Você está na página 1de 20

Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad - I Parte

Por Dr. Arnold G. Fruchtenbaum

He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he


puesto sobre él mi Espíritu; Él traerá justicia a las naciones. Isaías 42:1

Introducción

Éste es un estudio de la Trinidad o la Triunidad de Dios. Quizá la mejor y la más sencilla


definición de la Trinidad es que sólo hay un Dios, pero en la unidad de la Deidad existen tres
Personas eternas y co-iguales; las mismas en substancia o esencia, pero distintas en
subsistencia o existencia. Ésta ha sido una importante área de conflicto con respecto a las
Escrituras. A lo largo de la historia de Israel y la historia de la Iglesia, ha habido tremenda
oposición a este concepto de la Triunidad de Dios. “¿Cómo puede Dios ser uno y cómo puede
ser Dios tres?”. Ésta parece ser una contradicción. En la historia de la Iglesia ha habido 5
errores importantes con respecto a la doctrina de la Trinidad. Algunos de éstos son errores
antiguos, pero todos ellos tienen contrapartes modernas.

A. Arrianismo

Una de las primeras herejías de la Iglesia Primitiva es llamada “Arrianismo”. El Arrianismo se


deriva de un líder de la iglesia llamado Arrio, que enseñó que Dios el Padre, Dios el Hijo y
Dios el Espíritu no eran los mismos en esencia, sino diferentes. El Arrianismo dice que sólo
Dios el Padre es eterno. El Hijo fue creado por Dios el Padre antes de todo lo demás;
entonces todo lo demás fue creado por medio del Hijo, quien Sí mismo era un ser creado. Ya
no hablamos acerca de los arrianos, pero aún están presentes en varios cultos, tales como
los Testigos de Jehová y el Mormonismo, que también niegan la pre-existencia eterna del
Hijo, al enseñar que el Hijo fue creado por Dios el Padre.

Ministerio En Defensa de la Fe 1
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

B. Sabelianismo

Un segundo error es conocido como “Sabelianismo”, también conocido como “Modalismo” o


Monarquianismo Modalístico”. El Sabelianismo enseña que sólo hay una personalidad, y no
tres, pero que esta personalidad se revelará a Sí mismo en tres formas distintas. Algunas
veces Él se revelaría a Sí mismo como el Padre, cada vez que Él fuera presentado como el
Creador y Legislador. Si el asunto era la redención, Él se revelaría como el Hijo. Algunas
veces esta Persona se revelaría a Sí mismo como el Espíritu Santo, si el asunto era la
regeneración y la santificación. Así que como Creador y Legislador; Él se revelaría como el
Padre; como el Redentor, Él aparecería como el Hijo; como un Regenerador y Santificador,
Él aparecería como el Espíritu Santo. En la actualidad, este error es enseñado por segmentos
del mundo cristiano que son llamados “Jesús Solo”. Ellos dicen que sólo Jesús es Dios y que
Jesús es el Padre, Jesús es el Hijo y Jesús es el Espíritu Santo. Las enseñanzas modernas de
los Jesús Solo niegan la Trinidad y es un avivamiento del antiguo Sabelianismo.

C. Socinianismo

Una tercera herejía que plagó la Iglesia es conocida como “Socinianismo”, llamado también
“Monarquianismo Dinámico”. El Socinianismo, que devaluaba la Trinidad, no veía a todas las
Personas como co-iguales; en cambio, veía a cada Persona de la Trinidad como inferior a la
Persona anterior. Enseñaban que sólo el Padre es Dios. El Hijo no es Dios; el Espíritu Santo
no es Dios; sólo el Padre es verdaderamente Dios. El Hijo es hombre; el Espíritu Santo no es
una personalidad, sino sólo una influencia divina. Ésta, también, es una enseñanza común
entre ciertos grupos sectarios.

D. Unitarismo

La cuarta herejía es el Unitarismo que, simplemente, niega la Trinidad. Niega que la Deidad
consista de tres Personas co-iguales. Es una negación de la tri-personalidad y es muy similar
al Judaísmo en este sentido.

E. Triteísmo

La quinta herejía es llamada “Triteísmo”. Ésta es como el Politeísmo, pero limita el número
de dioses a tres. Ésta es una negación de la unidad de la Deidad, y mira tres dioses en vez
de tres personalidades del único Dios. Mientras que el Unitarismo niega las tres
personalidades y sólo afirma un Dios, el Triteísmo niega la unidad de las tres Personas y las
ve como tres dioses separados.

Por supuesto, ninguno de estos cinco enfoques aborda adecuadamente las Escrituras que
enseñan claramente el concepto de una Triunidad. La verdadera enseñanza bíblica acerca de
la Deidad debe abarcar tres áreas específicas: primero, “La Pluralidad de la Deidad”;
segundo, “La Unidad de la Deidad”; y tercero, “La Trinidad de la Deidad”.

Ministerio En Defensa de la Fe 2
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

I. La Pluralidad de la Deidad

La primera área de discusión es la pluralidad de la Deidad. Estudiaremos esto en dos


categorías específicas.

A. La Pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento

En la primera categoría, el Antiguo Testamento enseña claramente el concepto de la


pluralidad en la Deidad en más de una ocasión.

1. El nombre plural Elohim

La palabra hebrea para Dios que se usa con más frecuencia es el término Elohim, que
significa “Dios”, y se usa para el Dios verdadero y para los muchos dioses falsos. Génesis
1:1 declara: En el principio creó Dios, Elohim, los cielos y la tierra. Aquí la palabra es
utilizada para el Dios verdadero. También es usada para los falsos dioses en lugares como
Éxodo 20:3 y Deuteronomio 13:2. Por ejemplo, entre los Diez Mandamientos hay uno que
dice: “No tendrás dioses (Elohim) ajenos delante de Mí”. Aquí, la misma palabra es utilizada
para los dioses paganos, extranjeros e idólatras tal como se utiliza para el Dios verdadero. El
punto es que la palabra hebrea para Dios, Elohim, es un nombre plural y tiene la
terminación plural masculina hebrea. Cada vez que es utilizada para el Dios verdadero,
siempre se traduce en el singular, pero cuando se utiliza para los dioses falsos, siempre se
traduce en el plural. El hecho de que la palabra hebrea es plural cuando habla del único Dios
verdadero, abre la puerta al concepto de la pluralidad. Por supuesto, no es una prueba de la
pluralidad porque, en hebreo, existe el uso conocido como “el plural de la majestad”: Sin
embargo, ciertamente abre la puerta a la discusión de toda el área del concepto de la
pluralidad en la personalidad de la Deidad.

2. Los verbos plurales usados con Elohim

Una segunda evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es donde los


verbos plurales son utilizados con Elohim. Normalmente, cuando Elohim es utilizado para el
único Dios verdadero, el verbo usado con él es singular. Esto es contrario a la gramática
normal hebrea porque, en la gramática hebrea, el verbo debe concordar con el sustantivo
tanto en número como en género. Normalmente, uno esperaría que con el nombre plural
Elohim, una forma plural del verbo fuera usada. Esto es cierto cuando la palabra es utilizada
para los dioses falsos. La mayoría de las veces, cada vez que la palabra Elohim se utiliza
para el Dios verdadero, el verbo usado con ella está en la forma singular para indicar que
sólo existe un único Dios verdadero. Pero hay excepciones, y éstas abren de nuevo la puerta
a una discusión de la pluralidad de la Deidad. Por ejemplo, Génesis 20:13a dice: Y cuando
Dios me hizo salir errante.

La palabra hebrea que se traduce me hizo salir errante es plural. Literalmente, dice: “Y
cuando ellos (en referencia a Dios) me hicieron salir errante”.

Otro ejemplo es Génesis 35:7: Y edificó allí un altar, y llamó al lugar El-bet-el, porque allí le
había aparecido Dios.

Una vez más, le había aparecido es una forma plural, que literalmente se lee, “porque allí le
habían aparecido Dios”.

Ministerio En Defensa de la Fe 3
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Un tercer ejemplo es 2 Samuel 7:23: Fue Dios para rescatarlo.

De nuevo, la palabra hebrea para fue es plural, y literalmente se lee: “porque fueron Dios
para rescatarlo".

El cuarto ejemplo es Salmo 58:11b (texto hebreo 58:12): Hay Dios que juzga en la tierra.

Otra vez, el término que juzga es un verbo plural en el hebreo y literalmente se lee: “hay
Dios que juzgan”

3. El nombre Elohim aplicado a dos nombres

La tercera línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es que


la palabra Elohim, o Dios, es aplicada con frecuencia a dos diferentes personalidades en el
mismo pasaje. Existen dos ejemplos. En Salmo 45:6-7, el escritor declara: Tu trono, oh
Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la
justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría
más que a tus compañeros.

Note que la palabra Dios en realidad está aplicada a dos Personas diferentes dentro de estos
dos versículos. Él se está dirigiendo a Dios y, después de dirigirse a Dios, dice que otro Dios
ha ungido al primer Dios Con óleo de alegría más que a tus compañeros. Debe observarse
que en este verso el primer Elohim está siendo abordado. El segundo Elohim es el Dios del
primer Elohim. Es el Dios de Dios quien lo ha ungido a Él con el óleo de alegría.

Un segundo ejemplo está en Oseas 1:7: Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y los
salvaré por Jehová su Dios; y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con
caballos ni jinetes.

En este pasaje, el que habla es Elohim o Dios, quien dice que Él tendrá misericordia de la
casa de Judá y los salvará por la instrumentalidad de Jehová su Dios Elohim. En otras
palabras, Elohim o Dios número uno salvará a Israel por medio de Elohim o Dios número
dos.

4. El nombre YHVH aplicado a dos personas

La cuarta línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el


hecho de que el nombre personal de Dios, que está compuesto de las cuatro letras hebreas
correspondientes a nuestras letras españolas YHVH y algunas veces traducida como
“Jehová”, es aplicado a dos Personas diferentes en un pasaje. El primer ejemplo es Génesis
19:24: Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte
de Jehová desde los cielos.

En este versículo, el Jehová número uno hizo llover fuego y azufre de parte de un segundo
Jehová desde los cielos. El primer Jehová está en la tierra; Él es el que había estado
hablando previamente a Abraham. Jehová se le había aparecido en el encinar de Mamre y le
había advertido acerca de la destrucción venidera de Sodoma. Ese Jehová, que estaba en la
tierra, Jehová número uno, ahora estaba haciendo llover fuego y azufre de parte de Jehová
número dos, que estaba en el Cielo. El término Jehová, el nombre personal de Dios, es
utilizado aquí para dos Personas diferentes.

Ministerio En Defensa de la Fe 4
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Un segundo ejemplo es Zacarías 2:8-9: Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la
gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña
de su ojo. Porque he aquí yo alzo mi mano sobre ellos, y serán despojo a sus siervos, y
sabréis que Jehová de los ejércitos me envió.

Este versículo dice que Jehová número uno es el locutor: Porque así ha dicho Jehová de los
ejércitos. Mientras Él habla, dice que está siendo enviado a cumplir una misión por Jehová
número dos. De nuevo, hay un Jehová enviando a otro Jehová a ejecutar una tarea
específica.

No sólo está la palabra Elohim, que significa “Dios”, aplicada a dos Personas diferentes en el
mismo pasaje, sino que el nombre personal de Dios también es aplicado a dos Personas
diferentes en un pasaje de igual forma.

5. El nombre plural Adonai

Una quinta línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad que proviene del Antiguo
Testamento es la palabra hebrea Adonai, que significa “Señor”. Cada vez que se utiliza la
palabra para Dios, siempre se encuentra en el plural. La forma singular nunca se utiliza para
Dios. La palabra hebrea para Señor, Adonai, también es siempre plural en referencia a Dios
y esto, también, es evidencia de la pluralidad en la Deidad.

6. Los pronombres plurales

Una sexta línea de evidencia con respecto a la pluralidad de la Deidad en el Antiguo


Testamento es el hecho de que los pronombres personales son utilizados para Dios. Un
ejemplo es Génesis 1:26a: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza.

Observe las palabras hagamos (nosotros), nuestra y nuestra. Éstas son pronombres plurales
en referencia a Dios. Dios difícilmente podría estar incluyendo ángeles en los términos de
hagamos (nosotros), nuestra y nuestra, debido a que el hombre sería creado, no a la
imagen de los ángeles, sino a la imagen de Dios. Los pronombres, hagamos (nosotros),
nuestra, nuestra, sólo pueden ser una referencia a Dios, no a ningún ángel; y son
pronombres plurales.

Un segundo ejemplo donde el pronombre plural nosotros es utilizado en referencia a Dios se


encuentra en Génesis 3:22a: Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de
nosotros.

Un tercer ejemplo donde el pronombre plural nosotros es utilizado otra vez es Génesis
11:7a: Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua.

Un ejemplo fuera del libro de Génesis está en los Profetas, en Isaías 6:8: Después oí la voz

Observe, comienza con un pronombre singular, pero luego cambia a uno plural: ¿A quién
enviaré, y quién irá por nosotros? El singular muestra que Dios es uno, y el plural muestra
pluralidad en la Deidad. Estos pronombres plurales muestran claramente que Dios es visto
en términos de pluralidad.

Ministerio En Defensa de la Fe 5
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

7. Los adjetivos plurales

Una séptima línea de evidencia, que muestra la pluralidad de la Deidad desde el Antiguo
Testamento proviene del hecho de que Dios también es descrito en términos de adjetivos
plurales. En las traducciones al español, éstos aparecen como nombres, pero en el texto
hebreo, estas palabras son adjetivos hebreos. También están en la forma plural. Por
ejemplo, Josué 24:19 se lee en español, Dios santo. Pero el adjetivo santo es una forma
plural, que literalmente se lee, “Dios santos”. Un segundo ejemplo es Salmo 149:2, que en
algunas traducciones castellanas se lee: En su Hacedor. El adjetivo que es traducido
Hacedor es plural en el hebreo; así que literalmente se lee: “Alégrese Israel en sus
Hacedores”. Un tercer ejemplo es Eclesiastés 12:1: Tu Creador. Otra vez, la palabra Creador
es un adjetivo plural en hebreo, y literalmente se lee: “tus Creadores”. Isaías 54:5 tiene dos
ejemplos. En español, el verso dice: Tu marido es tu Hacedor. Pero los términos Hacedor y
marido son plurales en el texto hebreo y literalmente se leen: “tus Hacedores, tus maridos”,
en referencia a Dios. Esto, también, resalta el concepto de una pluralidad.

8. El Ángel de Jehová

La octava línea de evidencia que muestra la pluralidad de la Deidad en el Antiguo


Testamento es la enseñanza con respecto al “Ángel de Jehová” o el “Ángel del Señor”. A lo
largo del Antiguo Testamento, esta figura aparece de vez en cuando. En algunas
traducciones, Él es llamado el ángel de Jehová; en otras ocasiones, Él es identificado por la
expresión el ángel del Señor. Lo que es interesante es el hecho de que, en cada pasaje
donde Él aparece, en una parte del contexto es llamado el ángel de Jehová, y en otra parte
del mismo contexto, Él es llamado Jehová mismo. Lo que queda en claro es que el Ángel de
Jehová no es un ángel común y ordinario, sino que es un Ser extraordinario, que es una
manifestación visible de Dios mismo. El contexto siempre hace esto evidente.

a. Ejemplos de singularidad

El primer ejemplo es Génesis 16:7-14. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 7, 9,


10 y 11; luego es llamado Jehová mismo en el verso 13.

Un segundo ejemplo es Génesis 22:9-13. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 11


y 15; pero es llamado Dios en el verso 12 y Jehová en el verso 16.

El tercer ejemplo es Génesis 31:11-13. En el verso 11, Él es llamado el ángel de Dios; pero
en el verso 13, Él dice: Yo soy el Dios de Bet-el.

El cuarto ejemplo es Génesis 32:24-30. En el verso 24, Él es llamado un varón, porque así
es cómo apareció. El verso 28 dice: Has luchado con Dios; y en el verso 30: Vi a Dios cara a
cara. El que apareció como un hombre fue en realidad el Ángel de Jehová; pero cuando se
dice que Jacob luchó con el Ángel, también se dice que luchó con Dios.

El quinto ejemplo es Éxodo 3:1-5. Él es llamado el ángel de Jehová en el verso 2; pero es


llamado Jehová y Dios en el verso 4.

El sexto ejemplo es Jueces 2:1. El ángel de Jehová fue responsable del Éxodo; pero Éxodo
19:4 declara que fue Dios el responsable.

El séptimo ejemplo es Jueces 6:11-24. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 11, 12
y 21; el ángel de Dios en el verso 20, pero Jehová en los versos 14, 16, 22 y 23.

Ministerio En Defensa de la Fe 6
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

El octavo ejemplo es Jueces 13:2-24. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 3, 13,
15, 16, 17, 18, 20 y 21; el ángel de Dios en el verso 9. Luego, en el verso 18, Su nombre es
admirable; una de esas palabras hebreas especiales, pele, que es utilizada sólo para Dios,
como en Isaías 9:6. El verso 22 de Jueces 13 declara que lo que ellos vieron fue la cara de
Dios.

El último ejemplo está en el Libro de Zacarías, capítulos 1-6, donde Él es llamado


frecuentemente el Ángel de Jehová mismo.

Estas manifestaciones del Ángel de Jehová también apuntan al concepto de una pluralidad
en la Deidad.

b. Evidencia escritural de la singularidad

El hecho de que este Ángel no es un ángel común y ordinario está claro por tres pasajes del
Antiguo Testamento. El primer pasaje es Isaías 42:8, donde Dios dijo: Yo Jehová; éste es mi
nombre; y a otro no daré mi gloria.

La gloria que está encerrada dentro del nombre personal Jehová –YHVH – es algo que le
pertenece sólo a Dios, y no es dada a ninguna otra persona y ciertamente a ninguna
criatura.

El segundo pasaje es Éxodo 23:20-23, que declara ciertas cosas acerca de este Ángel de
Jehová. En el verso 20, es este Ángel quien dirigirá el Éxodo. En el verso 21, es este Ángel
quien debe ser obedecido y nunca provocado. La razón es que Él no perdonará su pecado o
rebelión, porque mi nombre está en él. Este Ángel tiene el nombre personal de Dios, así que
su nombre también es Jehová. A la luz de Isaías 42:8: Yo Jehová; éste es mi nombre; y a
otro no daré mi gloria, a menos que este Ángel también sea parte de la Deidad, entonces Él
no tiene derecho a tener este nombre. Así pues, Jehová número 1 dice que este Ángel
también tiene el nombre de Jehová. En el verso 22, hay bendiciones para la obediencia y, en
el verso 23, se declara nuevamente que es el Ángel del Éxodo. El hecho de que el nombre
de Dios está en Él y el hecho de que este Ángel tiene el poder para perdonar o no el pecado,
es una vez más una clara enseñanza de que Él no es un ángel común, sino Dios mismo.

El tercer pasaje en este punto es Oseas 12:3-5, donde Oseas recalca que este Ángel tiene el
nombre personal de Dios. Para que el Ángel tenga el nombre personal de Dios, Él debe ser
Dios mismo.

9. El Hijo de Dios

La novena línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el


concepto del Hijo de Dios, que se encuentra en dos pasajes del Antiguo Testamento.

a. Salmo 2

El primer pasaje es Salmo 2, donde ese concepto se encuentra en dos lugares. Salmo 2:7
declara: Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.

En el verso 7, hay una declaración de Filiación: Dios tiene un hijo. Se ha decretado que
alguien es ese hijo. Los versos 8 y 9 declaran que este Hijo está destinado a gobernar el
mundo.

Ministerio En Defensa de la Fe 7
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Con respecto a este Hijo, en los versos 10-12, se instruye al mundo entero a obedecerle.
Luego el verso 12 declara: Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;
Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.

Se instruye al mundo entero a obedecer al Hijo. Honrar al hijo significa “rendirle homenaje”.
Luego Él instruye a todos a confiar en Él; y los que confiarán en el Hijo de Dios son los que
serán salvados por Dios. El Salmo 2 enseña claramente que hay un Hijo de Dios.

b. Proverbios 30:4

El segundo pasaje que enseña el mismo punto es Proverbios 30:4, donde el escritor hace
una serie de preguntas. Las cuatro primeras son preguntas retóricas ya que la respuesta es
obvia. Las primeras preguntas son: ¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los
vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los términos
de la tierra?

La respuesta a estas primeras cuatro preguntas es obvia: Fue Dios. Todas las cuatro
interrogantes preguntan quién es el responsable de crear y formar el universo. Obviamente,
la respuesta es Dios en cada caso; Dios es el responsable de todas estas cuatro cosas.

Luego viene la quinta pregunta, que es: ¿Cuál es su nombre?

Su nombre a lo largo del Antiguo Testamento es las 4 letras hebreas que corresponden a las
letras españolas YHVH. Su nombre es YHVH, traducido con frecuencia como “Jehová” o
“Señor”.

Luego viene la sexta pregunta: ¿Y cuál es el nombre de su hijo, si sabes?

Ésta es la parte capciosa de este verso. Enseña que Dios tiene un Hijo; pero, en ese
momento de la historia, Su nombre no había sido revelado aún. Los diversos nombres del
Mesías son revelados después en los Profetas, que están más allá de la época cuando el
Libro de Proverbios fue escrito.

10. El concepto del Dios-Hombre

La décima línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el


hecho de que el Antiguo Testamento también enseña el concepto de un Dios-Hombre. Esto
se observa en varios ejemplos.

a. Génesis 4:1

Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de
Jehová he adquirido varón.

En el primer ejemplo, Eva llamó a su hijo Caín porque: Por voluntad de Jehová he adquirido
varón. En realidad, la frase, por voluntad de no está en el texto hebreo. Literalmente, la
última línea de Génesis 4:1 se lee: He adquirido un varón: Jehová. En otras palabras, Eva
pensó que el hijo que acababa de tener era Dios mismo. Muestra cómo entendió Eva
Génesis 3:15, donde Dios prometió al Mesías por primera vez: Y pondré enemistad entre ti y
la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás
en el calcañar.

Ministerio En Defensa de la Fe 8
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Ésta es la primera profecía mesiánica, la que explicaba con detalles que el Mesías nacería de
la simiente de la mujer. Lo que eso enseñó claramente es que el Mesías iba a ser humano. Él
iba a provenir de la humanidad: de la simiente de la mujer. A la misma vez, Eva también
entendió que, para que este fuera el Redentor, para que este hombre fuera capaz de
salvarla de sus pecados, Él también tendría que ser Dios. Cuando dio a luz a su primer hijo,
ella pensó que Caín era el cumplimiento de Génesis 3:15, así que ella dijo: “He adquirido un
varón: Jehová”. Su teología estaba absolutamente correcta; el Mesías iba a ser tanto Dios
como hombre. Ella no estaba errada en su teología, su error estaba en la aplicación de ella;
ella pensó que Caín era el cumplimiento de esa promesa en Génesis 3:15. Debe observarse
que con el primer nacimiento humano ya existía la comprensión de que el Mesías sería tanto
Dios como hombre; de esta forma, el concepto del Dios-Hombre surge tan temprano como
Génesis 4:1.

b. Isaías 9:6-7

Otro ejemplo es el famoso pasaje en Isaías 9:6-7. La primera parte del verso 6 habla de un
niño judío nacido en el mundo judío: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado.

Un niño iba a nacer en el mundo judío y es Su humanidad la que está siendo acentuada.
Pero, en la segunda parte del verso 6, se le da cuatro nombres, tres de los cuales sólo
pueden aplicarse a Dios. Primero es llamado Admirable Consejero. La palabra “admirable” en
español se usa para Dios y para el hombre. Hablamos acerca de que Dios es admirable y
hablamos acerca de que nuestra esposa es admirable. Pero en la Biblia hebrea, existen
ciertas palabras que se usan sólo para Dios. La palabra hebrea para Admirable es pele, y es
una de esas palabras usadas exclusivamente para Dios. Mientras que en español, el nombre
Admirable Consejero no exige deidad, en hebreo definitivamente sí lo hace. El segundo
nombre del niño es Dios Fuerte. Éste es claramente un título de divinidad y deidad. El tercer
nombre es Padre Eterno, o más literalmente, “el Padre de la Eternidad” o “Quien controla la
eternidad”. Su cuarto nombre es Príncipe de Paz. Ése es el único de los cuatro nombres que
puede usarse para Dios y para el hombre. Tres de Sus cuatro nombres son nombres que en
verdad son sólo de Dios. La primera parte del verso enfatiza Su humanidad; la segunda
parte enfatiza Su deidad; y, una vez más, el concepto es el del Dios-Hombre.

c. Jeremías 23:5-6

Un tercer ejemplo del concepto del Dios-Hombre se encuentra en Jeremías 23:5-6. El verso
5 habla de un descendiente de David, sentado sobre el trono de David; aquí, se acentúa Su
humanidad. Pero después, en el verso 6, Su nombre es: Jehová, justicia nuestra. El ser
humano del verso 5 que se sienta sobre el trono de David tiene el nombre personal de Dios
en el verso 6; y, de nuevo, el nombre de Dios muestra Su deidad. Así pues, el verso 5
enfatiza Su humanidad y el verso 6 enfatiza Su deidad; y, una vez más, observamos el
concepto del Dios-Hombre.

d. Zacarías 13:7

Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de
los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra
los pequeñitos.

En el cuarto ejemplo, algunas traducciones tienen “que me acompaña” en lugar de “mi


compañero”. La palabra hebrea traducida como compañero o socio es una palabra que
literalmente significa “mi igual”. De esta forma, el verso literalmente se lee: “Despierta, oh

Ministerio En Defensa de la Fe 9
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

espada, contra mi pastor, y contra el hombre (enfatizando Su humanidad), que es mi igual,


dice Jehová de los ejércitos”. Este hombre es igual a Dios, y el que es igual a Dios debe ser
Dios mismo. Por una parte, se acentúa Su humanidad: Despierta, oh espada, contra mi
pastor y contra el hombre; y luego se acentúa Su deidad “que es mi igual”.

Estos son cuatros ejemplos donde el Antiguo Testamento enseña claramente el concepto de
un Dios-Hombre.

11. El Espíritu Santo

La undécima línea de evidencia con respecto a la pluralidad de la Deidad en el Antiguo


Testamento es la aparición frecuente del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es visto algunas
veces como Dios y algunas veces es visto como una Persona dentro de la Deidad. Sus
muchas apariciones en el Antiguo Testamento también son evidencia de la pluralidad de la
Deidad. Un ejemplo es Génesis 1:2, donde es el Espíritu de Dios quien estaba empollando o
cerniéndose como una mamá gallina sobre la oscuridad del abismo, así pues, El Espíritu
Santo estuvo involucrado en la Creación; y la Creación es una obra de Dios. En Éxodo 31:3,
el Espíritu Santo es llamado Dios. En Job 26:13, el Espíritu Santo está involucrado en la
Creación. En Salmo 51:11, se le da el nombre de santo Espíritu. Salmo 139:7 enseña que el
Espíritu Santo es omnipresente. Y, en Isaías 11:2, el Espíritu es llamado el Espíritu de
Jehová.

B. La Pluralidad de la Deidad en el Nuevo Testamento

En la segunda categoría, la pluralidad de la Deidad también se enseña en el Nuevo


Testamento en que más de una Persona es llamada Dios. Por ejemplo, el Padre es llamado
Dios (Jn. 6:27; Gál. 1:1, 3). En segundo lugar, el Hijo es llamado Dios (Jn. 1:1; Ro. 9:5;
Tito 2:13; 1 Jn. 5:20). En tercer lugar, el Espíritu Santo también es llamado Dios en Hechos
5:3-9, donde el mentir al Espíritu Santo es lo mismo que mentirle a Dios, y en 2 Corintios
3:17.

Sumario: A lo largo de la Biblia, las Escrituras enseñan claramente que existe pluralidad en
la Deidad; la Deidad consiste de más de una persona.

Ministerio En Defensa de la Fe 10
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad - Conclusión

Por Dr. Arnold G. Fruchtenbaum

II. La Unidad de la Deidad

La segunda área a ser discutida es la unidad de la Deidad y mostrar que, mientras por una
parte la Biblia enseña pluralidad en la Deidad, nunca enseña una pluralidad de Dioses como
en el Politeísmo, sólo una pluralidad de Personas. Hay un Dios, y esta pluralidad es una
unidad de sólo un Dios.

A. La unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento

“¿Cuál es la evidencia de la unidad de la Deidad?” Al tratar con el Antiguo Testamento,


existen cinco evidencias específicas.

1. La misma imagen y semejanza

La primera evidencia se encuentra en Génesis 1:26, que declara: Hagamos al hombre a


nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.

Este pasaje fue citado anteriormente en este manuscrito para mostrar que existe una
pluralidad en la Deidad. Este mismo verso también muestra una unidad en la Deidad, debido
a que el locutor y el oyente tienen la misma imagen y semejanza: a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza. Los pronombres personales nuestra enfatizan pluralidad. El

Ministerio En Defensa de la Fe 11
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

hecho de que el locutor y el oyente son de la misma imagen y semejanza, enfatiza su


unidad.

2. El uso de verbos singulares con nombres plurales

La segunda línea de evidencia de la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el


hecho de que, aunque la palabra “Dios” en hebreo es Elohim y es plural, casi siempre es
utilizada con un verbo singular, lo que es contrario a la gramática hebrea normal. Las reglas
de la gramática hebrea exigen que el verbo concuerde con el sustantivo, tanto en género
como en número. Cuando el nombre Elohim se usa para el Dios verdadero, siendo un
nombre plural algunas veces tiene un verbo plural de acuerdo con la gramática hebrea.
Varios ejemplos de esto fueron citados anteriormente como evidencia de la pluralidad de la
Deidad. Pero el hecho de que la vasta mayoría de casos usa el verbo singular con Elohim
enfatiza unidad. Un ejemplo es Génesis 1:1: En el principio Dios (Elohim, un nombre plural)
creó (un verbo hebreo singular). No concuerda con el nombre en número, violando así la
gramática hebrea normal. Esta violación de la gramática hebrea normal en la mayoría de los
casos donde la palabra Elohim es utilizada para el Dios verdadero, también muestra unidad
en la Deidad.

3. El uso de formas plural y singular juntas

La tercera línea de evidencia de la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el uso


de El Elohim. El es la forma singular, y Elohim es la forma plural; pero ambas son utilizadas
juntas en un verso para el mismo Dios. Un ejemplo es Génesis 33:20: Y erigió allí un altar, y
lo llamó El-Elohe-Israel.

El es el singular, pero Elohe es una construcción de Elohim, que es una forma plural. Así
pues, literalmente se lee, “Dios, los Dios de Israel”. El hecho de que el singular es seguido
por el plural y que ambas palabras se refieren al único Dios verdadero, enfatiza unidad.

Un segundo ejemplo donde el singular y el plural son utilizados juntos es Josué 22:22: El
Todopoderoso, Jehová Dios, el Todopoderoso, Jehová Dios, él sabe, y hace saber a Israel: si
fue por rebelión o por prevaricación contra Jehová, (no nos salves hoy).

La palabra hebrea traducida como El Todopoderoso, es la palabra El, que es la palabra


singular para Dios. La palabra traducida Dios es Elohim y es un nombre plural, que significa
“Dios” o “dioses”. La palabra traducida Jehová, es el nombre personal de Dios: El, Elohim,
Jehová. Jehová es el nombre personal de Dios; Elohim enfatiza Su pluralidad; pero el
singular El, enfatiza Su unidad. Así pues, la unidad puede ser vista en el uso de El Elohim, el
singular y el plural usados juntos para el único y mismo Dios.

4. El uso del compuesto Uno

La cuarta línea de evidencia para la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento está en


Deuteronomio 4:6; un verso muy famoso para el pueblo judío. Deuteronomio 6:4 es llamado
el Sh’ma, y es considerado la esencia de todas las formas del Judaísmo. Ese verso dice:
Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Ministerio En Defensa de la Fe 12
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Este verso, más que ningún otro, enfatiza el concepto de una unidad. En el campo del
evangelismo judío, Deuteronomio 6:4 es utilizado a menudo por el pueblo judío para
enseñar en contra de la pluralidad de la Deidad. Pero, si este verso es estudiado muy
cuidadosamente, es evidente que no está enseñando una unidad absoluta, sino una unidad
compuesta. En lugar de discutir contra una pluralidad de la Deidad, Deuteronomio 6:4 en
realidad apoya el concepto de pluralidad en la Deidad. Para iniciar, debe señalarse que
donde dice: Jehová nuestro Dios, la palabra hebrea para Dios es plural, y literalmente se
lee, “nuestros Dios”. Pero la palabra clave a centrar nuestra atención es la palabra uno.

a. Echad

La palabra hebrea para uno es echad. Al comparar el uso de echad en otros lugares del
Antiguo Testamento, está claro que esta palabra se refiere a una unidad compuesta, no a
una unidad absoluta. Por ejemplo, Génesis 1:5 declara: Y llamó Dios a la luz Día, y a las
tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

La combinación de tarde y mañana conforman la unidad de echad, o un día.

Otro pasaje clave es Génesis 2:24: Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y
se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Se dice que un hombre y una mujer que se unen en matrimonio se han hecho una, echad,
carne. Hay dos personalidades, un hombre y una mujer, uniéndose en matrimonio, y lo dos
se convierten en uno. Obviamente, no se convierten en una unidad absoluta, porque
retienen su personalidades separadas; sin embargo, definitivamente hay una unidad ahí.

Otro ejemplo es Esdras 3:1, donde toda la asamblea de Israel era como uno, echad. Aunque
estaba conformada por numerosos individuos, todos ellos fueron considerados como uno;
obviamente como un uno unido.

Otro ejemplo es Ezequiel 37:17, donde se le dice a Ezequiel que junte dos varas y éstas se
combinan para volverse una, echad, vara.

Estos ejemplos del uso de la palabra echad en el texto hebreo, que es la misma palabra
usada en Deuteronomio 6:4, muestran que habla de una unidad compuesta, no de una
unidad absoluta.

b. Yachid

Existe otra palabra hebrea, que significa un uno absoluto: yachid. Se utiliza en Génesis
22:2, donde enfatiza a Isaac como el único hijo de Abraham. Así pues, si Moisés hubiera
querido enfatizar la absoluta unidad de Dios, él habría usado el término yachid. Pero no usó
ese término para la unicidad de Dios. Deuteronomio 6:4 es, por lo tanto, un argumento a
favor de la pluralidad de la Deidad y, al mismo tiempo, enseña la unidad de esta pluralidad
del único Dios.

Ministerio En Defensa de la Fe 13
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

5. Jehová declarado ser Uno

La quinta línea de evidencia de la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es que se


declara que Jehová es uno, echad, en Zacarías 14:9.

B. La Unidad de la Deidad en el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento, la unidad de la Deidad es enseñada en Efesios 4:4-6; 1 Timoteo


2:5 y Santiago 2:19.

III. La Trinidad de la Deidad

La tercera área de este Estudio Bíblico Mesiánico abordará la Trinidad de la Deidad. Hasta
ahora, se ha mostrado que la Biblia enseña que existe pluralidad en la Deidad y que esta
pluralidad es una unidad de sólo un Dios. Ahora, es necesario mostrar que esta pluralidad
está limitada a una Trinidad, en que no hay más ni menos que tres Personas.

A. La Trinidad de la Deidad en el Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento, la evidencia de que Dios es, efectivamente, una Trinidad, se halla
en el hecho de que sólo tres Personas son llamadas Dios, y no más de tres Personas son
vistas juntas.

1. Isaías 42:1

He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he


puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

Observe a las tres Personas en este primer ejemplo. La primera Persona es el locutor, que
se observa por el pronombre Yo. La segunda Persona es el siervo del locutor, el siervo de
Jehová. Y la tercera Persona es el Espíritu de Dios. Aquí está un pasaje donde sólo hay tres
personas, ni más ni menos que tres.

2. Isaías 61:1

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a
predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar
libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.

El segundo ejemplo menciona sólo a tres individuos: Jehová el Señor; el Espíritu de Jehová;
y el pronombre mí, en referencia al locutor: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí.
Otra vez, hay tres Personas, y ninguna más.

Ministerio En Defensa de la Fe 14
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

3. Isaías 63:7-14

Un tercer ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Antiguo Testamento se encuentra en el


contexto de Isaías 63:7-14, que trata de un resumen del Éxodo. Dentro del contexto del
pasaje, no más de tres Personas son mencionadas. Por ejemplo, en el verso 7 hay una
Persona: De las misericordias de Jehová haré memoria, de las alabanzas de Jehová,
conforme a todo lo que Jehová nos ha dado, y de la grandeza de sus beneficios hacia la casa
de Israel, que les ha hecho según sus misericordias, y según la multitud de sus piedades.

En el verso 7, la referencia es a la Persona llamada Jehová. En este caso, Jehová es Dios el


Padre.

Una segunda personalidad mencionada está en el verso 9: En toda angustia de ellos él fue
angustiado, y el ángel de su faz los salvó; en su amor y en su clemencia los redimió, y los
trajo, y los levantó todos los días de la antigüedad.

Una segunda personalidad mencionada en este contexto es el ángel de su faz. Es el mismo


que el Ángel de Jehová, quien tiene el nombre de Jehová. Observe en el verso 9, que fue
este ángel el responsable de salvarlos y redimirlos.

Una tercera personalidad es el Espíritu Santo mencionado tres veces diferentes. Primero, el
verso 10 dice: Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo Espíritu;

En segundo lugar, el verso 11: ¿Dónde está el que puso en medio de ellos su santo Espíritu?

Y por tercera vez en el verso 14: El Espíritu de Jehová los pastoreó, como a una bestia que
desciende al valle.

En este pasaje, las tres personalidades están claramente a la vista. No hay menos de tres, ni
tampoco hay más de tres.

4. Isaías 48:12-16

El cuarto ejemplo como evidencia de la Trinidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es


en el contexto de Isaías 48:12-16. Versos 12-14a:

Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero.
Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al
llamarlos yo, comparecieron juntamente. Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre
ellos que anuncie estas cosas? Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad.

En estos versos, está claro que el locutor es Dios mismo ya que el locutor se refiere a Sí
mismo como el que es responsable de la Creación de los cielos y la tierra. Dado que Dios es
responsable de crear los cielos y la tierra, el locutor, entonces, debe ser Dios mismo.

Luego el verso 16 declara: Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto;
desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu.

Observe cuidadosamente a las tres Personas: el locutor, el Espíritu y Jehová el Señor. En el


verso 16, el locutor es el Creador de los cielos y la tierra, y Él se refiere a Sí Mismo con los
pronombres yo y mí. Este locutor se distingue a Sí Mismo de otras dos Personas. Una de las

Ministerio En Defensa de la Fe 15
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

Personas de las cuales Él se distingue a Sí Mismo es Jehová el Señor. La segunda Persona de


la cual Él se distingue a Sí Mismo es el Espíritu de Dios. Aquí está el pasaje más claro del
Antiguo Testamento acerca la Triunidad. Aquí, en Isaías 48:12-16, la Triunidad está
presentada tan claramente como las Escrituras del Antiguo Testamento han decidido
hacerlo.

Por el Antiguo Testamento, la evidencia de que Dios es, efectivamente, una Trinidad, se
halla en el hecho de que sólo tres Personas son llamadas Dios, y no más de tres Personas
son vistas juntas.

En el Antiguo Testamento, sólo tres Personas son llamadas Dios, y no más de tres Personas
son vistas juntas.

B. La Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento, hay tres importantes líneas de evidencia de la Trinidad de la


Deidad.

1. Sólo tres Personas son llamadas Dios

a. Mateo 3:16-17

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron
abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una
voz de los cielos, que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Observe, no más de tres Personas se encuentran en el contexto del bautismo de Yeshúa


(Jesús). El Hijo es visto en la Persona de Yeshúa; el Espíritu es visto debido a que desciende
en la forma corporal de una paloma; y el Padre se hace presente por la voz audible que
proviene de los cielos, diciendo: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

b. Mateo 28:19

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre,
y del Hijo, y del Espíritu Santo.

En el segundo ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, sólo tres


Personas son mencionadas específicamente, no menos de tres, pero tampoco menos. A
estas tres Personas ahora se les da títulos de Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Observe la
aparente contradicción en cuanto a lo que a la gramática respecta. La orden es ir y bautizar
en el nombre del, y la palabra nombre es singular. No dice, “en los nombres del Padre, del
Hijo y del Espíritu Santo”, lo que habría sido gramaticalmente más adecuado. Pero en
cambio, es en el nombre de. La palabra nombre es singular, enfatizando la unidad de la
Deidad. Pero luego, este único nombre pertenece al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
enfatizando la Trinidad de la Deidad.

Ministerio En Defensa de la Fe 16
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

c. Juan 14:16-17

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el
Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero
vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

En el tercer ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, observe de nuevo


a las tres Personas mencionadas en este contexto. Una Persona es el locutor, Yeshúa, quien
está identificado por el pronombre yo. La segunda Persona es el Padre, a quien Él rogará. La
tercera Persona es el Espíritu Santo, quien va a ser enviado.

d. 1 Corintios 12:4-6

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de
ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que
hace todas las cosas en todos, es el mismo.

En el cuarto ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, una vez más las
tres Personas son mencionadas, pero ninguna más. El verso 4 menciona al Espíritu, quien es
el Espíritu Santo. El verso 5 menciona al Señor, quien es el Hijo. Y el verso 6 menciona a
Dios quien, en este caso, es Dios el Padre.

e. 2 Corintios 13:14

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con
todos vosotros.

Observe las tres Personas en el quinto ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo


Testamento: La gracia del Señor Jesucristo, el Hijo; el amor de Dios, el Padre; y la comunión
del Espíritu Santo, el Espíritu Santo. Otra vez, tres Personas son mencionadas, ni más ni
menos.

f. 1 Pedro 1:2

“…elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y
ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas”.

En el último ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, el verso 2


menciona a tres Personas: Dios el Padre, quien es el responsable de la presciencia; el
Espíritu, quien es el responsable de la santificación; y el Hijo, Jesucristo, quien es el
responsable del rociamiento y derramamiento de Su sangre por los pecados del mundo.

De estos pasajes, está claro que sólo tres Personas son llamadas “Dios”, y no más de tres
Personas son vistas juntas.

Resumen: Manteniendo la enseñanza del Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento


reconoce claramente que hay tres personas en la Deidad. Pero, mientras el Antiguo
Testamento enseñó claramente una Triunidad, en realidad no nombró a los miembros de
esta Triunidad; esto llega sólo con la revelación del Nuevo Testamento. La primera Persona
es llamada Dios el Padre. La segunda Persona es llamada Dios el Hijo. Es el Nuevo
Testamento que responde la pregunta de Proverbios 30:4: “¿Cuál es el nombre de su hijo?”

Ministerio En Defensa de la Fe 17
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

El nombre de Su Hijo es Yeshúa. De acuerdo con el Antiguo Testamento, Él fue enviado por
Dios para ser el Mesías, pero esta vez como un hombre, en lugar de cómo un Ángel.
Además, Él fue enviado por Dios para un propósito específico: Morir por nuestros pecados.
En esencia, lo que ocurrió fue que Dios se hizo hombre para cumplir la obra de la Expiación.
La tercera Persona es llamada Dios el Espíritu Santo. A lo largo del Nuevo Testamento, Él es
relacionado con la obra de la segunda Persona, manteniendo la enseñanza del Antiguo
Testamento.

2. Sólo tres Personas tienen los atributos de Dios

La segunda línea de evidencia principal con respecto a la Trinidad de la Deidad en el Nuevo


Testamento es que sólo tres Personas poseen los atributos de Dios. Existen cuatro atributos
divinos particulares que sólo tres Personas poseen.

a. Eternidad

El primer atributo es el de la eternidad. Se dice que sólo tres Personas tienen este atributo
en que sólo tres Personas han existido siempre y continuarán existiendo por siempre.

El Padre tiene este atributo de eternidad en Salmo 90:2, que habla del Padre existiendo
desde el siglo y hasta el siglo.

El Hijo también tiene el atributo de eternidad en Miqueas 5:2 (citado en Mateo 2:5-6).
Aunque en Su humanidad, Él nacería en Belén, Miqueas 5: 2 también declara que, en cuanto
a Su deidad, Él ha sido desde el principio, desde los días de la eternidad. La palabra hebrea
que Miqueas usa son los términos posibles más fuertes en relación con el concepto de la
eternidad pasada.

La eternidad del Hijo también se enseña en Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo
era con Dios, y el Verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios.

Según este verso, el Hijo existía en el comienzo con Dios el Padre. En otras palabras, desde
que Dios ha existido, el Hijo también ha existido. Desde que Dios el Padre ha existido desde
toda la eternidad, por lo tanto, el Hijo también debe haber existido por toda la eternidad.
Juan 1:1 es evidencia clara que algunas de las enseñanzas de las sectas, que enseñan que
el Hijo fue creado por Dios el Padre, están erradas. El punto de Juan 1:1 es que mientras el
Padre ha existido, que ha sido por toda la eternidad, ése es el tiempo que el Hijo ha existido.
La eternidad del Hijo también se encuentra en Juan 1:15 y 8:58.

El Espíritu Santo también posee el atributo de eternidad según Hebreos 9:14.

b. Omnipotencia

El segundo atributo es el de la omnipotencia, que significa “todopoderoso”. Sólo tres


Personas tienen el atributo de omnipotencia. Dios el Padre es omnipotente en 1 Pedro 1:5.
El Hijo es omnipotente en Hebreos 1:3. El Espíritu Santo es omnipotente en Romanos 15:19.

Ministerio En Defensa de la Fe 18
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

c. Omnisciencia

El tercer atributo es el de la omnisciencia, que significa “todo lo sabe”. El Padre es


omnisciente en Jeremías 17:10. El Hijo es omnisciente en Juan 16:30; 21:17; y Apocalipsis
2:23. El Espíritu Santo es omnisciente en 1 Corintios 2:10:11.

d. Omnipresencia

El cuarto atributo, que sólo tres Personas tienen, es la omnipresencia, que significa que
“Dios está en todas partes”. El Padre es omnipresente según Jeremías 23:24. El Hijo es
omnipresente según Mateo 18:20 y 28:20. El Espíritu Santo es omnipresente según Salmo
139:7-10.

Resumen: De esta forma, la segunda línea de evidencia que la pluralidad de la Deidad está
limitada a una Trinidad es el hecho de que sólo tres Personas tienen los atributos de Dios;
en particular, los atributos divinos excepcionales de eternidad, omnipotencia, omnisciencia y
omnipresencia.

3. Sólo tres Personas conocen las obras de Dios

Existe una tercera línea de evidencia de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento:


sólo tres Personas actúan como Dios o hacen las obras de Dios. Hay tres ejemplos
específicos en esta área.

a. La obra de la Creación del Universo

El primer ejemplo es la Creación del Universo. La idea central de toda la Biblia, el Antiguo y
Nuevo Testamentos, es que Dios es el Creador de todo el universo. La Creación del universo
es una obra específica de Dios y, sin embargo, en las Escrituras hay tres Personas diferentes
que son responsables de la Creación. El Padre es responsable de la Creación del universo en
Salmo 102:25. El Hijo es responsable de la Creación del universo en Juan 1:3 y Colosenses
1:16. El Espíritu Santo es responsable de la Creación en Génesis 1:2; Job 26:13 y Salmo
104:30. Al tratar con la Creación del universo, que es una obra de Dios, se dice que estas
tres Personas son las responsables.

b. La obra de la Creación del Hombre

Una segunda obra específica de Dios es la creación del hombre. Otra vez, la idea central de
la Escritura en ambos testamentos es que Dios creó al hombre a Su imagen. Una vez más,
las Escrituras enseñan que se a tres Personas diferentes se les da el crédito de la creación
del hombre. El Padre es responsable de la creación del hombre según Génesis 2:7. El Hijo es
responsable de la Creación del Hombre, según Colosenses 1:16. El Espíritu Santo es
responsable de la creación del hombre en Job 33:4. Como fue cierto con la Creación del
Universo, también es cierto con la creación del hombre: A tres Personas se les acredita esta
obra, que es una obra de Dios.

Ministerio En Defensa de la Fe 19
Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad

c. La obra de la inspiración

El tercer ejemplo es la obra de la inspiración. La idea central de la Escritura es que Dios hace
la obra de la inspiración; Dios se revela a Sí Mismo. Pero de nuevo, se dice que tres
Personas son las responsables de la obra de la inspiración. Dios el Padre hace la obra de la
inspiración según 2 Timoteo 3:16. Dios el Hijo es responsable de la obra de la inspiración en
1 Pedro 1:10-11. El Espíritu Santo es responsable de la obra de la inspiración en 2 Pedro
1:21. Esto, también, es una obra de Dios y, sin embargo, tres Personas son responsables.

Conclusión

Con relación a la Deidad, la Biblia enseña tres grandes verdades. En primer lugar, la
pluralidad de la Deidad: Existe una pluralidad de personalidades dentro de la Deidad.

En segundo lugar, la unidad de la Deidad: La pluralidad no es una pluralidad de dioses como


en el politeísmo, porque sólo hay un Dios.

En tercer lugar, la Trinidad de la Deidad: La pluralidad de las personalidades del único Dios
está limitada a tres: Padre, Hijo y Espíritu Santo, ni más ni menos.

Traducido por Donald Dolmus


En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:
The Trinity (PDF)

Ariel Ministries (ariel.org)

Ministerio En Defensa de la Fe 20