Você está na página 1de 3
xOKIX LA ESCALINATA DE MARMOL 1852 va a morir, Casi no puede moverse en él naa ‘us labios, que tuerce la, desesperaciéa, to emiten mis que ua ronco gemido precursor }e afuera, de la calle Bolivar, viene el pr jas. Monsieur fee Ben YY, como otras veces, m vania frente a él la nobleza arquitect6nica de s Yardes, sus negros y sus rojos. La escalinata. Hay én Jo alto una decoracién, un grupo dors Ge nifos... pero gqué sostienen?... a menudo tratado de reconstruirlo, .. Se angustia y tortura s fhemoria, mientras las mujeres de la familia se des Hzan por a habitation, come breves tanegres, Tas manos trémulas... Free toda su infancia, de todo aquel misterio, fnico que salvé fue la escalinata, Sibitaments como ahora, se yergue ante, ‘, Arribe estd Ta. Au fescaltura. gA 282 ‘conducen los anchos escalo nes? gLos ha visto? gLos ha soitado? Lo