Você está na página 1de 1

Domicilio: Calvo Sotelo, 7 / 33007 OVIEDO / Apartado de Correos 233 / 33080 OVIEDO

Teléfono 98 527 97 00 / Correo electrónico: lne.redaccion@epi.es / lnepublicidad@epi.es


● GIJÓN: Teléfonos: 98 534 24 73 - 98 535 61 45 / Fax 98 534 52 73 ● AVILÉS:
Telf. 98 552 06 88. / Fax 98 552 13 12 ● MIERES: Telfs. 98 546 14 16 - 98 545 24 21 /
Fax 98 545 26 09 ● LANGREO: Telfs.98 56736 75 - 98 569 76 57 / Fax 98 569 88 12
Depósito Legal O-2-1958 (Edición General), AS-751-2001 (Edición de Gijón), AS-752-2001 (Edición de Avi-
www.lne.es lés), AS-753-2001 (Edición de las Cuencas), AS-754-2001 (Edición del Occidente), AS-755-2001 (Edición
del Oriente), ISSN 1131-8279 (Edición General), 1136-1557 (Edición de Gijón), 1131-8244 (Edición de Avilés), 1136-4955 (Edición de las Cuencas),
Viernes, 1 de abril de 2011 Recíclame 1577-4910 (Edición del Oriente), 1577-4902 (Edición del Occidente)

Billete de vuelta
Prodigio
O
jalá que todos los padres leyeran ces y los bolsos de la gabardina colmados de blancas en un jardín de senderos que se bifur-
cada noche a sus hijos un cuento. duendecillos. De espadachines de gesto afilado can. Escribir, como leer, es crear la expectativa
terapéutico Que les narrarán relatos de su puño
y letra. Historias mínimas de dra-
que pleitean con insectos de apariencia huma-
na encerrados en un castillo con forma de la-
de un acontecimiento extraordinario. ¿Qué
más podemos ofrecer a nuestros hijos, en estos
Francisco García gones y de dependientes de ultramarinos que berinto. De heroínas púberes que viven infini- tiempos de penuria y engañifas digitales, que
fgarcia@epi.es llegan a casa con las piernas cansadas de vari- tas vidas mientras deshojan pétalos de rosas el prodigio terapéutico de un cuento?

Sólo será un minuto

Un grito contra el silencio Bartleby


Las familias de niños gijoneses con autismo llaman la atención sobre la necesidad
de sensibilizar a la sociedad acerca de un trastorno del que «se sabe muy poco» Tino Pertierra
Gijón, Luján PALACIOS
Son distintos, pero son capaces de Pedro: «Sí, todo el mundo
vivir con el resto de la sociedad sin habla y bien del personaje de
mayores problemas. Eso sí, con mu- Bartleby, el escribiente apático
cho esfuerzo. Los niños autistas de y pegajoso que se aferra a su
la región, un total de 450 escolariza- oficina y a los límites de su tra-
dos en centros asturianos, se enfren- bajo monótono y preciso, a su
tan cada día junto con sus familias a abrumadora mediocridad, asu-
múltiples retos, y el próximo sábado mida insignificancia. Pero la
celebran en Gijón la IV Edición del obra de Herman Melville no
«Día mundial de concienciación so- tendría resonancia eterna de no
bre el autismo». tener un narrador tan perfecto,
Una tarea, la de sensibilizar, sobre alguien con quien cualquier
la que las familias quieren llamar la lector se puede identificar más
atención, porque «quieren formar incluso que con el oficinista y
parte de una sociedad que sabe muy su ya legendario “preferiría no
poco sobre ellos», dicen algunas de hacerlo”. Porque ese narrador
las madres implicadas.Y lo que hay es, también, uno de los nues-
que saber es que las personas con tros, o incluso más cercano
autismo sufren un trastorno en el ce- porque no lleva su autodestruc-
rebro que los hace ser diferentes. ción hasta sus últimas conse-
Aunque en líneas generales el autis- cuencias sino que deja ese tra-
mo se manifiesta con algunos rasgos bajo sucio al tiempo y sus se-
comunes, como las dificultades en el cuaces. Un narrador que
lenguaje y la comunicación, en las también asume su mediocri-
interacciones sociales y la inflexibi- dad, que se conforma con un
lidad mental, «cada cerebro es dife- trabajo bien remunerado y tran-
rente, y por eso cada niño tiene un quilo, poco más, que conoce
autismo distinto», señalan María Pa- bien a sus semejantes y que su-
lacios y Carmen de la Rosa, dos ma- fre una lenta y elocuente evolu-
dres gijonesas que tienen hijos con JUAN PLAZA
ción en su relación con
un diagnóstico similar. Las dos tie- María Palacios y Carmen de la Rosa, ayer, en el puerto deportivo de Gijón. Bartleby. Primero, curiosidad;
nen un niño de tres años con un au- luego, irritación al ver cómo le
tismo con buenas capacidades de
aprendizaje. Un trastorno que necesita más Adansi
desobedece; después, perpleji-
dad al descubrir que se ha ins-
Porque, si el diagnóstico es pre-
coz y se comienzan a aplicar terapias recursos para una atención temprana Las cifras talado a vivir en la oficina. Y
pasa de la comprensión a la in-
de estimulación a edades tempranas, Uno de cada 150 niños en dignación, y de la piedad o la
los niños con capacidad para apren- L. P. impuestos por la crisis las consecuencias ne- edad escolar podría presentar lástima a la rabia. Al odio in-
der realizan progresos notables. Tan- Además de la sensi- acaben repercutiendo gativas de los trastor- un trastorno del espectro del cluso, para acabar de alguna
to que los niños de María y Carmen bilización de la socie- de forma negativa en la nos del espectro autista autismo, según las estimacio- manera “encadenado” al fan-
van al colegio con pequeños de su dad, los padres de ni- escolarización de los con concienciación y nes de Adansi. En Asturias tasma de Bartleby cuando se da
misma edad. Para lograrlo los padres ños con autismo recla- pequeños con necesi- especialización de los hay escolarizados 450 niños cuenta de que se hace respon-
han pasado por muchas fases, y man ayudas para que dades educativas espe- recursos para lograr con este trastorno. sable de su destino una vez que
cuentan con la ayuda «fundamental sus hijos puedan llevar ciales. «Ya se han dado una inclusión socioe- Socios lo ha despedido, se ha alejado
e inestimable» de la Asociación de a cabo las terapias y casos en otras comuni- ducativa real y efectiva. y el escribiente permanece en
Adansi cuenta en la actualidad
Familiares de Personas con Autis- continuar con su inte- dades de niños que no La asociación ha la oficina molestando a los nue-
con más de 200 socios en As-
mo, Adansi. Gracias a ella y a su gración en el colegio pueden recibir la aten- formulado un llama- turias, entre personas con au- vos inquilinos. Cuando
equipo de profesionales, los peque- junto a los demás esco- ción que necesitan por- miento para incremen- tismo y síndrome de Asperger. Bartleby se deja morir en la
ños han pasado de no saber comuni- lares. «Sólo pedimos que no hay personal tar los recursos destina- cárcel los sentimientos de cul-
carse «a ser capaces de señalar con que se cumpla lo que para ello», advierten. dos a los trastornos del Celebración pa del narrador van acompaña-
el dedo, pedir ayuda y transmitir de dice la ley, que nuestros Ellos tienen en cuen- espectro del autismo, Mañana, sábado, celebran el dos de cierto alivio por verse li-
forma verbal lo que necesitan». niños tengan derecho a ta, además, que las te- con el fin de prestar «Día mundial de la conciencia- berado de una carga tan pesa-
la educación en igual- rapias que se aplican atención temprana, tan- ción sobre el autismo» con la da. El sublime momento en
dad de oportunidades», con niños con autismo to en educación como proyección del documental que recuerda cómo le despidió
Muchas veces son subraya María Pala- son necesarias «duran- en sanidad, y garantizar «María y yo» en el Ateneo de la primera vez, y que le otorgó
los padres los que cios. Las familias te- te toda su vida». Por una vida independiente La Calzada. Será a las 12
horas.
un brote de autoridad, es una
men que los recortes eso, es posible reducir a estas personas. perfecta radiografía de la psico-
han de convencer logía del jefe contradictorio
al pediatra de que que intenta ser justo pero im-
todos los padres en esta tesitura es lación que abren la puerta a que es- togramas, dibujos y fotos con los placable. De ahí que, al final,
«algo raro pasa» acudir al pediatra. Y una vez allí, tos pequeños comiencen a comuni- que pauta la rutina de su hijo. «Tie- arrepentido y liberado, se con-
«somos nosotras las que tenemos carse con el mundo que los rodea. nes que estructurar el día para que él suele dando credibilidad a ese
El camino, no obstante, ha sido que convencerle de que algo pasa, Hasta llegar a este punto, el camino perciba el orden y le dé seguridad», rumor que justificaría el autis-
largo, y está plagado de dificultades. porque muchas veces te dicen que si es «muy largo y muy lento, con un explica. mo de Bartleby, su pasado en la
La primera, la detección del trastor- no habla, ya hablará, que es nor- coste emocional y familiar altísi- Las familias con niños con autis- sección de cartas muertas, cla-
no. Tal como explican las dos ma- mal», añade María Palacios. mo», explica Carmen, porque «las mo se han convertido en expertas en sificando el correo de personas
dres gijonesas, no es hasta el año y Tras el pediatra, lo habitual es pa- familias necesitamos una respuesta este trastorno, que antes les sonaba fallecidas que dejaban mensa-
medio de vida de los niños cuando sar a atención temprana, donde a los efectiva a la nueva situación». Sus tan ajeno. Y ahora, con la ayuda de jes en vida. Oh, Bartleby, con-
se empiezan a detectar «cosas que niños se les acaba derivando a hijos asisten a terapias dos veces por Adansi, van dando pequeños pasos cluye Melville, oh, humanidad,
no te parecen normales, como que Adansi, cuyo centro base está en La semana; con la ayuda de los profe- con sus hijos hacia una vida más que somos todos nosotros, los
no sean capaces de llamar la aten- Calzada. Y es ahí donde un equipo sionales adecuados, estas madres normalizada. «Entre comillas», ma- lectores y escritores de cartas
ción de su madre cuando quieren al- de profesionales entre los que se han tenido que «redecorar» su vida, tizan, porque «siempre serán dife- muertas que llegan a su destino
go o les pasa algo», apunta Carmen cuentan logopedas y psicólogos em- como ellas mismas indican. María rentes». Pero eso no los impide ser tarde, mal o nunca».
de la Rosa. El primer paso para casi piezan a aplicar terapias de estimu- lleva en su bolso un manojo de pic- igualmente niños felices.