Você está na página 1de 16

CAPÍTULO I.

OBJETIVO: Presentar la evolución del concepto educación a través de las


distintas etapas de la historia hasta la actualidad, mostrando las principales
características en cada etapa así como las consideraciones que se tomaban en
cuenta durante las mismas.

PRESENTA: BASILIO RIVERA MÁRQUEZ

Comprensión del Concepto Educación desde el Tradicionalismo hasta la


Época Contemporánea.

La educación en el hombre es un proceso que se va gestando a lo largo de


su vida y como componente importante en el ser humano se manifiesta de
maneras muy complejas que por lo tanto merece todo un espacio de reflexión
para poderlo comprenderlo, sobre todo si se perciben los distintos conceptos de
“educación” que han surgido a lo largo de la historia y que marcan una radical
diferencia con la concepción primera dada en la época tradicionalista.

Descubrir las pautas y cambios que ha sufrido tal concepto, es la parte


más importante de este capítulo ya que la concepción sobre educación varía
según las formas de pensamiento que se manifiestan durante cada época de la
vida del hombre.

1. Concepto de educación en el Tradicionalismo.

Una de las primeras nociones que se tienen sobre lo que significa


educación, se da en el tradicionalismo, en el cual podemos ver como la
concepción que se genera durante ésta etapa es tan sólo un punto de partida en
donde se guardan algunas consideraciones de temporalidad, así lo muestra las
características de esta época en donde se ve lo siguiente “la época del
tradicionalismo, es ajena a la reflexión prospectiva; y es que en ella el hombre
no tiene conciencia del futuro sino únicamente del presente y del pasado”.1 El
pasado y el presente juegan un papel muy importante para la sociedad que se
desarrolla en esta época, pero podemos ver como en su reflexión escapa la
percepción del futuro, lo que nos hace pensar que un primer significado que ellos
conciben sobre educación es como una preservación natural de la sociedad, por
medio de la tradición.

La sabiduría de esta etapa representa la principal enseñanza que compone


los contenidos de la educación que se transmiten por medio de la tradición,
misma que considera de gran importancia la temporalidad del hombre, esto lo
podemos ver en las principales características que giran en torno a la tradición
que es considerada “como espejo del pasado, significa en estos pueblos de
escasa reflexión abstracta, una especie de patrimonio particular; los contenidos
de la tradición son considerados como propiedades particulares, como
mensajes exclusivos; esto da como consecuencia que la tradición sea
forzosamente concreta, parcial, limitada, es decir, que cada pueblo tiene su
propia tradición y dentro de ella recoge sus creencias, su saber, su imagen del
mundo, su cultura general”2 . Podemos ver que las características señaladas por
el tradicionalismo guardan el significado de lo que es educación con base en la
tradición, misma que recoge un saber un tanto particular con respecto a una
comunidad y que compone su cultura, de modo que partir de ello se considera
aquí el concepto educación como un sostenimiento de la propia cultura.

Será entonces la educación dentro del tradicionalismo un medio para la


preservación natural de la sociedad y de su cultura, a partir de tal concepción que
versa sobre el significado de educación podemos distinguir que la dimensión
educativa va más allá que la sola preservación de la cultura y la sociedad,
1
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978,22
2
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 22
aspectos que fueron considerados como principal patrimonio de los pueblos
tradicionalista ya que ellos “reconocen un significado a la educación que a
través de ella se puede conservar el pasado; semejante noción inmaterial,
referida al hecho vital de la educación, no es filosofía, pero fijo que ofrece la
primera esencia para emprender, a partir de ella, una reflexión filosófica
auténtica, no trascendentista ni fantaseosa, sino arraigada en la inmanencia
misma del significado real de la educación”3. Podemos concluir con esta visión
de educación que se fija en el tradicionalismo, que promueve la reflexión que se
deriva a partir de los hechos pasados misma que se retoma hacia el presente, lo
que compone una dimensión de la tarea educativa, sin embargo tomar en cuenta
únicamente este aspecto de la educación es un tanto limitarla ya que va mas allá
de ser un medio para interactuar y promover la cultura y la sociedad.

2. Concepto educación en el Clasicismo Greco-latino.

En este apartado nos podremos dar cuenta de los comienzos de una


reflexión más compleja sobre la concepción de educación, ya que durante esta
época se ha dado una superación al arraigo del pasado como única fuente de
conocimiento que tiene por vía la tradición, ya que se valora un tanto lo
apreciado del pasado que se retoma para darle una proyección dentro de la
actividad en el presente movidos por la conciencia que va creando una
disposición para enfrentar el futuro y sus retos, de aquí se desprenden los
elementos con que se construye lo clásico; la actitud de reconocimiento y
valoración histórica, que distinguen el clasicismo.

Al percibir que durante esta época se comienza a llevar a cabo una


proyección más avanzada sobre la concepción de educación en especial si
3
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 23
tomamos en cuenta el siguiente pensamiento “La reflexión filosófica sobre la
educación, nació en Grecia; y a la verdad, en los primeros filósofos hay ya
insinuaciones de una preocupación por la esencia de la educación”4. A partir de
aquí se intuye que la educación no sólo obedece al pensamiento del hombre en
cuanto a función en sociedad sino que por sí misma guarda una parte que
podríamos mencionar como perene, esta parte que no cambia en el concepto de
educación puede ser el componente llamado esencia al que se referían los
antiguos pensadores griegos.

Veremos como durante esta época surgen distintas concepciones sobre lo


que significa educación por parte de distintos pensadores de entre los cuales
podemos mencionar a “ Pitágoras (569-500 a. C.) para quien la educación se
propone establecer la armonía en el alma, en el cuerpo, y entre ambos, a
semejanza de la que existe entre los seres del universo”5. Este filósofo vislumbra
en la educación la oportunidad para que el ser humano pueda alcanzar una
estabilidad contando con todo los componentes de su ser, ya que recordemos que
en ese tiempo la concepción del hombre era dualista, por lo tanto el papel que
adoptará a partir de tal concepción, será el de unificar estas potencias de modo
que la educación consistirá en el moldear la propia naturaleza del ser humano.

Por su parte Platón atribuye otros elementos ya que define educación de la


siguiente manera: “el arte de atraer y conducir a los jóvenes hacia lo que la ley
dice ser conforme con la recta razón ya lo que ha sido declarado tal por los más
sabios y experimentados ancianos"6. Platón vuelve a exaltar la importancia que
tiene la tradición en cuanto habla de la sabiduría de los experimentados, sin
embargo su definición no culmina allí ya que hace alusión a la recta razón, de
4
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 24

5
Ibídem.
6
PLATÓN, Leyes, Libro VII. Traducción de J.M. Pabón (Madrid, Instituto de Estudios
Políticos)pp. 44 del Tomo I.
modo que podríamos decir que al igual que Pitágoras la educación va en una
línea de la formación de la persona en un nivel que podríamos definir de
conciencia.

Continuando con la reflexión platónica sobre el concepto educación se nos


dice que: “la educación debe ser una función del Estado, que ha de preocuparse
por el crecimiento adecuado de la población, cuidando de que cada uno cultive
la virtud o propiedad espiritual que en más alto grado ostenta, dando así como
resultado la formación de las clases.”7 En el concepto de educación platónico
que podemos vislumbrar se tiene presente que la educación debe conducir a la
persona a un desarrollo de sus potencialidades, no sólo como el cuidado de la
propia virtud sino en función a una integración del hombre a las funciones del
estado que conlleva a una integración de la persona a la sociedad.

Aristóteles al igual que Platón plantea una concepción de lo que es


educación en función del estado y lo establece de esta forma: “la imposibilidad
de una educación que no provenga del Estado, porque es el único organismo
capaz de formar a los hombres en la virtud y para la virtud; la educación
ejercida por maestros particulares, no puede estar animada por los ideales del
Estado, porque necesariamente será individualista”8. Este pensador señala la
parte individualista que mencionaba Pitágoras en donde establece la armonía de
la propia persona como aspecto importante del significado educación con la
diferencia de las virtudes a desarrollar como la parte armónica de la persona que
van en función del estado como un bien mayor al cual hay que contribuir.

Para cerrar esta apartado es necesario tener presente que el concepto


educación que se desprende de las aportaciones de los grandes filósofos de la

7
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 25
8
Ibídem
época nos hablan de un educación como esencia, capaz de modelar la naturaleza
humana (virtud) con un sentido dignificante en función a participar de la vida del
estado.

3. El Cristianismo y su concepto de educación.

Desde luego que la educación en esta etapa jugaba un papel muy


importante ya que ella era el medio necesario para la continuación de las
enseñanzas de la fe cristiana. La obra educadora comenzó dentro de los recintos
religiosos aunque más tarde esta tarea se extendió hasta crear importantes
universidades que ayudarían en esta difícil labor.

Desde los inicios de las grandes escuelas cristianas se percibe el


significado de educación con un toque un tanto distinto al de épocas anteriores,
en esta etapa vemos que “ya se puede advertir la importancia que se reconocía a
la educación en estos movimientos, y no es extraño hallar referencias alusivas al
valor y fin de la formación humana, respecto del valor y fin del hombre
postulados por el cristianismo”9. El concepto aquí, parte de la formación
humana del hombre rumbo al fin de éste que tienen desde luego como meta
principal el encuentro con Dios para alcanzar una vida plena.

Uno de los máximos pensadores de esta etapa es Santo Tomás y presenta


el concepto educación de esta forma “como la promoción de la prole al estado
perfecto del hombre en cuanto hombre, es decir, al estado de la virtud"10. Se
distingue en él la importancia que le concede al progreso de la persona cuando
habla de un estado de perfección que podríamos interpretar como una constante
mejora sobre la actividad el individuo que aporta a la comunidad de modo que
no se cumpla solo con esa parte que le corresponde, sino que crezca a manera de
9
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 28
10
SANTO Tomás, Suma Teológica, tomo 3A, part, q.41
virtud en donde ya implica un trabajo interior por parte de quien ejerce tal virtud
es decir un llamado constante a la conciencia y a su crecimiento.

La línea de reflexión en el ámbito educativo como ya podemos ver está


encaminado en gran parte hacia un bien mayor, que trasciende los medios
terrenales y busca llegar a dimensiones de un nivel superior así se dirá entonces
que “el fin de toda educación es Dios, y se alcanza mediante la salvación; la
vida del hombre, debe ser un camino hacia Dios11. Entonces toda actividad
educativa del hombre buscará hacer tangible la necesidad de formar buenos
hábitos, mediante ejercicios y no sólo por preceptos, también el fin de toda vida
moral será el bien supremo de Dios. Por lo tanto educación en esta época
significa un instrumento de formación humana, respecto del valor humano y fin
del hombre postulados por el cristianismo.

4. Concepto de educación en el Humanismo.

El significado que se le atribuye al término educación en esta época


lleva como máxima expresión un ensalzamiento del hombre por medio de la
explotación de todas sus potencialidades, el fin de la obra educadora será en este
período histórico un engranaje de las distintas dimensiones del hombre que lo
conduzcan a ser más humano, entendiendo esto como una mayor perfección.

Se presentan matices un tanto más complejos sobre el proceso educativo


que incluyen características propias de la etapa que estamos abordando, las
cuales se presentan como “tres notas esenciales que se pueden advertir en el
pensamiento pedagógico del humanismo, como cualidades de la educación
infantil: el liberalismo, el realismo y la integridad”12. Estas notas se suman
11
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 29
12
Ibíd, 32
con la finalidad de reconocer el valor de la persona como lo más importante de
la tarea educativa, se reconoce la naturaleza de quien recibe la educación pero en
esta ocasión de una manera distinta ya que aquí se toma como referencia y punto
de partida del proceso educativo, advirtiendo elementos como el ambiente en el
que se desarrolla dicha educación así como las modalidades que se han de seguir
en la formación del ser humano.

En el concepto que se percibe de esta época destaca la amplitud que


adquiere, de manera que no sólo se concibe la educación como el proceso para la
preservación de la especie, sociedad, cultura, doctrinas etc. sino que su contenido
es mucho más extenso, esto lo podemos ver en la idea siguiente “se refiere a la
amplitud de la educación; no ha de cultivarse sólo aquello que dé brillo a la
persona, o para lo que el individuo tenga especial capacidad, sino que,
entendiendo el alma humana como un conjunto de potencialidades, es preciso
hacer que todas ellas se realicen y para esto se requiere una educación amplia,
variada y cabal.”13 Educación será pues considerar todas las dimensiones de la
persona sin seccionar o prestar una mayor atención a un talento en particular de
quien es educado, concibiendo al alma humana como ese conjunto de
potencialidades de las cuales hay que explotar al máximo logrando con ello una
educación en conciencia y desde luego más plena.

Continuando con la idea anterior sobre la educación, podemos destacar


que existe una gran consideración de la persona dentro del humanismo de
manera que guardan su propia postura de ésta en el medio educativo ya que se
dice que “la persona, no puede ser un mero instrumento para obras de cultura
o para el engrandecimiento de la Nación, sino que, como enseño Kant, es un
autofín, un fin en sí mismo”.14 En esta época comienzan los indicios del
13
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 33
14
SALINAS Génaro, Filosofía del Derecho, Ed. UANL, México 1973, 271
concepto educación en relación a la finalidad de la persona, aspecto que marca
una gran distancia sobre las concepciones de educación dadas en el pasado.

Por último cabe mencionar que “la postura humanista predica que la vida
es más importante que todo el progreso científico, artístico y técnico, porque es
ella el asiento de todos los valores”15. Especialmente el valor que le confiere al
ser humano ya que tiene muy claro que en ningún momento es éste un medio
para la sociedad o el estado sino un propio fin el cual hay que cultivar por medio
de la educación.

5. El Romanticismo y su concepto de educación.

En la visión que se crea durante esta época se inscriben en el concepto


educación atributos importantes del hombre como la libertad, apoyándola
principalmente en función de la razón y de todas las vías que conducen a ella
incluyendo también todas las potencialidades del espíritu humano manifestadas
especialmente en el sentimiento y el empirismo que vienen a ocupar el espacio
principal como común denominador de las corrientes que ocuparon la plenitud
filosófica de los siglos XVI y XVII, época a la cual se le denomina como
romanticismo.16

Las posturas y corrientes filosóficas que emanan de esta etapa tendrán


direcciones distintas en cuanto a la importancia de la educación pero se
vislumbra de todas ellas un punto de partida el cual será educación como
transformación del hombre, en esta línea encontramos el siguiente pensamiento
“la manifestación y respaldar la libertad, ya en razón, al que conviene el
nombre de iluminismo… tomó dos direcciones, no sólo diversas, sino opuestas,
15
Ibíd. 270
16
CFR. VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 37
como fueron, el empirismo, o reconocimiento de la experiencia como vía del
saber, y el racionalismo, que restringía al sólo ejercicio de la razón del
producto del conocimiento”17. Podemos ver entonces que esas direcciones de las
que se hablaban serán el iluminismo, empirismo y racionalismo principales
corrientes y posturas filosóficas de este período de la historia, que tendrán como
objetivo primordial respaldar la libertad del hombre cada una con base a sus
propias consideraciones como la razón y la praxis, todo ello será el fundamento
para concebir la educación como una transformación del hombre cimentada en la
libertad ejercida a partir de las potencialidades del propio espíritu humano que
antes mencionamos.

Algunas ideas que se gestan a lo largo de este período girarán en torno a la


libertad como ocurre con el pensamiento de Leibniz que dice "Nada más útil
para conseguir la felicidad humana que la luz del intelecto, así como actuar
siempre con una voluntad atenta al intelecto"18. Este pensador considera como
punto de partida para la felicidad del hombre la voluntad, que es un elemento
importante para alcanzar la libertad, pretensión principal de la época como punto
de partida para la transformación del hombre de la que hablábamos y que es el
elemento más importante de la concepción de educación en este contexto.

Esta libertad como transformación del hombre será una pauta de acción
que se pretende llevar a los distintos ámbitos de la vida del hombre es así como
encontramos la siguiente idea “ la conciencia social ha de afirmarse por una
efectiva capacidad para el desempeño de un trabajo, y por un recto enfoque de
la libertad.”19 El recto enfoque de la libertad será el objeto principal de la

17
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 37
18
Arroyo Francisco, Ensayo para Introducir al Método del razonamiento Humano en los
asuntos Morales, Porrúa, México 1998, Notas introductorias.
19
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 42
educación para la sociedad de este tiempo y el rasgo que marca una considerable
distinción con las épocas anteriores ya que podemos ver que conforme transcurre
la historia el hombre concibe de forma distinta tal concepto, al cual le atribuyen
más acciones del hombre con el fin ampliar el medio educativo para el progreso
del género humano.

El rasgo esencial de le época de las luces es la exhortación a la autonomía


interior del hombre frente a supersticiones y prejuicios invertebrados en religión,
ciencia, moral, política, arte, economía; marca una peculiar actitud, un nuevo
camino o método para encarar la vida en sus manifestaciones todas;
predominando la sensibilidad y la imaginación a partir de la razón y la lógica, así
como la exaltación del individualismo es por ello que se le atribuye una
importancia radical a la libertad del hombre ya que ésta marca la pauta sobre
todas sus acciones y con ello la transformación de sí mismo, idea del concepto
de educación que se desarrolla en este tiempo.20

6. Concepto de educación en el Neohumanismo.

Se le llama Neohumanismo a esta época de la historia porque en ella se


sigue la misma línea de pensamiento del humanismo, en donde se destaca una
gran importancia sobre la vida del ser humano, lo que la hará un tanto distintas
ambas etapas será que ésta última no postula como única importancia el
desarrollo armónico de las potencialidades del espíritu humano de forma
individual, sino que plantea que esta importancia está con base a que el
desarrollo del hombre se lleva a cabo en comunidad lo que al mismo tiempo
produce cultura.

20
CFR. Arroyo Francisco, Ensayo para Introducir al Método del razonamiento Humano en
los asuntos Morales, Porrúa, México 1998, Notas introductorias.
El hombre en comunidad será un buen punto de reflexión sobre la
educación que se percibe en esta etapa, ya que encontramos lo siguiente que “no
pierde de vista el Neohumanismo pedagógico, el sentido social de la vida
humana, y el fin de una comunidad armónica y pacífica de hombres” 21. Se habla
de un ambiente pedagógico, lo que podemos traducir como el medio principal en
el cual el hombre desarrolla sus potencialidades humanas es el ámbito
comunitario o mejor dicho social, pero éste deberá cumplir con las características
necesarias como doble exigencia, para el desarrollo del propio ambiente
comunitario así como el del mismo individuo que conforma tal grupo.

Durante esta época se dan a conocer distintas concepciones sobre el


significado de educación una de ellas es la de Pestalozzi que dice "La educación
es el desarrollo natural, progresivo y sistemático de todas las facultades”22.
Vemos que el punto de partida sobre la reflexión referida por el autor hace
alusión a la visión humanista en tanto que considera la importancia de la
integración de las potencialidades humanas por medio de la educación.

Por otro lado tenemos que Rousseau concibe del tema lo siguiente "La
educación no es sino la formación de hábitos"23. En este pensador se da como
consideración principal la formación de hábitos que nos recuerdan especialmente
los modos de proceder de la persona lo que nos lleva a concluir a partir d
Rousseau que la educación nos mueve a modificar la propia forma de actuar en
la vida.

Otra concepción importante de la época que podemos considerar es la de


Herbart que dice lo siguiente "La educación tiene por objeto formar el carácter

21
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 44
22
SANCHEZ Buchon, Pedagogía, Narcea, Madrid, 98
23
CUNNINGHAN, Filosofía de la Educación, Ateneo, Buenos Aires, 28
en función de la moralidad"24. En esta última concepción sobre educación se
exalta el ámbito de la moralidad lo que podríamos referir a las costumbres o a las
normas de conductas, que se conforman de acuerdo con los dictados de la
conciencia, que por conclusión todo ello viene a recaer a un ámbito que engloba
todos estos elementos el cual es la culturalización.

La concepción educativa de Herbart, reside en el hecho de la


educabilidad, o sea la disposición del hombre para formarse hacia un modo
superior de vida animado por los fines morales; los cuales representan la
adopción de una vida plenamente humana, en la que ha de sobresalir la práctica
de las nociones de libertad interior, perfección, derecho y la equidad que son
elementos que de modo alguno conllevan a una culturalización.25

En esta última consideración a partir de Herbart podemos señalar que


entonces “la vida humana es esencialmente social; y no como mero conjunto de
individuos, sino como el ambiente más adecuado para la realización de los más
caros designios del hombre”26. Tener claro que las nociones de libertad,
perfección, derecho, equidad etc. no emanan por sí mismos del medio social sino
que es necesario contar con la parte de raciocinio que conduzca la acción del
hombre hacia ello, por lo tanto en esta etapa predomina la utilización de métodos
que manejan elementos racionales para explicar la realidad espiritual del hombre
así como su proyección en la cultura.

7. La Época Contemporánea y su concepto de Educación.

24
BLANCO R. Teoría de la Educación, Hernando, Madrid, 101.
25
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 47
26
Ibíd. 46
Plantear un concepto de educación durante la época contemporánea será
una tarea un tanto difícil ya que ha sido mucha la reflexión que sobre ello se ha
manifestado y pretender establecer un concepto propio de esta época nos puede
conducir a una amalgamiento de las distintas concepciones o a un
desplazamiento de aquellos elementos que están demás dentro del propio
concepto, al parecer lo mejor será analizar lo que se dice de este concepto en esta
época y a partir de ello establecer una valoración que nos mueva a concebir su
funcionalidad en el hombre como se ha ido estableciendo a lo largo de este
capítulo.

Lo característico de la época contemporánea es la presencia de una gran


variedad de elementos nuevos en la vida general del hombre y desde luego en el
ámbito educativo, estos elementos nuevos podríamos definirlos como corrientes
filosóficas propias de la época las cuales son “ evolucionismo, cristianismo,
marxismo, pragmatismo, filosofía social, filosofía cultural de los valores, el
historicismo, existencialismo y la filosofía analítica todas ellas con un sentido
pedagógico un tanto distinto”27. Ciertamente la finalidad que persigue el
concepto de educación que cada una de estas corrientes filosóficas emiten portan
un ideal propio pero en general podríamos hablar de una misma línea de acción
para el hombre considerada en esta época, la cual es entender la educación como
un desarrollo del hombre de una manera integral para que éste pueda alcanzar
una vida plena: la educación pues en esta parte de la historia funge como el
medio y vía principal para conseguir tal pretensión sobre la existencia del ser
humano.

Las principales ideas que manejan las corrientes filosóficas anteriormente


mencionadas en el ámbito educativos serán: educación como proceso de
producción y creación de bienes económicos, valoración e igualdad en el trabajo
27
VILLALPANDO José Manuel, Filosofía de la educación, Porrúa, México 1978, 48
manual, progreso en el ámbito social, la cultura como producto de la historia,
educación a la plena libertad, educación a partir de la praxis, positivismo
científico, determinación autoritaria de valores etc. Estas son en resumen las
ideas generales que se manejan a lo largo de la época contemporánea y que se
incluyen dentro de las distintas concepciones de educación generadas, sin
embargo destacaran algunos conceptos surgidos durante la época por poseer
propia singularidad de buena consistencia en las ideas que plantean en sus
concepciones.

Una de las concepciones que presentan un punto de vista muy importante


sobre el significado de nuestro concepto sobre el cual hemos estado trabajando
es la consideración que hace García Hoz y dice en ella "La educación
personalizada se justifica como estímulo y ayuda a un sujeto para la
formulación de su proyecto personal de vida y para el desarrollo de su
capacidad de llevarlo a cabo".28 En esta visión vemos que ya no sólo se habla
del desarrollo de potencialidades humanas, en comunidad, raciocinio, libertad
etc., ideas planteadas anteriormente, Hoz hace una distinción muy clara y precisa
del proceso educativo que se incluye en su concepto que es el de la atribución
que se le confiere a la educación como un medio personalizante que impulsa a un
proyecto de vida y no sólo eso sino que menciona que lo capacita para ello,
desde luego que cuando hablamos de proyecto de vida entramos en el ámbitos de
lo social, de la moral, política y demás medios necesarios para el desarrollo de
una vida en armonía.

Otro concepto de educación que es de gran importancia considerar por sus


características que abordan algunos elementos implicados en el proceso de la
educación por mencionar dimensiones importantes en ésta nos señala lo
siguiente : "Educación es el arte de iniciar en el niño, mediante la excitación de
28
GARCÍA Hoz, Educación Personalizada, C.S.I.C, Madrid 1970, 37
sus intereses, un desarrollo de las fuerzas intelectuales y morales, que responda
a las leyes, en virtud de las que se realiza todo progreso biológico y psicológico:
diferenciación y correspondiente concentración de sus sanas facultades y
energías volitivas.29 En esta visión sobre el significado de educación se incluyen
aspectos muy importantes que incluso aun están en boga en las recién teorías que
se presentan actualmente, tales aspectos o elementos son: motivación,
ejercitación, valoración, consideraciones biológicas y psicológicas, volitividad
etc. aspectos que anteriormente no habían sido mencionados, lo radical de este
concepto es el punto de partida el cual está ubicado en el educando y no
precisamente en el educador como en otras épocas; estas indicaciones son las
que predominan en algunas de las nuevas teorías educativas como el
constructivismo y la enseñanza mediante competencias.

En conclusión sobre todo lo establecido de la época contemporánea


podemos definir en esta etapa el concepto educación como la vía principal para
que el hombre pueda alcanzar la plenitud humana.

Será importante contemplar las nuevas posturas en cuanto a lo educativo


así como la propuesta de su significado de educación y todo lo que ello requiera
para adquirir una mayor visión sobre las implicaciones consideradas actualmente
sobre el tema que hemos estado siguiendo.

29
FERRIERE A, La Ley Biogenética y la Escuela Activa, Publicaciones de la R, Madrid 1928,
53