Você está na página 1de 1

EL COMUNICADOR ES UN INFLUENCIADOR

Claude Bremond reconoce dos tipos de modificación que son: la intelectual y la afectiva,
donde la primera intenta influir en el publico a través de la información que ya se tiene de
manera positiva o negativa; en caso contrario la afectiva el influenciador actúa sobre el
móvil que induce a alguien a desear o temer de la realidad; aquí la importancia no es
informar sino conmover. El influenciador compite para tener la lealtad del mercado y del
público, ya que es una competencia entre iguales ya que hacer llegar los mensajes como
mercancías y en cuanto no se consumen se corre el riesgo de pérdidas del capital. Es por
tal que el público está habituado a mensajes con un lenguaje lleno de emotividad, es por
eso que “nada hay en el intelecto que pase por los sentidos” según una afirmación antigua
y algo que el influenciador debe saber. La tarea no es exactamente de reunir información,
sino que llegue de manera impactante al consumidor o influenciado.

Bremond reconoce 3 móviles en los que el influenciador hace su arte y son: hedónicos,
pragmáticos y éticos; el primero se refiere a la satisfacción de necesidad, el segundo se
obtiene un beneficio y por ultimo va en función de los principios que alguien quiere
mantener. La publicidad trabaja con el móvil hedónico ya que la promesa de la felicidad es
la constante de la retorica actual y esto conlleva al consumismo que se refuerza y se
asegura en sus expectativas y se maneja por medio de la afirmación y la exclusión. La
función social del influenciador unifica opiniones y voluntades, cohesiona la vida cotidiana
de las diferentes clases sociales y asegura la funcionalidad del determinado sistema de
vida.

El influenciador toma un rol de padre, conductor, ya que tiende a aconsejar en todos los
ángulos y desde todos los medios de comunicación, así como también se multiplica ya
que tiene a disposición infinitos recursos y materiales y su ventaja es que como polo
transmisor del mensaje no confronto la respuesta o la interpelación del público que solo
es tomado en cuenta para ser consumidor.

Para finalizar y haciendo un análisis de lo antes descrito rescatemos que el medio de


comunicación o el comunicador en este caso es parte esencial de la vida diaria tiende a
ser una herramienta de influencia positiva y negativa a su vez, esto de acuerdo con la
opinión y criterio de cada persona o de la sociedad misma. La influencia que tiene el
medio de comunicación va mas allá de solo presentar mercadotecnia llamativa sino su
lenguaje nato es la emotividad que proyectan y esto hace más atractivo al consumidor;
estas y otras constantes hacen que la vida gire alrededor del consumismo, del
influenciador y del influenciado.