Você está na página 1de 16

c 




 
 
 
  

‘  ‘  
  ‘     

Mi padre, hombre de excelente juicio, pero hombre piadoso, tenía fama en la


provincia por su rigurosa probidad. Más de una vez lo eligieron como árbitro
entre sus conciudadanos, y forasteros a los que ni conocía le Confiaron a
menudo el cumplimiento de sus últimas voluntades. Los pobres lloraron su
pérdida cuando murió. Durante su enfermedad, grandes y humildes manifestaron
sus más sinceros deseos de un pronto restablecimiento. Cuando se
supo que le llegaba la hora, toda la ciudad se entristeció. Su imagen perdurará
siempre en mi memoria; me parece estar viéndolo en su sillón de brazos,
con su porte tranquilo y su rostro sereno. Me parece estar escuchándolo aún.
He aquí la historia de una de nuestras veladas, ejemplo de muchas otras.

Ô 

Era invierno. Estábamos sentados a su alrededor, ante el fuego, el abate, m G


hermana y yo. Me decía al hilo del una conversación sobre los inconvenientes
de la fama: «Hijo mío, los dos hemos hecho mucho ruido en el mundo, con
la diferencia de que el ruido que hacíais con vuestro instrumento os robaba el
sosiego, mientras que el que yo hacía con el mío robaba el de los demás.» Tras
aquella broma buena o mala del viejo herrero, se puso a pensar, a mirarnos
con profunda atención, y el abate le dijo: «Padre, (en qué pensáis? -Pienso,
le respondió, que la reputación de hombre de bien, la más deseable de todas,
tiene sus peligros, incluso para la merece.» Seguidamente, tras una breve
pausa, añadió: «Todavía sigo temblando, cuando pienso en ello  Creedme,
hijos míos, si os digo que una vez en mi vida estuve a punto de arruinaros; sí,
arruinaros del todo.
EL AB ATE. -¿Y cómo?
Mi PADRE. -¿Cómo? Como sigue. Pero antes de comenzar, dijo a su hija,
hermanita, ponme la almohada en su sitio, que la tengo muy caída»; a mi:
«y tú, ciérrame las faldas del batín, que la lumbre me quema las piernas 
Habéis conocido todos al párroco de Thivetz?
Mi HERMANA. è
ese buen sacerdote que, a la edad de cien años, recorría
cuatro leguas cada mañana?
EL ABATE. -Que se apagó a los ciento y un años, al enterarse de la muerte de
un hermano que vivía con él, y que tenía noventa y nueve?
MI PADRE. -El mismo.
l E L ABATE. -¿Y bien?

Mi PADRE ¡Y bien! Sus herederos, gentes pobres y desperdigadas por esos


caminos de Dios, por los campos, a las puertas de las iglesias donde mendigaban
por su vida, me enviaron una procuración que me autorizaba a trasladarme
hasta el lugar para hacerme cargo de los efectos del difunto párroco, pariente
suyo. ¿Cómo negar a unos indigentes un servicio que había rendido antes a familias
opulentas? Fui a Thivet; reclamé la presencia de la justicia; mandé precintar
la casa, y esperé la llegada de los herederos. No tardaron en acudir; eran diez
o doce. Había mujeres sin medias, sin zapatos, casi sin ropa, que estrechaban
contra el pecho a unos niños enganchados a sus míseros delantales; había ancianos
cubiertos de harapos que se habían arrastrado hasta allí
llevando al hombro
un hado andrajoso repleto de más andrajos; toda una exhibición de la indigencia
más terrible. Imaginad, después de eso, la alegría de aquellos herederos

Ô  

a la vista de al menos diez mil francos para cada uno de ellos, pues, a primera
vista, la sucesión del párroco podía alcanzar unos cien mil francos. Se retiran los
precintos. Procedo durante todo el día al inventario de los enseres. Llega la noche.
Los infelices se retiran; me quedo solo. Tenía prisa por repartirles los lotes,
despedirlos, y volver a mis asuntos. Había debajo de una mesa un viejo cofre, sin
tapa y lleno de toda suerte de papeles; se trataba de viejas cartas, borradores de
misivas por enviar, respuestas, recibos antiguos, registros de objetos sin valor,
cálculos de gastos, y demás papeleo pretérito. Pero en semejantes casos se lee
todo, no se descuida nada. Estaba concluyendo ya tan fastidiosa revisión cuando
cayó en mis manos un escrito bastante extenso; ¿y sabéis qué era aquel escrito?
¡Un testamento! ¡Un testamento firmado por el cura! ¡Un testamento cuya
fecha era tan antigua que los ejecutores nombrados como tales llevaban veinte
años muertos! Un testamento donde se desheredaba a los pobres que dormían
a mi alrededor, y designaba como legatarios oficiales a los Frémin', esos ricos
libreros de París que tú debes de conocer. Imaginaos mi sorpresa y mi pesar;
pues, ¿qué tenía que hacer yo entonces con ese documento? ¿Quemarlo? ¿Y por
qué no? Acaso no era reprobable de principio a fin? Y el lugar donde lo había
hallado, (no era suficiente prueba de su invalidez, sin contar con la injusticia
indignante que implicaba? Toda esas cosas m; decía yo en mi hiero interno e
imaginándome al mismo tiempo la desolación de esos desdichados herederos
expoliados, frustrados en su esperanza, acercaba sin pensar el citado testamento
a la lumbre; luego, otras ideas se cruzaban con las primeras, no sé qué tremendo
temor a equivocarme en la decisión de un caso tan importante, la desconfianza
en mis luces, el miedo a escuchar más la voz de la piedad clamando en el fondo
de mi corazón que la de la justicia me retenían bruscamente; y pasé el resto
de la noche deliberando sobre aquella acta inicua que puse sobre las llamas en
vanas ocasiones, sin saber si quemarla o no. Este último partido ganó la batalla;
u n minuto antes o un minuto después habría tomado el partido contrario .


En mi„perplejidad creí que sería prudente pedir consejo a alguna persona sabia. Me
subo al caballo al amanecer; me dirijo a toda prisa a la ciudad; paso por delante
de la puerta de mi casa, sin entrar me apeo e? el seminario que se hallaba por
entonces ocupado por oratorianos entre los que se encontraba uno justamente
distinguido por la claridad de sus luces y la santidad de sus costumbres: se trataba
del padre Bouin considerado en la diócesis como el mejor casuista.»
Mi padre había llegado a esta altura del relato cuando entró el doctor Bissei;
era amigo y médico de la casa. Se informó acerca de la salud de mi padre, le


Ô 


tomó el pulso, dio fe, insistió en su régimen, cogió una silla y se puso a ? 
versar con nosotros. l
Mi padre le preguntó por algunos enfermos suyos, entre otros por un
viejo bribón de intendente del señor de La Mésangere, antiguo alcalde de
nuestra ciudad. Dicho intendente había desordenado y quemado los papeles
de su señor, había llevado a cabo falsos préstamos en su nombre, había pe
dido títulos de propiedades, se había apropiado de fondos, había cometido
una infinidad de atropellos, la mayor parte probados, que le llevarían a sufrir
una pena infamante, o incluso la capital. Ese asunto tenía pues ocupaba a„
toda la provincia. El doctor le dijo que el hombre en cuestión se encontraba
muy mal pero que no descartaba curarlo.
MI P ADRE. -Mal servicio le rinde.
Yo. -Mala acción. I
EL DOCTOR Bissri. -¡Mala acción! ¿Y por qué si puede saberse?
Yo. -Hay tantos malvados en el mundo que sería tropelía conservar a
quienes quieren dejarnos.
EL DOCTOR BISSE-I.M i labor consiste en curarlo, no en juzgarlo; lo sanaré
porque es mi oficio; a continuación el magistrado 10 mandará colgar, porque
es el suyo. I
Yo. -Doctor. hay una función común a todo buen ciudadano, a vos, a
mí, consistente en trabajar con t8das nuestras fuerzas por el bien de la república,
y me parece que no se cumple salvando a un criminal de quien si no
le librarán las leyes. G
EL DOCTOR BISSEI. -¿Y quién ha de declararlo criminal? Yo?
Yo. -No, sus acciones mismas.
El doctor Bissei. -¿Y quién ha de conocer sus acciones?
Yo. -No; pero, permitidme, doctor, que cambie un poco la tesis: supongamos
que se trata de un enfermo cuyos crímenes sean de notoriedad pública.
Os llaman; acudís, abrís las cortinas, reconocéis a Cartouche o a Nivet.
¿Curaréis a Cartouche o a Nivet?
El doctor Bissei, tras un momento de incertidumbre, respondió con firmeza
que así lo haría; que olvidaría el nombre del enfermo para ocuparse sólo del
carácter de la enfermedad; que era lo único que debía importarle, porque si se
inmiscuía más, estaría extralimitándose; que abandonaría la vida de los hombres
a merced de la ignorancia, de las pasiones, de los prejuicios, si a la receta
médica antepusiera el examen de la vida y las costumbres del enfermo. «Lo
que me decís de Nivet, un jansenista me lo dirá de un molinista, un católico de
un protestante. Si me alejáis del lecho de Cartouche, un fanático hará lo propio
de la cama de un ateo. Es mucho ya„aventurarse en aconsejar un remedio, sin
tener que sopesar además la maldad e permitiera o no administrarlo.


Ô  

-Pero, doctor, le repliqué, si has vuestra: hermosa cura, la primera obra


del malvado en su convalecencia es asesina! a un amigo vuestro ¿qué diríais?
Con la mano en el corazón y en conciencia, ¿no os arrepentiríais de
haberlo curado? No exclamaríais con acritud: ¡Por qué lo he socorrido! ¡Por
qué no lo dejé morir! ¿No envenenaríais toda vuestra vida?
EL DOCTOR BISSEI. -Seguro, me consumiría de dolor, pero no tendría remordimientos.
1

Yo. -¿Y qué remordimientos podríais tener, no digo por matar porque
no se trata de eso, sino por haber dejado morir a un perro rabioso? Doctor,
escuchadme. Soy más intrépido que vos; do me dejo embridar por vanos
razonamientos. Soy médico. Observo a mi enfermo; al observarlo, reconozco
a un criminal, y éste es el discurso que le dirijo: Infeliz, date prisa en
morir; es lo mejor que puede pasarle a los demás y también a ti. Sé lo que
podría hacer para aliviarte de esa opresión que sientes en el costado, pero
no pienso mover un dedo; no odio lo suficiente a mis conciudadanos como
para enviarte de nuevo entre ellos y prepararme así a más pesares por las
nuevas atrocidades que cometerías. No se cómplice tuyo. Se castigaría a
quien te esconde en su casa, ¿por qué iba a declarar inocente a quien te
salva? Imposible. Si siento algo es que al dejarte morir así te libro del último
suplicio. No me ocuparé en devolver a lb vida a quien, por ecuanimidad
natural, por el bien de la sociedad y la salvación de mis semejantes debería
denunciar. Muere, y que no se diga que gracias a mi arte y a mis cuidados
hay un monstruo más entre nosotros.»
EL DOCTOR BISSEI Adiós, papá amantísimo. ¡Ah, y ojo! Menos café después
de las comidas, me oís?
MI PADRE. -Ya, ¡pero es que es tan bueno!
EL DOCTOR BISSEI. -Al menos tomadlo con mucho, mucho azúcar.
Mi
HERMANA. -Pero, doctor, tanto azúcar nos calentará.
EL DOCTOR BISSEI. -¡Tonterías! Adiós, filósofo.
Yo. -Doctor, un momento más. Galeno que vivía bajo el imperio de Marco
Aurelio y que, ciertamente, no era un hombre ordinario, aunque creyera en
los sueños, en amuletos y maleficios, dice de sus preceptos sobre los medios
de conservar a los recién nacidos: ³A los griegos, a los romanos, a todos los
que caminan tras sus pasos en la carrera científica, a ellos me dirijo. En cuanto
a los germanos y demás bárbaros, son tan poco dignos de mis sabios consejos
como los osos, jabalíes, leones y otras fieras.´


Ô  

EL DOCTOR BISSEI. Ya lo sabía.Y ambos os equivocáis: Galeno, por proferir


sentencia tan absurda; vos, por ponerlo por testigo. No existiríais, ni
vos ni vuestro elogio o vuestra crítica de Galeno, si la naturaleza no hubiera
gozado de mejores métodos que el suyo para conservar a los hijos de los
germanos.
Yo. -Durante la última peste de Marsella 
EL DOCTOR BISSEI. Apresuraos; que tengo prisa.
Yo. -Había rufianes que asaltaban casas, saqueando, matando, aprovechándose
del desorden general para enriquecerse gracias a toda suerte de
crímenes. Uno de esos truhanes contrajo la peste, y uno de los sepultureros
a quienes la policía había encargado de deshacerse de los muertos, lo reconoció.
La policía iba y venía y arrojaba 109 cadáveres en plena calle. El sepulturero
reconoce al criminal entre los cuerpos y le dice: «¡Ah, miserable, eres

al tiempo que lo coge por los pies y„lo arrastra hasta la ventana. El malvado
le grita: «No estoy muerto.» El otro le responde: «Estás lo suficientemente
muerto», y lo tira de un tercer piso. Doctor, sabed que el sepulturero que
despacha con tanta presteza al malvado apestado es menos culpable para mí
que un hábil médico como vos que lo haya curado: y os ruego que os vayáis.
EL DOCTOR BISSEI. Querido filósofo, admiraré vuestra inteligencia y vuestro
apasionamiento siempre que os plazca conversar conmigo; pero vuestra
moral no será nunca la mía, y apuesto a que tampoco la del abate.
EL ABATE. -Apostáis sobre seguro.»
Iba a emprenderla con el abate; pero mi padre, dirigiéndose a mi, sonriente,
me dijo: «Estás combatiendo tu propia causa.
YO. -¡Y por qué, pues?
Mi PADRE. -Deseas la muerte de ese bribón de intendente del señor de
La Mésangere, ¿no es así? ¡Pues deja hacer al doctor! ¿Qué estás diciendo en
voz baja?
Yo. -Digo que Bissei nunca merecerá la inscripción que colocaron 10s
romanos sobre la puerta del médico(de Adriano VI tras su muerte:   ‘
  
 
Mi HERMANA. -Y que si hubiera sido el médico de Mazarino, ese ministro
fallecido, los carreteros nunca habrían dicho, según indica Guénaut:
«Compañeros, dejemos pasar al doctor, que nos ha hecho el favor de matar
al cardenal.»» O
Mi padre sonrió y dijo: ³En qué parte de la historia me había quedado?

Ô  

MI HERMANA. -Estabais con el padre Bouin.


MI PADRE. -Le expongo el hecho. El padre Bouin me dice: «Nada es tan
loable, señor, como el sentimiento de piedad que os lleva a conmoveros
ante la suerte de esos desdichados herederos. Suprimid el testamento, socorredlos,
doy mi consentimiento; pero a condición de restituir al legatario
universal la suma precisa de la que le habréis privado, ni más, ni menos.»
Perdón, parece que siento frío en la espalda. Seguro que el doctor ha dejado
abierto; hermanita, ve a cerrar.
Mi HERMANA. -Ya voy; pero espero que no continuéis hasta que no vuelva.
MI PADRE. -Ni que decir tiene.»
Mi hermana, que se hizo esperar, dijo al volver, algo enfadada: ³Es ese loco
que ha colgado dos carteles en su puerta, en uno de los cuales puede leerse: x
   
   ‘  ‘     ‘ 
‘  ‘  ‘

‘ y en
el otro: x 

   ‘ ‘ ‘   ‘ 
‘
Yo. -<Un loco, hermana mía? <Y si sólo hubiera un cartel donde veis
dos, y el cartel del préstamo no fuera sino una traducción del cartel del alquiler?
Pero dejémoslo y volvamos al padre Bouin.
MI PADRE. -El padre Bouin añadió: «¿Y quién os ha autorizado a sancionar
o no las actas? <Quién os ha autorizado a interpretar las intenciones de
los muertos?
«-Pero, padre Bouin, ¿y el cofre?
<<-¿Quién OS ha autorizado a decidir si ese testamento ha sido rechazado
y apartado ahí adrede, o si se ha extraviado por error? ¿Nunca os ha sucedido
lo mismo y habéis encontrado en el fondo de un cubo de basura un papel
importante que ha acabado ahí por inadvertencia?
«-Pero, padre Bouin, ¿y la fecha y la iniquidad de ese documento?
«-¿Quién os ha autorizado a pronunciaros sobre la justicia o la injusticia
del acta, y a contemplar el legado universal como un don ilícito, y no
como una restitución o cualquier otra obra legítima de similar naturaleza?
«-Pero, padre Bouin, U
esos herederos inmediatos y pobres, y ese pariente
lejano y rico?
-¿Quién os ha autorizado a calcular lo el difunto debía a sus parientes
cercanos, que no conocéis, y a su legatario; al que tampoco conocéis?
«-Pero, padre Bouin, ¡y ese montón de tartas del legatario, que el difunto
ni siquiera se había molestado en abrir! Una circunstancia que había
olvidado comentaros, añadió mi padre, es que(en aquel montón de papelotes
donde encontré el fatal testamento, había veinte, treinta, no sé cuántas cartas
de Frémin, todas selladas. «No hay, dijo el padre Bouin, ni cofre, ni fecha, ni
cartas, ni padre Bouin, ni síes, ni peros que valgan; nadie puede infringir las

Ô 

leyes, penetrar en el pensamiento de los muertos y disponer de los bienes


ajenos. Si la providencia ha resuelto castigar al heredero o al legatario, o al
difunto, o no sé sabe a quién, por la conservación fortuita de ese testamento,
así ha de ser.
«Tras una decisión tan clara, tan precisa del hombre más ilustrado de
nuestro clero, quedé estupefacto y tembloroso, pensando en mí, en lo que
me habría convertido, en lo que os habría convertido a vosotros, hijos míos,
si hubiera quemado el testamento, y estuve a punto en diez ocasiones; en lo
que me habrían atormentado los escrúpulos hasta acabar acudiendo a consultar
al padre Bouin. ¡Oh, y entonces habría decidido restituir aquella fortuna!
¡Y lo habría hecho, seguro! ¡Y os habría arruinado!
MI HERMANA. -Pero, padre mío, después tuvisteis que volver al presbiterio,
y anunciar a todos esos indigentes que no les pertenecía nada, que
podían volverse como habían venido. Con el alma compasiva que poseéis,
cómo tuvisteis valor?
MI PADRE. -LO cierto es que ni lo sé. En un primer momento, pensé incluso
en dimitir de procurador y que nombraran a un hombre de leyes para
la ocasión; pero un hombre de leyes habría actuado con todo rigor, y echado
de malas maneras a esas pobres gentes cuyo infortunio quizá pudiera aliviar.
Volví pues el mismo día a Thivet. Se inquietaron por mi súbita ausencia y
las precauciones que había adoptado al partir; se inquietaron más aún al ver
el aire triste con el que reaparecí. Sin embargo, me forcé y disimulé lo mejor
que pude.
Yo. -O sea, bastante mal.
MI PADRE. -Empecé por poner a buen recaudo todos los enseres de valor.
Reuní luego en la casa a algunos paisanos que me echarían una mano en
caso de necesidad. Abrí la bodega y los desvanes que abandoné a aquellos
desdichados, invitándolos a beber, a comer y a compartir entre sí el vino, el
trigo y todas las provisiones alimenticias.
EL ABATE. -¡Pero padre! 
MI PADRE. -Ya sé, no les pertenecía más que el resto.
Yo. -Vamos, abate, que nos interrumpes.
MI PADRE. -A continuación, pálido como la muerte, con las piernas temblorosas
y la boca abierta, me sentaba, me levantaba, empezaba una frase,
la interrumpía, lloraba  y todas esas gentes me rodeaban, y exclamaban a
mi alrededor: «Señor, qué sucede? -<Que qué sucede?, dije yo. Un testamento,
un testamento que deshereda a vuesas mercedes.» Aquellas pocas
palabras me costaron tanto que casi me desmayo.
MI HERMANA. No me extraña.


Ô 

MI P ADRE. -¡Qué escena, qué escena, hijos, sucedió a aquélla! Me estremezco


sólo de pensarlo. Me parece que sigo oyendo los gritos de dolor, de
furor, de rabia, los alaridos, las imprecaciones.» Aquí, mi padre se llevaba las
manos a los ojos y a los oídos. «Esas mujeres, decía, esas mujeres, las estoy
viendo, unas tirándose al suelo, se mesaban los cabellos, se arañaban el rostro
y los pechos; las otras echaban espuma por la boca, cogían a sus hijos por
los pies, dispuestas a estrellarlos contra el pavimento, si las hubieran dejado;
los hombres cogían, tiraban, rompían, todo lo que encontraban al alcance
de la mano; amenazaban con prender fuego a la casa; otros, rugiendo, excavaban
la tierra con sus uñas, como si hubieran buscado el cadáver del cura
para despedazarlo; y a través de todo ese tumulto se distinguían los gritos de
los niños que compartían, sin saber por qué, la desesperación de sus padres,
agarrándose a sus faldones, antes de ser inhumanamente rechazados. Creo
que nunca he sufrido tanto en toda mi vida.
«Mientras, había escrito al legatario de París instruyéndolo de todo y
apremiándole para que hiciera una diligencia, la única manera de prevenir
un accidente que yo no pudiera impedir.
«Había calmado algo a los desgraciados con la esperanza que me parecía
fundada de que el legatario pudiera renunciar por completo a sus derechos,
o que se aviniera al menos a un acuerdo favorable para todos, y los había
repartido entre las cabañas más alejadas del pueblo.
«El tal Frémin de París llegó enseguida; lo miré fijamente y le encontré
una fisonomía que no prometía nada bueno.
Yo. -¿Grandes cejas frondosas y negras, ojos turbios y pequeños, boca
ancha y torcida, tez renegrida y picada de viruela?
Mi PADRE. -ESO mismo. No había tardado ni treinta horas en recorrer
sesenta leguas. Empecé por mostrarle a los infelices cuya causa me correspondía
defender. Se hallaban todos de pie frente a él, en silencio; las mujeres
lloraban; los hombres, apoyados en sus respectivos bastones, se habían
descubierto y guardaban la gorra en la mano. Frémin, sentado, con los ojos
cerrados, la cabeza inclinada y la barbilla apoyada en el pecho, no los miraba.
Hablé en defensa de aquellas pobres gentes con todas mis fuerzas; no sé de
dónde saca uno lo que dice en semejantes casos. Le hice ver las dudas que


Ô 

albergaba sobre la legitimidad de la herencia; le hice comprender el abismo


entre su opulencia y la miseria que tenia ante la vista; creo incluso que me
postré a sus pies; no pude sacar un óbolo. Me dijo que no entraba en tales
consideraciones; que había un testamento; que la historia del citado testamento
le era indiferente. y que prefería atenerse a mi conducta y no a mis
discursos. Indignado, le tiré las llaves a las narices; las recogió, se apoderó de
todo. y me quedé tan confuso, tan apesadumbrado, que vuestra madre, que
aún vivía. pensó que me había ocurrido alguna terrible desgracia... ¡Ay, hijos
míos! ¡Qué hombre, ese Frémin!»
Tras ese relato permanecimos todos en silencio, pensando en tan singular
aventura. Vinieron algunas visitas; un eclesiástico cuyo nombre he
olvidado: un prior gordo, que sabía más de vino que de moral, y que había
hojeado más los M‘       que las ‘     ‘ble;
un hombre de leyes, notario y oficial de policía llamado Dubois; y, poco
tiempo después, un obrero que solicitaba hablar a mi padre. Le hicieron
pasar y con él a un antiguo ingeniero de provincias, el cual vivía retirado y
cultivaba las matemáticas que antaño profesara; era uno de los vecinos del
obrero; el obrero era sombrerero.
El sombrerero dirigió sus primeras palabras a mi padre comunicándole
que el auditorio era demasiado numeroso para lo que venía a decirle. Todo
el mundo se levantó, quedando únicamente el prior, el hombre de leyes, el
geómetra y yo mismo, porque me retuvo el sombrerero.
³Señor Diderot, dijo a mi padre, tras mirar alrededor del aposento por si

alguien pudiera estar escuchando, vuestra probidad y vuestras luces me traen

hasta vos, y no me importa encontraros con estos otros señores que quizá no
me conozcan, aunque yo sí los conozco. ¡Un sacerdote, un hombre de leyes.
un sabio, un filósofo y un hombre de bien! Sería demasiada casualidad si no
encontrara entre tantas personas de estamentos tan diversos y todas igual
mente justas e ilustradas el consejo que necesito.>> El sombrerero añadió a
continuación: primero prometedme, señor, guardar el más absoluto secreto
sobre este asunto que me concierne, sea cual sea la decisión que juzguéis
a propósito adoptar.>>Se lo prometió, y prosiguió: <No tengo hijos; no los he
tenido de mi última mujer, a la que he perdido hace más o menos quince
días. Desde entonces ya no vivo; no puedo ni beber, ni comer, ni trabajar,
ni dormir. Me levanto, me visto, salgo y vagabundeo por la ciudad devorado
por una profunda inquietud. Me he ocupado de mi mujer enferma durante


Ô 

dieciocho años; le he rendido todos los servicios que han dependido de mí


y que su triste condición exigía. Los gastos que he tenido para sus cuidados
han acabado con los ingresos y los humildes ahorros fruto de mi trabajo, me
han dejado cargado de deudas, y me encontraría, a su muerte, agotado por
el cansancio, con mis años jóvenes perdidos, y en la misma situación que
cuando me instalé, si acatara las leyes y dejara que unos herederos lejanos se
quedaran con la porción correspondiente a lo que ella aportó como dote: se
trataba de un ajuar bien surtido, pues su padre y su madre, que querían mucho
a su hija, hicieron por ella todo lo que pudieron, más de lo que pudieron:
bellas y buenas ropas en cantidad, que han quedado nuevas, ya que la pobre
mujer no tuvo tiempo de usarlas; y veinte mil francos en dinero, procedentes
del reembolso de un contrato firmado ante el señor Michelin, apoderado
del procurador general. Apenas la difunta cerró los ojos, sustraje la ropa y el
dinero. Vuesas mercedes están ahora al corriente de mi asunto. ¿He obrado
bien? ¿He obrado mal? No tengo la conciencia tranquila. Me parece estar
oyendo una voz que me dice: has robado, has robado; devuélvelo. ¿Qué opinan.
señores? Piensen vuesas mercedes que mi mujer se me ha llevado, al
irse, lo que he ganado durante veinte años; que me encuentro incapacitado
para trabajar; que estoy endeudado, y que si restituyo lo sustraído me queda
el hospital: si no es hoy, será mañana. Hablen, señores, espero su decisión.
¿He de restituir e ingresar en el hospital?
-Os cedo el honor, dice mi padre, inclinándose ante el eclesiástico; hablad,
señor prior.
-Hijo mío, dice el prior al sombrerero, no soy amigo de los escrúpulos,
confunden la cabeza y no sirven para nada; quizá no tenías que haber cogido
ese dinero pero, puesto que lo has hecho, mi opinión es que no lo devuelvas.
Mi PADRE. -Pero, señor prior, espero que no sea ésa vuestra última palabra.
EL PRIOR. -A fe mía  sí; no sabría extenderme más.
MI PADRE. -Pues no habéis ido muy lejos. Vuestro turno, señor magistrado.
EL MAGISTRADO. -Amigo mío, tu situación es embarazosa; otro te aconsejaría
quizá legar ese fondo a los parientes de tu mujer, con el fin de que en
caso de que fallecieras no pasara a los tuyos y gozar, en vida, del usufructo.
Pero hay leyes, y esas leyes no te otorgan ni el usufructo, ni la propiedad del


Ô 

capital. Créeme, cumple las leyes y sé un hombre honrado; al hospital, si„


fuere necesario.
YO. -¡Hay leyes! ¡Qué leyes!
MI PADRE. -¿Y VOS, señor matemático, cómo resolvéis el problema?
EL GEÓMETRA. - Amigo mío ¿no me has dicho que habías cogido alrede
dor de veinte mil francos?
EL SOMBRERERO. -Sí, señor.
EL GEÓMETRA. -<Y cuánto te ha costado aproximadamente la enfermedad
de tu mujer?
EL SOMBRERERO. -Aproximadamente la misma suma.
EL GEÓMETRA. -¡Pues bien! Quien por veinte mil francos paga veinte mil
francos, se queda en cero.
MI PADRE, . -¡Y qué dice la filosofía?
Yo. -La filosofía se calla cuando la ley carece de sentido común.»
Mi padre sintió que no debía presionarme, y dirigiéndose inmediatamente
al sombrerero: «Maestro mengano, le dice, nos habéis confesado que
desde que habéis expoliado la sucesión de vuestra mujer, habéis perdido la
paz. ¿Y de qué os sirve ese dinero que os ha quitado el mayor de los bienes?
Deshaceos de él cuanto antes, y bebed, comed, dormid, trabajad, sed feliz en
vuestra casa, si podéis, o en cualquier otro lado si no os es posible.»
El sombrerero replicó bruscamente: «No, señor, me iré a Ginebra.
-¿Y crees que dejarás el remordimiento aquí?
-No sé, pero iré a Ginebra.
-Vete adonde quieras, te encontrarás con tu conciencia.
El sombrerero se fue; su extraña respuesta fue el objeto de nuestra conversación.
Convinimos que quizá la distancia espacial y temporal debilitara
los sentimientos y las conciencias, incluida la del crimen. El asesino que desembarca
en las costas chinas se encuentra demasiado lejos para ver el cadáver
que ha dejado sangrando a orillas del Sena. El remordimiento nace quizá
menos del rechazo por uno mismo que del temor a los demás; menos de la
vergüenza por la acción que de la desaprobación y el castigo consiguientes si
llegara a descubrirse. ¿Hay criminal clandestino lo bastante frío y tenebroso
como para no temer la traición de una circunstancia imprevista o la indiscreción
de una palabra dicha sin pensar? ¿Qué certeza posee de no descubrirse
en el delirio de la fiebre o en medio de un sueño? Le escucharán en el lugar
de la escena del crimen, y se desvelará todo. Mientras que los que le rodeen
en China no entenderán lo que diga. «Hijos míos, los días del malvado están
llenos de alarmas. La paz es patrimonio exclusivo del hombre de bien. Sólo
él vive y muere tranquilo.»


Ô  

Agotado el tema, las visitas se fueron; mi hermano y mi hermana volvieron;


retomamos la conversación interrumpida, y mi padre dijo: «¡Dios sea
loado! Henos aquí juntos. Me encuentro bien con los demás, pero mejor con
vosotros.» Luego, dirigiéndose a mí: <<¿Por qué, me preguntó, no has dado tu
opinión al sombrerero?
-Porque me lo habéis impedido.
-¿Y he hecho mal?
-No, porque no hay buen consejo para un tonto. ¿Acaso no es ese hombre
el pariente más cercano de esa mujer? ¿Y no le ha sido otorgado en dote
el bien que ha retenido? ¿No le pertenece legítimamente? ¿Qué derecho tienen
esos otros familiares?
Mi padre. -Ves la ley, sin ver su espíritu.
Yo. -Veo como vos, padre, la inseguridad de las mujeres, despreciadas,
odiadas sin motivo ni razón por sus mandos, si además la muerte privara a éstos
de sus bienes. Pero, ¿qué me importa a mí, hombre honrado, que tan bien he
cumplido mis deberes para con la mía? ¿No me basta con la desdicha de haberla
perdido? ¿Tienen que venir encima a despojarme de sus restos mortales?
MI PADRE. -Pero si reconoces la sabiduría de la ley, supongo que tienes
que acatarla.
MI HERMANA. -Sin la ley ya no hay robo.
Yo. -Os equivocáis, hermana.
MI HERMANO. -Sin la ley todo es de todos, y ya no hay propiedad.
Yo. -Os equivocáis, hermano.
MI HERMANO. -¿Y qué funda entonces la propiedad?
Yo. -Primitivamente, la toma de posesión por el trabajo. La naturaleza ha
hecho las buenas leyes desde siempre; una fuerza legítima asegura su ejecución;
y esa fuerza, que todo lo puede contra el malvado no puede nada contra
el hombre de bien. Yo soy ese hombre de bien; y en tales circunstancias y
muchas otras que podría detallaros, la cito ante el tribunal de mi corazón, de
mi razón, de mi conciencia, ante el tribunal de la equidad natural; la interrogo,
me someto o la anulo.
Mi PADRE. -Predica esos principios por los tejados, te prometo que llegarán
lejos, y verás qué resultados tan bellos obtendrás.
-No los predicaré; hay verdades que no están hechas para los locos; pero
los guardaré para mí.
-¿Para ti que eres un sabio?
-Exactamente.
-Según eso, me imagino que no aprobarás tampoco la conducta que
seguí en el asunto del párroco de Thivet. Pero tú abate, ¿qué piensas tú?


Ô 


EL AB ATE×
-Pienso, padre, que habéis actuado con prudencia al consulta1
y creer al padre Bouin, y que si hubierais seguido vuestro primer impulso en
efecto ahora nos veríamos arruinados.
MI  ×
-Y tú, gran filósofo, ¿no eres de la misma opinión?
-No.
-Demasiado breve. Explícate.
-¿Me lo ordenáis?
-Sin duda.
-¿Sin miramientos?
-Sin duda.
Yo. -No, ciertamente, le repliqué con ardor, no soy de la misma opinión.
Yo pienso que si alguna vez en vuestra vida habéis cometido una mala acción,
ha sido ésa; y que si estabais obligado a restituir al legatario tras romper el testamento,
todavía lo estáis más para con esos herederos por no haberlo hecho.
MI PADRE×
-He de confesar que esa acción se me ha quedado atravesada
para siempre; pero, ¿y el padre Bouin?
Yo. -Vuestro padre Bouin, con toda su reputación de ciencia y santidad,
era tan sólo un mal razonador, un devoto de cortas miras.
MI HERMANA
en VOZ baja×
-¿Acaso proyectas arruinarnos?
MI PADRE.
-¡Basta! ¡Tengamos la fiesta en paz! Olvídate del padre Bouin,
y dinos tus razones, sin injuriar a nadie.
Yo. -¿Mis razones? Muy sencillas, éstas son. O el testador ha querido
suprimir el acta que había hecho desde la dureza de su corazón, como todo
parece indicar, y habéis obviado su arrepentimiento; o ha querido que ese
acto atroz tuviera efecto, y os habéis vuelto cómplice de su injusticia.
MI PADRE×
-¿Su injusticia? ¿No te precipitas?
Yo. -Claro que su injusticia; y todo lo que ha proferido el padre Bouin
no son sino vanas sutilezas, pobres conjeturas, unos «quizás» faltos de valor
y envergadura, al lado de las circunstancias que privaban de validez el acta injusta
que habéis rescatado del polvo, exhibido y rehabilitado. Un cofre lleno de
viejos papeles, entre esos viejos papeles un papel más viejo aún y prescrito, por
la fecha, por la injusticia que comporta, por el hecho de aparecer mezclado con
otros papeles pretéritos, por la muerte de sus ejecutores, por el desprecio de
las cartas del legatario, por la riqueza de dicho legatario, y por la pobreza de los
verdaderos herederos. ¿Qué oponemos a todo eso? ¡Una presunta restitución!
Supondréis que ese pobre diablo de sacerdote que no tenía un céntimo cuando
llegó a su parroquia, y que había pasado ochenta años de su vida amasando
alrededor de cien mil francos céntimo a céntimo, había robado antaño a los
Frémin, en casa de quienes nunca había estado y a quienes probablemente


Ô  

No conocía más que de nombre, la suma de cien mil francos. Pongamos que
dicho robo existió, ¿y qué? Yo habría quemado de cualquier manera el acta,
modelo de iniquidad. Teníais que haberla quemado, insisto. Deberíais haber
escuchado a vuestro corazón, que desde entonces no ha dejado de decíroslo,
y que sabía mucho más que vuestro imbécil Bouin, cuya decisión sólo prueba
el peligro de la influencia religiosa hasta en las mentes más preclaras, y la
influencia perniciosa de las leyes injustas, de los falsos principios, en la sensatez
y la equidad natural. Si os hubierais encontrado al lado del cura cuando
escribió el inicuo testamento, ¿no lo habríais roto en mil pedazos? La suerte lo
pone en vuestras manos, y lo conserváis.
Mi PADRE×
-¿Y si hubieras sido tú el legatario universal del párroco?
Yo. -Razón de más para mí para romper esa odiosa acta.
MI PADRE×
-No lo pongo en duda; pero, ¿no hay ninguna diferencia entre
el donatario de otro, y el tuyo?
Yo. -Ninguna. Son ambos justos o injustos, honrados o malhechores.
Mi PADRE×
-Cuando la ley ordena, tras el fallecimiento, el inventario y la
lectura de todos los papeles, sin excepción, tiene sus motivos, sin duda, ¿y
cuáles son esos motivos?
Yo. -Si fuera cáustico, os respondería: devorar a los herederos multiplicando
lo que se llaman diligencias; pero pensad que no erais hombre de
leyes y que, liberado de toda formalidad jurídica, no teníais otra función que
la de ejercer la caridad y la equidad natural.»
Mi hermana callaba; pero me apretaba la mano en señal de aprobación.
El abate sacudía las orejas, y mi padre decía: «Nueva injuria al padre Bouin.
¿Crees al menos que la religión me absuelve?
Yo. -Sí lo creo; pero peor para ella.
Mi PADRE×
-El acta que quemas con la autoridad que tú solo te otorgas,
¿crees que habría sido declarada legal por un tribunal?
Yo. -Puede ser; pero peor para la ley.
Mi PADRE×
-¿Crees que habría pasado por alto esas circunstancias a las
que das tanta relevancia?
Yo. -Ni idea; pero habría querido asegurarme. Habría sacrificado unos
cincuenta luises: habría sido una caridad bien hecha; y habría recusado el
testamento en nombre de esos pobres herederos.
MI PADRE×
-Mira, si hubieras estado conmigo, y me hubieras dado ese
consejo, aunque cincuenta luises es una cantidad considerable, ten por seguro
que lo habría seguido.
EL ABATE×
-Pues yo pienso que para entregárselo a la justicia, más valía
dar ese dinero directamente a los pobres herederos.


Ô  

Yo. -¿Y„creéis, hermano mío, que habríamos perdido el juicio?


MI HERMANO. - No me cabe la menor duda. Los jueces se atienen estrictamente
a la ley, como mi padre y el padre Bouin, y hacen bien. Los jueces,
en tales casos, cierran los ojos a las circunstancias, como mi padre y el padre
Bouin, por el miedo a los inconvenientes consiguientes y hacen bien.
veces
hacen sacrificios contra el testimonio mismo de su conciencia, como mi
padre y el padre Bouin, el interés del desgraciado y del inocente a quienes
no podrían salvar sin dar rienda suelta a una infinidad de bribones, y hacen
bien. Temen, como mi padre y el padre Bouin, pronunciar una sentencia
equitativa en un caso determinado, pero funesta en otros mil por la multitud
de desórdenes a los que abriría la puerta, y hacen bien. Y en el caso del testamento
que nos ocupa 
Mi PADRE. -Tus razones, en tanto que particulares, quizá fueran buenas,
pero como públicas resultarían desacertadas. Se da el caso del abogado poco
escrupuloso que os dice personalmente: «Quemad el testamento», pero que
Onunca se atrevería a ponerlo por escrito.
Yo. -Ya veo; se trataba de un asunto que no había que llevar ante los
jueces. Tampoco lo habría hecho yo en vuestro lugar.
MI P ADRE. -Habrías preferido tu razón que la razón pública; la decisión
del hombre que la del hombre de leyes.
Yo. -Desde luego. ¿Acaso no es el hombre anterior al hombre de leyes?
¿No es la razón de la especie humana mucho más sagrada que la del legislador?
Nos llamamos civilizados y somos peores que los salvajes. Parece como
si aún tuviéramos que vagabundear durante siglos, cayendo de extravagancia
en extravagancia y de error en error, antes de alcanzar la primera chispa de
buen juicio, cuando el instinto solo nos habría llevado derechos. Así nos
vemos, completamente desorientados 
MI PADRE. -Hijo mío, hijo mío, la razón es buena almohada, pero encuentro
que mi cabeza reposa más cómodamente aún en la de la religión
y las leyes; y no admito réplica pues no tengo ganas de insomnios. No me
digas que te estoy poniendo de mal humor. Dime pues, si hubieras quemado
el testamento, ¿me habrías impedido la restitución?
Yo. -No, padre, que estéis en paz es para mí más valioso que todos los
bienes de este mundo.
MI PADRE. ±Tu respuesta me complace, y con razón.
Yo. -¿Y„vais a decirnos cuál es esa razón?
MI PADRE. -Con mucho gusto. El canónigo Vigneron, tu tío, era un hombre
duro, que no se entendía con sus compañeros de quienes se mofaba
todo el tiempo por su conducta y sus discursos. Tú eras su sucesor; pero en


Ô  
el momento de su muerte, en la familia se pensó que más valía solicitar a la
corte romana una nueva designación que, entre manos capitulares, quizá no
habría obtenido el visto bueno. Tu tío se muere una hora o dos antes de la
presumible llegada del mensajero, y nos encontramos con la canonjía y mil
ochocientos francos perdidos. Tu madre, tus tías nuestros parientes, nuestros
amigos, todos opinaban que se ocultara la muerte del canónigo. Rechacé
el consejo, e hice que se tocaran las campanas inmediatamente.
Yo. -E hicisteis bien.
Mi PADRE. -Si hubiera escuchado a aquellas buenas mujeres y hubiera
tenido luego remordimientos, veo que no habrías dudado en sacrificarme la
muceta.
YO. -Y sin remordimientos. Siempre habría preferido ser buen filósofo
que mal canónigo.»
Volvió el prior rechoncho, y tras mis últimas palabras, que acababa de oír,
Exclamó: ³¡Un mal canónigo! Me gustaría saber cómo se puede ser buen o mal
prior, buen o mal canónigo; son estados absolutamente indiferentes.» Mi padre
se encogió de hombros, y se retiró para cumplir con algunos deberes piadosos
que tenía pendientes. El prior dijo: ³He escandalizado un poco a papá.
Mi HERMANO. -Puede ser.» Seguidamente, mientras saca un libro del
bolsillo, añade: «Tengo que leeros unas páginas de la descripción de Sicilia
por el padre Labat.
Yo. -Las conozco. Se trata de la historia del  ‘ ‘ de Mesina.
MI HERMANO. -Justamente.
EL PRIOR. ±¿Y que hacía ese  ‘ ‘?
MI HERMANO. ±El historiador cuenta que, habiendo nacido virtuoso, amigo
del orden y la justicia, iba a sufrir mucho en un país donde las leyes carecían
no sólo de vigor sino también de aplicación. Cada día amanecía marcado por
algún crimen. Asesinos conocidos iban por la calle con la cabeza bien alta y se
mofaban de la indignación pública. Los padres se desolaban al ver a sus hijas
seducidas y hundidas en la deshonra y la miseria por la crueldad de sus raptores.
El monopolio privaba al hombre trabajador de su subsistencia y de la de sus
vástagos; concusiones de todo tipo arrancaban las lágrimas de los ciudadanos
oprimidos. Los culpables escapaban al castigo, o por su crédito, o por su dinero,
o por el subterfugio de las formas. El  ‘ ‘ veía todo eso y se lo llevaban los
demonios; así que soñaba sin parar en el modo de detener tanto desorden.


Ô 

EL PRIOR. -¿Y qué podía hacer un pobre diablo como él?


MI HERMANO. -Vais a saberlo. Un día instituyó un tribunal de justicia en
su tienda.
EL PRIOR. -¿Cómo puede ser?
Yo. -El prior querría que se le despachara un relato, como despacha él
sus maitines.
EL PRIOR. -¿Y por qué no? El arte oratorio quiere que el relato sea breve,
y el Evangelio que la oración sea corta.
MI HERMANO.
±Al primer rumor de un delito atroz, el hombre se informaba,

proseguía por su cuenta una instrucción rigurosa y secreta. Una vez

cumplida su doble función de relator y juez, una vez concluido el proceso


criminal y pronunciada la sentencia, salía con un arcabuz bajo el abrigo, y si
se encontraba por el día con los criminales en algún lugar apartado, o por la
noche en una de sus correrías, les soltaba equitativamente una descarga de
cinco o seis balas en el cuerpo.
EL PRIOR. -Mucho me temo que el buen hombre acabaría muerto con
tanto trabajo. Lo siento por él.
MI HERMANO. -Tras la ejecución, dejaba el cadáver en la plaza sin más, y
se volvía a su casa, satisfecho como quien ha matado a un perro rabioso.
EL PRIOR. -¿Y mató a muchos de esos perros?
MI HERMANO. -Se calcula que a más de cincuenta, y sobre todo de elevada
condición, hasta que el virrey ofreció dos mil escudos de recompensa al
delator, y juró, frente a los altares, que perdonaría al culpable si se autoinculpaba.
EL PRIOR. -¡Qué estúpido!
MI HERMANO. -Por temor a que la sospecha y el castigo recayeran sobre
un inocente 
EL PRIOR. -¡Se presentó ante el virrey!
MI HERMANO. -Le dirigió el siguiente discurso: «He cumplido con vuestro
deber. He condenado y ejecutado a los malhechores que vos debíais castigar.
Éstos son los atestados de sus crímenes. Veréis en ellos el proceso
jurídico que he seguido. Me han dado tentaciones de empezar por vos, pero
he respetado en vuestra persona al personaje augusto que representáis. Mi
vida está en vuestras manos, podéis disponer de ella a vuestro antojo.»
EL PRIOR. -Y así se hizo.
MI HERMANO. ±Lo ignoro; pero sé que con todo ese celo por la justicia, ese
hombre no era sino un asesino.
EL PRIOR. -¡Un asesino! La palabra es demasiado dura: ¿qué otro calificativo
podría atribuírsele si hubiera asesinado a gentes de bien?


Ô 

Yo. -¡Qué tonterías!


Mi HERMANA. -Sería de desear 
MI HERMANO, a mí. -Sois soberano; este asunto se halla sometido a vuestra
decisión; ¿cuál es?
Yo. -Abate, estáis tendiéndome una trampa, pero consiento a ello. Condenaré
al virrey a ponerse en el lugar del zapatero, y al zapatero a ocupar el
lugar del virrey.
MI HERMANA. -Bien dicho, hermano.»
Mi padre reapareció con ese rostro sereno que traía siempre tras la oración.
Se le narró el hecho, y confirmó la sentencia del abate. Mi hermana
añadió: ³Y así es como nos encontramos con una Mesina privada, si no del
único hombre justo, al menos sí del único ciudadano valiente. Lo cual me
entristece.»
Se sirvió; aún hubo quien siguió metiéndose conmigo un rato más; se
burlaron del prior por la decisión que había tomado a propósito del sombrerero,
y el poco caso que hacía a priores y canónigos. Se le propuso el caso del
testamento: en lugar de resolverlo nos contó algo que le había sucedido a él.
EL PRIOR. -¿Recordáis la espectacular ruina del cambista Bourmont?
Mi PADRE. -¿Cómo no voy a acordarme? ·
mí también me debía dinero!
EL PRIOR. -Mejor.
MI PADRE. -¿Por qué mejor?
EL PRIOR. -Porque si obré mal, mi conciencia se verá aliviada. Fui nombrado
síndico de los acreedores. Entre los activos de Bourmont había un pagaré
de cien escudos a nombre de un pobre mercader de grano vecino suyo.
El pagaré, compartido a prorrateo por los numerosos acreedores, no tocaba I
ni a doce céntimos por cabeza; y requerido al vendedor de grano, significaba
su ruina. Supuse 
MI PADRE. -Que ningún acreedor rehusaría doce céntimos a aquel desdichado;
así que rompisteis el pagaré y mi bolsa se convirtió en limosnas.
EL PRIOR. -Es cierto; ¿estáis enfadado por ello?
MI PADRE. -No.
EL PRIOR. -Pues pensad que los demás tampoco lo estarían, y todo queda
dicho.
MI PADRE. -Pero, señor prior, si rompéis un pagaré haciendo uso de
vuestra sola autoridad, ¿por qué no romperíais dos, tres, cuatro, sobre todo
cuando resulta tan fácil encontrar siempre indigentes que socorrer a expensas
ajenas? El principio de piedad puede llevarnos muy lejos, señor prior: la
justicia, la justicia 
EL PRIOR. -Siempre se dice, a menudo es una gran injusticia.»


Ô 

Una joven, que ocupaba el primer piso, bajó; era alegre y algo chiflada. Mi
padre le pidió noticias de su mando: ese marido era un libertino que había
dado a su mujer ejemplo de malas costumbres, la cual, según creo, no había
tardado en seguirlo, y aquél, para escapar a la persecución de su acreedores,
se había ido a la Martinica. La señora de Isigny, que así se llamaba nuestra
inquilina, respondió a mi padre: «¿El señor de Isigny? ¡A Dios gracias, no he
oído hablar más de él! A lo mejor se ha ahogado.
EL PRIOR. -¡Ahogado! Os felicito.
SEÑORA DE ISIGNY. -¿Y qué OS importa, señor abate?
EL PRIOR. -A mí nada, ¿pero a vos?
SEÑORDAE ISIGNY-¿A mí?
EL PRIOR. -Es que se va diciendo por ahí 
SEÑORDAE I SIGNY. -¿Y qué se va diciendo?
EL PRIOR. -Puesto que queréis saberlo, se dice que había descubierto
alguna de vuestras cartas.
SEÑORDAE I SIGNY. -¿Acaso no guardaba yo una hermosa colección de las
suyas?"
Y ya nos ve aquí inmersos en una discusión de lo más cómica entre el
prior y la señora de Isigny sobre los privilegios de uno y otro sexo. La señora
de Isigny me llamó en su auxilio, e iba a probar yo ya que el primero de los
esposos que faltaba al pacto devolvía la libertad al otro, cuando mi padre me
pidió el gorro de dormir, acabó con la conversación y nos mandó a todos a
acostarnos. Al ir a desearle las buenas noches, le dije al oído: «Padre, es que
en realidad no existen las leyes para los sabios.
-Hablad más bajo.
-Todas están sujetas a excepción, el sabio es quien debe juzgar en cada
caso si hay que someterse a ellas o al contrario no tenerlas en cuenta.
-No me importaría, me respondió, que hubiera en la ciudad uno o dos
ciudadanos como tú, pero no viviría en ella si pensaran todos igual.


Ô