Você está na página 1de 5

ESTABLECIMIENTO DE LA RELACIÓN ENTRE

YHWH Y LA NACIÓN DE ISRAEL


(TEOLOGÍA DEL LIBRO DE ÉXODO)

Prof. A. Beens Bartolo H.

Introducción

¿Cuál es la teología del libro de Éxodo?


Walter Kaiser entiende como “El pueblo de la
promesa”, desarrollando los siguientes subtemas:
Mi hijo, mi primogénito; Mi pueblo, mi posesión;
Sacerdotes reales; Una nación santa; La ley de
Dios; y El Dios que habita.1 Por su lado, von Rad
exponiendo la teología del Hexateuco, del Éxodo
extrae dos temas principales: La salida de Egipto y
la revelación divina en el Sinaí. 2
Aquí se parte de la premisa que el A.T.
habla de “relación”; desde el plano divino, Dios se
relaciona con la humanidad, y desde el plano humano, el hombre se relaciona con Dios y su
prójimo. Por tanto, el libro de Éxodo habla del “establecimiento de la relación entre YHWH
y la nación de Israel”. Y en las páginas siguientes se sustentará esto.
Pero antes de proseguir se aclara que se trabajará con el texto bíblico como obra
escrita por Moisés, y no como una combinación de documentos.

1. Transición de la relación: De familia a nación

El libro de Éxodo es continuación del libro de Génesis. En el primer libro de la


Biblia, YHWH se había relacionado con personas y familias, como Adán, Abel, Set, Enoc,
Noé, Abraham, Isaac, Jacob, y José. En esas relaciones se habían establecido regulaciones y
promesas.
Finalizando el libro de Génesis, YHWH (o como le conocían: Elohim, El Shaddai)
era el Dios de Jacob y su familia; y éstos por dirección divina fueron a morar en la tierra de
Egipto. Y luego de cuatro siglos nos hallamos en el relato del Éxodo.

1.1 De familia a nación

El libro de Éxodo comienza (1:1-22) recordando la entrada de la familia de Jacob a


Egipto, su establecimiento, su crecimiento, y la dura aflicción (de esclavitud y homicidios)
que tuvieron que soportar de los egipcios.
Ingresaron a Egipto 70 personas (Éx. 1:5; cf. Gn. 46:27; en Hch. 7:14 dice que
fueron 75), y “se fructificaron y multiplicaron” (Éx. 1:6), que al cabo de 430 años (Éx.

1
Walter Kaiser, Hacia una Teología del Antiguo Testamento (Miami: Editorial Vida, 2000), 133-157.
2
Gerhard von Rad, Teología del Antiguo Testamento (Salamanca: Ediciones Sígueme: 1982), 1:230-
252.
12:40; 400 años según Gn. 15:13, 14; Hch. 7:6), llegaron a ser una nación de “como
seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños” (Éx. 12:37).

1.3 Dios en la transición

El mismo Dios que introdujo a la familia de Jacob a la tierra de Egipto, es el que


cumplió su promesa de multiplicarlos, es el que bendijo a las parteras que desobedecieron
la orden del Faraón (Éx. 1:20, 21), cuidó a Moisés, llamó y envió para liberar a su pueblo
de la esclavitud. Dios estuvo presente en la transición de familia a nación.
Y muchos textos declaran que Él es “el Dios de Abraham, Isaac y Jacob” (Éx. 3:6,
15; 4:5); “el Dios de vuestros padres” (Éx. 3:13, 15); “el Dios de nuestros padres” (Éx.
3:16); “el Dios de los hebreos” (3:18; 5:3; 9:1); “Dios de Israel” (Éx. 32:27; 34:23).

2. La fuente de relación: YHWH

YHWH es el Dios que da la iniciativa y persevera en relacionarse con la nación de


Israel.

2.1 Significado de YHWH

Dios se da a conocer con el nombre: “YO SOY EL QUE SOY” (Éx. 3:14); o
específicamente: YHWH (Éx. 3:15)3. Este nombre aparece 398 veces en el libro de Éxodo.4
Y muchos estudiosos han intentado dar su significado. Partiendo de la construcción
verbal, en Hifil sería “el que da el ser, el que mantiene el ser”, o en Qal “él es, se manifiesta
actuante”.5 John MacArthur, entiende: “Este nombre para Dios tiene que ver con su
autoexistencia y eternidad”. 6
El nombre YHWH además de revelar la autoexistencia de Dios, demuestra que es un
Ser relacional.

2.2 El accionar de YHWH

Es YHWH quien tomó la iniciativa de relacionarse con su pueblo. Él les preservó y


multiplicó por cuatro siglos; además, les permitió experimentar una cruda aflicción, a fin de
liberarlos con poder y gloria.
Es verdad que “los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron”
(Éx. 2:23); por eso, “oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham,
Isaac y Jacob” (2:24). YHWH los “miró” y “reconoció” (2:25).
Luego observamos el accionar de YHWH:

3
En esta investigación el nombre divino se escribirá YHWH; y no como algunas versiones
españolas traducen: Jehová (RV60), Jehovah (RVA), Señor (LBLA, DHH, NVI), YHVH (BTX); a no ser que
se cite textualmente algún pasaje bíblico.
4
Ernst Jenni, Diccionario Teológico Manual del Antiguo Testamento (Madrid: Ediciones
Cristiandad, 1978), 1: 971.
5
Ibid., 1:969, 970.
6
John MacArthur, La Biblia de Estudio MacArthur (Grand Rapids, Michigan, 2004), 92.
- Llama al personaje que había cuidado (desde bebé) y capacitado (tanto en el palacio
egipcio como en el desierto), Moisés, a fin de que sea el libertador de su pueblo (Éx. 2:1 -
3:9).
- Envía a Moisés como su representante (3:10 - 4:31).
- Demuestra su poder ante el Faraón, los egipcios, e Israel (Éx. 5:1 - 12:36).
- Liberta de la esclavitud de Egipto y los conduce hasta el Sinaí (Éx. 12:37 - 19:2).
- Dicta leyes que regulen la buena relación entre Él y la nación de Israel (Éx. 19:3 - 24:18).
- Describe, ordena y guía la construcción del tabernáculo (Éx. 25:1 - 31:18; 33:1 - 40:38).
- Promete su presencia para el viaje a tierra prometida (33:1 - 34:35).
- Trata a Israel como “hijo, primogénito” (Éx. 12:40), mostrándole amor y corrección.

3. El intermediario de la relación: Moisés

YHWH necesitaba que un israelita sea su representante para liberar y guiar a Israel;
por eso cuidó, preparó y llamó a Moisés. Moisés era el intermediario de la relación, porque
se relacionaba con Dios, era la voz de YHWH para el pueblo, y también la voz del pueblo
ante Dios.

3.1 Moisés y YHWH

YHWH, mediante la teofanía de la zarza ardiente, se reveló a Moisés, le explicó su


plan y le envió como libertador (Éx. 3). Pero Moisés argumentó varias veces no poder
asumir aquella responsabilidad, pero Dios le enseñó obediencia mediante la manifestación
de Su poder (Éx. 4:1-17).
YHWH prometió a Moisés su presencia: “Ve, porque yo estaré contigo” (Éx. 3:12),
y no le defraudó porque realizó las diez grandes señales (conocidas como las 10 plagas) que
condujeron a la liberación de los israelitas de la esclavitud egipcia. Camino al Sinaí
también les estuvo guiando, mediante la columna de nube y de fuego, en el cruce del Mar
Rojo, las provisiones (de agua y alimento) y la victoria sobre Amalec.
YHWH usó a Moisés como su portavoz al pronunciar las leyes que regirían a Israel,
y la construcción del tabernáculo.
Moisés tenía una buena relación con YHWH, pues era el único que recibía
audiblemente el mensaje divino, que subió al Monte Sinaí (cuando los demás ni siquiera
podían acercarse) para recibir las leyes de Dios (Éx. 19:16-25), tuvo en sus manos las tablas
de piedra escritas con el dedo de Dios (Éx. 31:18), hablaba cara a cara con Dios (Éx.
33:11), miró la espalda de Dios (Éx. 33:23), y tenía la libertad para hacer peticiones
especiales, como que Dios no destruyese a su pueblo y que le permitiese ver su gloria.

3.2 Moisés y el pueblo

Moisés se había convertido en representante de Dios y representante del pueblo de


Israel. Su posición de liderazgo, fue tomado por el pueblo, a veces con alegría (Éx. 4:29-
31) y obediencia (Éx. 12:28); sin embargo, se caracterizó por el cuestionamiento (Éx.
14:11-12), murmuro (Éx. 15:25; 17:3), y desobediencia (Éx. 32:1-6).
Moisés no solamente tenía que tener una buena relación con YHWH, sino también
con la nación de Israel, por más que ellos fuesen “pueblo de dura cerviz”. Moisés hacía de
líder, juez para solucionar los problemas cotidianos de la población, e intercesor por su
pueblo ante Dios.

4. El establecimiento de la relación: El pacto

Dios ya había establecido un pacto con Abraham, Isaac y Jacob (Éx. 2:24); producto
de la relación que tuvo YHWH con los patriarcas o padres (antepasados) de los israelitas.
Pacto que tenía sus propias regulaciones y promesas; sin embargo, era necesario un nuevo
pacto con la nación de Israel, que complemente el anterior. Este pacto incluiría a toda la
nación y no como la anterior que excluía a los familiares que no correspondían a la línea de
la promesa.
Dios dijo: “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros
seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros
me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa…” (Éx. 19:5,6).

4.1 Definición de pacto

El término hebreo berit se entiende como “tratado, convenio, alianza, pacto”,7


“compromiso, obligación”;8 “correctamente: círculo, anillo, cadena; por lo tanto, juramento
(de fidelidad), requerimiento solemne”. 9

4.2 El pacto de YHWH con Israel

El pacto fue sellado luego que Moisés leyera el libro, el pueblo respondiera:
“Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos”, y fuesen rociados la
sangre sobre el altar y los israelitas (Éx. 24:3-8).
¿Qué contenía el libro del pacto? Las leyes que Moisés había escrito de lo que oyó
de YHWH (Éx. 24:3-4). Incluían:

- Los diez mandamientos (Éx. 20:1-17), y su ampliación (Éx. 20:23-26).


- Leyes sobre los esclavos (Éx. 21:1-11).
- Leyes sobre actos de violencia (Éx. 21:12-25).
- Leyes sobre responsabilidades de amos y dueños (Éx. 21:26-36).
- Leyes sobre la restitución (Éx. 22:1-15).
- Leyes humanitarias (Éx. 22:16 – 23:13).
- Leyes sobre fiestas anuales (Éx. 23:14-19).

Estas leyes fueron clasificadas en tres: ley moral, ley ceremonial, y ley civil. 10 Sin
embargo, se pueden agrupar en dos: leyes que ayudan a tener una buena relación con
7
Gordon J. McConville, “1382 ”, New International Dictionary of Old Testament Theology &
Exegesis, ed. Willem A. VanGemeren (Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1997), 1:747.
8
E. Kutsch, “ (berît) Compromiso, obligación”, Diccionario Teológico Manual del Antiguo
Testamento, ed. Ernest Jenni (Madrid: Ediciones Cristiandad, 1978), 1: 491-492.
9
Marcus Jastrow, A Dictionary of the Targumim, the Talmud Babli and Yerushalmi, and the
Midrachic Literature (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, 2005), 194.
YHWH y leyes que ayudan a tener una buena relación con el prójimo. Y mediante este
pacto, conocido como Sinaítico o Mosaico, se establece la relación entre YHWH y la
nación de Israel.

5. El lugar para la relación: el monte Sinaí y el tabernáculo

YHWH inició su relación con Moisés en el Horeb, el monte de Dios (Éx. 3:1), y le
encargó la misión de liberar a su pueblo de la esclavitud egipcia, y traerlos a ese monte para
que le sirvan (Éx. 3:12). Moisés fue fiel en llevar a Israel hasta el Monte Sinaí (Éx. 19:1-2).
Ese monte fue el lugar donde YHWH mantuvo una relación estrecha con Moisés y
la nación de Israel; el lugar donde Dios reveló su bendita ley y su majestuosidad. Sin
embargo, ese monte no podía ser transportado hacia la tierra de Canaán. ¿Significa que no
habría un lugar para que se fortalezca la relación entre Israel y su Dios?
YHWH planificó que el nuevo lugar de encuentro sería el tabernáculo. Por ello,
dedicó mucho espacio para describir cómo sería la estructura, el material, sus utensilios, y
ciertas leyes para su funcionamiento (Éx. 25:1 - 31:18). El pueblo respondió con sus
ofrendas y se construyó el tabernáculo conforme a lo que Dios había ordenado (Éx. 35:4 –
39:43).
YHWH dijo: “Y me harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos” (Éx.
25:8); “y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio” (Éx. 25:22);
“y allí me reuniré con los hijos de Israel; y el lugar será santificado con mi gloria. Y
santificaré el tabernáculo de reunión y el altar… Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré
su Dios” (Éx. 29:43-45).
¿Con qué propósito se erigió el tabernáculo? Para que YHWH habite en medio de
Israel; para que sea un lugar de encuentro entre Israel y su Dios; para que sea el lugar para
la relación entre YHWH y la nación de Israel.

Conclusión

El libro de Éxodo relata el establecimiento de la relación entre YHWH y la nación


de Israel. Para esto, experimenta la transición de familia a nación, y Dios tiene que dar la
iniciativa, al decidir libertar a su pueblo con grandes señales y prodigios, tomando a Moisés
como su representante.
El establecimiento de esta relación se da gracias al pacto hecho entre YHWH e
Israel, que consta que éste último debiera obedecer una serie de leyes. Éstas ayudan a tener
una buena relación con Dios y con el prójimo.
Y para que la relación tenga continuidad y haya un lugar de encuentro, se construye
el tabernáculo como morada de YHWH.

10
Kaiser, Hacia una Teología del Antiguo Testamento, 148-154.