Você está na página 1de 60

Revista feminista sobre género

y mujer rural
Red Nacional Mujer Rural
Nº 35
Índice

1 Editorial
La necesidad de medidas urgentes. COMUNICADO
A la opinión pública, a las mujeres y a las autoridades políticas
2 Chacarera informa
EL VOTO PREFERENCIAL Y EL ACCESO DE LAS MUJERES AL PODER
El riesgo de adoptar decisiones sin debate público
8 Actualidad
-A propósito de la Ley de Igualdad de Nos preocupa el procedimiento que se está siguiendo para la eliminación del voto preferencial. El Pleno del Congreso
Oportunidades. Diana Miloslavich Tupac. revisó el proyecto N° 1275 presentado por la bancada de Unidad Nacional que llegó sin dictamen de la Comisión de
Constitución. Luego solicitó a dicha Comisión un texto sustitutorio «consensuado». A su vez, la bancada Aprista
-Ica: Situaciones de emergencia y pobreza. presentó el proyecto N° 1353. En todo este proceso no se ha propiciado un debate público ni se ha solicitado
Gaby Cevasco. opinión técnica a los especialistas.

El voto preferencial es una modalidad de elección que se aplica en las elecciones congresales desde 1985. Gracias
15 Nacional a él y desde que se instituyó el mecanismo de cuotas de participación política en 1997 (30% actualmente), muchas
-¿Kamisaraki hilatanaka? ¿Cómo están en mujeres han accedido al Congreso. Por consiguiente, antes de continuar con este proceso, se debe realizar un
debate para analizar aspectos técnicos y políticos de su funcionamiento, que tenga en cuenta lo siguiente:
las zonas rurales? Lidia Sihuacollo. 1. - Más de 4 millones de votos preferenciales emitidos permitieron la elección de los actuales congresistas. El
-Educación: un reto para la igualdad y la 37% de los elegidos subió en las posiciones que originalmente ocupaban en la respectiva lista. Sin embargo, las
mujeres subieron mucho más: 46% de ellas mejoraron su posición, mientras que solo un 33% en el caso de los
equidad. Cristina Vargas Pacheco. Chacarera 35 varones.
-Isla de Taquiles, Puno: Mujer comunera y 2.- Del total de las mujeres elegidas, solo 8 de las 35 proceden de elecciones internas, lo que evidencia las
desarrollo del turismo. Delmia Valencia dificultades de las mujeres líderes de ascender internamente dentro de las organizaciones políticas. Sin las
Lima, Perú, seguridades de salir elegidas que les brinda el voto preferencial, pocas serán las que mantengan interés en participar
Blanco. septiembre, 2007 en las listas de candidatos. Históricamente y en su mayoría han sido colocadas en posiciones con pocas o sin
posibilidades de salir elegidas.
3.- Si bien es cierto que la Ley de Partidos Políticos introdujo elementos de democracia interna en los partidos,
27 Historieta Revista de la Red Nacional de la Mujer Rural haciendo obligatorios los procesos de selección interna de candidatos, también lo es que estas disposiciones no
Interculturalidad Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán tienen efecto vinculante, es decir, no existe obligación legal de respetar los resultados de las elecciones internas,
en cuanto al orden en el que se eligió a los candidatos.
4.- La aplicación del mecanismo de cuotas sin voto preferencial (en listas cerradas y bloqueadas) reduciría la
31 Especial Parque Hernán Velarde 42, Lima 1 cuota efectiva de género. Actualmente hay ocho distritos electorales que tienen dos escaños y un distrito electoral
-Presentación: Mortalidad materna en los que tiene uno. La Ley vigente manda, para que se respete la cuota en estos distritos, que debe haber tres candidatos
Tlf. 4331457, fax 4339500 en cada lista, entre los cuales debe incluirse al menos a una mujer. De esto resulta que si las organizaciones
sectores rurales. E-mail: postmast@flora.org.pe postulan por todas las 25 circunscripciones electorales, deben presentar un total de 130 candidatos para 120
-Derechos sexuales y reproductivos: La escaños, de los cuales 47 deben ser mujeres, lo que convierte la cuota legal del 30% en una cuota efectiva del
maternidad, una opción como derecho. 39%.
Consejo editorial: Blanca Fernández, Gaby Cevas- 5.- Igualmente, la eventual aprobación de un mecanismo de intercalación de hombres y mujeres en las listas,
-Aborto y mortalidad materna en sectores co, Elena Villanueva, Martha Rico. convertiría la cuota del 30% en un máximo en vez de un mínimo como señala la ley. Si se obligara a intercalar a dos
rurales. Delicia Ferrando. hombres por una mujer empezando por varones, lograríamos tener como máximo 40 candidatas mujeres en vez de
las 47 actuales, reduciendo así la cuota efectiva de 39% a 33,3% y perdiendo siete puestos para estas candidaturas.
-Parto y muerte en los Andes. Lupe Camino. Edición: Gaby Cevasco 6.- La reducción de la cuota efectiva puede alterar la proporción entre oferta electoral y elección. Generalmente
Diseño y diagramación: Marisa Godínez la oferta electoral de mujeres genera un fenómeno denominado «espejo» por el cual su elección guarda una cierta
44 Debate feminista Dibujos de historieta: Wilfredo Navarrete Arellano proporción con la oferta de candidaturas femeninas. En el caso de las últimas elecciones congresales la oferta
electoral ha sido de 39% y el porcentaje de elegidas del 30%.
Un enfoque emancipatorio para el estudio de Impresión: Editorial Línea Andina
voces. Beatriz Alvarado. Saludamos los esfuerzos por mejorar el sistema de representación política. Sin embargo, sus problemas van
Colaboran en este número: Lupe Camino, Carmen bastante más allá del rol del voto preferencial. De eliminarse esta modalidad de elección, debería incrementarse la
cuota y adoptarse la alternancia uno a uno en la ubicación de candidatos y candidatas. La derogación del voto
47 Internacional Lora, Diana Miloslavich Tupac, Delicia Ferrando, preferencial como se pretende, perjudicará seriamente la participación de las mujeres en el poder y por tanto al
Chile: Migración y precariedad. Carolina Lidia Sihuacollo, Cristina Vargas Pacheco, Bea- sistema de representación política. No se debe continuar sin asegurar lo avanzado. Se debe respetar el nivel
triz Alvarado, Carolina Huatay A., Gaby Cevasco. constitucional del mecanismo de cuotas así como acatar los compromisos internacionales asumidos a través de la
Huatay A. Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y en la IV Conferencia
Mundial de Mujeres de Beijing.
52 Publicaciones Por ello, las instituciones firmantes, demandamos diálogo y transparencia en este y en todos los procesos que
-Conflicto armado: Cuestiones de género y afecten los derechos ciudadanos.
poder. Carmen Lora. Agradecemos el apoyo de Match International
Lima, 18 de junio de 2007.
-Últimas publicaciones. Centre, especialmente a María Eugenia
Otárola, Agente de Programa para la América Movimiento Manuela Ramos, Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, Demus, Cladem-Perú, CGTP, CONADES-
D.L. N° 2004-2726 del Sur, que hace posible la presente edición Comisión de Equidad
de la revista Chacarera.
ISSN N° 1811-4911
La necesidad de medidas urgentes

Entrando al segundo año del gobierno del presidente Alan García, asistimos a un crecimiento
económico importante (8% el último semestre), cuyos beneficios aún no llegan a las poblaciones más
pobres del país. Esto viene generando un descontento social que movilizó a gremios y frentes regionales,
que por el momento el gobierno ha logrado apaciguar.
Esta pobreza se ha puesto en evidencia en la Región de Ica, una de las protagonistas del boom
agroindustrial y exportador. El terremoto desnudó una realidad que hace tiempo venían denunciando
las organizaciones de mujeres y ONG, pues a la precariedad del empleo se suman los bajos salarios y
las ilegales condiciones de trabajo, especialmente de las mujeres.
Preocupan especialmente tres aspectos del régimen de García: la tendencia autoritaria cada vez
más desembozada, lo que se expresa en sus respuestas frente a los reclamos sociales; su actitud pro
empresarial, pues a veces actúa más como representante de las mineras que del pueblo que lo ha
elegido, como sucedió en la consulta pública de Majaz. Y, por último, si bien el Presidente se ha
planteado metas ambiciosas e interesantes de acuerdo a su discurso del 28 de julio, no ha señalado
cómo logrará éstas, lo que lleva a preguntarnos si tiene una estrategia integral para afrontar la pobreza
en el Perú.
Son varios los temas que el gobierno en su conjunto tiene que abordar para dar respuesta, en un
primer momento, a la pobreza: viviendas más amplias, seguras y de acuerdo a los climas imperantes en
las zonas y a la estructura sísmica del suelo peruano. Desarrollar sistemas de almacenaje de alimentos
en los pueblos más alejados para responder a los tiempos de sequía o de intensas lluvias. Infraestruc-
tura de salud, de educación y de agua y desagüe. Infraestructura agraria, a través de la formación de
asociaciones que permita a los pequeños y medianos agricultores acceder al crédito y a nuevas tecno-
logías para tener una mayor producción, de mejor calidad y mejores condiciones de comercialización. Y
carreteras para poder sacar sus productos de las zonas donde producen.
El presidente García debe tomar medidas para que den resultados planteamientos como el proyecto
de Sierra Exportadora. La reforma del Estado, que marcha lento y con decisiones equivocadas. Un
ejemplo de ello es el D.S. 005, que desactiva el Programa Nacional contra la Violencia hacia la Mujer.
Esta medida expresa cómo el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social no está respondiendo a los
objetivos para los que fue creado. El gobierno ha apostado por una integrante del partido para esa
cartera, pero a lo largo del año ha demostrado carecer de visión política y de la experticia para manejar
un ministerio que es fundamental, en un país en el que las mujeres de los sectores urbano-populares
y rurales cumplen un rol importante en la lucha contra la pobreza.
Finalmente, Chacarera presenta en esta edición un especial sobre mortalidad materna en los sectores
rurales, buscando aportar a la reflexión de sus causas y las medidas que demanda. En el Perú la
mortalidad materna es una de las más altas en nuestro continente. También presentamos artículos de
interés sobre conflicto armado y cuestiones de género y poder, la migración peruana en Chile, la
educación y la equidad de género, entre otros.

1
Nacional
informa
Chacarera el pueblo, quien toma las decisiones
relativas a la administración de justicia
y el buen desarrollo de la comunidad.
Mujeres indígenas amazónicas Dos abogadas del Programa de
Derechos Humanos de nuestra institu-
Se presentó la revista Chacarera ción viajaron para presentar la revista.
Nº 34 en el Centro Poblado de Imaci- De otro lado, en el marco de las
ta, en coorganización con la Federa- celebraciones por el Día Mundial de la
ción de Mujeres Aguarunas del Alto Ma- Diversidad Cultural, se realizó el En-
rañón (FEMAAM), con quienes se pro- cuentro Nacional de Mujeres Indígenas
gramó una noche cultural. de la Amazonía Peruana, en Lima, con
El especial de la revista precisa- el objetivo de fortalecer las capacida-
mente abordó los derechos de las mu- des de las mujeres e impulsar en for-
jeres indígenas amazónicas y recogió ma conjunta un plan de acción que res-
testimonios sobre la vida y trabajo de ponda a una agenda política actuali-
las dirigentas de la FEMAAM. zada, definiendo el trabajo futuro de las
Asistieron 150 personas, entre do- mujeres, sus organizaciones y comu-
centes, Apus de diversas comunida- nidades indígenas.
des, profesionales del programa de Participaron setenta mujeres, invo-
apoyo alimentario de la región (PRO- lucradas en el Programa de la Mujer
NAA) y del programa de alfabetización Indígena de la Asociación Interétnica
perteneciente al sector educación de Desarrollo de la Selva Peruana-
(PRONAMA), comuneras/os de diver- AIDESEP, delegadas y representan-
sas comunidades pertenecientes al tes de organizaciones regionales indí-
Centro Poblado de Imacita. genas de Junín, Ucayali, Cusco, Lore-
to y Amazonas.
En el encuen-
tro se trabajaron
los temas Identi-
dad y diversidad
de las mujeres;
Educación, salud,
territorio e indus-
trias extractivas;
Ciudadanía y par-
ticipación política.
En cada una de
ellos, las partici-
pantes identifica-
ron problemas, se
construyeron ob-
El evento se realizó en el local co- jetivos y líneas de acción para el cam-
munal de la Comunidad Nativa de Ya- bio social y el trabajo político. Las mu-
mayakat, considerada una de las más jeres reclamaron por una educación
grandes de esta zona. Este local co- bilingüe intercultural, una visión inter-
munal es un espacio de referencia en cultural en los servicios de salud y ana-
el cual se realizan las asambleas co- lizaron el impacto de la destrucción del
munales, con la participación de todo medio ambiente.

2
Pueblos Indíge-
nas, la Conven-
ción sobre la Pro-
tección y la Pro-
moción de la Di-
versidad de las Ex-
presiones Cultura-
les…».
En ese senti-
do exigen «al Es-
tado peruano y el
gobierno y todas
sus instituciones y
funcionarios res-
petar nuestros de-
rechos y contribuir
Igualmente, reflexionaron sobre la a nuestra continuidad como mujeres in-
inseguridad, miedo y vergüenza para dígenas y pueblos indígenas amazó-
ejercer un liderazgo y la violencia de la nicos en el Perú».
que son objeto. En todo momento re-
clamaron el cumplimiento de sus de-
rechos en diferentes niveles, como mu- Desde las regiones
jer, como indígenas y ciudadanas.
Finalmente, elaboraron una Decla- Junín
ración que recoge sus demandas y pro-
puestas para ser gestionadas ante sus Con el lema «Soy mujer y soy in-
líderes, autoridades comunales, funcio- dígena, tengo mucho que decir» se
narios públicos y privados. Esta Decla- realizó el Primer Encuentro de Muje-
ración fue entregada a la entonces pre- res Asháninka, en la Comunidad Nati-
sidenta del Congreso de la República, va de Puerto Ocopa, del distrito de Río
Dra. Mercedes Cabanillas, con quien Tambo, provincia de Satipo, que tuvo
dialogaron sobre sus demandas. como finalidad realizar un diagnóstico
En la Declaración, señalan que en participativo sobre los problemas y ne-
el «encuentro nacional, hemos recono- cesidades sociales, económicas, am-
cido que nuestra forma de vida y conti- bientales de las comunidades nativas
nuación como pueblos indígenas es- desde la perspectiva de la mujer indí-
tán en grave amenaza, así como nues- gena.
tra vida, nuestros territorios y medio En el evento participaron cerca de
ambiente por distintos actores socia- 85 mujeres, pertenecientes a las orga-
les, atropellando y violando nuestros nizaciones indígenas de la Central As-
derechos colectivos e individuales háninka del Río Ene-Care, la Central
como pueblos y mujeres indígenas en- Asháninka del Río Tambo-Cart y de la
marcados en el Convenio 169 de la Federación de Mujeres Asháninka, No-
OIT, la Declaración Universal de Dere- matsiguengas y Kakintes de Selva
chos Humanos, la Convención para la Central- Fremank.
Erradicación de toda forma de Discri- Representantes de distintas insti-
minación contra las Mujeres, la Decla- tuciones, como el Ministerio de Salud,
ración del Segundo Decenio de los municipalidades, gobierno regional,

3
informa
Chacarera Parque Nacional Otishi, Reserva Co- abordan temas como liderazgo, au-
munal Asháninka, entre otras, expusie- toestima, resolución de conflictos, equi-
ron sus líneas de trabajo con las co- dad de género en las relaciones entre
munidades nativas. Igualmente, las hombres y mujeres, entre otros.
mujeres trabajaron en grupos identifi-
cando problemas en educación, salud,
violencia, territorio y participación polí-
tica, que debatieron luego en una ple-
naria.

Cajamarca

La Asociación Parlamento de Jó-


venes para la Paz y Desarrollo de San
Ignacio viene desarrollando un inten-
so trabajo con 150 varones y mujeres
de las comunidades rurales y nativas
de Apangoya y Naranjos, distrito San
José de Lourdes, provincia San Igna-
cio, Cajamarca.
Se proponen incorporar a las mu-
jeres en los espacios de organización
y toma de decisiones de su comuni-
dad, identificar y sistematizar las po-
tencialidades y limitaciones de las mu-
jeres rurales e indígenas dentro de su
quehacer social y promover en los/as
ciudadanos/as el conocimiento y ejer-
cicio de sus derechos y deberes enca-
minados a una mejora emocional y en
su autoestima.

Pasco
Piura
En coordinación con la municipali-
dad distrital de Oxapampa, el Comité Liderazgo en derechos económi-
las Orquídeas viene incentivando la cos, sociales y culturales: Retos del
crianza y comercialización de cuyes, a milenio, es el título del foro público que
fin de contribuir con el desarrollo eco- se organizó en la Comunidad de Cata-
nómico y social de mujeres que sufren caos en el marco de las actividades por
violencia familiar. el Día Internacional de la Mujer.
Igualmente, están trabajando en la Asistieron más de cien represen-
formación de promotoras que impulsen tantes de microempresas, organizacio-
estrategias para la lucha contra la vio- nes del Programa Autoempleo del Mi-
lencia sexual y familiar con mujeres que nisterio de la Mujer, organizaciones so-
se encuentran en condiciones econó- ciales populares, entre otras. La Red
micas de pobreza y pobreza extrema. Mujer Rural Piura estuvo entre las ins-
Con ambos grupos de mujeres tituciones organizadoras.

4
4
Lambayeque cias que fortalezcan su rol como socie-
dad civil.
Las mujeres cafetaleras se reunie- Ceprom también viene asesorando
ron en un encuentro regional, en el que a la Asociación de Regidoras, organi-
reflexionaron sobre su problemática y zación construida para apoyar la labor
elaboraron una plataforma con sus de- de las mujeres que han accedido a lu-
mandas y necesidades estratégicas. gares de decisión en los gobiernos lo-
Participaron delegadas de Aspro, As- cales.
proagro, Aspape, Gran Vilaya, UCAM Para articular todas estas activi-
y APCU, pertenecientes al CECANOR. dades al mismo tiempo que es un me-
El encuentro fue un espacio en el dio a través del cual puedan expresar-
que compartieron experiencias y ex- se las/os participantes en estos proyec-
pectativas, y fue una oportunidad de tos, Ceprom edita la revista «Pajaritas
evidenciar la presencia y el aporte de de papel» y el programa radial «Pala-
la mujer en la producción y comerciali- bra de mujer».
zación del café a partir de su autorre- Desde este espacio saludamos al
conocimiento, valoración de su traba- Ceprom por los 19 años de vida institu-
jo y aporte individual y organizativo. cional y trabajo sostenido por el desa-
Expresión de
sus capacidades
es la marca Café
Femenino, que
desde el años pa-
sado vienen traba-
jando para mejorar
sus habilidades
como productoras
y en la gestión del
proyecto.

Tacna

Buscando pro-
mover nuevos lide-
razgos, el Centro
de Promoción de la Mujer-Ceprom vie- rrollo y defensa de los derechos de las
ne trabajando con autoridades jóvenes, mujeres y la promoción de liderazgo de
especialmente de las zonas alto andi- las/os jóvenes de la región Tacna.
nas, y de esa manera dar un nuevo ros-
tro a la política de la región. San Martín
En ese mismo sentido se orienta la
labor que se realiza con la Red de Jó- La Red de Mujeres Rurales de
venes de Tacna-Rejota que incluye Latinoamérica y el Caribe presentará
campañas anuales para promover la to- en Quito, Ecuador, una publicación que
lerancia y el respeto al otro, en espa- resume los 17 años de su historia, que
cios como las juntas vecinales, de ma- se inicia en el Encuentro Feminista rea-
nera de superar las diferencias a través lizado en San Bernardo, Argentina, en
del diálogo y encontrar las coinciden- 1990.

5
5
Avina y el

informa
Chacarera
Musseu de las
Pessoas de Bra-
sil han sido las
instituciones que
con una metodo-
logía muy parti-
cular, han logra-
do recuperar la
historia de esta
red que coloca
a las mujeres ru-
rales como pro-
tagonistas de su
historia y que
dan fe de lo que es posible, desde salir pacios donde intervienen las institucio-
del anonimato, hasta contribuir con la vi- nes integrantes de la Mesa y promover
sibilidad de las mujeres de sus países y el derecho al reclamo de la población.
del continente. Destacaron el rol de la vigilancia ciu-
La presentación será en Quito, con dadana para que las normas que se va-
ocasión del Día Internacional de la Mu- yan logrando realmente beneficien a la
jer Rural. Para ello vienen coordinan- ciudadanía.
do activamente Avina-Ecuador, Sen- De otro lado, la Mesa, como parte
das, Repem, Amjupre, ACJ, el Cona- del Colectivo de Mujeres, viene impul-
mu, Cedime y comprometiendo, ade- sando el Plan de Igualdad de Oportu-
más, el apoyo de Unifem y a otras or- nidades Regional (PRIO) de forma con-
ganizaciones. junta con el Gobierno Regional, reali-
Mientras tanto, en cada uno de los zando talleres de recojo de informa-
veinte países convocados van realizán- ción para la construcción del PRIO en
dose gestiones a fin de garantizar la las provincias de Canchis y Paucartam-
participación de sus delegaciones tan- bo. Queda pendiente el recojo de in-
to a este evento como al taller sobre la formación en otras provincias.
metodología de elaboración de historias En estos momentos, la Mesa está
de vida (Betty Leveau- Cepco). promoviendo la construcción del Pro-
grama Regional de Lucha contra la Vio-
Región Cusco lencia hacia las Mujeres, el mismo que
se está haciendo de manera conjunta
Un taller para evaluar la Ley de con el Gobierno Regional y en alianza
Igualdad de Oportunidades realizó la estratégica con el Instituto de Defensa
Mesa Género y Desarrollo, concluyen- legal (Estela Vignatti, Sandra Pantigo-
do que ha sido importante su promul- zo, coordinadoras colegiadas).
gación, pues representa un gran paso
en la lucha por la equidad de género Arequipa
en el Perú, a pesar de algunos vacíos,
y que es necesario trabajar a todos los La Red Mujer Rural Arequipa vie-
niveles para que se cumpla. ne desarrollando un rol activo en el de-
Concluyeron también en la necesi- sarrollo de diversas actividades, como
dad de difundir la Ley en todos los es- las realizadas por el Día de la Mujer,

6
6
en coordinación con las municipalida- sen la participación de las organizacio-
des provinciales y distritales y Centros nes de mujeres en los diferentes es-
de Salud de la Región. pacios de decisión. La Escuela pro-
Una de estas actividades fue el mueve como marco de todas estas pro-
Congreso de la Federación de Muje- puestas la Ley de Igualdad de Oportu-
res Campesinas de la Provincia de nidades.
Caylloma, en el que se abordó la parti- La Escuela se desarrolla en coor-
cipación política de las mujeres y los ganización con la Fundación Ebert, y
programas sociales. está dirigida sobre todo a alcaldes, re-
En la Provincia de Islay se partici- gidoras/es, entre otras/os. Es coordi-
pó en el taller sobre «Nuevos retos de nada por Asde y Cied.
las organizaciones de mujeres», orga- En el distrito rural minero de Orco-
nizado por la municipalidad provincial pampa se viene implementando la De-
de Islay y que reunió a las represen- muna, al mismo tiempo que acciones
tantes de las diferentes organizaciones para la prevención de la violencia con-
de toda la provincia. Y en la provincia tra las mujeres y servicios de atención
de Camaná se apoyó el III Encuentro y recuperación.
de Mujeres del Distrito José María El Programa de Formación de
Quimper, impulsado por el estableci- Promotores/as para una Vida sin Vio-
miento de Salud. lencia se desarrolla de manera coor-
Como parte del plan estratégico de dinada con la Asociación Svalorna,
la Red, se inició la Escuela de Gestión Asde, Mimdes, Warmi Wasi y con
Política 2007 (abril a setiembre) orien- mujeres de las provincias de la Unión,
tada a lograr que las autoridades en el Castilla, Condesuyos y Caylloma, y de
desarrollo de sus funciones incorporen la Escuela de Lideresas del Centro
propuestas y acciones para la equidad Flora Tristán (Rubí Paredes Delgado,
de género, así como en los presupues- presidenta de la Red Mujer Rural Are-
tos participativos. También que impul- quipa).

7
7
Actualidad

El artículo da cuenta de
los antecedentes y proceso
del debate de una de las
normas fundamentales
para el avance de las mu-
jeres en el país.

A propósito
de la Ley de Igualdad
de Oportunidades

Diana Miloslavich Tupac*

La ley de Igualdad de Oportunidades, aprobada en marzo


del presente año, marca un hito en la historia del movimiento de
mujeres, no solo en el Perú, sino en la Región. Las organizacio-
nes de mujeres y las feministas peruanas volvieron a colocar en

8
la agenda regional una innovación en lo concernien- res. Este artículo pretende marcar algunas rutas
te a la ampliación de derechos para las mujeres. Es para la investigación y el debate sobre el proceso
después de la aprobación de la Ley de violencia peruano.
familiar en la década de los 90, la norma más re-
levante. De un Plan a una Ley de Igualdad
En una carta a las congresistas de la Repúbli-
ca, entregada en septiembre del 2006, las femi- Durante el 2002, hubo dos estrategias impor-
nistas1 plantearon una síntesis de las principales tantes para las mujeres; por un lado, la inclusión
normas legales promulgadas por el Congreso de de una política de Estado a favor de las mujeres
la República. Se puede apreciar el número y la en el Acuerdo Nacional y, por otro, la consulta que
calidad de las normatividad a favor de las muje- el Promudeh realizó sobre el Plan de igualdad en
res de la última década, casi todas ellas relacio- el 2002. Durante este periodo, el Ejecutivo envió
nadas con la agenda, estrategias e incidencia de un Proyecto de Ley sobre Igualdad de Oportuni-
las organizaciones feministas. La Carta destaca dades que era el correlato normativo del plan,
la normatividad en relación a la violencia familiar durante la gestión de la ex ministra Cecilia Blon-
y sexual, la salud sexual y reproductiva, la partici- det. Para entonces, el 2001, la ex congresista Anel
pación política y la igualdad de oportunidades y Townsend, a comienzos de la legislatura, había
no discriminación. presentado un proyecto de ley sobre el tema, con
Las controversias entre las feministas en re- un enfoque de derechos sobre la igualdad de opor-
lación a las leyes de mayor importancia en el país tunidad y que marcaba otra tendencia, más cer-
estuvieron presentes, salvo en el caso de las me- cana a la Ley de Igualdad Real de Costa Rica.
didas de discriminación positiva en las que siem- El 2005, cuando finalizaba el gobierno de To-
pre hubo acuerdo. En el caso de la legislación ledo, se aprobó una Ley de Igualdad de Oportuni-
sobre violencia familiar se dieron dos tendencias; dades en el Congreso, que no llegó a ser promul-
unas, a favor de una ley sobre violencia familiar y, gada. La controversia sobre el concepto género
otra, a favor de una legislación que abarcara to- en el debate parlamentario vició la discusión y se
das las formas de violencia contra las mujeres. terminó con la aprobación de una ley que en algu-
En ese entonces aprendimos que para obtener nos temas se ponía por debajo de las normas al-
normas a favor de las mujeres se tenían que cons- canzadas. El proceso en esta etapa, teñido por
truir espacios de negociación y alianza dentro del una corriente muy fortalecida en contra de la pa-
propio parlamento. labra género, hizo que se retirara la palabra de
En el caso de la ley que nos ocupa, el proce- proyectos de ley e incluso de documentos oficia-
so duró cinco años: dos gobiernos, cuatro legisla- les aprobados.
turas, cuatro ministras del Promudeh-MIMDES,
cerca de una decena de congresistas y diversas Sobre el dictamen de la Ley
organizaciones que en distintos momentos traba-
jaron a favor de esta ley. Incluso, se creó una co- Con el actual congreso y el nuevo gobierno
ordinación con este fin a mediados del 2003 con se abrió una nueva etapa y se volvieron a colocar
el apoyo del Instituto Interamericano de Derechos diversos proyectos. Es importante detenernos en
Humanos (IDH)2. el dictamen de la Ley, porque en él podemos ver
Es necesario un mayor análisis sobre las con- cuál era la tendencia durante el 2005-2006.
tradicción que hemos vivido en este proceso, ya Fueron relevantes tres momentos del debate:
que mientras los trabajadores, hombres y muje- el proceso dentro de la Comisión de la Mujer, el
res, perdíamos derechos laborales, por otro lado, debate en la Comisión Permanente y su aproba-
íbamos conquistando mayores derechos civiles y ción en el Pleno. El dictamen3 se hizo sobre la
políticos para las mujeres. La respuesta, sin duda, base de cinco proyectos de ley presentados: el
tiene que ver, entre otros, con que el liberalismo 130, 358, 626, 646 y 859, los mismos que fueron
que sí reconoce ciertos derechos para las muje- presentados por las congresistas Margarita Su-

9
cari Cari, Hilaria Supa Huamán, Tula Benítez, Mar- mayor representación parlamentaria femenina en
tha Moyano y Elizabeth León, respectivamente. la historia del país: 35 mujeres.
El dictamen salió de la Comisión de la Mujer Hay que señalar que el tema de la igualdad
con la unanimidad de todas las bancadas. En su de oportunidades pasó a ser un punto central en
parte introductoria señala las opiniones y obser- la agenda de las mujeres desde el 2001. Si se
vaciones recogidas: el Mimdes apoya el proyecto revisan las agendas sindicales, regionales, rura-
3584 y presenta comentarios sobre las otras pro- les, municipales, casi todas ellas recogen la ne-
puestas. El Ministerio de Salud apoya el proyecto cesidad de una ley de igualdad de oportunidades
358 y manifiesta la viabilidad del 6465. El Ministe- con equidad. Cuando se iniciaron las rondas de
rio de Trabajo recomienda revisar el proyecto 1306 conversaciones para el Acuerdo Nacional, las
y considera no viable el 358. El Ministerio de Jus- mujeres de organizaciones invitadas presentaron
ticia opina sobre el proyecto 130 y lo considera un documento que tenía como eje central el tema
viable. La Presidencia del Consejo de Ministro de la igualdad de oportunidades.
considera viable el proyecto 130, y opina favora- Por ello en el 2002, la Décimo Primera Políti-
blemente sobre el 6267 recomendando que cuen- ca de Estado9 a favor de las mujeres se denomina
te con la opinión del Ministerio de Economía y Fi- Promoción de la Igualdad de Oportunidades sin
nanzas. El Ministerio Público opina a favor del pro- Discriminación. En ella se comprometen a dar prio-
yecto 130 al igual que Conadis8. Manuela Ramos ridad efectiva a la igualdad de oportunidades re-
recuerda que el proyecto 130 de María Sucari era conociendo en nuestro país las diversas expre-
la versión autógrafa del proyecto observado por siones de discriminación y de inequidad. Es así
el gobierno de Toledo y apoyan el proyecto de que la nueva ley contaba ya con un aval del Acuer-
Ley 626. Flora Tristán, a partir también de este do Nacional.
proyecto, solicita se promueva la aprobación de
la iniciativa que otorgue rango de ley al Plan Na- LIO: un marco para la Reforma del Estado
cional de Igualdad de Oportunidades entre Muje-
res y Varones 2006-2010. La Red Perú opina de La Ley de Igualdad de Oportunidades señala
manera similar. que tiene como objetivo ser el marco normativo,
Sorpresivamente al pasar a la Comisión Per- institucional y de políticas públicas para garanti-
manente, la congresista Gabriela Pérez del Solar zar el ejercicio del derecho de hombres y mujeres
introdujo una nueva propuesta y se retiró dejando a la igualdad, dignidad, libre desarrollo y autono-
a los congresistas Javier Bedoya (PPC), Víctor Gar- mía. Define sus competencias en los niveles loca-
cía Belaunde (AP) y Fabiola Morales (UN), para les, regionales y nacional y es el marco para las
que hicieran defensa de la misma y que se oponía políticas a favor de las mujeres en lo que debería
al dictamen de la Comisión de la Mujer. Sin embar- ser una reforma del Estado pensando en ellas.
go, en el debate del Pleno se logró hacer retroce- La ley tiene un artículo expreso en el que de-
der a sectores que se habían opuesto a la Ley. fine trece lineamientos para el Ejecutivo, en sus
Ese mismo día del Pleno, se discutía el es- tres niveles, en relación a la participación plena;
cándalo de un grupo de congresistas en Brasil y mecanismos de vigilancia; perfeccionamiento del
parecía que este incidente tomaría mayor tiempo sistema estadístico incorporando datos desagre-
que el debate de la ley. Sin embargo, el 8 de mar- gados por sexo, etnia, discapacidad, edad. Para
zo se logró su aprobación. garantizar una mejor administración de justicia da
Hay que reconocer el papel fundamental de lineamientos fundamentales; uno, de garantía para
la ex presidenta del congreso, Mercedes Cabani- el acceso a la justicia, de políticas para procedi-
llas, en la promulgación de la Ley, y de quien pre- mientos justos, efectivos y oportunos para la de-
sidió la Comisión de la Mujer, la congresista Rosa nuncia y sanción; y otro, para el desarrollo de pro-
Venegas, que logró un dictamen sobre la base de gramas de formación en género, interculturalidad
las diversas propuestas que se volvieron a pre- y derechos humanos para el personal y las/os fun-
sentar para la legislatura que comenzaba con la cionarias/os.

10
Asigna a la Defensoría del Pueblo la vigilan- ñalados en el proyecto de la Ley Orgánica del Po-
cia del cumplimiento de la Ley, por lo que deberá der Ejecutivo, ninguna otra norma dialoga con la
informar sobre los avances en la aplicación de la Ley. Por ejemplo, el proyecto de Ley General del
misma en marzo del 2008. Igualmente, la ONPE Trabajo adolece de lenguaje inclusivo.
y el JNE tendrán que informar sobre sus avances Este panorama hace necesario sentar juris-
con relación a la participación política de las mu- prudencia con esta norma a partir de la vigilancia
jeres, y en el caso de la Reniec sobre los progre- y la denuncia de toda nueva legislación que in-
sos para concluir el sistema de identificación. cumpla la Ley de Igualdad de Oportunidades.
A seis meses de la promulgación de la Ley, la Igualmente, es necesario reconstruir y dejar la
estrategia de impulsar los Planes de Igualdad de memoria de la participación de las organizacio-
Oportunidades a nivel regional y provincial se ha nes de mujeres en este proceso, que no ha culmi-
visto reforzada. Sin embargo, hay que darle ma- nado sino que continúa con la exigencia de su
yor difusión y pedir que nos informen, desde el Eje- cumplimiento.
cutivo, Defensoría, Reniec, el JNE, el Poder Judi-
cial, el Ministerio de Economía y Finanzas, al am- *Coordinadora del Programa Participación Política y Descentraliza-
ción del Centro Flora Tristán.
paro de la Ley de Transparencia, sobre qué medi-
das se están adoptando para el cumplimiento de la 1
Carta de las Mujeres a las Congresistas de la República, 15 de
Ley. septiembre del 2006. Manuela Ramos, Centro Flora Tristan, Demus,
Cladem, Cies-Observatorio del Derecho a la Salud.
Desde el MIMDES no ha habido una estrate- 2
El IDH promueve la creación del Movimiento por la Igualdad de
gia de difusión; después de todo, ha sido una Ley Oportunidades (MIO), a partir de un evento en Costa Rica el 2003.
3
Dictamen por Unanimidad recaído en los Proyectos de Ley Nº 130,
más de las organizaciones y de las congresistas 626, 646 y 859.
en este tramo. Esto se observa en el informe del 4
Proyecto de Ley de la congresista Hilaria Supa.
5
Proyecto de Ley de la congresista Martha Moyano.
gobierno peruano a la X reunión de CEPAL que no 6
Proyecto de Ley de la congresista Maria Sucari.
hace mayor referencia a la promulgación de la ley. 7
Proyecto de Ley de la congresista Tula Benites.
8
Ente del Estado: Consejo Nacional para la integración de la persona
En el Congreso, durante la legislatura pasa-
con discapacidad.
da, salvo el lenguaje inclusivo y los cambios se- 9
Acuerdo Nacional. Décimo Primera Política, 22 de julio del 2002.

...las mujeres de

organizaciones invitadas

presentaron un documento

que tenía como eje central

el tema de la igualdad

de oportunidades...

11
Actualidad
Las extremas
temperaturas en zonas de
altura de los Andes
y el terremoto de Ica han
puesto en evidencia que la
pobreza en el país
continúa siendo un
problema de inequidad en
la distribución de los Situaciones de emergencia
recursos y de falta de com- y pobreza
promiso político que re- Gaby Cevasco

oriente las prioridades del


A pesar del adelanto de la ciencia, la naturaleza continúa
Estado, situación que mul- poniendo a prueba la capacidad del ser humano, que aún no
logra responder a estas emergencias sin costo de vidas huma-
tiplica los efectos de los de- nas y grandes pérdidas materiales. ¿Es un asunto de previ-
sión? ¿De ineficacia? ¿De prioridad en las agendas políticas?
sastres naturales. ¿Del poder de la naturaleza?…
En países como el nuestro, el impacto de las fuerzas natu-
rales se siente sobre todo en los sectores más pobres, mayor-
mente por un asunto de condiciones de vida (tipo de vivienda,
ausencia de servicios de salud o servicios ineficientes, acceso
a alimentos, educación, etc.) no atendidas de manera integral
y oportunamente; y, también, de previsión, de inteligencia polí-
tica y de prioridad.
Y dentro de estos sectores, tanto hombres como mujeres
viven los efectos de una manera diferenciada, lo que hay que
tener en cuenta para responder a la emergencia así como en
el plan de reconstrucción.
Durante los últimos meses primero fue el problema del lla-
mado «friaje», que puede prevenirse planteando una política
de apoyo en construcción de viviendas adecuadas a las tem-
peraturas de las zonas altas del país; implementación de ser-

12
vicios de salud de manera que respondan con ben a cuánto ascenderá el bono, cuáles son los re-
prontitud a las emergencias, especialmente en el quisitos, a dónde deben recurrir, entre otras interro-
caso de niños que son las principales víctimas; gantes. La Federación de Mujeres de la Provincia
asesoría a las poblaciones, a través de los muni- de Ica (Fepromu) ha solicitado carpas rodantes que
cipios y gobiernos regionales, para el almacena- den esta información, calle por calle, no solo en las
miento de alimentos tanto para las personas como ciudades, también en los sectores rurales.
para los animales. A esto se suma la falta de título de los terre-
La segunda situación de emergencia, que bo- nos en muchas zonas, especialmente urbano-po-
rró de la agenda a la anterior, fue el terremoto en pulares y rurales. «Ésta es una oportunidad para
Pisco que afectó también a Ica y Chincha, ade- regularizar la documentación de estas familias»,
más de zonas de Cañete y Huancavelica. señala Marina Mendoza de la Fepromu. Y según
Más de 500 fallecidos, el 95 por ciento de vi- informa una funcionaria del municipio de la Tin-
viendas destruidas en Pisco, menos afectadas en guiña, la Comisión de Formalización de la Propie-
las otras provincias, pero más en los sectores ru- dad Informal (Coproci-Ica) está desplegando es-
rales, donde la mayor parte de viviendas son cons- fuerzos para ayudar a las familias afectadas a te-
truidas de adobe porque es un material más eco- ner el título de sus terrenos y puedan recibir el bono
nómico, en general elaborados por los integran- de reconstrucción.
tes de las mismas familias que levantan sus ca-
sas sin la asesoría adecuada para resistir desas- Las mujeres y los desastres
tres como sismos, lluvias y huaycos.
El terremoto de Ica ha colapsado los servi- Más de dos mil ollas comunes han impulsado
cios de salud y gran parte de los centros educati- las mujeres en Ica, con el apoyo de ONG, empre-
vos, a los que accede principalmente la población sas, o simplemente recurseándose como suelen
pobre. Lo real es que el terremoto ha puesto en hacer las mujeres en el Perú en cada situación
evidencia que el «boom», que se señala vive la límite. Las organizaciones y ONG están trabajan-
región con el auge de la agroindustria y las expor- do para apoyarlas con víveres y asesoría nutricio-
taciones, continúa siendo una promesa para los nal de manera que la comida que se prepare ten-
sectores de menores recursos, que han continua- ga todos los componentes necesarios.
do viviendo en la precariedad. Uno de los secto- La labor de las mujeres se ha visto recargada
res más gravemente afectado es el de los migran- con las ollas comunes, la gestión de ayuda, el cui-
tes, atraídos por este auge y que hoy son más dado de las/o niñas/os, el acarreo de agua –gran
pobres que cuando llegaron. parte de los pozos de agua potable ha sufrido
daños–, la gestión de albergues, etc. Los hom-
La reconstrucción bres se desplazan a su trabajo o a otros lugares
buscándolo.
Las familias sin vivienda enfrentan una nueva La atención médica que ha brindado la Fe-
amenaza: el anuncio de lluvias por efectos de La promu, con el apoyo de algunas ONG, le ha per-
Niña. Las casas de adobes están dando lugar a mitido conocer que las infecciones vaginales, in-
viviendas de esteras, cubiertas de plástico, pues flamaciones y problemas respiratorios son las en-
el proceso para hacer realidad el bono de recons- fermedades que más afectan a las mujeres en
trucción (de seis mil nuevos soles) está siendo estos momentos.
lento. Tiene su origen en un decreto de urgencia Igualmente, una encuesta realizada por una
(N° 023-2007-PCM) del 16 de agosto, pero aún organización de derechos humanos a municipios,
no está reglamentado. La Defensoría del Pueblo parroquias, ONG, da cuenta que las enfermeda-
presentó al Instituto de Defensa Civil (Indeci) al- des respiratorias e intestinales son los problemas
gunos criterios para la entrega del bono, pero aún que más se presentan entre las/os niñas/os. Ac-
no reciben comentarios a los mismos. tualmente, los hospitales atienden con limitacio-
Otra dificultad es que muchas personas no sa- nes por los daños que han sufrido. Salud es uno

13
sector que con prioridad debe atender el Estado cursos para implementar políticas de lucha contra
para que pueda responder a las necesidades de la pobreza, sobre todo en situaciones como las
la población. actuales. El trámite burocrático continúa inmovili-
De otro lado, la Fepromu señala con preocu- zando la ayuda, expresión de ello es que a más
pación que la violencia familiar se está incremen- de tres meses del desastre todavía hay personas
tando, igual que la violencia sexual ante la insegu- viviendo a la intemperie.
ridad de las carpas. Aún no tiene cifras. Otras de Por ello, un aspecto fundamental en el traba-
sus preocupaciones son las personas con VIH-Sida jo de las organizaciones y ONG es el fortaleci-
y TBC. Muchas han dejado de recibir su medicina miento de las capacidades ciudadanas para que
desde el terremoto. Antes, además, recibían una bol- la población tenga un mayor protagonismo en la
sa de víveres, pero hoy no se están acercando a las reconstrucción de la región afectada. No basta con
ollas comunes por temor al rechazo. El mayor nú- demandar ayuda. El trabajo debe darse en una
mero de casos está focalizado en Ica y Chincha. alianza Estado-sociedad civil.
La reconstrucción debe apuntar a la recupe-
Pobreza y desastre ración económica, del tejido social y de la salud
mental de la población, especialmente infantil. De
Uno de los objetivos para disminuir el impac- acuerdo a analistas, las situaciones de emergen-
to de los desastres naturales es mejorar la cali- cia deben ser vistas para mejorar la situación y
dad de vida de los sectores más pobres. En el condición de vida de las personas, y lograr una
Plan de gobierno aprista, el Acuerdo Nacional y mayor equidad entre los sexos.
los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) Como lo señala la Comisión Económica Para
fueron señalados entre los cuatro fundamentos América Latina y el Caribe (Cepal), las mujeres en
que lo orientaban. Lamentablemente, el primero estos desastres sufren la pérdida de sus ingresos
se ha olvidado completamente, más aún si se le «tanto por haber perdido los medios para realizar
vincula al gobierno anterior. Los ODM tampoco actividades productivas, como por contar con me-
están claros en el plan de trabajo gubernamental. nor disponibilidad de tiempo para dedicarse a es-
Para reconstruir las zonas y responder a la tas tareas». A esto se suma el hecho que en proce-
emergencia de las familias afectadas por el terre- sos así por lo general los hombres realizan las ta-
moto se ha creado el Fondo para la Reconstruc- reas remuneradas y las mujeres las que no los son,
ción del Sur (Forsur). Hasta la redacción de este con lo que se agrava su situación de desigualdad.
artículo las noticias en torno a la entidad no eran Si bien las mujeres han demostrado tener un
resaltando su trabajo sino las críticas a su inefica- rol fundamental en responder a la emergencia, gra-
cia, y a la polémica surgida en torno a quiénes de- cias a las redes sociales que forman y a su capa-
bían integrarla. Tampoco se conocía su plan de re- cidad de movilizar a sus comunidades, si no hay
construcción. Plan que en Ica reclaman debe ser un enfoque de género en la respuesta que se da
desarrollado en coordinación con los municipios que a la situación, pueden ser condenadas a una po-
conocen las necesidades de sus jurisdicciones. breza mayor de la que ya viven.
La encuesta antes señalada también informa Sobre la violencia contra las mujeres, una hoja
que los municipios y otras organizaciones no tie- informativa de la Organización Panamericana de
nen un plan de contingencia, sino que van res- la Salud señala que en Nicaragua se puso en mar-
pondiendo a las demandas, sobre todo en coordi- cha una campaña de prevención que tuvo muy bue-
nación con las organizaciones. En Pisco, incluso, nos resultados, luego de los efectos del huracán
el Alcalde no ha determinado un lugar fijo de aten- Mitch: «La violencia contra la mujer es un desastre
ción, pues el municipio se destruyó con el sismo. que los hombres sí pueden prevenir». Una frase
En esta ciudad la Demuna viene trabajando en sencilla que toca las sensibilidades de la ciudada-
una carpa donada por Unicef. nía y que puede motivar una campaña similar. A
El sismo ha puesto en evidencia que tanto el esta frase se podría agregar que el impacto de los
gobierno central, los gobiernos municipales y re- desastres se puede reducir si se enfrenta la pobre-
gional, carecen de cuadros, procedimientos y re- za con un sentido de equidad y oportunamente.

14
Nacional
Testimonio sobre el olvi-
do en que viven las
zonas más alejadas del
país. Injusticia que se
expresa no solo en sus
condiciones de vida,
también en cómo ciertos
poderes económicos usu-
¿Kamisaraki hilatanaka?1
fructuan de los
¿Cómo están en las zonas
recursos naturales de las
rurales?
comunidades,
perjudicando a las/os Lidia Sihuacollo*

lugareñas/os. Después de muchos años volví a Cuyuraya, comunidad


campesina ubicada en la provincia de Huancané al noreste del
Lago Titicaca, a 3,812 metros sobre el nivel del mar. Allí nacie-
ron mis abuelos y quizá regresé para apreciar nuevamente la
belleza de sus paisajes, su tradición folklórica, la vida solidaria
y mancomunada en la que viven sus miembros. Pero Cuyura-
ya parece representar la indiferencia, marginación y abandono
en la que viven las zonas rurales de Perú por parte del gobier-
no, la sociedad y las/os hijas/os que se fueron.
El 2004, se estimó que el 79,2%2 de la población de Puno
se encontraba en condición de pobreza, y 49,8% en pobreza
extrema. Esta región presenta un índice de desarrollo humano
de 0,553, lo que revelaría una insuficiencia para alcanzar el
promedio de desarrollo humano: en longevidad, conocimiento
y nivel de vida.
La mayoría de la población en Puno, 52.7%, vive en el
área rural4 y encabeza la región con mayor número de comuni-
dades campesinas en el país. Sin embargo, muchas aún no
son beneficiarias directas de las acciones de los gobiernos na-
cional, regional y local.

15
Conviviendo con la injusticia
Número de
En las comunidades más alejadas del país,
comunidades campesinas los servicios básicos no existen y si cuentan con
por departamento recursos naturales propios, como el agua, éstos
son aprovechados por otros atentando contra sus
derechos. En Cuyuraya, los manantiales que abas-
Departamento Nº de C.C. tecen de agua para el consumo, los campos y los
Amazonas 52 ganados, han sido expropiados por una empresa
que distribuye el agua a otros distritos de la pro-
Ancash 345 vincia de Huancané. Paradójicamente ahora mu-
chas/os campesinas/os de la comunidad no tie-
Apurímac 442 nen agua en sus casas. Así, las/os pobladoras/es
Arequipa 100 de Cuyuraya integran, actualmente, el 49% de la
población de Puno que no cuenta con este re-
Ayacucho 577 curso.
Del total de viviendas censadas de la región,
Cajamarca 107 en el 20055, el 53,6% cuenta con alumbrado eléc-
Cusco 886
trico y solo 3,8% con telefonía fija. ¿Cómo supe-
rar la insuficiencia de servicios básicos en las zo-
Huancavelica 565 nas rurales?
Hoy en día la educación es considerada la
Huánuco 257 base del desarrollo de toda sociedad. En la región
Ica 9
Puno, el promedio de años de estudios de la po-
blación es de 7.6 años y el desagregado para el
Junín 389 área rural muestra un promedio menor al total re-
gional. El analfabetismo alcanza el 24,8%6. Entre
La Libertad 120 mayo 2003 a abril 2004, se estimó que la asisten-
Lambayeque 25
cia a algún grado de educación primaria de niños
de 6 a 11 años fue de 85,6%, y en las niñas fue de
Lima 287 87,7%; la población masculina de 12 a 16 años
asistió a algún grado de educación secundaria en
Loreto 75 un 78,4%, y las mujeres en el mismo tramo de
Moquegua edad en un 69,7%7.
75
En Cuyuraya, las/os profesoras/es llegan a
Pasco 73 partir de las 9 a.m. y se retiran antes de la una de
la tarde. Muchas niñas como Vicenta y Lola van al
Piura 136 colegio después de ayudar en casa. No son más
de 30 alumnas/os distribuidas/os entre el primer y
Puno 1,251 el sexto grado. Tres aulas y tres docentes. Bus-
San Martín 1 qué hablar con ellas/os, pero fue imposible. El di-
rector no había llegado cuando ya pasaban las
Tacna 46 9:30 a.m.
La Defensoría del Pueblo ha lanzando la cam-
TOTAL 5,818 paña «Con corrupción no hay educación» que nos
permite realizar una vigilancia y control a este sec-
Fuente: Directorio de comunidades campesinas. PETT, tor, pero falta difundirlo, porque muchos padres
2002. de familia no tienen conocimiento de las instan-

16
cias correspondientes a las que hay que recurrir nes, fue precisamente la región Puno con 2,079
para hacer las denuncias respectivas o en algu- casos. De ellos, 595 casos corresponden a vícti-
nos casos no quieren enfrentarse con las/os maes- mas menores de 25 años de edad.
tras/os, pues las/os amenazan con reprobar a sus Ese mismo año, el Ministerio del Interior, a tra-
hijas/os. vés de las comisarías de la Policía Nacional del
De acuerdo a los Lineamientos para el segui- Perú en Puno, reportó 1,915 denuncias por vio-
miento y control de la labor efectiva del trabajo lencia familiar y sexual. No contamos con datos
docente en las instituciones educativas públicas, de Ministerio de Salud y de otros servicios de aten-
corresponde al director de la institución mantener ción a víctimas de violencia familiar y sexual, lo
actualizado el registro de control y asistencia de que hace presumir que el número de víctimas es
docentes, e informar cada fin de mes a la UGEL mayor sin contar aquellas que no denuncian o
para que ella pueda proceder a realizar los des- acuden a uno de los centros para solicitar algún
cuentos y otras sanciones pertinentes. En Cuyu- apoyo. En la región se cuenta con dos Centros de
raya, la realidad nos muestra que no se está cum- Emergencia Mujer, el más cercano es el CEM Ju-
pliendo con estas disposiciones. liaca, aproximadamente a tres horas en vehículo
A ello se agrega que muchos padres de fami- de Cuyuraya.
lia prefieren que sus hijas/os ayuden en las labo- …Quizás lo descrito no sea algo nuevo, exis-
res domésticas o en las actividades del campo. ten diversas investigaciones sobre la realidad ru-
Son las niñas las mayormente afectadas, y las ral. Estas anotaciones quieren ser un nuevo lla-
pocas que pasan por la escuela no concluyen la mado de atención. El objetivo por lograr que cada
etapa educativa y con el tiempo se convierten en vez mayores peruanas/os accedan a la justicia, a
alfabetas funcionales. una real ciudadanía, debe obligar a los gobiernos
En Cuyuraya, niñas como Araceli de 13 años, nacional, regional y local a mirar con mayor pre-
muy temprano tienen que recoger agua para pre- ocupación las zonas rurales e invertir en los sec-
parar el desayuno, luego llevan a pastar su gana- tores más excluidos del país, para cambiar la rea-
do, y recién después pueden ir a la escuela. Al lidad en la que viven.
salir de clases continúan con sus labores domés-
ticas y del campo.
Con relación a salud, de acuerdo al IDH 2005, Bibliografía
a nivel nacional el 40,4% de personas es atendi-
DEFENSORÍA DEL PUEBLO. Con corrupción no hay
do por profesionales de salud. Las zonas rurales educación: Resultados de la campaña piloto, Educación sin
cuentan con puestos de salud que brindan aten- corrupción. Agosto a noviembre de 2006.
ción individual ambulatoria y desarrollan acciones FAO. Situación de la mujer rural. Febrero 2005.
de promoción, protección y recuperación de la
OXFAM. Pobreza y desarrollo en el Perú. Informe anual 2003
salud. No es de extrañar, entonces, que los índi- – 2004. Abril 2004.
ces de morbilidad y mortalidad materno-infantil y
BANCO MUNDIAL. Más allá de la ciudad: el aporte del campo
desnutrición crónica en menores de cinco años al desarrollo. Resumen ejecutivo.
sea alta. En el 2004, el 13% de adolescentes de REVISTA AGRARIA Nº 50. Noviembre 2003.
15 a 19 años a nivel nacional alguna vez estuvo
embarazada. En las zonas rurales el porcentaje *
Consultora.
de embarazos adolescentes es mayor al 20.3%
1
que es el promedio nacional. ¿Cómo están hermanos?, en Aymara.
2
INEI: Perú: Compendio Estadístico 2006.
De otro lado, según datos del Programa Na- 3
PNUD: Informe de Desarrollo Humano / Perú 2006.
4
cional Contra la Violencia Familiar del Ministerio INEI: Perú: Compendio Estadístico 2006.
5
INEI: Perú: X Censo de población y V de Vivienda 2005. Calculado
de la Mujer y Desarrollo Social, en el 2006 se aten- sobre la base del total de hogares censados y de los que se tiene
dieron 29,844 casos de violencia familiar y sexual respuesta sobre saneamiento.
6
INEI: ENAHO 2003/2004.
a nivel nacional. La segunda región después de 7
INEI: Condiciones de vida en los departamentos del Perú, 2003 -
Lima, que reporta el mayor número de atencio- 2004.

17
Nacional
El artículo presenta
la propuesta de un taller
permanente en colegios
de Catacaos para
inculcar entre niñas
y niños valores que
ayuden a construir la
igualdad y la equidad de
género entre hombres y
mujeres.

Educación: un reto para la


igualdad y la equidad

Cristina Vargas Pacheco*

Una educación que no aborde la equidad de género o lo


haga indebidamente omite los derechos reconocidos a nivel
constitucional; pero la equidad de género no solo se logrará
con el debate y la elaboración de programas que aborden el
tema, sino también llevándola a la práctica y evaluándola con-
tinuamente para lograr un verdadero resultado positivo.
En el Perú, el Estado ha apostado por la educación como
medio para lograr la equidad de género. Por lo menos así se
señala en la justificación del objetivo referido a la Implementa-
ción de un Programa Nacional de Educación en Derechos Hu-
manos del Plan Nacional de Derechos Humanos, publicado el
11 de diciembre de 2005. Aludiendo a la Declaración y al Pro-
grama de Acción de la Cumbre Mundial sobre Derechos Hu-
manos de Viena (1993) plantea que «la educación, la capacita-
ción y la información pública en materia de derechos humanos

18
son indispensables para establecer y promover re- cuadas para ambos sexos. La conversación dio a
laciones estables y armoniosas entre las comuni- lugar a un rico debate, luego de lo cual se les pi-
dades y para fomentar la comprensión mutua, la dió redactar cuál creían debía ser la manera de
tolerancia y la paz». comportarse de un varón y de una mujer. Final-
Además, el lineamiento 2 del Plan Nacional mente, se les preguntó si sabían cuáles eran sus
de Igualdad de Oportunidades entre Varones y Mu- derechos fundamentales.
jeres 2006-2010, se pone como meta incremen- Este proceso apunta a desarrollar un taller so-
tar en 40% el número de funcionarias/os y docen- bre equidad de género y derechos humanos a ni-
tes que aplique la equidad de género, la igualdad vel de la educación secundaria, en colegios urba-
de oportunidades y el respeto a la diversidad cul- nos y rurales, dirigido a niños y niñas, que, ade-
tural; así como el número de centros educativos más, respete las costumbres propias de la comu-
urbanos y rurales que cuenten con material edu- nidad. Sería llevado a cabo por profesoras/es de-
cativo que promueva relaciones familiares equita- bidamente capacitadas/os y supervisadas/os. La
tivas, derechos de las/os niñas/os, el respeto a la idea es que los derechos humanos y género no
diversidad cultural y lingüística. sean un contenido transversal a desarrollar en las
La Ley de Igualdad de Oportunidades, apro- diferentes materias de manera superficial y poco
bada en marzo último, señala que el Estado debe clara, sino un método orientado a lograr la equi-
«garantizar el acceso a la educación pública y la dad de género. Este taller se enmarcaría en los
permanencia en todas las etapas del sistema edu- planes nacionales sobre Derechos Humanos e
cativo, en condiciones de igualdad entre mujeres Igualdad de Oportunidades.
y hombres, especialmente en las zonas rurales, Para su aplicación se deberían tomar en cuen-
promoviendo el respeto y valoración de las identi- ta tres etapas: la primera, de capacitación a las/os
dades culturales». profesoras/es; la segunda sería la ejecución pro-
Para acercarnos a los resultados del actual piamente dicha del taller, que podría llevarse a
sistema educativo con relación al conocimiento de cabo con la participación de los padres de familia;
los derechos humanos y de la equidad de género, y la tercera, implicaría el seguimiento y control pe-
por parte de las/os alumnas/os, y sobre los roles riódico de los resultados de las etapas anteriores,
asignados al varón y a la mujer en una determina- para su corrección y perfeccionamiento.
da zona, realizamos una dinámica en dos cole- El taller se propone superar los estereotipos
gios del distrito de Catacaos, en Piura: los cen- tradicionales sobre varón y mujer y que las/os alum-
tros educativos nacionales Jacobo Cruz Villegas, nas/os internalicen los derechos humanos que nos
ubicado en la zona central del distrito, y el San asisten. Tiene como objetivos primordiales:
Miguel Arcángel (secundario), en Monte Sullón, • Mejorar la autoestima tanto de mujeres
zona distante del centro de Catacaos, aunque como varones.
estrechamente vinculadas. • Lograr una educación de calidad en dere-
La diferencia entre ambos colegios es radi- chos humanos y, particularmente, en de-
cal; mientras el primero cuenta con buena infra- rechos de las mujeres, objetivo que con-
estructura, el segundo es un olvidado del Estado. cuerda con la meta que en el objetivo so-
Esto influye en la educación de las/os menores y bre Educación busca alcanzar el Plan Na-
en el ánimo de los maestros. cional sobre Derechos Humanos.
La dinámica se realizó a veintidós niñas y doce • Superar los estereotipos o los roles tradi-
niños, entre los 10 y 17 años, y 10 y 18 años, res- cionales que históricamente se han im-
pectivamente. Consistió en conversar con las/os puesto a mujeres como a varones.
menores sobre los roles de las mujeres y los va- • Integrar a la educación la equidad de gé-
rones, tomando como punto de referencia las fi- nero atendiendo la diversidad cultural.
guras del hogar, pidiéndoles ejemplos de las ac- • Reducir los índices de embarazos ado-
tividades que realizan cada uno en sus casas y lo lescentes, las enfermedades de transmi-
que ellas/os creían eran las conductas más ade- sión sexual, los abortos clandestinos, la

19
violencia contra la mujer en todas sus for- misa, y lo más probable es que el menor se vaya
mas. Un tema de especial atención se- formando según estos parámetros. Y es aquí que
rán los derechos sexuales y derechos la educación juega un papel trascendente, pues
reproductivos. va a inculcar modos de ser diferentes, alternati-
El trabajo apunta a que las nuevas genera- vos y que contrarresten los patrones machistas
ciones vean la relación varón-mujer de una ma- imperantes en el hogar.
nera respetuosa, en términos de igualdad. Ello re- Por otra parte, lograr un adecuado conoci-
dundaría en el progreso de sus condiciones de miento de sus derechos humanos los apoyará en
vida, pues no se vería «al otro» como alguien al el camino hacia su autodefinición y aceptación.
que hay que someter, sino como a un igual al que No basta, pues, un curso en el que se den datos
hay que respetar y con el cual se puede trabajar que las/os alumnas/os, por lo general, ven como
en el desarrollo de ambos y de su entorno. abstractos y lejanos de su historia, sino que de-
Hacer realidad este taller demanda de docen- ben ser inculcados aplicando ejemplos de su en-
tes con una adecuada capacitación en derechos torno, con textos acordes a su realidad. Ello tiene
humanos y equidad de género, de manera que in- concordancia con lo que se propone en el objeti-
troduzcan a sus alumnas/os en los temas propues- vo estratégico 2.1 del lineamiento 2 del Plan Na-
tos. También se requiere de materiales apropiados cional sobre Igualdad de Oportunidades: «conta-
como apoyo al trabajo de información-reflexión. rán con material educativo que promueva relacio-
El taller debe empezar por fortalecer la au- nes familiares equitativas, los derechos de niñas
toestima de las/os estudiantes para que puedan y niños y el respeto a la diversidad cultural y lin-
hacer valer sus derechos y se sientan integrados güística».
a su realidad y a su historia. Creemos que a partir El éxito de la metodología dependerá de la
de allí, ellas/os podrán comprenderse y desearán evaluación constante que se haga al proceso y de
cambiar su destino. prolongar los aciertos y corregir los errores.
La/el niña/o, en su proceso de autodefinición,
en principio, busca un referente, es decir un mo- Resultados del diagnóstico
delo que le dará las pautas de comportamiento
del ser varón y mujer. Los primeros referentes Las costumbres y los roles que cada grupo
serán los padres y, en caso de faltar estos, las humano le da al varón y a la mujer pueden llegar
personas de su entorno más cercano. Mayormente a ser ligeramente o bastante diferentes en cada
el prototipo de padre es autoritario y la madre su- región o grupo cultural. El Ministerio de Educa-

Creemos que a partir de

allí, ellas/os podrán

comprenderse y desea-

rán cambiar su destino.

20
ción es consciente de dicha realidad ya que, in- cretas, salvo lo referido a que el padre «debe ha-
cluso, posee la Dirección Nacional de Educación cer el mercado».
Bilingüe Intercultural (DINEBI) que, de actuar se- De las veintidós niñas y doce niños, solo cua-
gún sus lineamientos, debería elaborar los mate- tro niñas y un niño señalaron que «la mujer puede
riales escolares tomando en cuenta la lengua y decidir por sí misma» y es» tan capaz, intelectual-
las particularidades culturales de cada comunidad. mente hablando, como el varón».
Obviamente no será factible desarrollar inme- Al preguntarles sobre sus derechos, los niños
diatamente textos escolares diferentes para cada señalaron el derecho al nombre, a la alimentación,
grupo étnico de la amazonía o cada pueblo de la a la igualdad. Sin embargo, cuando se les pidió
sierra, pero sí con líneas generales atendiendo a que los explicaran no pudieron, pues no habían
las diversas realidades de la costa, sierra y selva, entendido el contenido de cada uno. De igual for-
conteniendo ejemplos de nuestra realidad perua- ma sucedió cuando se les interrogó sobre si ha-
na y situaciones que hagan sentir a las/os alum- bían oído hablar de equidad de género, respon-
nas/os parte de ella. diendo que no o que no lo recordaban.
En Catacaos si bien las/os menores conocían
que todos tenemos los mismos derechos huma- Contenidos para nuevos sujetos
nos, aún tienen arraigados los diferentes roles que
tradicionalmente se le adjudican al varón y a la Entre los contenidos que se deberían trabajar
mujer, es decir autoridad–sumisión. Señalaron, están los derechos sexuales y derechos reproduc-
entre otras cosas, que la mujer debía «obedecer- tivos, el tema de la violencia contra la mujer que
le al marido», «comportarse bien», «comportarse está basada en la discriminación, a la que se su-
como dama», «ser responsable», «comunicativa man otros tipos de exclusiones como la económi-
con sus hijos», «realizar los quehaceres del ho- ca, racial, por edad, etc. Tendría que abordarse la
gar», «ser cariñosa y comprensiva», «fuerte cuan- construcción de las identidades, qué significa ser
do acontecen cosas difíciles con sus hijos». Fue- hombre y qué significa ser mujer, y qué cambios
ron escasas las excepciones de menores que ale- se proponen para una vida más feliz para ambos
garon a favor de una mujer con capacidad de de- sexos.
cisión propia. Un tema que se abordará de acuerdo a la edad
Con relación al varón señalaron que debe ser es el derecho a una vida sexual adecuada, sana,
«fuerte», «honrado», «responsable con sus hijos», responsable; que pueden y deben decidir el nú-
«trabajar para el sustento del hogar». Además, mero de hijos y la oportunidad para engendrar; y
las/os niñas/os señalaron que una mujer «no de- cuáles son las atenciones a las que tienen dere-
bía salir a una reunión si es que no iba acompa- cho. Es decir, buscamos aportar a la disminución
ñada de su esposo, o por su hijo, pues la gente la de las tasas de embarazos no deseados entre ado-
vería mal». La excepción a esta regla sería el caso lescentes, abortos y muertes de mujeres.
de una «madre soltera joven», tal como lo acota- En conclusión, creemos que un programa edu-
ron, pues «tenía derecho a rehacer su vida». Aquí cativo sobre equidad de género, que en este caso
queda clara una discriminación no solo por géne- se propone como un taller escolar, es la base del
ro sino también por edad, pues añadieron que si cambio y de la consecución de la igualdad entre
una madre ya no era tan joven debía quedarse en varones y mujeres, pues la educación es el fun-
casa al cuidado de sus hijos. Todo ello en contra- damento del desarrollo de las comunidades, de
posición al varón que «debe salir a divertirse con los pueblos, de las naciones. Y pensamos que
sus amigos». debe ser dirigido a niños y niñas porque el proble-
Cuando se les preguntó sobre quiénes reali- ma de equidad de género no atañe solo a las
zaban las tareas domésticas (entiéndase lavar, mujeres, sino a todos los que convivimos día a
planchar, cocinar, etc.) dijeron que tanto papá día, es decir a varones y mujeres.
como mamá debían apoyar, pero cuando se les
solicitó un ejemplo real no hubo explicaciones con- * Bachiller en Derechos e Historia.

21
Nacional
La organización del
trabajo de hombres
y mujeres en la
comunidad aporta a la
construcción de una in-
dustria turística
activa en la Isla de Ta-
quile de Puno,
especialmente en la
actividad del tejido,
cuyas funciones entre
solteras/os y casadas/os
son una tradición
Isla de Taquile, Puno:
ancestral.
Mujer comunera y desarro-
llo del turismo

Delmia Valencia Blanco*

Taquile es una comunidad isleña ubicada en el corazón


del lago Titicaca. A dos horas de viaje en lancha a motor, par-
tiendo del puerto de Puno, la/el visitante puede divisar una in-
mensa ballena que es la forma que tiene la isla y, en media
hora más, estará desembarcando en el puerto de Kollino. Lue-
go de una larga caminata de ascenso estará en el pueblo, go-
zando de la belleza natural de la isla y de la amabilidad y hos-
pitalidad de estos pobladores andinos quechua hablantes.

22
Este artículo se propone compartir una expe- hington D.C. con la finalidad de evitar la discrimi-
riencia de investigación lograda hace un tiempo, nación de la mujer en los programas de asisten-
con el fin de reconocer la labor de la mujer en la cia internacional. Se trataba de una red de muje-
producción en general y sobre todo en un campo res profesionales, cuya labor fue difundir la teoría
productivo muy cotizado: el turismo. Esta activi- de la participación femenina en el desarrollo. Fue-
dad, ligada al desarrollo desde hace años atrás, ron muchos los enfoques que surgieron al interior
se ha convertido en una fuente de ingreso muy del MED, sin embargo los más importantes gira-
importante para el/la poblador/a taquileño/a, y es ron alrededor de Equidad (dentro y fuera del pro-
justamente la mujer el eje productor de estos in- ceso de desarrollo) y el de Antipobreza, que se
gresos a través de su trabajo, que lo hemos divi- volcó a programar proyectos de desarrollo más
dido en tres niveles de actividad y que implican concretos, tanto en zonas urbanas como rurales.
su participación: como receptora, ama de casa y En ese sentido, en el intento de compren-
tejedora. der la premisa de mujer y desarrollo en el área
La labor femenina complementada con la del rural, el propósito de esta investigación es demos-
varón como «lanchero» (presta servicio de trans- trar el aporte cultural y económico que hace la
porte en lancha), pescador y también tejedor, ha mujer campesina en su comunidad, en este caso
hecho de la organización de trabajo en esta co- Taquile. Esta comunidad constituye una unidad
munidad isleña un modelo de participación, que de producción tanto agrícola como artesanal, cuya
lógicamente genera mayores posibilidades de de- base fundamental es la fuerza de trabajo familiar
sarrollo. Es más, en el campo de la actividad tu- y el uso de una tecnología apropiada y acorde para
rística, últimamente se viene promoviendo un nue- la optimización de sus recursos. Esta fuerza de
vo tipo de atractivo denominado Turismo social, trabajo familiar, a su vez, tiene un eje central que
que de acuerdo a las agencias promotoras con- es la capacidad laboral de la mujer.
siste en programar visitas a comunidades simple- Inicialmente, esta inquietud surge desde una
mente para conocer su modo de vida, sus cos- visión antropológica cultural, de ahí que la meto-
tumbres o la idiosincrasia de sus pobladoras/es, dología planteada sienta sus bases en el trabajo
sin que necesariamente sea una zona turística de campo descriptivo, buscando información a
reconocida por atractivos clásicos como restos través de testimonios de las mismas mujeres y
arqueológicos. En el caso de Taquile, esta isla ofre- hombres taquileños que nos lleve a demostrar la
ce una gama de folklore y artesanía, en la que la importancia del rol femenino en el desarrollo de
participación y labor de la mujer juegan un rol pre- una comunidad.
ponderante.
Hasta inicios de los años 70, la mujer no es- Resultados de la investigación
taba considerada como sujeto activo del desarro-
llo, porque básicamente cumplía un rol pasivo Bajo la consideración que Taquile constituye
como esposa y madre. Si bien es cierto siempre una zona turística en desarrollo, veamos cómo se
fue sujeto productivo, sobre todo en el área rural, ha organizado su población para lograr mejores ren-
su participación no era reconocida hasta enton- dimientos con esta actividad. Ya había mencionado
ces. En 1970 se publica el libro de Ester Bocerup: que la labor del varón radica fundamentalmente
El papel de la mujer en el desarrollo económico. en:
Este texto pionero llama la atención sobre la dife- - La construcción, el manejo y control de las
rencia de los resultados de procesos de desarro- lanchas que hacen el servicio de transporte
llo para varones y mujeres, y concretamente plan- lacustre.
tea la incorporación de las mujeres al desarrollo, - La pesca, que si bien no es una actividad en
desde una mejor perspectiva. la que todos participan, los que lo hacen son
Así surge el término «Mujer en el Desarrollo» los encargados de abastecer a los restauran-
(MED), creado por el Comité de Mujeres de la So- tes que atienden a los visitantes,
ciedad para el Desarrollo Internacional de Was- - Su labor como tejedores, ya que solo ellos

23
son los que tejen los famosos chullus, usan- su autorización él inscribe su casa como posible
do las «ruanas» o palitos de tejer fabricados alojamiento. Esta inscripción también se hace con
de alambre. las autoridades comunales que como en el caso
Del mismo modo la labor de la mujer en el anterior llevan un libro de orden, para dar la mis-
turismo, la dividimos en tres actividades centra- ma oportunidad a todos las/os inscritas/os, con
les: un sistema de turnos que no permite la compe-
- La recepción a las/os visitantes. Casi al final tencia entre ellas/os mismas/os.
de la agotadora jornada de ascenso desde el En cuanto al servicio de alimentación, el 30%
puerto, se han construido tres arcos de pie- de pobladoras/es taquileñas/os trabaja en esta ac-
dra que van anunciando la cercanía de la po- tividad, sobre todo las/os que viven en Qollinosu-
blación. A partir de estos arcos se puede ob- yo, que es el sector donde se encuentra la plaza
servar la presencia de las mujeres, conforman- del pueblo, la parroquia, el mercado artesanal, las
do algo así como pequeños grupos de recep- principales tiendecitas y el servicio telefónico. Igual
ción, todas ellas en plena labor de hilado, con que el caso anterior, la mujer administra el nego-
la cabeza cubierta con el chuko (manto negro cio de restaurantes, que lógicamente es en su pro-
que cubre hasta la espalda), saludan tímida- pia vivienda, no solo por el hecho que es ella quien
mente a las/os visitantes, pero a su vez solíci- cocina y dispone como ama de casa, sino porque
tas de ofrecer cualquier información. Este su permanencia en el hogar le facilita todo el con-
quehacer netamente femenino es propio de trol del negocio. Es el esposo quien viaja con más
las solteras, que rueca en mano van tomando frecuencia a Puno, para hacer las compras o por
sus posiciones en toda esta área de recep- cualquier otra razón, estando ella siempre al man-
ción. do del funcionamiento del restaurante.
Hasta hace unos años, esto era espontáneo - La tercera y más importante actividad produc-
y voluntario. Según información actualizada, sa- tiva en el turismo de Taquile es la artesanía.
bemos que la labor de recepción ahora se hace Sobre la actividad textil del taquileño hay mu-
por turnos semanales, de acuerdo a las seis zo- cho que hablar, desde la originalidad y belle-
nas habitadas en que se divide la isla, denomina- za de su trabajo, su representación simbólica
das suyos; esto implica la existencia de un libro y significado cultural, hasta la división del tra-
de turnos llevado ordenadamente con los nom- bajo en el tejido, que obedece a situaciones
bres de las que voluntariamente se inscriben, cuyo sociales y tradicionales. Por ejemplo el varón
control está a cargo de las autoridades comuna- soltero es el que teje los chullos en todos sus
les a través del municipio. estilos y variaciones:
- Una segunda actividad está en relación a los chullo de soltero, de
servicios ofrecidos al turista: hospedaje y ali- casado o el chullo con
mentación. En el primer caso, un 60% de las orejas. El varón casa-
familias taquileñas está apta para ofrecer este do y de mayor edad,
servicio al turista. Han dispuesto en sus típi- es el encargado de fa-
cas y humildes viviendas una habitación des- bricar la bayeta en un
tinada al servicio de alojamiento, que ofrece rústico telar que ellos
las condiciones mínimas de comodidad, pero llaman waita awana.
que siempre es solicitada por las/os visitan- Con esta bayeta, ma-
tes en su afán de buscar la tranquilidad que nejando una antigua
ofrece la isla. máquina de coser, él
Dentro de sus propias labores domésticas, la mismo elabora los
mujer es la encargada de acondicionar y mante- pantalones, chalecos y
ner esta habitación siempre en orden y lista para otras prendas que ne-
ofrecerla. Es ella quien determina la posibilidad cesitan costura.
del alojamiento; el esposo le consulta y solo con La mujer tiene, igual-

24
mente, misiones específicas en el tejido: la solte- tán a punto de casarse, un ritual de matrimonio
ra es la «hilandera», con una gran habilidad en el es que la novia regale al futuro esposo un chunpi
uso de la rueca. Fabrica el fino hilo logrado de la tejido por ella misma, como señal de aceptación
lana de oveja, que luego en madejas es teñido para la ceremonia. El chunpi es una faja de bello
con las diferentes tonalidades de rojo, que es el diseño y colores, que se usa en la cintura. Él la
color que más usan. Según explicación dada por usará siempre en prueba de fidelidad.
ellos mismos, esta división del trabajo textil entre La mujer casada es realmente la artífice de
solteros y casados obedece a la libertad con que la belleza del tejido taquileño. Es la experta en el
las/os solteras/os pueden movilizarse en el pue- uso del panpa awana (telar del suelo) que con-
blo. Hombres y mujeres sin responsabilidad de siste en cuatro estacas plantadas en forma rec-
hogar caminan libremente cumpliendo su labor en tangular, más o menos de un metro de largo, con
pleno movimiento. un sencillo sistema de urdimbre. Sería muy raro
Es admirable ver a estas/os pobladoras/es ver una casa familiar sin un panpa awana instala-
subiendo o bajando por su accidentado territorio, do en un lugar aparente del patio, algunos en ple-
tejido en mano, las mujeres sin dejar de girar la no aire libre, otros cubiertos con una ramada que
rueca mientras reciben al turista o se desplazan protege del sol. Con el panpa awana la mujer ta-
por las calles del pueblo; y los hombres con las quileña logra los tejidos más finos, como los chun-
ruanas, avanzando su trabajo en todo momento, pis, chuspas y ponchos, con una serie de dibujos
mientras conversan, caminan, bajan al puerto, etc. simbólicos que representan la vivencia social, eco-
La labor artesanal de los «casados», quienes nómica, religiosa y mítica de la comunidad, así
tienen mayores responsabilidades en el hogar y como situaciones familiares importantes para ella;
por tanto menor oportunidad de desplazarse, es por ejemplo, un matrimonio que está cerca, o la
mayormente en casa, al lado del telar. Sin embar- muerte de un ser querido, etc.
go, no es obstáculo para que las niñas y adoles- En realidad la riqueza y significado cultural de
centes permanezcan horas al lado de su madre, este trabajo textil, es un tema a tratar en forma
aprendiendo el arte de tejer. Es más, cuando es- muy especial. Sin embargo cabe aclarar que esta

Es más, cuando están a

punto de casarse, un

ritual de matrimonio

es que la novia regale

al futuro esposo un

chunpi tejido por ella

misma, como señal de

aceptación para la

ceremonia.

25
división del trabajo en relación a género, obede- tienen salida los chullus a un promedio de 30 a 40
ce a razones culturales y tradicionales respeta- soles. En el caso de los ponchos, que también
das ancestralmente por las/os pobladoras/es, y son tejidos exclusivamente por la mujer, éstos no
no a razones económicas. Será tan imposible ver existen mucho en stock por lo difícil de su elabo-
un hombre sentado en el panpa awana urdiendo ración, apenas se observan tres o cuatro ponchos
un chunpi o una chuspa, como a una mujer tejien- «de matrimonio» y «de diario». Tienen un costo
do un chullu con las ruanas. elevado, de 400 a 500 soles, y que eventualmen-
te el turista lo adquiere sin problemas.
La mujer y el desarrollo del turismo Este es un resumen de los datos hallados en
la investigación, que nos lleva a concluir en la im-
Lo que aquí nos interesa es el aporte y parti- portancia de la participación de géneros, en una
cipación de la mujer en el desarrollo y economía a actividad productora y generadora de ingresos di-
través del turismo, y es a este punto que regresa- rectos para la comunidad y las familias taquile-
mos, cuando se habla de la comercialización del ñas. La participación de la mujer demuestra ser
tejido. vital en este sentido, ya que directa e indirecta-
En la plaza principal del pueblo está ubicada mente es la forjadora del mayor o menor ingreso
la tienda artesanal, donde se concentra toda la económico en su hogar, aparte de su permanente
producción textil de la comunidad, en un sistema rol socializador e integrador de la familia.
similar a una cooperativa. Las/os tejedoras/es lle-
van sus productos y los dejan en la tienda artesa- *Docente e investigadora de la Universidad Nacional de San Antonio
Abad del Cusco.
nal, con el precio estipulado con anterioridad por
todas/os ellas/os. Tanto cantidad como precio que-
Bibliografía
da anotado en un libro de registro, y se procede a
ofrecer la venta de estos productos. El/la turista CASOS, Victoria. Mujer campesina en la familia y la comuni-
dad. Red Nacional Mujer Rural. Edic. Flora Tristán. Lima,
tiene a su alcance toda una gama y variedad de 1991.
tejidos, de los que escoge libremente, correspon-
CORNEJO, Rina. La socialización de la mujer campesina
diéndole al dueño o dueña del producto la ga- del Cusco. León Magdalena Ed. En: Las trabajadoras del
nancia de su propio trabajo, quedando un peque- agro. Bogotá, 1982.
ño porcentaje para efectos del mantenimiento de DE LA CADENA, Marisol. La comunera como productora.
la tienda y el trabajo del grupo de turno que se Trabajo de mujer por trabajo de hombre. Allpanchis Vol.21
queda durante una semana a cargo del estable- N° 25. Cusco, 1985.
cimiento. FRANCKE, Marfil. Participación de la mujer en los proyectos
Esto también es importante de resaltar: todos de desarrollo rural. En: Detrás de la puerta. Ed. PUCP. Lima,
1996.
los «socios» tienen la obligación de cumplir un tur-
GALER, Nora. (Varias) Mujer y desarrollo. Centro Flora Tri-
no semanal para atender la tienda, y están agru-
stan. Lima, 1995.
pados en número de cuatro: dos varones y dos
GUZMÁN, Virginia – PORTOCARRERO, Patricia – VARGAS,
mujeres obligatoriamente, lo que demuestra una Virginia (compiladoras). Género en el desarrollo. Una nueva
equidad en las responsabilidades asignadas a la lectura. Edic. Flora Tristán. Lima, 1991.
venta de los productos. Sin embargo, la labor de PINZÁS, Alicia. Jerarquías de género en el mundo rural. Edic.
las mujeres durante esta semana de turno, com- Flora Tristán. Lima, 2001.
prende también la preparación del fiambre o el PROCHASKA, Rita. Taquile.Tejiendo un mundo mágico. Edit.
almuerzo para los cuatro. Arius S.A. Lima, 1988.
En cuanto a los productos puestos a la venta, RUIZ Bravo, Patricia (edit.). Detrás de la puerta. Hombres y
el resumen del stock en la tienda nos señala que mujeres en el Perú de hoy. PUCP. Lima, 1996.
los que tienen mayor salida y por ende cuestan TAPIA Bueno, Walter. La cultura Taquile. Edit. Qolla Cultura.
más, son en primer lugar las fajas o chunpis (60 Puno, 1984.
a 80 soles dependiendo del ancho), las chuspas o VALENCIA, Delmia. La mujer en el proceso productivo. Co-
bolsas de coca también al mismo precio. Luego munidad de Taquile. Tesis UNSAAC. 1989.

26
Interculturalidad

Revista Chacarera Nº 35
INTERCULTURALIDAD es:
ESPECIAL

Mortalidad materna en los sector


materna es rrurales
sectores urales

Una de las prioridades en el marco de los derechos sexuales y derechos reproductivos es


la mortalidad materna, que involucra a mujeres adolescentes y mujeres adultas, tanto del
campo como de la ciudad, con especial atención en las primeras por ser las que menos posi-
bilidades tienen de ejercer sus derechos.
La tasa de mortalidad materna en el Perú (185 por cien mil nacidos vivos - ENDES, 2000)
es una de las más altas del continente y por lo general por causas que pueden prevenirse, que
son consecuencia de la discriminación y exclusión social que vive la mayoría de mujeres en
nuestro país. Pero, también, por efecto de las ideas religiosas entre los decisores políticos y
funcionarios públicos, lo que lleva a plantear una pregunta fundamental: hasta dónde una
creencia puede imperar sobre la vida de una persona.
Abordar la mortalidad materna implica un enfoque de derechos humanos, de género y de
interculturalidad, de tal manera de lograr información integral para políticas también integrales.
El desigual avance en los derechos sexuales y derechos reproductivos en el país nos
exige una mayor atención y acción como personas y como instituciones. Precisamente, desde
las feministas se han planteado seis acciones urgentes para reducir la mortalidad materna y el
aborto inseguro, y que son exigencias que planteamos al gobierno peruano en 1999 y que
mantienen su plena vigencia, pues en muchos aspectos lejos de avanzar existe la amenaza
permanente de retrocesos: -Datos fiables sobre mortalidad materna y aborto. -Atención al
aborto inseguro. -Educación y servicios especializados para adolescentes. -Píldoras anticon-
ceptivas de emergencia. -Prevención y atención de la violencia sexual. -Revisión de la legis-
lación punitiva sobre el aborto.

31
La reflexión sobre la maternidad en el
marco de los derechos sexuales y dere-
chos reproductivos parte del ámbito
personal a lo social y, por ello, más
sensible a los intereses u olvidos esta-
tales y a la persistencia de los sectores
conservadores que continúan viendo el
cuerpo de las mujeres como espacios
de poder de las iglesias.

Las conferencias internacionales de El Cairo


(Población y Desarrollo) y de las Mujeres en Bei-
jing1, han sido de las que han tenido un mayor y
directo impacto en la vida de las personas porque
en ellas se trató de integrar los derechos sexua-
les y derechos reproductivos. Derechos que por
décadas han sido y son fundamentales en la agen-
Derechos sexuales da de los movimientos feministas.
Como señala Sofía Gruskin, estas conferen-

y reproductivos: cias «contribuyeron a dar forma y a definir una


base conceptual compartida sobre el contenido de
los derechos reproductivos y, simultáneamente, a
poner en marcha programas de acción para con-
vertir este concepto en realidad»2.

n i d a d , Igualmente significó un cambio de perspecti-

at e r va en la atención de la salud de las mujeres, vista

l a m pción no solo a partir de su edad reproductiva, como


vientres procreadores a los que había que inducir

u n a o h o
a tener hijas/os o como objeto de control pobla-

d e re c cional, sino abordada desde la niñez y desde un


enfoque integral que lleve a su bienestar y a su

com o autonomía.
Como señala Giulia Tamayo, la sexualidad y
la reproducción habían sido tomadas (y aún lo son
si no estamos atentas) «como cuestiones públi-
cas a la hora de establecer prohibiciones, dispo-
Gaby Cevasco ner intervenciones e imponer sanciones en nom-
bre de la moral pública, el progreso o el honor
nacional»3. Pero al mismo tiempo como «asuntos

32
privados», como una manera de justificar «la des- Conferencia Mundial de Viena (1993). En ellos se
protección del Estado frente a condiciones adver- reconoce el derecho de todas las personas a go-
sas y abusos» que viven las personas y sectores zar «del nivel de salud física y mental más alto
de menor poder económico y social. posible», garantizado por el Pacto Internacional
En la práctica, el acceso a estos derechos, en sobre Derechos Económicos Sociales y Cultura-
cada uno de nuestros países, se da entre avan- les (art. 12). La Convención Contra toda forma de
ces y retrocesos por la influencia de los sectores Discriminación hacia la Mujer (1965). El Pacto In-
conservadores que buscan frenar los logros. Ello ternacional sobre los Derechos Civiles y Políticos
demanda una acción permanente del movimiento (1966).
de mujeres, tanto de incidencia política como cam- El Programa de El Cairo también señala que la
pañas públicas. salud reproductiva «es un estado general de bien-
El derecho de las mujeres a decidir en su vida estar físico, mental y social, y no de mera ausencia
reproductiva ha sido fundamental para su acceso de enfermedades o dolencias en todos los aspec-
al mercado de trabajo, a la política y a su empo- tos relacionados con el sistema reproductivo y sus
deramiento en general, y las implicancias del ejer- funciones y procesos» (7.2). Y agrega que «la sa-
cicio de este derecho alcanzan tanto a la persona lud reproductiva entraña la capacidad de disfrutar
como a la sociedad en su conjunto. de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos y de
En términos personales, porque, como seña- procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no ha-
la Tomris Türmen, la capacidad de las mujeres de cerlo, cuándo y con qué frecuencia».
elegir si tienen hijos, cuándo y con qué frecuencia Este último aspecto implica, por consiguien-
significa al mismo tiempo «la capacidad de definir te, «el derecho del hombre y la mujer a obtener
su propio desarrollo en términos diferentes a los información y métodos de planificación… de su
de la maternidad»4. En términos sociales, el deci- elección… y acceso a métodos seguros, eficaces,
dir el número de hijos ofrece a las familias la posi- asequibles y aceptables, el derechos a recibir ser-
bilidad de definir el uso de los recursos familiares, vicios adecuados de atención de la salud que per-
la educación, alimentación, entre otros. mitan los embarazos y los partos sin riesgos y den
Por supuesto que las implicancias sociales van a las parejas las máximas posibilidades de tener
más allá de este aspecto, pues la capacidad re- hijos sanos» (7.2).
productiva de las mujeres está relacionada a la El Programa de Acción resalta en un párrafo
capacidad de una sociedad de reproducir su fuer- la necesidad de prestar atención «a las necesida-
za de trabajo. En países desarrollados, donde las des de las/os adolescentes en materia de ense-
mujeres cada vez en mayor número optan por no ñanza y de servicios con el objeto de que puedan
tener hijos o las parejas deciden tener solo uno/a, asumir su sexualidad de modo positivo y respon-
el Estado se ve obligado a ofrecer compensacio- sables» (7.3).
nes que estimulen a las familias a procrearse en Carmel Shalev destaca dos conceptos en rela-
mayor número. ción a los derechos sexuales y derechos reproduc-
tivos que comprende el Programa de El Cairo. Por
El Cairo y los DD.SS. y RR. un lado, el de autonomía, la que define como «el
derecho de una mujer de tomar decisiones concer-
El Programa de Acción de El Cairo señala que nientes a su fertilidad y sexualidad sin sufrir coer-
los «derechos reproductivos abarcan ciertos de- ción ni violencia»5. Por otro, el de discriminación.
rechos humanos que ya están reconocidos en las Para ella «la igualdad implica la no discriminación»,
leyes nacionales, en los documentos internacio- lo que es importante tener en cuenta en nuestro
nales sobre derechos humanos y en otros docu- país. En el caso de la Anticoncepción Oral de Emer-
mentos pertinentes de las Naciones Unidas» (7.2). gencia (AOE), las mujeres se vieron obligadas a
Entre los documentos más importantes están recurrir al Tribunal de Garantías Constitucionales
la Declaración Universal de los Derechos Huma- para que las más pobres tuvieran acceso a ella, a
nos y la Declaración y Programa de Acción de la través de los servicios públicos de salud.

33
Otra expresión de discriminación es la Ley
28704, que penaliza las relaciones sexuales con Se olvida que las fronteras de edades en-
menores de 18 años, y que ha traído como con-
tre adolescentes y jóvenes son muy frági-
secuencia que las madres adolescentes sean re-
tenidas en hospitales públicos y se ordene la de- les y que es común las relaciones sexua-
tención de padres adolescentes, aún cuando la
les consentidas entre ellas/os.
relación sexual fue consentida, por cometer «ac-
tos antisociales». En el caso de los jóvenes ma-
yores de edad que hayan tenido relaciones sexua-
les con menores de 18 años podrían ser conde-
nados hasta 25 años de cárcel. Se olvida que las
fronteras de edades entre adolescentes y jóve-
nes son muy frágiles y que es común las relacio-
nes sexuales consentidas entre ellas/os.
La penalización del aborto también es otra
forma de discriminación, pues son las mujeres sin
recursos las que acuden a prácticas clandestinas
que ponen en riesgo su salud y su vida. También
la falta de protocolo para la atención del aborto
terapéutico.
El Comité para la Eliminación de la Discrimi-
nación hacia la Mujer – Cedaw, en sus recomen-
daciones luego del informe periódico del Estado
peruano (enero-febrero, 2007), señaló con preocu-
pación «que el aborto ilegal continúe siendo una
de las causas principales de la alta tasa de morta-
lidad materna y que la interpretación restrictiva por
parte del Estado del aborto terapéutico, que es
legal, pueda conducir a que más mujeres recu-
rran al aborto ilegal e inseguro».
Ya el Comité de la Cedaw ha llamado la aten-
ción al gobierno peruano en sus informes de 1995
y 1998 con relación a que el aborto sea objeto de nos de los derechos y libertades que debían im-
sanciones, aun cuando el embarazo sea conse- plicar.
cuencia de una violación. Hay que recordar que Ha sido y es fundamental su rol vigilante y para
aproximadamente una de cada tres muertes ma- ello permanentemente están desarrollando estra-
ternas en el Perú se debe a complicaciones de tegias para que se respeten y sean una realidad
aborto inseguro, y es el aborto séptico la segunda en la vida de las mujeres. Como se ha señalado,
causa6. estos derechos son muy sensibles frente a la moral
y permanentemente se ven amenazados por sec-
El rol del movimiento de mujeres tores conservadores que tienen impacto de acuer-
do a su influencia en el gobierno. Recordemos que
Que los derechos sexuales y derechos re- en el régimen anterior se aprobó el Día del No
productivos fueran incorporados a los consen- Nacido.
sos mundiales de los derechos humanos fue una En la actualidad el movimiento feminista vie-
acción del movimiento feminista, que aportó tan- ne desarrollando la Campaña por la Convención
to en la investigación de una realidad mayormente de los Derechos Sexuales y los Derechos Repro-
invisibilizada y en la construcción de los térmi- ductivos, que se inició en el año 1999. En su Ma-

34
nifiesto (2002, 2006) plantean la necesidad de tras el ideal deseado por ellas es de 2.5 hijos. Esto
ampliar los «referentes de transformación» y des- tiene su correlato en una mortalidad materna mu-
de allí recuperar «la diversidad de formas de exis- cho mayor en los sectores rurales. Por ejemplo,
tencia de las mujeres y de todos los seres huma- esta tasa se eleva a 271.2 en Cusco.
nos» (p. 10). Por ello, estos derechos deben abordarse
Señalan la urgencia de reconceptualizar el desde un enfoque de derechos humanos, género
cuerpo en su dimensión política, sobre el cual ac- e interculturalidad. En este sentido, es fundamen-
túan el Estado, la familia, la religión, el mercado, tal la afirmación del Manifiesto de la Campaña de
las fuerzas fundamentalistas y la sociedad en ge- la Convención sobre la urgencia de recuperar los
neral, de manera que siempre está en el centro derechos económicos, sociales y culturales «como
de «proyectos democráticos o proyectos autorita- expresión inalienable de la ciudadanía y de los
rios» (p. 12). derechos humanos frente a la inequidad en la re-
En este sentido, la «radicalidad de los dere- distribución de la riqueza» (p. 21).
chos humanos se sustenta en la conjunción del La mortalidad materna de las mujeres rurales
cambio personal con el cambio social» (p. 13), un es sobre todo consecuencia de su falta de ejerci-
aspecto fundamental teniendo en cuenta que no cio de derechos, que parte por la identificación.
hay derechos más personales y más políticos que No tener un documento de identidad las hace in-
los derechos sexuales y derechos reproductivos, visibles para el Estado peruano y, por consiguien-
que abarcan la vida del ser humano desde su na- te, no van a tener oportunidad de tener acceso a
cimiento. los beneficios que éste otorga, como parte de sus
Históricamente, el control de la capacidad re- obligaciones.
productiva de las mujeres ha sido el mecanismo La interculturalidad significa «un cambio sus-
de control de sus vidas en sus expresiones diver- tancial de enfoque», como dice Fidel Tubino, que
sas, lo que exige reafirmar la autonomía de las debe reflejarse desde la manera como se conci-
mujeres y ello empieza por confrontar la división be, se diseña y se implementa un proyecto o una
sexual del trabajo. política pública (chacarera 31). La interculturali-
El sentido de realización de las mujeres cen- dad implica reconocer la cultura del/a otra/o, com-
trado en la maternidad hoy está cambiando, y en prenderlo/a desde su propia perspectiva de ver la
este aspecto el Manifiesto enfatiza que «la repro- vida, de tal manera de establecer un diálogo que
ducción es un derecho y un placer cuando es de- haga propicio el desarrollo.
cidida libremente» (27). Libertad que aún no es Este enfoque también obliga a que las muje-
una realidad en nuestro país por la existencia de res, en este caso, participen activamente como
normas vistas desde una perspectiva moralista, agentes de cambio desde su propia realidad en la
religiosa, y no desde la dimensión de autonomía medida que sus capacidades son desarrolladas.
de cada persona. Por ello, toda agenda en dere- Todo un reto para nuestras autoridades, pero tam-
chos sexuales y derechos reproductivos obliga a bién para las ONG y el movimiento de mujeres,
colocar la urgencia de una Estado laico como una como nosotras las feministas (Gaby Cevasco).
condición para una real democracia.
1
Realizadas en 1994 y 1995, respectivamente.
2
Las mujeres rurales Las implicancias conceptuales y prácticas de los derechos repro-
ductivos y sexuales. ¿Cuánto hemos avanzado? En: Derechos sexua-
les y reproductivos. Aportes y diálogos contemporáneos. PEG-UN-
Un sector de especial atención en el tema de MSM, Centro Flora Tristán, 2001. P. 11.
3
Bajo la piel. Derechos sexuales, derechos reproductivos. PEG-
los derechos sexuales y derechos reproductivos UNMSM, Centro Flora Tristán. 2001. P. 7.
son las mujeres rurales, por el impacto que tiene 4

5
Derechos reproductivos: ¿Cómo avanzar? Ibid. P. 43-44.
El derecho a la salud sexual y reproductiva: La CIPD y la Conven-
en su vida la discriminación y exclusión imperante ción sobre la Eliminación de todas la formas de Discriminación con-
en nuestro país. Un ejemplo de ello es que la tasa tra la Mujer. Ibid. P. 64.
6
Informe alternativo al Sexto Informe Periódico del Estado Peruano
global de fecundidad de las mujeres rurales, se- al Comité de la Cedaw. Noviembre 2006. Cladem, Centro Flora Tris-
gún cifras oficiales, es de 4.3 hijos por mujer mien- tán, Manuela Ramos, Demus. P. 168.

35
El aborto como causa de mortalidad
materna afecta, básicamente, a
mujeres rurales y pobres, pues las
mujeres con recursos económicos
cuentan con servicios seguros. Es una
expresión, como en otras situaciones,
de una desigualdad e inequidad en el
ejercicio de los derechos sexuales y
derechos reproductivos.

Desde el punto de vista médico y estadístico,


la mortalidad materna se refiere a las muertes que
ocurren por complicaciones del embarazo, del par-
to y del post parto. Pero desde el punto de vista
social es un drama que afecta a las mujeres y sus
familias y cuyas secuelas sobrepasan largamen-
te las frías estadísticas que no alcanzan a repre-
sentarlas cabalmente. Se estima que por cada
mujer que muere por causas maternas, entre 20 y
30 sufrirán lesiones, infecciones e incapacidades
debido a una fístula genital, ruptura uterina o en-
fermedad inflamatoria pélvica1.
El aborto es uno de los principales problemas
que afecta la salud reproductiva de las mujeres
Aborto y pobres de los países en desarrollo en los que, por
lo general, es ilegal. La gran mayoría de mujeres
mortalidad materna con recursos económicos encuentra fácilmente
servicios seguros con personal calificado. En el
Perú, según estimaciones del Ministerio de Salud

o re s (MINSA), el aborto complicado es la cuarta causa


que cobra cada año muchas muertes innecesa-

s c t
e ales
rias de mujeres jóvenes.
Lamentablemente, ni la mortalidad materna ni

e n rur
el aborto aparecen adecuadamente retratados en
las estadísticas oficiales. En efecto, éstas nos ofre-
cen únicamente un perfil de su verdadera magni-
tud, la misma que permanece oculta al ojo públi-
co. En los sectores urbano marginales y en las
áreas rurales, la magnitud y características del
aborto solo se presiente a través de su indicador
Delicia Ferrandor*
más dramático: el lugar que ocupa entre las cau-
sas de morbi-mortalidad materna.
La necesidad de contar con información con-

36
fiable sobre estos indicadores contrasta con la in- tican los abortos en el país difieren enormemente
quietante lentitud con que trabaja el sector públi- entre sectores de mujeres. Así, mientras el 85%
co para proporcionarlos. Es como si no se quisie- de pobres rurales y el 64% de pobres urbanas acu-
ra ver la dimensión real de ambos problemas que den a una persona empírica o se practican el
truncan la vida de muchas mujeres en su pleni- aborto ellas mismas, la gran mayoría de mujeres
tud. Por estimaciones indirectas extraoficiales, que económicamente pudientes (85%) recurre a per-
son muy útiles para aproximarnos al problema y sonal de salud capacitado: médicos, obstetrices o
que suplen la ausencia de datos oficiales, se co- enfermeras, que les brindan atención de calidad y
noce que cada año mueren en el país entre 1,200 calidez.
y 1,300 mujeres por causas maternas; y se prac- Como es de suponerse, el tipo de proveedor
tican entre 350 mil y 370 mil abortos. Números que da la atención tiene muchas implicaciones
más o números menos, estas cifras son bastante para la seguridad y la salud de las mujeres por la
elevadas para una población femenina en edad técnica, la forma o la manera que utilizan para
fértil de alrededor de 7 millones. realizar un aborto. Al observar el cuadro, vemos
La tasa de mortalidad materna en el Perú con- que las técnicas varían de más seguras a menos
tinúa siendo la tercera más elevada de América seguras conforme la calificación del proveedor
Latina después de Haití y Bolivia. Según estima- disminuye.
ciones del MINSA para el 2002, se habrían produ- Como resultado, se estima que el 69% de las
cido en el país unas 1,027 muertes maternas. Esto mujeres rurales pobres que ha tenido un aborto
se traduce en una tasa de mortalidad materna de puede sufrir complicaciones médicas (menores o
14.8 muertes por 100,000 mujeres en edad fértil; severas con riesgo para la vida de la mujer), com-
mientras que según la razón de mortalidad mater- parado con el 44% de las pobres urbanas y sólo
na se producirían 163.9 muertes maternas por el 9% de las mujeres urbanas no pobres.
100,000 nacidos vivos. La probabilidad de morir En general, la probabilidad de complicaciones
por causa materna durante la vida fértil en el año se consideró más elevada si la mujer se provoca
2002 fue de 4.92 por mil mujeres en edad fértil. el aborto ella misma o una persona empírica que
Es decir, hay un riesgo de muerte materna de 1 si lo realiza un profesional de salud. De allí que
por 203 mujeres en edad fértil. entre las mujeres rurales y urbanas pobres el ries-
De acuerdo al diagnóstico genérico, las cau- go sea mayor. Además, en ellas también actúan
sas de muerte directas de mayor frecuencia son otros factores:
originadas por hemorragias del embarazo y del a) Tienen más probabilidad de tener precarias con-
parto (58%) que supera por mucho al resto de cau- diciones de salud por anemia o desnutrición.
sas. La toxemia sigue en orden de importancia b) Algunas pueden estar debilitadas por intentos
con el 17% de muertes, las infecciones (sepsis) previos de abortos usando medios inseguros que
con el 13% y el aborto con el 7%2. Por varios años, incluye la introducción de objetos o soluciones
el aborto ocupa el cuarto lugar en el ranking de que les provocan hemorragias.
causas por las que mueren las embarazadas. El c) Es muy frecuente que no cumplan con la medi-
porcentaje de muertes atribuibles a aborto podría cación prescrita.
ser mayor si se considera que probablemente al- d) Es más factible que cuando se deciden por un
gunas de las muertes por hemorragia se deben a aborto, tengan una edad gestacional relativa-
un aborto incompleto complicado. Por ejemplo, la mente alta; y
atonía uterina representa el 21% y esta complica- d) Los médicos, obstetrices y enfermeras que tra-
ción es aplicable a ambos: parto o aborto. bajan en sectores rurales y de bajos ingresos
Naturalmente, las consecuencias adversas del pueden tener menos capacitación técnica y usar
aborto para la salud física de las mujeres son di- métodos de mayor riesgo en condiciones no del
versas y dependen de la calidad de la atención todo higiénicas.
del aborto. Un estudio realizado en el país con El nivel de calificación influye en el costo del
una muestra de profesionales y no profesionales3, servicio que varía de acuerdo al área urbana o ru-
revela que las condiciones bajo las cuales se prac- ral. El costo está en directa relación con la seguri-

37
Técnicas utilizadas para producir abortos por tipo de proveedor
- AMEU.
Personal de salud - LUI.
(médicos, obstétricas, enfermeras) - Prostaglandinas (vaginal/oral con protocolo correcto de administración ).

Personas empíricas (parteras, - Sondas solas.


comadronas, curanderos) - Sondas con sustancias.
- Prostaglandinas (oral y vaginal. Sin protocolo de administración).

- Prostaglandinas (oral y vaginal administradas en exceso o en dosis mínimas,


no conocen el protocolo de administración).
Las propias mujeres - Yerbas, brebajes, infusiones.
- Reguladores menstruales.
- Medios físicos (caídas, golpes, maltratos).

dad médica del procedimiento. Mientras menor sea, al sector salud es todavía poco atendida… ni si-
mayor es la inseguridad. Las mujeres pudientes quiera está considerada dentro de las denomina-
emplean, básicamente, dos procedimientos moder- das ‘causas indirectas’ de muerte materna».
nos y seguros: la aspiración manual endouterina En el mismo sentido opina el presidente del
(AMEU) y la dilatación quirúrgica y curetaje (D&C). Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de
Ambas deben realizarse en consultorios o en clíni- la Federación Latinoamericana de Sociedades de
cas convenientemente equipadas. Obstetricia y Ginecología, Fernando Távara Oroz-
En cambio solo una pequeña proporción de co, para quien el suicidio debería ser considerado
mujeres rurales y pobres tiene acceso a estas téc- «causa indirecta» de muerte materna porque «esa
nicas, en su lugar utilizan una extensa variedad mujer no se habría suicidado sino hubiera estado
de métodos populares, acuden a personas empí- embarazada». Corresponde a la misma situación
ricas o se manipulan ellas mismas. Entre esos de la mujer embarazada que muere arrollada por
métodos figuran la introducción vaginal de son- un vehículo.
das o catéteres con soluciones (cáusticas, agua En conclusión, la desigual disponibilidad de
salada, con detergente, lejía, alcohol o cualquier medios económicos y el distinto acceso a pro-
infusión de hierbas) o sin soluciones, y de objetos veedores de servicios y establecimientos de sa-
sólidos diversos (como palitos de tejer, tallos, pe- lud marca la diferencia de las causas de mortali-
queñas ramas de plantas, etc). dad materna entre mujeres de sectores rurales y
Claro está que no todas las complicaciones de urbanos, pobres y no pobres. El aborto es una
aborto llevan a una muerte, pero anualmente más causa que afecta, básicamente, a mujeres rura-
de 100 mujeres mueren por esta causa y de ellas la les y pobres porque las mujeres pudientes cuen-
gran mayoría es pobre o vive en sectores rurales. tan con servicios seguros. Como en muchas otras
situaciones, en este caso también se evidencia
Suicidio y embarazo una clara desigualdad e inequidad en el ejercicio
de los derechos sexuales y reproductivos en per-
Un aspecto que no debe descuidarse es la juicio de los sectores más vulnerables.
muerte por suicidio de mujeres gestantes que ocu-
rre con frecuencia. Se estima que un promedio de * Antropóloga y demógrafa

30 mujeres se suicidan tras enterarse que están 1


The Maternal Health Study (MNPI). Herramienta para la incidencia
embarazadas sin haberlo deseado. Según la coor- política en la salud maternal. Índice de Esfuerzo de programas
materno y neonatales. Perú. Futures Group. 2004.
dinadora de la Estrategia de Salud Sexual y Re- 2
MINSA, Oficina General de Epidemiología. Análisis de la Situación
productiva del Ministerio de Salud, Dra. Lucy Del de Salud en el Perú. Lima. Julio 2004.
3
Ferrando, Delicia (2002). El aborto clandestino en el Perú. Hechos
Carpio, en el año 2004, se registraron 28 suici- y Cifras. Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán y Pathfinder
dios por embarazos, en su mayoría de adolescen- International.
4
Perú. Estiman que unas 30 mujeres se suicidan al año tras enterarse
tes, siendo el promedio anual entre 28 y 304. Pero de embarazos no deseados. http://www.mujereshoy.com/secc_n/
esta causa de muerte materna «… que preocupa 3751.

38
La autora señala una serie de costum-
bres que no son tomadas en cuenta
por el Ministerio de Salud en los proto-
colos de atención al parto, que son
causa de la no concurrencia a los es-
tablecimientos de salud para este
evento de tanta importancia en la
vida de las familias rurales.

La realidad multicultural del Perú y los altos


indicadores de mortalidad materna existentes, nos
remiten a un problema que se ha imbricado con
la compleja situación cultural nacional, y que apa-
rece como alarmante en las áreas más pobres y
tradicionales de nuestro territorio.
La preocupante situación se agudiza en los
casos del fallecimiento de las madres por las lla-
madas causas directas e indirectas, que muchas
veces son ignoradas por el personal de Salud, pro-

u e r t e ducto del desconocimiento de la vida rural, que al

t o y m llevar el registro obligatorio e indispensable de ma-


nera inadecuada (para el seguimiento epidemio-

Pa r lógico) crea conflictos de interés ante las diferen-


tes particularidades étnicas o, más desconcertan-

e n los A te aún, por la negación a priori de las diversida-


des culturales que el Ministerio «dice conocer».

ndes En los últimos meses del año 2006, el Minis-


terio de Salud promulgó una directiva con un pro-
tocolo en el que se alentaba a las mujeres de sec-
tores rurales y a las que así lo prefiriesen a dar a
luz en la posición tradicional acuclillada, o el lla-
Lupe Camino* mado parto vertical. Este decreto se dio para
evitar lo que suponen es el único obstáculo que
impide la concurrencia de las gestantes a los ser-

39
vicios de salud del Estado; sin embargo, existe templado en esta resolución desacertada, distan-
un sinnúmero de razones de diversos orígenes te a lo buscado, y que promueve la participación
para ello, que obedece a una lógica diferente, pro- familiar y los vínculos de confianza.
ducto de una ideología distinta a la del aparato del Los cuidados pre y post natales de la madre,
Estado y sus propuestas. así como los requerimientos específicos de la par-
De esta manera los funcionarios de salud de- turienta, según la región de procedencia y los con-
jan y han dejado fuera del servicio a la mujer cam- tenidos particulares, son un aspecto fundamental
pesina llevándola a poner en peligro su vida y la para concurrir a los servicios de salud, al igual que
del bebé. el compromiso que asume la partera de criar como
La relación construida por milenios entre la suyo al recién nacido si la madre falleciera duran-
mujer rural y la partera tradicional obedece a in- te el parto.
numerables razones y acuerdos culturales sus- La mujer rural tanto serrana como costeña,
tentados en la reciprocidad secular andina, com- dentro de la ideología andina, en la etapa cercana
promisos que la propuesta ministerial no ha con- al parto se asume como privilegiada, pues tiene
derecho a gozar de consideraciones y beneficios
innegables en su vida cotidiana, entre ellos: una
mejor calidad de alimentación, no realizar ningún
En el caso que el bebé fuera producto de trabajo que requiera esfuerzo y carga de objetos
pesados. Psicológicamente se siente bien, pues
una violación, la mujer podrá ser sacrifi- dará a luz a un nuevo miembro de la comunidad;
cada para borrar el agravio. sin embargo, ésta reconoce que el trabajo del parto
nunca está exento de riesgos y según su percep-
ción se hace imperativa la presencia del varón apo-
yándola en el trance, con similares característi-
cas a las representadas en los ceramios moche.
También sabemos que en algunos poblados
si la mujer es añosa no se le ayudará a permane-
cer con vida después el parto, dejándola morir con
la hemorragia. Se considera que el niño no sería
correctamente cuidado porque la mujer «es vie-
ja» y por lo tanto se le dejará morir para que el
marido pueda acceder a una compañera más jo-
ven, quien muchas veces podrá ser la cuñada o
pariente cercana a su pareja.
En algunos casos la eutanasia es aceptada
para con la madre y/o el niño.
En el caso que el bebé fuera producto de una
violación, la mujer podrá ser sacrificada para bo-
rrar el agravio. Igualmente, el aborto del cuarto
hijo es una solución aceptada cuando se tiene
muchos hijos y una economía insuficiente.

Las condiciones para dar a luz

Las condiciones ideales para dar a luz obe-


decen a un sinfín de conceptos y contenidos que
van a determinar el posterior estado de salud de
la madre y el niño. Entre estos debemos conside-

40
rar: el beber mates de hierbas calientes, acordes
a la región y piso ecológico y a las categorías da- De lo anteriormente expuesto se despren-
das de «frío y cálido». Igualmente la parturienta de la necesidad de conocer, comprender
será sahumada con especies de acuerdo a sus
costumbres comunales; y al dar a luz se pondrá y aceptar las creencias y costumbres re-
en la posición tradicional generalmente acuclilla- gionales para así facilitar la concurren-
da y el recién nacido caerá sobre una superficie
que marcará su pertenencia al grupo; por ejem- cia de las mujeres rurales a los servicios
plo: si son ganaderos caerá sobre un pellejo o piel, de salud.
si éstos son agricultores costeños sobre una manta
de algodón y si son alfareros sobre arena azul del
desierto. También se señala que durante todo el
proceso de expulsión de la criatura se deberá guar-
dar absoluto silencio, lo que es fundamental para
no asustar al niño, pues se demoraría el parto po-
niendo en peligro la vida de ambos.
También las mujeres deberán amarrarse la
cabeza cubriéndose las sienes con un pañuelo
oscuro y todos los paños que se usen durante el
parto deberán ser de este color, pues el negro es
privilegiado en esas circunstancias.
Durante el parto e incluso los cuarenta días
posteriores, se deberá evitar el contacto con los
metales.
En algunos casos se obliga a estas mujeres a
guardar estrictas e incomprensibles dietas ligadas
al sistema de creencias tradicionales como, por
ejemplo, no comer alimentos provenientes de plan-
tas que crecen en guías. no podrá asistir a dar a luz, así como tampoco a
De lo anteriormente expuesto se desprende los controles pre y post parto.
la necesidad de conocer, comprender y aceptar En una importante tesis1 se considera todo lo
las creencias y costumbres regionales para así mencionado anteriormente como parte de la cul-
facilitar la concurrencia de las mujeres rurales a tura tradicional andina, la que según el análisis se
los servicios de salud. conserva desde la época pre inca.
Otra práctica descalificada y no menos impor- Otro aspecto a considerar y a investigar esta-
tante es el llamado manteo y la toma de pulso, lo ría ligado a la muerte de las mujeres del campo
mismo que el entierro de la placenta según el sexo producto de la retención placentaria y a la alta in-
del recién nacido. cidencia de preeclamsia. En ambos casos, en la
Si bien se ha programado la aceptación del sierra ocurre una situación problemática y a nues-
parto tradicional, los contenidos aceptados no obe- tro entender obedecería al tipo de vida y dieta que
decen al corpus de creencias propio de las muje- tienen las mujeres peruanas, la que es muy baja
res rurales del Perú; es más, la partera ha sido en proteínas y muy elevada en carbohidratos. Lla-
excluida de toda función dentro del suceso del bi- ma la atención que en la zona amazónica no se
nomio madre e hijo, dejando a la obstetra y al mé- presente dicho problema.
dico en un rol preponderante. Un aspecto a tomar en cuenta es que en los
La concurrencia a los establecimientos de sa- registros epidemiológicos del Estado, con relación
lud del Estado depende de la aceptación del mari- a la muerte materna, no se consideran como da-
do y de la suegra, si éstos no lo autorizan la mujer tos fundamentales las particularidades étnicas

41
para el análisis y así entender el origen y razón de cha de registro del parto; sin embargo, ésta fue
la muerte, ya sea ésta directa o indirecta. simplificada y mutilada con el argumento que el
Entre estas particularidades tenemos: el ori- personal de salud no tenía tiempo para preguntas
gen étnico, el tipo de alimentación, el análisis de tan complejas ni la preparación suficiente, negan-
hemoglobina, la situación familiar, el idioma, la rea- do el valor de consignar esta información para lle-
lidad geográfica. Razones que señalé en el año var a cabo la investigación.
2003 a la Oficina General de Epidemiología ante Está también el llamado «rito de pasaje»,en
la importancia de reconsiderar el diseño de la fi- relación con el parto, en el que la madre e hijo
cumplen roles vitales, convocándose la presencia
de entidades religiosas y de los antepasados en
calidad de mediadores, tal como lo menciona Pu-
rizaga2 en su texto. En él nos señala que posee
Igualmente, el sector Salud excluye en sus
más valor el trascendental ritual del parto que el
recomendaciones y prácticas tanto a la pa- rotuychicuy o corte del pelo, y la importancia dada
reja como a la familia, lo que es un gravísi- al nacimiento y la asistencia por parte del espe-
cialista conocido como partero o partera y el fami-
mo error; que influye en la disminuida con- liar elegido por la parturienta.
currencia a los servicios hoy en día. Otros aspectos a considerar son: el número
de hijos, los mellizos, el parto podálico, que son
señalados por los informantes como hijos del rayo.
Igual trascendencia tiene la lactancia en la rela-
ción madre e hijo, estudio privilegiado hoy en día
para abordar la salud materna rural3 y las inter-
venciones de las divinidades para asegurar el
futuro. Igualmente el nacimiento de niños albinos,
así como lo relacionado a las puniciones en las
prácticas abortivas.
La causa de niños que nacen con algún de-
fecto físico o malformaciones es atribuida a las
malas intenciones de terceros,negándose a acep-
tar que estas lesiones son producto de la conta-
minación ambiental tan común en nuestros días.
Lo descrito obedece a las costumbres andi-
nas extendidas hasta la costa y son rezagos de la
ideología religiosa inca e incluso más antigua como
en el caso del norte, cuyas creencias se relacio-
narían con las culturas Chimú y Moche.
Igualmente, el sector Salud excluye en sus
recomendaciones y prácticas tanto a la pareja
como a la familia, lo que es un gravísimo error;
que influye en la disminuida concurrencia a los
servicios hoy en día.
Esperamos que un futuro no lejano el Estado
peruano incorpore en sus protocolos «las creen-
cias y costumbres» como una condición de res-
peto a la mujer así como sus diferencias, siguien-
do el ejemplo de países como México y Panamá
que sí lo consideran.

42
Muerte materna según notificación semanal
por procedencia del 2004 al 26 de mayo del 2007

Subregión 2004 2005 2006 (*) 2007

Amazonas 12 17 19 5
Ancash 23 28 25 13
Apurímac 16 14 10 2
Arequipa 13 8 21 10
Ayacucho 20 21 25 6
Cajamarca 59 59 52 28
Callao 4 3 12 7
Cusco 53 45 19 12
Hunacavelica 39 18 16 6
Huánuco 32 35 31 7
Ica 7 10 3 2
Junín 35 35 30 16
La Libertad 46 37 33 19
Lambayeque 21 27 17 10
Lima 60 60 50 26
Loreto 30 31 32 15
Madre de Dios 5 4 3 2
Moquegua 3 3 2
Pasco 9 7 9 6
Piura 51 47 26 15
Puno 55 53 56 17
San Martín 11 20 24 11
Tacna 6 4 3
Tumbes 3 3 3
Ucayali 16 10 14 4

Total general 626 596 536 244

Fuente: Notificación semanal, Dirección General de Epidemiología – MINSA. Número de muertes maternas notificadas a la Red Nacional de
Epidemiología, según procedencia de la fallecida.

Bibliografía FASSIN, Livier. Antropología y salud en comunidades


indígenas. Instituto de Estudios Andinos Abya – Yala –
ALCOCK Glyn. Aspectos socioculturales de la salud: las Ecuador . 1992.
mujeres en edad fértil. Experiencias del Ucayali, Perú. PURIZAGA VEGA, Medardo. El rito del nacimiento entre los
Médicos sin Fronteras – agosto, Informe interno. 2001. Incas. Universidad Privada de San Martín de Porres, Lima.
BURGOS, María Ofelia L. El Ritual del parto en los Andes. 1991.
Kalholieko Universiteit Nijimegen (para optar la tesis de REVILLA TAFUR, Luis. Mortalidad materna: un problema
grado). 1995. actual de salud pública. Oficina General de Epidemiología
CAMINO, Lupe. Historia de la lactancia en el Perú. En: Revista (inédito). Julio. 2002.
Peruana de Epidemiología. Volumen 9. Octubre de Auspicio:
Oficina Panamericana de la Salud–Cooperación Italiana.
*
1995. Investigadora.
Compartir la vida: El parto en el norte del Perú. Suplemento 1
M. O Burgos, 1995
Mujer y Sociedad del Diario «La República», año VII, No. 18. 2
M. Purizaga, 1991
3
1988. L. Camino, 1995

43
Debate
feminista
La autora analiza las po-
sibilidades del enfoque
postestructuralista desde
los estudios feministas en
el trabajo docente a partir
del estudio de los discur-
sos construidos en el sis-
tema de género que privi-
legian lo masculino sobre
lo femenino y otras iden-
tidades, que quedan ex-
Un enfoque emancipatorio
cluidas y silenciadas.
para el estudio de voces

Beatriz Alvarado*

La visión postestructuralista, nos abre ciertas puertas para


una mejor observación y análisis de los mecanismos sociales
de exclusión y construcción de identidades. Resultado del re-
chazo de las «grandes narrativas» y únicas verdades, por su
naturaleza antifundamentalista desmitifica la creencia en lo
universal y focaliza su atención en las voces y discursos de los
históricamente silenciados.
La visión postestructural dedica su atención a las historias
locales e individuales (pequeñas narrativas) analizando la crea-
ción de discursos así como las relaciones de poder en las que
éstas se desarrollan. Al respecto, Foucault (1981) señala que

44
esta visión funciona como un instrumento para los vestigación cualitativa feminista tiene mucho que
que luchan, rechazan y resisten al status quo opre- ofrecer cuando nos referimos al estudio de voces,
sor. Tal resistencia hace posible rebatir los discur- identidades y agencias en el proceso educativo.
sos dominantes o logocéntricos de racionalidad Para el investigador se presenta un panorama que
que privilegian tradicionalmente conductas aso- le permite analizar y reflexionar, según Ropers-
ciadas con masculinidad sobre aquellas vistas Huilman (1997), sobre los procesos de aprendi-
como femeninas. De allí la necesidad de decons- zaje así como las relaciones de poder entre los
truir (Derrida, 1978) tales discursos. agentes dentro del sistema educativo.
En este sentido, investigaciones sobre estu- El enfoque postestructural sirve al investiga-
dios de género han encontrado un nicho propicio dor como una valiosa herramienta (mas no como
en el enfoque postestructural, el cual, al cuestio- teoría única) que le permite analizar, en términos
nar el pensamiento binario y jerarquizante, permi- de Scott (1990), el funcionamiento de las mani-
te, en términos de Baxter (2003), la creación de festaciones patriarcales y le ayuda a distinguir
espacios que favorecen las voces de grupos mar- entre lo plural-diverso y las unidades universales.
ginados como mujeres, comunidad gay, entre De esta manera rompe con las tradiciones filosó-
otros. Este enfoque posibilita al/la investigador/a ficas occidentales responsables de la construc-
observar las prácticas que reprimen y silencian a ción sistemática y jerárquica de los universales
estos grupos, así como sus actos de resistencia masculinos versus las especificidades femeninas.
ante la opresión. ¿Cómo entonces aplicar este enfoque en la
observación cualitativa y análisis de la interacción
Relaciones de poder y sistema educativo de identidades y voces entre los agentes educati-
vos? Para tal efecto se debe partir por identificar,
El traslado de este enfoque al plano de la in- según describe Weedon (1987), la construcción

El enfoque postestructural sirve

al/la investigador/a como una

valiosa herramienta (mas no

como teoría única) que le permite

analizar, en términos de Scott

(1990), el funcionamiento de las

manifestaciones patriarcales y le

ayuda a distinguir entre lo

plural-diverso y las unidades

universales.

45
social del individuo a través de sus prácticas dis- ciéndolo a su vez en un conocimiento emancipa-
cursivas, su posicionalidad, agencialidad, actos de torio y democrático, capaz de transformar sus vi-
resistencia y construcción de identidades en el das y facilitar cambios estructurales.
contexto educativo. Las identidades no se presen- En conclusión, el enfoque postestructural fe-
tan estáticas sino en constante redefinición a me- minista, por su rechazo a las singularidades y su
dida que los agentes educativos experimentan apertura a la pluralidad de significados y voces,
cambios en los sistemas sociales que generalmen- puede convertirse en una herramienta útil en las
te silencian sus voces y limitan sus agencias. prácticas educativas. Esto puede observarse prin-
Cuando hablamos de agencia o agencialidad, cipalmente en el plano del análisis de subjetivida-
nos referimos a la capacidad del individuo de ha- des de los educandos frente a los discursos en el
cer elecciones (individuales y colectivas) en su aula y a las prácticas culturales.
vida y actuar en pos de lograr cambios en sus Igualmente puede ser un aliado para llevar a
entornos. la mesa de discusión las prácticas patriarcales y
Existen dos elementos importantes por con- las relaciones de género en el contexto educati-
siderar dentro de la investigación postestructural vo-comunitario creando la posibilidad de construir
feminista dirigida al plano educativo: la posiciona- un espacio para el diálogo democrático y para las
lidad (o nuestra ubicación frente a las situaciones experiencias individuales que cada agente educativo
de poder, dominio u opresión, marginalidad o cen- trae consigo desde su entorno familiar, local y re-
tro, etc.) del docente y la del educando. En este gional.
sentido, Tisdell (2000) señala que tanto el géne- Asiste al/la docente-investigador/a en el aná-
ro, la clase como el grupo étnico ejercen una gran lisis de las identidades de los educandos, no como
influencia en el proceso de enseñanza, en la for- entes fijos o unitarios sino, según Kenway & Mo-
ma como se construye el conocimiento y en la dra (1992), como identidades múltiples y cambian-
dinámica de dicho proceso. Tal posicionalidad tes de acuerdo con la creación y desarrollo de los
abrirá (o cerrará) las puertas a la construcción de discursos que influyen sus vidas dentro y fuera
discursos, de voces e identidades dentro del aula. del contexto educativo. La dinámica de las prácti-
Estudios basados en pedagogías postestruc- cas educativas consiste en el encuentro de una
turales feministas señalan la necesidad de refor- variedad de discursos (de dominación, subordi-
mar las prácticas educativas y formar docentes nación, poder y/o resistencia); por tanto, el surgi-
capaces de cuestionar su posicionalidad frente a miento de voces y agencias en el aula dependerá
las estructuras discursivas y que operan en el pro- de la posicionalidad de los agentes educativos,
ceso educativo, con el fin de lograr cambios so- de la forma como interactúan los discursos y quie-
ciales favorables y asistir a los educandos en la nes los manejan o promueven.
construcción de nuevos conocimientos y desarro- Este es un aspecto importante en el análisis
llo de identidades. De esta manera, la misión de las interacciones dentro y fuera del aula por
del/la docente debe extenderse más allá de la parte del/la docente-investigador/a ya que es, se-
transmisión de contenidos (al respecto, existen in- gún Davies (1989), a través de la creación o apli-
numerables estudios nacionales sobre esta trans- cación de las formaciones discursivas en el entor-
misión así como de sus resultados) y convertirse no social del individuo que ésta/e aprende a posi-
en etnógrafo del proceso educativo capaz de ana- cionarse como mujer u hombre con conductas que
lizar críticamente las relaciones de poder entre los le permiten identificarla/o con una identidad reco-
géneros prestando especial atención a las voces nocible. El enfoque postestructuralista, por el con-
marginales. trario, evita la tentación de crear este tipo de
Al convertirse en observador crítico, el/la do- identidades «reconocibles» y facilita al/la investi-
cente se envuelve en lo que Hooks (1994) descri- gador/a analizar e interpretar (o reinterpretar) la
be como «pedagogía inclusiva,» la cual empode- realidad desde múltiples ángulos que le permitan
ra a las/os educandos impulsándolos a aplicar un describir lo complejo, dinámico y hasta contradic-
pensamiento crítico sobre lo aprendido y tradu- torio (Hayes, 2000) de la experiencia humana.

46
Bibliografía and critical pedagogy (pp.138-167). New York: Routledge.
1992.
BAXTER, J. Positioning gender is discourse. A feminist me- LYOTARD, J. The postmodern condition: a report on knowled-
thodology. New York: Palgrave Macmillan. 2003. ge. Manchester: Manchester University Press. 1979.
DAVIES, B. Education for sexism: a theoretical analysis of ROPERS-HUILMAN, B. Constructing feminist teachers: Com-
sex/gender bias in education. Educational Philosophy and plexities of identity. Gender & Education, 9(3). 1997.
Theory, 21(1), pp. 1-19. 1989.
SCOTT, J.W. Deconstructing equality-versus-difference: or,
DERRIDA, J. Writing and difference. Chicago: University of the uses of poststructuralist theory for feminism. In M. Hirsch
Chicago Press. 1978. & E.F. Keller (Eds.), Conflicts in Feminism (pp. 134-148). New
York, Routledge. 1990.
FOUCAULT, M. The history of sexuality (volume one). An in-
troduction. Harmondsworth: Pelican. 1981. TISDELL, E. Feminist pedagogies. In E. Hayes & D. Flan-
nery (Eds.), Women as learners: The significance of gender
HAYES, E. Creating knowledge about women’s learning. In in adult learning (pp. 155-185). San Francisco: Jossey-Bass
E. Hayes & D. Flannery (Eds.), Women as learners: The sig- Publishers. 2000.
nificance of gender in adult learning (pp. 217-247). San Fran-
cisco: Jossey-Bass Publishers. 2000. WEEDON, C. Feminist practice and poststructuralist theory.
Oxford: Basil Blackwell. 1987.
HOOKS, B. Teaching to Transgress: Education as the Practi-
ce of Freedom. New York: Routledge. 1994.
KENWAY, J. & MODRA, H. Feminist pedagogy and emanci-
patory possibilities. In C. Luke & J. Gore (Eds.), Feminisms *Candidata Doctoral en Estudios Sociales the Ohio State University

La dinámica de las prácticas

educativas consiste en el

encuentro de una variedad de

discursos (de dominación,

subordinación, poder y/o

resistencia); por tanto, el

surgimiento de voces y agencias

en el aula dependerá de la

posicionalidad de los agentes

educativos, de la forma como

interactúan los discursos y quie-

nes los manejan o promueven.

47
Internacional
El país del sur se ha
convertido en meta de
parte de los miles de
peruanos que migran cada
año y, entre ellos, las mu-
jeres. Pero ser
modelo del desarrollo
neoliberal no es siempre la
mejor oportunidad y tie-
nen que vivir en
condiciones de pobreza y
explotación para poder
enviar las remesas que
mantienen a sus familias
en el Perú.
Chile:
Migración y precariedad

Carolina Huatay A.*

Las personas migrantes son parte consustancial de las nue-


vas realidades mundiales y también una expresión emblemáti-
ca de sus contradicciones y desafíos. Ellas están cambiando,
de hecho, la forma de pensar y vivir la democracia y la cultura,
son embriones de construcción de la nueva ciudadanía, prime-

48
ro bi y después multinacional, finalmente univer- exclusión del progreso en su país de origen, son
sal, basada en una creciente pluriidentidad. Son simultáneamente las que más ayudan a sostener-
creadoras de un mundo nuevo y de todas/os, em- lo. Pero la paradoja la viven también en los países
pezando por sus países de origen, tránsito y des- de destino, calculándose que en sus economías
tino, a los que aportan además, y contra todo obs- ellas aportan al menos uno por cada cuatro dóla-
táculo e incomprensión, como dobles o múltiples res remesados a su país, pero que, justamente
agentes de desarrollo. por ser extranjeras, por ser mujeres, por ser bus-
Es el caso de las mujeres emigradas perua- cadoras de trabajos, por ser sostenedoras amo-
nas, cerca del 65% de los casi tres millones del rosas de familias repartidas en lejanía, sufren
«quinto suyo» emigrado del país. Ellas sostienen múltiples exclusiones y se privan a sí mismas de
con porfiado sacrificio, con imbatible amor, fami- muchas comodidades mínimas, a veces hasta de
lias repartidas binacionalmente, heridas a veces lo elemental.
de muerte por la filosa distancia, o apenas conec- No son pocas las que naufragan en las cos-
tadas al respirador artificial del teléfono y el chat; tas de la prosperidad que buscan esperanzadas,
y, sobre todo, del envío periódico del dinero a sus convertidas en mercancía sexual porque paga
seres queridos, estimados al menos en seis millo- mejor y casi no hay diferencia con ser mercancía
nes de peruanos en Perú. explotable en casas ajenas, matándose de a po-
Generosamente aportan así a la economía de cos con tragos o droga para olvidar la realidad
su país de origen, más de 1.500 millones de dóla- despiadada.
res anuales, sin exigir condiciones como lo hace Cotidianamente se estrellan contra el abuso
la ayuda al desarrollo, ni sacar ganancias como lo de funcionarios de fronteras o policiales, de trafi-
hace la inversión extranjera. En una de las mayo- cantes y tratantes, de empleadores insaciables,
res paradojas del presente, las emigradas, cuya de machos dados al golpe fácil, todos ávidos por
migración laboral es por definición una forma de convertirlas en botín desechable de guerra. Son

Cotidianamente se

estrellan contra el

abuso de funcionarios

de fronteras o policia-

les, de traficantes y

tratantes, de emplea-

dores insaciables...

49
las olvidadas a la hora de los informes rutilantes trar piedad siquiera por la gestante que corría aho-
del progreso económico. gada con su bebe al pecho.
Así ocurre en Chile con la población más pre- Finalmente llegó. Tras el hambre y la angus-
caria y vulnerable de esta comunidad. Su magni- tia de las primeras semanas, poco a poco, consi-
tud no se sabe porque a nadie le ha importado lo guió sobrevivir y, finalmente trabajar, incluso un
suficiente para estudiarla a profundidad. Afectada amor, un paisano bueno y sencillo que la cuidaba.
por la segmentación laboral en empleos de baja Tras un año, decidió salir de las sombras y el mie-
calificación y escasos derechos laborales; alta pre- do de la irregularidad, dispuesta a cumplir con los
sencia de irregularidad documentaria; alto haci- trámites y costos que fueran. Averiguó que había
namiento residencial; presencia de violencia in- que ir a «Extranjería» del gobierno. Armada de
trafamiliar, especialmente hacia mujeres (cerca del valor se dirigió allá para explicar su situación, ha-
70% de su componente) y niños (cerca del 15%); cer ver que fue la desesperación la que la llevó a
ingesta de alcohol y otras manifestaciones con- ingresar clandestinamente, que no sabía que eso
ductuales de deterioro, todas las cuales tienen a automáticamente la dejaba fuera de toda posibili-
su base hondos déficits psicosociales y emocio- dad de regularizarse, que trabajaba esforzada-
nales propios del desarraigo migratorio y la situa- mente, sacrificadamente, doce horas al día, con
ción de precariedad socio-económica. un domingo libre cada dos semanas, que pagaba
Allí viven niñas como Nelly, de siete años, cuya impuestos, se portaba bien y estaba dispuesta a
madre, Mary, es vendedora ambulante de canchi- mayores sacrificios para conseguir regularizarse,
ta, siempre huyendo de la policía para no ser de- trabajar tranquila y tal vez, solo tal vez, lograr algo
tenida por esta actividad. Nelly es la primera estu- de sus esquivos sueños.
diante de su salón, aunque en la pieza donde vive En el cuarto piso le dieron la mala noticia de
hacinada con su madre no hay espacio ni condi- que no había esperanzas. Se retiró triste, abatida,
ciones para estudiar pero lo hace en las mesas aunque ya sabía que era la respuesta más proba-
de comida rápida de un mall en el centro de San- ble, pero la esperanza del pobre es porfiada. Tal
tiago, cuando no están ocupadas y cuando no hay vez por eso no se dio cuenta de que la seguían.
algún empleado que pueda echarla del lugar. O Acaso pensaba que aun así podría trabajar para
como Anita, de ocho años, que aunque llegó de juntar algo y poder volver al Perú sin incertidum-
dos a Santiago, nunca ha salido del barrio donde bre, ni derrotada del todo. Dos policías de civil que
vive y estudia en la comuna de Independencia y estaban en el cuarto piso y que la siguieron, le pi-
del sector del centro de la ciudad donde trabajan dieron sus papeles, sabiendo que no los tenía y se
sus padres, ambos ocupados mayoritariamente la llevaron detenida a Policía Internacional.
por peruanos; nunca ha ido a un cine, ni conoce Por primera vez, en sus 40 años de vida, fue
el zoológico. detenida. La tuvieron cerca de diez horas en una
También viven mujeres como Lidia, que llegó silla sin comida ni bebida ni decirle por qué esta-
un día desde su natal Chimbote, empujada por ba allí; luego le avisaron que sería deportada del
los ecos de la bullada prosperidad chilena. No en- país y que como no había pasaje aéreo se queda-
tendió bien por qué el funcionario simplemente no ría presa hasta entonces. ¿Y mis cosas?, se atre-
la dejó pasar a ella, aunque sí a otras peruanas vió a preguntar. Un policía airado le gritó que ya
más jóvenes que venían en el mismo bus. Se sin- irían por ellas y la llevó a un calabozo donde pasó
tió culpable incluso porque tal vez no sonrió lo la noche, tapada apenas con una frazada sobre
suficiente o no dijo las palabras adecuadas, o la una cama de tablas (sí de tablas, sin colchón), sin
ropa… Aun así no se rindió y aceptó pagar sus calefacción alguna, a pesar de las temperaturas
últimos dólares para pasar por Bolivia, cruzando bajo cero que justo en esos días eran el comenta-
de noche el desierto, corriendo junto a otras quin- rio de la prensa santiaguina. Finalmente fue de-
ce personas, no sabe cuánto, parando de tanto portada hasta a Tacna, muy lejos de su añorado
en tanto, bajo los gritos del traficante que amena- Chimbote, sin familia y sin dinero alguno. Por suer-
zaba con dejar atrás a los demorados, sin mos- te, consiguió teléfono y llamó a su enamorado en

50
Santiago que le envió dinero para seguir el cami- Chimbote (alrededor del 25%), Trujillo (alrededor
no. del 30%) y Chiclayo (alrededor del 6%). En San-
tiago se concentran especialmente en las comu-
La deseada meta nas del centro histórico (Plaza de armas), donde
habitan aprovechando que son los sectores de
Chile ha sido considerado un nuevo destino más bajos precios en los alquileres (a veces con
migratorio intrarregional (CEPAL: 2003), y desde alto hacinamiento), y del sector oriente (barrios
hace una década ha recibido una «nueva» inmi- pudientes) donde trabajan, especialmente en el
gración vecinal, viviendo su mayor magnitud ab- servicio doméstico (mujeres) y construcción y ser-
soluta (cerca de 250.000), aunque no supera el vicios a casas (hombres).
2% de la población total, y su mayor crecimiento La tendencia de su flujo hacia el país es pre-
intercensal (75% de 1992 a 2002) de inmigración visiblemente sostenida: es el primer destino se-
en toda su historia. La mayor comunidad inmigran- ñalado, según informes del gobierno peruano, su-
te es la de origen peruano, con cerca de 80.000. perando levemente a EE.UU. (INEI: 2006).
Es también la de mayor componente femenino El Programa Social Integral Gratuito a Migran-
(65%) y tiene entre un 10 y 15% de menores de tes de Chile atendió el año 2006 a 914 mujeres
edad. Concentrada con más del 80% entre Arica inmigrantes peruanas (de un total de 1911 inmi-
(alrededor del 15%), ciudad fronteriza, y Santiago grantes, de los cuales 1639 eran peruanos). Ellas
(cerca del 65%). acudieron por ayuda para resolver problemas de
Según estudios realizados (Araujo & otros: regularización documentaria (44%); psicológico
2000, Mujica: 2004, Jiménez & Huatay: 2005), la afectivos, tanto individuales, familiares como co-
procedencia de las/os peruanas/os en Arica es ma- munitarios (32%); de derechos laborales (12%);
yoritariamente de carácter fronterizo; es decir, de de derechos de salud (7%) y otros (5%).
Tacna y otras zonas del sur de Perú. Por el con-
trario, en Santiago la procedencia es de Lima (al-
rededor del 25%) y zonas del norte, especialmen- * Periodista investigadora, presidenta de PROANDES, directora del
te de las ciudades de Huacho (alrededor del 12%), Programa Social Integral Gratuito a Migrantes de Chile.

La mayor comunidad

inmigrante es la de

origen peruano, con

cerca de 80.000.

Es también la de

mayor componente

femenino (65%)...

51
Publicaciones
Cuestiones de género y
poder en el conflicto
armado en el Perú, de
Narda Z. Henríquez Ayín,
es un libro de necesaria
lectura que analiza no
solo lo sucedido desde un
enfoque de género,
también plantea
propuestas para crear un
país integrado que no
tenga en su perspectiva la Conflicto armado: Cuetio-
guerra interna como una nes de género y poder*
alternativa para buscar
Carmen Lora**
solución a sus problemas
de inequidad y exclusión. Narda nos entrega este libro después de un largo tiempo
de trabajar el tema y de haber caminado junto a muchas orga-
nizaciones de mujeres que durante los años del conflicto inter-
no tuvieron que encarar una situación nueva, difícil y dura.
Como nos tiene acostumbradas/os, Narda se ha hecho pre-
guntas que la han llevado a una reflexión no solo sobre la ex-
periencia vivida durante el conflicto interno, sino, también, so-
bre los asuntos públicos de fondo que salen a la luz desde lo
ocurrido y desde la vivencia de esos años. A partir de ahí es
necesario leer este libro en el que algunos temas están solo
señalados pero que tienen una articulación que va tejiendo el
argumento central: cuestiones de género y poder en el contex-
to del conflicto armado que vivió el país.
Quisiera subrayar algunos aspectos que me han parecido
particularmente sugerentes en la lectura de este libro. Uno pri-

52
mero, recordarnos que el conflicto armado surge sexualmente de las mujeres en su triple condición
en un momento en el que el Perú vivía experien- de subordinación de género, étnica y de clase, en
cias contradictorias: convivía con los cambios que síntesis, en razón de su insignificancia por su po-
se produjeron en los setenta y, antes de estos, breza y exclusión.
con las grandes migraciones hacia la costa, las La dureza de los relatos incluidos en el libro, y
permanentes discriminaciones de lo andino, el ol- que tienen como fuente el trabajo realizado por la
vido del campesinado de las zonas altoandinas y Comisión de la Verdad y Reconciliación, nos re-
amazónicas y una llegada mayor del Estado que cuerda hasta dónde puede llegar el comportamien-
en el pasado pero con servicios de mala calidad y to humano encarrilado en una lógica que, como
trato discriminatorio. En ese contexto ocurría lo bien señala Narda, no necesariamente es fruto de
que Narda llama una revolución silenciosa que lle- la irracionalidad. Ella cuestiona las representacio-
gaba a las mujeres a través de la expansión de la nes sociales de acuerdo a las cuales la irracionali-
educación y una experiencia organizativa que jugó dad de la violación sexual responde al carácter «in-
en los setenta y ochenta un papel socializador y controlable» de la sexualidad masculina.
educador de gran importancia. Ello me lleva a destacar un siguiente aspecto
Un segundo aspecto es la constatación de Nar- en este trabajo. La autora no solo nos muestra las
da sobre la posibilidad de adhesión por igual de relaciones de género en cuanto afectan a las mu-
varones y mujeres a proyectos belicistas y partici- jeres, sino que analiza cómo esas relaciones nos
par ambos en encarnizadas guerras lo que cues- permiten conocer cómo es representada y vivida
tiona los mitos sobre masculinidades guerreras y la masculinidad, y de qué manera esta masculini-
mujeres pacifistas, aunque éstos sigan teniendo vi- dad queda involucrada y determina la vida de los
gencia en el sentido común. Éste es un asunto com- varones, también. En ese sentido creo que la no-
plejo, pues los términos de la guerra llevan a quie- vela La hora azul de Alonso Cueto nos ilustra des-
nes no optaron por ella a defenderse y en ese caso de la ficción literaria lo que puede haber supuesto
muchos lo tuvieron que hacer acudiendo al manejo para muchos hombres lo vivido durante el conflic-
de armas. Impactada, Narda relata su encuentro to armado.
con una dirigenta campesina con la que había tra- El final de la segunda parte y la tercera titulada
bajado en el contexto de la promoción del desarro- «Después de la CVR, ¿qué?» están dedicadas a
llo y que un día la encontró formando parte de una extraer las consecuencias del análisis realizado en
Ronda de Autodefensa, portando una escopeta: no orden a la formulación de políticas públicas, estra-
le quedaba otro camino. tegia que también ha caracterizado siempre las
En el libro se señala cómo los diversos signi- búsquedas e inquietudes de Narda Henríquez.
ficados de los roles femeninos son puestos en jue- El Informe de la CVR señaló con fuerza que
go: madre doliente a la vez que mujer cosificada, para enfrentar los problemas de fondo que el con-
mujeres dirigentas defensoras de la vida, unas, y flicto armado interno habían revelado y también
militantes políticas asumiendo una opción por la provocado era indispensable un nuevo Pacto So-
guerra, otras. cial. La autora retoma esta propuesta y plantea
Un tercer aspecto es que el análisis de la un tema central: hasta dónde estamos dispuestos
autora no ignora el código de la guerra y la exal- a ser interpelados por el punto de vista del Otro y
tación de la agresividad, y la apropiación de la que define como «una forma de conocer y reco-
sexualidad de las mujeres en situaciones de vul- nocer a los seres humanos, sus dolores pero tam-
nerabilidad, que ese código supone. bién sus elaboraciones discursivas, sus formas de
Esta apropiación de la sexualidad se dio tanto legitimación a sí mismos y ante otros». No se tra-
en el caso de Sendero Luminoso, que controlaba ta de idealizar ni de denigrar al Otro en su otredad
la sexualidad de la mujeres que reclutaba, como de género, de etnia, de raza, de condición econó-
en el caso de las fuerzas militares encargadas mica o educativa, se trata de reconocer en él su
por el Estado de reprimir a los grupos terroristas, condición humana con sus valores y limitaciones.
que usó de su situación de poder para abusar En el libro, Narda nos presenta hoy a las mu-

53
jeres que son un rostro importante de ese Otro, la historia, logre dominar el recurso a la violencia
pero ella misma no pierde de vista la perspectiva de la guerra en los plazos largos que supone toda
de la multiplicidad de rostros de esa otredad, en- evolución. Para Freud, este proceso se consolida
tre la que también está el rostro del varón. La otra bajo el imperio de la razón.
ruta que señala Narda es la de la ética del cuida- Quiero recoger de este planteamiento el re-
do, en la que las organizaciones de mujeres tie- conocer que apelar a la guerra para resolver con-
nen un testimonio sólido y persistente. flictos está inscrito en la historia y tiene que ver
con nuestra condición humana también, pero que
¿Es evitable la guerra en la vida del ser huma- no es un recurso al que estamos destinados a re-
no? currir en forma ineluctable. Entre los caminos que
Freud planteó simpatizo más con el primero, la
El tema de la guerra, sus códigos y las situa- creación mediante la identificación de una comu-
ciones que genera ocupa una importante parte de nidad compartida, ¿un país en nuestro caso?, pues
la reflexión que Narda nos entrega en este libro. «el progreso de la cultura» en el cual él confiaba
Quiero traer aquí muy brevemente la reflexión de en 1933 no se ha verificado como más humani-
Freud al tratar de responder, en 1933, a un pedi- zante en las últimas décadas ni parece ser que
do de Eisntein sobre «¿Qué podría hacerse para solo el imperio de la razón basta para resolver las
evitar a los hombres el destino de la guerra?» Este cosas; son necesarios otros factores.
tema está como telón de fondo de esta reflexión y Generar vínculos entre las personas, víncu-
debe abordarse de manera más analítica. los que permitan identificaciones y sentido de per-
Después de una reflexión sobre los conflictos tenencia converge con la perspectiva planteada
de interés y cómo podrían resolverse con instan- en el libro sobre el reconocimiento del Otro y la
cias supranacionales, Freud apela a su marco teó- ética del cuidado que supone hacerse cargo de
rico, el psicoanálisis, para advertir que no es posi- otro. ¿Cuánto estamos decididos a reconocernos
ble eliminar las tendencias agresivas del ser hu- entre tan diversos y desiguales en el Perú como
mano. A pesar de esta constatación, no concluye personas que debemos tener los mismos dere-
de una manera pesimista en el sentido que no se chos y responsabilidades? ¿Y en qué medida es-
puede hacer nada. Al contrario, propone dos ca- tamos dispuestos a hacernos cargo de cuidar de
minos que de alguna manera se implican: uno, es la vida de los otros, por más distantes y ajenos
apelar al otro instinto, el de Eros, en su significa- que los sintamos? Es en esa perspectiva que será
do de vinculación afectiva que se da por la identi- posible consolidar un nuevo Pacto Social para que
ficación; es decir, establecer elementos comunes la dureza de lo vivido no vuelva a repetirse. A ello
que despierten sentimientos de una comunidad nos convoca este libro que hoy nos reúne.
compartida. El otro camino es el de confiar en que
la capacidad de crear cultura, presente en el ser *Texto leído en la presentación del libro.

humano y que ha ido afianzándose a lo largo de ** Editora de la revista Páginas.

La otra ruta que señala Nar-


da es la de la ética del cuida-
do, en la que las organizacio-
nes de mujeres tienen un tes-
timonio sólido y persistente.

54
Publicaciones
El tour de Francia
Flora Tristán. Diario redactado por la autora entre 1843 y 1844 durante su
gira para la formación de la Unión Obrera. Traducción, introducción y notas
de Yolanda Westphalen.
Ediciones Flora Tristán, Fondo Editorial U.N.M. San Marcos, IFEA, Emba-
jada de Francia. Lima, 2007.

Manual de formación política y gestión local con equidad de género


Módulo 1: Ciudadanía y participación política. Módulo 2: Incidencia política.
Módulo 3: Gobiernos locales y arquitectura de género. Módulo 4: Herra-
mientas de gestión local con equidad.
Ediciones Flora Tristán, Escuela Mayor de Gestión Municipal. Lima, 2007.

Informe alternativo al Sexto Informe Periódico del Estado Peruano


al Comité de la CEDAW
Punto de vista de la sociedad civil sobre el grado de cumplimiento de los
compromisos asumidos por el Estado peruano frente a esta Convención.
Ediciones Flora Tristán, Cladem, Movimiento Manuela Ramos, Demus. Lima,
2007.

El movimiento feminista en el horizonte democrático peruano (déca-


das 1980-1990)
Virginia Vargas V. Es una reflexión personal y política de la autora sobre
algunas dimensiones de la historia del feminismo peruano durante esas
décadas.
Ediciones Flora Tristán, Unifem. Lima, 2006.

Las mujeres positivas. La situación de las mujeres viviendo con


VIH/Sida en el Perú
Análisis de la situación de los derechos humanos de las mujeres seroposi-
tivas, especialmente de sus derechos sexuales y derechos reproductivos.
Ediciones Flora Tristán. Lima, 2006.

Con qué derechos estamos seguras: seguridad humana con enfoque


de género
Helen Groome, Carmen Magallón, Norma Henríquez y otras. La falta de
seguridad enfocada desde la salud, la educación, la herencia, el conoci-
miento, las emociones, etc.
PTM-Mundubat. Bilbao, 2007.

55
Estado mundial de la infancia 2007: la mujer y la infancia, el doble
dividendo de la igualdad de género
Informa sobre las vidas de las mujeres, pues la igualdad entre los género
y el bienestar de las/os niña/os van de la mano.
Unicef. Nueva York, 2006.

El derecho a la identidad: campañas de documentación y supervi-


sión 2005-2006
Da una mirada al problema de la indocumentación en el país y las accio-
nes realizadas para reducir su impacto.
Defensoría del Pueblo. Informe N° 107. Lima, 2006.

Ciudades para convivir sin violencia hacia las mujeres: debates


para la construcción de propuestas
Ana Falú, Olga Segovia, editoras. Los trabajos hacen referencia no solo
a la violencia de género y ante la inseguridad, también en cómo se conci-
be el desarrollo y cómo afecta los derechos de las mujeres.
Ediciones SUR. Chile, 2007.

Salud y enfermedad en los márgenes: diagnóstico participativo en


comunidades peruanas que sufren pobreza y exclusión
Marfil Francke, Raquel Reynoso.
Concluye en la necesidad de revisar el lenguaje y las herramientas analí-
ticas con que se aborda el tema de la salud.
Consorcio de Investigación Económica y Social- CIES. Lima, 2007.

Produciendo contra la pobreza: la microempresa vista desde el


género
Annelou Ypeij. Parte del análisis de la vida cotidiana de la/os actoras/es
Otras Publicaciones

en el análisis sobre cómo las microempresas acumulan capital.


Instituto de Estudios Peruanos. Lima, 2006.

Otras publicaciones

La mujer fragmentada: historias de un signo. Conversaciones entre


Diamela Eltit, Raquel Olea y Carlos Pérez. Lucía Guerra. Editorial Cuarto
Propio. Chile, 2006.

Mujer que soy: la voz femenina en la poesía social y testimonial de


los años cincuenta
Angelina Gatell. Bartleby Editores. Madrid, 2006.

Biblioteca Flora Tristán


Parque Hernán Velarde N° 42, Santa Beatriz, Lima.
Atención de lunes a viernes de 1 a 5 p.m.

56
Índice

1 Editorial
La necesidad de medidas urgentes. COMUNICADO
A la opinión pública, a las mujeres y a las autoridades políticas
2 Chacarera informa
EL VOTO PREFERENCIAL Y EL ACCESO DE LAS MUJERES AL PODER
El riesgo de adoptar decisiones sin debate público
8 Actualidad
-A propósito de la Ley de Igualdad de Nos preocupa el procedimiento que se está siguiendo para la eliminación del voto preferencial. El Pleno del Congreso
Oportunidades. Diana Miloslavich Tupac. revisó el proyecto N° 1275 presentado por la bancada de Unidad Nacional que llegó sin dictamen de la Comisión de
Constitución. Luego solicitó a dicha Comisión un texto sustitutorio «consensuado». A su vez, la bancada Aprista
-Ica: Situaciones de emergencia y pobreza. presentó el proyecto N° 1353. En todo este proceso no se ha propiciado un debate público ni se ha solicitado
Gaby Cevasco. opinión técnica a los especialistas.

El voto preferencial es una modalidad de elección que se aplica en las elecciones congresales desde 1985. Gracias
15 Nacional a él y desde que se instituyó el mecanismo de cuotas de participación política en 1997 (30% actualmente), muchas
-¿Kamisaraki hilatanaka? ¿Cómo están en mujeres han accedido al Congreso. Por consiguiente, antes de continuar con este proceso, se debe realizar un
debate para analizar aspectos técnicos y políticos de su funcionamiento, que tenga en cuenta lo siguiente:
las zonas rurales? Lidia Sihuacollo. 1. - Más de 4 millones de votos preferenciales emitidos permitieron la elección de los actuales congresistas. El
-Educación: un reto para la igualdad y la 37% de los elegidos subió en las posiciones que originalmente ocupaban en la respectiva lista. Sin embargo, las
mujeres subieron mucho más: 46% de ellas mejoraron su posición, mientras que solo un 33% en el caso de los
equidad. Cristina Vargas Pacheco. Chacarera 35 varones.
-Isla de Taquiles, Puno: Mujer comunera y 2.- Del total de las mujeres elegidas, solo 8 de las 35 proceden de elecciones internas, lo que evidencia las
desarrollo del turismo. Delmia Valencia dificultades de las mujeres líderes de ascender internamente dentro de las organizaciones políticas. Sin las
Lima, Perú, seguridades de salir elegidas que les brinda el voto preferencial, pocas serán las que mantengan interés en participar
Blanco. septiembre, 2007 en las listas de candidatos. Históricamente y en su mayoría han sido colocadas en posiciones con pocas o sin
posibilidades de salir elegidas.
3.- Si bien es cierto que la Ley de Partidos Políticos introdujo elementos de democracia interna en los partidos,
27 Historieta Revista de la Red Nacional de la Mujer Rural haciendo obligatorios los procesos de selección interna de candidatos, también lo es que estas disposiciones no
Interculturalidad Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán tienen efecto vinculante, es decir, no existe obligación legal de respetar los resultados de las elecciones internas,
en cuanto al orden en el que se eligió a los candidatos.
4.- La aplicación del mecanismo de cuotas sin voto preferencial (en listas cerradas y bloqueadas) reduciría la
31 Especial Parque Hernán Velarde 42, Lima 1 cuota efectiva de género. Actualmente hay ocho distritos electorales que tienen dos escaños y un distrito electoral
-Presentación: Mortalidad materna en los que tiene uno. La Ley vigente manda, para que se respete la cuota en estos distritos, que debe haber tres candidatos
Tlf. 4331457, fax 4339500 en cada lista, entre los cuales debe incluirse al menos a una mujer. De esto resulta que si las organizaciones
sectores rurales. E-mail: postmast@flora.org.pe postulan por todas las 25 circunscripciones electorales, deben presentar un total de 130 candidatos para 120
-Derechos sexuales y reproductivos: La escaños, de los cuales 47 deben ser mujeres, lo que convierte la cuota legal del 30% en una cuota efectiva del
maternidad, una opción como derecho. 39%.
Consejo editorial: Blanca Fernández, Gaby Cevas- 5.- Igualmente, la eventual aprobación de un mecanismo de intercalación de hombres y mujeres en las listas,
-Aborto y mortalidad materna en sectores co, Elena Villanueva, Martha Rico. convertiría la cuota del 30% en un máximo en vez de un mínimo como señala la ley. Si se obligara a intercalar a dos
rurales. Delicia Ferrando. hombres por una mujer empezando por varones, lograríamos tener como máximo 40 candidatas mujeres en vez de
las 47 actuales, reduciendo así la cuota efectiva de 39% a 33,3% y perdiendo siete puestos para estas candidaturas.
-Parto y muerte en los Andes. Lupe Camino. Edición: Gaby Cevasco 6.- La reducción de la cuota efectiva puede alterar la proporción entre oferta electoral y elección. Generalmente
Diseño y diagramación: Marisa Godínez la oferta electoral de mujeres genera un fenómeno denominado «espejo» por el cual su elección guarda una cierta
44 Debate feminista Dibujos de historieta: Wilfredo Navarrete Arellano proporción con la oferta de candidaturas femeninas. En el caso de las últimas elecciones congresales la oferta
electoral ha sido de 39% y el porcentaje de elegidas del 30%.
Un enfoque emancipatorio para el estudio de Impresión: Editorial Línea Andina
voces. Beatriz Alvarado. Saludamos los esfuerzos por mejorar el sistema de representación política. Sin embargo, sus problemas van
Colaboran en este número: Lupe Camino, Carmen bastante más allá del rol del voto preferencial. De eliminarse esta modalidad de elección, debería incrementarse la
cuota y adoptarse la alternancia uno a uno en la ubicación de candidatos y candidatas. La derogación del voto
47 Internacional Lora, Diana Miloslavich Tupac, Delicia Ferrando, preferencial como se pretende, perjudicará seriamente la participación de las mujeres en el poder y por tanto al
Chile: Migración y precariedad. Carolina Lidia Sihuacollo, Cristina Vargas Pacheco, Bea- sistema de representación política. No se debe continuar sin asegurar lo avanzado. Se debe respetar el nivel
triz Alvarado, Carolina Huatay A., Gaby Cevasco. constitucional del mecanismo de cuotas así como acatar los compromisos internacionales asumidos a través de la
Huatay A. Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y en la IV Conferencia
Mundial de Mujeres de Beijing.
52 Publicaciones Por ello, las instituciones firmantes, demandamos diálogo y transparencia en este y en todos los procesos que
-Conflicto armado: Cuestiones de género y afecten los derechos ciudadanos.
poder. Carmen Lora. Agradecemos el apoyo de Match International
Lima, 18 de junio de 2007.
-Últimas publicaciones. Centre, especialmente a María Eugenia
Otárola, Agente de Programa para la América Movimiento Manuela Ramos, Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, Demus, Cladem-Perú, CGTP, CONADES-
D.L. N° 2004-2726 del Sur, que hace posible la presente edición Comisión de Equidad
de la revista Chacarera.
ISSN N° 1811-4911
Revista feminista sobre género
y mujer rural
Red Nacional Mujer Rural
Nº 35