Você está na página 1de 14

oJca,,o¡¡-'

:. 3: tís
i sEr Éar ! * SEsÉü r
gÉ s ppEE 19f; E 3E s iE i
=E*+:
iü"-,§ É¡É;E;É+rE,f E gÉ€É §
EtE ¡s,i'Es. s E E F: q H s g fi EE g
ñ i;EÉf i g?:f E rj§ : *É+§;E
e $É ;* t g ü ü E § E s F = * § É s s;
co
E
#" E E ¡! q;*l;F€gÉ;E I si ; s€ ErÉtf
El
D
F
\tl
C. P*3FEo-ü-é
H'J.= i+t
H o-=G.5 ;.¡:e iF pU E s pT E E
E
P EE!
E # E T E {, E u - rF ?* E-; s E .E É A E
E
P : : E ú : ; 0€ i i"!
U §
= ap E E : p ! S E
e i s + +§ * i e E ir {É s -;
[E E § ñ [ ñ
€i if zEF; Ei€Éí y'¿a:;: ! iE
+ áE;€; íÉ!§E §ii É5E gE ¡gü
-sEE la* I s:: = s-óe E : E b i F
úÉ
iE g ÉE; E F Eie;ÉÉ
=7:i1z-ti+:€=i--¡
:=r-i:----==x:-_==
E
g 5 tj
" E if
?r
N
N
É
) i i + i e i_ i i ¿, .= <;
(!.l.6to
-.rTi:iEiü e s i2 ? EliE2ÉiiilEZ i,; : i, a?E¿ +i y.:
t d>
N
ri
i z ii
==i=¿1r. .li H oJ
-=i i.?i Elr í* a
0l .Úe
6=x
; ==r-_iiii=z az i E"i
1 G'D-
: É :: ii zi = í ¿ É t t * I , E E 7 t = ; ¿ = =?i= ^(ú9
?v==i É i }+iiiiíliÉ;Éi¡zÉrÉf ii?za
=
@Ui
O d.r
EEI iiaÉ i r E!7 r! É1É=é zi iiiíz É : :zE
lP'=
ii2ÉEt
zii &! E = i;;É=z7i
i; =i"*:ÉEEni+iZÉ72,-
xou
^!6
"0J-
o'Lj9
CJO@
9(d¡
llií .ll
E UO^
Á 11 i{E =17
e' ?1 E-ÉE i iiii.=z i o boL
ñ.!
é i i= i i r
q''-- ri
i.iii
A
i
E ? EiiE i= E á:eÍ,iF ÉEEj!
e¡,= s ?;: iE
rrtz ?\11Éi;i
g
il|l=
CJ 6(,
H,
ucJ.^
o.ú x
z i ¿= i a, s-flaÉ rz rri: Lt o E EF*i
?€ a i e ¡:= EZ'i i, ? ?E ? az E? ; .-, áEt
t *z ¿ zE = I i¡ :==
* -,,E;;iÉ9=
E==? i|=zi ii
t +iÉiÉ z
= 6
,O
--^oG
(uuÉ.=

LñI>
c.,,
U
ñ
g]
É.
i ¿ +1 i===;É Ei=í=._vE4E
=
af 5
?=-.i== 7 i, .. -:'-. : z -.- i !
E-óJ!
==:=,=El,¿ ¡ :
Li=i0J
,e i\ o-H
= =
Y'rl ytr
gi =- o
boa
É; áe Éie áÉE:Ef ÉF r *gr ÉárE É áIE É á ñ boa.
*E9
.úol*
a5H
E É É E f ÉE áE íÉ E Égt íÉÉgI i íÉáÉ, ÉEü § á N o-
N'd
O,6^

e; IgÉ É ;§**I *9IÉ Eá§[sái§€ PiF=;rá ^LU
Odi
-:1-o
sgÉ Í gi É *gE
-6Y
rq ÉÉ g gEEgE
E i síH É Et ÉÉá P iro
?'1 ar 6
EÉ E§ in§; íeÉE *I ts9G
§Ég !§ fiE § Eá.!!E I ?$E
§o"-' e
qó*
-!o 5.§"
'6'n d
!rübD
ggIÉgg §;!
.o
g§l H->
ág
¡t íE g+ t Í á; t
76'e
EÉ aÉ sígÉg " Sl'1

qJ 0J
§r
N
ri
.EP >.9.s e.-,
-rE+sep* üEs:fE";viiE,p
iiEÉ {,: íE ;ÉyÉE¡::üi 2i¿
.i; ñ
= + ri= 2. é E
2=EÉ?i(::É€ ¿ É ==
iT=ÉV=G ;EEíEi+l;i,
ó 2:22-eo
;f
p z:d,;" i ¡I ,5 l;a
p i:-:c :,T tr I: o ;: ú.G_: ?,;:E::.|
-o e
= =-.+li
1:! c7. -2 í.3 ? 2 t.¡'-i'=
+S -e..
=?i 1
;lf E-c:+2;:':Ü-!'3sl>.=:¿n
c, ^ü 7e ¿¿ E= §g ;'iE= 127=iE*EÉ=¿ =uo¡+r;te
a¿?
:;E=É ez i=É 3 :rE; ;É:= f ilpzi
+AU:
¿¿:o-^r::
F i; ¿ F, =I
h.--rC-Éc.r-' gsf f€É=§:tá :i#,3", =+Ep;
=ze ,"E,4
=§!=zi=:!:tiÉ'1 i:isi r- :. -- i;l¿lZi:;;¿ ;il;:
;'5'E a.= t'ao¡= i,

i;f+iEi¡
-
7et.!.É " -qES
a
':.= '1

E
;i; o iaa-?:'!,i=
€ € E=?EÉiÉÉr
E * E !, u í : .
ÉiriiÉ:
')

;:.!crf v--c
;=ii :;i:
;+:s L = ó
É;
{ =! -ís r
- . tr ; - r 'J - 'J ' ¡ 't = - !'=--: :
r *= = ,- ¿.? r.: *, r É ):= ¿ 6 -; ñ Z: s ís E ?'l ¿:
S
¿ ,i::
i,3.;r'a üE-;; {,t 1iE; = v 9 áE'E{ E tiI
, o o B § E E E E'í É- A3 ¿i a:
E É ep: ?'!- r9
I ; * = ril¿
; á ¿0 €É ?;A íii:=
¿
ñ.¡o-6--Ach
r Ei ?iÉÉ;.
"-*¿Z i á'5E i?'á-;
-ÉEii!-=¡ =
ii:=Z
=
o or.X' u.F¿ *
i§?", i¡*5:-ñ
N
í: f
*= i;!áiÉi|i;A

=ü*c--,.=-c¿É¡ÉEEÉ:;;
=
=i ;=;=;
ii+¿
_: - :- I'i r-:' i!: l= )=?
I - :=
?;'VE:i7E
j
n:cx-u --j .= 4Z
üU, gZS.i .2 7:?-
:.Vi
¿
=: - =i,¿i
-: =-.J := = =? 7= = : -i l'.
=-=:Ed
= =: ? _?=_j1 =.:=a
=
t^-;^rr
r,E*¡ g5¿ +§ a= I i!::: +ÉfPr i ?
.:¡.Í.!.c ;.9 ii i*.=tS sF éEc óc.l'aAor
* F ::
HS.L!UV
vd
* E; ¡ ; f ; T fl L; s I § H üE § g :fl E É ó ¡ f ,E E T .:Ó 3 bü Yt ii
ri
ir :?
i EE ÚiS =¿tst
+=É:
e!
ztii,J >.ñ ?X =E'a ! É+=:.s;F § § ..§.ú 9.IJ t o
H_*-L/
-:*'¿P lÉE Y=:! 'L'! c ' o tg 1EÉ4í;Éi
= e v*Ji-
a.p-oÉ-.óí
u*'-
;i.Y'ñ
=.. -vo(g:Jo
§t 55ÉiiÉ ii3ejEát
oñ^4)d
§': o¡ Z ¿ i o o '' 7 -c i u E.ü:! -ñ
o-I'9 +i! --.s.i : .
='É = -
€ :E 7 ÉÉjj
; ÉÉr S
ry,= 2; i';;?i,
§i '!trEa.rGo.r
^^^vv¿
d*ru\^Jv
blar'g:g
e t :o § ¿E.Bd :eüE E it d f: := U - o F'§ P^
ól#üoc
E - E o u a ¡E;S.E 0P;s:; E 3E:3-;:l E i *- : §j o F I
F iri f g5; É: ;s : íg4áÉli+€ ; r, {7E I í€
u5^a:A
^6vustÉ
9!v^d Ji*
rE ; s; ;
LV^L-
i: f:
q v r
7ÉzF=i E ¡-"{i E ÉÉÉÉ= : i - =i ia;i
:i;5€
l!.6.9
i
Í¡i 13ÉF 5Égí¡ rio-o p;
rl! =!ñ';
-
F-i9
3;:;
*v0JÉHr.:
a¡ o
o ; i:,:
5 ^
E
: E !!;=:§¡:i:'!í;: f E fo E :=
is i:;*j:üíe€ lf iiÉ
uv-.^ts¿ .tv)ud
b E,- ñ
'E 6§ ü o ó d':
¿s ?a7i7. i,t
o;,i =Z¡ iz 5 § ;¡; EE
a
:=-r=É.ei r;üip;:;T;E =
:!É:
7 =, aɧ; ai É;+i j:g.! iiÉ; g ¡;
E
L 6 ^,E g d
5riñ
!r-!A^
O I
6 o X o'66
I
si:€= e i*i E + il¿ii-:z=5:;
i-'d q.o ñ o
1 Lr.,l_ C'.ú O {
- rÚ or 6r tru ñ
= EÉEÉ '" '¡:'! d Lto-:
GN.e
É ü86
\o
E S
i:§Ég r*+ i;igÉÉEH iEÉ{§#t}i¡E'E t=EE ü i §
; E E É = e € É + t : r ,E * r -! s áÉ EE¡
á
e * sHx+! 5 ۟
§ il€ lEáEE?iÉiE H E§
EE
i E É * É E E E É r ñ9i [E E=§E$EÉEÉlilEÉái
zE:§ Éú xsE E r:;;S +;ÉÉ : s*! i:; É EáEr H§i
E H E E
; ú
E+ g E E *r u= É e É
i;§ÉIii¡; Tn.[á§EiÉ;IEgráqi§I
üEB
§É§É
5 fE rE E i, ei
E E e I +á -;tÉi: ;* H i=§E$¡
Fí E i E
I lBT I l fr E ,q §€ s E E i: s Irf
gE É# Báüi É § iiE EI EÉÉ i [# EE
F -r . E H ; E ; ,, j = i E t: ó
il 5 íÉ +; EE;; á;;:* g ^
o
t ;§ ; s i¡ iÉ;; E* * p ait* $;É E H s*; If = t »§€#
r0'Ei:Er.se sE E c ? ; § E E x gif
E iE É á
É; E 5 ¡ E ?; : ñ; + rt L rI ¡i T; EÉ É E ¡ e* § € E E E ¡ H
F
\o
*;
{t?1 ri§
'
\o
§ ca
a.l
o
§:H*E§
r¡:.
s * )9 X 6-S
.§.9'F.o,oE'"ÉÉgg
u
F**: ** §u §ág É {$sr s, É'¡É s¡
E
§§$§ÉfF§ Fs§ FÉEgE §í$$§á §$
gE$l§E§
'ü f Q d :d I f,g;
§ $;Fg§ $+gH eñ Ff,g4¡É if$E $§ÉÉ[§iJÉf f,É
; igE s:; r r I;E §# slf ¡r Hf ¡É.8 5gáE js'; s I
¡ gEE $;E i# E H rs *gÉit 5* * É s § -',$; s"Fü-:§- ó
€ +i ;
5 Éi §É§ t*§ ¡; iE§ $É$áɧ É § §É§ $eg;E§
s i: $E E §
É 5:E Ei úñ ;j §*;É;§ i§ E ig§ ${§ E# Ei§$F§ffs
ÉÉ +j§eeÉrÉ rt ; ie§s§f §
É §É s fÉr§ áügHíE á
¡ [5 ;
.F
tT § E § ; É :. r; g * É * ü : § § s. $ ñ É * § s i s s + É
gg gfgff ggffigg gru
ígÉgggg
Gc'69§rr
.i: §í ás
lg ffi§ ru§ ngg
ÉE i E s sÉɧÉf F§§ fÉ f$É8ɧ is
giflfiilfɧ§
És§ á§;f
gs;€$*i g§$ɧ
És§É$gÉis$F§ Éf f §f§sg§§§
É *;# rH rs§,F ñ s§§ F F5§Éé§ÉsÉ;; ñse r;És
E;
-F§rHitl§ =r
Éssg§É§ *es§
e q'EÉ EE:s8 5
FÉEÉ $g $Ff fggg§§§§gff§Éfí
5;gf#ÉÉE ;g$* *eE § ? isÉ
hombres de terciopelo carmesÍ acuchillado
[...] tocados có una rodilla; el almirante le colocó la cadena de la Hono-
señoras de, como poquísimo, seis pies
de altura [...] ca rabilísima Orden del Baño en torno al cuello, luego pren-
de música [...] el Sr. peregrine dijo que mi aspecto
., dió la Estrella en su pechera; tras lo cuaf otro caballero del
mente adorable, 1o que sólo le cuento, querid4 ".,
porque cuerpo diplomático, adelantándose magníficamente, le echó
[...]. ¡Ay! ¡Cómo los eché de menos a todos! t...Í roU,
sobre los hombros la toga ducal y le entregó en un cojín
todo lo que hemos visto en el paseo de The pan
3a1do carmesí la coronarr.
[...] océanos de beber [...] algunos gátihombres ver
Por firy con un gesto de extraordinaria majestuosidad y
[...] lady Befty deslumbrante t...l.I.u pobre lady Bo
cometió el infortunado error de sentarie sin ¡;racia, primero inclinándose profundamente, luego ir-
una silla guiéndose orgulloso, Orlando tomó la diadema dorada de
ella [...]. Los señores todos muy galantes
[...] desearon hojas de fresa y se la coiocó, con un gesto que nadie que lo
veces la presencia de usted y de la queridísima
Betsy [.., viese pudo nunca olvidar, sobre la frente. Fue en ese mo-
Pero la vista de las vistas, el blanco de todas
las mirad¿ mento cuando comenzó el altercado. Bien el pueblo había
[...], como todos confesarory pues nadie podía ser tan
esperado un milagro -hay quien afirma que se había profe-
serable como para negarlo, fue el propio embajador.
¡r tizado que caería del cielo una lluvia de oro- que no suce-
piernas! iiQué portef I ii¡eué r.,u.,"á, principesáasf
ff
entrar en la sala! ¡verro salir! y argo tan surnamente
¡VJrh dió, o esta era la señal elegida para comenzar el asalto; na-
intere.. die parece saberlo; pero, al asentarse Ia corona en la frente
sante en su expresión que la hace a una sentiq,
una no s de Orlando, se produjo un gran alboroto. Comenzaron a
muy bien por qué, que es un hombre que ha sufrido
tañer campanas;las estridentes llamadas de los profetas se
verdad. Dicen que una dama fue la causa.
¡¡¡Monstruo < oyeron sobre los gritos del pueblo; muchos turcos echaron
T:d:!]! ¡¡¡Cómo puede una de nosotras, el supuesto cuerpo a tierra y tocaron el suelo con la frente. Una puerta
débil, haber tenido tal descaro!!! No es hombre
casado y la se abrió de golpe. Los nativos empujaron para entrar en los
mitad de las señoras del lugar están locas po, umo,
dá él comedores de gala. Las mujeres chillaron. Cierta señora, de
[...]. Miles y miles de besosi Tom, Gerry, n"t", y q;;;
la que se decía que moría de amor por Orlando, agarró un
dísimo Miau lpresumiblemente, su gato]r. "l
candelabro y lo estampó contra el suelo. Lo que podría ha-
Por la gaceta de la época sabemás gue, ,.al sonar
en el ber pasado de no haber sido por la presencia de sir Adrian
relojlas doce, el embajador apareció en el centro
del balcón Scrope y un peiotón de chaquetas azules2e brit¿ínicos nadie
del que colgaban valiosísimas alfombras. seis
turcos de la puede decirlo. Pero el almirante ordenó que tocasen las
Guardia de Corps imperial, cada uno de más
de seis pies cornetas; cien chaquetas azules se cuadraron de inmediato;
de altura, sostenían antorchas a su derecha
e izquierdr.to_ sofocaron el desordery y la calma, al menos por el momen-
hetes se elevaron en el aire a su aparic ión,
y un gran grito to, cayó sobre la escena.
surgió del pueblo, que el embajador acogió .o.
,^r"pro_ Hasta aquí, nos encontramos sobre el terreno firme, si
funda reverencia y pronunciando ,r,u, pálubras
de grati_ bien angosto, de la verdad establecida. Pero nadie ha sabi-
tud en ia iengua turc4 siendo uno de ,r, log.o,
el haülarla do nunca exactamente 1o que sucedió más tarde esa noche.
con soltura. A continuacióry sir Adrian Scrope,
en traje de
gala de almirante británico, se adelantó; el embajaao,
hir,_ 2e Marineros de la Marina Real. [N. de ta T.]

732
133
El testimonio de los centinelas y otros parece,
no obstante,
probar que la embajada se había vaciado de invitados acta de casamiento, redactada y hrmada ante testigos, entre
y Su Señorí4 Orlando, caballero de la Jarreter4 etc. etc. etc., y
cerrado para la noche de la forma habitual antes
de las dos ltosina Pepita3o, bailarina de padre desconocido pero su-
de la mañana. se vio ar embajador retirarse
a sus habitacio-
nes, aún vistiendo la insignia de su rango, puesto gitano y madre también desconocida pero supuesta
y cerrar la puer_ chatarrera en el mercado al otro lado del puente de Gálata.
ta. Algunos dicen que echó la llave, lo que
se alejaba á" r,
costumbre. Otros mantienen que oyeron música Los secretarios se miraron unos a otros consternados. Y aún
de tipo Orlando dormía. Mañana y noche lo observarory pero, salvo
rústico, como Ia que tocan los pastoies, más
tarde esa ma. porque su respiración era regular y sus mejillas aún estaban
drugada en el patio bajola,r".rlur-r, del embajador.
Una la- teñidas del habitual rosa intenso, no daba señal de vida.
yan{era, a la que un dolor de muelas mantenía despiert4
dijo haber visto la silueta de un hombre, envuelto Todo lo que la ciencia o el ingenio podían hacer para desper-
rrn tarlo,lo hicieron. Pero él siguió dormido.
caftán o una bata, salir a la balconada. Luego, "r.,
afirmó, una En el séptimo día de su trance (jueves, 10 de mayo) se
muje{, muy embozada, pero en apariencia Je
clase campe- disparó el primer üro de la terrible y sangrienta insurrección
sina, fue izada por medio de una cuerda que
el hombrá le de la que el teniente Brigge había detectado los primeros sú:r-
lanzó hasta el balcón. A[í dijo la lavander
a, se abrazaron
con pasión «como amantes», entraron juntos tomas. Los turcos se alzaron contra el sultán, prendieron fue-
en la alcoba y
echaron las cortinas de forma que no pudo go a la ciudad y pasaron a todos los extranjeros que pudieron
ver nada más.
la mañana siguiente, los secretarios del duque, encontra4 bien por la espad4 bien por la falanga. Aunque
- -A
debemos llamarlo ahor4 lo encontraron sumido
como unos pocos ingleses consiguieron escapal, los caballeros de la
p.o- embajada bitárica, como cabía esperal, prefirieron morir en
fundo sueño entre la ropa de cama muy revuelta. "r,rr_,
El aposen- defensa de sus cajas rojas o, en casos extremos, tragar m¿[ro-
to estaba algo desordenado, la corona habÍa
rodado por el jos de llaves antes que dejarlas caer en manos del Infiel. Los
suelo y la toga y la liga estaban tiradas en
un montón sobre insurrectos entraron en la alcoba de Orlando, aunque vién-
una sil]a. Había papeles esparcidos por toda
la mesa. No se dolo tumbado en toda apariencia muerto 1o dejaron intacto,
sospechó al principio, pues las fatigas de
la noche habían y sólo le robaron la corona y los distintivos de Ia Jarretera.
sido grandes. pero, cuando llegó la árde y aún
dormÍ4 lla- Y ahora desciende una vez más la oscuridad, y ¡ojalá
maron a un médico. Este aplicó remedios que
se habían usa_
do en la ocasión anterio4 cataplasmas, ortigas, fuese aún más profunda! Aplá, casi quisiéramos en nues-
vomitivos, tros corazones exclamar, fuese tan profunda que no pudié-
etc., aunque sin éxito. Orlando seguía durmiendo.
Sus secre_.
tarios pensaron entonces que era su deber examinar
los pa_ 30 La abuela materna de Vita se llamaba Josefa Durán y Ortega, una
peles sobre la mesa. Muchos estaban garabateados bailarina malagueña famosa, a la que se conocía como Josefa de Oliva, o
de ver_
sot en los que se hacía mención frecuenle de un rob1e. popularmente Pepita de Oliva. Vivió con Lionel Sackville-Wesf segun-
Había
también varios documentos de Estado y otros do lord Sackville, pese a estar casada con su maestro de baile, |uan de
de carácter Oliva (de quien tomó el nombre artístico), y de que é1 también estaba
privado que se referían a }a gestión de sus propiedades casado. Con lord Sackville tuvo cinco hijos, de los cuales la pequeña,
en
Inglaterra. Pero a lalargallegaron a un documánto Victoria, sería la madre de Vita. Vita escribió un libro sobre su abuela
de mu_
cha mayor importancia. Era nada menos, andaluza, Pepita (trad. de Alfredo Serrano para Tusquet s, 1,989), una fi-
de hecho, que un gura que Ia fascinaba. IN. de laT.]

734
135
semos ver nada en su opacidad.
Ojalá pudiésemos Sigue el tronar de las cornetas.
tr,"ma y escribir Finis en níestua obra. Ojalá
::Til? Ia Pureza! iLa Pureza ha salidol

en
;; il;;;;;
-lo
-¡Sale
Habla luego Nuestra Señora de la Castidad:
que Orlando murió y
:la:"alabras enterraron. aquella cuyo tacto hiela y cuya mirada convierte
¡ay!,la verdad, la Franque zayrasinceriaaa, ras diosas -Soy
cn piedra. Quien detiene a la estrella en su danz a, y ala ola
telas que vigilan y guardan junto
al tintero del bióe en su caída arredra. Los más altos Alpes son mi morada; y,
gritan: «¡No!». Lrevando sus tornetas
de plata a ros I¿ al anda4, los rayos en mi cabello destellan; donde se posan,
cflan en un trompetazo: «¡Verdad!». y de nuevo chi mis ojos matan. No dejaré a Orlando despertar:1o congela-
"¡Verdad!». Y tocando una tercera vez de concierto si ré hasta el tuétano. Callad, ¡ay!, callad.
tronando: «¡La Verdad y nada más
que la Verdadlr. Sigue el tronar de las cornetas.
Ante 1o cual -loado sea el Cielo que
nos permite una la Castidad! ¡La Castidad ha satido!
gua- las puertas se abren,rurr"rrr"rü, -¡Sale
como si un aliento Habla luego Nuestra Señora de la Modestia, tan bajito
más suave y sagrado de ios céfiros
las hubiese empulado que apenas se la oye:
zu soplo, y entran tres figuras. Llega
primero Nuestra SeÍ aquella a quien los hombres llaman Modestia.
de la Purez a; cuyafrente cinen
cinias de la más nívea lana -Soy
Virgen soy y 1o seré siempre. No son míos el fértil campo y
cordero; cuyo cabello es como una
avalancha de la nieve i la fecunda viña. Encuentro el aumento odioso; y, cuando
pelida; y en cuya mano reposa la albapluma
de un las manzanas brotan o los rebaños crían, huyo, huyo; dejo
virgen. Siguiéndola, aunque con
paso más solemne, mi manto caer. El cabello me cubre los ojos. No veo. Callad,
Nuestra Señora de la Castiáad; en
üya frente lr"".o*o, ¡ayt., callad,.
torre de fuego que arde sin consumirr"
*u diadema de De nuevo sigue el tronar de las cornetas.
riímbanot sus ojos s.!n
Rqas
congelan hasta eltuétano. Muy
estrellas, y,"r;;;;;;;;.ü la Modestia! ¡La Modestia ha salido!
cerca tras ella, ."rrr¿,irJ._-*] -¡Sale
Con gestos de aflicción y lamento las tres hermanas
de hecho en la sombra de sus
Nuestra Señora de la Modesti4 la
Áu.*u^u, ;ál,il?;;ffi unen ahora las manos y bailan despacio, sacudiéndose ios
más frágil yil".*oru á" velos y cantando alavez:
las tres; cuyo rostro se muestra
sólo como la joven luna no salgas de tu horrenda guarida. Húndete
muestra su fina hoz cuando está medio -Verdad,
oculta entre las nu- más, espantosa Verdad. Pues mueskas a la mirada brutal del
bes. Todas avanzan hacia el centro
de la alcob,
Orlando aún yace dormido; y con gestos ". tr qru
a la vez atractivos e
sol cosas que sería mejor no hacer ni conocer; desvelas 1o ver-

imperiosos, Nuestra señora de ra


ñureza habla p.i**,
-'- gonzoso; la oscuridad aclaras. ¡Ocúltate! ¡Ocúltate! ¡Ocúltate!
Aquí hacen como para cubrir a Orlando con sus pañe-
-Soy guardiana del cervatillo que duerme; adoro la
,t:r"r,y rías. Sigue, unavez más, el clangor de las cornetas:
el mar argento; y la luna naciente.
Con mi túnica Verdad y nada más que la Verdad.
cubro las motas del huevo de la
gallina y las manchas de la -La
Ante esto las hermanas intentan cubrir con sus velos las
concha marina; cubro el vicio yiapobrura.
Sobre todas las bocas de las cornetas como para amortiguarlas, pero en
cosas débiles u oscuras o dudosas,
mi velo desciende. AsÍ var1o, pues ahora sigue el clangor de todas ellas:
pues, no habléis, no reveléis. Callad,
¡ay!, callad. hermanas, idos!
-¡Horribles
L36
137
Las hermanas se distraen y gimen al unísono, aún ha-
ciendo círculos con sus velos y culebreando con ellos arriba
y abajo.
El sonido de las cornetas se disipó y Orlando quedó allí
ha sido siempre así! pero los hombres ya no nos
-¡No
quieren; las mujeres nos detestan. Nos vamos/ nos vamos.
Iotalmente desnudo. Ningún ser humano, desde el co-
rnienzo del mundo, ha tenido nunca aspecto más deslum-
Yo -dice laPureza- al gallinero. yo
-dice ra Castidad- a las lrrante. Su forma combinaba lafuerza del hombre y la gra-
alturas aún invioladas de surrey. yo -dice la Modestia- a
cia de la mujer. Seguía allí parado, y las cornetas de plata
cualquier rincón cómodo donde haya hiedra y cortinas en
abundancia. ¡rrolongaron su nota, como reacias a abandonar la encanta-
clora visión que su clangor habiaprovocado; y Ia Castidad,
,Pues es alli no aquí -hablan todas juntas uniendo
laPurezay la Modestia, inspiradas, sin duda, por la Curio-
las manos y haciendo gestos de despedida y desespera-
sidad, se asomaron a la puertaylanzaron una prenda como
ción hacia la cama en la que Orlando yace dornrido-,
r-rna toalla a la forma desnuda a la que, por desgracia, no
donde habitan aúry en el nido y el tocador, las oficinas y
llegó por varias pulgadas. Aquel Orlando se contempló de
los tribunales, los que nos aman;los que nos honrary vír-
hito en hito en un espejo de cuerpo, sin mostrar signos de
genes y hombres urbanos; abogados y médicos; ios que
desconcierto y se fue, suponemos, a tomar un baño.
prohíben; los que deniegan; los que veneran sin saber
Podemos aprovechar esta pausa en la narrativa para ha-
por qué; los que halagan sin entender; la tribu aún nutri_
cer algunas aclaraciones. Orlando se había convertido en
da (loado sea el Cielo) de los respetables; que prefieren
mujer, no hay forma de negarlo. Pero en cualquier otro as-
no ver; desean no saber; aman la oscuridad; esos aún nog
pecto, Orlando seguía siendo el hombre que había sido. El
adoran, y con razón; pues les hemos dado rique zat pros_
cambio de sexo, aunque alteraba su futuro, no alteró en
peridad, consuelo, despreocupación. Con ellos rru*ór, o,
modo alguno su identidad. Su rostro siguió siendo, como
dejamos. ¡Vamos, Hermanas, vamos! Este no es lugar para
rnuestran sus retratos, en esencia el mismo. Los recuerdos
nosotras.
que en él guardaba -aunque en el futuro debemos, por mor
Se retiran aprisa, agitando sus pañerías sobre la cabeza,
de Ia convencióry hablar de «é1rr-,los recuer-
como para no ver algo que no se atreven a mirar y cierran "ella" y no de
dos que en ella grardaba, pues, se remontaban por los he-
la puerta a su espalda.
chos de su vida pasada sin encontrar obstáculo alguno.
Nos han dejado, pues, totalmente solos en la alcoba con
Cierta vaguedad qrizáshabía, como si unas gotas oscuras
el durmiente Orlando y las cornetas. Las cornetas, alineán_
hubiesen caído en el estanque cristalino de la memoria;
dose en ordery soplan un terrible trompetazo:
ciertas cosas se habían difuminado un poco; pero eso era
Vrnoao!,
-¡LA
y Orlando despierta.
todo. El cambio parecía haberse cumplido sin dolor y por
completo de tal forma que la propia Orlando no mostró
Se estira cuan largo es. Se levanta. Se yergue totalmente
sorpresa alguna. Muchos, teniendo esto en cuenta, y man-
desnudo ante nosotros y, mientras las cornetas truenan
teniendo que tal cambio de sexo es contra natura, se han
"¡Verdad! ¡Verdad! ¡Verdad!", no nos queda otra opción esforzado por probar (1) que Orlando había sido siempre
que confesar: allí se erguía una mujer.
muje1, (2) que Orlando sigue siendo hombre. Dejemos que

138
1,39
!ñ;S EEEEHÉÉEr*IEItt[üF§ r§üEE[€5 *I
¡üEc;EG
(ú J .o.= c,^Éts I o, E =
5 9* ü i 9 § : Éü E : E ;=.EI -5 { -o ! E ; á É t E
; ;[ B + ?E { ¡s 6 : ; s
; F IE +:EE 5 -¿, ' * ; E ¡ ? É : E ñ# ñ E .g É
oE -*¡ EE ÉI + t FE
3,

e.:_E§f;uÉ
¡,iqBtÉE{E IE sF{ l E§r§Él§EÉiiE
sE :ÉsEÉq§gÉ5É p E Es E E rE 1* áEs§
il; i*g EáÉ ÉE Ef É i{ *É;t §[+Er BE{ H? EEiÉái
+* Ei É
E
.o8ErÉ9h f E E E É BE É f H § T ! É; i# ¡ Éi É E i H E S H i
t*:
=
bE §'ÉE
H.5 I F E I E
gFtiÉ **€ r*E¡ÉEÉá=É *§fi ;§Ei§
s'Lü z § "i§
ü a"*'H E t E
E g'F 9.-t I +r ; É EE
§oE B E; s" e E § E *; i ¡
U

B[§
gi!{¡;i§ f§5!;ÉÉáH
E6¡ E it= re;
ES §: i=_ EE IH iÉ á§:EE;"gÉiÉÉÉ r§ gf=
ü
íE i iE i É É ¡ ie t ¡ [Ét ;t i i,i¡ - i - E¡ EEE' E

.o
OJ

o"
U

¡gl áí;§t ígt ígtggígáíijg§ígiggg§


o.
co
§l

E
o
N

g§ág 0)

t § ; É íí+ riie
É*fíÉg¡* íÉ í* ig ¡ Bi -
E
u-L'i

(ú.
.¡Z
U!
9;
0r i3

>F
cE
bo'd
!

*Or
.:q

F
berla considerado unade ellos (lo
que es siempre el mayor bien conocida,yhasido, es más, demasiado a menudo
cumplido que un pueblo puede ofrácer), des_
y su pelo or"rro
su tez morena confirmaban la creencia
dL quá
I crita para necesitar que volvamos a hacerlo, salvo muy
bre_
poo ni- vemente. Había montañas; había valles; habiau..oyor.
.Tr"l O de los suyos y lahabíasecuestrado un"ru, duque in_
Ellu
ascendía las montañas; vagabapor los valles; se
glés de un nogal cuando era un sántaba a
rorro y lahabíallevado a las orillas de loq arroyos. Comparaba las colinas
u en que a gente,ri.r," con mura_
.u rm p o.qr" llas, con los pechos de las palomas y los costados de
es demasiado"^oj*.?,
3:::Y"r",,""T débily enfermiz.l u"pururopo.o, "., las
Asi aunque en muchas formas inferior ui;;fiffi: reses. Comparaba las flores con esmalte y la
hierba con al_
a ellos, estaban dis- fombras turcas desgastadas. Los árboles Lran harpías
puestos a ayudarla a parecérseles mar_
más; le enseñaban el arte chitas y las ovejas, grises cantos rodados. Todo, áe hecho,
de.hacer queso y tejer cestas, tu
.iu.,.íu ae robar y era alguna otra cosa. Encontró el laguito en la cima
a considerar "trr;;;
páj*os, y estaban incruso dispuestos de la
permi_ montaña y casi se zambulló en él para buscar la sabidurÍa
tirle un matrimonio entre ellos.
que pensó que yacía allí escond ida; y cuando, desde
Pero Orlando habÍa contraído aque_
en Inglaterra algunas cos- lla cim4 contempló a lo lejos, al otro lado del mar de
tumbres o enfermedades (como Már_
quiera que uno decidiese mara. las llanuras de Greci4 y distinguió (sus ojos eran
considerarlas) queno podían, al
parece4. expurgarse. Una admirables) la Acrópolis con un trazo blanco o dos que
noche, cuando estaba* todos sentados de_
atreaáaoi d"l;";;; bían de seq, pensó, el partenón, su alma se expandió
y el ocaso resplandecía sobre ras colinas con
de Tesalia, orlan- sus glóbulos oculares, y rogó poder compartir ia
do exclamó: majestad
de las colinas, conocer Ia serenidad de las ilanurai etc.,
bueno para comer! _Los gitanos
-iQué no tienen una etc., como suelen hacer los fieles. Entonces, mirando
palabra para «f¡g¡rnoso». f,sf6 es to rias abajo,
cercano. el jacinto rojO el lirio morado le provocaron alaridos
Todos ios jóvenes de ambos sexos de
estallaron en carcaja_ éxtasis por la bondad, la hermosura de la nafurale
das. El cielo bueno para come{, za; al_
¡faltabamás! Los ancianos, zando los ojos de nuevo, contempló al águila remontándo_
no obstante, eue habían visto más
u*t.u.,1"-, qr"lii"l ,"_ se, e imaginó sus éxtasis y se adueñó de ellos.
celal6¡. Notaron que orlando a Volviendo a
menudo se sentaba duran_ casa, saludó a cada estrella, a cada cumbre y a
te horas enteras no haciendo nada cadaalme_
luego allá;Iarr.orrt ubrn en la.i*, """.;;;;;; ":,,::. nara como si ardiese para ella sola; y alfrnal, cuando
se tiró
bando frente a ella, sin importar
d::l;:#:THT1J en su estera en la tienda de los gitanos, no pudo evitar
es_
si las cabras pastaban o se tallar de nuevo:
extraviaban. Comenzaron a sospechar "¡eué bueno para comer! ¡Qué bueno para
que tenía creencias comer!». (Pues es un hecho curioso que/ aunque los
distintas a las suyas, y los-hombr"s seres
y las mujeres más viejos humanos tengan medios tan imperfe&os de comunicación
pensaron que era probable que
hubiese caíáo en las guriur que sólo puedan decir «bueno para comer» cuando
del más vil y cruel de Ios ditses, quie_
que es la Naturaleza. No ren decir ,,hermoso, y al revés, no obstante soportarán
se equivocaban mucho. La enfermedad el
por la Naturaleza, era innata en ella,
inglesa, *o. ridículo y el malentendido antes que mantener para sí cual_
y aquí,donde"tla Na_ quier experiencia.) Todos los gitanos jóvenes iieron. pero
turaleza era mucho más amplia
y podá.oru que en Inglate_ Rostam el sadi, el anciano que había sacado a Orlando
rua, cayó en sus manos como de
nunca antes. La dolencia es Constantinopla en su burro, siguió sentado en silencio. Te_

142
143
nía la nariz como una cimitarra; los carrillos surcados notaron que era menos diestra que antes ordeñando y ha-
arrugas como del secular descenso de granizo férreo; ciendo queso; a continuaciór¡ que a menudo dudaba antes
moreno y perspicaz, y allí sentado dando chupadas a de contestar; y L:rnavez utt niño gitano, que estaba dormi-
narguile observó a Orlando de hito en hito. Tenía la n do, se despertó aterrorizado aI sentir los ojos de ella sobre
profunda sospecha de que el dios de ella era Ia Naturale é1. A veces se sentía cohibida toda la tribu, que ascendía a
Un día la encontró llorando. Interpretando que aquello varias decenas de adultos, hombres y mujeres. Emanaba
nificaba que su dios la había castigado, le dijo qr".,o, de la sensación que tenían (y sus sentidos eran muy agu-
ba sorprendido. Le mostró los dedos de la mano izqui dos y mucho más avanzados que su vocabulario) de que
atrofiados por las heladas; le mostró el pie derecho, a fuera lo que fuese 1o que hacían se desmoronaba como ce-
tado donde había caído una roca. Esto, le dijo, era lo que niza entre sus manos. Una anciana tejiendo una cesta, un
dios hacía a los hombres. Cuando ella repuso: .,pero ás I chiquillo desollando una oveja, cantarían o tararearían sa-
hermosorr, usando la palabra en su propio idioma, él tisfechos mientras hacían su trabajo, cuando Orlando en-
con la cabeza; y cuando ella 1o repitió él se enfadó. Vio traba en el campamento, se tiraba junto al fuego y atisbaba
ella no creía lo que él creía, y eso fue suficiente, sabio y las llamas. No necesitaba siquiera mirarlos y, en cambio,
ciano como erat para enfurecerlo. ellos sentían, aquí hay alguien que duda (traducimos tos-
Esta diferencia de opinión alteró p Orlando, que habfa camente el idioma gitano); aquíhay alguien que no hace
sido perfectamente feliz hasta entonces. Comenzói pensa{, las cosas por el hecho de hacerlas; ni mira por el hecho de
¿erala Nafuraleza hermosa o cruel?; y luego se preguntó en mirar; aquí hay alguien que no cree ni en el pellejo ni en la
qué consisfa esa belleza; si estaba en las cosas o sólo en ella; cesta; sino que ve (aquí miraban aprensivamente por Ia tien-
asÍ continuó con la naturalezade la realidad, lo que la llevó da) algo más. Un sentimiento vago aunque de lo más desa-
a la verdad, 1o que a su vez la dirigió aAmoq, Amistad, poe_
gradable comenzaba a obrar en el chico y en la vieja. Rom-
sía (como en los dÍas sobre el montículo en casa); meditacio. pían las varillas; se cortaban un dedo. Se adueñaba de ellos
nes que/ puesto que no podía comunicar una palabra de una gran ira. Deseaban que Orlando saliese de la tienda y
ellas, la hicieron ansial, como nunca antes, pluma y tinta. nunca volviese a acercárseles. Pero era de una disposición
-iAy! ¡Si pudiese escribir! -gritaba (pues tenía la extra-
ña vanidad de quienes escriben de que la palabra escrita
alegre y voluntariosa, concedían;y una de sus perlas basta-
ba para comprar el mejor rebaño de cabras de Bursa.
llega a otros). Despacio, Orlando comenzó a sentir que había diferen-
No tenía tinta y muy poco papel. pero hizo tinta de ba_ cias entre etla y los gitanos que la hacían dudar a veces de
yas y vino; y, encontrando unos pocos márgenes y espacios casarse y echar raíces entre ellos para siempre. Al principio
blancos en el manuscrito de El roble, consiguió, eicribiendo intentó explicárselo diciendo que venía de una razaantigaa
en una suerte de taquigrafía, describir el paisaje en un lar- y civllizada, mientras que los gitanos eran un pueblo igno-
go poema en verso blanco, y continuar un diálogo consigo rante, no mucho más que salvajes. Una noche cuando le
misma sobre esta Belleza y Verdad de forma lo bastante preguntaron por Inglaterra no pudo evitar con cierto orgu-
concisa. Esto la hizo extremadamente feriz d'oante horas llo describir la casa en la que había nacido, que tenía tres-
sin fin. Pero los gitanos acabaron por sospechar. primero, cientos sesenta y cinco dormitorios y había estado en ma-

144 L45
nos de la familia durante cuatrocientos o quinientos años.
irrrebataba tierra y dinero a la gente que tenÍa esas cosas
Sus antepasados eran condes, o incluso duques, añadió. A
('()mo de poco valo4 y no podía pensar en nada mejor que
esto notó de nuevo que los gitanos estaban inquietos; pero
hacer que construir trescientos sesenta y cinco dormitorios
no enfadados como antes cuando había elogiado la hermo,
t'uando uno es suficiente, y ninguno incluso mejor que uno'
sura de la nafuraleza. Ahora eran corteses/ pero estaban in-
lilla no podía negar que sus antepasados habían acumula-
cómodos como gente de buena crianza cuando un extraño
rio campo tras campo; casa tras casa; honor tras honor; aun-
se ha visto obligado a revelar su baja cuna o su pobreza.
r¡ue ninguno de ellos había sido ni un santo ni un héroe, ni
Rostam Ia siguió fuera de la tienda a solas y dijo que no
un gran benefactor de la humanidad. Ni podía contestar el
debía importarle que su padre fuese duque y poseyese todoa
argumento (Rostam era demasiado caballero Para formu-
los dormitorios y muebles que había descrito. Ninguno de
larlo, pero ella 1o sobrentendía) de que ningún hombre que
ellos la iba a tener en menos por aquello. Así se ápoderó
hiciese entonces lo que sus antepasados habían hecho hacÍa
de ella una vergüenza que nunca antes había sentidó. Esta-
trescientos o cuatrocientos años sería denunciado -y por la
ba claro que Rostam y los demás gitanos pensaban que una
propia familia de ella con mayor énfasis- como vulgar ad-
ascendencia de cuatrocientos o quinientos años era sólo la
venedizo, aventurero, nuevo rico.
más vil posible. Sus propias familias se remontaban a al me_
Intentó responder a tales argumentos con el método fa-
nos dos o tres mil años. para los gitanos, cuyos ancestros
rniliar si bien indirecto de encontrar la vida gitana en sí
habían construido las pirámides siglos antes de que naciese
misma tosca y bárbara; y asi en poco tiempo/ una cruenta
Cristo, la genealogía de los Howard y los planiagenet no
animosidad surgió entre ellos. De hecho, tales diferencias
era ni mejor ni peor que la de los Smith y los
Jones32: todas de opinión bastan para causar sangrientas matanzas y re-
insignificantes. Es más, donde el pastorcillo tenía un linaje
voluciones. Se han saqueado ciudades por menos, y un mi-
de tal antigüedad, no había nada especialmente memorabie
llón de mártires han sufrido la hoguera antes que ceder
o deseable en un origen antiguo; vagabundos y pordioseros
una pulgada en ninguno de los puntos que aquí se deba-
todos lo compartían. Y asi aunque era demasiado cortés
ten. No hay pasión más fuerte en el pecho del hombre que
para hablar abiertamente, estaba claro que el gitano pensa_
el deseo de hacer a otros creer 1o que é1cree. Nada corta tan
ba que no había ambición más vulgar que la de poseár dor_
cerca de las raíces su felicidad y 1o llena de rabia como la
mitorios por centenares (estaban en la cima de una colina
sensación de que otro considera inferior lo que él tiene en
cuando hablaban; era de noche; las montañas se elevaban
alta estima. Liberales y laboristas, whigs y tories, ¿por qué
en torno a ellos) cuando toda la tierra es nuestra. Mirado
luchan sino por su propio prestigio? No es amor a la ver-
desde el punto de vista del gitano, un duque, entendió Or-
dad sino deseo de imponerse 1o que enfrenta a una vecindad
lando, no era más que un chanchullero o un ladrón que
contra otra y hace que una parroquia desee la perdición
de la de al lado. Todos buscan la tranquilidad y la sumi-
l,os Plantagenet fueron- dinastía real, los Howard eran nobles; sión más que el triunfo de la verdad y la exaltación de la
^ .3] y Jones (como sucedió
Smith antes con Green) son apellidos de lo más virtud, pero estas moralidades pertenecen, y han de dejar-
en inglés. Más adelante aparecerá el apellido Talbot, también no_
:9-Í" se, al historiador, pues no son más que un tremendo abu-
ble. /N. de laT.l
rrimiento.

1.46
1,47
setenta y seis dormitorios no significan Iodo el paisaje estuvo cubierto y marcado por sombras vio-
-Cuatrocientos
nada para ellos -suspiraba Orlando. It'tas en vez de la ltz amarilla del sol. Ahora vio pesadas
mujer prefiere una puesta de sol a un cabrío _de- ('arretas avanzando por los caminos, cargadas de troncos,
-Esta
cían los gitanos. t¡ue llevabary lo sabía, a serrar para hacer leña; y entonces
Lo que había que hace1, Orlando no se atrevía a pensar- .rparecieron los tejados y campanarios y torres y patios de
lo. Dejar a los gitanos y convertirse de nuevo en embajador su propia casa. La nieve caía constante, y ella podía oír
le parecía intolerable. Pero era igualmente imposible se- ¿rhora cómo se deslizaba y desplomaba al resbalar por el
guir para siempre donde no había ni tinta ni papel en que tcjado y hasta el suelo. El humo se elevaba desde un millar
escribil, ni reverencia por los Talbot ni respeto por una cle chimeneas. Todo era tan claro y detallado que podía ver
abundancia de alcobas. Eso pensaba, una hermosa mañana ¿r una grajilla picoteando en busca de gusanos entre la nie-
en las pendientes del monte Athos, mientras se ocupaba de ve. Luego, poco a poco, las sombras violetas se hicieron
sus cabras. Y entonces la Naturale za, er1 la que ella deposi- rnás profundas y se cerraron sobre las carretas y los prados
taba su conhanza, bien le gastó una broma, bien obró un y hasta la gran casa. Lo tragó todo. No quedaba ya nada de
milagro; de nuevo las opiniones difieren demasiado para Ia hondonada herbosa, y en vez de los prados verdes se veía
que resulte posible decir qué sucedió. Orlando contempla_ sólo la abrasada ladera que un millar de buitres parecían
ba bastante desconsolada la escarpada ladera frente a ella. Lraber descarnado. Ante esto, estalló en una pasión de lágri-
Era pleno verano y, si hemos de comparar el paisaje con mas y, volviendo a zancadas al campamento de los gitanos,
algo,habría de ser con un hueso seco; el esqueleto de una les dijo que debía zarpar hacia Inglaterra al día siguiente.
oveja; una calavera gigante blanqueada por un millar de Fue una fortuna para ella hacerlo. Ya los gitanos jóvenes
buitres. El calor era intenso, y la higuerita bajo la que Or- habían tramado su muerte. El honot, decían, la exigía, pues
lando estaba tumbada servía nada más que para imprimir ella no pensaba como ellos. Sin embargo, habrían lamenta-
siluetas de hojas en su burnús ligero. do cortarle la garganta; y acogieron con gusto Ia noticia de
De repente una sombra, aunque no había nada que la su partida. Un barco mercante ingiés, quiso la suerte, esta-
anojara, apareció en la pelada ladera de enfrente. Se oscu_ ba ya aparejado en el muelle a punto de volver a Inglaterra;
reció veloz y pronto una hondonada verde se mostró don_ y Orlando, soltando otra perla de su collar, pagó el pasaje y
de había habido árida roca. Mientras miraba,la hondona- pudo aún guardar unos billetes de banco en la bolsa. Estos
da se hizo más ancha y profund4 y un gran espacio como habría querido regalárselos a los gitanos. Pero ellos despre-
un parque se abrió en el costado de la colina. Dentro, pudo ciaban lariqueza,lo sabía; y tuvo que contentarse con abra-
ver un prado herboso y ondulante; pudo ver robies espar_ zos, que por su parte fueron sinceros.
cidos aquí y allá; pudo ver los zorzales saltando entrá 1as
ramas. Puedo ver el ciervo caminando con delicad eza de
una umbría a otra, y pudo incluso oír el zumbido de los
insectos y los suavés suspiros y escalofríos de un día de
verano en Inglaterra. Después de haber contemplado em_
belesada durante algún tiempo, comenzó a nevar; pronto

148 1,49

Você também pode gostar