Você está na página 1de 4

Gestión efectiva de los emprendimientos sociales

La estructura de la organización

Estructura organizacional: maneras en que el trabajo se divide en diferentes tareas y


luego se logra la coordinación de las mismas.

Sistemas o Flujos de trabajo: mecanismos que vinculan las partes de la estructura


organizacional y permiten que estas operen, considerando entre ellos los sistemas de
autoridad, el modo en que se realiza y coordina el trabajo, la forma en que fluye la
información en la organización y los procesos desarrollados para la toma de decisiones.

La creación de estructuras en las organizaciones y la definición de los sistemas de


trabajo bajo los cuales actuará el equipo humano de la entidad son elementos clave en el
paso de la estrategia a la acción.
En cualquier organización que busque la eficiencia y eficacia, la estructura idónea será
aquella que facilite la generación y la ejecución de las estrategias que se proponga llevar
a cabo.

Empresas y estructura organizacional

Hay 3 formas básicas de trabajo social, que de acuerdo con el contexto en el que se
opera, aparecen como las más efectivas.

Modalidad I: “La misma estructura organizacional”

Se presenta cuando, en los hechos, no se altera la estructura organizacional de la


empresa y se asignan las funciones de gestión

Aspectos claves de esta modalidad:

• Uso eficiente de los recursos: cuando la estructura organizacional no se ve


afectada por nuevas entidades que amplían la estructura formal, la organización
canaliza sus recursos directamente hacia el objeto de sus emprendimientos
sociales, haciendo uso de esta capacidad instalada disponible y de su cadena de
valor.
• Cada parte de la organización cumple un rol social: en las organizaciones
donde los valores sociales están fuertemente interiorizados trabajadores, los
emprendimientos sociales son asumidos por gran parte de los miembros sin que
ello implique alterar la estructura organizacional. Cada trabajador entiende que
en su labor hay un componente social que no se contradice con el componente
comercial y, lo integra en su práctica diaria
• Indicadores de gestión que vinculan los objetivos sociales y los comerciales:
las organizaciones identifican sinergias entre la estrategia comercial y la social,
establecen indicadores de gestión que vinculan emprendimientos sociales al
logro de los objetivos corporativos.

1
• Principal riesgo y posibles formas de enfrentarlo: Donde existe una fuerte
cultura organizacional y un sistema de trabajo que, en conjunto, favorecen la
inserción de los emprendimientos sociales en las operaciones regulares de la
organización.
Son comunes los casos en que mantienen mantienen una actitud reactiva en el
tema de la responsabilidad social, y sólo ejecutan acciones en la medida en que
encuentran dificultades en su relación con la comunidad o con los agentes sociales.
En estas circunstancias, el limitado compromiso de la organización para atender
estos temas podría conducir a la asignación de tales encargos al personal ya
existente en la empresa, sin llegar a comprometer demasiado su tiempo u otros
recursos organizacionales en esta tarea.
Existe el riesgo de que los emprendimientos operen como iniciativas desarticuladas
que desaprovechan posibles sinergias entre las diversas formas involucradas. Se
deberán esfuerzos para no perder la visión común de la estrategia social, definiendo
políticas que rescaten la relación entre estas acciones y los objetivos estratégicos de
la organización, y que aseguren una asignación eficiente de responsabilidades.

Modalidad II: “Estructura organizacional ampliada”

Es cuando la gestión los emprendimientos sociales se concentra en una o varias


instancias responsables del tema en la propia organización. Esto no significa que
deberá crearse una nueva unidad formal dentro de la estructura, o independiente de
ella, la organización podrá valerse para cumplir su rol social de mecanismos menos
estructurados de trabajo basados, x ejemplo0, en la formación de equipos ad hoc a
los que se les asignará el desempeño de estas función, o del trabajo conjunto con
otras organizaciones del entorno bajo el mecanismo de redes instituciones o
alianzas estratégicas. De esta forma los objetivos sociales y los comerciales pueden
continuar manteniéndose alineados.

• Mayores señales de compromiso: uno de los aspectos positivos de la


presencia de una o varias instancias identificables que concentran la función
de los emprendimientos sociales es el ofrecer señales de compromiso al
resto de la organización y al entorno.
• Hacia una mayor especialización de funciones: en la medida en que los
emprendimientos sociales son más numerosos o van adquiriendo mayor
complejidad en su naturaleza y alcances, las empresas logran mayor
eficiencia cuando progresivamente van descentralizando su gestión en
nuevos órganos creados para tal fin, que cuentan con un equipo humano
propio y con las competencias requeridas para desempeñar adecuadamente
su función.
• Necesidad de evitar superposiciones y conflictos internos: es importante
definir claramente las funciones en las áreas involucradas y afinar los
mecanismos de coordinación, se corre el riesgo de que varias instancias de la
empresa consideren como suyas la responsabilidad por con ello una
duplicación de esfuerzos o entorpeciendo las buenas relaciones dentro de la
organización y con los actores externos.
• Necesidad de involucrar a toda la organización: podría surgir otro
problema si uno o más órganos específicos que están formalmente
encargados de la conducción de los emprendimientos sociales transmiten a

2
los miembros de la organización la idea de que esta función es de su
exclusiva competencia.
Cuando se busca recoger información de la comunidad sobre sus requerimientos y
opiniones respecto de su relación con la empresa, el personal constituye un mecanismo
clave para hacerlo.

Modalidad III: “Nuevas Estructuras Externas”

Se da cuando se forma una organización distinta de la empresa, con personería legal


propia, aunque con un sistema de gestión que no siempre es totalmente autónomo. La
creación de una nueva organización responsable de la conducción de los
emprendimientos sociales puede venir acompañada de la conformación de alianzas
estratégicas con otros agentes sociales y/o de la conformación de redes de trabajo
interinstitucional para mejorar el alcance de las iniciativas en marcha.
La presencia de una entidad independiente de la empresa puede ser entendida como un
posible distanciamiento entre los objetivos comerciales de la organización y la acción
social desplegada. Las organizaciones que han optado por esta separación consideran
como un factor estratégico en el desempeño corporativo el mantener buenas relaciones
con su entorno, y en muchas ocasiones han creado fundaciones empresariales como
resultado de la gran envergadura de su inversión social. Uno de los grandes desafíos
que presenta este tipo de estructura organizacional para la empresa es el diseño de los
mecanismos de comunicación y coordinación que estrechen sus lazos con la fundación.

• Una cara viable hacia el exterior: La creación de una instancia identificable


que concentra la función de gestión de los emprendimientos sociales ofrece
señales de compromiso y permite que la organización muestre una única cara
visible que lidera el tema y agiliza los canales de comunicación con el entorno.
• Posibilidad de conformar un equipo idóneo: Cuando se crea un organismo
independiente para conducir los emprendimientos sociales, se propicia la
conformación de un equipo humano escogido para desarrollar tales acciones, lo
que ofrece la posibilidad de seleccionar personal especializado en los temas que
le competen a la nueva institución. En función del ámbito de la acción que se
quiera abarcar (social, ambiental, productivo, económico o político), se podrá
definir la conformación de equipos multidisciplinarios.
Si bien la creación de una fundación empresarial no implica necesariamente conformar
un amplio equipo con personal nuevo, es una buena oportunidad para evaluar con qué
competencias individuales se cuenta para el desarrollo de emprendimientos sociales. A
partir de esta evaluación, la empresa podrá definir si quiere incorporar un nuevo
personal o si hará uso de quienes ya se encuentren trabajando en la organización, a los
que se les asignarán labores enmarcadas en los objetivos de la nueva fundación.
• Canales efectivos para involucrar a otros actores: Un factor que refuerza la
opción de crear un organismo independiente es que, como entidad sin fines de
lucro, este podrá recibir aportes de otros actores del entorno, tales como
donantes u organismos que otorgan financiamiento para la realización de
proyectos. Así, este organismo puede convertirse en una instancia en la que
convergen y se multiplican los esfuerzos en los emprendimientos sociales para
logar un mayor impacto.
• Necesidad de definir con posición los ámbitos de acción: Es posible pensar que
la creación de una asociación o fundación con independencia legal de la empresa
puede constituir la opción más adecuada. Sin embargo, existen ciertos aspectos

3
que deben ser adecuadamente gestionados de modo de que se eviten algunas
dificultades. X ejemplo, la creación de una entidad independiente en su figura
legal requiere inversiones iniciales relativamente significativas si se decide que
la nueva organización debe contar con personal nuevo y propio
• Necesidad de establecer mecanismos de vinculación con la empresa: La
existencia de 2 organizaciones separadas puede hacer que la empresa pierda
contacto con los emprendimientos sociales y se refuerce la idea de que se trata
de asuntos desvinculados con su quehacer.
Cuando la empresa sólo amplía su estructura para dar cabida a nuevas instancias
organizacionales, habitualmente capitaliza sus experiencias de gestión, pues esta nueva
unidad o área se inserta en la estructura de la organización. En el caso de la creación de
una unidad externa las fundaciones no siempre adoptan las buenas prácticas y los
sistemas de gestión más modernos de las empresas que le dieron origen.

OSC y estructura organizacional

Principales implicancias de la adopción de las estructuras organizacionales para el


desempeño de los emprendimientos sociales:

• Desarrollo del sentimiento de pertenencia o “ sentido del cuerpo”


En gran parte de las organizaciones, tanto en las áreas dedicadas al desarrollo de los
programas o proyectos, como aquellas de apoyo administrativo o técnico, generan un
sentido de cuerpo entre sus miembros; este hecho promueve sinergias positivas debido
a la interacción, pero también puede propiciar la emergencia de 2 subculturas internas
que no siempre conviven en total armonía.
Estas organizaciones emplean varios mecanismos para evitar la formación de una
subcultura de expertos sociales y otra de expertos administrativos.

• Equilibrio entre el poder administrativo y el poder técnico


Dada la naturaleza social de las OSC, la necesidad de generar resultados económicos
que aseguren la sostenibilidad financiera de la institución no es siempre bien entendida
por quienes desarrollan el trabajo de campo.

• Generación de redes de organizaciones y creación de supraorganizaciones de


coordinación de trabajo es las OSC
• LA presencia de alianzas de organizaciones que promueven el trabajo en red de
las instituciones que las integran, potenciando de esta forma la capacidad de
cada organización individual y convirtiéndose en un poderoso mecanismo para
el logro de objetivos institucionales compartidos. Estas alianzas se incorporan en
nuevas organizaciones que las gestionan con estructuras formales creadas para
tal fin.

Interesses relacionados