Você está na página 1de 16

7.

CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 87

Práctica nº 7 :

CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS


CENTRÍFUGAS

7.1. INTRODUCCIÓN

7.1.1. Tipos de máquinas de fluidos

Una máquina de fluidos es un dispositivo mecánico que transfiere energía de


forma continua a un fluido en circulación, o bien que la extrae de él. Se utiliza el
término general de bomba para las máquinas que añaden energía al fluido; las máquinas
que extraen energía se denominan turbinas o motores. Existen dos tipos básicos de
máquinas de fluidos: de desplazamiento positivo y rotodinámicas.

Las máquinas de desplazamiento positivo tienen unos elementos móviles que,


durante su movimiento (bien alternativo o bien rotativo), van captando el fluido desde
la zona de entrada en volúmenes aproximadamente estancos, que son progresivamente
transferidos hacia la zona de salida. Dentro de esta categoría se encuentran las bombas
de pistones, de engranajes, de paletas, etc…, así como sus equivalentes en motores
hidráulicos o neumáticos, es decir, máquinas que extraen energía del fluido: motores de
pistones, engranajes, paletas, etc… Todas las bombas de desplazamiento positivo
suministran un caudal con una cierta componente periódica, debido a la intermitencia
en el proceso cinemático de cierre de cavidades, traslación y expulsión del fluido. En
general estas máquinas son adecuadas para operar con líquidos o gases con caudales
pequeños, pero con grandes presiones de servicio (de hasta miles de bares).
88 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

En las máquinas rotodinámicas, en cambio, la transferencia de energía está


asociada a la inducción de una variación en el momento cinético (o momento de la
cantidad de movimiento) del fluido en su paso a través de la máquina. No hay
volúmenes cerrados: el fluido circula continuamente a través de un rotor, denominado
rodete o impulsor, en el que se encuentran los álabes que delimitan los canales de paso.
Estos álabes obligan a que la corriente se deflecte, variándose así el momento cinético
respecto al eje de accionamiento y realizándose pues un trabajo. En general, a estas
máquinas les corresponde un caudal elevado en comparación con las de desplazamiento
positivo, una presión de servicio más pequeña y un flujo menos fluctuante. Dentro de
este conjunto de máquinas se tienen las bombas propiamente dichas cuando se trata de
impulsar líquidos por conductos; cuando se trata de impulsar gases la máquina se
denomina ventilador si la presión de salida es baja (hasta unos 7 kPa), soplante para
presiones medias (hasta 300 kPa) y compresor para presiones superiores. Las máquinas
rotodinámicas que extraen energía del fluido circulante por una conducción son las
turbinas, bien hidráulicas o bien de gas. Cuando la máquina no está entubada se tienen
las hélices (o bombas de propulsión), los aerogeneradores, etc…

A su vez las máquinas rotodinámicas se acostumbran a dividir entre máquinas


axiales y máquinas centrífugas (o radiales), en función de la dirección principal seguida
por el flujo a través del rodete. En las axiales tanto la entrada como la salida
corresponden en la dirección axial. En una bomba centrífuga, en cambio, la dirección
de entrada es la axial, pero la de salida es la radial. Sobre estas últimas se centra el
objeto de esta práctica.

Figura 1. Esquema de una bomba centrífuga típica.


7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 89

7.1.2. Bombas centrífugas o de flujo radial

La Figura 1 muestra el esquema de una bomba centrífuga convencional, en sus


dos vistas principales (corte transversal al eje, y corte paralelo). El fluido entra al
rodete de la bomba procedente desde la dirección axial, succionado por los álabes del
rodete, los cuales le fuerzan a tomar un movimiento tangencial y radial hacia el exterior
del mismo. A la salida del rodete, el fluido es recogido por la voluta, que no es sino la
carcasa de la bomba en forma de conducto de sección creciente alrededor del rodete. La
voluta termina en un tramo difusor (es decir, de sección creciente), donde el fluido
aumenta un poco más su presión a la par que pierde energía cinética.

Normalmente los álabes de las bombas centrífugas están curvados hacia atrás
como en la Figura 1, es decir, en la salida están orientados en sentido contrario al
sentido de rotación, pues de esa forma se favorece la circulación del fluido y es
suficiente un número pequeño de álabes. En ventiladores, en cambio, es habitual el uso
de álabes curvados hacia adelante, pues así se necesita un menor tamaño para conseguir
una cierta presión de salida, aunque con peor rendimiento.

Básicamente, las bombas aumentan la energía mecánica o carga del fluido entre
los puntos 1, en el ojo de entrada, y 2, en la salida. El cambio en la carga del fluido se
acostumbra a expresar mediante o altura de elevación H, que es igual a la energía por
unidad de peso de fluido circulante (se mide en J/N, es decir, en metros), y viene dada
por la expresión:

2 2
⎛Q⎞ ⎛Q⎞
⎜ ⎟ −⎜ ⎟
⎛ p2 V22 ⎞ ⎛ p1 V12 ⎞ p2 − p1 ⎝ A2 ⎠ ⎝ A1 ⎠
H =⎜ + + z2 ⎟ − ⎜ + + z1 ⎟ = + + Δz = hs − h f (1)
⎝ ρ g 2g ⎠ ⎝ ρ g 2g ⎠ ρg 2g

El término hs representa la energía cedida por la bomba al fluido, y hf es la


pérdida de carga interna asociada a las tensiones viscosas.

Cuando los diámetros de las tuberías de entrada y salida de la bomba son


iguales, la altura de elevación queda reducida a:

p2 − p1 Δp
H= + Δz = + Δz (2)
ρg ρg
La potencia suministrada por la bomba al fluido es igual al producto del peso
específico por el caudal y por la altura manométrica:

Pútil = Pu = ρ gQH (3)


90 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

Ésta es la potencial útil. La potencia necesaria para mover la bomba, es decir,


la potencia consumida por la bomba, viene dada por:

Pconsumida = PB = ωT (4)

donde ω es la velocidad angular de giro y T es el par en el eje. Si no hubiese pérdidas,


la potencia útil y la potencia consumida serían iguales, pero la potencia útil siempre es
menor, definiéndose el rendimiento η de la bomba como:

Pu ρ gQH
η= = (5)
PB ωT

El rendimiento es básicamente el resultado de tres factores: volumétrico,


hidráulico y mecánico. El rendimiento volumétrico se define como:

Q
ηv = (6)
Q + Qf

donde Qf es el caudal perdido debido a las fugas entre las holguras de la carcasa y el
rotor. El rendimiento hidráulico viene dado por:

hf
ηh = 1 − =H/hs (7)
hs

en cuyo valor intervienen tres tipos de pérdidas: pérdidas por desprendimiento a la


entrada debido a un acoplamiento imperfecto entre el flujo de entrada y el borde de
ataque de los álabes, pérdidas por fricción en los canales entre los álabes, y pérdidas
por recirculación del fluido a causa de un mal acoplamiento entre la corriente y la
dirección de salida de los álabes. Finalmente, el rendimiento mecánico viene dado
por:
P
ηm = 1 − f (8)
PB

donde Pf es la potencia perdida a causa de la fricción mecánica en los cojinetes y otros


puntos de contacto de la máquina. Por definición, el rendimiento total es simplemente
el producto de estos tres rendimientos:

η = ηvηhη m (9)

Desde el punto de vista del flujo interior de la bomba, la altura de elevación


proporcionada se puede expresar en función de las condiciones del flujo a través del
7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 91

rodete, que es el elemento que realmente hace efectiva la transferencia de energía. Sin
duda el flujo en el interior de una bomba es sumamente complejo: es tridimensional, no
estacionario, con gradiente de presión adverso en los canales del rodete (lo que implica
rápido crecimiento de la capa límite), con zonas de estela, con interacción entre partes
móviles y fijas, etc… Con todo, es razonable plantear un estudio simplificado,
suponiendo flujo bidimensional idealizado en la entrada y en la salida del rodete. La
Figura 2 define un volumen de control que abarca la región del impulsor. El flujo pasa
a través de la superficie de control de entrada y sale a través de la superficie de salida.
Dentro del volumen de control se encuentran los álabes del impulsor girando alrededor
del eje con una velocidad ω.

Figura 2. Volumen de control para el flujo a través


del rodete de una máquina centrífuga

En la Figura 3 se muestran también los vectores de velocidad idealizados a la


entrada (punto 1) y a la salida (punto 2): V es la velocidad absoluta del fluido, Vt es la
componente tangencial de la velocidad absoluta, Vr es la componente radial de la
velocidad absoluta, u = ω r es la velocidad circunferencial del álabe siendo r el radio de
la superficie de control, y v es la velocidad relativa del fluido con respecto al álabe. El
ángulo entre la velocidad absoluta del fluido y la velocidad circunferencial del álabe, se
designa por α, y el ángulo entre la velocidad relativa del fluido y la velocidad
circunferencial del álabe, se designa por β. Se supone que la velocidad relativa siempre
es tangente al álabe, es decir, que el fluido es guiado perfectamente a través del
volumen de control (equivalente a que hubiera un número infinito de álabes, pero de
espesor infinitesimal).
92 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

Figura 3. Triángulos de velocidad a la entrada y salida del


rodete de de una máquina centrífuga

El teorema de momento de la cantidad de movimiento, para flujo continuo, se


escribe como sigue:
G G G G
∑ M = ∫ ρ ( r × V ) (V )
G
r ⋅ dA (10)
S .C .

y esta expresión, aplicada al volumen de control de la Figura 2, proporciona:

T = ρ Q ( r2Vt 2 − rV
1 t1 ) (11)

donde T es el par de torsión que actúa en el fluido dentro del volumen de control, y el
lado derecho de la ecuación ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.
representa el flujo de cantidad de movimiento angular a través del volumen de control.
La potencia consumida por la bomba viene dada por:
7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 93

PB = ωT = ρ Q ( u2Vt 2 − u1Vt1 ) (12)

De acuerdo con el triángulo de vectores de velocidad de la Figura 3,


Vt = V cos α = Vr cot α , de modo que la ecuación (12) se escribe como:

PB = ρ Q ( u2V2 cos α 2 − u1V1 cos α1 ) = ρ Q ( u2Vr 2 cot α 2 − u1Vr1 cot α1 ) (13)

Utilizando la ecuación de la continuidad, se pueden determinar las componentes


radiales de la velocidad en las secciones de entrada y salida como función del caudal:

Q = 2π r1bV
1 r1 = 2π r2 b2Vr 2 (14)

donde b1 y b2 son las anchuras del álabe a la entrada y a la salida (véase la Figura 2).

En la situación idealizada, en la que no se producen pérdidas, la potencia


consumida por la bomba debe ser igual a la potencia suministrada al fluido:

Pu = PB ⇒ ρ gQH = ωT ⇒ H =
ωT ( u V cos α 2 − u2V2 cos α 2 )
⇒H = 2 2 (15)
ρ gQ g

que es la expresión de la ecuación de Euler para una bomba.

Leonhard Euler (1707-1783), cuyo retrato aparece en la Figura 4, fue un


matemático suizo nacido en Basilea. Las facultades que, desde temprana edad,
demostró para las matemáticas le ganaron la estima del patriarca de los Bernoulli,
Johann, uno de los más eminentes matemáticos de su tiempo y profesor de Euler en la
Universidad de Basilea. Tras graduarse en dicha institución en 1723, cuatro años más
tarde fue invitado personalmente por Catalina I de Rusia para convertirse en asociado
de la Academia de Ciencias de San Petersburgo, donde coincidió con otro miembro de
la familia Bernoulli, Daniel, a quien en 1733 relevó en la cátedra de matemáticas.

Hasta 1741, año en que por invitación de Federico el Grande se trasladó a la


Academia de Berlín, refinó los métodos y las formas del cálculo integral (no sólo
gracias a resultados novedosos, sino también a un cambio en los habituales métodos de
demostración geométricos, que sustituyó por métodos algebraicos), que convirtió en
una herramienta de fácil aplicación a problemas de física. Con ello configuró en buena
parte las matemáticas aplicadas de la centuria siguiente (a las que contribuiría luego
con otros resultados destacados en el campo de la teoría de las ecuaciones diferenciales
lineales), además de desarrollar la teoría de las funciones trigonométricas y
logarítmicas (introduciendo de paso la notación e para definir la base de los logaritmos
naturales).
94 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

En 1748 publicó la obra Introductio in analysim infinitorum, en la que expuso el


concepto de función en el marco del análisis matemático, campo en el que asimismo
contribuyó de forma decisiva con resultados como el teorema sobre las funciones
homogéneas y la teoría de la convergencia. En el ámbito de la geometría desarrolló
conceptos básicos como los del ortocentro, el circuncentro y el baricentro de un
triángulo, y revolucionó el tratamiento de las funciones trigonométricas al adoptar
ratios numéricos y relacionarlos con los números complejos mediante la denominada
identidad de Euler; a él se debe la moderna tendencia a representar cuestiones
matemáticas y físicas en términos aritméticos.

Figura 4. Retrato de Leonhard Euler

En el terreno del álgebra obtuvo asimismo resultados destacados, como el de la


reducción de una ecuación cúbica a una bicuadrada y el de la determinación de la
constante que lleva su nombre. A lo largo de sus innumerables obras, tratados y
publicaciones, introdujo gran número de nuevas técnicas y contribuyó sustancialmente
a la moderna notación matemática de conceptos como función, suma de los divisores
de un número y expresión del número imaginario raíz de menos uno. También se ocupó
de la teoría de números, campo en el cual su mayor aportación fue la ley de la
reciprocidad cuadrática, enunciada en 1783. A raíz de ciertas tensiones con su patrón
Federico el Grande, regresó nuevamente a Rusia en 1766.

De sus trabajos sobre mecánica destacan, entre los dedicados a la Mecánica de


Fluidos, la formulación de las ecuaciones que rigen su movimiento y su estudio sobre la
7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 95

presión de una corriente líquida, y, en relación a la mecánica celeste, el desarrollo de


una solución parcial al problema de los tres cuerpos, así como la determinación precisa
del centro de las órbitas elípticas planetarias, que identificó con el centro de la masa
solar.

7.1.3. Curvas características de bombas y reglas de semejanza

La teoría desarrollada en la sección anterior está muy simplificada, puesto que


no se tienen en cuenta los efectos viscosos y se supone una situación de flujo
idealizado. La forma más fiable de obtener las curvas características reales de una
bomba se apoya en los ensayos en un banco de pruebas adecuado.

Bomba a 1.500 rpm


15 100

12 80
Altura (m), Potencia (kW)

Rendimiento (%)
9 60

6 40

3 20

0 0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Caudal (m^3/h)

Altura Potencia Rendimiento

Figura 5. Curvas características de una bomba centrífuga convencional.

Las curvas características se trazan casi siempre para una velocidad de giro de la
bomba, ω, constante. El caudal, Q, se toma como la variable independiente básica, y
como variables dependientes suelen tomarse la altura manométrica H, la potencia
consumida por la bomba PB, y el rendimiento η. La Figura 5 muestra las curvas
características típicas de una bomba centrífuga para una cierta velocidad de giro fija.
Como se observa, la altura manométrica es alta y aproximadamente constante para
96 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

caudales bajos, y después decrece a medida que aumenta el caudal. La curva de


potencia crece monótonamente con el caudal. El rendimiento crece hasta alcanzar un
máximo a un cierto caudal que se denomina caudal de diseño.

El desarrollo y utilización de bombas en la práctica de ingeniería se ha


beneficiado en gran medida de la aplicación del análisis dimensional. Las variables de
funcionamiento de mayor interés en una bomba son la potencia consumida PB, la
energía por unidad de peso comunicada al fluido H (o la energía por unidad de masa,
H·g) y el rendimiento η. Las variables de las que dependen las tres anteriores pueden
agruparse de la siguiente manera:
• Propiedades del fluido: densidad ρ y viscosidad μ.
• Características del flujo a través de la bomba: caudal Q.
• Características de la propia máquina: velocidad de giro ω, diámetro
característico D y rugosidad absoluta del material ε.

Las variables de funcionamiento se pueden convertir en variables


adimensionales utilizando el teorema de Buckingham, de modo que aparecen tres
parámetros nuevos de funcionamiento, adimensionales, en las bombas:
PB
• Cifra de potencia: .
ρω 3 D 5
gH
• Cifra de presión: .
ω 2 D2
• Cifra de rendimiento: η.

En bombas, para regímenes de flujo a números de Reynolds altos, como es


habitualmente el caso, el efecto de las fuerzas viscosas pasa a ser independiente del
propio número de Reynolds. Así pues, para unas formas geométricas dadas (incluida la
rugosidad), las tres variables adimensionales de funcionamiento dependerán
Q
únicamente de la cifra de caudal adimensional, :
ω D3

PB ⎛ Q ⎞ gH ⎛ Q ⎞ ⎛ Q ⎞
= f1 ⎜ 3 ⎟
, 2 2 = f2 ⎜ 3 ⎟
, η = f3 ⎜ 3 ⎟
(16)
ρω D
3 5
⎝ ωD ⎠ ω D ⎝ ωD ⎠ ⎝ ωD ⎠

Por lo tanto, dadas dos bombas con las mismas formas geométricas, es decir,
con la misma proporción entre cualesquiera dos longitudes (se les llama bombas
geométricamente semejantes), con un punto de funcionamiento tal que las cifras de
caudal sean las mismas, entonces las cifras de presión, potencia y rendimiento también
serán iguales. Se dice entonces que esos dos puntos de funcionamiento son puntos
semejantes u homólogos, y entre ellos se verificarán las leyes de semejanza, que son:
7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 97

Q1 Q2
=
ω1 D1 ω2 D23
3

gH1 gH
= 2 22
ω1 D1 ω2 D2
2 2

(17)
PB1 PB 2
=
ρ1ω1 D1 ρ 2ω23 D25
3 5

donde los subíndices 1 y 2 denotan los estados de operación de cada máquina entre los
que se establece la semejanza.

Al igual que en el caso de los parámetros de funcionamiento con dimensiones


de las bombas, también pueden obtenerse las curvas características de una bomba en
función de parámetros adimensionales. En este caso se representan la cifra de potencia,
la cifra de presión y la cifra de rendimiento frente a la cifra de caudal. Las curvas
características adimensionales permiten representar de un modo sencillo las
características de todas las bombas de una misma familia. Los parámetros
adimensionales anteriores forman la base para predecir los cambios en el
funcionamiento que resultan de los cambios en el tamaño de la bomba, la velocidad de
operación o el diámetro del impulsor.

La situación más simple corresponde a cuando sólo cambia la velocidad de


accionamiento de la bomba. En dicha situación se asegura la similitud geométrica. La
semejanza completa se tiene si se igualan además los coeficientes de flujo, como se
explicó antes. Para este caso de cambio de velocidad con diámetro fijo, se tendría que:
2 3
Q2 ω2 H 2 ⎛ ω2 ⎞ P ⎛ω ⎞
= , = ⎜ ⎟ , B2 = ⎜ 2 ⎟ (18)
Q1 ω1 H1 ⎝ ω1 ⎠ PB1 ⎝ ω1 ⎠

De este modo, cuando se cumplen las leyes de semejanza, las correspondientes


curvas características adimensionales, deben ser coincidentes para diferentes
velocidades de accionamiento.

7.2. DESCRIPCIÓN DE LA INSTALACIÓN

La práctica se lleva a cabo en el banco de ensayo de bombas del laboratorio de


Hidráulica de la E.T.S. de Ingenieros de Minas de Oviedo, cuya fotografía se muestra
en la Figura 6. En este dispositivo se tienen dos bombas centrífugas que pueden
conectarse bien en serie o bien en paralelo, aunque en esta práctica nos centraremos
únicamente en la caracterización de una de ellas. Las tuberías colocadas en el tramo de
aspiración (antes de la bomba) y en el tramo de impulsión (después de la bomba),
98 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

tienen el mismo diámetro, por lo que en este caso, la altura de elevación proporcionada
por la bomba, viene dada por la suma de la diferencia de presiones y la diferencia de
cotas ( Δz = 100 mm ) entre los puntos de entrada y salida:

Δp
H= + Δz (19)
ρg

Para medir la diferencia de presiones entre la entrada y la salida de la bomba, se


dispone de dos manómetros Bourdon, uno colocado en la zona de aspiración y otro
colocado en la zona de impulsión. En realidad, en toda la zona de aspiración, la presión
es negativa, es decir, por debajo de la presión atmosférica, por lo que en realidad el
manómetro situado a la entrada de la bomba es un vacuómetro que está graduado en cm
de mercurio. El manómetro situado en la zona de salida está graduado en m.c.a. Por ser
negativa la presión en la zona de aspiración, las presiones medidas con ambos
manómetros deben sumarse en lugar de restarse. Un detalle de estos manómetros
aparece en la Figura 7.

Figura 6. Vista del banco de ensayo de bombas.


7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 99

Figura 7. Detalle de los manómetros de aspiración e impulsión (de dos bombas).

En la instalación hay colocadas varias llaves que permiten variar el caudal de


agua circulante. El proceso de regulación del caudal debe realizarse con precaución
para evitar que la bomba se descargue en el tramo de aspiración (descebe). Para la
medida del caudal se emplea un método volumétrico, es decir, se dispone de un
depósito con planta rectangular de área 0.395 m2 , que lleva adosado en uno de sus
laterales una escala graduada en milímetros mediante la cual se determina la altura de
agua en el depósito. De este modo, se determina el volumen de fluido en el depósito, de
forma que midiendo el tiempo necesario para alcanzar un determinado volumen, se
obtiene el caudal de circulación de agua en la instalación.

En el dispositivo experimental se encuentra colocado un armario de control desde


el que se regula la puesta en marcha y la parada de la bomba, así como la velocidad de
giro de la misma. No obstante, en cada bomba se ha acoplado un tacómetro que permite
medir el número de vueltas a las que gira la bomba, de modo que si se cuentan las
vueltas que se realizan en un minuto, puede determinarse la velocidad de giro en rpm.
Es aconsejable asegurarse de que la velocidad de giro que se impone en el armario
coincide con el número de revoluciones por minuto que mide el tacómetro. En la
Figura 8 se muestra un detalle tanto del armario como del tacómetro de una de las
bombas (acoplado a la zona posterior del motor eléctrico).

Para determinar la potencia consumida por la bomba, es necesario medir el par


de giro del motor que la acciona. Dicho motor no está anclado, como sería el caso
habitual en bombas ubicadas en instalaciones reales. De este modo, al no estar anclado
el motor, es necesario ejercer una fuerza de reacción en sentido contrario para
100 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

compensar el par de giro, de forma que el motor quede nivelado. Midiendo la fuerza de
reacción y conociendo la longitud del brazo del motor (en este caso el brazo es
d = 0.18 m ), es posible determinar el par mediante la simple operación:

T = F ⋅d (20)

A tales efectos, en la instalación existe un dinamómetro conectado al motor, un


detalle del cual aparece en la Figura 9. Mediante el dinamómetro, puede determinarse
la fuerza de reacción que compensa el par de giro, en kilos.

Figura 8. Vistas del armario de control y del tacómetro

7.3. OBJETIVOS Y RUTINA EXPERIMENTAL

El objetivo de la práctica consiste en la obtención de las curvas características,


tanto con dimensiones como adimensionales, de una bomba centrífuga que puede ser
accionada a diferentes velocidades de giro.

7.3.1. Obtención de las curvas características de la bomba

El objetivo de este apartado es la obtención, para tres velocidades de


accionamiento de la bomba diferentes, de las siguientes curvas:
a) Curva de la altura de elevación, H, en función del caudal.
b) Curva de la potencia consumida por la bomba, PB, en función del caudal.
7. CURVAS CARACTERÍSTICAS DE BOMBAS CENTRÍFUGAS 101

Figura 9. Detalle del dinamómetro para la medida del par en el eje

c) Curva de rendimiento, η, en función del caudal.

Para la obtención de estas curvas, se comenzará accionando la bomba a una


determinada velocidad de giro que se establecerá mediante los controles del armario.
Mediante el tacómetro se comprobará que la velocidad de giro es correcta.

A continuación se establecerá un caudal de circulación de agua en la


instalación. El caudal se regulará mediante las llaves existentes para tales efectos en el
dispositivo, y se medirá mediante el método volumétrico descrito en la sección anterior.

Una vez establecido el caudal de agua circulante, se procede a la determinación


de los parámetros de funcionamiento. Para determinar la altura total de elevación
(ecuación 2) se mide la diferencia de presiones, entre la entrada y la salida de la bomba,
mediante los manómetros Bourdon conectados en dichas posiciones.

Para determinar la potencia consumida por la bomba, se mide mediante el


dinamómetro la fuerza de reacción que compensa el giro del motor. Aplicando la
ecuación (20) se obtiene el par de giro del motor, y la potencia se calcula entonces
102 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

mediante la ecuación (4). Finalmente, el rendimiento se calcula como el cociente entre


la potencia útil y la potencia consumida por la bomba, según las ecuaciones (3-5).

Una vez determinados los parámetros de funcionamiento para el primer caudal


de circulación de agua en la instalación, se establece otro caudal de agua circulante y se
repite el procedimiento anterior. Será necesario, al menos, obtener los parámetros de
funcionamiento de la bomba para seis caudales diferentes.

La representación gráfica de las curvas de funcionamiento se realizará tal y


como se indica en la Figura 5. Todo el proceso anterior debe repetirse para otras dos
velocidades de accionamiento de la bomba, de manera que el resultado de este apartado
será la obtención de tres curvas características de la bomba, una para cada velocidad de
giro.

7.3.2. Curvas características adimensionales

A partir de los parámetros de funcionamiento de la bomba obtenidos en el


apartado anterior, para cada una de las velocidades de accionamiento de la bomba, debe
hacerse una representación gráfica de las curvas características adimensionales, es
decir, de la cifra de presión, de la cifra de potencia y del rendimiento, frente a la cifra
de caudal.

A continuación deben representarse, en la misma gráfica, las curvas


adimensionales correspondientes a cada velocidad de giro de la bomba, con el objeto de
comprobar que sean coincidentes por cumplirse las leyes de semejanza.