Você está na página 1de 6

Personajes de 100 años de soledad

José Rubén Hernández Torres


La novela “Cien años de soledad” narra la historia de los Buendía, familia fundadora de
Macondo, familia de siete generaciones, todas vivieron bajo el miedo a una maldición, la del
nacimiento de un niño con cola de cerdo, producto de una relación incestuosa, como la que dio origen a
la familia y que se cumple hasta la septima generación, que da fin a la misma.
Los miembros de la familia son:
José Arcadio Buendía, que se casa con Úrsula Iguarán, su prima, con quien tiene tres hijos, José
Arcadio, Aureliano y Amaranta, además de Rebeca, quien es adoptada.
José Arcadio y Rebeca se casan y viven juntos, lo que provoca el desprecio de Úrsula, pero no
viven en incesto al ser ella adoptada, Amaranta nunca se casa, los tres hombres que la pretendieron
fueron rechazados y Aureliano se convierte en el Coronel Aureliano Buendía, quien tiene a 17 hijos con
17 mujeres y que “todos llevaban con orgullo el nombre de Aureliano y el apellido de su madre.”
José Arcadio y Aureliano, además tienen relaciones con Pilar Ternera, con quien cada uno tiene
un hijo, Arcadio y Aureliano José.
Arcadio, que es hijo de José Arcadio, se casa con Santa Sofía de la Piedad, con quien tiene tres
hijos, José Arcadio Segundo, Aureliano Segundo y Remedios, la bella. Aureliano Segundo y José
Arcadio Segundo eran gemelos, y jugaban a cambiarse el nombre, por lo que se cree que en sus juegos
se cambiaron el nombre y sus personalidades son diferentes a las de los anteriores que habían llevado
sus nombres.
Aureliano Segundo se casa con Fernanda del Carpio, además de tener una relación con Petra
Cortés. Fernanda del Carpio llega a cambiar la vida en la familia de los Buendía, tomando el lugar de
Úrsula Iguarán conforme ella va envejeciendo y perdiendo la vista. Con ella Aureliano tiene a tres
hijos, José Arcadio, Amaranta Úrsula y Renata Remedios, a quien todos le dicen Meme ya que es el
nombre que le pusieron por los Buendía y no por la familia de Fernanda.
Meme tiene un hijo, Aureliano Babilonia, mientras está estudiando, pero ella muere y unas
monjas llevan al bebé a la casa, donde es recibido por Fernanda, que lo esconde por su origen. Como
vive escondido Amaranta Úrsula jamás conoce que tiene relación de sangre con él, por lo que cuando
crece vive una relación incestuosa con él y tiene a un hijo, Aureliano, que pone fin a los Buendía y
cumple las predicciones de Melquiades, destruyendo a la casa, la familia y Macondo.
Siendo esta toda la familia Buendía describiré a los personajes que considero más importantes
de la historia, José Arcadio Buendía, Úrsula Iguarán, el Coronel Aureliano Buendía y Fernanda del
Carpio, quien, a pesar de no llevar el apellido Buendía, se convierte en la mujer que lleva la casa una
vez que Úrsula comienza a envejecer, perder la cordura y la vista.
José Arcadio Buendía
José Arcadio Buendía es él primer Buendía que aparecen en la obra de García Márquez, es un
líder del pueblo de Macondo, mismo que él funda junto con un grupo de hombres que inician un éxodo
después de que José Arcadio Buendía matara a Prudencio Aguilar por retarlo al haberle ganado en los
gallos.
José Arcadio Buendía representa el patriarcado y el modernismo, la etapa en la que se cree que
los grandes inventos cambiarán el mundo, así como lo cree él, que en uno de sus sueños vio una ciudad
con casas de cristal, pero cuando llegaron los gitanos con el hielo pensó que ese era el más grande
invento de su era.
Muere cuando se da cuenta que por más que los días pasen las cosas no cambian, cuando no
deja de ser lunes, pierde la cordura y comienza a hablar en latín y destruir las cosas que le había
comprado a Melquiades, lo amarran al castaño y ahí muere, el día de su muerte llueven flores.
“Pagó cinco reales, y con la mano puesta en el témpano, como expresando testimonio sobre un
texto sagrado exclamó:
− Este es el gran invento de nuestra era.” (García Márquez 28)
“Cuando estaba sólo, José Arcadio Buendía se consolaba con el sueño de los cuartos infinitos.
Soñaba que se levantaba de la cama, abría la puerta y pasaba a otro cuarto igual, con la misma cama de
cabecera de hierro forjado, el mismo sillón de mimbre y el mismo cuadrito de la virgen de los
Remedios en la pared del fondo, de este cuarto pasaba a otro exactamente igual, cuya puerta abría para
pasar a otro exactamente igual, y luego a otro exactamente igual, hasta el infinito. Le gustaba irse de
cuarto en cuarto como en una galería de espejos paralelos, hasta que Prudencio Aguilar le tocaba el
hombro. Entonces regresaba de cuarto en cuarto, despertando hacia atrás, recorriendo el camino
inverso, y encontraba a Prudencio Aguilar en el cuarto de la realidad, pero una noche, dos semanas
después de que lo llevaron a la cama, Prudencio Aguilar le tocó el hombro en un cuarto intermedio, y él
se quedó allí para siempre, creyendo que era el cuarto real.” (García Márquez 165-166)
“ Era Cataure, el hermano de Visitación, que había abandonado la casa huyendo de la peste del
insomnio, y de quien nunca se volvió a tener noticia. Visitación le preguntó por qué había vuelto, y él le
contestó en su lengua solemne:
–He venido al sepelio del rey.” (García Márquez 166)
Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la
ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas.” (García Márquez 166)
Úrsula Iguarán
Úrsula es la esposa de José Arcadio Buendía, además de ser su prima, lo que siempre la
mantiene alerta para vigilar que ninguno de los miembros de su familia vuelva a cometer incesto para
que ninguno de la estirpe nazca con cola de cerdo, además de que este miedo la mantiene virgen hasta
un año después de su matrimonio, la noche en que José Arcadio Buendía mata a Prudencio Aguilar.
Es una líder en su familia que cuida el bienestar de todos, a pesar de que estos la decepcionen.
Representa el matriarcado, la fuerza de la mujer, la madre de todos, la Pachamama y Tonantzín.
Toda la historia de cien años de soledad es la lucha de Úrsula para sacar adelante a su familia, para
evitar que se cometa incesto y nadie nazca con cola de cerdo, por sacar adelante el negocio y mantener
la casa.
Entre una de las luchas por mantener a su familia se va de Macondo persiguiendo a su hijo, José
Arcadio, que se fue con los gitanos y regresa sin él, pero con gente nueva para habitar Macondo por el
camino de los grandes inventos que su esposo jamás logró descubrir.
Muere cuando se da cuenta que ya no es de ningún uso para sus tataranietos, cumpliendo su
promesa de morir cuando termine la lluvia, a su funeral no va mucha gente, pero desde que ella muere,
teniendo más de 122 años en un jueves, la casa de los Buendía lucha mucho para mantenerse en pie.
“Úrsula replicó con una suave firmeza” (García Márquez 23)
“<<Todos son iguales>>, se lamentaba Úrsula. <<Al principio se crían muy bien, son
obedientes y formales y parecen incapaces de matar una mosca, y apenas les sale la barba se tiran a la
perdición>>” (García Márquez 179)
“Un domingo de ramos entraron al dormitorio mientras Fernanda estaba en misa, y cargaron a
Úrsula por la nuca y los tobillos.
− Pobre la tatarabuelita –dijo Amaranta Úrsula_, se nos murió de vieja.
Úrsula se sobresaltó
− ¡Estoy viva! –dijo.
− Ya ves –dijo Amaranta Úrsula, reprimiendo la risa–, ni siquiera respira.
− ¡Estoy hablando! –Gritó Úrsula
− Ni siquiera habla –dijo Aureliano–. Se murió como un grillito.
Entonces Úrsula se rindió a la evidencia. <<Dios mío>> exclamó en voz baja. <<De modo que
esto es la muerte>>.” (García Márquez 389)
Coronel Aureliano Buendía
Primer niño nacido en Macondo, hijo de Úrsula Iguarán y José Arcadio Buendía. Crece como
un niño solitario por su personalidad y por la huída de su hermano con los gitanos. Se casa con
Remedios Moscote, una niña que muere envenenada por Amaranta, que quería envenenar a Rebeca.
Aureliano es reconocido por los pescaditos que hace en el taller de platería, oficio que aprende
desde muy pequeño producto de su soledad.
Con Remedios no tiene ningún hijo, pero con Pilar Ternera tiene a Aureliano José.
Después de la muerte de Remedios, se sigue juntando con su suegro, que es parte del partido
conservador, y cuando son las elecciones es cómplice del cambio de papeletas para que gane su partido,
por lo que Aureliano se enfurece y decide iniciar la guerra en favor de los liberales.
Durante estas guerras tiene a 17 hijos con 17 mujeres diferentes, todos se llaman Aureliano y
tienen el apellido de su madre y todos mueren el mismo día excepto uno, además de que se vuelve más
solitario y pierde toda esperanza tanto en el partido liberal como en el conservador al darse cuenta de
que los dos son lo mismo.
Representa todas las guerras de independencia y posteriores en América Latina, la decepción
porque no se pudieron cumplir todos los sueños de las múltiples independencias.
“–Ningún disparate –dijo Aureliano–. Es la guerra. Y no me vuelva a decir Aurelito, que ya soy
el coronel Aureliano Buendía.” (García Márquez 124)
“–Ay, Aureliano –suspiró–, ya sabía que estabas viejo, pero ahora me doy cuenta que estás
mucho más viejo de lo que pareces” (García Márquez 279)
“mientras el coronel Aureliano Buendía se refugiaba en el exilio de sus pescaditos de oro”
(García Márquez 278)
Fernanda del Carpio
Fernanda del Carpio no tiene sangre de Buendía, tiene una educación completamente diferente,
no forma parte de esa casa de locos, como le decía Úrsula, ella llega durante el carnaval sangriento a
una competencia donde Remedios es elegida la mujer más bella, quedando Fernanda después.
Fernanda se casa con Aureliano Segundo, que había hecho una fortuna al lado de Petra Cortés y que
vivía siempre en fiestas.
Como fue educada por monjas las costumbres de los Buendía le parecen extrañas y siempre
intenta imponer su opinión al tener complejo de reina.
Representa el fin de la familia Buendía, el fin de la madre que a todos cuidaba por la madre que
se encargaba de dar una buena imagen de la familia.
“y Aureliano Segundo llevó en brazos a la casa a la soberana intrusa, con el traje desgarrado y la
capa de armiño embarrada de sangre. Se llamaba Fernanda del Carpio. La habían seleccionado entre las
cinco mil mujeres más hermosas del país, y la habían llevado a Macondo con la promesa de nombrarla
reina de Madagascar.” (García Márquez 233)
“Muchos años después, cuando empezó a sentirse igual a su bisabuela, Fernanda puso en duda
la visión de la infancia, pero la madre le reprochó su incredulidad.
–Somos inmensamente ricos y poderosos –le dijo–. Un día serás reina.
Ella lo creyó, aunque solo ocupaban la larga mesa con manteles de lino y servicios de plata para tomar
una taza de chocolate con agua y un pan de dulce.” (García Márquez 238)
“En un solo día, con un zarpazo brutal, la vida le echó encima todo el peso de una realidad que
durante años le habían escamoteado sus padres.” (García Márquez 239)
“Fernanda, mordida por la envidia, terminó por aceptar el prodigio, y durante mucho tiempo
siguió rogando a Dios que le devolviera las sábanas.” (García Márquez 272)
“La situación pública era entonces tan incierta, qu nadie tenía el espíritu dispuesto para
ocuparse de escándalos privados, de modo que Fernanda contó con un ambiente propicio para mantener
al niño escondido como si no hubiera existido nunca. Tuvo que recibirlo porque las circunstancias en
que se lo llevaron no hacían posible el rechazo. Tuvo que soportarlo contra su voluntad por el resto de
su vida, porque a la hora de la verdad le faltó valor para cumplir la determinación de ahogarlo en la
alberca del baño.” (García Márquez 333)
Considero que estos personajes son los más importantes ya que su vida en Macondo es crucial
para el desarrollo de la historia, José Arcadio y Úrsula como los primeros de la familia y los
fundadores, como la pareja de más importancia en este lugar.
El coronel Aureliano Buendía como el inicio del cambio en Macondo, como el iniciador de
todos los conflictos para mejorar el país que no lograron hacer nada.
Y Fernanda como la mujer que intentó llevar la casa hasta su fin pero por poner la imagen ante
la sociedad antes que el bienestar familiar provocó la relación incestuosa entre Amaranta Úrsula y
Aureliano Babilonia, lo que dio fin a la historia de esta familia y de Macondo.