Você está na página 1de 4

especial cuba

ESPECIAL CUBA
LA HABANA, 1958-2008

Manifestantes contra el cierre de casinos y locales decretado por Fidel Castro

País de extremos, Cuba reúne en su interior tantos conflictos y posturas


enfrentadas como sonidos personales. Rodeados de agua, sobreviviendo
en una esfera en la que el tiempo no transcurre como en el resto del
planeta, encontramos fidelidades y ansias de trasgresión, dificultades para
reconocer donde empieza y donde acaba el espíritu revolucionario. Y una
serie de fenómenos musicales irrepetibles y no siempre bien conocidos.
Este dossier especial incide en tres puntos básicos para comprender en
toda su inmensidad el legado sonoro cubano: el fenómeno Buena Vista
Social Club, la intención de atrapar los ecos del pasado (¿qué sonaba en
las calles antes de la llegada del Castrismo en 1958?) y el retrato de una
colección de mujeres creadoras de música que no merecen permanecer
instaladas en el anonimato.

[34] ritmos
la habana, 1958-2008

“En esto llegó Fidel,


se acabó la diversión”
8 1958: poco antes del triunfo de la Revolución
1958 es un año convulsivo, otro más, en América Latina. Argentina elige como
[Texto: Rubén Caravaca. Imágenes: Colección Fabricantes de Ideas AC]

presidente a Arturo Frondizi, de la Unión Cívica Radical. En Colombia y


Venezuela se producen intentos de golpe militar. En Chile, Salvador Allende
pierde en su carrera presidencial. En la capital de Guatemala vence la izquierda
pero las elecciones son anuladas. El PRI mexicano vuelve a ganar con el 90%
de los votos. En Nicaragua la guerrillera ataca a Somoza. En Lima, Richard
Nixon, vicepresidente de EE.UU., es recibido con una protesta multitudinaria.
En Haití, François Duvalier decreta la ley marcial y firma un acuerdo de
asistencia contra el comunismo con el dominicano Leónidas Trujillo.
Panamá suspende las garantías constitucionales. Después de veintitrés años en
el poder, el Partido Colorado pierde las elecciones en Uruguay. Esto ocurre
meses antes de que las fuerzas capitaneadas por Camilo Cienfuegos y
Ernesto Guevara entren en La Habana poniendo en marcha lo que El
Che denominó como “socialismo con pachanga”. Un 2 de enero de 1959,
hace cincuenta años.

La Habana, capital americana de referencia


En Cuba, sobre todo en La Habana, acaecen un buen número de aconteci-
mientos a diario, convirtiéndose en la capital americana de referencia. Muchos
la califican como “el prostíbulo de los Estados Unidos” bajo el amparo y
protección de Fulgencio Batista. Cabarets, hoteles, casinos y salas de
juego, teatros, espectáculos vanguardistas o eróticos, están siempre repletos al
margen de miserias, huelgas, bombas, cadáveres, corrupción, presos, torturas,
mafias… y proclamas revolucionarias que desde la sierra, a través de Radio
Rebelde puesta en marcha por Guevara, realizan “los barbudos”, como son
conocidos los integrantes del M-26, conducidos por Fidel Castro.
La vida, o mejor la noche, se desplaza de la colonia Habana Vieja, a Vedado,
mientras la comercial se materializa en Centro Habana, en calles como Prado,
Benny More, Jorge Guerrero, Orlando Vallejo con Alipio Garcia, dueño del Ali Bar
San Rafael, Galiano y Neptuno, cuya confluencia es conocida como “la esquina
del pecado”. Todas las ciudades tienen su famosa calle de leyenda: Quinta nacer son algunas de las favoritas. En los bailables radiados actúan artistas muy
Avenida en Nueva York, Ramblas en Barcelona o la Gran Vía madrileña… Ese célebres como Barbarito Díez, Isolina Carrillo, Rita Montaner,
espacio central en La Habana es La Rampa. Hoteles como Habana Hilton, Celia Cruz, Merceditas Valdés, Joseíto Fernández, Pío Leyva
en el 59 Habana Libre, Capri, Rivera… no son capaces de ensombrecer al o Cascarita. El programa por excelencia es La corte suprema del arte, en
majestuoso Nacional construido en los años treinta en un promontorio la radio nacional CMQ, donde consiguen arrancar Elena Burke, Olga
rocoso sobre el malecón, donde no pudo alojarse Josephine Baker, Guillot, Rosita Fornés, Tito Gómez o la mencionada Celia Cruz. En
pero sí ilustres mafiosos como Frank Costello o Lucky Luciano, uno Cadena Oriental debuta Benny Moré, que luego pasa a RHC Cadena Azul,
de los propietarios del lugar. Cafeterías, restaurantes, clubes, teatros y cines, Radio Progreso y dirige la orquesta CMQ en el programa Fiesta a las nueve
completan esta zona de fábula. con su Banda Gigante. La Mil Diez y Unión Radio también presentan a
los artistas más populares. Las orquestas tienen un papel destacado. Muchas
actúan gratis a cambio de publicidad para sus conciertos. Las mismas son
contratadas para los más variados eventos, y cuanto más público atraigan,
más contratos consiguen. La popularidad en la radio es un medio esencial
para ello. Entre las orquestas más conocidas están las de Antonio María
Romeu, Armando Valdespí, Maravillas del Siglo, la Elegante
con Paulina Álvarez, Maravillas de Arcaño, Melodías del 40,
Los Caciques, Típica Moderna o la América. De ésta forma parte
el violinista Enrique Jorrín, que realiza una innovación sobre el danzón
clásico en 1951, dando vida al cha-cha-chá para entusiasmo de bailadores que
improvisan nuevos pasos que arrebatan a los cubanos, logrando ensombrecer
a Pérez Prado, que había conseguido vender más de 4,5 millones de
“mambos” en dos años.

Nat King Cole en Tropicana II y Tito Guizar actuando en El Capri

Radio y televisión
Desde la aparición de las estaciones de radio en 1922, no han parado de
proliferar, más de 160 en 1958. Proporcionalmente Cuba cuenta con más
aparatos y diales que NuevaYork, siendo los más animados de todo el continente
y, quizás, los más agresivos comercialmente. La programación musical es parte
esencial, destacan los programas de música bailable, los dedicados a la canción,
el tango y las radionovelas. Yo amo un canalla, Mala semilla o El derecho de
Homenaje a Antonio Machín en la bodeguita de Enmedio

ritmos [35]
especial cuba la habana, 1958-2008

La industria discográfica es muy potente. Areito, Discuba, Gema, Kubaney, Meca,


Montilla, Neptuno, Panart, Puchito, RCA-Víctor, Sonotone y Velvet es donde
principalmente graban los artistas de la isla. Algunos lo hacen también en
“disqueras” de Nueva York, como la Sonora Mantancera, Celia Cruz,
Vicentico Valdés o Guillermo Portabales, uno de los grandes de
la música guajira. Las gramolas o victrolas son esenciales para la extensión
de nuevos ritmos y artistas, convirtiéndose en un recurso esencial para el
desarrollo de la industria discográfica nacional. En 1956 había más de 10.000
en toda la isla instaladas en bares, bodegones, barrios, comercios, y locales
habilitados en los grandes centros azucareros y rurales. En las situadas junto a
night clubs y bares o locales asociados a la prostitución, el bolero es la música
escuchada. Publicaciones como Bohemia, Carteles, Confidencial y la mencionada
Show, reflejaban toda la actualidad artística y musical que se desarrolla en
tiempos pre-revolucionarios; informaciones que también tienen cabida en los
58 periódicos diarios o las 126 revistas de información general que se editan
a la semana.

Olga Guillot en Copa Room

La televisión, que comienza a caminar en 1950, juega su papel en la difusión


musical con programas como Cabaret Regalías, Jueves de Partagás y, sobre todo,
Casino de la Alegría. Cuba ocupa el noveno puesto en el mundo por número de
televisores, 66 por cada 1.000 habitantes, con cinco canales nacionales, siendo
el segundo país en emitir en color, antes que EE. UU. Los canales 2 y 4 son
los que inicialmente mantienen la pugna más dura por conseguir audiencia. La
música, y por supuesto los artistas, son utilizados para lograr los objetivos. En
1957 llegan para actuar treinta artistas cubanos que habitaban en diferentes
lugares del mundo para el programa Cincuenta años de música cubana. Entre
ellos Machito, Antonio Machín, Vicentico Valdés… Los empresarios
pagan la cantidad que sea por contratar a las estrellas del momento, como
Lucho Gatica, o lanzar a la fama a otros como Luis Aguilé. A Sara
Montiel le pagan 25.000 pesos para uno de los programas estelares, Escuela
de televisión. Su aparición en películas como El último cuplé y La violetera la han
catapultado a la fama. Su presentación tiene lugar en el Canal 11 del magnate
Gaspar Pumarejo, un 5 de noviembre de 1958. La revista Show resume así
su presencia: “Su presentación nos defraudó de tal modo que la consideramos
una agresión al buen gusto de nuestro pueblo. Desde que hizo su aparición
ofrecía la más tenaz y gráfica expresión de una ausencia total y absoluta de
sensibilidad artística”. Osvaldo Farrés, autor de temas tan conocidos
como Toda una vida, Acércate más, Quizás, quizás, Tres palabras o Madrecita,
tiene su propio programa: Bar melódico de Farrés. Promueve desde el mismo
un programa especial dedicado a Rita Muntaner, que está muriendo de
cáncer. Gaby, Fofó y Miliki cautivan al público más pequeño, primero en
Unión Radio TV, y luego con CMQ. La prensa se hace eco de la adquisición de
la ciudadanía cubana de los payasos españoles.

Música en continuo cambio


En el país hay más de cuatrocientos cines, más de ciento treinta en La
Habana, cifra a la que no llegan París o Nueva York. En muchos es habitual
que haya actuaciones musicales entre los diferentes pases de películas.
América, Fausto, Payret o Blanquita son los más conocidos, éste último
con más de seis mil seiscientas butacas. En los jardines de las cervecerías
Polar y La Tropical son habituales las grandes sesiones bailables que duran
horas. En los centros Gallego, Asturiano, Deportivo La Estrella o en el Club
Condado se realizan sesiones musicales privadas. Como en Las Águilas, Publicidad discos Puchito
donde la Orquesta Aragón prueba sus temas antes de presentarlos en
público.
Cabarets y Casinos
Son años de cambios musicales. Bebo Valdés da vida a un nuevo género Tropicana, inaugurado en 1948, es el cabaret por excelencia, pero no el
denominado batanga. Niño Rivera viaja a Méjico y recorre Europa. 1956 único. En ellos se pueden ver las revistas más glamurosas, los grandes artistas
es el año de la consolidación, aunque su fundación tuvo lugar en 1939, de la nacionales y todos aquellos que tienen peso en la escena mundial. Parisien,
mencionada Orquesta Aragón, con El bodeguero, que Nat King Cole Capri, Nacional, Sevilla Balltimore, Comodoro, Montmatre, Sans Souci,
da a conocer en todo el mundo. El filin, que comenzó a fraguarse en 1941, que lleva por primera vez el bingo a la isla, Deauville, lugar habitual para el
empieza a despegar en el Callejón de Hammel, en casa de Ángel Díaz, hijo rodaje de películas porno, Plaza, Havana Riviera o St. John son algunos de
del trovador Tirso Díaz. En la esquina entre Virtudes y Soledad tienen ellos. Por sus escenarios, y otros espacios musicales pasan Arturo y Lucho
lugar las tertulias previas. Niño Rivera, César Portillo de la Luz, Gatica, cada uno por su lado, Frank Sinatra, Libertad Lamarque,
José Antonio Méndez, Leonardo Morales, Justo Fuentes… Leo Marini, Luis Aguilé, Daniel Santos, Carmen Miranda,
son algunos de los asistentes. Bebo les dedica Jóvenes del filin. También Richard Roberson, Trío Calaveras, Andy Rusell, Pedro Infante,
forman parte del colectivo Giraldo Piloto, Alberto Vera, Armando Nat King Cole, Renato Carosone, Tony Bennet, Tony Martin,
Peñalver, Marta Valdés, que compone en 1958 Tú no sospechas, Tania Josephine Baker, Tito Guizar, Edith Piaff, Maurice Chevalier,
Castellanos, Ñico Roja, recientemente fallecido, Frank Domínguez Jorge Negrete, Lola Beltrán, Pedro Vargas, Myrta Silva, Los
y Aida Diestro que, en 1952, forma el Cuarteto D’Aida con Elena Panchos… y también Estrellita Castro, la mencionada Sara Montiel,
Burke, Moraima Secada, Haydée y Omara Portuondo, todas Carmen Amaya, Lola Flores, Pedrito Rico, Imperio Argentina,
ellas integradas o cercanas a este movimiento. Lolita Sevilla, Juanita Reina… Es fácil encontrarles tomando un mojito,

[36] ritmos
la habana, 1958-2008

con Vieja Trova Santiaguera, Orlando Vallejo y otros que garantizan


la calidad y nivel del club. Las noches se prolongan durante horas y la última
cita suele ser en los locales de la Playa de Marianao, que nada tienen que
ver con los cabarets y casinos mencionados, como el Kiosko Casanova, El
Niche, La Choricera, El Ranchito, La Taberna de Pedro, Los Tres Hermanos o
El Chori, donde alcanza gran popularidad con los timbales Silvano Chueg
Hechavarria, alias El Chori, que compite musicalmente con Marcelino
Teherán. Lugares donde encontrar a Marlon Brando ejerciendo de
timbalero, a Agustín Lara, Imperio Argentina, Gary Cooper, Toña
la Negra, Ernest Hemingway, María Félix, Josephine Baker
o Errol Flynn, huyendo de los decadentes espacios donde se dan cita la
burguesía, aristocracia y mafias capitalinas. Según el actual director de Casa
de América, Miguel Barroso, experto en la vida cultural de la ciudad,
existen en 1958 casi 1.200 bares o locales nocturnos musicales, 250 clubes
sociales con actividad musical, 50 orquestas que trabajan habitualmente, 100
tiendas de discos y 150 lugares donde adquirir instrumentos musicales. Con el
triunfo revolucionario, el Sherezade, santuario del filin, Atelier, El Gato Tuerto
e Imágenes pasan a ser los lugares de moda.

Nochevieja de 1958
La capital ha estado convulsa durante todo el año con acontecimientos
trágicos como la huelga de abril, con un saldo de 200 muertos, o el secuestro,
durante 24 horas, de la estrella del automovilismo argentino Juan Manuel
Fangio. Los rebeldes están asentando indudables golpes en las provincias
orientales, pero los habaneros parecen no dar importancia a la situación
y preparan las fiestas de despedida del año. Entre ellas, la que tendrá lugar
en el Salón Rojo del Capri, donde actúan Los Chavales de España, los
mismos que inauguraron el Tropicana donde triunfan durante cuatro años
ininterrumpidos.

En las primeras horas de 1959 Batista huye en dos DC4 a Santo


Domingo. Cienfuegos y Guevara están en las puertas de la capital. Los
norteamericanos y sus amigos intentan huir del país. Castro espera hasta el
día 8 para entrar triunfante con todos los honores, y la población, entusiasta,
acoge con exaltación las primeras medidas revolucionarias. Dos meses más
Publicidad Casino St. John’s tarde se produce el cierre de los grandes casinos y cabarets, con importantes
movilizaciones reclamando la apertura. Algunos fueron abiertos, hoy todavía
continúan funcionando, aunque hubo un cierre obligado de la mayoría en
1968.

Surgen nuevos artistas, La Lupe, Freddy… y ritmos como la pachanga,


creada por Eduardo Davidson. Otros comienzan a abandonar la isla, en
un goteo que se prodiga hasta nuestros días. El cortometraje experimental
sobre la noche de la capital Pasado Meridiano es prohibido, igual que varias
publicaciones culturales. El gran Carlos Puebla compone un tema que refleja
aquella realidad a la perfección: “En esto llegó Fidel, se acabó la diversión, llegó
el comandante y mandó callar”.

Principales clubes y locales musicales (La Habana 1958)


Grandes locales con artistas de primera fila internacional:
Tropicana (Calle 72).
Salón Rojo Casino de Capri (La Rampa).

Para bailaores:
Salón Rosado de La Tropical (Avenida 41).
La Polar (Puentes Grandes 26).

Clubes donde actúan las nuevas figuras de la música cubana.


Ali Bar Club (Avenida Dolores con carretera Lucero).
La Red (19 & L).
Night and Day Las Vegas (Infanta 25).
Palermo (Amistad con San José).
quizás compartido con Hemingway, Ava Gardner o Marlene Dietrich
Night and Day (Carretera Rancho Boyeros).
en La Bodeguita del Enmedio, o comiendo en la Parrillada de Blanquita o en
el Centro Vasco. Para escuchar filim:
St. John (La Rampa).
Junto a los grandes espacios conviven otros más populares: Palermo Club,
Alloy, Pensylvania, Sierra, La Campana, Night and Day, Las Vegas, Panchin, Rumba Para escuchar jazz:
Palace, Bolero Bar, Topeka, La Rue 19, Habana Madrid Night Club, Habana La Zorra y el Cuervo (La Rampa).
1900, La Red o el Ali Bar son algunos de ellos. Este último es el lugar de moda.
No es de extrañar, en él actúa Benny Moré, uno de los más grandes artistas Más populares:
de la música cubana y universal. Como sus desplantes suelen estar a la orden El Choricera Club (Playa Marianao).
de la noche, el elenco lo completan artistas como Fernando Álvarez, El Niche (Playa Marianao).
Celeste Mendoza, Reinaldo Hierrezuelo, que en los noventa triunfó

ritmos [37]