Você está na página 1de 3

¿Quién necesita innovación?

Por Lucas Leys

Según recientes estudios de mercado no hay virtud más destacada en lo que refiere a
las empresas que la innovación. Las organizaciones que crecen y generan ganancias
son aquellas que cuentan con esta prenda lujosa, muy difícil de aprender en la
universidad o de adquirir en el mercado. La innovación es condición “sine qua non”
para permanecer en la cima y creciendo, pero no sólo eso. También es condición
obligatoria para permanecer con energía y entusiasmados.

A nadie le gusta hacer siempre lo mismo. Necesitamos la novedad, la actualización y


los resultados. No creo que los seres humanos hayamos sido concebidos para
funcionar como engranajes de un reloj, con precisión pero también previsibilidad.
Necesitamos la sorpresa.

Por eso los cristianos nos encontramos ante una paradoja: Por un lado, no queremos
abandonar los senderos antiguos, esas enseñanzas y tradiciones que están tan
arraigadas y tan relacionadas con nuestra identidad. Quizás no queramos admitirlo, y
aún no veamos a nuestras costumbres como tradiciones, pero las amamos, y nuestra
manera de hacer las cosas (esa que aprendimos desde la niñez, con aquellas personas
tan queridas) siempre nos parece “la más normal”. Por el otro lado, tenemos este
hambre por la innovación que nos hace sentir insatisfechos.

¿Cuál es la solución? No me gusta dar fórmulas mágicas, pero aquí hay una simple
lista de algunas cosas que yo mismo sigo aprendiendo:

Debo depender del Espíritu Santo y no de mis hábitos, cuestionando todo lo que hago.
¿Por qué lo hago, o por qué no lo hago, y por qué no lo hago diferente?
Debo mantener una actitud de aprendizaje, y la clave para esto es ser proactivo al
respecto, escuchando sugerencias e ideas de otros. Algunas empresas y también
iglesias y ministerios dejan de crecer porque sus líderes se han conformado con lo que
ya sabían y hacían. Ninguno de ellos lo va a admitir, pero se dejaron atrapar por lo
seguro, por la rutina, y por la reacción a los problemas en vez de la práctica de la
visión estratégica.

Debo rodearme de gente diferente a mí. Creo que es fundamental relacionarse con
gente más sabia, mucho más rica, mucho más pobre, conectada con conocimientos y
aún con un tipo diferente de espiritualidad totalmente distinta a la mía. Si algunas de
estas relaciones me faltan estaré perdiendo un filo para mantenerme innovando.

Debo siempre distinguir lo esencial de lo metodológico. Nada de lo sagrado en la


Palabra de Dios debe cambiar. Tengo que seguir promoviendo los valores y
enseñanzas de las Sagradas Escrituras, pero tengo que saber diferenciar qué es parte
de las tradiciones de la Iglesia y cuánto puedo innovar en la manera de comunicar esas
verdades.

En el caso de Especialidades Juveniles, la innovación es uno de nuestros valores


fundamentales, y de hecho es una de las “patas” de nuestra división de publicaciones.
Para que un libro que nos proponen sea aprobado tiene que ser diferente a todo lo que
ya hay en el mercado. No es la única pata que buscamos para que un material pueda
ser publicado por Especialidades Juveniles – Vida, pero sí es obligatoria. Fue por
innovar, también, que hemos experimentado en las convenciones, teniendo DJ´s y
foros de discusión, evaluación de talleres, o haciendo que las conferencias se suban a
mp3 para bajar con password, cuando antes nadie había visto eso en el medio
cristiano. Y fue también por innovar que en estos años hemos hecho sólo seminarios
intensivos para líderes de jóvenes, utilizando pre-producción de pantallas, en vez de
hacer congresos para jóvenes con los dos o tres predicadores y la banda internacional
en la noche del sábado. No me malentiendas, ¡gracias a Dios por los congresos! Pero
necesitábamos algo específico para los líderes juveniles, y fue innovador dedicarnos
sólo a los líderes juveniles.

¿Quién necesita innovación? Yo, y de manera urgente. La iglesia, y de manera urgente.


Y todos los cristianos, de manera urgente. La necesitamos para mejorar nuestros
resultados y la necesitamos por esa necesidad que surge de vivir constantemente al
lado de un Dios creador que sigue haciendo cosas nuevas.

Lucas Leys
Especialidades Juveniles