Você está na página 1de 19

Diseño Urbano y Paisaje

Año 6 Número 18
2009

UNIVERSIDAD CENTRAL
FACULTAD DE ARQUITECTURA, URBANISMO Y PAISAJE
CENTRO DE ESTUDIOS ARQUITECTÓNICOS, URBANÍSTICOS Y DEL PAISAJE

DU&P
DISEÑO URBANO Y PAISAJE

Francisca Ianiszewski Buxton


Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana
Revista Electrónica DU&P. Diseño Urbano y Paisaje Volumen VI N°18
Centro de Estudios Arquitectónicos, Urbanísticos y del Paisaje.
Universidad Central de Chile
Santiago, Chile. Diciembre 2009

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009

CIUDAD Y DESARROLLO PARA LA SUSTENTABILIDAD URBANA


FRANCISCA IANISZEWSKI BUXTON

RESUMEN
En el presente documento, desarrollamos una reflexión sobre las fuerzas
de desarrollo y crecimiento de la ciudad y sus efectos sociales y
ambientales en el territorio. Esta reflexión corresponde a una búsqueda de
las razones y fundamentos éticos para la creación de la ciudad tal cual la
conocemos y la concebimos. Por otro lado, se establecen los lineamientos
para el estudio de casos específicos de gestión territorial en el contexto de
los fenómenos de crecimiento global de la ciudad.

El objetivo del estudio al que corresponde este documento de


investigación, es contribuir en la construcción de criterios metodológicos
para una gestión de la ciudad que permita el desarrollo integral de sus
pobladores en un contexto de equidad y sustentabilidad ambiental. Como
objetivos derivados se requiere identificar variables e indicadores de
innovación y participación como herramienta básica para el desarrollo de
sustentabilidad en la ciudad.

El estudio se concentra en la ciudad de Santiago como fenómeno de


observación y preocupación socio-ambiental, donde se requieren nuevas
metodologías de desarrollo urbano para generar sustentabilidad y progreso
social.

PALABRAS CLAVES
Ciudad, territorio, equidad, medio ambiente, calidad de vida, desarrollo,
sustentabilidad urbana, ciudad de Santiago.

ABSTRACT
Presently document, we develop a reflection on the development forces
and growth of the city and their social and environmental effects in the
territory. This reflection corresponds to a search of the reasons and ethical
basics for the creation of the city such we know and conceive it. On the
other hand, the limits settle down for the study of specific cases of territorial
management in the context of the city global growth phenomena.
The objective of the study to which corresponds this investigation
document, is to contribute in the construction of methodological approaches
for a management of the city that allows the integral development of its
residents in a context of justness and environmental sustainability. As
derived objectives it is required to identify variables and innovation and
participation indicators like basic tool for the sustainability development in
the city.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
The study concentrates on Santiago's city like observation and concern
partner-environmental phenomenon, where new methodologies of urban
development are required to generate sustainability and social progress.

KEYWORDS;
City, territory, justness, environment, quality of life, development, urban
sustainability, city of Santiago.

TEMARIO

1. Algunos Aspectos del Desarrollo de la Ciudad y la Calidad de Vida


Urbana

2. Estructura Socio-Productiva de los Centros Urbanos en Chile. Detalles


en Santiago

3. Sistema Urbano

4. Ciudad; Metabolismo Urbano; Modelo Económico y Sistema Cultural

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
INTRODUCCION.

“Jane Jacobs predijo que la ciudad futura sería a la vez suministradora de


materiales, una predicción que se está cumpliendo a medida que el
reciclaje de los productos antes no deseados se ha puesto en practica en la
mayoría de las ciudades”. MICHAEL HOUGH 1 , 1995.

Se puede decir, que la ciudad, se constituye como tendencia estable en el desarrollo


de las formaciones sociales, sobre todo las poderosas económicamente y dominantes
culturalmente. Sin embargo, cabría enfatizar que es más bien un fenómeno propio de
las sociedades cohesionadas. Pareciera también, que para que la constitución de la
ciudad sea funcional y viable socio-culturalmente, debe necesariamente inscribirse en
un marco de diferenciación socio-productiva y económica. Y en ese contexto, se
puede decir incluso que la ciudad nace como efecto de esa diferenciación.

La ciudad se puede explicar tanto como un proceso, como un fenómeno propio de las
sociedades en general, donde la tendencia es la concentración de personas,
actividades y materiales. En tal contexto, la ciudad se encuentra sometida
permanentemente a los distintos factores y fuerzas de desarrollo económico-cultural y
de transformación territorial que promueve la propia ciudad. Entre ellas, las
representativas son: crecimiento poblacional; desarrollo de actividades productivas y
comerciales; desarrollo cultural; y desarrollo humano. La no planificación de estos
elementos, conlleva a un crecimiento de la ciudad en extensión, y una serie de
problemas ambientales y también sociales relacionados. Entre los más graves de la
ciudad de Santiago, se pueden contar, la segregación social, la inequidad en la
repartición de los servicios, la ocupación de suelos agrícolas, cementación excesiva
del suelo y la consecuente isla de calor, la destrucción de las áreas naturales, la
intervención de los recursos hídricos, la diferenciación social en el territorio,
contaminación atmosférica y grandes distancias entre los puntos de trabajo, habitación
y servicios.

Estos fenómenos propios del crecimiento descontrolado de la ciudad, podrían ser


remediados y disminuidos mediante la correcta aplicación de instrumentos de
ordenamiento existentes, y de un cuerpo de leyes para el uso del suelo. Además de
estrategias y políticas de gobierno que no alcanzaron a ser ley, pero que se apoyan en
cuerpos legislativos ambientales. Sin embargo, la tendencias del control del suelo por
parte del mercado inmobiliario, imprime en el sistema instrumental sus interese
sectoriales, para ello se desvirtúan las letras de la ley, y se omiten los instrumentos
ordenadores, pero sin peso de ley.

En ese contexto, se revisa la contingencia legal e instrumental relativa al crecimiento y


desarrollo urbano. En ese sentido, con este artículo, se quiere poner en relevancia los
niveles de conflictos de intereses que actúan y operan sobre el territorio en la ciudad
de Santiago.

1. Algunos aspectos del desarrollo de la ciudad y la calidad de vida urbana

La ciudad occidental siempre se instaló como un espacio de diferenciación, protección


y aislamiento social y sectorial, BRAUDEL2 F, 1966; ANDERSON PERRY3, 1986. En

1
HOUGH MICHAEL, Naturaleza Y Ciudad; Planificación Urbana Y Procesos Ecológicos. 1995. Editorial Gustavo
Gili, SA.
2
BRAUDEL FERNAD. Las civilizaciones Actuales. Estudio de Historia Económica y Social. EDITORIAL TECNOS.
MADRID, 1966.
3
ANDERSON, PERRY. Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo. SIGLO XXI EDITORES. 1986

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
la Grecia antigua, los ciudadanos eran sólo los nobles y privilegiados. Eran
pensadores, políticos, científicos, pero el trabajo y la producción estaba limitada a la
agricultura, siendo esta la mayor forma de formación de riquezas al interior de las
ciudades. La producción agrícola era manejada desde la ciudad por los terratenientes,
los que habitaban concentradamente en pequeñas urbes que luego tendrían un
desarrollo incomparable según los propios autores. Lugar donde la característica
preponderante, era la riqueza intelectual de sus ciudadanos, la seguridad, prosperidad
y sofisticación de los servicios y estilos de vida de altos niveles de complejidad.

Sin embargo, era un sistema que descansaba en el trabajo de la tierra, que era
exclusivo de esclavos y en menor medida, una clase servil derivada de extranjeros:
“Todos los órdenes municipales, desde la democrática Atenas a la Esparta oligarca o
la Roma senatorial, estuvieron dominados especialmente por propietarios agrícolas”.
Las demás formas de producción de insumos o materialización de sus necesidades,
eran todas satisfechas por los esclavos y la servidumbre de extranjeros, ANDERSON,
1983.]

Según los autores, a un comienzo de la cultura helénica 4 , no dominaba la esclavitud, y


en las ciudades cohabitaban campesinos, artesanos, arrendadores y esclavos, sin
embargo, Anderson describe otra mirada para el proceso al interior de la ciudad
helénica y otras formaciones culturales semejantes:

“La esclavitud nunca fue el tipo predominante de extracción de excedentes


en estas monarquías prehelénica, sino un fenómeno residual que existía al
margen de la principal mano de obra rural. Los imperios sumerios,
babilónico, asirio y egipcio –Estados fluviales, basados en una agricultura
intensiva y de regadío que contrasta con el cultivo de tierras ligeras y de
secano del mundo mediterráneo posterior-no fueron economías esclavistas,
y sus sistemas legales carecían de una concepción estrictamente definida
de la propiedad de bienes muebles. Las ciudades-Estado griegas fueron las
primeras en hacer de la esclavitud algo absoluto en su forma dominante en
su extensión, transformándola así de puro instrumento secundario en un
sistemático modo de producción”. ANDERSON PERRY. Transiciones de
la antigüedad al feudalismo. 1983.

Por el contrario, luego, en la sociedad feudal y en su transición; la ciudad se constituye


como un área de protección y colaboración productiva entre señores o terratenientes y
vasallos y colonos en la ciudad amurallada. Asociación que nace de la necesidad de
aislar una formación social de los intereses territoriales y sectoriales de otras
formaciones culturales. Constituyéndose así, como ciudades Estado en la Europa
Medieval. Cabe detenerse en la característica cerrada de estas ciudades, donde las
formas de producción se desarrollaban en función de las necesidades de la población
local (GARRETÓN 5 ., ANDERSON, SEGRE 6 y BRAUDEL entre otros autores).

En ese sentido, la ciudad medieval también se constituye en un modelo de relaciones


socio-productivas en el interior del espacio urbano, sin embargo se instala en función
de las necesidades e intereses de la población existente y no en la especulación de
los mismos. Si bien, el transfondo social y moral de esta forma de construir la ciudad

4
Seguramente, es una razón, por la que algunos autores hablan de la Grecia antigua, como un ideal social, y
posicionan en el medioevo, las nuevas fuerzas económicas y tecnológicas de producción que implican grandes
transformaciones territoriales. Ver Weber en Braudel, 1969.
5
GARRETÓN JAIME. El Urbanismo en Chile. Conquista y Colonia. EDICIONES DE LA UNIVERSIDAD DE
CONCEPCIÓN. 2001.
6
SEGRE PRADO, ROBERTO. Historia de la Arquitectura y del Urbanismo. Países desarrollados. Siglos XIX y
XX. Instituto de Estudios de Administración Local. Madrid 1985. I.S.B.N.: 84-7088-417-4

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
es también cuestionable e incompatible con las nociones de equidad étnica y social
que promueven el desarrollo de estos artículos, los propios objetivos de su
constitución, determinaban un cierto control de su extensión, y por lo tanto su impacto
ambiental era limitado. Lo mismo que en su construcción, ha diferencia del desarrollo
de la ciudad actual, la elección del lugar, la morfología y el emplazamiento de la ciudad
medieval, estaba condicionada por el medio ambiente y la necesidad de seguridad y
salud en su interior.

Desde mediados del medioevo hasta la revolución industrial, la ciudad se re-estructura


para el crecimiento económico. De una sociedad preeminentemente rural, con una
gestión en general de pequeña escala; se posesiona la ciudad como fortaleza y motor
de las nuevas relaciones de producción. Los nuevos modelos comerciales
internacionales, diversifican la industria manufacturera que se instala en la ciudad y se
incorpora la tecnologización del campo [¡Error! Marcador no definido.]. El nuevo
impulso que significa el uso del petróleo en la generación de fuerza de trabajo modifica
el modelo socio-productivo, y las tradicionales fuentes de empleo, NAREDO 7 , 1999.

En esa nueva realidad, la ciudad también se transforma; ya no sólo se concentra en


ella el poder económico y político. Se concentran también, las relaciones productivas y
la producción propiamente tal; así como también las expectativas de vida para la
población más pobre.

Con el advenimiento de la burguesía; y la nueva sociedad industrial a mediados del


siglo XVII en Europa, la antigua ciudad medieval (amurallada para la protección de los
privilegios de los señores feudales), rompe sus muros para la instalación de un nuevo
orden social. Un sistema socio-productivo abierto al intercambio económico y al libre
comercio, SEGRE, 1985 [6]. Paralelamente, las nuevas formas de explotación
agrícola, requieren de cambios estructurales en la actividad. La intrusión de la
máquina y la simplificación productiva cerealista desde mediados del medioevo en
algunas zonas del paisaje europeo, (ANDERSON, 1986) requieren de nuevas formas
de administración predial. Se absorben los villorrios del antiguo sistema feudal, y
muchos campesinos abandonan el campo en busca de empleo en la nueva industria
concentrada mayormente en la ciudad.

Una nueva clase obrera compuesta por inmigrantes campesinos y antiguos artesanos,
se instalan en las construcciones abandonadas por la nueva burguesía, subdivididas,
depreciadas y administradas por una nueva forma de relación económica, el lucro del
bien inmueble. Al mismo tiempo, las nuevas clases privilegiadas buscan diferenciarse
de las antiguas estructuras sociales de poder y de las nuevas formas de pobreza. Así,
este nuevo sector del orden social, se instala en zonas alejadas del centro político
administrativo y comercial, SEGRE, 1985 [6], creando nuevas formas de diferenciación
social.

Por otro lado, las grandes concentraciones humanas en los centros productivos, la
masificación de los procesos industriales y la mecanización de sus etapas, conlleva a
la degradación del valor de las capacidades individuales. Se homogeniza el grupo
menos afortunado de la sociedad en fuerza de trabajo y mano de obra barata.
Disminuyen los salarios, se elimina la libertad para la elección del habitar de la clase
menos privilegiada MARX, K EN ANDERSON, 1986 [3]. Paralelamente, al interior del
sistema de libre demanda, el desarrollo del rubro inmobiliario especula con el valor del

7
NAREDO PÉREZ, JOSÉ MANUEL; VALERO CAPILLA ANTONIO. Desarrollo Económico y Deterioro Ecológico.
Fundación Argentina-Visor Dis. Madrid, 1999.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
suelo. Circunstancias socio-productivas, cuya consecuencia directa es la promoción de
nuevas formas de pobreza urbana.

En estas condiciones, las poblaciones segregadas por la plusvalía del suelo, se


instalan en zonas depreciadas debido a sus malas condiciones ambientales para la
salud humana; como son zonas inundables y de mala ventilación. Se propician
entonces nuevas crisis en la salud fisiológica y mental de la sociedad más pobre, Le
Corbusier, 1937; GONZÁLEZ PÉREZ 8 2002.

Como respuesta a las enfermedades y epidemias que acosaron a los nuevos ghettos
productivos (el grupo humano convertido en mano de obra depreciada), surgen
mejoras de la salud y la higiene social. Se mejoran las condiciones generales al
interior de la ciudad industrial en los siglos XVII y XVIII, GONZÁLEZ PÉREZ, 2002. Sin
embargo, las mejoras en la calidad de vida de la clase obrera se enmarca dentro del
nuevo modelo socio-productivo, manteniendo su rol social de fuerza productora de
bienes. Se superan las condiciones generales de salud disminuyendo la mortandad
infantil y aumentando la tasa de vida para las personas que se insertan en este nuevo
orden social 9 , nuestra civilización industrial.

El mejoramiento progresivo de los servicios sanitarios para la sociedad en su conjunto,


se desarrolla asociado a la concentración de las relaciones productivas en el modelo
económico, incluido los servicios. Éstos, se instalan en primera instancia como propios
de la ciudad; se institucionaliza así la ciudad como centro de servicios, determinando
así, el progresivo aumento de la población en ella. Agregando a este esquema la
especulación del suelo, como un elemento más del modelo económico, nos
encontramos entonces con dos nuevos fenómenos propios de la ciudad moderna:

El crecimiento extensivo de los centros urbanos, en que las formas y lugares para los
emplazamientos son definidos por el propio modelo económico (el libre mercado); y la
generación de grandes desigualdades en la habitabilidad urbana. En ese contexto,
ciertas características ambientales del territorio, se constituyen en indicadores del
segmento social de pertenencia. La accesibilidad, ventilación, soleamiento, humedad;
y la seguridad de los bienes y personas; se establecen como bienes transables en el
mercado. El mayor producto creativo de la civilización es la ciudad; emblema de poder
económico, progreso y desarrollo cultural y tecnológico. Paradójicamente es también
el centro y origen vectorial de los problemas ambientales y sociales, y es además,
expresión y emblema de las desigualdades que origina.

Las nuevas fuerzas de movimiento y transformación del suelo, permiten tanto la


ampliación de las capacidades de explotación de materias primas, como la expansión
de la ciudad para la instalación de las clases acomodadas en nuevas urbanizaciones
alejadas del antiguo casco urbano. La extensión de las vías de interrelaciones
productivas y traspaso de materiales de las vías ferroviarias y luego de carreteras,
permite la importación a la ciudad de mayor diversidad de elementos para su
desarrollo y construcción. Se introducen nuevos elementos de diferenciación social, y
se aumentan las dificultades para el acceso a los servicios ambientales.

Margalef, en distintas publicaciones, 1983-97-98-, relata la ciudad como un evento


lógico de las posibilidades que brinda la capacidad tecnológica del hombre. Pone el
transporte y la posibilidad de trasladar productos como los factores fundamentales que

8
GONZÁLEZ PÉREZ, UBALDO. El concepto de calidad de vida y la evolución de los paradigmas de las ciencias
de la salud. Rev Cubana Salud Pública. [online]. jul.-dic. 2002, vol.28, no.2; p.157-175
9
Con Orden Social nos referimos a la estructura de relaciones humanas de producción e intercambio de productos; a
la ubicación en sentido jerárquico que tienen las partes en ese sistema de relaciones, los niveles y características de
dependencia, control y dominación entre ellos, los que corresponden a una manifestación cultural.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
propician la aglomeración en la urbe; y define a la contaminación, como “una
enfermedad del transporte”. Esto, porque finalmente, una intrincada red de
comunicaciones propicia la extracción de recursos en zonas alejadas de la ciudad, su
traslado; acumulación; procesamiento y posterior distribución concentrada siempre en
la ciudad. Situación que tiene su mayor expresión en las grandes extensiones
agrícolas que producen alimentos para la ciudad.

El transporte permite y propicia el crecimiento de la ciudad en extensión, MARGALEF,


1983; 1993. Ver imagen de MORIS; REYES. “Figura IV.a-2: Esquemas y planos de
los procesos de migración interna de Santiago (1841 – 2000)”. Evaluación del
Potencial Inmobiliario de los terrenos EFE en el área del Anillo Central Metropolitano.
S E R E X Ciudad – Facultad de Arquitectura Diseño y Estudios Urbanos, PUC 4.

Fuente: MORIS; REYES. “Figura IV.a-2: Esquemas y planos de los procesos de


migración interna de Santiago (1841 – 2000)”. Evaluación del Potencial Inmobiliario
de los terrenos EFE en el área del Anillo Central Metropolitano. S E R E X Ciudad –
Facultad de Arquitectura Diseño y Estudios Urbanos, PUC 4

“Los desplazamientos urbanos y los procesos de contención y expansión se ven


representados en la síntesis de la Figura a.2, donde se hace una simplificación de
estos procesos los cuales se reconocen en cuatros estados básicos, el primero que
se ve representado por un plano de 1841, que muestra la primera expansión del
centro fundacional –al norte del Río Mapocho, en la Chimba; al sur de La Cañada,
y al Poniente- El segundo periodo de consolidación del área urbana contenida por
el trazado del ferrocarril (1850 - 1900). El tercer periodo se reconoce
esencialmente entre los años 1900 – 1950, donde las trazas sobrepasan el cordón
industrial y se acentúa la polarización de los estratos. Esta condición de expansión
se puede verificar en el plano de 1975, donde la ciudad ha cambiado su centro de
gravedad hacia el sur y los estratos altos buscan emplazamiento en las zonas más

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
altas de la ciudad”. S E R E X CIUDAD Evaluación del Potencial Inmobiliario de
los terrenos EFE en el área del Anillo Central Metropolitano. Facultad de
Arquitectura Diseño y Estudios Urbanos, PUC V 2002

A nivel conceptual, este proceso podría representarse en parte, en el siguiente


esquema:

Redistribución del suelo y diferenciación del uso del suelo al interior de la ciudad en
permanente crecimiento. Mirada de la ciudad actual.
El transporte permite y Concentración de la población en la ciudad, la
propicia la concentración de existencia de servicios hacen más cómoda la vida.
productos y bienes en la ciudad
y su crecimiento ilimitado

Las vías comunicantes se extienden y engrosan; permiten y propician junto al crecimiento de las
ciudades el uso del automóvil como única solución de transporte.

+
Instalación del modelo del mercado
en la gestión del territorio
•Crecimiento y creación de nuevas zonas de
abastecimiento y zonas industriales.
•Creación de nuevos barrios, ciudades satélites, y
Leyes del mercado como eje centros de servicios.
estructurante de la evolución de la
+ •Concentración de la población según cualidades
ciudad: especulación del suelo, geográficas locales y valor subjetivo y económico
negocio inmobiliario, mercado del suelo.
automotriz y vial.

MERCANTILIZACIÓN DEL
SUELO Y LOS Concentración de los centros
COMPONENTES Diferenciación de servicios y las fuentes
TERRITORIALES laborales. Esto determina
Privatización de la cultura,
social del uso entre otros factores el
educación y salud. cultural del desplazamiento cotidiano de
Negocio automovilístico y vial. suelo un gran número de personas
Negocio inmobiliario. Industria, en la medida que la ciudad
comercio, servicios, otros. crece en extensión y
Industria extractiva + población.

La instalación de los servicios, La gran extensión territorial, propicia entre otros


requieren para su éxito, grandes elementos la concentración puntual de algunos
extensiones cementadas servicios.
destinadas a estacionamientos.

Ciudad = cementación y densidad constructiva en el territorio con diferenciación


social en la distribución de los servicios.

Cuadro conceptual 1. Modelo de crecimiento urbano de Santiago moderno.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009

2. Estructura socio-productiva de los centros urbanos en Chile. Detalles en


Santiago

En su desarrollo, la sociedad chilena, desde su origen en la colonización española, se


ha constituido sobre una estructura social vertical y oligarca GARRETÓN, JAIME.
Encomenderos y latifundistas han dominado y controlado el territorio y sus habitantes.
Definiendo y diferenciando marcadamente el rol del individuo en la estructura social y
en las relaciones productivas según su origen. Así, las clases menos privilegiadas, de
origen nativo y popular están determinadas a mantenerse como mano de obra barata
para la clase dominante y privilegiada de la estructura social chilena.

Si bien, se vivió un paréntesis de mejoramiento de la distribución de tierras productivas


con la reforma agraria entre los años 1962 y 1973; actualmente las relaciones
productivas de pequeña escala, han perdido su natural acceso a los servicios que le
puede brindar la naturaleza. Entre ellas la pequeña agricultura; el pastoreo
trashumante, la recolección de frutos del bosque; la pesca artesanal y otras
actividades productivas de escala humana. La instalación de la industria forestal y
agropecuaria en el campo; la industria pesquera, la piscicultura; la industria minera y
energética; la mercantilización del agua, se ha instalado funcionando como una nueva
estructura de oligarquía territorial. Se desarrolló enmarcado en la estructura legal de la
constitución del ’80: que entre otros valores humanos que están en discusión desde su
promulgación, contiene un conjunto de leyes que promueve la concentración de los
bienes y servicios que puede brindar la naturaleza. En ese contexto, la distribución del
suelo agrícola y forestal, y fundamentalmente del agua ha derivado en una dramática
relación de vulnerabilidad de la base social de la pirámide, con una diferenciación de
acceso y privilegios que no detiene su incremento (ver ÍNDICE DE DESARROLLO
HUMANO PROYECTO en OTAS).

Finalmente, el campo, el bosque y la costa, ya no brindan las suficientes fuentes


productivas y laborales, y las posibilidades de desarrollo en ellos son nulas.
Consecuentemente, la ciudad se presenta como un polo de expectativas económicas y
culturales, comportándose como un gran centro de atracción permanente de
población.

Sin embargo, la ciudad, si bien se presenta como un amplio abanico de fuentes


laborales, estas, siguen siendo de alta diferenciación según el origen de clase. Es así,
como los inmigrantes menos privilegiados trabajan para el confort de la clase
privilegiada, o para la producción de bienes para la clase dominante. Reciben por ello,
salarios mínimos frente a un costo de vida sobrevalorado por el mercado. De tal modo,
la ciudad actual, tampoco propicia las condiciones que permiten el desarrollo social,
cultural y económico de la población más pobre. Así, la situación de pobreza solo se
traslada geográficamente, concentrándose en la ciudad.

Además, como dijimos antes, en la ciudad, el dominio del suelo está comandado por la
valoración económica del recurso, determinado por la visión mercantilista del mundo,
previa a la revolución industrial, NAREDO 1999, 2004; BRAUDEL, F, 1969, entre otros
autores. En ese contexto, el valor económico del suelo se otorga en función de las
características ambientales locales y los usos preexistentes, LE CORBUSIER 1938;
SEGRE, 1985.

Por otro lado, al existir la posibilidad del traslado de gente por medios privados y
públicos, se ha determinado como zonas habitables de menor valor económico para la
población más pobre, lugares periféricos, con difícil acceso, mala ventilación,
generalmente en las zonas bajo pendiente, alta napa freática y alta humedad del

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
suelo. (Sobre humedales drenados, como es el caso de la zona de crecimiento urbano
e industrial de Quilicura. O como ocurre en Pudahuel, Lampa.) Complejo de gestión
urbana que funciona predominantemente a través de la transferencia de productos,
insumos, y peor aún personas, lo mismo que sus subproductos y desechos. Ver
cuadro adjunto.

La basura de Santiago
Cuando el gobierno de Chile desarrolló su plan de políticas para el
manejo de residuos sólidos aprobada en enero del 2005, se
consideraba que el crecimiento de la Región Metropolitana de
Santiago determinaría una acumulación anual del orden de los 2.5
millones de toneladas de basura para el año 2010. Sin embargo, ya
en el año 2005, la región generó más de 7.7 millones de toneladas
de residuos sólidos para ser acumulados en las zonas de disposición
final en puntos de la periferia de la ciudad.
Si consideramos que en el año 2003 se cuantificaron 992.259,00
toneladas de basura generadas en la región (CONAMA), no resulta
difícil entender que se proyectara una cifra tan pequeña con respecto
a la realidad actual. Aunque una circular de la misma institución del
año 1999, da cuenta con datos del SESMA, de 175.000 toneladas de
basura mensual promedio en el año 1995, lo que corresponde a un
total de 2.100.000 toneladas de residuos sólidos en ese año. Ese
documento establece con una proyección del 5% que se generarán
3.276.000 toneladas para el año 2010.
Resulta un poco confusa la cifra del año 2003 (992.259,00 T/año)
con respecto al año 1995 (2.100.000 T/año) y a las 7.723.728
toneladas de residuos sólidos del año 2005, datos CONAMA. Sin
embargo, son cifras que reflejan elocuentemente la velocidad e
irregularidad que presenta el crecimiento de la producción de basura,
en este caso, de la Región Metropolitana.
Cualquiera sea la cifra correcta con respecto a los años; esta
situación que da cuenta de:
• Las soluciones ambientales de la institucionalidad vigente, se
contraponen a objetivos de sustentabilidad y equidad, expresada
en la distribución de los valores ambientales del territorio. Ver
anexo de láminas OTAS, al final del texto.
• Los efectos ambientales que generan las grandes
aglomeraciones humanas superan muy ampliamente las
proyecciones con las que se realiza la gestión del territorio.

Así, zonas que presentan malas condiciones ambientales y condiciones limitadas para
el desarrollo social, son determinadas para la instalación de conjuntos de
habitacionales destinados a ser poblados por personas con muy pocos recursos
económicos y sociales, y muy mala calidad ambiental o baja habitabilidad.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009

Vivienda social en Pisco Elqui a 1.680 m.s.n.m. Viviendas de 36 m2 construidos en


ladrillo princesa y tabiquería liviana en segundo piso. Área de patio interior: 4 a 6
m2.aproximadamente.

Vivienda social en Quilicura. Santiago 2008.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009

Vivienda social en Quilicura. Santiago 2008.

3. Sistema urbano

Desde la perspectiva sistémica, la ciudad se comporta como un cuerpo, que aunque


inerte, es también dinámico y complejo. Objeto multidimencional, extendido en forma
de redes de vasos comunicantes que transportan energía, información y materiales de
distinto tipo. Los vasos o vías comunicantes, se estructuran jerárquicamente en
función de las fuentes y depositarios, también con su propia jerarquía, expresada en
su localización ambiente-territorial, y en su propia configuración material.

Las vías, comunican e integran personas, materiales y flujos energéticos e


informáticos. La comunicación tiene por objeto llevar y traer desde distintos puntos del
territorio, los elementos constitutivos y factores productivos para la creación,
conservación y re-creación de la ciudad. Los puntos de conexión corresponden, desde
su origen, a conectores de espacios funcionales y productivos fuera de la ciudad, en la
actualidad muchas veces lugares monofuncionales y monoproductivos. En estos
lugares, ocurren distintas operaciones culturales para la estructuración,
funcionamiento y conservación de la formación social que la ocupa y controla.

Al interior de la ciudad, los conectores se van trazando y remarcando en función del


crecimiento de la misma. Las vías o conectores se instalan sobre un trazado de origen;
que en general corresponde a una urbanización cerrada, con distintos niveles de
fortificación, y una distribución espacial definida por connotaciones culturales y
ambientales sobre el espacio, el tiempo, el clima y el territorio. Se definían zonas para
los distintos usos culturales y para los distintos niveles jerárquicos de la población, lo
que incluía que gran parte de ella no fueran siquiera ciudadanos de la ciudad-
fortificación=palacio. Entre las distintas zonas de uso, también había conectores con
distintas escalas de uso según el tipo de ciudad cerrada, los servicios que se daban, a
quienes se daban y quienes los prestaban, GARRETÓN (2003) De tal manera que la
ciudad de Santiago, en su origen, no tiene como objetivo comunicar y trasladar, o
generar y producir materiales, sino, por el contrario, su objetivo fundamental de
constitución es traer y concentrar bienes junto a sus propietarios, la clase dominante y
controladora. Que como en la antigua urbe griega, habita también concentradamente
en un sitio relativamente multifuncional, donde se desarrollan las actividades políticas
y de control sobre el territorio y los materiales que se “traen” a la ciudad, MARGALEF,
1997. Condición general también de la ciudad de Santiago. Ver láminas del Atlas
Socioeconómico del Proyecto Otas adjuntas al final del documento. (Información

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
territorial para la Región Metropolitana, inserta para observar la distribución de
personas, materiales y subproductos).

En el esquema siguiente, se desarrolla una estructura de relaciones culturales-


territoriales de una formación social y su producción de centros poblados y ciudades.

Esquema de Conceptualización valórica de la creación de la ciudad.


Gestión cultural de la ciudad centros poblados
La estructura de Rol y
Definición jerarquización
relaciones socio-
del
Objetivos culturales y productivas para la social de los
materiales de la estructura Definición creación y individuos en el
valórica y del modelo de de conservación del modelo de vida.
vida asumido. modelo

Estructuración del orden social


Definición de la estructura necesario para desarrollar y
de relaciones productivas conservar el modelo de vida.
en el territorio.
Desarrollo de hábitos culturales en
función de las características ambientales
Definición del modelo de del territorio y las relaciones socio-
uso de los componentes productivas para crear o recrear y
territoriales y del uso del mantener el modelo de vida.
suelo.

Distribución y Implementación del orden social y de las relaciones


redistribución socio-productivas requeridas para la conservación
del uso y de las del modelo vida y de los objetivos culturales y
vías materiales de la estructura valórica del modelo
comunicantes en asumido.
función de las
preferencias de Desarrollo e instalación territorial del modelo de
los beneficiarios vida instalado y expresado a través de:
y el origen ƒ Uso y reparto del suelo y sus
geográfico de componentes territoriales (mal
los productos y llamados, recursos).
subproductos ⋅ Niveles de jerarquización y diferenciación
requeridos para socio-territorial en el reparto y modelo de uso del
la formación suelo.
social en ⋅ Niveles de jerarquización y diferenciación
desarrollo y socio-territorial en el reparto de uso de materiales
crecimiento y componentes energéticos.
permanente al ⋅ Diferenciación socio-territorial de la
interior de la generación de residuos domiciliarios.
Distribución del ciudad y en el ⋅ Diferenciación socio-territorial en la calidad
suelo y territorio. ambiental del objetivo, destino y expresión
diferenciación de material de los servicios instalados por el nivel de
las vías
control y orden central; incluidos las vías
comunicantes al
interior de la comunicantes y el transporte público y privado.
ciudad en ⋅ Diferenciación socioterritorial de la factura, uso
permanente y destino de la instalación de los servicios,
crecimiento. incluido el transporte público y privado.

Esquema de producción propia.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
En el esquema, se presenta la ciudad como un cuerpo dependiente de los objetivos
culturales de la estructura social que la ocupa y re-crea permanentemente. La ciudad,
como formación cultural, depende para su funcionamiento, absolutamente del orden
social en que se desarrolla, y de los objetivos que dominan tal configuración.
Asumiendo el origen social de la ciudad, como estructura de concentración de poderes
económicos y culturales, las palabras de JANE JACOBS (citadas por HOUGH); hablan
de un cambio radical en la estructura de relaciones socio-productivas, y más
profundamente, en los objetivos que determinan tales relaciones. La ciudad puede ser
comprendida como una estructura sistémica, comparable con cualquier ecosistema
natural, aunque la ciudad, como producto cultural, se conservará, desarrollará y
crecerá en su función también, de los satisfactores culturales que se desarrollen en
esa formación social.

“…las necesidades humanas fundamentales son pocas, delimitadas y clasificables.


Segundo: las necesidades humanas fundamentales son las mismas en todas las
culturas y en todos los períodos históricos. Lo que cambia a través del tiempo y de las
culturas es la manera o los medios utilizados para la satisfacción de las necesidades.

Cada sistema económico, social y político adopta diferentes estilos para la satisfacción
de las mismas necesidades humanas fundamentales. En cada sistema éstas se
satisfacen (o no) a través de la generación (o no generación) de diferentes tipos de
satisfactores. Uno de los aspectos que define una cultura es su elección de
satisfactores. Las necesidades humanas fundamentales de un individuo que pertenece
a una sociedad consumista son las mismas del que pertenece a una sociedad
ascética. Lo que cambia es la cantidad y calidad de los satisfactores elegidos, y/o las
posibilidades de tener acceso a los satisfactores requeridos.

Lo que está culturalmente determinado no son las necesidades humanas


fundamentales, sino los satisfactores de esas necesidades. El cambio cultural es
consecuencia -entre otras cosas- de abandonar satisfactores tradicionales para
reemplazarlos por otros nuevos y diferentes”.

Manfred Max-Neef, Antonio Elizalde y Martin Hoppenhayn. “Desarrollo a Escala


Humana”.

4. Conclusiones: Ciudad; metabolismo urbano; modelo económico y sistema


cultural

Todo sistema, para conservarse, debe retroalimentarse de los productos y efectos de


su propia creación y constitución (crisis socio-ambientales en este caso), sino,
simplemente muere. Debe por lo tanto, reintegrar la información de los cambios que le
suceden derivados de su propio metabolismo o por cambios ambientales exógenos.

Así mismo, en el seno del sistema cultural, se deben tomar decisiones para el
desarrollo de distintos mecanismos de adaptación. Ya que permanentemente,
aparecen nuevas situaciones que pueden afectar la conservación del orden social
sobre el que se sostiene. Esto ocurre de la misma manera que lo hacen los sistemas
abiertos, seres vivos y complejos como es el ser humano y el ser social. Siempre
mediante mecanismos que permitan la conservación del orden estructural que lo
constituye como tal organismo, sistema o modelo que es.

Sin embargo, existen varias diferencias fundamentales entre: la cultura dominante, el


hombre que la constituye, y la ciudad aparentemente compleja que construye; y otros
sistemas vivos complejos como un ecosistema, o un bosque. Entre las diferencias más
relevantes se pueden describir:

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009

• Primero; En la cultura occidental dominante, el hombre adapta al medio


en mucha mayor medida que así mismo. Es decir, transforma el medio para
conservar su modelo de relaciones de producción, el que se constituye
como “único sistema posible” dentro del “comunicar” dominante.

A diferencia de los ecosistemas, que son exitosos en la medida que apliquen la


información entrante en principios de adaptación y flexibilidad ante los cambios
ambientales y poblacionales.

Se habla de producción, porque en la forma de las relaciones productivas se definen la


estructura y los objetivos que debe mantener el sistema, para mantenerse como tal.

• Segundo; En los ecosistemas aumenta la complejidad, la diversidad de


especies y el número de relaciones entre especies y medio; al mismo
tiempo, disminuye la cantidad de individuos por especie; disminuye la
energía exosomática y endosomática invertida en cada una de las
relaciones y decrece la productividad total de biomasa por metro cuadrado
de ecosistema.

Al contrario; en el sistema cultural dominante moderno, aumenta la población de


individuos de la misma especie, como también aumenta la productividad mono-
específica de la que se alimenta.

Lo mismo que en la producción de insumos, toda la tendencia es hacia la


simplificación productiva a nivel mono-específico. Al mismo tiempo, si bien aumenta la
complejidad, esta se concentra en la inteligencia aplicada a las tecnologías, cuyo
objetivo es por una parte la permanente simplificación de las funciones humanas
dentro de ese sistema cultural. En la medida que aumenta la tecnología, aumenta
también la dependencia de las relaciones energéticas que permiten el uso de esa
tecnología. Si falta alguna de las fuentes regulares de las que la ciudad se nutre, toda
la tecnología se vuelve mayoritariamente, inútil.

Para MARGALEF, las principales características que diferencian al ser humano de los
demás animales, son la posición erguida y el desarrollo de las manos y el desarrollo
de un cerebro grande, pensante, razonador, e integrador. Cuyos efectos son la
consecuente:

⋅ Capacidad de producción de artefactos amplificadores de su intención; para la


adaptación del medio amoldándolo a sus necesidades;
⋅ La construcción del lenguaje, y sobre todo;
⋅ la creación de una cultura social en que perduran y progresan las habilidades y sus
modos de hacer en el territorio.
⋅ la opción de transportar por sobre la potencialización sistémica de las cualidades
connaturales al territorio, potencian la construcción de vías comunicantes y el
emplazamiento de distintas formas de explotación y transformación territorial.

Cualidades propias de lo humano que se constituyen en el motor o fuerza impulsora


de las grandes transformaciones territoriales y a su vez, la degradación directa o
indirecta del ambiente y las sociedades más pobres del planeta. Cuyas consecuencias
son tan graves como la puesta en peligro de la calidad de vida de grandes grupos
humanos.

“…puede ser muy difícil evitar que la dinámica en una especie con las
características de la humana, en lo que concierne al acceso a los diversos

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
recursos y al uso de los mismos, no contribuya a engendrar diferencias de
poder y calidad de vida entre individuos y grupos de los mismos. Su resultado
previsible es que los grupos más beneficiados estarán formados por
individuos menos numerosos que los grupos que acaban disponiendo de
menos recursos y menos poder. Por otra parte, es lógico que la velocidad con
que aumenta la desigualdad puede ser función también de las facilidades o de las
restricciones que condicionan el posible aislamiento de grupos de diversa entidad.
…Las anteriores consideraciones no son una interpretación teórica de las
consecuencias esperables del darwinismo duro, sino también una constatación
bien meditada de las causas de la situación en que nos encontramos. Ello es el
resultado de una aventura de evolución histórica que, probablemente, apenas
podrá compararse con ninguna más.

Corresponde a etapas avanzadas en la evolución de una especie de primate que


consiguió utilizar recursos materiales y, especialmente, recursos energéticos,
simultáneamente con su aptitud para transmitir cultura, que, entre otras
propiedades ha tenido la de contribuir a la generación y perpetuación de
desigualdades notables, paralelas a las que ya se daban en el acceso inicial a los
recursos mencionados en primer término. (El “lenguajear” de Vende-Zöller y
Maturana). Es claro que los condicionamientos no pueden ser tan sencillos y que
los dos aspectos comentados como posibles determinantes o característicos de la
condición humana se expresan de maneras más complejas. Aunque yo creo que
nunca son ajenos a la dificultad de encontrar soluciones justas o aceptables,
especialmente a escala global, para las cuestiones candentes de la ecología
aplicada actual: contaminación de nuestro entorno, agotamiento de recursos
determinados, límites en la energía asequible y riesgos que, aún así, presentan su
degradación en relación con la conservación de un entorno que ofrezca unas
condiciones mínimas necesarias o deseables.

Tampoco hay que ver en ello características particularmente viciosas de la


naturaleza humana: en efecto, las plantas leñosas muestran una heterogeneidad
de crecimiento mucho mayor que las plantas herbáceas que son siempre de
pequeña talla y las plantas talludas ganan al final -si disponen de tiempo- haciendo
10
sombra a las pequeñas.” (Margalef, 1998).

Razones ecosistémicas para el comportamiento humano y los modelos de preferencia


social de estilos de vida y estructura socio-productiva. Resulta paradójico si, que la
misma capacidad humana para resolver problemas y generar soluciones; es la misma
fuerza y motor de los grandes problemas socio-ambientales que trata de resolver. Las
mismas cualidades que permiten su conservación como individuo, como sociedad
civilizada; le ha permitido construir, un complejísimo e intrincado sistema de relaciones
productivas, económicas y sociales hiper dependiente de cada uno de sus elementos
constitutivos.

En los esquemas de relaciones energéticas la biósfera o el paisaje de como


MARGALEF y DE BOLÓS; las actuaciones humanas, se presentan en una posición
horizontal con respecto a las relaciones energéticas y productivas primarias de la
naturaleza. Empero deben vincularse en distintos puntos del eje vertical de relaciones
primarias, suelo-vegetación-atmósfera. Ya que las características químicas y las
fuerzas energéticas con que actúa hoy la civilización (cuyos efectos residuales ya se
observan), permitirían pensar en escalas de transformación suficientes para
posicionarnos como fuerzas destructoras, intensamente influyentes, y que actúan
incesantemente transformando incluso el clima.

10
MARGALEF RAMÓN. El Marco Ecológico para Iluminar la Sociedad Actual Barcelona (España), 1998.
Biblioteca CF+S. CIUDADES PARA UN FUTURO MÁS SOSTENIBLE.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid Universidad Politécnica de Madrid. Ministerio de Vivienda.
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio. Boletín CF+S 28. Enero 2005 Transporte: ¿Mejor Cuanto
Más Rápido? Edita: Instituto Juan de Herrera. Av. Juan de Herrera 4. 28040 MADRID. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009

5. Bibliografía

1. ANDERSON, PERRY. Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo.


SIGLO XXI EDITORES. 1986
2. BRAUDEL FERNAD. Las civilizaciones Actuales. Estudio de Historia
Económica y Social. EDITORIAL TECNOS. MADRID, 1966.
3. CAPELLI DE STEFFENS, ALICIA; PÍCCOLO MARÍA CINTIA; HERNÁNDEZ
GONZÁLEZ JORGE y NAVARRETE GUSTAVO. La Isla de Calor Estival en
Temuco, Chile. BIBLID [0213-1781 (2001); 33: 49-60] Papeles de Geografía,
33 (2001), 49-60
4. D’ANGELO, C. Marco Conceptual para la Ordenación de Predios Rurales.
En GASTÓ, J.. RODRIGO, P., ARÁNGUIZ I. Ordenación Territorial. Desarrollo
de Predios y Comunas Rurales. Monografías. LOM Ed. 2002.
5. DE RAMÓN, ARMANDO. Santiago de Chile. Historia de una Sociedad
Urban; 1541-1991. Editorial Sudamericana. 2000. ISBN: 956-262-118-9
6. GARRETÓN JAIME. El Urbanismo en Chile. Conquista y Colonia.
EDICIONES DE LA UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN. 2001
7. GASTÓ, J.. RODRIGO, P., ARÁNGUIZ I. Ordenación Territorial. Desarrollo
de Predios y Comunas Rurales. Monografía. LOM Ediciones. 2002.
8. GONZÁLEZ GONZÁLEZ, MARÍA JESÚS. “La Ciudad Sostenible. Planificación
y Teoría de Sistemas. Departamento de geografía, Universidad de León. 2002
9. GONZÁLEZ PÉREZ, UBALDO. El concepto de calidad de vida y la
evolución de los paradigmas de las ciencias de la salud. Rev Cubana
Salud Pública. [online]. jul.-dic. 2002, vol.28, no.2; p.157-175. Disponible en la
World Wide Web:
<http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-
34662002000200006&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0864-3466.
10. HOUGH MICHAEL, Naturaleza Y Ciudad; Planificación Urbana Y
Procesos Ecológicos. 1995. Editorial Gustavo Gili, SA.
11. MARGALEF RAMÓN. Ecología. Omega, Barcelona. 1983.
12. MARGALEF RAMÓN. El Marco Ecológico para Iluminar la Sociedad
Actual Barcelona. 1998. CF+S. CIUDADES PARA UN FUTURO MÁS
SOSTENIBLE. ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
13. MARGALEF RAMÓN. Teoría de los Sistemas Ecológicos. Universitat de
Barcelona. 1993.
14. MAX-NEEF, MANFRED; ELIZALDE, ANTONIO Y HOPPENHAYN, MARTIN.
Desarrollo a Escala Humana. 1996
15. MORIS I. ROBERTO; PODUJE C. IVÁN; LÓPEZ C. IVÁN; ASTABURUAGA
O. FRANCISCA; CAMUS P. ANDRÉS Evaluación del potencial Inmobiliario
De terrenos efe/invia en el Anillo central metropolitano. SEREX Ciudad.
Universidad Católica de Chile. JUNIO 2002
16. NAREDO PÉREZ, JOSÉ MANUEL. “Diagnóstico sobre la sostenibilidad: la
especie humana como patología terrestre”. 2004 Boletín CF+S 32/33.
Marzo 2006. CF+S. CIUDADES PARA UN FUTURO MÁS SOSTENIBLE.
ESPAÑA. ISSN: 1578-097X
17. NAREDO PÉREZ, JOSÉ MANUEL; VALERO CAPILLA ANTONIO. Desarrollo
Económico y Deterioro Ecológico. Fundación Argentina-Visor Dis. Madrid,
1999.
18. GTZ; UNIVERSIDAD DE CHILE, GORE. Ordenamiento Territorial Como
Instrumento De Gestión Municipal Comunal. BASES OTAS. Gobierno de
Chile, 2005
19. RAPOPORT, AMOS. Aspectos Humanos De La Forma Urbana. Editorial
Gustavo Gili, S.A. Barcelona 1974.

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton


Diseño Urbano y Paisaje
Año 6 Número 18
2009
20. RIESCO RICARDO Antecedentes Preliminares sobre la Relación entre el
“smog” de la Ciudad de Santiago y la Circulación General de la
Atmósfera. Instituto de Geografía de la Universidad Católica.
21. ROMERO HUGO, TOLEDO XIMENA, ÓRDENES FERNANDO y VÁSQUEZ
ALEXIS. Ecología urbana y gestión ambiental sustentable de las
ciudades intermedias chilenas. Departamento de Geografía, Universidad de
Chile. Laboratorio de Medioambiente y Territorio. VOL XVII - Nº4, pp. 45 - 51
(ISSN 0716 - 1476)
22. RUEDA, SALVADOR. Metabolismo y Complejidad del Sistema Urbano a la
Luz de la Ecología. Ciudades Para un Futuro Más Sostenible.
http://habitat.aq.upm.es/cs/p2/a008.html
23. SEGRE PRADO, ROBERTO. Historia de la Arquitectura y del Urbanismo.
Países desarrollados. Siglos XIX y XX. Instituto de Estudios de
Administración Local. Madrid 1985. I.S.B.N.: 84-7088-41

Artículo_Ciudad y Desarrollo para la Sustentabilidad Urbana_Francisca Ianiszewski Buxton