Você está na página 1de 2

Lo Indirecto

Políticamente, las relaciones entre países son cada vez, al volverse más
complejas a través de la historia, más indirectas. Donde antes se declaraban
guerras entre las potencias más poderosas del mundo, ahora solo se invaden
"informalmente" países subdesarrollados. Donde antes habían colonias
dependientes políticamente y con gobiernos formales leales directamente a
el país "amo", ahora hay dependencia económica y marionetas políticas,
teóricamente tanto países como líderes libres pero en la práctica tan
dependientes, obedientes y débiles como las colonias de eras pasadas a las
cuáles reemplazaron. Una causa de esto es la opinión pública: como regla
general, se opone a toda guerra y forma de dominación como tales. Por eso
no se conquista ni se toma ni se domina nada formalmente: La gente se
opondría. Cuando la acción bélica o el control es visible, no alcanza el
control de los medios de comunicación y la propaganda convencional; para
mantener el poder hacen falta operaciones políticosociopsicológicas de gran
escala y complejidad: Cambiar los nombres verdaderos de las cosas por
otros falsos y "correctos", lo mismo con las razones para dominar o ir a la
guerra, y mentir sobre los propósitos, desencadenantes, intenciones,
realidades y prospectos de las acciones. Así, en el discurso, el ataque se
convierte en "Liberación", los intereses económicos se transforman en
"Democracia", y el enemigo del poder dominante es un "Dictador Malvado",
sus fuerzas combatientes son "Subversivos" o "Terroristas", etc.

Las grandes potencias del mundo no luchan ya entre sí, mucho menos se
declaran la guerra. Todas las guerras (ninguna de las cuales es ya declarada),
se libran, ciertamente como regla general, en países del tercer mundo, ya
sean estos luchándo entre sí, contra una potencia, o ambas cosas. Muchas
veces ocurre que en realidad la guerra de un país es en realidad no una
guerra entre verdaderamente dos facciones de su gente, o de esos países,
sino de los intereses de distintas potencias buscando poder e influencia en
esa región, y usando los agentes de ese lugar para luchar por ellos.

Muchas veces se ha dado que las potencias "A" y "B" se disputen el control
sobre un país "C". No oficialmente, casi de seguro. Digamos que el país "B"
gana esa pulseada socio-política-económica-militar indirecta y la facción
que apoyaba gana el poder, y es, informalmente, probablemente, aliada de
"B", por lo tanto, "B" controla indirectamente al país. Pero "A" no esta
conforme y no se quedará quieta. Alentará con sus recursos la traición y
ataques al gobierno marioneta de "B" en el país, financiará rebeldes y les
proveerá de apoyo. Esto rebeldes son (no-oficialmente) leales a "A" y
lucharán en realidad por los intereses de ese país allí. De esa forma las
potencias luchan por un área, invirtiendo recursos en ello, pero sin que se
sepa o crea o halla conciencia en general, sin que se ponga en riesgo sus
territorios o "integridad", sin comprometer a su gente ni a su gobierno, etc.,
etc., etc.
Aún más, este proceso de “indirectamiento”, cada vez más complejo y
flexible, tiende a profundizarse. Aún las grandes potencias mundiales luchan
guerras de forma más o menos directa, como usar sus propias fuerzas
convencionales para invadir informalmente países débiles en contra de los
intereses de ese país y para asegurar su poder en la región, colocando
puestos de dominación económica y gobiernos títere. Esto se acabará con el
tiempo; otros ejércitos de otros países títere lucharán indirectamente las
guerras de las grandes potencias: ya lo hacen hoy, pero esto se volverá la
única forma en el futuro, (por ejemplo) cuando la tecnología permita más
información a la gente sobre las atrocidades de la guerra, las verdaderas
razones del ataque, etc... se necesitarán redes de mentiras más complejas
para enmarañar el origen y la verdad, desvinculando al poder de
responsabilidad directa. Hoy todo esto no es tan posible debido a la
renuencia de las potencias a que sus países títere tengan fuerzas armadas
demasiado poderosas; pero esto esta desapareciendo cada vez más, mientras
los armamentos de las naciones dominadas provenientes de sus amos y
"Esponsores" aumentan.

Pero este proceso de “indirectización” no es exclusivo de los conflictos


militares, ni siquiera económicos: abarca todos ellos, pero va más allá de
ello, tiene sus raíces en otro lado. Esas son solo sus manifestaciones. La
evolución de lo indirecto esta ligado íntimamente al continuo aumento de la
complejidad de la sociedad humana; una cultura que tiene memoria y avanza
constantemente, evoluciona más allá de lo genético, en otro nivel y a mayor
velocidad. Mientras aumenta la complejidad y la profundidad de la cultura,
la madeja sociocultural se vuelve más densa e intrincada en todos los
aspectos y en todos sus niveles: desde una persona hablando con otra hasta
los fenómenos globales entre naciones, compañías multinacionales, etc. Las
alianzas y conflictos se tejen y resuelven de formas cada vez más indirectas,
complicadas, complejas, intrincadas. Es difícil ver los núcleos y orígenes de
los sucesos, y cada vez más, porque los y rodea cubre una (o mejor dicho
muchas, montones de ellas de forma fractal) cada ves más densa(s) red(es)
de múltiples intereses, tensiones, presiones, circunstancias, situaciones,
personajes, relaciones, historias, información, mentiras, insinuaciones,
inseguridades, códigos, secretos...