Você está na página 1de 76

NUEVOS CRITERIOS SOBRE FISICA COSMICA

Por

Cesar Blanco Vizoso

Derechos de autor: D.N.D.A Nº. de Registro: 1.064 Caracas. El 28 de Julio de 1.997

NUEVOS CRITERIOS SOBRE FÍSICA COSMICA

Una razón elemental nos dice, que dividiendo un objeto en pedazos, aumentan su número a expensas de la masa original. ¿Hasta cuándo? Esto mismo se han preguntado grandes pensadores, desde la más remota antigüedad, entre ellos: Leucipio y Demócrito, y así llegaron a la conclusión, que tenía que existir un principio y que este sería una unidad de características, semejantes entre sí, indivisibles, menos que ella, nada. A ésta partícula elemental, le llamaron átomo, y así quedó establecido este principio por dos milenios, hasta que Crokes, Thompson y Leonard, después Rutherford, con su hipótesis de la estructura del núcleo y sus propiedades fisicoquímicas, dejó sentadas las bases de la física atómica. Los tres primeros decidieron fragmentar el átomo y hallaron que también era divisible y que aquellas partículas, eran idénticas entre sí en cualquier elemento, poseían iguales cargas negativas, por lo que fueron bautizados como electrones. Después, Lorenz, trabajando sobre el efecto Zeemann, demostró su movilidad, dando así el espaldarazo a estas nuevas teorías. Estudios posteriores ahondando más y más en su estructura, calcularon su masa y su radio que resultaba: 0.000.000.02 cts .. Habían descubierto el universo electrónico. Y también el volumen del electrón y su diámetro, cien mil veces menor que el átomo completo, resultando así el radio del electrón 0.000.000.000.2 cts. Dieron una nomenclatura para definir los diversos elementos, nombrándolos por su número atómico, según la cantidad de protones de cada átomo. Y así, tras muchas horas de investigación fueron llenando los espacios vacíos que completaban todos los elementos, desde el Hidrógeno hasta el Uranio, el más denso de los elementos naturales conocido. Fue tanta la conmoción que despertaron semejantes descubrimientos paulatinos, que desechando todos los principios sustentados por sus antecesores de todos los tiempos,

concibieron un cosmos electrónico, totalmente electrónico, donde todos sus procesos

respondían a este orden

Pero esta es otra historia a la que se llegará más adelante.

... Ahora bien, ¿Estaban equivocados los antiguos cuando definieron el átomo?. Ellos se limitaron a definir una partícula elemental que debía ser indivisible, sus lejanos descendientes, dividieron una partícula que creían que era a la que hacia referencia Demócrito; hallaron en ella, electrones primero, después dividieron el propio átomo con aceleradores de partículas y continuaron dividiendo el núcleo en tantas partículas como ahora se conocen, cada día en aumento, según los impactos aumentan igualmente su energía. Pero es el caso, que los antiguos se refirieron a una partícula primordial. Los físicos posteriores pensaron que se trataba de aquella que ellos habían dividido y se inclinaron a pensar que el origen de la materia era solamente energía, lo cual es cierto, aunque no exclusivamente electrónica, ni carente de masa, como más adelante se verá. Fermi consigue por eliminación a partir de los resultados de la desintegración Beta, descubrir una partícula infinitamente más pequeña, dotada de gran energía, pero también de masa, tan exigua, que suponía billones de billones de veces menor que la del átomo de Hidrógeno que a su vez resulta la mil trillonésima parte de un gramo. Cuando verificaba los resultados de la desintegración de gramo de Uranio, observó una apreciable pérdida de masa resultando al final 0.8653 de Plomo y 0.1345 de Helio, y por consiguiente 002 gramos se habían disipado. Pensaron que tenía que ser en forma de radiación pues el número de átomos de ambos elementos obtenidos, era la suma total de los del Uranio. Entonces se decidió que la energía irradiada tenía peso, y bastante considerable, si cuatro Kg ms. de Uranio dejaban un resto de un gramo:

Por lógica, cada uno de estos neutrinos debía ser el átomo de Leucipio y Demócrito, pues ellos no especificaron otra cosa, aparte de la creencia en una partícula elemental de la que estaba formada toda la materia. Y así, esta que conocemos como Neutrino posee masa. Igualmente tras descubrir las propiedades eléctricas de la estructura del átomo, desecharon el viejo concepto de un éter universal, no obstante, tener que insertar en ciertas ecuaciones, un factor hipotético de masa en los cálculos Einsteniano.

A esta partícula indetectable por su tamaño pero determinante, Fermi decidió llamarle Neutrino (neutroncito), por no poseer carga eléctrica y ser de tamaño tan reducido, aunque dotado de energía gravífica y de masa. La ciencia avanza a grandes pasos en las últimas décadas y por ello es preciso proceder a continuas rectificaciones en múltiples campos. No podía ser de otra forma, cuando se persigue algo que reviste semejante multiplicidad de factores que obliga a un paciente trabajo y de encuentros con callejones sin salida en muchas ocasiones, según se van completando los cuadros vacíos de este gran edificio del complejo campo de la física cósmica. El estudio de las radiaciones a través de los cálculos matemáticos en los que ayuda en menor medida la gran herramienta de la espectroscopia, por poseer todas las radiaciones, velocidades de propagación iguales a la luz visible, reviste una de las mayores dificultades, especialmente a su sistema de difusión. La física teórico experimental ha ido desentrañando poco a poco, múltiples incógnitas del núcleo del átomo, hombres como: Broglie, Perrin, Wilson, Coulomb, Camow, Müller, Einstein, Fermi, Eisenberg, Bohr, Mendeliev, Plank o Fukawa, por citar unos pocos de la interminable lista de físicos geniales, que gracias a sus cálculos teóricos y experimentales, lograron alzar algo la cortina del origen de la materia. Sin embargo, aún queda mucho camino que recorrer, especialmente en la interpretación real de los fenómenos e interacciones de las menores partículas. Por ejemplo: Fukawa en 1.933, expuso su teoría de los mesones aplicando las leyes de la mecánica cuántica a los nucleones. Debía haber, según él, una fuerza que interactuara entre protones y neutrones, unas partículas, a las que después bautizaron Mesones y que más tarde se supuso identificados con los rayos cósmicos y en los resultados obtenidos en los aceleradores, como los posiblemente calculados por éste físico. Estos mesones igual pueden ser de un signo que de otro, siendo así los hallados, también neutrales o con carga electromagnética. Este resultado puede implicar muchas cosas, el mérito ha sido alcanzar mediante cálculos semejante hipótesis, lo que cabe a todos los demás, hasta llegar a la verdad, no obstante vienen después el refinamiento y pulido de las ideas originales, aunque en ocasiones atascadas en un callejón sin salida por errores de interpretación de los fenómenos.

Un ejemplo sería patente en el núcleo del átomo, efectivamente se han obtenido mesones de muchos tipos, partículas pertenecientes a estos nucleones, astillas, para explicarlo de alguna forma, de las capas del átomo, lo mismo de los neutrones que de los protones y que sin embargo no tienen porque ser una entidad en sí mismas, solamente partículas arrancadas a los neutrones o protones que una vez desprendidas forman un conjunto especializado, lo que no era cuando formaban parte de la masa de los nucleones. Especialmente porque el átomo no está constituido por unas partículas como corpúsculos, positivas unas y neutras las otras, semejando a la forma de los electrones. El en sí es una partícula de masa compuesta, en que tanto protones, (entidades de masa positiva), como los neutrones (entidades de masa neutra), forman capas o campos de peso desigual entre sí hasta completar una esfera en que siendo el íntimo núcleo un protón, está envuelto en una serie de capas o campos sucesivos superpuestas y alternas, positivo/neutral como nucleones posea un átomo determinado. Ahora, para terminar el prefacio, conviene aclarar que en esta monografía no se expondrán cálculos matemáticos que demuestren la exactitud de sus aciertos, o en todo caso, solamente algunos para comentar discrepancias que en ellos puedan existir. Quede eso para los físicos-matemáticos, aunque puede asegurarse al posible lector la certeza de los procesos que se irán describiendo y recordar que no debe olvidarse el origen de este edificio cósmico, que es uno e indivisible: Una partícula elemental, una casi fantasmal concepción de la física moderna tan poco conocida aún El Neutrino. En el universo de Albert Einstein, no hay cabida para el éter cósmico de las ideas tradicionales, cuando introduce el concepto del movimiento relativo de los cuerpos. Esta era la cristalización de muy viejos experimentos mentales: ya Galileo había escrito algunas suposiciones al respecto, donde imaginaba un camarote cerrado y aislado de todo movimiento o ruido en el mar, y dentro de el, unos insectos volando y otras cosas, peces, etc., que para ellos, aquel sería un universo sin más puntos de referencia que aquel recinto. También Michelson Morley fijó su atención en el relativismo. Más adelante se anotaran una de sus series de fórmulas, que no pasaron de un juego matemático para su propio autor. Pero lo mismo en la concepción Einsteniana que en la de Galileo, no se toma en consideración una verdad evidente. Y adoptando los propios experimentos mentales de Einstein, como gustaba de llamarlos, podemos suponer perfectamente, un móvil en el

espacio vacío, sin punto alguno de referencia. Ahora tomemos dos cuerpos. Uno esta quieto. ¿Porqué?. Porque está quieto. (Estamos haciendo un experimento mental) al otro le hemos dado movimiento. Ahora bien, matemáticamente no podrá definirse quién se mueve con respecto a quién, ambos serán relativos, pero si sabemos que solamente uno está en movimiento con respecto al otro, pues sabemos que el primero está inmóvil, pues no le hemos imprimido movimiento. De forma que lo que es relativo para las matemáticas, pudiera no serlo en la más abstracta realidad. Como un ejemplo más: los trabajos de dos físicos premios Nóbel en la década de los setenta, que entre otras cosas sostenían, lo mismo el Hindú que el Norteamericano, que los cuerpos en el universo, no se separan a velocidad luz, por el contrario todos se contraían a esa velocidad. Efectivamente, matemáticamente es perfectamente factible pero sabemos que solo una de estas posibilidades puede ser cierta; entonces la conclusión sería, que no podemos dar como axioma a este respecto la solución matemática de ciertos fenómenos como los expuestos. ¿Por qué falla ésta? No! porque fallamos nosotros al no incluir un tercer punto de referencia y esperar que la solución real, se ajuste a un enunciado mal planteado por falta de datos. Pasemos ahora al concepto del espacio-tiempo; según otro cálculo mental de Einstein, cuando pone el ejemplo de dos trenes en direcciones opuestas, que no repetiremos por conocido. Aduce que efectivamente, habiendo puesto en hora los relojes de ambos al cruzar la locomotora de un convoy con el furgón del otro, si van en direcciones opuestas, la señal de la hora de un tren se irá retrasando con relación al otro, ya que la señal llegará con retraso a la velocidad de la luz. Después, por su fórmula Mc2, deduce que la diferencia de tiempo, no es apreciable de no alcanzar limites que pueden ser a partir de la tercera parte de la velocidad de la luz en adelante, como se desprende por el desarrollo de ésta fórmula, y según esto, no solo se atrasa el tiempo de los relojes con respecto al cuerpo en reposo, sino el mismo biológico. De todo ello se deduce la contracción del tiempo del cuerpo en movimiento respecto al del que esta en reposo, y según también este enunciado, precisarse de una fuerza infinita al aumentar la inercia de la masa por el cuadrado de la velocidad de la luz, como deja ver claramente el desarrollo de la fórmula Mc2, pues según este físico la luz es un máximo insuperable.

Sin embargo, sí en lugar de tomar la luz como ese limite, lo podemos hacer (téngase en cuenta que es un experimento mental), por medio de la comunicación telepática entre dos individuos, ya que según algunos, ésta es instantánea, tendríamos que serían los mismos tiempos horarios en el mismo momento, aunque la separación entre ambos cuerpos fuera de cientos de años luz o viajando a una velocidad próxima a ella. Tomemos ahora el aumento de masa que según la velocidad alcanzaría índices muy elevados, haciéndose evidente a partir de un tercio de la de la luz, como efectivamente se ha comprobado en los aceleradores de partículas más avanzados, respondiendo así a lo calculado en esta fórmula. Pero esto tampoco confirma que la energía cinética se transforme en masa, siendo según esto una forma de energía. Teniendo presente el cuadrado de la velocidad de la luz, vemos efectivamente que para velocidades pequeñas no influye ésta supuesta transformación que va aumentando por el cuadrado de la velocidad luz ajustándose a la fórmula que tratamos. Sin embargo, sí tomamos el desechado éter cósmico por Einstein y lo llenamos de neutrinos, como es en realidad e iremos explicando, veremos que ajustándonos a esa misma fórmula, una masa en el vacío relativo (el vacío cósmico), pequeña como una partícula o grande como un aerolito si alcanza velocidades próximas al as de la luz produce un efecto que semejaría al de un automóvil en el aire atmosférico un vacío en su desplazamiento en aquel caso, realmente absoluto que aumenta por el cuadrado de la velocidad de la luz y de su masa y este vacío absoluto causado en el vacío cósmico forma como en el caso del automóvil del ejemplo, un vórtice de succión, como se explicará más adelante y así la relación de la diferencia de masa y velocidad entre un cuerpo de gran masa moviéndose en una atmósfera densa como la del ejemplo y un objeto desplazándose en el vacío cuya densidad es trillones de veces menor, se compensa por el aumento de su velocidad para producir iguales efectos. Para ello solo alcanzando índices que superan un tercio del de la luz se produce el mismo efecto que se desarrolla en un cuerpo a menor velocidad moviéndose en una atmósfera más densa. Y esto lo mismo sucede en el vacío estelar que en un acelerador de partículas, pues solo cuando la masa alcanza velocidades tan elevadas comienza a abrir una estela un ducto de vacío absoluto en el campo neutrínico universal con lo que forma un vórtice capaz entonces de succionar estas partículas indetectables fijándolas en la masa en un aumento progresivo,

no infinito pues este será hasta completar el vacío en la estela, absorbiendo gracias a eso esas elusivas partículas por su ínfimo tamaño de las que está saturado el vacío cósmico, que como se ve no lo es, y al contrario que la fisión y fusión nuclear en que las partículas lentas son las ideales para impactar en los núcleos, en este caso son las rápidas las que fijan la masa de neutrinos libres que a menores velocidades pasarían a través de ella sin el menor obstáculo, como sombras a través de la masa, pero que al alcanzar velocidades críticas impactan antes que pasar libremente entre las partículas en las que se posarán como el polvo meteórico se posa en un planeta, en este caso a razón de trillones de partículas por segundo. Se añadirá, que una partícula que en un acelerador ha recorrido casi 300.000 kilómetros en un segundo y aumentado su masa original hasta seis veces, establecería la veracidad de la fórmula Einsteniana en ese aspecto, para empezar, la diferencia; no es una progresión infinita, si no hasta un máximo limitado por la apertura de vacío completo en el ducto abierto por el móvil al alcanzar las proximidades de la velocidad luz, por no corresponder el aumento de masa a la energía cinética, sino al campo neutrínico: la masa diluida del cosmos, la gran reserva del universo, receptor de todas las radiaciones por la ley de la conservación de la energía y a donde va a parar toda la masa de todos los procesos universales que en forma de radiación emiten los cuerpos celestes; igual soles que planetas. Recuérdese que solamente esa pequeña estrella, el sol, pierde 4x10.11 toneladas por día, al esparcir su radiación al espacio, o la desintegración de los elementos donde igualmente pierden un elevado porcentaje de masa en forma de radiaciones , neutrinos que pasarán a formar parte de la reserva cósmica, como el agua evapora de los organismos vivientes regresa a la tierra o al mar ajustándose igualmente a la ley de la conservación de energía, pues la hipótesis de la degradación por entropía del universo, no es una realidad. No existe perdida de masa, tampoco nivelación de energía, las radiaciones en forma de neutrinos, vuelven a formar parte de la reserva con la cual comenzó el cosmos, con su fuerza gravífica, sin pérdida de energía en ese estado y que volverá a condensarse, una y otra vez, en nuevos elementos, en un proceso continuo, lo mismo que aumenta la masa de los cuerpos por su fuerza cinética al absorber las partículas en su recorrido. Y volviendo al tema anterior: la masa continuará aumentando en el móvil, según la fórmula conocida y descrita, hasta alcanzar la velocidad de la luz, después, seguirá absorbiendo

masa sin aumentos progresivos, pues a esta velocidad se ha completado el límite de máximo vació.

Por

tanto,

el

límite

de

capacidad

de

aumento

de

absorción

de

neutrinos,

las

transformaciones de Lorenz, después de haberse publicado los resultados de Michelson - Morley:

masa sin aumentos progresivos, pues a esta velocidad se ha completado el límite de máximo vació.

Fueron considerados por su propio autor y por otros físicos como un curioso juego matemático. Fue Einstein, el que afirmó que estos representaban una realidad física y el que causó la transformación de las ideas clásicas y de sentido común de espacio y movimiento, lo que no fue sino una falacia. Primeramente por que nada tienen que hacer las radiaciones como la luz o cualquiera de las múltiples existentes, con la masa, si las estudiamos como entidades en si mismas. Es claro que ninguna de estas teorías ha sido confirmada plenamente, ni siquiera, la diferencia de tiempo entre un reloj moviéndose a gran velocidad en el espacio, respecto a otro en reposo, si no es por las lógicas diferencias, que puedan causar en cualquiera de ellos la gravitación. La confirmación buscada, bien por los pelos, de la extensión o por la dilatación del tiempo por la velocidad en el estudio de los rayos cósmicos que alcanzan la superficie terrestre que dieron como resultado, que los mesones rápidos llegaron a tierra en tanto que los mas lentos, por el contrario se transformaban al penetrar en la atmósfera en otras Partículas. (1)

masa sin aumentos progresivos, pues a esta velocidad se ha completado el límite de máximo vació.

Para los muy rápidos con energías de 250mev., el tiempo de vida fue de 2X10.3. Para los lentos solo 100 mev., de energía, su tiempo de vida solo alcanzó 5X10.4, que dieron aparentemente la confirmación de la dilatación del tiempo Einsteniano =

masa sin aumentos progresivos, pues a esta velocidad se ha completado el límite de máximo vació.

Según esta conocida fórmula, pero como antes se dijo: la llegada de los mesones más rápidos al suelo y su diferencia con los lentos, más que por el resultado de estas ecuaciones, responde al principio de que por su velocidad no encuentran partículas que impactar en su

(1) Un meson positivo o negativo es transformado en un electrón o un positrón más dos neutrinos.

recorrido en la medida de los lentos; exactamente como sucede con la fusión y en la fisión del Uranio o del Plutonio, que precísense partículas lentas, para de esta forma, alcanzar los núcleos que de otra forma no podrían, o la necesidad de una masa crítica en la fisión para evitar que las partículas pasen esta masa fisionable antes de alcázar algún núcleo que cascar al no hallar a ninguno en su recorrido, dada su velocidad y el lapso de tiempo del proceso. En los experimentos efectuados con placas fotográficas sensibles se encuentran los trazos de las partículas cuando se desintegran transformándose en un electrón y dos neutrinos. Efectivamente, las de alta velocidad alcanzan una distancia mayor al penetrar en la atmósfera terrestre, superando los mil metros con relación a las más lentas que tienen mayor ocasión de alcanzar un blanco en su recorrido; como un soldado perseguido por una lluvia de balas, que cuanto más corre, más posibilidades tiene de no ser alcanzado, como se aprecia en la emulsión fotográfica de estos experimentos. Nada tiene que hacer la radiación con la masa, sino es como resultado de un estado vibrátil de ella, como se explicará más adelante. Las olas del mar causadas por un objeto que cae en el agua o por el viento, no podemos considerarlas como elementos en sí mismos sino como consecuencia de un estado transitorio del agua. Solamente así se unifica el amplio campo de las radiaciones. Absurdo es definir cada una de ellas como un ente en sí mismo, pues la velocidad de la luz es igual para todas las radiaciones. Si fueran como piensan, deberían clasificar lo que son diferentes longitudes de onda con igual velocidad de propagación, que demuestran no ser otra cosa que el estado vibrátil expansivo a velocidad luz de ese éter cósmico desechado por Einstein, perfectamente definido por Plank como paquete de energía que se ajustan a la mecánica cuántica, auque excluyendo la idea del electrón fotón, esas partículas viajeras inexistentes. Y así Einstein se vio en verdaderos apuros al fabricar un cosmos sin conexión alguna, donde las fuerzas gravitacionales, magnéticas y demás tenían identidad propia. No ha habido falacia mayor en todo este cúmulo de enunciados magníficos como expresó Lorenz y otros, como un juego matemático pero no sujeto a una realidad objetiva. El aumento de masa, como antes se dijo, comprobado experimentalmente en los aceleradores de partículas, supone que en un segundo en que estas alcanzan un recorrido de

casi trescientos mil kilómetros, como sucede con las partículas alfa inyectadas en el circuito que aumentan su masa hasta seis veces, en la proximidad de la velocidad de la luz, no significa que su engría se haya convertido en masa, pero si, en cambio, que superando en más de un tercio la velocidad crítica se establece ya un mecanismo que permite abrir un ducto tras ella de vacío real, absoluto en este conglomerado de partículas infinitesimales que se conoce como vacío cósmico o ausente de cualquier gas y que proyectan la masa elemental en forma de neutrinos, en principio ajustándose a la fórmula Einsteniana, sólo en principio, como se ha explicado anteriormente. Así que el resultado en principio se ajusta al enunciado diferenciándose en que su aumento de masas no es infinito, con lo que la fórmula deja de ser exacta por no poder significar todas sus consecuencias: la falta de un tercer factor que ponga límite al aumento de masa al completarse el vacío ideal causado por

la partícula con su velocidad, pues es entonces cuando la masa continuará su aumento equivalente al vacío causado por el desplazamiento de la partícula o del móvil. Sucede con esto, algo parecido a los Yokones de Fukawa (los mesones), y también la cantidad o mejor dicho el reparto de los nucleones de igual signo ya que Fukawa halló por cálculo una partícula de masa doscientas seis veces la del electrón, que según él obrarían de

intermediarias como se dirá en “Átomos Pesados”, y no por eso serían las responsables,

como ya se ha repetido en otras ocasiones de la conexión nuclear. Sino una más de las partículas que después fueron apareciendo tras los impactos de los aceleradores de

partículas, como así otras, también, más pesados; tan pequeñas como los neutrinos de Fermi en sus cálculos por diferencia de peso en la transformación de elementos y otras también

como la Xi o Lambda que superan en mucho el peso del neutro (ver átomos pesados). Y si el átomo tiene conexión no se debe ciertamente a los mesones. Difícil o mejor dicho imposible mantener unidos a semejantes presiones, partiendo de un núcleo donde neutrones y protones lo suponen como cúmulo de partículas a las que Fukawa había aplicado los principios de la mecánica cuántica de los electrones, lo que no facilitaba ni con mucho su

enorme conexión, como se expondrá igualmente en “Átomos Pesados”.

La confirmación de que son campos y no unidades podemos verlo en la fusión del Uranio que va acompañada de la expulsión de 1,5 neutrones y en algunos casos se observan otras cantidades decimales, lo que significa que no son unidades independientes, sino campos de

cobertura equilibrados por sus energías opuestas y su presión gravítica, gracias a la

disposición de los nucleones hasta dar una tensión superficial de grandes proporcione,

como se indicará igualmente en “Átomos Pesados” y que cuando es anormal, entran en

acción mecanismos equilibradores, lo que se referirá en detalle más adelante, que irán transformándolo, tras una serie de transmutaciones en un elemento estable, en forma de plomo. Y volviendo a las radiaciones, lo mismo que las olas del mar generan una fuerza y un momento mecánico al chocar con un objeto, de igual forma la luz que no podemos designar como partículas: los electrones fotones, sino vibraciones inciden, como se ha comprobado en un objeto imprimiendo una fuerza, lo mismo que sucede con la cabellera de un cometa desviada por la fuerza lumínica y debe aclararse, que no son estas partículas, electrón fotón las que empujan las cabelleras de los cometas, sino las ondas expandiéndose en una vibración de partículas de las partículas elementales (neutrinos) que por estar en el caso del cometa, en un nivel visible podemos observar su radiación, y como las estelas de los buques, símil expresado por Gamow pueden cruzarse estas ondas con otras de diferentes frecuencias sin interferir entre si (mas adelante se referirá la calidad selectiva de la energía según la mecánica cuántica en la excitación de las partículas(energización) determinada según el grado de esta y el tamaño de las partículas). Volvemos a los ductos abiertos por la masa a velocidades críticas en el vacío cósmico. Es bueno aclarar que partiendo de una masa tan tenue como es el desechado éter cósmico, que por ser varios billones de veces menores cada una de sus partículas que un electrón, transitan entre el núcleo de los átomos libremente, pues con relación a esto no es mayor su densidad que la sombra de una nube en la tierra lo que impide precisamente su dispersión o absorción y no puede formarse un agujero, un hueco de vacío absoluto, si antes a la masa no se le imprimen velocidades que alcancen más de un tercio de la velocidad de la luz; es entonces cuando comienza a formarse un vórtice que aumenta por el volumen del móvil y del cuadrado de la velocidad de la luz, hasta llegar a un máximo, que es al que se mueven las ondas en el espacio: 300.000 Km. por seg. Alcanzada esta, la masa ya no aumenta por el cuadrado, continuará absorbiendo masa según este máximo, aunque pase de ese límite, pues no puede ser el volumen de absorción mayor que la suma del vacío absoluto de vórtice abierto que lo permite. En el capitulo Hoyos, Agujeros Negros, puede verse un proceso de formación que guarda alguna relación,

alguna semejanza con la reacción originada por una partícula moviéndose a velocidad lumínica. Y hablando de la luz; se explicará como estas y las demás radiaciones, cuya única diferencia es la longitud de onda y su intensidad por consiguiente, no influye en nada en la variación del tiempo real, solamente en el tiempo de información. Si un móvil superará aquella, cosa perfectamente factible, se vería aparecer como surgido de la nada para recibirse a continuación, dependiendo de su máximo de velocidad una secuencia retardad de imágenes de su aproximación y llegada. Porque la luz no es un máximo insuperable, solamente la máxima velocidad a que el éter transmite sus ondas de vibraciones en cuantos de energía efectivamente, en un proceso de relevo de partículas de la masa neutrinica a que este éter expande sus vibraciones en el espacio, no influyendo en nada en el tiempo real, solamente repetimos en el tiempo de información, que nunca, por consiguiente, será superior al de la velocidad de la luz, si se transporta por este medio (ondas de radiación) a través del espacio; de forma, que una imagen llegará al observador a velocidad luz, pero un móvil puede llegar hasta él tantas veces más rápido como sea la velocidad que se le haya imprimido. Una nave que viajará a una velocidad próxima a la de la luz daría a conocer su presencia en las proximidades del observador, contrayéndose, no el tiempo real sino el de información, y si superase aquella, se vería aparecer como antes se dijo, como surgida de la nada, mientras que la visión de su llegada podría retrasarse tanto tiempo, como aquella hubiese superado su velocidad crítica. Así puede superase cualquier velocidad de las radiaciones, en principio a través del espacio, una y mil veces, y el aumento de masa aunque nunca pasará de un máximo, el del vacío producido por su velocidad. Es pasando de ella que sería en este caso el dela velocidad de la luz, el aumento se mantendría a un nivel constante, lo que en la práctica aunque no infinita como en el enunciado haría imposible estos desplazamientos. Un cuerpo ni se comprime ni se reduce y también es factible mantener una velocidad súper lumínica constante aquel que logre un sistema de repulsión del campo neutrinico local; cosa complicada por no obedecer este más que a leyes gravitacionales, pero es perfectamente factible.

En este caso la expresión:

alguna semejanza con la reacción originada por una partícula moviéndose a velocidad lumínica. Y hablando de

No tiene razón de ser. Sería válida para una aceleración instantánea: de cero a velocidad luz. Pero no para un aumento progresivo constante. Incluso, una vez alcanzada cualquier velocidad sea cual sea, eliminando el impulso, por pequeño que este sea, flotará a la velocidad imprimida, no importa cual sea esta, lumínica o súper lumínica. Un solo gramo de energía aplicado al móvil conseguirá este resultado, no importa el tiempo que precise para ello. Y así que dividiendo el impulso por el tiempo de aplicación se anula el factor infinito de la ecuación. Si, se puede afirmar, que un éter uniforme y estático diluido en el espacio, la concepción de los antiguos, no se ajusta a la realidad. Resulta tan falso como el vacío de Einstein. El espacio es una célula vibrátil excitada por todo tipo de vibraciones que en forma de paquetes de ondas de diferentes frecuencias lo mantienen en continua actividad y un campo gravitacional universal que actúa en las partículas elementales y a consecuencia de ellas, de masa casi nula, pero masa, que al aglutinarse forma los cuerpos palpables. La presión ejercida por la luz como la ejercida por otras radiaciones, aquellas que no sean de onda tan corta, de tan alta frecuencia que penetren la masa sin dificultad y que como la luz, ejerzan una presión mesurable, capaces de empujar las moléculas de un gas, como antes se dijo, se pueden comparar con la presión ejercida por las olas, sin que por ello se vaya suponer, que cada una de ellas según su tamaño sea un factor en si mismo. No existe el electrón fotón como lo conciben. La existencia de la presión de la luz, es algo perfectamente comprobado, ya desde Levedeiev, calculaba como dos veces la cantidad de energía reflejada dividida por la velocidad de la luz; y así hubo de atribuírsele un momento mecánico igual al producto de la masa luz, que cae sobre el espejo, si se emplea ese medio, en la mitad de tiempo, por su velocidad. Comparada esta relación con la relación empírica: P LUZ = 2MC

Se llegaría a la conclusión de que masa es:

P LUZ = 2E

No tiene razón de ser. Sería válida para una aceleración instantánea: de cero a velocidad luz.

Pero esta serie de expresiones no dan razón absoluta de que la luz es en si misma, pues como puede verse en ellas mucho mejor se adecuan a la masa de las ondas vibrátiles que inciden en el objeto y no precisamente en una forma de energía que se transforma en masa y viceversa. La masa tiene energía, pero es masa, desde su origen, infinitesimal, pero masa, si nos referimos al éter universal. Así la primera expresión es válida calculando la luz como impactos de una masa neutrinica en paquetes de ondas sucesivos, y como antes se dijo, clasificar por nombres las diferentes radiaciones, aunque es necesario para darles una identidad de origen, es parecido a clasificar las olas del mar por sus diferentes tamaños y fuerza pero sabiendo que son parte del mismo elemento a diferente volumen y velocidad, su energía. Así pues, los cálculos de velocidad, masa y energía, continúan invariables, con la diferencia, que su momento mecánico es esclaro si se ve como una onda de choque causada por la acción de un elemento de masa por pequeño que sea, como es el correspondiente al campo neutrínico, el repudiado éter cósmico. Y la trasformación de masa en energía y viceversa, no tiene razón de ser, si consideramos que toda la energía emitida, comprobado por la diferencia de peso de las partículas transformadas, sigue siendo masa. Así visto, no hay transformación, solamente reducción, mejor dicho división. Y de esta forma volvemos al principio de una unidad elemental primordial, que como se dijo al comienzo de esta introducción, no es el átomo conocido,. Pero sí el de Leucipio, pues él se refirió a una partícula de masa que ya no podía ser dividida, y eso sucede con esta (hasta el presente) al punto que hoy es confundida como una forma de energía pura por su tamaño infinitesimal que la eleva con relación a la palpable, a la categoría de fantasmal, pero masa en definitiva. Y así, esa cantidad de 4x10.11, toneladas que cada 24 horas irradia el Sol al espacio, por ejemplo, no es otra cosa, como se ve, que masa, por pequeña que sea y como es natural, no se pierde pues lo mismo que se espació en el espacio, volverá a aglutinarse en algún momento, como ya sucedió al principio, en un continuo aporte de elementos que garantizan la vitalidad sin envejecimiento del sistema universal. Se debe tomar en cuenta, que el principio del conocimiento del átomo es muy reciente, y que aquellas partículas que hoy se conocen, son el resultado de una serie de pruebas y

descubrimientos deductivos que comenzando desde su exterior, fueron profundizando hacia su incógnito núcleo. Ya en las primeras décadas del presente siglo, comienza a perfilarse con Rutherford el átomo como un núcleo de carga positiva y una nube de electrones girando en su exterior. Mas tarde Geiger y Madsen establecerán que la carga del núcleo es equivalente al número de electrones de su cobertura. Falta aún por revelar la incógnita de la diferencia de peso de un átomo con relación a su carga, y así, por deducción lógica descubren el neutrón, una partícula de masa, prácticamente igual al protón pero sin carga electromagnética y la tesis de Plank, rechazando los trenes continuos de ondas en favor de los paquetes de energía individuales definidas por los niveles cuánticos, dependiendo de la frecuencia de la vibración y directamente proporcional a ella, que podrían describirse por la fórmula: e = h v. En que h, es una constante universal, a lo que bautizó como cuantos de luz o cuántos de radiación y la constante universal como constante cuántica, cosa ciertísima, pero cambiando su calidad electromagnética por un estado neutral, ya que no es el electrón fotón, sino paquetes de ondas neutrinica, como ya se ha explicado antes. Y así, después Bohr, completándolo Somerfell, fueron dando las medidas de las orbitas cuánticas de los electrones. La única diferencia, sutil si se quiere, está en que si bien los electrones proceden según estos enunciados, la energía irradiada no es transportada por ellos, que están sujetos a las rígidas leyes de la capacidad de arco, entre otras cosas, a las de la misma mecánica cuántica, sino a los neutrinos del campo universal y no a partículas con movilidad independiente, pues aquellos forman la sopa infinitesimal del universo, encargados de recibir y transmitir estas vibraciones según la energía recibida, en relevo, exactamente a los paquetes de energía de Plank. De esta forma cualquier variación en el campo electrónico como así mismo, el de los núcleos es transmitido por estos conductores universales sin que cada una de las partículas transmisoras cambie su posición en el cosmos. Igual las radiaciones visibles al ojo humano que cualquier otra. Los gamma, por ejemplo. Ninguno de estos cálculos invalida, más bien refuerzan la ley de las emisiones de energía en paquetes de ondas en forma de vibraciones ondulantes de partículas elementales, transmitiendo la energía recibida de los núcleos del campo electrónico excitado. Si fueran

partículas con carga electromagnética estarían sujetas a todas las distorsiones causadas por los campos magnéticos en su recorrido por el cosmos, y por su masa independiente por los campos gravitacionales de las masas estelares. En una palabra el transporte de las radiaciones por partículas independientes con carga electromagnética o sin ella es un absurdo que no debería haber tenido un solo segundo de existencia. Así pues, no existe ninguna partícula que podamos llamar electrón fotón. La emisión de electrones al incidir una radiación de luz o de otra en una superficie metálica, no es causada por el impacto de esos electrones fotones, que las radiaciones no a cortan ninguno, y como se sabe, estas solamente reaccionan a las fuerzas gravitacionales, y así, cuando inciden en una superficie metálica como antes se decía, se produce, el mismo fenómeno del paño o la mano cuando frota un trozo de vidrio, de ámbar o plástico o los granos de arena rozando los cables desnudos de los tendidos eléctricos empujados por el viento, que expulsan electrones por fricción, con una intensidad equivalente a la fuerza del impacto y a la cantidad de partículas que intervengan, sea una radiación, unos granos de arena o las moléculas de la piel o de un paño. El electrón fotón, no tiene razón de ser, como puede observarse en el comportamiento ante los campos magnéticos o los gravitatorios, que tratándose de luz, que esa radiación si podemos observar con comodidad, reaccionan ante un campo gravitacional muy intenso, como por ejemplo los soles. Si fuera electromagnético sería anulado por el campo eléctrico de los mismos, pero como se dirá mas adelante, la aberración de la curvatura de la luz en la vecindad de un cuerpo de gran masa como el sol, no responde a que esta radiación se desvíe por si misma en ningún sentido, solamente, gracias a que la vemos , nos muestra la tensión del campo neutrínico universal, afectado por la gravedad de una gran masa cuya tensión deforma el campo neutrínico vecino alrededor de ella, y que las partículas excitadas nos permiten ver, como la cámara de niebla en el laboratorio nos permite ver los trazos de las radiaciones gracias a la atmósfera reinante en el interior. Así que las exposiciones de Plank al respecto y lo mismo que las ampliadas por Einstein, Niels, Bohr o Somerfell, son válidas si se elimina de ellas su condición electromagnética, solamente en el mecanismo de transmisión de las radiaciones y se sustituye por ondas del campo universal formado por partículas de masa neutral, tan tenue que es difícil, sino

imposible, detectar individualmente, transmitida en paquetes de ondas a todo el cosmos por relevo. Y para terminar, aunque en la presente monografía no se hace referencia a este punto trataremos algo de la cuarta coordenada: El tiempo según las conclusiones de Minkowsky, presentándolo como un doble cono, para ello tomó como base le velocidad de la luz por ser aparentemente estable. Este cono unido por sus vértices que serían el presente y de allí expandiéndose hacía el futuro o al pasado, no pasa de ser un curioso sistema para exponer gráficamente una relación matemática que no se expondrán aquí por tratarse de una idea que tiene mas afinidad con la filosofía que con la física, tal como el lo presenta. Abel dice, al respecto, cosas muy interesantes sobre el tiempo y este enunciado, si merece el interés de la física teórica, pero por ser un campo ignoto hasta el presente y el desarrollo de las razones de Abel toman un espacio muy amplio, por su complejidad y difícil comprensión.

Fin del prefacio.

AGUJEROS NEGROS

Este fenómeno sería comprendido con mas claridad si se desecharan ciertas teorías

sobre la estructura y forma del universo, además de otras, igualmente absurdas como la de la expansión de la luz, que ya hemos comentado en el prefacio. Dice Abel:

“Toda la masa del universo flota, por decirlo de alguna forma, en un plasma gravítico,

energético, inherente a ella misma (masa dividida en partículas infinitesimales) que escapa a la investigación de la instrumentación actual; la membrana que enlaza toda la estructura universal, interconectando todo el cosmos con sus pulsaciones que a velocidad luz se transmite a toda su extensión, de características gravífica, no electromagnéticas.” Cualquier perturbación en uno u otro punto del universo se transmite a todo el conjunto en forma de radiaciones de diferentes longitudes de onda en todas las zonas del espectro. La luz como es sabido es una de ellas, en pulsaciones ondulatorias inducidas por cualquier excitación que serán inducidas en relevo por las partículas elementales. La curvatura de la luz, debía haber dado ya la clave a quienes la estudian, efecto óptico causado por el plasma gravítico en la vecindad de un cuerpo de gran masa, como el Sol en este caso, que la luz hace detectable al permitir ver la deformación causada por la gravedad en el plasma universal, gracias a las partículas excitadas en el espectro visible. Nada mas lejos de un móvil independiente. Bueno es tener esto en cuenta para la comprensión de las características de un agujero negro. La fuente de energía igual que su capacidad de absorción de masa, como la disrupción del paso de la luz, no se deben así a la idea actual de la existencia de una masa de tan alta densidad cuya fuerza gravítica absorbe o impide el paso de la luz. Aquí es todo lo contrario: la falta de este tejido universal en esa zona determinada del espacio. Son variadas las causas que pueden originar iguales consecuencias. Por ejemplo: La implosión de una masa de gran volumen (una supernova de características especiales como se explicará mas adelante) causa de un doble efecto de absorción y expansión, en segundo término, del plasma gravítico universal en una zona determinada en forma de vórtice de

gran velocidad de rotación, de tamaño y penetración variables, según intervengan diversos factores, tanto de magnitud como de posición, como se detallará mas adelante, formando una especie de ducto, un pasaje de vacío absoluto (realmente absoluto, carente del plasma neutrínico. A este vacío real a partir de ahora se escribirá con mayúscula para diferenciarlo del vacío conocido). Con paredes de gran densidad en comparación con el espacio circundante en las que se ha acumulado el plasma de un área muy basta, si se considera que alguno de estos agujeros, superan los100.000 años luz de diámetro, como mas tarde se verá en algunas graficas. Esta inmensa cantidad del fluido gravítico acumulado en el borde de singularidad y en menor proporción, en las paredes del ducto, consigue que la perturbación se mantenga en una zona restringida que junto a la energía colosal desarrollada por el vórtice abierto, son las causas de las poderosas fuentes de radiación detectadas en ellos, tan intensas como la masa gravítica acumulada, la energía desarrollada por el vórtice y por ella misma, la masa elástica que presiona las paredes y el borde exterior donde se inicia la apertura. La masa proyectada hacia esa nada física, a ese vacío, realmente absoluto, forman su propio universo independiente, tan grande o tan pequeño, como sea la masa absorbida, que seguirá en este nuevo entorno con sus mismas leyes físicas exactas, rodeada de su propio plasma gravítico, por ser parte inherente de ella, igual que sea del tamaño de un garbanzo que un grupo de galaxias. Este sumidero, dependiendo de su tamaño, continúa con el tiempo absorbiendo materia, proyectándola a una dimensión de no espacio que seguirá poblando de sistemas estelares, que crecen de momento independientes del original del que salieron, hasta que la masa de ambos se equilibre en aquella vecindad. Semeja en alguna forma a un sistema celular cuyas separaciones intermoleculares pueden fusionarse al completar su desarrollo, aunque en este caso manteniendo su singularidad individual, pero formando un solo cuerpo con el original y precedente siempre mas grande cada vez, en forma de ramificaciones espirales que se irán cerrando en formas concéntricas

como se explicará mas adelante en el apartado “neutrinos”.

Tras estas explicaciones, podría suponerse, dice Abel, todo el contenido universal dentro de una especie de globo continente de toda materia, pero no es así, debe mejor imaginarse

como una voluta de humo más bien, en forma de serpiente irregular, formando una cerrada

espiral, con el otro universo de antimateria, como se explicará mas adelante, por ser el

plasma gravítico inherente a la materia , el que se expande a velocidad luz, si no es contenido por las fuerzas contrarias del universo paralelo, que sirven de equilibradoras,

para ambos, como en el apartado “neutrinos” se expondrá. De forma que un agujero negro

que comunique parte del interior con el exterior, no forma precisamente una abertura en una pared delgada, como un hueco practicado en un globo, sino un ducto a través de su composición que perforando ambas espirales universales se abre paso en una nueva ramificación, como se explicará igualmente en “neutrinos” cuyo ducto puede alcanzar algunos millones de años luz. El universo visible, lejos de ser el resultado de una explosión primaria, el Big Ban, que ahora barajan algunos, no es ni siquiera el original, sino el producto de un flujo constante de otros, exteriores y anteriores, muchos ya fusionados formando así un solo tejido. Otros en período de expansión en un aumento constante desde el comienzo que va mas allá de los 15.000.000.000 de años asignados al nuestro, a esta rama reciente del mega universo, formado por todos, de la que a su vez están partiendo otras nuevas como puede deducirse de lo que se viene comentando. Si bien por estos ductos la masa es absorbida por diferencia de densidad, una especie de bomba cósmica, no sucede así con el fluido gravítico por ser este de masa inferior a su cohesión elástica y con su vórtice de rotación de alta tensión y baja densidad, que sirve de protección a su vez al universo circundante, y generador de una energía equivalente a los parámetros descritos. Por este sumidero se precipita la masa vecina a ellos, y la lejana irá siendo atraída a velocidad creciente hasta precipitarse en él y proyectada a esa zona a la que se hizo referencia. Nada cambia en el entorno de la masa en tránsito por este no espacio que ahora le servirá de continente, como lo es del universo visible, ya que como antes se dijo: la masa forma su propio universo, es el Universo. Cuando se equilibra un extremo del ducto con el espacio original desaparece el vórtice, como un remolino cuando el agua equilibra el desnivel, quedando el nuevo grupo universal integrado al precedente, indetectable. A partir de entonces no se podrá distinguir si es una ramificación, o la misma espiral de la que partió, pero es un nuevo universo, que siendo

parte del anterior, formará una nueva espiral concéntrica, en un apretado helicoide con su hermano de antimateria, unidos íntimamente pero aislados, repitiendo en grande el fenómeno de los nucleones en estos, causados por los campos neutrónicos intermedios que impiden el mutuo rechazo de sus campos electromagnéticos de igual signo, contrarrestado por la separación y el aumento de masa hasta compensar el desequilibrio.

Un agujero negro posee las siguientes características:

  • - No permite el paso de la luz, ni las demás radiaciones, por ausencia del fluido gravítico

conductor. Y la masa, durante su tránsito por él se convierte en un universo oscuro para un observador que se encuentre fuera del vórtice.

  • - Emite una radiación tan intensa como sea la tensión resultante del plasma acumulado en las paredes del ducto, originada por el diámetro y velocidad de su rotación.

  • - Succiona la masa cercana y atrae la lejana, por el principio universal de diferencia de densidad, en este caso, de vacío cósmico a vacío absoluto.

  • - La masa en su forma original neutrinica, posee un poder de cohesión y elasticidad

suficientes para dar forma al continente universal evitando su dispersión en la nada gracias

al equilibrio formado con su universo hermano de antimateria y viceversa, formando entre ambos una especie de helicoide que a su vez forma una espiral que define cada sección del mega universo.

  • - El diámetro de algunos agujeros negros que supera el de algunas galaxias niega la

posibilidad de ser causados por una masa de altísima densidad, como se suele especular. Este universo visible, es una molécula que a su vez genera otras a través de los ductos que

se irán abriendo según las circunstancias lo hagan factible para su desarrollo. El plasma gravítico inherente a la masa, e irradiado en forma de energía para formar cuando sea ocasión nuevas acumulaciones de masa posee índices de cohesión y elasticidad suficientes para expandirse a partir de cualquier acumulación de masa, uniéndose a otras lejanas como un velo, por carecer de cualquier tipo de repulsión magnética; resiste los efectos de la atracción causados por el vacío absoluto del no-espacio ya que este atrae a la masa y con ella su entorno diluido; la propia masa rarificada, y no al contrario, siendo más fuerte la atracción ejercida por ella que la diferencia de densidad.

Un vórtice permanecerá vacío de este plasma en una nada absoluta por el principio antes explicado y por la fuerza centrífuga que proyecta las partículas elementales a la periferia reforzando la masa neutrinica de sus paredes de contención. Imagínese un universo, como una masa con densidades, desde las conocidas, hasta las mas rarificadas, al punto de mostrarse indetectables como en el comienzo, antes de condensarse en los primeros gránulos, cuando flotaba como una nube neutrinica de partículas elementales. No solamente condensada forma la masa de todos los cuerpos, sino que ocupa todos los espacios hasta los más íntimos de los núcleos atómicos, llenando en este estado de partículas elementales el continente de todos los universos. Si la masa sólida la aumentamos indefinidamente, la veríamos en su forma original de partículas primordiales, y si continuamos aumentándolo se reducirá en otros términos a las imágenes de una pantalla electrónica, por que en definitiva, eso supone en su origen. La rotación de las galaxias, su forma, como su desplazamiento espiral y radial, son consecuencia de lo explicado antes, y no de una gran explosión primaria que jamás existió. No existen nódulos de masa en una nada. Cada sistema universal, es un nódulo consistente e intercomunicado con los demás, según nacen y se desarrollan. Esa región del espacio que emite radiaciones de gran intensidad, los Cuásares, en donde los espectrógrafos indican desplazamientos de sus estrellas a velocidad luz(*)que hizo suponer a los observadores, que todo el universo se expandía a velocidad de la luz, mientras otros físicos, convirtieron en la contracción de los cuerpos a igual velocidad(la misma dualidad que hallamos en el movimiento de los cuerpos,(*)si no aplicamos un tercer factor de cálculo), debía por el contrario indicarnos que por allí existe un gran trasvase de masa, uno de los mayores vórtices de succión observados, y que una nueva ramificación del universo se esta abriendo camino por aquella vecindad, un ducto que puede alcanzar millones de años terrestres, antes de llegar a su meta equilibrándose con la matriz. Hay ciertos agujeros llamados blancos, de los que solamente se capta su radiación, bastante moderada. Son vórtices de escasa profundidad que no han * perforado la masa neutrinica universal, no pueden verse, solamente detectar su actividad por medio de los radiotelescopios.

* Según la teoría relativista.

Si un sistema solar pasara por sus cercanías se verá su luminosidad reducida en relación directa a la fuerza de atracción del vórtice durante su tránsito, por pérdida de parte de su fluido gravítico. La propagación de la luz se vería así reducida en la misma proporción que estuviera reducido el plasma universal en esa zona determinada. Debe guardarse alguna cautela , y así se hace, en la interpretación de las rayas del espectro, aún no perfectamente conocida, y el hecho de que haya un corrimiento de sus líneas hacia el rojo, no es necesariamente la demostración de alejamiento, como la del corrimiento al azul de acercamiento, por que también puede ser originado por perturbaciones gravíticas al paso de las radiaciones en la cercanía de grandes acumulaciones de masa u otras causas, especialmente cuando las ondas tienen su origen en zonas muy lejanas del universo.

Fin de la sección Agujeros Negros.

.

EXPLICACION DE LOS GRABADOS:

El impulso de la masa expedida por el ducto abierto, es la suma de la diferencia de presión (vacío cósmico a vacío absoluto) más la repulsión generada en segundo término por el sistema universal paralelo, de antimateria o materia, según se haya formado la perturbación en uno u otro universo, al rechazarla en dirección contraria del punto de perturbación, el de

implosión de una supernova de especiales características (ver grabado “Supernovas”) más

la succión del ducto abierto en forma de vórtice de alta rotación que imprimirá a la masa otra similar, según se precipita en él a velocidad creciente, acelerada por los procesos explicados, dando al futuro o futuros universos M(materia) y AM(antimateria), una trayectoria en espiral, un helicoide formado por ambos, con la que juntos irán formando a su vez una espiral concéntrica que terminará en el centro geométrico de la circunferencia inicial. Este universo que se expande en dirección de la marcha, como antes se dijo, que no obstante estar íntimamente unido a su paralelo gira en sentido contrario de él y ambos forman una barrera que sirve de límite a sus respectivos sistemas. Dos sistemas interdependientes que establecen un equilibrio que sólo podrá ser roto en futuros sectores, por otras sobrecargas durante su traslación atraídos por sus fuerzas gravíticas neutrales y repulsados por sus signos diferentes formando así un sistema universal cerrado ya que no pueden existir uno sin el otro. Contrariamente a lo establecido; que una descarga de energía sería el resultado de la

colisión de ambos sistemas, esto sería así si la barrera neutrinica de ambos no estableciera la singularidad de cada uno manteniéndolos así, como un solo sistema de doble signo. Decir que ambos sistemas no pueden coexistir por sus características intrínsecas, equivale a suponer que los átomos no pueden existir ya que los electrones se anularían al posible contacto con los protones y que el núcleo se repelería venciendo la cohesión de la masa ( ver átomos y átomos pesados). Sin embargo se establece un equilibrio en los núcleos, gracias a una serie de interacciones, como en ese capitulo se explicarán, que permiten la existencia de ambas fuerzas sin anularse mutuamente y por el contrario, formando la estructura que sin ellas no podría existir.

En el grabado se da muy ampliado y fuera de escala el mecanismo que origina una sobrecarga de energía suficiente para abrirse paso a través del plasma y romper el equilibrio del sistema paralelo, que al recibir el impacto de la masa positiva o negativa la rechaza a su vez en dirección del eje de la expansión, aumentando la energía en el interior del ducto abierto, en que separados por sus signos y unidos por las ondas gravitacionales del plasma a neutrínico, formarán dos cuerpos que irán ciñéndose, uno al otro sin mezclarse, mientras que el plasma neutrínico desplazado del ducto abierto se condensa en el borde de singularidad y en las paredes del vórtice en menor medida, lo que genera colosales fuentes de energía por el aumento de densidad del plasma universal en esa parte, y la tensión del plasma vecino donde han aumentado las tensiones en altísimo grado sumadas a rotación del vórtice. La representación gráfica del universo, puede observarse en el grabado Nro.1, sin embargo, no obstante las circunvoluciones formadas por ambos sistemas y la espiral concéntrica, un telescopio óptico que fuera capaz de observar un cúmulo estelar a miles de millones de años luz de distancia, lo vería en línea con el objetivo, no obstante encontrarse quizás, a sus espaldas tras una serie de circunvoluciones del sistema universal. Esto sucede por un principio parecido al de la transmisión de imágenes en las fibras ópticas, por ser la luz portadora de las imágenes, por el sistema de relevo, de resonancia, ya explicado, a lo largo de la curvatura continua del universo.

Mega Universo.

En el grabado: una fracción infinitesimal del mega universo que como un tejido se expande continuamente por el nacimiento de otro nuevo formando un tejido cúbico de X proporciones.

Mega Universo. En el grabado: una fracción infinitesimal del mega universo que como un tejido se

Cualquiera de estos círculos puede ser nuestro universo. Desconocemos cual seria el matriz ni cuando comenzó, solamente calculamos la edad del nuestro como en Quince Mil Millones de años, cifra que podría variar según avancen los estudios del Cosmos.

NEUTRINOS

Esta partícula elemental, fue descubierta por Fermi, a la que bautizó con el nombre de Neutrino(Neutroncito), cuando en la desintegración Beta, halló una diferencia de energía en el proceso resultante que rompía el esquema invariable de la conservación de la misma, aunque dotada de gran energía, su masa era millones de billones de veces menor que el

átomo de hidrógeno, siendo este del orden de la cien mil trillonésima parte de un gramo,

1.24.

Podría ocupar muchos años luz cúbicos, un metro cúbico de masa en forma de neutrinos, como resulta efectivamente en el proceso continuo de la emisión de energía de todos los cuerpos del universo, resultando este plasma tan tenue, como las radiaciones, porque eso suponen, pero masa en definitiva. Einstein, supuso algo parecido cuando habla de la energía que ocupa el universo, pero no le asignó masa.

Esta es la membrana comunicante de todo el sistema universal y único componente de ambos sistemas paralelos interdependientes por no poder subsistir uno sin el otro. Los neutrinos forman el único material del universo en sus diversas formas, de masa, energía o entorno electromagnético. Nada hay fuera de ellos. Y como anteriormente se dijo, son el componente de los bordes de singularidad y pared de los ductos de los llamados agujeros negros, donde la condensación de energía, muy superior a la masa, impiden la dispersión de esta membrana, cuya fuerza de cohesión supera a la tracción gravitacional de la misma o su dispersión por los ductos de los vórtices, anteriormente explicados, por los que se precipitan en ocasiones, grupos estelares completos, acompañados de su propia irradiación neutrinica, su universo particular, en tanto atraviesen ese espacio de vacío absoluto donde los neutrinos fueron absorbidos por la fuerza centrifuga del vórtice, creando como ya se ha dicho, por una implosión que separó por un momento el fluido de esta membrana convirtiéndolo en un gigantesco tornado, que mantendrá mientras no se equilibre la presión, abierto el ducto como un tornado atmosférico produce una zona de vacío transitoria con su rotación. Esta partícula indetectable por carecer de carga electromagnética y pertenecer a un orden infinitesimal, es el componente universal bajo diferentes formas de masa, energía y condensación.

Para la formación de cargas electromagnéticas propicias, ya en el comienzo de los elementos, fue primero la condensación de grandes volúmenes de neutrinos hasta formar después sistemas compuestos, según se explicará más adelante. Y es así que las ondas gravitacionales de niveles infinitesimales en el núcleo del átomo, solamente pueden ser detectadas a escala planetaria; se hace más evidente en las de gran masa, como en las enanas blancas o las estrellas de neutrones, en los agujeros negros por su condensación de partículas generadoras de intensos campos de energía que confunden a los observadores terrestres, haciéndoles suponer la presencia de masas de altísima densidad como las estrellas de neutrones en todos los casos. Mucho se ha especulado sobre las ondas gravitacionales y su origen, siempre partiendo de la base de un desplazamiento en el vacío absoluto, la nada (antes ya se ha explicado la diferencia entre Vacío cósmico y Vacío absoluto) como vehículos en si mismo; en la teoría fotonica de la luz, por ejemplo, según ellos de carácter electromagnético; nada más absurdo como se explicará en detalle en otros capítulos de esta relación, sobre la difusión de la luz. Todas las partículas, lo mismo las vibrantes en un momento dado (radiaciones) que en reposo o las componentes de los núcleos atómicos, pertenecen a un solo elemento: los neutrinos. No existen pues las radiaciones como vehículos en si mismo en forma de ondas, lo mismo las radiotelefónicas que las infrarrojas o las luz visible, los rayos ultravioleta o los Gamma, no son otra cosa que los diferentes estados de los neutrinos originales según sus diversos niveles de energía y por tanto en sus diversos niveles de vibración. Por ejemplo: Los rayos Gamma o los X, responden a mayores o menores vibraciones de esta partícula (el neutrino). Veamos pues sus ciclos:

A mayor intensidad, mayor poder de penetración, y así una emisión radiotelefónica de 1070 Kc.=1.070.000 vibraciones por segundo, no posee la capacidad de penetración de los rayos Gamma de un trillón de kilociclos (1.000 trillones de ciclos = vibraciones por segundo) y es de esta forma, por inducción en relevo, o llamémosle resonancia, de la vibración de los neutrinos que ceden su energía a los siguientes para quedar a continuación en reposo, que se expanden, penetrando y pasando entre los átomos, fuera y dentro de su íntimo núcleo. Estos neutrinos son el universo, su entorno, su masa en todas sus formas. Solo existe este elemento primario en sus diferentes niveles de energía, condensación o combinación

electromagnéticas, flotando en un océano de energía de las propias partículas, masa al fin, aunque tan diluida que permite dentro de su seno comportarse los cuerpos pesados como si estuvieran en un vacío absoluto, pues estas partículas en su estado unitario pasan a través de la masa, cualquiera sea su densidad, sin encontrar oposición entre sus átomos separados entre sí con relación a ellos a distancias cósmicas. El protón es un neutrón con carga positiva, y a su vez el neutrón es el resultado de la condensación de muchos kilómetros cúbicos de neutrinos. La posición que adquirieron en la formación del universo, tras vórtices de energía en su velocidad de traslación como más adelante se expondrá en otros capítulos sobre el origen, formaron las primeras partículas pesadas, que a su vez por el aumento de temperatura en relación al aumento de su masa se agruparon en gránulos inestables la mayoría de las veces, lo que dio lugar a un universo en formación totalmente radioactivo que se irá decantando con el tiempo por equilibrio de los núcleos, en los diversos elementos conocidos. Esto no hubiera sido posible sin un continente, y si el investigador que en California durante sus experimentos descubriera los electrones positivos, que le valieron el premio Nobel, hubiera dispuesto de medios aún hoy inexistentes, para seguir hasta el final el experimento, habría podido observar que los positrones que tomaban trayectorias opuestas a las de los electrones formaban un tirabuzón con los primeros sin interferir entre sí, manteniendo entre ambos la continuidad del recipiente, invisible e indetectable por su carencia de carga eléctrica. En un mundo de índice positivo, las partículas aisladas de un orden diferente se alinean en el universo paralelo al que pertenecen, así ambos sistemas universales son imprescindibles

entre sí, manteniendo ambos y gracias a ellos los limites con la “nada”, el vacío absoluto,

gracias al equilibrio de sus fuerzas repulsoras respectivas y gravitacionales, como sucede también en cierta forma en el núcleo de los átomos (ver átomos pesados). Las partículas de masa sí, pueden alcanzar distancias si bien, relativamente cortas, como se sabe perfectamente, por ejemplo en el bombardeo del núcleo de los átomos y otras particularidades, los rayos cósmicos o la resultante de la rotura del núcleo como conjuntos compuestos de neutrinos de diferentes masa y energía. Para las llamadas radiaciones electromagnéticas, desde las infrarrojas a las Gamma, incluido claro, la luz visible, no son sino, una excitación por efecto de resonancia de los

neutrinos, que ceden su energía en cadena a los vecinos, pasando a continuación a un estado de reposo o a cambios continuos de vibración, como reacción a los diversos estados de la masa, pero siempre vibrando, siempre en movimiento a la menor excitación, alcanzando así su actividad, los confines del universo, incluidas las separaciones interatómicas y el mismo núcleo de los átomos. Los campos electromagnéticos que se estabilizan en la masa por su ambivalencia, mucho mas fuertes que los gravitacionales, pero de mucho menor alcance, deberían haber puesto ya en evidencia que la idea de unas ondas electromagnéticas trasladándose por si mismas a lo largo y ancho del espacio bajo cualquiera de sus forma de energía, la luz por ejemplo, es un absurdo tan grande como las antiguas ideas de la alineación molecular de los imanes permanentes que preconizara Gauss. El impacto penetrante de una emisión de rayos Gamma, no quiere decir que sea un móvil en sí mismo, debieron considerar antes, que pudiera producirse por rebote una intensa vibración neutrinica, y estos neutrinos excitados encuentran en el interior de cualquier elemento, un espacio tan amplio y abierto como si fuera el vacío, casi inaccesibles a las ondas gravitacionales de los neutrones y de los protones como a las fuerzas electromagnéticas comunes. El gran problema de la difusión de la luz hizo pensar en granos de energía en forma de paquetes fotonicos, pero esto encuentra la insalvable barrera de su curvatura en la vecindad de un cuerpo de gran masa, como el Sol por ejemplo (ver Cáp. Luz) Igual podría decirse de un haz de láser; no son las partículas del cristal las que llegan a su destino, o las del gas, en paquetes de luz de un solo tipo de onda; son esas primeras que en su excitación producen un solo tipo de vibración que es transmitida por el proceso antes descrito para las radiaciones, y por ser de una sola longitud de onda, un solo punto de vibración, se extienden sin mayor dispersión a lo largo del eje hasta el objetivo. En cambio el bombardeo de un átomo si comporta el traslado de una partícula de alta velocidad, como un neutrón por ejemplo, o una partícula Alfa que alcanza el núcleo de un átomo, pero no vagará por el espacio mucho tiempo, pues tiene una velocidad y un alcance limitados que puede llegar a los 50 millones de Km/hora, algunos a 100, velocidades absolutamente incomparables a las de la luz y todas las demás radiaciones.

En esta diferencia, entre traslado de masa y relevo por resonancia del plasma, radica la imposibilidad de fabricar un emisor, como arma por ejemplo, de descargas eléctricas de largo alcance, pero en cambio sí, puede fabricarse un arma de luz, como el incipiente láser u otras que aún no son conocidas, capaces de elevar la temperatura en el punto de impacto a niveles altísimos. Todo el universo vibra y transmite sus pulsaciones gracias a estas partículas elementales, esféricamente, hasta alcanzar la totalidad de la célula universal, cuerpo de compuesto único bajo diferentes formas y niveles de energía. En el principio solo era una nube de partículas neutras dotadas de energía gravitacional y minúscula masa, los neutrinos, que ocupan trillones de trillones de años luz cúbicos que se irían condensando lentamente, dada su infinitesimal gravedad individual, hasta formar las primeras partículas pesadas los neutrones, la fuerza cinética generada por sus choques y el calor generado por el progresivo aumento de densidad de aquella masa primordial formaron las primeras tormentas eléctricas, al dar inicio a la energía electromagnética, en un universo convertido en un aparente caos radiactivo, en el que se fueron formando los diversos elementos, según se iban equilibrando los núcleos y entornos de carga negativa, en la espiral M .: los electrones según el número de protones de aquellas entidades nacientes. Pero a la par que se iban condensando los núcleos de esta protomateria se iban condensando otros de signos opuestos : Antimateria, que tomando trayectorias opuestas formaban a su vez una espiral que se ceñía a su sistema paralelo por los motivos ya explicados formando entre ambos un helicoide y una espiral conjunta: como un recipiente aislado del vacío absoluto, y del que partirían futuros trasvases en el proceso ininterrumpido que daban comienzo a la formación del intrincado tejido superuniversal del que el nuestro es una de sus ramas, madre de otros iguales. Nunca se sabrá a que distancia en tiempo somos nosotros del primero, aunque suponemos que a menos de 15000 millones de años de los sucesivos a partir del nuestro. Alcanzando el primer estadio, el segundo, aquel que conocemos como macrocosmos, siguió un camino conocido en parte, y las acumulaciones de masa al alcanzar peso superiores a los 10.35 gramos. Explotaron expulsando el plasma sobrante de los que se formaron los cuerpos fríos orbitan tés de la estrella de la que eran originarios. Una explicación somera se dará de estas cosas más adelante.

Como ya se dijo en el capítulo anterior:

En el comienzo, la acumulación de masa fue de tal orden que alcanzó temperaturas superiores a los dos billones de grados centígrados, suficientes para destruir o formar protones y electrones, después, entrarían en acción temperaturas menores que formarían los diversos elementos. De esta forma, como antes se dijo: un universo primordial que nace de la condensación por gravitación propia de los neutrinos, la partícula de masa elemental, hasta alcanzar temperaturas como las expuestas arriba, marcó el comienzo de los elementos y estos mismos neutrinos en estado libre, formaron igualmente la membrana universal, el continente en que actúan en sus formas finales: protones, neutrones y electrones; pero el misterioso neutrino que han dado en llamar las bacterias del universo y que según Gamow, los producirían en grandes cantidades, el seno de las estrellas en períodos de Supernovas, cuya aniquilación comporta un crecimiento de su luminosidad en más de un billón de veces, no son formados por ellas, según su idea, por el contrario resulta la confirmación de la existencia de ese elemento imprescindible en el tejido universal sin el cual nada existiría y que es la respuesta a la pregunta de por que no se disgrega todo el conjunto en un infinito real que algunos han hecho. El neutrino causante de la gravitación universal, en su estado libre, sostiene por así decirlo, el esquema de la configuración estelar, en el macrocosmo de las galaxias o en el microcosmo de las partículas que forman la materia condensada; ellos son los que permiten que los electrones, esas partículas de escasa masa de carga eléctrica negativa, puedan orbitar núcleos y mantener un equilibrio que no existiría sin ellos, si a su energía cinética no se agregara la energía equilibradora de la gravitación neutrinica, como la recepción de nuevos cambios de energía por su medio. Tampoco la separación interatómica, la cohesión de los núcleos, además de los neutrones y la separación exacta de los electrones o la variación de sus órbitas según la energía recibida por igual vehículo según la relación cuántica de el = hc. En que e, es la energía que el átomo absorbe, h, la constante de Plank que vale 6.55 x 10 a la 27 ergios / segundo, y c, la velocidad de la luz (1). Las longitudes de onda de una radiación que selecciona una estatura están determinadas por el correspondiente cuanto de energía que sea suficiente para hacer saltar a los electrones de

una órbita a la siguiente sin olvidar que también hay absorción de radiación, cuando el cuanto aporta energía suficiente para hacer que el electrón se desprenda del átomo, lanzado al espacio en forma de electrón libre. Cuanto más compacta sea la estructura del átomo, así tendrá que ser mayor la energía del cuanto para desmantelarlo, por consiguiente menor la longitud de onda, por consiguiente mayor vibración, por consiguiente mayor temperatura, por consiguiente mayor radiación. Tampoco debe olvidarse que las estructuras atómicas son tan selectivas que solamente se ven afectadas por longitudes de onda menores 860 veces la dimensión e aquellas. (1) La cantidad de Energía dada por esta relación es el CUENTA de luz correspondiente a la longitud de Onda 1.- Sin embargo, el resultado del aumento de energía que hacen saltar los electrones a otra órbita, la absorción de energía como la emisión de ella al descender a la menor que emiten su radiación al cosmos no pertenecen al orden del mítico electrón-fotón. Antes aclararemos que con la caída de un electrón a la primera órbita sin tomar otras intermedias, como en su ascenso, que este si puede ser escalonado, se produce la misma reacción, por consiguiente, que en la descarga de un condensador de energía, que esta no puede ser controlada gradualmente, y como aquel cuando absorbe energía puede hacerlo en niveles escalonados. Como veníamos explicando, con relación al electrón-fotón, no es este el que transmite la energía por el espacio, sino la vibración del plasma neutrínico que forma la membrana universal, como se viene repitiendo, que en estos casos opera como vehículo conductor. En la proximidad del colapso de una estrella se puede apreciar mejor. Esta aumenta su temperatura, al punto de emitir la totalidad de la energía contenida, sus neutrinos inter nucleares, originando el caos en que las partículas eléctricas de diferentes signos faltos del equilibrio neutrínico originan una especie de cortocircuito de tal intensidad que la luminosidad resultante aumenta hasta un billón de veces al transformar toda la energía electromagnética de la masa en que destruido el sistema electrónico queda convertida en un elemento, como ahora lo permite, la absoluta ausencia de espacios inter nucleares, totalmente denso. Habiendo comenzado la transformación de la estrella, no a partir del núcleo, sino de las capas superficiales por la huida de los neutrinos, su forma primaria de deflagración, se

produce entonces de afuera hacia adentro, lo que origina el brillo de la misma según avanza el proceso descrito, que eleva al comienzo, la temperatura a 60.000 millones de grados centígrados. Con radiaciones por consiguiente de 2 x 10 a la menos 12 y emisión de rayos cósmicos en continuo aumento hasta alcanzar temperaturas de 150.000 de millones de grados centígrados, por unos instantes, con la formación de átomos de helio a partir del hidrógeno de la estrella. Por este modelo de desarrollo del fenómeno, permanece un núcleo cuya temperatura no ha sobrepasado en ese instante de la descarga de energía, niveles superiores a los 5000 millones de grados centígrados, suficientes para colaborar con la destrucción de estructura electrónica y expulsión del resto de los neutrinos libres inter nucleares que transforman los restos de la estrella en una masa ausente de electromagnetismo. Al decir expulsión de los neutrinos libres, no se quiere significar que desaparezcan, sino, como un momento en el agua se abre un espacio libre con una explosión para volver a ser ocupado por ella tampoco desaparecen, cosa imposible, dentro de la íntima estructura de las partículas en donde se mueven como un universo vacío, dada su diferencia de tamaño. En el momento de la deflagración, hay una apertura, un vacío real absoluto por unos instantes, que desequilibran los signos de la estructura electrónica. Y así se convierte en una masa compacta, como se viene repitiendo, por eliminación de los espacios inter nucleares y una acumulación de energía gravífica de grandes proporciones y una fuente de radiación de altísima intensidad. Ha sido disparada al espacio toda la energía electromagnética al destruirse la estructura electrónica de los átomos, por falta de los elementos equilibradores como antes se dijo: los neutrinos. La temperatura ha sobrepasado por un instante la energía capaz de expulsar los electrones de sus órbitas produciendo una especie de cortocircuito de paso, en el intervalo, algo semejante a un dispositivo eléctrico, cuando entra en cortocircuito por un fallo en el sistema de aislamiento un instante antes que entren en acción los sistemas de seguridad, desmantelada ya la cobertura electrónica de los núcleos. Durante todo este proceso han sido irradiadas al espacio grandes emisiones de diferentes energías, como rayos x, gamma blandos, duros, rayos cósmicos y por último partículas alfa, según la temperatura ha ido aumentando.

Y de esta forma, las partículas elementales en sus variadas formas de condensación y energía, vuelven a integrar el gran reservorio de materia en el cosmos en forma de neutrinos libres. Y así cabe decir, que solamente existe un elemento único universal, esa partícula que hoy es conocida gracias a Fermi, que en sus diversas formas, estados de energía y condensación forman el cosmos conocido. Cuando Krokes y Thompson, entre otros, comenzaron a disectar el átomo creído antes indivisible y descubrieron su composición eléctrica, además de su multiplicidad, resultó un impacto tan considerable para la ciencia ante aquellas nuevas perspectivas que se habrían en el cosmos, que convirtiéndolo todo absolutamente a partir de los fenómenos electromagnéticos. Un espacio absolutamente vacío con agrupaciones de masa en donde los fenómenos eléctricos actúan exclusivamente, sirviendo de portadores a través de la nada, de las radiaciones de la masa. Fue desechado más tarde el concepto de un Éter, por considerarlo incompatible con aquellos descubrimientos hasta hoy. Efectivamente, el universo es una estructura electrónica, pero sustentada y equilibrada por una neutral, no podía ser de otra forma, la misma que en sus diversas formas y procesos, dio origen al electromagnetismo y que forma parte integrante del mismo, gracias a su imprescindible neutralidad equilibradora que marca el límite de las proporciones, poseedora en su forma primaria de energía gravítica, y de masa infinitesimal que con su energía gravitacional sostiene y da forma al esquema cósmico; y de esta forma estas emisiones constante en número elevadísimo de forma y cantidad cubren el universo como las ondas del mar llevando sus diferentes niveles de energía, los diversos tipos de ondas que excitan según su tamaño, determinadas partículas, aquellas que sean 860 veces mayores que ellas, como una emisora de radio que transmite sus programas en una frecuencia y solamente aquellos que estén sintonizados con ella podrán recibirlos, permitiendo así que miles de otras radien sus programas al mismo tiempo sin interferirlas. De forma similar podemos considerar la emisión y recepción de la incontable cantidad de radiaciones que cubren el espacio. Esto es perfectamente conocido, la diferencia está en la idea de su difusión y calidad por no existir transporte sino relevo. Para dar una idea más clara de la íntima relación entre las diversas emisiones de ondas estados de energía y

temperatura, se dará más adelante una somera relación de algunas temperaturas y sus consecuencias.

La estructura electrónica puede ser modificada por diversas causas, entre ellas por impacto, bombardeo de partículas, como se realizan en los aceleradores de partículas. El resultado siempre será, la elevación de temperatura a un nivel que le permita desmantelar o modificar la estructura del núcleo del átomo.

La transmutación de átomos en núcleos pesados solo sucede en algunas enanas blancas o en

las nebulosas espirales que alcanzan temperaturas, como luego se dirá, suficientes para que

se produzcan estos procesos, de forma que la línea seguida por los elementos pesados, es la

transmutación hacia otros más ligeros, pues en esta etapa del cosmos solo pueden

encontrarse temperatura capaces de alcanzar los dos millones y medio de grados,

generadoras de la suficiente radiación para formar protones y electrones, como así mismo

su destrucción, en esas singularidades que suceden en algunas (no todas las supernovas no

causantes de la apertura de un ducto, un agujero negro), sino aquellas que alcanzan la

temperatura crítica; y en aquellas que sucede, retroceden por decirlo así, a los orígenes del

universo en ese minúsculo sector, comparado con el cosmos, de la estrella, formando con el

entorno neutrínico y con sus propios elementos un ducto y una nueva formación de masa a

expensas de parte de los neutrinos circundantes que rompe la espiral binaria, como se

explica en otros apartados. (1)

PROCESO DE UNA SUPER NOVA HASTA CONVERTIRSE EN UN AGUJERO NEGRO

 
Comienza el proceso : La estrella a rebasado los 2.5 Se ha producido un vacio (vacio
Comienza el proceso : La estrella a rebasado los 2.5 Se ha producido un vacio (vacio
Comienza el proceso : La estrella a rebasado los 2.5 Se ha producido un vacio (vacio
 

Comienza el proceso :

 

La estrella a rebasado

los

2.5

Se ha producido un vacio (vacio

Puede convertirse en una estrella Neutrónica o transformar su masa total en energía dependiendo de la temperatura máxima alcanzada durante el proceso que formaría entonces un vacio absoluto en el ETER (Vacio Cósmico) alcanzara

billones de Cº. Transformando toda su masa en energía. Forma y destruye protones u electrones a partir de su masa y de

los neutrinos del campo circundante del plasma universal (ETER) Se aprecia en la coloración un aumento de densidad neutrinica

absoluto) Ausente de neutrinos por la formación de gránulos de masa a partir de las partículas elementales libres originándose un vórtice, una especie de tornado cósmico. La masa que se precipita por este agujero negro deja de irradiar luz fuera de el por ausencia del plasma conductor

2.5

billones de grados, Caso 1.

 

alrededor de la estrella.

Singularísmo

entre

las

 

No todas alcanzan este estado.

supernovas.

 

1-Temp.= Hasta 64.000.000.000 .Cº

   

2- Temp.= Hasta 150.000.Millones de Cº.

 

3- Temp.= Hasta

 

2.5

Billones de Cº

4- Espacio sin plasma.

 

Toda transmutación de elementos depende de la temperatura que aumenta, los índices de radiación en razón de su intensidad, y viceversa, disminuyendo las longitudes de onda en igual proporción, lo que otra palabra significa, que aumenta la vibración de las partículas elementales que actúan dentro de los núcleos y del átomo en general. Si una estrella en período de supernova sobrepasa los 2.5 billones de grados centígrados, toda su masa se desintegrará en forma de energía, transformando el entorno neutrínico y sus propios elementos en nuevas formas de masa. En el vacío absoluto producido por la absorción de neutrinos se forma un vórtice, un agujero negro por el que serán proyectadas las nuevas formas de condensación primaria, las de la estrella destruida, a la que seguirán todas las masas de las cercanías, mientras otras masas lejanas se irán aproximando para ser absorbidas con el tiempo, como se dirá en otros capítulos. La energía irradiada por diversos procesos de las estrellas son tan variadas como sea la actividad que las cause. Veamos algunos: Luz visible, que se encuentra entre los 7.500 y 3750 x 10 a la menos 8 cts., de longitud de onda. Esta altera los electrones periféricos y corresponde a temperaturas entre los 3850 grados centígrados, y los 7700. Las longitudes de onda entre los 250 y 1 x 10 a la menos 8 cts., rayos x. Ya altera los electrones interiores y corresponde a temperaturas entre los 115.000 y 29 millones de grados centígrados. Estas alteraciones suceden ya en el interior de los núcleos estelares. Las radiaciones entre los 5 y 1 x 10 a la menos 9 cts.: rayos gamma blandos, despojan totalmente o en parte los electrones de su envoltura correspondientes a temperaturas entre los 55 y los 290 millones de grados, solo alcanzables en el núcleo de estrellas muy densas. Llegando ya a temperaturas de 720 millones de grados centígrados, se produce una fuente de rayos gamma de radio B, alterando la estructura nuclear. Y así hasta alcanzar los 5800 millones de grados, o la radiación de rayos cósmicos que por su longitud de onda (vibración) del orden de 2 x 10 a la menos 12 , que determinan la desintegración de los núcleos atómicos y que corresponde a temperaturas de 60.000 millones de grados centígrados. Para la formación de átomos de helio a partir del átomo de hidrógeno, deberán alcanzarse temperaturas del orden de los 150.000 millones de grados centígrados.

UN CORTE DE LA DOBLE ESPIRAL GALACTICA, (UNIVERSOS PARALELOS M Y AM.
UN CORTE DE LA DOBLE
ESPIRAL GALACTICA,
(UNIVERSOS PARALELOS
M Y AM.

1 IMPLOSION / FORMA UN AGUJERO NEGRO, VORTICE PRECURSOR DE UNA NUEVA RAMA. M UNIV. MATERIA AM ANTI MATERIA

UNIVERSO MATERIA

UNIVERSO

FORMACION DE UNA NUEVA RAMA UNIVERSAL

COMIENZACOMO UN

AGUJERO NEGRO. DETALLE DE UNIVERSO M Y PARALELO AM

UNIVERSO MATERIA UNIVERSO FORMACION DE UNA NUEVA RAMA UNIVERSAL COMIENZACOMO UN AGUJERO NEGRO. DETALLE DE UNIVERSO

1-NODULOS DE GALAXIAS 2- IMPLOSION DE UNA ESTRELLA, SE FORMA UNA NUEVA RAMA COSMICA. 3- ARRASTRE DE MASA ANTIMATERIA.

  • M- UNIVERSO MATERIA ±

AM- UNIVERSO ANTIMATERIA

1 -NODULOS DE GALAXIAS 2 - IMPLOSION DE UNA ESTRELLA, SE FORMA UNA NUEVA RAMA COSMICA.

Una perturbación puede partir de un universo M o AM. (Un vórtice arrastra una rama de cada uno)

Una perturbación puede partir de un universo M o AM. ( Un vórtice arrastra una rama
Una perturbación puede partir de un universo M o AM. ( Un vórtice arrastra una rama
  • (O) Vacio cósmico.

  • (H) Agujeros negros.

Nuevos universos aun sin Estabilizar con el del grabado

(O) Vacio cósmico. (H) Agujeros negros . Nuevos universos aun sin Estabilizar con el del grabado

(#) Antecedentes. (X) Precedentes.

(#) Universo antecedente, equilibrado ya no hay succión, forma Uno con el antecedente.

Amarillo: Universo materia (-) Azul: Universo antimateria (+) Castaño: Vacio absoluto nada total.

Detalle De una pequeña Fracción del Mega Universo

Detalle De una pequeña Fracción del Mega Universo Nuestro Universo con sus miles de millones de

Nuestro Universo con sus miles de millones de galaxias. (Una célula del tejido del súper universo)

Detalle De una pequeña Fracción del Mega Universo Nuestro Universo con sus miles de millones de

En el grabado: una micro sección del súper universo como un tejido cubico con cintas binarias espirales: cada uno de los universos

Mega Universo

Detalle De una pequeña Fracción del Mega Universo Nuestro Universo con sus miles de millones de

Ciertas transmutaciones pueden conseguirse experimentalmente mediante el uso de crisoles magnéticos, capaces de contener en su interior la fusión del hidrógeno, valiéndose para ello de campos magnéticos de gran capacidad inalcanzable a los electroimanes comunes por la resistividad de sus conductores, resuelto ahora en parte gracias a los nuevos materiales capaces de alcanzar un nivel de superconductividad conveniente, si se mantiene a temperatura cercanas al O.K. Para aniquilar un protón o la formación del mismo, o de un electrón, son necesarias temperaturas del orden de los 2.3 Millones de grados centígrados. Inexistente en esta etapa del Cosmos si se exceptúan algunos puntos que bajo ciertas condiciones, como se a explicado ya, cuando se hace referencia a la desintegración de una estrella y consiguiente formación de un agujero negro, en el que se desarrolla un proceso de corta duración que origina una repetición en pequeña escala del comienzo de los elementos, que causa la perforación de la espiral binaria, dando así nacimientos a una nueva ramificación del súper universo. ¿Qué enseñanza deja esta breve relación de longitudes de onda, temperatura y formación de elementos? Primero: que si bien la transmutación de los elementos pesados a otros mas ligeros es una constante para lo de gran peso atómico, como puede verse en los elementos radiactivos, el uranio por ejemplo, que termina transformándose en Plomo y en Helio, el ascenso de los ligeros a pesados requiere de grandes temperaturas, que pueden alcanzar cientos de miles de millones de grados centígrados. Según el caso, y no son comunes en esta etapa del universo, si se exceptúan las salvedades comentadas. Sin embargo para la formación de protones, si se exceptúan igualmente condiciones singularísimas también explicadas, solo fueron posibles en el periodo de formación del Cosmos. Segundo: como es bien sabido, cualquier tipo de energía genera calor y viceversa, siendo pues el calor, consecuencia final de la energía y origen de la misma, según las leyes de la termodinámica. Por último, la radiación resultante de todos los procesos cósmicos expedida al espacio, no se pierde, con lo que contradeciría la ley de la conservación de la energía, pasa por el contrario a formar parte en forma de las partículas elementales (neutrinos) a la reserva

universal de la que se alimentan todos los sistemas en su momento oportuno. Si no fuera así, la pérdida de la misma, sería de un orden tan elevado, teniendo en cuenta la energía irradiada; por todos los cuerpos del universo, y por ello la pérdida de masa constante por segundo que terminaría por suceder aquello que especulan algunos físicos: una nivelación de la energía de campo universal por reducción del desnivel termodinámico. Sin embargo el cosmos es una estructura en continua renovación, cumpliendo el ciclo:

neutrinos - condensación de partículas complejas - electrónicas en forma de átomos - masa-

radiación en forma de neutrinos condensación de partículas complejas

etc.

... La diferencia radica más en la idea, aunque se especula sobre la separación radial de las nebulosas, de una esfera universal o de cualquier forma que fuera, pero como un recipiente terminado y cerrado en el que a fuerza de generar energía llegaría al agotamiento y no en una estructura que con sus reservas siempre nuevas de masa en forma de partículas elementales formará siempre nuevas masas condensadas que se irán convirtiendo en nuevos universos siempre en aumento, del que el visible no es sino una fracción más de una molécula del tejido cúbico que forma las espirales binarias M., y AM .(ver grabados).

ÁT O M O S

Se comenzará por la descripción de los átomos pesados; la segunda parte incluirá algunas generalidades de los átomos en general. Su estudio se hace más complicado cuando se pretende considerar el núcleo como un cúmulo de partículas, unas neutras y otras con carga positiva, en órbitas cuánticas y una barrera de energía que podría alcanzar 14 x 10 a la 6 ergios y que por la mecánica clásica, se verían las partículas Alfa cuya energía no sobrepasa los 8 x 10 a la 6 ergios imposibilitadas de rebasar estos índices. Así se ha recurrido a la mecánica ondulatoria, una serie de acrobacias matemáticas, llegándose a decir incluso, que en ocasiones podrían pasar la barrera energética procediendo como lo haría un fantasma: filtrándose a través de los muros de un castillo, tomando ejemplo de la óptica ondulatoria que permite la penetración de las radiaciones, completamente prohibida a la óptica geométrica en las pruebas efectuadas en el paso de la luz a través de dos cristales ligeramente separados. En el caso de los núcleos atómicos, vale decir que se espera un milagro para que suceda lo que efectivamente sucede. Dada la poca permeabilidad del núcleo, se barajan diversas fórmulas, una de ellas, siempre sobre la base de un comportamiento de los nucleones equivalente a los electrones y

calculándose que moviéndose en un espacio de 10 a la 12, con una velocidad de los 9 a la 10 cms/seg. Una partícula Alfa en un átomo radiactivo choca con la supuesta barrera; 10 a la 21 veces por segundo y tardaría según este cálculo: 10 a la 38 = 10 a la 17 = varios miles de millones de años hasta que esta partícula, al fin logre pasar la barrera energética.

Con el radio C’, la permeabilidad de la barrera es mayor, y como se verá en el diagrama al

final, la partícula Alfa encontraría según eso, la salida con más prontitud. Como se ve, esta hipótesis entra de lleno en la ley de las probabilidades y no importa cuantos segundos ni cuantos rebotes calculen a la partícula, si no logra superar la barrera energética, no podrá escapar y si hubiera alguna forma de que lo logrará por este medio, no podría predecirse exactamente fuera un milésimo de segundo o 4,5 millones de años cuando

seria que atravesaría la barrera y entonces no cabria decir que las transformaciones de uranio Ul,(U238) en UX-1 ( U234) sucede en 4.5 x 10 a la 9 años, pues según esta ley de probabilidades y según este modelo de barrera energética podría suceder en el lapso de un segundo, o de 5 mil millones de años o nunca, por no caber en este caso cálculo matemático para el tiempo que invirtiera el proceso, como sabemos que sucede, y sus tiempos son rigurosamente exactos , debemos llegar a la conclusión, que tal modelo de átomo es errado. Es interesante retomar algunos principios (que como el viejo éter fueron desechados) en su forma de campos alternos y sucesivos, diferentes en su composición pero campos al fin. Aún es poco conocido el núcleo del átomo por lo reciente de su estudio, y es a principios del siglo XX, cuando se determina, verificándose su certeza, más tarde, la existencia de partículas carentes de carga electromagnética, las conocidas hoy como neutrones que en unión de los protones formaban el núcleo. Quedaba aun por recorrer un largo camino el de la cohesión y la distribución de aquellas partículas que formaban el átomo, el equilibrio de sus fuerzas disruptivas o la actividad de los átomos pesados. La atmósfera electrónica que rodea los núcleos quedó establecida al poco tiempo, en sus diferentes procesos que fueron confirmándose plenamente, no sucedió así con el núcleo. Una de las grandes incógnitas se presentaban con la cohesión nuclear.

¿Cómo podía ser de semejante magnitud? Suponiendo los protones como partículas que son de igual carga electromagnética que por fuerza debían repelerse en un modelo de átomo en el que un cúmulo de partículas, unas neutras y otras electropositivas, primero unidas como los guisantes en su vaina y después con Fukawa girando en órbitas a diversos niveles de energía, al aplicarle aquel, la misma mecánica que para los electrones.

Sabiendo que el radio del núcleo varia según la raíz cúbica del peso atómico, semejando un fluido, tan denso que no admite contracciones en que las fuerzas disruptivas de Coulomb aumentan aproximadamente como el peso atómico 1.2/3, siendo según esto, mucho mas rápido su crecimiento que la energía de la tensión superficial . Según esto, los átomos ligeros no alcanzan los niveles de repulsión suficientes al contrario que los pesados, donde las fuerzas disruptivas serian las dominantes y la fisión nuclear, un procedimiento liberador de energía según este modelo de átomo. El modelo de una gota fluida para el núcleo atómico representaría una gran aproximación si los protones y los neutrones estuvieran dispuesto en forma diferente a lo calculado, pues estas leyes no serian operantes en unas partículas sujetas a la misma mecánica cuántica de los electrones, según los trabajos de Fukawa, que buscaba mediante esto, unir las fuerzas disruptivas de los núcleos. Este físico pensaba que debía haber una partícula 2 o 6 veces mayor que el electrón, que interactuaría entre los protones cambiando estas de signo,

obteniendo su cohesión gracias a sus cambios de polaridad “Como un par de perros se disputan un hueso”.

Causó algunas ironías esta idea, al punto de bautizar algunos, la hipotética partícula con el

nombre de “Yokones” por Fukawa; mas tarde, en el estudio de los rayos cósmicos, hallaron

unas partículas que parecían confirmar los cálculos de este científico, al menos existían unas partículas de aquellas características, las conocidas hoy como mesones. Después fueron apareciendo otras de diferente masa, lo mismo positiva que negativa o neutra, gracias a los resultados obtenidos en los impactos con aceleradores de partículas, cada vez mas potentes, que iban desde 2 o 6 masas de electrón hasta 2585, entre las que se encontraban Xi, la Sigma o Lambda, de las que se dirá algo, mas adelante y que confirma el

modelo de Átomos de campos superpuestos, en este caso.

Pero antes conviene volver un poco atrás, al modelo expuesto al comienzo sobre la inestabilidad del núcleo por un aumento de las fuerzas disruptivas en 1.2/3, según aumenta su masa. Cosa totalmente exacta, pues si se observa la grafica que se expone al final, puede verse el gradiente de pérdida de cohesión solamente hasta el Cromo. A partir de él se inicia por el contrario un aumento de la cohesión nuclear con pequeños altibajos hasta llegar a los fusiónales que son precisamente con mayor cohesión, contradiciendo así de forma radical la idea de una liberación de energía como consecuencia de la progresiva disminución de la cohesión nuclear (Ver gráfica). Además de siempre subsiste la incongruencia de un núcleo que logra mantenerse unido, como tampoco se pudo dar una explicación racional de una cobertura energética envolviendo este cúmulo de partículas y menos del gradiente cohesivo , como se aprecia en la serie de los elementos, ni los ensortijamientos que presenta la grafica del en núcleo cuyo número de protones corresponden a 2, 8, 14, 20, 28, 50, 82, y 126 de la escala de los elementos siempre bajo las premisas de un grupo de nucleones comportándose como electrones hizo pensar en órbitas completas de ellos, aquellas que tenían mayor conexión, semejando en esto las capas electrónicas , una especie de valencias. No obstante aun quedaba por explicar como se interpenetraban unas capas con las otras, el por que de su densidad, o como hacían para ocupar todo el espacio del núcleo. Dos Físicos, Maria Goespert de Chicago y Hans Jensen de Heidelberg construyeron por separado, casi al mismo tiempo, un sistema completo de aquel imposible, para hacer que cada uno de sus capas ocupara todo el volumen del núcleo intercalándose unas con otras. Toda esta compleja estructura matemática que fue precisa para explicar un fenómeno que parte de un error de principio, hubiera sido obviada si se hubiera atenido a las leyes naturales que suelen resultar de gran simplicidad en las estructura mas complejas.

COMO ES EN REALIDAD UN ÁTOMO PESADO

Núcleo del átomo :

Conviene aclarar de entrada, que la diferente cohesión de los núcleos corresponde a las diferentes masas de los campos nucleónicos, en los que los neutrones juegan un papel fundamental por ser los moderadores de las fuerzas disruptivas; pero estos a su vez interpretan un doble papel, por que si bien los átomos ligeros equilibran las fuerzas opuestas de los protones, en los pesado, por el contrario, rompen el equilibrio por aumento de la energía gravitacional; la presión en el núcleo, hasta producir en su interior un estado de excitación suficiente para originar una descarga de neutrinos de alta intensidad (en forma de rayos Gamma), que desprenden las dos primeras capas del núcleo, seguido a continuación de dos mas. Como se explicará mas adelante. Debe pensarse en los diferentes nucleones como campos de masas, neutral unos, y con carga electromagnéticas positiva los otros, y no en forma de partículas orbitantes como los electrones. Y estos campos deben considerarse por su masa y no por su número, cuando se trata de neutrones solamente. Así por ejemplo, un átomo que pesa 92 protones y 146 neutrones el Uranio por ejemplo, no debe ser considerado como un cúmulo de partículas independientes, si no por su masa, que en este caso es superior la neutral, en aproximadamente 1.5 a la protónica. De forma que un átomo de estas características tiene el numero de capas, campos nucleónicos, equivalente en numero, por eso aquellas que poseen mayor cohesión, son resultados de un mayor volumen de masa neutral de sus campos nucleónicos, características que se dan igualmente en algunos átomos ligeros como se indica antes, pero que en los átomos pesados, la mayor diferencia de masa en las capas periféricas origina la inestabilidad de los mismos. Se indica anteriormente, pero en los átomos pesados, la mayor diferencia de masa en las capas periféricas originan la inestabilidad de los mismos, como se dirá, más adelante. En la diferencia del Uranio o del Plutonio pueda apreciarse la perdida de 1.5 neutrones, lo que no seria posible si fueran partículas de masas igual, pero si la perdida es de una

cobertura, cuyo volumen másico es de tal valor. De forma que volviendo al átomo que tomamos por ejemplo, el de Uranio, este no tiene 92 protones y146 neutrones; son 92 capas de protónicas y 92 neutrónicas con una diferencia de masa entre si que en este caso alcanza 1.5, aproximadamente a favor de los neutrones, y tampoco estas están repartidas equitativamente a partir de los primeros nucleones sino a partir especialmente del Cromo.

No obstante, entre los átomos ligeros existen en algunos, capas neutrónicas de mayor espesor, precisamente, aquellos que se designan en paginas mas adelante con mayor cohesión, lo que en la tabla de los elementos aparecen con mayor numero de neutrones, el Litio por ejemplo. Es de esta forma que los átomos adquieren su carácter radioactivo a partir del Polonio, ya que hasta este elemento, o por mejor decir hasta el Plomo, se mantiene el equilibrio repulsión-atracción gradiente que desciende con diversos altibajos a partir del Hidrógeno hasta el Cromo, para iniciar un ascenso en la gráfica a partir de este elemento y pasar a niveles de masa mayores después del plomo. En la degradación del Uranio hacia elementos mas ligeros, se puede apreciar la diferencia de masa neutral, en los diferentes tiempos invertidos para pasar a un estado inferior. Esta diferencia de masa neutral con respecto a los átomos radiactivos es la responsable del aumento de presión por diferencia de equilibrio con las fuerzas disruptivas de los protones, y esto no es ni con mucho una anomalía pues cumple el objetivo de producir una radioactividad necesaria para la imprescindible transformación. Como todo en la naturaleza, este equilibrio de fuerzas puede ser roto como se ve antes, por la masa excesiva de los campos neutrónicos, que además de su presión gravitacional, forman o sirven como separadores aislantes que permitan la adicción de nuevas partículas electro magnéticamente positivas, atraídas por la suma de la fuerza gravitacional de la masa de los neutrones y la de los protones que sumadas a la separación causada por la capa neutrónica anterior permiten vencer la fuerza disruptiva de las partículas. Permitiendo así que con 8x10 a la 6 ergios de energía venzan los 14x10a la 6 ergios que representan la barrera, cosa totalmente inaccesible, si hubieran de reunirse directamente al protón anterior. Al final se muestra una pequeña sección del átomo (uno pesado) donde se puede observar la diferencia de espesor de las capas neutrónicas, en ocasiones. Dice Abel:

El estudio de la grafica para los cambios de energía de conexión por núcleo, para toda la serie de los elementos. Desde los más ligeros a los más pesados, con una curva abrupta a partir del Cromo y algunos ensortijamientos, que indican cohesiones superiores en algunos núcleos ligeros, mostraban ya que el modelo de átomo que habían concebido era errado.

Pero estas fuertes cohesiones anormales en algunos de los elementos ligeros, y también algunas después del Cromo, supusieron que seria consecuencia de series completas de nucleones, análogas a las coberturas completas de electrones sin embargo, esto dejaba pendiente la fuerte cohesión de los núcleos, su densidad y las causas de la inestabilidad de los átomos pesados, y menos aun, si se supone que un átomo cuyo núcleo lo compone un conglomerado de partículas orbitantes. Precisamente la diferencia de tamaño del átomo, tan superior a su núcleo, se debe a su atmósfera electrónica, como es sabido, en tanto que el primero, mantiene su densidad, tan absoluta, que no admite compresión. Así estos campos positivos y neutrales, se contaron como unidades* y dividieron la masa neutrónica por la masa del protón (1836.1 masas de electrón) formando tantas unidades, como daba el cociente entre1836.1. Reunieron las en un centro rodeándolas después de un campo energético a las 14x10 a la 6 ergios. Como efectivamente, la masa del átomo estaba bien calculada igual que la energía y masa de los protones, por ella y la diferencia de peso, hallaron los neutrones. La relación matemática en este sentido, también respondía a la realidad, pero existían otros factores que ponían esta concepción en entredicho. Como antes se decía, la paulatina disminución, de la cohesión nuclear, salvo algunas excepciones, hasta un punto (EL CROMO), para después ascender hacia el Uranio, fue motivo de una serie de controversias para hallar una razón que obligase a un cúmulo de partículas o nucleones de un mismo orden a vender las fuerzas disruptivas y mantenerse unidos, si se piensa que la densidad de los neutrones, según los concebían, poco podían hacer en ese sentido. Todo esto trajo como consecuencia, una serie de hipótesis de lo mas variados que llevaban hasta el descubrimiento de los mesones que supusieron intermediaros entre los nucleones, y si bien, existen estas partículas, como también otras muchas, desde el neutrino hasta las Xi, descubiertas después sucesivamente, poco tenían que hacer aquellas en este sentido, como ya antes se ha comentado. Pero hagamos una síntesis de lo que es el núcleo atómico de Abel, que sí respondería a estas incógnitas:

* tomando como base el átomo de hidrógeno

Comienza por una aglomeración de partículas elementales infinitesimales que según se explica en otra parte son las originarias de la totalidad de la masa universal, que han adquirido carga positiva como consecuencia de fenómenos ya explicados en apartados anteriores, hasta alcanzar una masa de 1836.1 masas de electrón (un campo protónico) al que se une una masa equivalente por la acción de la fuerza gravitacional de las partículas carentes de carga electromagnética, inmunes a la repulsión magnética de las primeras, aquellas que definimos como neutrones que se ha podido adherir gracias a que su particular estado, como decíamos, no es afectado por la repulsión del protón y por el contrario, sí, por la atracción gravítica de ambos. Así comenzando por un protón solitario (Hidrógeno) según aumentan alternativamente las capas (campos) gracias al equilibrio que se establece entre nucleones positivos y neutrales y la suma de su energía gravífica se irán formando los núcleos de átomos que a partir ya del Helio seguirán, si las condiciones en esa parte del cosmos (temperaturas adecuadas) lo permiten, un aumento hasta formar todos los elementos conocidos. Por el equilibrio de las fuerzas gravitacionales, este campo neutrónico se ha repartido sobre la superficie del protón anterior en toda su extensión sin diferencia de espesor. Ahora disponemos de un núcleo de gran cohesión y fuerzas de atracción equivalentes a la suma de sus masas y una repulsión electromagnética por la inversa del cuadrado de la distancia, separada del próximo protón por la masa del neutrón. Como puede apreciarse, este campo neutral, este neutrón que separa el protón del exterior posee energía suficiente para aceptar un nuevo campo positivo, otro protón, ya que la suma de las fuerzas disruptivas del Coulomb son superadas por las gravíticas, y así sucede. Pero el aumento progresivo de masa, para el que se precisan condiciones especiales como se ha referido ya, no es tan simple pues el campo neutrónico no es siempre de igual espesor, de igual masa, especialmente, cuando se avanza en la escala de los elementos y así puede verse como los neutrones aumentan aparentemente en número superando a los protones, especialmente en los radioactivos y también algunos estables. Este recurso es precisamente obligante para los procesos de transformación, gracias a la masa electromagnéticamente neutral de los neutrones se establecen las condiciones para las adherencia de otro protón y así sucesivamente; pero igualmente disminuye la fuerza de cohesión del núcleo. Es entonces cuando los campos aumentan de espesor consiguiendo un

difícil equilibrio entre las fuerzas gravitacionales y las disruptivas. Pero según se avanza en la escala de los elementos hacia el Uranio se llega al punto de que la cohesión por el aumento de la masa neutral, rompe el equilibrio, ahora en favor de la cohesión, pasando esta progresivamente de débil a fuerte y por último excesiva en un núcleo que aumenta en razón de la raíz cúbica de su masa por no admitir contracción, por su absoluta densidad. Que sirva como ejemplo una razón expuesta por Gamow: - Si en una pequeña horquilla de alambre extendiéramos una burbuja de jabón que ocupara el espacio entre ambos brazos, esta soportaría un peso de 70 miligramos aproximadamente, por centímetro cuadrado. Si repitiéramos el experimento con una película de igual espesor de la burbuja de jabón, con fluido nuclear, soportaría un carga de 10.000 millones de toneladas. Como se venía diciendo.: la progresión en aumento de la masa neutrónica en una relación como se observa de 1.5 de promedio sobre los protones, rompe el delicado equilibrio anterior de atracción-repulsión, originando fuerzas cohesivas que aumentan la presión en un núcleo que no admite compresión a índices que causan un estado de excitación de los neutrino que por su ínfimo tamaño se mueven entre los núcleos como si fueran espacios vacíos, no obstante originado así radiaciones de longitudes de onda del orden de 5 X 10 a la menos 11 . Es en este momento que se origina una disrupción a partir del centro del núcleo hacia afuera que arrastra las cuatro primeras capas o campos exteriores, comenzando por la neutrónica que a su vez arrastrará con ella la protónica vecina, y así sucesivamente con lo que se forma un átomo de Helio al arrastrar la masa expulsada sus electrones con ella. De forma que la emisión de rayos Gamma en las transformaciones de los elementos radioactivos, no son originados por el proceso, esto es muy importante, sino originadoras del mismo. Puede estar un material radioactivo emitiendo rayos Gamma blando, pero cuando el grado de temperatura por presión logra un punto de excitación del núcleo adecuado, se produce una descarga que lo libera de la sobrecarga gravítica al desprenderse de estas primeras capas. El equilibrio no ha sido aún restablecido. Pero antes para explicar el siguiente proceso se dará una idea de la verdadera disposición del núcleo.

Los núcleos atómicos no responden a un reparto proporcional de partículas cuya suma sea uno u otro elemento. Lo forma un núcleo original electromagnéticamente positivo (un protón) orbitado por un electrón: un átomo de Hidrógeno sobre el que se irán posando, si está carente de electrones, por las condiciones que se han creado en su entorno, los siguientes nucleones, siempre en pares, neutrón, protón, única forma que se realice la cohesión venciendo las fuerzas disruptivas de signos iguales. Esto ya se ha dicho antes, pero según se avanza en la tabla de los elementos y la presión disruptiva tiende a aumentar, las nuevas capas nucleónicas, los campos neutrales, aumentan su masa, de forma que un átomo pesado puede tener campos de cobertura neutral equivalentes en sus últimas capas o campos protónicos de igual masa en ciertos elementos. Si se pudiera cortar el núcleo en dos mitades podría observarse una serie de capas superpuestas de diversos espesores en los neutrónicos, aunque en algunos elementos también en el protónico, como lo indican las partículas obtenidas en los aceleradores. Consiguiendo partículas de carga positiva, aunque la neutral sea la más abundante. En los elementos radioactivos los campos de cobertura neutrales (neutrones) aumentan a expensas de las protónicas, dando al átomo una presión suficiente para producir en el interior, del núcleo una temperatura capaz de emitir radiaciones Gamma (neutrinos) excitados en vibraciones de longitud de onda de 5x10 a la menos 11, causantes de una disrupción expansiva semejante a una explosión que desprende las primeras capas exteriores del núcleo liberando parte de su presión. No obstante, la excitación perdura, aunque en longitudes de onda menores mientras exista un desequilibrio entre las fuerzas disruptivas y las gravífica. Ahora estas emisiones de rayos Gamma blandos, aunque incapaces de producir los efectos de los Gamma duros tienen poder suficiente para energizar el siguiente campo neutrónico, en parte, que transforma este en un protón y un neutrón, que se separa del protón original hacia la periferia, dejando entre, ambos una capa neutral, el resto de la masa no energizada el neutrón. Es cuando el átomo asciende en la escala de los elementos un punto a expensas del neutrón original, por consiguiente, sin aumento de masa.

Esta serie de variaciones, como se verá en la gráfica de la degradación del Uranio, es la responsable, dependiendo de su espesor, mayor o menor de las capas sucesivas que se van desprendiendo y de los diversos espacios de tiempo de transformación a niveles inferiores que alcanzan de 4.5 mil millones de años a milésimos de segundo, dependiendo, como se dijo, del equilibrio nucleónico sucesivo que va restando según el átomo pierde peso y energía. En las sucesivas transformaciones siempre esta presente la pérdida de electrones, que van formando junto con los nucleones que los arrastran las partículas Alfa (átomo de Helio). Resumiendo:

Un átomo esta formado por campos nucleónicos de diferentes masas, equilibradas o casi equilibradas en los ligeros que van perdiendo cohesión por diferencia de las fuerzas disruptivas y las gravíticas, y un aumento a partir del Cromo, de la masa protónica, no obstante, haber varios elementos, como indican sus números de la escala que poseen neutrones de mayor masa con un aumento de estas coberturas neutrales a partir del Plomo. Este gradiente no es sucesivo, como se puede apreciar en la diferencias de tiempo para cada transformación. Una vez alcanzado un nivel estable con el Plomo que ya posee un equilibrio de masa con las fuerzas disruptivas aceptables, cesa la emisión de radiaciones, indicando con ello que la presión en el núcleo se ha estabilizado.

EL ATOMO COMO CONDENSADOR DE ENERGIA

El átomo como condensador de energía, recibe esta en forma de vibraciones primarias de las partículas elementales (neutrinos) pasándola rectificada a su periferia, el campo electrónico. En el diagrama se puede observar su estructura y semejanza a la de un capacitor, si bien la carga negativa del campo electrónico de los átomos esta sujeta a variaciones orbitales y pérdida de electrones en sus procesos, dando así la flexibilidad necesaria a sus funciones básicas. De allí partirán las emisiones de energía radiante en sus diversas escalas de intensidad. Como un capacitor, los componentes de carga positiva (los campos protónicos) están en el átomo aislados eléctricamente entre sí, por capas sucesivas neutrónicas (los neutrones). Sirviendo de elementos de enlace y como conductores los neutrinos 1 que por carecer de carga electromagnética, solo alteran sus niveles de vibración en respuesta a la energía externa inducida, aunque modificada por el campo gravitacional de los nucleones según sea su número, siendo así diferente el comportamiento de un átomo ligero que el de otro más pesado. Estas partículas por su ínfimo tamaño se mueven entre los nucleones libremente interactuando dentro de este medio con perfecta libertad de movimientos, pasando su energía a través de los campos de cobertura para alcanzar la atmósfera electrónica transportando así el potencial energético elevado por inducción. Para mayor comprensión en el grabado, aparecen como campos compactos para definir su posición, y en el grabado siguiente como campos de puntos de diverso color, no guardan relación con ninguna escala, sólo son una guía para mayor comprensión de lo explicado. Puede decirse, que todo el complejo edificio cósmico, es una estructura compuesta por un número casi infinito de capacitores, una representación electromagnética, y un sistema de energía único: la capacidad vibrátil de sus partículas elementales: los neutrinos.

1 Fukawa asignaba un papel parecido a los mesones si bien como agentes de conexión, que sería lo contrario.

Detalle de una de las capas exteriores de un átomo U92-238 (UI)

Detalle de una de las capas exteriores de un átomo U92-238 (UI) Su transformación a UII
Detalle de una de las capas exteriores de un átomo U92-238 (UI) Su transformación a UII
Detalle de una de las capas exteriores de un átomo U92-238 (UI) Su transformación a UII

Su transformación a UII 92-234

De un neutrón se ha formado: Un protón + un neutrón/ sin variación de peso.

Se repite el proceso.

UI= 92-238

U-x2 Perdió 4 nucleones

UII

 

Protón campo de masa positiva

 

De un neutrón se ha formado 1 protón + 1 neutrón.

 

Neutrón campo de masa neutral

Detalle de 6 campos nucleónicos periféricos de un átomo de uranio U-238

  • 1 ra - degradación: rayos gamma duros (5x10 11 ) desprende 2 protones y 2 neutrones-pasa a UXI forma 2 partículas alfa. Tiempo de vida. 245 días.

  • 2 da - degradación: rayos gamma blandos (5x10 4 ): energiza medio campo formando con él un

protón a expensas de la masa del neutrón más un neutrón. no aumenta por tanto el peso pero

si un punto en la escala de los elementos .Tiempo de vida 11 minutos: elemento UXII

  • 3 ra degradación : rayos gamma blandos, expulsa un electrón ,se energiza media masa del

neutrón, tampoco aumenta el peso, sube una unidad en la escala de L.E. así sucesivamente

hasta llegar al plomo.(ver grafica de estas degradaciones completa)

Véase como se rompe el equilibrio según el tipo de transmutaciones, observando el tiempo de vida del elemento resultante.

Ver escala de transmutaciones sucesivas desde el U-238 hasta el plomo en la grafica de mas adelante)

Todo soportado como se dicen otras ocasiones por un marco neutral, sin el cual no podrían realizarse los procesos que dan forma a un cuerpo definido, gracias al equilibrio de las fuerzas paralelas de su universo hermano, en este caso el de antimateria y viceversa. Por economía de espacio solamente se presenta una correlación de las escalas más significativas que muestran una secuencia que puede ser seguida por la observación del gradiente de pérdida o aumento de cohesión de los diversos elementos que se presentan aquí. Del hidrógeno al Kriptón = 0 a 4, más neutrones que protones: Los elementos desciende su índice de cohesión nuclear. Del Kriptón al Xenón= 12 a 24 neutrones más que protones: Aumenta la cohesión nuclear, supera en mucho las fuerzas disruptivas, se encuentran en el límite de la actividad radiactiva.

Fukawa asignada un papel parecido a los mesones, si bien a los agentes de cohesión que sería lo contrario. Del Xenón al Plomo = 24 a 44 más neutrones que protones, la cohesión nuclear supera en mucho a las fuerzas disruptivas se encuentra en el borde máximo soportable de equilibrio. Del Plomo al Francio = 44 a 49 neutrones mas que protones. Estado radiactivos a partir del polonio: radiaciones Gamma. Del Francio al Laurencio = Elementos transuránicos, el promedio de neutrones supera ya, en 56 al de los protones. La actividad radiactiva es intensa, y las transformaciones, en índice de tiempo reducidísimas.(máxima presión soportable en el núcleo).

Siguiendo la grafica de cohesión, se pone en evidencia lo expuesto en el apartado “Átomos

Pesados” y que en su gradiente descendente, del Hidrogeno al Cromo, donde las fuerzas disruptivas superan a las gravíticas. Y como a partir del Cromo, según, aumenta la masa de los neutrones se va equilibrando la diferencia. Para en su continúo aumento pasar mas tarde a excesiva, originadora de presiones capaces de producir una vibración y calor consecuente y su posterior transmutación. En los átomos ligeros que presentan un índice de cohesiones anormal esta presente una mayor masa neutrónica.

En el grabado se detallan algunas capas o campos periféricos del átomo de Uranio, U 238. Se debe considerar la perdida de campos nucleónicos en pares, la primera transformación, hasta la energización del siguiente neutrón que origina un estado anómalo poniendo un protón en la capa exterior por breves momentos (ver tabla de secuencias) hasta que una nueva energización del siguiente neutrón, causa la perdida de ambos campos volviendo a quedar el núcleo con un neutrón en la parte exterior. Así sucesivamente con variaciones, en índice de aumento o disminución en la escala de los elementos hasta llegar al plomo.

Escala de transmutaciones del U238 hasta el plomo tiempo dado en años, meses, días, minutos y segundos (A-M-D-m-s)

 

90-234

92-238

UX-1

U-1

245d

4,5x10 9 A

91-234

 

UX-2

11m

 

81-210

82-214

84-218

86-222

88-226

90-230

92-234

RaC

RaB

RaB

RN

Ra

I

a

UII

13m

27M

3M

3,8d

1590A

2,3x10 4 A

2,7x10 5 A

82-210

83-214

 

Ra-D

Rac

22A

20M

83-210

84-214

RaE

RaC´

50d

10

4 s

81-210

 

Po

137d

82- 206

 

Pb

estable

Ala izquierda: Nº de protones Ala derecha: Nº de neutrones En el centro: Nom. Del elemento Parte inferior tiempo

ATOMO DE LITIO

ATOMO DE LITIO Campo Neutrinico Universal El número de capas o campos Campos Protónicos Nucleónicos es
 

Campo Neutrinico Universal

El número de capas o campos

 

Campos Protónicos

Nucleónicos es siempre equivalente.

 

Campos Neutrónicos

Solo varia su masa (ver Átomos Pesados)

 

Electrones

ATOMO DE LITIO Campo Neutrinico Universal El número de capas o campos Campos Protónicos Nucleónicos es

En la grafica puede observarse como la fuerza disruptiva de los protones vence las gravitacionales de la masa, restando energía cohesiva a los núcleo, y como a partir de crome, según aumenta el índice de la masa neutrónica (mas Protones según las ideas clásicas) comienza un gradiente sostenido de aumento de cohesión llegando aniveles de muy alta presión a partir del mercurio y critico a partir del plomo en que comienza a desarrollarse una gran actividad en el interior del núcleo. Observe que según aumenta la masa neutrónica sobre la protónica en igual proporción aumenta el poder de cohesión, y como para los átomos radiactivos la masa neutrónica se sitúa en una gran desproporción con relación a la protónica.

En la grafica puede observarse como la fuerza disruptiva de los protones vence las gravitacionales de

LUZ:

SOBRE LA LUZ

Manifestación visible al ojo humano de una radiación originada como todas las demás, por la vibración de la más pequeña de las partículas de masa según Abel. Perceptible en longitudes de onda entre los 4000 y 7000 Angstroms, resultando invisibles aquellas a la visión humana, por encima o por debajo de este rango. Einstein aseguraba que no existía un éter con propiedades de difusión mecánica; Uno de sus puntos de partida, donde supone, entre otras cosas que la velocidad de la luz no puede añadirse al móvil que la emite o la recibe por no ser un fenómeno mecánico sino absoluto. Un máximo insuperable, independiente de todo sistema de referencia. En este caso se en contrarían todas las radiaciones pues todas poseen la misma velocidad de propagación en el espacio. Maxwell y Lorenz con su teoría de la propagación de un campo electromagnético. Plank acomodando las teorías de Maxwell y Lorenz, de paquetes de gránulos de energía proporcionales a su frecuencia, después Broglie con su electrodinámica cuántica y las propiedades ondulatorias de la luz continuaron su hipótesis en esta materia. Sabemos que su velocidad de propagación 300.000 Km. aproximadamente. Dice Abel al respecto:

La Luz no es un máximo insuperable, no es un factor en si mismo, no es un móvil que se transporta. No es un factor electromagnético aunque ese sea su origen. Es la consecuencia de una vibración primaria difundida en ondas en proyección esférica, por resonancia y relevo de una vibración inducida del campo neutrinico, quedando las partículas en reposo después de ceder su energía a las vecinas en su expansión a partir del punto de emisión . Todas las demás radiaciones, igual que la luz visible al ojo humano, actúan por el mismo principio, diferenciándose solamente por sus diferente longitudes de onda, por un estimulo del campo neutrinico.

No es un fenómeno eléctrico, su difusión es por la vibración de estas partículas elementales en secuencias de ondas que forman haces esféricos, y se propagan por resonancia al resto plasma universal. La curvatura de la luz en un campo gravitacional de gran intensidad, el Sol por ejemplo, que hizo pensar que los gránulos de energía, los fotones, podrían tener masa al mostrarse sensibles a su atracción, con lo que quedaría si no confirmada, mejor asentada aquella teoría, demuestran por el contrario, la deformación del éter cuya composición neutrinica, solo responde a las leyes gravitacionales capaces de causar tensiones por consiguiente en este plasma, y ligero aumento de su densidad en la vecindad de un cuerpo de mucha gravedad. En el caso de la demostración grabada, apréciese el aumento en el cambio de coloración del plasma neutrinico. El campo neutrinico universal no puede ser afectado por factores electromagnéticos directamente, pero si a consecuencia de ellos; no debe olvidarse que es una construcción en la que participan ambas formas de energía, pero por la composición infinitesimal de las partículas de masa libres que lo forman, este éter está presente sin grandes perturbaciones también en los espacios interatómicos y nucleares sensible a la mínima perturbación, que los cargue de energía, un aumento de temperatura por ejemplo. Así como la energía eléctrica, de la que al final se hará un breve resumen, es el resultado de un desequilibrio en la distribución de los electrones, mediante un corte de la línea de fuerza de un campo magnético, y la magnética consecuencia de una aberración de la orbita electrónica originada por una excentricidad en la elíptica del campo electrónico, causada en ocasiones por un campo exterior magnético de gran intensidad, por medio de imanes permanentes por ejemplo, pues el espín no es el causante del campo magnético y menos aun de una alineación molecular como se opinaba antes. Esto ya a sido desechado en la actualidad. El campo neutrinico es una forma de la masa (en su forma original) o como en las grandes acumulaciones; cuerpos celestes de cualquier magnitud. En fin, todo aquello que vemos y palpamos, es el cuerpo del sistema universal que mantiene su forma gracias al mutuo equilibrio con su hermano el universo de antimateria.

Si comprimiéramos todo el universo tantas veces como fuera necesario, veríamos al final dos barras sólidas ceñidas en una espiral semejante al tirabuzón. No existen constantes absolutas en el universo físico. El éter o campo neutrinico universal es un elemento agitado por toda clase de vibraciones que se expanden a velocidades luz a todo el sistema , llevando en su continuo movimiento, el pulso del universo, desde el desplazamiento de un cometa o la explosión de una estrella hasta la erupción de un volcán o la llama de un fósforo, y aunque carece en si de propiedades electromagnéticas bajo su forma de partículas elementales, causa desequilibrios de este orden, por que el universo es efectivamente una estructura electrónica sustentada por una neutral, jugando ambas, papeles de igual importancia al combinar sus respectivas energías . Cualquier accidente perturba el campo neutrinico, desde un simple grito a la explosión de una estrella, o un campo de temperatura inapreciable a nuestros censores. El paso de la luz es detenido por un cuerpo opaco por que el campo gravitacional de los átomos de esa masa frena la vibración de los neutrinos del haz incidente. Un cuerpo muy denso, por consiguiente los estabiliza antes que uno ligero que precisará de mayor distancia para anular su vibración. Los haces de alta vibración como los rayos x, los cósmicos o los gamma, tardan mas en estabilizarse que los de baja vibración y su penetración (la capacidad de inducir su vibración a los vecinos) guardan la misma relación penetrando así en la masa a una mayor profundidad que los de mayor longitud de onda. 2

1

  • 1 Energía Electromagnética y gravítica.

  • 2 Se evidencia en la impermeabilidad del Plomo a las radiaciones de alta energía salvo las neutrinica, que por su escasa masa son inmunes a esta barrera.

ALGO SOBRE LA FORMACIÓN DE LOS CUERPOS CELESTES FRIOS

El proceso de formación de los primeros gránulos de masa a partir de las partículas elementales ha sido suficientemente explicado en los capítulos anteriores, de forma que se continuará a partir de las concentraciones de masa, grandes acumulaciones que desencadenaron nuevas reacciones nucleares, como las estrellas, en que la presión y temperatura generaron la fusión del hidrógeno convirtiéndose así en los primeros soles, que auto alimentándose en parte formaron los primeros sistemas planetarios. Lo mas aceptado: La explosión de masa superiores en peso a = 10 a la 35gms 1 en que sucedería una rotura del equilibrio, gravedad-repulsión en que las masas de plasma serian lanzadas de estas protoestrellas, para convertirse en cuerpos fríos tras un largo periodo de tiempo pasando así, a formar parte de la familia de la estrella que los engendró. Hasta aquí, dice Abel, todo va bien, después no. Por que las masas planetarias no se convirtieron en cuerpos macizos, por que nada en este universo lo es. No desprecia así la naturaleza sus materiales, ni siquiera el núcleo de los átomos. Es incomprensible pues, que siendo tan meticulosos en sus cálculos sobre el comportamiento de la masa en el cosmos hubieran pasado por alto la lógica concatenación de fenómenos que se originan en la masa sometida a tan diversos factores en su paso de plasma a sólida, entre los que se podría contar, y este es el menos determinante la rotación ya desde su estado semifluido. Los torbellinos de masa en forma de plasma disparados al vacío cósmico por la protoestrellas continuaron su rotación durante su periodo de enfriamiento, de esta forma la fuerza centrifuga actuando en una masa casi líquida según se enfriaba, unida a la presión de los gases que se forman en su interior crearan una burbuja, mientras que empujarán a su vez los átomos pesados hacia la periferia por la fuerza centrifuga.

Las consecuencias no pueden ser otras que la formación de un cuerpo hueco de elevaciones poco pronunciadas en su parte exterior (mas tarde se explicara por que se produjeron los cambios de la superficie que originaron las cadenas montañosas y las fosas abismales) y muy pronunciadas en su cara interior. La presión de los gases es suficiente para dilatar estas masas cósmicas más de veinte veces su diámetro ecuatorial, resultando así, una concha semisólida de unos 400 kms de espesor promedio aproximadamente, comunicadas ambas superficies, interna y externa, en algunos puntos con un mutuo reparto de los océanos más profundos, los internos por las características de su suelo aunque de menor extensión. El área libre en el interior del planeta es muy parecida a la exterior, al restarle solamente el ínfimo espesor de las paredes, una persona que quiera cruzar su superficie en línea recta hasta sus antípodas tendría que elevarse 5000 Km, zona en que por algún tiempo sentiría los efectos de la falta de gravedad 1 y a una distancia del suelo superior a algunos de los satélites artificiales que orbitan la Tierra. Allí en el interior, la capa atmosférica alcanza una altura algo superior a la exterior por los factores de diferente distribución de la gravedad, si bien compensado esto por la fuerza centrífuga. (Ver grabados). El punto de equilibrio gravitacional del planeta, en lugar de ser el centro de la esfera debe situarse a 200 Km, bajo su superficie exterior o interior. La cara interior es pobre en metales pesados de los que se benefició la externa, durante la formación del planeta, como ya se dijo. Las vertientes de las montañas internas son más abruptas, de cotas más elevadas originadas por la presión de los gases y su turbulenta actividad durante su formación. La idea de los astrofísicos de un mundo macizo con un núcleo pesado que suponen de Hierro o Níkel, es perfectamente inverosímil, e incomprensible al disponer de medios y laboratorios en el que pueden realizar estos sencillos experimentos por tratarse esto de un fenómeno local. Tienen ante sí las burbujas volcánicas cuyo proceso de formación guarda una cierta semejanza, decimos cierta semejanza, porque estas en su formación estuvieron sometidas a la presión atmosférica exterior, cosa que no sucede en el caso que tratamos cuando hablamos de la formación de un cuerpo celeste.

1 Por equilibrio del campo gravitacional.

El propio gradiente de temperatura, con aumento de 29ºC por cada mil metros de profundidad causado por la presión de la masa, que comienza a descender hacia los 60 Km., de forma progresiva hasta los 120 Km., donde ya las rocas pierden su estado semifluido y pastoso, recuperando progresivamente su dureza con desaparición igualmente de las fracturas existentes en los niveles anteriores, y el cambio de las ondas magnéticas a profundidades de 400 Km., debían haber sido indicaciones suficientes para hacer dudar de las ideas de Haalck y de Golschmit, de un núcleo macizo de composición pesada como es el Hierro y el Níkel. Son estos mismos que como otros, observaron que según este gradiente de temperatura, un cuerpo macizo alcanzaría en su punto de máxima presión, temperaturas inadmisibles para la vida de un cuerpo frio como es un planeta. Y cuando ellos mismos comprobaron que a partir de los 120 Km., de profundidad, las rocas volvían a endurecer, pensaron y así lo dejaron sentado en sus conclusiones, que la presión no permitía alcanzar el punto crítico de la fusión de los materiales a semejante profundidad (?). Estos lapsus no son extraños en las teorías científicas de por aquí sino recordemos la aún más extravagante de Darwin, sobre el desprendimiento del satélite terrestre de un punto en el Océano Pacífico, y la aún no menos sorprendente explicación de cómo un pedazo del planeta podría salir despedido, aunque la rotación ecuatorial para ese entonces alcanzara según él, una velocidad seis veces mayor que la actual. Aún faltarían 28.000 Km/h, más para alcanzar la velocidad de escape y cuanto más para causar el desprendimiento de semejante masa tan comprimida al parecer, que podía caber un volumen como la sexta parte de la Tierra en una fosa del Océano Pacífico. Sin embargo, así quedó establecido y si en la luna no se hubieran hallado pruebas, de lo contrario, seguirían creyendo estas cosas de Darwin. (Tenia que ser él, el autor de la evolución). Otra hipótesis no menos sorprendente: que los materiales pesados se acumularon en el centro del planeta durante su formación, tomando como ejemplo lo que sucede en la superficie, olvidando que la fuerza centrífuga más las fuerzas gravitacionales opuestas en el centro de una masa planetaria crean un estado de ingravidez total y que en esas condiciones, si son sometidos a rotación, serán precisamente los materiales pesados los

proyectados a la periferia, produciéndose así una cavidad tan amplia como ayuden a serlo la combinación de la centrifugación y la determinante de la presión de los gases durante su enfriamiento más la presión por radiación, que aumenta geométricamente según el espacio vacío se agranda. Los materiales pesados se acumularán entre la superficie de esta esfera hueca y su centro de mayor gravedad, que seria la zona situada en la cuarta parte del espesor de la corteza, y los más pesados en la superficie, pasando así el centro de equilibrio gravitacional al centro de esta y un punto de gravedad cero igualmente en el centro geométrico del espacio vacío interior de cualquier cuerpo celeste. Las presiones de la masa en una esfera hueca, como son todas las que pueblan el cosmos, deben buscarse en el espesor de su corteza, localizando las máximas, en el tercio de su espesor, de la cara externa como de la interna y un punto de equilibrio gravitacional en la mitad de ella.

La división de los materiales de la litosfera permanece sin errores apreciables, y la exploración profunda indica igualmente la disminución de minerales hasta su ausencia según se avanza en profundidad.

Forma típica de cualquier cuerpo celeste

Forma típica de cualquier cuerpo celeste Tierra Ø Ext.12.732 Km. Ø Int. 11.938 (±) Espesor de

Tierra ØExt.12.732 Km.

Ø Int. 11.938 (±) Espesor de la corteza 400 Km. (±) a 600 Km. Zona de máximas presiones: a 100 Km. (±) bajo ambas superficies (ver detalle)

Pasaje imaginario X Zona de equilibrio gravitacional M Magma. Zona de máximas presiones ( A 100
Pasaje imaginario
X
Zona de equilibrio gravitacional
M
Magma. Zona de máximas presiones ( A 100 Km(±) de las superficies
Campo gravitacional (dirección del mismo y Dif. De la fuerza hasta 0.

ALGO SOBRE LA FORMACIÓN DE LOS PLANETAS PLANETA TIERRA (Algunos comentarios).

Las grandes plataformas continentales no tenían la elevación que adquirían después, tampoco las montañas, y a la gravedad del planeta deberá sumarse el peso de los Océanos cuando el agua contenida en la atmósfera se precipitó sobre su superficie. Esta masa de agua adquiere mayor importancia de lo calculado hasta la fecha; si tenemos en cuenta la delgada corteza que forma este mundo hueco. Y es precisamente este paso final en la formación del planeta el causante de los cambios en su orografía y también el aumento de su compresión, que sólo podrá observarse mediante el cálculo de su proceso en millones de años. El peso del líquido sobre las cuencas más profundas, las hunde aún más, en compensación las pequeñas mesetas originales se elevan, los suelos menos compactos se comprimen empujando hacia arriba las formaciones de material más duro, dando nacimiento a las grandes montañas y cordilleras, como se puede observar en los Himalaya o los Andes, y en todos los demás macizos terrestres que desde elevaciones menores de los 500 Mts. llegarán a los casi 9000 Mts. de elevación, por eso se encuentran fósiles marinos en sus más altas cumbres. Y de paso, dando fe de esta forma, a las aseveraciones del Génesis Bíblico de que si el agua del diluvio pasó en varios codos los montes más altos, y también la fecha del origen de este relato que supera por todos los detalles de su exposición una antigüedad de más de 60 millones de años. Poco se ha tenido en cuenta este fenómeno de compresión de este cuerpo celeste por su lentísimo desarrollo pero determinante para su ecología, haciendo igualmente descender el tamaño de su fauna a compás que se reduce de tamaño y aumenta su gravedad. No existe cuerpo en el universo que escape a este proceso causado por la gravitación, que perdurará mientras dure el planeta si bien reduciendo su velocidad de compresión según aumenta su densidad. La gran presión ejercida en el subsuelo capaz de transformar el agua de mar con el ingrediente de algunos gases en petróleo verificado experimentalmente en un laboratorio petrolífero en Crimea, indica que semejantes presiones bajo un estado de vibración constante continuaran su actividad compresora a través del tiempo originando presiones que transformarán la madera en carbono puro.

La confirmación de todo lo que se viene diciendo sobre la formación de los cuerpos celestes, se aprecia igualmente en los nuevos estudios por computadoras sobre la separación de los continentes de acuerdo con lo explicado sobre la presión ejercida por los gases internos en masa elástica en rotación y también sobre los elementos duros que por esa causa afloraron a la superficie. Y así la separación de los continentes por aumento del volumen de la esfera es una consecuencia obligada. Pero debemos tener muy en cuenta; que todos los procesos que originaron esta consecuencia tuvieron como base el calor de la masa que permitió la plasticidad suficiente para que actuaran los gases en este sentido, y así cuando el planeta se enfriara al punto de permitir la condensación de estos gases que ejercían la presión interna, el volumen en aumento irá cesando en la misma medida. Sin embargo, la presión por gravitación persiste, y es ella la que actúa ahora, un proceso de la inversa: la reducción por compresión de la masa, está permanente, y de una fuerza tal, como antes se dijo que puede convertir la madera en carbono puro. Tenemos pues, dos etapas principales en la formación de un cuerpo celeste. La primera: como se explica anteriormente: dilatación por plasticidad sometida a la presión de los gases gracias al calor del planeta, pero esta dilatación será hasta un límite: el que marcará en enfriamiento del planeta que a la par endurece la corteza, condensará los gases que actuaban en ese sentido. La segunda: la invariable presión gravitacional que comprimirá la masa indefinidamente reduciendo su volumen y con él, el volumen del cuerpo celeste.

NUEVOS CRITERIOS SOBRE FÍSICA CÓSMICA ALGO SOBRE LA FORMACIÓN DE LOS PLANETAS. PLANETA TIERRA.- ALGUNOS COMENTARIOS.

Las grandes plataformas continentales, no tenían la elevación que alcanzarían más tarde, tampoco las montañas, y a la gravedad del Planeta debería igualmente, sumarse el peso de los océanos cuando el agua contenida en la atmósfera se poso en la superficie de este. Este peso extra adquiere mayor relevancia de lo calculado hasta la fecha, si Tenemos en cuenta la diferenta de masa, ente un cuerpo macizo y uno hueco: una burbuja de delgada corteza como antes se ha explicado.

Y es precisamente este paso importante en la formación del Planeta el causante de los cambios en su orografía como el aumento de compresión solo observable su proceso a través de grandes períodos de tiempo. El peso del líquido sobre las cuencas mas profundas las hundirla aun mas. En compensación, las pequeñas mesetas originales se elevaran.

Los suelos menos compactos se comprimirían empujando hacia arriba las formaciones de material mas duro dando nacimiento a las grandes montanas y cordilleras como podemos observar en el Himalaya o los Andes y todos los demás macizos terrestres, que desde alturas menores de 1.500 metros alcanzaron cerca de los 9000 metros de elevación. Es así que encuentran fósiles marinos en algunas de sus altas cumbres, dando fe igualmente a las aseveraciones del Génesis bíblico, cuando indica la altura que el agua alcanzó por algún tiempo después del cataclismo, como la antigüedad del mismo que puede cifrar por el estudio geológico de estas cordilleras, en más de 60 millones de años.

Poco se ha tenido en cuenta estos fenómenos de compresión en el planeta debido a su lentísimo proceso, que fue determinante para su ecología y reducción progresiva de su volumen.

No existe cuerpo en esta Dimensión que escape a este proceso causado por la gravitación presente en la masa mientras dure el planeta, si bien reduciendo su velocidad de compresión según aumenta su densidad.

La

gran presión ejercida en el subsuelo, capaz

de transformar el

agua

de mar con

el

ingrediente

de

algunos

gases

y

el

calor

en

petróleo,

como

se

ha

verificado

experimentalmente en un laboratorio petrolífero en Crimea bajo un estado de constante

vibración continuara su actividad compresora a lo largo del tiempo de tan elevado índice, como el poder convertir la madera en diamante, (carbono puro).

NUEVOS CRITERIOS DE LA FÍSICA CÓSMICA.

La, confirmación de todo lo que se viene diciendo sobre la formación de los cuerpos celestes se aprecia actualmente en los nuevos estudios por satélite de la separación de los continentes, de acuerdo con lo explicado sobre la presión ejercida por los fenómenos que internamente se producen durante su enfriamiento, durante su estado mas plástico y una rotación que expulsa hacia la periferia los elementos mas duros como es perfectamente comprobado.

Así la separación constante obligada.

de

los

continentes por aumento

del

volumen

de

la

esfera es

una

Pero debemos tener muy en cuenta que todos los procesos que originaron estas consecuencias tuvieron como base el calor de la masa que permitió la plasticidad suficiente para que actuaran los gases en este sentido, pero cuando el planeta alcanza un punto de enfriamiento capaz de condensar los gases que actuaban en su interior, se irá reduciendo la presión disminuyendo el proceso de dilatación hasta cesar por completo no obstante la fuerza centrifuga imprimida por la rotación a la que ahora se opone con más fuerza la gravitaron de la masa.

Esta permanente y de un orden tan alto que como antes se dijo puede convertir la madera en carbono puro, a una profundidad moderada claro que ayudado el proceso por el *

movimiento tectónico etc.

Tenemos pues, dos etapas principales en la formación de un planeta:

La primera como ya se ha explicado; dilatación por calor y fuerza centrífuga o plasticidad de la masa sometida a la presión de los gases in ternos.

Esta dilatación tendrá un límite, la condensación de estos gases y el endurecimiento de la corteza.

Segunda etapa la presión gravitacional que comprimirá la masa indefinidamente reduciendo su volumen, haciendo más pequeño el cuerpo celeste.