Você está na página 1de 6

Monográfico: Brucelosis o Fiebre de Malta

BRUCELOSIS O
FIEBRE DE MALTA

Definición
La Brucelosis es una zoonosis (enfermedad
animal transmitida al ser humano) con
tendencia a la recurrencia y a la cronicidad,
causada fundamentalmente por la Brucella
melitensis, una peculiar bacteria que tiene
la capacidad de resistir y acomodarse a las
acciones destructivas antibacterianas de las
células del organismo humano encargadas de funciones defensivas (macrófagos),
por lo que para eliminarlas se requiere un tratamiento antibiótico combinado y
mantenido durante largo tiempo.

Esta enfermedad es también conocida como Fiebre


de Malta por haber sido descubierta en 1887 en esta
isla mediterránea (de donde también la denominación
Fiebre mediterránea), y en soldados británicos allí de
guarnición enfermos con fiebre, por la bacteria
causante a la que se dio más tarde el nombre de
Brucella (en honor de su descubridor el médico militar
inglés David Bruce). Otras denominaciones alternativas
para la Brucelosis, antiguamente utilizadas, han sido
Fiebre ondulante, Fiebre recurrente y Melitococia.

www.saludlandia.com Página 1 de 6
Monográfico: Brucelosis o Fiebre de Malta

Epidemiología
La Brucelosis es una enfermedad conocida desde hace milenios, pero que ha
eludido hasta ahora su erradicación, incluso en los países más desarrollados. Es
bien conocida su elevada prevalencia en ciertas áreas geográficas, especialmente
mediterráneas.

Según datos de la Oficina Internacional de Epizootias (enfermedades que atacan a


gran número de animales a la vez), los casos anuales de Brucelosis humana en el
año 2003 fueron, por países, los siguientes:

Organismos causantes de la brucelosis


Dentro de la especie brucellas se clasifican varios subtipos, de los cuales cuatro
son también causantes de enfermedades humanas transmitidas desde reservorios
animales (zoonosis):
ƒ Brucella melitensis, que tiene como huéspedes animales a las cabras, las
ovejas y los camellos. La gran mayoría de casos mundiales de Brucelosis
son atribuídos a la Brucella melitensis.

www.saludlandia.com Página 2 de 6
Monográfico: Brucelosis o Fiebre de Malta

ƒ Brucella abortus, que tiene como huéspedes


animales a vacas, camellos y búfalos. No existen
diferencias entre las manifestaciones clínicas de la
brucelosis causada por la brucella abortus y la
provocada por la brucella melitensis.
ƒ Brucella suis: su huésped animal es el cerdo.
ƒ Brucella canis: su huésped animal es el perro.

Transmisión al ser humano


La transmisión de la Brucelosis animal a los
seres humanos ocurre cuando se consumen
leche y productos lácteos no
pasteurizados (especialmente leche cruda,
quesos frescos, mantequilla y helados)
procedente de animales infectados, muy
especialmente las cabras. También puede transmitirse -como enfermedad laboral-
en los matarifes que manipulan la placenta de animales infectados.

Cómo invade la brucella el organismo humano


La Brucella melitensis tiene un modo muy peculiar de invadir y comportarse dentro
del organismo humano. Desprovista de toxinas (exo y endotoxinas), las brucellas
invaden la mucosa del intestino, donde son ingeridas por los leucocitos con
actividad defensiva (fagocitos); tras ser ingeridas, la mayoría de las brucellas son
destruidas, mientras que entre el 15% y el 30% sobrevive en compartimientos
cerrados dentro de las células, en un ambiente ácido, lo que limita la llegada de los
antibióticos.

www.saludlandia.com Página 3 de 6
Monográfico: Brucelosis o Fiebre de Malta

Cómo se manifiesta clínicamente


La brucelosis humana se manifiesta clínicamente de muy variadas formas: puede
hacerlo de forma aguda, que a su vez puede transformarse en una forma
recurrente o definitivamente una forma crónica.

La fiebre es un dato clínico invariable, siga la enfermedad una evolución febril "en
agujas", acompañadas de escalofríos (lo que sucede cuando existe bacteriemia, es
decir, presencia de bacterias en la sangre), o bien una fiebre recurrente (ondulante)
o crónica. Una sudoración maloliente es un dato muy fiable para el diagnóstico.
En la exploración física se detectan aumento de tamaño de los ganglios linfáticos
(adenomegalias), del hígado (hepatomegalia) y del bazo (esplenomegalia).

Complicaciones
La más frecuente complicación de la brucelosis humana es la afectación del
sistema osteoarticular, bajo tres formas clínicas distintas:
ƒ Artritis periférica o afectación
de las articulaciones. La artritis
periférica es la forma clínica más
frecuente y suele localizarse en
las articulaciones de la rodilla,
caderas, tobillos y muñecas.
ƒ Sacroileítis o afectación del hueso sacro en su articulación con el hueso
ilíaco. La sacroileítis suele asociarse con la brucelosis aguda.
ƒ Espondilitis o afectación de las vértebras de la columna. La espondilitis
se localiza preferentemente en las vértebras lumbares (es típica la
imagen radiográfica del destrucción ósea, en proyección lateral, del
ángulo superior y anterior del cuerpo vertebral).

En segundo lugar, por orden de frecuencia, las complicaciones de la brucelosis


afectan al sistema de la reproducción: inflamación de los testículos y del

www.saludlandia.com Página 4 de 6
Monográfico: Brucelosis o Fiebre de Malta

epidídimo (epidídimoorquitis) en el hombre, y riesgo de aborto espontáneo en la


mujer.

La afectación del hígado es frecuente (hepatitis brucelósica) y la del sistema


nervioso central (meningitis, encefalitis, abscesos cerebrales, etc.) ocurre tan
sólo en el 6% de los casos.

Una inflamación del endocardio (endocarditis), que es la membrana que recubre


internamente el músculo del corazón, es la principal causa de muerte en el curso de
la brucelosis. Por lo general afecta a la válvula aórtica y suele requerir una
inmediata sustitución quirúrgica de dicha válvula, si no se diagnostica precozmente
y no responde al tratamiento antibiótico.

Como resumen, en la práctica casi todos los órganos y sistemas del cuerpo
humano pueden ser afectados en la brucelosis, un hecho que subraya la necesidad
de incluir a esta enfermedad infecciosa en un diagnóstico diferencial de aquellos
que viven en áreas geográficas donde la enfermedad es endémica, o en los que han
viajado a dichas áreas

Cómo se diagnostica

En los análisis de sangre se detecta una disminución del número de leucocitos


(leucopenia) y un incremento relativo del número de linfocitos (linfocitosis). El
diagnóstico absoluto de la brucelosis requiere la demostración de la bacteria en la
sangre cultivada (hemocultivo) para tal fin, o en muestras de tejidos.

Aunque el cultivo de la médula ósea es considerado como la regla de oro para el


diagnóstico de la brucelosis, dada la elevada concentración de brucellas en este
tejido, sin embargo su uso es restringido ya que es un procedimiento invasivo,
doloroso y de resultados no reproducibles universalmente.

www.saludlandia.com Página 5 de 6
Monográfico: Brucelosis o Fiebre de Malta

Se dispone de métodos serológicos para el diagnóstico de la brucelosis: la


pruebas de aglutinación del suero es el método más popular: titulaciones por
encima de 1:160 se consideran de valor diagnóstico, si coinciden con un cuadro
clínico compatible.

Cómo se trata la brucelosis

El tratamiento de la brucelosis exige utilizar antibióticos que puedan penetrar en


los macrófagos y actuar en el ambiente ácido del que las brucellas se han rodeado.
Necesariamente debe ser una terapéutica en la que se combinen varios
antibióticos.

En el año 1986 la Organización Mundial de la Salud


(OMS) publicó unas guías para la antibioterapia de la
brucelosis. En estas guías se incluyen dos regímenes
antibióticos, ambos utilizando la doxiciclina durante un
periodo de 6 semanas en combinación con
estreptomicina durante 2 a 3 semanas o bien
rifampicina durante 6 semanas. Ambas combinaciones
son las más populares en todo el mundo. El régimen que
incluye la estreptomicina es algo más eficaz para
prevenir las recaídas.

Otras combinaciones alternativas incluyen aminoglicósidos (gentamicina) o


quinolonas.

No se ha desarrollado una vacuna contra la brucelosis.

www.saludlandia.com Página 6 de 6