Você está na página 1de 8

Diabetes

1
tipo II

UNIVERSIDAD INTERNACIONAL
DEL ECUADOR

ESCUELA DE MEDICINA

BIOQUIMICA

DIABETES TIPO II

GUSTAVO GUERRERO

QUITO 15 DE FEBRERO 2011

INTRODUCCION:
Diabetes
2
tipo II

La diabetes es una enfermedad crónica de base genética que se caracteriza por


presentar una de las siguientes manifestaciones: a) un síndrome metabólico que
consiste en hiperglucemia, glucosuria, polifagia, polidipsia, poliuria y alteraciones
en el metabolismo de los lípidos y proteínas como consecuencia de un déficit
absoluto o relativo en la acción de la insulina; b) síndrome vascular que puede ser
macroangipatico y microangiopatico y afectan especialmente a órganos como el
corazón, el cerebro, los riñones y la retina; c) síndrome neuropatico.1
CLASIFICACION:

 Diabetes tipo 1: es el resultado de la destrucción de las células β


pancreáticas, que lleva a un déficit en la secreción de insulina.
 Diabetes tipo 2: es la disminución progresiva en la sensibilidad a la insulina
por parte de las células del cuerpo.
 Diabetes gestacional: es la diabetes diagnosticada en el embarazo.
 Otros tipos de diabetes debido a causas específicas como: defectos genéticos
en el funcionamiento de las células β, defectos genéticos en la acción de la
insulina, enfermedades que afectan al páncreas exocrino, diabetes inducida
por drogas o químicos. 2
EPIDEMIOLOGIA:

La diabetes tipo 2 se desarrolla gradualmente, debido a que el páncreas se va


deteriorando con el tiempo, por la sobreproducción de insulina en primera instancia
y el posteriormente el déficit. Salvo en los países escandinavos, la incidencia
poblacional de diabetes mellitus tipo 2 es superior a la de tipo 1, con una relación
media de 85:15% entre ambas. De la población total de diabéticos, el mayor
porcentaje (± 90%) corresponde a la Diabetes mellitus tipo 2.

FACTORES DE RIESGO:

• Los antecedentes familiares y la genética, juegan un papel importante


• Un bajo nivel de actividad (Sedentarismo)
• Una dieta deficiente
• Sobrepeso
• Raza/etnia (las poblaciones de afroamericanos, hispanoamericanos e
indígenas americanos tienen altos índices de diabetes)
• Edad superior a 45 años
• Intolerancia a la glucosa identificada previamente por el médico
• Presión arterial alta
• Colesterol HDL de menos de 35 mg/dL o niveles de triglicéridos superiores a
250 mg/dL
• Antecedentes de diabetes gestacional.

DIABETES TIPO II:


Diabetes
3
tipo II

ETIOLOGIA:

Factores genéticos: la DM tipo 2 posee un fuerte componente genético. Esta es


una enfermedad poligénica y multifactorial donde diversos loci genéticos favorecen
a que se presente la enfermedad, y factores ambientales como nutrición y actividad
física regulan todavía más la expresión fenotípica de la enfermedad.3

Cuando el paciente es diabético existen antecedentes familiares de diabetes en el


25-50% de los casos y 15% o menos de antecedentes familiares cuando el paciente
no presenta la enfermedad. La prevalencia de la tolerancia anormal a la glucosa es
significativamente mayor en pacientes con familiares diabéticos que en los no
diabéticos. Varios estudios han propuesto varios genes relacionados con la diabetes
tipo II: a) la haptoglobina; b) el genotipo Gc; c) diversos grupos HLA (A2, A10,
AW32, B22, BW54, BW61); d) el polimorfismo del gen de la insulina; e) el receptor
de la insulina; f) apolipoproteínas, y g) transportadores de glucosa. 1
Factores ambientales: el excesivo consumo de azucares refinados, el
sedentarismo y la obesidad podrían considerarse como factores etiológicos
ambientales en la diabetes tipo II. Todos estos factores actúan sobre una base
genética que constituye el factor etiológico más importante.1

FISIOPATOLOGIA:

La diabetes tipo II se caracteriza por tres alteraciones fisiopatológicas: trastorno de


la secreción de insulina, resistencia periférica a la insulina y producción hepática
excesiva de glucosa. La obesidad visceral o central es muy común en este tipo de
diabetes. La resistencia a la insulina que acompaña a la obesidad aumenta la
resistencia a la insulina determinada genéticamente de la diabetes tipo II.

Los adipocitos secretan numerosos productos biológicos como la leptina, factor de


necrosis tumoral alfa, ácidos grasos libres, resistina y adiponectina, estos productos
modulan la secreción de insulina, la acción de la insulina y el peso corporal además
contribuyen a la resistencia a la insulina.

En las etapas tempranas de esta enfermedad la tolerancia a la glucosa permanece


normal a pesar de la resistencia a la insulina que existe, esto se debe porque las
células beta del páncreas compensan esta resistencia aumentando la producción de
insulina. A medida que aumenta la resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia
compensadora los islotes pancreáticos se vuelven incapaces de seguir manteniendo
un estado de hiperinsulinismo por lo que se genera grandes elevaciones de
glucemia postprandial. A medida que disminuye más la secreción de insulina y
aumenta la producción hepática de glucosa aparece la diabetes con hiperglucemia
en ayuno. Frecuentemente están elevados los marcadores de la inflamación como
IL-6 y proteína C reactiva.3

Anormalidades metabólicas
Diabetes
4
tipo II

Resistencia a la insulina:

La resistencia a la insulina causa un aumento compensatorio de la secreción


pancreática de esta, por lo que al principio la tolerancia a la glucosa se mantiene
normal. A medida que avanza la enfermedad la célula beta falla y aparece la
insulinopenia relativa que lleva a una tolerancia anormal y luego a la diabetes.1

El aumento en la producción hepática de glucosa es responsable de los elevados


niveles de FPG (glucosa libre plasmática) por otro lado la reducción en la utilización
periférica de glucosa produce hiperglucemia postprandial.

Los niveles de receptor de insulina y de actividad de cinasa de tirosina están


disminuidos, pero lo más probable es que estas alteraciones sean secundarias a la
hiperinsulinemia y no un defecto primario. Por lo que se cree que en la resistencia a
la insulina el factor predominante son los defectos posteriores al receptor.

Los polimorfismos del IRS-1 se asocian a la intolerancia a la glucosa, lo cual causa la


posibilidad de que se combinen polimorfismos en diversas moléculas postreceptor
para crear el estado de resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina hoy en
día se cree está asociada a un defecto en la señalización de la cinasa de PI-3 que
reduce la transposición de GLUT4 a la membrana plasmática.
Otra teoría se basa en que las concentraciones elevadas de ácidos grasos libres, los
cuales están presentes en la obesidad, pueden contribuir en la patogénesis de esta
enfermedad. Los ácidos grasos libres pueden dificultar la utilización de la glucosa
por el músculo esquelético, promover la producción de glucosa por el hígado y
alterar la función de las células beta.3

La causa final del agotamiento del páncreas puede estar relacionada con la
toxicidad de la glucosa en una célula beta predispuesta. La resistencia a la insulina
incluye a los tejidos hepático, muscular y adiposo. En el hígado aumenta la
gluconeogénesis el cual es un defecto importante en la diabetes tipo II, y la
fosfoenolpiruvatocarboxicinasa que es la enzima clave en la patogenia de la
enfermedad. Existe un problema en cuanto a la utilización periférica de la glucosa
debido a un mal funcionamiento en el transportador de la glucosa GLUT-4 y en la
hexocinasa II lo que causa una menor captación y menor utilización de la glucosa
por parte de las células del cuerpo.1

Trastorno de la secreción de insulina

La secreción de insulina aumenta al inicio en respuesta a la insulinoresistencia, para


mantener una tolerancia normal a la glucosa. Al principio el defecto de la secreción
de insulina es minino y afecta de manera selectiva la secreción de insulina
estimulada por la glucosa. La respuesta a otros secretagogos diferentes a la
glucosa, como la arginina, no se encuentran alteradas.

El ambiente metabólico también ejerce un efecto negativo sobre la función de los


islotes, es así, como la hiperglucemia crónica altera de manera paradójica la función
de los islotes lo que lleva a un empeoramiento de la hiperglucemia, lo que se
Diabetes
5
tipo II

conoce con el nombre de toxicosis por glucosa. La elevación de los valores de


ácidos grasos libres “lipotoxicosis” empeora el funcionamiento de los islotes
pancreáticos.

Aumento de la producción hepática de glucosa

La resistencia hepática a la insulina demuestra la incapacidad de la


hiperinsulinemia de suprimir la gluconeogénesis, lo que conduce a una
hiperglucemia en ayunas y la disminución del almacenamiento de glucosa
postprandial en el hígado. El aumento de la producción hepática de la glucosa
sucede en una fase temprana de la enfermedad, aunque puede presentarse
posterior al inicio de las alteraciones de la secreción insulinica y a la resistencia a la
insulina en el musculo esquelético.

Cuadro clínico:

Las personas que padecen de diabetes tipo II no presentan síntomas al inicio de la


enfermedad.

Algunas manifestaciones inespecíficas incluyen fatiga, astenia, nauseas y vómitos.


Puede haber aumento del apetito excesivo a toda hora “polifagia”, también sed
excesiva “polidipsia”, esto se acompaña de un aumento en la frecuencia de la
micción “poliuria”. La piel se vuelve seca, hormigueo y entumecimiento en las
manos y los pies, las heridas y cortaduras tardan más en cicatrizar.

Diagnóstico:

Un examen de laboratorio que resulte positivo para diabetes vale la pena repetir
para eliminar error de laboratorio. Este criterio no es necesario si el paciente tiene
signos clásicos clínicos de hiperglicemia o padece de crisis hyperglicemica. Es
preferible usar la misma prueba para el diagnóstico ya que de esa manera va haber
mayor probabilidad de concordancia entre las pruebas. Pero también pueden
suceder instancias en las que hay dos pruebas de laboratorio para el mismo
paciente. Estas situaciones verifican diabetes si las dos pruebas están por encima
del umbral diagnóstico. Si dos diferentes pruebas están en desacuerdo, se repite la
prueba con mayor valor diagnóstico y se usa para la confirmación. Hay la
posibilidad que al repetir la prueba diagnóstica se obtenga un resultado cerca al
umbral, el profesional de salud pudiera entonces hacer un seguimiento del paciente
y repetir las pruebas diagnósticas en tres a seis meses.
Diabetes
6
tipo II

Table 2—Criteria for the diagnosis of diabetes2

1 A1C _6.5%. The test should be performed in a laboratory using a


. method
that is NGSP certified and standardized to the DCCT assay.
OR

2 FPG _126 mg/dl (7.0 mmol/l). Fasting is defined as no caloric intake for at
. least 8 h.
OR

3 Two-hour plasma glucose _200 mg/dl (11.1 mmol/l) during an OGTT.


. The test should be performed as described by the World Health
Organization, using a glucose load containing the equivalent of 75 g
anhydrous glucose dissolved in water.
OR

4 In a patient with classic symptoms of hyperglycemia or hyperglycemic


. crisis, a random plasma glucose _200 mg/dl (11.1 mmol/l).

Tratamiento:

Diabetes mellitus tipo 2 esta inicialmente manejada con un incremento de la


actividad física y eliminando grasas saturadas. Se reduce azucares e ingesta de
carbohidratos con el enfoque siendo la pérdida de peso. Este manejo inicial puede
sensibilidad a insulina aun cuando solo se pierde 5 kg 4. Muchas personas pueden
manejar su nivel de glucosa con las medidas mencionadas. Si el paciente no puede
mantener su nivel de glucosa después de varios meses con pruebas de control se
puede recomendar medicación para complementar el manejo de la diabetes. Estas
medidas farmacológicas no pueden ser aisladas del cambio de estilo de vida del
paciente y el paciente tiene que seguir intentando reducir sus depósitos lipídicos.

Metformina es una droga que radica en reduciendo la cantidad de glucosa que el


hígado secreta a la sangre. También aumenta la sensibilidad de las células a
insulina, también se ha demostrado que Metformina puede reducir el riesgo a otras
complicaciones de diabetes. Metformina es comúnmente la primera tableta
administrada cuando no se puede controlar el peso del paciente.

Los fármacos de tipo sulfunilurea incluyen: Glipizida, Gliclazida, y Glibenclamida.


Funcionan al incrementar la cantidad de insulina construida por el páncreas.
Diabetes
7
tipo II

Nateglinidas tienen un mecanismo de acción similar a las sulfunilureas, pero no son


usadas muy comúnmente, se toma para rápidamente subir el nivel de insulina pero
el efecto de las dosis no dura por mucho tiempo.

Los aumentadores de incretina5: sitagliptina y vildagliptina. Estos fármacos reducen


el nivel de glucosa al inhibir DDP4 (su función normal es la de inhibir niveles de
incretinas). Al aumentar los niveles de incretinas (GLP-1 y GIP) los cuales inhiben la
secreción de glucagón y aumentan los niveles de secreción de insulina.

Los tiazolidinedionas reducen el nivel de glucosa al aumentar la sensibilidad de las


células a insulina. Inyecciones de insulina son necesarias solo para selectos
pacientes de diabetes tipo 2. Pueden ser administrados si el nivel de glucosa no es
muy bien controlado por tabletas. La dosis y tipo de insulina varía por paciente y
puede ser usado como complemente a otros fármacos.
Diabetes
8
tipo II

BIBLIOGRAFIA:

1. Medicina Interna Farreras-Rozman 13 edición.

2. Standards of Medical Care in Diabetes—2010. AMERICAN DIABETES


ASSOCIATION.

3. Medicina Interna Harrison.

4. Barnard ND, Katcher HI, Jenkins DJ, Cohen J, Turner-McGrievy G (May 2009).
"Vegetarian and vegan diets in type 2 diabetes management". Nutrition
Reviews 67 (5): 255–63.

5. Drucker DJ, Nauck MA (November 2006). "The incretin system: glucagon-like


peptide-1 receptor agonists and dipeptidyl peptidase-4 inhibitors in type 2
diabetes". Lancet 368 (9548): 1696–705.

6. Type 2 diabetes: the management of type 2 diabetes (update), NICE Clinical


Guideline (May 2008)

7. Lund SS, Tarnow L, Frandsen M, et al; Combining insulin with metformin or an


insulin secretagogue in non-obese patients BMJ. 2009 Nov 9;339

8. Israili ZH; Advances in the Treatment of Type 2 Diabetes Mellitus. Am J Ther.


2009 Oct 14.

9. Home P, Mant J, Diaz J, et al; Management of type 2 diabetes: summary of


updated NICE guidance. BMJ. 2008 Jun 7;336(7656):1306-8