesús y la ley mosaica.


A toda esta crítica de la ley de parte de Jesús subyace un profundo sentido de
recuperación de la ley mosaica. Para Jesús la ley de su tiempo es una ley que ha perdido
las raíces de la propia ley mosaica . Es ley mosaica sin el sentido de la ley mosaica. Por
eso, toda la crítica de la ley que hace Jesús, parte de la reivindicación de la ley mosaica
frente a la presencia de esta misma ley mosaica en su tiempo .
Refiriéndose a la Ley de Moisés, Jesús dice a los judíos, que le escuchan: “¿No es Moisés
el que os dió la Ley? Y ninguno de vosotros cumple la ley.” (Jn 7, 19) Lo dice a gente
que le reprocha en nombre de la Ley haber curado a un enfermo en sábado. Ellos le
reprochan haber transgredido la Ley. Pero por eso mismo, Jesús les reprocha no cumplir
la Ley. Curó a un enfermo en sábado, y sostiene cumplir la Ley. Ellos defienden un
sábado en sus términos legalistas y sienten, que con eso cumplen la Ley. Sin embargo,
Jesús les reprocha no cumplirla.
A partir de allí Jesús interpreta la Ley de Moisés: “Moisés os dió la circuncisión ... y
vosotros circuncidáis a uno en sábado. Si se circuncida a un hombre en sábado, para no
quebrantar la Ley de Moisés, ¿os irritáis contra mí porque he curado a un hombre entero
en sábado?” (Jn 7, 22 - 23)
Argumenta a partir de la Ley de Moisés. El formalismo de la ley del sábado se suspende,
cuando hace falta efectuar la circuncisión, marca de la Ley que es Ley para la vida. Jesús
interpreta la circunsición como curación, pero curación parcial. Entonces añade: “¿os
irritáis contra mí porque he curado a un hombre entero en sábado?”
La Ley es para la vida, por tanto, hay que suspenderla para que sirva para la vida. La Ley,
en cambio, que no se suspende cuando sea necesario para que sirva a la vida, mata.
Aplicar la Ley sin juicio de discernimiento conduce a la muerte. Reprochar el
discernimiento de la ley también. Por tanto les dice: "Por qué queréis matarme?" (Jn
7,19).
Los llama entonces al juicio, juicio necesario sobre la Ley, para que sirva para la vida:
“No juzguéis según la apariencia. Juzgad con juicio justo.” (Jn 7, 24) El juicio justo, por
tanto, el juicio exigido por la Ley, cuestiona y suspende la Ley, teniendo como criterio de
juicio la vida humana. El formalismo de la Ley, en cambio, juzga “según las apariencias”.

1
En 1980 el ministro de cultura de Nicaragua, Ernesto Cardenal, promovió la prohibición por el gobierno
sandinista del uso de los misterios cristianos de Navidad en la propaganda comercial en el país. La Cámara
de Comercio protestó en nombre de la libertad. El cardenal de Managua, Ovando y Bravo, condenó la
acción del gobierno como “ateísmo”. Era otra palabra pura blasfemia. ¿Es un grito ateo, pedir que la “casa
de mi padre” no sea una “casa del mercado”, o, “cueva de ladrones”?

19
Jesús interpreta la ley mosaica como una ley reflexiva referente a la vida humana. Es ley
dada para la vida, y por tanto es una ley, que se interpela para la vida. Por eso, Jesús
puede presentar toda su aparición en público, según Lakas, como el inicio de un “año de
gracia del señor”. También su reflexión sobre el sábado la hace enraizar en
acontecimientos referidos en la Biblia judía. Puede insistir, en que no ha venido para
abolir la ley, sino para cumplirla, y que no va a quitar ni una jota de la ley. Creo que lo
que Jesús constata es una pérdida de la ley mosaica y de su tradición, algo que ha
ocurrido en su tiempo. Es la pérdida de la reflexividad hacia la vida de esta ley y su
transformación en una ley normativa cuyo cumplimiento se asegura por simple referencia
a la expresión legal de esta norma. La tradición de la ley mosaica es diferente. Las
normas no valen por legalidad formal; son constantemente interpeladas en nombre de la
vida humana. Esta interpelación encuentra muchas veces otras expresiones normativas
que limitan la norma formal originaria. Así p..e. con la norma del pago de la deuda.
También la ley mosaica prescribe el pago de la deuda como norma formal. Pero dado el
hecho de que esta misma norma en su lógica socava hasta la existencia de la comunidad
humana, la interpela por otras normas, que la limitan. Estas interpelaciones son p.e. la
declaración de años de gracia, años sabáticos o años del jubileo. Le quitan a la norma
formal su vigencia absoluta. Lo hacen por vía de una reflexividad en relación a la vida,
que se introduce en la misma ley. Toda ley mosaica está llena de reflexiones de la vida
humana en referencia a normas formales, a las cuales se quita la validez absoluta que les
imputa el simple legalismo. Eso da a esta ley muchas veces un carácter fuertemente
casuístico, por que se interpelan unas leyes por otras. Pero lo que fundamenta esta
casuística, es la reflexión de la vida humana frente a la ley.
En todo su choque con la ley, Jesús considera la ley mosaica de su tiempo como
decadencia. Aparece allí como una ley sin esta reflexividad. Pretende tener su validez
exclusivamente por el cumplimiento formal de su legalidad, independiente del efecto de
este cumplimiento sobre la vida humana. Ha llegado a ser ley, que es considerada
legítima por su legalidad. En la visión que trasmiten los evangelios, esta visión legalista
de la ley es la visión dominante de su tiempo, siendo a la vez una decadencia de la ley
mosaica. Los grandes representantes de este legalismo de las normas de la ley son los
fariseos, y Jesús arranca toda su crítica a partir de un proyecto que parte de la
recuperación de la reflexividad tradicional de la ley mosaica.
Todos los evangelios y también los escritos de Pablo coinciden en esta visión de la figura
del fariseo de su tiempo. Supongo que esta figura existió realmente y dominaba la
interpretación de la ley mosaica. Es probable, que desde el imperio de los Tolomeos y
especialmente desde la dominación romana sobre Palestina apareciera este legalismo en
la consideración de la validez de las normas de esta ley. Eso es más evidente en el caso
de la vigencia de la ley del valor y el consiguiente tratamiento del pago de las deudas. La
sofisticada interpelación de esta ley por las leyes referentes a los años de la gracia había
desaparecido, sin que esta ley perdiera validez. Pero la introducción del derecho romano
(civil) no dejaba ya ningún espacio para tales interpelaciones. De hecho, toda posición
frente a la ley del valor en la Palestina del tiempo de Jesús era dominada por el derecho
romano, que era ya en aquel entonces el derecho más legalizado referente a la ley del
valor. Por eso, la crítica de Jesús a la ley del pago de la deuda es mucho más una crítica
del derecho romano que de la ley mosaica. Eso por el simple hecho de que en este campo
el derecho romano ya había sustituido la ley mosaica. Pero una vez sustituida toda

20
interpelación de la ley del valor en nombre de la vida humana, toda la ley mosaica se ha
vaciado, y asumido el mismo legalismo referente a la ley del valor.
Creo, que toda crítica de la ley de parte de Jesús arranca de esta reflexión de la ley a la
luz de la vida humana, que Jesús recupera de la propia tradición de la ley mosaica.
Aparece otra visión del cumplimiento de la ley, que no es legalista, sino reflexiva: la ley
se cumple, si se la interpela constantemente a la luz de la vida humana, transgrediéndola
en caso de necesidad. Por tanto, en esta visión, el cumplimiento legalista de la ley viola la
ley, y el cumplimiento fiel de la ley la transgrede a la luz de la vida humana. Porque la
ley es para la vida. Si no resulta para la vida, hay violación de la ley, aunque se haya
cumplido en términos legalistas. Como lo dice Pablo: No hay salvación por el
cumplimiento de la ley.2

4. El sujeto viviente frente a la ley.


Esta me parece la visión de la ley de parte de Jesús y como se refleja en general en el
mensaje cristiano. Pero Jesús lleva esta misma ley más lejos. Cuando inicia su actividad
pública por la declaración del año de gracia del señor, en realidad no declara un año de
gracia. El año de gracia que anuncia, es un año de gracia, que no tiene año. Ocurre en
cada momento y en cada lugar, y el sujeto humano viviente lo declara cuando es
necesario que sea. Aparece un sujeto viviente, que puede interpelar la ley como parte de
su vida diaria, en cada momento y lugar. Eso no es lo mismo que el año de gracia de la
ley mosaica, que se refiere a un año determinado. Tampoco declara que ya no hay años
de gracia determinados. Pero más allá de estos años determinados de gracia, aparece este
año de gracia, que puede ocurrir en cada momento y en cada lugar a partir del sujeto
viviente como sujeto necesitado, que se rebela frente a la ley.
Se trata de una subjetivización, que Jesús presenta como una lógica de la ley mosaica
misma, y que no entra en contradicción con ella, aunque vaya más allá de ella. Constituye
un sujeto rebelde que entiende su rebelión como una necesaria extensión de la propia ley
mosaica. Y Jesús, uno lo ve en todos los evangelios, es este sujeto rebelde, que pide a
todos los seres humanos seguirle. No es el sujeto revolucionario, pero, sin embargo,
subyace a todos los movimientos revolucionarios posteriores, aun en el caso en que la
revolución devore al sujeto rebelde que estaba en su inicio. Hasta subyace al propio
cristianismo después de llegar al poder, aunque también éste lo devoró en el curso de su
historia. Pero de ninguna manera puede ser confundido con el individuo, que es
precisamente un producto de la renuncia a esta subjetividad del sujeto viviente por su
sujeción a la ley del valor.

2
Elsa Tamez dice sobre el concepto de la ley en Pablo:
“Percibió la ley, toda ley, como una lógica (presente no sólo en las leyes jurídicas como la judía y la
romana, sino también en las tradiciones, las instituciones, las costumbres y normas) que tiene el
potencial de levantarse como sustituto del ser humano cuando se sigue sin discernimiento.”
En la nota 3 refiere eso especialmente a Gal. 3,28, sobre lo cual dice: “va más allá de la ley jurídica,
abarca lo socio-económico y lo cultural”
ver Tamez, Elsa: Cuando los hijos e hijas de “la libre” nacen esclavos. Meditación actualizada de
Gál. 4,24-31. Pasos. Nr. 74, Nov./Dic. DEI, San José, 1997

21
Jesús hace más explícita esta extensión del año de gracia del señor en la parte del Padre
Nuestro, que se refiere al pago de la deuda y con eso a la ley del valor. Esta parte dice:
“Perdónanos nuestras deudas, como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores”
(Mat 6, 11). No hay nadie que no tenga deudores, y todos tienen que perdonar las deudas
por la reflexión de esta deuda a la luz de la vida del otro, que es el deudor. Empezando
por la deuda según la ley del valor, eso se refiere a todos los sometimientos de otros a
nosotros, independientemente si el deudor puede hacer presentes su reclamos de
liberación o no. Y este perdón de las deudas es lo que cada uno y todos adeudan a Dios.
El ser humano es deudor de Dios porque tiene deudores dependientes de él, e.d. porque
mantiene a otros con deudas hacia él sin perdonar. No puede pagar sus deudas a Dios, y
Dios no cobra deudas. Lo que hace al ser humano deudor de Dios, es el hecho de que
mantiene sin perdonar deudas de otros con él.
Es el año de gracia extendido como libertad del sujeto viviente. Aparecen las
polarizaciones de ley/sujeto viviente, ley/gracia, ley/vida o ley/libertad. No se trata de
contradicciones, sino de tensiones, porque la ley no se puede cumplir sin su constante
interpelación por el sujeto viviente. La misma ley incluye la tensión, aunque como ley
formal la destruye en cuanto busca el cumplimiento de la ley en forma legalista.
Esta crítica parte de la crítica de la ley mosaica de su tiempo. Eso no puede ser de otra
manera, porque Jesús habla como judío a judíos en el ambiente judío. Pero la crítica se
extiende a toda ley. No es solamente una crítica a la ley mosaica, sino a la ley. Eso en
todas sus formas. Pero para Jesús la crítica a la ley mosaica tiene un lugar destacado. Para
Jesús la ley mosaica es ley de Dios, es el paradigma de toda ley. Por tanto sigue para él,
que una crítica a la ley, que sea válida frente a la ley mosaica, necesariamente es válida
para toda ley, venga de donde venga. Es una manera de argumentar del menor al mayor
(a minori ad maius), que corresponde muy bien a la tradición rabínica de argumentar.

5. La negación del sujeto viviente por el cumplimiento de la ley.


El pecado, que se comete en el cumplimiento de la ley, consiste por tanto en la
destrucción del sujeto viviente en cualquiera de sus formas. La ley aplasta en cuanto es
cumplida en su forma legalista. El pecado, por supuesto, no es el cumplimiento de la ley
de por sí. La ley es necesaria para vivir. Consiste en dejar de tratar la ley como una ley
dada para la vida. En términos legalistas, la ley destruye al ser humano cuando elimina la
vida humana como la fuente del discernimiento y de la reflexividad de la ley.
Esta ley legalista es la criticada por Jesús y en términos muy fieles le sigue la crítica de
la ley de Pablo. Según Pablo, pesa una maldición sobre la ley, maldición que aparece
siempre y cuando se busca la salvación en el cumplimiento de la ley. Esta maldición hace
que la ley mate. La ley es violenta, y detrás de ella acecha el pecado. Destruye al ser
humano y lo envuelve en la gran mentira, según la cual la ley salva como ley de
cumplimiento legalista. Por eso, al cumplir la ley se comete la injusticia, y la injusticia no
es de por sí la transgresión de una ley. La injusticia se comete cumpliendo la ley.
La injusticia se comete cumpliendo la ley, aunque la ley sea una ley justa. No se trata por
eso, principalmente, de la cuestión de si la ley es justa o no. Eso se refiere a un plano
completamente diferente. También la ley justa, al ser cumplida en forma legalista,

22
produce la injusticia. Hasta la ley de “no matarás” o “ama a tu prójimo” llevan a la
injusticia en cuanto se tratan como leyes de cumplimiento legalista. Igualmente toda ley
del valor, al ser tratada como cumplimiento legalista, es ley que mata. Que la ley sea ley
de Dios, no cambia la situación. También la ley de Dios produce la injusticia, si es tratada
como ley de cumplimiento. La ley destruye al sujeto viviente, y por eso su cumplimiento
legalista lleva al pecado.
El problema para Jesús no es la justicia de una ley, y tampoco para Pablo. Jesús trata la
ley del sábado e inclusive la ley del valor como leyes justas. También es justo pagar la
deuda. Esta justicia de la ley no la cuestiona ni una sola vez. El cuestiona la relación con
la ley. Como formalismo legal, toda ley mata y produce injusticia, porque destruye al
sujeto viviente. La rebelión del sujeto viviente transforma la ley en cuanto le impone su
discernimiento a la luz de la vida humana. La interpela, la discierne. Eso no excluye, que
la cambie. Pero también la nueva ley, aunque se la considere más justa, produce la
injusticia en cuanto se trate como ley de cumplimiento legalista.
La ley no mata porque sea una ley que exprese una obligación a matar. La ley mata por
su forma, la ley produce el pecado no a partir de la transgresión de la ley, sino por
imponer su vigencia de ley en nombre de su legalidad. Pero eso es también la fuente de la
violencia ilimitada. Esta violencia no aparece a partir de la transgresión de la ley, sino es
otra vez el producto de su forma legalista.
En el curso de su cumplimiento formal, la ley mata. El pago de la deuda al deudor que no
puede pagar, lo mata. En el tiempo de Jesús el deudor que no podía pagar, perdía todos su
bienes, y él y su familia eran vendidos en esclavitud. La ley del pago de la deuda lo
mataba por su cumplimiento. Por supuesto, esta matanza no era ninguna transgresión de
la ley. Era el producto de su cumplimiento. Pero tampoco era el objetivo de la ley. En la
Edad Media europea, al deudor que no podía pagar, lo desaparecían en la cárcel y, si
alguien no pagaba por él, nunca más aparecía. Hoy pueblos enteros son condenados al
hambre por tener una deuda impagable, que se les cobra a sangre y fuego. La ley mata,
pero no hay transgresión de una ley. El deudor no se puede dirigir a ningún tribunal. El
sufre la muerte por el cumplimiento de la ley, y la tarea del tribunal es hacer cumplir la
ley.
Esta es la violencia producida por la aplicación legalista de la ley. Por supuesto, la ley no
sirve para resistir a esta violencia. Es una violencia sin transgresión de ninguna ley,
producto de la propia ley, que prohibe matar y que sigue prohibiéndolo.
Esa es una cara del pecado que acecha detrás de la ley y de la maldición que pesa sobre la
ley. Pero esta violencia de la ley tiene otra cara. Es la cara de la imposición de la ley
como ley de cumplimiento legalista. Para que el cumplimiento ciego de la ley sea
aceptado sin resistencia, hay que derrotar la resistencia frente al cumplimiento legalista
de la ley. Esta resistencia no puede ser la del deudor. Si él resiste, igualmente se lo va a
mandar a morir. No tiene ni un chance. Pero puede haber resistencia, que se generaliza y
que se organiza. La insistencia en la rebelión del sujeto puede transformarse en
levantamiento. Aparece entonces la violencia para la imposición de la ley, para destruir el
sujeto que se autoafirma frente a la muerte impuesta por el cumplimiento de la ley y que
entonces cuestiona toda la relación con la ley. Esta violencia ahora hace caer sobre él
todo el peso de la ley. Es la violencia de la noche de los cuchillos largos. Ahora la

23
violencia de la ley inculca terror, viene la violencia del Leviatán. Se ejerce, para que
nunca más nadie levante la cabeza frente al pecado que se comete cumpliendo la ley.
Esta violencia del Leviatán tampoco aparece como transgresión de la ley. La ley la exige,
pero la exige como condición de la posibilidad de su imposición. A los pueblos que se
resisten al pago de la deuda, se les produce condiciones de vida peores que aquellas que
tendrían en el caso de someterse. El terror ahora es el camino de la ley.
La violencia de la ley entonces no es solamente la violencia implícita de la ley aplicada,
como ocurre en el caso de la ley del valor o en la ley del sábado. Hay violencia para la
imposición de la ley, cuyo cumplimiento legalista es violento. Hay tipos de esta
violencia, que más bien tienen carácter particular. Se trata de la violencia ejercida contra
el transgresor de la ley. También en este caso se trata de una violencia. Se ejerce
violencia sobre la vida de aquel que ha transgredido la ley. El asesino, que transgredió la
ley del “no matarás”, es matado, si hay pena capital, o recibe cadena perpetua. Se viola su
vida como respuesta a su transgresión de la ley. Esta violación no es considerada como
transgresión, sino como compensación de una transgresión. El asesino mató, por tanto, él
es matado. Al matar, el asesino transgrede la ley. Al matar al asesino, la ley transgredida
es restablecida en su validez. Aparece una violación de la vida humana, que no es
considerada transgresión. La misma ley la exige como condición de posibilidad de su
validez. Estas transgresiones suelen ser acompañadas por violaciones de la vida humana,
que incluyen la cárcel, la tortura, la desaparición, la expropiación. Eso depende de la
cultura en la cual ocurren. Pero siempre se trata de violaciones que la ley exige y que por
tanto no considera transgresiones.
Jesús no se concentra mucho en las transgresiones a la ley ni en las violaciones de la vida
humana con que la ley responde. En el cuento de la adúltera, que cité arriba, se ve
claramente su posición al respecto. Tampoco discute problemas de correspondencia entre
la transgresión, que es el adulterio, y el castigo por la pena capital. Cuestiona sin
embargo, la figura del castigo: Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la
primera piedra. Se enfrenta a la pretensión hipócrita de inocencia de aquellos que la
acusan.
Pero la violencia de la imposición de la ley tiene otra dimensión, a la cual Jesús se ve
enfrentado y que es el núcleo de atención del evangelista Juan. Se trata de la violencia
frente al cuestionamiento de la ley y de la legalidad. Esta violencia no se interesa por
transgresiones y ninguna transgresión particular la origina. Es aplicada igualmente al
inocente frente a la ley y a sus transgresores. Es, en la visión de Juan, la violencia que
sufre Jesús.
Esta violencia es parte de un circuito de la violencia. La ley, al ser cumplida de forma
legalista, destruye al ser humano. El ser humano se comporta frente a la ley como sujeto
viviente, que se rebela. La ley ahora tiene que imponerse por la violencia del Leviatán,
para asegurar su posibilidad de cumplimiento destructor sobre la vida humana. La ley
ahora desarrolla una capacidad infinita de violencia, frente a la cual no hay leyes. Es
violencia, que asegura la ley y su imposición, y frente a la cual no se puede recurrir a
ninguna ley. Esta violencia no tiene límite. Es la otra cara de la violencia ejercida en el
cumplimiento de la ley.

24
A Jesús no se le ejerce la violencia porque haya transgredido la ley del sábado o la ley de
la propiedad privada. Transgredió las dos, pero la violencia que sufre, no se ejerce para
compensar violentamente alguna transgresión de la ley. Jesús cuestionó la ley misma en
su legitimidad por legalidad. Puso en duda toda la relación con la ley en todas sus
ramificaciones. Las transgresiones que cometió son transgresiones simbólicas en pos de
este cuestionamiento de la ley. Reivindicó el sujeto viviente frente a la ley y con eso
cuestionó toda relación con la ley vigente en este momento. Desde el punto de vista de
una ley, que se considera ley de Dios, Jesús cometió blasfemia.

6. El pecado que se comete cumpliendo la ley y el endurecimiento de los corazones.


En el contexto de este pecado, que se comete cumpliendo la ley, aparece el análisis de
aquél que comete este pecado. Se trata de la referencia al endurecimiento de los
corazones. Cuando la ley es cumplida por la ley misma, la realidad del ser humano queda
fuera de la vista. Se ve sin ver. Se trata de una experiencia que pasa por todo el mensaje
cristiano como la experiencia básica de Jesús. La ley, que cumple por ser ley, es
perfectamente tautológica. Entrar en esta lógica tautológica, hace imposible mantener
relaciones humanas. Todo es sometido a la ley, y la ley se transforma en el déspota que
no se somete a nadie. Pero es un déspota en nombre de la ley y su cumplimiento.
Ahora la ley y su cumplimiento legalista justifica la acción. Ella ya no tiene
responsabilidades fuera del cumplimiento de la ley. Es legítima por legalidad. La acción
según la ley tiene una buena conciencia independientemente de los efectos de esta acción.
La ley mata, pero el que mata no adquiere ninguna conciencia en relación al hecho de que
mata. Se mata con buena conciencia. La ley se transforma en un velo, que hace aparecer
el asesinato como un acto de justicia. Se trata de una justicia que se deriva del
cumplimiento de la ley. El asesino, que mata cumpliendo la ley, se transforma en un
mentiroso. La justicia se llama ahora injusticia y la injusticia se llama justicia. Toda
conciencia moral es borrada por el cumplimiento de la ley. El hecho de haber cumplido la
ley apaga la voz de la conciencia moral. El ser humano es ahora para el sábado y el
deudor es para el pago de la deuda. Fuera del sábado y fuera del pago de la deuda no hay
nada. La pregunta de la conciencia moral es ahora solamente la pregunta por el
cumplimiento de la ley; la vida humana como criterio es eliminada. El que cumple la ley,
pasa por encima de la realidad y la puede destruir, a condición de que lo haga cumpliendo
la ley.
Eso es el endurecimiento del corazón, frente al cual no hay argumentos que puedan
penetrarlo. La tautología de la ley transforma el corazón en una “jaula de acero”, que
resulta impenetrable. La responsabilidad frente a la ley se transforma en irresponsabilidad
frente a la realidad de la vida humana. Para Jesús esta experiencia de los corazones
endurecidos es una experiencia chocante. Puede hacerse lo que se quiera, pues el corazón
endurecido no responde sino se escapa por su referencia al cumplimiento de la ley. Se
siente justificado al cumplir la ley. Y en el centro de esta experiencia de Jesús está la
experiencia del endurecimiento del corazón por la ley del valor. Es el Dios Mamón, el
Moloch que acecha detrás de la ley del valor y devora al sujeto viviente. Transforma el
pago de la deuda en un asesinato continuo, y transforma la casa de Dios en una casa de
mercado, que resulta ser una cueva de ladrones. Pero no hay argumento que tenga validez

25
frente al corazón endurecido que aplaca su conciencia por referencia al cumplimiento de
la ley.
Ven sin ver, no ven, viendo. Al contrario, llamar la atención del corazón endurecido, lo
endurece más. Hay una espiral del endurecimiento. Al mostrar la realidad de la
destrucción de la vida humana, el corazón endurecido refuerza su justificación por la
referencia al cumplimiento de la ley. Reacciona entonces violentamente para callar los
argumentos e imponerse como ley cumplida. Juan analiza este proceso en el capítulo 9 de
su evangelio al contar la historia de la curación del ciego: los ciegos ven, pero los que ven
se ponen ciegos. Eso desemboca en el siguiente juego de oposiciones:
“Y dijo Jesús:
Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven, se
vuelvan ciegos.
Algunos fariseos que estaban con él oyeron esto y dijeron: ¿Es que también nosotros
somos ciegos? Jesús les respondió:
Si fuérais ciegos, no tendríais pecado. Pero como decís: “Vemos” vuestro pecado queda.
(Jn, 9, 39 - 41)
Juan basa esta misma crítica en la propia tradición mosaica, citando a Isaías:
“Ha cegado sus ojos, ha endurecido su corazón; para que no vean con los ojos, ni
comprendan con su corazón, ni se conviertan, ni yo los sane”. (Jn, 12, 40)
Según otro Evangelio, Jesús llama a este proceso de endurecimiento del corazón el
pecado contra el Espíritu Santo, que no tiene salida por el perdón.
Eso es la percepción del pecado, no solamente en el evangelio de Juan, sino en todo el
mensaje cristiano. Es el pecado que se identifica con la ley en el grado en que la ley no
es interpelada por el sujeto viviente y necesitado que se se rebela frente a ella. Al liberar
al ser humano, la rebelión libera a la ley. La ley es para la vida, pero si no es interpelada
por el sujeto viviente, es ley para la muerte. Es ley para la muerte, aunque sea ley de
Dios. Esta muerte está en la lógica inerte de la ley misma, no aparece por ningún abuso
de la ley.
La ley, si no es interpelada por el sujeto viviente, se transforma en una gran aplanadora
de la vida, en una máquina de matar y en suicidio colectivo de la humanidad, como ya lo
percibe el Apocalipsis. Eso es el pecado que se comete cumpliendo la ley.
Someterse a este pecado, eso es ser del mundo, en el sentido que Jesús le da en el
evangelio de Juan. (sobre todo en Jn, 15, 18 - 27) De allí viene la consigna de estar en el
mundo sin ser del mundo. Es estar en el mundo sin dejarse arrastrar por el pecado que se
comete cumpliendo la ley. Pero Jesús vive la situación de que este mundo, al tener
endurecido su corazón, odia a aquellos que no quieren ser del mundo. Se trata de un
concepto del mundo, que también aparece en Pablo. Pablo lo trata en forma de un juego
de locuras entre el mundo y los que no son del mundo:
“pues la sabiduría de este mundo es locura a los ojos de Dios.” (1 Cor,3,19)
La sabiduría de Dios es locura a los ojos de la sabiduría de este mundo, y la sabiduría de
este mundo es locura a los ojos de Dios. Es locura para el mundo, porque

26
“Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo, para confundir a los sabios. Y ha
escogido lo débil del mundo, para confundir lo fuerte. (1 Cor 1,27)
Es el evangelio del débil, de la víctima, del pobre, que es, eso sí, sabiduría de Dios:
“hablamos... no de sabiduría de este mundo ni de los príncipes de este mundo, abocados
a la ruina; sino que hablamos de una sabiduría de Dios, misteriosa, escondida, destinada
por Dios desde antes de los siglos para gloria nuestra, desconocida de todos los príncipes
de este mundo - pues de haberla conocido no hubieran crucificado al Señor de la Gloria -
” (1 Cor 2,6-8)
Predicar eso es la vocación de Pablo. No es bautizar, sino hacer presente el Dios de las
víctimas, que se identificó en la crucifixión con ellas y les promete su salvación:
“Porque no me envió a bautizar, sino a predicar el mensaje de salvación.” (1 Cor 1,17)
Juan pronuncia todavía más este análisis. Para él, salvar al mundo es salvarlo de este
pecado que se comete cumpliendo la ley. La sabiduría de Dios es ahora la otra cara
solamente de este sujeto viviente, que se rebela para interpelar la ley y liberarla para la
vida humana.
El mensaje de salvación, como lo ve Juan, lo pone en la boca de Juan el Bautista en el
primer capítulo de su evangelio. Dice Juan el Bautista:
“He allí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Jn 1, 29)
El pecado del mundo es el pecado que se comete al ser del mundo. No se trata de los
pecados y de las transgresiones de la ley. Es el pecado, que se comete cumpliendo la ley
y que pesa sobre la ley como su maldición. La certeza de Juan es que Jesús ha quitado
este pecado del mundo. Es una esperanza que ya cree cumplida a través de la muerte de
Jesús. El lema no tiene ningún sentido sacrificial, además, Juan no habla jamás de un
sacrificio de Jesús. Sin embargo, el cordero es animal del sacrificio. Pero en Juan es el
animal de sacrificio, cuya muerte revela la maldad de la ley, en cuanto se sacrifica la vida
humana. Juan tiene la esperanza de que la muerte de Jesús revele esta maldad de la ley de
una manera tan rotunda, que ni los corazones endurecidos ya puedan resistir, para que se
quite el pecado del mundo, que está en ser del mundo.
El evangelio de Juan se hace entonces la pregunta: ¿Por qué y cómo el mundo, al ser del
mundo, mató a Jesús? Pero también: ¿Por qué y cómo esta muerte quita el pecado del
mundo? La muerte de Jesús no tiene sentido alguno, pero él tiene certeza de que esta
muerte, por no tener sentido, salva. Salva al hacer transparente el hecho, de que el
sacrificio de seres humanos - y el pecado que se comete cumpliendo la ley es un
sacrificio humano - es un sinsentido. Juan tampoco cae en la trampa de buscar
artificialmente a esta muerte un sentido sacrificial, que sencillamente no tiene. Podría
buscárselo solamente en el sentido muy general en el cual toda muerte por el pecado, que
se comete cumpliendo la ley, puede ser considerada sacrificio humano. Esta transparencia
quita el pecado del mundo, eso es la esperanza de Juan. Según Juan, Jesús dice: “Cuando
hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy..” (Jn 8, 28)
No se trata del perdón del pecado del mundo. Este pecado no tiene perdón, porque se
comete creyendo hacer justicia. No hay conciencia de este pecado, por tanto, no hay
perdón. Pero se lo puede quitar. Entonces desaparece. Juan cree, que Jesús por su muerte

27
quitó el pecado del mundo y mantiene esta su fe a pesar de todos los contratiempos que
vive. Es la utopía de Juan, y posiblemente también la utopía de Jesús. Juan entonces tiene
que sostener que en su esencia la utopía ya está realizada, mientras históricamente está
todavía en curso de realización.
Juan se aferra a ésta, su utopía, a pesar de que en su tiempo ve que el pecado del mundo
sigue persiguiendo a la comunidad cristiana en el mundo romano. El se aferra a su utopía,
aunque vea que la muerte de Jesús no quitó el pecado del mundo. Construye a partir de
eso su imagen de Jesús en sus discursos de despedida, que lo presenta como un Jesús
victorioso a través de su muerte. Un Jesús que venció el mundo, a pesar de que la
experiencia de Juan ya hace visible que el mundo sigue venciendo. Y siguió venciendo
tanto, que hoy vivimos la amenaza de que la humanidad y la naturaleza serán destruidas
cumpliendo la ley en cuanto ley del valor. Juan evitó así el resultado hoy visible. En la
cruz no fracasó solamente la vida de Jesús, sino también su mensaje. Solamente a partir
del reconocimiento del fracaso de su mensaje se puede recuperar la vida de Jesús. Pero
ahora se trata de recuperar su vida, no su muerte. La victoria jamás está en la muerte,
aunque haya el más allá de la muerte en la resurrección. También la resurrección es un
llamado a recuperar la vida de Jesús, para que no vuelva a morir el rebelde. Hay una
pregunta abierta, no cerrada. Entonces no hay ninguna realización de la utopía de Juan ya
ocurrida, sino que todo está por hacer. Por eso, ahora esta utopía es responsabilidad
nuestra, a la cual ninguna escritura puede responder.

II. La fe de Abraham y la divinidad del ser humano.

Ya mencioné, que considero, que todo el evangelio de Juan desemboca en una escena
final, que ocurre a partir de la detención de Jesús y que comprende los interrogatorios del
Sumo Sacerdote y de Pilato, la condena a muerte por Pilato y la consiguiente ejecución
de Jesús en la cruz. (Jn 18,12 hasta Jn 19,22) El relato de la pasón muestra lo que es el
desenlace de todo el evangelio. Sin embargo, el evangelio gira más bien alredeor de dos
escenas centrales, que son el capítulo 8 sobre la fe y las obras de Abraham y el capítulo
10 sobre la divinidad del ser humano.
Estas dos escenas centrales son definitorias para la interpretación de todo el desenlace del
evangelio de Juan. Las quiero analizar en este capítulo, antes de pasar al análisis del
relato de la pasión. Se trata de dos enfrentamientos de Jesús. En la primera de estas
escenas centrales Jesús discute con simpatizantes suyos sobre Abraham y lo que significa
ser hijo de Abraham. Jesús se presenta como hijo de Abraham en un sentido, que
sorprende a aquellos, que lo escuchan (Jn 8, 31 - 59). En la segunda escena Jesús se
presenta a sí mismo, ante opositores, como el hijo de Dios. (Jn 10, 22 - 39)

1. Primera escena central: La fe de Abraham.


En la escena referente a la relación entre Abraham y Jesús, Jesús se enfrenta a partidarios,
de los cuales dice Juan: “Al hablar así, muchos creyeron en él. Decía, pues Jesús a los

28
judíos que habían creído en él:” (Jn 8, 30-31) Por tanto, Jesús habla a creyentes. Se les
enfrenta con furia. Les reprocha no saber lo que es creer en él. Se puede entender esta
actitud de Jesús quizás a partir de algo, que dice Pablo: “Porque no me envió a bautizar,
sino a predicar el mensaje de salvación.” (1 Cor 1,17) El bautizado se puede escandalizar
del mensaje de salvación. Además, en la historia del cristianismo eso es más bien la regla.
Muchos bautizados se escandalizarían, si alguna vez escucharan el mensaje de salvación.3
En el evangelio de Juan aparece este conflicto de Jesús con miembros de su propio
movimiento varias veces. Aparece en el capítulo 6 con “discípulos” de Jesús (Jn 6, 60).
Jesús siempre responde por provocación y no trata de apaciguar la situación. Otro de
estos conflictos es el conflicto con el apóstol Judas. Igualmente Jesús lleva este conflicto
al extremo. Es un extremo para provocar la conversión. En el capítulo 6 la reacción de
sus seguidores es:
"Muchos de sus discípulos, al oírle, dijeron: Es duro este lenguaje. ¿Quién puede
escucharlo?." (Jn 6, 60)
"Desde entonces, muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él."
(Jn 6, 66)
Jesús se dirige entonces a sus apóstoles:
"Jesús dijo entonces a los Doce: También vosotros queréis marcharos? Le respondió
Simón Pedro: Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tu tienes palabras de vida eterna, y
nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios." (Jn 6, 67-69)
En este caso, los apóstoles confirman su posición, mientras los otros se alejan. Pero Jesús
no les pide, quedarse con él, sino les ofrece también a ellos, irse.
Lo mismo se repite con Judas. Jesús se da cuenta, de que hasta este apóstol está dudando
de su posición. Jesús lo enfrenta con la misma dureza:
"Jesús les respondió: ¿No os he elegido yo a vosotros, los Doce? Y uno de vosotros es un
diablo." (Jn 6, 70)
Eso es una provocación, no una clarividencia. Solamente en el caso de Pedro hay un
enfrentamiento de igual dureza, cuando lo vemos en el evangelio de Marcos. Allá le dice
a Pedro:
“¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de
los hombres.” (Mc 8, 33)
También en este caso se trata de una provocación para lograr un cambio, no de una
condena a priori.
Pero el evangelio de Juan hace más hincapié en estos conflictos de Jesús con sus propios
partidarios y hace ver la argumentación de Jesús por medio de la provocación extrema.
No muestra el movimiento de Jesús como un movimiento homogéneo de gente
definitivamente convertida. Jesús está en constante tensión y hasta conflicto con su
propio movimiento. Que crean en él, para Jesús de ninguna manera confirma

3
Un amigo suizo me contó, que. después de haber hablado en una conferencia del perdón de la
deuda en el mensaje cristiano, se le acercó un banquero, que había escuchado y le dijo: Si eso es
cierto, yo me salgo de la iglesia. Sospecho, que saldrían muchos más que éste.

29
necesariamente participar de la fe de él. Es nada más que una posibilidad para
convertirse. Y Jesús busca esta conversión, lo que implica un conflicto con sus propios
creyentes. Se trata de un conflicto, que no es menos duro que el conflicto con sus
adversarios y convierte varias veces a sus creyentes en adversarios.
La escena que estamos comentando como primera escena central (Jn 8, 1-8, 59)
desarrolla con más intensidad este conflicto entre Jesús y sus creyentes, que constituyen
el movimiento de Jesús. Les reprocha una pura fe de adhesión, sin conversión. Es la fe en
Jesús como el gran curandero, que hace milagros y que no compromete a nada más allá
de esta convicción. Para ser “verdaderamente” discípulo de él, hace falta algo más:
Por tanto, los enfrenta con el mensaje de salvación: “Si os mantenéis en mi Palabra,
seréis verdaderamente mis discípulos y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.
(Jn 8, 31 - 32) La fe que Jesús pide, no es fe en Jesús, sino la participación en la fe de
Jesús.4
Los creyentes, que lo escuchan, se sienten provocados. Ellos se sienten libres ya, y nadie
tiene que liberarlos. Milagros son bienvenidos, pero ellos son libres y quien les exige
liberarse los declara esclavos. Pero no son esclavos sino libres:
"Ellos le respondieron: Nosotros somos descendencia de Abraham y nunca hemos sido
esclavos de nadie. ¿Cómo dices tu: Os haréis libres?" (Jn 8,33)
"Nunca hemos sido esclavos de nadie." Se trata de una ironía de Juan. La historia de
Israel es una historia de la esclavitud en Egipto y de la liberación de esta esclavitud. Pero
ahora se han cegado y ni recuerdan. Se sienten libres por un hecho de ley, como un
ciudadano de Roma se siente libre por ser ciudadano, y un ciudadano de una democracia
occidental de hoy se siente libre por poder votar cada 4 años para elegir su gobierno. Es
libertad por identificación de ley, y no por ser sujetos frente a la ley. También una
descendencia biológica es descendencia por ley, porque la ley la declara relevante. Eso
provoca la ira de Jesús. Inclusive les imputa querer matarlo, porque sabe, que en nombre
de ley, por tanto en nombre de esta libertad por ley, lo van a matar:
“Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un
esclavo. Y el esclavo no se queda en casa para siempre; mientras el hijo se queda para
siempre. Si, pues, el Hijo os da la libertad, seréis realmente libres. Ya sé que sois
descendencia de Abraham; pero tratáis de matarme, porque mi Palabra no prende en
vosotros. (Jn 8, 34 - 37)
Ellos vuelven a insistir en su libertad por ley:
"Ellos le respondieron: Nuestro padre es Abraham." (Jn 8, 39)
Ahora Jesús los ataca frontalmente:

4
ver Tamez, Elsa: Contra toda condena. La justificación por la fe desde los excluidos. DEI. San José,
1991.p.126, nota 72. Elsa Tamez insiste en que, cuando Pablo habla de la fe, no se trata de la fe en Jesús,
sino de la fe de Jesús. Se refiere a Rom 3,22. Para entender las referencias a la fe en el evangelio de Juan,
es necesario también, entenderla como participación en la fe de Jesús y no como fe en Jesús.

30
"Jesús les dice: Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero tratáis de
matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios. Eso no lo hizo Abraham.
Vosotros hacéis las obras de vuestro padre." (Jn 8, 39- 41)
Ser del linaje de Abraham, no los hace libres. También Abraham es del linaje de
Abraham y libre por ley. Pero Abraham se hizo libre. Para ser libre como Abraham, hay
que hacer las obras de Abraham. Porque por sus obras Abraham se hizo libre. La
descendencia de por sí no basta, para ser hijo de Abraham. En la descendencia hay que
hacer la obra de Abraham, para hacerse libres como Abraham lo hizo. Hay que heredar
de Abraham la liberación de Abraham, no su descendencia por ley.
Pero, ¿qué es la obra de Abraham, por la cual se hizo libre? Por tanto, ¿cuál es la libertad
de Abraham, que hay que heredar y que se hereda solamente, volviéndola a hacer?
La respuesta de Jesús llama mucho la atención: “Ya sé que sois descendencia de
Abraham; pero tratáis de matarme,”. (Jn 8, 37) Jesús la vuelve a repetir: “...haced las
obras de Abraham. Pero tratáis de matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de
Dios. Eso no lo hizo Abraham. (Jn 8, 39 - 40)
Jesús deja bien claro, que la obra de Abraham, por la cual se libera, está en el No al matar
y en no estar dispuesto a matar. Hijo de Abraham es aquél, que vuelve a hacer esta obra.
Ser hijo de Abraham por ley y linaje, es completamente secundario. Lo que hay que
heredar de Abraham, es su liberación, no su libertad por ley.
La clave de esta liberación está en eso: ustedes quieren matarme, Abraham no mató.
Jesús no puede pensar sino en el famoso “sacrificio” o “amarramiento” de Isaac. Jesús
tiene que tener una interpretación de este mito muy diferente a la interpretación
dominante de su tiempo.5
Brevemente, el mito cuenta lo siguiente: Dada la ley, según la cual el padre tenía que
sacrificar a Dios su hijo primogénito, Dios exigió a Abraham sacrificarle a su hijo Isaac.
Obedientemente, Abraham subió con Isaac al cerro Moriah, para sacrificarlo. Amarró a
su hijo Isaac en un Altar y se dispuso a matarlo. Sin embargo, en este momento se da
vuelta. No lo mata, sino lo libera. Junto con él baja del cerro, pero ya no sigue viviendo
en el lugar donde vivía antes, sino se cambió a Bersheba.
Este es el mito. El problema está en decir, por qué razón Abraham no mató a Isaac. La
interpretación dominante en el tiempo de Jesús es, que estaba dispuesto a matarlo, pero
Dios intervino, porque la disposición a matar a su hijo era prueba suficiente de su fe. La

5
En su comentario del evangelio de Juan, Bultmann comenta sobre estas obras de
Abraham: "El concepto de 'obras de Abraham' es rabínico. Se contaba bajo estas obras '
un ojo queriendo valorar, un sentido modesto y un espíritu humilde'. Pero probablemente
no se piensa en Jn 8,39 en algunas obras específicas de Abraham…" Bultmann, Rudolf:
Das Evangelium des Johannes. Göttingen, 1968 (photomechanischer Nachruck der
Ausgabe von 1941) p. 339, nota 4. Sin embargo, el texto es explícito: Eso no hizo
Abraham. Eso se refiere al matar. Y la escena correspondiente es la del no-sacrificio de
Isaac.

31
buena intención de matarlo era suficiente, Dios lo redimió de consumarla. Hay una
interpretación de la tradición judía6 desde el tiempo de los Macabeos que se acerca a este
sentido, pero que normalmente habla del “amarramiento” de Isaac. En esta línea va
también la interpretación en algunos lugares del mensaje cristiano, es decir, en la carta de
Santiago y en la carta a los Hebreos. En la tradición cristiana posterior es transformada y
radicalizada en el “sacrificio” en el cual Abraham sacrifica a Isaac. Mientras esta
tradición judía enfatiza la figura del Isaac amarrado, en la tradición cristiana es enfatizado
el Abraham sacrificador.
Jesús, en cambio, parece interpretar este mito de modo diferente y recupera de esta
manera el significado original del texto. Abraham se liberó frente a la ley, se dió cuenta
que la ley le exigía un asesinato y descubre al Dios, cuya ley es ley para la vida. Abraham
se convierte y se libera. No mata, porque se dió cuenta que la libertad está en el No al
matar. Por tanto, su fe está en eso: en no estar dispuesto a matar, ni a su hijo, ni a los
otros. Abraham, libre por ley, se liberó para ser un Abraham libre frente a la ley, siendo
la raíz de su libertad el rechazo a matar.
En estos términos se entiende lo que dice Jesús: ustedes quieren matarme, Abraham no
mató. Por tanto, no son ni libres ni hijos de Abraham.
Vista la situación en estos términos, Jesús se identifica como Isaac, hijo de Abraham. A
los que insisten en la ley, los ve en la situación de Abraham enfrentado a él. Los llama a
liberarse de la ley, escuchar la voz de la verdad. Pero no ve ninguna disposición a la
conversión de Abraham: ustedes quieren matarme, Abraham no mató. Son hijos del linaje
de Abraham, que puestos en la situación de Abraham, no hacen las obras de Abraham.
Es un mensaje que rechaza toda sacrificialidad. El sacrificio es asesinato. Para Juan
también es un mensaje en relación a la muerte de Jesús. Dios-Padre de Jesús es el Dios de
este Abraham, que se liberó frente a la ley. Este Dios-Padre no puede haber exigido la
muerte de Jesús, porque es el Dios de la liberación de Abraham, que se liberó de la ley
que exigía que matara a su Hijo Isaac. Como Abraham no se transformó en asesino, Dios-
Padre tampoco lo es.
Hay aquí un reproche de asesinato, que rebasa todo lo usual. Evidentemente, estos
creyentes, que enfrenta Jesús, no tienen el más mínimo plan para asesinarlo. La escena no
es explicable, si se supone una intención de asesinato en estos, sus creyentes. A pesar de
eso, Jesús les reprocha querer asesinarlo. Les reprocha una actitud, que es asesina
independientemente de tener la intención de asesinar o no: ser libre por ley, eso es
libertad asesina de por sí. Como consecuencia de eso, necesariamente tienen que asesinar
a Jesús, quien los llama a liberarse. Al ser llamados a liberarse, el carácter asesino de su
libertad, que es libertad por ley, saldrá a la luz. Precisamente por considerarse libres en
una libertad por ley, tienen que afirmar su libertad por el asesinato. El asesinato es el
desenlace previsible de esta libertad, sin que haya de antemano la menor intención de
asesinar. Solamente por el asesinato se puede confirmar esta libertad, y por eso Jesús los
llama a la liberación. No son libres, aunque lo sean por ley, porque solamente la

6
ver por ejemplo la formulación en el libro de Sabiduría: “Cuando todas las naciones iguales en
maldad fueron confundidas, la Sabiduría se fijó en Abraham y lo conservó justo ante Dios. y lo hizo
fuerte contra la ternura que sentía por su hijo.” (Sabiduría 10, 5)

32
liberación hace libre de la compulsión asesina de la libertad por ley. Participar en la fe de
Jesús hace libre, pero la fe en Jesús sin la fe de Jesús lleva al asesinato.
Por tanto Jesús dice a estos creyentes, que no aceptan el mensaje de salvación, que no son
hijos de Abraham, sino que tienen otro padre:
“Ellos le dijeron: Nosotros no hemos nacido de la prostitución; no tenemos mas padre
que a Dios. Jesús les respondió: Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais a mí, porque yo
he salido y vengo de Dios; no he venido por mi cuenta, sino que él me ha enviado. ¿Por
qué no reconocéis mi lenguaje?” (Jn 8, 41 - 43)
Ahora insisten, que no solamente Abraham es su padre, sino Dios también. Pero Jesús
responde: Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais a mí. El Dios que es el padre de
Jesús, es aquel Dios, que mandó a Abraham a sacrificar y asesinar a su propio hijo. Pero
eso no es Dios:
"Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre .
Este era homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad
en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre
de la mentira." (Jn 8, 44)
Al asesinar, uno escoge como padre al homicida desde el principio, que es a la vez padre
de la mentira. Jesús no separa la mentira del asesinato: quien asesina, por fuerza tiene que
mentir. No está en la verdad. Miente al sostener ser libre. Detrás de este pensamiento hay
de nuevo el pecado que se comete cumpliendo la ley. Es típicamente un asesinato que
miente, porque se autoproclama como servicio a la justicia y a la libertad. El que comete
este pecado, no puede estar en la verdad. A la espalda de la ley no acecha solamente el
pecado, sino que detrás del pecado, el diablo. Por tanto, ellos, al tener que asesinar a
Jesús, son hijos del diablo y no pueden tener a Dios como padre. Pero al no tener a Dios
como padre, Abraham tampoco es su padre.
Jesús conoce en el fondo solamente un pecado: matar. Por eso, también el injusto mata
por su injusticia. También la injusticia es matar. Y la mentira es el velo con el cual se
encubre el asesinato. Por eso, estar en la verdad no es considerarse con razón del linaje de
Abraham o bautizarse, sino dejar de ser asesino. Dejar de serlo, aunque se trate de un
asesinato en cumplimiento de la ley.
Según Juan, Jesús aquí sostiene algo, que encontramos también en Pablo:
“En efecto, la cólera de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de
los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia;” (Rom 1,18)7

7
Elsa Tamez hace el siguiente análisis:
“La ira de Dios, entonces, es provocada por las acciones injustas de todo ser humano. Estas acciones serán
mas tarde conceptualizadas bajo el término pecado (hamartia). Por ahora Pablo está interesado en darles
consistencia concreta y en dejar claro que todos los seres humanos (judíos y griegos) poseen la misma
capacidad de cometerlas.
En 1.18 Pablo señala que la ira de Dios, inevitable e inmediata, se desata porque estas acciones son las que
aprisionan (katexonton) la verdad (aletheia) en la injusticia (adikia). Esto, al parecer, indica la gravedad de
la acción. Se trata de la perversión mayor: la inversión del orden de la creación, querido por Dios.”
Tamez, Elsa: Contra toda condena. La justificación por la fe desde los excluidos. DEI. San José,
1991. p.115

33
Se trata de esta misma idea de que la injusticia se hace pasar por justicia, aprisionando la
verdad.
Después que Jesús dice eso, le viene la respuesta:
¿No decimos, con razón, que ... tienes un demonio? (Jn 8, 47) Ahora estamos seguros de
que tienes un demonio (Jn 8, 52).
Y contesta Jesús:
Yo no tengo un demonio; sino que honro a mi Padre. (Jn 8, 49)
Hay un juego de correspondencias contradictorias. Jesús les dice ser hijos del diablo.
Ellos le dicen a Jesús que tiene un demonio. Las acusaciones se corresponden, pero desde
lugares contrarios. Desde el punto de vista de Jesús, que juzga a partir de la disposición a
matar, ellos son hijos del diablo. Desde el punto de vista de ellos, que juzgan a partir de
la ley y de su libertad por ley cuestionada por Jesús, Jesús tiene un demonio. Un juego
parecido habíamos visto ya antes en el caso en el que Jesús durante la purificación del
templo reprocha a los otros blasfemia. Ellos contestan reprochando blasfemia a él. El
punto neurálgico, a partir del cual estas acusaciones se forman, es la ley y su
cumplimiento. Jesús siempre juzga a partir de la liberación por la recuperación del sujeto
viviente frente a la ley, y la otra parte juzga a partir del cumplimiento formal de la ley, a
partir de la cual la subjetividad frente a la ley es blasfemia y demoníaca. Y Juan dijo bien
claro, que ser creyente no es lo mismo que lograr esta subjetividad frente a la ley, que es
la liberación y a la vez la fe de Jesús.
Todo el enfrentamiento termina:
"Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del Templo." (Jn 8,
59)
Se trata de un largo ejemplo del endurecimiento de los corazones y de la espiral que
acontece. Los que se enfrentaron a Jesús son simpatizantes “que habían creído en él”. No
tienen ninguna intención de matar a Jesús. Jesús los enfrenta con las consecuencias de ser
hijos de Abraham. Jesús lo hace con rigor, y ellos se cierran progresivamente. Endurecen
su corazón. Al final efectivamente lo quieren matar.
Jesús tiene una parte activa en este endurecimiento. Revela al otro y eso o lo endurece o
lo convence. La escena descrita es una escena en la cual el otro se endurece. Quizás a
partir de allí se entienda mejor la cita que Juan da de Isaías:
“Ha cegado sus ojos, ha endurecido su corazón; para que no vean con los ojos, ni
comprendan con su corazón, ni se conviertan, ni yo los sane.” (Jn, 12, 40)
Es ahora Jesús que ha cegado sus ojos y endurecido su corazón.

a. El significado de la escena
Toda esta escena resulta muy sorprendente. Se trata del choque más extremo referido en
todo el evangelio de Juan. Jesús nunca choca con sus adversarios de la ortodoxia judía en
términos tan radicales. Sin embargo, esta escena se refiere a su relación con creyentes.
Solamente en el caso de Judas se alcanza un extremo parecido. Pero también en ese caso

34
se trata del choque con un creyente y no con un adversario abierto. De ninguna manera se
trata de un choque con un “judío”, - como posteriormente lo sostiene la lectura antisemita
de estos textos - sino, si se quiere usar ya para este tiempo el nombre, con un cristiano.
Es, si se quiere, un problema de apostasía.
La escena comentada llama la atención. Hay que preguntar qué razón puede tener Juan
para desarrollarla. Juan es el evangelista menos cronista de todos los evangelistas. Juan
escribe un teatro-mundo. ¿Qué, entonces, puede significar esta escena?
Supongo, que precisamente en esta escena Juan dice algo sin decirlo, y podemos
preguntar lo que podría ser eso. Cuando Juan da a este conflicto entre Jesús y sus
creyentes un lugar tan destacado, no está refiriendo solamente una historia, que pasó, sino
debe estar iluminando una historia, que en su tiempo está pasando. Juan habla a los
cristianos de su tiempo y les quiere comunicar algo. Se puede entonces suponer, que esta
iglesia, a la cual habla Juan, está viviendo precisamente este conflicto en su interior. Es
muy probable, que en el interior de la iglesia, a la cual se dirige Juan, ocurra este
conflicto por la fe, que se presente en el evangelio bajo la forma de un conflicto entre
Jesús y sus seguidores. Y posiblemente, este conflicto presente en la iglesia, a la cual
habla Juan, tiene inclusive formas violentas.8 De eso seguiría, que Juan habla, aunque sea
en clave, de este conflicto. Los cristianos no están perseguidos solamente por los
romanos o los judíos de la sinagoga, sino también por cristianos. La fe en Jesús está en
conflicto con la fe de Jesús.
El evangelio de Juan hace surgir esta sospecha. En otro lugar, según Juan, Jesús dice:
“Os expulsarán de las sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate
piense que da culto a Dios.” (Jn 16, 2)
Son judíos quienes expulsan de las sinagogas. Pero la segunda frase no se restringe a los
judíos. “Todo el que os mate” se refiere a todos. No solamente judíos, sino igualmente
romanos. Pero también cristianos. También cristianos pueden matar a aquellos, que
siguen a la fe de Jesús, que consiste en no matar.
En la primera carta de Juan se vincula eso con el Anticristo:
“Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido,
por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora. Salieron de entre nosotros; pero no
eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con
nosotros.” (1 Jn 2, 18-19)
De nuevo tenemos eso mismo: los Anticristos son cristianos que se oponen en nombre del
cristianismo a la fe de Jesús. Para Juan el Anticristo no es todo el que se opone a Cristo.
Es un cristiano, que se opone a Cristo. Bajo la apariencia de Cristo persigue a Cristo. Para
Juan el Anticristo es un espejismo del Cristo. Parece serlo, pero no lo es. Y no lo es,
porque es un asesino.9 Eso es su criterio de verdad sobre aquellos que siguen a la fe de
Jesús. Por tanto, Juan supone, que eso ya es la “última hora”.

8
Richard, Pablo: Los orígenes del Cristianismo en Roma. Manuscrito, 1998. Pablo Richard analiza
sobre todo la relación conflictiva entre las enseñanzas de Clemente romano y del Pastor de Hermas.
9
En una revista alemana apareció la siguiente noticia:

35
Por eso no sorprende, que en la primera carta de Juan aparezca un texto, que da un
resumen de esta escena comentada:
“En eso se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo el que no obra la
justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano... No como Caín, que,
siendo del Maligno, mató a su hermano. Y ¿por qué lo mató? Porque sus obras eran
malas, mientras que las de su hermano eran buenas. No os extrañéis, hermanos, si el
mundo os aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque
amamos a los hermanos. Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a
su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en
él.” (1 Jn 3, 10-15)
No tengo duda, que todo eso indica un conflicto profundo en la iglesia cristiana del
tiempo de Juan, en el cual Juan toma posición. Pero implica una crítica contundente para
toda la historia posterior del cristianismo. Eso no significa, que Juan sea un adivino. Al
entender su tiempo, entiende mucho de lo que pasará después. Un gran pintor decía: Si
quieres pintar una obra universal, pinta tu pueblo. Juan pintó su pueblo y creó un teatro-
mundo universal.

b. La libertad griega.
Sin embargo, toda la escena tiene además otra dimensión. Al enfrentarse Jesús con sus
partidarios, Jesús les exige liberarse. Sin embargo, ellos insisten en su libertad, que la
tienen por ley: “Nosotros somos descendencia de Abraham y nunca hemos sido esclavos
de nadie. ¿Cómo dices tu: Os haréis libres?” (Jn 8, 33) No tienen que hacerse libres,
porque son libres por descendencia y la ley establece los términos de la descendencia, por
la cual son libres.
Sin embargo, dicen: “nunca hemos sido esclavos de nadie”. Eso es obviamente falso.
Toda tradición judía insiste en que el pueblo judío ha sido esclavo en Egipto para
liberarse por el éxodo. Lo que Jesús anuncia, es un nuevo éxodo. No para conquistar
tierras, sino para liberarse de lo que Abraham se liberó. Pero esta liberación precisamente
no se tiene por la ley de descendencia, sino por recuperar la obra de Abraham, que es:
Abraham no mató.
El grito “nunca hemos sido esclavos de nadie” no es muy judío. Es el grito de la cultura
helénica y de la romana en la antigüedad. Los hijos de la polis griega y de la ciudad de

John R. Quinn, antes arzobispo de San Francisco y presidente de la conferencia episcopal


de EE.UU., en una conferencia en Oxford:

“La nueva situación, en la cual se encuentra la iglesia, es comparable con la situación de


la iglesia primitiva, cuando empezó la misión de los no-judíos y se renunció a la ley
mosaica. También en este tiempo había resistencias duras. Hay indicios fundamentados,
según las cuales fueron cristianos ultraconservadores que originaron el aprisionamiento y
la ejecución de Pedro y Pablo.” Publik-Forum 8.5.98
Si eso es cierto, el evangelista Juan tiene que haber sabido algo.

36
Roma gritan eso. Se consideran libres por ley igual que lo hacen los hijos de la nación
judía. La propia Palestina ha estado siglos bajo el dominio griego y está ahora bajo el
dominio romano. Está presente, y también en Juan, este concepto de libertad que consiste
en no ser esclavos, pero esclavizar a los otros.
En la “Ifigenia” de Eurípides encontramos la gran expresión de esta libertad. Según
Eurípides, la misma Ifigenia la pronuncia. Lo hace, después de que su padre Agamemnon
la destinó a ser sacrificada para asegurar el éxito del ejército griego en su guerra con
Troya. El sacrificio ha sido exigido por la diosa Diana. Se dirige con furia en contra de su
madre Klitemnestra, que se opone a este sacrificio. Ifigenia asume plenamente la
voluntad de su padre de sacrificarla:
"Madre, escúchame: veo que te indignas en vano contra tu esposo, ...pero tú debes
evitar las acusaciones del ejército... : resuelta está mi muerte, y quiero que sea gloriosa,
despojándome de toda innoble flaqueza. ... la Grecia entera tiene puestos en mí sus ojos,
y en mi mano está que naveguen las naves y sea destruida la ciudad de los frigios....
Todo lo remediará mi muerte, y mi gloria será inmaculada, por haber libertado a la
Grecia. Ni debo amar demasiado la vida, que me diste para bien de todos, no sólo para el
tuyo. Muchos armados de escudos, muchos remeros vengadores de la ofensa hecha a su
patria, acometerán memorables hazañas contra sus enemigos, y morirán por ella. ¿Y yo
sola he de oponerme? ¿Es acaso justo? ¿Podremos resistirlo? Un solo hombre es más
digno de ver la luz que infinitas mujeres. Y si Diana pide mi vida, ¿me opondré,
simple mortal, a los deseos de una diosa? No puede ser. Doy, pues, mi vida en aras de
la Grecia. Matadme, pues; devastad a Troya. He aquí el monumento que me
recordará largo tiempo, esos mis hijos, esas mis bodas, esa toda mi gloria. Madre, los
griegos han de dominar a los bárbaros, no los bárbaros a los griegos, que esclavos son
unos, libres los otros".10
Ciertamente, el “nunca hemos sido esclavos de nadie” se transforma allí en un “nosotros
somos libres, esclavos son ellos”. La libertad aparece muy directamente en su forma de
asesinato. Y en función del asesinato, en suicidio. Y todo eso puesto en la boca de una
mujer por Eurípides, el hombre: Un solo hombre es más digno de ver la luz que infinitas
mujeres. Y todo en cumplimiento de la ley. Ifigenia insiste haber muerto “en virtud de
una ley justa en concepto de la diosa"11
Estoy seguro, que el texto del evangelio de Juan se refiere igualmente a este tipo de
libertad, ya de por sí implicado en toda concepción de la libertad como una creación por
medio de la ley. Pero igualmente a la libertad romana, que sigue estrechamente al
concepto desarrollado por la Ifigenia de Eurípides.
Si tomamos en cuenta esto, el llamado a la liberación, que Jesús hace a sus creyentes,
adquiere un significado universal. Se entiende en seguida, que esta libertad es demoníaca
desde el punto de vista de Jesús, pero igualmente, que Jesús, visto desde esta libertad por
ley, parece estar obsesionado por un demonio.

10
Eurípides. Ifigenia en Aulide. En: Obras Dramáticas de Eurípides. Librería de los Sucesores de
Hernando. Madrid 1909. p.276/277
11
Eurípides, op.cit. p.314

37
No hay Mundo Libre. Cualquier Mundo libre es una forma de esclavitud. Pero es posible
liberarse, como Abraham se liberó. Eso es lo que Jesús dice según el texto comentado del
evangelio de Juan. A partir del pueblo pintado por Juan, también aquí aparece la
dimensión de una historia futura de este mismo Mundo Libre de su tiempo.

c. El realismo político y el No al matar.


Hay otra escena, cuyo análisis puede iluminar el significado de la crítica, que, según
Juan, hace Jesús a la ley. Aparece en el evangelio un poco posterior y se refiere al
realismo político de los sumos sacerdotes:
"Muchos de los judíos que habían venido a casa de María, viendo lo que había hecho,
creyeron en él. Pero algunos de ellos fueron donde los fariseos y les contaron lo que
había hecho Jesús. Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron consejo y
decían: ¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchas señales. Si le dejamos que
siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar
Santo y nuestra nación. Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel
año, les dijo: Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os conviene que muera
uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación. Esto no lo dijo por su propia
cuenta, sino que, como era Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por
la nación y no solo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que
estaban dispersos. Desde este día, decidieron darle muerte. Por eso Jesús no andaba ya
en público entre los judíos, sino que se retiro de allí a la región cercana al desierto, a una
ciudad llamada Efraim, y allí residía con sus discípulos." (Jn 11, 45-54)
Anteriormente Juan ya había mostrado la rabia que provocaban las enseñanzas de Jesús.
Chocan con todo sentido común, y el sentido común reacciona agresivamente. Ahora
aparece otro argumento. Juan muestra, que precisamente los sumos Sacerdotes y los
fariseos tienen miedo. Miedo a los romanos, que podrían ser provocados por este mismo
Jesús: “Si le dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán
nuestro Lugar Santo y nuestra nación”. Se ven frente a una disyuntiva extrema: o matan a
Jesús o son matados ellos mismos por los romanos juntos con los lugares santos y con
toda la nación judía. Es un problema de “realismo político” frente a fuerzas compulsivas
de los hechos. No hay otra salida real fuera de la muerte de Jesús: “os conviene que
muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación”. El consejo se convence de
este argumento: “Desde este día, decidieron darle muerte”.Desde el punto de vista del
sentido común y de la “realismo político” esta decisión es perfectamente racional. Yo
estoy convencido, que Juan quiere mostrar eso. La decisión de matar a Jesús no es un
producto de alguna rabia hacia Jesús. No es producto del “odio” ciego. La rabia no le
explica el hecho de que lo quieren matar. Este hecho es producto de un juicio político
normal y razonable. Juan demuestra, que los sumos sacerdotes son gentes con razones.
Son razonables en términos del sometimiento político a las fuerzas compulsivas de los
hechos. Cuando posteriormente en el relato de la pasión estos mismos sumos sacerdotes
pronuncian su condena de Jesús a la muerte en nombre de la ley, muestran solamente,
que este criterio del realismo político coincide con la ley, al condenar a aquellos que se
consideran hijos de Dios.

38
d. La libertad institucional por ley: Dietrich Bonhoeffer
Quiero demostrar esta dimensión futura a partir de un texto de Bonhoeffer. Bonhoeffer lo
escribe en el tiempo del régimen nazi en Alemania. El había estudiado un año en EE.UU.
en 1930/31. En 1939 busca asilo en EE.UU., pero vuelve después de pocos meses a
Alemania, considerando como su obligación enfrentar el régimen. En 1945, muy poco
antes de terminar la guerra, es ejecutado.
A partir de estas sus estadías en los EE.UU., reflexiona sobre la libertad, empezando por
la libertad de la iglesia:
“...la libertad religiosa para los americanos es una posesión obvia... Libertad en este caso
significa la posibilidad, es decir, la posibilidad de una actividad no obstaculizada
otorgada de parte del mundo a la iglesia. Pero en cuanto se entiende la libertad de la
iglesia esencialmente como tal posibilidad, entonces no se ha comprendido aún su
concepto. Libertad de la iglesia no está allí, donde tiene posibilidades, sino
exclusivamente allí, donde el evangelio se crea realmente y por fuerza propia un espacio
en la tierra, también y precisamente donde no se le ofrecen tales posibilidades. La libertad
esencial de la iglesia no es una donación del mundo a la iglesia, sino es la libertad de la
palabra de Dios misma, para hacerse oír... El elogio americano de la libertad es más bien
un elogio, que se le dedica al mundo, al Estado, a la sociedad, en vez de decir algo sobre
la iglesia. Tal libertad puede ser un signo de que el mundo pertenece en verdad a Dios.
Pero si le pertenece en realidad, eso no depende de esta libertad como posibilidad, sino de
la libertad como realidad, como necesidad, como acontecer fáctico. Libertad como
posesión institucional no es un predicado esencial de la iglesia... puede ser también una
seducción, en la cual la iglesia cae al sacrificar su libertad esencial a la libertad
institucional... Pero donde se tiene que dar como agradecimiento por la libertad
institucional el sacrificio de la libertad del anuncio, allí la iglesia está en cadenas, aunque
se crea libre.”12
La libertad institucional - libertad por ley - crea cadenas. Aunque se crea libre, es
esclavitud. Bonhoeffer ve la necesidad de la liberación en el interior del Mundo Libre:
“En sus sermones los americanos hablan mucho de libertad. Libertad como una propiedad
es algo muy dudoso para una iglesia, libertad tiene que ser ganada desde la obligación de
un deber. Libertad de la iglesia viene de la medida de la palabra de Dios. En caso
contrario se transforma en arbitrariedad y desemboca en muchos amarres. Me parece muy
cuestionable, que la iglesia en América sea realmente libre.... Pienso muchas veces ahora,
si América es el país sin reforma. Si reforma es el saber iniciado por Dios del fracaso de
todos los caminos hacia la construcción del reino de Dios aquí en la tierra, entonces sí eso
es cierto.”13
La tesis de la libertad por ley es la tesis que sostiene haber creado ya el reino de Dios
aquí en la tierra. Pero eso considera la renuncia a la reforma. Quiere volver a la reforma,
que es crítica por la palabra de Dios:

12
Dietrich Bonhoeffer, Bonhoeffer- Auswahl, 4 tomos, ed. Otto Dudzus. Gütersloh 1982. Tomo 4,
p.37/38
13
Bonhoeffer, 4/20

39
“La teología e iglesia americanas en su totalidad nunca han podido entender, qué
significa, en todo su ámbito, la “crítica” por la palabra de Dios. Que la “crítica” de Dios
se refiere también a la religión, y también a la cristiandad de las iglesias, y también a la
santificación de los cristianos; que Dios ha fundamentado su iglesia más allá de religión y
ética, eso en última instancia quedó sin ser comprendido. Un signo de eso es la fijación
general en la teología natural. En la teología americana el cristianismo es todavía
esencialmente religión y ética... La tarea principal hoy es la conversación entre el
protestantismo sin reforma y las iglesias de la reforma.”14
No se trata de tener fe en Cristo, sino de una fe de Cristo:
“De esta manera la iglesia no es una comunidad religiosa de admiradores de Cristo, sino
es el Cristo que ha tomado cuerpo entre los seres humanos.”15
Eso, sin embargo, Bonhoeffer no lo ve como un asunto de “cristianos”, sino un llamado
universal:
“La iglesia no puede defender su espacio propio sino defendiendo no solamente éste, sino
toda la salvación del mundo. En caso contrario, la iglesia se convierte en “comunidad
religiosa”, que lucha por su propio interés y que por eso ha cesado de ser iglesia de Dios
y del mundo.”16
Y el criterio de esta universalidad está en el no al asesinato:
“Al hacerse hombre Cristo, se devuelve a toda la humanidad la dignidad de ser imagen de
Dios. Quien ahora viola al ser humano más mísero, viola a Cristo, que ha tomado un
cuerpo humano y que ha recuperado para todos, que tienen rostro humano, su ser imagen
de Dios.”17
Descubre también lo demoníaco de esta libertad por ley:
“Allí donde el ser humano es transformado en cosa, en mercancía, en máquina, y donde
son destruidos arbitrariamente los órdenes y donde ya no se distingue entre “bueno” y
“malo”, allá se le ha puesto en el camino de Cristo un obstáculo especial, que trasciende
la pecaminosidad y pérdida generales del mundo. Allí el mundo se destruye a sí mismo,
con el resultado, que el mundo mismo está bajo la amenaza de ser del demonio.”18
Esta fe no la considera una fe metafísica:
"¿Quién es Dios? Lo primordial no es una fe general en la omnipotencia de Dios etc., lo
cual no es una verdadera experiencia de Dios, sino una prolongación del mundo.
Encuentro con Jesucristo: experiencia de que aquí se produce una inversión de toda
existencia humana por el hecho de que Jesús 'no existe sino para los demás'. !Este 'ser
para los demás' de Jesús es la experiencia de la trascendencia!.. La fe es participación en
este ser de Jesús (encarnación, cruz, resurrección). Nuestra relación con Dios no es una
relación "religiosa' con el ser más alto, más poderoso y mejor que podamos imaginar - lo
cual no es la auténtica trascendencia -, sino que nuestra relación con Dios es una nueva

14
Bonhoeffer 4/47/48
15
Bonhoeffer 4/89
16
Bonhoeffer 4/123
17
Bonhoeffer 3/103
18
Bonhoeffer 4/106

40
vida en el 'ser para los demás', en la participación en el ser de Jesús... Dios bajo forma
humana… no como el dios-hombre griego, que es 'hombre en sí mismo', sino 'el hombre
para los demás', y por ello crucificado. El hombre, que vive de la trascendencia."19
Es notable, que estos textos de Bonhoeffer siguen a la lógica de la escena del evangelio
de Juan referida a la fe de Abraham. Lo hacen de una forma actual, pero la relación es
inconfundible, aunque no sea consciente para Bonhoeffer. Bonhoeffer no puede concebir
un Mundo Libre, a no ser, que se trate de un mundo que se hace libre. La libertad nace de
la decisión de no recurrir al asesinato como medio para sustentar este mundo. Sin
embargo, el Mundo Libre asesina a aquél que confesa y exige la decisión del No al matar.
Recientemente aparecen noticias, que pueden confirmar para el tiempo de hoy el análisis
que hace Bonhoeffer:
"El presidente Bill Clinton prometió ayer que abogará en Pekín por la resolución de uno
de los problemas que mas preocupan a la opinión pública de Estados Unidos: la falta de
libertad de culto en China...
La falta de libertad de culto en China es uno de los principales argumentos de quienes se
oponen a la política de intenso diálogo con Pekín del gobierno Clinton.
En la reunión con los eclesiásticos, Clinton reconoció la importancia de la libertad
religiosa para un país como Estados Unidos, que fue formado por muchos "hombres y
mujeres que escaparon de la persecución religiosa”.
El elemento fundamental de la identidad estadounidense, dijo Clinton, "es la libertad de
practicar la fe como uno decida", por ello existe una determinación universal en Estados
Unidos en favor de la libertad religiosa".
La libertad de culto, insistió, es algo en lo que coinciden todos los estadounidenses sin
diferencia de "partido, región, filosofía o religión"...
Esta vez, el tema central fue el próximo viaje a China del Presidente que muchos -sobre
todo entre los republicanos conservadores del Congreso- consideran un respaldo
inmerecido a un país que atenta contra la libertad religiosa y los derechos humanos." 20
Es el gobierno de EEUU, el que declaró la teología de la liberación y los movimientos
religiosos, que se inspiran en ella, un peligro para la Seguridad Nacional de EEUU. La
persecución de esta teología de liberación está presente en EEUU mismo, pero más
ferozmente en América Latina. Hay muchos creyentes, agentes de pastoral, sacerdotes y
obispos asesinados. Donde el gobierno de EEUU no participa directamente en esta
persecución religiosa, la encubre y asegura la amnistía de los asesinos o el asilo político
para ellos. En el caso del asesinato de monseñor Romero y de los jesuitas de San
Salvador esto ha sido calaramente visible. Precisamente Romero fue asesinado después
de haber declarado públicamente el No al matar. Inclusive iglesias cristianas participan
en esta persecución religiosa. Son precisamente los republicanos en EEUU, quienes

19
Bonhoeffer, Dietrich: Resistencia y Sumisión. Ediciones Sigueme, Salamanca l983 p.266
20
“Clinton lanza difícil promesa. Alista viaje a China.” La Nación, San José, 20.6.98

41
defienden este tipo de libertad religiosa. Son ellos, quienes con más insistencia apoyan la
persecución religiosa en aquellas regiones del mundo, que están dominadas por EEUU.
La persecución religiosa en China es muy análoga. También China interpreta
determinados movimientos religiosos como peligro de su Seguridad Nacional y los
persigue. EEUU no tiene ninguna legitimidad para protestar. Hace la política de Pilato.
Eso hace más comprensible la argumentación de Bonhoeffer. Se trata de lo que
Bonhoeffer llama “el protestantismo sin reforma”. Pero se puede entender mejor también
la escena del evangelio de Juan, que considera la libertad religiosa por ley como libertad
asesina. Mata a aquellos que hacen presente la fe de Jesús. Pero lo hace, creyendo hacerle
un servicio a Dios. Por eso, precisamente, creen, que no hay ninguna persecución
religiosa.
Cuando se critica la persecución religiosa que efectúa el gobierno de EEUU, se suele
contestar, que no se trata de un problema religioso, sino político. ¿Acaso en China no se
trata de un problema político en el mismo sentido? Pero implica persecución religiosa
igual como en el caso del gobierno de EE.UU.
Se entiende entonces mejor, porque Jesús se enfrenta con sus creyentes, diciendo: “pero
tratáis de matarme, porque mi Palabra no prende en vosotros.” (Jn 8,37) Lo podría decir
hoy, como lo dijo antes. Hoy tiene las mismas consecuencias para él y sus seguidores,
que antes tenía.

e. La afirmación de la vida por el No al matar y los hijos del Diablo.


Que la afirmación de la vida pasa por el No al matar, eso es el realismo según el
evangelio de Juan. Se enfrenta con el realismo político de los adversarios de Jesús, en el
cual se afirma la vida matando al otro. Cuando dicen: Es mejor que uno muera en vez de
todo un pueblo, afirman, que matar al otro es la forma realista de afirmar la vida. Según
Juan, la posición de Jesús es contraria: Es mejor, no matar, para que todos vivan.
Este Jesús rechaza cualesquiera "buenas razones" para matar, mientras el realismo
político sostiene, que la vida se afirma mejor, matando siempre y cuando hay "buenas
razones" para hacerlo. El cap. 8 del Evangelio no admite "buenas razones" para hacerlo.
Todas las razones son malas, en cuanto su resultado es matar. Matar o no es el criterio
sobre las razones, por tanto, no puede haber buenas razones para matar. Donde aparecen
buenas razones, son invento del "padre de la mentira" y aquellos, que las buscan, son
hijos de este diablo, que es el "asesino desde los principios" y "padre de la mentira" a la
vez. Pero eso precisamente es la ley. No es solamente el cuerpo legal de por sí, sino, en
general, la afirmación de buenas razones para matar. La ley invierte la verdad. Mata, para
que haya vida, y por eso, precisamente, desata una lógica de la muerte.
Se trata de una postura completamente radical. Choca con todo lo que es "sabiduría de
este mundo" y la provoca. Jesús se enfrenta a creyentes, que afirman su libertad por la
ley. La ley los hace libres. Jesús entonces los enfrenta de una manera perfectamente
provocativa: lo quieren matar a él. Expresa la lógica de su posición. Tienen que matarlo,
aunque todavía no tengan la más mínima intención, si insisten en su libertad por ley, en
su pertenencia a un "Mundo libre" de manera puramente institucional. Entonces los llama

42
a liberarse. Liberarse ahora significa, constituir su vida a partir de una afirmación de la
vida, atravesada por el No al matar.
En cuanto rechazan esta liberación, les dice, que son hijos del diablo. Ellos en cambio,
ahora afirman: Tu tienes un demonio. Efectivamente, quien afirma la vida a traves del No
al matar, es un demonio a la luz de la ley, de la institución y del realismo político.
Conocemos esta secuencia, que declara la afirmación de la vida por el No al matar
utopismo, por tanto terrorismo, por tanto luciférico, por tanto demoníaco y por tanto el
crimen máximo de nuestras sociedades. "Quien quiere el cielo en la tierra, produce el
infierno en la Tierra". Eso es aquella afirmación de los creyentes de Jesús, que ahora se
vuelcan en contra de él: Tienes un demonio.
Desde el punto de vista de Jesús, aquellos que hacen esta afirmación del realismo político
son hijos del diablo. Este uso del lenguaje no ha entrado en nuestro lenguaje de hoy. No
hablamos de hijos del diablo en relación a aquellos, que pronuncian este: “Quien quiere
el cielo en la tierra, produce el infierno". El lenguaje que desde el imperio cristiano y
desde la propia otrodoxia cristiana se impuso, es otro. Es el lenguaje de estos creyentes
de Jesús, que se convierten en sus adversarios y ahora lo enfrentan: Tu tienes un
demonio. Pero hoy, este Jesús es efectivamente un demonio: para el imperio y para la
otrodoxia cristiana. Como demonio ha conservado su nombre, que tenía Jesús en los
primeros siglos. Se llama Lucifer.
Aunque no se conservó este lenguaje sobre los hijos del diablo en nuestro lenguaje de
hoy, hay una transformación, que vuelve a plantear este mismo problema. En referencia a
él hoy no hablamos de hijos del diablo, sino del pacto con el diablo. Por lo menos Max
Weber ve esta transformación. Sobre el pacto con el diablo en la política dice:
“También los cristianos primitivos sabían muy bien que el mundo está regido por los
demonios y que quien se mete en política, es decir, quien accede a utilizar como medios
el poder y la fuerza, ha sellado un pacto con el diablo, de tal modo que ya no es cierto que
en su actividad lo bueno sólo produzca el bien y lo malo el mal, sino frecuentemente
sucede lo contrario”.21
Aquí el realismo político es descrito como pacto con el diablo, del cual dice, que los
primeros cristianos sabían muy bien de lo que se trataba. Precisamente el cap. 8 del
evangelio de Juan demuestra que eso es cierto, aunque Jesús allí dice, que los que hacen
esta política, son hijos del diablo. Sin embargo, Max Weber se expresa en términos muy
ambiguos. Lo que no dice es, que estos primeros cristianos enfrentaron esta política y la
condenaron por ser este pacto con el diablo. Pero no la condenaron para dejar de hacer
política, sino para exigir una manera distinta de actuar. Juzgan el realismo político
sosteniendo, que lo malo no produce el bien, que solamente lo bueno produce el bien y lo
malo produce el mal. De ninguna manera aceptan, como Max Weber insinúa, que lo malo
produce el bien. Lo que Max Weber destaca como realismo político, es precisamente la
aceptación de sacrificios humanos. Este sacrificio puede tener, en esta opinión de los
primeros cristianos, solamente el bien de demostrar, que el sacrificio es un crimen. Esto
es un llamado a no volver a sacrificar. Por eso, interpretan la muerte de Jesús en este

21
Weber, Max: El político y el científico. op.cit. p.168.

43
sentido. No como un sacrificio fértil, sino como un crimen, que se comete cumpliendo la
ley, y que, al ser cometido, revela este hecho, de que los sacrificios son crímenes fútiles.
Esta revelación de la criminalidad del sacrificio en nombre de su fertilidad, la llaman
también sacrificio. Pero no se trata de esta sacrificialidad, que resulta de la mentira del
padre de la mentira, quien le imputa fertilidad en cuanto sacrificio.
Cuando Max Weber menciona el pacto con el diablo en el sentido en el cual lo hace,
Weber está aludiendo a esta obra clave de la literatura alemana, que es el Fausto de
Goethe. Fausto hace un pacto con el diablo. En el drama Goethe le da a este diablo el
nombre Mefistófeles.
En la preparación del pacto, Mefistófeles se presenta, respondiendo la pregunta de Fausto
por su procedencia: "Una parte de aquel poder que siempre quiere el mal y siempre obra
el bien." (p.23) Sin duda, Goethe piensa allí en la afirmación de Mandeville: "Vicios
privados, virtudes públicas" y en la mano invisible de Adam Smith. Al describir el pacto
con el diablo sellado por la política, Weber usa las mismas palabras: " un pacto con el
diablo, de tal modo que ya no es cierto que en su actividad lo bueno sólo produzca el bien
y lo malo el mal, sino frecuentemente sucede lo contrario" Weber dice "frecuentemente"
mientras Mefistófeles dice "siempre".
Fausto entra en el pacto con el diablo y el diablo es ahora su servidor. En la segunda parte
del drama Fausto construye un nuevo país, que lo levanta secando una parte del mar. Con
la ayuda de Mefistófeles efectúa la obra, y Mefistófeles la hace surgir por medio de la
violencia y del asesinato. Fausto habla del paraíso que ha construido para la gente y la
obra es impresionante. Pero ya es viejo y se pone ciego, aunque sigue escuchando con
goce el ruido producido por las nuevas construcciones. De esta manera, se le escapa el
fin. Las olas gigantescas del mar vuelven a devorar la tierra ganada para destruir toda la
obra, pero Fausto confunde su ruido con los ruidos de las nuevas construcciones. Todas
su nuevas obras se van abajo, pero Fausto muere tranquilo en la convicción, de que su
obra sigue para siempre.
El pacto con el diablo resultó un engaño. El poder, del cual hablaba Mefistófeles y que
"siempre quiere el mal y siempre obra el bien" había producido el mal atravesando una
obra aparentemente buena. Mefistófeles había mentido al presentarse como "una parte de
aquel poder que siempre quiere el mal y siempre obra el bien." Había resultado un poder,
que, pretextando un bien, producía un mal. No resultó lo que Fausto había planeado
promoviendo la muerte de unos para que todos tengan una vida mejor y se salven.
El resultado de Goethe no está tan lejos del cap.8 del evangelio de Juan, aunque el
evangelio plantea el problema con más radicalidad y, por tanto, más provocación. Weber,
en cambio, no toma en consideración, lo que es el resultado de este pacto con el diablo
inclusive en el Fausto de Goethe: lo malo crea el Mal, y jamás el bien. Si Fausto, según
Goethe, se salva, eso ocurre nada más que por haber tenido buenas intenciones.
Weber en cambio hace Realpolitik. Lo malo crea el bien, aunque no siempre, sino
solamente "frecuentemente".

f. El realismo político y las "buenas razones" para matar.

44
Juan, en nombre de su realismo, enfrenta muy explícitamente al realismo político. Lo
hace sobre todo en relación con su relato de la pasión. Hace ver, que las razones, que
llevan a matar a Jesús, son "buenas razones" en sentido del realismo político. Sostiene
que Jesús fue matado cumpliendo la ley, y por tanto tiene que sostener, que fue matado
con "buenas razones".
Las "buenas razones" para matar a Jesús son, según Juan, sobre todo las tres siguientes:
1. El sumo sacerdote dice: "Es mejor que muera uno que todo el pueblo". Eso en toda
tradición de dominación es una buena razón para matar. El sumo sacerdote advierte, que
hay el peligro de que los romanos vayan a destruir Jerusalén y el Templo, lo que
obviamente es una amenaza cierta, escribiendo Juan su evangelio después de la efectiva
destrucción. Para su público y para él mismo es un argumento convincente.
2. La denuncia de parte de los sumos sacerdotes en el relato de la pasión: Tenemos una
ley, y según este ley tiene que morir; se hizo hijo de Dios. Eso, desde el punto de vista del
sistema de dominación, es otra buena razón para matarlo. En el cap. 10 Juan demuestra,
que Jesús cometió efectivamente este delito. Declara allí, que todos son hijos de Dios y
por tanto, él también.
Se trata de un delito según la ley mosaica, que lo considera blasfemia. Pero es delito
también según la concepción griega de la ley. Cuando Sócrates se niega a fugarse
después de su condena a muerte, hace hablar a la ley en nombre de la cual él rechaza
escaparse:
“Y ahora te rebelas y no quieres ser fiel a este pacto!” (Critón,p.58) Esta rebelión consiste
en querer: “tener derechos iguales a la ley misma, y que te sea permitido devolver
sufrimientos por sufrimientos, por los que yo pudiera hacerte pasar?" (Critón, p.56)
Ser igual a la ley y, por tanto, ser soberano frente a la ley, es el deito de la hybris. Lo que
en la ley mosaica es blasfemia, en la ley griega es hybris. En los dos casos se trata de un
delito por ser castigado por la muerte.
3. La acusación implícita de parte de Pilato y explícita de parte de los sumos sacerdotes
en el relato de la pasión: "se hizo rey de los judíos". Este es el delito de superbia frente al
imperio romano, que también es castigado por la muerte. Si bien Jesús se declaró rey, sin
declararse nunca efectivamente rey de los judíos, desde el punto de vista del imperio
implica el mismo delito. El imperio asegura su estabilidad matando a aquellos que
considera un peligro para este efecto.
Estas tres razones son razones válidas frente a cualquier realismo político y Juan lo
muestra así. En sentido de las tres razones, Jesús, según Juan es condenado a muerte. Son
"buenas razones" para matarlo.
Pero Juan insiste a la vez, que estas "buenas razones" son razones aparentes. De hecho,
son malas razones:
1. La muerte de Jesús no salvó a Jerusalén y el Templo de la destrucción. Por tanto, para
Juan es importante, destacar, que la destrucción de Jerusalén de ninguna manera puede
ser entendida como castigo de Dios por la crucifixión de Jesús. Insiste explícitamente en
que los pecados de los padres no son castigados en los hijos. Por tanto, la destrucción de
Jerusalén y del Templo demostró, que la muerte de uno no salvó a todo el pueblo.

45
2. Juan insiste en el cap. 10, que la tesis de que todos son hijos de Dios y, por tanto, Jesús
también, aparece en la misma ley mosaica, aunque en uno de sus salmos. Por eso, esta
buena razón resulta ser también una mala razón.
3. El imperio crucifica a Jesús por hacerse rey de los judíos. Estabiliza al imperio
matando. En la tradición de Juan el Apocalipsis insistirá, que la Babilonia, que es este
imperio, caerá precisamente a consecuencia de la sangre que derrama para lograr su
estabilización.
Por tanto, la alternativa aparece a partir del No al matar, y eso es el realismo de Juan.
Enfrentándose con el realismo político de la dominación, Juan resalta las "buenas
razones" para matar a Jesús. Se trata de las "buenas razones" para matar, que toda
dominación y todo imperio juega en contra de sus adversarios. Valían hace 2000 años
igual como valen hoy. Juan enfrenta la lógica de la dominación, describiendo un
acontecimiento en la Jerusalén provincial de su tiempo. Según Juan, esta fuerza de la
dominación, este cálculo del poder mata a Jesús. Por eso, para él es un acontecimiento
gigante, en el cual todo este realismo político de la dominación está en juego.
Por eso, los que matan a Jesús, según Juan tienen grandeza. Aunque a Pilato lo muestra
más bien como un cínico muy hábil, pero a la vez mediocre, muestra a los sumos
sacerdotes como personas de gran envergadura. Si bien tienen rabia y miedo, condensan
todo en su acusación en nombre de la ley. Frente a Pilato los muestra como personas con
valentía. Al comienzo del relato de la pasión rechazan entrar en la oficina de Pilato por
considerarla impura. Lo provocan en este acto de dignidad de parte de un pueblo
sometido a la férrea dominación romana. Cuando acusan a Jesús en nombre de su ley,
declaran que todo aquel que se hace hijo de Dios, es condenado a la muerte por su ley.
Sosteniendo el Emperador el título hijo de Dios, amenazan al Emperador y se exponen
ellos mismos a la muerte. Solamente por un juego muy hábil logran escapar. Pilato los
chantajea, pero no logra doblegarlos.
Juan muestra esto. Lo muestra, para hacer ver precisamente a partir de ello, que este tipo
de realismo político, aunque sea heróico, es falso y asesino. No lo empequeñece. Revela
lo que es. Juan muestra su grandeza, y lo ataca como asesino en su grandeza. Ataca la
autoridad como asesina atacando al realismo político como asesino.
Lo especial de la muerte de Jesús no está en las "buenas razones" para matarlo. Son las
"buenas razones" de todo imperio de todos los tiempos frente a todos los que son
perseguidos y victimados. Está, según Juan, en el hecho de que Jesús es el mensajero y
revelador del hecho, de que el realismo político es asesino. En Jesús se revela eso, y la
misma muerte de Jesús lo revela. Muere por su pueblo y por todos los seres humanos, y
por su muerte revela, que el No al matar es la raíz de cualquier realismo. Al matarlo, el
realismo político con "buenas razones", revela su falta de realismo.
Jesús comete el pecado máximo a la luz de la dominación al pronunciar el No al matar
frente al realismo político, que es la base de la legitimidad de cualquier dominación. A la
luz del punto de vista de la dominación, Jesús es un perverso y tiene un demonio. Es
máximo peligro y es el Mal de por sí. Eso hace comprensible el choque con el imperio y
la larga persecución de los cristianos. No es por monoteísmo frente al politeísmo vigente

46
en el imperio. Es por el No al matar. Por su rechazo de las buenas razones para matar, el
imperio tiene buenas razones para matarlo.
Eso es el escándalo de ley, del cual habla ya Pablo de Tarso. Por este escándalo de la ley,
la ley no puede ser la última razón de la convivencia humana. La ley se revienta a sí
misma. Así Juan asume la consecuencia de la crítica de la ley de Pablo. El escándalo está
en la propia ley como forma.
Eso es el pecado que se comete cumpliendo la ley. Es el pecado del ser humano en cuanto
dominador, en cuanto autoridad. Toda la enseñanza de Jesús se concentra en este pecado.
Desde el punto de vista de la autoridad, el pecado es transgresión de la ley. Por tanto, el
pecado resalta la ley. Pero ahora aparece la visión del pecado exactamente al revés. La
autoridad comete el pecado, el ser humano lo comete en cuanto autoridad sobre otros. La
transgresión es secundaria.
Eso no restringe de ninguna manera el pecado al poder político o de clase. Cada ser
humano es por un lado autoridad sobre otros; por el otro, un sometido a la autoridad. Se
trata de un punto de vista universal. El padre es autoridad sobre los hijos, en esta
tradición lo es el hombre sobre la mujer, el amo sobre los esclavos, el líder de la banda de
ladrones sobre los ladrones, el ejecutivo sobre los súbditos, el rey sobre el pueblo, el
presidente sobre sus electores.
De parte de la autoridad, en todos los ámbitos el pecado es considerado como la
transgresión de las leyes, que instalan a la autoridad y que la autoridad dicta. Pero ahora
aparece un punto de vista distinto y contrario. Las transgresiones no forman el pecado del
cual se trata. En cuanto autoridad, el ser humano comete el pecado. Y siempre aparecen
las mismas buenas razones para matar o reprimir: Es mejor que uno muera y no todo el
pueblo, nadie es hijo de Dios para poder ponerse a la altura de la ley y la lógica de la
estabilidad de la propia autoridad, que prohibe a cualquiera hacerse rey por su propia
voluntad. Habla el realismo de la autoridad, que comete el pecado al imponerse como
realismo ejemplar. Con eso choca el realismo de Juan, donde el No al matar es el origen
de todo lo que puede ser considerado humano.
Este realismo de Juan es precisamente la afirmación del sujeto.
Eso demuestra lo que para Juan es el "ser del mundo". Describe el pecado que se comete
cumpliendo la ley, y que es un crimen que se comete cumpliendo la ley. Estar en el
mundo sin ser del mundo, es entonces la exigencia de vivir. Todos los discursos de
despedida de Jesús dan la vuelta alrededor de esta concepción. Se podría inclusive
extender: ejercer autoridad sin aceptar la "buenas razones" para matar.

g. El realismo de Juan y el No al matar.


El No al matar implica, como vimos, que no hay jamás "buenas razones" para matar. Juan
lo expone, pero no dice có’omo se puede actuar en la vida real para hacerlo. Juan llega a
este resultado, pero con eso termina. Lo que da el texto es un resultado, que está
completamente abierto. El Jesús del evangelio de Juan no da un proyecto, sino lo exige.
No dice, cómo actuar, pero dice, lo que tiene que estar en el principio de la acción.

47
El No al matar no es un mandamiento. Si lo fuera, no habría ninguna novedad. Se trata
más bien de la raíz, de la cual brota cualquier acción humana racional. Se trata de la
afirmación de la vida humana misma, y esta afirmación es la única afirmación de la vida
humana, que es efectivamente afirmación de la vida corporal humana. En el No al matar
está la corporeidad, porque el matar es en sí la negación de la corporeidad. Todas las
"buenas razones" para matar implican la negativa más radical posible a la corporeidad.
Por eso, este cristianismo es corporal y afirma la vida como vida corporal. Las "buenas
razones" para matar necesariamente son razones ideales.
Pero eso no da una manera de actuar. En el primer cristianismo había una fuerte corriente
pacifista, que intentó de realizar este No al matar de este mensaje cristiano. Así el
cristiano no podía ser soldado, y soldados que se convirtieron deponían las armas. Lo
hacían, aunque fueran ejecutados. Esta actitud era frecuente hasta comenzar el tercer
siglo. Nunca desapareció de la tradición cristiana posterior, aunque fue posteriormente
tratada como actitud más bien hereje. Dicha tradición inventó guerras justas y guerras
santas, y la participación en ellas la declaró más bien meritoria.
Dentro del pensamiento del evangelio de Juan, este pacifismo es seguramente una opción
posible y legítima. Sin embargo, hay evidentes dudas de que sea una opción realista. Nos
enfrentamos constantemente con situaciones en las cuales es inevitable dar muerte al
otro. Aunque sean situaciones extremas, aparecen constantemente. En el evangelio de
Juan no se hace mención de eso. La escena de la adúltera en el cap. 8 es elegida de una
manera tal que evita la discusión. El adulterio no implica ningún asesinato. Por eso, es
muy fácil hacer ver la pena capital para la adúltera como un pecado que se comete
cumpliendo la ley. Si se hubiera tratado de un asesinato, muy dificilmente Jesús podría
haber reaccionado de la misma manera como en el caso del adulterio.
Pero aunque se tratara de un asesinato o una situación de defensa propia, frente a la cual
cabe posiblemente inclusive el dar muerte, la postura del evangelio no pierde toda su
vigencia. Pero nos impone entonces distinguir. Aunque sea inevitable en ciertas
situaciones matar, las razones nunca son buenas razones. La inevitabilidad no legitima
necesariamente.
El hecho, de que en determinadas situaciones se hace inevitable el matar, es
necesariamente indicador de un fracaso. Cuando se hace inevitable el matar, la
convivencia humana ha fracasado. El matar no es entonces el reconocimiento de la vida,
sino el reconocimiento de que hay un fracaso de la convivencia humana. La
inevitabilidad del matar tiene que llevar entonces al reordenamiento de esta convivencia,
por la razón, de que en el principio de todo tiene que haber el No al matar. El No al matar
es entonces el principio de la acción, aunque no se pueda llevarlo a la práctica en cada
caso. Sigue siendo ilegítimo, aunque sea inevitable. Y su ilegitimidad llama al
reordenamiento de la convivencia humana.
En este caso, el No al matar funda efectivamente un realismo alternativo al realismo
político del poder. Llama a una constante reformulación del poder para lograr una
convivencia humana mejor para que sea posible el No al matar.
Un antiguo sabio chino decía: Cerraduras y cerrojos no hacen segura la casa. Para
hacerla segura, se tendría que hacer una casa sin ventanas ni puertas. Esta casa es segura,

48
pero ya no es casa. Para que sea segura la casa, hay que saber convivir con los otros.
Entonces la casa puede ser segura. Pero no necesita ni cerraduras ni cerrojos.
Esta seguridad, que no necesita ni cerraduras ni cerrojos, es la única realista. Eso es el
realismo de Juan. Es el realismo del No al matar. Es el realismo humano.

h. La fe de Abraham en los comentaristas.


“Los judíos han matado a Jesús; en el siglo IV el dicho grave de la escritura
“Su sangre sobre nosotros y nuestros hijos” es aplicada a todos los judíos y
al pueblo judío. - En el pecho de los cristianos, en su propia imaginación y
en todo su imaginario tiene que ser mortificado el judío Jesús.
El odio asesino de cristianos, desde el siglo IV hasta el siglo XX, en su
dimensión más profunda se dirige en contra del judío Jesús, del cual
desesperan los cristianos, al cual odian y al cual hacen responsable - junto
con el demonio y el judío - de la carga pesada de la historia. El judío Jesús
está mortificado en miles de imagenes: el Kyrios, el “Truchtin” (expresión
gemánica para el rey. F.J.H.)... El emperador celeste y rey de los cielos
Cristo lleva rasgos imperiales, papales, reales, de Júpiter. Así es todavía en
Miguel Angel. El judío Jesús tiene la culpa.
Una investigación de sicología profunda de teólogos cristianos y laícos, de
dirigentes de la iglesia y de las iglesias mismas, mostraría muchas veces este
abismo en la profundidad del alma, donde se odia al judío Jesús. El judío
Jesús, que fue reemplazado por la segunda persona divina, por el emperador
del cielo, por el Kyrios, por el Dios de Jesucristo.”22
Ciertamente, el texto de la escena del evangelio de Juan referente a la fe de Abraham ha
sido siempre insoportable no solamente para el cristianismo histórico posterior, sino para
toda la sociedad occidental. Aunque en la tradición occidental constantemente ha vuelto a
aparecer la fe en este significado que Juan le da, la lectura posterior del texto lo ha
transformado completamente. Hoy es un texto casi incomprensible para cualquier lectura
desprevenida. Lo que apareció es una ambivalencia profunda del propio cristianismo
histórico.
El procedimiento de esta transformación lo podemos ver a partir de la argumentación del
comentario de Schnackenburg. La transformación del texto de Juan va directamente en
contra de lo que es para Juan el centro de la fe: el No al matar, es decir, la afirmación de
la vida frente al asesinato. Eso es, según Juan, la fe de Jesús. Este No al matar no es
ningún mandamiento ético. Es la raíz de la fe y de cualquier ética. La ética prohíbe el
asesinato, pero a la prohibición antecede el No al matar que constituye la humanidad y
por tanto la ética misma. El No al matar no es aplicación de la fe: es la fe. Tampoco es la
aplicación de alguna ética. Es la raíz de toda ética posible. Allí no cabe ninguna ética

22
Heer, Friedrich: Gottes erste Liebe. Die Juden im Spannungsfeld der Geschichte. (El
primer amor de Dios. Los judíos en el campo tensionado de la historia). Ullstein
Sachbuch. Frankfurt/Berlin l986. p.548

49
heterónoma. La ética es subjetivada por el No al matar. Como tal es la única ética no
heterónoma posible. Todas las éticas, que no arrancan desde allí, necesariamente son
heterónomas. Toda ética, que deriva normas de la razón - aunque sea razón comunicatica
- es heterónoma. La ética se hace autónoma por el No al matar anterior a toda ética.
Según Juan, Jesús afirma este su arranque de la siguiente manera: “Pero tratáis de
matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios. Eso no lo hizo Abraham”, La
verdad, que Jesús oyó de Dios, es precisamente el llamado a este No al matar, a la
afirmación de la vida. Por eso puede añadir: “Eso no lo hizo Abraham”. Abraham oyó
esta verdad de Dios, y no sacrificó a Isaac.
La relectura del evangelio de Juan parte de la relectura de ésta, su fe. El reproche de Jesús
es transformado: “tratáis de matarme”. El problema deja de ser el No a matar, sino es
ahora el no matar a Jesús. Matar a Jesús es el crimen, matar a otros es otra cosa. Matar a
Jesús es un ataque a la fe en Jesús, pero matar a otros no es asunto de fe, sino algo por
ver. La fe de Jesús es transformada en fe en Jesus.
Dice Schnackenburg:
"El Jesús joánico echa de menos esa filiacion abrahámica de los judíos en la actitud que
guardan respecto de su persona: al intentar matarle, la descendencia física de los judíos
respecto de Abraham nada significa ya, convirtiéndose en una caricatura de la verdadera
filiación."23
No menciona siquiera el hecho, de que Jesús está hablando a creyentes, que creen en él.
Pero al creer en él, sin tener la fe de él, Jesús los declara asesinos. También asesinos de
Jesús, porque el mensaje de Jesús no es, que no se debe matar a Jesús, sino que no se
debe matar.
"Al juzgar por la intención de los judíos, que quieren matar al enviado de Dios, su padre
no puede ser otro que el diablo (v. 44). También la respectiva conducta de los hijos
esta perfectamente formulada: misión de Jesús es anunciar la revelación, que tiene
disposición inmediata por lo que <<ha visto>> junto al Padre; los judíos, por su parte,
están resueltos a una acción, a saber, eliminar al revelador (v. 37), acción que les ha
sugerido su padre, el demonio, de quien la << escuchan>> y aprenden.24
La revelación de Jesús aquí es revelación de Dios. Pero para Juan la revelación del padre
es, que Dios es padre de todos. Por tanto, el asesinato es siempre de todos, aunque caiga
sobre uno. No existe relación con Dios sino a partir del No al matar. Pero este ahora es
sustituido por la eliminación del revelador de Dios. La revelación es totalmente
tautológica. Dios revela a si mismo y nada más:
"La índole de los judíos, contraria a la de Abraham, se echa de ver en que intentan matar
al portador de la revelación divina. En la palabra de Jesús Dios hace su verdad y
proclama su voluntad salvadora (cf. v. 32); por ende, la única obra que respondería a las
obras de Abraham sería la fe en el enviado de Dios (cf. 6,29). A lo largo de toda su vida
Abraham realizó con hechos su obediencia a la voluntad de Dios (cf. Gen 12,1-9; 15,1-6;
22,1-19), y los judíos lo sabían muy bien. Si ellos maquinan la muerte de un hombre que,

23
Schnackenburg, Rudolf: El evangelio según San Juan. Herder. Barcelona, 1980. Tomo 2 p. p.281
24
Schnackenburg 2, 282

50
como Jesús, no les anuncia sino lo que ha escuchado de Dios, su maquinación no puede
ser una “obra de Abraham”(v. 40d).”25
Ahora, ya se trata únicamente de “la fe en el enviado de Dios”.
"Ahora lanza Jesús abiertamente el reproche ya apuntado en el v. 38: los judíos, a quienes
aquí se dirige, descienden del diablo; él es su padre. Así lo demuestra el hecho de que
intentan llevar a cabo lo que el diablo ha deseado siempre: matar. Maquinan su muerte (v.
40), siendo así que Jesús viene de Dios y les anuncia la verdad divina. Los “deseos> (en
plural) se refieren ya a las dos acciones diabólicas: el homicidio y la mentira, aunque el
acento recae principalmente (conforme a los vv. 37 y 40) sobre el propósito
homicida. La mentira entra despues, porque los judios se oponen a la verdad traída por
Jesús (v. 40b), con una actitud cerril y despectiva. Pero la mentira aparece luego como
la raíz del mal. En la mentira está la auténtica postura antidivina (cf. vv. 45-47), que
empuja incluso a la aniquilación de quien proclama la verdad de Dios."26
Schnackenburg se da cuenta, que para Juan lo primero es el propósito homicida. La
mentira entra después. Pero, enseguida hace la inversiön: “Pero la mentira aparece luego
como la raíz del mal. En la mentira esta la auténtica postura antidivina”. En Juan la
mentira encubre el asesinato, por tanto, viene después. Pero el comentarista la transforma
en lo primero, en la raíz del mal. La mentira ya no encubre el asesinato, sino es mentira
sobre Jesús. Miente al decir, que Jesús no es el enviado de Dios.
"La <<verdad>> indica, por consiguiente, el <<ámbito>> de Dios que es, por esencia,
verdad y luz clarísima (cf. 1 Jn I ,5), y arroja de sí todo lo que es <<mentira>>. Lo que
sigue prueba y confirma lo dicho: en el demonio no hay verdad. Por su índole interna está
separado del ambito divino, ni puede hallar “estancia” permanente en el terreno de la
verdad de Dios, impulsado como está de continuo a la acción antidivina, a la
<<mentira>>. Para Jn <<verdad>> es un concepto existencial, que abarca desde luego la
conducta moral (veracidad, fidelidad, cf. tambien 1Jn 1,8;2,4.)"27
El asesinato deja de ser un problema de fe, sin embargo, la ética lo prohíbe. La verdad
ahora es, que Jesús es el enviado de Dios, que dicta normas. Entre ellas, la norma de no
matar.
"El diablo en cuanto <<padre de la mentira>> es el modelo de toda actividad contraria a
Dios, que se caracteriza como tal actividad por ser <<mentira>>."28
El modelo de toda actividad contraria a Dios es ahora la mentira, y no, como lo es según
Juan, el asesinato. La fe de Jesús según Juan está cambiada en su contrario. Está
totalmente olvidado, que según Juan, Jesús habla a creyentes, a los cuales insiste, que
necesitan fe y que esta fe consiste en liberarse del matar. En vez de eso aparecen como
los culpables los “judíos”, que no tienen la fe de los creyentes en Jesús. El problema deja
de ser el asesinato, sino es la creencia de los judíos. Ahora se puede reprochar a los judíos
no haber creído en él. Schnackenburg lo resume:

25
Schnackenburg 2, 282/283
26
Schnackenburg 2/285
27
Schnackenburg 2/286
28
Schnackenburg 2/286

51
"...pero el Paráclito convencerá algún día al mundo y le demostrará qué es <<pecado>>, y
más en concreto, su pecado por antonomasia, a saber, su oposición a Dios en el enviado
divino."29
Según Juan, el pecado por antonomasia es el asesinato, y la mentira lo encubre. Declarar
el asesinato un sacrificio, no es más que una manera de mentir. Y este asesinato es
oposición a Dios por antonomasia. El enviado de Dios comunica el hecho de que el
asesinato es pecado por antonomasia. Hay que matarlo, para poder seguir asesinando.
La relectura, al no querer enfrentarse con el asesinato, se enfrenta con los judíos. Se
transforma en lectura antijudáica. Una sociedad cristiana, que sigue con la afirmación del
asesinato como salida legítima de los conflictos, necesariamente tiene que efectuar tal
lectura antijudáica, que es un vehículo muy propicio de cualquier tipo de antisemitismo.
Por eso, la cruzada es necesariamente un acto antijudáico e inclusive antisemita.
Sin embargo, es importante distinguir entre la lectura antijudáica y el antisemitismo. El
antisemitismo no es el único desenlace de la lectura antijudáica. Wengst dice: “A mi
entender es un error, tratar de encontrar en Jn 8,44 algún sentido positivo”.30
Efectivamente, la otra posibilidad es la renuncia al texto del mensaje cristiano. Si uno no
quiere asumir el antisemitismo y el texto es antisemita, tiene que renunciar al texto. La
lectura antijudáica entonces no desemboca en el antisemitismo, pero sigue manteniéndese
en pie. Por tanto, sigue su probabilidad de provocar al antisemitismo de nuevo.
Hoy, la lectura antijudáica sigue siendo de sentido común. Además, sigue
correspondiendo a los intereses del poder. El poder busca legitimar sus asesinatos, jamás
acepta el No al matar como la raíz de alguna fe humana. Por tanto, insistirá en la lectura
antijudáica del mensaje cristiano. Pero en cuanto se opone al antisemitismo, se enfrentará
al cristianismo. Solamente tiene esta disyuntiva.

i. La transformación de la corporeidad del No al matar en su contrario.


Ciertamente, quien piensa el mundo a partir de un principio, que es el No al matar,
dificilmente puede cristianizar al imperio. Puede cristianizar la población del imperio,
pero no el imperio. El imperio se basa sobre las buenas razones para matar.
Por eso, el cristianismo, que cristianizó al imperio, no es éste. Tenía que transformarse.
Esta transformación es verdaderamente una inversión al contrario. Ya la doctrina del
pecado de Augustín es contraria a la de Juan. Pero, sin duda, se puede apoyar en algunos
antecedentes de esta conceptualización del pecado sobre todo en Mateo. Sin embargo,
Augustín ni conoce siquiera un pecado que se comete cumpliendo la ley. Todo pecado es
transgresión. Opera en nombre de la lucha en contra de la concupiscencia del cuerpo, y
descubre en toda reacción espontánea del cuerpo la concupiscencia y por tanto una
transgresión actual o en potencia. Crea la idea de un cuerpo sin concupiscencia y

29
Schnackenburg 2/ 289
30
Wengst, Klaus: Bedrängte Gemeinde und verherrlichter Christus. Ein Versuch über das
Johannesevangelium. Kaiser. München, 1992. P.132

52
empieza a luchar en contra de todas las reacciones espontáneas del cuerpo o en nombre
de la corporeidad. Si el esclavo quiere ser libre: concupiscencia. Cuando el bebé grita por
mamar, concupiscencia. El amor sensual: concupiscencia. Comer con ganas:
Concupiscencia. El pecado se hace omnipresente, y en nombre del cuerpo "espiritual",
que es un cuerpo sin concupiscencia, se condena el cuerpo sensual y se lucha en contra de
él.
La ley, obviamente, lucha en contra de la concupiscencia. Cuanto más se lucha en contra
de la concupiscencia, más se absolutiza la ley y más se lucha en contra de la corporeidad
misma. La ley absoluta se impone, y es promulgada como ley de Cristo. Es la ley de la
universalización del cuerpo abstracto sin concupiscencia en contra del cuerpo real con sus
reacciones sensuales, y del imperio por su dominio universal más allá de todos los
límites.
Esta lucha en nombre del cuerpo idealizado como cuerpo sin concupiscencia en contra
del cuerpo concupiscente concreto no es ninguna "moral de esclavos". Es la moral de los
señores, que responde a la concepción del pecado como un pecado que se comete
cumpliendo la ley. La rebelión de los esclavos siempre se hace y se ha hecho en contra
del pecado que se comete cumpliendo la ley. Se enfrenta de esta manera a la autoridad.
Augustín contesta en nombre de la lucha contra la concupiscencia. De esta manera puede
afirmar la autoridad cuestionada por la acusación del pecado que se comete cumpliendo
la ley.
Por eso, Augustín declara la rebelión del esclavo un producto de la concupiscencia.
Ciceron ya la había declarado un producto de la libido. Nietzsche la declara un producto
del resentimiento. Es su respuesta a otro movimiento, que volvió a denunciar el pecado
que se comete cumpliendo la ley. Se trata de los movimientos de emancipación que
surgen a partir del siglo XVIII. Nietzsche les contesta con el reproche del resentimiento,
como Augustín había respondido en nombre del reproche de la concupiscencia. Ambos lo
hacen en nombre de algún cuerpo verdadero, enfrentado a la corporeidad reinvindicada
por los movimientos de emancipación correspondientes. La reivindicación del cuerpo
verdadero en Augustín es la de un cuerpo sin concupiscencia, en Nietzsche es de un
cuerpo completamente individualizado que se reivindica en contra de la corporeidad de
los otros. Resulta, que el resentimiento de Nietzsche no está tan lejos de la
concupiscencia de Augustín como Nietzsche cree.31 A veces el mismo Nietzsche habla de
codicia, donde Augustín hablaría de concupiscencia. 32

31
Las protestas que se organizaron fines de la década de los ochenta en contra del cobro de la deuda
externa del 3. Mundo eran protestas en contra de un crimen que se comete cumpliendo la ley.
Efectivamente, este cobro cumple con la ley, siendo un crimen. Se trata de un genocidio que se
comete cumpliendo la ley. Nietzsche diría, que estas protestas son producto de resentimiento, y
Augustín las consideraría producto de la concupiscencia. Ciceron producto del líbido.
32
"Puede muy bien ser que representantes nobles (aunque no muy inteligentes) de las
clases dirigentes se 'propongan tratar a todos los hombres como iguales, reconocerles
derechos iguales,; en este sentido, una concepción idealista que descanse en la justicia es
posible, pero como he dicho, sólo en el seno de la clase dirigente, que en este caso ejerce
la justicia por sacrificios y abdicaciones. Por el contrario, reclamar la igualdad de los
derechos, como lo hacen los socialistas de las clases dirigidas, no es nunca emanación de

53
A partir de Augustín, el No al matar es transformado en el imperativo de agredir en
nombre de la ley de Cristo. De esta manera, se forma la ortodoxia cristiana. El resultado
en cuanto a la afirmación de ley y autoridad es bien visible en algunas afirmaciones del
Cardenal Höffner:
“El derecho del Estado de aplicar la pena capital (derecho de la espada) es un
reconocimiento especial de la invulnerabilidad de bienes humanos, en especial de la vida
humana. La Santidad del orden de Dios se muestra ‘con poder’ en este Eon por medio de
la pena capital.”
“El derecho del Estado de aplicar la pena capital, no excluye la posibilidad de la renuncia
del Estado al ejercicio de este derecho. …pero hay que tomar en cuenta, que criminales
peligrosos muchas veces son liberados por sus correligionarios por medio del secuestro y
de esta manera siguen con sus maldades.”
"Es la enseñanza unánime de la tradición católica-teológica que puede haber guerras
justas"33
Pero en el evangelio de Juan no caben guerras justas. Especialmente no caben en el cap.
8. Tampoco cabe la consideración de la pena capital como reconocimiento especial de la
vida humana. El comienzo del evangelio de Juan dice: Al comienzo era la palabra. No
dice: Al comienzo era la pena capital.
Pero eso es la ortodoxia, que se ha enfrentado a su origen y lo ha condenado. Con la
condenación de la afirmación de la vida por medio del No al matar aparece la
condenación del cuerpo y el matar como reconocimiento de la vida. La ortodoxia vuelve
a tener "buenas razones" para matar. Y son las mismas que aquellas, que Juan destaca
como las "buenas razones" para matar a Jesús y que él revela como razones asesinas.
Es evidente que esta ortodoxia necesita una relectura completa del mensaje cristiano. Eso
implica una relectura del evangelio de Juan y, en especial, del cap. 8 de este evangelio. El
imperio y su ideología formulada por la ortodoxia necesita buenas razones para matar.
Pero tampoco puede sacar el evangelio de Juan del Canon de las sagradas escrituras. Por
tanto, tiene que cambiar su sentido.
Esta lectura no puede enfocar críticamente las "buenas razones" para matar a Jesús, que
Juan menciona. Son las razones del imperio y de la dominación, y esta lectura se hace
desde el punto de vista de la dominación. Por lo tanto esta relectura no enfrenta estas
razones, sino a los sumos sacerdotes. Son ahora acusados de abusar de esta buenas
razones en función de motivos de los cuales no quieren hablar. Malinterpretan las buenas
razones por un odio que tienen en contra de Jesús y que los lleva a querer matarlo. Las
buenas razones son entonces tratadas como pretexto de los sumos sacerdotes.

la justicia, sino de la codicia. Muéstrense a una fiera pedazos de carne sangrienta en sus
proximidades; retíreselos después, hasta que ruja; ¿este rugido significa justicia?"
Humano demasiado humano. Primer libro. Nr.451, IV, p.2102

33
Höffner, Josef: Christliche Gesellschaftslehre, Kevelaer 1975 p.231

54
j. Los criterios de los Sumos Sacerdotes en los comentarios.
Todos los comentarios, que he visto, comparten este criterio de los sumos sacerdotes.
Critican a ellos, pero de una manera completamente evasiva. Comparten este criterio,
porque es el criterio de la racionalidad política de todos los tiempos y también de nuestro
sistema político hoy. Al compartir esta racionalidad del sistema, los comentaristas no se
pueden enfrentar al criterio de los sumos sacerdotes. Una revista alemana reporta:
“Günther Beckstein, ministro de interior de Baviera, sostiene que la desobediencia civil
es ilícita en un Estado de derecho como la República Federal de Alemania. Sería mejor,
aceptar un “juicio equivocado” que poner en cuestión al Estado de derecho, dijo en una
reunión de la Academia Evangélica de Tutzing.”34
Es evidente de que se trata de la misma lógica. Y se trata de un ministro muy cristiano,
que jamás entendería, que esta posición choca con el “pero tratáis de matarme, porque mi
Palabra no prende en vosotros.” (Jn 8,37) Pero según el evangelio de Juan, se trata
precisamente de eso. Igualmente se ve muy pronunciado el hecho de que este realismo
político es sacrificial. Exige sacrificios humanos. Esencialmente, el sacrificio humano es
producto del realismo político y siempre lo ha sido. Jamás ha sido un acto “puramente
religioso”.35
¿Por qué entonces los comentaristas no aplauden a los sumos sacerdotes? Tendría que ser
evidente, que en esta escena no actúan “judíos”, sino hombres políticos, que en las
circunstancias dadas son judíos. También es evidente, que el evangelista Juan quiere
decir precisamente eso. Pero también es evidente, que Jesús, según Juan, considera a
estos hombres políticos, realistas y racionales como asesinos, contrarios a la fe de Jesús.
Si tales comentaristas o hombres políticos quieren seguir con su realismo - su Realpolitik
- sin aplaudir a los sumos sacerdotes, ¿qué pueden hacer? Tienen que reinterpretar el
texto por una lectura anti-judáica. Esta va a denunciar a los sumos sacerdotes sin
cuestionar el tipo de realismo político expresado en el "os conviene que muera uno solo
por el pueblo y no perezca toda la nación". Se asume la validez de este principio, pero se
niega a los sumos sacerdotes la legitimidad de referirse a él. Quiero presentar el
procedimiento según dos comentaristas.

34
Publik-Forum Nr 19. 10. Oktober 1997

35
"Una sociedad libre requiere de ciertas morales que en última instancia se reducen a la
mantención de vidas: no a la mantención de todas las vidas porque podría ser necesario
sacrificar vidas individuales para preservar un número mayor de otras vidas. Por lo tanto
las únicas reglas morales son las que llevan al 'cálculo de vidas': la propiedad y el
contrato". Hayek, Friedrich von. Entrevista Mercurio 19.4.81

Esta es la sacrificialidad del realismo político. Uno tiene que morir para que el pueblo
viva. No se discute el principio. Se discute, si en un caso determinado fue correctamente
aplicado o no. Pero Jesús, según Juan, sostiene, que el principio mismo es asesinato.

55
Quiero ver primero la argumentación de Cassidy. Evita con mucho esmero la discusión
de la tesis: “os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación”,
para negar a los sumos sacerdotes su sinceridad al usarla.
Perhaps the most difficult aspect to reflect about in the foregoing passage regards the
degree of sincerity that John wishes to ascribe to the chief priests and the Pharisees when
he reports the concluding part of their statement, " . . . and the Romans will come and
destroy both our holy place and our nation." There is comparatively little difficulty in
interpreting the first part of their reaction, because Jesus has just performed the major
sign of healing the blind man (9:1-41) and now the unsurpassed sign of bringing Lazarus
back to life (11:1-44).
But what plausibility does John want attached to his report that these adversaries feared a
forceful intervention on the part of the Romans?...
Yet to what degree do Jesus' adversaries fear that the Romans will move against "our
holy place" and "our nation" because of Jesus' successors? That is still the question. p.42
La duda de parte de Cassidy es sorprendente. Juan escribe este texto alrededor de los años
95, es decir, 25 años después de la efectiva destrucción de Jerusalén y del templo, y por
lo tanto, de la nación judía. Habla a gente, que debe tener todavía muy presente el horror
que estos acontecimientos han significado. Si ahora Juan dice, que los sumos sacerdotes
en el tiempo de Jesús, alrededor de 35 años antes de la efectiva destrucción de Jerusalén y
del templo, tuvieron temor que eso ocurriera, eso es sumamente convincente. Además,
hay que suponer, que Juan quiere mostrar que tienen argumentos convincentes. Quiere
mostrar, que no reaccionan simplemente por rabia o odio, que según Juan efectivamente
tienen, sino que su actuación se rige por un realismo político. Juan les da argumentos, que
convencen al sentido común y quiere darlos.
When this passage is read in the context afforded by John's portrayal of these adversaries
up until this point in the narrative, it is hard to conceive that John now credits them with
any significant degree of sincerity... Thus it is hardly conceivable that John intends that
his readers accept at face value Jesus' enemies' words that they are now acting because
they altruistically fear for the preservation of the temple and the safety of the people.
Rather, is it not John's sense that these adversaries are now acting because Jesus'
successes greatly imperil their own vested interests? And is it not John's sense that they
are somehow trying to persuade themselves and others as well that their motives are not
craven but somehow laudatory?"36
Cassidy interpreta el: “os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la
nación” como actitud altruista y no quiere asignar a los sumos sacerdotes ningún
altruismo. Eso significa, que Cassidy acepta la tesis del realismo político de los sumos
sacerdotes. Se une al sentido común, que Jesús según Juan precisamente enfrenta.
Cassidy asume esta tesis, pero les niega a los sumos sacerdotes el derecho, de usarla.
Cuestiona sus motivos en nombre de sus intereses establecidos:

36
Cassidy, Richard J.: John’s Gospel in New Perspective. Orbis. New York, 1992. P.42

56
The foregoing line of interpretation regarding John's subtle meaning in presenting the
council members' words is extended by a similar reading of the statement by Caiaphas
that John next portrays. In this interpretation Caiaphas' phrasing, ". . . it is expedient for
you that one man should die, . . ." is of central importance because, in effect, the self-
interest of the conspirators comes closer to the surface. Caiaphas' words indicate that it is
expedient for them that Jesus should die. What then is the force of his further intimation
that Jesus die " . . . for the people, that the whole nation would not perish?"37
Les niega el "altruismo" implicado en el principio “os conviene que muera uno solo por
el pueblo y no perezca toda la nación” y les reprocha, que están abusando de este
altruismo para esconder sus intereses egoístas.
Desaparece toda crítica a la sacrificialidad de la muerte de uno por todo el pueblo. Eso
sería inclusive "altruista". Lo pretextan solamente para camuflar sus propios intereses
establecidos. En el evangelio de Juan, sin embargo, no hay ninguna indicación para hacer
tal suposición.
De esta manera Cassidy salva el realismo político, de cuya crítica en Juan se trata, para
imputar a los sumos sacerdotes un egoísmo asesino muy personal de ellos, del cual en
Juan precisamente no se trata. La interpretación anti-judáica está lista.
Otro comentarista, Bultmann, hace lo mismo, pero por un camino muy diferente:
“Precisamente la sabiduría y el pensamiento, que tienen vigencia en el mundo y que
saben siempre una salida, aquí llevan a la perdición. Se juzga como problema político, lo
que no cabe en las categorías políticas. La sabiduría política exige, que se prefiera el mal
menor al mal mayor y pide la realización del principio, según el cual se debe sacrificar a
la persona particular en el interés del pueblo. En verdad esta tesis tendrá validez en un
sentido muy diferente de lo que cree Caifás y éste aparece con el aspecto de la ironía
trágica de un profeta sin conocimiento ni voluntad: lo que dijo, se va a cumplir, porque
Jesús morirá para su pueblo, inclusive para los hijos de Dios, dispersos en todo el mundo.
Lo que harán las instituciones del mundo según su criterio de sabiduría política, tiene que
servir no para cumplir con su voluntad, sino para ser cumplida la voluntad de Dios."38
Otra vez, Bultmann no cuestiona la tesis de los sumos sacerdotes, sino más bien la
confirma: “La sabiduría política exige, que se prefiera el mal menor al mal mayor y pide
la realización del principio, según el cual se debe sacrificar a la persona particular en el
interés del pueblo.” Eso precisamente dijo el sumo sacerdote Caifás. Sin justificarlo,
Bultmann sostiene: “Se juzga como problema político, lo que no cabe en las categorías
políticas”. No nos dice, por qué no cabe. Bultmann, sin embargo, lleva ahora esta tesis
hasta niveles metafísicos: “Lo que harán las instituciones del mundo según su criterio de
sabiduría política, tiene que servir no para cumplir con su voluntad, sino para ser
cumplida la voluntad de Dios”. Hay una “mano invisible”, “astucia de la razón”, que
realiza la voluntad de Dios al realizar lo exigido por el realismo político expresado por la

37
Cassidy p.42/43
38
Bultmann, Rudolf: Das Evangelium des Johannes. Göttingen, 1968
(photomechanischer Nachruck der Ausgabe von 1941) p.314/315

57
tesis de los sumos sacerdotes. Comete maldades para salvar al pueblo, pero estas
maldades Dios las transforma en bondades. Son como el Mefistófeles del Fausto de
Goethe, que quiere siempre el mal, pero hace siempre el bien.
El argumento de Juan se pierde en esta orgía de la sacrificialidad. En Juan no se trata de
ninguna astucia de la razón, que transforme el mal en bien. Se trata más bien de una
revelación. La revelación, según la cual el realismo político de la sumisión bajo las
fuerzas compulsivas de los hechos es asesinato. Y la muerte de Jesús como el
acontecimiento, por el cual esta revelación se hace evidente. Si es realismo político matar
a Jesús, que para Juan es fuente de toda vida humana, no puede quedar duda de que este
realismo político es asesino. Eso no imputa ningun rasgo de sacrificialidad a la muerte de
Jesús. Ella no tiene ningún fruto sacrificial. Revela, que el sacrificio es asesinato y nada
más. Pero el comentario de Bultmann precisamente demuestra, cómo la lectura anti-
judáica transforma la muerte de Jesús en muerte sacrificial.
De esta manera, los comentaristas afirman el realismo político, que según Juan Jesús
enfrentó como asesinato. Cuando Jesús dice en el enfrentamiento con sus creyentes:
“pero tratáis de matarme, porque mi Palabra no prende en vosotros” (Jn 8,37), está
hablando de estos comentaristas también. Pero no solamente de ellos. Lo dice a todo el
mundo, en cuanto que busca su salvación en este realismo político.
Pero Juan enfocaba esta lógica misma y la revelaba como asesinato. Estas
interpretaciones, en cambio, dejan la lógica intacta y culpan a los sumos sacerdotes. Juan
enfrenta a los sumos sacerdotes por someterse a este lógica de la "sabiduría política" y del
realismo político. Esta reinterpretación los culpa por no aplicar bien esta misma lógica.
Por supuesto, aunque estamos citando autores de hoy, no se trata de una relectura de hoy.
Es la relectura que se hace desde más de 1500 años.
Eso ha tenido consecuencias para todo el significado que se imputa al capítulo 8. Se trata
del capítulo de todo el mensaje cristiano, que habla con más nitidez del pecado que se
comete cumpliendo la ley, y de la liberación. La escena con la adúltera forma el
trasfondo. La adúltera comete un pecado, que no es más que una transgresión. Los que la
quieren apedrear, cometen el pecado, del cual se trata y que es el pecado que se comete
cumpliendo la ley. A partir de esta ubicación del pecado Juan pasa al enfrentamiento
sobre la cuestión de los hijos de Abraham.
Todo este conjunto del capítulo 8 es intolerable para un cristianismo, que aspira al poder
y que se ha transformado en la ortodoxia del poder. Por la relectura se destruye
completamente la unidad del texto y se lo transforma en el centro de la lectiura
antijudáica del mensaje cristiano, que esta ortodoxia lleva a cabo.
Esta relectura elimina el pecado que se comete cumpliendo la ley y piensa a partir del
pecado como concupiscencia corporal en contra del cuerpo ideal sin concupiscencia. Ni
toma en cuenta, que el enfrentamiento sobre la fe de Abraham es un enfrentamiento de
Jesús con creyentes y no con judíos ortodoxos. Transforma los adversarios de Jesús - los
creyentes, que se le enfrentan - en asesinos movidos por el odio, que usan la ley
solamente como pretexto para logra asesinar a Jesús, al cual simplemente odian. Lo que
se les reprocha no es querer matar, sino querer matar a Jesús. Si mataran a otro, no habría
problema. Quieren matar a Jesús como hijo único de Dios, no lo quieren reconocer como

58
el Señor. Por lo tanto son rebeldes en contra de Dios, y la raíz de su rebeldía es Sátanas.
Son ellos hijos del diablo, por negar la divinidad única de Jesús, lo que los lleva al
asesinato de Dios.
Paradigmática para esta relectura es el comentario de Bultmann al evangelio de Juan.
Bultmann literalmente destroza el capítulo 8. De un golpe elimina la historia de la
adúltera.39 El enfrentamiento siguiente sobre la descendencia de Abraham la divide en
dos partes. La primera la elimina para sostener que pertenece a otra parte del evangelio.
Deja solamente la segunda, en la cual Jesús habla de los hijos del diablo. Con eso, todo el
capítulo es irreconocible.
Los judíos ahora son tratados simplemente de asesinos:
“Por su falta de fe los “judíos” muestran, que son hijos del demonio. Este ser hijo del
demonio determina su ser: están empeñados en realizar los deseos de su padre; eso
significa, que se empeñan en el asesinato y en la mentira; porque su padre ya es el asesino
desde el comienzo y no había verdad en él. Con eso se describe la esencia del demonio,
como dice el adendum: “No había verdad en él”.”40
“Por eso, tal enemistad en contra de la vida y en contra de la verdad es la esencia de los
“judíos”, y de ella nace su falta de fe.”41Todo el drama desaparece y lo que queda es un
simple insulto. El ser asesino se convierte en una esencia del asesino previa a su
asesinato, No tienen fe, porque son asesinos de Dios inclusive antes de asesinar.
Una vez destrozado el cap.8, llama a eliminar otras partes del evangelio que podrían
contradecir a su interpretación. Sobre todo quiere eliminar 4,22, donde, según Juan, Jesús
dice: Toda salvación viene de los judíos. Bultmann comenta:
"4,22 es total o parcialmente un añadido de la redacción. El "toda salvación viene de los
judíos" es imposible para Juan frente a 8,41ss; ya 1,11 muestra, que el evangelista no ve a
los judíos como pueblo de propiedad ni de salvación."42
Como 4,22 contradice su interpretación del cap. 8, Bultmann lo elimina, en vez de
tomarlo como una razón para dudar sobre su propia interpretación de este capítulo. Hay
un dogmatismo absoluto presente en este proceder.
Bultmann pasa encima del evangelio como con una aplanadora.
De esta manera, el texto del cap. 8 ha sido transformado en un texto nítidamente
antijudáico, que ha constituido uno de los centros del antisemitismo cristiano. Ha sido
transformado en uno de los textos asesinos de nuestra tradición. Sin embargo, a través de
este antisemitismo el perseguido es el Jesús del mismo capítulo 8.

39
"7,53-8,11 no pertenecía al evangelio de Juan ni en su forma original, ni en su forma de
redacción eclesiástica y por tanto se elimina." Bultmann, Rudolf: Das Evangelium des
Johannes. Göttingen, 1968 (photomechanischer Nachruck der Ausgabe von 1941) p.236,
nota 2.
En realidad, la oscuridad sobre la forma original de tales textos es tan grande, que juicios de este tipo
resultan completamente arbitrarios.
40
Bultmann p. 242/243
41
Bultmann p.243
42
Bultmann p. 139, nota 6.

59
2. Segunda escena central: ustedes todos son dioses. La divinidad humana.
Quiero analizar ahora otra escena central, en la cual se profundiza desde un lado diferente
lo que Juan ha presentado en esta primera escena. Es una escena, en la cual Jesús aclara
lo que quiere decir al pretender ser hijo de Dios. Se encuentra en Jn 10, 22 - 39.
En esta escena Jesús no se encuentra con simpatizantes, sino con una multitud de judíos,
no especificada por Juan, que están en el templo, “en el porticón de Salomón” (Jn 10, 23)
Ellos se vuelcan en contra de él y buscan razones para acusarlo. Le preguntan:
“¿Hasta cuándo nos vas a tener en vilo? Si eres tú el Cristo, dínoslo abiertamente.” (Jn
10, 24)
Jesús vuelve a referirse a sus obras:
“Yo os lo he dicho, pero no me creéis. Las obras que hago en nombre de mi Padre son las
que dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.” (Jn 10,
25 - 26). “Yo y el Padre somos uno.” (Jn 10, 29)
Las obras, a las cuales Jesús se refiere, son las obras de Abraham. De este Abraham, que
no mató. No son simplemente los milagros que él hace. Estos milagros son las flores de
una planta, que tiene su raíz en las obras de Abraham. No asesinar es promover la vida, y
eso desemboca en las flores de los milagros. Otra vez Jesús no quiere la fe en él como
curandero milagroso. Son obras hechas en nombre de su Padre, que es el Dios de
Abraham. De este Abraham, que no mató.
Sigue el evangelio:
“Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearlo.” (Jn 10, 31)
Ahora viene el enfrentamiento.
“Jesús les dijo: Muchas obras buenas que vienen del padre os he mostrado. ¿Por cuál de
esas obras queréis apedrearme? Le respondieron los judíos: No queremos apedrearte por
ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a tí
mismo Dios.” (Jn 10, 32 -33)
La respuesta de Jesús esta vez es un resumen de todo lo que siente según Juan como su
misión:
“¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois? Si llama dioses a aquellos a
quienes se dirigió la Palabra de Dios - y no puede fallar la escritura - a aquel a quien el
Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho:
Yo soy Hijo de Dios?” (Jn, 10, 34 - 36)
La escena termina de la manera siguiente:
“Querían de nuevo prenderle, pero se les escapó de las manos.” (Jn 10, 39)
Es evidente, que esta escena prepara aquella parte de la escena central del evangelio, en
la cual los Sumos Sacerdotes acusan a Jesús frente a Pilato: “Nosotros tenemos una Ley,
y según esa Ley debe morir, porque se tiene por Hijo de Dios.” (Jn 19, 7)
El enfrentamiento aclara lo que Jesús diría frente a Pilato, si pudiera hablar. Pero
solamente ahora puede hablar.

60
Afirma ser Hijo de Dios. No es una respuesta muy tradicional a la pregunta inicial, si él
es el Cristo o Mesías o no. El título Hijo de Dios no es título, que se aplique en lugar
destacado al Mesías en la tradición judía. En esta tradición el título corriente es rey de
Israel o Elegido de Dios. No es tampoco el título, que Pilato en su acusación le quiere
imponer: rey de los judíos. Eso tampoco es un título tradicional para el Mesías, sino un
título romano corriente para un rey de los judíos nombrado por el Emperador.
Sin embargo, según Juan Jesús asume el título Hijo de Dios, al reivindicar ser el Mesías.
Juan en su evangelio ha preparado sistemáticamente el uso de este título para Jesús como
Mesías. Varias veces se usa sin ninguna razón especial aparente. Juan el Bautista lo
llama en una variante del evangelio con el título mesiánico tradicional “Elegido de Dios”,
en otra variante “Hijo de Dios”. (Jn, 1, 34). Natanael lo llama primero “Hijo de Dios”, y
enseguida “Rey de Israel”. (Juan 1, 49). Marta, la hermana de Lázaro lo llama Hijo de
Dios. (Jn 11, 27). En la escena, que estamos comentado, Jesús mismo se llama Hijo de
Dios, y la acusación posterior de los Sumos Sacerdotes frente a Pilato tiene como centro
este mismo título.
No puede haber mucha duda de que aquellos que leen o escuchan el evangelio de Juan,
ya conocen este título. Es uno de los títulos del César, del Emperador de Roma, quien lo
usa hasta en el sello de monedas editadas por él. Juan, sin duda, alude conscientemente a
este título, sin mencionar este hecho explícitamente. El está discutiendo no solamente con
los judíos, sino igualmente con Roma, y, según Juan, Jesús también.
Más llama la atención la respuesta de Jesús a la acusación de blasfemia. No responde a la
manera del Emperador, quien diría: Yo soy Hijo de Dios, yo soy Dios, pero ustedes no lo
son. Exige a los otros postrarse frente a él. Jesús en cambio les dice a los que le reprochan
querer ser Hijo de Dios: Todos ustedes son dioses. “Dioses sois”. Lo dice a aquellos que
lo persiguen y les insiste: eso dice “vuestra Ley”. Según su propia ley tienen que
reconocerse como dioses, en vez de postrarse frente a su ley. Es igualmente la ley de
Jesús. Jesús insiste en eso, cuando dice: “No puede fallar la escritura”, pero lo que le
importa es comunicarles, que igualmente es la ley de ellos.
Jesús dice eso, citando al Salmo 82. La frase completa de este Salmo dice: “Todos
ustedes son dioses les dije, y son también hijos del Excelso” (Sal 82, 6)
Según el Salmo, Dios dice eso a los jueces: “Dios preside el divino tribunal para juzgar,
en medio de los dioses: ¿Hasta cuándo serán jueces injustos, que sólo favorecen al
impío?” (Sal 82, 1)
El Salmo se dirige a los jueces, que son personas con poder en la sociedad y que tienen
que aplicar la ley, sin favorecer al impío. Es la exigencia de la ley mosaica reflexiva, que
se adapta a situaciones y que no se cumple por el formalismo de normas. El juez es justo,
si desde adentro de esta ley hace justicia: “Dénle favor al huérfano y al débil, hagan
justicia al pobre y al que sufre, libren al indigente y al humilde, sálvenlos de las manos
del impío”. (Sal 82, 3 - 4) Se entiende ahora, por qué Jesús, según Juan, dice eso en el
“porticón de Salomón”. Salomón como juez es el prototipo de estos jueces. Tienen que
hacer juicios “salomónicos”.
El texto del Salmo se dirige a los jueces, que constituyen el tribunal divino. Jesús lo
aplica también a los jueces del tribunal divino. Pero ya no son jueces algunos y los otros

61
no. Todos son jueces, en cuanto todos son dioses. Todos tienen que juzgar sobre la ley y
sus aplicaciones, no solamente aquellos en el poder, también aquellos, que sufren el
poder. Todos son jueces, todos son dioses. Tienen que ser jueces salomónicos, sin ser
jueces instalados como jueces de la institución ley. Todos son jueces frente a los jueces
instalados. Salomón cambió de lugar. Ampliando el texto desde su interior, Jesús
transforma a todos en sujetos, que juzgan la ley y la interpretan, adaptan, la suspenden y
la vuelven a poner.
Todos son dioses, todos son jueces. Pedro lo amplía más:
“Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para
anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz,
vosotros que en un tiempo no érais pueblo y que ahora sois el Pueblo de Dios, de los que
antes no se tuvo compasión, pero ahora son compadecidos.” (1 Pedr 2, 9 -10)
Vosotros sois sacerdocio real. Todos son sacerdotes, todos son reyes. En los ritos
antiguos del bautismo se bautiza cada niño como rey y sacerdote, y cada niña como reina
y sacerdotisa. A las niñas el bautismo les reconoce su sacerdocio, aunque el Vaticano no
lo haga: los hombres son como Dios, las mujeres no lo son tanto.
Todos son dioses, todos son jueces, todos son reyes, todos son sacerdotes. Eso es la
respuesta de Jesús frente a la acusación de querer ser Hijo de Dios. Y añade: “Si llama
dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios - y no puede fallar la escritura - a
aquél a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema
por haber dicho: Yo soy Hijo de Dios?” (Jn 10,35-36)
En él como Hijo de Dios todos lo son. El se presenta como Hijo de Dios en un sentido
muy especial. Pero la especialidad consiste en que él se considera el Hijo de Dios en el
cual todos se hacen hijos de Dios. No puede responder como el Emperador: Yo soy hijo
de Dios, ustedes no lo son. Juan insinúa una conclusión: Si Dios se hizo ser humano, el
ser humano se hizo Dios. Es algo de lo cual en nuestro tiempo recordó Karl Barth.
La forma de argumentar del Jesús según Juan es: todos ustedes son dioses, por lo tanto,
yo, quien vengo a revelar eso, también lo soy. Esta forma de argumentar aparece también
en el evangelio de Marcos, aunque referido a otro problema. Se trata esta vez del
problema del sábado:
“Y les dijo: El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado.
De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado.” Marc 2,27-28
Otra vez argumenta: todos son señor del sábado. Por tanto el hijo del hombre también lo
es.
Mateo es muy diferente. Insiste decididamente:
“Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.” Mat 12,8

El argumento no pasa por la reflexión de la relacion con todos, y , por tanto, es


simplemente autoritario. Lucas es muy parecido a Mateo (Luc 6,5). Hay allí un hijo único
de Dios, que tiene un poder de por sí, que los otros no lo tienen.

62
A partir de esta argumentación por medio de todos aparece una figura de Jesús como
mediador, que es revelador. Revela a los seres humanos lo que son, y lo puede revelar,
porque él mismo es eso. El Maestro Eckehard lo afirma en el siglo XIII de la misma
manera:

"Como tengo en mi naturaleza todo lo que Cristo nos ofrece según su humanidad, ¿de
dónde viene entonces el hecho de que ponemos Cristo en alto y lo veneramos como
nuestro Señor y nuestro Dios? Viene por el hecho de que ha sido mensajero de Dios hacia
nosotros y que nos ha traído nuestra salvación. La salvación, que nos trajo, era nuestra."43

Muchas corrientes de la mística cristiana siguen esta idea. En la reciente condenación del
jesuita de la India Anthony de Mello el Vaticano pronuncia el siguiente juicio:

"El padre Mello muestra respeto hacia Jesús, cuyo discípulo dice que es.. La única
diferencia entre Jesús y otros seres humanos está en que él era 'despierto' y
completamente libre, pero los otros no. No es reconocido como hijo de Dios, sino
simplemente como aquel, que nos enseña, que todos los seres humanos son hijos/hijas de
Dios."44 (de la condena de parte del Vaticano)

Lo que dice Mello y lo que es condenado por el Vaticano. Es nada más y nada menos de
lo que dice Jesús según el evangelio de Juan, cap.10. Para la ortodoxia eso es
inaguantable.45
En sus denuncias de los fariseos y de los legistas, como los menciona Lucas, Jesús dice
algo paralelo:
Ay de vosotros, los legistas, que os habéis llevado la llave de la ciencia! No entrásteis
vosotros, y a los que están entrando se lo habéis impedido. (Luc 11, 52)
Esta “llave de la ciencia” es lo que el ser humano ha adquirido comiendo del árbol de la
ciencia del bien y del mal, según el Génesis. Fueron Adán y Eva quienes comieron. Esta
ciencia ahora Jesús la interpreta como facultad del sujeto frente a la ley, que la puede
discernir. Los legistas se llevaron esta llave de la ciencia, porque renunciaron a ella al

43
Meister Eckehart: Deutsche Predigten und Traktate. Diogenes. Zürich, 1979. Predigt 6,
178

44
Texto de la condena según Paublik-Forum. Nr.17, 1998 S.55
45
Hay el siguiente cuento corto del Padre de Mello, en el cual sale a la luz la misma apreciación de la
ley, como aparece en el evangelio de Juan:
"La ley es la expresión de la voluntad más sagrada de Dios y de esta manera hay que
hororarla y amarla', decía el predicador piadosamente. 'Locura', decía el maestro, 'la ley
es un mal inevitable y como tal tiene que ser limitado a un mínimo. Muéstrame alguien,
que ama la ley, y yo te muestro un tirano con cabeza de tonto'."
Ciertamente, la ortodoxia, al hacerse ideología del imperio, ya no puede asumir esta
apreciación de la ley. Correspondientemente, no puede asumir el Todos ustedes son
Dioses del cap. 10 del evangelio de Juan.

63
renunciar a la reflexividad de la ley. Pero impiden a los otros, entrar en esta ciencia.
Comer del árbol de la ciencia del bien y del mal convirtió en sujeto al ser humano, que
ahora puede ser soberano frente a la ley. Desde entonces los seres humanos son dioses.
Indirectamente eso alude a lo que Dios mismo dice en el Génesis:
“El hombre llamó Eva a su mujer, pues ella fue la madre de todos los que viven. 21 Dios
el Señor hizo ropa de pieles de animales para que el hombre y su mujer se vistieran 22 y
dijo: "Ahora el hombre se ha vuelto como uno de nosotros, pues sabe lo que es bueno y lo
que es malo. No vaya a tomar también del fruto del árbol de la vida, y lo coma y viva
para siempre”. (Gen 3, 20)
Jesús no menciona más directamente esta referencia al Génesis: “Ahora el hombre se ha
vuelto como uno de nosotros, pues sabe lo que es bueno y lo que es malo”. Supongo que
la razón está en el hecho de que el Dios, que dice eso, es el Dios antes de la alianza y de
ninguna manera es el Dios-Padre de Jesús. Es un Dios envidioso, que lucha en contra de
los seres humanos, los persigue, los expulsa del paraíso para evitar que coman del árbol
de la vida, que les corresponde después de que este Dios ha tenido que conceder al ser
humano: “se ha vuelto como uno de nosotros”. Es el Dios que manda a Abraham a
sacrificar su hijo Isaac y del cual Abraham se liberó al no matar. El Dios-Padre de Jesús,
en cambio, abre la puerta de una tierra, en la cual el ser humano podrá comer del árbol de
la vida. Este Dios-Padre es la consecuencia de la alianza.
¿Quién como Dios? Evidentemente, aparecen dos respuestas contrarias. La respuesta de
Jesús es: Todos ustedes son dioses. Pero la del Emperador es: Yo lo soy, ustedes no lo
son. Hay otra respuesta, que se insinúa en la posición de los Sumos Sacerdotes, pero que
muy posteriormente sustituye la respuesta del Emperador. Dice: la ley es como Dios, y
nadie más. Es la respuesta que da la sociedad burguesa, con respecto a las monarquías.
En la revolución francesa la da Saint Just. Con ella sube al dominio la ley del valor como
ley de Dios. La ley del valor es como Dios, eso dicen hoy nuestros globalizadores,
mediocres y sin la grandeza de Saint Just.
Estas dos posiciones frente al ¿Quién como Dios” aparecen de manera mítica en el
Apocalipsis. Subyacen al enfrentamiento entre el ángel Miguel y el dragón. El nombre
Miguel significa ¿Quién como Dios? Como tal se enfrenta al dragón:
“Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Angeles combatieron con el
Dragón. También el Dragón y sus ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo
ya en el cielo lugar para ellos. Y fue arrojado el gran Dragón, la Serpiente antigua, el
llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus
ángeles fueron arrojados con él. Oí entonces una fuerte voz que decía en el cielo: Ahora
ya ha llegado la salvación y la potestad de Cristo, porque ha sido arrojado el acusador de
nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.” (Apoc 12, 7
- 10)
Miguel es el ángel, cuya respuesta a la pregunta ¿Quién como Dios? es la de Jesús:
ustedes todos son dioses. El dragón, en cambio, es la autoridad que comete el pecado
cumpliendo la ley. Responde a la pregunta ¿Quién como Dios?: Yo sí, pero ustedes no.
Como autoridad, “ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba
día y noche delante de nuestro Dios”, el que acusaba a los hermanos de querer ser como

64
Dios. Miguel se levanta en contra de la autoridad legalista, que estaba tomando posesión
hasta del cielo y que acusa en base a la ley, y la derrota. El Lucifer del Apocalipsis es él
mismo el Lucifer, y como tal la voz del sujeto viviente de Jesús. Jesús es Lucifer. Miguel,
Lucifer y Jesús forman un solo conjunto, aunque el nombre Lucifer no aparece en el
Apocalipsis explícitamente. Miguel, que es el rebelde, derrota a la autoridad legalista y la
destierra del cielo a la tierra, donde este Dragón ahora fomenta el poder de Babilonia, que
es el imperio y específicamente para el Apocalipsis el imperio romano.
Eso se aclara precisamente en lo que sigue del mito:
“Y Vi surgir del mar una Bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos
diez diademas, y en sus cabezas títulos blasfemos. La Bestia que ví se parecía a un
leopardo, con las patas como de oso y las fauces como fauces de león; y el Dragón le dio
su poder y su trono y gran poderío. Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su
llaga mortal se le curó; entonces la tierra entera siguió maravillada a la Bestia. Y se
postraron ante el Dragón, porque había dado el poderío a la Bestia, y se postraron ante la
Bestia diciendo: ‘¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella?’ (Apoc 13,
1 - 4)... Se le concedió hacer la guerra a los santos y vencerlos; se le concedió poderío
sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. 8 Y la adorarán todos los habitantes de la tierra
cuyo nombre no está inscrito, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del
Cordero degollado.” (Apoc 13, 7 - 8)
Lo que el dragón hizo en el cielo, la bestia lo hace en la tierra, después de que el dragón
le dió poder y trono. Los adoradores de la bestia, que se postraron frente a ella, gritan:
“¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella?” Por supuesto, el autor del
Apocalipsis no quiere decir, lo que literalmente dijeron. Dijeron: “¿Quién como Dios? ¿Y
quién puede luchar contra El?”
Yo soy Dios, ustedes no lo son. Eso es el grito de la bestia y por tanto, según el
Apocalipsis, el grito de Roma y del Emperador.
Se ve la profundidad del conflicto, cuando se dice: Todos son dioses, todos son jueces,
todos son reyes, todos son sacerdotes. El imperio se le enfrenta: Excepto yo, nadie es ni
dios, ni juez, ni rey ni sacerdote. Eso es el conflicto también entre el Angel Miguel y la
Bestia.
Si todos son jueces, ¿quién es juez? Si todos son reyes, ¿quién es rey? Si todos son
sacerdotes, ¿quién es sacerdote? Jesús ha negado toda legitimidad de la autoridad, que
valga de por sí. La autoridad no es legítima, sino tiene que legitimarse. No se puede
legitimar por el voto. La autoridad surgida por voto tampoco es legítima de por sí. El
individuo-elector es instancia de la ley, no es el sujeto. Por tanto, también ella tiene que
legitimarse.
Esta instancia de la legitimación no puede ser sino el sujeto viviente, que es sujeto
necesitado y que tiene el derecho a rebelarse, si la ley no le deja lugar para vivir. El juez
tiene que reconocer, que todos son jueces. El rey tiene que reconocer, que todos son
reyes. El sacerdote tiene que reconocer, que todos son sacerdotes. Se legitiman por este
reconocimiento, que es confirmado por el sujeto viviente. Legítimo de por sí es
exclusivamente el sujeto en cuanto sujeto viviente.

65
Pero, si todos son dioses, ¿quién es Dios? No es tampoco ninguna autoridad legítima de
por sí. Por eso, no puede ser arbitrario. En él el sujeto logra su subjetividad y no le puede
contradecir a ella. Es esta subjetividad del ser humano hecho persona en Dios. Para Jesús
es Dios-Padre, pero no se ve ninguna razón de por qué no sea también Dios-Madre. En el
libro de Job todo comienza con un Dios arbitrario, que juega a los dados con Job. Job le
reclama hasta el límite. Al final Dios tiene que aceptar haber hecho una injusticia con él,
para dar al fin la razón a Job. La justicia de Dios también tiene su criterio en el sujeto
viviente humano. Pablo y el Apocalipsis hablan en este contexto de un Dios, quien “es
todo en todo”.
Los místicos de la Edad Media desarrollan esta imagen de Dios. Se encuentra en el
Maestro Eckart, en San Juan de la Cruz o en Angelus Silesius. Angelus Silesius la
expresa en términos muy sencillos:
“Yo sé, que Dios sin mí no puede vivir ni un momento;
si soy aniquilado yo, él tendrá que perder su vida y su espíritu”.46

El maestro Eckehard afirma eso mismo en el siglo XIII:

"Es una verdad segura y una verdad necesaria de que a Dios le es indispensable buscar a
nosotros, exactamente como toda su divinidad dependería de eso, como también
efectivamente es el caso. Dios no puede estar sin nosotros, como nosotros no podemos
estar sin él; porque, aunque nosotros nos pudiéramos separar de Dios, Dios jamás se
puede separar de nosotros."47

3. El mito del pago del rescate: Dios y la Muerte.


Queda, por supuesto, un gran problema sin solucionar. Si Dios es precisamente la
subjetividad del ser humano hecha persona, y entonces la otra cara de la propia
humanidad, hay que explicar por qué su propio hijo tiene que morir por condena de la
ley. Si la ley es necesaria para que los seres humanos vivan en comunidad y si la ley
mata, en cuanto no es interpelada por el sujeto viviente humano, la ley es fuerza
distorsionante a pesar de su necesidad. ¿Por qué entonces Dios no asegura una vida
humana más allá de la ley? Los cristianos se imaginan una Nueva Tierra, y el Apocalipsis
la describe en sus últimos capítulos. Es una tierra sin árbol prohibido, que Dios asegura al
final de la historia. Pero, ¿por qué la posterga? No se ve ninguna razón para la muerte del
Hijo de Dios.
Se intenta dar una respuesta, que es claramente mítica. Según ella, la humanidad está
secuestrada y se encuentra como rehén de Satanás, que no la suelta. Mantiene a la
humanidad en las manos de la muerte y ésta humanidad, en cuanto está en las manos de

46
Ich weiß, daß ohne mich, Gott nicht ein Nu kann leben,
werd ich vernicht, er muß, vor Not den Geist aufgeben.
Angelus Silesius: “Der cherubinische Wandersmann” (El caminante querubínico)
47
Meister Eckehart: Deutsche Predigten und Traktate. Diogenes. Zürich, 1979.
. Predigt 49, 386

66
la muerte, no puede vivir sin ley. Pero la ley, al ser tratada como ley de cumplimiento
formal, reproduce la muerte, frente a la cual resulta necesaria. La ley no es muerte ni su
instrumento, - no es un producto del Satanás - sino indispensable para que la humanidad
se enfrente a la muerte. Pero la maldición, que pesa sobre la ley, hace que la ley, al ser
tratada como ley de cumplimiento formal, se transforme en un vehículo de la muerte.
Realiza la muerte, mientras pretendía enfrentarla. La ley, dada para la vida, entonces
produce la muerte. Pablo incluso dice, que toda autoridad viene de Dios. Sin embargo,
según él, a la espalda de la autoridad igual que a la espalda de la ley, acecha la muerte.
Pero por un simple acto de voluntad Dios no puede liberar a la humanidad. El demonio
como secuestrador exige el pago de un rescate. El rescate es la muerte de Jesús. Jesús
acepta cumplir con esta condición ilegítima de parte del secuestrador Satanás, para salvar
a la humanidad. Detrás de Satanás aparece la Muerte como aquel personaje contrario a
Dios, que en última instancia se le opone. Satanás no es más que su representante. Con la
sangre y muerte de Jesús el poder de Satanás y a partir de allí de la Muerte misma es
quebrado y ahora Jesús como Cordero de Dios puede quitar el pecado del mundo. La
muerte de Jesús venció a la Muerte. Eso muestra la enorme importancia que en este
conjunto tiene la fe en la resurrección de Jesús. Es la demostración de que Jesús
efectivamente venció a la Muerte, que en última instancia es el verdadero enemigo de
Dios.48
Por eso Jesús pagó un precio, que es su propia sangre. El pago es pago de un rescate, y
por tanto es ilegítimo y resultado de un chantaje, al cual está expuesto Dios mismo. Se
puede decir en este contexto, que Jesús se sacrifica para pagar este rescate. Pero no es
más que una manera de hablar, porque no hay sacrificio a Dios en ningún sentido.
Esta es la manera de pensar que le da un sentido a la muerte de Jesús. Domina claramente
en Pablo y en los primeros siglos del cristianismo. No contradice a lo que dice Juan, y
podría ser tratado como su complemento.
Sin embargo, para nuestro análisis muestra algo. Esta imaginación mítica en cuanto a la
muerte de Jesús solamente es explicable, si se tiene presente el concepto del pecado que
se comete cumpliendo la ley, y el sujeto viviente frente a la ley, que tiene en Dios su
amigo que lo apoya en sus esfuerzos de salvación y le garantiza su éxito.

III. El teatro-mundo del evangelio de Juan


En el desenlace con el relato de la pasión del evangelio de Juan las muchas razones para
la muerte de Jesús, que se hacen presente en las escenas centrales y las otras escenas
anteriores, se condensan en el proceso de decisión y del juicio condenatorio.
Esta escena de desenlace comienza con la detención de Jesús por militares romanos y
policías del Sumo Sacerdote. "Entonces la cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos

48
ver Aulén, Gustaf: Chirstus Victor. An historical study of the three main types of the
idea of the atonement. New York, 1961.

67
prendieron a Jesús, le ataron y le llevaron primero a casa de Anás, pues era suegro de
Caifás, el Sumo Sacerdote de aquel año." (Jn 18, 12 - 14)
Si los militares romanos efectuaron la detención junto con los policías del Sumo
Sacerdote, entonces hay ya una situación de partida, en la cual los romanos son parte del
juicio por realizar. Sin embargo, según Juan, llevan a Jesús primero a la casa de Anás,
aunque no sea el Sumo Sacerdote. Pero es suegro del Sumo Sacerdote Caifás.
Juan añade, refiriéndose a Caifás: “Caifás era el que aconsejó a los judíos que convenía
que muriera un sólo hombre por el pueblo”. (Jn 18. 14)
Juan recuerda aquí la siguiente escena anterior, que prepara esta breve referencia. La
escena ocurre después de la resurrección de Lázaro, hermano de María:
“Muchos de los judíos que habían venido a casa de María, viendo lo que había hecho,
creyeron en él. Pero algunos de ellos fueron donde los fariseos y les contaron lo que
había hecho Jesús. Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron a consejo y
decían: ¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchas señales. Si le dejamos que
siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y
nuestra nación. Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel año, les
dijo: Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo
por el pueblo y no perezca toda la nación. Esto no lo dijo por su propia cuenta, sino que,
como era Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación y no
solo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban
dispersos. Desde este día, decidieron darle muerte. Por eso Jesús no andaba ya en público
entre los judíos, sino que se retiró de allí a la región cercana al desierto, a una ciudad
llamada Efraím, y allí residía con sus discípulos”. (Jn, 11, 45 - 54)
Juan había mostrado las razones de la rabia que le tenían a Jesús. Ellos, al no convertirse,
eran revelados constantemente por Jesús en su hipocresía de la ley, quedaban como
mentirosos. De allí la rabia. Ahora Juan los muestra en su miedo. Tienen miedo de los
romanos: ”Si le dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y
destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación”. Y el Sumo Sacerdote añade: “os
conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación”. Sin embargo,
Juan transforma esta profecía a la manera de una crítica de la ideología. El Sumo
Sacerdote, a pesar suyo, decía de hecho la verdad de una manera no prevista por él:
“profetizó que Jesús iba a morir por la nación y no solo por la nación, sino también para
reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos”.
Juan escribe eso una o dos décadas después de la destrucción de Jerusalén y del Templo
por los romanos. Ha sido la gran catástrofe del pueblo judío y era, por supuesto, también
sentido por los judíos cristianos como gran catástrofe. Juan ahora dice que el consejo al
cual habían llamado los Sumos Sacerdotes del tiempo de Jesús, ya preveía esta
catástrofe, tenía miedo frente a ella y buscaba matar a Jesús para prevenirla. Para Juan y
para aquellos a los cuales se dirige el evangelio, este miedo es evidentemente realista.
Pero la profecía del Sumo Sacerdote: “os conviene que muera uno solo por el pueblo y no
perezca toda la nación” resultaba falsa a la luz de lo que Juan ya sabe al escribir su
evangelio. La muerte de Jesús no salvó el templo y Jerusalén, ni la Nación. Pero
reivindica otro sentido de la profecía: “que Jesús iba a morir por la nación y no solo por

68
la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos”. Lo
reivindica como salvador más allá de la existencia de Jerusalén y el Templo.
Eso mismo lo preparó Juan en la escena con la mujer samaritana: “Créeme, mujer, que
llega la hora en que, ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis al Padre”. (Jn 4, 21)
Los Sumos Sacerdotes tienen miedo y un miedo realista, pero el miedo como consejero
los lleva a una acción, que no evita aquel acontecimiento que se teme. Si a pesar de eso la
muerte de Jesús salva, eso ocurre por un efecto no-intencional.
Rabia y miedo son los móviles de los Sumos Sacerdotes, pero hacia afuera no lo
expresan. Se presenta en nombre del cumplimiento de la ley. La ley debe cumplirse, los
móviles desaparecen en el acto de exigir el cumplimiento de la ley.
El interrogatorio de Anás no lleva a ningún resultado. Anás le pregunta sobre sus
discípulos y su enseñanza. Pero Jesús evade la respuesta: “¿Por qué me preguntas?
Pregunta a los que me han oído lo que les he hablado; ellos saben lo que he dicho” (Jn 18,
21). Uno de los policías le pega diciendo: “Así contestas al Sumo Sacerdote?” (Jn 18,22).
Ya no hay discusión posible, pero tampoco hay juicio. Para que haya juicio, los romanos
tienen que asumirlo. Además, como ya habían llevado a cabo los romanos la detención,
estaba ya determinado de antemano, que el juicio sería un juicio romano.

1. El resentimiento desde el poder.


Lo llevan por tanto atado al pretorio, la sede oficial del procurador Pilato. Se produce en
seguida un desencuentro entre los Sumos Sacerdotes y Pilato. Juan dice sobre los Sumos
Sacerdotes: “Ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder así comer la
Pascua”. (Jn 18, 28)
Mientras Pilato los esperaba en su sede, ellos se apostaron en frente y no entraron
aduciendo que no se querían contaminar, ed. no querían perder la pureza que les
prescribía la ley. Para poder celebrar la Pascua, que según Juan se iba a celebrar el día
posterior, no podían entrar en la casa de un no-judío. Si lo hacían, tenían que someterse a
un proceso de purificación, que demoraba varios días. Por tanto, el día antes de la Pascua
no lo podían ni lo querían hacer.
Pilato, sin embargo, es la mayor autoridad de Jerusalén, el representante del Emperador,
que como procurador ejerce el poder despótico del Emperador. Ellos son súbditos y nada
más. Pero tampoco puede obligarlos a entrar. Jerusalén tiene en el Imperio un estatuto de
autonomía otorgado por el Emperador. Pilato tiene que respetarlo, aunque sea autoridad
máxima en Jerusalén. Las leyes de pureza, que aducen los Sumos Sacerdotes, no
significan nada para Pilato. Por tanto, se molesta por lo que tiene que considerar un
irrespeto a su autoridad. Además hay que tomar en cuenta que Pilato en su tiempo es
conocido como un hombre cruel, que desprecia a los judíos. Dice un comentarista:
“Poncio Pilato fue un hombre duro y sin miramientos, que despreciaba a los judíos, y que
a causa de su actitud brutal contra los samaritanos acabó siendo depuesto por Vitelio,
legado de Siria, y enviado a Roma para que rindiera cuentas”.49

49
Schnackenburg, Rudolf: El evangelio según San Juan. Herder. Barcelona, 1980. Tomo III p.302

69
El texto de Juan hace ver esta rabia, que siente Pilato. Sin embargo, para los Sumos
Sacerdotes era prácticamente imposible evitar este choque. Precisamente en presencia de
Jesús no podían hacer caso omiso de esta ley de pureza. Internamente en el Sanedrín una
de sus acusaciones a Jesús era su transgresión de la ley del sábado. La ley del sábado era
una ley muy análoga a las leyes de pureza. Además, el Sanedrín no es un consejo
homogéneo. Hay simpatizantes de Jesús. Juan menciona dos, Nicodemo y José de
Arimatea. Uno se puede imaginar los argumentos que aparecerían tanto de parte de Jesús
como de sus simpatizantes: para poder dar muerte, transgreden la ley, mientras acusan a
Jesús de transgredirla en un servicio para la vida. Por tanto, tienen que cumplirla
precisamente ahora al pie de la letra, aunque además esto corresponda con su legalismo.
El conflicto que hay entre los fariseos en el propio Sanedrín lo demuestra Juan en
escenas anteriores. En una discusión sobre la procedencia del Mesías según la escritura,
los fariseos mandan sus guardias para detenerlo. (Jn, 7, 32) Los guardias vuelven, sin
haberlo detenido y lo justifican diciendo: “Jamás un hombre ha hablado como habla ese
hombre”. (Jn 7, 46) Al maldecirlos, les dicen: “¿Acaso ha creído en él algún magistrado o
algún fariseo?” (Jn 7, 48) Y sigue el texto:
“Les dice Nicodemo, que era uno de ellos, el que había ido anteriormente donde Jesús:
¿Acaso nuestra Ley juzga a un hombre sin haberle oído y sin saber lo que hace? Ellos le
respondieron: ¿También tú eres de Galilea?” (Jn 7, 50 - 52)
Nicodemo era magistrado, por tanto, miembro del Sanedrín. También en el caso de la
curación del ciego Juan insiste en esta división interna:
“Algunos fariseos decían: Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.
Otros decían: Pero, ¿cómo puede un pecador realizar semejantes señales? Y había
disensión entre ellos”. (Jn 9, 16)
Los Sumos Sacerdotes tienen que evitar estas disensiones. Pero eso les produce el
inevitable choque con Pilato. Sin embargo, independiente de sus móviles, ellos efectúan
un acto de reivindicación de su dignidad frente al déspota, del cual dependen. El
resentimiento correspondiente de Pilato se va a notar en todas las escenas posteriores.50
Este resentimiento de Pilato es importante para el argumento de Juan.51 Es la rabia que
aparece en el poder cuando se encuentra con fueros que no puede superar y que tiene que
reconocer. Es la rabia que resulta del resentimiento del poder. El poder quiere
homogeneizar todo, es globalizante. Autonomías que se le opongan, resultan
insoportables. Si no las puede eliminar, producen el resentimiento del poder. La

50
Brown en su comentario no ve en la postura de los Sumos Sacerdotes ninguna dignidad, sino
simplemente insolencia:
"…nosotros vemos aqui un cierto tono de insolencia". Brown, Raymond E.: El evangelio
según Juan. Ediciones Cristiandad. Madrid, 1979. P.1153
Desde el punto de vista del imperio se trata por supuesto de insolencia, cuando una parte
dependiente insiste en su dignidad.
51
No es el resentimiento del que habla Nietzsche, sino el resentimiento, que Nietzsche tiene.

70
insistencia del sometido en su dignidad parece ser una insolencia.52 Para un déspota como
es Pilato, el mismo hecho de la autonomía de Jerusalén tiene que ser una molestia,
aunque aquella sea reconocida por el Emperador. Y Jerusalén tiene muchos fueros, entre
ellos que el Dios del templo no integre el Panteón de Roma. La rabia, por tanto, que le
surge a Pilato, no es solamente por la actitud de los sumos sacerdotes, sino por toda la
situación de Jerusalén e incluye por supuesto a Jesús. Todos son sospechosos para el
déspota. Juan ahora muestra, cómo este hombre del poder, en su resentimiento, procede.
Pero los Sumos Sacerdotes actúan con mucho cuidado. Pilato, que ahora ha salido de su
sede del pretorio, les pregunta: “¿Qué acusación traéis contra este hombre?” (Jn 18, 29)
Sin duda, Pilato ya tiene una acusación formada, porque sus militares efectuaron la
detención de Jesús. Pero los Sumos Sacerdotes no presentan acusación explícita alguna.
Tratan de evitar presentar a Pilato lo que sería su acusación en un juicio frente al
Sanedrín. Frente a Pilato no pueden acusarlo ni de blasfemia ni de la transgresión de la
ley del sábado. Como Pilato ha asumido el juicio, estas acusaciones caen. Aun más en
cuanto a que el cumplimiento de su ley (en el caso de su ley de pureza) los ha llevado a
dar a Pilato una bofetada al rehusarse entrar a la sede de Pilato. Aunque tengan
acusación contra Jesús, que posteriormente presentan, ahora no se atreven a presentarla.
Entonces frente a Pilato afirman muy generalmente, que Jesús es un malhechor: “Si éste
no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado”. (Jn 18, 30) Burlándose de ellos,
Pilato les hace sentir ahora su poder: “Tomadlo vosotros y juzgadle según vuestra ley”.
(Jn, 18, 31) El sabe muy bien que lo quieren condenar a la pena capital y que la ley
romana les prohibe tal condena. Pilato la tendría que confirmar. Contestan: “Nosotros no
podemos dar muerte a nadie”. (Jn 18, 31) Pueden dar muerte solamente con permiso,
permiso de Pilato o permiso de la Ley.
Este: "Nosotros no podemos dar muerte a nadie" expresa una ironía de parte de Juan.
Directamente se refiere al hecho, de que el Sanhedrín no puede condenar a muerte sin que
el procurador romano les dé el permiso. Tienen autonomía, pero no son soberanos. La
soberanía se expresaría por el derecho a aplicar por decisión propia la pena capital. Por

52
Sin este resentimiento desde el poder no se puede entender el procedimiento del poder. Este es el
resentimiento de Nietzsche. No es resentimiento, del cual habla Nietzsche, sino el resentimiento, el cual el
mismo Nietzsche está representando. Está en el corazón de su propio pensamiento:
"El cristianismo ha difundido deliberadamente el veneno de la doctrina de los derechos iguales para todos...
esto significa que se ha exacerbado el ánimo de la plebe contra nosotros, los aristócratas del pensamiento,
hombres liberales y alegres por el saber, en cualquier parte del mundo en que nos hallemos. El cristianismo
ha combatido nuestra felicidad en la Tierra. Otorgar la inmortalidad a Pedro y Pablo, ha sido el atentado
más monstruoso y perverso contra la parte más noble de la humanidad". Nietzsche, Friedrich: El anticristo.
en: Friedrich Nietzsche: Obras inmortales. Visión Libros. Barcelona 1985. Tomo I, p.77. En alemán
Nietzsche, Friedrich: Der Antichrist. Nietzsche, Friedrich: Werke in drei Bänden. Hrgb. Karl Schlechta.
Hanser, München, 1982. II, p. 1205
El gran resentido es el mismo Nietzsche. Es el resentimiento que tiende a producir en el poderoso el
otorgamiento de “la inmortalidad a Pedro y Pablo”. Es el resentimiento de Pilato, de Nietzsche, pero
también de nuestros globalizadores actuales, que se resienten frente a gente, que ellos consideran
“desechables”, pero que reivindican su dignidad, su “inmortalidad”. El resentimiento producido por
un período pasado del capitalismo, en el cual éste efectivamente, hasta cierto grado, tenía que
respetar los derechos humanos, aunque haya sido por razones de la guerra fría. Hay un sentido de
venganza vinculado a este resentimiento, sin el cual no es comprensible la brutalidad con la cual se
lleva a cabo la globalización hoy. Hay odio por la inmortalidad de Pedro y Pablo.

71
tanto, dicen con razón: "Nosotros no podemos dar muerte a nadie". Pero expresan su
razón por una frase, que a la vez dice otra cosa. De hecho es el resumen del cap. 8 del
evangelio de Juan. No podemos dar muerte a nadie, eso es la enseñanza de Jesús a través
de este capítulo. Es el realismo de Juan. Lo dicen, sin querer decirlo. Lo dicen, diciendo
una mentira. Porque lo que quieren decir es: No tenemos permiso para dar muerte. Si, en
cambio, tenemos permiso, entonces podemos matar. Y eso, en la visión de Juan, es una
mentira. No hay permiso para dar muerte, y nadie puede dar este permiso. Por eso es
mentira sostener, que lo que se necesita para matar, es un permiso. Es la mentira del
padre de la mentira según el cap. 8.
Obviamente, de parte de Juan, esta ironía es conciente.

2. El chantaje de parte de Pilato: Su comedia.


Pilato ahora asume el juicio. No espera ninguna acusación de los Sumos Sacerdotes, sino
que formula su propia acusación a Jesús. Así empieza el primer interrogatorio, que Pilato
hace a Jesús:
Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: “¿Eres tú el rey de
los judíos?” (Jn 18, 33)
Aparentemente Pilato no acusa a Jesús, sino solamente pregunta. Pero la pregunta
contiene la amenaza de una acusación. Es querer saber si Jesús acepta haber cometido el
acto del cual Pilato lo va a acusar. Es la acusación de arrogarse ser el rey de los judíos. Se
trata de un título romano, que solamente el Emperador puede conceder. Herodes el
Grande tenía este título en el tiempo del nacimiento de Jesús. En el momento del juicio,
no había rey de los judíos. Herodes no era sino rey de Galilea. Arrogarse este título
significaba superbia, e.d. levantamiento en contra de Roma que se castigaba con la
crucifixión.
Jesús quiere aclarar si esa acusación, con la cual Pilato lo amenaza, viene de Pilato o del
Sanedrín. Responde: “¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?” (Jn
18,34). Pilato hace claro que la acusación es de él. Responde: “¿Es que yo soy judío? Tu
pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?” (Jn 18,35). Pilato
ha insinuado su acusación, sin hacerla expresa y quiere ahora, que Jesús hable.
Expresamente ni los Sumos Sacerdotes han lanzado una acusación, y Pilato tampoco.
Ellos dejaron abierta la pregunta por la acusación y Pilato insinuó algo, sin acusar
expresamente. Pilato no expresará la acusación que ha insinuado sino hasta el final.
A la pregunta: “¿Qué has hecho?” (Jn 18,35) Jesús responde: “Mi reino no es de este
mundo. Si mi reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido...; pero mi Reino no
es de aquí”. (Jn 18, 36)
Con eso Pilato tiene su interrogatorio frente a la pregunta decisiva: “Luego tú eres rey?”
Y Jesús contesta: “Sí, como dices, soy Rey”. (Jn 18, 37)
Pilato no tiene que explicitar ninguna acusación, ella es obvia. Jesús dijo, que era rey. No
dice, sin embargo, que es rey de los judíos. Pero Pilato no tiene por que distinguir eso. La

72
respuesta es clara y la condena también. Pero como Pilato no ha explicitado acusación
alguna, no pronuncia tampoco una condena expresa. Lo va a crucificar sin expresar la
condena.
Jesús explica ahora, que no es rey de los judíos, sino otro rey:
“Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad.
Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”. (Jn 18, 37)
Hemos visto anteriormente, lo que Jesús entiende cuando dice que ha venido al mundo
sin ser del mundo y cuando habla del testimonio de la verdad. Juan lo ha presentado en
las escenas preparatorias, que hemos comentado ya. Ahora, a partir de estas posiciones se
llama a sí mismo rey.
Sobre esta figura de Jesús como rey hay también en el evangelio una breve escena
preparatoria. En la ocasión de su última entrada a Jerusalén, una multitud lo recibía con
entusiasmo. Según Juan, había realizado antes un gran milagro, resucitando a Lázaro de
los muertos. Lázaro, con sus hermanas María y Marta, era un amigo de Jesús. Marta
había llamado a Jesús “Hijo de Dios” después de realizar este milagro. El rumor del
milagro pasó a Jerusalén y despertó entusiasmo en la gente. Quienes recibieron a Jesús
con la esperanza de encontrar en él su Mesías, cantaron un himno mesiánico (Salmo 118,
26): “!Hosanna! !Bendito el que viene en nombre del Señor y el Rey de Israel!” (Jn 12,
13). Lo recibieron con el título “Rey de Israel”, que es un título tradicional del Mesías,
que se esperaba. Eso se refería a un nuevo Rey, que volvería a constituir el reino de
David. Esperaban, por tanto, un líder capaz de la fuerza suficiente para enfrentarse al
propio imperio romano.
Son simpatizantes de Jesús. La situación es parecida a la situación inicial del
enfrentamiento sobre la fe de Abraham, que habíamos analizado como primera escena
preparatoria. Expresan su fe en Jesús como curandero milagroso, que se amplía en su fe
en Jesús como “Rey de Israel”.
La reacción de Jesús los enfrenta también de una manera parecida. Desinfla
completamente su entusiasmo. El texto de Juan dice: “Jesús, habiendo encontrado un
borriquillo, se montó en él, según está escrito: No temas, hijo de Sión; mira viene tu Rey
montado en un pollino de asno”. (Jn, 12, 14 - 15)
Presenta la figura de un anti-rey, que desmiente frontalmente las esperanzas de ellos. Se
monta en un asno, animal impuro según las leyes de pureza judías y despreciado.
La actitud de Jesús recuerda a Diógenes. Cuando Alejandro el Grande lo visita con
admiración, Diógenes está acostado en la tierra tomando el sol. Alejandro se pone frente
a él y le ofrece cumplir con cualquier deseo que Diógenes tenga. Diógenes le contesta:
Por favor, ponte de lado, porque me estás tapando el sol.
Sin embargo, Diógenes muestra al rey desnudo, pero no le confronta con una actitud que
no sea “del mundo”. No constituye un sujeto rebelde, sino un sujeto, que se aparta y por
tanto, hasta hace gracia al rey. Jesús en cambio, se hace presente como un sujeto rebelde,
que destrona efectivamente al rey en su aspiración de legitimidad.
Esta escena da la razón de por qué la detención de Jesús, que efectuaran los militares
romanos apoyados por la policía del Sumo Sacerdote. Pero explica igualmente la

73
respuesta que Jesús da a Pilato en el interrogatorio: “Si mi reino fuese de este mundo, mi
gente habría combatido...; pero mi Reino no es de aquí”. (Jn 18, 36). Había expresado
que su reino no es de aquí al enfrentar a sus simpatizantes y rechazar su oferta de
transformarse en su líder como Rey de Israel.
Un poco después, Pilato le aclara, lo que piensa de reyes que no son del mundo:
“Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona de
espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; y, acercándose a
él, le decían: Salve, Rey de los judíos. Y le daban bofetadas”. (Jn 19, 1 - 3)
A la burla que Jesús hizo del rey de este mundo al presentarse como rey que no es del
mundo, Pilato contesta con su burla sangrienta. Inclusive, los militares romanos ahora,
sometidos al rey de este mundo, pueden descargar la rabia que tienen con su rey, en
contra de un rey, que no se puede defender:
“Salió entonces Jesús fuera llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Díceles
Pilato: Aquí tenéis al hombre”. (Jn 19, 5). Es el hombre en cuanto no es rey, el que Pilato
presenta. Habla el encargado del rey-Emperador.
Pero ya ha empezado, después del primer interrogatorio, la comedia cruel, que presentará
Pilato. Empieza inmediatamente después de que Jesús había dicho, que es rey, pero un
rey que da “testimonio de la verdad”:
“Le dice Pilato: ¿Qué es la verdad? Y, dicho eso,volvió a salir donde los judíos y les dijo:
Yo no encuentro ningún delito en él. Pero es costumbre entre vosotros que os ponga en
libertad a uno por la Pascua. ¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los
judíos?” (Jn 19,38 - 19, 39)
Ahora Pilato enseña lo que es la verdad. Dice: “Yo no encuentro ningún delito en él”. Por
tanto ofrece su libertad: “¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los judíos?”.
La oferta es una mentira, por tanto la afirmación de la inocencia de Jesús lo es también.
La mentira de la oferta sale a la luz por la manera de hacerla. Ofrece la “libertad al Rey
de los judíos”. Pilato sabe, que no quieren esta libertad, sino la autorización de juzgarlo
ellos según su ley. Además, Pilato podría declarar la libertad de Jesús. No lo hace. Pero
tampoco ofrece a ellos la libertad de Jesús, aunque no la quieran. Les ofrece la libertad
del “Rey de los judíos”.
No les ofrece la libertad de Jesús, sino les ofrece cometer un crimen según la ley romana.
Además, les imputa querer cometer este crimen, aunque todas su declaraciones sean
contrarias hasta ahora. Si aceptaran la libertad del “Rey de los judíos”, Pilato crucificaría
a Jesús y a ellos con él. Lo que les ofrece es cometer el crimen de superbia, de
levantamiento en contra de Roma, cuyo castigo es la crucifixión. Además, los amenaza:
los considera implicados en el crimen de Jesús de declararse rey sin ser nombrado por el
Emperador y por tanto en contra del Emperador. Les imputa ser cómplices, aunque digan
todo lo contrario.
La oferta es mentirosa y por eso Juan la formula como lo hace. Eso también es claro en
su tiempo para aquellos que leen o escuchan el evangelio de Juan en su tiempo. Pero
además, es una oferta amenazadora. Inculca el terror en los los Sumos Sacerdotes. Estos
ven una avalancha de violencia del Imperio cayendo sobre ellos. Jesús está ya condenado

74
a muerte. Pero Pilato no lo dice. Afirma la inocencia de Jesús, pero a la vez deja claro de
que Jesús ya está condenado a la muerte. Puede jugar con esta aparente indecisión para
inculcar el terror a los otros.
La respuesta que dan los Sumos Sacerdotes, es consecuencia: “Ellos volvieron a gritar
diciendo: ‘!A ese, no; a Barrabás!’ Barrabás era un salteador”. (Jn 18, 40)
Pilato les ofrece al “Rey de los judíos”, pero ellos se pronuncian en favor de Barrabás, el
“salteador”. Todo indica, que Barrabás era un zelote, a quienes en el lenguaje común se
llamaba “salteadores”. Como zelote era miembro de una corriente judía de este tiempo,
que luchaba por medio de una especie de guerra de guerrillas por la liberación de su país.
Parece que el lenguaje común los llamaba “salteadores”, como hoy a veces se llama a los
grupos de guerrilleros “terroristas”. Barrabás debe haber sido zelote, porque está
condenado a la cruz. Salteadores de otro tipo no eran condenados a la cruz.
Barrabás no es ningún enemigo de Jesús. Los dos son contrapuestos por otros. Jesús
siempre ha tenido muchos simpatizantes entre los zelotes. Hasta entre sus discípulos hay
antiguos zelotes. Incluso se supone, que Simón Pedro era uno de ellos. Pero también la
multitud, que lo celebraba en ocasión de su última entrada en Jerusalén, se debe haber
compuesto por muchos zelotes. Jesús ni los condena. Hay una escena en el evangelio de
Juan, que puede ser considerada como preparatoria para hacer ver lo que Jesús piensa de
Barrabás. Ocurre en el momento de la detención de Jesús:
“Entonces, Simón Pedro. que llevaba una espada, la sacó e hirió al siervo del Sumo
Sacerdote y le cortó la oreja. El siervo se llamaba Malco. Jesús dijo a Pedro: Vuelve la
espada a la vaina. La copa que me ha dado mi Padre, ¿no la voy a beber?” (Jn 18, 10 - 11)
Jesús no ve en la violencia de Simón Pedro este pecado que se comete cumpliendo la ley.
La rechaza en nombre de su testimonio frente a la ley, “la copa que me ha dado el
Padre”. Supongo, que según Juan, Jesús piensa eso mismo frente a Barrabás.
Sin embargo, los Sumos Sacerdotes se deciden en favor de Barrabás mientras Pilato les
ofrece el Rey de los judíos. La elección de los Sumos Sacerdotesde hecho no es ninguna.
Es la alternativa del ladrón, cuando grita: La bolsa o la vida. Tampoco en este caso hay
elección. Escoger la vida, implica perder todo, la bolsa y la vida. Se puede escoger
solamente la bolsa para salvar la vida. En esta situación se encuentran los Sumos
Sacerdotes. ¿Barrabás o el Rey de los judíos? permite solamente una respuesta: Barrabás.
Pilato ahora ataca a los Sumos Sacerdotes. Manda a azotar a Jesús. Ya habíamos
comentado este pasaje. Muestra entonces al Jesús torturado y maltratado a los Sumos
Sacerdotes. Vuelve a decir: “No encuentro ningún delito en él”. Y añade: “Aquí tenéis al
hombre”.
Por supuesto, la pregunta de los Sumos Sacerdotes ahora tiene que ser: ¿Qué es lo que
quiere Pilato? Para ellos es evidente, que no quiere liberar a Jesús. Precisamente la forma
como ofrece liberarlo, demuestra que no lo quiere liberar. Ofrece liberar al “Rey de los
judíos”. Si piden liberarlo, van a ser azotados y crucificados ellos con él. Además no
quieren su liberación, porque también ellos lo quieren condenar a muerte. Pero, si Pilato
ya lo condenó y a la vez sabe, que ellos quieren condenarlo también, ¿por qué esta
comedia cruel? Se dan cuenta, que la condena que Pilato ya ha decidido sin expresarla
abiertamente, la quiere escuchar de boca de ellos. Condenado Jesús a muerte, él quiere

75
que ellos lo condenen. Por eso los amenaza. Mandar a azotar a Jesús, aumenta la
amenaza. Decirles, mostrando al Jesús torturado “Aquí tenéis al hombre” les muestra lo
que le gustaría hacer con ellos. Para el hombre de poder, este Jesús destrozado es el
hombre en cuanto no tiene poder. Fuera del hombre del poder, no hay sino hombres por
destrozar de esta manera.
Su respuesta es de sometimiento a la comedia que Pilato está actuando: “!Crucifícalo!”.
Con eso, frente al público, la inocencia de Pilato está confirmada. El que está
promoviendo la crucifixión de Jesús, es ahora el inocente, al cual se obliga crucificar. El
hombre del Imperio hizo su juego. Son ahora los Sumos Sacerdotes los que piden la
crucifixión. Ellos querían condenarlo a muerte, pero según la ley mosaica. Esta no
condena a la crucifixión, sino al apedreamiento. Si ahora piden la crucifixión, lo hacen
por el terror que Pilato les inculcó. Están moviéndose fuera de su Ley.
Pilato fabrica de esta manera su imagen de hombre inocente. El está promoviendo la
crucifixión de Jesús, pero por medio del chantaje provoca una situación que produce de
él la imagen de inocencia. Probablemente él está previendo conflictos posteriores en
Jerusalén, y quiere prevenir, que el poder romano sea involucrado. Transforma el
problema en un asunto exclusivo entre los judíos, manteniendo él la posición de tercero
como árbitro. El quiere que su sede sea una casa blanca y todo su chantaje es un método
para blanquearla. Hasta con sangre se puede blanquear una casa blanca.53
Juan en su evangelio quiere mostrar eso. Esto lo ha preparado su análisis también. En la
escena sobre la fe de Abraham habló de los hijos del diablo, que son hijos del homicida
desde los inicios, que es padre de la mentira. Aquí Juan muestra precisamente a Pilato
como este hijo del homicida desde los inicios que es hijo del padre de la mentira. La
mentira de Pilato encubre su responsabilidad en el homicidio y la carga sobre los otros.
En este caso el homicida se produce a sí mismo la imagen de inocencia, para realizar
mejor su homicidio.
Juan revela esta comedia de Pilato. Probablemente lo hace, porque la mentira de Pilato ha
cundido entre muchos cristianos. Se nota eso hasta en los otros evangelios. Si juzgamos a
partir del análisis de Juan, los otros evangelistas parecen hasta ingenuos frente a la
comedia de Pilato. Creen en la blancura de la casa blanca de Pilato. Le creen sus
actuaciones, mientras Juan hace todo un análisis para revelar su contenido mentiroso.54

53
Del terrorismo del Estado en Argentina después del golpe militar se dice: “Por su parte el
provicario castrense monseñor Victorio Bonamín exaltó la dignidad humana en la lección de Cristo
en la cruz y dijo que ‘le están dando nuestros soldados cauce al torrente de la sangre de Dios para
que se lave el odio de los que detestan la paz, el sosiego, el progreso de esta nación”. Excelsior, San
José, Costa Rica, 10.IV.77 (según cable de la Agencia AP). La sangre blanquea todas las casas
blancas del poder. También la sangre de Jesús se convierte en sangre que blanquea casas blancas.
54
Emergencia en Colombia por masacres. La Nación, 1.12.97
“El presidente Ernesto Samper se declaró ayer preocupado por el incremento de las masacres contra civiles
en Colombia, en las que en los últimos diez días han muerto al menos 45 personas y citó a un consejo
nacional de seguridad para la tarde de este lunes...
Al consejo de seguridad fueron convocados autoridades militares y civiles que deben definir un plan de
acción contra los ataques atribuidos en su mayoría a los grupos paramilitares de extrema derecha....
El ministro de Defensa, Gilberto Echeverri, al condenar las acciones contra civiles, dijo que el conflicto
armado de su país se ha convertido ‘en la más salvaje de las guerras’.”

76
Sin embargo, cedido a los Sumos Sacerdotestodo eso, Pilato sigue con su chantaje. Ahora
es evidente, que no quiere solamente, que pidan ellos la crucifixión, que él, Pilato, ya
decidió, sino que quiere más. Sigue con la comedia y dice: “Tómadle vosotros y
crucificadle, porque yo ningún delito encuentro en él” (Jn 19, 6). El sabe, que ellos no
pueden crucificarlo. Lo tienen que hacer los militares romanos. No da ninguna orden a
ellos, pero insiste en la inocencia de Jesús. Ahora para los Sumos Sacerdotes es claro, que
Pilato quiere algo más que el pronunciamiento del “crucifícalo”. Quiere encima un
pronunciamiento de la lealtad al Emperador. Pero otra vez Pilato no lo dice. Solamente
sigue con su chantaje y deja a ellos adivinar lo que quiere. Juega con ellos como el gato
con el ratón.

3. La acusación de parte de los Sumos Sacerdotes.


Ahora ellos están acorralados La declaración de lealtad frente al emperador toca a ellos
en su fe en el Dios de la ley mosaica. Saben que tienen que declararse en su relación con
el emperador, pero saben también, que no van a comprometer su fe en el Dios de la ley
mosaica. Tienen que dar al César, pero no le quieren dar lo que es de Dios.
Ahora contraatacan desde su situación de acorralamiento. Dicen la frase clave, que es la
culminación de toda esta escena de desenlace del evangelio de Juan y cuya comprensión
Juan la ha preparado durante todo este evangelio:
“Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley debe morir, porque se tiene por Hijo de
Dios”. (Jn 19, 7) Y sigue el texto: “Cuando oyó Pilato estas palabras, se atemorizó aún
más”. (Jn 19, 8)
No se había hablado antes de algún temor de Pilato. Por tanto, probablemente hay que
traducir: “se atemorizó tremendamente”.
Ahora Pilato se asusta, y se asusta “tremendamente”. Además, tiene razón para asustarse.
Lo que los Sumos Sacerdotes declaran, es, que aquel que se tiene por Hijo de Dios,
según su Ley debe morir. Directamente eso es referido a Jesús. Pero frente a Pilato se
transforma. El emperador también se tiene por Hijo de Dios. Por tanto, lo que los Sumos
Sacerdotes declaran, es, que según su Ley el emperador tiene que morir.
Esta acusación es la única acusación que se formula abiertamente a Jesús en este juicio.
Hasta ahora los Sumos Sacerdotes se han cuidado de acusar, y Pilato no dijo
expresamente de lo que acusa a Jesús. Pilato hace eso, para poder chantajear a los Sumos
Sacerdotes. Pero la razón de ellos es, que quieren evitar en lo posible pronunciar la suya.
Saben, que su acusación tiene un doble filo. Al acusar a Jesús acusan al Emperador
también.
Pero ya no ven otra salida. Pilato sigue con el chantaje, a pesar de que han exigido la
crucifixión. Por tanto, Pilato quiere más que eso. Saben entonces, que quiere además, sin

El presidente Samper y el ministro de defensa son responsables de las masacres de los paramilitares.
Los promueven, les dan armas y medios de transporte. Pero están “preocupados” de los derechos
humanos. Eso se podría llamar el “recurso Pilato”. En el mundo imperial de hoy abunda este
“recurso Pilato”. Sin él, las casas blancas no serían tan blancas como nos hacen creer. Y los que se
oponen a las casas blancas, no se verían tan sucios.

77
decirlo directamente, una declaración de lealtad al Emperador. Eso para ellos es otra
cosa. Saben que Pilato los tiene acorralados. Algo tienen que decir. Pero no están
dispuestos a decir a su Dios de la Ley mosaica la blasfemia que Pilato les insinúa. El
Emperador lleva los títulos divinos de “Dios”, “Hijo de Dios” y “Salvador del Mundo”.
No pueden declarar su lealtad a tal persona; sería renegar de su Dios de la Ley.
Por tanto, por medio de su acusación a Jesús, acusan al Emperador. Lo acusan de
blasfemia, igual que lo hacen con Jesús. Lo dicen, sin decirlo.
Para Pilato es una razón para tener un susto tremendo. Pilato es un cínico de poder, pero
como todo cínico de poder es un hombre religioso. El es el delegado del Emperador-Hijo
de Dios. Cuando viaja a Roma, lo primero que hace, es ofrecer un sacrificio a la imagen
del Dios-Emperador. Después da sacrificios a Júpiter y a cuantos otros dioses le plazca.
Lo que los Sumos Sacerdotes dicen, para no blasfemar a su Dios, Pilato, desde su Dios,
tiene que interpretarlo como blasfemia a este su Dios.
Pero el susto tremendo no muestra solamente la blasfemia del Hijo de Dios de la religión
de Pilato. Hay otro susto. Ciertamente, los Sumos Sacerdotes no pueden amenazar en
serio al Emperador en Roma. No tienen el poder suficiente. Con costos el régimen
romano los deja existir. Igualmente es cierto, que los Sumos Sacerdotes hablan de la Ley
mosaica, que condena a muerte por blasfemia a aquel que se tiene por Hijo de Dios. Pero
no solamente la ley mosaica lo hace, toda ley hace eso. Claro, solamente, si la sociedad
misma es legalmente constituida, como es la sociedad judía de este tiempo. Allí la ley es
también una ley de derecho público, que rige sobre la misma autoridad, que es
representada por el Sanedrín. El Sanedrín es autoridad religiosa y política a la vez, y lo es
por ley. Eso no es el Imperio romano. El Emperador es un déspota, no es autoridad
determinada por una legalidad de derecho público en una sociedad legalmente
constituida.
Pero antes de tener emperadores, había una república romana, que fue suspendida por la
acción de Julio César y posteriormente sustituida por el despotismo imperial de un
Emperador considerado en el ejercicio de su poder por encima de la ley. Por tener esta
posición, se arrogó los títulos Hijo de Dios, Dios y Salvador del mundo. Julio César
chocó con la ley de la república romana, y precisamente porque quería ser este “Hijo de
Dios”. En nombre de la ley, Brutus lo mató.
Este asesinato de Julio César es un trauma del imperio romano posterior. Está muy
presente en los burócratas del Imperio, como lo es Pilato. Pero está también presente en
los súbditos. Ciertamente, no se puede repetir, porque la ley de la república romana ya
pertenece al pasado. Pero su recuerdo perdura.
Aunque los Sumos Sacerdotes no lo quieren, en Pilato tocan también este tabú. A lo
mejor aparece ahora en la imaginación de Pilato esta imagen del Brutus que mata al
César. Pero los Sumos Sacerdotes dejan bien claro, sin quererlo, que la ley, en nombre de
la cual declaran, que el Emperador es condenado a la muerte, no es simplemente la
mosaica: es toda ley. También es la ley posterior, en cuanto las sociedades se constituyen
por una legalidad, que comprende el derecho público. El rey de Inglaterra, el rey de
Francia durante la revolución francesa y el Zar de Rusia caen condenados por esta misma
ley y son condenados por tenerse por Hijos de Dios. Sin embargo, la primera cabeza de

78
un rey que cayó, fue la cabeza de Montezuma, rey de México, asesinado por Hernán
Cortés, cumpliendo con la ley del ius naturalis. Los reyes de Europa no sospechaban, que,
al avalar eso, se iniciaba una ronda, que iba a llegar a costarles a ellos mismos la cabeza.
El asesinato de Montezuma también fue un suicidio. Ya en el siglo XVI el futuro del
primer mundo se dibujaba en la realidad del tercer mundo. También hoy, los Pinochet,
que el primer mundo promueve tan gustosamente en el tercer mundo, están alcanzando al
primero, aunque no lleven el mismo apellido. Lo que se hace al otro, -y también a la
naturaleza-, al fin se hace a sí mismo. La ley, en cuyo cumplimiento se destruye al otro,
desencadena consecuencias, que destruyen en cumplimiento de esta misma ley a aquel,
quien destruyó al otro, cumpliéndola. Sin ninguna culpabilidad sustancial, el asesinato se
transforma en suicidio.
La ley condena a muerte al que se tiene por Hijo de Dios. Visiblemente, esta condena es
de doble filo. La Ley, que pronuncian los Sumos Sacerdotes, condena a muerte tanto a
Jesús como al Emperador. Sin embargo, Jesús es lo contrario del Emperador. Pero ambos
ponen en paréntesis la ley. Jesús lo hace como sujeto viviente, que es sujeto rebelde, en
cuanto su vida está en juego frente al cumplimiento de la ley. El Emperador lo hace en
función de su propio poder, pretendiendo ser un Hijo de Dios, que puede pisar la ley
cuanto le plazca en función de sus propias ansias de poder. Si tiene que respetar alguna
ley, es la ley del valor expresada por el derecho civil romano.
La revolución francesa confirma este desdoblamiento de la ley. No mata solamente el rey
en nombre de la ley, mata también los primeros representantes de los movimientos de
emancipación del siglo XIX. Manda a la guillotina no solamente al rey, también a los
representantes de la emancipación obrera y de la femenina. La ley mata al rey, pero no
emancipa al sujeto. Al contrario, igual lo mata. Por eso, cuando la ley mata al déspota,
erige la despotía de la ley. La ley no emancipa, la emancipación pasa por la interpelación
de la ley.
La ley condena a muerte no solamente al déspota, sino al sujeto también. Precisamente a
este sujeto, que Jesús reivindica. Eso ha sido también el problema de la república romana.
Antes de que Brutus matara a César en nombre de la ley, Cicerón, en nombre de esta
misma ley, derrocó el levantamiento de los campesinos de Italia conducido por Catilina.
La ley no mató solamente al déspota, sino a los campesinos también, que reivindicaban
sus tierras. Era la ley de la república romana, una república, que por esta derrota de los
campesinos fue subvertida produciéndose al final la derrota de la propia ley republicana
por los Emperadores.
Esta subversión de la república romana pasa por el endeudamiento de los pequeños
propietarios y la formación de grandes haciendas de producción esclavista, que
excluyeron a los campesinos romanos anteriores. La ley del valor borra con ellos, y la ley
de la república borra con su resistencia. El problema del endeudamiento exigía una
interpelación de la ley del valor en nombre de la vida humana, pero el legalismo impedía
cualquier acción. Esta situación es bien comparable con la situación de Palestina en el
tiempo de Jesús. El endeudamiento subvertía toda la sociedad y uno de los puntos de
crítica más fuertes es la crítica de este endeudamiento. El legalismo de la ley del valor y
de la sociedad legalmente constituida igualmente hace imposible una acción racional. A
eso corresponden levantamientos como los de Catilina en Roma y los de los zelotes en
Palestina, que todos son derrotados en nombre de la ley. Eso tiende en este tiempo a la

79
destrucción de la legalidad de los poderes públicos y la imposición unilateral de la ley del
valor.
Hay un elemento de subjetividad en estos levantamientos. Pero reivindican la tierra y no
el sujeto. Por eso Jesús no es ni un Catilina ni un zelote. Sin embargo, para Jesús se trata
de lo que está en juego en estos levantamientos. Jesús lo universaliza en el sujeto
viviente, que es sujeto necesitado y que se rebela frente al cumplimiento de la ley, cuando
destruye su vida. Este sujeto y su reivindicación puede aparecer en cuanto la ley se ha
transformado en ley de cumplimiento normativo, y la legalidad de toda la sociedad es una
legalidad por cumplir según su norma. Aparece frente a esta tautologización de la ley. Es
un sujeto universal, no tal o cual sujeto concreto solamente.
Jesús reivindica este sujeto en nombre de la recuperación de la Ley mosaica. Pero no es
un tradicionalista. Al reivindicar la tradición de la Ley mosaica, pasa a reivindicar un
sujeto universal, que en esta tradición sin duda está implícito, pero que ahora resulta ser
explicitado. Y que tiene que ser explicitado para enfrentar la reducción de la ley a su
aspecto legalista, tanto de la ley del valor como de la ley de la constitución legal de la
sociedad.
Esta es la rebelión del sujeto, que es la rebelión de Jesús. De alguna manera subyace a los
levantamientos, pero los levantamientos ni tienden a reconocerlo. Jesús la efectúa, en
cuanto hace rebasar la tradición de la ley mosaica y descubre entonces el sujeto universal
frente a la ley, e.d. a cualquier ley. Jesús activa de esta manera una tradición, que es muy
específicamente judía. Este sujeto no está presente ni en la tradición griega de la polis, ni
en la romana de la república. Estas tradiciones están muy circunscritas a las sociedades
en las cuales aparecen. No tienen la universalidad que ya la Ley mosaica ha desarrollado.
Por eso Palestina es el lugar, donde aparece. Y la historia de eso puede ser un teatro-
mundo.
Por supuesto, cuando Pilato escucha la acusación de los Sumos Sacerdotes, no tiene
presentes todas estas dimensiones. Pero algunas sí. Sobre todo el hecho de que Brutus
mató a Julio César en nombre de la ley. Eso había ocurrido hacía más o menos 60 años en
una sociedad, cuya historia es más lenta que la nuestra y donde se recuerda a más largo
plazo.
Razón para aumentar todavía más su tremendo susto, aunque no haya ninguna amenaza
concreta de parte de los Sumos Sacerdotes. Pero para él es muy dificil reaccionar. Eso se
ve en lo que sigue.
Se trata ahora del segundo interrogatorio, que Pilato hace a Jesús. En el primero Pilato
empezó con la pregunta: “¿Eres tú el Rey de los judíos?” (Jn 18, 33). Ahora la pregunta
es diferente: “¿De dónde eres tú?” No pregunta, por tanto, de la misma manera. En este
caso habría preguntado: ¿Eres tú el Hijo de Dios?
Pilato no puede preguntar eso. Como hombre de la religión del imperio, tiene que
considerar tal pregunta como una blasfemia para el Emperador-Hijo de Dios. Pero
también Jesús reacciona de manera diferente. En el primer interrogatorio habla de su
reino, que no es de este mundo. Ahora sencillamente no contesta: “Pero Jesús no le dio
respuesta”. (Jn 19, 9) Ahora Pilato subraya su propia importancia y fanfarronea: “¿No

80
sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte?” (Jn 19, 10). Insiste en un
poder, que le ha entregado el Emperador romano.
Se nota que la dinámica del enfrentamiento ha pasado por encima de él. A la acusación,
de que Jesús se tiene por Hijo de Dios, Pilato no puede reaccionar de la misma manera
que lo hizo en cuanto a la de que Jesús se tenía por rey. Después del primer interrogatorio
Pilato no declara su poder, sino lo hace sentir. Ahora lo declara, porque no lo puede hacer
sentir de la misma manera. La declaración de su poder muestra precisamente su
debilidad.
Por consiguiente, Jesús desinfla sus pretensiones: “No tendrías contra mí ningún poder, si
no se te hubiera dado desde arriba” (Jn 19, 11). Es decir, aunque crea que su poder viene
del Emperador, no viene de allí. Tanto el poder del Emperador como el de Pilato son
poderes relativos. Y Jesús añade: “por eso, el que me ha entregado a ti tiene mayor
pecado” (Jn 19,11).
Jesús le dice que ni siquiera él tiene el mayor pecado. La relación de Jesús con Pilato es
secundaria, aunque Pilato es aquel que lo va a condenar a muerte. Jesús vuelve a usar la
palabra pecado en singular. Es el pecado, al cual se refiere y es el pecado que se comete
cumpliendo la ley. Para Jesús, según Juan, el problema principal no es la ley del déspota,
sino la despotía de la ley. Inclusive considera la despotía de la ley una despotía peor que
la del déspota. Por eso es mayor el pecado.
Para Jesús el conflicto es un conflicto por la ley y su cumplimiento legal, y no el conflicto
con el déspota, que actúa fuera de la ley imponiendo su dominación y su poder como ley.
Esta ley de la despotía no consiste en un legalismo, sino simplemente de una ley de
mantenimiento del orden por la voluntad del poder. Pero el problema de Jesús es el
legalismo de la ley y del orden. Es el problema del Estado de derecho y no de la despotía
simplemente, sino de la despotía del propio Estado de derecho.55

Excurso: La ley del déspota y el despotismo de la ley.


La ley del déspota es la ley de la conservación de su poder. No está sometido a una
ley positiva que someta cada uno de sus actos a alguna legalidad. Está por encima de
las leyes en el grado en el cual eso es compatible con su conservación del poder.
También el déspota tiene límites, pero estos límites no tienen ninguna fijación legal.
Su propia conservación del poder se le fija. Si renuncia a la conservación del poder,
puede hacer cualquier cosa.
La dominación legal, en cambio, somete al propio dominador a una legalidad
positiva. Es responsable frente a la ley por los actos que realiza como dominador. Por
eso, no es déspota. Todo es legalizado. Pero con eso aparece la despotía de la ley. No
se juzga más a partir de los resultados de la ley sobre la vida humana, sino cumplir la

55
“Günther Beckstein, ministro de interior de Baviera, sostiene que la desobediencia civil es ilícita en un
Estado de derecho como la República Federal de Alemania. Sería mejor, aceptar un “juicio equivocado”
que poner en cuestión al Estado de derecho, dijo en una reunión de la Academia Evangélica de Tutzing.”
Publik-Forum Nr 19. 10. Oktober 1997
La república Federal de Alemania no es el primer Estado de derecho que cree, que es mejor que
muera uno en vez de todo el pueblo. Sin embargo, nunca ha sido cierto.

81
ley justifica cualquier resultado. Es lo que Max Weber llama la “legitimidad por
legalidad” del Estado de derecho. Ya no hay responsabilidad por los resultados, sean
estos malos o buenos. La ley se hace irresponsable. Se legitima el cumplimiento de la
ley por su propio cumplimiento. La ley se hace tautológica. Traducido al lenguaje
bíblico, el principio de Max Weber dice: El ser humano es para el sábado, y no el
sábado para el ser humano. En el caso de la ley del valor eso desemboca en el
principio del precio justo como el precio que se da en el mercado y que es justo
precisamente, porque se da en el mercado. Las consecuencias sobre la vida humana
son irrelevantes, y el sistema se rige por la más completa irresponsabilidad.
El pecado que se comete cumpliendo la ley es precisamente el crimen que resulta de
la irresponsabilidad de una ley, que legitima la acción por su legalidad. Por cometer
este crimen, el Estado de derecho se transforma en despotía de la ley. Exactamente lo
mismo ocurre con la ley del valor, que se suele esconder detrás del Estado de
derecho. Se comete entonces el crimen que resulta de la irresponsabilidad de la ley
del valor, de la imposición indiscriminada del mercado. Se trata de un crimen, pero
un crimen respaldado por la ley, los tribunales y la policía. Eso es el pecado que se
comete cumpliendo la ley. Tiene todas las autoridades de su lado. Por eso se produce
el endurecimiento de los corazones frente a una ley que produce la muerte. No
solamente pesa una maldición sobre la Ley, pesa también sobre el Estado de derecho.
Nuestra leyenda, según la cual el Estado de derecho protege a los derechos humanos,
esconde los hechos. El Estado de derecho solamente protege derechos legalmente
instituidos. Son los derechos del individuo. Derechos humanos, en cambio, rebasan
cualquier derecho legalmente instituido. El Estado de derecho puede garantizar
solamente determinados aspectos de los derechos humanos, en cuanto están
legalmente instituidos. En eso está su importancia y el hecho de que es irrenunciable.
Pero cada derecho humano rebasa estos aspectos legalmente instituidos de cada
derecho humano. En su vigencia plena, ningún derecho humano jamás puede ser
legalmente instituido. Por eso, en conflictos por los derechos humanos el Estado de
derecho está siempre y necesariamente del lado de aquellos que niegan los derechos
humanos. Por consiguiente, este mismo Estado de derecho irrenunciable se
transforma en despotía de la ley en cuanto no reconoce un sujeto que defienda sus
derechos humanos en conflicto con él. Si no lo hace, aparece su despotía.
Cuando se formaban los Estados de derecho en Inglaterra, Francia y EEUU durante el
siglo XVII al XIX, estos países eran centros de grandes imperios de trabajo forzado
en la forma jurídica de la esclavitud. Ningún esclavo podía recurrir al Estado de
derecho para reclamar su derecho humano de libertad. Y si insistía, escapándose, le
caía encima el peso de la ley, que en este caso era la condena a una muerte cruel. El
amo tenía el derecho sobre el esclavo. Tenía el derecho de que cumpliera con sus
trabajos forzados. Estado de derecho y trabajo forzado eran perfectamente
compatibles. La abolición de la esclavitud no fue una acción del Estado de derecho,
sino su reformulación a partir de un poder externo, que se imponía por una guerra
civil sangrienta. Lincoln después fue asesinado, y es posible que precisamente por un
partidario del Estado de derecho.
En este caso seguía la “separation” de las razas. Tampoco ninguna persona negra
podía recurrir al Estado de derecho para defender su derecho humano de no ser

82
discriminado. La discriminación era el derecho legalmente instituido. Otra vez las
luchas en contra de esta discriminación se dirigían en contra de poderes protegidos
por el Estado de derecho. Ningún discriminado podía ir a los tribunales para
reivindicar sus derechos, porque el Estado de derecho defendía la discriminación
como un derecho legalmente instituido. Cuando después de más de 70 años la corte
suprema levantó la legalidad de la separación en nombre de la constitución, era el
resultado de estas luchas y no del derecho.
Cuando en el siglo XIX los obreros se organizaron, reclamaron su derecho de
asociación. Era el Estado de derecho el que se lo negaba. Protegía el derecho de los
empresarios según el cual no podía haber asociaciones obreras. Todavía hoy el
movimiento sindical recuerda cada 1 de mayo los obreros ahorcados por el Estado de
derecho en Chicago, que se habían atrevido reivindicar su derecho humano de
asociación.
La deuda externa del Tercer Mundo hoy ha producido una situación parecida.
Poblaciones enteras son condenadas a la miseria, la naturaleza de países enteros
destruida. Nadie se puede dirigir a los tribunales demandando respeto por sus
derechos humanos. Ocurre un genocidio protegido por la ley, los tribunales y la
policía. Un genocidio que se realiza cumpliendo la ley.
Adam Smith analiza este mismo problema de manera sorprendente:

"Por poca que sea la protección que las leyes dispensen a los esclavos contra la
violencia de sus señores, mucho más fácil ha de ser la ejecución de aquella ley
favorable en donde el gobierno se maneja de un modo monárquico, que donde se
aproxima más al estado republicano. En cualquier parte en que se halle
establecida la inhumana ley de esclavitud, el magistrado a cuyo cargo está la
protección de los siervos viene a mezclarse de un modo indirecto en el manejo
económico de las haciendas del señor de ellos; y en un país libre en que este amo
es miembro de la Asamblea, o uno de los electores de tales miembros, el
magistrado no se atreve a proteger al esclavo sino con mucha timidez y
precaución, determinando estos respetos, que suele verse obligado a guardar, que
aquella protección sea tibia y a veces absolutamente desatendida”.56

Da un ejemplo histórico impresionante:

"Habiendo mandado Vedio Pollion, en presencia de Augusto, que hiciesen


pedazos a un esclavo suyo por una leve falta que había cometido, y le arrojasen a
un estanque para que fuese pasto de los peces, le mandó aquel Emperador, lleno
de indignación, que inmediatamente emancipase no sólo a aquel esclavo, sino a
cuantos tuviese bajo su dominio. En tiempo de la República nunca hubo
magistrado con bastante autoridad para proteger a un siervo contra las iras de su
señor, y mucho menos para castigar a éste por semejantes violencias”.57

56
Smith, Adam: La riqueza de las Naciones. Editorial Bosch, Barcelona, 1983. Reproducida por
UACA, San José, Costa Rica, 1986. Tomo II, p.361/362
57
Smith, op.cit. Tomo II, p.362

83
El problema de la despotía de la ley entonces está presente desde el comienzo de
la propia sociedad capitalista. Todo el análisis que Marx hace del capitalismo, es
exclusivamente un análisis de los crímenes que se cometen cumpliendo la ley del
valor, y de los fetichismos que los encubren. Se trata de la tesis de Marx, según la
cual la explotación ocurre en el cumplimiento de la ley del valor y que no es
explicable como su transgresión. No es el abuso de los mercados, que lleva a esta
explotación, sino el propio cumplimiento de la ley del valor.
El mismo Max Weber, a pesar de su insistencia en la “legitimidad por legalidad”
tiene una percepción muy despierta para el problema de la despotía de la ley. El
problema lo expone de la manera siguiente:
"La 'igualdad jurídica' y la exigencia de garantías jurídicas contra la arbitrariedad
requiere una 'objetividad' racional formal por parte del régimen de gobierno, en
oposición al capricho personal libre derivado de la gracia propia de la antigua
dominación patrimonial. Sin embargo, cuando en alguna cuestión particular el
ethos domina a las masas -y queremos prescindir completamente de otros
instintos-, los postulados de la 'legalidad' material encaminados al caso concreto y
a la persona concreta chocan inevitablemente con el formalismo y con la fría
'objetividad' normativa del régimen de gobierno burocrático, de suerte que
entonces debe rechazarse emotivamente por esta razón lo que había sido
racionalmente exigido. En particular deja insatisfechas a las masas desposeídas la
'igualdad jurídica' formal y la justicia y el gobierno 'calculables', tal como lo
exigen los intereses 'burgueses'. Para tales masas, el derecho y el gobierno tienen
que estar al servicio de la nivelación de las probabilidades de vida económicas y
sociales enfrente de los poseedores, y solamente pueden desempeñar esta función
cuando asumen un carácter no formal, es decir, un carácter sustancialmente ético.
(o de 'Cadí')”58.
No habla de la despotía de la ley, sino de la “esclavitud sin amo”:
“En oposición a todas las demás formas de dominio y a causa de su carácter
"impersonal", el dominio económico ejercido por el capital no puede reglamentarse
desde el punto de vista ético. Ya desde el punto de vista externo surge casi siempre en
una forma "indirecta", de manera que no se pueda descubrir al verdadero "jefe" y, con
ello, no se le puedan tampoco plantear exigencias éticas. La relación entre el amo y el
criado, entre el maestro y el esclavo, el príncipe patriarcal y los súbditos se presentan
como postulados éticos y tratan de someterse a normas concretas, pues se trata de
relaciones personales, y los servicios que hay que realizar representan una emanación
o una parte integrante de estas relaciones... La "posibilidad de competencia"
(competitividad FJH), el mercado—de trabajo, de dinero o de bienes—, así como las
diferentes consideraciones "objetivas" —ni éticas ni antiéticas, mas simplemente
aéticas, es decir, indiferentes a toda ética determinan el comportamiento en los puntos
decisivos e introducen instancias impersonales entre los hombres interesados. Esa
"esclavitud sin amo", en que el capitalismo envuelve a los trabajadores o a los
gravados con hipotecas, es discutible desde el punto de vista ético sólo como
institución pero ésta no es—en principio—la actitud personal de un participante (sea

58
Weber, Max: Economía y sociedad. Fondo de Cultura Económica. México, 1944. p. 735/736

84
en la esfera de los dominadores o de los dominados), actitud que, so pena de un
fracaso económico inútil en todos los respectos, le es prescrita por situaciones
objetivas, y que—y aquí radica el punto decisivo—tiene el carácter de un "servicio"
prestado a una finalidad objetiva impersonal”.59
Max Weber no argumenta la entrega a esta “legitimidad por legalidad” sino en
nombre de un profundo fatalismo. Ve este proceso mismo como una ley, de la cual no
hay escape, impuesta por fuerzas compulsivas de los hechos. Todo el sistema le
parece una “jaula de acero” impuesta a toda humanidad. Lamenta el hecho, pero
declara la imposibilidad de enfrentarlo.
Weber muestra el resultado extremo de esta formalización de la ley:
"Pero no solo la "esclavitud sin senor" (Wagner) del proletariado moderno, sino sobre
todo el cosmos del instituto estatal racional, del ''fisco'' aborrecido por los románticos,
no posee ya este carácter... La "acepción de personas" es cosa natural al orden
personal estamental y sólo se hace problema, eventualmente, incluso en Tomas de
Aquino, en qué sentido debe entenderse. "Sin miramento a la persona", sine ira et
studio, sin pasión y, por consiguiente, sin amor, sin arbitrio y, por consiguiente, sin
gracia, como obligación profesional objetiva y no en virtud de una relación concreta
personal, lleva a cabo hoy el homo politicus, al igual que el homo economicus, su
misión, precisamente cuando la realiza en la medida mas ideal en el sentido de las
reglas racionales del moderno orden politico de la violencia. La justicia moderna
condena hoy al delincuente, lo lleva de la vida a la muerte no por ira personal o sed
de venganza, sino de un modo totalmente impersonal y a causa de normas y fines
objetivos, en virtud de su propia legalidad racional inmanente (Eigengesetzlichkeit),
algo así como la sanción impersonal del karma en contraposición a la bárbara sed de
venganza de Jehová. Cada vez más, la violencia política interna se objetiva en "orden
de Estado de derecho"; desde el punto de vista religioso, sólo la forma mas eficiente
de un camuflaje de la brutalidad. Toda política se orienta hacia la objetiva razón del
estado, hacia el pragmatismo y el fin absoluto del mantenimiento de las relaciones
internas y externas de poder, cosa que, desde el punto de vista religioso, aparece
irremediablemente sin sentido. Así alcanza por primera vez un aspecto y un peculiar
pathos racional, que Napoleon formuló mitica y brillantemente, pathos que a toda
ética de fraternidad parecera tan radicalmente extraño como las ordenaciones
racionales de la economía."60

Desemboca así en descripción perfecta de lo que Hannah Arendt después del jucio de
Eichmann lamaba la banalidad del Mal. Su referencia al karma, en cambio, es
ambigua. Toda enseñanza del karma es enseñanza de su superación, mientras Weber
nos presenta este formalismo de la legalidad como máxima expresión de la
racionalidad.
Sin embargo, percibe el doble filo de la ley, que no solamente produce la despotía de
la ley o la “esclavitud sin amo”, sino sabe también, lo que significa para el déspota.
Honigsheim cuenta una conversación, de la cual dice lo siguiente:
59
Weber, op.cit. p.915/916
60
Weber, op.cit. p. 468/469

85
“Se deben recordar sus opiniones sobre los polacos y los rusos así como su relación
con los judíos para comprender lo que cierta vez (Max Weber) me dijo: ‘Si algún día
recupero mi salud para dar un seminario, aceptaré solamente a rusos, polacos y
judíos, no a alemanes. Una nación que nunca ha cortado la cabeza de su monarca no
es civilizada’. Estas son las palabras exactas de su afirmación, que algunas veces se
cita de manera incorrecta diciendo: ‘Una nación que nunca ha destronado a su
monarca...’. La importancia de este incidente se centra en la combinación de ‘rusos,
polacos y judíos’”.61
Hayek, en cambio, proclama la ley del valor como ley de Dios. Cuando en la
siguiente cita habla del orden extenso, habla de la ley del valor. El la basa
directamente en la divinidad, y lo hace con las referencias al Padre Nuestro y al
Evangelio de Juan:
“No existe en inglés o alemán palabra de uso corriente que exprese adecuadamente lo
que constituye la esencia del orden extenso, ni por que su funcionamiento contrasta
con las exigencias racionalistas. El término <<trascendente>>, único que en principio
puede parecer adecuado, ha sido objeto de tantos abusos que no parece ya
recomendable su empleo. En su sentido literal, sin embargo, alude dicho vocablo a lo
que está más allá de los límites de nuestra razón, propósitos, intenciones y
sensaciones, por lo que sería desde luego aplicable a algo que es capaz de generar e
incorporar cuotas de información que ninguna mente personal ni organización
singular no sólo no serían capaces de aprehender, sino tan siquiera de imaginar. En su
aspecto religioso, dicha interpretación queda reflejada en ese pasaje del padrenuestro
que reza <<hágase tu voluntad (que no la mía) así en la tierra como en el cielo>>, y
también en la cita evangélica: <<No sois vosotros quienes me habéis elegido, sino Yo
quien os eligió para que produzcáis fruto y para que éste prevalezca>> (San Juan,
15:26). Ahora bien, un orden trascendente estrictamente limitado a lo que es natural
(es decir, que no es fruto de intervención sobrenatural alguna), cual acontece con los
órdenes de tipo evolutivo, nada tiene que ver con ese animismo que caracteriza a los
planteamientos religiosos, es decir, con esa idea de que es un único ente, dotado de
inteligencia y voluntad (es decir, un Dios omnisciente), quien, en definitiva,
determina el orden y el control”.62
Frente a eso no se trata de una opción por la ley del déspota, sino la reivindicación del
sujeto frente a la ley como sistema legalizado, que, al negar al sujeto, desemboca en
una despotía de la ley peor que la ley del déspota. Hoy es ése el problema que se
anuncia: Reivindicar el sujeto viviente que como sujeto necesitado se rebela frente a
una totalización de la ley, que tiende a resultar en la peor despotía - como despotía de
la ley - que jamás la historia humana ha visto.
De esta manera aparece la despotía de la ley, que es muy diferente de la ley del
déspota. Por eso, Jesús puede decir a Pilato, expresando con otras palabras lo que
dice: Tú eres solamente un déspota; mayor pecado tienen aquellos que lo cometen
cumpliendo la ley.

61
Honigsheim, Paul: Max Weber. Paidos. Buenos Aires,1977. p.22/23
62
Hayek, Friedrich A.: La fatal arrogancia. Los errores del socialismo. Unión Editorial, Madrid,
1990. 125/126

86
4. La declaración de lealtad al César.
De esta manera, Pilato está relegado a un segundo puesto, no solamente por las respuestas
de Jesús en su segundo interrogatorio, sino también por la acusación de los Summos
Sacerdotes. Ellos le han hecho claro a Pilato, que la ley, a la cual se refieren en su
acusación y según la cual es condenado a muerte quien se tiene como Hijo de Dios, para
ellos no es negociable. Los Sumos Sacerdotes han puesto un límite de su sometimiento a
Pilato.
Eso es una nueva provocación no solamente para Pilato, sino para el poder romano
mismo. Lo es por el doble filo que tiene su acusación a Jesús por tenerse como Hijo de
Dios. Ellos no pueden prever como Pilato reaccionará. Cualquier reacción es posible,
inclusive la reacción de abandonar la acusación contra Jesús para lanzarse ahora
directamente en contra de las autoridades judías mismas. Tiene que volver en ellos el
miedo, que Juan había destacado en una escena preparatoria: “vendrán los romanos y
destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación” (Jn 11, 48). Por eso tratan ahora de
devolverlo a la estrategia de acusación anterior, en la cual ubica a Jesús como el rey de
los judíos. Lo hacen con tono de amenaza: “Si sueltas a ése, no eres amigo del César;
todo el que se hace rey se enfrenta al César” (Jn 19, 12).
No vuelven a su acusación, sino recuerdan a Pilato la acusación que él anteriormente
había insinuado constantemente: todo el que se hace rey se enfrenta al César. Esta no es
una acusación según la ley mosaica, sino según la ley romana. Asumen la acusación
insinuada de Pilato. No vuelven a mencionar su propia acusación basada en la ley
mosaica y no mencionan, que la acusación de ellos implicaba también un enfrentamiento
con el César. Efectivamente, Pilato prescinde de la acusación que los Sumos Sacerdotes
han hecho y no se la vuelve a mencionar más. Por esta razón, Pilato vuelve a su estrategia
anterior y se sienta para efectuar el juicio: “se sentó en el tribunal, en el lugar llamado
Enlosado, en hebreo Gabbatá” (Jn 19, 13). Es el momento del juicio de parte de Pilato.
Insiste a los judíos: “Aquí tenéis vuestro Rey.” (Jn 19, 14). Les presenta ahora a Jesús
como "vuestro rey", una forma de chantaje más fuerte aún que la anterior. Ellos
reaccionan como antes. “!Fuera! !Fuera! !Crucifícale! Les dice Pilato: ¿A vuestro rey voy
a crucificar? (Jn 19, 15). Repite el "vuestro rey". Sencillamente se repite todo una
escena, que ya se había presentado antes de la acusación de parte de los Sumos
Sacerdotes, pero con más insistencia todavía que antes. Todo parece una parodia. Con eso
se borra la acusación de los Sumos Sacerdotes según la ley mosaica en su relevancia para
el juicio. Esta acusación parece ser ahora nada más que una interrupción, para volver
después a lo anterior.
Sin embargo, con la pregunta “¿A vuestro rey voy a crucificar?” (Jn 19, 15), Pilato
vuelve a hacer claro, que quiere algo más que la asunción por parte de ellos de la condena
a la crucifixión de Jesús, que Pilato ya había decidido. Quería una declaración pública de
lealtad al Emperador. Ahora, por lo menos aparentemente, se la dan: “No tenemos más
rey que el César”. (Jn 19, 15).
Podemos preguntarnos, por qué los Sumos Sacerdotes habían hecho su acusación. La
hicieron, cuando se daban cuenta, que el chantaje de Pilato insistía en una declaración de
lealtad de parte de ellos. Lanzaron la acusación, provocando a Pilato peligrosamente.

87
Después de lanzarla, hicieron todo lo posible para que no fuera considerada en el juicio.
Se notaba inclusivamente, que consideraban la inclusión de esta acusación en el juicio
como un peligro para ellos mismos. Una vez superado este peligro, dan su declaración de
lealtad: “No tenemos más rey que el César”.
Efectivamente, antes de la acusación esta declaración de lealtad habría tenido un
significado absolutamente diferente que después. Ellos hacían claro, ahora, que no
acusaron a Jesús por haberse tenido como rey de los judíos. Esta acusación es de Pilato y
procede según la ley romana y ellos solamente lo recordaron , al decir: todo el que se
hace rey se enfrenta al César. Es la única vez que se menciona la acusación de Pilato, y la
mencionan los Sumos Sacerdotes. Pilato jamás la dice abiertamente, lo que corresponde a
su política de chantaje. Con eso, los Sumos Sacerdotes transformaron su declaración de
lealtad de hecho en una pura constancia de los hechos. No tienen rey de los judíos;
efectivamente, Herodes no es rey de los judíos. Herodes el Grande ha sido el último rey
de los judíos y su tiempo ya pasó. No tienen otro rey que el César; efectivamente, el
César tiene de facto la posición de rey sobre ellos. Lo que resulta es una declaración, que
en sentido estricto ni es declaración de lealtad, sino constatación de un hecho. La
acusación, que habían hecho en el intermedio, hace claro, aunque no se lo diga, lo que su
declaración no dice y lo que jamás dirán: No tenemos más Hijo de Dios que el César. Eso
no han dicho. Antes de su acusación, su declaración, sin embargo, habría significado eso.
Arriesgaron su vida para no decir: No tenemos otro Hijo de Dios que el César.
Por eso, la declaración de lealtad, que Pilato logró, es puramente aparente. Los Sumos
Sacerdotes son hombres de la Ley, y siguen siéndolo. Son sometidos, pero dejaron claro,
que la Ley es el límite de su sometimiento. Prefieren la muerte antes de traicionar esta
ley, por medio de la cual quieren dar muerte a Jesús.
Lo que Juan muestra es, que en los Sumos Sacerdotes hay grandeza. Arriesgaron su vida
para no traicionar la Ley. ¿Por qué entonces Juan demuestra esta grandeza de ellos,
estando Juan mismo en su contra? Por la misma razón por la cual Jesús dice a Pilato, que
los que lo entregaron tienen el pecado mayor. Hay un enfrentamiento, que no es entre
Jesús y unos ladrones, cobardes y sedientos de sangre, que lo entregaron a Pilato. Hay un
enfrentamiento entre posiciones, y cada uno está dispuesto a jugar su vida y la juega.
Pilato, el déspota, no es más que un ejecutor secundario. El mayor pecado no es la simple
crueldad, sino el que se comete cumpliendo la ley.
Jesús es matado. ¿Qué pasa con los Sumos Sacerdotes? Juan deja un rastro que sobresale
en esta escena de desenlace de su evangelio. Pilato echa para atrás y no recurre a una
respuesta a la provocación al poder romano por medio de la acusación de los Sumos
Sacerdotes. Pero Juan deja la respuesta pendiente. Estoy convencido, que para él aquí no
terminó la historia. Creo que lo que él insinúa, es la razón para la destrucción de
Jerusalén y del templo algo más de 30 años después. Según eso, la misma ley, en nombre
de la cual los Sumos Sacerdotes buscaban la muerte de Jesús, lleva a la destrucción de
Jerusalén y del templo. La acusación mostraba, que la Ley, cuando es transformada en
legalidad por cumplir, es de doble filo. Amenaza de muerte al sujeto humano viviente,
pero amenaza de muerte también al déspota. Pero el déspota reacciona y destruye la Ley.
La victoria del déspota no puede pasar sino por la muerte de la ley. Al ser amenazado el
déspota, el déspota mata a la Ley. El déspota y la Ley se matan mutuamente. Y en la

88
misma despotía de la Ley la ley es matada por su propia despotía. El desenlace de Juan es
apocalíptico.
Juan es un judío cristiano, por tanto tiende a vincular lo que son para él las dos grandes
catástrofes de su tiempo: la muerte de Jesús y la destrucción de Jerusalén y el templo.
Pero los vincula por el pecado que se comete cumpliendo la Ley y por tanto por la Ley.
Con eso se opone a una corriente de opinión entre los cristianos de su tiempo, que
interpretan esta destrucción de Jerusalén y del templo como un castigo de Dios sobre el
pueblo judío por la crucifixión de Jesús. Se nota esta opinión en un evangelista como
Mateo. Según Mateo, frente a la afirmación por parte de Pilato de la inocencia de Jesús,
el pueblo exige su crucifixión exclamando: “!Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros
hijos!” (Mat, 27,25). El invierte una vieja convicción: ““Yo, Yavé, tu Dios, soy un Dios
celoso. Yo castigo a hijos, nietos y biznietos por la maldad de los padres cuando se
rebelan contra mí. Pero me muestro favorable hasta mil generaciones con aquellos que
me aman y observan mis mandamientos” (Ex 20,5). En la exclamación del pueblo eso
aparece al revés: su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos. Ahora, aquel que tiene
la culpa pide este castigo para sí y sus hijos. Según Mateo ni incluyen a los nietos ni a los
biznietos, sino se refieren a sus hijos. Mateo, quien escribe su evangelio después de la
destrucción de Jerusalén y del templo, que ocurre precisamente en el tiempo de los hijos
de estos padres, hace ver de esta manera su convicción de que esta destrucción ha sido el
castigo por el pecado de la crucifixión. Lo malo, que han hecho, se castigó, y ahora
vuelve a tener validez la segunda parte del anuncio, según la cual lo bueno se recuerda
por mil generaciones. La lectura antijudaica invirtió eso posteriormente. Allí lo malo se
recuerda no solamente por mil generaciones, sino para siempre, y lo bueno ni se recuerda.
Juan, en cambio, no acepta esta vinculación. El no busca culpables que merezcan
castigos, porque en su interpretación la crucifixión es resultado del pecado que se comete
cumpliendo la Ley. Catástrofes del tipo de la destrucción de Jerusalén no son castigos, ni
para los padres, ni para los hijos. Juan refiere una conversación entre Jesús y sus
discípulos, que ocurre antes de la curación del ciego (Cap 9), que se refiere precisamente
a la culpa de padres e hijos en un acontecimiento como esta ceguera por nacimiento:
"Vió, al pasar, a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos: Rabí,
¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: Ni él pecó ni
sus padres..." (Jn 9, 1 - 3).
Las culpas no pueden ser transferidas. Por eso, en cuanto a la destrucción de Jerusalén y
el Templo Juan argumenta con la ley y el doble filo que tiene. Aquí hace falta recordar,
que la guerra judía empieza en el año 66 con la negativa de los judíos a practicar
sacrificios por la vida y seguridad del César, en el templo de Jerusalén. Juan da una
explicación, no hace una condena.63
De esta manera, Pilato con todo su chantaje no logra más que una declaración sin valor.
Pero su chantaje no funciona ya más allá de este punto. Por tanto, después de la
declaración de los Sumos Sacerdotes concluye rápidamente el juicio y Pilato entrega a
Jesús para ser crucificado.

63
La relación de Juan con el Sanedrín es como la que tienen muchas comunidades de base con el
Vaticano: defienden su honor e inclusive su grandeza, pero condenan sus acciones y las
justificaciones que dan de ellas en nombre del cumplimiento de la ley.

89
Pero Juan muestra que Pilato queda con un gran rencor. “ Pilato redactó también una
inscripción y la puso sobre la cruz. Lo escrito era: Jesús el Nazareno, el Rey de los
judíos." (Jn 19, 19). Tercamente mantuvo su confrontación con los Sumos Sacerdotes,
aunque ya no tuviera sentido. “Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: No
escribas: El rey de los judíos, sino: Este ha dicho: Yo soy Rey de los judíos. Pilato
respondió: Lo que he escrito, lo he escrito”. (Jn 19, 21) El rencor que le queda, es ciego,
pero insistente.

5. La traición de Judas.
La figura de Judas según el evangelio de Juan es diferente de la figura de Judas en los
sinópticos. El Judas del evangelio de Juan no vende a Jesús y tampoco es simplemente un
negociante sucio.
Judas es el discípulo de Jesús que se convierte a la posición de los adversarios de Jesús,
que buscan su muerte. El Judas del evangelio de Juan es un convertido a la posición
contraria a Jesús. Como tal es un convencido de lo que hace y colabora en la detención de
Jesús, porque se ha puesto del lado de aquellos que juzgan que Jesús merece la muerte.
Judas actúa por convicción, no por algunos rasgos de mal carácter. En el evangelio de
Juan no recibe ninguna recompensa por su colaboracion.
En varias escenas Juan muestra esta conversión de Judas de discípulo de Jesús, en
hombre que busca la muerte de Jesús. Se trata de una conversión a otro Dios que no es el
padre de Jesús. Puede ser Mammon, puede ser Satanás. Se trata de divinidades contarias,
a las cuales uno se convierte por un acto de conversión, como se convierte también al
Dios-Padre por un acto de conversión. Por eso, desde el punto de vista de estas
divinidades contrarias Jesús comete blasfemia. Desde este punto de vista el demonio es
Jesús.
La escena de trasfondo para demostrar la figura de Judas es la “purificación del templo”
(Jn, 2,13-16). Jesús allí les reprocha: No hagáis de la Casa de mi Padre una casa de
mercado. Eso es una transformación de lo que dice Jesús según los sinópticos, donde les
reprocha hacer del templo una “cueva de ladrones”. Podemos suponer, que según Juan
transforman al templo en una cueva de ladrones al transformarlo en una casa de mercado.
Creo, que Juan ve a Judas como el sujeto humano, que efectúa en sí mismo esta
transformación mostrada en relación al templo. Pablo había hablado del ser humano
como templo del Espíritu Santo, por tanto, templo de Dios. Judas, ahora a la vista de
Juan, es el ser humano que ha transformado este templo de Dios en casa de mercado y,
por tanto, cueva de ladrones. La escena correspondiente en el evangelio de Juan es la
escena de la unción de Betania (Jn, 12,1-8):
“Entonces María, tomando una libra de perfume de nado puro, muy caro, ungió los pies
de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume. Dice Judas
Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había que entregar: ¿Por qué no se ha vendido
este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres? Pero no decía esto
porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se
llevaba lo que echaban en ella. Jesús dijo: Déjala, que lo guarde para el día de mi

90
sepultura. Porque pobres siempre tendréis con vosotros; pero a mí no siempre me
tendréis”. (Jn, 12,3-8)
Aquí Judas aparece como el hombre calculador, que calcula perfectamente el dinero y
que cuida la manera de gastarlo. En cuanto hombre calculador, la unción como acto
completamente gratuito le debe parecer un disparate, de cual se siente profundamente
escandalizado: no se debe botar el dinero. Frente al cálculo, no cabe gratuidad. Como en
el caso de la purificación del templo, Jesús reprochaba el haberlo hecho una casa de
mercado, ahora aparece el mismo reproche: haber hecho del propio sujeto un casa del
mercado y haber transformado el mismo templo de Dios, que es el sujeto humano, una
casa del mercado. Juan añade ahora otra cosa, que pertenece al mismo cuadro. Sostiene,
que Judas es un ladrón de la caja común que tienen como grupo y cuyo administrador es.
Transformándose como sujeto en casa de mercado, se transforma igualmente en casa de
ladrón. Al transformarse como sujeto en casa de mercado, es hombre de la ley del valor.
Pero detrás de su legalidad se esconde el ser ladrón.
Este su ser ladrón no es lo principal, sino una consecuencia. Como administrador es
calculador y cumple con la ley del valor, escandalizándose sobre la acción gratuita de la
unción. Pero lo que ahorra por el cálculo, lo mete en su bolsillo. Sin embargo, el cálculo
no es pretexto para robar. Sin robar, el problema sería el mismo. Pero es consecuencia
casi inevitable. Al no ver ya más que el cuidado del dinero, no puede ver tampoco más
que su propio bolsillo. Se trata del problema del hombre calculador, cuya alma se
convierte en máquina calculadora. Es el problema de administradores y empresarios de
todos los tiempos.
Juan ve la destructividad implicada en este paso al cálculo total del dinero. En la tradición
paulina aparece la misma problemática:
“Los que quieren enriquecerse caen en la tentación, en el lazo y en muchas codicias
insensatas y perniciosas que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. Porque la
raíz de todos los males es el afán de dinero, y algunos, por dejarse llevar de él, se
extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores”. (1 Tim 6,9-10)
Judas no está simplemente en un problema de codicia, sino de fe. El evangelio de Juan
sigue por esta pista.
Judas sabe, cómo justificar este escándalo que siente frente el acto gratuito de la unción.
Conoce el ambiente en el cual habla. Por tanto argumenta con los pobres: ¿Por qué no se
ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?
Todo parece muy sensato. Jesús responde, sin embargo, por la afirmación de la gratuidad:
“Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura. Porque pobres siempre tendréis con
vosotros; pero a mí no siempre me tendréis”. (Jn, 12, 7-8)
Pero el problema de Judas no está resuelto. Juan lo retoma en otra escena posterior, que
cuenta la última cena antes de la detención y muerte de Jesús. Esta última cena lleva a la
decisión de Judas y al último intento de Jesús para salvarlo:
“Cuando dijo estas palabras, Jesús se turbó en su interior y declaró: En verdad, en verdad
os digo que uno de vosotros me entregará. Los discípulos se miraban unos a otros, sin
saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al
lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: Pregúntale de quién está hablando.

91
El, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: Señor, ¿quién es? Le responde Jesús: Es
aquél a quien dé el bocado que voy a mojar. Y, mojando el bocado, lo toma y se lo da a
Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le
dice: Lo que vas a hacer, hazlo pronto.... En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de
noche.” (Jn 13, 21-30)
Todo parte de una provocación: ... uno de vosotros me entregará. Se dirige a Judas,
aunque no lo explicita. Los discípulos no sospechan de nadie. Se puede suponer, que
Judas de nuevo siente un escándalo frente a todo el grupo y a Jesús, posiblemente de
nuevo por el derroche que significa este banquete en una situación de peligro extremo.
Jesús lo provoca e intenta sacudirlo. Por tanto, le da el bocado a él, acusándolo de que
quiere traicionarlo. No se trata de parte de Jesús de ninguna clarividencia. Se trata de
influir sobre una decisión que Judas tiene que tomar. Pero al tomar Judas el bocado, el
texto dice: ... entró en él Satanás. No se trata de una posesión demoníaca. Tampoco de
una eucaristía satánica. Judas decide. Se decide en contra de Jesús, convinciéndose que
merece la muerte. Sigue la palabra de Jesús: Lo que vas a hacer, hazlo pronto. Es un
último llamado de parte de Jesús a la decisión. Que decida, pero que lo haga pronto. Ni
en este último momento Jesús da por perdida la decisión de Judas. Pero Judas ya no está
dispuesto a volver.
De esta manera, según el evangelio de Juan, Judas es el discípulo que se convierte a la
posición de aquellos, que buscan la muerte de Jesús. Es ahora hombre al lado de los
Sumos Sacerdotes:
“Dicho esto, pasó Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había
un huerto, en el que entraron él y sus discípulos. Pero también Judas, el que le entregaba,
conocía el sitio, porque Jesús se había reunido allí muchas veces con sus discípulos.
Judas, pues, llega allá con la cohorte y los guardias enviados por los sumos sacerdotes y
fariseos, con linternas, antorchas y armas.” (Jn, 18,1-3)
Judas es ahora uno de ellos.
6. El lenguaje del evangelio de Juan.
El evangelio de Juan es un texto escrito en clave. Pocas veces dice directamente lo que
quiere decir. Juan prefiere las alusiones, el lenguaje indirecto, las intuiciones del texto. El
texto de Juan procede como un jugador de ajedrez. Pone las figuras, sin decir jamás por
qué las pone. Tiene una estrategia, pero no la revela. Pero de repente pone un jaque,
inclusive el jaque mate. La jugada del último capítulo puede ser preparada por una jugada
en el primero, sin que Juan establezca ninguna relación abierta entre ellas. Se repiten
situaciones o palabras, y la simple repetición hace la conexión.
El evangelio de Juan es a la vez una obra de arte, un drama, que conjuga las varias
escenas. Un drama, que a veces parece inclusive comedia, pero otras veces tragedia.
Como en una obra de arte, el sentido está abierto. No hay una sola tesis central, que sea
defendida en un sentido apologético. Puede haber varios sentidos. Juan no se preocupa de
eso. El evangelio de Juan es realmente un evangelio, pero es a la vez una de las más
grandes obras de arte de nuestra literatura. Cuenta la historia de provincianos en una
provincia del gran imperio. Un carpintero de Galilea, un Sanedrín sometido a un régimen,

92
cuyo centro está muy lejos, un representante del imperio, que se ha mandado a esta
provincia porque no sirve para mejor cosa. “Tercer Mundo”.
Pero lo que ocurre, es teatro-mundo. El mundo de su tiempo está presente, y está presente
el no ser de este mundo. Pero presente es también el mundo por venir, y el mundo que
pasó. Están las categorías, dentro de las cuales los milenios siguientes se van a
desarrollar. Se formulan las referencias claves, a partir de las cuales podemos entender la
historia posterior hasta hoy. Lo que se formulan, son no solamente las categorías de aquel
entonces, sino inclusive las categorías de nuestro propio tiempo. Es un teatro-mundo, que
nos hace entrar en plena modernidad y en el problema de la necesaria superación de esta
modernidad también. El mundo está abierto porque hay caminos trazados hasta el futuro
que somos nosotros.
No hay ninguna obra de la antigüedad anterior, que tenga este carácter. De Sócrates y
Platón hasta Cicerón nos encontramos en un mundo diferente. Es un mundo cerrado, que
hace falta abrirlo y reformularlo para que sea accesible para nosotros. No es nuestro
mundo. Pero en el evangelio de Juan está nuestro mundo y este evangelio sintetiza
magistralmente todo el mensaje cristiano de aquel tiempo. De esta manera, todo este
mensaje es visto como apertura de nuestro mundo.
Un teatro-mundo, como nos lo presenta el evangelio de Juan, exigía el lenguaje de Juan.
Juan no es un clarividente, sino un profeta. No predice ningún futuro, sino lo anuncia y
muestra sus posibilidades. Eso solamente se puede por medio de alusiones, intuiciones y
segundos sentidos.
Juan hace presente lo que es su lenguaje. Las figuras del drama de Juan constantemente
dicen algo que no dicen. Al decir algo que no dicen, pueden abrir el mundo. Juan está
consciente de esta especialidad de su lenguaje. Lo muestra en su relato de la curación del
ciego por nacimiento.
Esta curación ocurrió en un sábado y algunos fariseos la interpretaron como una
transgresión de la ley del sábado. (se trata de algunos: “y había disensión entre ellos”. (Jn,
9, 16). Cundió el miedo entre el público. Preguntaron a los padres. Ellos contestaron:
Nosotros sabemos que este es nuestro hijo y que nació ciego. Pero cómo ve ahora, no lo
sabemos. Preguntadle: edad tiene; puede hablar de sí mismo”. (Jn 9,20 - 21) Juan explica
ahora lo que dicen sin decirlo: “Sus padres decían esto por miedo a los judíos” (Jn 9, 22).
De hecho, nos introduce en su lenguaje.
Se dirigen entonces al hijo, que había sido ciego y le dicen que Jesús es un pecador.
Contesta: “Si es un pecador, no lo sé. Sólo sé una cosa: que era ciego y ahora veo”. (Jn 9,
25) Cuando quieren saber como lo hizo, dice: “Os lo he dicho ya, y no me habéis
escuchado. ¿Por qué queréis oírlo otra vez? ¿Es que queréis también vosotros haceros
discípulos suyos?” (Jn 9, 27). Y añade después: “Eso es lo extraño: que vosotros no
sepáis de dónde es y que me haya abierto los ojos”. (Jn 9, 30)
Hay un criterio a partir del cual se concluye: “Sólo sé una cosa: que era ciego y ahora
veo”. Eso es lo que se sabe. La conclusión no se sabe, pero resulta, aunque no se la diga.
Sin embargo, en el texto después se la dice: “Si este no viniera de Dios, no podría hacer
nada” (Jn 9, 33).

93
En este texto Juan muestra las conclusiones, aunque ya las haya dicho antes, sin decirlas.
Es como una enseñanza del proceder de su lenguaje.
Algo parecido hace Juan, cuando habla de Jesús resucitado. Según lo que cuenta Juan,
Jesús había aparecido a los discípulos, pero Tomás, “uno de los doce” no estaba presente.
Contesta: Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero
de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré” (Jn 20, 25). Vuelve a aparecer
Jesús y le dice: Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi
costado, y no seas incrédulo sino creyente. Tomás contestó: Señor mío y Dios mío. (Jn
20, 27- 28)
Se trata del mensaje de la resurrección corporal. El ver y tocar es el criterio. De nuevo la
conclusión es abierta.
En la mayoría de los casos, Juan no añade estas conclusiones explícitas. Pero ha mostrado
cómo procede. Pero esta misma demostración dice eso sin decirlo. El hecho corporal es lo
que mueve, la conclusión no hace falta darla explícitamente.
La escena de desenlace del evangelio, no da las conclusiones. Casi todo se dice sin ser
dicho. En el interrogatorio con el sumo sacerdote, Jesús no contesta. En el segundo
interrogatorio con Pilato empieza por no contestar. Pilato jamás dice de lo que acusa a
Jesús. Los Sumos Sacerdotes no acusan el primer período del juicio de Jesús. Cuando
acusan, su acusación no dice lo que dice. La reacción de Pilato hace claro, que él
entendió lo que dijeron sin decirlo. La estrategia posterior de ellosdemuestra, que sabían
lo que dijeron sin decirlo. Solamente los hechos y procedimientos revelan, lo que pasa.
En nuestra interpretación del evangelio de Juan se trata entonces de intentar hacer hablar
aquello, que Juan - muchas veces a través de su figuras - dice sin decirlo.
Este lenguaje de Juan por un lado corresponde al ambiente sumamente conflictivo, en el
cual vive. Uno tiene la impresión que se tiene que cuidar. Además, hasta la recepción del
evangelio de Juan posiblemente se debe al hecho de que usa este lenguaje tan cuidadoso.
El evangelio de Juan era considerado sospechoso muy tempranamente. Además es un
lenguaje que se parece mucho a la manera de hablar de Jesús. En los otros evangelios
también Jesús muchas veces habla de esta manera. Pero los otros evangelistas no asumen
esta manera de hablar de Jesús, mientras Juan sí lo hace y lo logra.
Pero, por otro lado, no creo que este cuidado sea la razón principal de este lenguaje.
Seguramente Juan percibe dimensiones de los acontecimientos, que el describe, que van
más allá de lo que el puede describir en términos directos. No los quiere cerrar en su
significado. Por tanto, deja abierto el horizonte. Solamente por eso lo que resulta es un
teatro-mundo.

7. El lenguaje sobre los judíos en el evangelio de Juan.


Juan es judío y se siente judío. Pero es judío cristiano. El escribe en un tiempo en el cual
el judaísmo es religión y el cristianismo también. Se relacionan como religiones y tienen

94
conflicto como tales. Por tanto hay judíos y cristianos, y se distinguen como tales.64 Su
Estado de referencia es ahora directamente el imperio romano, mientras antes había una
autoridad judía política y religiosa sometida al imperio romano. Pero Juan escribe sobre
un tiempo, que es el tiempo de Jesús, en el cual hay una nación judía, con una autoridad
judía que es a la vez autoridad religiosa. Como tal es judeomosaica. Los partidarios de
Jesús son igualmente mosaicos como los otros, y en el interior del mosaísmo se
distinguen. Por ser partidarios de Jesús, no dejan de ser miembros de la nación judía. Eso
explica las varias formas en las cuales Juan habla de los judíos. A veces Jesús se dirige a
los judíos, y refiere la palabra judío a judíos que no son partidarios de Jesús, sino incluso
adversarios. Es el uso del tiempo de Juan después de la destrucción de Jerusalén. Pero
igualmente Jesús se dirige a sus partidarios, y Juan habla también de que se dirige a los
judíos. Son judíos en cuanto nación judía. Entre estos significados va cambiando. Pero
hay otro, cuando lo judío se refiere sencillamente a la tradición mosaica, sea cristiana o
no. Eso p.e. cuando Jesús dice, que toda salvación viene de los judíos.
Juan como judío vive una etapa de transición. Hasta la destrucción de Jerusalén y del
templo los judíos cristianos eran mosaicos cristianos, para los cuales el templo era la casa
de Dios. Eso se debilitó progresivamente por los conflictos en el interior de las
comunidades judías de las sinagogas, cuando la presencia de los judíos cristianos fue
resistida por los judíos tradicionales. Pero no se rompió definitivamente antes de la
destrucción del templo. Juan debe haber tenido su socialización de niño y adolescente en
este tiempo (si es cierto, que el evangelio se escribe a mediados de los años ochenta).
Pero esta identidad de judío cristiano se rompe después de la destrucción del templo,
cuando el judaísmo y el cristianismo surgen como dos religiones sin nación judía
intermedia. Pero Juan debe pertenecer todavía a las dos etapas. A partir de allí él
interpreta sin duda el cristianismo desde el interior de la tradición mosaica.
La identidad de Juan por tanto es diferente de la de Pablo de Tarso, quien es un judío de
la diáspora. Pablo rompe con la tradición del templo mucho antes, siendo además su
interés la misión entre los paganos, e.d no-judíos, lo que significa fuera de la nación
judía, porque la actividad de Pablo es antes de la destrucción del templo. Eso explica otro
uso del nombre de judíos. Pero Pablo, igualmente que Juan, entiende su cristianismo a
partir de la tradición mosaica y como su ampliación y universalización, en la cual choca
con muchas leyes casuísticas de la tradición mosaica y las deja de lado en su misión
(leyes de la pureza, circuncisión etc.). Eso explica sus conflictos con los judeocristianos
en Jerusalén, en este tiempo, sobre todo con Pedro. Pero una posición, que ponga lo
cristiano en contra de la tradición mosaica, no existe siquiera en todo el mensaje
cristiano.

8. La lectura antijudaica del evangelio de Juan: el relato de la pasión.

64
Richard, Pablo: Claves para una re-lectura histórica y liberadora (cuarto Evangelio y cartas). Ribla. Nr.17
DEI, San José-Costa Rica, 1994
Wengst, Klaus: Interpretación del Evangelio de Juan. Sígueme. Salamanca, 1988. (ed.alemana de
1981.)
Pero Wengst no elabora la importancia de la destrucción del templo para la identidad de Juan.

95
Precisamente en lo que se refiere al relato de la pasión de Juan, muchos comentaristas
descubren nada más que antisemitismo. Una teóloga alemana, Uta Ranke-Heinemann,
dice:
“Ya la teóloga protestante americana Rosemary Ruether (Faith and Fatricide. The
Theological Roots of Antisemitism, 1974) constató con toda razón, que las tendencias
antijudáicas no son deslices ocasionales del cristianismo posterior, sino que son
fundamentados ya en el Nuevo Testamento mismo. No descienden de un desarrollo
posterior, sino se encuentran desde los principios en los evangelios, y hasta en el núcleo
del anuncio neotestamentario.”65
“Posiblemente, todos los cristianos están en peligro de perder su misericordia a través de
la enseñanza de la cruz, que consideran el centro de la enseñanza cristiana. Posiblemente,
el cristianismo, por medio de su teología inhumana de la cruz, exige solamente la
inhumanidad de los seres humanos en vez de hacerlos más humanos.”66
Sobre los relatos de la pasión dice:
"Los cuatro evangelistas solucionan la tarea de imputar la culpa de la muerte de Jesús a
los judíos en vez de los romanos, de manera diferente. Para decirlo así, ellos marchan
separados, pero golpean juntos. Por un lado los tres primeros evangelios, Mateo, Marco,
Lukas (los sinópticos), por el otro Juan. … Pero a pesar de todo, precisamente en Juan los
judíos son los culpables verdaderos, porque son los verdaderos directores y los mal
intencionados iniciadores de la muerte de Jesús y los responsables en última instancia."67
Habla de "la enemistad hacia los judíos especialmente marcada, que se nota por todas las
partes (La expresión 'los judíos' aparece en el evangelio de Juan 70 veces, de las cuales
tiene 34 veces la conotación de 'enemigos' (de Jesús, por eso de ninguna manera neutral,
como, por ejemplo, cuando hablamos de 'los suecos')"68

Si eso fuera así, Juan no habría dudado de suprimir las palabras de Jesús, cuando dice:
"Toda salvación viene de los judíos." Esta afirmación solamente aparece directamente en
Juan, afirmaciones parecidas en Pablo. Se podría suponer, que algo en esta lectura
antijudáica no va bien. Este Juan dificilmente tiene una " enemistad hacia los judíos
especialmente marcada". Si la palabra judíos aparece en total setenta veces en el
evangelio, de las cuales se refiere 34 veces a los adversarios de Jesús, la relación parece
hasta equilibrada. Entonces se refiere 34 veces a los adversarios de Jesús y 36 veces a los
judíos como nación o a los partidarios de Jesús. De eso no sigue que la palabra en Juan
tenga de por sí un significado negativo. Además hay que tomar en cuenta, que tales
clasificaciones son sumamente esconden juicios cualitativos y la cantidad de referencias
negativas está ya influenciada por la lectura antijudaica, a la cual Ranke-Heinemann
sigue. El problema es por qué sigue tan acriticamente a la lectura antijudáica de la Biblia.

65
Ranke-Heinemann, Uta: Nein und Amen. Anleitung zum Glaubenszweifel. Hoffmann
und Campe. Hmburg 1992. P.357
66
Ranke-Heinemann p. 357
67
Ranke-Heinemann p. 133
68
Ranke-Heinemann p.134

96
En el caso del llamado de Natanael como apóstol Jesús dice sobre él: "Allí tenéis un
israelita de verdad, en quien no hay engaño." (Jn, 1,47) Jesús dice eso a Natanael,
después de que este había dicho sobre Jesús: "¿De Nazaret puede haber cosa buena?" (Jn,
1,46) Esta afirmación era para Jesús una prueba de su autenticidad. Juan menciona eso
muy concientemente. De esta manera demuestra desde el comienzo, que, cuando
posteriormente habla de la hipocresía de determinados representantes judíos, no esta
hablando sobre "los judíos" y que estos hipócritas para él no son los "israelitas de
verdad". También aquí Juan precisamente se dirige en contra de la exageración del
conflicto con la sinagoga judía.

Nuestro problema con el lenguaje de Juan tiene mucho que ver con el hecho, de que
escuchamos la palabra judío como perros de Pavlov, que después de más que 1500 años
tienen una reacción subconciente en relación a esta palabra, que podemos dominar
concientemente sólo con dificultades extremas. Por eso leemos en el texto significados,
que el texto de por sí no tiene.

Sigue la pregunta de por qué personas como Uta Ranke-Heinemann, que reaccionan con
verdadero espanto a nuestro pasado antisemita, asumen tan ingenuamente la lectura
antijudaica de estos textos. Eso no vale solamente para Ranke-Heinemann, sino muy
ampliamente para muchos círculos de las iglesias cristianas.
Sobre la salida de Judas de la última cena, como la cuenta el evangelio de Juan, dice
Steiner:
“Judas pasa a la noche interminable de la culpa colectiva. Su salida abre la puerta a la
shoah: eso no es más que la verdad desnuda. La ‘solución final’, que propone y toma
como su finalidad el nacionalsocialismo, es la conclusión perfectamente lógica,
axiomática, de la identificación de los judíos con y a través de Judas... La oscuridad, la
noche en la noche, a la cual Judas es mandado, para que ‘actúe rápido’, ya es la noche de
los crematorios.”69
Este comentario olvida, que Judas es un cristiano, un apostol y, en la nomeclatura del
Vaticano, un obispo cristiano. Steiner afirma inclusive: "De todos los nombres de sus
seguidores (de Jesús) solamente Judas es típicamente judío"70 Eso es completamente
absurdo y refleja nada más que nuestra percepción actual formada por un antisemitismo
milenario. Todos los otros nombres, y especialmente el nombre Jesús, son típicamente
judíos. Además, hay entre los apostoles otro Judas. En el mensaje cristiano hay una
epístola de Judas. No tiene mayor importancia, probablemente fue introducida para hacer
claro que Judas es un nombre y nada más. Además hay santos de la iglesia con el nombre
Judas. El nombre Judas adquiere su significado antisemita muy posteriormente en la
Edad Media europea a partir del siglo XI.
Estos textos demuestran una fijación en la lectura antijudaica precisamente de parte de
personas, que se sienten hasta horrorizadas por el antisemitismo posterior. Pero
mantienen a pie de la letra la lectura antijudaica.

69
Steiner, George: Der Garten des Archimedes. Hanser. München, 1996. p.349
70
Steiner p.347

97
Si esta lectura fuera cierta, entonces no hay ni historia ni libertad humana. Aparece un
determinismo inaudito de la historia, una histoire fatal, que no necesita más
explicaciones. Una lógica axiomática determina la historia, que durante 2000 años no es
más que un teatro de muñecas.
El presupuesto de un argumento tal es la dogmatización completa de la lectura
antijudaica del evangelio de Juan en la misma forma, en la cual subyacía al propio
antisemitismo. La postura antijudaica sigue siendo la única lectura reconocida, y el texto
no juega el más mínimo papel. Y con el texto desaparece la historia.
La misma sustancia de 2000 años, en nombre de la cual fueron condenados los judíos,
ahora condena a los cristianos. Como sustancia sigue incuestionada. Al desaparecer la
relevancia de cualquier historia posterior, no hace falta ni analizar las razones que
tuvieron aquellos, que se apoyaron en el antisemitismo en la persecución de sus fines.
Discutir estas razones, eso sería discutir sobre una historia. No es el texto el que decide
sobre la historia, la historia más bien ha decidido sobre el texto. El invento de tales
sustancias cuasi-eternas no es más que otra manera de evitar enfrentar el problema real
del antisemitismo y sus razones históricas. Si, en cambio, se busca la explicación del
antisemitismo en la historia, sin que haya una decisión a priori al respecto en ningún
momento, entonces el análisis del antisemitismo lleva a una real crisis no solamente del
cristianismo histórico, sino de toda nuestra civilización y cultura occidentales. Es mucho
más fácil, encubrir todo eso por la construcción de una histoire fatal e inclusive muchos
judíos pueden tener interés de que eso sea así. Porque el antisemitismo es algo mucho
peor de lo que esta histoire fatal permite ver. Ninguno de los grupos involucrados tiene el
más mínimo interés en enfrentar las razones reales e históricas del antisemitismo. Más
fácil es, botar todo el cristianismo a la basura que enfrentar los hechos.
Entonces resulta, que la historia no solamente hace una relectura del texto, que considera
su fundamento, sino efectivamente lo escribe completamente de nuevo, aunque lo haga
con las mismas palabras y las mismas frases.71
El centro de esta lectura antijudaica es ciertamente la lectura del relato de la pasión de
Jesús, como aparece en los evangelios. La transformación es especialmente clara en el
evangelio de Juan, que hemos analizado. Quiero ahora ver algunas escenas ya
comentadas, para mostrar, cómo aparecen en la lectura antijudaica posterior. Me interesa
hacerlo especialmente con las dos escenas sobre la fe de Abraham y la divinidad del ser
humano, y con dos situaciones claves: la primera, la oferta de Pilato de liberar al “rey de
los judíos” y la segunda, la acusación del Sanedrín a Jesús como Hijo de Dios.
Ya vimos, cómo la escena sobre la fe de Abraham es transformada en su significado
simplemente por dejar de lado algunas determinaciones. Cuando Jesús dice, que para ser
hijo de Abraham hay que realizar las obras de Abraham, menciona estas obras: Abraham
no mató. Si eso se deja de lado, todo puede ser cambiado fácilmente. En vez de la obra de
Abraham aparece como signo de fe la creencia en Jesús. Por tanto, los judíos, que no
creen en él, no son hijos de Abraham. Y como el diablo no quiere que los judíos crean en
Jesús, los judíos son hijos del diablo. Toda referencia al no matar como obra decisiva y

71
Hay un cuento sagaz de Jorge Luis Borges, que reflexiona sobre esta problemática: Pierre
Menard, autor del Quijote. Em: Borges, Jorge Luis: Ficciones. Alianza. Madrid, 1997

98
piedra angular desaparece, y ahora se sostiene, que los judíos, por ser hijos del diablo,
quieren matar a Jesús.
No queda nada del argumento, pero se tiene ahora una visión inclusive antisemita de toda
la escena.
En la escena sobre la divinidad del ser humano ocurre algo parecido. La afirmación de
Jesús: Todos ustedes son dioses, prácticamente se deja desaparecer. Se trasforma en un
trasfondo, frente al cual luce más claramente la autoafirmación de Jesús de ser Hijo de
Dios. Si todos son dioses, cuanto más lo será él. En verdad lo es él como hijo único de
Dios. Los otros lo serán, en cuanto lo aceptan a él como señor, como Dios, como
diferente de ellos, como único hijo de Dios. Su humildad consiste en no querer ser como
Dios. Solamente Dios es como Dios, y lo es en su hijo único. A partir de allí es fácil,
hacer de Cristo el cristo-Rey, quien está como Hijo de Dios arriba y que gobierna a través
de los reyes en la tierra, que son reyes por gracia de Dios.
Sin embargo, en esta frase: Todos ustedes son dioses, está el centro del mensaje de Jesús
en cuanto al sujeto viviente enfrentado a la ley. Transformando a Jesús en el hijo único de
Dios, que está como rey en el cielo, este sujeto está borrado. Reivindicarlo, sería el
pecado de la hibris, que cometen los judíos al querer estar con su ley por encima de la ley
de Cristo.
Hay situaciones claves, a partir de las cuales esta relectura procede:
La situación primera es la oferta de Pilato al Sanedrín, de liberar, si lo piden, al rey de los
judíos. Hemos visto que Juan hace ver que es un chantaje. En la lectura antijudaica eso se
invierte. Se supone un Pilato de muy buena voluntad, que entendió muy bien que el reino
de este rey no es del mundo, que por tanto no interfiere para nada en los reinos de este
mundo y que quiere simplemente la libertad del culto. Este Pilato es enfrentado por
judíos rebeldes frente a esta ley de Cristo, que quieren la sangre de Jesús simplemente
porque quieren sangre. Son rebeldes, y todos los rebeldes lo que quieren es sangre
inocente. Pero Pilato es débil, se deja chantajear por el Sanedrín y manda a crucificar a
Jesús a pesar de creerlo inocente..
La segunda situación es la de la acusación que el Sanedrín hace a Jesús de tenerse como
Hijo de Dios. La lectura antijudaica no toma en cuenta el hecho de que el título Hijo de
Dios es un título del emperador. Por tanto, no percibe siquiera el doble sentido que tiene
la afirmación del Sanedrín de que según su ley tiene que morir quien se tiene como Hijo
de Dios. La acusación, por tanto, es tratada como irrelevante y con carácter repetitivo.
Como resultado, la declaración de lealtad: No tenemos otro rey que el César, es
interpretada como traición cobarde a toda tradición judía, al Dios Javé y a la alianza. La
Nueva Alianza de la cristiandad entonces es ahora la única alianza de Dios con la
humanidad, los judíos han perdido la condición de ser su pueblo elegido.
Quiero hacer ver cómo aparece este cambio producido por la lectura antijudaica en
algunos comentaristas de hoy. Quiero ver la concepción de lo que es ser del mundo por
un lado, y el pretendido abandono de la alianza por parte del Sanedrín.
Al desarrollar la relación entre Jesús, Pilato y el Sanedrín en las escenas alrededor del
juicio en contra de Jesús, Brown dice en su comentario:

99
“La historia de Pilato es la otra cara de la moneda, pues ilustra el caso del que finalmente
se queda sin tomar una decisión y desemboca en la tragedia. Si quieren que Jesús sea
crucificado, les obligará a pedirlo en tales condiciones que se vean obligados a renegar de
sus esperanzas mesiánicas y a proclamar que el emperador es su único rey (19,14-15).
Pero “los judíos” no vacilarán ni siquiera ante esta blasfemia, pues saben que es una
lucha a muerte y que si no muere Jesús, el mundo será conquistado por la verdad. De
este modo, Pilato, el hombre que quiso ser neutral, se ve frustrado por la violencia de los
participantes. No escuchó la verdad ni se decidió en su favor, por lo que, junto con todos
los que elijan imitarle, terminará inevitablemente por ponerse al servicio del mundo. A
nuestro entender, esta es la idea joánica profunda de Pilato.”72
Visiblemente ha desaparecido la idea según la cual el ser del mundo aparece a partir del
pecado cometido cumpliendo la ley, siendo, por tanto, el ser del mundo el pecado
específico de la autoridad por razones intrínsecas. Según la cita, la autoridad vigila de la
legalidad y nada más. El mundo, en cambio, quiere llevar a la autoridad a violar ella
misma la ley. La autoridad se ha transformado en el instrumento adecuado frente al
mundo. Si la autoridad cumple con la ley, el mundo no puede ejercer su dominio. La
autoridad y la ley son los instrumentos para luchar en contra del mundo.
“Al mismo tiempo advertimos la inutilidad de los esfuerzos de Pilato por eludir una
decisión entre la verdad y el mundo. El mundo, representado por <<los judíos>>, no
quiere esta vez compromisos. Irónicamente, al ser incapaz de hacer justicia a Jesús y de
dejarle ir libre después de declarar su inocencia, Pilato se ve forzado a hacer una parodia
de la justicia al soltar a quien es verdaderamente culpable. Al no proteger los intereses de
Jesús, Pilato se ve empujado a actuar en contra de sus propios intereses. Pilato no aceptó
el reto a escuchar la voz de Jesús. Ahora tendrá que escuchar la voz de “los judíos” que le
exigen la puesta en libertad de un bandido."73
En otra parte aparece Barrabás como “Barrabas, un notorio y peligroso revolucionario”.74
Parece, que según el comentarista, un notorio revolucionario sí merece la muerte en cruz.
El mundo está ahora representado por los judíos y la autoridad es la roca que tiene que
resistir al mundo, que quiere la muerte de Jesús en su lucha contra la verdad. Jesús en
alianza con Pilato lucha en contra del mundo, pero Pilato como aliado se muestra
demasiado débil y cae al fin en los brazos del mundo, traicionando la tarea intrínseca de
la autoridad, que es cumplir la ley.
Bultmann habla en este mismo sentido, aunque con más insistencia todavía:
“También la continuación de la palabra de Jesús: 'Por eso tiene mayor pecado aquél que
entregó a ti' se refiere a la posición intermedia propia del Estado entre Dios y mundo. El
Estado lleva a cabo sus acciones sin interés personal, siempre que actúa realmente como
Estado; si actúa con objetividad, entonces no se puede hablar en relación a él de ninguna
manera de hamartia. Si se desvía de la objetividad, dejándose abusar por los deseos del
mundo - lo que es el peligro de Pilato y lo que posteriormente efectivamente hace - a
pesar de eso su actuación mantiene algo de su autoridad; por lo menos se mantiene la
72
Brown, Raymond E.: El evangelio según Juan. Ediciones Cristiandad. Madrid,1979. p.1151. Vea
también en el mismo sentido: Bultmann, Rudolf: Das Evangelium des Johannes. Göttingen, 1968
73
Brown op.cit. p. 1160
74
Brown, op.cit p. 1146

100
forma de derecho y por tanto sigue siendo reconocida algo de la autoridad del derecho,
con el resultado de que el quien es condenado injustamente tiene que adaptarse a la
situación, - como Sócrates se sabe responsable frente a las leyes y obligado a la
aceptación del juicio también en el caso, en el cual tiene la posibilidad de escaparse de la
consumación del juicio injusto. El Estado, en cuanto actúa todavía en algún sentido a la
manera del Estado, no puede actuar con la misma enemistad personal, con el mismo odio
apasionado, como lo hace el mundo - aunque arruine por su falta de objetividad su
autoridad. Puede caer en las trampas del mundo; pero sus motivos jamás son idénticos
con aquellos del mundo. Y en el caso presente queda claro: Pilato no tiene ningún interés
personal en la muerte de Jesús; no lo persigue con odio como lo hacen los judíos, que le
entregaron a Jesús. Tienen el pecado mayor, la responsabilidad propiamente. Y su pecado
es, para así decirlo, doble, porque añaden a su odio hacia Jesús todavía el abuso del
Estado para sus propios intereses.” 513
Aquí el Estado está fuera de todo pecado, en cuanto cumple con las leyes. No se puede
hablar de hamartia. Hamartia es la palabra, que usan tanto Pablo como Juan para el
pecado que se comete cumpliendo la ley. En ellos nunca se refiere a pecados entendidos
en sentido de transgresiones de la ley. En Juan el "ser del mundo" es precisamernte el
pecado en sentido de hamartia. Bultmann ahora quita este concepto del pecado. Pilato es
ahora el representante de la ley frente al mundo. La ley y la autoridad se defienden del
mundo, y Jesús lucha junto con Pilato en contra del mundo, que son los judíos. Por
supuesto, ahora la muerte de Sócrates es igual a la muerte de Jesús, ambos mueren en pos
de la ley: "como Sócrates se sabe responsable frente a las leyes y obligado a la aceptación
del juicio también en el caso, en el cual tiene la posibilidad de escaparse de la
consumación del juicio injusto." Mundo es ahora el abuso del Estado para los intereses
propios. Por eso, Bultmann puede decir de Pilato: " Pilato no tiene ningún interés
personal en la muerte de Jesús; no lo persigue con odio como lo hacen los judíos, que le
entregaron a Jesús."
Bultmann insiste constantemente en eso. Dice sobre el segundo interrogatorio después de
la flagelación de Jesús:
“Pero hay otra cosa todavía. La conversación de Jesús con Pilato... tiene como contenido
la relación entre el poder estatal y el divino. Se esclarece, que la autoridad estatal es
constituida por Dios y está enfrentada al mundo, que no pertenece a él (al mundo) y que
por tanto puede y debe actuar independientemente de él. Por tanto, la realización de la
acción estatal se encuentra frente a la disyuntiva: ¿Dios o el mundo? El representante
responsable del Estado puede estar abierto tanto para Dios como para el mundo. Apertura
hacia Dios - eso significaría para el Estado nada más que simple objetividad en el saber
por la responsabilidad por la ley... Ya se muestra, que esta objetividad implicaría la
decisión en contra del mundo; Y ahora se muestra, que esta misma objetividad exige la
apertura hacia Dios. En principio es posible un Estado no-cristiano, sin embargo no un
Estado ateo.” 511
Bultmann habla de una "conversión" de Pilato con Jesús, como si los dos se estuvieran
caminando por un bosque de palmeras. Pilato es el torturador, que interroga al Jesús
torturado. Pilato mismo dió la orden para la tortura. Si eso es una conversación, ¿qué
entiende Bultmann por conversaciones? Según Bultmann, en este interrogatorio "se
esclarece, que la autoridad estatal es constituida por Dios y está enfrentada al mundo, que

101
no pertenece a él (al mundo) y que por tanto puede y debe actuar independientemente de
él. Por tanto, la realización de la acción estatal se encuentra frente a la disyuntiva: ¿Dios
o el mundo?" La autoridad se abre a Dios cumpiendo la ley: "Apertura hacia Dios - eso
significaría para el Estado nada más que simple objetividad en el saber por la
responsabilidad por la ley... Ya se muestra, que esta objetividad implicaría la decisión en
contra del mundo; Y ahora se muestra, que esta misma objetividad exige la apertura hacia
Dios. En principio es posible un Estado no-cristiano, sin embargo no un Estado ateo.”
Bultmann publica este comentario en 1941. Opta por Hitler en contra de Stalin, y ve esta
opción en analogía a su opción en favor de Pilato en contra de los Sumos Sacerdotes. Es
su llamado a la ley.
La tesis de que el Sanedrín por sus ansias de matar a Jesús renunció en nombre de los
judíos a la alianza, se encuentra defendida de la siguiente manera:
“ Pese al clamoreo, Pilato sigue titubeando, y pregunta bastante indefenso: ¿A vuestro rey
voy a crucificar? La pregunta es un recurso estilístico del evangelista, que provoca la
respuesta de los sumos sacerdotes: No tenemos ningún rey... El contraste es digno de
notarse: el pagano se resiste a crucificar a ese “rey”, y los representantes del judaísmo
reniegan de él, aceptando en su lugar la soberanía extranjera de los romanos, que tan
odiosa les resultaba (justo por motivos religiosos). Es notable asimismo que en este lugar
se vuelve a mencionar explícitamente a los sumos sacerdotes (cf. 18,35; 19,6). Por amor
a su prestigio y su poder, traicionan sus convicciones de fe.”75
La pregunta de Pilato: : ¿A vuestro rey voy a crucificar? No es la pregunta de un
indefenso, sino de un chantajista. Bown ni ve eso, y por tanto sigue: "el pagano se resiste
a crucificar a ese “rey”, y los representantes del judaísmo reniegan de él."
Sigue interpretando la declaración de lealtad de los Sumos Sacerdotes, sin siquiera
discutir el contexto de la acusación de parte de ellos, en la cual afirman, que quien se
hace hijo de Dios, es condenado por la ley mosaica a la muerte:
“La frase: <<No tenemos mas rey que al César>>, suena estremecedora en boca de los
judíos. ¿Cómo pueden hablar así quienes se jactan de tener a Dios por su único y
verdadero rey? ... Al rechazar a Jesús como Mesías y <<rey de Israel>> (cf. 12,13) y al
proclamar que solo reconocen al César romano, los sumos sacerdotes reniegan de su
esperanza mesiánica. Desde un punto de vista histórico los judíos --como lo demuestran,
por ejemplo, las peticiones de las dieciocho bendiciones, redactadas después del ano 70—
continuaron rogando por la venida del “Retoño de David”. Pero la manifestación de los
pontífices está formulada desde la concepción del evangelista, que sólo conoce a un
Mesías: a Jesús, el Hijo de Dios (20,31). Bajo la palabra terrible de los sumos sacerdotes
late el reproche cristiano en el enfrentamiento con el judaísmo coetáneo: si rechazáis a
Jesús, del que dan testimonio las Escrituras (5,39), sobre quien escribió Moisés (5,46) y
de cuyo día se alegró Abraham (8,56), entonces acabó vuestra esperanza (5,45).”76
Ellos, por su acusación precisamente dan al " No tenemos mas rey que al César" un
significado de pura constatación de un hecho. El comentarista, en cambio, les reprocha

75
Schnackenburg, Rudolf: Schnackenburg, Rudolf: El evangelio según San Juan. Herder. Barcelona,
1980. III, p.328
76
Schnackenburg, op.cit. III, p. 328

102
una blasfemia, que, según Juan, jamás dirían, haciendo claro que se niegan a eso
corriendo el riesgo de morir.
“Israel había proclamado orgullosamente que Yahve era su rey (Jue 8,23; 1 Sm 8,7).
Desde los tiempos de la promesa de Natan a David (2 Sm 7,11-16), según la teología de
Jerusalén, la realeza de Dios se manifestaba visiblemente en el gobierno del rey davídico
al que Dios adoptaba por hijo (Sal 2,7). En la época posexílica se desarrolló toda una
mística en torno al rey ungido de la casa de David, el futuro Mesías, que habría de venir y
establecer el reinado de Dios sobre la tierra. El verdadero rey del pueblo de Dios sólo
podría ser suscitado por el mismo Dios. Nunca podrían serlo los dominadores persas,
tolomeos, sirios o romanos cuyas tropas recorrían el país. “Señor, Dios nuestro, otros
señores, y no tú, se enseñorearon de nosotros, pero nosotros sólo reconocemos tu
nombre” (Is 26,13). Pero ahora son desechados en un momento siglos de espera. “Los
judíos”, acaban de proclamar como rey suyo al medio loco exilado de Capri... Ahora se
rompe la alianza por la que Dios o su Mesías ostentaban el titulo de rey de Israel y el
proceso de sustitución alcanza un punto culminante al renunciar “los judíos” a su
condición de pueblo de Dios. La escena de Juan tiene una fuerza semejante a la de Mt
27,25 en que todo el pueblo dice: <<Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos”. Es
evidente que ambos evangelios reflejan aquí una actitud apologética y teológica más que
unos sucesos históricos, pues ponen en boca de los asistentes al juicio una interpretación
cristiana de la historia de la salvación mas propia de finales del siglo I. La tragedia de la
muerte de Jesús aparece como vista a través del velo de la hostilidad que enfrentó a la
Iglesia y a la sinagoga hacia los años ochenta y noventa. Esta tragedia será
posteriormente deformada aun más a lo largo de los siglos cuando las perspectivas
teológicas de la pasión según Mateo y Juan, desgajadas de su contexto histórico y
absolutizadas, se utilicen a la vez como un estímulo y una excusa para el odio antijudío.
Esta renuncia fatal al Mesías se produce al mediodía de la víspera de Pascua, la misma
hora en que los sacerdotes han comenzado a degollar los corderos pascuales en el recinto
del templo. Es un toque de ironía muy joánica el que el autor haga que “los judíos”
renuncien a la alianza en el preciso momento en que sus sacerdotes inician los
preparativos de la fiesta que recuerda cada año la liberación de su pueblo por obra de
Dios, que con la sangre del cordero marcó a los suyos para que no perecieran.77
Todo eso solamente se puede decir, porque no se toma en cuenta siquiera la acusación del
Sanedrín en contra de Jesús, por la cual precisamente el evangelista Juan demuestra que
el Sanedrín no tiene ninguna intención de renunciar a la alianza por reconocer de que el
Cesar es el rey que los domina. Se lo transforma en algo nada más que “religioso”.
Schnackenburg interpreta:
“La reacción de Pilato a las palabras de los sumos sacerdotes, en las que resuena la
pretensión de Jesús de ser el Hijo de Dios, es la de “alarmarse mucho más”. No es, por
así decirlo, un temor externo a los judíos... más bien es el pavor numinoso ante lo divino,
que sobrecoge a este representante del poder terreno... Un temor parecido del juez ante el
acusado, que se le aparece como un ser divino, se menciona también en la Vita Apollonii.
Jn introduce este motivo narrativo para mostrar <<el cambio de papeles>> entre el juez

77
Brown, op.cit. p. 1187/1188

103
Pilato y Jesús, que es el acusado, pues a continuación Jesús se muestra como el ser
superior, como el enjuiciador soberano, mas aún como el juzgador (v. 12).”78
Pilato sin excepción ofrece a los Sumos Sacerdotes la liberación del "rey de los judíos",
es decir, un crimen de alta traición si aceptan la oferta. Nunca ofrece la liberación de
"Jesús". Eso en Juan no puede ser casual, sino debe ser intencional. Por eso, Pilato no
tiene el mínimo del "pavor numinoso ante lo divino". La referencia de Pilato al rey de los
judíos no puede ser sino el sarcasmo de un chantajista.
“Puestos en un aprieto por la negativa del juez romano, <<los judíos>>, es decir, los
sumos sacerdotes, aducen ahora un nuevo argumento: apelan a su ley, según la cual Jesús
debe morir porque se ha hecho pasar por <<Hijo de Dios>>... Desde el punto de vista
jurídico esto habría dado un giro decisivo a todo el proceso, pues la acusación se
desplazaba de un delito contra el Estado a un crimen religioso. En ese terreno el
prefecto romano sólo era competente en cuanto que los judíos no podían dictar una
sentencia capital... El nuevo ataque de los judíos, formulado evidentemente por el propio
evangelista, sólo cobra validez y sentido en el plano teológico de la exposición joánica.
Por lo demás, ese ataque alcanza aquí una importancia eminente, y esto por varias
razones: 1) Se desenmascara a los pontífices, al demostrar que su acusación de que Jesús
era un rebelde político no pasaba de ser un pretexto; ahora han de confesar paladinamente
que persiguen la muerte de Jesús por otro motivo. 2) Su odio mortal contra Jesús tiene
sus raíces mas hondas en su incredulidad frente a quien pretende ser el enviado divino, el
Hijo de Dios. Esa incredulidad judía, que para Jn es el pecado por antonomasia, y que ya
había quedado lo bastante de manifiesto durante el ministerio publico de Jesús en su
enfrentamiento con los judíos, debe ahora quedar patente también ante el juez romano y
con ello ante la opinión mundial, cual si se tratase de una comprobación ante los
tribunales... 4) Lejos de rechazar la nueva acusación, Pilato queda fuertemente
impresionado; al oír esa palabra <<se alarmó mucho mas>> (v. 8). Su acogida sin
resistencia de la interpelación es el reconocimiento de que no sólo quiere dejar libre a
Jesús porque no ve en el a ningún agitador político, sino también porque vislumbra la
grandeza y la soberanía internas de Jesús. De este modo la escena burlesca de
humillación se convierte en un triunfo secreto de Jesús. Aquel a quien Pilato exhibe
despectivamente como <<el hombre>> aparece a la luz de la réplica de los judíos ni mas
ni menos como 'el Hijo de Dios'.” 79
La acusación de los Sumos Sacerdotes es la primera que hacen. Ahora sí lo acusan de
hacerse Hijo de Dios. El Juan había demostrado en el capítulo 8, que eso es cierto. Ahora
la pronuncian frente a Pilato. Es absolutamente increible, lo que Schnackenburg sostiene
en cuanto al significado de esta acusación: Los Sumos Sacerdotes cometieron
precisamente un crimen político al decir, que todo aquel, quien se hace Hijo de Dios,
debe morir según su ley. El emperador lleva este título de Hijo de Dios, pero
Schnackenburg, quien tiene que saber eso, no lo menciona.
En relación a la acusación de los Sumos Sacerdotes de que Jesús se hace hijo de Dios,
Bultmann da un argumento parecido:

78
Schnackenburg, III, p.321
79
Schnackenburg, op.cit. p.319/320

104
“Las palabras de los judíos tienen un efecto distinto sobre Pilato de lo que esperaban. Si
antes tenía miedo de los judíos - del mundo -, ahora le da un miedo mayor, cuando
escucha, que Jesús sostiene ser hijo de Dios, y por tanto - y solamente así se lo puede
entender - un ser sobrehumano, que provoca un respeto numinoso y a que sería demente,
violar a él en cuanto Theomachos. ¿Pero quien puede saber, bajo que forma encuentra a
la divinidad? De esta manera, Jesús se transforma para Pilato en un ser fantasmal.
Caminó con él al pretorio y lo pregunta abiertamente: ¿Quién eres tu? Por supuesto, la
pregunta tiene el sentido: desciendes de seres humanos o de algún Dios? ¿Eres tu un
hombre o un ser divino?” 511/512
Desaparece todo el problema tan neurálgico presentado por el Sanedrín al acusar a Jesús
de tenerse como Hijo de Dios frente a un Pilato, que es el delegado del emperador en
Roma, cuyo título precisamente es Hijo de Dios. Parece que los comentaristas jamás se
enteraron de este hecho tan conocido. Cassidy habla explícitamente de los títulos
religiosos del Emperador:
“As indicated in the paragraphs opening this section, three titles associated with the
imperial cult also appear within the final text of John's Gospel and thereby assume major
significance in terms of the present study. These titles are "Savior of the world," "Lord,"
and "Lord and God." It will be the task of the paragraphs that follow to provide a basic
perspective on each of them with particular attention devoted to "Lord and God" owing to
the prominent position this title occupies in the concluding verses of John 20.”80
El título Hijo de Dios lo mantiene en secreto.
Solamente por eso se puede sostener, que con esta acusación los representantes del
Sanedrín pasaron de la acusación de Pilato por tenerse Jesús como rey de los judíos,
como acusación política, a una acusación netamente “religiosa”.81
Sin embargo, de esta manera está descalificada la ley mosaica como razón de los Sumos
Sacerdotes. Se les imputa simplemente un "odio mortal" y se puede pasar a afirmar la
nueva ley de Cristo, frente a la cual los judíos son los rebeldes. Se sigue tratando de una

80
Cassidy, Richard J.: John’s Gospel in New Perspective. Orbis. New York, 1992. p.13
81
Jacob Taubes, en cambio, sabe muy bien eso. En su libro “Die politische Theologie des
Paulus” (La teología política de Pablo) percibe, en cambio, lo que significa el uso del
título “hijo de Dios” para Jesús. Se refiere al inicio de la carta a los romanos de
Pablo, que dice:
“Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación, escogido para el Evangelio de Dios,
que habia ya prometido por medio de sus profetas en las Escrituras Sagradas, acerca de su
Hijo, nacido del linaje de David según la carne, constituido Hijo de Dios con poder,
según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos, Jesucristo, Señor
nuestro”. Rom, 1,1-4
Taubes afirma entonces, que eso era razón suficiente para el Imperio para condenar
a Pablo a la muerte. Si Jesús es “constituido Hijo de Dios con poder”, el emperador
se siente obviamente amenazado.
Taubes, Jacob: Die politische Theologie des Paulus. (La teología política de Pablo).
Fink. München, 1995.

105
lectura antijudaica aunque ninguno de los comentaristas mencionados tiene la voluntad
expresa para hacerla ni conciencia de que se trata de eso.82
El antisemitismo antiluciférico resulta de nuevo visiblemente desde una lectura del
cristianismo a partir del imperio y de su ley.
Estos cambios de escenas y situaciones claves ya pueden indicar la manera en la cual
todo el sentido del texto cambia en su contrario. Pero algo parecido se hace en la lectura
antijudaica con todo el mensaje cristiano. Toda crítica de la ley de Pablo cambia en su
contrario, si se la interpreta como crítica de la ley mosaica para sustituirla por la ley de
Cristo. En el caso de Pablo se logra esta transformación introduciendo en su mensaje una
polarización maniquea entre cuerpo y alma.
Pero esta lectura antijudaica no es sino una derivación de la lectura del mensaje cristiano
a partir del poder. Como lectura que afirma el poder, desemboca en la lectura antijudaica
como su consecuencia. Además es una lectura grosera en relación a un texto, que
constantemente dice lo contrario. Tampoco respeta ni el derecho a la duda, que tiene que
tener cualquier autor, cuando se le imputa un crimen tan grave como es el antisemitismo
e inclusive la misma shoah. Es el poder del imperio cristiano, el que origina esta lectura.
La razón está en el hecho de que con el mensaje de Jesús sobre el sujeto viviente frente a
la ley no se puede hacer un imperio. La reacción en contra de este sujeto viviente y por
tanto en contra de Jesús mismo se hace entonces como reacción en contra de aquellos de
cuya tradición Jesús deriva este sujeto. Se lo ataca en los judíos, sujetos que sustituyen al
Jesús, del cual se trata. De esta manera se transforma a Jesús en el Cristo del imperio
cristiano. Precisamente la lectura antijudaica del mensaje cristiano es la manera para
invertir el mensaje cristiano en función de la cristianización del imperio. En ella se basa
la formación del antisemitismo. Es un antisemitismo, que ocupa un lugar clave en la
legitimación del imperio cristiano.

IV. La cristianización del imperio y la imperialización del cristianismo.

Jesús teme la creencia en el curandero milagroso, aunque él mismo haga milagros. Aún
más aquella creencia, que afirma que quien realiza tales milagros es el Hijo de Dios,
frente al cual hay que postrarse. Es la creencia, según la cual los milagros son
demostración de una fuerza sobrenatural que Jesús tiene, pero los otros no. Milagros que
82
Al tomar la lectura antijudaica como la lectura verdadera, la renuncia al antisemitismo parece
implicar la renuncia al propio mensaje cristiano. A eso se refiere Girard:
“El único medio de ir más lejos todavía en la ceguera consiste en repudiar como hoy se hace, no ya el
proceso revelado por el texto y que se perpetúa paradójicamente bajo su sombra, sino el propio texto,
declarando a ese texto responsable de las violencias cometidas en su nombre, acusándole de haber
sido él el que ha reprimido la vieja violencia sólo a costa de desplazarla hacia nuevas víctimas. Hay
en nuestros días una tendencia general entre los cristianos a repudiar este texto o al menos a no
tenerlo en cuenta, disimulándolo como si se tratara de algo vergonzoso. Siempre queda una última
astucia, siempre queda una última víctima, que es el propio texto, al que se encadena a la lectura
engañosa que siempre se ha dado de él y al que se arrastra ante el tribunal de la opinión pública. Por
una burla suprema, es en nombre de la caridad como la opinión condena al/ texto evangélico.”
Girard, René: El misterio de nuestro mundo. Claves para una interpretación antropológica. Diálogos
con J.M.Oughouruan y G. Lefort. Sigueme. Salamanca 1982. p.204/205

106
demuestran entonces, que El es algo que fuera de El nadie es: Hijo de Dios. Por lo tanto
hay que adorarlo y postrarse. ¿Quién como El? !Nadie!
En el evangelio de Lucas Jesús dice sobre los legistas: “!Ay de vosotros, porque edificáis
los sepulcros de los profetas que vuestros padres mataron!” (Luc 11, 47). Jesús teme con
mucha razón, que eso pueda pasar con él. Que quienes lo maten, le vayan a construir un
gran sepulcro.
Los que lo matan, no son los “judíos”. Son los que cometen el pecado cumpliendo la ley.
Pueden ser judíos, pueden ser romanos, pueden ser cristianos también. Pueden ser
liberales, pueden ser comunistas y pueden ser nazis también. Pueden ser también
aquellos, que hoy imponen la globalización en nombre de la ley del valor. Siempre
construyen, los unos más y los otros menos, el sepulcro de Jesús, cometiendo el pecado
que lo mató a él. Porque los que le construyen el monumento, uno de los monumentos
más grandes de la historia, son aquellos que realizan el pecado cumpliendo la ley. No
vuelven a crucificar a Jesús en un sentido sustancial, sino que vuelven a perseguir o a
matar a cualquiera que se parezca a él.
La cristiandad es un sacro sepulcro de este tipo. Los que construyen este sepulcro no son
judíos. Al contrario, son antisemitas. La cristiandad surge como ideología del imperio, y
necesita del imperio para poder imponerse. Pero de ninguna manera la cristiandad es un
simple reflejo del imperio. Arrastra al propio imperio.
Desde el punto de vista de la cristiandad, el evangelio de Juan es hereje. La noche de San
Juan, por algo, es la noche de los herejes en todo el mundo cristiano. Además, es una
noche irónica. Según el calendario de la iglesia, se celebra el día de Juan el Bautista. Sin
embargo, el San Juan que se celebra de hecho, es considerado el autor del evangelio de
Juan, de las cartas de Juan y del Apocalipsis. El evangelio de Juan es hereje de una
manera especial. En cierto sentido, todo el mensaje cristiano es hereje. Pero el evangelio
de Juan es más hereje que el resto. Cuando la ortodoxia empieza a surgir poco tiempo
después de escrito el mensaje cristiano, surge defendiéndose de la herejía contenida en
este mensaje. A esta ortodoxia nunca se le ocurre la pregunta por la posibilidad de que
ella misma sea hereje. Domina la cultura cristiana como cristiandad y juzga sobre las
herejías del mensaje cristiano. Las herejías que persigue, surgen de este mensaje. Las
elimina con sangre y fuego. Reescribe, por tanto, el mensaje cristiano, aunque su sentido
original se levante constantemente en contra de ella. Reescribe el mensaje original, pero
ya no puede cambiar su texto. Por eso lo invierte, lo falsifica y lo interpreta a su gusto.
Muchas veces a estas interpretaciones las llama “literales”.
El cristianismo constituyó la única religión cuya ortodoxia se define por contradicción al
mensaje que está en sus raíces. La ortodoxia define su fe defendiéndose de herejías
contenidas en su mensaje original, a partir del cual se originó como ortodoxia.
La cristiandad tiene que releer el mensaje cristiano. Lo relee tanto que, al final, el
evangelio de Juan se transforma en una de sus lecturas predilectas. Es audaz. Hace hablar
al texto que menos sirve para sus propósitos, como si fuera el texto más ortodoxo.La
cristiandad relee los textos del mensaje cristiano, para defenderse de ellos. Pero se trata
de textos sagrados, que no se pueden ya cambiar en cuanto textos. Por eso, la relectura
tiene que ser una reinterpretación.

107
1. El cristianismo y el poder imperial.
El mensaje cristiano no sirve para ninguna política del poder y tal como es, no sirve para
legitimar ningún imperio cristiano. Es un mensaje para el sujeto viviente enfrentado al
poder. No puede constituir ni afirmar ningún imperio.
Eso lo tiene en común con la tradición judía en la propia sociedad judía. Si se tiene como
padre a Abraham - este Abraham que no mató - y como fundador a Moisés, que da una
ley “para la vida”, cualquier aspiración imperial está cortada de raíz. Se puede conquistar
la tierra para vivir, pero no conquistar un imperio. Con Abraham como padre y Moisés
como legislador, Jerusalén no puede ser nada parecido a Atenas o Roma. No puede
fundar imperio, aunque, precisamente por eso, puede sobrevivir todos los imperios.
Jerusalén es más importante que Atenas o Roma, pero justamente lo que la hace
importante, le impide ser como Atenas o Roma. Cuando se proclama a Saúl como rey,
viene el profeta Samuel para decir lo que significa un rey: la injusticia para aquellos
mismos que querían tener un rey. Y cuando aparece la imagen triunfalista del Mesías Rey
de Israel, viene el profeta Nataniel para mostrar al Rey de Israel cabalgando en un asno.
El propio Jesús asume esta imagen, cuando lo quieren proclamar Rey de Israel en su
última llegada a Jesusalén.
El mensaje cristiano y el primer cristianismo heredan esta tradición. No hay nada en ella
para ser religión imperial. Estos cristianos son pacifistas. Hasta fines del segundo siglo
los soldados romanos que se convirtieron al cristianismo, abandonaron las armas, aunque
se los matase por ello. Para los primeros cristianos Roma es la Babilonia, cuya ley de
despotía es ley de muerte. Se constituyen como sociedad alternativa y subvierten la
sociedad romana. Asumen los títulos del emperador romano para Jesús, pero Jesús sigue
siendo un rey que cabalga sobre un asno. Es este el rey, que merece los títulos de Hijo de
Dios, Salvador del mundo y Dios mismo, y cuyo mensaje era así un evangelio. Al rey
que cabalgaba sobre un gran caballo, no le correspondían tales títulos. También la palabra
evangelio es tomada del lenguaje imperial, que lo usaba para mensajes importantes del
emperador a todo su imperio.
El conflicto con el cristianismo no surge por la “libertad del culto” ni por el monoteísmo
frente al politeísmo. Surge, porque el cristianismo lleva en forma universal el mensaje del
Abraham que no mató y de la ley que es “para la vida”. Pero lo lleva a la población del
imperio. Este mensaje es incompatible con el imperio mismo y lo es, sin declarar ninguna
revolución. Frente a un mensaje de este tipo las revoluciones no tienen la misma
profundidad.
La reacción del imperio es obligarlos a realizar sacrificios frente a la imagen del
emperador, es decir, a aceptar que el emperador es Dios, Hijo de Dios y Salvador del
mundo. El rey a caballo se enfrenta al rey que cabalga sobre un asno. Un Dios o varios
dioses, da lo mismo. Lo que importa es que el emperador sea dios. Además, los cristianos
no son los únicos monoteístas en Roma. Los platónicos lo son también. Pero, al aceptar
venerar a su dios único por medio de la imagen del emperador, nadie los persigue.
Inclusive al monoteísmo judío se lo deja relativamente en paz. Pero el cristianismo está
haciendo su trabajo de misión en toda la población y se expande. Con eso subvierte el
imperio sin ningún levantamiento popular.

108
Sin embargo, es este cristianismo el que se convierte, en el curso de algunos siglos, en
religión del imperio. Cuando Constantino como primer emperador se convierte al
cristianismo, mantiene el título imperial de Hijo de Dios. Y hace sus batallas en nombre
de la cruz. Vence “In hoc signo”. Algunos siglos más tarde aparece un imperio cristiano
con la aspiración de transformarse en imperio universal. La idea de la misión universal
aparece ahora como imperialismo universal.
Debe haber habido un cambio en este cristianismo. Siguiendo a Pablo Richard, voy a
hablar de este cristianismo, que pretende ser la ortodoxia, como cristiandad.

2. La platonización del cristianismo por la cristianización del platonismo.


La relectura antijudaica por sí misma no explica el tránsito del mensaje cristiano hacia la
cristiandad. Hace falta explicar esta misma lectura antijudaica.
Ella es la otra cara de la recepción del pensamiento grecorromano por el cristianismo. El
pensamiento grecorromano es un pensamiento a partir de la ley y por tanto del poder. Se
origina en un pensamiento a partir de la polis griega, que ya es un pensamiento en el cual
las fuerzas que dominan la polis se piensan a sí mismas sin reflexionar siquiera su
dominación.
El mensaje cristiano viene de la tradición judía. Se trata de una tradición de sabiduría en
la cual se piensa el mundo a través de una historia contada en las escrituras y libros de
discursos proféticos, y de la sabiduría misma. No hay ningún pensamiento conceptual ni
filosófico ni teológico relevante.
El mensaje cristiano se hace presente en una actividad febril de misión entre los
“paganos”. En el grado en el cual penetra, penetra en la cultura grecorromana, que
responde en sus términos. Es una cultura altamente reflexiva y sofisticada, en la cual se
pide la traducción de la sabiduría en pensamiento conceptual. Pablo es el único de los
autores del mensaje cristiano que es capaz de expresarse en este lenguaje. Pero, aunque se
trate de un genio, Pablo no puede elaborar un pensamiento cristiano completo para
contestar las preguntas que vienen de esta cultura. Por tanto, en el grado en el cual el
cristianismo llega a capas sociales del imperio con alta formación en su cultura
tradicional, estas tratan de formular su fe, a partir de su cultura de origen, que es la
grecorromana. Pero con eso transforman no solamente el mensaje cristiano, sino también
su percepción tradicional de la cultura grecorromana.
Desde sus inicios el pensamiento cristiano choca con el pensamiento grecorromano.
Pablo, el gran misionero de los romanos, no se somete a esta cultura, sino que la
confronta. Habla de ella como “sabiduría de este mundo”, confrontándola con su mensaje
sobre la ley como resultado de la “sabiduría de Dios”. Existe la historia de la visita de
Pablo a Atenas donde habla, según Hechos de los Apóstoles, a los atenienses, tratando de
convencerlos de su mensaje. Busca un punto de partida para su discurso en la propia
realidad ateniense. Pero no recurre a sus tradiciones de pensamiento, ni las platónicas ni
las estoicas, que con seguridad conoce. Hace, por tanto, su famoso discurso del “Dios
desconocido”. No parte de los dioses conocidos. Tampoco de la formulación de un Dios
monoteísta que ya está presente, aunque de modo tentativo, en la filosofía de Platón y la
estoa. Pues el problema de Pablo no es de monoteísmo o politeísmo. Es la prédica del

109
reino de Dios, un reino que no es de este mundo. Un monoteísmo platónico o estoico no
le da ninguna posibilidad como posible puente al reino de Dios. Por tanto, habla del Dios
desconocido.
Sin embargo, a Pablo le va muy mal en Atenas. Es casi unánimamente rechazado y nunca
más vuelve allí.
Este problema se replantea después de Pablo como resultado del propio éxito de sus
misiones. Aparece ahora el hombre cristiano culto de tradición grecorromano que
contesta la pregunta a su manera. No trata a la filosofía griega como sabiduría de este
mundo confrontada a la sabiduría de Dios, sino que busca en ella algo así como el “anima
naturaliter cristiana”.
Ya en la primera mitad del siglo II uno de los apologetas, Justino, escribe:
“¿Y no sufrió Sócrates la muerte de un mártir por su concepto más puro de la divinidad?
Fue el prototipo del justo sufriente, un verdadero typos, como algunas figuras del
Antiguo Testamento que parecen señalar la venida de Cristo”.83

3. La muerte de Sócrates y la muerte de Jesús.


La muerte de Sócrates en la antigüedad tiene el carácter de una muerte fundante. Está
muy presente en la cultura griega y romana del tiempo de Jesús.
En los evangelios, pero sobre todo en el de Juan, esta muerte está presente, pero como
antípoda de la muerte de Jesús. La muerte de Jesús es percibida como una muerte que
tiene un significado contrario a la de Sócrates.
Eso ocurre sobre la base de un parecido llamativo. Ambos son condenados a la muerte y
ambos por blasfemia. Ambos son condenados por su comunidad nacional, que está
profundamente dividida, aunque la mayoría está en favor de la condena a muerte. Ambos
tienen una larga tradición de enseñanza en esta comunidad: Sócrates habla a “los
atenienses”, como Jesús habla a ¨los judíos”. Ambos producen profundos conflictos que
se originan a partir de esta enseñanza, y ambos chocan con la interpretación tradicional
del mundo de la ley y de los dioses. Ambos, antes de su muerte, hacen un último
encuentro con sus discípulos, cuyo desenlace es la muerte. Ambos beben un cáliz que
contiene su muerte. Sócrates bebe literalmente el cáliz con el veneno, la cicuta;Jesús
habla de su muerte como de un cáliz que tiene que tomar. Ambos se encuentran con
mujeres en el momento antes de su muerte. Ambos relacionan su muerte con la ley.
Ambos interpretan su corporeidad a la luz de su muerte. Ambos hablan de la vida eterna.
Y ambos expresan últimas palabras, que condensan su posición frente a su muerte. De
ambos sabemos solamente por lo que cuentan otros: en el caso de Jesús los evangelistas y
en caso de Sócrates, Platón.
Pero dentro de estos rasgos comunes, uno se opone al otro.

83
Jaeger, Walter: Cristianismo primitivo y paideia griega. Brevarios. FCE. México, 1961. p.46
Jaeger comenta:
“Justino, el apologista cristiano (Primera apologia, cap. 5, 4), al comparar la aparicion del Logos
divino en Socrates y en Jesucristo, dice que Socrates reveló a los griegos lo que Cristo, cuando el
Logos se hizo carne en él, enseñó a los barbaros.” p.48, nota 13

110
El fundamento de esta oposición es cómo se relaciona la muerte de cada uno con la ley.
Jesús, según Juan, es condenado por la ley y en su muerte se cumple la ley. Por eso, toda
su muerte gira alrededor del escándalo de la ley. El inocente muere por una ley que es ley
de Dios y, por tanto, ley de las leyes, y en su muerte se cumple esta ley. La interpretación
de la muerte de Sócrates es contraria. Los jueces tergiversan la ley, no es la ley la que lo
condena, sino los malos jueces que abusan de la ley. La muerte de Sócrates confirma la
ley; la muerte de Jesús produce el escándalo de la ley.
En la muerte de Jesús la ley, dada para la vida, cumpliéndose, da muerte. Los que lo
condenan, lo hacen por sometimiento a la ley. Sometimiento a una ley dada para la vida,
que resulta en muerte por no ser interpelada en nombre de la vida. En la muerte de
Sócrates, su condena ocurre porque los jueces no se someten a la ley. La ley es inocente
de la muerte de Sócrates; los jueces son culpables. En el caso de Jesús no son los
culpables los jueces, sino que la ley misma lo es, en cuanto los jueces la tratan como una
ley inapelable que se cumple por cumplirla. En ambos casos hay una visión de la ley
profundamente diferente. Sócrates dice que es la ley la que da la vida. Jesús insiste en que
la ley es dada para la vida, y eso tiene que guiar la relación con la ley. Tiene que ser
interpelada, si da muerte.
Cuando Sócrates habla de la justicia, habla del cumplimiento de la ley. La justicia es la
ley y su cumplimiento. Por tanto, para Sócrates no puede haber justicia frente a la ley. Si
se cumple la ley, no puede haber reclamos de justicia. Sócrates no discute las razones por
las cuales considera esta ley justa. Cuando sus amigos le ofrecen la posibilidad del escape
por fuga, se niega, precisamente en nombre de la ley. Los jueces tergiversaron la ley para
condenarlo. Por tanto, Sócrates sufrió una injusticia. Pero sostiene que frente a la
injusticia no se debe reaccionar con otra injusticia, que sería su fuga de la ley: “en
ninguna circunstancia es permitido ser injusto, ni volver injusticia por injusticia, mal por
mal”.84 La ley lo obliga someterse a la condena, aunque la condena sea injusta, lo que en
su lenguaje significa que se tergiversó la ley. Los jueces tergiversaron la ley, pero si él se
fuga, él tergiversa la ley también:
“En el momento de la huida, o, si te agrada más, de nuestra salida, si la ley y la república
misma se presentasen delante de nosotros y nos dijesen: Sócrates, ¿que vas a hacer? ¿La
acción que preparas no tiende a trastornar, en cuanto de ti depende, a nosotros y al Estado
entero? Porque, ¿qué Estado puede subsistir, si los fallos dados no tienen ninguna fuerza
y son eludidos por los particulares?” (Critón, p.55)
En seguida Sócrates hace hablar la ley, que dice:
“...dirá la ley ateniense: Sócrates, ¿no habíamos convenido en que tu te someterías al
juicio de la república?"...¿No soy yo a la que debes la vida? (Critón, p.55) "Ya ves,
Sócrates—continuaría la ley—, que si tengo razón, eso que intentas contra mí es injusto.
Yo te he hecho nacer, te he alimentado, te he educado; en fin, te he hecho, como a los
demás ciudadanos, todo el bien de que he sido capaz. (Critón, p.56)
“Y ahora te rebelas y no quieres ser fiel a este pacto!” (Critón, p.58). Esta rebelión
consiste en querer “tener derechos iguales a la ley misma, y que te sea permitido devolver
sufrimientos por sufrimientos, por los que yo pudiera hacerte pasar?" (Critón, p.56).

84
Platón. Diálogos. La República o el Estado. EDAF. Madrid, 1972. Diálogo: Critón o del deber. p.54

111
“Pero si mueres, morirás víctima de la injusticia, no de las leyes, sino de los hombres"
(Critón, p.60). Pero si te escapas y no mueres: “Yo seré tu enemiga mientras vivas, y
cuando hayas muerto, nuestras hermanas, las leyes que rigen en los infiernos, no te
recibirán indudablemente con mucho favor, sabiendo que has hecho todos los esfuerzos
posibles para arruinarme” (Critón, p.60).
Para Sócrates la ley es la vida, no es ley para la vida. Sócrates no se rebela porque la
rebelión va contra la ley, que es la vida.
Para Sócrates no hay pecado que se comete cumpliendo la ley, mientras la muerte de
Jesús ocurre precisamente por este pecado.
Por eso Sócrates, como no se rebeló, no sufre la muerte del rebelde, que es la que tiene
que sufrir Jesús porque se rebeló. Sócrates muere durante el último encuentro con sus
discípulos. El guarda le sirve cortésmente el cáliz con la cicuta y Sócrates obediente a la
ley se la toma. Sócrates mismo ejecuta su condena, y es muy difícil distinguir su muerte
de un suicidio. Pero no lo considera suicidio porque ha recibido la orden formal de Dios
para morir: “...es justo sostener que no hay razón para suicidarse, y que es preciso que
Dios nos envíe una orden formal para morir, como la que me envía a mí en este día”.85
Jesús hace, en su último encuentro con su discípulos, una cena con comida y vino y no
toma ningún cáliz de cicuta. Pero después muere por manos ajenas, que lo ejecutan.
Sócrates no muestra miedo a la muerte. Llama a la muerte su gran amiga y la considera
liberación: “Los hombres ignoran que los verdaderos filósofos no trabajan durante su
vida sino para prepararse a la muerte; y siendo eso así, sería ridículo que después de
haber perseguido sin tregua este único fin, recelasen y temiesen cuando se les presenta la
muerte” (Fedón, p.80). “He aquí por qué no estoy tan afligido en estos momentos,
esperando que haya algo reservado para los hombres después de esta vida, y que, según la
antigua máxima, los buenos serán mejor tratados que los malos“ (Fedón, p.79).
Lo que es eterno para Sócrates es el alma, mientras el cuerpo es perecedero y corruptible:
“el alma del filósofo desprecia el cuerpo, huye de él y hace esfuerzos para encerrarse en
sí misma” (Fedón, p.82).
El cuerpo esclaviza, por eso, la muerte es liberación. El cuerpo interfiere con el
conocimiento de la verdad, porque la verdad es del alma: “ He aquí por qué no tenemos
tiempo para pensar en la filosofía; y el mayor de nuestros males consiste en que en el acto
de tener tiempo y ponernos a meditar, de repente interviene el cuerpo en nuestras
indagaciones, nos embaraza, nos turba y no nos deja discernir la verdad” (Fedón, p.83).
En el mensaje cristiano, en cambio, la muerte es una amenaza. El ser humano no tiene
alma eterna, sino que el alma es lo que vivifica al cuerpo. La vida eterna es vida eterna
del cuerpo, y el alma es eterna solamente porque el cuerpo lo es. Si Jesús vive más allá de
su muerte, no es por tener alma eterna. Es por la resurrección corporal.86 Solamente al
resucitar el cuerpo hay vida eterna. Por eso el cuerpo no impide conocer la verdad, sino
que es el lugar donde la verdad se revela. La historia comentada sobre el apóstol Tomás y
su fe en el Jesús resucitado descansa sobre eso: le fue dada una evidencia corporal y por

85
Platón. Diálogos. La República o el Estado. EDAF. Madrid, 1972. Diálogo: Fedón o del alma. p.78
86
ver sobre eso Cullmann, Oscar: "Immortality of the Soul or Resurrection of the Dead", 1955

112
tanto creyó. Por esta misma razón, la muerte es amenaza para la vida entera. Al destruir
el cuerpo, destruye todo el ser humano, que no puede volver sino por la resurrección
corporal. Por eso, Jesús tiene miedo a la muerte y tiene que imponerse a este su miedo.
Sócrates es diferente: “los verdaderos filósofos se ejercitan para la muerte, y que esta no
les parece de ninguna manera terrible" (Fedón, p.85).
Sócrates tiene una esperanza de vida eterna del alma: “Entonces, libres de la locura del
cuerpo, conversaremos, así lo espero, con hombres que gozarán la misma libertad, y
conoceremos por nosotros mismos la esencia pura de las cosas; porque quizá la verdad
sólo en esto consiste y no es permitido alcanzar esta pureza al que no es asimismo puro”
(Fedón, p.84).
Sócrates no quiere lamentos por su muerte, porque nadie debe lamentar su liberación. El
lamento es de mujeres y su propia mujer, Jantipa, lamenta:
“Pasados algunos momentos, vino el alcalde y nos abrió la prisión. Al entrar,
encontramos a Sócrates, a quien acababan de quitar los grillos, y a Jantipa, ya la conoces,
que tenía uno de sus hijos en brazos. Apenas nos vio, comenzó a deshacerse en
lamentaciones y a decir todo lo que las mujeres acostumbran en semejantes
circunstancias.
—Sócrates—gritó ella—¡hoy es el último día en que te hablaran tus amigos y en que tú
les hablaras!
Pero Sócrates, dirigiendo una mirada a Critón, dijo que la llevaran a su casa. En el
momento, algunos esclavos de Critón condujeron a Jantipa, que iba dando gritos y
golpeándose el rostro. Entonces Sócrates, tomando asiento, dobló la pierna, libre ya de
los hierros, la frotó con la mano, y nos dijo: Es cosa singular, amigos míos, lo que los
hombres llaman placer...” (Fedón, p.74).
De igual manera las trata en el momento de su muerte:
“Después que salió del baño le llevaron allí sus hijos, porque tenía tres, dos muy jóvenes
y otro que era ya bastante grande, y con ellos entraron las mujeres de su familia. Habló
con todos un rato, en presencia de Critón, y les dio sus órdenes; enseguida hizo que se
retirasen las mujeres y los niños y vino a donde nosotros estábamos. Ya se aproximaba la
puesta del sol, porque había permanecido largo rato en el cuarto de baño” (Fedón, p.152).
“—¿Qué hacéis—dijo—, amigos míos? ¿No es el temor de estas debilidades
inconvenientes lo que motivó el haber alejado de aquí a las mujeres? ¿Por qué he oído
decir siempre que es preciso morir oyendo buenas palabras? Manteneos, pues, tranquilos,
y dad pruebas de más firmeza” (Fedón, p.154).
Jesús, en cambio, en el momento de su muerte está rodeado de varias mujeres:
“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de
Clopás y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo que
amaba, dice a su madre: 'Mujer, ahí tienes a tu hijo'. Luego dice al discípulo: 'Ahí tienes a
tu madre'. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa”. (Jn 19, 25-27)
Jesús tiene miedo de la muerte y trata de consolar. Sócrates recibe la muerte como amiga
y sustituye el consuelo por pruebas de firmeza.
Sócrates hace un discurso final:

113
“...desde que haya bebido la cicuta no permaneceré ya con vosotros, sino que os
abandonaré e iré a gozar de la felicidad de los bienaventurados... Y ahora quiero que
vosotros respondáis, os lo suplico, de que en el momento que muera, me iré... . Es
preciso tener más valor, y decir que es mi cuerpo el que tu entierras; y entiérrale como
te acomode, y de la manera que creas ser mas conforme con las leyes” (Fedón,
p.151/152).
Jesús en cambio decía: “Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me
volveréis a ver” (Jn 16,16).
Sócrates se va para no volver jamás; Jesús se va para volver. Eso implica la visión de la
vida posterior a la muerte que Sócrates tiene. Espera un último juicio sobre los muertos:
“Dispuestas así todas las cosas por la naturaleza, cuando los muertos llegan al lugar a que
los ha conducido su guía, se los somete a un juicio para saber si su vida en este mundo ha
sido santa y justa o no. Los que no han sido ni enteramente criminales ni absolutamente
inocentes son enviados al Aqueronte, y desde allí son conducidos en barcas a la laguna
Aquerusia, donde habitan sufriendo castigos proporcionados a sus faltas, hasta que, libres
de ellos, reciben la recompensa debida a sus buenas acciones. Los que se consideran
incurables a causa de lo grande de sus faltas y que han cometido muchos y numerosos
sacrilegios, asesinatos inicuos y contra ley u otros crímenes semejantes, el fatal destino,
haciendo justicia, los precipita en el Tártaro, de donde no saldrán jamás. Pero los que sólo
han cometido faltas que pueden expiarse, aunque sean muy grandes, como haber
cometido violencias contra su padre o su madre, o haber quitado la vida a alguno en el
furor de la cólera, aunque hayan hecho por ello penitencia durante toda su vida, son sin
remedio precipitados también en el Tártaro; pero transcurrido un año, las olas los arrojan,
y echan a los homicidas al Cocito, y a los parricidas al Piriflegeton, que los arrastra hasta
la laguna Aquerusia. Allí dan grandes gritos, y llaman a los que fueron asesinados y a
todos aquellos contra quienes cometieron violencias, y los conjuran para que les dejen
pasar la laguna, y ruegan se los reciba allí. Si los ofendidos ceden y se compadecen,
aquellos pasan y se ven libres de todos los males, y si no ceden, son de nuevo
precipitados en el Tártaro que los vuelve a arrojar a los otros ríos, hasta que hayan
conseguido el perdón de los ofendidos, porque tal ha sido la sentencia de los jueces
(Fedón, p.149)87.
“Los que no han sido ni enteramente criminales ni absolutamente inocentes”, nacen de
nuevo y vuelven a la vida corporal en la tierra. Pero los filósofos entran en la eterna
felicidad:
“... los que han sido purificados por la filosofía, los cuales viven por toda la eternidad sin
cuerpo, y son recibidos en estancias aún más admirables. No es fácil que os haga una

87
En la república Platón retoma esta imagen del juicio.:
"En el momento que mi alma salio del cuerpo—dijo—-llegué con otra infinidad de ellas a un sitio de
todo punto maravilloso, donde se veían en la tierra, dos aberturas, próximas la una a la otra y en el
cielo, otras dos, que correspondían con las primeras. Entre estas dos regiones estaban sentados
jueces, y así que pronunciaban sus sentencias, mandaban a los justos tomar su camino por la
derecha, por una de las aberturas del cielo, despues de ponerles por delante un rótulo que contenía el
juicio dado en su favor; y a los malos les obligaban a tomar el camino de la izquierda, por una de las
aberturas de la tierra, llevando a la espalda otro rótulo semejante, donde iban consignadas todas sus
acciones. 1408

114
descripción de esta felicidad, ni el poco tiempo que me resta me lo permite” (Fedón,
p.150).
Jesús en cambio, después del juicio, promete una Tierra Nueva, la cual es esta tierra sin la
muerte.
Las últimas palabras de Sócrates confirman su pureza como filósofo:
“Ya el bajo vientre estaba helado, y entonces descubriéndose, porque estaba cubierto,
dijo, y estas fueron sus últimas palabras:
—Critón, debemos un gallo a Asclepio; no te olvides de pagar esta deuda.
—Así lo haré—respondió Critón—; pero mira si tienes aún alguna advertencia que
hacernos.
No respondió nada, y de allí a poco hizo un movimiento. El hombre aquel, entonces, lo
descubrió por entero y vimos que tenia su mirada fija. Critón, viendo esto le cerró la boca
y los ojos”. (Fedón, p.155)
Había pagado sus deudas, por tanto, era justo. Cumplió la ley. Toda la vida de Jesús ha
sido, declarar el perdón de las deudas: pagar deudas no lo hace justo, perdonarlas, sí.

4. La muerte de Sócrates devora a la muerte de Jesús.


La muerte de Sócrates es una muerte sacrificial. Es la muerte en el altar de la ley, exigida
por la ley misma y aceptada por Sócrates. Sócrates se sacrifica, teniendo la posibilidad de
la fuga, porque la ley exige este sacrificio. A Sócrates no lo castiga la ley, sino los jueces
tergiversando la ley. Pero en la lógica de la ley ésta exige el sacrificio de Sócrates. Los
mismos dioses exigen este sacrificio, porque son dioses de la ley. La ley sale fortificada.
Jesús es sacrificado por la ley, pero por una ley que se cumple frente a Jesús, quien niega
cumplirla y más bien la interpela en nombre de una vida para la cual ella tiene que servir.
Jesús es castigado por la ley. No se sacrifica porque no acepta el juicio de la ley. Declara
la ilegitimidad del cumplimiento de la ley. La ley lo sacrifica, pero Jesús no se sacrifica
en el altar de la ley. También a Jesús se exige, no escapar sino enfrentar la muerte. Pero
Dios no lo exige como sacrificio, sino para que sea revelado lo que es la ley, que mata al
inocente en su cumplimiento. La muerte de Jesús es la catástrofe de la ley.
La muerte de Sócrates es el paradigma de la absolutización de la ley, por tanto del
sistema social y posteriormente del imperio. Sócrates es el héroe del poder en cuanto
ejercicio de la ley. La muerte de Jesús, en cambio, es el paradigma de la relativización de
la ley en función del sujeto viviente. Es el paradigma de la muerte del rebelde, que exige
que la ley sea ley para la vida.
Se entiende entonces, que el cristianismo, si quería cristianizar el imperio, tenía que
someter la muerte de Jesús a la muerte de Sócrates. Eso implicaba la reinterpretación del
mensaje cristiano. Se entiende entonces, que la lectura antijudaica del mensaje cristiano
era el vehículo que permitía imponer la muerte de Sócrates a la muerte de Jesús.
Transformó al Sanedrín en el rebelde frente a la nueva ley de Cristo, un rebelde que,
tergiversando la ley, logró la muerte de Jesús. La muerte de Jesús ahora es más que la
muerte de Sócrates, aunque sea del mismo tipo. Es la muerte en el altar de la ley
universal, que es la ley de Cristo que pasa a ser la ley del imperio cristiano universal. La

115
misma muerte de Jesús ahora puede ser transformada en una muerte sacrificial, como la
muerte de Sócrates ya lo era. El altar de la ley universal, en el cual se sacrifica Cristo,
ahora es Dios mismo. Dios exige el sacrificio, para que su ley, que es lo mismo en cuanto
ley, sea confirmada. Dios, ofendido por los pecados resultantes de las transgresiones de
su ley, encuentra su satisfacción por el sacrificio de su hijo en el altar de la ley
transgredida. Así aparece la cristiandad.

5. La ética de la banda de ladrones y la justicia: la polis perfecta de Platón.

Sócrates en su apología y en los diálogos de Platón referentes a la muerte de Sócrates se


refiere a la ley, cuyo cumplimiento es la justicia, sin fundamentarla. La ley es justa, pero
no dice, por qué es justa.
En la “República” (politeia) Platón desarrolla la justicia de la ley, para derivarla de la
razón. Pero ya no usa el nombre de ley para el conjunto de las leyes. Habla más bien de la
justicia de la polis (de la república o del Estado según las traducciones. Sistema social es
una traducción también posible).
Usa un argumento paradigmático, que hace historia. Vuelve a aparecer en los evangelios,
en Agustín, en Lutero y en Adam Smith. Es el argumento a partir de la ética de los
ladrones. Tiene un lugar clave en toda derivación de la ética de la polis en Platón.
Platón se enfrenta a un argumento corriente en su tiempo, según el cual “El injusto es
inteligente y hábil, y el justo no es ni lo uno, ni lo otro.... El hombre injusto se parece por
consiguiente, al hombre inteligente y hábil y el justo no se parece a éste”. 88
Hace una pregunta de sorpresa: “Lo que quería saber yo es si un estado que se hace
dueño de otro estado, puede llevar a cabo esta empresa sin emplear la justicia, o si se verá
precisado a valerse de ella..... hazme el favor de decir si un estado, un ejército, o una
cuadrilla de bandidos y ladrones, o cualquiera otra sociedad de este género podrían
triunfar en sus empresas injustas, si los miembros que la componen violasen, los unos
respecto de los otros, todas las reglas de la justicia”. (La República, p.1057)

Aquí aparece la ética de la banda de ladrones. Si no cumple con ciertas leyes, ni la banda
de ladrones puede funcionar: “¿No sería porque la injusticia daría origen a sediciones,
odios y combates entre ellos, al paso que la justicia mantendría entre los mismos la paz y
la concordia?... ¿no produciría indudablemente el mismo efecto entre los hombres, sean
libres o esclavos y no les hará impotentes para emprender cosa alguna en común?” (La
República, p.1058) “Es tal, pues, la naturaleza de la injusticia, ya se encuentre en un
estado, ya en un ejército o en cualquiera otra sociedad, que, en primer lugar, la hace
absolutamente impotente para emprender nada a causa de las querellas y sediciones que
provoca”. (La República, p.1058)

Hay, entonces, una ética implícita a la misma posibilidad de la acción humana, que no es
ética de los fines. Independientemente de los fines, esta ética está presente y se impone.

88
Platón. Diálogos. La República o el Estado. EDAF. Madrid, 1972. La República. p.1054.

116
No elige entre fines buenos y fines malos, sino entre caos y orden. Esta ética asegura el
orden, sin el cual ninguna acción, buena o mala, es posible. Puede concluir entonces:
“Acabamos de ver que los hombres de bien son mejores, más hábiles y más fuertes que
los malos; que estos no pueden emprender nada en unión de otros, y cuando hemos
supuesto que la injusticia no les impedía ejecutar en común algún designio, esta
suposición no descansaba en la verdad, porque si de hecho eran injustos, emplearían
mutuamente la injusticia los unos contra los otros. Es evidente que conservan entre ellos
un resto de justicia, que los impide dañarse unos a otros al mismo tiempo que causan
daño a los demás, y que mediante la justicia es como llevan a cabo sus empresas. A la
verdad, la injusticia es la que les hace idear empresas criminales; pero sólo son malos a
medias, porque los que son injustos a toda prueba están también en una imposibilidad
absoluta de obrar”. (La República, p.1059) “Por consiguiente, el alma justa y el hombre
justo vivirán bien, y el hombre injusto vivirá mal.... Luego el justo es dichoso y el injusto
desgraciado” (La República, p.1061)

El eje del argumento es la ética de la banda de ladrones. Si el argumento no la incluyera,


obligatoriamente no tendría fuerza. Como ética del orden se trata de una ética de
procedimientos. No es un cálculo de ventajas, sino efectivamente una ética por cumplir
más allá del cálculo de ventajas. Platón deja abierto una ética de los fines, pero no la
tematiza con la misma intensidad. Aparentemente, la trata como un simple resultado de
esta ética del orden y de los procedimientos. Lo puede hacer, porque no reduce esta ética
a una ética formal, sino que incluye en esta ética del orden también la satisfacción de las
necesidades. Inclusive la banda de ladrones tendría que asegurarse mutuamente esta
satisfacción de las necesidades. No podría funcionar si unos comen y otros no.
A partir de estos argumentos, construye la polis ideal.: “Construyamos, pues, un estado
con el pensamiento”. (La República, p.1079)
Empieza por las necesidades: “Nuestras necesidades serán evidentemente su base. Ahora
bien, la primera y la mayor de nuestras necesidades ¿no es el alimento, del cual depende
la conservación de nuestro ser y de nuestra vida?” (La República, p.1079)
Desarrolla toda una visión de la división del trabajo y de las ventajas de la
especialización.
Pero tienen que formar la polis, una sociedad:
“Luego si queremos tener bastantes pastos y tierra de labor, nos será preciso robarla a
nuestros vecinos; y nuestros vecinos harán otro tanto respecto a nosotros, si traspasando
los límites de lo necesario, se entregan también al deseo insaciable de tener....
Después de eso ¿haremos la guerra, Glaucón? Porque ¿qué otro partido puede tomarse?
—Pues haremos la guerra.
—No hablemos aún de los bienes y de los males que la guerra lleva consigo. Digamos
solamente que hemos descubierto el origen de este azote tan funesto para los estados y
para los particulares. Ahora es preciso dar cabida en nuestro estado a un numeroso
ejército, que pueda ir al encuentro del enemigo y defender de las invasiones del mismo el
estado y todo lo que posee. (La República, p.1084)

117
La polis misma ahora resulta una gran banda de ladrones. Platón ni reflexiona eso
mayormente, sino deja todo allí. Pero pregunta por la perfección de la polis, dado el
estado de las cosas.
Se nota en seguida una gran preocupación. Que la polis sea organizada como banda de
ladrones, no le molesta. Su problema es, cómo evitar que el ejército de la polis se
transforme al interior de la polis en otra banda de ladrones, que le robe a la polis. Se
imagina entonces un sometimiento ideal del aparato militar a la polis y su gobierno, que
son los magistrados.
La imaginación es extrema y hasta aventurera. Para que no tengan motivos para lanzarse
en contra de la polis misma, desarrolla como el ideal para los militares su comunidad de
mujeres y bienes; acompañado por una cría sistemática de militares valientes. Sería el
remedio en contra del instinto de tener de parte de ellos, así que toda la polis puede
dormir tranquila. En cuanto a sus méritos, quiere reconocerlos por honores y amores.
Entonces el aparato militar puede funcionar en perfección: “es preciso que sean suaves
para con sus amigos, y que guarden toda su ferocidad para los enemigos. El ejemplo, que
prueba, que eso es posible, lo encuentra en los perros”. (La República, p.1086)
Todo eso lo deriva del criterio formal de una polis perfecta de institucionalización
perfecta. Incluye en sus derivaciones también la cultura. Hasta deriva de la idea de la
perfección institucional de la polis la necesaria enseñanza sobre los dioses y sobre los
mitos. No pregunta, quien es Dios, sino qué creencia en cuanto a Dios y los dioses
corresponde a la polis perfecta. Igualmente pregunta, cómo tienen que ser interpretados
los mitos para que correspondan a la polis perfecta. La pregunta es parecida a como era
en cuanto a los militares: Cómo tienen que ser tratados, para que respondan
perfectamente a las necesidades militares de la polis perfecta.
También la relación hombre/mujer encuentra su solución justa:
“Ya ves, mi querido amigo, que en un estado no hay propiamente profesión que esté
afecta al hombre o a la mujer por razón de su sexo, sino que habiendo dotado la
naturaleza de las mismas facultades a los dos sexos, todos los oficios pertenecen en
común a ambos, sólo que en todos ellos la mujer es inferior al hombre”. (La República,
p.1192) “¿Habrá necesidad de que nos detengamos enalgunas excepciones, como el
trabajo en lana, la preparación de tortas y de las viandas, trabajos en que las mujeres
llevan ventaja a los hombres y en que la inferioridad sería para ellas una vergüenza?” (La
República, p.1191\1192)
Los mitos tienen que corresponder a la institucionalización perfecta de la polis:
“Comencemos, pues, ante todo, por vigilar a los forjadores de fábulas. Escojamos las
convenientes y desechemos las demás. En cuanto a las fábulas que les cuentan hoy, deben
desecharse en su mayor parte”. (La República, p.1089)
Eso lo resume Platón:
“Y si queremos que los defensores de nuestra república tengan horror a las disensiones y
discordias, tampoco les hablaremos de los combates de los dioses, ni de los lazos que se
tendían unos a otros; además de que no es cierto todo esto... Si nuestro propósito es
persuadirlos de que nunca la discordia ha reinado entre los ciudadanos de una misma
república, ni puede reinar sin cometer un crimen, obliguemos a los poetas a no componer

118
nada, .. que no tienda a este fin. Qué jamás se oiga decir entre nosotros que Juno fue
aherrojada por su hijo, y Vulcano precipitado del cielo por su padre, por haber querido
socorrer a su madre cuando éste la maltrataba, ni contar todos estos combates de los
dioses inventados por Homero, haya o no alegorías ocultas en el fondo de estos relatos”.
(La República, p.1091)
Del mismo criterio de la perfección de la polis sigue, cómo tienen que ser vistos los
dioses:
“—Pero ¿el dios no es esencialmente bueno? ,¿Debe hablarse de él nunca en otro
sentido?...
—Lo que es bueno no es, por tanto, causa de todas las cosas: es causa del bien, pero no es
causa del mal.
—Es cierto.
—Por consiguiente, el dios, siendo esencialmente bueno no es causa de todas las cosas,
como se dice comúnmente. Y si los bienes y los males están de tal manera repartidos
entre los hombres que el mal domine, el dios no es causa más que de una pequeña parte
de lo que sucede a los hombres y no lo es de todo lo demás. A el sólo deben atribuirse los
bienes; en cuanto a los males es preciso buscar otra causa que no sea el dios”. (La
República, p.1092) “Luego no debemos con sentir que se nos representen a los hombres
grandes, y menos a los dioses, dominados por una risa que no puedan contener”. (La
República, p.1106)
El dice, cómo deben ser presentados los dioses, y la respuesta la deriva del “bien público”
de la polis. Si ésta está perfecta, entonces sus dioses se pueden derivar de la perfección de
esta polis.
Platón no percibe ningún más allá de la polis. La polis es el mundo, y de su perfección
ideada se deriva la ética, sabiendo Platón muy bien, que lo que está derivando es una
ética de ladrones. Esta polis perfecta es ahora lo que Platón entiende como la justicia, y
las leyes de esta polis perfecta son las leyes justas:
“Hemos creído que un estado nos ofrecía el modelo que deseábamos, y sobre este
fundamento hemos formado uno, el más perfecto que nos ha sido posible, porque
sabíamos bien que la justicia habría de encontrarse necesariamente en un estado bien
constituido”. (La República, p.1165)
Pero esta justicia tiene que pasar a ser organización efectiva de la polis y pasar a ser ley
vigente. Platón hace allí toda una discusión sobre si este Estado perfecto también es
posible y cómo. Empieza a hablar de la utilidad de su realización: “Nuestro sistema no es
sólo posible, sino que además es ventajoso para el estado. “(La República, p.1194)
“Trataré de convencerte de que no hay cosa más útil para el estado y para los guerreros.
Después demostraremos la posibilidad, si te parece conveniente “.(La República, p.1196)
Después sostiene, que el Estado perfecto pensado sigue siendo el Estado perfecto, aunque
no se puede realizar:
¿Crees que un pintor, después de haber pintado el más bello modelo de hombre que
pueda verse y de haber dado a cada rasgo la última perfección, sería menos hábil porque
no le fuera posible probar que la naturaleza puede producir un hombre semejante?... ¿que
hemos hecho en esta conversación sino trazar el modelo de un estado perfecto?... ¿no

119
estará bien dicho, aun cuando no podamos demostrar que se puede formar un estado
según este modelo?” (La República, p.1216\1217)
Pero, por lo menos no es imposible:
“Concluyamos por tanto, que si nuestro plan de legislación puede tener lugar, es
excelente, y que si la ejecución es difícil, por lo menos no es imposible”. (La República,
p.1254)
Insiste entonces, que lo que es posible es una aproximación:
“¿Es posible ejecutar una cosa precisamente como se la describe? ¿No está, por el
contrario, en la naturaleza de las cosas, que la ejecución se aproxime menos a lo
verdadero que el discurso?...
No exijas, por tanto, de mí que realice con una completa precisión el plan que he trazado;
y si puedo hacer ver cómo un estado puede ser gobernado de una manera muy
aproximada a la que he dicho, confiesa entonces que he probado, como me exiges, que
nuestro estado no es una quimera..”. (La República, p.1217)
Platón ahora discute el modo de aproximación que puede darse y la consistencia de las
leyes que le corresponden. La aproximación más grande se da en la aristocracia y en la
monarquía. Pero ninguna forma de constitución del gobierno de la polis es estable, en
todo hay una tendencia a la degeneración. Si no aparecen fuerzas de regeneración, esta
degeneración progresa. Aparecen formas de constitución del gobierno inferiores y
deterioradas. Las más importantes de Platón son la oligarquía, la democracia y por fin, la
tiranía como forma más degenerada. Hay una lógica de este proceso, que subyace a todo
y que Platón la vincula con el deseo insaciable de las riquezas. Percibe la ley del valor
como la gran amenaza que subvierte la polis.
Este proceso de degeneración y, por tanto, de pérdida de la aproximación al estado ideal
lo ve Platón con mucho pesimismo. Según él, solamente estadistas que sean filósofos, o
filósofos que sean estadistas podrían detenerlo o invertirlo. Pero como no hay tal
condición en ninguna parte, la declinación le parece inevitable, lo que hará imposible la
realización, aunque aproximada, de su estado ideal:
“Como los filósofos no gobiernen los estados, o como los que hoy se llaman reyes y
soberanos no sean verdadera y seriamente filósofos, de suerte que la autoridad pública y
la filosofía se encuentren juntas en el mismo sujeto, y como no se excluyan
absolutamente del gobierno tantas personas, que aspiran hoy a uno de estos dos términos
con exclusión del otro; como todo esto no se verifique, mi querido Glaucón, no hay
remedio posible para los males que arruinan los estados ni para los del género humano; ni
este estado perfecto, cuyo plan hemos trazado, aparecerá jamás sobre la tierra, ni verá la
luz del día. He aquí lo que ha mucho dudaba si debería decir, porque preveía que la
opinión pública se sublevaría contra semejante pensamiento. Porque es difícil concebir
que la felicidad pública y la privada dependan de esta condición”. (La República, p.1218)
Aparece algo como una apocalíptica platónica, en la cual al final del proceso Platón ve
viniendo un hombre de la perdición, que como tirano de los últimos días ejerce la
autoridad. Frente a él ya no hay resistencia posible. Describe su ascenso:

120
“Cuando haya consumido todos los bienes de su padre y de su madre, y el enjambre de
pasiones se haya multiplicado y fortificado en su corazón, ¿no se verá reducido a forzar
las casas, despojar de noche a los transeúntes y robar los templos?
... Ni los asesinatos, ni las horribles orgías, ni los crímenes de ninguna clase le detendrán,
porque reinando en su alma solo el amor tiránico, le inspirará la licencia y el desprecio
a las leyes, y mirando esta alma como un estado sometido a su imperio, le obligará a
emprenderlo todo, para tener con qué alimentarle a él y a esa plaga de pasiones
tumultuosas que lleva tras de sí, venidas las unas de fuera por las malas compañías y
nacidas otras dentro, todas desencadenadas por su propia audacia o libertadas por él
mismo. (La República, p.1350)
“Semejante hombre debe saber perfectamente el oficio de tirano... El mejor partido que el
estado puede tomar en tal caso, es no oponer ninguna resistencia; porque, si no, al menor
movimiento que haga, el tirano cometerá contra su patria las mismas violencias que usó
contra su padre y su madre; la maltratará, la entregará al poder de los jóvenes relajados
que le rodean y reducirá a la esclavitud mas dura a esta patria, a esta madre, sirviéndome
de la expresión de los cretenses. A este punto irán a parar los deseos del tirano”. (La
República, p.1351)
Estos tiranos Platón los llama entonces “Hombres sin fe” y “injustos en sumo grado”.
Tienen los “rasgos que constituyen al perfecto criminal” (La República, p.1352). El
perfecto criminal terminó de ser el antípoda del estado perfecto y producto de una
degeneración del estado perfecto, que de hecho no parece evitable y ante la cual la
resistencia es inviable.
Frente a eso Platón declara el retiro frente a la imposibilidad de detener el curso de los
hechos:
“Con respecto a mí no me conviene hablar de este demonio, que me acompaña y me
aconseja sin cesar. Apenas se encontrará otro ejemplo en todo el pasado. Ahora bien, el
que, entre este pequeño número de hombres, gusta y ha gustado la dulzura y la felicidad
que se encuentran en la sabiduría, viendo la locura del resto de los hombres y el desorden
introducido en los estados por los que se mezclan en su gobierno; no advirtiendo por otra
parte en torno suyo a nadie que quiera secundarle en los esfuerzos que había de hacer
para sacar la justicia de la opresión, de suerte que no tuviese que temer nada por sí
mismo; viéndose, como quien dice, en medio de una multitud de bestias feroces, de cuyas
injusticias no quiere hacerse partícipe, y a cuya saña en vano intentaría oponerse, seguro
de ser inútil a sí mismo y a los demás y de perecer antes de haber podido hacer servicio
alguno a la patria y a sus amigos; haciéndose todas estas reflexiones, se mantiene en
reposo y entregado exclusivamente a sus propios negocios; y así como un viajero, saltado
por una violenta borrasca, se considera dichoso si encuentra un paredón que le sirva de
abrigo contra el agua y los vientos, en la misma forma, viendo que la injusticia reina por
todas partes impunemente, considera como el colmo de la felicidad el poder conservar en
el retiro su corazón exento de iniquidad y de crímenes, pasar sus días en la inocencia y
salir de esta vida con una conciencia tranquila y henchida de bellas esperanzas”. (La
República, p.1246\1247)
Se nota cierta desesperación. Platón no ve salida a partir de su análisis. Ha analizado la
ley, ha construido el concepto de una polis ideal, pero queda ahora encerrado en su

121
lógica. No puede pensar siquiera una vida humana más allá de la ley, a la cual poder
interpelar. Muchas veces ve lo nefasto de las consecuencias, pero vuelve a encerrarse en
la ley y la justicia de la ley de la polis, que al fin no es más que la eficiencia del
funcionamiento de una sociedad pensada a partir del paradigma de la banda de ladrones.
Descubre una ética de esta eficiencia, pero en esta ética no hay manera de distinguir entre
la banda de ladrones y una sociedad humana. Saca conclusiones hasta grotescas, pero
solamente puede asustarse de lo grotesco que son.
Ve la decadencia de los gobiernos hasta los límites de la construcción de un final
apocalíptico. Lo descubre como lógica de la acción en los marcos de la ley. Pero
solamente en los marcos de la ley puede pensar salidas. Busca entonces un rey-filósofo
para invertir la tendencia, pero sabe, que tal rey-filósofo no lo va a haber.
Ve el cuerpo como la cárcel del alma, y el alma pura como instancia del cumplimiento de
la ley ideal. Pero como el alma vive necesariamente en esta cárcel del cuerpo, el cuerpo la
corrompe. La razón de la decadencia es la vida corporal del alma, que tendría que salir
del cuerpo para poder vivir su libertad.
Viéndolo así, uno descubre, que el rey-filósofo en Platón aparece precisamente, porque
Platón no descubre ningún sujeto viviente que enfrente a la ley. ¿Quién puede detener la
decadencia producida por la ley y su cumplimiento? En el mensaje cristiano aparece una
instancia, que Platón ni sospecha: el sujeto viviente que como sujeto necesitado se rebela
frente a la ley. Es el sujeto, que sufre la decadencia de la ley y que es la única instancia
para enfrentarla. Pero en esta visión, el cuerpo ya no es cárcel del alma. Más bien la ley
ahora, y muy claramente en Pablo, es vista como la cárcel del cuerpo, que tiene un alma
vivificante, que no es sustancia. La ley es la cárcel del cuerpo, eso es el mensaje paulino
en cuanto a la ley. Aparece entonces la utopía de una libertad más allá de la ley: es la
utopía de la Nueva Tierra del Apocalipsis cristiano, que es una tierra sin árbol prohibido,
por tanto un orden sin ley. Es la utopía de esta tierra como una tierra sin la muerte. No
hay ningún rey-filósofo, ni Dios lo es. Dios se piensa ahora como “todo en todos”.
Esa comprensible, que este mensaje aparece en el siglo I como un gran mensaje de
libertad, que rompe estos límites del encierro de toda libertad en la jaula de una polis
idealizada y de un pensamiento a partir del poder, que no deja ningún espacio para el
sujeto.

6. El platonismo en el cristianismo.
Este breve análisis de algunas reflexiones de Platón dejan clara la importancia de la
enorme influencia de Platón en el cristianismo. Pero igualmente es visible que en la
lógica del pensamiento de Platón no haya ninguna respuesta posible a lo que es el
mensaje cristiano. Cualquier platonización del cristianismo tiene que pasar por la
cristianización del platonismo.
Aparecen paralelismos de los cuales es difícil saber si se deben a influencias sobre el
cristianismo, a la influencia de alguna tercera fuente o simplemente a la casualidad. Pero
son llamativos, porque muchas veces no comportan identidad, sino diferencias marcadas.
Estas diferencias siempre tienen que ver con la ubicación de la ley y por consiguiente del

122
cuerpo. Tienen que ver con la visión del cuerpo como cárcel del alma frente a la ley como
cárcel del cuerpo.
Un paralelismo notable está en la visión del último juicio. No pertenece a la tradición
judía, pero aparece con igual fuerza tanto en la tradición cristiana como en la platónica.
En el desenlace del último juicio hay dos extremos. Un extremo es la salvación definitiva,
el otro la perdición definitiva. Pero hay diferencias. Cuando Sócrates cree entrar en la
salvación definitiva, la imagina como una liberación definitiva sin cuerpo. Salió del
cuerpo para siempre. Los condenados en la perdición definitiva, son almas torturadas en
el Tártaro, del cual no hay escape. En la visión cristiana aparece la salvación definitiva
como Nueva Tierra, una vida corporal completamente lograda. La perdición, en cambio,
es desaparición en el lago de fuego o azufre, que en el Apocalipsis es imaginado muy
probablemente según el tártaro de Platón. Pero también se trata de la perdición de seres
corporales.
Pero hay etapas intermedias. Platón tiene dos. Una de ellas, la que no cometió crímenes
graves. Estos son castigados y después tienen su tiempo de felicidad, para volver a ser
reencarnados después en la vida corporal, donde el cuerpo vuelve a ser la cárcel del alma.
La otra etapa intermedia es aquella para algunos que han sido arrojados al lago del
Tártaro, en cuanto han sido criminales, pero de los peores. Ellos tienen cada año un
chance para volver, si logran convencer a sus víctimas, para que les perdonen. Si no se
les perdona, vuelven al Tártaro hasta que consigan este perdón. No es ningún Dios quien
perdona, sino que, quienes los pueden perdonar son exclusivamente sus víctimas.
En la recepción cristiana del último juicio, hay solamente una etapa intermedia, que es el
purgatorio. En la creencia popular existe desde los comienzos, pero fue aceptada por la
propia dogmática, hasta la Edad Media. Allí los condenados sufren castigo, hasta que sus
pecados sean purgados y van entonces también a la salvación definitiva. La otra etapa
intermedia prácticamente desapareció con la idea de que Dios perdona y no las víctimas.
Solamente sobrevive marginalmente en la tradición cristiana, cuando p.e. Bossuet
sostiene, que los ricos solamente pueden entrar al cielo, si los pobres les dan el pase, o,
como lo dice Bossuet, los “naturalicen”.
Hay otro paralelismo, que es más claro, aun bajo el aspecto de la ley. La visión platónica
de la decadencia de los gobiernos hasta su extremo del dominio del tirano no es
propiamente histórica. Sin embargo, aparece en el Apocalipsis cristiano en una
interpretación de la historia de la salvación, un concepto de historia que viene de la
tradición mesiánica y apocalíptica judía. También ésta tiene la visión de un gobernante
extremo al final de la decadencia, que ocurre con el imperio llamado Babilonia. Es la
figura del anti-cristo, gobernador último de perdición. La imaginación del tirano en
Platón y del anti-cristo en la tradición paulina es muy llamativa.
Platón describe al tirano como alguien, que “inspira la licencia y el desprecio de las
leyes”, como “hombre sin fe”, como “injusto en sumo grado” y como “perfecto
criminal”. En la tradición paulina se describe al anti-cristo como “apóstata”, “hombre
impío” (sin ley: anomos), “lleva el nombre de Dios o es objeto de culto”, pero que, bajo
el influjo de Satanás” realiza “toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos y todo
tipo de maldades que seducirán” (2 Tes 2, 3-10). En Platón desprecia las leyes, en Paulus
es hombre sin ley. Platón difícilmente puede concebir una dominación “sin ley”.

123
Pensando a partir de la ética de la banda de ladrones, también el tirano tiene que tener un
núcleo de esta ética para poder realizar sus empresas criminales. Por tanto desprecia las
leyes. En la tradición paulina, en cambio, el hombre sin ley es aquel que no tiene más
consideración que esta ética de la banda de ladrones. No tiene “ley de Dios”, no tolera
sujetos.
Una diferencia parecida aparece en otro paralelismo. Cuando Platón quiere resumir el
esfuerzo necesario por hacer, habla de “los esfuerzos que había de hacer para sacar la
justicia de la opresión” (La República, p.1246). En un contexto muy parecido, Paulus
habla de la “impiedad e injusticia de los hombres, que aprisionan la verdad en la
injusticia” (Rom 1,18). En Platón se trata de una opresión que viola la justicia,
entendiendo por justicia la ley. La opresión abusa de la ley, como ya lo había mostrado en
el juicio contra Sócrates. En Paulus la injusticia aprisiona la verdad, que es la verdad
sobre la ley. La injusticia, que aprisiona la verdad, produce la mentira, según la cual la
justicia es idéntica al cumplimiento de la ley. 89 Por eso, para Paulus es tan importante
señalar el engaño, la mentira, las seducciones. Si la opresión fuera simplemente una
violación de la ley, entonces no tiene por qué engañar. Tiene que engañar, sin embargo,
en cuanto la injusticia se comete cumpliendo la ley, haciéndose pasar como la verdadera
justicia. Las formulaciones parecidas contienen sentidos contrarios.

7. Agustín: la constitución de la cristiandad por la recepción del platonismo.


El pensamiento de Platón ya está presente en el mensaje cristiano. Sin embargo, este
mensaje se le opone desarrollando el sujeto viviente enfrentado a la ley. Lo vimos en la
forma como se analiza la muerte de Jesús de manera antitética con la muerte de Sócrates.
Lo mismo volvimos a ver en relación al pensamiento de Platón en las otras partes del
mensaje cristiano.
El distintivo, en última instancia, es el concepto del pecado, que se comete cumpliendo la
ley. Está en el centro del mensaje cristiano. Pero con eso está en el centro de este mensaje
el sujeto viviente, que es sujeto necesitado que se rebela frente a la ley y la interpela. Pero
eso implica el punto de vista de este mensaje. Es el punto de vista de los seres humanos
de abajo, los oprimidos y explotados. Son ellos los que viven diariamente explotados y
oprimidos bajo el cumplimiento de la ley. Su situación de explotación y opresión no se
explica por ninguna transgresión de la ley. Sus explotadores y opresores actúan
respaldados por la ley, los tribunales y la policía. Por eso no pueden concebir su libertad
sino desde un más allá de la ley. Es reivindicación frente a la ley. Este más allá podría
llamarse bien común, pero en el lenguaje del Jesús de los sinópticos es el reino de Dios,
del cual Jesús dijo: El reino de Dios está entre ustedes. A partir de allí se interpela la ley.
En el mensaje cristiano está el punto de vista de ellos. No es un punto de vista
“partidario”. Es el único punto de vista objetivo que hay. Pero se trata de una objetividad
visible solamente a partir de este punto de vista. Desde este punto de vista nace la
reivindicación del sujeto viviente.

89
Tamez, Elsa: Contra toda condena. La justificación por la fe desde los excluidos. DEI. San Jose,
1991. p.115

124
Cuando el cristianismo convierte progresivamente la población del imperio romano, hay
cada vez más cristianos romanos que dejan de percibir este punto de vista de su propio
origen. Agustín ya es un aristócrata del imperio, que se convierte al cristianismo. No mira
el imperio desde el punto de vista de los explotados y oprimidos, sino a partir de la ley. El
se ha formado en la filosofía de Platón y mantiene su punto de vista a partir del poder
ejercido por la ley. Pero como cristiano mantiene la reflexión sobre el más allá de la ley
expresada en el reino de Dios, por tanto también la reflexión sobre la injusticia de la ley.
Pero mantiene eso, suprimiendo el sujeto. El reino de Dios deja de ser un reclamo frente a
la ley; se transforma en su “ciudad de Dios”, cuya esperanza está más allá de la
constitución de la ciudad terrestre en la cual se desenvuelve la vida diaria. No está
simplemente en un cielo post mortem, sino que su presencia en la vida presente ya no
interpela la vida de la ciudad terrestre, la lamenta. Agustín desarrolla lo que Hegel
llamaba la conciencia infeliz. No ve la ciudad terrestre del imperio como ciudad justa
sino injusta, pero su injusticia la explica por algún pecado original. Y no admite un sujeto
legitimado para interpelarla.
Igual que Platón, Agustín ve toda la ética a partir de la ética de la banda de ladrones. La
presenta como una ética de la paz. Los ladrones, para poder llevar a cabo su empresa
criminal, tienen que asegurar la paz entre ellos. Por lo tanto, a pesar de que haya guerra,
toda guerra también presupone alguna paz en el interior de las partes en guerra. Hay paz
sin guerra, pero no hay guerra sin paz. Pero quien persigue la guerra, busca una paz,
impuesta por él por medio de la guerra:
“Por donde consta que la paz es el deseado fin de la guerra, porque todos los hombres,
aun con la guerra buscan la paz, pero ninguno con la paz busca la guerra. Hasta los que
buscan perturbar la paz en que viven, no es porque aborrecen la paz sino por tenerla a su
albedrío. No quieren, pues, que deje de haber paz, sino que haya la que ellos desean”.90
Donde hay guerra, los vencidos se someten para tener paz: “Porque la vencida se rinde y
sujeta a la victoriosa, pues prefiere y estima más cualquiera Paz y vida sosegada que el
dominio, y aún que 1a libertad; de suerte que causan gran admiración los que han querido
mejor perecer que servir”. (San Agustin, XVIII, 2. p.423)
La pax romana no es otra cosa que ésta:
“Pero dirán que por lo mismo la imperiosa ciudad de Roma, para la conservación de la
paz política en las naciones conquistadas, no sólo les obligó a recibir el yugo sino
también su idioma, para lo cual no faltaron, sino que sobraron intérpretes. Es verdad;
mas esto, ¿con cuántas y cuán crueles guerras, y con cuánta mortandad de hombres, y
con cuánto derramamiento de sangre humana se alcanzó? Y con todo, no por ello,
habiendo acabado todo esto, acabó la miseria de tantos males pues aunque no hayan
faltado ni falten enemigos, como los son las naciones extranjeras, con quienes se ha
sostenido y sostiene continua guerra, sin embargo, la misma grandeza del imperio ha
producido otra especie peor de guerras, y de peor condición, es a saber, las sociales y
civiles, con las cuales se destruyen más infelizmente los hombres, ya sean cuando traen
guerra por conseguir la paz, ya sea porque temen que vuelva a encenderse”. (San
Agustin, XIX,7. p.477)

90
San Agustín: La ciudad de Dios. Porrúa. México, 1970. XIX, 12. p.479

125
El paradigma de esta paz de Babilonia es precisamente la banda de ladrones, y, Agustín
considera todo Estado una banda de ladrones:
“Finalmente, aun cuando por sediciones y discordias civiles se apartan y dividen unos de
otros, si con los mismos de su bando y conjuración no tienen alguna forma o especie de
paz, no hacen los que pretenden. Por eso los mismos bandoleros, para turbar con más
fuerza y con más seguridad suya la paz de otros, desean la paz con sus compañeros”. (San
Agustín, XIX. 12. p.479)
Nos cuenta entonces el pasaje del ladrón al rey, que condensa la esencia del imperio en la
percepción de Agustín:
“Aun más: cuando alguno es tan poderoso y de tal manera huye el andar en compañía,
que a ninguno se descubra, y salteando y prevaleciendo solo, oprimiendo y matando los
que puede, roba y hace sus presas, por lo menos con aquellos que no puede matar y
quiere que no sepan lo que hace, tiene alguna sombra de paz. Y en su casa, sin duda,
procura vivir en paz con su mujer y sus hijos, y con los demás que tiene en ella; y se
linsojea y alegra de que estos obedezcan prontamente a su voluntad; porque si no, se
enoja, riñe y castiga, y aun si ve que es menester usar de rigor y crueldad, procura de este
modo la paz de su casa, la cual ve que no puede haber si todos los demás en aquella
doméstica compañía no están sujetos a una cabeza, que es él en su casa. Por tanto, si
llegase a tener este debajo de su sujeción y servidumbre a muchos, o a una ciudad, o a
una nación, de manera que le sirviesen y obedeciesen, como quisiera que le sirvieran y
obedecieran en su casa, no se metiera ya como ladrón en los rincones y escondrijos, sino
que, como rey, a vista de todo el mundo, se engrandeciera y ensalzara, permaneciendo en
el la misma codicia y malicia. Todos, pues, desean tener paz con los suyos, cuando
quieren que vivan a su albedrío; porque aún aquellos a quienes hacen la guerra, los
quieren, si pueden, hacer suyos, y en habiéndolos sujetado, imponerles las leyes de su
paz”. (San Agustín, XIX. 12. p.479/480)
Ni se debe llamar paz esta perversión de la paz:
“Así, pues, la soberbia imita perversamente a Dios, puesto que debajo del dominio divino
no quiere la igualdad con sus socios, sino que gusta imponer a sus aliados y compañeros
el dominio suyo, en lugar del de Dios; aborreciendo la justa paz de Dios, y amando su
injusta paz. Sin embargo, no puede dejar de amar la paz, cualquiera que sea; porque
ningún vicio hay tan opuesto a la naturaleza que cancele y borre hasta los últimos rastros
y vestigios de la naturaleza. ... la paz de los malos, en comparación de la de los buenos,
no debe llamarla paz el que sabe estimar y anteponer lo bueno a lo malo, y lo puesto en
razón a lo perverso”. (San Agustín, XIX, 12. p.481)
Agustín entonces puede ser muy duro en su crítica a esta ciudad terrestre. En lo que se
refiere a la ley del valor, hay pasajes que coinciden casi textualmente con las críticas que
Marx hace en sus manuscritos económico-filosóficos.
Por supuesto, Agustín ahora no puede derivar a la manera de Platón, una polis o un
imperio perfecto. El imperio no es mundo para perfeccionar, porque la sociedad perfecta
está más allá de la ciudad terrestre, organizada por el imperio. Es la ciudad de Dios, que
peregrina en esta tierra y convive con la ciudad terrestre, pero es a la vez la ciudad de

126
Dios en el cielo. Esta sociedad de Dios asegura la paz de Dios, pero no puede sustituir la
paz de Babilonia que aparece con la ciudad terrestre. Inclusive la presupone.
“Todo el uso de las cosas temporales en la ciudad terrena se refiere y endereza al fruto de
la paz terrena, y en la ciudad celestial se refiere y endereza al fruto de la paz eterna”. (San
Agustín, XIX, 14. p.483)
“Por eso el uso de las cosas necesarias para esta vida mortal es común a fieles o infieles y
a una y otra casa, pero el fin que tienen al usarlas es muy distinto.
También la Ciudad terrena que no vive de la fe, desea la paz terrena, y la concordia en el
mandar y obedecer entre los ciudadanos la encamina a que observen cierta unión y
conformidad de voluntades en las cosas que conciernen a la vida mortal. La Ciudad
celestial, o, por mejor decir, una parte de ella que anda peregrinando en esta mortalidad y
vive de la fe, también tiene necesidad de semejante paz, y mientras en la Ciudad terrena
pasa como cautiva la vida de su peregrinación, como tiene ya la promesa de la redención
y el don espiritual como prenda, no duda sujetarse a las leyes en la Ciudad terrena, con
que se administran y gobiernan las cosas que son a propósito y acomodadas para
sustentar esta vida mortal; porque así como es común a ambas la misma mortalidad, así
en las cosas tocantes a ella se guarde la concordia entre ambas Ciudades”. (San Agustín,
XIX, 17. p.485)
“Pero goza de ella en esta vida, y también nos interesa a nosotros, porque entre tanto que
ambas ciudades andan juntas y mezcladas, usamos también nosotros y nos servimos de
la Paz de Babilonia, de la cual se libra el pueblo de Dios por la fe, de forma que entre
tanto anda peregrinando en ella”. .(San Agustín, XIX,26. 493)
La paz de Babilonia es una mala paz, pero no hay otra para la ciudad terrestre. Por tanto,
la Ciudad de Dios “no duda sujetarse a las leyes en la Ciudad terrena”. Ambas comparten
la misma mortalidad, por tanto, la ciudad terrestre provisiona “las cosas necesarias para
esta vida mortal”. Para tenerlas, hay que afirmar las leyes de esta ciudad terrestre.
Como resultado, la ciudad terrestre es tan firmemente afirmada en sus leyes como ya
ocurrió en Platón. Su justicia es justicia por cumplimiento de las leyes y sigue siendo
inquebrantable. Las leyes son leyes absolutas, frente a las cuales no se vislumbra ningún
sujeto que las pueda interpelar. Sin embargo, a la vez esta justicia y paz son lamentables a
la luz de la paz y la justicia de la ciudad de Dios, que peregrina en esta tierra. Está
presente y hace ver, que hay otra paz y hay otra justicia, aunque no sean las de la ciudad
terrestre y no pueden serlo.91

91
Sin embargo, Agustín busca una respuesta: “Sin la justicia, ¿Qué son los reinos sino unos execrables
latrocinios?” Cap. IV, p.82
Pero entrega el cuidado de la justicia al rey, sea este malo o bueno. Si es malo, no hay derecho de
rebelión, sino hay entonces una prueba de virtud personal, que se muestra en aguantarlo. Cap.III,
p.82
No llega más allá de la bondad del “padrino”. Además, no da criterios de la justicia.
Esta reflexión vuelve en Maritain:
“Echase por ahi de ver, dicho sea de paso, que el bien común no es solamente un conjunto de ventajas
y de utilidades, sino rectitud de vida, fin bueno en sí, al que los antiguos llamaban bonum honestum,
bien honesto; porque por un lado es una cosa moralmente buena en sí misma el asegurar la existencia
de la multitud; y por otra parte, la existencia justa y moralmente buena de la comunidad debe ser de

127
La ciudad terrestre es así, y será así. Cuando habla de las guerras justas hace esta
reflexión también “Dirán que el sabio sólo hará la guerra justamente, como si por lo
mismo no le hubiese de pesar más” y “la iniquidad de la parte contraria es la que da
ocasión al sabio a sustentar la guerra justa, esta iniquidad debe causarle pesar”. (San
Agustín, XIX,7.p.477) Hay guerras justas, pero es triste que las haya. Eso por un lado es
profundamente humano, porque hace constar, que tampoco la guerra justa es justa,
aunque sea inevitable. Porque entonces tampoco la guerra justa es una guerra, en la cual
es lícito todo y no puede justificar cualquier medio. Pero todo eso apunta a lo que
posteriormente se llamará el “valle de lágrimas”, en el cual la humanidad hace su
caminada y que debe su existencia al pecado original y todos los pecados que se
originaron en él. No es de extrañar, que con el desarrollo de estas posiciones de Agustín
empieza la mística de la culpabilidad, que determinará todo cristianismo futuro y que en
el mensaje cristiano ni existe.
Por otro lado, en esta reflexión desaparece el sujeto viviente como instancia y la
referencia a la ciudad de Dios lo reemplaza. En el sujeto viviente el más allá de la ley está
más acá de la ley. Es una trascendencia inmanente que interpela. En la ciudad de Dios es
más allá de la ley presente en el peregrinaje de esta ciudad de Dios en la tierra, que ocurre
en los intersticios de la ciudad terrestre, teniendo a la ciudad terrestre como su base en la
cual no interfiere.
El sujeto viviente, en el cual está presente el reino de los cielos en esta tierra interpelando
la ley, es sustituido por la ciudad de Dios. Pero no desapareció simplemente, sino vuelve
como enemigo por enfrentar. Es ahora una instancia hereje, de la cual hay que proteger la
ciudad terrestre. Como hereje condenado sigue presente, pero en forma negada. La
ciudad de Dios mantiene el más allá de la ley, pero lo orienta ahora precisamente en
contra del sujeto, que está en su origen.
En Agustín eso todavía no es muy explícito, pero es ya notable. El problema aparece en
su discusión sobre la corporeidad. En relación con el platonismo este es el problema
clave. Pero es igualmente clave en relación al sujeto viviente. Por eso, la negación de la
corporeidad es el disfraz detrás del cual está la negación del sujeto.
Pero esta discusión sobre el lugar de la corporeidad es también el punto más central del
conflicto que tiene Agustín con Platón. Agustín no puede aceptar la negación del cuerpo,
como está presente en todo el pensamiento de Platón. Para Platón la liberación del alma
significa liberarse del cuerpo. El cuerpo es la cárcel del alma, y el alma tiene que ser libre
de él. El mensaje cristiano está demasiado concentrado en la corporeidad, para que
Agustín pueda sostener eso. Pero en el mensaje cristiano, la corporeidad está igualmente
centrada en el sujeto. El sujeto viviente es sujeto necesitado - e.d. corporalmente

esa manera asegurada; y sólo a esta condición, a condición de estar conforme con la justicia y la
bondad moral, el bien común es lo que es, bien de un pueblo, bien de la una ciudad; y no el bien de una
pandilla de gangsters y de asesinos. Por eso la perfídia, el menosprecio de los tratados y de la fe jurada,
el asesinato político y la guerra injusta pueden ser útiles a un gobierno, y procurar, por el momento
al menos, ciertas ventajas a los pueblos que de esas cosas echan mano.; mas esos medios llevan por
naturaleza, en cuanto a actos políticos, es decir, en cuanto orientan en cierto modo la conducta
común, a la destrucción del bien común de esos pueblos”. Maritain, Jacques: La persona y el bien
común. FESO. Quito, 1988. p.49/50

128
necesitado - y como tal es sujeto legítimamente rebelde. No se puede negar este sujeto sin
negar la corporeidad en la cual se sustenta.
Agustín se encuentra en esta disyuntiva. Tiene que negar la corporeidad del sujeto
viviente, para poder negar al sujeto viviente. Pero tiene que negar igualmente la negativa
platónica a la corporeidad. Concibe entonces dos corporeidades, una carnal, la otra
espiritual. Niega la corporeidad carnal para sostener frente a Platón la corporeidad
espiritual. La confrontación ya no es para Agustín la de alma y cuerpo como lo es para
Platón, sino de corporeidad espiritual y corporeidad carnal. Eso es su revolución en el
platonismo, que definirá todo el futuro del occidente. Sigue siendo dualista, pero los
polos han cambiado sustancialmente. Para Agustín hay un cuerpo liberado, pero el cuerpo
liberado no es cuerpo carnal. El cuerpo carnal sigue siendo cárcel del alma. El cuerpo
espiritual, sin embargo, no es cárcel del alma, sino en él el alma se libera.
Agustín discute eso en términos aparentemente muy alejados de la realidad concreta. Para
discutirlo, se refiere a la imaginación cristiana de la vida eterna después de la muerte.
También para Agustín esta vida eterna hay que concebirla como vida corporal. Pero
polariza entre corporeidades.
Lo hace, enfrentándose con un cristianismo popular, cuya imaginación de la vida eterna
corporal es la de un gran banquete. La imaginación viene directamente de las enseñanzas
de Jesús, como las presentan sobre todo los evangelistas sinópticos. Constantemente
Jesús hace la comparación: “el reino de los cielos es como un banquete”. A partir de las
imágenes del milenio y de la Nueva Tierra al fin del Apocalipsis es fácil, imaginar ahora
el gran banquete de la vida eterna en una tierra de abundancia. Tenemos muchos
testimonios de eso, que vienen sobre todo de la comunidad cristiana de Lyon. Como
utopía es la utopía correspondiente al sujeto viviente. Por eso, la misma utopía volvió a
aparecer en las comunidades cristianas de América Latina en la actualidad. Al afirmar el
sujeto viviente, desarrollan la imaginación del cielo como un gran banquete, en el cual
todos y cada uno tienen su lugar. Se podría tener utopías de este tipo sin desarrollar
necesariamente el concepto del sujeto viviente, pero difícilmente se puede desarrollar el
concepto del sujeto viviente sin que aparezca esta utopía. Por tanto, por la negación de
esta utopía se niega consecuentemente al sujeto viviente.
Ciertamente, quien se imagina la vida eterna como un gran banquete, defiende el derecho
de que la vida presente sea un pequeño banquete, al cual sigue el grande. Cuando lo
reivindica como sujeto viviente, tiene que interpelar la ley y cuestionar una dominación,
que explota y oprime.
Agustín enfrenta a estos movimientos:
“Pero como dicen que los que entonces resucitaren han de entretenerse en excesivos
banquetes carnales en que habrá tanta abundancia de manjares y bebidas que no sólo no
guardan moderación alguna, sino exceden los límites de la misma incredulidad, por
ningún motivo puede creer esto ninguno sino los carnales. Los que son espirituales, a los
que dan crédito a tales ficciones, los llaman en griego Quiliastas, que interpretado a la
letra significa Milenarios”. (San Agustín, XX,7. 502/503)
Los llama espirituales, pero hace entender, que cayeron en las trampas de los carnales.
Agustín no puede aceptar de que un banquete pueda ser algo espiritual, mientras estos

129
movimientos lo consideran y lo viven así. Agustín le contrapone y precisamente en su
discusión con Platón y los platónicos, su concepto de la corporeidad espiritual, que
efectivamente es lo contrario. Frente a Porfirio, un filósofo platónico, sostiene:
“Opina Porfirio ... que, a fin de que el alma sea bienaventurada debe huir de todo lo que
es cuerpo. Luego no aprovecha lo que insinuamos, que había de ser incorruptible el
cuerpo si el alma no ha de ser bienaventurada si no es huyendo de todo lo que es cuerpo”.
(San Agustín, XXII, 26. 596)
Agustín conserva el concepto platónico del alma eterna como sustancia verdadera. El
mira el cuerpo desde este alma. Frente a la corporeidad paulina eso es un cambio
profundo. Allí el alma es la fuerza vivificante del cuerpo, pero ninguna sustancia aparte,
que tenga desde su ser de alma una relación con el cuerpo. Para Agustín, en cambio, es
sustancia y el cuerpo también es estorbo para el alma. Pero no lo es necesariamente. Si el
cuerpo es incorruptible, se somete perfectamente al alma y el alma es completamente
libre, aunque tenga cuerpo. Agustín entonces hace a partir de allí su diferencia entre
cuerpo corruptible y mortal, y cuerpo incorruptible e inmortal. Como cuerpo corruptible
es un disturbio del alma, por tanto su cárcel. En cambio, como cuerpo incorruptible es el
servidor más perfecto del alma. El alma de Agustín igual que el alma de Platón es un
señor, que tiene el destino de dominar. Para Platón sigue, que este dominio perfecto sobre
el cuerpo es imposible, siendo el cuerpo mortal y lleno de reacciones propias, que
impiden al alma su vida concentrada. Para Agustín ahora sigue, que el cuerpo corruptible
efectivamente es este amarre del alma, pero que hay un cuerpo incorruptible, que es
esclavo perfecto del alma y que la apoya en todo lo que sea de su voluntad.
“Así, pues, para que las almas sean bienaventuradas, no es necesario huir de todo lo que
es cuerpo, sino recibir y tomar aquel cuerpo incorruptible”. (San Agustín, XXII, 26. 596)
Por eso puede decir, que “cuando venga lo que es perfecto, y cuando el cuerpo
corruptible no agravará ya ni comprimirá el alma, sino, siendo incorruptible, no
estorbará” (San Agustín, XXII, 29. 599) entonces “donde quisiera el espíritu, allí luego
estará el cuerpo”. (San Agustín, XXII, 30. 601)
El cuerpo ya no interfiere en la ley del alma, sino la cumple perfectamente. Por eso, el
cielo de Agustín es una vuelta al paraíso, pero con seres humanos, que esta vez no
comerán del árbol prohibido. El cielo del mensaje cristiano, en cambio, es una Nueva
Tierra, en la cual no hay árbol prohibido. Los cristianos del mensaje cristiano tenían
horror de una vuelta al paraíso.
El alma de Agustín es un domador de una bestia salvaje, que se llama cuerpo corruptible,
y que anhela un cuerpo incorruptible, que se deja domar a la perfección. Sobre este
cuerpo perfectamente domado dice:
“Con todo, el movimiento y la quietud, como la misma hermosura, será decente
cualquiera que fuere, pues no ha de haber cosa que no sea decente... y no querrá el
espíritu cosa que no pueda ser decente al espíritu y al cuerpo”. (San Agustín, XXII, 30.
601)
Este cuerpo, que no estorba al alma, no puede tener derechos a partir de su corporeidad.
Como todo es imperfecto, este cuerpo hay que tomar en cuenta para que coma etc., pero

130
todo eso es estorbo para el alma. Es la cárcel, que el alma siente y del cual quiere salir
para tener un cuerpo, que sirva al alma pero que no tenga necesidades.
El cuerpo incorruptible de Agustín es efectivamente el ideal de todos los dominadores.
Escucha perfectamente sus órdenes, y no reclama ni comida: es un obrero, que hace un
trabajo perfecto por un salario cero. Es una utopía, que aparece aquí, que no es platónica
pero es pensada en continuación directa con el pensamiento platónico. Pero,
evidentemente, implica la negación completa del sujeto viviente, que vive a partir del
cuerpo y de la satisfacción de sus necesidades. Es utopía de la ley, cuya realización se
promete como resultado del cumplimiento perfecto de la ley.
Es la esencia de la ciudad de Dios de Agustín. Solamente aparentemente es un más allá
de la ley. Es una idealización de la ley más allá de todas las imaginaciones de la polis
perfecta de Platón. La sociedad perfecta resulta ser sometimiento perfecto del cuerpo al
alma, y del alma a Dios. También Agustín promete ahora, que el ser humano será igual a
Dios. Pero solamente por renuncia a la rebelión frente a la ley. Sobre la vida en el cielo
dice:
“Allí, estando tranquilos, quietos y descansados, veremos que Él es Dios, que es lo que
quisimos y pretendimos ser nosotros cuando caímos de su gracia, dando oídos y crédito al
engañador que nos dijo: “seréis como dioses” y apartándonos del verdadero Dios, por
cuya voluntad y gracia fuéramos dioses por participación, y no por rebelión. Porque ¿que
hicimos sin Él, sino deshacernos, enojándole? Por Él, creados y restaurados con mayor
gracia, permaneceremos descansando para siempre, viendo cómo Él es Dios, de quien
estaremos llenos cuando Él será todas las cosas en todos”. (San Agustín, XXII, 30. 603)
Esta rebelión entonces se vincula con un antisemitismo, que transforma la
responsabilidad por la crucifixión de Jesús en una culpa judía eterna y sustancializada:

"Porque les pesará en aquel día a los judíos, aún a aquellos que entonces han de recibir el
espíritu de gracia y misericordia, por haber perseguido, mofado y ultrajado a Cristo en su
Pasión, cuando volvieron los ojos a Él y le vieren venir en su majestad y reconocieron en
Él a Aquel a quién, abatido y humillado, escarnecieron y burlaron sus padres. Aunque
también los mismos padres, los autores de aquella tan execrable tragedia, resucitarán y le
verán: mas para ser castigados, no para ser corregidos...
Pero así como decimos a los judíos: vosotros matasteis a Cristo, aunque este crimen no lo
cometieron ellos, sino sus padres, así también estos se dolerán y les pesará de haber
hecho en cierto modo lo que hicieron aquellos de cuya estirpe ellos descienden. Y aunque
habiendo recibido el espíritu de gracia y misericordia, siendo ya fieles, no serán
condenados con sus padres, que fueron impíos, con todo, se dolerán como si ellos
hubieran perpetrado el execrable crimen que sus padres cometieron. No se dolerán, pues,
porque les remuerda la culpa del pecado, sino que sentirán con afectos de piedad”. (San
Agustín, XX, 30. p.532)
La rebeldía del sujeto viviente ahora es demoníaca. Agustín tiene aquí una imagen del
demonio, que es luciférica sin usar todavía el nombre. Agustín no conoce todavía el
nombre de Lucifer en aplicación al demonio. Para él Lucifer sigue siendo un nombre de
Jesús. Pero a partir del siglo XI este demonio rebelde se llamará Lucifer.

131
Por supuesto, quien se imagina al cielo como sometimiento perfecto, trata de realizar este
ideal ya aquí en la tierra. La utopía de Agustín se transforma, por eso, en exigencia ética
aquí. Pero eso ocurre un poco más tarde con la constitución del imperio romano a partir
del siglo XI.
El ideal de perfección ahora llega a ser el del dominio perfecto del alma sobre el cuerpo
corruptible, en nombre de la aproximación al cuerpo incorruptible. La ascesis de
perfección lucha en contra del cuerpo corruptible en nombre del cuerpo incorruptible. Es
el ideal de Bernardo de Claraval. Es la lucha del cuerpo abstracto en contra del cuerpo
concreto, del hombre abstracto en contra del hombre concreto.
De esta manera, Agustín ya tiene elaborados los elementos decisivos del imperio
cristiano posterior. En su centro está la ética del cuerpo abstracto en contra del cuerpo
concreto. Esta se vincula con el poder del imperio por la condena de la rebelión en
cualquier sentido, que se tacha ahora como participación en la rebelión del ángel en el
cielo, que es la rebelión luciférica. Por encima está la ley de la ciudad terrestre, cuya
justicia es exclusivamente responsabilidad del rey-emperador. Esta ley es absoluta bajo la
ley eterna, que es esencia de Dios y en relación a la cual el rey es rey por gracia de Dios.
Dios es rey de los reyes en la forma de su hijo Cristo, pantócrator y Cristo-rey, Hijo de
Dios. Salvador del mundo. Por tanto asume todos los títulos divinos del emperador
romano. Este imperio es universal, e.d. aspira legítimamente al dominio de toda la tierra.
La ética del cuerpo abstracto resulta sumamente agresiva en su historia posterior. Es la
ética del imperio cristiano medieval, que en el sujeto se dirige en contra de todas sus
reacciones corporales y sensuales, pero que en la sociedad se dirige en contra de las
brujas y los herejes. No solamente en contra de la corporeidad mágica, sino en contra de
toda corporeidad espontánea también.92 Uno de los choques más grandes que produce, es
el choque con los movimientos gnósticos, especialmente los cátaros. Estos conservan la
visión de alma y cuerpo de la formulación platónica anterior a Agustín. Conciben la
salvación del alma por la huida del cuerpo. Los inquisidores detectaron a los cátaros por
una pregunta, que aparece en todos los interrogatorios que se conocen de este tiempo. Es
la pregunta por la resurrección de la carne. El platónico no la puede aceptar, mientras el
inquisidor la entiende en el sentido del cuerpo abstracto formulado por Agustín. Esta
diferencia es tomada tan en serio, que se extermina la población cátara en provincias
enteras. Se nota, que el cristianismo no es “platonismo para el pueblo”, como Nietzsche
lo entiende. Se mostró enemigo feroz de aquel movimiento popular, que son los cátaros,
y que puede ser efectivamente considerado como “platonismo para el pueblo”. Lo que
realiza este cristianismo, es más bien un “platonismo del cuerpo abstracto”, que es un
asunto de todo el sistema de poder. Fue impuesto al pueblo a sangre y fuego.
La conceptualización del cuerpo abstracto en su lucha con el cuerpo concreto se puede
considerar como el nacimiento de la modernidad y el imperio cristiano como el período
de revolución cultural, que crea el sujeto que la puede sustentar. Es el sujeto, que
considera todo el mundo corporal como un gran espacio homogéneo disponible para la
92
Bernardo de Claraval dice lo siguiente sobre el amor a Dios:
Todos los afectos humanos se funden de modo inefable, y se confunden con la voluntad de Dios. ¿Sería
Dios todo en todos si quedase todavía algo del hombre en el hombre?" (Liber de diligendo deo. X,
Nr.28, I,341)
La eliminación de todo lo humano en el ser humano, es la idea de esta ética.

132
acción de su voluntad, con la obligación de someterlo a ésta. El resultado es el sujeto,
como lo formula Descartes. Es res cogitans frente a la res extensa. Recién ahora es
posible la ciencia empírica moderna y la transformación de la ley del valor en la ley, que
organiza toda sociedad. Laboratorio y mercado total son el desenlace de la imposición del
cuerpo abstracto sobre el cuerpo concreto. El mundo es objeto y nada más. Pero es objeto
de una voluntad que piensa, un alma eterna secularizada, que busca un cuerpo en perfecto
sometimiento a su voluntad, secularizado como materia bruta.
El cuerpo concreto y espontáneo es ahora amenaza y el lugar de la irracionalidad, y la
racionalidad es su sustitución por el cuerpo abstracto. Todo este pensamiento entonces es
antisensual y antisexual. Aparece la primera máquina, que es el paradigma de todas las
máquinas futuras: la mujer como productora de hijos, y la concepción de la sexualidad
reducida a un medio para efectuar la procreación.
Se trata del desencantamiento del mundo, del cual habla Max Weber. No es un producto
del capitalismo, como él lo supone, sino su condición, producida en la Edad Media.
Es muy diferente del desencantamiento del mundo que se ha producido en la historia
judía. Esta es un producto de la ley “para la vida”. Se dirige en contra de la idolatría, por
la razón, de que lleva a la muerte. De ella resulta una corporeidad, que exige justicia
frente a la ley. Es la justicia de los profetas, cuya prédica es siempre a la vez en contra de
la idolatría como una muerte. Es la opción por el débil. Interpela la ley, pero también la
magia sacrificial. Por eso resulta un Dios del cual no se deben hacer imágenes. En esta
corporeidad se inscribe el sujeto viviente de Jesús. Esta corporeidad concreta aparece
también al final de la Edad Media con los movimientos de la reforma radical de los siglos
XV-XII. Afirman una corporeidad concreta que se encuentra a la vez más allá de la
corporeidad mágica o animista y que exige justicia. Pero no es capaz de formular una
posición consistente frente al poder. Es derrotada en todos los casos, sea como
consecuencia interna de su propio movimiento (Cromwell) o por represión externa
(guerra campesina alemana). La propia reforma de Lutero y Calvino ya es una contra-
reforma frente a estos movimientos, que Lutero enfrenta como “carismáticos”
(Schwärmertum) y Calvino como “locura judaica”. (Ver el excurso). El
desencantamiento, en cambio, que se impone como resultado de la Edad Media es
completamente diferente y corresponde a la victoria de esta reforma. . Opera en nombre
de un cuerpo abstracto, que tampoco exige justicia. Es res extensa y nada más. Es cuerpo
muerto, aunque esté con vida. Es una corporeidad, de la cual no se deriva ningún
derecho.
Con esta visión del cuerpo abstracto puede volver la construcción de la polis perfecta
como la había hecho Platón. Pero vuelve ahora a partir de la ley del valor como ley
constituyente de la sociedad universal. Las utopías del siglo XVI y XVII solamente son
precursores de esta vuelta. En términos de lo que Max Weber llama, tipos ideales, vuelve
en el siglo XIX. Se trata especialmente del tal llamado modelo de la competencia
perfecta, al cual sigue el modelo de la planificación perfecta. El modelo de competencia
perfecta es básico para entender el proceso de globalización hoy, que conlleva todos los
elementos grotescos que la construcción de la polis ideal de Platón ya tiene. Pero Platón
los tiene imaginariamente, mientras ahora son llevados a la realidad. Eso sí es ahora el
platonismo del cuerpo abstracto dominando el mundo, encerrándolo en su “jaula de
acero”.

133
Este cuerpo abstracto puede ser objeto de lo que Max Weber llama “ascetismo
intramundano”. Es ascetismo del cuerpo, que es presupuesto del surgimiento del
capitalismo occidental. Cuando Max Weber vincula su surgimiento con el calvinismo
puritano inglés del siglo XVII y XVIII, tiene sin duda razón, a pesar de que solamente
percibe la punta de un iceberg. Se tomó más de un milenio para preparar el cambio. Sin
embargo, al desencantamiento del mundo mágico siguió el reencantamiento del cuerpo
abstracto en términos fetichistas, que analiza Marx. Le contrapone el sujeto viviente,
hablando del "imperativo categórico de echar por tierra todas las relaciones en que el
hombre sea un ser humillado, sojuzgado, abandonado y despreciable".93 Hoy, el sujeto
viviente tiene que reivindicarse frente a la corporeidad muerta y exigir justicia. No se
enfrenta a la magia, sino al fetichismo de la corporeidad abstracta, hecha realidad en la
mercancía del mercado total. El cuerpo abstracto reencantado por el fetichismo mercantil
tiene que ser de nuevo desencantado, para que la ley pueda ser de nuevo una ley para la
vida. Esta sería la crítica anti-idolátrica de hoy. Frente a un cuerpo abstracto reencantado,
sacraliza la corporeidad concreta y espontánea.

Excurso: Adam Smith y la ética de la banda de ladrones.


La reflexión sobre la ética de la banda de ladrones pasa por toda historia de occidente.
Aparece en lugares claves en Platón, Agustín y también en Lutero. Pero igualmente
aparece en Adam Smith. Siempre aparece como paradigma de la sociedad y es casi
inexistente la pregunta en cuanto a lo que podría ser la diferencia entre la ética de una
banda de ladrones y la ética de una sociedad humana. Normalmente no parece existir
siquiera una diferencia relevante. En Adam Smith es igual:
“Pero la sociedad nunca puede subsistir entre quienes están constantemente prestos a
herir y dañar a otros. Al punto en que empiece el menoscabo, el rencor y la
animadversión recíprocos aparecerán, todos los lazos de unión saltarán en pedazos y
los diferentes miembros de la sociedad serán por así decirlo disipados y esparcidos
por la violencia y oposición de sus afectos discordantes. Si hay sociedades entre
ladrones y asesinos, al menos deben abstenerse, como se dice comúnmente, de
robarse y asesinarse entre ellos. La beneficencia, por tanto, es menos esencial para la
existencia de la sociedad que la justicia. La sociedad puede mantenerse sin
beneficencia, aunque no en la situación mas confortable; pero si prevalece la
injusticia, su destrucción será completa”.94
La banda de ladrones es el paradigma, según el cual Adam Smith interpreta ahora
toda sociedad. Dice, que la banda de ladrones tiene que abstenerse del asesinato y del
robo, para poder eficientemente asesinar y robar. Por tanto, concluye él, toda sociedad
tiene que hacerlo. Sostiene, que la banda de ladrones puede subsistir sin
“beneficiencia”. Concluye, que por tanto, la sociedad humana también. Las
condiciones, que según Adam Smith sostienen a la banda de ladrones, las llama

93
Marx, Karl: Introducción a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel. En: Fromm, Erich: Marx y su concepto del
hombre. (Karl Marx: Manuscritos económico-filosóficos). FCE. México, 1964. p.230.
94
Adam Smith: La teoría de los sentimientos morales. Alianza. Madrid, 1997. p.186 (debo la
referncia de esta cita a Germán Guttiérez, investigador del DEI, cuyo libro sobre Adam Smith está
por salir)

134
“justicia” y las usa para comprobar, que tampoco la sociedad necesita
“beneficiencia”:
“(La beneficiencia) es el adorno que embellece el edificio, no la base que lo
sostiene, y por ello bastaba con recomendarlo y no era en absoluto indispensable
imponerlo. La justicia, en cambio, es el pilar fundamental en el que se apoya todo
el edificio. Si desaparece entonces el inmenso tejido de la sociedad humana, esa red
cuya construcción y sostenimiento parece haber sido en este mundo, por así decirlo,
la preocupación especial y cariñosa de la naturaleza, en un momento será pulverizada
en átomos”. (Smith, op.cit. p.186)
Lo que rige en la banda de ladrones, lo considera justicia, y es el pilar fundamental.
Todo lo que podría distinguir la sociedad humana de la banda de ladrones, es
“adorno, que embellece el edificio”.
“Para garantizar la observancia de la justicia, en consecuencia, la naturaleza ha
implantado en el corazón humano esa conciencia del desmerecimiento, esos terrores
del castigo merecido que acompañan a su quebrantamiento, como las principales
salvaguardias de la asociación de los seres humanos, para proteger al débil, sujetar al
violento y sancionar al culpable”. (Smith, op.cit. p.187)
Es la ética de la banda de ladrones, que protege al débil, y sin ella seríamos “bestias
salvajes”. (Smith, p.187) “Una persona entraría a una asamblea de personas igual
que a una jaula de leones”. (Smith,p.187)
El resultado de Adam Smith es, que esta ética de la banda de ladrones como justicia
asegura, por medio de una mano invisible, el interés general.
No hace la pregunta al revés, pero que hace falta hacer: ¿No somos precisamente
bestias salvajes, porque limitamos nuestra ética a la ética de la banda de ladrones?
El capitalismo salvaje que vivimos nos obliga a esta pregunta.
Pero Adam Smith ni siquiera interpreta bien la ética de la banda de ladrones. Esta no
podría jamás limitarse a que los ladrones no se roben ni se asesinen entre ellos. La
banda de ladrones igualmente se tiene que preocupar para que cada ladrón tenga
suficiente para vivir. Por eso necesita un “padrino”, que se preocupe de la
“beneficiencia”. Para Platón y Agustín eso era obvio. Ni la ética de la banda de
ladrones se puede reducir a la ética formal del no robar y no asesinar. Ni para ella “la
beneficiencia” es puro adorno, sino es la base.
Eso precisamente explica, por qué en la Inglaterra del siglo XIX fueron precisamente
los militares ingleses aquellos, que desde el poder se preocuparon más por los salarios
de hambre que se estaba pagando a los obreros ingleses. Se quejaron, que los reclutas
apenas podían ir a las batallas. Necesitaban soldados bien alimentados, para ganar sus
batallas y morir en ellas. Eso muestra muy bien, que la banda de ladrones también
necesita “beneficiencia”, y la necesita como base.
¿Qué distingue una sociedad humanizada de una banda de ladrones? Adam Smith no
descubre ninguna que sea relevante. Además, eso para el capitalismo es cierto. No
hay diferencia. Pero debería haber, y el criterio militar, que se repite hoy como
criterio de la competitividad en la guerra económica, no la hace. Lo que las distingue,

135
es la presencia del sujeto viviente, que como sujeto necesitado se rebela. Su ausencia
convierte la sociedad en una simple banda de ladrones, que calcula su eficiencia.
Hoy hay toda una literatura sobre la ética de las empresas transnacionales. Toda se
limita a hacer ética de bandas de ladrones.

Excurso: El prólogo del evangelio de Juan.

Cuando Juan escribe su prólogo, lo escribe como se escriben todos los prólogos. Se
escriben después de haber escrito el texto. El prólogo se pone al principio del texto,
siendo su resultado. El texto no se añade al prólogo, sino el prólogo se añade al texto.

El prólogo del evangelio de Juan empieza con las palabras: En el principio existía la
Palabra (Jn 1,1) ¿Qué significa "Palabra"? Juan lo explica: "Todo se hizo por ella y sin
ella no se hizo nada de cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los
hombres." (Jn 1,2-4)

Si queremos saber lo que significa "Palabra", tenemos que saber lo que significa "vida".
En seguida se ve, que el Prólogo nos remite al texto.

Nuestro análisis de algunos textos de Platón nos permite reflexionar el pensamiento


platónico en un sentido contrario al Prólogo. Cuando Sócratas esté condenado a la muerte
y se le ofrece la posibilidad de la fuga, se imagina lo que diría la ley sobre una acción de
este tipo. Hace hablar la ley, que ahora le dice a Sócrates:

“...dirá la ley ateniense: Sócrates, ¿no habíamos convenido en que tu te someterías al


juicio de la república?"...¿No soy yo a la que debes la vida? (Critón, p.55) "Ya ves,
Sócrates—continuaría la ley—, que si tengo razón, eso que intentas contra mí es injusto.
Yo te he hecho nacer, te he alimentado, te he educado; en fin, te he hecho, como a los
demás ciudadanos, todo el bien de que he sido capaz. (Critón, p.56)

Si Sócrates hubiera hablado en términos del principio, como lo hace Juan, tendría que
haber dicho: En el principio existía la Ley. Parafraseando el Prólogo de Juan, podría
haber añadido perfectamente: "Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto
existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres."

Para el pensamiento platónico en el principio no está el logos (la Palabra) sino la ley. Si
la ley está en el principio, resulta el concepto del logos platónico. Pero es resultado, no
principio. La afirmación del logos platónico está implicado en la afirmación de la Ley
como el principio y de la vida.

Eso ya demuestra que Juan, al referirse a la Palabra (logos) como el principio, no puede
referirse al logos griego. La afirmación de Juan no puede ser "platónica". Dado el hecho
de que Juan piensa mucho desde su tradición judía, se ha vinculado mucho el significado
de "Palabra" con lo que es el significado de sabiduría, que existía en Dios antes del
mundo, en esta misma tradición. Aunque creo cierto eso, se puede ir más allá de eso.

136
Tomando en cuenta, que un prólogo resume el texto, para el cual es prólogo, lo debemos
vincular con el concepto de vida desarrollado en el propio texto. Entonces podemos
sostener, que Juan nos remite precisamente al cap. 8 de su evangelio, donde es tratada la
afirmación de la vida. Resulta entonces, que la Palabra, que está en el principio y que es
la vida, implica esta afirmación de la vida que pasa por el No al matar. La Palabra es esta
libertad que resulta de la afirmación de la vida por el No al matar. Si la interpretamos así,
todo el Prólogo es coherente con el texto que le sigue y efectivamente lo resume. Se trata
entonces de una respuesta al logos platónico y no de una réplica. Tampoco puede ser
entendido en algún sentido gnóstico, que sería de nuevo solamente un derivado del logos
platónico.

Esta interpretación se ve reforzada por el hecho, de que el mismo Prólogo hace de nuevo
referencia al hijo de Dios, por tanto, a un título central del imperador. Juan dice allí:

"Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios (Jn 1,12)

Eso nos remite al cap. 10 y la discusión sobre la divinidad del ser humano. Que todos son
-real o potencialmente - hijos de Dios, es la afirmación del sujeto frente a la ley.

Aparece un sorprendente paralelo. El prólogo de la carta a los romanos de Pablo efectúa


esta misma referencia al hijo de Dios y todos como hijos de Dios:

“Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación, escogido para el Evangelio de Dios,
que habia ya prometido por medio de sus profetas en las Escrituras Sagradas, acerca de su
Hijo, nacido del linaje de David según la carne, constituido Hijo de Dios con poder,
según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos, Jesucristo, Señor
nuestro”. Rom, 1,1-4

A eso añade después:

"En efecto, todos los que son guiados por el espíritu de Dios son hijos de Dios". (Rom
8,14)

Taubes comenta este prólogo de la carta a los romanos y sostiene, que eso era razón
suficiente para el Imperio para condenarlo a Pablo a la muerte. Si Jesús es
“constituido Hijo de Dios con poder”, el emperador se siente obviamente
amenazado.95

Taubes no analiza el evangelio de Juan, pero tendría que haber llegado a la misma
conclusión en cuanto a este Prólogo al evangelio.

95
Taubes, Jacob: Die politische Theologie des Paulus (La teología política de Paulus).
Fink. München, 1995. V, nota 10

137
De esta manera resulta que el Prólogo de Juan es tan provocador como lo son los
capítulos 8 y 10 de su texto. Se enfrenta tanto a la tradición greco-romana de la
interpretación de la ley como al emperador, cuya legitimidad descansa sobre esta misma
interpretación de la ley.

Este Prólogo tiene una larga historia de reinterpretaciones y de reformulaciones, que dura
hasta hoy. Tienen en común el hecho de que se separa el Prólogo del texto para
interpretarlo aisladamente. Posteriormente se interpreta al texto según lo que se ha
imputado al Prólogo.

La primera forma, que eso toma, es la interpretación primero gnóstica y después


neoplatónoca de la Palabra, que según Juan está en el principio. Separando la frase del
texto, es fácil interpretarla como una afirmación del logos platónico. La transformación
del cristianismo en los primeros siglos sigue a esta pista, que es más visible en la
filosofía de Plotino y que transforma a Jesús en un Emperador celeste, hijo único de Dios,
que es mediador entre el mundo y Dios mucho más en el sentido de Filón contario al
sentido en que lo que era en el cap. 10 del evangelio de Juan.

Sin embargo, la interpretación y reformulación del principio del Prólogo vuelve con
mucha fuerza en el siglo XVIII y el siglo XIX.

Fausto, antes de firmar el pacto con el diablo, reflexiona sobre el principio de este
Prólogo. No se preocupa del significado según Juan. El reformula este principio, para
explicar lo que está según Fasuto, en el principio:
Escrito está: “En el principio era la Palabra”… Aquí me detengo ya perplejo. ¿Quién me
ayuda a proseguir? No puedo en manera alguna dar un valor tan elevado a la palabra;
debo traducir eso de otro modo si estoy bien iluminado por el Espíritu. – Escrito está: “En
el principio era el Pensamiento”… Medita bien la primera linea; que tu pluma no se
precipite. ¿Es el pensamiento la que todo lo obra y crea?… Debiera estar así: “En el
principio era la Fuerza”… Pero también esta vez, en tanto que esto consigno por escrito,
algo me advierte ya que no me atenga a ella. El Espíritu acude en mi auxilio. De
improviso veo la solución, y escribo confiado: “En el principio era la Acción.”96

Ha sustituido la Palabra como el principio por la acción. Y esta sustitución le permite ahora, firmar
el pacto. La respuesta a eso la da Marx:

“En su perplejidad, nuestros poseedores de mercancías piensan como Fausto: en


principio, era la acción. Por eso se lanzan a obrar antes de pensar. Las leyes de la
naturaleza propia de las mercancías se cumplen a través del instinto natural de sus
poseedores. Estos solo pueden establecer una relación entre sus mercancías como valores,
y por tanto como mercancías, relacionándolas entre sí con referencia a otra mercancía
cualquiera, que desempeña las funciones de equivalente general. Así lo ha demostrado el

96
Goethe, Johann Wolfgang: Fausto y Werther. Porrua. México, 1985.
p. 21/22

138
análisis de la mercancía. Pero sólo la acción social puede convertir en equivalente
general a una mercancía determinada. La acción social de todas las demás mercancías se
encarga, por tanto, de destacar a una mercancía determinada, en la que aquellas acusan
conjuntamente sus valores. Con ello, la forma natural de esta mercancía se convierte en
forma equivalencial vigente para toda la sociedad. El proceso social se encarga de asignar
a la mercancía destacada la función social específica de equivalente general. Así es como
ésta se convierte en dinero”.97

Cuando Fausto afirma, que en el principio era la acción, Marx afirma ahora, que eso pone
en el principio las relaciones mercantiles. El pacto con el diablo es un pacto implícito a la
acción mercantil. No tengo mucha duda que eso coincide con la opinión tanto de Goethe
como la de Max Weber. Es la ley del valor ahora el principio: En el principio era la ley
del valor.

Pero con eso ha vuelto la ley en el sentido de Platón. Pero la ley de la polis ha sido
sustituida por la ley del valor y el mercado. La ley de Platón, que era en el principio,
decía:

“...No soy yo a la que debes la vida? (Critón, p.55) " Yo te he hecho nacer, te he
alimentado, te he educado; en fin, te he hecho, como a los demás ciudadanos, todo el bien
de que he sido capaz. (Critón, p.56)

Si eso referimos a la ideología de la sociedad burguesa y en especial a la de la estrategia


de la globalización, escuchamos todo el día exactamente lo mismo. Lo dicen Hayek y
Friedman, lo dicen nuestros medios de comunicación. ¿Qué nos dice el mercado? Nos
dice:

“...No soy yo a la que debes la vida? " Yo te he hecho nacer, te he alimentado, te he


educado; en fin, te he hecho, como a los demás ciudadanos, todo el bien de que he sido
capaz."

La ley es otra, pero dice lo mismo: El mercado nos da a comer, alimenta a la población,
produce tenologías.

En cuanto a estas reformulaciones del principio del Prólogo Nietzsche cierra la ronda:

"Historia desnuda": “En el principio era el sinsentido, y el sinsentido era, ¡por Dios! Y
Dios… era el sinsentido.”98

La ley ya no es logos, sino la realidad misma como sinsentido, siendo por tanto, la
voluntad al poder. Ahora expresa al nihilismo militante, al nihilismo consumado de
Nietzsche. Sin embargo, se trata de la misma ley.

97
K. Marx, El capital I, 50
98
“Historia in nuce”: “Im Anfang war der Unsinn, und der Unsinn war, bei Gott! Und Gott… war
der Unsinn” Menschliches, allzu Menschliches. I,750 Edición Schlechta.

139
Eso explica por que la postura que asume Juan en su evangelio vuelve hoy como
respuesta necesaria. Estamos enfrentados a la ley absoluta, que Juan experimentó en la
sociedad romana de su tiempo y que se ha trastocada en ley del mercado de hoy.
Seguimos enfrentados a este pacto con diablo que tal ley implica y tenemos tomar
posición frente a él.

V. La crítica de la utopía frente a la negativa a la utopía.

1. La formación de la cristiandad
El cristianismo imperial corresponde a la imperialización del cristianismo. Imperio y
cristianismo se pueden encontrar solamente por una transformación mutua. El imperio
asume el cristianismo en cuanto que éste puede aportar al poder imperial. El cristianismo,
para poder cristianizar al imperio, tiene que transformarse en cristianismo imperial. Para
que el imperio sea cristiano, el imperio debe ser la instancia a partir de la cual se lea e
interprete al propio cristianismo. Efectivamente, la cristiandad es un cristianismo que es
del mundo. Jesús como Cristo monta a caballo, y se despide del asno. Detesta ahora al
Jesús que se monta en un asno.
El poder del imperio necesita siempre: primero, uno o varios sacrificios originales, que
fertilicen toda la acción del imperio y segundo, una ley, que rija por encima de cualquier
referencia a la vida humana. Sin eso no puede haber poder imperial. De hecho, es el
sacrificio la instancia que legitima una ley por encima de la vida humana.
Por tanto, en el grado en el cual el cristianismo busca la conversión del imperio y después
la logra, la interpretación sacrificial de la propia muerte de Jesús aparece en el primer
plano. Desde el tercer siglo o ya antes avanza esta interpretación sacrificial para
imponerse en la cristiandad en el siglo XI con la teología de Anselmo de Canterbury. La
muerte de Jesús, que en los primeros siglos desde Pablo es considerada como el pago de
rescate cobrado ilegítimamente por Satanás, es ahora considerada el pago de una deuda
legítima a Dios, cuya justicia legal lo exige.
La posición frente a la ley se desarrolla en dos planos. Por un lado, aparece ahora una ley
de expansión del imperio, que transforma la idea cristiana de la misión universal de la fe
en un imperialismo universal en nombre de la fe. Esta transformación del cristianismo
pasa entonces a ser a la vez una transformación del imperio. Cuando aparece desde el
siglo IX el imperio cristiano, aparece un imperio de aspiración universal en nombre de la
fe. Todo el imperio adquiere una nueva dimensión de su poder. Aunque todavía no se
conoce toda la tierra, aparece este imperio con su aspiración de ser legítimamente dueño
de todo. También desarrolla resortes completamente nuevos del poder. Eso culmina en la
teología de Claraval en el siglo XII. El es probablemente el más importante estadista, que
es monje a la vez, de la constitución del poder del imperio cristiano. Es a la vez el
máximo predicador de las cruzadas. Es “Santo y bestia” a la vez. En una de las prédicas,
que llaman a la cruzada, dice:
"Mas los soldados de Cristo combaten confiados en las batallas del Señor, sin temor
alguno a pecar por ponerse en peligro de muerte y por matar al enemigo. Para ellos,
morir o matar por Cristo no implica criminalidad alguna y reporta una gran gloria.

140
Además, consiguen dos cosas: muriendo sirven a Cristo, y matando, Cristo mismo se les
entrega como premio. El acepta gustosamente como una venganza la muerte del enemigo
y más gustosamente aún se da como consuelo al soldado que muere por su causa. Es
decir, el soldado de Cristo mata con seguridad de conciencia y muere con mayor
seguridad aún.
Si sucumbe, él sale ganador; y si vence, Cristo. Por algo lleva la espada; es el agente de
Dios, el ejecutor de su reprobación contra el delincuente. No peca como homicida, sino -
diría yo - como malicida, el que mata al pecador para defender a los buenos. Es
considerado como defensor de los cristianos y vengador de Cristo en los malhechores. Y
cuando le matan, sabemos que no ha perecido, sino que ha llegado a su meta. La muerte
que él causa es un beneficio para Cristo. Y cuando se le infieren a él, lo es para sí mismo.
La muerte del pagano es una gloria para el cristiano, pues por ella es glorificado Cristo."
(I,503).
El texto es importante, porque demuestra que toda la concepción del pecado, que se
comete cumpliendo la ley, ha desaparecido. Aparece la ley, y a su espalda se mata sin que
eso implique “ninguna criminalidad”. Es la ley del déspota, que exige validez frente a
todos los paganos, e.d. a la humanidad entera, para cristianizarlos en este imperio
cristiano. Jesús es ahora el Cristo vengador de sus enemigos, Cristo-Rey, que gana todas
las batallas. Al desaparecer el concepto del pecado que se comete cumpliendo la ley, la
predicación de Bernardo predica ahora este pecado como virtud. La injusticia es ahora la
máxima expresión de la justicia.
Por el otro lado, aparece la posición frente a la ley del valor. Este cristianismo imperial
no afirma la ley del valor, sino busca su control. Su dinámica imperial no pasa por la ley
del valor, sino por la expansión del cristianismo. El comercio es considerado una
actividad despreciable y se insiste en la prohibición del cobro de intereses sobre deudas.
Aparece una función de la autoridad, que en el siglo XII y XIII se expresa como bien
común. La sociedad del imperio cristiano se entiende como una sociedad de integración
de todos, aunque en términos de desigualdad. La autoridad es encargada de este bien
común y el pobre es considerado un lugar de Dios. La magnanimidad del rey se revela
cuando da muchas limosnas a los pobres.
Pero este bien común expulsa a la vez el sujeto viviente, que como sujeto necesitado se
enfrenta a la ley. El rey tiene la obligación de preocuparse del bien común, pero el sujeto
no tiene ningún derecho para reclamar su bien.
En toda esta constitución del imperio cristiano se revela muy fácilmente, que algunos
elementos claves del mensaje han cambiado profundamente. La muerte de Jesús aparece
ahora como un sacrificio exigido por Dios. El pecado cometido cumpliendo la ley ha sido
sustituido por una ley absoluta que legítimamente pasa por encima de toda vida humana.
El sujeto que se enfrenta a la ley para ponerla al servicio de la vida ha sido sustituido por
el bien común administrado por el rey que tiene el deber de asegurar una vida decorosa
según el estado social en el cual la persona se encuentra, sin que ésta pueda exigir como
sujeto el cumplimiento.
Es evidente tanto el cambio del cristianismo como el del imperio. Ni el imperio es el
mismo ni lo es el cristianismo, que ha asumido como cristiandad la interpretación del
imperio. Es a veces difícil decir, si se cristianizó el imperio, porque los cristianos lo

141
querrían cristianizar, o si hombres del imperio descubrieron al cristianismo como
posibilidad de rehacer el imperio. Si el imperio necesitaba al cristianismo o el
cristianismo al imperio. De todas maneras, la cristianización del imperio no la hacen los
cristianos del primer siglo, hombres del pueblo sin ningún chance para cristianizar el
imperio, pero con posibilidad de cristianizar la población del imperio. La cristianización
del imperio la hacen hombres del imperio, aristócratas del imperio, que muy bien pueden
haber percibido las nuevas fuentes de poder que abría la cristianización del imperio en
términos de la cristiandad.
Esta cristiandad tiene que releer y reinterpretar el mensaje cristiano para poder
presentarse como ortodoxia. Esta reinterpretación pasa por todo el primer milenio. La
referencia al pecado cometido cumpliendo la ley desaparece muy temprano. Ya en
Orígenes no aparece. Tertuliano parece ser el primer teólogo que hace una teología
nítidamente sacrificial. Y ya los padres de la iglesia pasan la responsabilidad por el pobre
a la autoridad y la ética privada. Cuando el imperio asume al cristianismo, asume ya un
cristianismo en transformación profunda. El propio imperio hace sus respectivas
transformaciones, y del encuentro de ambos surge entonces el imperio cristiano. A partir
de entonces es muy difícil distinguir entre imperio y el cristianismo transformado en
cristiandad. Forman un conjunto. No hay problemas religiosos que no sean políticos, y no
hay problemas políticos que no sean religiosos.
Como esta cristiandad no puede cambiar los textos del mensaje cristiano, tiene que
interpretarlos de manera tal que cambien su significado. Deben ahora apoyar una
cristiandad, que defienda principios en contra de los cuales el cristianismo surgió. Esta
reinterpretación del mensaje cristiano difícilmente habría sido posible sin pasar a una
lectura antijudaica y después antisemita de este mensaje. Ella surge con la transformación
del cristianismo en cristiandad.
Ahora se puede matar creyendo hacerle un servicio a Dios: “Os expulsarán de las
sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate piense que da culto a
Dios.” (Jn 16,2). Es un argumento de menor a mayor, muy usual en la tradición rabínica.
Si hasta aquellos que siguen a Jesús son expulsados de las sinagogas, cuanto más todos
van a matarlo pensando dar culto a Dios. En la relación con la ley mosaica aparece este
tipo de argumento igualmente: si la ley mosaica no salva por cumplimiento, entonces
ninguna ley lo hace. Si pesa una maldición sobre la ley mosaica, la maldición pesa sobre
toda ley. Porque la ley mosaica es ley de Dios. La lectura antijudaica invierte eso. Al
pesar una maldición sobre la ley mosaica, esta es declarada caduca para ser sustituida por
una ley, sobre la cual no pesa ninguna maldición: se ofrece la ley de Cristo. Ahora se
mata a los judíos pensando hacer un servicio a Dios, siendo los judíos sustitutos del
Jesús, al cual está persiguiendo la cristiandad.

Excurso: Cicerón y la ley luchan en contra del levantamiento de Catilina.


El imperio lucha en contra de sus enemigos, para implantar su ley. Los enemigos son los
que violan la ley, la ley asegura la virtud por su cumplimiento. Esta es la fórmula, por la
cual se impone el poder. Pero hay muy distintas formas para efectuar este proceso.
Precisamente por la importancia que tiene la imperialización del cristianismo, hace falta
ver, qué cambios en la visión del enemigo trae consigo.

142
Por eso puede ser de importancia decisiva, ver un caso clásico de la imaginación del
enemigo de la ley, que se refiere a un período antes de la era cristiana. Vamos a ver, por
tanto, cómo Cicerón enfrenta la conjura de Catilina. Esta conjura de Catilina ocurre en
los años 63/62 a.C. Según Cayo Salustio, Catilina mismo entiende su movimiento como
una rebelión de campesinos endeudados, expulsados de su tierra por razón de la
imposibilidad de pagar sus deudas. Es Cicerón, quien habla de una conjura. Según
Salustio, Catilina se dirige a sus seguidores con las siguientes palabras:
“Nosotros peleamos por la patria, por la libertad y por la vida; a ellos nada les
importa sacrificarse por el poder de algunos pocos. Por eso debéis acometerlos con más
brío, trayendo a la memoria vuestro antiguo valor. En vuestra mano estuvo pasar la vida
afrentosamente en un destierro, y aún pudisteis algunos después de haber perdido las
haciendas, quedar en Roma, atenidos a la merced ajena. Porque uno y otro os pareció
cosa indigna e intolerable a gente honrada, os habéis metido en este empeño.” (Cayo
Salustio, La conjuración de Catilina. Colección Austral, Espasa Calpe, Madrid l973,
p.54)
En los cuatro discursos de Cicerón contra Catilina se puede ver cómo Cicerón legitima la
dominación vigente frente a tal rebelión, y cómo en términos ideológicos transforma el
enfrentamiento entre latifundistas y campesinos sin tierra en un enfrentamiento entre la
virtud y el vicio.
Cicerón se dirige primero en contra de la persona de Catilina:
“¡Qué afortunada será la República si arroja toda esta basura de la ciudad! Con sólo
haber salido Catilina ya me parece que la República se haya aliviado. ¿Hay algún
crimen o maldad que él no haya tramado durante los últimos años? ¿Qué envenenador,
qué gladiador, qué bandolero, que parricida, qué sicario, qué cohechor, qué falsificador
de testamentos, qué libertino, qué disoluto, que adúltero, qué mujer infame, qué
corruptor de la juventud, qué corrompido, qué perdido hay en toda Italia que no
confiese haber vivido íntimamente con Catilina? ¿Qué asesinato se ha cometido en
estos últimos años sin su participación? ... Y, por otra parte, ¿quién ha poseído mayor
poder de captación que él sobre la juventud? Amaba abyectamente a unos, servía con
vileza al amor de otros, prometía a unos la realización de sus pasiones, a otros la
muerte de sus padres...(Cicerón, Discursos contra Catilina, en: Cicerón, EDAF, Madrid
l973, p.398)
Lo transforma en un "monstruo" que ha hecho un "pacto increíble del crimen". Todos
los crímenes y vicios de la sociedad entera se concentran en él. Sin embargo, todos sus
seguidores son como él. Cicerón dice, que están "conjurados por un pacto de sangre",
un rumor sobre el cual informa Salustio:
“Hubo en aquel tiempo quien dijo que Catilina concluida su arenga, al tiempo de
estrechar a los cómplices de su maldad para que jurasen, les presentó en tazas vino
mezclado con sangre humana, y que habiéndolo probado todos después del juramento,
según se practica en los solemnes sacrificios, les descubrió de lleno su intención: y
añadía que había hecho aquello para que de esa suerte fuesen entre sí más fieles,
sabiendo unos de los otros un crimen tan horrendo. Algunos juzgan que estas y otras
cosas se fingieron con estudio. . . Yo esto. . . jamás he llegado a averiguarlo.”(Salustio,
op.cit. p.27/28).

143
Es evidente que Cicerón, para lograr una imagen de maldad absoluta en cuanto a los
rebeldes, tiene que inventar sus vicios. Imputa a Catilina vicios sobrehumanos, que
ningún ser humano jamás podría cometer. Por tanto, Cicerón dice sobre los partidarios
de Catilina:
. . el ejército de Catilina, compuesto por veteranos desesperados, groseros libertinos,
patanes disipados, gentes que prefieren huir de la ley. . . (Cicerón, op.cit. p.397)
Como todo es vicio, también insiste que perdieron sus tierras por deudas contraídas para
el vicio:
“No piensan en otra cosa que en muertes, incendios y rapiñas; han dilapidado su
patrimonio, han hipotecado su hacienda, y cuando la fortuna empezó a faltarles -de
esto hace tiempo- les quedó el crédito... Sin embargo, siguen practicando en la
escasez aquel desenfreno de la abundancia.” (Cicerón, op.cit. p.399).
Y concluye:
“. . no se deben contar entre los malos ciudadanos, sino entre los enemigos más
perversos.” (Cicerón, op.cit. p.431).
De sus vicios resulta su infinita crueldad:
“Ante mis ojos aparecen el aspecto y el furor de Cetego, bañándose, embriagado de
alegría, en vuestra propia sangre.” (Cicerón, op.cit. p.429).
“Quienes maquinan la muerte de todos los senadores, quienes maquinan la ruina de esta
ciudad y de todo el universo” (Ibid. p.384).
Por tanto, los llama "basura", de la cual hay que limpiar la ciudad, de "enfermedad de
la república, pestilencia". A todo esto le da igualmente el nombre de vicio como el
nombre de “odio":
¿No sabes que cuando Italia sea devastada por la guerra, cuando las ciudades sean
saqueadas y las casas ardan, tú perecerás en el incendio del odio? (Cicerón, op.cit.
p.392).
Del vicio nace el odio, y el odio es el gran fuego que devasta todo. Con esto llega a algo
que de nuevo describe Salustio:
. . hay muchos que entregados a la gula y al sueño pasan su vida como peregrinando, sin
enseñanza ni cultura, a los cuales, trocado el orden de la naturaleza, el cuerpo sirve sólo
para el deleite, el alma les es de carga y embarazo. Para mí no es menos despreciable
la vida de estos que la muerte. . .(Salustio, op.cit. p.16).
Pero hay una contrapartida, que es promovida por los dioses y fue encargada a Cicerón
mismo:
“Ahora pues, los dioses han decretado que, para gloria de mi consulado, os libre a
vosotros y al pueblo romano de una horrible carnicería; a vuestras mujeres e hijos y
a las vírgenes vestales de los ultrajes más crueles; a los templos y oratorios sagrados, a
esta hermosísima patria. . .” (Ibid. p.424).
Cicerón por tanto llama a matarlos, y con ellos el odio y el vicio. Habrá un
enfrentamiento entre virtud y lo describe:

144
“De un lado, pelea la modestia, del otro, la imprudencia; de uno, el pudor, del otro la
disolución; de uno, la lealtad, del otro, el engaño; de uno, el amor patrio, del otro, la
subversión; de uno, la firmeza, del otro, la rabia;. . . de uno, la justicia, la templanza,
la fortaleza y la prudencia, virtudes que luchan contra la malicia, la cobardía y la
temeridad; y finalmente, la abundancia pelea contra la indigencia, la causa buena
contra la mala. . . en fin, la esperanza con la desesperación. En una contienda de esta
clase. . . ¿creéis que los dioses inmortales no ayudarán a que tanto y tan grandes
vicios sean derrotados por la virtud?” (Cicerón, op.cit. p.405).
La virtud de la abundancia lucha contra el vicio de la indigencia, lo que equivale a la
lucha de la esperanza contra la desesperanza. Estos son los términos de una lucha de
clases desde arriba. Toda la contraposición virtud-vicio es la ideologización de esta
polarización abundancia-indigencia. Los que tienen la abundancia, tienen la virtud y la
esperanza también. Los que tienen la indigencia, tienen también el vicio y la
desesperación. Los dioses inmortales ayudan a esta virtud, mientras el vicio reza en "un
santuario de crímenes" (Cicerón, op.cit. p.400) . Al vicio se agrega por tanto el acto
sacrílego.
“Y ahora atacas abiertamente a la República, has decidido destruir los templos de los
dioses inmortales. . .”(Cicerón, op.cit. p.385/86).
Habla del peligro de "esta guerra espantosa y sacrílega" (Cicierón, op.cit. p.401).
A este odio Cicerón contesta también con odio, pero este odio es otro; es un odio que
salva:
“Y si este odio me amenazara, la naturaleza de mi espíritu me ha hecho considerar
gloria y no odio al odio concitado por la virtud" (Cicerón, op.cit. p.392).
“¡Oh mísera tarea, no sólo la de gobernar, sino la de salvar la República! . . . No me
importa, quirites, soportar la tempestad de ese odio injusto con tal que desaparezca el
peligro de esa guerra espantosa y sacrílega.” (Ibid. p. 400/401).
De hecho Cicerón promueve la guerra porque está seguro de poder ganarla. Por lo tanto
no se enfrenta a la conjura cuando aún estaba muy limitada en sus dimensiones. Evita
cualquier medida para sofocarla o para conceder frente a las exigencias. Cicerón busca
la matanza:
“Si ordeno matar a este cabecilla de la conjuración, algunos creerán que no hay por qué
temer, pero será por poco tiempo porque el peligro permanece, está dentro de las venas y
la sangre de la república. Al igual que los hombres gravemente enfermos cuando el
calor y la fiebre agita su cuerpo, al beber agua fría parecen aliviarse, pero luego caen en
un estado más grave. De esta misma forma, la enfermedad de la república se aliviará
matando a éste, pero mientras sigan vivos los demás contagiarán el peligro.” (Cicerón,
op.cit. p. 393).
En nombre del "supremo interés de la patria" declara lícitos todos los medios:
“ juzgo que cuando se trata de la salvación de la República no hay nada suficientemente
cruel, sino que cualquier decisión que tomemos es humanitaria y compasiva.”
(Cicerón, op.cit. p.428/29).

145
“Deberíais temer mucho más que con vuestra indulgencia no parezcáis crueles con la
patria, antes de castigar con rigor a tan implacables enemigos.”(Ibid. p.430).
Los que luchan por la salud común tienen no solamente el derecho sino el deber de
gozar de su propia crueldad:
“A mí, en verdad, me parece que tiene el corazón endurecido el que no busca en el
dolor y los tormentos del culpable algún alivio a su dolor y algún consuelo a sus
tormentos.” (Cicerón, op.cit. p.429).
En nombre de esta indulgencia llama a los dioses:
“Y tú, Júpiter Optimo Máximo. . . a quien llamamos protector de nuestro Imperio, aleja a
este malvado y a sus aliados de tu templo y de los demás, aléjale de los techos y las
paredes de la ciudad, de la vida y las haciendas de todos los ciudadanos; castiga a los
enemigos de los buenos, a los adversarios de la patria, a los saqueadores de Italia,
conjurados por un pacto de sangre y una alianza infame; castígalos, vivos y muertos,
con los suplicios eternos.” (Cicerón, op.cit. p.394).
Al alivio que busca en el dolor y los tormentos del culpable le agrega así la
contemplación gozada de suplicios eternos. Sobre ellos dice:
“Así es que, para que algún temor exista en esta vida para los malos, la sabiduría de
nuestros antepasados quiso dar a entender que se hallaban preparados en los infiernos
suplicios semejantes para castigar a los impíos.” (Cicerón, op.cit. p.427).
En verdad, no sólo por el temor, sino más bien para que el goce de la venganza sea
pleno. Después de la victoria llama de nuevo a Júpiter y afirma haber actuado con él:
“Por esto, los que han intentado llevar el fuego criminal, no sólo a vuestros domicilios
y casas, sino también a los templos y santuarios de los dioses, son dignos de un odio y
un suplicio aún mayores. Si dijera que yo sólo me he enfrentado a esos malvados,
pretendería demasiado y sería insoportable. Júpiter fue quien se enfrentó, Júpiter
quien quiso que el Capitolio, estos templos, toda la ciudad, fueran salvados.” (Cicerón,
op.cit. p.418).
“Por todo esto, quirites, ya que se ha dispuesto ante los altares una acción de gracias,
celebrad estos días con vuestras esposas e hijos.” (Ibid.).
Júpiter le dará también su recompensa:
“Porque, desde luego, tengo la suficiente confianza en los dioses protectores de este
Imperio para creer que me darán la recompensa que merezcan mi celo y mis servicios; y
si sucediesen las cosas de otra forma, yo moriré con valor y sin disgusto porque la
muerte jamás puede ser deshonra para el varón esforzado, ni prematura para el consular,
ni desgracia para el sabio.” (Cicerón, op.cit. p.424).
Pero tampoco da por solucionado el problema totalmente. Promete, más bien:
Yo cuidaré de que vosotros no tengáis que preocuparos de esto por más tiempo, para que
así gocéis de ahora en adelante de una paz perpetua. (Cicerón, op.cit. p.421).
Para que los ciudadanos tengan esta paz perpetua, a Cicerón le toca otro destino:

146
“Veo, pues, la guerra eterna que deberé seguir contra todos los malos ciudadanos.”
(Cicerón, op.cit. p.434).
De la batalla final nos dice Salustio:
"Ultimamente, de todo aquel ejército, ni en la batalla ni en alcance se hizo siquiera un
ciudadano prisionero; de tal suerte habían todos mirado tan poco por sus vidas, como por
las de sus enemigos" (Salustio, op.cit. p.56).
Eso no es totalmente cierto. Era Cicerón, en nombre de la ley, que no miraba por la vida
de sus enemigos. Apenas dos décadas después de la derrota de Catilina, la República
romana cayó y fue sustituida por el régimen de los emperadores. Una de las causas
principales fue su incapacidad de solucionar el problema agrario provocado por el
endeudamiento de los campesinos.
Este maniqueismo de Cicerón se repite ciertamente en todas las ideologías y
legitimaciones frente a cualquier reivindicación de la vida en relación a la ley. Siempre
se trata de hacer ver la defensa de la vida humana como una erupción de vicios, frente a
los cuales la dominación se afirma como la virtud. Esta afirmación de la virtud es
inevitable para la dominación porque no puede afirmar jamás sus intereses materiales.
Los transforma por tanto en virtud, transformando a la vez los intereses materiales de los
que luchan por la vida en vicios. Efectivamente, la lucha ideológica de parte de la
dominación no tiene otra posibilidad de actuar.
Por otro lado, los que afirman sus intereses materiales de la vida , no lo pueden hacer
sino afirmando los derechos materiales del cuerpo y por tanto de la sensualidad. Nunca
afirman solamente intereses materiales, sino que más bien afirman el cuerpo liberado
como perfección humana. La ideología de la dominación toma, por tanto, cualquier
intento de afirmar el derecho del cuerpo a liberarse como pretexto para construir su
imagen del vicio, en relación a la cual se afirma como representante de la virtud, que se
transforma por tanto en negación del cuerpo liberado. Lo que desde el punto de vista de
la dominación aparece, por tanto, como una polaridad entre virtud y vicio, desde el
punto de vista de los dominados, aparece como una polaridad entre ley y cuerpo
liberado, entre cumplimiento ciego de normas e intereses camuflados de minorías
dominadas, y derecho a la vida en su sentido más pleno..
Sin embargo, en relación con la imaginación del enemigo por el imperio cristiano,
Cicerón parece casi provinciano. Necesita un enemigo total, pero la imagen de
Catilina le resulta casi ridícula. Además, desaparecido Catilina, tendría que hacer todo
este proceso de denuncia y calumnia de nuevo, con enemigos nuevos. La agresividad
del imperio cristiano logra un nivel visiblemente superior. No inventa catilinas, sino
tiene una figura del mal efectivamente sobrehumana que no hay que reinventar según
lugares y tiempos. Está en todas partes y en todos los tiempos con su fuerza
metafísica del mal presente. Es la figura de un mal universal y personificado, que se
llama Satanás y después Lucifer. Frente a este mal universal aparece la necesidad de
la ley universal, respaldada por un Dios universal. La cristiandad, primera vez en la
historia, ofrece este esquema. Se trata de una imaginación muy superior de la de
Cicerón, si se la mide en términos del poder potencial del imperio, que se monta
sobre este esquema.

147
Tomando en cuenta eso, no es de sorprender, que el imperio haya asumido el
cristianismo y se haya adaptado a él, en cuanto que se presentaba como cristiandad.
No había nada tan poderoso como eso, y a través de sus secularizaciones sigue
siéndolo.

2. La lectura antijudaica del mensaje cristiano.


Las varias dimensiones que tiene este paso del cristianismo del mensaje cristiano hacia la
cristianidad imperial, se pueden resumir en un solo principio central. Es el sujeto viviente
enfrentado a la ley lo que está en el centro del mensaje cristiano. Su negación puede
resumir lo que ocurre en el paso a la cristianidad imperial.
La cristiandad, por tanto, lee e interpreta el mensaje cristiano negando en esta lectura su
núcleo central, que es precisamente este sujeto viviente. Tiene que taparlo. No puede
hacerlo reprochando a Jesús. Entonces hace una lectura en la cual este sujeto viviente
aparece como una reivindicación diabólica. Eso lo logró, transformando ese reclamo en
esencia judía, de la cual la cristiandad se defiende. El resultado es la lectura antijudaica
del mensaje cristiano.
En la visión de la cristiandad, el sujeto viviente frente a la ley, que la interpela, es el
judío. Como judío le puede imputar todas las negaciones que quiera y declararlo el centro
de toda maldad. Pero la maldad está en el levantamiento del judío en contra de la ley de
Dios. El judío en esta visión es un rebelde y un levantado, el paradigma de la rebeldía.
Su rebeldía se interpreta como una rebeldía en nombre de una ley que no es ley de Dios.
Jesús trajo una nueva ley de Dios, que sustituyó la ley mosaica. Al insistir los judíos en la
ley mosaica, son rebeldes en contra de Dios. Son los rebeldes del “Ego nominor leo.”
Quieren tener su propia ley frente a la ley de Dios, que es la ley absoluta y frente a la cual
no hay ninguna reserva.
Como la rebeldía del sujeto pasa por el sujeto necesitado, tiene un profundo arraigo en la
vida corporal. Aparece el reproche del “materialismo judío”, que se refiere a esta misma
rebeldía en cuanto que reinvindica los derechos corporales del sujeto. Por eso, el “pecado
de los judíos” se lo ve estrechamente vinculado a este “materialismo judío”. Egoísmo,
seguir una ley propia, levantamiento y rebeldía, violencia gratuita, materialismo, todo eso
ahora se condensa en el “pecado de los judíos”.
Desaparece la continuidad entre ley mosaica y el intento de Jesús de recuperarla por la
introducción del sujeto viviente enfrentado a la ley. Desaparece la tensión entre ley
formal y sujeto. La sustituyen la nueva ley de Dios, que es la ley de Cristo, y la ley
caduca, que es la ley mosaica. Se cambia el sentido a lo que desde el principio, por parte
de los cristianos, se llamaba la Nueva Alianza o el Nuevo Testamento. Se transforma en
ruptura que sustituye. La Biblia judía se llama ahora Viejo Testamento en el sentido de
que es testigo de un anuncio muy antiguo de esta ruptura que significa la ley de Cristo
con la ley mosaica. Todo conflicto con la ley, tan presente en toda Biblia judía, es visto
ahora como un conflicto que soluciona la ley de Cristo por su sustitución de la ley
mosaica.

148
Aparece entonces esta ley de Cristo como ley del imperio cristiano, que esta vez sí es una
ley que salva por su cumplimiento. La crítica a la ley, como se hace constantemente de
parte de Jesús en los evangelios y como se la hace Pablo, es vista ahora como crítica de la
ley mosaica en pos de sustituirla por la ley de Cristo, una nueva y definitiva ley de Dios,
que salva por su cumplimiento y sobre la cual no pesa ninguna maldición. La muerte que
produce esta ley y la muerte exigida para imponerla, es un servicio para Cristo que jamás
puede ser crimen. Cualquier recuperación de la crítica de la ley de Jesús o de Pablo sería
una reacción judía, y por tanto herejía. El pecado que se comete cumpliendo la ley es
sustituido por el único pecado que consiste en no cumplirla. Pero el pecado de no cumplir
la ley es solamente el único pecado, si la ley es la ley de Cristo. Cumplir otra ley, es
pecado. Pero es pecado, porque se cumple una ley falsa, caduca, que no es de Cristo. Los
soldados de Cristo están llamados para actuar.
Con eso hay un rebelde, que es rebelde hasta en el sentido metafísico. Este rebelde es hijo
del diablo, hijo de Satanás. El diablo, por consiguiente, recibe un nombre completamente
nuevo, que se impone recién a partir del siglo XI. Es Lucifer. Lucifer es claramente un
judío, y como diablo el padre de los judíos. Como nombre del diablo es revelador por lo
que pasó. Lucifer es un temprano nombre de Jesús. Es el nombre de aquel Jesús, que
hacía presente el sujeto viviente, que es sujeto necesitado y que como tal es sujeto
enfrentado a la ley. Por tanto, es sujeto rebelde. Jesús mismo es este sujeto rebelde, y
como tal se lo llamaba Lucifer. En la segunda carta de Pedro aparece este nombre, pero
aparece todavía hoy en los antiguos rituales del Viernes Santo. Lucifer era también un
nombre corriente entre los cristianos de los primeros siglos, y hay un San Lucifer de
Cagliari, que es Padre de la iglesia.
El nombre Lucifer revela lo que pasó con el mensaje de Jesús en su lectura por la
cristiandad imperial. El gran hereje de esta cristiandad es Jesús, que llamaban Lucifer.
Bajo el nombre de Lucifer se lo convirtió en diablo, en cuanto la cristiandad se impuso.
Como diablo-Lucifer se transformó en el padre de los judíos, denunciados como
rebeldes, porque según esta lectura su padre es el diablo.
Lucifer fue entonces considerado el ángel rebelde, padre diabólico de todas las rebeliones
en el mundo. Pero los judíos fueron considerados los rebeldes por excelencia. Por tanto,
toda rebelión cometía el “pecado de los judíos”. Por eso, a los campesinos rebeldes en el
siglo XVI europeo se les reprochaba cometer el pecado de los judíos. Evidentemente, en
esta misma línea se consideraba todo movimiento socialista del siglo XIX y de la primera
parte del siglo XX cometiendo el pecado de los judíos. Hasta la abolición de la esclavitud
en el siglo XIX era el pecado de los judíos. Se trata de una visión, que está establecida a
partir del siglo XIX, aunque es preparada en los siglos anteriores.

3. El antisemitismo y su historia.
Pero el antisemitismo subyace no solamente al imperio cristiano, sino a todos los
imperios posteriores hasta la II Guerra Mundial. Como es un lugar de legitimación del
imperio, tiene una historia correspondiente a la historia de los imperios también
posteriores.

149
El antisemitismo del imperio cristiano de la Edad Media europea se basa muy
directamente en la lectura antijudaica del mensaje cristiano. El judío allí aparece como el
levantado en contra de la ley de Cristo, que se levanta en nombre de su insistencia en la
ley mosaica pretendidamente caduca. Con eso impide la salvación del mundo, que estaba
por darse en el tiempo de Jesús. El mundo ya estaría salvado de todos los males en la
Nueva Tierra prometida, si los judíos hubieran aceptado a Jesús como el Mesías. El
hecho de que todavía vivimos en este valle de lágrimas, es consecuencia de este pecado
de los judíos. Por tanto son culpables de todos los males que ocurren, inclusive de las
pestes. Luchar en contra de ellos se vincula con la crucifixión. Son considerados los
crucificadores, a los cuales hace falta crucificar. Pero cada uno participa en la crucifixión
por todos sus pecados, p.t. participa en el pecado de los judíos; fuera del imperio
cristiano, los paganos. Adentro, los herejes. Y en el interior de cada uno, sus instintos
corporales. Se desata así a partir del antisemitismo una agresión en contra de los poderes
fuera del imperio, en contra de las resistencias dentro del imperio y en contra de la
corporeidad del sujeto.
Al terminar esta Edad Media el mismo antisemitismo cambia, aunque arrastre todavía
consigo este antisemitismo del valle de lágrimas. Los judíos ahora son vistos como
personajes, que actúan las desgracias que producen. Ya no se trata de esta explicación
estática y a la vez mágica del valle de lágrimas por un hecho pasado, ocurrido mil años
antes con la crucifixión de Jesús. Se los ve ahora presentes en acciones y por medio de
acciones. Siguen siendo vistos como levantados frente al imperio y su ley. Pero su
levantamiento no es un pecado hecho en el pasado, sino algo hecho en el presente.
Se trata por un lado del antisemitismo del dinero, como se lo puede ver en el “Mercader
de Venecia” de Shakespeare. Este antisemitismo surge en este tiempo, en el cual la ley de
Cristo del imperio cristiano, que es una ley de expansión de la fe universal en espacio y
tiempo, hacia afuera y hacia el interior de las almas, es sustituida por la ley del valor.
Ahora la ley del valor es pronunciada como ley de Cristo, de “oír savior” por Hobbes y
como ley de Dios por Locke. Es igualmente una ley de expansión universal, en verdad, es
la secularización de la ley de Cristo del imperio cristiano. Con esta ley del valor como ley
suprema, aparece el problema del dinero bueno y el dinero malo. En el drama de
Shakespeare el Mercader de Venecia, es el portador del dinero cristiano, limpio y bueno,
frente a Shylock, el judío, que representa el dinero sucio, malo y judío. Con la ayuda de
la autoridad cristiana de Venecia el dinero cristiano vence sobre el dinero judío.
Se trata de un esquema que por transformaciones también se prolonga hasta el día de hoy.
En su forma explícitamente antisemita dura hasta la II Guerra mundial. De su formas
dinero cristiano/judío se pasa al dinero liberal/judío y después al dinero ario/judío. El
dinero judío es siempre sucio: usura y aprovechamiento de monopolios se vinculan con
él. El otro polo es de dinero competitivo, limpio y que es del dinero producto del trabajo.
Este dinero limpio es el dinero de una ley del valor, de la cual se sostiene, que tiene una
tendencia automática al equilibrio y de esta manera a la realización del interés de todos,
del interés general. Es aquella ley del valor, que se guía por una “mano invisible” y
“providencial” para encargarse ella misma del bienestar de todos. Por eso, esta ley del
valor como ley del imperio ya no necesita al emperador para que controle la ley del valor
en nombre de su deber de asegurar el bien común, sino que es ahora ella misma la
autoridad, que por automatismo del cumplimiento de la ley asegura el bien de Todos.

150
Cumplimiento de la ley formal y bien de todos coinciden a priori, una interpelación de la
ley de parte del sujeto viviente o del déspota, no pueden tener lugar. Se reprime al sujeto
viviente en nombre de sus propios intereses. Un Shylock y en general el dinero judío
destruyen esta armonía tan bella. La ley del valor por medio del dinero limpio se hace
pasar como una ley que salva por su puro cumplimiento y sobre la cual no pesa ninguna
maldición. Precisamente por eso exacerba la despotía de la ley.
Por otro lado, aparece un antisemitismo que se dirige en contra de los campesinos
levantados de los siglos XV hasta XVII. Se empieza a considerar estas rebeliones como
“pecado de los judíos”, una “locura judaica”(Lutero, Calvino). Eso se vincula ahora con
el levantamiento de Lucifer y el asalto al cielo. Son considerados Luciferes que intentan
asaltar el cielo en su locura judaica y hay que combatirlos, para devolverlos al infierno.
Eso es una imagen que se mantiene por varios cambios hasta hoy y que aparece en este
tiempo. Se ha transformado en el arquetipo de las interpretaciones de todas las rebeliones
hasta hoy. Este es el antisemitismo, del cual se derivaron las formas más asesinas de
todos los antisemitismos.
Hay también una conexión de estos antisemitismos modernos con la lectura antijudaica
del mensaje cristiano, aunque esta vez sea más débil. El antisemitismo del dinero casi no
tiene referencias bíblicas. De vez en cuando usa la escena en la cual Jesús expulsa a los
mercaderes del templo, pero la debilidad de esta vinculación es muy obvia. El
antisemitismo de la locura judaica se basa en una relectura de la lucha entre el ángel
Miguel y el dragón en el apocalipsis. Invierte este texto completamente. Miguel ya no es
el Jesús-Lucifer levantado en contra del dragón-imperio, sino aparece ahora como el
Miguel-imperio que derrota al Lucifer-sujeto viviente, que se rebela. Esta relectura ha
hecho historia y ha sido de lo más nefasto de toda la historia del antisemitismo. Este
antisemitismo de la locura judaica constituye todo el antisemitismo antiutópico y
posteriormente toda ideología antiutópica, aunque ya no hable de la “locura judaica”. En
Miguel ahora se autoidentifica el imperio para derrotar a Lucifer y todas las resistencias
juntas con él.

Excurso sobre sobre el antisemitismo de la locura judaica en Lutero y Calvino.


Voy a empezar con una cita larga, en la cual se vuelve a plantear el pecado que se
comete cumpliendo la ley como la gran virtud de la autoridad:
"Así, pues, la autoridad tiene que proceder confiada y golpear con la conciencia
tranquila mientras corra la sangre por sus venas. Porque cuenta en esto con la ventaja
de que los campesinos actúan con intención torcida, con que su causa es injusta y
con que el campesino que pierda la vida en la lid se perderá también en cuerpo y
alma y se irá para siempre al diablo. Por el contrario, la autoridad procede con buena
conciencia, es justa causa, y puede decir a Dios con corazón firme: 'Aquí me tienes,
Dios mío, me has hecho príncipe o señor, no puedo dudarlo, y me has confiado la
espada para blandirla contra los malhechores (Rom 13). Es tu palabra; no puede
mentir. Así, so pena de perder tu gracia, tengo la obligación de entregarme a este
quehacer. Es sabido que estos campesinos han merecido por tantos motivos la
muerte ante tí y ante el mundo, y que tú me has encomendado su castigo. Ahora
bien, si quieres que yo sea muerto por ellos, si quieres volverme a retirar y dejarme

151
perecer, muy bien; que se cumpla tu voluntad, porque moriré y pereceré a causa de
tu mandato y de tu palabra, y se verá que he sido obediente a tu orden y a mi cargo.
Porque castigaré y golpearé mientras corra la sangre por mis venas. De ti dependerá
la dirección y el éxito'.
Puede muy bien suceder que el que perezca en las filas de la autoridad sea un
verdadero mártir ante Dios, si ha combatido por esta convicción, como acabo de
decir, ya que camina según la palabra de Dios y en su obediencia. Al contrario, el
que muera al lado de los campesinos, arderá en el infierno por toda
eternidad....Incluso si ocurriera que la victoria se inclinase hacia los campesinos... ,
los que perecieren en el ejercicio de su función morirán con la seguridad de haber
obrado en buena conciencia; dejarán al diablo su reino temporal para adquirir en
cambio el eternal. Estos tiempos son tan extraños, que un príncipe muy bien puede
adquirir el reino de los cielos derramando sangre mejor que otros a base de rezar."99
Este texto es visiblemente parecido al texto anteriormente citado de Bernardo de
Claraval. Bernardo da su posición en un sermón que hizo frente a los cruzados del
siglo XI. Lutero se inspira obviamente en este texto, y lo repite en sus argumentos
centrales con otras palabras. La posición de Bernardo la transforma, sin embargo,
para el uso en contra de la rebelión de los campesinos del siglo XVI alemán, mientras
Bernardo se había referido a los cruzados, que salen a la conquista de Jerusalén para
enfrentarse con los musulmanes. El texto entero de Lutero parece como una réplica
del sermón de Bernardo, reformulado bajo este nuevo punto de vista.
Sin embargo, estos campesinos son cristianos y en gran parte partidarios de la
reforma, aunque sobre todo de Thomas Münzer. Pero en su emergencia habían
reclamado el apoyo de Lutero, a quien también ellos consideraron el padre de la
reforma. El texto citado es la respuesta. Pero estos campesinos se inspiraron en la
Biblia. Lutero les contesta al respecto:
"El hecho de que los campesinos se apoyen en los primeros capítulos del Génesis.,
según los cuales todas las cosas han sido creadas libres y comunes a todos, no les
excusa. Como tampoco les excusa el que todos seamos bautizados. Porque en el
nuevo testamento no es Moisés el que cuenta, sino Cristo nuestro maestro, que
somete nuestros cuerpos y bienes al emperador y a la justicia secular cuando
declara: 'Dad al césar lo que es del césar'. En el mismo sentido se dirige Pablo a
todos los bautizados... y san Pedro ... Debemos acomodar nuestra vida a esta
enseñanza de Cristo... Porque el bautismo no libera cuerpos y bienes materiales sino
almas.” p. 274/275
Lutero retoma el eje de la lectura antijudaica del mensaje cristiano, que es la
declaración de la caducidad de la ley mosaica y la tesis, de que Jesús trajo una nueva
ley, que es la ley de Cristo y como tal ley del imperio. Los campesinos entonces se
encuentran levantados en contra de la ley de Cristo, y cometen el pecado de los
judíos. Al no querer someter, como lo exige la ley de Cristo, sus cuerpos y sus bienes
“al emperador y a la justicia secular”, caen en este pecado e insisten en una propia
ley. Precisamente de allí se explica, por qué posteriormente se empieza hablar del

99
Lutero, Martín: Contra las hordas ladronas y asesinas de los campesinos. Obras. Sígueme
Salamanca l977, p.275/276

152
“materialismo judío”, el pecado en el cual caen aquellos que ejercen resistencia al
imperio.
Calvino asume estas posiciones de Lutero, pero les da una forma mucho más
desarrollada, que todavía hoy nos parece moderna y de sentido común.
"Porque cuando oyen que en el Evangelio se promete una libertad que, según se
dice, no reconoce ni Rey ni Roque entre los hombres, sino solamente a Cristo, no
pueden comprender cuál es el fruto de su libertad mientras ven alguna autoridad
sobre ellos... Y puesto que es una locura judaica buscar y encerrar el reino de
Cristo debajo de los elementos de este mundo, nosotros, pensando mejor - como
la Escritura manifiestamente enseña - que el fruto que hemos de recibir de la gracia
de Dios es espiritual, tenemos mucho cuidado de mantener dentro de sus límites esta
libertad que nos es prometida y ofrecida en Cristo. Libro cuarto, cap. XX, II,1168
Los llama “espíritus utópicos” 1168/1169. Sobre esta anarquía, que los campesinos
pretendidamente exigen, este “sin rey ni roque”, afirma:
“Todas estas cosas admito que son superfluas, si el reino de Dios, cual es
actualmente entre nosotros, destruye esta vida presente. Mas si la voluntad de Dios
es que caminemos sobre esta tierra mientras suspiramos por nuestra verdadera patria;
y si, además, tales ayudas nos son necesarias para nuestro camino, aquellos que
quieren privar a los hombres de ellas, les quieren impedir que sean hombres. Porque
respecto a lo que alegan, que debe haber en la Iglesia de Dios tal perfección que
haga las veces de cuantas leyes existen, tal imaginación es una insensatez, pues
jamás podrá existir tal perfección en ninguna sociedad humana.” 1169
Lo posible es, “que cada uno posea lo que es suyo; que los hombres comercien
entre sí sin fraude ni engaño; que haya entre ellos honestidad y modestia; en
suma, que resplandezca una forma pública de religión entre los cristianos, y que
exista humanidad entre los hombres." 1169/1170
Concluye, que los campesinos están en un asalto luciférico:
"Los hombres que quisieran introducir la anarquía, es decir, que no hubiese Rey
ni Roque, sino que todo anduviese confuso y sin orden, replican...que no está bien
que actualmente, según la perfección que Jesucristo nos propone en su Evangelio,
seamos mantenidos en servidumbre. En lo que no solamente se descubre su
bestialidad, sino también su diabólico orgullo, al jactarse de una perfección de la
que no podrían mostrar ni una centésima parte." 1171
Pretensión de una perfección imposible, utópica, unida a un diabólico orgullo, en el
cual se descubre su bestialidad. Y esta es lo que Calvino a la vez llama la locura
judaica Es “inhumana barbarie” 1169. A la vez es “locura judaica”, porque quieren
“buscar y encerrar el reino de Cristo debajo de los elementos de este mundo” . Otra
vez una alusión tanto a la pretendida rebelión judía en contra de la ley de Cristo y una
referencia a lo que se llamará el “materialismo judío”.
Esta reflexión de Calvino es completamente nueva y no creo que se encuentre antes
en ninguna parte. Formula el antisemitismo de la modernidad posterior en su forma
más nítida.

153
Pero Calvino también nos dice en contra de quién se levantan estos campesinos. Se
levantan en contra de Dios, pero no solamente en contra del Dios en el cielo, sino en
contra de una autoridad, que ella misma es Dios por gracia del Dios en el cielo:
"Por lo que se refiere al estado de magistrado, el Señor, no solamente ha declarado
que le es acepto y grato, sino aún más, lo ha honrado con títulos ilustres y
honoríficos, y nos ha recomendado singularmente su dignidad. Para probar esto
brevemente, el que todos los que están constituidos en dignidad y autoridad sean
llamados 'dioses' (Ex. 22.8-9[3.22?] Sal. 82.1y6) es un título que no se debe estimar
en poco; con él se muestra que tienen mandato de Dios, que son autorizados y
entronizados por Él, que representan en todo su Persona, siendo en cierta
manera sus vicarios.
Esto no es una glosa de mi cabeza, sino interpretación del mismo Cristo. 'Si (la
Escritura), dice, llamó dioses a aquellos a quienes vino la Palabra de Dios' (Jn.
10,35). ¿Qué es eso sino decir que están encargados y comisionados por Dios
para servirle en su oficio, y - como decían Moisés y Josafat a los jueces que
constituían en cada ciudad de Judea (Dt. 1.16-17; 2 Cr. 19.6) - para ejercer justicia,
no en nombre de los hombres, sino de Dios?" 1170.
Esta es la interpretación de parte de Calvino de la escena del evangelio de Juan que se
refiere a la divinización del ser humano en Jesús como hijo de Dios. Calvino la
transforma. Ya no es la divinización del ser humano en su subjetividad, sino
divinización de la autoridad como vicario de Dios. Eso es lo que retoma después
Hobbes y después Locke.
De eso sigue, que los campesinos son asesinos de Dios. En el asalto luciférico la
locura judaica lleva al asesinato de Dios. Mientras el antisemitismo del imperio
cristiano giraba alrededor de la crucifixión de Cristo, este antisemitismo antiluciférico
gira alrededor de este asesinato de Dios por la rebelión en contra de la autoridad. Pero
como se consideraba que la esencia de los crucificadores eran los judíos, ellos también
son considerados la esencia de los asesinos de Dios. La expresión ya aparece en el
segundo siglo. Dice Juan Luis Segundo:
“La terrible e infundada palabra ‘deicidio’ no pertenece ciertamente al Nuevo
Testamento. Pero la polémica entre cristianos y judíos, que se agudizará con la actitud
de los primeros ante la destrucción de Jerusalén en el año 70, va a agriar más aún la
polémica. Ya en el siglo que sigue a la redacción del Nuevo Testamento, Melitón de
Sardes, muerto en el 190 d.C., habla del ‘asesinato de Dios’, es decir, del deicidio.”100
El mismo Eusebio de Cesarea la usa en el siglo VI, pero en la tradición occidental
llega a tener su importancia clave a partir de este momento.Este antisemintismo
antiluciférico resulta de nuevo visiblemente desde una lectura del cristianismo a partir
del imperio y de su ley.
Este antiluciferianismo pasa por los siglos posteriores casi intacto. Sirve frente a la
revolución inglesa, la revolución francesa, sirve a los esclavistas del sur de EE.UU.,frente

100
Segundo, Juan Luis: El caso Mateo. Los comienzos de una ética judeocristiana. Sal
Tarrae. Santander, 1994 p.254

154
a la liberación de los esclavos (el antisemitismo del Ku-Klux-Klan) y sirve durante el
siglo XIX frente a todo movimiento de emancipación, sea obrera, sea femenina.
Desemboca en el antisemitismo de los nazis, pero para hacerlo, pasa de nuevo por una
profunda transformación, que ocurre hacia fines del siglo XIX a partir de la filosofía de
Nietzsche y llega a los nazis a través del movimiento de Ludendorff en Alemania.
En esta transformación el antisemitismo antiluciférico llega a ser un antisemitismo
antiutópico en un sentido nuevo. El antiluciferianismo de Calvino se lanza en contra de la
utopía liberadora de los campesinos, pero de ninguna manera en contra de toda utopía.
Sin darle el nombre de utopía, más bien fomenta las utopías del poder y posteriormente
en especial la utopía del mercado autorregulado. A fines del siglo XIX aparece un
antiutopismo universal, que aplica el argumento del antisemitismo antiluciférico a todas
las utopías, sean del poder o sean de los movimientos de liberación. El argumento
antiluciférico ahora se da vuelta incluso en contra del Calvinismo mismo. El
antisemitismo nazi se dirige universalmente en contra de toda utopía. Por tanto, descubre
la utopía tanto en el capitalismo liberal con su mano invisible y su compromiso con el
interés general como en el socialismo con su utopía del comunismo, al cual se considera
“bolshevismo judío”. Sin embargo, estas utopías se consideran originadas por el
cristianismo, mientras el judaismo es considerado como la raíz de toda utopía. Todo eso,
judaismo, cristianismo, liberalismo y bolshevismo son entonces denunciados como asalto
luciférico al cielo, que destruye la realidad terrestre.
Eso ya indica, que no hay un paso directo de la negación de la utopía de parte de Calvino
a la negación universal de todas las utopías en el nazismo. Hay parecidos en la
argumentación, pero a la vez una diferencia profunda. Calvino hace la negación de la
utopía liberadora de los campesinos, levantando a la vez su utopía de la divinización de la
autoridad que llega hasta a garantizar el cielo como contrapartida del cumplimiento de la
ley. Calvino argumenta en los límites de la cristiandad con la correspondiente
utopización de las instituciones en función del cielo. La negación universal de la utopía
es muy diferente. Ella quita el cielo, porque como negación universal de la utopía niega
la utopía del cielo también. Todo cielo produce el infierno, esa es la tesis. Todo cielo
implica este asalto luciférico. Eso revienta el vuelco de la cristiandad en contra de la
utopía, que efectúa Calvino. El nazismo va preferentemente en contra de los judíos, pero
en contra de la cristiandad también, porque considera a la tradición judía como aquella de
la cual se origina la cristiandad con su imperio utopizado en nombre del cielo. Opone a
las utopías la lucha por el poder sin ninguna referencia utópica: voluntad al poder como
última instancia del sentido. Voluntad al poder sin ninguna intervención utópica en esta
voluntad, eso es la promesa. En cierto sentido, es una nueva utopía, pero invertida de una
manera nueva. Lo que se promete, es la utopía de una lucha por el poder sin ninguna
utopía. Una realización humana sin ninguna obligación con nadie, pero en contra de
todos. Una muerte de las utopías, que se asegura matando a los utopistas. Esta utopía de
una sociedad sin utopías el nazismo la llama el “Milenio”.
Es evidente, esta posición es irreconciliable con cualquier cristiandad. Hay un abismo
entre la negación de la utopía por la cristiandad y la negación universal de la utopía del
nazismo. Se trata de un límite infranqueable.

155
Se nota eso mismo en el carácter de sus antisemitismos. El antisemitismo de la
cristiandad desemboca con el argumento antiutópico en el antisemitismo que denuncia a
los judíos como asesinos de Dios. El antisemitismo nazi sostiene exactamente lo
contrario. El honor de haber asesinado a Dios lo reivindica el antisemita nazi para él
mismo, y jamás cederá este honor a los judíos. Los judíos son considerados precisamente
culpables de haber creado este Dios que promete las utopías y de mantenerlo vivo. El
mayor utopista es para ellos el Dios de los judíos. Ellos mismos se ofrecen como sus
asesinos, para sustituirlo por el Dios que da la victoria en la lucha del poder. El
antisemitismo nazi no es y no puede ser un antisemitismo contra asesinos de Dios,
aunque en las campañas publicitarias se use marginalmente también esta denuncia. Pero
el núcleo de este antisemitismo es la reivindicación del asesinato de Dios por los
antisemitas mismos.
Eso puede subrayar precisamente el hecho de que hay un límite infranqueable entre la
cristiandad y el antisemitismo nazi, a pesar de que la cristiandad es antisemita. Pero a
pesar de este límite infranqueable, hay continuidad. En esta continuidad, precisamente, la
cristiandad comete suicidio. El vuelco del antisemitismo nazi en contra del cristianismo
es la propia lógica del antisemitismo de la cristiandad. La cristiandad tiene el nihilismo
en sus entrañas, mientras grita con tan alta voz en contra de él.
A la utopía el nazismo contrapone una sociedad libre de utopías, que es una sociedad de
la voluntad al poder y de las guerras de dominación. La contrapartida, por tanto, de la
voluntad al poder es el antiutopismo universal, que se vuelve antisemita al descubrir en el
judaísmo la raíz de toda utopía.
En el antisemitismo propagado por el nazismo sobreviven por supuesto elementos de los
antisemitismos anteriores. Pero sobreviven como elementos secundarios. En las masas
religiosas sigue funcionando el argumento del antisemitismo cristiano. El antisemitismo
del dinero ario contra el dinero judío sirve sobre todo para justificar el pillaje de las
propiedades de propietarios judíos. Pero el centro es el antisemitismo antiluciférico
basado sobre un antiutopismo universal. Creo, que el antisemitismo en esta forma
origina el intento del exterminio del pueblo judío. No se explica por la denuncia de
asesinos de Dios, sino por la reivindicación del asesinato de Dios de parte del
antisemitismo nazi. El proyecto de Auschwitz es asesinar a Dios, no de matar a los
asesinos de Dios.101 El antisemitismo nazi es nitscheano.
La ola de antisemitismo de los años 20 es una de las respuestas ideológicas del mundo
burgués a la revolución del octubre 1917 en Rusia y posiblemente la más masiva y eficaz
en términos del imperio. Quiere asesinar a Dios, para acabar de una vez con todas las
rebeliones y revoluciones en el mundo habidos y por haber. Ocurre no solamente en

101
Así también lo percibe Elie Wiesel:
"Nunca olvidaré esa noche, la primera en un campo, que ha convertido mi vida en una larga noche, siete
veces maldecida y siete veces sellada. Nunca olvidaré este humo. Nunca olvidaré las pequeñas caras de
los niños, cuyos cuerpos vi convertirse en espirales de humo bajo el silencioso cielo azul. Nunca olvidaré
esas llamas que consumieron mi fe para siempre. Nunca olvidaré el nocturnal silencio que me privó para
toda la eternidad del deseo de vivir. Nunca olvidaré aquellos momentos en que asesinaron a mi Dios y a
mi alma e hicieron polvo mis sueños. Nunca olvidaré estas cosas aunque esté condenado a vivir tanto
como Dios mismo."
Citado según Marc H. Ellis: Una teología de liberación judia. DEI, San José, 1988. p.28

156
Alemania, sino en toda Europa y en EE.UU. El imperio se siente seriamente herido, y
responde en todos los planos. Cuando posteriormente desde 1989 en adelante la bestia se
había curado de esta herida mortal, no hablaba más del hecho de que el antisemitismo
había sido un arma importante.
Cohn resume este antisemitismo de la manera siguiente:
"Ya hemos visto como en el cristianismo popular de la Edad Media, así como en el
cristianismo excéntrico de Sergey Nilus, se consideraba a los judíos como servidores del
Anticristo, y destinados a la misma suerte: a la destrucción, en preparación del milenio,
por Cristo regresado en majestad. Ahora bien, en el Apocalipsis de San Juan se muestra
el Anticristo tratando de asaltar el cielo y yéndose al infierno; y lo curioso es que Hitler,
pese a su odio por el cristianismo, era perfectamente capaz de utilizar aquellas imágenes
milenarias de la Biblia cuando hablaba del destino de los judíos: 'El judío recorre su
camino fatal', escribía, 'hasta el día en que otra fuerza se alza ante él y en descomunal
combate devuelve junto a Lucifer a quien había tratado de asaltar el cielo'. La sensación
apocalíptica es inconfundible, y algo tomaron de ella Himmler y los SS. Por lo menos en
algunos momentos, aquella gente consideró que el exterminio de los judíos era el
preludio necesario de una especie de milenio germánico."102
"El sentirse portador de una misión divina, paladín en el descomunal combate de la
'espiritualidad alemana' contra las fuerzas tenebrosas del 'materialismo judío', era una
experiencia de lo más agradable, dado especialmente que no comportaba
responsabilidades políticas de ningún género."103
Cohn no toma en cuenta, lo que es la reinterpretación e inversión en la lectura del
apocalipsis, a la cual se refiere. Si se considera eso, su análisis del antisemitismo nazi
tiene aciertos. La negación del “materialismo judío” constituye allá la base para su
antiutopismo universal, lo que los distingue del antisemitismo antiluciférico anterior.

4. La relectura del propio antisemitismo y la renuncia al antisemitismo.


Llegamos al resultado de que el antisemitismo es parte de la formación del imperio
cristiano, que se mantiene hasta la II Guerra Mundial como elemento decisivo de la
legitimación de este imperio. No es el imperio el que hace la lectura antijudaica del
mensaje cristiano para ponerlo a su servicio. No hay y no puede haber tal imperio a priori
como un sujeto sustitutivo que tenga sustancia propia. No hay tampoco un cristianismo a
priori que convierta el imperio. Se trata más bien de que hombres del imperio se hacen
cristianos, releen al cristianismo a partir del imperio y transforman como resultado el
imperio mismo. El imperio cristiano no es otro que el imperio romano, pero la
cristiandad, que hace y legitima este imperio transformado no es otro que el cristianismo
anterior a la cristianización del imperio. Pero de todas maneras el imperio vuelve en su
forma transformada.
Frente al imperio aparecen resistencias, sujetos vivientes que se rebelan, aparecen
también enemigos. El imperio los enfrenta y los somete. Crea por tanto una imagen del

102
Cohn, Norman: El mito de la conspiración judía mundial, Alianza, Madrid 1983, p.2o8/2o9
103
Cohn, p.193.

157
enemigo que se le enfrenta. El imperio cristiano crea esta imagen del enemigo del
imperio en forma metafísica, y desde entonces todos los imperios posteriores han creado
las imágenes de sus enemigos en forma metafísica. Para el imperio cristiano esta imagen,
que permitía crear este enemigo metafísico en el marco de reinterpretaciones de su propio
origen cristiano, era con mucha lógica la imagen del judío. Eso es el origen del
antisemitismo. El imperio cristiano, para formularse como imperio de aspiración
universal, necesitaba al judío como portador de la imagen del enemigo universal. Tenía
que ser judío, porque la ideología del imperio era cristiana y arrancaba de un mensaje
cristiano, cuya relectura desde el imperio arrojaba al judío como el enemigo universal. La
relectura, en cambio, era necesaria e irrenunciable por el hecho de que en su forma
original el mensaje cristiano era un mensaje de oposición al imperio y de resistencia, que
solamente por medio de su reinterpretación e inversión podía ser transformada en
ideología del imperio, de lo cual resultaba la cristiandad. Por eso, el antisemitismo
aparece junto con la orientación de los cristianos hacia la toma de poder en el imperio y
su posterior constitución en imperio cristiano. Se entiende entonces que los estallidos
violentos masivos del antisemitismo empiecen en el siglo XI.
Pero eso mismo da razón de por qué el antisemitismo tiene historia paralela a la historia
del imperio. Cambia de forma en el curso de esta historia y podemos distinguir etapas del
antisemitismo. En su última etapa, la etapa del antisemitismo nazi como etapa más
violenta de todo antisemitismo, el antisemitismo se dirige en contra de todas las raíces de
la sociedad occidental. Lo hace en su formulación como antiutopía universal en contra de
judaísmo, cristianismo, liberalismo y socialismo que, para este antisemitismo, forman en
última instancia un solo bloque.
Los horrores de este antisemitismo con el intento del exterminio del pueblo judío
provocan en todo Occidente una reconsideración del propio antisemitismo. Con mucha
rapidez desaparece la ubicación de los judíos como el enemigo del imperio. Como el
enemigo ya no era judío, se necesitaba otro nombre.
Para eso hay un antecedente importante. Cuando en los años treinta se constituyó la
Unión Soviética como un Estado imperial, necesitaba un denominador común para todas
las resistencias en su contra. Las resistencias externas las podía ubicar como enemigo por
medio de la palabra fascismo. Pero las resistencias internas no.
Para la Unión Soviética resultaba imposible ubicar este enemigo como judío, a pesar de
la larga tradición del antisemitismo en muchas partes de ella. Todo el mundo burgués
consideraba la Unión Soviética como “bolchevismo judío”. Los movimientos socialistas
anteriores en todo el siglo XIX fueron denunciados como “judíos”. La campaña
antisocialista siempre era una campaña de fuerte acento antisemita. Eso no era así
solamente en Alemania, sino también en Francia, Inglaterra y EE.UU. El Socialismo era
considerado “locura judaica”. En una situación así, en los movimientos socialistas había
poco lugar para el surgimiento de antisemitismos y efectivamente nunca jugaron un papel
importante. Cuando en la socialdemocracia alemana apareció con Dühring una tendencia
antisemita, Engels se le opuso y la dejó prácticamente marginada. Algo parecido ocurrió
en el movimiento obrero francés y en otros.
En la Unión Soviética ocurrió precisamente eso. El antisemitismo no era un instrumento
ideológico adecuado cuando el mundo burgués la atacaba como “bolchevismo judío”.

158
Pero al constituirse, sobre todo en los años treinta, como imperio, necesitaba definir su
enemigo mortal. Si no podía hacerlo en términos antisemitas, tenía que crear un término
nuevo, que pudiera llevar esta carga seudometafísica del enemigo cuasimágico del
socialismo, que sintetizara todas las resistencias en contra de este nuevo imperio con una
sola palabra. Así se creó la imagen del trotzkista. Muchas veces se ha notado el parecido
entre esta imagen del trotzkista con lo que es la imagen antisemita del judío. Además, en
la sociedad soviética cumplía con la función, que en la sociedad burguesa de este tiempo
cumplía la imagen del judío. Aparecía entonces, especialmente claro en las purgas de los
años treinta, una conjura mundial trotzkista antisoviética, que competía con la conjura
mundial de los Sabios de Sión propagada en Alemania y en muchas otras partes del
mundo burgués. Sin embargo, dado el carácter ateo del régimen, no tenía las raíces
metafísicas tan profundas como las imágenes correspondientes del antisemitismo.
Sin embargo, se trata del primer caso en Occidente, que aparece un imperio que no se
legitima explícitamente por medio de la imagen antisemita del judío.104
Algo análogo ocurre en el occidente burgués después de la II Guerra Mundial bajo el
impacto de los horrores producidos por el exterminio de los judíos en todo el imperio
alemán nazi. En muy poco tiempo desaparecieron las referencias antisemitas de
legitimación. La Unión Soviética ya no se consideraba dominada por el “bolchevismo
judío”. Al contrario, se la pintaba ahora de “bolchevismo antisemita”, a pesar de que la
relación con los judíos no había cambiado significativamente en comparación con el
período soviético antes de la II Guerra Mundial. El mundo imperial burgués consideraba
de repente el antisemitismo como un enemigo. Pero no era tratado como enemigo
fundante. Sin embargo, seguía necesitando este enemigo fundante metafísico, que podía
sintetizar todas las resistencias posibles a este imperio. De esta manera surge ahora el
antiutopismo universal, para el cual el comunismo es solamente el representante más
peligroso de la utopía.
Se trata de una transformación del enemigo profundo del occidente burgués, que muestra
una evidente continuidad. La podemos demostrar a partir de unas citas claves, en las
cuales tomamos a Popper como el representante conspicuo de la ideología del mundo
libre, que surge después de la II Guerra Mundial y que determina el período de la guerra
fría. Voy a dar primero una cita del antisemitismo nazi, en la cual es muy contundente su
carácter de ataque universal a toda utopía. Viene de Hitler mismo:
"El judío cree que tiene que someterse a toda la humanidad, para asegurarle el paraíso
en la tierra... Mientras él se imagina, que está levantando a la humanidad, él la tortura
hasta la desesperación, la paranoia, la perdición. Si nadie lo para, la destruye... a pesar
de que él mismo se da oscuramente cuenta, de que se destruirá a sí mismo también...
Tener que destruir a toda fuerza, adivinando a la vez, que eso lleva inevitablemente

104
En 1931 Stalin habla del antisemitismo diciendo que se trata de una “huella del canibalismo”. Lo
dice en una entrevista con la “Agentura Telegráfica Judía” en Nov 1931, que fue publicada en la
Pravda en 1936. Según Poliakov, Léon: Geschichte des Antisemitismus. Am Vorabend des Holocaust.
(Historia del antisemitismo. La noche anterior al holocausto) Bd. VIII. Athenäum, Frankfurt a/M,
1988. p.196

159
también a la destrucción propia, eso es el punto. Si tu quieres: es la tragedia de
Lucifer."105
Hay muchas expresiones parecidas del antisemitismo nazi. Le podemos contraponer una
cita clave de Popper, que resume el pensamiento que más ha marcado al mundo libre de
la guerra fría posterior a la II Guerra Mundial:
"Como otros antes que yo, llegué al resultado de que la idea de una planificación social
utópica es un fuego fatuo de grandes dimensiones, que nos atrae al pantano. La hibris que
nos mueve a intentar a realizar el cielo en la tierra, nos seduce a transformar la tierra en
un infierno, como solamente lo pueden realizar unos hombres con otros"106
Con el significado más pronunciado de una negativa universal a la utopía Popper lo dice
en otra parte:
"Todos tenemos la plena seguridad de que nadie sería desgraciado en la comunidad
hermosa y perfecta de nuestros sueños; y tampoco cabe ninguna duda de que no sería
difícil traer el cielo a la tierra si nos amásemos unos a otros. Pero... la tentativa de llevar
el cielo a la tierra produce como resultado invariable al infierno. Ella engendra la
intolerancia, las guerras religiosas y la salvación de las almas mediante la Inquisición."107
La cita de Hitler se transforma en antiutopismo popperiano, sustituyendo el “judío” por el
“utopista”. El significado sigue igual. Pero ha desaparecido el antisemitismo. La
transformación mantiene una profunda continuidad.
En Popper este antiutopismo empieza con un sentido nítidamente anticomunista, sin
pronunciar mayormente el contenido universal de su antiutopismo. Popper en los años 50
se considera socialdemócrata. Pero en el curso del tiempo este antiutopismo es cada vez
con más claridad un antiutopismo universal. Como tal pasa a la sociedad posterior a la
Guerra Fría, en la cual el proyecto de globalización se vincula y hasta se identifica con la
negación universal de la utopía, frente a la cual la sociedad globalizada es afirmada
simplemente por la voluntad de poder ejercida en los mercados globalizados sin ningunas
restricciones.
La negación universal de la utopía de parte del nazismo se enfrentó en seguida a cuatro
posiciones consideradas contrarias: el socialismo, el capitalismo liberal, el cristianismo y
el judaísmo, interpretando el judaismo como la raíz última de los otros tres. La negación
universal de la utopía en la forma desarrollada durante el proceso de globalización, se ve
enfrentada directamente con dos: el socialismo y el capitalismo liberal, al cual denuncia
como “populismo”. Sin embargo, no aparece la misma confrontación ni con el
cristianismo ni con el judaísmo en bloque. Aparece más bien una posición universal en
contra de cualquier humanismo, independientemente de sus orígenes sea seculares, sea
religiosos. La fuerte confrontación con la teología de liberación en América Latina es

105
Cita de Hitler según Dietrich Eckart "Tischgespräche" (Conversaciones de sobremesa) de
1922/23, editado por primera vez bajo el título: "Der Bolschewismus von Moses bis Lenin -
Zwiegespräche zwischen Adolf Hitler und mir" (El bolshevismo desde Moisés hasta Lenin diálogos
entre Adolfo Hitler y yo) Hohenreichen-Verlag, München l924. l922/23.
106
Popper, Karl: Das Elend des Historizismus. Tübingen l974, Vorwort (Prefacio a la edición
alemana), p.VIII
107
Popper, Karl: La sociedad abierta y sus enemigos. Paidos studio. Buenos Aires 1981. Tomo II,
capítulo XIV p.403.

160
solamente uno de sus casos. Pero esta negación universal del humanismo hasta ahora no
ha encontrado un enemigo encarnado en algún grupo social capaz de sintetizar todas sus
formas específicas, como lo han sido los judíos, los trotzkistas o los comunistas.
La mitologización más coherente hasta ahora la creó el reaganismo. Reagan volvió a la
imaginación de una conjura universal, que tenía su centro en el “reino del Mal”, que él
ubicaba en el Kremlin. El comunismo era el centro de este enemigo, pero no se trataba de
un anticomunismo específico. Bajo este “reino del mal” estaba también todo capitalismo
liberal y todos los humanismos diversos, en cuanto que originaban resistencias al imperio
en su proceso de globalización. Le contraponía “la ciudad que brilla en las colinas”, que
Reagan ubicaba en los EE.UU. y que era una obvia reivindicación del milenio del
apocalipsis. Se trata otra vez de una evidente transformación del milenio nazi, en la cual
se sustituyó la conjura de los Sabios de Sión por la conjura del “reino del mal” orientado
todavía en el comunismo. El colapso del socialismo soviético invalidó por lo menos
parcialmente esta construcción mítica y hoy es muy difícil prever, si va a ser recuperada
de nuevo en forma adaptada o si desaparecerá.

Excurso: La sustitución del antisemitismo en la enseñanza del Papa Juan Pablo


II.
No solamente la cultura en general dejó después de la II Guerra Mundial de lado su
legitimación del poder por medio del antisemitismo. Algo análogo ocurrió en casi
todo el pensamiento cristiano. Apareció un sentido de culpabilidad por el
antisemitismo pasado y la búsqueda de sus razones.
Pero aparece también la sustitución de la imagen antisemita del judío por el
comunista, aunque no en términos tan generales como ocurrió en la cultura occidental
en general. Pero ha tenido una gran importancia precisamente en el pensamiento del
Papa Juan Pablo II. También en él la estructura del argumento sigue siendo la misma
como lo era en los pensamientos antisemitas anteriores, pero desaparece la referencia
al judío y aparece en vez de ella la referencia al comunismo. Quiero analizar
brevemente, como eso ocurre en una argumentación del Papa en su encíclica
Dominum et vivificantem, cuyo tema es el Espíritu Santo.
Juan Pablo II se refiere a la crucifixión y al pecado que lo explica, como imagen clave
de la interpretación. Empieza con la discusión de este pecado:
“...cuando Jesús explica que este pecado consiste en el hecho de que 'no creen en
él', este alcance parece reducirse a los que rechazaron la misión mesiánica del
Hijo del Hombre, condenándole a la muerte de Cruz.”108
Eso es su referencia al hecho histórico, y la explicación es, que condenaron al
Hijo del Hombre a la cruz, rechazando su misión mesiánica por la razón de no
creer en él. No explicita, quien lo condenó, sino lo deja en general establecido por
aquellos, que no creyeron. A esta crucifixión le da en seguida un significado más
extenso que este hecho histórico mismo:
“Pero es difícil no advertir que este aspecto más 'reducido' e históricamente

108
Encíclica Dominum et vivificantem Nr. 29

161
preciso del significado del pecado se extienda hasta asumir un alcance universal
por la universalidad de la Redención, que se ha realizado por medio de la Cruz.
La revelación del misterio de la Redención abre el camino a una comprensión en
la que cada pecado, realizado en cualquier lugar y momento, hace referencia a la
Cruz de Cristo y por tanto, indirectamente también al pecado de quienes 'no han
creído en él', condenando a Jesucristo a la muerte de Cruz." 109
Ve ahora el pecado de aquellos, que en el momento histórico condenaron a Jesús a
la cruz, como pecado universal, en el cual todos los pecados cometidos en el
mundo se inscriben. Este pecado universal es “no han creído en él” y está en la
raíz de todos los pecados habidos y por haber:
"...en Cristo sufre Dios rechazado por la propia criatura: 'No creen en mí'..." 110
Es el no creer, la no-fe, que llevan a la crucifixión, que es culpa de todos los
pecadores. Todos los pecados de la humanidad se originan en una no-fe y
participan en la crucifixión. La no-fe, sin embargo, se origina en la pretensión
humana a la autonomía y a decidir sobre el bien y el mal:
"Al hombre, creado a imagen de Dios, el Espíritu Santo da como don la
conciencia, para que la imagen pueda reflejar fielmente en ella su modelo, que es
sabiduría y ley eterna, fuente del orden moral en el hombre y en el mundo. La
'desobediencia', como dimensión originaria del pecado, significa rechazo de esta
fuente por la pretensión del hombre de llegar a ser fuente autónoma y exclusiva en
decidir sobre el bien y el mal." 111
Es resistencia al Espíritu Santo, que produce la crucifixión. Los que la ejercen,
crucifican a Jesús y cometen el pecado en contra del Espíritu Santo, para el cual
no hay perdón. Se levantan en contra de la “sabiduría y ley eterna, fuente del
orden moral en el hombre y en el mundo.” El pecado es pecado rebeldía frente a
la “ley eterna”, frente al “orden”.
Se nota en seguida, que la imagen que usa el Papa viene de la cristianidad
medieval. En estos términos el imperio cristiano interpretaba a sus enemigos y la
cristiandad elaboraba la imagen correspondiente. Hay una autoridad que
representa la ley eterna y frente a ella toda rebeldía es participación en la
crucifixión de Cristo. Pero todo pecado, que aquí se entiende exclusivamente en el
sentido de transgresión de la ley, participa en esta rebeldía. Hasta el niño, que se
roba una manzana del jardín del vecino para comérsela, se puede decir, está con
eso clavando otro clavo en el cuerpo de Cristo sufriente.
Evidentemente, esta imaginación no suena tan moderna como lo hace la condena
de la rebelión campesina de parte de Calvino. Calvino vive ya una cristiandad
moderna, el Papa sigue inspirándose en la imaginación de la cristiandad del
imperio cristiano. Su imagen es más estática, pero en su sentido coincide.
También justifica una autoridad absoluta y una ley absoluta, suponiendo, al estilo
de la Edad Media, que esta autoridad está comprometida con el bien común. Hay

109
Encíclica Dominum et vivificantem, No.29
110
No.41
111
No.36

162
un humanismo implícito en estas imágenes, pero se reduce a una obligación de la
autoridad, que el sujeto jamás puede reclamar.
Es fácilmente visible, que se trata en su estructura de la legitimación de la
autoridad y de la ley en forma antisemita. Pero el Papa quita este antisemitismo
tradicional, explicando el pecado de la crucifixión por el “no han creído en él”.
Pilato y el Sanedrín son ahora pecadores por no creer, pero no por ser judíos o
romanos. El ser judío es irrelevante, y por eso ni se menciona.
El Papa nos dice, quiénes son los que no creen:
"Por desgracia, la resistencia al Espíritu Santo, que San Pablo subraya en la
dimensión interior y subjetiva como tensión, lucha y rebelión que tiene lugar en
el corazón humano, encuentra en las diversas épocas históricas, y especialmente,
en la época moderna su dimensión externa, concentrándose como contenido de la
cultura y de la civilización, como sistema filosófico, como ideología, como
programa de acción y formación de comportamientos humanos. Encuentra su
máxima expresión en el materialismo, ya sea en su forma teórica como sistema de
pensamiento - ya sea en su forma práctica - como método de lectura y de
valoración de los hechos - y además como programa de conducta correspondiente.
El sistema que ha dado el máximo desarrollo y ha llevado a sus extremas
consecuencias prácticas esta forma de pensamiento, de ideología y praxis, es el
materialismo dialéctico e histórico, reconocido hoy como núcleo vital del
marxismo." 112
En el lugar de los crucificadores de Cristo ha puesto a los marxistas y de hecho,
los comunistas. No ha renunciado al concepto del crucificador de Cristo, ni a su
persecución. Sigue persiguiéndolos. Pero son los comunistas ahora, quienes
sustituyen a los anteriores. Se ha cambiado uno por otro. El concilio declaró, que
ya no se considerará los judíos como crucificadores de Cristo, entendiendo que
ahora ya no habrá seres humanos perseguidos como crucificadores. El Papa lo
reinterpreta. Los crucificadores de Cristo son otros. Nuestros antepasados no se
equivocaron al perseguir los crucificadores de Cristo, se equivocaron al pensar,
que eran los judíos. Son los comunistas. Y efectivamente, los pogrom de
América Latina hoy son pogrom de comunistas. No cesan los pogrom, cambian
aquellos, que los sufren.113

112
No.56
113
De manera más sofisticada, esta linea de argumentación el Papa la mantiene en su reciente viaje a
Cuba. En su discurso en La Havanna cita el siguiente texto del evangelio:
"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque Él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio"
(Lc 4,18). Todo ministro de Dios tiene que hacer suyas en su vida estas palabras que pronunció Jesús en
Nazaret.” (discurso en La Havanna, Nr3)
El texto, sin embargo, no corresponde. Según la biblia de Jerusalén, Jesús dice lo siguiente:
“El espíritu del Señor sobre mí. porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva.” (Luc
4,18)
El Papa suprimió el hecho de que la Buena Nueva (el Evangelio) es una Buena Nueva para los pobres y
transforma todo en un simple asunto de creyentes y no-creyentes, en vez de tratarlo como un asunto de la
relación con los pobres, e.d. de la idolatría.

163
Pero todo eso no significa de ninguna manera que la relación de este Papa o del
cristianismo en general sea incondicional frente al sistema y su ley. No lo es.
Sigue estando fuertemente enraizado en la tradicional postura de la cristiandad,
según la cual la autoridad está comprometida con el bien común, que se deriva ya
de Agustino y de Tomás de Aquino. Eso implica un choque con el sistema actual
en el grado, en el cual éste se define por un antihumanismo universal. Según la
tradición, la autoridad tiene una tarea humanista, aunque esta misma tradición la
haya traicionado mil veces.
Esta tarea humanista en la tradición católica se suele expresar por la referencia al
bien común. Para esta tradición es irrenunciable. Sin embargo, el antihumanismo
universal del sistema actual implica la negación de cualquier referencia de la
autoridad al bien común. Allí hay un choque programado, que obliga al sistema a
volcarse al fin en contra de toda esta tradición cristiana. El sistema puede aceptar
un cristianismo del tipo del “evangelio de prosperidad” fundamentalista, pero no
un cristianismo del bien común, por anticomunista que sea. Los movimientos del
“evangelio de la prosperidad” han eliminado esta referencia y llegaron a ser
aceptables desde el punto de vista del sistema. Son como los “cristianos
alemanes” (deutsche Christen) en el tiempo nazi de Alemania.
Pero el conservadurismo cristiano es incompatible con tales posiciones del
antihumanismo universal. La cristiandad no es incondicional tampoco. El actual
Papa habla inclusive de la necesaria “subjetividad de la sociedad”. Lo hace, sin
asumir al sujeto viviente. Encarga a la autoridad la tarea de respetar esta
subjetividad, y no concede al sujeto viviente hacer resistencia en nombre de ella.
Sigue la creencia de que el sujeto debe ser reconocido por la autoridad, y que la
autoridad es la instancia para reconocerlo. El sujeto, del cual Juan Pablo II habla,
no es más que el objeto de la autoridad. En cuanto sujeto viviente no se le concede
ni la más mínima legitimidad. El Papa cree, que para salvar al sujeto, hay que
hablarle a la autoridad para que ella lo salve, condenando al sujeto viviente a la
paciencia sin resistencia. Pero, a pesar de eso, en su enseñanza hay un sujeto, y
este hecho le impide estar incondicional al sistema.
Eso no es solamente un problema del actual Papa, sino de toda la cristiandad hoy.
Entra en un conflicto con el sistema, un conflicto que no ha buscado y que trata de
evitar lo más posible. Pero la propia tendencia del sistema al antihumanismo
universal hace este conflicto inevitable.

La prensa internacional aprovechó la situaciön. Citando la Agencia Reuters, se escribe en San José bajo el
título: "Matacomunistas" triunfó en Cuba: “lo cierto es que la visita ‘del ángel exterminador del
comunismo’, como se ha llamado al Papa, ya produjo resultados concretos en Cuba.”
La noticia se refiere a la liberación de 270 presos en Cuba. La Nación, San José, 15.2.98

164
5. La negación universal de la utopía y la crítica de la razón utópica.
El imperio ve sus enemigos, pero no se ve a sí mismo. Ataca a las utopías, pero es ciego
para las utopías nefastas que lleva en sus entrañas.
En Pablo encontramos la primera crítica de esta utopía implícita a la ley y el imperio. En
el evangelio de Juan hemos encontrado una línea de argumentación paralela. Pablo hace
su crítica, cuando insiste, que, quien busca su salvación en el cumplimiento de la ley,
encuentra la muerte. “Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel
de la luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de
justicia.” (2 Cor 11,14-15). En este sentido, pesa una maldición sobre la ley. Hace ver la
injusticia como si fuera justicia. Al prometer la ley la salvación por su cumplimiento,
promete el cielo, pero produce la muerte. La posición de Pablo no es antiutópica, sino
Pablo es probablemente el primer pensador de nuestra historia, que hace una crítica de la
razón utópica. Busca el realismo de la salvación y lo ve en una relación con la ley, en la
cual el sujeto viviente es legítimamente un sujeto rebelde frente a la ley, para
transformarla en ley para la vida.
Por eso, quien busca la salvación en el cumplimiento de la ley, encuentra la muerte. Esta
salvación, que se promete en nombre del cumplimiento de la ley, es la utopía de la ley y
del poder. El imperio promete la salvación por medio del cumplimiento de la ley, y por
tanto produce la muerte.
Esta promesa de salvación, que el imperio promete por medio del cumplimiento de la ley,
va cambiando con la misma historia del imperio. Pero en cada una de sus épocas, el
imperio promete esta salvación.
El imperio cristiano promete la salvación en el cielo como resultado del cumplimiento de
la ley en la tierra. Hasta hace poco eso decía todavía el catecismo católico, cuando
preguntaba por el sentido de la vida: El ser humano está en la tierra para cumplir la
voluntad de Dios y llegar de esta manera al cielo. La voluntad de Dios fue considerada el
cumplimiento de la ley del imperio. En la tierra, sin embargo, producía la muerte y
consecuentemente se propagó la mística de la muerte por toda la Edad Media.
El imperio liberal tenía -y a veces todavía tiene- su manera de prometer la salvación por
el cumplimiento de su ley. Adam Smith formula en términos clásicos esta utopía del
cielo liberal. Cumpliendo la ley del valor, se produce el interés general. Es el cielo de
los liberales, en su nombre se produce el infierno liberal y la muerte correspondiente en el
mundo entero. Pero se promete la salvación por una ley, sobre la cual, se sostiene, no
pesa ninguna maldición.
El socialismo soviético construyó un cielo muy parecido al cielo liberal. Era también
prometido como resultado del cumplimiento de la ley, esta vez de otra versión de la ley
del valor expresada por el principio rector de la maximización de la tasa del crecimiento
económico, como fue instalado en la Unión Soviética de los años treinta. Prometía su
propia versión del interés general producto del cumplimiento de la ley: el tránsito al
comunismo. La muerte correspondientemente producida tampoco se dejó de esperar.
El imperio nazi dejó de prometer utopías, pero prometió la salvación también. Prometió
la salvación por medio de la abolición de todas las utopías, lo que era su utopía -esta vez

165
utopía antiutópica- respectiva. Es la utopía de la voluntad al poder, utopía de un poder
desnudo que no promete sino su propio poder.
En esta misma línea hoy se formula el imperio de la globalización. Otra vez aparece la
salvación por el fin de las utopías, ahora vinculado con la ley del valor sin pretensión de
ningún interés general producido por alguna mano invisible. Es la voluntad al poder
canalizada por la ley del valor, que no promete más dque los que tienen poder, tengan el
poder. La muerte correspondiente la vivimos en la exclusión de poblaciones cada vez
mayores y la amenaza a la existencia de la propia humanidad como resultado de la
destrucción del medio ambiente. El cielo prometido devora a la propia humanidad, al
luchar la ley del valor en contra de todo humanismo.
Estas son las salvaciones prometidas por el respectivo cumplimiento de la ley. El imperio
nunca ve su propia utopía ni la destructividad que desata. Ve el problema en los otros
imperios. El imperio liberal ve la destructividad de la salvación prometida por el
socialismo soviético. El socialismo soviético ve la destructividad producida por la
salvación prometida por el imperio liberal. El imperio nazi igual que el actual imperio de
la globalización ven muy bien la destructividad de todos los imperios anteriores y sus
respectivas utopías. Pero no se ven a sí mismos. Ven que sobre la ley del otro pesa esta
maldición, pero se erigen como imperio en nombre de su propia ley, que la presentan
como una ley de Dios limpia, que no conlleva ninguna maldición, sino que realiza la
esencia de la humanidad. Cumpliendo la ley, se cumplen las órdenes.
Pero hay una dirección, en la cual todo imperio ve esta maldición, que pesa sobre la ley.
Eso ocurre en relación a los posibles levantamientos de movimientos populares. En
seguida viene este reproche de que la utopía lleva a la muerte. Cuanto más se proyecta
eso en los movimientos populares, más se logra afirmar el absolutismo de la ley y su
cumplimiento sin perdón. Todo el peso de la ley ahora cae sobre estos movimientos
populares, reventando la violencia de la ley.
El argumento ya lo vimos en Calvino, cuando este sostenía en cuanto a los campesinos
levantados durante el siglo XVI, que no querían “ni rey ni roque”. Se dice que estaba
escrito en la espada de Florian Geyer, un destacado luchador de este levantamiento de los
campesinos: nulla crux, nulla corona. Es muy probable, que el “ni rey ni roque” es la
traducción, que Calvino hace de este “nulla crux, nulla corona”.
La tesis de Calvino tiene algo de curioso. Precisamente la democracia suiza y la
independencia de este país se debe a la victoria de un levantamiento suizo en contra del
dominio del imperio austríaco, que se recuerda como acto fundante de esta democracia
que se suele vincular con Guillermo Tell y con el juramento del Rütli. La democracia
directa que todavía hoy se mantiene en Suiza se debe a esta tradición de un levantamiento
campesino victorioso. Calvino mismo con su democracia en Ginebra debe la base de toda
su actividad a este mismo levantamiento. Sin embargo, se lanza en contra de los
campesinos alemanes levantados.
Para Alemania la derrota de los campesinos ha sido una de las grandes tragedias de su
historia. A partir de esa derrota, Alemania se transformó en el país autoritario que es por
lo menos hasta la II Guerra Mundial. Donde movimientos parecidos tuvieron su victoria
como en el caso de Inglaterra en el siglo XVII o Chequia del siglo XV y XVI, surgieron
tradiciones mucho más democráticas que en Alemania. Además, la crueldad con la cual

166
se exterminó a los campesinos levantados en nombre del cumplimiento de la ley pasó de
lejos todo lo que los campesinos hayan sido capaces de hacer. Fue una masacre que
todavía hoy pesa sobre la memoria en muchas partes de Alemania.
Sin embargo, hay un elemento de verdad en la crítica de Calvino y que aparece también
frente a otros levantamientos posteriores, que ocurrieron en Europa, frente a los cuales
esta crítica de Calvino fue más y más desarrollada. Efectivamente, la maldición, que pesa
sobre la ley, en cuanto busca la salvación por su cumplimiento, pesa igualmente sobre los
intentos de la abolición de la ley y sus utopías respectivas. Esta maldición tiene dos
caras, la del cumplimiento de la ley y la de su abolición. En los dos casos es negado el
sujeto viviente y la legitimidad de su enfrentamiento a la ley. Por eso, una crítica de la
razón utópica se encuentra con estas dos formas contrarias de la búsqueda de la salvación
por medio de la ley, e.d. su cumplimiento o su abolición. En ambos casos la solución se
busca en la ley. Pero la solución está en la vida humana y su afirmación frente a la ley.
Sin ley no hay posibilidad de la vida humana tampoco.
Pero en ningún caso se trata de la negación universal de las utopías. Se trata de formular
una relación realista con ellas, que necesariamente pasa por el enfrentamiento del sujeto
viviente como sujeto necesitado, que legítimamente se rebela frente a la ley, para
transformarla constantemente en una ley que sirva para la vida y contrarrestar el hecho de
que la ley, cuando se busca la salvación por medio de su cumplimiento, lleva a la muerte.
Pero se trata de la salvación. Y la salvación es esa: que la ley vuelva a ser una ley para la
vida. Su utopía es esta: que el cordero paste junto al león. Se trata de un mundo
concebido como: esta tierra sin la muerte. Es, en términos cristianos, la utopía no de una
vuelta al paraíso para no comer nunca más del árbol prohibido, sino de la nueva tierra, un
mundo nuevo sin ningún árbol que sea prohibido.

VI. El capitalismo cínico y su crítica: La crítica de la ideología y la


crítica del nihilismo

Marx y Engels empiezan el Manifiesto Comunista con las palabras siguientes:

"Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja
Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma: el Papa y el zar,
Metternich y Guizot, los radicales franceses y los polizontes alemanes".114

Marx nos dice, desde su punto de vista, para quiénes se trata de un fantasma -las
fuerzas de la vieja Europa-. Ellas son: el Papa y el zar, Metternich y Guizot, los
radicales franceses y los polizontes alemanes. Ellos ven un fantasma en aquellos que se
han unido en el “Grupo de los comunistas”, que reivindican sus derechos humanos, la
condición de posibilidad de cualquier vida humana, frente a un sistema que los aplasta.

114
Marx, Carlos/Engels,Federico: Manifiesto del Partido Comunista. Obras Escogidas en Dos
Tomos. Moscú, 1966. p.19

167
A los ojos del poder aparecen como un fantasma que recorre Europa, y posteriormente
el mundo entero. Corren detrás del fantasma para aplastarlo.

Nietzsche contesta a estas frases de Marx y Engels con palabras casi igualmente
famosas. Aparecen en la edición de obras inéditas de Nietzsche, que fueron editadas
después de su muerte bajo el título “La voluntad de poderío” y que inician el Primer
Libro de esta obra:

"El nihilismo está ante la puerta: ¿de dónde nos llega éste, el más inquietante de todos
los huéspedes? Punto de partida: es un error señalar como causas del nihilismo las
‘crisis sociales’, la ‘degeneración fisiológica’ incluso la corrupción. Se trata de la época
más honrada y compasiva. La miseria, la miseria espiritual, corporal e intelectual, no
tienen en sí toda la capacidad necesaria para producir el nihilismo (o sea, el rechazo
radical del valor, el sentido, el deseo). Estas necesidades siguen permitiendo
interpretaciones diferentes. Sin embargo, en una interpretación muy determinada, la
cristiano-moral, se asienta el nihilismo".115
Aparece ahora un huésped inquietante, que también es fantasma. Nietzsche lo llama
nihilismo y lo define como rechazo radical del valor, el sentido y el deseo. Su razón la
ve en la interpretación cristiano-moral del mundo. El raciocinio, que lleva a Nietzsche a
este resultado, es sencillo. Destaca el hecho hipócrita y mentiroso que se encuentra en
toda moral, que en la moral cristiana es llevada a su cúspide. Sin embargo, esta misma
moral cristiana desarrolla y destaca una virtud, que terminará con toda moral (y todo
valor): la veracidad. La virtud de la veracidad acaba con toda moral, siendo toda moral
una consecuencia de la hipocresía.
Pero el fantasma del comunismo es la rebelión de los valores -si se toma esta palabra en
el sentido que Nietzsche la usa-. Por tanto, la derrota del fantasma del comunismo hace
aparecer otro fantasma contrario, el huésped inquietante del nihilismo como rechazo
radical del valor, el sentido y el deseo. ¿Para quiénes es inquietante este huésped? Otra
vez se trata de un punto de vista del nihilismo como fantasma. Es el punto de vista
fijado en “la miseria, la miseria espiritual, corporal e intelectual”, que no es el origen
del nihilismo, sino el origen de la percepción del nihilismo como huésped inquietante.
Es el punto de vista de los aplastados, el punto desde el cual el nihilismo es percibido
como fantasma. Desde el punto de vista de aquellos que se levantan en defensa de su
vida y que desde el punto de vista del poder se transforman en el fantasma del
comunismo, se percibe ahora el nihilismo como el huésped inquietante, como fantasma
que aplasta no solamente a Europa, sino al mundo, al ser aplastados ellos en su
levantamiento.
En lo que sigue quiero analizar esta venida del huésped inquitante, cuyo nombre es
nihilismo. Quiero hablar sobre la posición nihilista y las posibles respuestas a ella. Pero
para ver bien la posición nihilista, me parece conveniente, partir del análisis del
argumento ideológico anterior. Porque la posición nihilista disuelve la argumentación
ideológica.

115
Nietzsche, Friedrich: La voluntad de poderío. EDAF. Madrid 1981. No.1, p.31

168
1. El capitalismo utópico
Quiero empezar con un texto que se inscribe en la tradición del capitalismo utópico y
cuyo contenido ideológico es fácil de analizar:
Un destacado político alemán liberal decía en el año 1991 sobre la economía del
mercado:

"Una existencia humanamente digna presupone la superación de las emergencias


económicas y sociales, presupone la disponibilidad de los bienes necesarios para la vida
y lugares de trabajo seguros. El sistema de mercado asegura todo eso gracias a su alta
eficiencia. Motor de la economía del mercado es la competencia. Pero su función no se
limita a asegurar la dinámica económica. ‘Domestica a la propiedad privada’ y es el
‘instrumento más genial para quitar el poder’, como lo dice Franz Böhm. El sistema del
mercado se basa en el interés propio. Pero la astucia del sistema logra, que el interés
propio, que entra en competencia, opere en favor del bien de la comunidad.
Competencia no presupone - como lo dice Otto Schlecht - un ‘superhombre moral’. Un
nivel medio de moral es suficiente”.116
Este texto tiene tres características bastante obvias, por lo menos obvias para el público
de hoy. Primero, es falso que el interés propio, cuando se encuentra en competencia,
realiza el bien común, es falso como regla universal, aunque una coincidencia se puede
dar en muchos casos. Segundo, el argumento es ideológico. La tesis, de que el interés
propio, en cuanto se impone en el mercado del mercado, realiza el bien común,
constituye una sacralización de relaciones sociales de producción. Se trata de una
sacralización, a pesar de que se trata de una sacralización secularizada. Este tipo de
sacralización constituye precisamente el capitalismo utópico. Tercero, por lo menos se
puede suponer, que el texto es hipócrita. El político que lo pronuncia, debe saber que su
contenido es falso, pero lo pronuncia, para lograr la legitimación vía sacralización de
las relaciones sociales de producción. Por tanto, el texto es falso, es ideológico y es
hipócrita.
A pesar de eso, podemos decir con Habermas, que tiene un “potencial de razón” .
Habermas desarrolla su comprensión de la crítica de la ideología en su libro: El
discurso filosófico de la modernidad”, explicitando la crítica de la ideología de Marx:

"...la crítica de la ideología de Marx, que parte del hecho de que el potencial de razón
expresado en los 'ideales burgueses' e insertado en el 'sentido objetivo de las
instituciones' muestra una doble cara: por un lado le adjudica a las ideologías de la
clase dominante el aspecto engañoso de teorías convincentes, por el otro lado, da el
punto de partida para una crítica inmanente de estas formaciones, que levantan a
nivel del interés general lo que de hecho solamente corresponde a la parte dominante de
la sociedad".117

116
ver Lambsdorff, Otto Graf: Gezähmtes Eigentum. Für den Vorsitzenden der Freien Demokraten
ist die soziale Marktwirtschaft die moralischste aller Wirtschaftsformen. WirtschaftsWoche. Nr.45.
1.11.91. S. 104/105
117
ver Habermas, Jürgen: Der philosophische Diskurs der Moderne. Suhrkamp. Frankfurt, 1991.
p.142

169
En el texto del político liberal anteriormente citado se expresa este “núcleo de
racionalidad” en la relación que se establece entre la competencia y el interés general,
que en este texto es denominado bien común. Por eso, una crítica inmanente se hace
posible activando este concepto del interés general, para demostrar precisamente desde
ahí los límites y las tendencias destructivas en la lógica de la competencia. La crítica de
la ideología se efectúa en el interior de un marco de juicio común, que está dado por la
referencia al interés general. La crítica de la ideología presupone un consenso
determinado y racional.
El pensamiento de tradición burguesa, por tanto, se efectúa en un espacio, a partir del
cual procede la crítica de la ideología. Este espacio está dado por el concepto del interés
general, que apunta más allá del interés propio o interés particular, aunque en la
tradición burguesa se establece un automatismo, que conecta ambos: el automatismo
del mercado con su “mano invisible”. Este funciona como una escalera de Jacob, que va
de la tierra directamente al cielo. Por eso, siguiendo a Polanyi, se puede hablar de este
capitalismo como el capitalismo utópico. El socialismo soviético construyó una escalera
de Jacob parecida. Consistía en el pasaje del socialismo al comunismo por medio de la
maximización de las tasas de crecimiento. El comunismo era el concepto
correspondiente de interés general. Por eso, la crítica de la ideología, que Marx aplicaba
al capitalismo, se podía aplicar de manera análoga a la ideología soviética.
Con eso tenemos un trasfondo resumido de lo que es la argumentación ideológica y su
crítica. Presupone la referencia a un interés general más allá del cálculo directo de la
utilidad en función del interés particular y discute la relación racional con este interés
general.

2. El capitalismo nihilista.
Podemos poner ahora al lado del texto del político liberal anteriormente citado un texto
distinto. Viene del último libro de Toffler [Powershift. Knowledge, Wealth and
Violence at the Edge of the 21st Century]. Este texto ya no es ideológico en el mismo
sentido como lo habíamos analizado en el texto referente al capitalismo utópico:
"El nuevo imperativo económico está claro: Los suministradores de ultramar en los
países en desarrollo o alcanzan con sus tecnologías los estándares de la velocidad
mundial, o se los va a cortar brutalmente de sus mercados -los muertos caídos
[casualties] del efecto de aceleración-.

Esta es la economía 'rápida' de mañana. Ella es la nueva máquina de bienestar


acelerativa, dinámica, que es la fuente del avance económico. Como tal es también la
fuente de un gran poder. Estar descoplado de ella significa estar descoplado del futuro.
Pero eso es el destino que enfrentan muchos de los países LDC o 'países menos
desarrollados'.

Como el sistema mundial de la producción de riqueza está arrancando, los países que
quieren vender tienen que operar a la misma velocidad que los países en la posición de
compradores. Eso significa, que las economías lentas o aceleran sus respuestas

170
neutrales o pierden sus contratos e inversiones, o caen completamente fuera de la
carrera."
"Un 'gran muro' separa los rápidos de los lentos, y este muro esta creciendo cada día
que pasa."118
Toffler sostiene más bien lo contrario de lo que sostiene el político liberal en su texto.
Según Toffler la competencia crea una “máquina de bienestar”, cuyo efecto inmanente
de aceleración excluye y expulsa fuera de la carrera aquellos que no resultan capaces
de imponerse en la competencia, y que no vuelven a tener chance alguno de encontrar
de nuevo un lugar en ella. Son los caídos [los casualties] de una aceleración que se
acelera a sí misma. Toffler deja de lado cualquier referencia a un interés general y no le
imputa al mercado ninguna tendencia a ningún bien común. Le imputa más bien una
tendencia al mal común de la exclusión.
Este texto de nuevo tiene tres características. Primero, el texto es cierto, mientras el
texto del político liberal es falso. Segundo, también el texto de Toffler sacraliza las
relaciones sociales de producción, pero ya no lo hace por medio de una referencia a
algún interés general. Lo hace por medio de la celebración de la aceleración misma, la
celebración de la velocidad. Es lo que Nietzsche celebró cuando llama “a las naves,
filósofos”. Se trata de la aceleración como imperativo categórico. Tercero, el texto no
tiene nada de hipócrita, sino que es “veraz”. Por tanto, el texto de Toffler es cierto, es
sacralizador y es veraz, mientras el texto del político liberal es falso, sacralizador e
hipócrita.
Pero el texto de Toffler es cínico.
De este cinismo se trata. No se le puede contestar por medio de una crítica de ideología,
como la había explicitado Habermas. El texto de Toffler no tiene ningún “potencial de
razón”, que dé “a las ideologías de la clase dominante el aspecto engañoso de teorías
convincentes” y tampoco ofrece ningún “punto de partida para una crítica inmanente
de estas formaciones, que levantan a nivel del interés general lo que de hecho solamente
corresponde a la parte dominante de la sociedad." Eso sería lo que según Habermas
subyace a la crítica de las ideologías y lo que Habermas sigue buscando en las
posiciones por criticar.
Pero, en el sentido en el cual Habermas entiende la ideología, la posición de Toffler no
es una ideología. Toffler no eleva nada al nivel de “intereses generales”, que se podría
llamar así en la tradición del racionalismo ilusionista. El nos comunica lo que realmente
ocurre.
Hasta hay una sorpresa en el texto de Toffler. Lo que sostiene Toffler como un juicio de
hecho sobre el capitalismo actual, es algo, que en los años sesenta y setenta ya había
sostenido la teoría de la dependencia en América Latina. Lo que se refiere al juicio de
hecho sobre el capitalismo - que también yo considero acertado - ambas posiciones, la
de Toffler y la de la teoría de la dependencia, coinciden en lo básico.
Pero la teoría de dependencia no era cínica. ¿Por qué esta misma posición lo es, cuando
la pronuncia Toffler?

118
ver Toffler, Alvin: Powershift. Knowledge, Wealth and Violence at the Edge of the 21st Century.
Bantan Books. New York 1991. Part Six. Chapter 30: The Fast and the Slow. p.389-405

171
En realidad, la teoría de la dependencia nace de la crítica de la ideología. En relación a
las tesis del tipo de lo citado del político liberal, ella sostenía en los años 60 y 70, que el
cálculo de la utilidad particular - el interés propio - no tiende a la realización de ningún
interés general o bien común (o equilibrio en el lenguaje de los economistas), sino que
lleva más bien a la violación de este interés general, hacia el mal común. Pero como la
teoría dominante era la teoría del capitalismo liberal, sobre la teoría de la dependencia
se declaró el anathema sit. Era herejía. Muy pronto se la declaraba refutada y “muerta”,
un dogma, que todavía hoy domina. Su resultado contradecía la ideología dominante
del capitalismo utópico, que tenía como base la tesis de la tendencia al interés general, a
la cual identificaba con la competencia de los mercados. Por eso golpeó de vuelta.
Golpeó de vuelta como ideología del capitalismo utópico. Pero como tal respondió en el
interior de un consenso, según el cual la economía está bajo el imperativo de la
realización de un interés general. La teoría de la dependencia resultó ser una teoría
crítica por el hecho de que refutaba en el marco de este consenso sobre la vigencia del
interés general a la identificación dominante de interés propio e interés general.
Lo hacía por medio de un juicio de hecho. Pero en el marco de este consenso -de este
“potencial de razón” - este juicio de hecho se transformó en un juicio crítico, sin dejar
de ser un juicio de hecho.
Por supuesto, la ideología del capitalismo utópico tenía que rechazar este juicio de
hecho para poder seguirse sosteniendo. ¿Pero si este juicio de hecho se impone de una
manera tan convincente que ya no se lo puede negar? ¿Cómo se puede entonces
sostener la legitimidad del capitalismo vigente? Se lo puede hacer solamente
abandonando la ideología del capitalismo utópico, según la cual el capitalismo realiza
algún interés general. Hay que abandonar entonces inclusive la pretensión de realizarlo.
Eso precisamente ocurrió en los años 80 y 90. Juicios de hecho como aquel mencionado
de la teoría de la dependencia ahora ya no contradicen a ningún “potencial de razón”
por el simple hecho, de que este capitalismo ya no reclama tal potencial de razón.
Donde no hay ninguna pretensión de la razón, los juicios de hecho, que demuestran la
sinrazón, dejan de tener capacidad crítica. Si ya no se pretende una razón de interés
general, estos juicios de hecho, que demuestran que el capitalismo no realiza ningún
interés general, se transforman ellos mismos en un deber. Si el capitalismo excluye y
destruye, se deriva de eso un deber, según el capitalismo debe excluir y destruir. Se
celebra entonces la “destrucción creadora” en el contexto de la afirmación de que no
hay ninguna alternativa.
Ahora se puede decir abiertamente lo que el capitalismo es, sin que estos juicios de
hecho tengan el más mínimo contenido crítico. Por eso hoy se dice muy abiertamente lo
que el capitalismo es. Y lo que se dice sobre el capitalismo, es cierto y veraz. No hay
hipocresía, porque lo que es, es lo que debe ser. Fuera de eso lo que es, no debe haber
ningún deber. Sin embargo, lo que resulta de esta posición cínica, es un nihilismo.
Por eso se puede ahora reivindicar sin ningún problema los juicios de hecho básicos que
la propia teoría de la dependencia había pronunciado sobre el capitalismo. Pero eso se
logra por la transformación de un capitalismo utópico y por tanto comprometido con el
bienestar general en un capitalismo salvaje y cínico. El capitalismo renuncia a su
pretendido “rostro humano”, del cual ahora se burla. De esta manera logra que ningún

172
juicio de hecho le puede criticar. Por tanto asume los juicios de hecho básicos que
había pronunciado la crítica del capitalismo en el período del capitalismo utópico. Se ha
operado una transformación y una reevaluación de todos los valores. Por eso se
sacralizan ahora las relaciones capitalistas de producción por medio de la celebración
de la aceleración acelerada, esta aventura aparente del saber humano.
Frente a esta transvalorización de los valores, la crítica clásica de la ideología está
completamente desarmada. Si se reivindica a la muerte como destino y si el capitalismo
resulta ser un sistema mortal, entonces el capitalismo es un sistema que corresponde
perfectamente a lo que pretende ser. Es un “ser para la muerte”. Y esta pretensión no
contiene ningún potencial de razón y no se abre más a ningún potencial análogo. Está
completamente tautologizado y no ofrece ninguna posibilidad para una crítica
inmanente.

3. La veracidad destructora
Lo que aparece, también es un lenguaje nuevo. Ya Karl Krauß, un autor austríaco,
demuestra en su obra “Los últimos días de la humanidad” escrita al final de la primera
Guerra Mundial, el surgimiento de este nuevo lenguaje. Se trata de un lenguaje, que
dice abiertamente lo que es y de eso deriva directamente, que lo que es, es lo que debe
ser. Por tanto, dice verazmente, lo que se va a hacer en el futuro. Se dice ahora lo que se
hace, y no se sigue con la hipocresía de decir lo contrario de lo que se hace. Desaparece
la hipocresía. Se celebra la maldad que se está realizando. Podríamos añorar los tiempos
de la hipocresía, porque la veracidad es mucho peor.
Esta manera de decir lo que se hace y se va a hacer, aparece en gran estilo con el
nazismo alemán. Hitler dice abiertamente y con veracidad lo que va a hacer y lo que
estaba planificando. Lo que él decía era lo que iba a hacer. Para los otros políticos eso
era completamente sorprendente. Por tanto no le creían y buscaban detrás de lo que
decía sus verdaderas intenciones. Suponían alguna otra intención detrás de lo dicho.
Pero Hitler había dicho lo que iba a hacer. El era “veraz”, igual que Toffler lo es. El
cínico dice lo que es y lo que va a hacer.

Lo que Toffler hace con la reivindicación del juicio de hecho básico de la teoría de la
dependencia, otros lo hacen con otras teorías. En la teoría dominante sobre el comercio
internacional, se abandonó la teoría - ciertamente ideológica - de las ventajas
comparativas de Ricardo. La teoría de Ricardo es una teoría de ventajas mutuas, que
trata de demostrar que la lógica del comercio internacional es el vendaje de cada uno de
sus participantes. Nadie puede perder al entrar en este comercio. Lo peor que puede
pasar, que algún participante no tenga ninguna ventaja. Pero ni éste pierde. Ya Rosa
Luxemburg criticaba esta teoría diciendo que de hecho el comercio internacional
funcionaba no sobre ventajas mutuas, sino sobre ventajas competitivas. Por tanto
interpretó el comercio internacional como guerra económica, que constantemente se
vincula con la guerra caliente de las armas. En el contexto de un consenso sobre el
interés general, eso implicaba una crítica al capitalismo. La teoría hoy dominante sobre
el comercio internacional es una teoría de ventajas competitivas, como la elaboró

173
Michel Porter.119 Es una teoría de la guerra económica hoy generalmente aceptada. Los
propios economistas, que la comparten en su mayoría, se autointerpretan por tanto
como asesores militares de esta guerra económica. El juicio de hecho de Rosa
Luxemburg y de Michel Porter es el mismo. Pero Luxemburg hace una crítica del
capitalismo y Michel Porter es un representante del capitalismo cínico. Rosa
Luxemburg criticaba al capitalismo por transformar la economía en un ambiente de
guerra económica. Porter nos dice, que la economía es guerra y por tanto debe serlo,
porque no hay alternativa.120

Algo parecido ocurre hoy en Alemania con la propia teoría de Marx, especialmente con
su teoría del fetichismo del mercado. Teóricos del marketing asumen el análisis de
Marx y su continuación por Walter Benjamin como un gran descubrimiento. Marx
hablaba del fetichismo de la mercancía como la gran idolatría moderna. Estos teóricos
del marketing le dan razón, pero añaden: La mercancía no es un ídolo, sino es el Dios
verdadero de nuestro tiempo. El ídolo es el interés general, en nombre del cual Marx
denunció el fetichismo de la mercancía como una idolatría. Se invierte el análisis.
De esta manera, prácticamente toda la crítica del capitalismo es transformada en
afirmación del capitalismo cínico. El capitalismo cínico acepta los juicios de hecho
subyacentes a esta crítica. Los transforma en afirmación del capitalismo por la simple
tesis de que no hay alternativa. Como no hay alternativa, estos juicios de hecho se
transforman en deber. ¿El mercado es un fetichismo? Se contesta: sí, pero lo es ¿y qué?
Si lo es, también tiene que serlo, porque alternativa no hay. Eso se hace con los otros
juicios de hecho subyacentes a la crítica clásica del capitalismo. ¿El capitalismo es un
sistema de explotación? ¿Y qué? ¿El capitalismo destruye al ser humano y a la
naturaleza? ¿Y qué? ¿Por qué no, si el mundo es así y si no hay alternativa?
Se trata de un procedimiento, que no es nuevo de por sí, pero que la primera vez se
convierte en un procedimiento constituyente de la sociedad y de su legitimación. Pero,
para dar solamente algún ejemplo de tiempos anteriores, hay una famosa palabra de
Jesús, que dice: “Quien tiene, se le va a dar. Quien no tiene, encima se le quitará lo que
tiene.” Se trata de un juicio crítico e inclusivamente irónico sobre lo que el mundo es,
pero no debería ser. Si se le quita a este juicio su significado crítico-irónico, se
transforma en un juicio cínico y efectivamente fue interpretado muchas veces en la
historia del cristianismo en este sentido cínico. La ironía se transforma en sarcasmo.

4. Los pasos del sistema de la modernidad.


De esta manera, aparecen a partir de la iluminación tres etapas del desarrollo del
pensamiento sobre el sistema:
1. el sistema utópico sostiene la tendencia automática del sistema hacia la realización
del interés general [equilibrio]. Se trata del capitalismo utópico y del socialismo
histórico visto como socialismo utópico.
119
Porter, Michael E.: La ventaja competitiva de las naciones. Vergara. Buenos Aires, 1991
120
Michael Porter, economista de EE.UU., ofreció 2 conferencias el 20.1.95.
"..aunque reconoció la existencia de problemas en el ambiente, considera que no hay alternativa".
Nación, 21..1.95

174
2. los juicios de hecho de la teoría crítica que refutan la tesis de la tendencia automática
del sistema a la realización del interés general. Estos juicios empujan a la
transformación del sistema en el grado, en el cual la realización de un interés general
siga siendo la referencia básica del juicio sobre el sistema.
3. el sistema nihilista. Se efectúa una transvalorización de los valores en relación a la
teoría crítica junto con una renuncia al contenido utópico (de interés general) del
sistema utópico y de sus transformaciones. Aparece la mística de la aceleración por la
aceleración misma, y con ella la mística de la lucha y de la muerte.
Paradigmáticamente se pueden agrupar estas tres etapas alrededor de los nombres de
Adam Smith (para el sistema utópico), Marx (para la posición crítica) y Nietzsche (para
el sistema cínico). Iluminación, crítica de la iluminación a partir de la propia
iluminación y anti-iluminación son los pensamientos de estas etapas. Pero las etapas no
aparecen necesariamente en secuencia histórica excluyente, sino que se penetran. Pero
no puede haber duda de que el sistema cínico hoy se ha vuelto dominante, como ya lo
ha sido en el fascismo de los años 30 y 40.
El problema hoy es precisamente ¿cómo criticar el sistema cínico, si la crítica de la
ideología dejó de ser operante?

5. La negación de la realidad en el capitalismo nihilista.


El sistema nihilista es tautológico en determinado sentido. Logra esta tautologización
por medio de la negación de la realidad en sentido de las condiciones de posibilidad de
la vida humana. Este concepto de realidad como condición de la posibilidad de la vida
humana está generalmente ausente en las ciencias empíricas. Ellas tienen una realidad
abstracta, inclusive metafísica, producida a partir de la realidad abstrayendo del hecho
de que la realidad es condición de posibilidad de la vida humana. De esta manera se ha
construido una realidad pura.
Pero esta abstracción no niega necesariamente el carácter de la realidad como condición
de posibilidad de la vida humana, sino abstrae de este hecho con determinado propósito.
Lo reconoce solamente indirectamente.
El mismo sistema utópico procede de una manera parecida. El capitalismo utópico no
niega la realidad, sino que la reconoce sólo indirectamente. Pone entre el sistema y la
realidad como condición de posibilidad de la vida humana, el automatismo del mercado
con su tendencia pretendida al equilibrio de la mano invisible. Según esta percepción,
no hace falta preocuparse de la realidad, porque el automatismo del mercado se encarga
de ella al producir la identidad utópica de intereses particulares y generales. Inclusive
aparece la afirmación de que no se debe preocupar de la realidad para no poner en
peligro las fuerzas sanas del mercado autoregulado. Pero también a partir del
crecimiento económico aparecen argumentos parecidos. Según ellos, hay que acelerar
aún más la aceleración destructora, porque ella misma crea los medios para enfrentar
los efectos que esta destrucción produce. Un efecto análogo consiguió el socialismo
histórico con su afirmación de un tránsito automático del socialismo al comunismo.
El capitalismo cínico renuncia a la afirmación de tales tendencias al equilibrio o las
vacía en tal grado que ya no puede ser derivada de ellas ninguna crítica. Verbalmente se

175
vuelve a plantear tales posiciones, pero solamente para la propaganda del sistema y con
el cuidado correspondiente, para no dar lugar a una nueva crítica de las ideologías.
Maestro de este juego hoy es el actual presidente de Brasil, Cardoso.

6. El vaciamiento del liberalismo utópico por el populismo neoliberal

Esta transformación neoliberal de la teoría económica liberal (y la neo-clásica) es una


teoría que no habla más de la realidad. Habla solamente de la institución del mercado,
sin referirla en lo más mínimo a realidad concreta alguna en la cual los mercados se
desenvuelven. Vistos desde la teoría neoliberal, los seres humanos no tienen
necesidades, sino solamente propensiones a consumir, inclinaciones sicológicas que
originan sus demandas. Se desenvuelven en una naturaleza que no es más que un objeto
de cálculo. No tienen tampoco ninguna necesidad de ella, sino solamente inclinaciones
sicológicas hacia ella. Con eso la realidad se desvanece, y el sujeto humano concebido
por la teoría neoliberal es un perfecto solipsista. En su raíz es una billetera caminante,
que usa como brújula una computadora, que calcula maximizaciones de las ganancias.
El mundo rodante es objeto del cálculo, hacia el cual siente inclinaciones, sin necesitar
de él. Este sujeto-billetera con mente calculadora, se imagina que existiría aunque este
mundo no existiera. Es un ángel, que se dejó seducir por los esplendores de este mundo
y que gime para volver a su estado puro. Es homo economicus.

Se trata visiblemente de una secularización del alma medieval, que mantiene sus
características esenciales. El alma eterna con inclinaciones hacia el mundo sensual con
sus amenazas para su salud eterna, se ha transformado en una billetera calculante,
amenazada por una realidad, que podría exigir el respeto de sus necesidades. El alma
medieval se escapaba de la realidad, mirándola "sub specie aeternitatis". El sujeto-
billetera se escapa, mirando el mundo "sub specie competentiae perfectae". La
competencia perfecta es su cielo de almas puras, inmunes a la amenaza por las
necesidades y libres para elegir según sus inclinaciones sicológicas.121

De esta visión del mundo neoliberal surge su concepto de eficiencia. También es


desprovista de cualquier connotación real. Según este concepto, una acción es eficiente,
si la ganancia que deja es maximada. Es en sí tautológico. El mercado es eficiente si es
libre. La eficiencia del mercado se mide por el mercado. Los efectos sobre la realidad
no son considerados. Por tanto, la acción humana es eficiente, si el mercado es total.
Los efectos destructores del mercado total sobre los seres humanos y sobre la naturaleza
están excluidos del juicio. La consideración teórica de ellos es excluida en nombre de

121
Sin embargo, sigue siendo imperfecto este orden en este mundo. Las necesidades amenazan a la
libertad. Dice un autor muy cercano a este neoliberalismo:
"Tiene que tomar en cuenta también aquellos de sus necesidades e ideales, que pueden ser
considerados solamente en detrimento de la libertad, por tanto, limitando su marco de juego para
decisiones autónomas. Ciertamente, hoy nadie se atraverá suponer, que el poder estatal sea
responsable para el bien vivir de sus súbditos. Pero hay que esperar de ella, que haga atractivo para
los ciudadanos un orden de libertad, intentando aumentar para ellos el valor de la libertad y hacerlo
más claro." Albert, Hans, Traktat über rationale Praxis, (Tratado sobre la praxis racional) Mohr.
Tübingen, 1978. p.158

176
una metodología, que denuncia cualquier llamado al respeto por las necesidades sea de
los seres humanos, sea de la naturaleza, como "juicio de valor", que la ciencia
pretendidamente no debe hacer. La consiguiente fragmentación de la eficiencia se
transforma en una medida formal del avance hacia la catástrofe de la humanidad, y cada
paso adelante es celebrado como un paso hacia la eficiencia. Todos están sentados
sobre la rama de un árbol, serruchándolo. El más eficiente cae primero, y todos celebran
su eficiencia.

De eso resulta una de las utopías más nefastas del siglo XX, tan rica en movimientos
destructores en nombre de utopías. Opera a partir de una dialéctica maldita, en la cual
se sostiene, por magia del mercado, un resultado contrario de todos los actos
efectivamente realizados. Eso parte de una magia central, según la cual cualquier acción
fragmentaria en el mercado produce automáticamente un efecto armónico sobre la
realidad. Una mano invisible - una providencia del mercado - hace que el cálculo
fragmentario de la maximización de las ganancias resulta en la armonía de la
promoción del bien común. Cuanto más se orienta fragmentariamente la acción en el
mercado por el interés propio, más seguro es que sus efectos no-intencionales
promuevan el interés de todos. El mercado es societas perfecta, que logra su perfección
por su totalización. La tesis misma viene de Adam Smith y acompaña todo pensamiento
económico burgués hasta hoy. Sin embargo, el pensamiento neoliberal transforma su
significado. Sabiendo, que la teoría neoliberal abstrae de toda realidad para deducir
simples principios abstractos de aplicación dogmática, sostiene por medio de esta
"dialéctica maldita" el efecto contrario: la realidad está mejor respetada, si ni se la toma
siquiera en cuenta. El cielo de la competencia perfecta aplasta ahora cualquier paso
concreto en defensa de la realidad, cuya legitimidad todavía sostenía la teoría liberal, y
que solamente se puede respetar dominando o relativizando las tendencias destructoras
del mercado. El cielo de la competencia perfecta esconde al infierno, que se produce en
su nombre.

Esta utopía del cielo de la competencia perfecta es transformada en una promesa vacía
del futuro, en nombre de la cual cada paso destructivo del sistema es celebrado como un
paso inevitable a un futuro mejor. No hay inhumanidad que no se pueda cometer bajo la
protección de este escudo utopista.

Todos los pasos de la globalización del mercado y del desmantelamiento de cualquier


correctivo a sus imperfecciones son ahora presentados como pasos para el brillante
futuro por venir. Por eso surge una utopía, que no inspira acciones para su realización.
Al contrario, aparece una utopía, que justifica la supresión de cualquier paso concreto
para acercarse a ella. Por eso es de "dialéctica maldita", por medio de la cual se promete
un futuro, que se pretende realizar por la destrucción de todos los puentes posibles para
un camino hacia el futuro.

Esta utopización aparece en varios niveles. El argumento neoliberal procede siempre


"sub specie competenciae perfectae", operando por medio de una simple deducción de
principios. Cuando habla del desempleo, parte de esta competencia perfecta. Si hubiera
competencia perfecta, habría pleno empleo. Busca por tanto las trabas al mercado, que
originan el desempleo al impedir al mercado totalizarse hacia su perfección. Las

177
razones las encuentra rápidamente en el salario mínimo, la existencia de sindicatos
obreros y en el Estado, que tolera estos "monopolios" del mercado. Por tanto, borrando
estas limitaciones del mercado, habrá pleno empleo. Frente a la miseria y la
pauperización el argumento se repite. Si el mercado fuera perfecto, no habría
pauperización. Por tanto, se deduce, que hay trabas para la totalización del mercado
hacia la perfección. El neoliberal las va a encontrar en los impuestos progresivos y en
general, en la política de redistribución de ingresos. Por tanto, para que no haya más
pauperización, hay que eliminar la política de redistribución de ingresos y fomentar los
ingresos altos. No puede sorprender, que el neoliberal encontrará las razones de la
destrucción del medio ambiente precisamente en la política para protegerla. Si no
hubiera ninguna protección del medio ambiente entregándolo sin límites a las fuerzas
del mercado, no habría ninguna destrucción de la naturaleza. Durante la rebelión de Los
Angeles en el año 1992, un funcionario del gobierno en Washington declaró
públicamente, que la causa de ella habría que buscarla en las políticas de bienestar
público de los años 70, llevadas a cabo por el gobierno demócrata. Igualmente se
culpará por el crecimiento poblacional a los servicios públicos de salud.

De esta manera la utopía neoliberal del bienestar es prometida como producto de la


eliminación del salario mínimo, de la redistribución de ingresos, de cualquier política
de empleo, de la protección del medio ambiente, de los programas sociales y del
servicio público de salud. Es la utopía de la sociedad perfecta del mercado total, que
anuncia la destrucción como el camino realista de la construcción. Para la sociedad
humana es como una bomba atómica. La anuncian como lo hacen los fundamentalistas
cristianos de EE.UU. que anuncian la guerra atómica, e.d. como la antesala de la
segunda venida de Cristo. Es la mística del extremismo: Cuanto peor, mejor.

Como en toda sociedad perfecta, los neoliberales también ven el mercado total
luchando maniqueamente en contra de algún reino del mal. Lo ven en la utopía, que
está promoviendo estas medidas como los son el salario mínimo, la redistribución de
ingresos, cualquier política de empleo, la protección del medio ambiente, los
programas sociales y el servicio público de salud. Son las fuerzas del mal, que
promueven todo eso. A partir de su destrucción anuncia su utopía antiutópica de la
sociedad perfecta del mercado total.

Por esta razón, el pensamiento neoliberal jamás va a hablar de la competencia perfecta


como su utopía. Sostiene, que se trata de realismo pleno. Imputa la utopía a aquellos,
que se preocupan del respeto por la vida humana y de la naturaleza, y que quieren
medidas concretas para asegurarlo. Por medio del reproche de la utopía el pensamiento
neoliberal los demoniza. Por tanto insiste constantemente en decir, que, quien quiere el
cielo en la tierra, produce el infierno. Así, todo respeto por la vida es denunciado como
demoníaco, luciférico.122 De esta construcción del reino del mal surge entonces la

122
Pero esta meta, de vivir dignamente, es solamente una alternativa posible, si hay una alternativa.
Si niego la posibilidad de cualquier alternativa, niego al hombre la posibilidad de poder vivir
dignamente. De esta manera, le niego su dignidad en todas las formas concretas - y transformo la
dignidad humana en un principio abstracto sin ningún contenido. Claro es: Seres humanos, que han
sido hecho superfluos, y que como consecuencia, se considera como superfluos, ya no tienen dignidad
humana; miles de declaraciones no cambian este hecho. Los explotados son violados en su dignidad

178
brillante utopía neoliberal de la sociedad perfecta del mercado total. Es, como Reagan
solía decirlo, "la ciudad que brilla encima de las colinas", el milenio, en nombre del
cual se aplasta el mundo. Escondido detrás de su antiutopismo, surge aquella utopía,
que encubre los infiernos, que se producen en la tierra.

7. La realidad virtual.
La negación abierta de la realidad como condición de posibilidad de la vida humana, en
cambio, el capitalismo nihilista hoy la efectúa por la negación de su relevancia. La
realidad parece haberse disuelto en el aire. En su lugar se pone una realidad “verdadera”
que es la realidad virtual. Según eso, nuestra realidad verdadera es realidad virtual.
Todo lo otro, en especial el mundo de los valores de uso, parece haber perdido su
relevancia.
Con eso la realidad de los valores de uso - condición de la posibilidad de la vida
humana - deja de ser criterio relevante para el sistema. El sistema parece ahora producir
él mismo su realidad en la cual se desenvuelve. No se reconoce ninguna referencia
relevante fuera del sistema para poder referirse a ella para una crítica del sistema. De
esta manera el sistema se tautologiza. El sistema es todo, inclusive la realidad misma.
Se ha totalizado. Se transforma en lo que Nietzsche había anunciado como “nihilismo
militante”. Ultimamente se ha inventado una mascota virtual, que es un perrito que se
hace notar a través de una maquinita electrónica. Está virtualmente en ella y reclama
atención. El dueño lo tiene que atender, para que no se muera. Reclama comida,
reclama salir al patio. Con movimientos de alguna tecla se le atiende. Reclama también
caricias, y con el movimiento de otra tecla se le da lo que pide. Cuando el dueño tiene
un compromiso, necesita un baby-sitter, que tiene que mover las teclas correspondientes
mientras dure su ausencia. Si no se lo atiende bien al perrito virtual, se muere y la
maquinita se paraliza. De esta manera, toda una vida es vivida virtualmente y no hace
falta recurrir a ninguna realidad real. Eso se puede ampliar a bosques tropicales, otros
seres humanos. Aparece toda una realidad virtual, que sustituye perfectamente lo real
de la realidad concreta y la entrega a la destrucción de parte de intereses nada de
virtuales.
Es fácil ver esta tautologización, ella es muy trasparente. Pero cualquier referencia a la
contradicción real entre sistema y realidad como condición de la posibilidad de la vida
humana se puede eliminar por nuevas tautologizaciones. El sistema no tiene que
responder nunca y por eso tampoco responde. En vez de dar una respuesta, se
tautologiza cada vez más.

humana, pero al superfluo no se concede ni una dignidad, que podría ser violada. De ahí se explica el
nombre notable, que se usa para todos los movimientos de liberación en el mundo occidental:
"¡Cáncer!" Yo no puedo recordar ni un solo movimiento de liberación, que tanto en Washington
como en Europa no haya sido denominado cancer. Un cáncer, que hay que cortar. Eso es la forma, en
la cual el mundo burgues se relaciona con los movimientos de liberación. La última vez se habló en
América Latina de un cáncer, refiriéndose a Nicaragua y al Frente Sandinista. Pero igualmente se lo
hizo en el caso de Libia, de Chile, y antes, creo que fue la primera vez, en Indonesia 1965. La palabra
cáncer sustituyó una palabra, que era central para los Nazis: parásitos. Se refería a los mismos
fenómenos. Sustituido por la palabra cáncer, es hoy omnipresente en la represión de movimientos de
liberación en el Tercer Mundo, y, más allá de ellos, en la represión de cualquier tipo de disidencia.

179
Sin embargo, una tautología no se puede refutar por medios teóricos. Se puede
solamente develar el hecho de que se trata de una tautología. El argumento de este
develamiento de la tautología no puede ser sino la referencia a la realidad como
condición de posibilidad de la vida humana. La crítica no puede demostrar sino el
proceso de destrucción de esta realidad por la tautologización del sistema.
Pero el sistema profundiza frente a este develamiento su propia tautologización. Por
tanto, no se puede legitimar por argumentos. El sistema tiene una lógica mortal y
difícilmente puede sostener por argumentos lo contrario. Por eso se apoya en una
referencia totalizante para su propia legitimidad, que es la mística de la muerte. Si la
afirmación de la muerte es aceptada, ninguna teoría ya es posible y menos una teoría
crítica. He aquí la fuente de esta mística de la muerte, que domina hoy de nuevo al
Occidente. Nadie puede comprobar teóricamente que no se puede o no se debe afirmar
la muerte y el suicidio colectivo de la humanidad como salida. La utopía es sustituida
por la antiutopía del heroísmo del suicidio colectivo de la humanidad. La muerte llega a
ser la utopía de este capitalismo nihilista. Para que nadie ya pueda crear el infierno en la
tierra en nombre de la creación de un paraíso en la tierra, se marcha al infierno con los
ojos abiertos. Y eso aparece como realismo.
De esta manera la tautologización se hace perfecta. La muerte sustituye a la utopía,
resulta ser la utopía de la opción antiutópica. Aunque eso resulte en una marcha de los
Nibelungos, en una marcha hacia la muerte, solamente sigue adelante, porque es un
deber emprender esta marcha.
Evidentemente, frente a eso la crítica clásica de la ideología no tiene respuesta. Ella
presuponía un consenso sobre la realización de un interés general, que incluía a los
propios críticos. Pero este consenso está disuelto. Este consenso era el producto de la
iluminación europea de los siglos XVII y XVIII. Por tanto, esta disolución del consenso
sobre el interés general es la disolución de una tradición fundada por la iluminación.
Pero es a la vez su consecuencia. Como humanismo del ser humano abstracto
transformó el ser humano en un ser abstracto, que ya no puede ni reivindicarse como
ser concreto expuesto a la muerte para decidirse en favor de su vida. Por eso, se puede
tener mucha duda frente a la tesis de Habermas, quien habla del racionalismo iluminista
como un proyecto inconcluso. Creo más bien, que esta disolución de la iluminación
también podría ser precisamente la conclusión del propio racionalismo iluminista. La
vuelta al interés general fundado por el pensamiento iluminista, como lo intenta la ética
del discurso de Habermas y Apel, me parece bastante ilusoria. El ser humano abstracto
desembocó en el nihilismo actual, en nombre del cual se declara hoy el “fin de las
ideologías” y el “fin de las utopías”. Su lógica es el fin de la historia, si se lo entiende
como autoeliminación de la humanidad misma.
Volver en esta situación a la afirmación del interés general del humanismo abstracto de
la iluminación, significaría volver a empezar de nuevo el proceso que llevó a la
disolución de este mismo humanismo.
Pero la aparición del sistema nihilista no se acabó solamente la crítica de la ideología,
que solamente es posible a partir del sistema utópico. También desaparece un límite
para la lógica del sistema, que se deriva del hecho de que el sistema está comprometido
con algún interés general. Como el automatismo del sistema no lleva a la realización de

180
este interés general, su promesa actúa como referencia racional también para la
resistencia a la lógica del sistema. El sistema sólo temporalmente se puede hacer
absoluto. Contiene en sí mismo los elementos para negar su carácter absoluto. El
sistema nihilista, en cambio, no contiene ningún límite en sí. Promete la aceleración
acelerada y nada más. Y con ésta cumple su promesa, pase lo que pase. Y si esta
aceleración lleva a la muerte de la humanidad, así sea. No hay límite inmanente para el
desarrollo de este poder. Este límite lo dio en el sistema utópico precisamente el hecho
de la promesa de una utopía imposible.
De esta manera, la posición nihilista resultante es aquella capaz de sustentar la política
actual de la exclusión de grandes partes de la población e inclusive de la naturaleza. Al
no estar incluida la población entera en la visión de la sociedad de parte del sistema
nihilista, tampoco se la toma en cuenta. En este pensamiento no hay la más mínima
referencia para concebir siquiera una política generalizada de inclusión. Desde el punto
de vista del sistema nihilista, no se puede pensar la inclusión, no se le puede dar
sentido. Pero lo que no se puede pensar, tampoco se puede hacer.
La crítica al capitalismo nihilista, sin embargo, no se puede hacer sino a partir del
análisis de la realidad como condición de posibilidad de la vida humana. La
iluminación no hizo eso, pero esta crítica en el tiempo de la modernidad se vincula con
el pensamiento de Marx. Tiene que anteceder a cualquier análisis de los intereses
generales abstractos (que aparecen a partir de la imaginación de situaciones ideales,
como la situación de mercados ideales en la teoría de la competencia perfecta, de la
planificación ideal en las teorías de la planificación perfecta o en la situación ideal del
habla de Habermas en su teoría de la comunidad ideal de comunicación). Pero este
análisis puede solamente develar la tautologización del sistema, no la puede - eso ya
vimos antes - refutar teóricamente. Las tautologías no se pueden refutar, solamente se
puede demostrar que lo son.
Esta crítica presupone una esperanza frente a la imposibilidad de refutar teóricamente
las tautologías. Se trata en última instancia de la esperanza en que la humanidad se va a
negar a esta mística de la muerte. Sin esta esperanza la crítica del sistema nihilista es
imposible. Pero no se puede basar en ninguna seguridad. También la humanidad se
puede decidir en favor de la nueva marcha de los Nibelungos, que llegaron a la corte del
rey Atila para morir. Aparece una opción, que es la única opción básica de la vida
humana: se trata de la opción por la vida, que se niega a la opción, muchas veces
atractiva, por la muerte.

8. A manera de conclusión.
Con eso hoy vuelve a aparecer para el pensamiento humano un problema que en
muchas décadas pasadas no jugó ningún papel. Se trata de la cuestión de la realidad de
lo real. La tautologización del sistema y la sustitución de la realidad de las condiciones
de posibilidad de la vida humana por la realidad virtual nos hace presente un largo
proceso del pensamiento humano, en el cual se ha hecho desaparecer la realidad de las
condiciones de posibilidad de la vida humana. Por eso vuelve hoy la pregunta cómo
podemos todavía afirmar la realidad de lo real. El viejo problema por la diferencia entre

181
realidad y sueño vuelve hoy, como el problema por la diferencia entre realidad como
condición de posibilidad de la vida humana y realidad virtual.
Eso es el huésped inquietante que aparece, al ser destruida la realidad. La derrota del
fantasma del comunismo, que recorre Europa y el mundo, hace surgir al huésped. Este
huésped inquietante es aquel, que corre detrás de cualquier intento de reivindicar de
nuevo una realidad que se está destruyendo. Cada vez, ve allí de nuevo, al fantasma del
comunismo. El es el anticomunista de hoy.
Precisamente en este sentido nos dice Jean Baudrillart:
“El escándalo, en nuestros días, no consiste en atentar contra los valores morales, sino
contra el principio de realidad.”123
Cuando Baudrillart habla del principio de realidad, quiere decir, principio de la realidad
virtual. Efectivamente, el problema no es de los valores morales. Porque todos los
valores morales se constituyen a partir y en el marco del principio de realidad, y se
destruyen en nombre del principio de la realidad virtual. Resistir a esta destrucción de la
realidad, que se efectúa en nombre del principio de la realidad virtual, es entonces el
gran escándalo. Es el escándalo, detrás del cual Baudrillart descubrirá de nuevo este
fantasma del comunismo, que sigue recorriendo Europa y el mundo entero.

VII. El regreso del sujeto viviente.


El sujeto es el otro. Por eso no es individuo. Nunca está solo. Comportarse como sujeto
es comportarse en relación al otro, lo que implica una ruptura con el individuo. El sujeto
surge por el rostro del otro, como se podría decir con Lévinas. El sujeto responde al: no
me mates, del otro. Por eso interpela la ley. No tiene otra ley, aunque su reconocimiento
del otro puede obligar a cambiar la ley. Pero la ley objetiviza al sujeto, y por eso lo niega.
Hace falta, reivindicarlo de nuevo.
El sujeto es solidario, pero en la solidaridad no se agota la subjetividad. La solidaridad
es respuesta a la exigencia de ser sujeto, que reconoce al otro, cuyo rostro aparece. En
este sentido, también solidaridad es “ley”. Cada acto objetiviza al sujeto, y tiene que ser
recuperado por la relación subjetiva. Ningún acto es el sujeto, sino siempre se resiste al
sujeto en sus propios resultados. Por eso no hay imagen del sujeto, como no hay imagen
de Dios. El individuo, en cambio, es la relación objetivada con el otro, mediatizada por el
intercambio y el mercado. Por ser esta la relación, el individuo se puede sentir
“individual”, sometiendo su relación con el otro a su interés individual. Por eso, el sujeto
interpela al propio individuo, al interpelar la ley. Lo interpela en su relación con el otro,
que muestra su rostro, al cual responde por no matarlo. El sujeto es este no matar al otro.
No se trata simplemente de la relación con el otro y su reconocimiento. También el
individuo, aunque crea lo contrario, reconoce al otro. Pero lo reconoce como individuo
sometido a la ley. Lo reconoce, por tanto, como propietario y no como sujeto. Lo puede
reconocer también a la manera de Nietzsche, como alguien, que llama a la lucha hasta la
muerte. El máximo reconocimiento está entonces en la aceptación de la lucha a muerte,

123
citado de una conferencia de Baudrillart por Vargas Llosa, Mario: La hora de los charlatanes. La
Nación. 24.8.97

182
que termina en el abrazo de la muerte. El sujeto, en cambio, reconoce al otro como
alguien, al cual no se debe matar. Responde al rostro del otro que dice: no me mates.
Todo puede ocurrir, excepto matarlo. Y matar es toda acción que lleva a la muerte de él.
Por eso, del sujeto nace la justicia frente a la ley. Efectúa su reconocimiento como sujeto,
no como individuo y no en la forma de una lucha a muerte.

1. El reconocimiento como propietario.


Pero la distinción es importante. No se trata sencillamente del reconocimiento del otro.
Todas las ideologías de la modernidad sostienen este reconocimiento. Marx describe el
reconocimiento del otro que subyace a la ideología liberal:
“Las mercancías no pueden acudir ellas solas al mercado, ni cambiarse por sí mismas.
Debemos, pues, volver la vista a sus guardianes, a los poseedores de mercancías. Las
mercancías son cosas, y se hallan, por tanto, inermes frente al hombre. Si no se le
someten con ganas, el hombre puede emplear la fuerza o, dicho de otro modo, apoderarse
de ellas. Para que estas cosas se relacionen las unas con las otras como mercancías, es
necesario que sus guardianes se relacionen entre sí como personas cuyas voluntades
moran en aquellos objetos, de tal modo que cada poseedor de una mercancía sólo puede
apoderarse de la de otro por voluntad de éste y desprendiéndose de la suya propia; es
decir, por medio de un acto de voluntad común a ambos. Es necesario, por
consiguiente, que ambas personas se reconozcan como propietarios privados.”124
En esta cita se habla de un reconocimiento entre seres humanos, pero se reconocen
mutuamente como propietarios, no como sujetos vivientes. Sustituyen el sujeto viviente
por su ser propietario. Este ser propietario por su parte es de “personas cuyas voluntades
moran en aquellos objetos”. No moran en la subjetividad de las personas, sino en los
objetos, cuyos propietarios son. Es ahora la disposición sobre los objetos y la relación
entre los objetos, que determina la voluntad. Estos objetos no son necesariamente cosas
materiales. Puede ser también el color de la piel de la persona o su nacionalidad. Puede
ser la persona actor, que es dueño de alguna función. En todos estos casos el propietario
es individuo, y el individuo sustituye al sujeto viviente y lo ahoga.125 Al morar la
voluntad en el objeto, la voluntad se determina por la relación entre los objetos y por
tanto, se determina por el poder, que resulta de la posesión del objeto. No resulta ninguna
posibilidad de un reconocimiento del otro como sujeto viviente. La razón está en el hecho
de que se lo reconoce como propietario y sólo como propietario. La sociedad capitalista
es la sociedad, en la cual eso ocurre.
Sin embargo, al sustituir el sujeto viviente por el individuo y propietario, la sociedad
reivindica un interés general. La teoría económica clásica lo expresa por la mano
invisible, que por medio de algún automatismo institucional asegura que la sustitución
del sujeto viviente sea verdaderamente un servicio para este mismo sujeto. La sustitución
del sujeto es su inversión, no simplemente su negación. Por eso, el capitalismo clásico es
utópico. Inclusive interviene en los mecanismos del mercado en función de la
subjetividad del ser humano, sin reconocerlo como fuente de toda legitimidad. Esta

124
Marx, Karl: El Capital. FCE. Mexico, 1966. Tomo I, p.48
125
en rigor, eso es lo que Pablo llama “carne” o el “pecado de la carne”.

183
intervención se pone en el lugar de lo que era en el imperio cristiano la gracia del
emperador o del rey.126

2. El reconocimiento como enemigo en la lucha a muerte.


Pero este reconocimiento del otro como individuo puede ser llevado a un extremo muy
superior. Eso ocurre en los pensamientos que acompañan el surgimiento de los
movimientos fascistas en la primera mitad de este siglo. También este pensamiento es de
reconocimiento del otro. Ahora no es de reconocimiento del otro como propietario, sino
como enemigo, con el cual se entabla una lucha a muerte. Nietzsche introduce este
pensamiento:
“Hablemos ahora de la guerra. Yo soy guerrero por naturaleza. El ataque es en mí un
movimiento instintivo.
Poder ser enemigo, serlo, supone ya, quizás, un temperamento vigoroso. De todos
modos es una manifestación de vigorosidad.
Una naturaleza vigorosa tiene necesidad de ser resistida, y por lo tanto busca la
resistencia, la oposición.
La tendencia a ser agresivo responde a la fuerza con el mismo rigor indiscutible que la
venganza y el rencor responden a la flaqueza y a la debilidad”.127
“La espiritualización de la sensualidad se llama amor: es un gran triunfo sobre el
cristianismo. La enemistad es otro triunfo de nuestra espiritualización. Consiste en
comprender profundamente lo que se gana con tener enemigos... Cuando se renuncia a la
guerra se renuncia a la vida grande”.128
Sobre mil puentes y pasaderas han de avanzar los hombres en tropel hacia el porvenir, y
debe haber entre ellos cada vez más guerra y desigualdad - ¡así me impulsa a hablar mi
gran amor!
¡Inventores de imágenes y fantasmas han de ser en mis enemistades, y con sus imágenes
y fantasmas han de librar la lucha suprema!..
¡Estemos trabados también nosotros, amigos míos, en divino y hermoso duelo!-“129

126
“Si bien se puede apelar al rey, no se podria apelar contra el, como principio. Distribuye su ayuda y sus
socorros si lo quiere y cuando lo quiere. La arbitrariedad es uno de los atributos de la gracia. La monarquia,
en su forma teocratica, es un gobierno que quiere poner a la gracia por encima de la justicia cediendole
siempre la ultima palabra”. Camus, Albert: El hombre rebelde. Losada. Buenos Aires, 1989 p.107
En su lugar se pone la ley:
“La religión de la razón establece muy naturalmente la republica de las leyes. La voluntad general se
expresa en leyes codificadas por sus representantes. "El pueblo hace la revolución, el legislador hace
la republica". Las instituciones "inmortales, impasibles y a cubierto de la temeridad de los hombres"
regiran, a su vez, la vida de todos en un acuerdo universal y sin contradicción posible, puesto que
todos, al obedecer a las leyes, sólo se obedecen a si mismos. "Fuera de las leyes —dice SainJust—
todo es esteril y muerto". Es la republica romana, formal y legalista. Es conocida la pasión de Saint-
Just y sus contemporaneos por la antigüedad romana”. p.115
127
Nietzsche, Friedrich: Friedrich Nietzsche: Obras inmortales. Visión Libros.Barcelona 1985. Ecce
homo. Tomo I, p.131
128
Nietzsche, Friedrich: Friedrich Nietzsche: Obras inmortales. Visión Libros.Barcelona 1985. El
crepúsculo de los dioses. Tomo III, p.1193/1194
129
Nietzsche, Friedrich: Friedrich Nietzsche: Obras inmortales. Visión Libros.Barcelona 1985.
Zaratustra, De las Tarántulas. III, p.1530/1533

184
Aquí el reconocimiento se realiza en una lucha a muerte con el otro. Esta lucha es vista
como “espiritualización”, es “amor” que triunfa sobre el cristianismo. Es entrada en un
“divino y hermoso duelo”. Pero este reconocimiento como enemigo tiene un adversario
por eliminar. Corresponde a “la venganza y el rencor” que son “flaqueza” y “debilidad”.
Con este enemigo, que es visto como enemigo del amor expresado como lucha a muerte,
no hay ninguna enemistad divina. Le corresponde el aniquilamiento. Nietzsche habla
hasta de “policía sanitaria” que es la policía que se preocupa de parásitos como las
pulgas, para solucionar este problema. Para que la divina enemistad puede tener lugar,
hace falta eliminar aquellos, que se oponen a este tipo de reconocimiento y que son los
“malparados” juntos con sus “sacerdotes”.
Esta mística del amor expresado por la lucha a muerte es elaborada en los años veinte por
Ernst Jünger, y expresa muy bien el sentido profundo de la mística del fascismo. Sin
embargo, en la sociedad del capitalismo cínico de hoy, vuelve esta misma mística, que
hoy corresponde al antihumanismo universal, con el cual ha vuelto el pensamiento que
acompañó al fascismo en la primera mitad de este siglo. Es la mística de la lucha a
muerte entre enemigos, que es a la vez expresión de un gran amor que deja detrás
cualquier flaqueza o debilidad, que se imputa a todos los pensamientos de un
reconocimiento entre sujetos vivientes.
Aparece, igual que en los años veinte, sobre todo en la literatura. El cuento de Borges “El
último tango” nos introduce en esta atmósfera. Pero también lo hace Vargas Llosa,
cuando escribe lo siguiente:
"Rufino se arrastra hacia Gall, muy despacio. ¿Va a llegar hasta él? Se empuja con los
codos, con las rodillas, frota la cara contra el barro, como una lombriz, y Gall lo alienta,
moviendo el cuchillo. 'Cosas de hombres' piensa Jurema. Piensa: 'La culpa caerá sobre
mí'. Rufino llega junto a Gall, quien trata de clavarle la faca, mientras el pistero lo golpea
en la cara. Pero la bofetada pierde fuerza al tocarlo, porque Rufino carece ya de energía o
por un abatimiento íntimo. La mano queda en la cara de Gall, en una especie de caricia.
Gall lo golpea también, una, dos veces, y su mano se aquieta sobre la cabeza del
rastreador. Agonizan abrazados, mirándose. Jurema tiene la impresión de que las dos
caras, a milímetros una de la otra, se están sonriendo."130
Es la lucha a muerte como máximo amor. Es el humanismo de la lucha a muerte, que es
la negación de todos los humanismos y de sus portadores.131 Cioran, uno de los gurús de
la clase ejecutiva hoy, lleva este pensamiento al suicidio colectivo de la humanidad:

130
Vargas Llosa, Mario: La guerra del fin del mundo. Plaza&Janes, Barcelona 1981. p.293/294
131
También el actual Papa tiene expresiones correspondientes a este sentido de expresar el amor por
matar. Juan Pablo II dice su encíclica Dominum et Vivificantem, refiriéndose a la muerte de Jesús en la
cruz:
"En el Antiguo Testamento se habla varias veces del 'fuego del cielo', que quemaba los sacrificios
presentados por los hombres. Por analogía se puede decir, que el Espíritu Santo es el 'fuego del cielo'
que actúa en lo más profundo del misterio de la Cruz. Proveniendo del Padre, ofrece al Padre el
sacrificio del Hijo, introduciéndolo en la divina realidad de la comunión trinitaria... El Espíritu
Santo, como amor y don, desciende, en cierto modo, al centro mismo del sacrificio que se ofrece en la
cruz. Refiriéndonos a la tradición bíblica podemos decir: él consuma este sacrificio con el fuego del
amor, que une al Hijo con el Padre en la comunión trinitaria. Y dado que el sacrificio de la Cruz es
un acto propio de Cristo, también en este sacrificio él 'recibe' el Espíritu Santo." (41)

185
“Como la catástrofe es la solución única, es justificado preguntarse, si no sea en el interés
de la humanidad, desaparecer ahora mismo, en vez de agotarse por la espera y perder la
fuerza al exponerse a una agonía larga, en la cual podría perder toda ambición inclusive
aquella de desaparecer.”132
Este pretendido reconocimiento humano por medio de la lucha a muerte entre los
enemigos es la pantalla de un pensamiento de aniquilamiento: el aniquilamiento de
aquellos, que se oponen y de aquellos que no caben en esta lucha. Aparece la postura de
aniquilamiento, que es la otra cara del reconocimiento en la lucha a muerte. La lucha a
muerte pretende aniquilar a aquellos que la estorban. La lucha a muerte lucha por su vida,
que es dar muerte. Y los enemigos de esta lucha son enemigos por aniquilar, sin ningún
reconocimiento de ellos. Los señores luchan entre sí, y limpian el campo de batalla de los
enemigos de ésta, su lucha.
Uno de los analistas más profundos de la violencia en la sociedad moderna es sin duda
René Girard.133 Analiza los mecanismos sacrificiales desde el mecanismo del chivo
expiatorio hasta el mecanismo de las persecuciones, que aparece con la imposición de la
ley a la sociedad desde Grecia antigua, pasando por el imperio romano, el imperio
cristiano de la Edad Media hasta los imperios liberales posteriores. Girard percibe el
cambio, que ocurre en el siglo veinte con su pasaje a la negación universal del
humanismo. Pero todavía no logra captar esta transformación consiguiente, que sustituye
la persecución por el aniquilamiento.
Es notable la diferencia entre los textos de persecución y los textos de aniquilamiento,
que marcan nuestro actual siglo XX. Hemos visto los textos de persecución de Cicerón,
Bernardo de Claraval, Lutero y de Calvino, que además marcan un desarrollo
correspondiente al desarrollo del imperio y de la ley. Su imagen de enemigo es en la
antigüedad el enemigo como asesino de su padre, en el imperio cristiano como
crucificador de Cristo, posteriormente como asesino de Dios. Pero los textos de
aniquilamiento son completamente diferentes, y a su lado los textos de persecución
parecen ser hasta “humanos”. La persecución sustituye al sujeto, el aniquilamiento lo
hace desaparecer.
Nietzsche es el primer autor de nuestra historia, que da paso a tales textos de
aniquilamiento. Aquí aparece la lucha por tener campo libre para la lucha. Nietzsche la ve
como un asunto de la “policía sanitaria”.134 Ella está por eliminar a todos, que no sean
capaces de enfrentar la lucha. Pero también a todos los que podrían enfrentarse a esta
lucha como principio de vida y del reconocimiento del otro:
“El cristianismo, nacido de raíces judías, inteligibles únicamente como planta de aquel
suelo, representa el movimiento de oposición contra toda moral de cría, de raza y de
privilegio. Es la religión antiaria por excelencia, la transmutación de todos los valores
arios, el triunfo de las evaluaciones de los chandalas, el evangelio de los pobres y de los
humildes proclamando la insurrección general de todos los oprimidos, de todos los

132
citado según: Assheuer, Thomas: "Die elegische Viper. Zum Tode des großen Apokalyptikers
Emile M. Cioran." en la Frankfurter Rundschau, 21.6.95
133
ver sobre todo Girard, René: El misterio de nuestro mundo. Claves para una interpretación
antropológica. Diálogos con J.M.Oughouruan y G. Lefort. Sigueme. Salamanca 1982. 146ss.
134
Crepúsculo de los dioses. III, 1207-l208.

186
miserables, de todos los fracasados; su insurrección contra la raza, la inmortal venganza
de los chandalas convertida en religión del amor".135
La primera sociedad que se basa en tales posturas de aniquilamiento, es la sociedad nazi
en los años 30 y 40. Hitler percibe muy bien la diferencia entre la persecución y el
aniquilamiento. En una carta a Adolf Gemlich, 16.9.1919, lo expresa muy
tempranamente:

“El antisemitismo por razones simplemente sentimentales encontrará su última expresión


en los pogrom. El antisemitismo de la razón, en cambio, tiene que llevar a un combate
legal y a la eliminación de los privilegios que los judíos tienen a diferencia de los otros
extranjeros que viven entre nosotros (legislación sobre extranjeros). Su finalidad última
tiene que ser sin lugar a dudas el alejamiento definitivo de los judíos.”136
Himmler lo transforma:
"El antisemitismo es exactamente lo mismo que el despojamiento. Desembarazarse de
un piojo no es cuestión de ideología. Es una cuestión de limpieza."137
Los nazis perdieron la guerra, pero el nazismo no la perdió. Vuelve precisamente por su
planteo de aniquilamiento como condición del antihumanismo universal, del cual surge la
lucha entre enemigos que se reconocen al darse muerte, eliminando todos los obstáculos
de esta lucha. Eso es hoy la ideología de la globalización, que ha desembocado en la
celebración de la guerra económica, principio de vida de la humanidad. Elimina las
distorsiones del mercado, que es su campo de batalla, para que las burocracias privadas
de las compañías multinacionales se reconozcan entre sí en su lucha a muerte. Y con las
distorsiones elimina a aquellos, que distorsionan. Del ser humano excluido pasamos al ser
humano despreciado, para llegar al ser humano desechable. Del despojamiento a la
eliminación de distorsiones vamos al aniquilamiento.138
Los textos de aniquilamiento abundan. Se dirigen, como siempre, por un lado en contra
aquellos que se pronuncian en contra de esta lucha a muerte. Aparece ya en el lenguaje de
nuestros políticos, que frente a posiciones contrarias empezaron desde los años 50 del
despojamiento a “extirpar el cáncer”. Reagan operaba muchas veces con esta imagen,
mientras Bush hablaba de matar un “perro con rabia”. Pero también hay textos explícitos
en los medios de comunicación. Así un texto de Montaner:
"..en algunas naciones de América Latina - Perú, Colombia, quizá El Salvador - la lucha
contra el fundamentalismo comunista probablemente va a ser mucho más sangrienta que
lo que ha sido hasta ahora. Esa guerrilla fanatizada y rabiosa, va a pasar de los asesinatos
selectivos a las masacres indiscriminadas, provocando en la sociedad una respuesta tan
enérgica y brutal como las agresiones que le infligen.... Tanto en Perú como en Colombia
se va abriendo paso la propuesta de autorizar juicios militares, constituidos por tribunales
secretos, autorizados para juzgar y condenar sumariamente a los acusados de

135
Nietzsche, El crepúsculo... op.cit. III, p.1209
136
Adolf Hitler, Brief an Adolf Gemlich, 16.9.1919 en: Sämtliche Aufzeichnungen, hg. v. E. Jäckel,
S.89. Según Detlev Claussen: Vom Judenhaß zum Antisemitismus. Materialen einer verleugneten
Geschichte. Luchterhand, Darmstadt l987. p.46
137
Arendt, Hannah: Los orígenes del totalitarismo, Taurus, 1974. p.475, nota No.112
138
Forester, Vivian: El horror económico. México, 1997.

187
subversión... Es como si instintiva y fatalmente todos comenzaran a admitir que ha
llegado la hora final del exterminio."139
Aparecen libros como el “Manual del perfecto idiota latinoamericano”140, que no es más
que uno de estos textos de aniquilamiento, que pasan por todo este siglo XX.
Pero aparecen también textos de aniquilamiento, que no hacen más que aplicar la
racionalidad instrumental a nuestra situación mundial. Por fin, aquellos, que están por
aniquilar, aparecen como basura humana. Un texto de Cousteau tiene por un lado la
característica de una advertencia, pero por el otro la de expresión de una ley inevitable de
aniquilamiento por razones de racionalidad:
"¿Queremos eliminar el sufrimiento y la enfermedad? La idea es bella, pero quizás no
sea totalmente benéfica a largo plazo. Es probable, que de esta manera estemos
comprometiendo el futuro de nuestra especie. Es terrible decirlo. Es necesario que la
población mundial se estabilice y para ello, habría que eliminar 350.000 hombres por
día. Es tan horrible que ni siquiera habría que decirlo. Pero es el conjunto de la situación
en la que nos encontramos, que es lamentable."141
Aparece un horizonte de aniquilamiento, que es un producto de la propia racionalidad y
una fuerza compulsiva de los hechos. La ley del valor como ley ciega se ha totalizado y
crea la necesidad del aniquilamiento como producto de su propia racionalidad: fiat
iustitia, pereat mundus. Creo, que es difícil dudar de que estamos en un momento de
definición histórica. Es la definición referente al nihilismo.

3. El reconocimiento como sujeto viviente.


El occidente está fascinado por el aniquilamiento, y lo hace hoy en nombre de la
racionalidad instrumental. Pero eso no es todo. Tenemos a la vez la situación, en la cual
vuelve el sujeto viviente, que es sujeto necesitado y que como tal es legítimamente
rebelde. Se nota eso ya en Walter Benjamin, cuando afirma: “Se dice, que las
revoluciones son la locomotora de la historia mundial. Pero posiblemente todo es
diferente. Quizás las revoluciones son la activación del freno de emergencia de una
humanidad, que está viajando en este tren.”142 A eso sigue Camus con su libro: El

139
La Nación, San José, 9.5.1990
140
Mendoza, Plinio Apuleyo, Montaner, Carlos Alberto, Vargas Llosa, Alvaro: Manual del perfecto
idiota latinoamericano. Con presentación de Mario Vargas Llosa. Barcelona, 1996.
141
Jacques-Yves Cousteau. Le courrier de l'UNESCO, 11/1991, Paris, p.13 según: Hein, Wolfgang:
El fin del Estado-Nación y el Nuevo Orden Mundial. Las instituciones políticas en perspectiva.
Nueva Sociedad, No. 132. Julio-Agosto 1994. S.116
142
Benjamin, Walter: Notizen und Vorarbeiten zu den Thesen Über den Begriff der Geschichte.
Gesammelte Schriften. Hrgb. Tiedemann, R,/Schweppenhäuser, H.. Frankfurt, 1974. Bd.1,3. S. 1232
Benjamin generaliza esta posición:
"Es notorio que ha existido, según se dice, un autómata construido de tal manera que resultaba
capaz de replicar a cada judada de un ajedrecista con otra jugada contraria que le aseguraba ganar
la partida. Un muñeco trajeado a la turca, en la boca una pipa de narguile, se sentaba al tablero
apoyado sobre una mesa espaciosa. un sistema de espejos despertaba la ilusión de que esa mesa era
trasparente por todos los lados. En realidad se sentaba dentro un enano jorobado que era un maestro
en el juego del ajedrez y que guiaba mediante hilos la mano del muneco. Podemos imaginarnos un
equivalente de este aparato y la filosofia. Siempre tendra que ganar el muñeco que llamamos

188
hombre rebelde. Es la rebelión del sujeto viviente, que Camus plantea. Pero de forma más
impactante aparece el sujeto viviente en la filosofía de Lévinas.
“Esta nueva dimensión se abre en la apariencia sensible del rostro. [...] La profundidad
que se abre en esta sensibilidad modifica la naturaleza misma del poder que no puede ya
aprehender; pero puede matar. [...] Sólo el homicidio pretende la negación total. [...]
Matar no es dominar sino aniquilar. [...] El homicidio ejerce un poder sobre aquello que
se escapa al poder. [...] La alteridad que se expresa en el rostro provee la única “materia”
posible a la negación total. [...] El Otro es el único ser al que yo puedo querer matar...
Lo infinito de su trascendencia [...] más fuerte que el homicidio, ya nos resiste en su
rostro, y su rostro, es la expresión original, es la primera palabra; “no matarás”.”143
Este es el sujeto viviente, y los es en términos más profundos que en Camus. Se trata de
un sujeto viviente, que es sujeto necesitado:
“En la proximidad se escucha un mandamiento que procede de algo como un pasado
inmemorial, un pasado que jamás fue presente, que no ha tenido comienzo en ninguna
libertad; este modo del prójimo es el rostro. El rostro del prójimo significa para mí una
responsabilidad irrecusable que antecede a todo consentimiento libre, a todo pacto, a todo
contrato.144
La “visión” del rostro como rostro es [...] una cierta forma de vida económica. Ninguna
relación humana o interhumana podrá desarrollarse fuera de la economía, ningún rostro
podría ser abordado con las manos vacías y la casa cerrada. [...] La posibilidad de la casa
abrirse al Otro es tan esencial a la esencia de la casa como las puertas o las ventanas
cerradas”.145
Este sujeto está enfrentado a la ley, y se hace sujeto enfrentándose. Reivindica su vida
frente a una ley cuya validez es también condición de la posibilidad de su vida. La
negación de la ley destruiría al sujeto también, igual como lo destruye la búsqueda de la
salvación por el cumplimiento de la ley. El sujeto viviente no es solamente una relación
de reconocimiento del otro sujeto viviente, sino implica igualmente la relación con la ley
como mediación de la propia vida humana. Para ser sujeto viviente, tiene que afirmar la
ley en el mismo acto, en el cual la discierne e interpela. En el sentido de Lévinas es el
tercero, a través del cual está la humanidad presente en la relación con el otro, aunque
entre en oposición a él.146

“materialismo histórico”. Podrá haberselas sin más ni más con cualquiera, si toma a su servicio a la
teología que, como es sabido, hoy es pequeña y fea y no debe dejarse ver en modo alguno" Benjamin,
Walter: La obra de arte en la época de reproducibilidad técnica. Discursos interrumpidos I, trad.
Jesús Aguirre, Taurus, Madrid,1973 p. 177
143
Lévinas, Emmanuel: Totalidad e Infinito. Ensayo sobre la Exterioridad. Ediciones Sigueme,
Salamanca, 1977. p.212
144
Lévinas, p.150
145
Lévinas, p. 190
146
Lévinas lo dice de la manera siguiente:
“La relación con el rostro en la fraternidad en la que otro aparece a su vez como solidario de todos
los otros, constitye el orden social, la referencia de todo diálogo con el tercero, por lo cual el Nosotros
[...] engloba la oposición del cara a cara, hace desembocar lo ético en una vida social, hecha de
significancia y decencia, que engloba la estructura de la familia misma”. p. 287/288

189
Se trata de una ley, que se cumple solamente, si se la discierne e interpela. Es ley para la
vida, que se transforma en ley para la muerte en el caso de que se suprima el sujeto de la
ley, que la discierne e interpela. La figura de Jesús es paradigmática. Jesús es un
transgresor de la ley. Pero legitima la transgresión de la ley con la afirmación, de que
solamente en esta forma se puede cumplirla. El insiste constantemente en que no se trata
de abolir la ley, sino de cumplirla. Pero no se puede cumplirla sin el criterio de la vida,
que determina, cuando hay que transgredirla. Por eso toda vida social es una vida, en la
cual se establece leyes estableciendo a la vez el criterio de su transgresión.
Si el rostro del otro pide “no matarás”, pide ser reconocido como sujeto viviente. De la
respuesta “no mataré”, ambos se constituyen como sujetos vivientes. Como sujetos se
afirman: “no nos mataremos”. Eso subyace a la solidaridad, que responde a este “no nos
mataremos uno al otro”. Eso se dirige a la humanidad misma: “Todos juntos no nos
mataremos”. Todos somos sujetos, y llegamos a ser lo que somos, al no matarnos uno al
otro.
Lo que somos y lo que llegamos a ser al autorealizarnos, es ser sujetos vivientes. Este
sujeto es el origen de la humanidad. En el inicio no está algún asesinato fundante - ni el
asesinato de Freud, ni el chivo expiatorio de Girard - sino en el origen está un asesinato,
que no se llevó a cabo. No asesinar es el origen de la humanidad. La humanidad no nace
con Caín, quien mata a su hermano Abel. Nace con Abraham, quien no sacrificó a su hijo
Isaac.
La historia no es la negación de un asesinato. Es la negación de un no-asesinato. De parte
del sujeto es el no-suicidio, porque el asesinato es suicidio. El no-asesinato es lo
fundante, en relación al cual el poder y la ley construyen asesinatos fundantes, para tapar
y esconder lo que es el fundamento. La humanidad se escapa a su fundamento, para
perseguir asesinatos fundantes. Construye y lleva a cabo asesinatos fundantes, para
esconder el hecho, de que su fundamento es el no-asesinato. En la historia de Abraham
este recuerdo del origen se ha mantenido como recuerdo histórico. Pero igualmente ha
sido mutilado. Sobre todo en la tradición cristiana, se interpretó el no-sacrificio de Isaac
como su sacrificio. Allí la fe de Abraham se interpreta como diposición a matar a su hijo,
mientras Dios consideraba suficiente esta su “buena voluntad” de matarlo, sino exigir que
lleve a cabo su intención. Visiblemente, esta interpretación esconde el fundamento, para
transformarlo en un asesinato fundante.
Pero lo fundante es el no-asesinato. Freud construye para la historia judía un asesinato
fundante, que lo expresa por la hipótesis del asesinato de Moisés por los israelitas en el
desierto. Freud apenas menciona a Abraham, y ninguna vez menciona el no-sacrificio de
Isaac. No tiene lugar para su interpretación y por tanto, se pone ciego frente a el.
Interpreta los profetas como una vuelta del recuerdo reprimido de un asesinato fundante.
Pero haya ocurrido o no este asesinato de Moisés, lo que vuelve en los profetas es el
fundamento presente en el Abraham que no mató a su hijo y ningún asesinato. Es la
afirmación del no-asesinato frente al asesinato. Girard descubre el fundamento en el no-

“En la medida en que el rostro del Otro nos relaciona con el tercero, la relación metafísica del Yo
con el Otro se desliza hacia la forma del Nosotros, aspira aun Estado, a las instituciones, a las leyes
que son la fuente de la universalidad. [...] La metafísica nos lleva, pues, a la realización del yo en
tanto que unicidad con relación a la cual debe situarse y modelarse la obra del Estado”. p. 304

190
sacrificio. Pero para Girard es un resultado de la historia, no su origen. Tampoco Girard
da mayor importancia al no-sacrificio de Isaac como el fundamento desde los orígenes.
Pero se trata precisamente de recuperarlo como tal. Porque cualquier resultado de la
historia reproduce algo, que está en su origen. La novedad está en los orígenes. Lo nuevo,
que no lo está, desemboca solamente en el aburrimiento de lo que Walter Benjamin llamó
el “eterno retorno de lo nuevo”.
De esta manera vuelve el problema del complejo de Edipo. El mito dice explícitamente,
que Edipo mató a su padre, sin saber que lo era. La catástrofe de Edipo surge, cuando
sabe que Layos, al cual había matado, era su padre y Yocasta su madre. Pero Freud
mismo desmiente este mito, aunque esta vez Freud no lo sabe. En su análisis del mito de
Moisés Freud sostiene, que Moisés era un Egipcio. Lo argumenta sobre la base de la
construcción de los mitos arcaicos del héroe, como lo había mostrado O. Rank.147 Según
eso, todos los mitos arcaicos del héroe muestran dos familias, de las cuales el héroe
procede. Siempre la segunda familia es la familia real, y la primera es mítica. El mito le
asigna al héroe a la primera familia como familia legitimadora, mientras la segunda es
aquella, de la cual efectivamente procede. Ahora, Moisés procede en la primera familia
de padres judíos y en la segunda de la casa del Faraón. Por tanto, Freud puede concluir,
que Moisés era efectivamente un egipcio, al cual se le asignó por el mito una procedencia
judío por razones de legitimación.
Lo que Freud no notó, es el hecho, de que este mismo análisis en el caso del mito de
Edipo nos lleva a la prueba, de que Edipo no puede haber matado a su padre, porque
Layos, rey de Tebas, al cual Edipo mató, no era su padre. Por tanto, Yocasta tampoco es
su madre. Según el mito, Layos es padre de Edipo por su primera familia. En su segunda
familia, su padre es el rey Polybos de Corinto. Por tanto, siguiendo el razonamiento de
Freud-Rank, Layos no puede haber sido el padre de Edipo, sino que el mito le asigna a
Edipo a Layos como padre por razones de (i)legitimación. Podríamos buscar a la razón.
Lo más probable es, que Kreon inventara esta relación para poder asumir el reinado de
Tebas.148 Kreon es el hermano de Yocasta, esposa de Edipo. El es el usurpador que
expulsa al legítimo rey Edipo e inventa el asesinato del padre de parte de Edipo para
legitimarse él. Habiendo tenido éxito, él escribe la historia y, por tanto, decide lo que es
la verdad. Sin embargo, también la mentira puede tener su origen en el clarividente, que
produce el rumor de que Edipo es el hijo de Layos. Hay varios sospechosos, pero en todo
caso, Kreon asume la acusación y se transforma en el vengador de la ley.
Edipo es asesino, pero no asesinó a su padre, porque Layos no era su padre. Sin embargo,
asesinó a Layos. Hay alguien que trasforma este asesinato en asesinato del padre. Este
alguien destruye a Edipo sosteniendo que Layos era su padre y logra convencer a Edipo
de que efectivamente ese es el caso.
El problema entonces parece ser el asesinato del padre, pero no el asesinato. Según el
mito explícito no habría asesinato, si Layos no hubiera sido el padre de Edipo. Pero

147
Sigmund Freud: Moisés y la religión monoteista. Obras Completas, Editorial Biblioteca Nueva,
Madrid, Tomo III, p.3241-3324. El título exacto sería: El hombre Moisés y la religión monoteista. En
alemán: Der Mann Moses und die monotheistische Religion.
148
ver el análisis en Hinkelammert, Franz: La fe de Abraham y el Edipo occidental. DEI. San José,
1989. p.37, nota No..4.

191
implícitamente el mito hace ver, que la destrucción de Edipo es resultado de su asesinato,
que es asesinato independientemente de la pregunta si Layos era su padre o no.
Entonces, ¿Quién es el padre que está en el origen de la destrucción de Edipo? No es
ningún padre asesinado, sino un padre traicionado, que es el padre que no mató. El
problema de Edipo es haber asesinado. Edipo mató, pero el hecho de que tiene un padre
que no mató y al cual traicionó por el asesinato, es tapado por el invento de un asesinato
del padre, que tiene que ser vengado por la destrucción del hijo quien pretendidamente lo
asesinó. La imputación de un asesinato del padre esconde al asesinato. Resulta, que el
verdadero asesino es Kreon. Transformando el asesinato de Edipo en asesinato del padre,
él se transforma en el vengador de la ley, en cuyo cumplimiento asesina. Se hace
desaparecer el asesinato asesinando cumpliendo la ley. De esta manera. el mismo mito de
Edipo esconde el asesinato, pero no logra hacer desaparecer el sujeto mismo. Sobrevive,
precisamente, escondido detrás de la construcción de las dos familias, de las cuales Edipo
procede.
Freud no descubre esta perspectiva de su análisis ni del hombre Moisés ni del complejo
de Edipo. Pero de esta perspectiva se trata. Es el grito del sujeto viviente aplastado, que
tiene un padre que no mató. Además, a este padre no se le puede matar. Su rostro está
presente en cada ser humano asesinado y lo sobrevive. Es nuestro complejo de Edipo. Se
trata de la perspectiva de Jesús según el evangelio de Juan.
Hoy se vuelve a escuchar este grito del sujeto viviente. Vuelve el recuerdo de Abraham,
este padre que no mató, como fundamento de toda vida humana y de la naturaleza. El
nihilismo ha preparado su propia superación por este despertar del sujeto viviente. Es
como la revelación del gitano al final de la novela “Cien años de soledad” de Gabriel
García Marquez, que revela un fin que está en curso de ser revelado. Toda la modernidad
es una sola lucha en contra de su destino. Esta negación de su destino es su gran complejo
de culpabilidad, su complejo, al que sin ninguna razón alude como complejo de Edipo.
El teatro mundo de Juan cuenta la historia. La cuenta antes de pasar, sin ser Juan ningún
adivino. Sabía captar el origen, que está en el fin. Lo puede contar, porque la historia de
la modernidad no escapa a sus orígenes tampoco. Estos la están alcanzando.
Se trata de una vuelta del sujeto viviente reprimido, del no-asesinato perseguido y
condenado a muerte, que vuelve a levantar la cabeza. Vuelve frente a una sociedad, que
declaró la muerte definitiva del sujeto y con él del humanismo, de la utopía y de la
esperanza y no conoce mayor crimen que el rechazo del asesinato. No puede ser
escondido y no puede esconderse. Todos sus escondites y sus jaulas han sido asaltados
para matarlo. Tiene que confesar su presencia. Tiene que gritar.

VIII. Asesinato es suicidio: cortar la rama del árbol, en el cual se está sentado

Del rey Pirro, rey de la antigüedad griega, se cuenta, que después de una gran
batalla y su victoria en ella, exclamó: Otra victoria así, y yo estoy perdido. Sabía
que no debía ganar una segunda victoria de este tipo, porque esta sería su fin.

192
Vivimos en un sistema, que en 1989 ha tenido su primera victoria de Pirro. Sin
embargo, el sistema se está empeñando en una segunda victoria total. Se trata ahora
de la victoria sobre toda resistencia humana frente a él. Si logra esta victoria, será
la segunda victoria de Pirro, y por eso el final. Pero no solamente el final del
sistema, sino el final de la humanidad también.
Sin embargo, el sistema sufre el vértigo de la segunda victoria de Pirro.

1. El contexto de la globalización

La palabra globalización se ha convertido en una palabra de moda. Pero esa no es


ninguna razón para deshacernos de ella. Estamos actuando en un nuevo contexto de
globalización que se ha impuesto en el último medio siglo. Globalización nos dice
que el mundo es un globo, y que lo es cada vez más. Desde hace mucho tiempo se
sabe que el mundo es redondo. Copérnico lo sabía, y Cristóbal Colón sacó de la
tesis astronómica copernicana conclusiones que transformaron esta tierra. El
mundo se globalizó y se hizo más redondo de lo que ya era para Copérnico. Toda
la historia posterior puede ser escrita como una historia de globalizaciones
subsiguientes, que hicieron más redonda la tierra en el grado en que revelaron cada
vez nuevas dimensiones de esta redondez.
Cuando Alejando el Grande conquistó su imperio, se decía de él que con cada
nuevo país apenas conquistaba una nueva frontera. El proceso de conquista era un
proceso que aspiraba a una mala infinitud imposible de alcanzar jamás. La tierra
parecía infinita, sin ninguna posibilidad o visión de conquistarla entera. No
obstante, cuando la tierra resulta redonda su conquista parece posible. Por tanto, la
propia tierra se transformó en un objeto por conquistar. Aparece la perspectiva de
conquistarla entera. Ya el rey de España se jactaba de su imperio, en el cual no se
ponía el sol. Y el colonialismo ya se refería a la tierra entera, que era ahora el
objeto de colonización de parte del colonizador. Los siglos XVIII y XIX fueron
siglos de carrera por la colonización del mundo de parte de la Europa colonizadora.
Su mapa mundi tenía manchas blancas que la conquista eliminaría. A finales del
siglo XIX todo el mundo estaba colonizado y repartido entre un puñado de países
colonizados, los cuales eran pequeños al lado de la extensión del mundo
conquistado.
No se conquistaba ya con cada nuevo país una nueva frontera, porque no había
nuevos países. La tierra estaba repartida. Sin embargo había varios colonizadores.

193
Ellos tenían ahora que enfrentar uno al otro para poder conquistar nuevos países.
Empezaba la lucha por la repartición del botín. Con eso surgió ahora la lucha por el
poder mundial. Si uno eliminaba a todos los otros, podía aspirar a ser el dueño total
y global. Eso le dio a las guerras que siguieron el carácter de guerras mundiales,
que se hacían por el dominio entero del mundo dominado de parte de un solo
poder. La tierra como objeto de la conquista era ahora disputado entre los
conquistadores.
Esta conquista tiene como conditio sine qua non el saber de la redondez de la
tierra. Este hecho no aparece más que como un hecho de la astronomía. Pero tiene
como resultado la toma de conciencia obligada del hecho de que la redondez de la
tierra rebasa con mucho este hecho astronómico.
La globalización era más bien una palabra marginal. No obstante, en nuestro
tiempo designa una nueva etapa de esta redondez de la tierra que se distingue de
una manera completamente nueva de las anteriores. De una manera compulsiva
esta vez, estamos tomando de nuevo conciencia del hecho de que la tierra es un
globo.
Esta nueva experiencia de la redondez de la tierra ocurrió en 1945, con la explosión
de la primera bomba atómica. Esta resultó ser la primer arma global, porque su uso
futuro comprometía la existencia de la propia vida humana en la tierra. El acceso
de varios poderes a la bomba atómica no dejaba duda de que la tierra se había
transformado en relación a la humanidad. Si no cambiaba su modo de actuar, la
humanidad no podría seguir viviendo en la tierra. El globo estaba por reventar. Esta
tierra ya no podía ser tratada simplemente como un objeto por conquistar con
existencia independiente del hecho de la conquista. Si seguía la misma actitud de
conquista del objeto tierra, ésta iba a ser destruida. Conquistarla desembocó en el
peligro de destruirla.
En ese momento comenzó una nueva conciencia de la globalidad de la vida
humana y de la misma existencia del planeta, que se había globalizado de una
manera nueva. Si la humanidad quería seguir viviendo, tenía que asumir una
responsabilidad que hasta ahora sólo se podría haber soñado. Era la responsabilidad
por la tierra. Esta responsabilidad apareció entonces como obligación ética, pero al
mismo tiempo como condición de posibilidad de la vida futura. La exigencia ética
y la condición de posibilidad de la vida se unieron en una única exigencia. Lo útil y
lo ético se unieron no obstante toda una tradición positivista que por mucho tiempo
las había separado.

194
Pero, en cierto sentido, la bomba atómica parecía todavía algo externo a la acción
humana cotidiana. Parecía que si se conseguía evitar su aplicación por medios que
correspondían a la política de los Estados, se podría seguir viviendo como siempre.
Sin embargo, la nueva globalización tocó de nuevo a la puerta. Esta vez con el
informe del Club de Roma sobre los límites del crecimiento, que salió a la
publicidad en 1972. Los límites del crecimiento expresaron de una manera nueva la
redondez de la tierra, su carácter de globo. Otra vez la tierra se hacía más redonda.
Sólo que la amenaza provenía ahora de la acción humana cotidiana, no de ningún
instrumento específico que se podría controlar por medios aparentemente externos.
Toda la acción humana desde las empresas, los Estados, y la acción de cada uno,
estaban involucrados en su quehacer cotidiano. Aparecía de nuevo la
responsabilidad humana por el globo. Aunque esta vez con mucha más intensidad.
La humanidad tenía que dar respuesta a efectos cotidianos de su propia acción
cotidiana. Toda la canalización de la acción humana por el cálculo de utilidad
(interés propio) y la maximización de las ganancias en los mercados, estaba ahora
en cuestión. Esta crítica se convirtió entonces en condición de posibilidad de la
propia vida humana, y también en exigencia ética. De nuevo, lo útil y lo ético se
unieron en una única experiencia.
Siguieron nuevas experiencias de la redondez de la tierra, como por ejemplo la
experiencia de límites de crecimiento posible de la población.
No obstante, en los años ochenta hubo otra vez un impacto grande cuando apareció
la biotecnología. La vida misma había sido transformada en objeto de una nueva
acción humana, una vez más de presencia cotidiana. Reaparecía la amenaza del
globo, y volvía a aparecer la exigencia de la responsabilidad por el globo, sólo que
esta vez surgía directamente a partir del método de las ciencias empíricas. Al
desarrollar el conocimiento de elementos básicos de la vida, el método tradicional
de la ciencia empírica —el tratamiento de su objeto mediante su parcialización—
hizo aparecer una amenaza al globo que va de nuevo a la raíz de la modernidad. Ya
no es posible hacer una distinción nítida entre el desarrollo de conocimientos y su
aplicación. En la ciencia de la vida, y por tanto en la biotecnología, el desarrollo
del conocimiento ya es su aplicación. No se puede desarrollar el conocimiento
sobre clones humanos sin hacerlos. Lo que ahora estaba cuestionado no era tanto la
maximización de la ganancia en los mercados, sino la propia percepción de la
cientificidad.

195
Nuevamente aparece la necesidad de la responsabilidad humana frente a la tierra
redonda. Pero esta vez se trata de una responsabilidad frente a los efectos del
propio método científico.
Eso ha desembocado en una crisis general de la convivencia humana. El
desmoronamiento de las relaciones humanas que está en curso, afecta la propia
posibilidad de la convivencia. Cuanto más aparece la exclusión creciente de
sectores de la población humana, el comportamiento inhumano inevitable en
relación a estos excluidos se generaliza y es asimilado en el comportamiento mutuo
entre los incluidos. No aparece una polarización entre incluidos, quienes mantienen
la capacidad de convivencia, frente a excluidos, quienes la pierden, sino que la
pérdida se transforma en pérdida general. El polo de los incluidos disuelve su
capacidad de convivencia en un grado quizás mayor que el polo de los excluidos.
Se trata de la última amenaza global, que puede resultar a la postre la peor, porque
incapacita frente a la necesidad de enfrentar a las otras. Aparece, por consiguiente,
la responsabilidad frente a la propia capacidad de convivencia humana.
Esta responsabilidad tiene algo de compulsivo, pese a que no es algo que se da de
forma automática. Vivimos más bien un tiempo de rechazo de esta responsabilidad.
No obstante, se trata de una responsabilidad frente a la cual no existe neutralidad.
Cuando un amigo que va de viaje nos entrega un objeto valioso para guardarlo,
podemos rechazar esta responsabilidad aduciendo razones. El amigo, entonces,
tiene que buscarse a otro que se lo guarde. Nuestra actitud en este caso no es
irresponsable, sino que más bien puede ser una expresión de responsabilidad. La
responsabilidad por las condiciones de posibilidad, en cambio, no es de este tipo.
Somos responsables aunque no lo queramos. Si rechazamos esta responsabilidad,
no nos la quitamos de encima. Somos entonces irresponsables. Podemos escoger
entre responsabilidad e irresponsabilidad, pero no podemos salirnos de la
disyuntiva. O nos hacemos responsables del globo globalizado, o estamos
involucrados en su destrucción.
Evidentemente nuestra vida se ha globalizado de una manera nueva, como nunca
había ocurrido en la historia humana. La humanidad ya no puede vivir sin aceptar
esta responsabilidad por el globo. Esto se refleja en la vida de cada uno, en cuanto
sabe que vive en una cadena de generaciones. Para que nosotros o nuestros hijos e
hijas puedan vivir, hay que aceptar esta responsabilidad. Estamos globalizados, lo
queramos o no.
La misma autorrealización como sujetos nos compromete ahora con la
responsabilidad por el globo, es decir, se trata de una responsabilidad global. La

196
otra cara de la autorrealización resulta ser la afirmación del otro, e incluida en él,
también la de la naturaleza. No podemos asegurar nuestra vida destruyendo la vida
del otro. Tenemos que afirmar también la vida del otro. Esto nos permite resumir
esta globalización en pocas palabras: el asesinato es un suicidio. El asesinato, ahora
empíricamente, deja de ser una salida.
Sin embargo, no es forzoso aceptar esta situación. El suicidio es posible. Se
esconde detrás del argumento de la opción cínica: “¿Por qué voy a renunciar? En el
tiempo de vida que probablemente todavía tengo, puedo seguir...”. Sólo que si me
entiendo como una parte de la humanidad o como sujeto en una cadena de
generaciones, no tengo esta salida del cínico. Tengo entonces que asumir la
responsabilidad. Lo ético y lo útil se unen y entran en contradicción con el cálculo
de utilidad y del interés propio.

2. Mercado y método de las ciencias empíricas

El proceso de globalización del mundo, como lo hemos descrito hasta ahora, es un


proceso del mundo real cuyo resultado es la experiencia de una amenaza global que
solicita una responsabilidad global. Si bien esta globalización es creada por la
propia acción humana, está presente en la realidad tal como ésta se enfrenta al ser
humano, esto es, como condición de la posibilidad de vivir. El ser humano está
involucrado en esta realidad porque su vida depende de ella. Si esta realidad se
hunde, también el ser humano se hunde. El ser humano vive en una autopoiesis con
la realidad externa, como la llama Humberto Maturana.
Al lado de la conquista política de la tierra había aparecido otra conquista, que esta
vez se refería a cada uno de los componentes de la tierra por conquistar. La acción
mercantil, por un lado, y el método de las ciencias empíricas, por el otro,
incluyeron todos los hechos y procesos parciales para someterlos también a la
conquista humana. Por eso, pasan a un concepto de eficiencia que consiste
precisamente en la abstracción de esta globalización de la vida real, es decir,
abstracción de las condiciones de posibilidad de la vida humana. El mercado y el
laboratorio hacen abstracción de la globalidad de la vida humana, para efectuar su
acción. Hacen abstracción de la redondez de la tierra, del hecho de que nuestro
planeta es un globo. Su imagen de la tierra es la de una planicie infinita en la cual
se destruye una parte para pasar a otra, sin tener nunca un problema del globo. Es
una imagen pre-ptolomeica. Sólo por eso puede desarrollar una acción —sea

197
científica, sea mercantil— que juzga sobre el mundo bajo el único aspecto de su
racionalidad medio-fin, entendiendo los medios y los fines como elementos
parcializados de una acción por calcular. Abstraen el hecho de que la realidad es
condición de posibilidad de la vida humana. Luego, el sujeto de este método
científico es un observador —res cogitans frente a res extensa— y el sujeto de la
acción mercantil es un actor reducido al cálculo de las utilidades a partir de fines
específicos. En estas teorías de la acción no cabe una finalidad como la condición
de la posibilidad de la vida humana. Hablan de la producción de productos según la
racionalidad medio-fin, sin hablar ni de la reproducción del productor que produce
estos productos, ni de la naturaleza, de la cual se extraen las materias primas para
su producción.
De ahí que en nuestro lenguaje actual únicamente se hable de la globalización de
los mercados y de la eficiencia, entendiendo la eficiencia como una acción medio-
fin restringida. Se trata de una extensión global de la abstracción de la amenaza
global existente. El método científico usual se encuadra a la perfección en esta
globalización. No proporciona sino conocimientos aprovechables en el ámbito
comercial. No puede proporcionar otros conocimientos, porque su propio método
no le permite siquiera conocerlos. Consiste en hacer abstracción de la globalización
del mundo real, y en consecuencia de la realidad como condición de posibilidad de
la vida humana, y por tanto el conocimiento del mundo globalizado real se le
escapa. La teoría de la acción más conocida todavía hoy es la de Max Weber, la
cual considera tales conocimientos como “juicios de valor”, de los que sostiene que
la ciencia no los puede y no los debe efectuar. Cuando Weber habla de la ética de
la responsabilidad, postula la responsabilidad del científico y del hombre del
mercado de no dejarse llevar por consideraciones del tipo de las que hicimos acerca
de la globalización del mundo real. Por eso lo que Weber llama ética de la
responsabilidad es, de hecho, una ética de la irresponsabilidad más absoluta.
Ahora bien, si tanto el mercado como el laboratorio viven de la abstracción de la
globalización del mundo real, en cuanto mundo globalmente amenazado, ¿por qué
se habla tanto de la globalización de los mercados?
Hay otro aspecto de la globalización del cual hasta ahora no he hablado, y que es
destacado de modo unilateral por la tesis de la globalización de los mercados. Se
trata de la globalización de los mensajes, de los cálculos, de los transportes, y la
consiguiente disponibilidad del globo. En este sentido, se habla de la “aldea
planetaria”. Los mensajes y los cálculos se han hecho prácticamente instantáneos, y

198
desde cualquier lugar del globo se puede alcanzar cualquier otro lugar en menos de
un día de tiempo de transporte. El globo ha sido hecho disponible.
Eso ha dado la posibilidad de constituir mercados globales, sobre todo los
mercados financieros. Pero también es posible ahora constituir redes de división
social del trabajo planificadas por empresas multinacionales que disponen
globalmente. El aprovechamiento de esta globalización de los mensajes ha llevado
a una política económica llamada política de globalización. En América Latina se
trata de lo que muchas veces se llama la política neoliberal de los ajustes
estructurales. Estos son la condición impuesta al mundo para el funcionamiento de
esta economía global.149
Sin embargo, si partimos de nuestro análisis anterior del proceso de globalización
real, podemos volver a insistir en que este proceso de globalización de los
mercados se basa en la abstracción de la globalización real. Hace caso omiso de
ella, y tiene que hacerlo. La globalización de los mercados arrasa con el mundo
globalmente. De hecho, se trata más bien de una totalización de los mercados. Un
mundo globalizado es sometido de forma global a una acción mercantil de cálculo
lineal medio-fin, que hoy se transforma quizás en el peligro mayor para la
sobrevivencia humana.
El propio hecho de la posibilidad de mensajes instantáneos no obliga a este tipo de
totalización de los mercados, aunque sea la condición sin la cual no sería posible.
Son determinados poderes los que imponen esta política, que de ninguna manera
está predeterminada por las tecnologías de la comunicación.

3. El método científico
y la acción medio-fin en el mercado

Ambos, tanto el método científico como la acción medio-fin mercantil, no pueden


realizarse sino haciendo abstracción de la globalización a nivel de la realidad. Por
consiguiente, hacen abstracción de los riesgos para las condiciones de posibilidad
de la vida humana que aparecen a partir de esta globalización. Aunque se hable de
la globalización de los mercados, se trata de una abstracción global de la
globalización a nivel de la realidad.

149
Ver el análisis de Dierckxsens, Wim: Los límites de un capitalismo sin ciudadanía. DEI. San José,
1997.

199
Pero al hacer abstracción de eso, los efectos y los riesgos que surgen de la
globalización a nivel de la realidad son invisibilizados. La abstracción no los hace
desaparecer, en la realidad siguen igual. No obstante parecen sin importancia y
pueden ser borrados con facilidad en nombre de promesas vacías de progreso
técnico. En consecuencia, no hay una razón visible para no seguir con el desarrollo
técnico, y tampoco para poner en duda su aplicación comercial. La acción medio-
fin del mercado y el método científico usual se conjuran. Es la conjura del mercado
y el laboratorio. Inclusive aparecen ahora los mitos del progreso técnico en forma
nueva, como un mito de un progreso tan vigoroso que sea capaz, con sus logros, de
superar con creces las destrucciones que produce.
Aparece el principio: lo que es eficaz, por eso es necesario y bueno. Lo que se
puede hacer, se debe hacer. Además, para saber lo que se puede hacer hay que
hacerlo. Al no reflexionar más allá de la acción medio-fin, apenas aparecen límites
aceptables para la acción. La mística del progreso borra todos los límites. Se
transforma en el portador de la eficacia.
Sin embargo, los límites aparecen. Pero desde el punto de vista de la eficacia
aparecen más bien como distorsiones para la acción racional, reducida a la acción
medio-fin. Por ende, desde esta lógica son percibidas como simples “interruptores”
de la fluidez del mercado y la teoría de las expectativas racionales (Robert Lucas,
Sargent) las enfoca de esta manera.
En efecto, los límites no aparecen en la lógica de esta acción racional reducida,
sino exclusivamente a partir de la resistencia de seres humanos y de movimientos
de resistencia que se oponen al proceso destructivo resultante del cálculo medio-
fin. La acción medio-fin no los descubre de por sí. Por eso parecen ser el resultado
de irracionalidades de los otros, que no se someten a lo que es la acción racional.
Parecen el resultado de la mala voluntad, la envidia, el “populismo”. Y por eso
también aparece como ideal de la lógica del mercado global, la utopía de una
situación en la cual se logra desregular o eliminar tales “interruptores” en su
totalidad, porque en apariencia obstaculizan el funcionamiento del libre mercado.
El mercado total parece ser lo máximo de la racionalidad económica.
Aunque la propia acción medio-fin no descubre los límites, de hecho se le oponen
límites a partir de la resistencia de personas afectadas. Por lo tanto, esta acción
desarrolla un criterio según el cual hay que extender los límites lo más que se
pueda. Toda acción tiene que ser llevada al límite de lo posible para que todo lo
posible sea realizado. Todo ámbito humano es sometido a este pensamiento de la
eficacia y del aprovechamiento del conocimiento hasta el límite.

200
La unión del mercado y el laboratorio se transforma en una fuerza totalizadora que
llega a dominar globalmente. Sus directrices aparecen en todos los planos.
El general francés Massis, decía durante la guerra de Argelia: la tortura es eficaz;
por consiguiente, es necesaria. De lo eficaz se pasa a la afirmación de la necesidad.
Sin embargo, la eficacia implica pasar al límite. La tortura solamente es eficaz si
lleva al torturado hasta el límite de lo aguantable. Es como cuando hacemos la
prueba de un material. Se lo lleva al límite antes de que se quiebre
(Materialzerreißprobe).
El problema, no obstante, de este límite, es que no se lo puede conocer ex ante.
Cuando el material se quiebra se sabe que se ha pasado el límite