Você está na página 1de 2

BULLYING

El descubrimiento de un tipo diferente de violencia: El “Bullying” o “Maltrato entre iguales”.

“Es una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza uno o varios alumnos contra otro(s), al que eligen como víctima de repetidos ataques, de un modo continuado, y provocando graves efectos negativos en la víctima”.

Este abuso se presenta con diferentes agresiones

Física directa (golpear, agredir físicamente).

Física indirecta (hacer que otro golpee).

No física directa verbal (insultar, poner “sobrenombres).

No física directa social (excluir, esparcir rumores).

Por qué actualmente es tan importante este tema?

Los niños violentos tienden a seguir siendo abusadores en edades adultas.

Problemas en el trabajo y en la vida afectiva.

Son personas abusadoras en el trabajo (Mobbing) y en la casa.

Las víctimas tienen graves problemas emocionales (depresión, ansiedad, trastornos del sueño, de la alimentación).

Trastornos psicosomáticos.

Evitan a toda costa ir al colegio.

Las secuelas tienden a permanecer hasta la edad adulta (personas inseguras en el trabajo, o se vuelven abusadores).

Factores familiares que favorecen conductas de bullying

· Estilos parentales basados en el modelamiento del control y la punición.

· Estilos parentales basados en el descontrol e impulsividad.

· Estilos parentales con disciplina rígida e intransigente

· Estilos ambivalentes (inconsistentes) de crianza.

· Estilos evitantes (indiferentes) de crianza.

· Estilos desorganizados de crianza.

Misión principal que debemos tener como sociedad:

Crear una conciencia individual y grupal sobre la relevancia de abordar el preocupante tema del maltrato y violencia entre iguales que se produce en los contextos escolares.

Objetivos:

o

Detectar posibles conductas de maltrato repetido y sistemático que se puedan estar produciendo al interior del colegio.

o

Detectar posibles riesgos psicológicos y sociales que puedan estar sufriendo las víctimas de aquellos ataques de violencia por parte de sus pares.

o

Prevenir conductas y actitudes de violencia entre iguales, operando en todos los niveles de funcionamiento de la institución.

o

Capacitar a los miembros de la institución escolar para que puedan prevenir, detectar e intervenir en aquellos casos de violencia entre iguales que se puedan estar produciendo en el colegio.

o

Intervenir a un nivel clínico y estratégico sobre posibles casos de violencia que puedan estar repercutiendo negativamente, tanto en las víctimas como en los maltratadores (y en algunos casos incluso en los testigos).

El peak de la violencia se ha observado entre los 10 y 14 años, lo más probable es que el bullying sea una constante, de hecho un 4 ó 5% de los niños que son agresivos desde pequeños, lo siguen siendo en la edad adulta”.

Años de violencia pueden dejar graves consecuencias en los niños victimizados. Ideas suicidas, suicidios reales, trastornos depresivos, de ansiedad y angustia son parte del abanico de enfermedades que pueden ocasionar.

Matones por Internet

Se creía que el bullying o control intimidatorio sobre otro comenzaba en los niños a eso de los 7 años de edad, para incrementarse entre los 13 y 14 años y disminuir en la adolescencia. “Pero estudios más recientes han mostrado que incluso en niños que asisten al jardín infantil -menores de cinco años- es posible descubrir conductas de matonaje”.

En la medida en que estos niños crecen, van utilizando más recursos y estrategias para violentar, agredir y someter a los otros, por lo que Internet, blogs y correos electrónicos son un herramienta más, se especializan”.

En este sentido, Internet presenta algunas ventajas: se puede intimidar de manera anónima y en forma masiva. Mientras más anónimo es mayor el daño que se hace en la víctima porque no sabe quién es, comienza a dudar de todos y al final cae en la paranoia.

La violencia tiene algunas diferencias de género, pero contrario a la creencia general, son las mujeres más agresivas que los hombres. “El hombre suele ser agresivo físicamente, pero las mujeres ocupan la agresividad relacional o violencia sicológica social”. Ponen sobrenombres, excluyen, no invitan y esta agresión provoca más daño que la agresividad física.

Víctimas

En teoría, la primera intervención en casos de intimidación escolar la deben realizar los profesores. Existen sistemas y estrategias que están preestablecidos para tratar la violencia escolar, dependiendo de cada caso, puede ser mediante talleres, trabajos grupales.

Para los padres, la recomendación es estar atentos a ciertos signos del niño maltratado o abusador, que apoyen con el seguimiento efectivos del actuar de sus hijos, el apoyo y la compañía de los padres es fundamental para evitar este tipo de abuso.

Responder a la violencia, con más violencia como recomiendan algunos padres a sus hijos, es nefasto para la relación que establece el niño con el par matón. “El niño victimizado está en un círculo de violencia del que cree no puede salir y al responder con más violencia sólo conseguirá que lo castiguen más”.