Você está na página 1de 4

Análisis de orina

La orina contiene agua y multitud de sustancias que proporcionan muchas claves


para saber qué le ocurre al enfermo. A partir de los análisis de orina podemos
detectar infecciones urinarias, además de alteraciones de órganos como el riñón.

Tipos de análisis de orina

• Análisis de una muestra de orina

Para la recogida has de usar un recipiente que te habrán facilitado en tu centro de


salud. La orina que tienes que recoger es la primera de la mañana, pero sin incluir
el inicio y el final de la micción. Antes de orinar es necesario que limpies tus
genitales con agua y jabón, de delante hacia atrás en mujeres, y que después los
aclares con agua tibia.

Evita que el frasco toque la ropa y haz que la orina llegue al recipiente de forma
directa, apartando la piel del pene si eres un hombre y los labios de los genitales
en caso de que seas una mujer.

Realizada la micción, debes cerrar el recipiente fuertemente, siempre que éste no


tenga tubos de plástico en su interior, caso en el que deberás llenar los tubos
hasta la señal con la orina recogida en el recipiente. En ese momento ya se
pueden cerrar los tubos, tirando la orina restante y el vaso.

Tendrás que entregar la muestra en tu centro de salud, junto a tu tarjeta y el


volante, a ser posible antes de que pase una hora desde la recogida, por esta
razón el mejor lugar para realizar la muestra es el propio centro de salud. Si no te
fuera posible entregarla en menos de una hora, tendrás que guardar el recipiente
en una nevera, pero no más de cuatro horas.

• Análisis de la orina de 24 horas

Para la recogida de la orina de todo el día tienes que usar un recipiente grande
que te proporcionarán en tu centro de salud. Estos recipientes suelen tener litro y
medio o dos litros, que es lo que solemos orinar a lo largo de 24 horas. Pero
puede ser más, por lo que siempre será positivo que tengas dos botes.

Inicia la recogida a partir de la segunda orina del día. La primera que hagas
después de despertar no debes guardarla. Desde entonces tendrás que conservar
toda la orina durante el día y la noche, y acabar con la primera orina de la
mañana siguiente.
Formas de analizar la orina

A veces es suficiente con un análisis visual de la orina. En esta práctica, llamada


urinoscopia, el olor o el color de la orina juegan un papel fundamental. El color
normal es el amarillo, pero el tono variará según las sustancias consumidas. Si la
orina adquiere otro color deberá ser analizada por un médico y, en caso de ser
turbia, puede indicar alguna infección. El olor también puede variar en función
de la concentración de determinadas sustancias.

La forma más habitual de analizar la orina es a través del sedimento, mediante el


cual se pueden descubrir elementos como algunos tipos de cristales (que pueden
ser señal de cálculos o piedras del riñón) o células, que, al igual que cualquier
otro cuerpo sólido, no debe estar presente en la orina. El sedimento se analiza
mediante un aparato automático o a través de un microscopio y con orina
centrifugada. Para este tipo de análisis se suele usar la orina recogida en una
única muestra y su análisis dura unos minutos.

En la práctica clínica diaria se utilizan muy a menudo las tiras reactivas, ya que a
partir de ellas se puede determinar el nivel de glucosa en orina (su presencia
puede ser síntoma de diabetes), el PH, la bilirrubina (su presencia puede ser señal
de enfermedades hepáticas) y puede descartarse la presencia de hematíes (que
pueden ser síntoma de una microhematuria o hemorragia microscópica en la
orina) o bacterias, que pueden ser un síntoma de infección. El análisis se realizará
mojando las tiras en orina, que reaccionarán cambiando de color mostrando en
cada uno de los secantes una posible alteración en la orina.

Mediante la bioquímica de la orina se analizan las sustancias que el riñón ha


expulsado por la orina porque no son beneficiosas para nuestro organismo (como
la bilirrubina). Para la realización de este tipo de análisis la orina se podrá recoger
mediante muestra o mediante orina de 24 horas.

El urocultivo detecta las posibles infecciones de la orina a partir de una muestra


que se cultiva en un medio fértil, donde podrán crecer las bacterias. Una vez
detectadas se determinará el antibiótico que puede eliminarlo.

Para el análisis de la citología de la orina se recogen muestras de orina durante


tres días y se busca mediante un microscopio células procedentes de tumores de
la vía urinaria.

Además existen unas pruebas especiales en las que se intentan detectar sustancias
concretas, como las dopantes o algún tipo de veneno.

Interpretación del análisis de orina


• Albuminuria: también llamada proteinuria. Se utiliza para buscar
enfermedades de riñón y desórdenes del hígado, además de para evaluar
aspectos nutricionales, sobre todo en pacientes hospitalizados. El límite
superior de la proteinuria normal se estima en unos 10 miligramos (mg) por
cada 100 mililitros (ml), o 100 mg en la orina de 24 horas, aunque en la
actualidad el límite superior con este tipo de recogida se sitúa en 200 mg. A
partir de 250 mg/24 horas se requieren exploraciones por parte del nefrólogo
y del urólogo y por encima de 1 o 2 gramos (g)/24 horas hay sospechas de
nefropatía importante.
• Microalbuminuria: también es conocida como microproteinuria y se suele
realizar examinar una vez al año en pacientes diabéticos o hipertensos para
detectar enfermedades del riñón y cardiovasculares. El nivel mínimo se sitúa
entre 30 y 300 mg/24 horas.
• Glucosuria: se trata del nivel de glucosa en orina y detecta patologías
metabólicas y del hígado e infecciones urinarias. Normalmente no existe
glucosa en orina, o prácticamente no se puede detectar. Sólo aparece cuando
la glucemia rebasa el umbral de 180 mg/100 ml.
• Cetonuria: detecta la presencia anormal de cetonuria y otros cuerpos
cetónicos, que aparecen en caso de cetosis, provocada por el consumo
exagerado de grasas o por falta absoluta o relativa de hidratos de carbono.
Habitualmente se eliminan 125 mg/día y el límite máximo son 0,5 g/24 horas.
• Coluria: también conocida como bilirrubinuria, localiza la presencia de
bilirrubina en la orina. Para que la coluria sea negativa, es decir, esté dentro
de unos niveles considerados como normales, la bilirrubina en sangre tiene
que situarse por debajo de 2 mg/100 ml.
• Urobilinuria: se localiza en la orina en casos en que la bilirrubina llega al
intestino. Según el método los niveles normales de urobilina en orina serán de
0,03 a 0,48 mg por día (método de Royer) o de 1 a 4 mg/día (método de
Watson). Si la urobilinuria fuese mayor de la normal podrían aparecer
problemas en el hígado o en la sangre.
• Sedimento urinario: su análisis es útil para muchos enfermos, entre ellos
aquellos que tengan síntomas renales, urológicos, infecciosos o pacientes
hipertensos. Su análisis se realiza mediante microscopio, ya sea cuantificando
las cantidades por campo microscópico o por número de cruces.
A través del análisis de sedimentos podemos obtener datos referentes a
citología, bacteriología, cilindros, cristales... El estudio de células en el
sedimento, como los leucocitos, ofrece información acerca de posibles
problemas en el riñón y las vías urinarias. El estudio de los cilindros aportan
información hematológica y urológica. Un aumento de cristales en el
sedimento no implica una mayor eliminación de éstos por la orina, ya que
depende de otros aspectos como la concentración, y aporta información útil
acerca del riñón o las vías urinarias. En el sedimento también se pueden
encontrar gérmenes y según el tipo de bacteria que encontremos, podrá ser
una señal de infección renal o urinaria.
• Hematuria: analiza la presencia de glóbulos rojos o hematíes en la orina.
También se analiza en el sedimento de la orina y de la misma forma, es decir,
mediante microscopio, por campo o por cruces.
Precauciones

En el análisis de orina, a diferencia del de sangre, no es necesario estar en ayunas


en el momento de la recogida.

A la hora de realizar un análisis de orina debes tener en cuenta algunos aspectos.


Si eres mujer y tienes la menstruación, el día del análisis debes decírselo a tu
médico. Si es posible es mejor esperar a que acabe la menstruación porque la
regla hace que aparezca sangre en la orina. También tienes que decirle a tu
médico si estás embarazada.