Você está na página 1de 3

c 




Más de una vez nos ha sucedido que tenemos la respuesta a algo en la
punta de la lengua pero no la decimos porque en ese momento nos
traiciona la memoria; incluso sucede que recordamos con más precisión
un hecho de la infancia a lo que hicimos ayer, siendo más notorio en las
personas de la tercera edad ¿por qué sucede y qué podemos hacer?

De acuerdo al fallecido científico estadounidense Carl Sagan, el cerebro


humano promedio contiene algo así como 100 billones de células
nerviosas, lo que nos permite almacenar en la mente el equivalente a 10
billones de páginas de enciclopedia.

Los estudiosos del cerebro estiman que únicamente retenemos el 1% de


la información diaria que recibimos, la cual traduce y convierte en
pensamiento inteligente ese órgano; pero a decir de los mismos
especialistas, si lo retuviésemos todo sufriríamos de una sobrecarga
informativa que nos paralizaría.

No me acuerdo
Las modernas teorías para el tratamiento de desórdenes psicológicos,
trastornos de la memoria y concentración trabajan de manera integral
diversos puntos, partiendo de interesantes definiciones:

Memoria. Es la capacidad de almacenar información en el cerebro, de


modo que pueda ser utilizada en momentos adecuados. Se clasifica de
acuerdo a los puntos de enfoque o interés, pudiendo ser inmediata,
reciente y remota.

Los trastornos que puede experimentar la memoria se deben a razones


sicológicas (un impacto emocional, estrés, depresión y ansiedad,
principalmente) o patológicas (golpe en la cabeza, uso de anestésicos y
medicamentos para el insomnio, ciertos trastornos circulatorios,
alcoholismo, tabaquismo y Alzheimer).

Concentración. Es la capacidad de enfocar la memoria en un área de


interés; sin embargo, este concepto está íntimamente relacionado con la
atención, que al ser selectiva permite al individuo centrarse en el tema
de interés o en sus responsabilidades sin que se disperse con la gran
cantidad de eventos que pueden ocurrir a su alrededor.

Así, el trabajo para mejorar la concentración consiste en realizar


ejercicios de emisión y recepción en que se preste atención a cosas que
a la persona interesan del momento que vive. El siguiente ejercicio
mental ayuda a activar la memoria para, por ejemplo, el momento en
que le presenten a una persona:

  
La memoria es necesaria para el trabajo, los estudios o la vida
cotidiana, la capacidad de la memoria es una herramienta de la que
dependemos aunque no queramos. Su poder de almacenamiento es tal,
que a veces es deslumbrante, en otras nos fallas inesperadamente. Para
desarrollar nuestra   podemos recurrir a  para
reforzarla.

La memoria es un mecanismo de grabación, archivo y clasificación de


información que luego puede ser recuperada cuando queramos, como se
sabe, existen básicamente dos tipos vinculados al tiempo, la de corto y
largo plazo.

No es lo mismo recordar lo que acaban de decirte, que lo que te


comentaron ayer y mucho menos lo que conversaste hace una semana
o un mes. Y es que la memoria es selectiva, va guardando y
descartando lo que no considera necesario.

Para acordarte de algo debes tener un sustento sobre el cual pueda


anclarse. Según los especialistas indican que el primer factor es que la
información este asociada a algo ya conocido o ya dado; el segundo,
que esté relacionada con un principio significativo; y el tercero, quesea
repetitivo, es decir que los datos almacenados se repitan a través de
diferentes y variados canales.

Todos estos puntos hay que considerarlos a la hora de hablar de


ejercicios para mejorar la retención de datos. Situaciones diversas
condicionan una buena o mala memoria, depende, entre otras causas,
de la capacidad de concentración,     , dieta, edad,
tendencia genética, calidad del sueño, hábitos tóxicos y actividad
intelectual.

Su desarrollo y facultad de conservar imágenes se modifica a partir de


los 30 años, cuando comienza un declive de las capacidades
intelectuales que se acelera con la vejez. Los olvidos pueden darse por
interferencia, al haber mezclado los datos en la fase de registro, por
falta de atención en esa misma etapa, por desuso, por desmotivación y
por el paso de los años.
Esta habilidad puede ser ejercitada, por ejemplo, con los llamados
juegos de memoria, son excelentes para desarrollar la retención visual
de los niños. Estos consejos pueden ayudarle para que se acuerde de
todo:

Guarda algo para tener un pensamiento organizado. Esto fuerza a hacer


un recuento de todos los acontecimientos que se produjeron antes,
durante y después de aquello que se almaceno y así de lo que se quiera
recordar.

Intenta recordar palabras raras o inusuales por la asociación con cosas


sencillas e incluso absurdas.

Practica con cosas simples, haz crucigramas, memoriza la lista de la


compra, recuerda detalles de una película o un libro, lo que has
desayunado o que ropa te pusiste la noche anterior.

Comienza a retener dígitos, palabras, números telefónicos y aumenta


las cantidades.

Repasa la información que deseas guardar en tanto la hayas adquirido.


Repite lo mismo un día después y luego a la semana.

Emplea el sentido del humor e introduce apreciaciones cómicas. Nos


cuesta menos recordar las cosas que nos hacer reír.

Anota la información, los datos se retienen con más facilidad si se


escriben.

Estos ejercicios pueden ser muy útiles para desarrollar y reforzarla


memoria, es recomendable aplicarlos en los niños para que puedan
aprovechar al máximo todas sus habilidades y se haga un hábito hasta
llegar a convertirse en adultos.