Você está na página 1de 8

República bolivariana de Venezuela.

Ministerio del poder popular para la educación superior.

Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez”.

Vice-Rectorado Académico.

Cátedra: Historia Económica y Social de Venezuela.

Caracas, Noviembre 2010


El mestizaje

Fue el encuentro biológico y cultural de etnias diferentes, en el que estas


se mesclaron dando origen a nuevas razas.

El mestizaje es un fenómeno interétnico que se produjo desde la


prehistoria en Europa, esto fue muy importante a comienzos de la edad
media con grandes movilizaciones de personas que provenían del norte y
Asia, esto trascendió sin detenerse tras el descubrimiento de América a
finales del siglo XV. Esto significo la ampliación del mundo como se conocía
y así se activo aun más el mestizaje.

Con el primer viaje de Cristóbal colon se dio inicio a la mezcla de


españoles e indios y aumento con el proceso de colonización, por diversas
razones el número de mujeres españolas era escaso durante los primeros
años de colonización.

Los españoles tenían muchos prejuicios religiosos y hasta sociales pero


poseían muy pocos prejuicios raciales, las edades de los colonos promedio
estaba entre los 18 y 25 años esto ocasionó la ruptura de muchos patrones
culturales.

A la llegada de los ibéricos a América se dieron cuenta que estaban ante


una tierra de gracias e inhóspita llena de muchas riquezas como: oro, perlas
y palo de Brasil entre otras, lo cual los obligó a pedirle la autorización a su
rey para hacer expediciones y así ampliar sus conocimientos sobre este
nuevo territorio.
Así es como se percatan que no era un lugar deshabitado, ya que existían
tribus de indígenas por todo el territorio, entre los que estaban los caribes
que se encontraban localizados en la mayor parte del este y la costa central
así como en las islas se encontraban los arahuacos que ocupaban el
occidente.

Al internarse en lo desconocido de la selva se toparon con la tribus que


contaban con un gran número de miembros estos eran los timoto ellos se
caracterizaban por ser guerreros de espíritus indomables y por usar técnicas
de agricultura avanzadas para la época, la cual se basaba en el elevamiento
de las tierras haciendo muros de piedras para evitar el deslizamiento de la
tierra a la hora de regar sus semillas.

A unas cuantas leguas se encontraban los cuicas estos eran mucho más
pacíficos y dóciles estos utilizaban una técnica muy peculiar para la
recolección y almacenamiento de agua la cual se basaba en hacer lagunas
cerca de sus caseríos.

Muchas otras tribus ocupaban pequeños espacios a lo largo del territorio


que actualmente llamamos Venezuela. Los indígenas se percatan de la
presencia de hombres desconocidos, en medio de su ignorancia y salvajismo
se sintieron amenazados y se movilizaron en la búsqueda de las otras tribus
para realizar alianzas en defensas de sus tierras.

Luego de un largo tiempo de enfrentamientos y destrucción quedaron


pocos indígenas quienes se rindieron antes sus verdugos, los cuales solo
pensaron en domesticarlos y explotarlos para su beneficio, llegando así al
tráfico de esclavos, por la necesidad de la explotación de las minas y
haciendas que poseían.
Los españoles designaron a las indígenas para realizar las labores del
hogar y más cercanas a ellos y los hombres eran utilizados para las intensas
jornadas de siembra, recolección de las cosecha, explotación de las minas y
trabajos pesados.

Al cabo de un tiempo empezaron a morir los indígenas por los gérmenes y


bacterias traídas por los españoles, las intensas jornadas de trabajo y poca
comida que se les suministraban, esto los llevo a la angustia de que no
tendrían casi esclavos para seguir llevando a cabo las explotaciones de las
riquezas existentes.

Esto abre paso al tráfico de los negros africanos para que realizaran los
trabajos que se habían descuidado por insuficiencia de trabajadores esto
genera un cambio entre las clases, debido a esto se produjo el cruce entre
españoles y negros, cuya primera hibridación fue llamada mulatos los cuales
realizaban los trabajos en las minas y haciendas.

También se produjo la mezcla entre indios y negros cuyos resultantes


fueron llamados zambos, así fue como se dio la variación entre razas y
culturas produciéndose el mestizaje.

Entre el siglo XVI y XVII las uniones entre españoles e indias fue
frecuente por esto surgieron los más importantes núcleos de mestizos
venezolanos, este hecho era incomodo por el origen ilegitimo, sobre el cual
se enseñarían muchas de las mezquindades sociales de la época colonial.

En esta mescla se desglosan dos tipos de clases sociales los legítimos


que eran los del matrimonio de españoles e indígenas de piel menos oscura
los cuales gozaban de los mismo derechos que los blancos, podían contraer
matrimonio con los blancos, ordenarse como sacerdotes e ingresar a las
universidades.

Por el contrario los mestizos ilegítimos de color más oscuro eran objeto de
discriminación formando parte de los llamados (gente inferior), tenían los
derechos reducidos que les impedían al igual que a los mulatos ejercer el
cargo de escribanos, sin embargo les concedían la faculta para portar armas,
aunque en ocasiones los funcionarios reales ignoraban su derecho.

Al principio los mestizos representaban un 3,5% de la población con este


crecimiento los mestizos no representaban amenaza al imperio español, fue
casi un siglo después que los hispanoamericanos aumentaron a un 28% de
la población crecimiento, con el cual, tomaron importancia ante la corona
española.

Debido a que lograron desestabilizar la sociedad y representar la tierra


indígena, también respaldar las agitaciones y levantamientos que ocurrían
ante las acciones de castigos y torturas que se llevaban a cabo en el
momento para continuar teniendo el control y dominio de los esclavos.

La corona española vio el crecimiento indiscriminado como un


afianzamiento entre la corona y las distintas razas permitiendo las uniones
legales entre españoles e indígenas, dando paso al bautismo y dándoles
reconocimiento a los hijos ilegítimos de estas relaciones.

En el siglo XVIII se produjeron varios cruces entre individuos que tenían


antepasados europeos, indios y negros, surgiendo el estrato social del pardo
término utilizado en la mezcla de negro y blancos.
Los pardos representaban un 37,8% de la población mientras que los
blancos (entre los que se contaban los mestizos hispanizados), apenas
llegaban al 25,6% de la población.

La corona española se entera de la cantidad de pardos existentes en la


colonia y toma previsión, antes que ocurra algún levantamiento significativo
en su contra, por eso emite la cedula de (gracias al sacar), la cual solo
buscaba brindarles privilegios a los pardos para que pudieran acceder a
ciertos cargos luego de que realizaran pagos para acceder a dichos cargos.

Luego de la emisión de esta cedula se presentaron varios levantamientos


que respaldaron el estrato de los pardos con esto se dio paso a la
independencia, luego de que tomaron el poder los republicanos abolieron las
diferencias de clases entre los hombres.

Cabe destacar que a finales de la colonia había alcanzado un gran


aumento, a pesar de que procedían de una población en extinción, como era
la de los aborígenes y de un pequeño grupo de pobladores como fue la de
los españoles.

A pesar de esto su presencia siguió siendo notoria en todas las regiones


del país donde se hallaban participando en las más diversas actividades.

La corona española pensó que el mestizaje seria un elemento de


integración social y un factor de paz social entre culturas tan diferentes, pero
no pensó que sus acciones se dieran de manera agresiva y contradictoria, ya
que los colonizadores se encontraron con estas culturas, las cuales se
opusieron a su llegada produciéndose así enfrentamientos entre ellos.
Esta contradicción entre la corona española y los colonos se debió a que
al llegar al territorio se dieron cuenta que era una tierra tan rica que
cambiaron los planes establecidos por su rey, el cual era la integración social
entre culturas y se dejaron deslumbrar por tales riquezas y esto causo los
enfrentamientos entre las culturas llegando así al derramamiento de sangre y
violaciones.

A raíz de esto se dio inicio al mestizaje y a la gran variedad de grupos


étnicos, esto dio paso a una cultura más fuerte y persistente a través de la
historia.

España era una potencia que se caracterizó por ser una sociedad
tradicional bien estructurada y religiosamente fanática, pero con una terrible
contradicción entre sus ansias irrestrictas de explotación económica y de los
deberes ideales de la doctrina, la cual los condujo a un impulso
salvacionista.

Esta contradicción fue el proceso de desarraigo cultural que sufrieron los


indígenas y la violencia moral que sufrieron después. Como un proceso de
regresión psicológica-cultural tanto los españoles como sus descendientes
los criollos mantuanos.

De aquí fue de donde surgió el doble vínculo de su moral sexual, que trajo
como consecuencia dos ámbitos de familiares opuestos como fueron los
hijos legítimos e ilegítimos.
Este proceso contribuyó a modelar la futura existencia familiar de las
clases económicas y socialmente explotadas, al mismo tiempo, el régimen de
explotación de las encomiendas que fueron creadas con la intensión idealista
de proteger a los indígenas.

Estas concepciones dadas por el rey de España a los comendadores,


militares y burócratas y las mismas propiedades de la iglesia así como las
plantaciones, produjeron un desarraigo de todos aquellos habitantes
autóctonos y nuevos que habían quedado fuera de los grupos de
colonizadores descendientes.

Debido a esto, hubo una ausencia en la propiedad del suelo para la


mayoría de composiciones mestizas, a consecuencia de esto en el sistema
de explotación colonial directo, no eran posibles las condiciones de
estabilidad y seguridad mínima para el desarrollo consistente de uniones
familiares similares a las europeas.