Colectivo Xepa (Brasil) Marcelino Peixoto

(Minas Gerais, 1971). Actualmente reside y trabaja en Belo Horizonte, Brasil.

En las mediaciones, los medios, los espacios de transferencia, en los fenómenos mismos, donde algo se pierde, donde algo se inaugura. Ni fuera, ni adentro, pero sí en los espacios permeables! Si existe más que un camino entre dos puntos, entonces existe también la posibilidad de un circuito paralelo, que toma un camino diverso en relación a la trayectoria de un circuito ya establecido. Trabajar en concomitancia sugiere la construcción de una estrategia que, a pesar de usar mecanismos del circuito oficial, trabaja en los bordes, en los límites, en las extremidades, colocando en escena las deficiencias y la fragilidad de las señales aceptadas como verdad. Significa también, la formación de redes, de acciones intersubjetivas. En América Latina esta práctica de trasbordar el circuito institucional llevando el arte para las calles, revela, no solamente una ruptura con los territorios establecidos, en una crítica evidente al circuito en escena, paralelamente gana un contorno militante, sea estético o político. Por otro lado, trasborda la necesidad de la experiencia directa, de la pura construcción sensorial, donde percibir, sentir, se sitúan como la función primera. Cuerpos que ganan otra alineación, conciencias que crean otro tiempo escénico, un tiempo de la espera, de lo imprevisto, de lo espontáneo,

construcciones que proponen la suspensión y la materialidad, mecanismos que afirman una escena mantenida en el suceso y no en la representación. Y el cuerpo es, desde siempre el punto de referencia del discurso artístico. Estar fuera de la escena, de alguna manera, iguala a extranjeros y locales, pues si la escena se constituye por artistas asumidos por el circuito, los que están afuera también figuran como extranjeros .Y ser extranjero es estar visitando la escena siempre desde el afuera. Delante de la diversidad de características culturales,no resta otro lugar sino dentro de sí mismo . Establecer una relación entre la escena que soy y la escena en que estoy, me deja en un lugar que es puro fenómeno, un lugar de transferencia. Hay que tomar conciencia de las posibilidades de construir/construirse como escena. Traer la escena para la subjetividad. Potencializar, crear las condiciones de posibilidades para percibir lo estético, para vivir lo estético/ético. Ni más allá ni más acá, existe un espacio entre. Un espacio de transferencia, un tiempo/espacio puro fenómeno.
Septiembre 2007.

(a)

Cultura de los bordes permeables Cultura de los espacios entre / espacios de transferencia ...Partitura de errores... ...Dibuje su laberinto...
La escena artística, o el paisaje artístico, es integrado por personajes que en mayor o menor medida hacen pública su producción. Formar parte de la escena debe presuponer la comprensión de los movimientos en los bastidores de la vida artística de determinado lugar, como libros y periódicos, exposiciones, audiciones, redes, pues allí están las raíces de los “bastidores”, donde muchas veces, se sitúan las líneas de fuerza de la escena. Pensar la escena artística y sus bordes, límites y fronteras, es tratar de problemas intrínsecos al debate del arte contemporánea. Indagaciones y cuestionamientos en relación al espacio confinado del museo, del papel de las instituciones públicas y del circuito comercial de la producción artística y , sobre todo de las mediaciones entre las proposiciones y los aquellos que las sufren.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful